Está en la página 1de 1

Tengo miedo... ¡ven Señor Jesús!

no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino
que habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual clamamos: "¡Abba, Padre!"
(Romanos 8:15)

Ya hemos llegado al final del 2006 y nos han pasado muchas cosas, algunas de
las cuales nos infunden temor, por eso quería compartir con vosotros este texto que me
ha confortado a mí mismo:

Tengo miedo... a que el Señor pase desapercibido y no haya consecuencias ni de


espanto ni de dicha.
Tengo miedo... a que esperemos en dirección opuesta al Señor.
Tengo miedo... a que nadie piense en los que sufren, ni a que nadie lo busque en
los pobres.
Tengo miedo... a que nadie acoja el Señor en el silencio.
Tengo miedo... a que nadie espere encontrar al Señor en el amor y en el trabajo.
Tengo miedo... a decir que el Señor viene y algunos salgan corriendo.
Tengo miedo... a no preparar la paz y a que los enemigos no se reconcilien entre
ellos.
Tengo miedo... a que los cristianos sigamos dormidos, embotados por el dinero,
placer, consumismo...
Tengo miedo... a que el Señor nos encuentre con las esperanzas por los suelos.
Tengo miedo... a que no abunde en nosotros la alegría, porque la estamos
buscando, ¡sabe Dios dónde!
Tengo miedo... a que el Señor venga y nadie estemos dispuestos a edificar la
justicia.
Tengo miedo... pero digo: MARANATHÁ, ¡VEN SEÑOR JESÚS!

Con amor,

Jesús Polaino