Está en la página 1de 1

Iglesias instaladas o en misión (II)

Continuamos esta semana con el pensamiento de la semana anterior. Decía el


fisiólogo Samuel Escobar que la diferencia más grande entre la iglesia católica y la
evangélica es que ésta última está en “estado de misión”. Continúa con su reflexión:
“En cambio la Iglesia Católica, tanto en el Norte como en el Sur, tiene lo que
podríamos llamar un talante de instalación, de iglesia establecida que vive cómoda con
sus recursos que no sale a buscar a las personas sino que espera que las personas
vengan a ella. Podrá cambiar la Iglesia Católica o se aferrará, como en España, a los
beneficios y la comodidad de su instalación? Es lo mismo que les pasa a las grandes
iglesias protestantes europeas sobre todo a las que por estar asociadas al Estado han
disfrutado de comodidad social y económica.

Pero pensándolo bien ¿no es algo que nos puede pasar a todas las iglesias
evangélicas, aún en España donde somos una minoría ínfima? A algunos nos incomoda
el crecimiento de iglesias posmodernas y carismáticas a las cuales se van personas de
nuestras iglesias más tradicionales. Pero hemos de preguntarnos si no habremos
perdido el sentido de misión, si no estamos actuando como iglesias instaladas. Porque
la gente, incluso en la España de hoy, tiene necesidades espirituales y cuando las siente
va a buscar respuesta allí donde se la den. Usando la figura que usó Jesús (Mt. 7:9;
Lc.11:11), nosotros que decimos tener el pan de vida, podemos preguntarnos ¿por qué
la gente va en pos de las piedras? ¿No será que escondemos nuestro pan y nos lo
comemos solos, en un pequeño círculo cerrado?”

La semana que viene escribiré mi propia meditación al respecto. Mientras tanto,


orad al Señor para que nos haga entender lo que quiere decirnos con estos
pensamientos.

Con amor,

Jesús Polaino