P. 1
Creencias y Religiones en Brasil

Creencias y Religiones en Brasil

|Views: 1.217|Likes:
Publicado porOscar Ripoll

More info:

Published by: Oscar Ripoll on Oct 17, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/28/2014

pdf

text

original

1

Nueva Sociedad Nro. 142 Marzo - Abril 1996, pp. 22-31

Las cien caras del rostro de Dios. Creencias y religiones en Brasil
Carlos Rodrigues Brandao
Carlos Rodrigues Brandao: antropólogo brasileño, profesor del Departamento de Antropología de la Universidad de Campinas. Autor de varias publicaciones sobre religión, culturas populares y educación.

Resumen: Una sociología de la religión deberá considerar una cantidad de matices y de líneas de confesión y experiencia de lo sagrado bastante mayor de lo que usualmente acostumbra observar, a menos que quiera seguir tomando la realidad múltiple y dinámica de lo que sucede en su campo de estudios desde un punto de vista tradicionalmente institucional, operando inclusive con una restricción del significado moderno de la idea de religión, de factor religioso y de experiencia religiosa. Es una mañana de domingo de fines de enero en una pequeña pequeña ciudad del sur del estado de Minas Gerais. Excepto por haber sido en el pasado un importante centro de producción de uvas y vino y poseer, entre dos ríos de aguas claras, un balneario de aguas minerales, Caldas no se destaca en nada de otras ciudades mayores o menores, sedes de los 722 municipios del Estado. Por un momento tomémosla, sin embargo, como un buen escenario para las personas, iglesias y creencias que vamos a tratar. En la parte casi más alta de un monte, encima del balneario, los fieles y algunos neo-iniciados de los cultos de la Unión del Vegetal duermen todavía. Sus automóviles, algunos nuevos y de buenas marcas, pueden verse desde lejos. Llegaron con sus dueños en la tarde del sábado y las personas «de la Unión» pasaron la noche entre conferencias, rezos y cantos de fe, en un culto traído de la selva amazónica, cuyo momento principal es la ingestión de una bebida alucinógena que fue la que dio el nombre a la forma original de la religión de la que la Unión del Vegetal deriva: santo daime. Algunas personas cultas prefieren recordar el nombre indígena, hayuasca, y hasta sugieren raíces incaicas para una religión reciente cuyos orígenes conocidos se remontan a los caucheros nordestinos de Acre, ya en este siglo. Los católicos de la ciudad y otras vecinas, adeptos del movimiento de Renovación Carismática, aprovechan la estadía por un mes de un padre reconocido por algunos como «tan poderoso como los creyentes*∗ para hacer milagros» para convocar a los fieles de toda la región a una gran misa en la iglesia del barrio de

Creyentes se refiere a los miembros de las sectas con ritos espiritistas, mediúmnicos, etc.

los gestos de los rostros. Ella dice: «en mi secta. ver el estudio de Luis Eduardo Soares: «A guerra dos pentecostais contra o afro-brasileiro. pp. Pero los devotos de la «Congregación» piensan cosas aún peores de los que «toman el té de la Unión del Vegetal» y pasan la noche «alucinados». Quien venga de afuera y logre entrar en la iglesia llena de gente dudará durante algunos minutos sobre si aquel es un templo católico o pentecostal ya que los cantos. en los términos de la Teología de la Liberación» y débiles imitadores de los «creyentes pentecostales». como en la Umbanda y el Candomblé. espiritualidades y religiones. en aquellas en que se encuentran diseminadas las comunidades eclesiales de base. actual e incitante. que realizan su «culto semanal» en la noche del viernes. «¿por qué no se convierten a nuestra santa religión. Dimensoes democráticas do conflito religioso no Brasil» en Cominicaçöes do ISER Nº 44. casi espectacular en algunos casos. siempre que no sea para el mal. durante la Conferencia Internacional sobre Medio Ambiente en 1992. de su existencia en el país. los pentecostales dicen públicamente: «eso nunca fue religión. La mujer negra de turbante en la cabeza. en Río de Janeiro. otros católicos miran con desconfianza el reciente fervor de los «carismáticos». tuve una de las más curiosas demostraciones de la tendencia brasileña a la multiplicidad de sistemas de sentido de vida. 1993. Más desconfiados todavía. suelen preguntar: «¿Por qué sólo ahora los católicos abren las Biblias y oran como los creyentes?». en las tardes y noches de otros días de la semana. distantes. En otras ciudades próximas y. esquivos. 1 . que a sus ojos críticos son un tipo de católicos «ajenos al compromiso social de los cristianos. sobre todo. los movimientos de los brazos y las manos. que en número creciente ponen en el centro de sus ataques a los cultos religiosos de origen afro-brasileño1. los miembros de la iglesia local de la Congregación Cristiana de Brasil. pues Dios y sus santos pueden manifestarse en cualquiera. Y cada persona debe tener la suya siempre que no termine acusando a los otros». No es sólo una tendencia o deseo de polisemia confesional sino una creciente demostración pública. como tantos otros?». no me declara su «creencia» abiertamente. como lo hacen los de otras religiones. este tipo de frase es absolutamente común y se constituye cada vez más como una crítica dirigida a cómo eran en el pasado los católicos y a lo que son ahora los pentecostales. Sobre esta cuestión. 43-50.2 Pocinhos de Río Verde. dueña de una pequeña casa de veraneo a la salida del pueblo. pues como son también espiritistas y creen en la reencarnación de los muertos. Algunos años antes y lejos de Caldas y las montañas de Minas Gerais. allá en Río de Janeiro (y usa la palabra ‘secta' con una intimidad extraña a otras religiones) siempre se enseña que muchas religiones es una cosa buena. el tono de los rezos y las invocaciones –algunas en «lenguas»– a los poderes del «Divino Espíritu Santo» no son muy diferentes de los que realizan los «creyentes». eso es fetichismo y cosa del demonio». Entre los adeptos de las religiones tolerantes.

estaban próximos y hermanados en un mismo propósito de «cambiar el curso materialista de la sociedad al que se atribuye el caos ambiental. algunos de ellos difícilmente identificados con un patrón de religión. todos los tipos y variantes de religión y otros sistemas espirituales de creencias y expresión de sentido de la vida. en Río de Janeiro. el hinduismo. como el espiritismo kardecista y. de la prensa alternativa del Foro Global celebrado durante la Eco-92. con mayores razones. Todos. protestante y ortodoxo. personas y grupos de fieles de. el diario Terra Viva. iglesia mesiánica. es la mejor metáfora de la realidad del universo de sistemas espirituales que hay hoy en Brasil. . distribuidos entre barracas y carpas. al lado de antiguas o neo-religiones siempre asociadas a algún «oriente» como: ananda marga. como la umbanda y el candomblé. el judaísmo y el candomblé esperaban el amanecer de este viernes como la llegada «de un nuevo día para la tierra». Con estas palabras. que junto con un artículo posterior sobre el acto publicó el Instituto de Estudios de Religión. el santo daime. cuya importancia durante los largos años de los gobiernos militares es bastante conocida.3 Con los ojos vueltos al cielo y danzando al ritmo de cánticos espirituales. había miembros de las consideradas grandes religiones universales (desde el punto de vista que en algún momento adoptó Max Weber): el cristianismo católico. De 2 Forum Global. Estaban ausentes los integrantes de los movimientos de renovación carismática y. baha'i. unos junto a otros. Esta tendencia a un panecumenismo confesional traduce un tipo de acontecimiento cultural y de orientación social que es bastante reciente. de origen más reciente. 2. Hostiles en otros lugares y tiempos de la historia. informó sobre lo que la víspera había sido la «celebración interreligiosa: un nuevo día para la Tierra». los católicos tradicionalistas. sin embargo. 1992. En ella no estaban sólo las personas y grupos representativos de las religiones conocidas y consagradas en el país: había más. hare krishna. El croquis. el judaísmo. Estaban presentes también miembros de cultos de origen afro-brasileño directo o derivado. p. los kaiowá. de los guaraníes. el budismo y el islamismo. y luchar por la causa de un renacer espiritual que vuelva a nuestro planeta un lugar habitable»2. Se reunían allí fieles de diferentes sistemas de creencias. prácticamente. Se había montado una «aldea sagrada» en un amplio espacio próximo al local de las reuniones alternativas y oficiales. bruma kumaris. Estuvieron reunidos en el Aterro do Flamengo. otra abrigaba adeptos de algo tan moderno como la arquitectura de lo sagrado. unos 3. Es importante destacar que estaban presentes grupos católicos abiertamente identificados con las comunidades eclesiales de base y con una iglesia progresista. Y si una de las carpas de la «aldea sagrada» era ocupada por practicantes de una religión indígena. Ellos compartían espacios con religiones importantes en Brasil y de mucha menor expresión demográfica y cultural fuera de él. incluso en otros países de América Latina. movimiento sathya sai baba. el hinduismo.000 fieles de 25 religiones y credos tan diferentes como el catolicismo.

Pero no había representantes de las iglesias protestantes más tradicionales. Algunas pueden ser religiones aisladas. Otras pueden ser formas religiosas emergentes. consagran. de prácticas. religiones e iglesias. En . con una aparición reciente en Brasil. compiten. la religión en nuestros días parece acompañar una tendencia general de casi todas las otras dimensiones de la cultura (como las artes. de las confesiones pentecostales. o en el campo de encuentro entre todas ellas. otras son confesiones vecinas. al menos con una existencia pública y visiblemente activa. Este simple recuerdo de aquel acontecimiento ayuda a comprender una dimensión muy importante del «mundo religioso» en Brasil. o en las naciones donde el poder estatal es también el poder religioso y hay una religión única para casi todos o que se les impone. De maneras muy diferentes y con ritmos desiguales. las opciones políticas. las ciencias. a la posibilidad permanente del cambio. No hay que hacer un gran esfuerzo para aceptar la evidencia de que hubo y sigue habiendo más movimiento y cambio en y alrededor de la religión en estos últimos cincuenta años. de una situación de hegemonía a una situación de «mercado religioso». abarcador y hasta algo confuso en su inmensa diversidad de creencias. como el catolicismo. Dentro y fuera de los espacios y de la vida social de una sola religión. de cultos y de vida comunitaria abierto a lo que pueda suceder. vemos una especie de efervescencia religiosa por todas partes. en la línea que la separa de religiones muy próximas. Sólo no sucede esto en las sociedades muy cerradas y culturalmente poco diferenciadas. hijas de un mismo tronco común. las ideologías. cada una a su modo. es también muy dinámico. las maneras de ser). armenio o ucraniano en Brasil). una o diferentes culturas de una sociedad o más de una (todas las religiones que mencionamos y también muchas otras). En él conviven. No es esto lo que sucede en América Latina. como la congregación cristiana en Brasil.4 igual manera. como los bautistas y. únicas en su tipo. entre modos personales y colectivos de vivir y tener fe en la creencia religiosa. Algunas pertenecen a religiones muy antiguas. con una larga historia. No se trata de que hoy es muy variado. Este fraterno microcosmos religioso es el espejo de otro. se vuelve un lugar de creencias. también en el campo religioso. los estilos de vida. y sus seguidores pueden ser hoy sólo una comunidad limitada de personas que también se identifican por un mismo origen étnico y cultural (como el «ser» guaraní. como las del cristianismo o las «afro-brasileñas». del enfrentamiento entre sistemas. La religión es múltiple y dinámica. como las del cristianismo. el espiritismo kardecista o el santo daime. del surgimiento de lo nuevo. comparten. Algunos estudiosos del tema suelen recordar que esto sucede porque en el mundo moderno –incluso en lo que todavía es Tercer Mundo– estamos pasando. las elecciones profesionales. entre los evangélicos enviaron representantes y suscribieron manifiestos las confesiones que desde hace algunos años participan del movimiento ecuménico. de los que hubo en los casi 450 años de historia posterior a la llegada de los colonizadores europeos. como el judaísmo. menos aún.

9. tal como parece suceder en otros países del continente.5% de protestantes o evangélicos (4. 2.5 primer lugar. por lo general. Incluso se puede pensar que se dio un proceso de consolidación de algunas de las transformaciones que ocurrieron por entonces. Si traigo aquí los datos de esta investigación es porque discrepan en algunas proporciones de los censos oficiales del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística. De la misma manera como sucede con algunas variaciones y tendencias de la modernización equivalentes a las que se dan en otros campos sociales de la cultura. donde los católicos poseen proporciones algo mayores (entre 80 y 86%) y los pentecostales porcentajes aún más altos (entre 12 y 18%). Tal como en el «Aterro do Flamengo».2% de budistas y. Dos años antes. 0. con respuestas no estimuladas. allí donde en el pasado muchos anunciaban «el fin de las religiones» y el advenimiento de tiempos marcados por creencias fundadas sólo en conocimientos científicos y sus doctrinas e ideologías. significados. los procesos de modernización social.4% de adeptos de religiones afrobrasileñas. Una encuesta no oficial. he aquí que nos reencontramos con un intenso reavivamiento espiritual y religioso. nombres y rostros Una primera mirada sobre el mapa del universo religioso brasileño no revela cambios sorprendentes comparado con el diseño que tenía treinta años atrás. Otras religiones aparecen con números casi invisibles.2% de personas que se reconocen como «sin religión». del campo y de las ciudades siga «pegado a la religión». mientras que las personas y los grupos sociales más «instruidos». Censos. 0. códigos sociales de vida y formas específicas de poder. revelaba para el año 1990 un 76. 4. previstos o inesperados. a mujeres del pueblo en las periferias y a las de la elite. Algunos datos de los censos revelan pequeñas alteraciones de proporciones pero. Tampoco somos testigos de un proceso en el que «el pueblo» de las selvas.6% de presbiterianos. de la empresa Gallup. obedece a estilos específicos de cambios. 0. para respuestas estimuladas. en los «barrios de los ricos». números aún .2% de católicos. 8% de pentecostales. antes que el desarrollo de una línea secuencial de cambios. también en la vida cotidiana de nuestras ciudades la religión y las religiones se abren a campesinos y profesores. hayan optado por explicaciones de la vida y del sentido del mundo más científicos. lo que estamos presenciando es que las personas de todas las clases sociales y de todos los «niveles» culturales tienen para con la religión disposiciones muy semejantes. en cambios relevantes en el campo de la religión. aunque puedan vivirlas de maneras diferentes.6% de espiritistas kardecistas.3% de bautistas. la misma investigación obtenía.3% de adventistas y 0.4% de luteranos. de desarrollo socioeconómico irregular y las oscilaciones en el campo político (entre intentos de autoritarismo militar y ensayos de una auspiciosa vuelta a la democracia) no se traducen. albañiles y cientistas. 8. 0. más educados. Al contrario. es preciso no olvidar que probablemente más que en otros dominios de transformaciones entre símbolos. entre las religiones y entre la religión y todo lo demás. finalmente. 0. lo que pasa en la religión.1% de metodistas).

sería el mejor camino para salir del terreno un tanto engañoso de las estadísticas y llegar al punto donde.6 más sugestivos. y lo hago sólo porque hay entre ellas características comunes que las distancian de las otras: son sistemas religiosos de posesión.7% (en 1992 la revista Veja dedicaba una nota de tapa a los espiritistas y presentaba cifras casi cercanas al 5% de la población brasileña). Para separar y oponer las religiones de minorías –por un lado. al contrario del catolicismo y. es bastante sabido entre legos y conocedores de la religión en América Latina que dadas sus peculiares características culturales. Una mirada a un cuadro sumario que distribuya en una sola página las religiones de mayor presencia o. sustituyendo el número por la cualidad de los acontecimientos.5%. confucionismo. en cuanto a los adeptos de los cultos afro crecen a 1.8%. podamos comprender. Hasta hace pocos años. En la columna más próxima a la de las religiones indígenas quiero disponer los tipos de religiones que vinculo más de lo debido. en cuanto «poseídos». Los que se consideran como «sin religión» doblan el número y son 18. tribus y naciones indígenas del país. dioses. el amplio espacio que separa esos dos extremos estaba ocupado por la presencia de tres conjuntos de religiones y variantes religiosas que agrupan. que incorporan la posesión de espíritus. que se constituyó como tal en Brasil. los espiritistas kardecistas descienden a 3. un conjunto de antiguos sistemas populares de culto cuyo origen cultural sería africano. por otro las que han venido desde afuera coloquemos en el extremo del margen derecho las diferentes religiones asociadas a categorías étnicas y culturales minoritarias: el judaísmo. No creo que sea muy extraño comenzar por situar en el margen extremo de la izquierda los sistemas religiosos de los diferentes grupos culturales. por lo menos. el espiritismo kardecista. algunas dimensiones de lo que está sucediendo (ver cuadro). capaces de controlar la suya propia y de actuar benéficamente. en especial las pentecostales. Brasil preserva y transforma un universo religioso que. Más allá del mito y la realidad. en favor de otras personas vivas o muertas. por lo menos. sobre todo entre jóvenes cultos y urbanos). en algunos aspectos. enviados de dioses u otros seres en el corazón de sus creencias y centran en ello sus cultos. sobre todo. no son sistemas religiosos abiertamente proselitistas. cristianismo ortodoxo. de la visibilidad social y de la influencia cultural en la sociedad brasilera. preferentemente. las más autóctonas. y sugieran algunas relaciones importantes entre ellas. donde la experiencia legítima de posesión debe realizarse. Si los católicos descienden a 58. a través de agentes religiosos iniciados. más visibles en el país. los protestantes caen también a 5.6%. Sus principales representantes son: una religión de origen culto y europeo. como el . islamismo y el budismo (estos dos últimos están conociendo en algunas de sus variantes una curiosa expansión. son religiones de tipo mediúmnico. juntas. es decir. es más complejo y dinámico del que encontramos en la mayoría de las sociedades de América Latina. la casi totalidad de la demografía. de las diferentes denominaciones evangélicas.7%.

7 .

8 candomblé. Desde la jerarquía de obispos y cardenales hasta la «masa de los fieles» hay una persistente y. de interpretación del sentido presente de la vida y de la acción del cristiano católico que separa y. en términos ecuménicos. la umbanda y el candomblé tienen marcas sociales y ejercen una cantidad de actividades propias de lo religioso-público o. una religión bastante variable. como el protestantismo– entre los católicos de Brasil y de toda América Latina. No sólo en cuanto a religiosos/as y a debates de ideas. y se constituyen en lo que podríamos llamar sistemas religiosos abiertos. el catolicismo es una religión que. está a la vanguardia de fieles y militantes frente a otras religiones cristianas y otros sistemas extra-religiosos de sentido de la vida. en el caso del espiritismo. y en el caso de la umbanda y el candomblé. se asocian. . A diferencia de otras (que son también religiones de minorías culturales. divergencias y oposiciones que sirven para configurar de una manera más fiel el cuadro de unidad y diversidad de la experiencia católica actual con un énfasis público más acentuado que en otras religiones –incluso cristianas. la casa de minas y otras. Es que al contrario tanto de las religiones de minorías indígenas cuanto de las de minorías étnicas europeas u orientales. sino también en cuanto a movimientos religiosos y formas de participación en la vida social y política a través de la experiencia. Pero quizás sea más importante que esta oposición tradicional en dos planos dentro del catolicismo. oficial y eclesiástico. creciente tendencia a una producción de sentidos. finalmente. creada en el país pero que también reclama una paternidad africana. Con diferencias muy marcadas de lo que está sucediendo en sociedades con fuerte influencia católica en el Primer Mundo. Casi en el medio de nuestro cuadro coloquemos al catolicismo romano y reconozcamos en él la religión demográficamente predominante. de interpretación religiosa y política de la realidad social y. moderados y progresistas. Una diferencia muy significativa separa las formas religiosas de este espacio mediúmnico. de algunas modalidades populares y privatizadas de catolicismo como. volcados a servicios estratégicos que al no ser de carácter conversionistas se ofrecen a una clientela que no tiene una confesión exclusiva y lo hacen con una oferta de servicios muy amplia. las de las diferentes culturas rurales de todo el país. opone obstinadamente a conservadores. las religiones como el espiritismo. con errores y aciertos. un trabajo asistencial cuya importancia simbólica y social no es pequeña. el xangó. ejercida a través de una iglesia aún socialmente hegemónica y productora histórica de los más eficaces símbolos y significados de interpretación de la realidad y de la codificación de la conducta de las diferentes categorías de sujetos sociales. de los de otras religiones hasta aquí mencionadas (como grupos de creencias o religiones particulares). recordar que existen otras diferencias. es necesario diferenciar aquí un catolicismo culto. de creencia. además. en algunos casos. en nuestro campo religioso. por ejemplo. a las clases sociales más pobres y a los negros y mestizos) ellas no se limitan solamente a los ámbitos de sus adeptos. por lo menos en algunas de sus formas principales: la umbanda.

tanto las «sectas» de cura divina del pasado como las recientes «iglesias electrónicas». el Valle del Amanecer y el santo daime. en su conjunto. Podemos seguir la clasificación más usual y distribuirlos entre los protestantes frutos de la inmigración (luteranos. divididos entre los «creyentes» de iglesias ya estabilizadas. como el Seicho no Yë y la Iglesia Mesiánica. Dejamos el espacio múltiple de la otra columna para disponer ahí un conjunto muy variado de religiones o de sistemas de espiritualidad. luego. Pues hay religiones que emergen y se expanden en las zonas urbanas. la Asamblea de Dios. aunque demográficamente de pequeña escala en la inmensa mayoría de los casos. al espacio de al lado. y una pluralidad. protestantes e incluso de cristianos no protestantes. Si algo llama la atención en las transformaciones recientes del mundo religioso brasileño. Un espacio aparte debe reservarse para las confesiones cristianas no protestantes. Al mismo tiempo. Pero también hay casos en que una religión originalmente rural y popular gana fieles urbanos y cultos. entre otros. como en la variación entre el santo daime y la «Unión». como la Congregación Cristiana de Brasil. entre los más diferentes tipos de experiencias de lo sagrado: conversionistas y no-conversionistas. es su reciente ingreso al país –si proceden de otras culturas– o su reciente emergencia autóctona. lo que lo hace sorprendente es que se da en todas direcciones. como la Fraternidad Ecléctica Espiritualista Universal. principalmente las que vienen «de afuera» y con una antigua o más reciente tradición «oriental». como los adventistas del Séptimo Día. de la periferia rural de las ciudades e incluso «de la selva». Si alguna cosa tienen en común. ganan fieles entre los jóvenes urbanos y no es raro que universitarios. muy difícil de ser contabilizada. los Testigos de Jehová y los Mormones. . congregacionales. episcopales). las confesiones de fe aquí situadas serían el mejor ejemplo. protestantes históricos o «de misión» (presbiterianos. Al mismo tiempo en que algunas religiones surgidas en el país parecen dirigidas a tipos de sujetos y contextos culturales tradicionalmente identificados como populares –la «explosión pentecostal» podría ser aquí un buen ejemplo– otras. Si es posible reconocer un neo-florecimiento religioso. la Iglesia del Evangelio Cuadrangular. tomadas primero en sus especificidades y. llegando incluso a generar variantes destinadas a tales afiliados. así como surgen por todas partes y se difunden tipos de religiones «del campo». de pequeños y dinámicos neo-grupos emergentes. metodistas y otros) y protestantes pentecostales. mediúmnicas y no-mediúmnicas religiones de salvación (en el sentido weberiano) y religiones de comprensión del mundo religiones de fuerte apelación ética sobre sus fieles con restricciones marcadas especialmente respecto de la conducta afectivo-sexual y religiones de apelación ritualista y de pequeño control sobre la conducta extrareligiosa.9 Reservamos la multiplicidad de religiones evangélicas. la variedad en el surgimiento y la expansión de unidades confesionales tiene diferencias socioculturales también muy marcadas.

es necesario diferenciar aquí un catolicismo culto. el catolicismo es una religión que. creciente tendencia a una producción de sentidos. moderados y progresistas. Pero cuando buscamos la perspectiva densa de los acontecimientos más que la variación de algunos porcentajes. la Asamblea de Dios. está a la vanguardia de fieles y militantes frente a otras religiones cristianas y otros sistemas extra-religiosos de sentido de la vida. y una pluralidad. de interpretación religiosa y política de la realidad social y. Pero quizás sea más importante que esta oposición tradicional en dos planos dentro del catolicismo. protestantes e incluso de cristianos no protestantes. al espacio de al lado. recordar que existen otras diferencias. Reservamos la multiplicidad de religiones evangélicas. de creencia. de pequeños y dinámicos neo-grupos . divergencias y oposiciones que sirven para configurar de una manera más fiel el cuadro de unidad y diversidad de la experiencia católica actual con un énfasis público más acentuado que en otras religiones –incluso cristianas. además. divididos entre los «creyentes» de iglesias ya estabilizadas. oficial y eclesiástico. protestantes históricos o «de misión» (presbiterianos. Casi en el medio de nuestro cuadro coloquemos al catolicismo romano y reconozcamos en él la religión demográficamente predominante. variaciones y algunos enigmas Cuando la pregunta por el nuevo panorama se refiere a los acontecimientos y las transformaciones más visibles y más importantes del universo religioso en América Latina. Con diferencias muy marcadas de lo que está sucediendo en sociedades con fuerte influencia católica en el Primer Mundo. inmediatamente miramos hacia el pentecostalismo.10 Tendencias. congregacionales. finalmente. ejercida a través de una iglesia aún socialmente hegemónica y productora histórica de los más eficaces símbolos y significados de interpretación de la realidad y de la codificación de la conducta de las diferentes categorías de sujetos sociales. episcopales). sino también en cuanto a movimientos religiosos y formas de participación en la vida social y política a través de la experiencia. muy difícil de ser contabilizada. por ejemplo. las de las diferentes culturas rurales de todo el país. Podemos seguir la clasificación más usual y distribuirlos entre los protestantes frutos de la inmigración (luteranos. lo que convencionalmente se llama «la explosión pentecostal». No sólo en cuanto a religiosos/as y a debates de ideas. como la Congregación Cristiana de Brasil. encontramos otra serie de fenómenos sociales de no menor importancia. opone obstinadamente a conservadores. la Iglesia del Evangelio Cuadrangular. en términos ecuménicos. de algunas modalidades populares y privatizadas de catolicismo como. en algunos casos. de interpretación del sentido presente de la vida y de la acción del cristiano católico que separa y. como el protestantismo– entre los católicos de Brasil y de toda América Latina. Desde la jerarquía de obispos y cardenales hasta la «masa de los fieles» hay una persistente y. metodistas y otros) y protestantes pentecostales.

las confesiones de fe aquí situadas serían el mejor ejemplo. encontramos otra serie de fenómenos sociales de no menor importancia. como en la variación entre el santo daime y la «Unión». mediúmnicas y no-mediúmnicas religiones de salvación (en el sentido weberiano) y religiones de comprensión del mundo religiones de fuerte apelación ética sobre sus fieles con restricciones marcadas especialmente respecto de la conducta afectivo-sexual y religiones de apelación ritualista y de pequeño control sobre la conducta extrareligiosa. Si algo llama la atención en las transformaciones recientes del mundo religioso brasileño. Al mismo tiempo. entre otros.11 emergentes. la variedad en el surgimiento y la expansión de unidades confesionales tiene diferencias socioculturales también muy marcadas. Tendencias. Pero también hay casos en que una religión originalmente rural y popular gana fieles urbanos y cultos. ganan fieles entre los jóvenes urbanos y no es raro que universitarios. como los adventistas del Séptimo Día. Si es posible reconocer un neo-florecimiento religioso. tanto las «sectas» de cura divina del pasado como las recientes «iglesias electrónicas». . luego. principalmente las que vienen «de afuera» y con una antigua o más reciente tradición «oriental». Al mismo tiempo en que algunas religiones surgidas en el país parecen dirigidas a tipos de sujetos y contextos culturales tradicionalmente identificados como populares –la «explosión pentecostal» podría ser aquí un buen ejemplo– otras. lo que lo hace sorprendente es que se da en todas direcciones. Si alguna cosa tienen en común. tomadas primero en sus especificidades y. Pero cuando buscamos la perspectiva densa de los acontecimientos más que la variación de algunos porcentajes. Un espacio aparte debe reservarse para las confesiones cristianas no protestantes. Dejamos el espacio múltiple de la otra columna para disponer ahí un conjunto muy variado de religiones o de sistemas de espiritualidad. lo que convencionalmente se llama «la explosión pentecostal». como la Fraternidad Ecléctica Espiritualista Universal. aunque demográficamente de pequeña escala en la inmensa mayoría de los casos. llegando incluso a generar variantes destinadas a tales afiliados. inmediatamente miramos hacia el pentecostalismo. el Valle del Amanecer y el santo daime. de la periferia rural de las ciudades e incluso «de la selva». Pues hay religiones que emergen y se expanden en las zonas urbanas. en su conjunto. entre los más diferentes tipos de experiencias de lo sagrado: conversionistas y no-conversionistas. los Testigos de Jehová y los Mormones. es su reciente ingreso al país –si proceden de otras culturas– o su reciente emergencia autóctona. como el Seicho no Yë y la Iglesia Mesiánica. variaciones y algunos enigmas Cuando la pregunta por el nuevo panorama se refiere a los acontecimientos y las transformaciones más visibles y más importantes del universo religioso en América Latina. así como surgen por todas partes y se difunden tipos de religiones «del campo».

generó la expresión «buscador». una persona puede pasar su vida. de alguna manera cree en la reencarnación. o incluso de la experiencia de la búsqueda personal de sentidos de la vida. Tanto sus sistemas como las alternativas de experiencias de afiliación a ellas constituyen una fecunda cara oculta de la cuestión religiosa actual. si pudiésemos». En el primero. En algún lugar. desde la juventud a la vejez. vivida como «mi catolicismo» o.12 3. o de creencias y prácticas de vida regidas por la –o «también» por la– religión. Tomo ejemplos bastante visibles. Por otra parte. Es más o menos así (le pido al lector que me disculpe por no tener los datos completos): «creemos en todo lo que podemos. atravesando sistemas religiosos y/o espirituales y puede hacerlo en dos sentidos. creciente. «buscadores de la fe». no se encuadran en las clasificaciones oficiales. es decir. Una gran variedad de formas culturales de creencias religiosas. puede deambular entre religiones y espiritualidades sintiéndose fuertemente fiel a cada una de ellas durante el efímero tiempo en que adhiere. hasta hace poco dominadas por un fuerte y tradicional sentido de la catolicidad. Los diferentes procesos culturales de individualización de la experiencia religiosa. esa persona puede reconocerse «de una religión» o «de más de una religión». ya sea la propia religión de sus padres. muy condenada por la Iglesia católica. iglesia. explica también cómo separa familias de campesinos. Por ejemplo. sobre todo entre los jóvenes. cuyos miembros permanecen unidos como una unidad doméstica de afectos y de producción pero están divididos sin embargo entre «creyentes» y «católicos». pero sentirse libre para procurarse servicios y significados en otros sistemas religiosos. una construcción personal de su propia creencia. a mi juicio. un reciente estudio elaborado por el Instituto de Estudios de Religión en Río de Janeiro. Pero es esto también lo que explica por qué en casi todas las familias protestantes las generaciones siguientes a los primeros conversos enseguida abandonan ya sea un fervor religioso original. Siempre se cree en algo. «mi religión».– pero sentirse fiel a la religión. esta errancia asumida entre sistemas de sentido en busca de un personalísimo «sentido de sí mismo». entre él y el espiritismo kardecista. Una persona puede no sentirse vinculada a ninguna religión en especial –que tenga un nombre. algo muy familiar entre los brasileños. Son ellas. etc. algo en lo que hoy muchas personas se reconocen. según sus necesidades y conveniencias. Clifford Geertz recuerda una cita de William James bastante oportuna en la actualidad. . En el segundo. ha propiciado ciertas variaciones bastante curiosas. Hice una breve alusión anticipada a ella cuando hablé de un deslizamiento bastante marcado –sin embargo poco considerado en nuestros estudios– de la religión como un deber del sujeto para con los otros hacia la religión como un derecho individual de elección del sujeto. doctrina espiritista esencial. Es esta característica casi invisible de la experiencia ciudadana lo que explica cómo el pentecostalismo se expande en Brasil también en las áreas rurales. Ese tránsito del sentido a través de las religiones. y creeríamos en todo. demostró que cerca del 50% de los católicos entrevistados. los mejores enigmas de la religión en nuestro tiempo.

a veces. si no la propia vital oposición entre ellas. ¿Qué otra cosa. caracteriza la opción pentecostal. bastante conocido por todos. Unos y otros se multiplican. tan opuestos. Con prácticas de fe y estilos de vida y adhesión a creencias tan diversos y. el universo religioso parece abrir hoy una tendencia de siempre. Genera y reproduce tipos de religiones conversionistas de adhesión cerrada cuyo perfil sectario. unos y otros están vivos y de diferentes formas en expansión. Pero también genera y recrea sistemas opuestos: noconversionistas.13 También por esto. vuelve curioso el siempre en transformación o nunca enteramente descifrable campo religioso? . de adhesión abierta y variadamente ecuménicos. pero no sólo por esto.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->