Está en la página 1de 1

Esforzándonos...

en ser héroes
Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la
Ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a la derecha ni a la
izquierda, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. (Josué 1:7)

Tenemos una tendencia a buscar lo maravilloso en nuestra experiencia, y
confundimos acciones heroicas con grandes héroes. Una cosa es superar una crisis con
todos los honores, y otra muy distinta pasar de día en día glorificando a Dios cuando no
hay testigos, ni candilejas, ni nadie que nos preste la más mínima atención. Un héroe no
es una persona que hace cosas extraordinarias, sino aquél que haciendo cosas sencillas
convierte su vida en extraordinaria.

De eso precisamente es de lo que habla Josué; es cierto que éste es el preámbulo
a la conquista de Canaán, pero Josué no está hablando de tácticas guerrilleras sino más
bien de la actitud de obediencia a Dios. Y sí, para hacer algo tan “sencillo” se necesita
valentía y esfuerzo porque es muy fácil caer en la tentación de buscar atajos para acortar
el camino que nos propone Dios. Por cierto, la frase traducida como “...para que seas
prosperado...” dice literalmente en hebreo “...para que seas sabio...”. Y es que, ¿hay
otra forma de ser más sabio que obedeciendo a Dios?

Con amor,

Jesús Polaino