Está en la página 1de 1

El Príncipe de Paz

…“Príncipe de paz”… (Isaías 9:6)

Isaías profetizó acerca del “Príncipe de paz” (Is. 9:6), cuyo reino introduciría un
gobierno de “paz” (Is. 9:7). Ezequiel habló del nuevo pacto de paz: “Haré con ellos un
pacto de paz; será un pacto eterno con ellos. Los multiplicaré y pondré mi santuario
entre ellos para siempre” (Ez. 37:26). Estas promesas nos han hecho pensar en la paz
como algo utópico, inalcanzable en esta tierra. O nos ha hecho modificar el significado
de la palabra paz para que sea equivalente a “ausencia de conflicto”.

Jesús, el Príncipe de Paz (con mayúsculas), les dijo a sus discípulos que lo que les
había compartido era para que tuvieran paz en él. Es decir, ninguno de ellos podía
aducir que nadie les había advertido lo que les esperaba como consecuencia de ser
discípulo del Mesías. Se reducía, de esta manera, un importante obstáculo en el manejo
de conflictos. Declaró que, como hijos de Dios, tenían acceso a la paz. Esta es, de
hecho, la característica más sobresaliente de aquellos que viven conforme al Espíritu, y
no a la carne. No es que están libres de las dificultades, los contratiempos, y los
sufrimientos, sino que en medio de las más feroces tormentas experimentan una quietud
y un sosiego interior que no tiene explicación. Son inamovibles en sus posturas, porque
lo que ocurre fuera de ellos no logra derribar la realidad interna. Cristo les hizo notar,
sin embargo, que esta paz la tenían en él. No era producto de la disciplina, ni del
cumplimiento de una serie de requisitos religiosos, ni de una decisión que habían
tomado en el pasado de seguir a Jesús. La paz estaba en la persona de Cristo y
solamente tendrían acceso a ella quienes estaban cerca de él. La paz es, en última
instancia, el resultado directo de Su victoria, no de la nuestra.

Hoy en Israel la gente saluda a un visitante con las palabras mah shlomka
(¿cuál es su paz, cómo está?) y le preguntan acerca de la “paz” de su familia. Ésa es la
pregunta que debemos hacernos al encender la vela de la paz.

Con amor,

Jesús Polaino