Está en la página 1de 1

Moldeados a su imagen

A los que antes conoció, también los predestinó para que fueran hechos
conformes a la imagen de su Hijo... (Romanos 8:29)

Hay una canción que se titula Yo quiero ser más como Tú. Y más allá de la
bonita melodía debemos preguntarnos si realmente expresa el deseo de nuestro corazón:
parecernos más a Cristo. Creo sinceramente que si queremos parecernos más a Jesús
debemos contemplarle más a Él y menos a nosotros mismos. Y también creo que los
cristianos hemos perdido el arte de la contemplación y nos hemos vuelto muy ruidosos.
De lo que estoy seguro es de que cuanto más contemplamos a Jesús más nos parecemos
a Él. Podemos argüir que con la mera contemplación nada cambia y, en cierto modo, es 
cierto porque después de la contemplación debemos ser dóciles y lo suficientemente 
como   para   corregir   diariamente   nuestra   copia.   Han   dicho   ciertos   filósofos   de   la 
antigüedad que el hombre debe repasarse tres veces al día y examinar sus hechos. La 
máxima es excelente: sigámosla. Y aún así sigue sin ser suficiente.

Tomad un pedazo de hierro, probad a darle cualquier forma y no lo conseguiréis. 
Ponedlo sobre el yunque, coged el martillo del forjador, golpeadlo repetidamente y nada 
habréis   conseguido.   Pero   ponedlo   en   el   fuego,  que   se   ablande   y  se   haga   maleable; 
colocadlo luego en el yunque, y cada golpe tendrá su efecto, de modo que entonces 
podréis darle la forma que os convenga. Lo mismo ocurre con el corazón humano. No 
procuréis modelar vuestro corazón frío y duro, como lo es por naturaleza, sino más bien 
dejad que se caliente y funda por la acción del Espíritu Santo, y cuando esté blando 
como   la   cera   podrá   reproducir   fielmente   la   imagen   del   Señor   Jesús.   Hermanos, 
roguemos al Señor que nos haga maleables en Sus manos.

Con amor,

Jesús Polaino