Está en la página 1de 22
BIBLIOTECA de EDUCACION SeRte Temas DE CATEDRA son fruto de un esfuerz0 compat Universidud de Buenos Aires y cebides especialmente para estudiantes 5, que abordan de mancra o I ACULTAD DE FILOSOFIA Y LETRAS UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES adh Coordinadora de Publicaciones Fabiola Ferro Coordinadora Editorial alia Zullo Consejo Editor ‘Susana Romanos Mirycin Fe “Marisa Sujetos de la lengua Introduccion a la linglistica del uso Alejandro Raiter Julia Zullo S Universidad de Bue Facultad de Fil gedisa ‘editorial PPE SBR ie rete nn cs meen anon se ap wapudap arb sofas urop #9 “vopampord ap Ha “eur sefBat uoquosap 4 wauodns s9fpunso} seonsmi Jey omope wg Tex oops cnesrmeuopery TS Pepa ueid ap uos ow eIge-e] eurameanst BOHN Tl ow seuiorp opppow [2 anb 3>p ° 29P o} yuodsip x2 “oy souquaeououy sor] “eaapuress eh ua fe~ 9ptadap OU “832!9U00 PE Sun peprumuo> run > po anual anaeygey un ap aed 30d Mout saggy 59 PaBsmHBuOHe FL >P ap sy spy Cops 18 aa 4 Frond anus sedarK0? Opus Buy soppuniao? 2) soap 50] ap spopadoad aos poprouaboasiay F) a souasaip 5 “uproyuna vp eps 778 37 yaad oprraiog sag p39 50 yp susan] ap om p2 apes 1 oe edu, jp sopaasoulap & sopDyprasa of s088se goror ap pourucuap wy 09 2 "ping we wauagsy 27 wg 7? POPOL o> sopoypout ap pots 3 ot Swieton deta Neng cas mismas del lenguajes la sociolingtifstica mostré que la pro- dlucecin lingitstica depende también de formas o ceglas que pet venecen a la nceraceién social. Podemos conocer la gramitica y el vonario de una lengua particular ~en otras palabras, conocer los signos dd sisema~ pero exo no nos habilta como heblanres 0 cualquier sewacién, La comunidad lingiistica impone serias > scieclones al uso, al tiempo que establece reglas para la produccién de enunciados. Lenguaje en situacién Supongamos que vamos a visitar 3 una amiga, quien acaba de dar hijo o hijay nos muestran ai bebe, Ante ese est- ppodriamos inrentas promuncia fa Fase ~toralmente feo que es! Wargo, fa prodcciin de una forma seman es alta: wuacién, En efecto, exist caso~ que fo impiden nes ~contextuales, en ¢9 y que, por dl ‘¢ dejan un mangen muy estrecho de creatividad. Lo mds probable es que, en ese contexto, exclamemes yA! jQud heros nquie rengaies pl io o la nifia nos contrario, ino ests? iu ae parece? a concie sca axrugedola y coloradols y la madre estze una rertible cara de cansancio, Si queremos impedir que tuna nia de dos a dos aun enchufe, no le stiente alterna; si —Mamé no quiere que la nena haga eso. ° Eso es foo, caca, no se toca. Por supuesto, estas expresiones no indican que no podamos es glicar los siesgos que implica cecbie coriente ctica 0 que ne al ia de nucetra escasa 0 a s acerque sus de- ccamos ¢i funcionamiente de la co- iplemente le decimos: rr sé ices los secoingtstas? 4 cengamos disponibles las regas gramaticales: significa que son | reglas de uso lingiifsico las que gufan nuestras construcciones nglisticas reales, esto es los enunciados. Es muy comin explicar ‘esto diciendo que una nifa de dos asios no comprenderia el fun- cionamiento de la corriente elécrries, pero dicha afitmacién no e- plicaria por si sola la produecidn alvernativa que urilizamos para ejemp! Algo de la historia académica Es muy comin afiemar que lx sociclinghfstica comienza con fos 1m Labov en la década de 1960, y de hecho esta idea se halla muy difundida en el imaginario académico. Sin em- bargo, el modo en que él abordé la relacidn entre lengua y socie~ dad resulta, sino errdnes, por lo ncian [comiseria]. Esta seri cs: {al y (el). Por otto lado, cabsia pen- entre el uso de estas formas pacidad de consumo (med os de ingresos monetarios) de los hablantes. Esta serfa la variable social. (En en capitulo 4 se desarrollarén los problemas que plantea este enfoque) De toudos mados es induc dable que a Labov le debemos fa cone xidn inmediate entce sociclingiiistica y lo que conocemos como paradigma cuantitativo. En efecto, como veremos, Labow logra fandamentar de modo estadistico la regularidad de la variacién lingiifstica, Sin embargo, pensar que la sociolingi con Labov as{ como pensar que los estudios de la rel: je-tociedad se agoran en el anilisis de regularidades estadisreas es tun error en la concepcidn del objeto de estudio. La sociolingi comienza