Está en la página 1de 1

Intercesión

Orad también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta
para la palabra... (colosenses 4:3)

Esta semana ponemos en marcha un nuevo ministerio en la iglesia: el ministerio 
de   la   intercesión.  Es  éste  un   ministerio   en  el   que   todos   podemos  participar   porque 
podemos hacerlo desde nuestras casas, a solas con el Señor. Y es un ministerio muy 
importante. Pablo ruega a los colosenses que oren por él mismo, pero no tanto por sus 
necesidades como para que Dios le dé fortaleza y oportunidad para realizar la obra a la 
que había sido llamado por Dios. Y esta actitud también ha de prevalecer en nosotros. 
Hermanos,  necesito  vuestro  soporte  en  oración,  una  oración  que  sea comprometida, 
capaz de aportar aquello que yo no puedo realizar por cualquier motivo. Necesito que 
alguien sostenga mis brazos en alto durante la batalla como le sucedió a Moisés. Pero lo 
más maravilloso es que cada hermano está en la misma situación; todos pasamos por 
situaciones en las que hemos de ser alentados, animados, fortalecidos para que podamos 
realizar la obra que nos ha sido encomendada a cada uno de nosotros. Aquí podemos 
recordar lo que significa motivación: la representación anticipada de la meta, lo cual 
conduce a la acción.

¿Cómo podemos interceder unos por  otros si no estamos atentos  para ver la 


necesidad del hermano? ¿Cómo podemos interceder si estamos tan preocupados por 
nuestra vida que no percibimos la necesidad o preocupación ajena? ¿Cómo vamos a 
tener una palabra de gracia si no escuchamos el quejido o la súplica del que está a 
nuestro   lado?   Esperemos   que   al   leer   cada   nombre   de   la   lista   de   intercesión   que 
repartimos esta semana presentemos a cada uno de nuestros hermanos delante del Señor. 

Con amor,

Jesús Polaino