Está en la página 1de 1

Firmes en la fe

Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque
fiel es el que prometió. (Hebreos 10:23)
Muchas de las angustias que sufrimos en la vida cristiana no tienen que ver con
las circunstancias adversas de nuestra vida. Más bien sentimos dolor cuando nuestro ser
interior no tiene la capacidad de sobreponerse a las dificultades y contratiempos que se
nos presentan. Si nuestro bienestar dependiera exclusivamente de un entorno agradable,
¡habría pocas esperanzas de una vida plena para la mayoría de nosotros!
La esperanza es un aspecto crucial de la vida cristiana. La esperanza anima
nuestro corazón porque trae consigo la promesa de cosas mejores. La mayoría de
nosotros, sin embargo, no tenemos más que una idea muy borrosa de lo que implica la
esperanza que tenemos en Cristo. Pensamos en la vida eterna, pero no estamos muy
seguros de qué significa. ¡Esta esperanza no inspira ni fortalece el corazón de nadie! No
ha de sorprendernos, entonces, que nuestra esperanza fluctúe, ya que depende de las
circunstancias y los sentimientos en los diferentes momentos de la vida. Cuando las
cosas se presentan agradables, nuestra fe se mantiene firme. En tiempos de crisis,
titubeamos entre la esperanza y la desesperanza.
El autor de Hebreos se desentiende completamente de las particularidades de
nuestra situación personal. Más bien señala que es el carácter irreprochable y
absolutamente confiable de Aquel que nos ha dado esperanza, lo que debe motivarnos a
mantenernos firmes. Si él ha prometido una vida plena y abundante para aquellos que
creen, haciendo brotar en ellos ríos de agua viva, entonces él es fiel para producir esto.
No es posible vivir una relación de intimidad con Dios si no tenemos absoluta certeza
de la confiabilidad de su persona. Por esta razón, el autor de Proverbios animaba:
“Confía en Jehová con todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia” (Pro.
3:5).
Con amor,
Jesús Polaino