Está en la página 1de 1

La vela de la esperanza

En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un Renuevo justo, que actuará
conforme al derecho y la justicia en la tierra. (Jeremías 33:15)

Ya estamos en la primera semana de Adviento. Durante la temporada de


Adviento, nos preparamos para celebrar el nacimiento de Jesús. Este es un tiempo de
expectación, acción de gracias, adoración, oración, dar, perdonar y amarnos los unos a
los otros. Tiempo de Adviento, tiempo de preparación, no sólo para celebrar una fecha
sino para continuar preparando nuestra vidas para el servicio de Aquel que se hizo niño,
murió en una cruz y resucitó, derrotando la muerte.

La corona de Adviento está llena de simbolismo; la forma, círculo, es un símbolo


de la eternidad de Dios: Dios fue, es y será siempre. Las ramas verdes simbolizan la
nueva vida en Cristo, una vida eterna que no se marchita sino que permanece para
siempre. Y las velas nos recuerdan que la luz de Dios, Cristo, está presente en el mundo.
Y cada vela tiene un”nombre” o significado. La primera vela es la vela de la esperanza.
¡El Mesías prometido en el Antiguo Testamento a través de los profetas ya viene! Y
como respuesta a esa esperanza nosotros damos la bienvenida a
Jesús en nuestro hogar y en nuestros corazones.

¡Esperemos el advenimiento de Jesús con expectación!

Con amor,

Jesús Polaino