Está en la página 1de 3

Al fin haba llegado hasta su amada, estaba a un paso de poder rescatarla de las manos equivocadas y de una vida llena

de dolor y sufrimiento. Senta gritos que venan de alguna persona de la gran casona, pero al mismo tiempo parecan venir desde afuera. No dudo y tomo paso por la parte trasera de la casa, para que nadie se diera cuenta de su presencia e interfirieran en los planes que tenia. Sigui los gritos de esa persona, llego a una habitacin que nunca haba visto, pero eso no le impidi entrar a ver de quien eran esos gritos. All estaba, todo era cierto, nunca le haban mentido como el crea, era el momento en que todo volva a encajar como antes de que comenzaran todos los hecho que lo marcaron. All acababan sus dudas, frente a sus desgracias. Pero sobre todo frente a ese hecho acababa su historia

Pgina 1

El carruaje haba tomado el rumbo hacia su destino, iba dejando atrs una vida maravillosa, para la desgracia de el ya no haba retorno a aquella vida, el haba tomado esa decisin por mas que le doliera, no haba retorno. Se limitaba a mirar por las ventanas del carruaje, vea como todo se desvaneca a la distancia, su casa se hacia cada vez mas pequea a medida que el carruaje avanzaba hacia su nueva vida. Luego de unas horas el carruaje se detuvo frente a una casona mas grande que la de que el venia, esa era su nueva casa. Lo escoltaron hasta el interior de la mansin para ser anunciado como deba ser. -El joven Charles William Russel- dijo el mayor domo frente al seor y su hija Charles entro a la habitacin y se inclino levemente frente a la autoridad de la casa. El hombre y la joven dama se levantaron de sus asientos y saludaron al joven. -Bienvenido Charles, es un honor tenerlo ac- dijo el hombre haciendo un gesto para que se sentara, pero el no accedi.- Le presento a mi hija Jane.

Pgina 2

La joven mantuvo su postura mientras el joven charles se acercaba y le besaba la mano. La joven se sonrojo y volvi la mirada hacia su padre. Volvi a entrar el mayor domo e interrumpi la conversacin que sostenan los dos hombres. -Seor, la ceremonia comenzara en algunas horas, debo llevarme al joven Russel, ya que su traje llego hace algunos minutos y se debe arreglar. -Llvatelo, llvatelo, nada puede atrasar esta ceremonia, llama a la sirvienta para que lleve a jane a arreglarse, rpido. El joven Charles sigui al mayor domo hasta una habitacin en la cual estaba el traje que deba utilizar aquella tarde, no demoro en vestirse y ////

Pgina 3