Está en la página 1de 7

Si supiramos lo que estamos haciendo no se llamara investigacin, no le parece?.

Albert Einstein

Ana Mara Martnez de la Escalera: citando a Gadamer

Se podra decir que conducimos una conversacin, pero cuanto ms propia es una conversacin, tanto menos se encuentra su conduccin y la voluntad de uno u otro interlocutor. As, la conversacin propia nunca es aquello que queramos conducir. En general, es mucho ms correcto decir que vamos a parar a una conversacin o incluso que nos enredamos en una conversacin.

Tres condiciones en el mbito educativo: pruebas fabricadoras de verdad


Crtica sin condicin

La comunidad de debate o conversacin

La poltica del sujeto

La crtica

Como una prctica Contextuada como la retrica Como un procedimiento mediante el cual se pone en cuestin. Poner en cuestin (siempre se esta en el lmite con lo imposible de la crtica).

Tres supuestos que deben ser cuestionados


Que la reflexin de los supuestos que las humanidades han producido son naturales y estn ah puestos

Que el lenguaje es transporte y no mediado

El supuesto de que los hablantes estn en control de lo que dicen

El discurso arguye la crtica no de lo que dice sino de lo que produce Aprender a pensar por s mismos kant

Doxa ()

es una palabra griega que se suele traducir por 'opinin'. Fue un concepto utilizado por Parmnides, al distinguir la va de la verdad de la va de la opinin, y ms tarde por Platn. Segn Platn la doxa' se trata de un conocimiento fenomnico y, en consecuencia, segn l, engaoso. La doxa comprendera dos grados: eikasia () y pistis (), es decir, imaginacin y fe o creencia. Platn contrapone la doxa a la episteme; a veces esta ltima se traduce como conocimiento cientfico pero, segn Platn, la episteme solo tiene desarrollo en el mundo de las ideas (conocimiento intelectual) y no el mundo sensible (conocimiento sensible).[1] Platn criticaba la doxa, pero, sobre todo, despreciaba a quienes hacan del falso conocimiento y de la apariencia de sabidura un medio de lucro personal o de ascendencia social. A estos personajes los denominaba doxforos, aquellos cuyas palabras en el gora van ms rpidas que su pensamiento. Una definicin que bien podra aplicarse hoy a la mayora de los impropiamente llamados tertulianos en los medios de comunicacin actuales, meros profesionales de la opinin. Existe una relacin entre la doxa y la episteme explicada a travs de la alegora de la caverna.