Está en la página 1de 24
TEORIA DE LA ENUNCIACION Cuademillo com pilado por Claudia para la Catedra Mazza y Graciela Lozano de Semistica y Com unicacion I DEPARTAMENTO DE ARTES AUDIOVISUALES ia 4 LATEORIA DE LA ENUNCIACION - Este Benvens * LOS FUNDAMENTOS DE LA TEORIA DE LA ENUNCIACION {since eet a anes Serensi soi ingens ca es sc ciretn ont nepal pt esa cnn, scr ae hombre apo Tee one So pissin ney leo hve si came algma connie Eons ide aa Dreexistente, sino qu Jado In detinigisn or el cantrario, Lenguaje el que ba fa lus Por el lenguaje se ha establecido el hombre y las demis especies, ia conte ‘LOUO, la posibilida Por el lenguaje como el hombre se eon *W, on 0 modalidad que es Pero no es posible eonebie un sujeto habla Afirma Benveniste: “Bs en y Jenguaje funda en reali wtiluye como Gera porque el solo 1s del ser. cl concepto de ‘cgo™ (Benvensae 19784, p. 180) ite sino como un locuter que Uirige 8u discurso a otro: ef yo implica necesariamente el, pues el ejercicio del Jenguaje es siempre un acto transitive, apunta al iro, configu BBs, Est condicdn dali es inherent al eneus ‘mismos —el cual posee la form: Smneavion 00 es ms qac una eonsccuencia pagan, derivada de su propia organiza. La-polundad de ls personaslyort) es et primee gui mento esgrimido por Benveniste para sostener e] Sate eistco de la subjetvidad: Es ‘ego quien dice eg "dem, 1, Eel as de dec ee ue realiza el acto de decig, Benveniste es emprano haya dos yo reconaci ¥ el del sujeto de Ia enunciacign El segundo a otros elementos que Significacidn se reli Dosen ef mismo estaute que los p 28.en el acto de diseurso: “Son to laciones espaciates Sus numerasas cor demosesivos alverbion "oma com ao psa, maa’ et" don ERG oN tts aksdedoras soumeconaet oe Yona ore alder Uscuna ac ee de inmediato unlit a Gee simula borars cis dl gnt De mane ee ue organizan fas rl eto de la enunciaeivin nto discursivo mazea un aut. ndice us post an posiciones con respecto al agui de a enunet hear akd@ aduello que se marea por relacién st ationa Camo anterior © posterior: 0 bicn, que se proce ralamente como no Mm wreado. aunque, como vereimus neue alededor dé ot conta decnunciaci, alee 210s formas entoncés, en otro tiempo, 1 EMSS argument esbovalo por Benveniste en strech 1 eclacidn con el anterior, “em presente ac pus defines no es pers resin det Yerencia fa instancia de discursoq ‘eniporalilad EL ue fo enunes 2 El presente es el tempo en el que se habla Fuera del discurso el tempo no tiene asidero, Cada acontecimientg {nunciativo inaugura un presente en uncién del cual pueden comprenderse tos variados tiempos del enunciado, Asi. el enunciado que sigue: Aver fue feriadlo ‘havea Ia anterioridad del sueeso con respecto al tiempo presente de la enunciacién (Yo [te] digo {hoy} que: la \ransformacicn del tiempo verbal del enunciado al futuro y el cambio de adverbio marcarian la posteridad del suceso con respecto al momento del discurso > De esas comivracions extn lator sgn cooling pes a pod eta subetvidpor cones siempelsomasngisias apropats anu sipeste paldecaee po eo senate ubjvdd" [den p. 18) Ea faseconensa concen delasibenidadde Breer oe “iid conten eel lngas sermons} “an ponanbes mrcadeanens ee taller goose pn alec ene cure lao oe a plo is el dace sin qua se conse yscolna siete ees ts alae abe a habla no preexi uvidad diseursivg. Volveremos, cidn del sujeto de la enunciacin, Seftalemos por ahora que elrazonamiemto de Bene. Punta aincorporar las formas de expresi¢n de la subjetividad en la lengua misma, en su propin est fonnas de la subjetividad estén previstas por la lengua, y el hablante empirico no hace sino recus ‘adopiar el papel de sujeto de la enunciacién y dejar las huellas de su presencia en el enunciado, nistea ructura. Tales ellas para ‘Adapt. de Fiuwien, M. La Enunciaccin, Bs. As., Evocea, 1998, a protese + Taataass uretre FEL APARATO FORMAL DE LA ENUNCACION! | 2 rase un eramdho 2 Se constroye aa{ miso Todas nuesias desricions linguistcas consagran un gar menudo imporane Al “cron de ls for Ima. Lo que seni por eto un eonumo de ela ue lian las condiciones snticcas en In gue ln fog pueden o debon aarseer nonvaimente, por pertenccer an patadigma que abarca hs eleciones posibes Lene ‘sslas ds expleg estin aniculadas con sepls de formacisn previamenteindicadas, de manera que ne erable ciera corel entre as variniones morfoldgieas ys lauds combinaorias Ue lo signos eons lanen ceca cidn mus, prepossiones y reginenes de los nombres y los verbo, lugar arden, ee) Pures nos -mitadas Tas sleeciones de una y otra panes se obtenga ast un inventario que Podtria ser, teGricamente, exhaustive tanto de los. mpleos come de las formas, y enconseeuencia una imagen cuando menos aproximada de fa lengua en usm, Desearfams, gon odo, intaducir aqui una Uistincids en un funcionamiato que ha sido considerado desde ol Angulo exclusiv de la nomenclatara morfol6gica y gramatial. Las condiciones de empleo de las formas no son, en ‘nuestro concepro, iis alas eandisiones de empleo de la lengua, Son en realidad mundos diferentes, y puede ser anera de Ueseribirlas. interpre ‘hil jnsistiren esta diferencia que implica otra manera de ver las mismas cosas. otea tatlas, Et empleo de las formas, pte necesaria de toda descrpcisin, ha dad objeto a gran aimero de modelos, tan ‘atlas como fos tipos ingisties de que proceden. La diversvad dela estructura lingsticas, en to medhd ue sabemos anatizavlas, no se puede reducir a un ndmeco exiguo de modetos elementos fund ue eomprenderian siempre y s6lo los yunas representaciones bastante precisas, cons tales. Cuandomends disponemos aside alg por medio de una técnica comprobada, Muy otra cosa eel empleade falengua. Aqui cs coxs J ta ala lunguaeniey La dlicultad es eapar este gran na an necesario que se eseapa sruidas we, Je una manera parece confundirse con Ts Fongua a oan gas Gale, tela ypucsideprineraene ex Larges, Pars, Diets, ao dn, 7 aya de 1970), pp. 1218