P. 1
Intrvención+Psicológica+en+el+Tratamiento+del+Dolor+Crónico.+Cynthia+del+Pino+Gil+2010

Intrvención+Psicológica+en+el+Tratamiento+del+Dolor+Crónico.+Cynthia+del+Pino+Gil+2010

|Views: 185|Likes:
Publicado porIván Trec Rebt

More info:

Published by: Iván Trec Rebt on Oct 15, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/15/2011

pdf

text

original

Sections

  • 2. Introducción
  • 3.4 EPIDEMIOLOGÍA Y PREVALENCIA
  • 3.5.- DIAGNÓSTICO
  • 3.6 CUADRO CLÍNICO Y COOMORBILIDAD
  • 3.7 DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL
  • 3.8 CURSO Y PRONÓSTICO
  • 4.1 ASPECTOS IMPORTANTES A EVALUAR
  • 4.2 INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN
  • 5.1 DONDE PODEMOS INTERVENIR
  • 5.5 TERAPIAS PSICOLÓGICAS
  • 6.- BIBLIOGRAFÍA
  • 7,- ANEXOS

1

Alumna: Cynthia Del Pino Gil Tutor: Oscar Asorey Máster en Psicología Clínica y de la Salud. ISEP Barcelona. Código: MTPCCATSIN101B Fecha: 20 de Diciembre del 2010

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil

Un conferenciante hablaba sobre el manejo de la tensión. Levantó un vaso con agua y preguntó al auditorio:- ¿Cuánto creen ustedes que pesa este vaso con agua? Las respuestas variaron entre veinte y quinientos gramos. Entonces el conferenciante comentó: - No importa el peso absoluto. Depende de cuánto tiempo voy a sostenerlo. Si lo sostengo por un minuto, no pesa nada. Si lo sostengo durante una hora, tendré un dolor en mi brazo. Si lo sostengo durante un día completo, tendrán que llamar una ambulancia. Y es exactamente el mismo peso, pero cuanto más tiempo paso sosteniéndolo, más pesado se va volviendo. Y concluyó:- Si cargamos nuestros pesos todo el tiempo, más pronto o más tarde, ya no seremos capaces de continuar, la carga se irá volviendo cada vez más pesada. Lo que tienes que hacer es dejar el vaso en algún lugar y descansar un poco antes de sostenerlo nuevamente. Tienes que dejar la carga de lado periódicamente, ¡De la forma que sea! Es reconfortante y te vuelve capaz de continuar. “Texto extraído del blog Fibromialgia y Dolor Crónico de Facebook” http:/fibromialgico.blogspot.com

2

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil

INDICE Pag. 1.- Justificación………………………………………………………………………4-6 2.- Introducción……..……………………………………………………………….7-9 3.- Marco Teórico……..…………………………………………………………10-28 3.1.- Antecedentes históricos…………………………………………10-12 3.2.- ¿ Qué es el dolor crónico?...........................................13-14 3.3.- Clasificación………………………………………………………..14-20 3.3.1.- Duración…………………………………………………..14-16 3.3.2 .-Localización……………………………………………..16-18 3.3.3.-Clasificación del dolor según taxonomías generales…………………………………………..........18-20 3.4.- Epidemiología y prevalencia………………….……………..20-24 3.5.- Diagnóstico…………………………………………………………24-25 3.6 Cuadro clínico y Coomorbilidad………………………………25-27 3.7 Diagnóstico Diferencial…………………………………………..27-28 3.8 Curso y Pronóstico……………………………………..………………28 4.- Evaluación Psicológica del Dolor Crónico…………………………29-49 4.1.- Aspectos importantes a evaluar………………….………....31-35 4.2.- Instrumentos de Evaluación…………………………………36-49 5.- Intervención psicológica en el dolor crónico………………..……50-65 5.1.-Donde podemos intervenir…………………………………….51-52 5.2.-Técnicas de intervención……………………………………….52-57 5.3.-Tratamiento Psicológico ……………………………….………57-60 5.4.- Factores psicológicos…………………………………………...61-62 5.5.- Terapias psicológicas……………………………………………..…63 6.- Bibliografía……………………………………………………………………66-70 7.- Anexo………………..…………………………………………………………...71-72
3

así como los indirectos –bajas laborales. porque creo que es fundamental la intervención psicológica. Más de la mitad de la población (el 54. como sociales y psicológicos. afirma la SED. me di cuenta que estaban algo desamparados. JUSTIFICACIÓN Un día. coste de materiales y técnicas.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 1. De hecho los costes directos -recursos humanos. ya sea en términos económicos. vi que la intervención en esta enfermedad no tenía unos límites claros. donde las personas afectadas hablan y expresan su experiencia de dolor. 4 . y sobre todo. He querido profundizar más sobre esta patología. sobre las personas que sufren esta enfermedad y que interfiere en sus vidas diariamente. revistas y bibliografía en general. “En España no hay consciencia del alto coste que el dolor crónico tiene para la sociedad. y que las respuestas que recibían de algunos profesionales no eran las adecuadas. páginas web. después de leerla. todo era muy difuso.9%) ha padecido dolor en los últimos meses y entre un 40% y un 80% de las consultas están relacionadas con esta sintomatología. camas hospitalarias o gasto farmacológico-. El dolor crónico es un trastorno que padecen más de 10 millones de personas en España. ni más ni menos. secretario de la SED. que el 2% de nuestro PIB”. declaró González Escalada. llegó a mis manos una revista dedicada al Dolor Crónico. ya que muchos pacientes afirman que estos ignoran sus sufrimiento.suponen. y en el cual muy pocos profesionales están formados para su tratamiento. indemnizaciones o pensiones. y después de leer varios foros. para saber aceptar esta enfermedad crónica y aprender a vivir con ella. haciendo una intervención inadecuada. “Es la causa más frecuente por la que los pacientes acuden al médico de atención primaria”. Un problema sanitario con grandes consecuencias en la calidad de vida de quienes lo padecen.

consecuencias que tienen una clara incidencia a nivel monetario (Carmona. Pero el terreno económico no es lo más importante. Esta consciencia provoca que la experiencia dolorosa no se circunscriba al momento en que se sufre. va a depender. 2001). apuntó González Escalada. no es de extrañar que el 29% de quienes lo sufren acaben por padecer depresión ( Breivik et. están masificadas”. las que existen. sino que ocasiona un importante número de visitas médicas.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil En un estudio realizado en España en el que se entrevistaron 2998 personas. 2005). de la evaluación y control de este tipo de variables. por eso. sino que surja paralelamente la preocupación por la duración y la anticipación por su evitación. 5 . Hay muchos pacientes con dolor crónico y muy pocas unidades de dolor convenientemente dotadas en toda la geografía española y. de tal manera que el manejo adecuado del dolor por parte del profesional de la salud. Ballina.2006) Tan solo el 8% de los 10 millones de personas que sufren dolor crónico en España son atendidas por profesionales formados en su tratamiento. se pudo comprobar que el dolor crónico no sólo provoca incapacidad y merma la calidad de vida. El dolor puede afectar a todas las áreas de la vida. El dolor solo representa uno de los motivos de sufrimiento que viven los que la sufren. ya que el dolor va acompañado de sentimientos y emociones que interfieren todavía más en la vida de estos pacientes. lo importante es el impacto que el dolor crónico tiene en la vida de las personas que lo padecen y en sus familias. 2009). más todavía cuando la percepción del dolor se ve modulada por distintas variables mediadoras que van a interferir en la adaptación del paciente a dicha experiencia (Soucase et la. El abordaje psicológico dentro del plan terapéutico interdisciplinar del paciente con dolor crónico tiene un claro potencial a pesar de las deficiencias que todavía existen en el ámbito de la investigación (Eccleston. en gran medida. al. La experiencia humana del dolor se transforma en sufrimiento a causa de su duración en el tiempo. “Los pacientes con dolor en España se sienten desatendidos. Gabriel y Laffon. incapacidad laboral y consumo de medicamentos.

es esencial que la intervención se haga desde una perspectiva multidisciplinar y con una concepción biopsicosocial. donde la persona sea entendida y atendida de forma integral. 6 . como una herramienta fundamental para el tratamiento de esta patología. Todo lo anteriormente comentado evidencia la necesidad de la intervención psicológica.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Para obtener buenos resultados en la intervención psicológica del dolor crónico. y por tanto he querido realizar una revisión bibliográfica. porque creo que puede ayudar a definir mejor la intervención. dado el gran porcentaje de personas que padecen esta patología. sobre la intervención psicológica en el tratamiento del dolor crónico. y sobre todo porque me ayudará en el ejercicio de mi profesión.

grado de incapacidad y la propia evolución de la enfermedad. por tanto. Son muchas las personas con dolor crónico en nuestro país. influyendo estos trastornos emocionales en el nivel de dolor. Es importante considerar las características de personalidad para poder determinan la habilidad del paciente para adaptarse a esta situación. si que disminuya su calidad de vida. pero sí están relacionados con 7 . por su influencia en la modificación de conductas. concretamente 11 millones de personas (SED). Numerosos estudios han considerando que los pacientes con dolor crónico exhiben una amplia gama de trastornos de personalidad y que estos participan o perpetúan el dolor. Introducción Los profesionales de la salud muestran un mayor interés en estos últimos años a intervención biopsicosocial de la salud. Es necesario. La valoración cognitiva que los pacientes con dolor crónico. formando parte de grupos multidisciplinarios donde corresponder a las necesidades del paciente y sus familiares.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 2. el dolor crónico se convierta en uno de los principales problemas de salud pública de los países desarrollados debido a las repercusiones socioeconómicas. todo ello hace que esté considerado como una epidemia silenciosa. El progresivo envejecimiento de la población hace que. que los rasgos de personalidad tienen poco que ver con la percepción del dolor. Se considera que la cronicidad y el dolor facilitan la aparición de síntomas depresivos y de ansiedad. que necesita de los profesionales para poder vivir con esta enfermedad crónica. su repercusión en el campo laboral. hacen de la experiencia y estrategias de afrontamiento que utilizan frente al dolor influyen notablemente en el resultado terapéutico. y su responsabilidad en el terreno familiar. laboral y social. que nosotros los psicólogos formemos parte de esta labor interdisciplinar. hoy en día. en la respuesta de los tratamientos empleados e incluso determinan en la ausencia de respuesta. Y otros estudios afirman. en la que la persona es atendida y entendida de forma integral. su importancia en cuanto al sufrimiento del que lo padece.

como un sufrimiento innecesario. Estos estudios también plantean que el dolor no solamente afecta al índice general de calidad de vida. en Madrid.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil los estados emocionales. Skevington (1998). inútil. la ansiedad y la depresión seguido el funcionamiento social y el bienestar psicológico ( Becker y cols 1997). José Mª Muñoz y Ramón. Kvien y Bjorndal. Otros autores utilizando cuestionarios de salud han encontrado que las áreas más afectadas de la calidad de vida eran el afecto negativo. sin lugar a dudas. seguidas de las áreas emocionales. en un estudio donde se evalúa la calidad de vida mediante el Cuestionario de Calidad de Vida de la OMS (WHOQL) encuentra que el dolor correlaciona negativamente con las dimensiones de estado físico. Las áreas más afectadas son la física. La elevada prevalencia que registra este tipo de dolor y la significativa reducción de la calidad de vida que presentan las personas afectadas son. afirma que. dos de los aspectos que más preocupan a los expertos que se encargan del abordaje del dolor. Ante esta cifra. 1993. El dolor es el síntoma de consulta más frecuente por el que acuden los pacientes a las consultas médicas y uno de los peor tratados. jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Universitario de la Paz. la dependencia de la medicación y la seguridad física. sueño. bienestar psicológico. que en múltiples ocasiones es responsable de un aumento de 8 . Muñoz y Ramón no duda al confirmar la “extraordinaria dimensión del problema y su gran repercusión tanto clínica como social”. En este contexto. La presencia de dolor en múltiples enfermedades se considera. Estudios realizados con muestras de pacientes con diferentes diagnósticos de dolor muestran que este síntoma provoca una significativa disminución en la calidad de vida del que lo padece ( Becker y cols. el estado de ánimo negativo. social y cognitiva. mientras que las facetas de calidad de vida más afectadas incluyen la movilidad. Garratt y cols. 1997. y es aceptado. el nivel de independencia y el entorno de salud y servicios. dependiendo de los parámetros que se manejen. 1997. Hagen. sino también a cada una de sus dimensiones. las actividades de la vida diaria . Skevington. “casi la mitad de la población padece o ha padecido dolor reciente en mayor o menor medida”. la capacidad de trabajo. 1998).

expondré a continuación. De todo lo comentado anteriormente se deduce que el dolor crónico hay que tratarlo desde una perspectiva biopsicosocial. los aspectos más importantes del dolor crónico y la intervención psicológica de este. y que una buena intervención psicológica es importante para la calidad de vida de las personas que lo padecen. Como terapeutas debemos trabajar con el objetivo de ayudar a estas personas a gestionar de la mejor manera los procesos psico-afectivos y así su sufrimiento con los recursos de que disponemos como psicólogos.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil la morbilidad y fuente de trastornos psicológicos importantes que precisan atención y tratamiento especializado. Con esta revisión bibliográfica. 9 .

y que es y seguir siendo un motor de cabio en la humanidad ( M. a una concepción científica ilustrada particularmente en el ámbito de la medicina. pasando de un concepción religiosa. de carácter estoico o materialista. de una concepción filosófica. que no cesa en avanzar hacia una promesa o fantasía de eterna juventud y competo bienestar. así como la atribución a Dios u otros designios para su salvación. ligada a su naturaleza o comprensión en el ámbito de la totalidad atomista del universo. eran el resultado de afecciones orgánicas del cuerpo.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 3. Todo ello nos hace ver un avance positivo del pensamiento mágico o supersticioso y los avances científicos en el tratamiento del dolor. La concepción acerca del dolor. 1984) y la teoría de la intensidad ( Goldstcheir 1894). se muestra indisociable de la experiencia humana y que la tarea de aprender a vivir con él sigue siendo ineludible. en las principales tradiciones filosóficas y religiosas han permitido apreciar cambios culturales importantes durante la historia. ligada al castigo o a la prueba divina y a su posterior redacción o liberación. a una concepción laica del dolor. Independientemente de las tradiciones religiosas o psicológicas la realidad es que el dolor y el sufrimiento. MARCO TEORICO CRÓNICO 3. que reaparece constantemente en forma de nuevas patologías físicas y psíquicas. El elemento común de todas ellas es la admisión de su existencia como parte inevitable de la experiencia humana. que proponían que todas las alteraciones físicas que tenían como consecuencia el dolor.1 ANTECEDENTES HISTÓTICOS El tema del dolor y el sufrimiento está en la base de las grandes tradiciones religiosas y fisiológicas en la Antigüedad hasta el Renacimiento. Posteriormente estas teorías perdieron importancia con el descubrimiento de: 10 . Villegas Besora 2006) Las primeras teorías sobre el dolor crónico se basan en el modelo biomédico lineal simple como son la teoría sensitiva ( Von Frey.

psicólogos y culturales. que influyen en el sistema límbico en las emociones. que tenían peticiones escasas de analgésicos en comparación de pacientes postoperatorios en hospitales civiles. El mensaje enviado del cerebro al área donde se siente el dolor se puede influenciar por la interpretación de la mente. Hace 45 años que Melzack y Wall (1965) propusieron la teoría de la Compuerta o Puerta de Entrada para explicar los fenómenos relacionados con el dolor. este mecanismo puede ser influenciado por impulsos nerviosos eferentes. 11 . emociones y experiencias anteriores con dolor y ansiedad.El descubrimiento de los mecanismos endógenos de la analgesia . observó en la segunda Guerra Mundial el comportamiento de los soldados heridos. Estos autores sugirieron que hay un "sistema que bloquea" a nivel del sistema nervioso central que hace que se abra o se cierre las vías del dolor. que conciben el dolor multidimensionalmente donde interaccionan factores fisiológicos. Esta teoría del dolor integra los componentes fisiológicos. y emocionales que regulan la percepción del dolor. simpático y parasimpático. La teoría de la compuerta del dolor explica como la mente desempeña un papel esencial en la opinión del dolor. las puertas se pueden cerrar para bloquear estos caminos del dolor. Las puertas se pueden abrir. . cognoscitivos. dejando proceder el dolor a través de las fibras aferentes y eferentes desde y hacia el cerebro. concluyendo este que los factores psicológicos o simplemente contextuales influían en la experiencia de dolor. Muchos factores externos afectan la interpretación del dolor tal como.El descubrimiento de que el dolor tiene múltiples vías de expresión en el sistema nervioso central.Beecher (1959). psicológicos. .El hechos de que pacientes con dolores aparentemente idénticos respondan de forma diferente a los tratamientos. sociales.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil . ó viceversa. A partir de aquí se crearon modelos más completos. Los impulsos eferentes son afectados por una enorme variedad de factores psicológicos conocidos para influenciar el cerebro.

sentando las bases de la algologia moderna y en 1973 organizó el primer Simposio Internacional del Dolor. reconociendo el dolor como una experiencia compleja y 12 . así como la dificultad para encarar y enfrentarse a las enfermedades.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Melzack postuló que una persona podría modular su dolor usando fuerzas externas. la mayor parte de las asociaciones dedicadas al tratamiento y estudio del dolor en el mundo reconozcan al dolor crónico como una enfermedad. En estas circunstancias. su investigación y su aplicación. Una vez que se reconoció al dolor crónico como una enfermedad. A partir del avance de esta especialidad se logra que. la percepción del dolor se disminuye porque la interpretación del dolor es modulada por la experiencia agradable de distracción. 1979) Johon Bonica ( 1917-1994) creó la primera clínica del dolor con intervención multidisciplinaria. Este autor publicó su libro Management of Pain. aceptándose desde entonces el actual paradigma del dolor como experiencia multidimensional ( IASP. la comunidad médica y científica adquirió el compromiso ético de buscar su alivio a partir de su estudio. Como fruto de este se creó en 1974 la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor ( AISP) y la revista Pain. polivalente. La teoría de la compuerta explica porqué se disminuye el dolor cuando el cerebro está experimentando una sensación de distracción. la atención a su dolor como un derecho humano inalienable. Se crea la Sociedad Española del Dolor (SED) en 1990. El gran número de personas en el mundo que sufren tanto de dolor crónico como dolor agudo. así como a otorgarle a quien lo requiriera. generaron la necesidad de crear y desarrollar la Medicina del Dolor. en tanto que la sociedad y sus representantes se comprometieron a difundir los conocimientos y avances que se fueran produciendo sobre el tema. en el año 2001. Sus ideas sobre los aspectos interpretativos del dolor forman la base de la teoría de la compuerta. A partir de esta teoría la conceptualización del dolor a variado de forma radical.

1079) y unos años más tarde añaden “la dualidad del dolor como experiencia fisiológica y psicológica.2 ¿QUE ES EL DOLOR? Cada individuo a través de la experiencia personal aprende el significado del dolor. 2001). por esto sin la conciencia psicológica el dolor no existe”(Strong J.  Considera parte intrínseca de la experiencia de dolor la atribución de significado a los hechos sensoriales desagradables. presentándolo como una experiencia compleja.) La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) define el dolor cómo “una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con una lesión hística real o potencial que se describe como ocasionada por dicha lesión”( IASP.  Considera que la experiencia de dolor implica asociaciones entre los elementos de la experiencia sensorial y un estado afectivo aversivo. apareciendo en esta los componentes sensoriales y emocionales a la experiencia del dolor ( Miró 2003). et al. que el dolor es una percepción subjetiva y que está representada como una experiencia sensorial compleja.  Otorga importancia al informe verbal del sujeto en la definición del cuadro. tiene múltiples causas. En esta definición se puede observar un gran avance. consideran el dolor 13 .  Invalida el concepto de dolor como modalidad sensorial. Jorge Dagnino S. y variadas interrelaciones con aspectos psicológicos y culturales. diversas características anatómicas y fisiopatológicas. Esto hace que su definición sea difícil y que la terminología usada en relación al dolor sea fuente permanente de confusiones. 1989) Implicaciones de la definición del dolor de la IASP (Chapman. con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Europea de de Secciones de la IASP. En este proceso psicológico del organismo depende de la condición subjetiva.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 3. (Dr. La IASP. 1986) Considera el dolor como algo subjetivo. Además es reconocido. (EFIC). de aquí la importancia de las explicaciones verbales de los pacientes para poder tratarlos (Penzo.

inflamación y manifestaciones neurodegenerativas (Penzo 1989). Cada uno de ellos son distintos en sus manifestaciones. y por último la clasificación que hacen las taxonomías generales. La mayoría está basada en aspectos como cualidad. unas horas o unos pocos días. El dolor agudo.definen el dolor crónico como una experiencia psicofisiológica que permanece a pesar de haber disminuido o desaparecido el daño tisular. El doctor Miguel Angngel Vallejo 1984 y la APA 1995. El dolor agudo es el que tiene una duración limitada. duración y etiología. en su lesión de base y en su respuesta al tratamiento. ya que avisa de la existencia de un proceso y orienta el diagnóstico por su localización.1 Duración El dolor puede ser agudo o crónico en función de su duración. Concretamente me voy a centrar en dos tipos de . Por tanto. Su aparición es repentina y lenta.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil crónico como la mayor amenaza para la calidad de vida a nivel mundial. Se diagnostica cuando persiste más de 6 meses o más del tiempo esperado para su recuperación. duración e intensidad. intensidad. tiene una finalidad 14 .3. La respuesta a los analgésicos es baja y solo existe respuesta positiva mediante morfina u opiáceos.3 CLASIFICACIÓN Son varias las clasificaciones existentes sobre el dolor. naturaleza. localización. origen. la primera describe la duración y la segunda la localización. siempre menos de 3 ó 6 meses ( APA. 3. 1995) posee un elevado valor adaptativo. representa un aviso sobre la existencia de una lesión que es necesario diagnosticar y tratar. su función principal es proteger al organismo de peligros y daños anatómicos o funcionales. Se puede considerar como un dolor útil. amenaza que va en aumento de forma paralela al aumento de la esperanza de vida. Existen signos de lesión. 3. extensión.

Su larga duración y magnitud acaban por producir cierto grado de incapacitación física y se acompaña de molestias vegetativas . 1995) Se equipara al dolor enfermedad. el cáncer). Su tratamiento será el de la causa que lo motiva. el dolor crónico se divide. Por otro lado. tales como trastornos del sueño. En el dolor crónico existen componentes psicoafectivos que facilitan la fijación del dolor. Su diagnóstico es difícil y el éxito del tratamiento es limitado. trastornos de apetito. a su vez. El dolor crónico se define como una experiencia psicofisiológica desagradable que permanece a pesar de haber disminuido o desaparecido el daño tisular. en base a su gravedad y pronóstico de la patología de origen. etc.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil protectora. disminución de la actividad sexual y aumento de la irritabilidad. social y económico. lumbalgia. La respuesta a los tratamientos y analgésicos frecuentemente es baja y sólo existe respuesta positiva a tratamientos mediante morfina u otros opiáceos. 1984 y Apa. sudoración. El impacto psicológico es más claro que en el dolor agudo y se encuentra asociado inicialmente a síntomas de ansiedad y posteriormente a síntomas depresivos ( Vallejo. Su tratamiento suele ser óptimo mediante tratamiento farmacológico simple. que es aquél provocado por una enfermedad que no atenta contra la vida del enfermo (migraña. que es aquél provocado por una enfermedad puede terminar con la vida del paciente (por ejemplo. lo que a su vez producirá en el enfermo y su ambiente un importante estrés físico. Se diagnostica cuando persiste más de 6 meses ó más del tiempo esperado para su recuperación ( APA. Muriel y Madrid. 1995). etc. es un sistema de alerta.) y puede darse junto a estados de ansiedad. El dolor crónico benigno. artrosis. y maligno. Se equipara al dolor síntoma o dolor señal. ( 1994) distinguen tres grupos dentro del dolor crónico en función de las características de dolor: 15 .). emocional. El dolor agudo se acompaña de cambios en el sistema nervioso autónomo (taquicardias.

En los procesos articulares crónicos. punzante o en forma de escozor.Dolor somático profundo: El dolor producido por los procesos articulares agudos está bien localizado. 3.2. Este dolor tiende a durar meses o años. sin embargo. Localización Dolor nociceptivo . se suelen utilizar las palabras cortante o quemante. 16 . 2) Dolor continuo de duración limitada ó dolor crónico agudo.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 1) Dolor agudo recurrente: de ocurrencia durante toda la vida o un periodo prolongado. Las lesiones que afectan a las terminaciones nerviosas de la piel producen un dolor de tipo comezón. tirante y pulsante. y se describe como agudo opresivo. 3) Dolor cónico no maligno o síndrome de dolor crónico benigno irritable. como por ejemplo las cefaleas migrañosas. hormigueante. Para la descripción del dolor cuando está afectada la piel. lo que permite localizar las lesiones con precisión. El paciente está gravemente incapacitado por el dolor. El dolor se debe a causas que no amenazan la vida del paciente. Pero con alta probabilidad de finalizar por curación.Dolor somático cutáneo: La piel contiene más terminaciones nerviosas sensitivas que cualquier otro órgano del cuerpo. Estos cuadros tienen periodos de dolor autolimitados. Cuando se presentan alteraciones durante el proceso de reparación de los troncos nerviosos se produce un dolor quemante en el área de distribución del nervio. no existe respuesta a los métodos habituales para su tratamiento. y su final es predecible.3. se experimenta un dolor de tipo sordo al que se superpone otro de carácter lancinante condicionado por los movimientos de la articulación. Ejemplos son la artritis reumatoide y el dolor de miembro fantasma. . mientras que si están afectados los vasos sanguíneos se utiliza el término pulsante.

. ante una distensión o una obstrucción. bulbo raquídeo. la obstrucción del flujo (orina) produce la dilatación de la misma con sensación de dolor opresivo que puede alcanzar niveles insoportables. que puede ser pulsante cuando se acompaña de fenómenos inflamatorios. Las causas más frecuentes son las lesiones traumáticas de la medula. conocido como cólico. Los dolores de tipo cólico se presentan también en otras estructuras distensibles del interior del abdomen tales como la vesícula biliar.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil El dolor de origen óseo no está tan bien localizado como el de origen articular. o bien otro de carácter intermitente. irritación o enfermedades infecciosas. se origina un dolor de tipo mordiente ante una perforación. el pericardio (capa que recubre al corazón) y el peritoneo (capa que recubre al intestino) dan lugar a un dolor importante que varía en intensidad con el movimiento y que se describe como una puñalada. lancinante. la pleura (capa que recubre al pulmón). El dolor de origen muscular está mal localizado y se describe como un dolor mate. Dolor neuropático . A nivel intestinal. como compresión. En el caso de la vejiga urinaria. El dolor se suele iniciar semanas e incluso meses después de la lesión neurológica causante ( Caillet 1995) 17 . Es descrito como un dolor profundo.Dolor visceral: En presencia de inflamación. por ejemplo). tálamo o corteza cerebral. . cortante u opresivo. los conductos biliares y los uréteres.Dolor de origen central: Se presenta de forma espontanea o provocada que aparece como consecuencia de lesiones neurológicas de la medula espinal . La distribución característica permite localizar el nervio o raíz afectados.Dolor del sistema nervioso periférico: Las causas pueden estar en relación con lesiones o enfermedad de los nervios periféricos (el ciático.

Suele ser resistente a cualquier tipo de tratamiento. el cual debe tener la gravedad suficiente como para merecer atención medica. 1997) 3.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Dolor psicógeno El dolor psicógeno. anteriormente. consideran esencial la presencia de dolor. para hacer referencia al dolor crónico de etiología no orgánica. En estos casos. Los criterios diagnósticos descritos por el DSM-IV (APA. APA 1980). Muestran altas puntuaciones de Neuroticismo. como podría ser en el plano social o laboral. por el contrario. Casas y Casais.3 Clasificación del dolor según las taxonomías generales Clasificación de la American Psychiatric Association (APA) En el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales.se introduce una categoría para dolor agudo denominándolo trastorno por dolor dentro de la clasificación de los trastornos somatomorfos. es un perfil común de los pacientes con dolencias de carácter crónico ( Elorza. ya sea periférica o central. idiopático. clasificaba al dolor con la categoría diagnóstica de dolor psicógeno ( DSM-III. Los acontecimientos estresantes se traducen en síntomas somáticos. no está claro que este perfil psicológico sea especifico de pacientes diagnosticados de dolor psicógeno. Este dolor debe provocar malestar importante y deterioro en diversas áreas de la persona. Los factores psicológicos juegan un papel importante en el inicio la 18 . han sido descritos como alexitímicos y con poca capacidad para reconocer y verbalizar sus sentimientos. Sin embargo. en su revisión se cambio por dolor somatoforme( 1987). Se concluye entonces que el origen de la enfermedad es puramente psíquico ( Cailliet 1995). sea farmacológico o quirúrgico. esencial y primario. 2005). poca capacidad introspectiva y tendencia a recurrir a la actividad física para aliviar sus tensiones emocionales. Los pacientes que sufren este tipo de dolor. no puede descubrirse ninguna causa física de enfermedad o lesión.3. se emplean para describir el dolor que no encuentra ninguna etiología orgánica satisfactoria. funcional psíquico. y actualmente en el DSM-IV ( APA 1995).

la gravedad. IV) valoración de la intensidad por 19 . la exarveración. la exacerbación y la persistencia del dolor. consumo continuado de fármacos. conflictos matrimoniales o alteración de la vida familiar.  Trastorno por dolor asociado a enfermedad médica: El dolor está producido por una enfermedad médica y los factores psicológicos tienen un papel escaso o nulo en el inicio o la persistencia del dolor. Finalmente. la gravedad. El dolor no es simulado o producido de manera intencional. II) órganos afectados.  Trastorno por dolor asociado a factores psicológicos y a enfermedad médica: En este subtipo tanto los factores psicológicos como las enfermedades médicas desempeñan un papel importante en el inicio.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil gravedad. El Subcomité sobre Taxonomía de la International Association for the Study of Pain ha establecido un sistema de cinco ejes para categorizar el dolor crónico de acuerdo a: I) localización anatómica. Si la duración del dolor es igual o superior a 6 meses. Crónico. para indicar la duración del dolor en el trastorno por dolor asociado a factores psicológicos o el asociado a factores psicológicos y enfermedad médica. No debe diagnosticarse este subtipo si se cumplen los criterios para el trastorno de somatización. Si la duración del dolor es inferior a 6 meses. Las alteraciones producidas por el dolor conllevan a una utilización asidua del sistema sanitario. se utilizan las especificaciones siguientes: Agudo. Describen 3 subtipos sobre la base de los factores presentes en la etiología y persistencia del dolor:  Trastorno por dolor asociado a factores psicológicos : En este subtipo se considera que los factores psicológicos son de gran importancia en el inicio. Los trastornos físicos tienen un papel escaso o nulo en el inicio o en la persistencia del dolor. III) características temporales del dolor y patrón de aparición. y la persistencia del dolor. Clasificación Internacional Asociation for the Study of Paint ( IASP). la exacerbación o la persistencia del dolor.

es responsable de un aumento de la morbilidad y fuente de trastornos psicológicos importantes que precisan atención y tratamiento especializado. pero permite considerar factores psicológicos tanto en el segundo eje (donde se puede codificar la presencia de un trastorno mental) como en el quinto (donde la etiología puede ser «psicofisiológica» y «psicológica»). Además.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil parte del enfermo y tiempo transcurrido desde el inicio del dolor. No incluye trastornos psicógenos relacionados con el curso de trastornos depresivos o de esquizofrenia. y es aceptado. Según las mismas fuentes. Este sistema de cinco ejes se basa principalmente en las manifestaciones físicas del dolor. psicológicos y sociales. poco entendido y en muchas ocasiones sin resolver. La presencia de dolor en múltiples enfermedades se considera. en el que intervienen diversos factores biológicos. la mitad de los individuos con dolor crónico sufre de dolor severo. de acuerdo con la IASP y la EFIC el dolor crónico es un problema extenso que afecta a 1 de cada 5 individuos. 1 de cada 3 individuos con dolor crónico son 20 . Los criterios diagnósticos requieren la presencia de un dolor intenso que no se puede explicar totalmente por un proceso fisiológico o un trastorno somático. obteniendo el paciente un aumento significativo de apoyo y atención por parte de los familiares. inútil. y V) etiología. Desde el punto de vista epidemiológico. la CIE-10 Esta clasificación en el apartado de trastornos somatomorfos (F45) incluye el trastorno somatomorfo persistente (F45. Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS. como un sufrimiento innecesario. médicos u otras personas. El dolor se presenta con frecuencia relacionado con conflictos o problemas.4).4 EPIDEMIOLOGÍA Y PREVALENCIA El dolor es un problema complejo. Se incluye: lumbalgia psicógena. Tampoco se incluyen los dolores como : tensión muscular o migraña. cefalea psicógena y dolor somatomorfo psicógeno. 3.

6% de dolor el día anterior a la entrevista ( 37. Entre noviembre de 2002 y enero de 2003 se realizó la encuesta Pain in Europe. El objetivo principal de la misma fue estimar la prevalencia del dolor crónico en Europa. no estaban en condiciones de hacerlo”.6% en mujeres. En el 25% de los casos los pacientes consideran que el dolor crónico supone el distanciamiento o la destrucción de las relaciones con familia y amigos. Algunos expertos consideran el dolor crónico como "la epidemia silenciosa".INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil incapaces o tienen muchas limitaciones para llevar una vida independiente. los resultados indicaban que en los últimos seis meses era elevada ( 78. Así. mostró una prevalencia del 29.6%). el reto final perseguido por los especialistas. siendo los objetivos secundarios. y 20.000 sujetos de 16 países europeos). las causas más comunes del dolor crónico fueron la artritis.del dolor crónico en la población española. Otro estudio realizado por la Sociedad Española de Dolor ( encuesta SED 1998) en la población española. la mayor encuesta llevada a cabo en Europa (46.4% de la población general española. La prevalencia del dolor crónico fue del 54% lo que representó un 23. el jefe de la Unidad de Dolor del Hospital Universitario La Paz explica que los estudios epidemiológicos y de consumo disponibles demuestran que “el adecuado tratamiento del dolor permite disminuir las estancias hospitalarias. se realizo en Cataluña y fue publicado en 1999. reducir el consumo de recursos sociosanitarios y reincorporar al medio laboral. El adecuado tratamiento del dolor es. comprender 21 .2% en la semana anterior. Uno de los primeros estudios realizados en España sobre la prevalencia (proporción de la población con un problema específico en un punto o período en el tiempo) . previamente. social y familiar a muchos pacientes que.9% en hombres) y del 43. Estos estudios coinciden en la mayor prevalencia en las mujeres y su relación con la edad. el reumatismo y la migraña. por tanto. en este sentido. significativamente superior en mujeres y con tendencia a aumentar con la edad. entre otros.

Se encuentra. además. el 14. Estos datos indican que 1 de cada 10 españoles presentan dolor crónico.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil y cuantificar las fuentes y causas que originan el dolor crónico y valorar el impacto en la calidad de vida. Está demostrado que el dolor afecta a las relaciones sociales. la mental. además Italia y España son los países con menor porcentaje de uso de opiodes fuertes (0% y 1%.1 años.76% de la población española sufre restricción de la actividad habitual por dolores o síntomas en las últimas 2 semanas. Así. siendo en España de un 49%. que el dolor es la consulta más frecuente en Atención Primaria de Salud. aunque existen algunas diferencias entre países. y más baja (11%) en España (siendo el 5% de tipo moderado y el 6% severo). y que solo el 23% de los pacientes acuden al especialista. entre los países con porcentajes más elevados de dolor causado reumatoide/osteoartritis (47%). sino también sobre su ámbito familiar y social. siendo la media en Europa de 19% (cerca de 75 millones de personas). Noruega y Polonia. A destacar que en España la media del tiempo de evolución fue muy elevado. con graves repercusiones por artritis 22 . según la Encuesta Nacional de Salud de 2006. en comparación con la media europea de 7 años. respectivamente). un 11%. la clase de fármacos más ampliamente utilizada a nivel europeo son los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) en un 44%. la vitalidad. Un dato de interés es que España es el país con menor dolor crónico de entre todos los países participantes. Esta misma encuesta refiere. es más alta en Italia. siendo en el 5% de intensidad moderada y en el 6% grave. En relación con los tratamientos recibidos. El dolor tiene un impacto directo no sólo sobre la calidad de vida del paciente. la salud general. 9. e interfiere con la actividad laboral. En lo que se refiere al dolor crónico no oncológico el estudio ITACA concluye que existe una relación directa entre intensidad del dolor y el grado de afectación de la calidad de vida de los pacientes. que fue el segundo país con el porcentaje más elevado (61%) de personas que sufren de dolor constante y el primero en cuanto a depresión como consecuencia del dolor (29%).

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil

económicas y laborales. Según el doctor Josep Lluís Aguilar, jefe del servicio de Anestesia-Reanimación y Unidad del Dolor del Hospital Son Llatzer, centro referente en el tratamiento del dolor en Baleares, “los costes asociados al dolor suponen un gasto de más de 3.000 millones de euros anuales, lo que implica un 2,5% del PIB de nuestro país”. Para mejorar la situación de estos pacientes y su entorno, así como del propio sistema sanitario, es necesario “el trabajo conjunto de todos los agentes implicados: desde los profesionales sanitarios, contando con el colectivo médico, enfermería y farmacia, que conocen de primera mano cada caso clínico, así como la labor de la Administración Sanitaria, a través de la creación planes estratégicos relacionados con el dolor”, según explica el doctor Antón Herreros, director general de la Fundación para la Investigación en Salud (FUINSA). Además, destaca la necesidad de contar con las asociaciones de pacientes para tener en cuenta sus necesidades y encontrar una óptima solución. Para mejorar la calidad de vida del paciente son importantes otros factores como la identificación, la evaluación y el seguimiento del dolor, donde el paciente desempeña un papel relevante. A este respecto, el doctor Guillermo Castillo, director de la Fundación Grünenthal, destaca que “en nuestro país, el paciente está acostumbrado a vivir el dolor como una parte inherente a la enfermedad, sin embargo, en la actualidad existen las herramientas suficientes para intentar paliarlo. Es clave educar al paciente para que refiera a su médico el origen de su dolor, su localización, su intensidad y su duración, con la finalidad de conseguir un diagnóstico correcto”. De hecho, uno de los objetivos que se reclamó es que el dolor sea considerado como el “5º signo o constante vital” y que, como tal, quede recogido en la historia clínica de los pacientes junto a la temperatura corporal, el pulso, la presión sanguínea y la frecuencia respiratoria, para realizar un mejor control del mismo. En conclusión, la prevalencia del dolor es elevada con predominio en mujeres. Las localizaciones más frecuentes son la espalda y la cabeza, predomina el dolor de larga evolución y el de intensidad elevada. A pesar del seguimiento de múltiples terapias con muchas consultas a diferentes profesionales y un
23

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil

consumo elevado de fármacos, el dolor genera importantes repercusiones personales, laborales y sociales. Puntos clave
 

La prevalencia del dolor en la población española es elevada. Los episodios de dolor de espalda afectan a más de la mitad de la población española. Las mujeres refieren dolor con más frecuencia que los hombres. El tratamiento farmacológico es el más empleado para tratar el dolor. Los analgésicos más utilizados en la automedicación son el paracetamol y el ácido acetilsalicílico, que se utilizan de forma distinta según la edad y el sexo de los afectados.

  

El dolor es un motivo importante de pérdida de calidad de vida de los pacientes. El dolor tiene importantes repercusiones socioeconómicas, tanto por la atención sanitaria como por la pérdida de jornadas de trabajo.

3.5.- DIAGNÓSTICO El trastorno por dolor pertenece al grupo de los trastornos somatomorfos, que son aquellos trastornos en los que la presencia de síntomas físicos sugieren una enfermedad médica. Dichos síntomas no se explican completamente por la presencia de una enfermedad, por los efectos directos de una sustancia o por otro trastorno mental. (DSM-IV-TR, 2002). Criterios diagnósticos de la DSM-IV-TR. A. El síntoma principal del cuadro clínico es el dolor localizado en una o más zonas del cuerpo, de suficiente gravedad como para merecer atención médica. B. El dolor provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

24

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil

C. Se estima que los factores psicológicos desempeñan un papel importante en el inicio, la gravedad, la exacerbación o la persistencia del dolor. D. El síntoma o déficit no es simulado ni producido intencionadamente (a diferencia de lo que ocurre en la simulación y en el trastorno facticio). E. El dolor no se explica mejor por la presencia de un trastorno del estado de ánimo, un trastorno de ansiedad o un trastorno psicótico y no cumple los criterios de dispareunia. Criterios diagnósticos de la CIE-10. A. Presencia de dolor continuo (durante seis meses o más) la mayoría de los días, grave y molesto, en cualquier parte del cuerpo, el cual no puede ser explicado de forma adecuada por un proceso fisiológico o un trastorno somático, y que es de forma consistente el foco principal de la atención del enfermo. B. Criterio de exclusión más frecuentemente usado: No existe una esquizofrenia o trastornos relacionados y no se presenta únicamente durante cualquiera de los trastornos del humor (afectivos), trastorno de somatización, trastorno somatomorfo indiferenciado o trastorno hipocondríaco. Como se puede ver la CIE-10 requiere que el dolor persista por lo menos seis meses (lo que la DSM-IV-TR denomina trastorno por dolor crónico) y que "no puede ser explicado de forma adecuada por un proceso fisiológico o un trastorno somático" (la DSM-IV sólo exige la contribución de factores psicológicos). 3.6 CUADRO CLÍNICO Y COOMORBILIDAD El dolor y su comorbilidad con los trastornos mentales han sido documentados (Fishbain, 1999), y es la depresión mayor la comorbilidad psiquiátrica más frecuente en pacientes con dolor crónico ( Romano y Turner, 1985).  Depresión: utilizando los criterios del DSM III-R, se ha encontrado que el 60% de los pacientes evaluados en una unidad de tratamiento para dolor

25

capacidad para disfrutar de las actividades habituales.3 a 97%) ( Fishbain. La ansiedad es también el síntoma mental que se presenta de forma temprana en relación con cualquier enfermedad médica ( Wise y Taylor 1990)  Ansiedad: los trastornos ansiosos se encuentra en el 30% de los pacientes con dolor crónico. La entrevista clínica debe orientarse precisar síntomas vegetativos: insomnio. el paciente teme ser sorprendido o descalificado en la autenticidad del dolor. disminución del deseo sexual y en general de la calidad de vida. Las dificultades de identificación son similares a las descritas para la depresión. memoria y capacidad de decisión. 1990). Es importante evaluar también el grado de compromiso de las funciones cognitivas. 1999). La dificultad está en la identificación de los síntomas depresivos. como concentración.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil crónico presenta alguna forma de depresión.2 a 37%. entre los más frecuentes se encuentra el trastorno conversivo ( 1 a 37%) y el trastorno por dolor ( 0. y el abuso de sustancias ilícitas en estos pacientes llega a ser hasta de 12. Los trastornos ansiosos que cursan sin un tratamiento 26 . Alcanzan una prevalencia de 5 a 15%. La depresión mayor se diagnostica en el 25% de los pacientes. se ha asociado con las enfermedades médicas crónicas ( Wise y Taylor.  Trastornos somatomorfos: comprende un grupo de cuadros clínicos en el cual el dolor corporal y la angustia por la enfermedad física son el fenómeno clínico central. El tercer grupo de comorbilidad corresponde a los trastornos somatomorfos. El trastorno de ansiedad conforma la cuarta causa de comorbilidad. Las quejas somáticas ocurren en ausencia de hallazgos orgánicos o mecanismos fisiopatológicos que expliquen los síntomas.5%( Fishbain y cols. La dependencia a fármacos es de 3. El segundo grupo de trastornos de comorbilidad psiquiátrica encontrada son los trastornos relacionados con el uso de sustancias (Fishbain. cambios en el apetito y peso corporal. pues estos aparecen negados u ocultos.. 1992). 1999). La alta prevalencia del trastorno de ansiedad.

1984) Por último. Trastorno de conversión. Otros trastornos somatomorfos.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil adecuado se complican a menudo con abuso y dependencia de sustancias psicoactivas especialmente alcohol y benzodiacepinas. entre ellas la esquizofrenia. aunque algunos pueden coexistir. que tiene su propio diagnóstico. 3. en el que la sintomatología no se limita al dolor. En los trastornos de somatización aparecen toda una serie de molestias y dolores que no son tan persistentes ni prevalecen tanto cobre las otras quejas. con una presentación bizarra en su distribución corporal y en sus cualidades descriptivas. atencionales y situacionales. Se ha encontrado la presencia de dolor hasta en 81% de los pacientes con trastorno de pánico ( Katon. cognoscitivas. Dispareunia. Si el dolor aparece exclusivamente en el trascurso de un trastorno de somatización no debe hacerse el diagnóstico adicional de trastorno por dolor. que habitualmente fluctúa en intensidad y es muy sensible a las influencias emocionales. 27 . El dolor adquiere el carácter de delirio. Los enfermos que padecen dolores orgánicos en los que no se ha llegado a un diagnóstico somático concreto pueden volverse temerosos o resentidos lo que puede dar lugar a demandas de atención.7 DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL Según la OMS Y CIE-10. las psicosis secundarias a trastorno orgánico cerebral y las diferentes formas de demencia. Normalmente el dolor es parte de una cohorte de síntomas psicóticos y rara vez es el síntoma único. diversas formas de psicosis pueden manifestarse con dolor. Debe hacerse diagnóstico diferencial con los siguientes trastornos: Dolor físico. el diagnostico diferencial se menciona tener en cuenta la elaboración histórica de un dolor de causa orgánica.

Si los factores psicológicos son predominantes el dolor puede mejorar con el tratamiento o tras suprimir los refuerzos externos. aunque a menudo produce una incapacidad total. la implicación en procesos judiciales. En la mayoría de los casos el diagnóstico es tardío y el paciente demanda atención psicológica cuando ya han transcurrido varios años desde el inicio del dolor. psicosis). pero no su característica principal. ansiedad.8 CURSO Y PRONÓSTICO El curso puede ser agudo o crónico. en los cuales se finge o se produce intencionadamente el dolor. donde el dolor puede ser parte del cuadro clínico.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Otros trastornos mentales (depresión. aquellos que consumen sustancias adictivas y aquellos que presentan una larga historia de dolor. Simulación y trastorno facticio. el segundo sin esta motivación. el primero para obtener un beneficio externo. También si existe un número elevado de áreas dolorosas y si existe mucha sintomatología médica añadida al dolor. El pronóstico varía. 3. Por lo general tienen peor pronóstico aquellos pacientes con problemas caracterológicos previos (pasividad marcada) al trastorno por dolor. Este dolor aparece de forma abrupta y se incrementa durante semanas o meses. 28 .

Madrid: Pirámide. por tanto. uno a uno. Evaluación psicológica en el dolor crónico Reumatol Clin. El acercamiento psicológico al dolor es adecuado en todo tipo de dolor crónico. evaluar todos y cada uno de esos factores. Partimos de la base que ningún factor por sí solo explica adecuadamente los casos de dolor crónico. Introduccions a la avaluacions psicológica. afectivos.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 4. La experiencia de dolor resulta de la interacción y la influencia de una amplia red de factores: fisiológicos. La evaluación es necesaria por diferentes aspectos2:  Entre un 30 y un 57% de los pacientes con dolor crónico presentan depresión (Banks et al.2 Supl 1: S44-9 1 29 . de ahí que su interacción procurará información útil y completa tanto en la explicación como en el tratamiento del dolor. cognitivos. conductuales. Aunque distintos entre sí.1996. genéticos. 1992. porque es obvio que en todo tipo de dolor tienen relevancia los aspectos psicológicos. 2 Castel-Bernal B et al. con independencia de la causa que dé origen al dolor o lo mantenga. Es preciso. hay percepción de dolor1. así como el peso o la importancia de cada factor. 2004). Sullivan et al.  Por la complejidad de la experiencia de dolor. La evaluación psicológica debería realizarse en todos los pacientes con dolor crónico. porque desde el momento en que hay dolor. y que las interacciones. 2004). 1992). varían con el tiempo. Se ha objetivado en algunos estudios que un 35% de los pacientes con dolor crónico tienen algún trastorno de ansiedad (McWilliams et al. EVALUACIÓN PSICOLÓGICA DEL DOLOR CRÓNICO El dolor se caracteriza por tres componentes básicos: el biológico. Estos factores no ejercen su influencia de forma independiente. sea cual fuere el origen de éste. laborales y culturales. el social y el psicológico que conforman los tres ejes fundamentales de la evaluación. se encuentran íntimamente relacionados. sino que interactúan entre ellos. Algunos estudios muestran cifras de hasta el 60% (Fishbain et al. 2006. Fernández Ballesteros R. Vol I y II.

Madrid: Harcourt. comórbida o consecuencia de la enfermedad de dolor). Evaluación psicológica y conductual. se subraya aún más la necesidad de mecanismos de evaluación que permitan una selección correcta de los pacientes y minimicen los fracasos terapéuticos.  Aclarar si el paciente es un candidato apropiado para un tratamiento determinado. Los objetivos fundamentales de una evaluación psicológica en el paciente con dolor crónico son3:  Definir las características psicológicas o el estado mental del paciente: psicopatología que presenta (previa. 429-48. 2001. es una experiencia subjetiva. Doherty DC. A esta preparación puede contribuir mucho la propia actitud del profesional que hace la derivación y sus explicaciones sobre la necesidad. Tratamiento práctico del dolor. El empleo de pruebas psicológicas antes y después del tratamiento para determinar sus efectos constituye otro objetivo.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil  Se trata de un proceso perceptivo. sujeta a cambios por manipulaciones psicológicas. 3. Dado el excesivo coste de las lesiones y las muertes relacionadas con el dolor y que este coste es cada vez mayor en el tratamiento del dolor por la expansión de los tratamientos intervencionistas y los dispositivos implantables. conveniencia u oportunidad de visitar al psicólogo. la evaluación psicológica de los pacientes con dolor crónico debe estar precedida de una cierta preparación. el dolor es una experiencia subjetiva que sólo es asequible a la propia persona. p. Por tanto.  Evaluar una intervención terapéutica. que pueden intervenir en este aspecto. El objetivo fundamental de la evaluación psicológica de los pacientes con dolor crónico es determinar el papel de los factores psicológicos y sociales en la experiencia de dolor. 3 30 . Doleys DM. Estrictamente hablando.a ed.

El grado de instrucción. Doherty DC. nivel de estudios.  Historia psicosocial y familiar Muchos patrones de conducta. así como preguntas sobre la historia infantil. Es el punto de partida del proceso de evaluación. Madrid: Harcourt. frecuencia. Es importante atender su demanda y no comenzar la entrevista preguntando por la psicopatología. Es más probable que los pacientes cuyos familiares han 4 Doleys DM. localización. Tratamiento práctico del dolor. más probable es que responda al tratamiento y que sea capaz de considerar alternativas. Es preciso considerar los siguientes parámetros básicos: por un lado. El paciente que acude a una consulta de psiquiatría y/o psicología para ser evaluado trae una queja: “su dolor”. el desarrollo psicomotor. por otro.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 4. relacionadas o no con la vida laboral. sexo. 31 . p. 429-48. cambios y con qué se relacionan dichos cambios4. la formación posterior y el entrenamiento laboral pueden proporcionar una medida de las capacidades transferibles. la historia en la adolescencia. Es importante también tener en cuenta el papel del “aprendizaje en la experiencia de dolor”. Evaluación psicológica y conductual.1 ASPECTOS IMPORTANTES A EVALUAR  Situación médica general: definición y caracterización del dolor La obtención de una breve historia médica es apropiada en una evaluación psicológica. Debemos escuchar y preguntar por su dolor. intensidad y duración del dolor y. La información sobre orden de nacimiento. 2001.  Variables sociodemográficas Éstas son edad. ocupación y antecedentes de los padres y la presencia de éstos durante la niñez puede proporcionar una idea general de la historia socioeconómica del paciente. 3. expectativas y actitudes se deben a experiencias tempranas e interacciones familiares. situación laboral actual. Cuanto mayores sean la flexibilidad.a ed. el número de hijos y el estado de salud. la adaptabilidad y la capacidad de aprendizaje de un individuo. características de personalidad. estado civil. la relación de pareja. entre otras. profesión.

que. respecto al nivel de funcionamiento es claramente perjudicial porque promueve la dependencia y la incapacidad. Los valores culturales. en la adquisición y el mantenimiento de ciertas conductas de dolor5. Ortiz Ruibal H. FMC. 6 WilsonK E. las normas. 2002. aunque es beneficioso en el plano emocional. implícitos o explícitos. El dolor crónico obliga a un difícil equilibrio. 3.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil experimentado problemas médicos tengan modelos de actuación en el dolor crónico y las estrategias de afrontamiento. p. influyen en la experiencia de dolor. en relación con las familias de los pacientes: no prestar atención y cuidados en respuesta a las manifestaciones de dolor y mantener un comportamiento positivo serían la clave para que al mismo tiempo disminuyan el dolor y la depresión sin fomentar la discapacidad6. 5 32 . El apoyo social.  Impacto global del dolor en el paciente Se debe recoger qué supone el dolor en cada enfermo.  Comunicación con la familia (conductas de dolor) Numerosas investigaciones han demostrado que el apoyo social con que cuenta una persona tiene una importante función protectora frente al estrés en general. Implicaciones psicológicas del dolor crónico. Rebolledo Carmona R. 332-46. pues lo que realmente nos interesa es el significado que el paciente atribuye al dolor y no tanto el dolor en sí mismo. 2001. Es importante valorar el riesgo de duelo y pérdida experimentados por el paciente. después de todo. Otros muchos trabajos indican también que el apoyo social sirve para amortiguar los efectos de la enfermedad crónica. Madrid: Harcourt.a ed. el aprendizaje por observación y las identificaciones con las figuras más significativas pueden influir. las reglas y demás usos sociales. El ambiente social. y de hecho influyen. son respuestas aprendidas. qué efectos tiene en un sujeto concreto. En: Tratamiento práctico del dolor.5:16-29. Aspectos psicológicos del dolor. Mingote Adán JC.

 Creencias del paciente sobre el dolor y su alivio Algunos pacientes tienen creencias erróneas en torno a su enfermedad por desconocimiento.10:122. ansiedad. Es necesario explorar este aspecto para detectar sentimientos relacionados con estas creencias.  Estado emocional: psicopatología Se evalúa las emociones asociadas al dolor crónico: tristeza. las actividades sociales: actividades de ocio que se realizan con amigos y familiares. irritabilidad. por la falta o. lo que se hace y se piensa para hacer frente al dolor es lo que realmente explica el funcionamiento de los pacientes. En este sentido la psicoeducación puede evitar sentimientos que se ponen de manifiesto. rabia. confusión. el funcionamiento autónomo: autocuidado personal y mantenimiento de una vida independiente. miedo. como depresión. las actividades que es capaz de desarrollar. exceso de información. Clin J Pain. ansiedad. El humor del paciente se puede evaluar durante la entrevista o mediante pruebas psicométricas. irritabilidad. y las actividades recreativas: actividades de recreo propiamente dichas sin que necesariamente supongan contacto social7. Tait RC. Los estados psicológicos anormales. etc. 33 . ira. 1994.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil  Repercusión del dolor en las actividades de la vida diaria La calidad de vida de una persona se puede cifrar en aquello que es capaz de hacer. en ocasiones. rabia. Hay que diferenciar las actividades físicas de las actividades funcionales. La evaluación debe incorporar un examen del estado mental. la memoria y la capacidad de concentración. frustración 7 Krause SJ. y destaca que la rehabilitación física se encamina a aumentar la actividad física del paciente y la rehabilitación funcional. agitación. impotencia. frustración. desesperanza. a normalizar el estilo de vida. miedo. El nivel de funcionamiento de los pacientes no se explica por la intensidad del dolor. Wiener RL. impotencia. Depression and pain behavior in patients with chronic pain. a veces innecesariamente. ira. En el estudio de las actividades funcionales de los pacientes con dolor crónico se han distinguido 4 grandes áreas: las tareas del hogar.

Díez MA. Los pacientes con historia personal o familiar de trastornos psicológicos o psiquiátricos tienen más probabilidad de desarrollar síntomas psicológicos en respuesta a la experiencia de dolor8. Un afrontamiento es efectivo cuando disminuye las consecuencias negativas del dolor y. Matías Polo J. Madrid: Harcourt. En: Tratamiento práctico del dolor. Montejo González AL. por tanto. Doleys DM. Esteve R. logra que el paciente se adapte mejor a su situación. 8 34 . Desde esta perspectiva teórica.  Estilo cognitivo y estrategias de afrontamiento El afrontamiento tiene que ver con todo lo que hace el sujeto para intentar manejar su situación. la más utilizada es la que diferencia entre las estrategias de afrontamiento centradas en la emoción y las centradas en el problema. p. Dolor crónico y ansiedad. 9 Ramírez Maestre C. De todas las clasificaciones. 2001.  Características de personalidad Algunas características propias del individuo influyen de forma importante en la experiencia de dolor y en las respuestas del paciente a éste. Neuroticismo. Dicha vulnerabilidad se determina en parte por los recursos de los que disponga el individuo para hacer frente a la situación9.5:13-8. y todo ello afecta a las consecuencias que el padecimiento del dolor tiene en la vida del paciente. 2001. Evaluación psicológica y conductual. afrontamiento y dolor crónico. es coherente esperar que la personalidad tenga una enorme influencia en la manera en que los individuos valoran y afrontan el dolor. 3. Es necesario también evaluar el estado de ansiedad en el paciente con dolor crónico.17:129-37. Doherty DC. Llorca Ramón G. 1996.a ed. Son muchas las estrategias de afrontamiento que los individuos ponen en marcha para intentar manejar una situación que ha sido valorada como estresante. An Psicol. López AE. Neurociencias. pueden contribuir a la percepción y la experiencia de dolor. 429-48.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil y confusión. Hay personas más vulnerables que otras a las consecuencias adversas del dolor.

p. inquietudes. las características del sujeto.  Situación legal. 2003. laboral. 10 Esteve Zaragoza R. la naturaleza del dolor y los factores situacionales10. litigio o no).  Intereses y las capacidades vocacionales del paciente Explorar intereses. recursos económicos del sujeto. Tanto las valoraciones como la utilización de una u otra estrategia de afrontamiento se determinan por las variables antecedentes. Málaga: Aljibe. actividades lúdicas sociales o no. trasmitiendo al paciente la importancia de mantener esos intereses personales activos. Ramírez Maestre C.  Capacidad del paciente para cumplir el tratamiento Explorar el grado de implicación del paciente en el tratamiento. valorar la capacidad del paciente para adherirse y cumplimentar adecuadamente el tratamiento. 35 . es decir. entre otros.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil El uso de estrategias de afrontamiento depende de la valoración previa que se haya realizado de la situación. económica y de incapacidad Evaluar la situación laboral. situación familiar. Hacer ante el dolor crónico. situación económica en el momento de la evaluación y previa a la evaluación (pérdidas económicas a consecuencia del dolor. 53-70. y según este parámetro y otros como el apoyo social. En: El desafío del dolor crónico. para intentar “rescatar” esa parte del sujeto.

los informes de dolor del paciente (expresiones observables de dolor y sufrimiento tales como cojear o la realización de ciertos movimientos protectores). Además de estas características esenciales. aunque el proceso de valoración del paciente con dolor crónico precise de este abordaje. Los procedimientos habitualmente utilizados son la entrevista clínica. éste no puede ser medido objetivamente. un problema fundamental en el conocimiento del dolor es que se trata de un estado (interno) subjetivo. los autorregistros y los cuestionarios.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 4. ha de ser comprensible. los autoinformes. ha de mostrase sensible a los efectos de los tratamientos y ha de disponer de normas estandarizadas (Miró. ha de ser multidisciplinaria. La información sobre las características del dolor suele obtenerse a partir de la información proporcionada por el propio paciente. Sin embargo. aunque todos sabemos qué es el dolor. Precisamente. su valoración requiere de la participación de diferentes disciplinas y por tanto.2 INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN Dado que el dolor presenta esta naturaleza compleja. 36 . 2003). 2003). No existe un termómetro de dolor que pueda determinar adecuadamente la cantidad de dolor que un individuo siente. La medición específica del dolor requiere de instrumentos que cumplan adecuadamente su cometido. Sin embargo. Incluso al considerar el daño tisular. “el diagnóstico del dolor no es una ciencia exacta. la medición específica del dolor es imprescindible dentro del conjunto de la valoración clínica del paciente. es imposible especificar la cantidad de dolor que se debería experimentar (Turk. Esto es. o debería estar experimentando. Sólo si estamos en disposición de inferir la cantidad de dolor presente a partir de indicios tales como la extensión del daño tisular. un instrumento específico para la evaluación de las personas con dolor ha de ocasionar los menos problemas posibles a los pacientes.

 Nivel en que el dolor afecta al sueño. Se deben tener en cuenta los siguientes datos:  Datos de filiación  Diagnóstico del síndrome de dolor.  Circunstancias en que se produzco el comienzo del dolor (traumatismo. etc.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Entrevista Es un proceso ininterrumpido de interacción. enfermedad. Es importante la narración del paciente: historiar el dolor (en qué momento de la biografía del paciente se pone de manifiesto el dolor). etc.).  Establecer relación de empeoramiento del dolor con supresión de algún tratamiento.  Características actuales del dolor. trabajo.  Tratamientos previos y actuales para el control del dolor (cirugía.  Año en que comenzó el dolor.  Fármacos que toma en el momento actual. intervención quirúrgica. psicoterapia. 37 . etc. cambios climáticos. accidente laboral. exceso de ejercicio físico.). intermitente o fugaz.  Relacionar mejorías del dolor con determinados tratamientos o situaciones vitales.  Profesionales a los que ha consultado por el dolor. fisioterapia.  Determinar qué elementos pueden influir en el dolor. diagnóstico y tratamiento. ya sea aumentando o disminuyendo éste.  Otros síntomas que acompañan al dolor.  Identificar el dolor como continuo. relaciones sexuales. apetito. un disgusto. Persigue 3 objetivos básicos: investigación. etc.

En el caso de pacientes que presentan daños cognitivos o de comunicación. 1982). Auoinformes Los autoinformes permiten cuantificar la impresión subjetiva del paciente. McGrath y Dubner. a los seis de la escala PPI (Melzack. la información de los cuidadores resulta un requisito imprescindible. 1975) o a los quince de la escala de Gracely. McGrath y Dubner (Gracely. Con estas escalas se solicita al paciente que elija la palabra o descripción que indique de forma más precisa la intensidad de su dolor.  Unidimensionales  Escalas categoriales. 38 . pudiendo abarcar desde cuatro descriptores. como la escala de Seymour (Seymour. El número de palabras que recogen estas escalas es muy variado. 1978). Podemos encontrar de dos tipos Unidimensionales y Multidimensionales. tales como la evaluación de su comportamiento en respuesta a las conductas de dolor del paciente.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil La entrevista a los cuidadores y miembros familiares aporta una valiosa información que puede contrastar y ampliar los datos aportados por el paciente en varios aspectos. Las escalas de categorías consisten en una serie de palabras o descripciones verbales dispuestas en orden creciente o decreciente de intensidad.

Este tipo de escalas suelen utilizar diferentes expresiones faciales indicativas de distintos grados de intensidad de dolor. en orden creciente de intensidad. 1988) Láminas de Caras de Dolor de Wong-Baker 39 .INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Ejemplo de Escalas Descriptiva Ningún dolor Un poco Bastante Mucho Sin dolor Leve Moderado Fuerte Muy fuerte Insoportable Extremadamente débil Muy débil Débil Muy suave Suave Muy moderado Ligeramente moderado Moderado Levemente fuerte Ligeramente intenso Fuerte Intenso Muy fuerte Muy intenso Extremadamente intenso Ejemplo de Escala de Mejoría Ninguna Ligera Moderada Buena Las escalas descriptivo-verbales también se utilizan para valorar el alivio del dolor obtenido con la terapia realizada (Miranda. 1992). Al igual que en las escalas descriptivo-verbales. habitualmente. Una alternativa a las escalas categoriales que emplean descriptores verbales. en las escalas faciales las figuras se encuentran dispuestas. como por ejemplo en la escala (Wong y Baker. son las escalas visuales o pictóricas.

Estas escalas suelen consistir en series de números (generalmente entre 0 y 10 o entre 0 y 100). Los pacientes marcan el lugar de la línea que mejor representa su dolor en el momento en que se les pregunta. Una gran mayoría de pacientes suelen entender este tipo de escalas y pueden ser aplicadas de forma oral o escrita. en que 0 representa ausencia de dolor y el extremo opuesto el máximo dolor posible. La escala visual-analógica (VAS en el acrónimo inglés y EVA en el acrónimo español) ofrece una mayor sensibilidad de medición que las escalas descriptivas y de ahí su gran difusión. Ejemplo Escala visual-analógica 40 .  Escala visual-analógica. El VAS es una línea horizontal de 10 centímetros en la que en uno de sus extremos se escribe la frase de “no dolor” y en el otro extremo “máximo dolor” o “el peor dolor imaginable”. 2001).INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil  Escalas numéricas. La estrategia más sencilla y más socorrida para evaluar la intensidad del dolor en el contexto clínico son las escalas numéricas (Chapman y Syrjala.

conocer los efectos del dolor en diferentes dimensiones del individuo (actividad general. El Cuestionario Breve del Dolor (BPI) (Daut. relaciones con otras personas. media y actual) y la segunda. trabajo habitual. mínima. el cuestionario consta de otras quince preguntas que evalúan el nivel de alivio que el tratamiento para el dolor proporciona al paciente. sueño y disfrute de la vida). El Cuestionario de Dolor de McGill (MPQ) (Melzack. formada por siete preguntas. 2001). capacidad para caminar. nos permite determinar cuatro niveles de intensidad del dolor (máxima. Cuestionario Breve del Dolor. 2) Afectiva: que describe el dolor en términos de tensión. se hallan incluidos en cuatro dimensiones: 1) Sensorial: que describe el dolor en términos de sus propiedades temporales. 11 Annexo 1 41 .INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil  Multidimensionales Cuestionario de Dolor de McGill. 1983) es un cuestionario que tiene especial utilidad en pacientes oncológicos. 1975) es el primer cuestionario que fue específicamente diseñado para el estudio del dolor y está conceptualmente vinculado a la teoría de la compuerta formulada por Ronald Melzack y Patrick Wall (Melzack y Wall. de brillo y matidez. Además de las dos dimensiones reseñadas. 3) Evaluativa: que describe el dolor en términos de la valoración global que se realiza de la experiencia de dolor. Cleeland y Flanery. La prueba está constituida por dos dimensiones básicas: la intensidad del dolor y la interferencia del dolor en las actividades diarias del paciente. estado de ánimo. 4) Miscelánea: que incluye determinados adjetivos específicos. de presión. 1965). generalmente poco utilizados por los pacientes y más propios de ciertos cuadros de dolor11. la localización y descripción de las causas del dolor. térmicas. reacciones neurovegetativas y manifestaciones de temor y castigo. También se ha empleado con otras muestras clínicas (Chapman y Syrjala. La primera. entre los que va aumentando su utilización como método de evaluación estandarizada. los cuáles. La prueba está formada por 78 adjetivos distribuidos en veinte grupos. formada por cuatro ítems. espaciales.

la sección III evalúa la participación del paciente en diferentes actividades y está compuesta por 18 preguntas agrupadas en 4 factores: a) tareas domésticas. 1985) es un instrumento multidimensional específicamente diseñado para la evaluación de variables psicosociales relevantes asociadas al dolor crónico. Seijo Fernández. b) apoyo social percibido. poder personal y competencia) y e) malestar afectivo (depresión. influencia del dolor sobre el reposo nocturno. Índice de Lattinen. d) autocontrol percibido sobre la propia vida (habilidad para resolver problemas. consumo de analgésicos. El inventario consta de tres secciones. b) trabajos de jardinería y bricolaje. b) respuestas solícitas y c) respuestas distractoras. 2003). Por último.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Inventario Multidimensional del Dolor de West Haven-Yale. frecuencia de presentación. 1997) conjuga varios parámetros: intensidad subjetiva del dolor. irritabilidad y tensión). La valoración se obtiene por la suma de la puntuación asignada a cada uno de 42 . En su construcción se partió de dos supuestos: considerar al dolor como una compleja experiencia subjetiva y tomar como base teórica para su estudio la perspectiva cognitivo-conductual. Consta de cinco factores: a) interferencia del dolor sobre la vida y ausencia de satisfacción con el presente nivel de funcionamiento. Recientemente se ha realizado una ampliación de la 47 prueba original que ha mejorado la fiabilidad de alguna de las escalas (Miró. c) actividades fuera del hogar y d) actividades sociales. El test de latineen (Pallarés Delgado de Molina. c) severidad del dolor y sufrimiento. La sección I está formada por 20 preguntas y tiene por objetivo evaluar la intensidad del dolor y su impacto sobre diversos aspectos de la vida del paciente. La combinación de estos cuatro factores permite obtener un nivel general de actividad del paciente. La sección II evalúa la percepción del paciente sobre las respuestas de los allegados a sus conductas de dolor y está compuesta por 14 preguntas agrupadas en tres factores: a) respuestas de castigo. discapacidad causada por el dolor. Turk y Rudy. Canós Verdecho y Camba Rodríguez. El Inventario Multidimensional del Dolor de West Haven-Yale (WHYMPI) (Kerns.

que hace uso de una escala donde se asigna un descriptor o número. 2000). Palangio y cols. Es una escala muy utilizada en las clínicas del dolor de nuestro país. Esta calificación nunca mide el dolor con exactitud. entre otros. la realización de una actividad o ante situaciones estresantes. b) es una medida de papel y lápiz y es difícil para pacientes con lesiones cerebrales o medulares. Bergh y cols. c) es más compleja su comprensión que las categoriales. 43 . Owen y cols. 2002). 2000) y fiabilidad test-retest (ej. además son sensibles a los cambios en las terapéuticas (ej. disestesias) y emociones (ej. La puntuación máxima es de 20 puntos. La forma más común de medir el dolor consta de una única pregunta en la que se pide a los pacientes que aporten una valoración en una escala que puede ser visual-analógica (VAS) o categórica. por lo que son menos sensibles a los cambios. las VAS presentan algunas dificultades: a) lleva más tiempo extraer la puntuación que en las categoriales. No obstante. Jensen. 1999). Las VAS han mostrado sensibilidad para detectar el cambio en el dolor tras recibir un tratamiento (ej. como separar el dolor de sensaciones somáticas concomitantes (ej. no significa que éste no esté presente. tiene el problema de establecer pocos niveles. presentan buenos niveles de validez (ej. Las escalas numéricas con muchos niveles de respuesta permiten la detección de pequeñas variaciones en niveles de dolor. Lo que requiere de un entrenamiento previo.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil los cinco grupos de cuatro preguntas. Por otra parte. parestesias. Fischer y cols.. Escalas visuales analógicas y categoriales La medición del dolor es el producto de una introspección selectiva. síntomas de ansiedad o depresión). y presentan buena fiabilidad test-retest (ej. Las escalas verbales. es complejo para el paciente distinguir el dolor durante el descanso. ya sea verbal o numérica. 2002). Chen y Brugger. Asimismo. Una ventaja es que se puede administrar oralmente y es más adecuado en pacientes con dificultades motoras. Es difícil para el paciente asignar números discretos a lo que es una experiencia dinámica. no comunicar o calificar el dolor.

cambiando los extremos (ej. La tecnología electrónica ha obviado algunos de los problemas de imprecisión o la no cumplimentación del registro en los intervalos temporales prescritos (Gendreau y cols. 44 . determinando su patrón temporal habitual. Esto tiene de por sí carácter terapéutico. mediante el auto-registro. Finalidad terapéutica.. y aporta mayor validez ecológica. 2003).INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Las respuestas afectivas o el nivel de malestar emocional. Comprobar la eficacia de los tratamientos introducidos. permite evaluar el dolor en momentos y situaciones variables. El autorregistro supone para el paciente una labor de autoobservación que generalmente no realiza. Es muy importante evaluar la frecuencia y duración del dolor a lo largo de días o semanas. inmediatamente o poco después de que este haya ocurrido. Además. Recoger la información tal y como sucede en su ocurrencia normal. El auto-registro tiene la ventaja de no estar sometido al recuerdo y sesgos retrospectivos. muy sensible a la variación del patrón de la conducta observada. se puede medir con estas mismas escalas VAS o categoriales. Es una medida de control de fácil aplicación. ya que se ha comprobado que el hecho de observar y registrar la propia conducta supone cambios en el patrón de la misma. siguiendo las indicaciones propuestas por el terapeuta. actividades o momentos está presente el dolor. Durante varios días sucesivos el paciente va anotando en una hoja de registro. Con ello se consigue el establecimiento de la línea base de la conducta. 3. las características del fenómeno a tratar. 2. previamente diseñada por el psicólogo. Auto-registro La diferencia fundamental con los anteriores procedimientos es que aquí es el propio paciente quien registra la conducta a observar. lo cual ofrece la oportunidad de observar cuándo y en qué situaciones. De "no siento molestias" a "siento la sensación de mayor malestar que puedo imaginar"). aumenta o disminuye (Jensen y Karoly. El objetivo de los autorregistros es: 1. 2001).

3. 3. La cartilla deberá rellenarse cada noche al acostarse. Goldstein): 1. Habitualmente se emplea durante los primeros quince días para obtener la línea base de la conducta y luego con la frecuencia necesaria según se crea oportuno. etc. El Diario de Dolor proporciona información continuada sobre la evolución temporal de la intensidad del dolor. También suele anotarse en una columna adyacente si hubo algún tipo de acontecimiento especial o de actividad que aumentase o disminuyese la intensidad del dolor en esos momentos. Las desventajas son: 1. El sujeto ha de anotar diariamente (de ahí su nombre) cómo ha ido evolucionando su dolor a lo largo del día. duración del dolor. su intensidad en distintos momentos (por ejemplo: al levantarse. Desmoralización en caso de empeoramiento progresivo (refuerzo negativo). puntuando. La cartilla de autodescripción diaria del dolor. ideada por Pozzi et al. El paciente se centra en el síntoma dolor (refuerzo negativo). por el propio paciente. a medio día.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil En la evaluación del dolor crónico los procedimientos de autorregistro más utilizados son el Diario de Dolor y el Indicador del Patrón de Actividad. por ejemplo. automedicados) y horas de sueño. Valora rápidamente la sintomatología del paciente. los analfabetos. en 1979. Información diaria del síntoma dolor. a media mañana. Participación del paciente. Las ventajas son numerosas (Stein. del 1 al 10. pretende hacer una valoración diaria de la intensidad. Uso de datos para la experimentación clínica. 4. Dificultad para rellenarla cartilla. 2. de forma que autorregula su conducta (refuerzo positivo). Gratificación en caso de mejoría (refuerzo positivo). 45 . sintiéndose más controlado. 5. 2. minusválidos. a media tarde y al acostarse). consumo de analgésicos (analgésicos no prescritos.

aquellos que exploran de indicadores psicopatológicos. Se pueden emplear métodos estructurados o no estructurados en varias situaciones (ej. las conversaciones mantenidas respecto al dolor. las interacciones o los desplazamientos.). Observación Las conductas de dolor abarcan las expresiones faciales o verbales de malestar.. Cuestionarios Los cuestionarios más empleados en la evaluación del dolor se pueden tipificar en aquellos que son propios del dolor. etc.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil El Indicador del Patrón de Actividad fue introducido en el estudio del dolor crónico por Fordyce. posturas desadaptadas. 46 . la funcionalidad y calidad de vida y. También. etc. El valor terapéutico del indicador del patrón de actividad es bastante elevado. pasando por el ejercicio físico. por último. la toma de medicación. agrupados en torno a 16 categorías de actividades.. que en múltiples casos se ven seriamente afectadas por la presencia de la enfermedad.). que van desde el cuidado personal o el cuidado de la casa hasta las actividades sociales y de ocio. signos de afectividad negativa y evitación de la actividad (Hadjistavropoulos y Craig 2002). fibromialgia. la deambulación. sala de espera. Existen instrumentos estandarizados tales como UAB Pain Behavior Scale (Richards y cols. 1991). mientras están siendo entrevistados. cefaleas. Es una forma concreta de autorregistro destinada a recoger información sobre las actividades habituales del sujeto. Fordyce propone un autorregistro de 64 ítems. es bastante frecuente encontrar autorresgistros destinados a obtener información sobre otras conductas de dolor. durante una serie de tareas físicas determinadas. 1982) o el PBCL Pain Behavior Checklist (Kerns y cols. artrosis. tales como el número de quejas verbales. los que miden el afrontamiento. etc. No citaremos los cuestionarios propios para cada síndrome doloroso específico (lumbalgia.

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Genéricos del dolor En la siguiente tabla se exponen los cuestionarios generales del dolor de mayor aplicación. 47 .

que permite comparar pacientes de dolor con distintas condiciones. la calidad de vida de modo genérico puede llevarse a cabo mediante el SF-36 (Ware and Sherbourne. 2005) recomienda que cuando no exista una medida específica bien establecida. que incluye síntomas de depresión. ira e irritabilidad. Asimismo. versión española de Alonso y cols. Es 48 . Indicadores psicopatológicos El dolor está asociado a malestar emocional significativo.. o trastornos psicopatológicos.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Estrategias de afrontamiento ante el dolor Algunos de los instrumentos más referenciados en la literatura en España son los siguientes: Funcionamiento físico y calidad de vida del dolor El grupo IMMPACT (Dworkin y cols. que es muy útil. Ramírez y Valdivia (2003) han desarrollado el Inventario de Deterioro y Funcionamiento Diario para pacientes con dolor crónico. se emplee la escala de interferencia del MPI o los ítems de interferencia del BPI. 1992. ansiedad. 1995).

versión española de Aguilar y cols. 2001). versión española Vázquez y Sanz (2000). familiares. Beck y cols 1988. 1979) y el Inventario de Ansiedad Beck (Beck Anxiety Inventory. BHS. los registros psicofisiológicos pueden ser útiles para valorar la pertinencia de determinados tratamientos. Beck y cols. tasa cardiaca o alteraciones en la tensión muscular detectan su presencia (véase los textos de psicofisiología de Andreassi. 2007. amigos o personas del trabajo. tales como el biofeedback. Beck y cols. SSI. que en determinados pacientes explican la etiopatogenia del dolor. 2007) e indican el nivel de activación ante el dolor. 1974. Ohayon. MINI) (Ferrando y cols.. Por último. del mismo modo. revelan la existencia de factores psicofisiológicos y estereotipias de respuesta al estrés. o predecir la generalización. 1998). BAI. Evaluación psicofisiológica del dolor La evaluación psicofisiológica es muy útil en el dolor tanto agudo como crónico (véase Flor. Escala de Ideación Suicida (Scale for Suicide Ideation. Del mismo modo. debido a que muchos de sus síntomas son consecuencia del propio dolor o del tratamiento médico (Gallagher y Verma. o al menos él o ella lo sientan así. 2004). 1995). transferencia y eficacia de las intervenciones. la ansiedad presente en el enfermo de dolor crónico puede aumentar la tensión muscular y la activación fisiológica que a su vez retroalimenta el dolor. Escala de Desesperanza de Beck (Beck Hopelessness Scale. y Schatzberg 2003). versión española de Sanz y Navarro. Existe una fuerte asociación entre dolor y depresión (Arnow y cols 2006. Las respuestas psicofisiológicas tales como conductancia de la piel. La evaluación de la depresión en pacientes de dolor crónico es un desafío. Una evaluación rápida de posibles diagnósticos psicopatológicos se puede obtener a través del MINI Entrevista Neuropsiquiátrica Internacional (MINI International Neuropsychiatric Interview. 49 . Cacioppo y cols.. Los cuestionarios más empleados para medir estas dimensiones emocionales son las siguientes: Inventario de Depresión de BECK (BDI) (Beck y cols 1979. 2003).INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil frecuente que cuando los hallazgos físicos que explican el dolor no estén del todo esclarecidos o que el paciente no responda al tratamiento se le etiquete o culpe de magnificar las quejas por sus médicos.

y las cogniciones y pensamientos. 2005). médica y psicológica. Linton y Pransky. Feuerstein. la atención del dolor crónico implica necesariamente la intervención farmacológica. 50 . Peng. 2006). pueden afectar el grado de deterioro físico y emocional asociado a la condición dolorosa (Sullivan. 2007). 2004). La intervención irá dirigida a: los componentes psicológicos del problema del dolor. Estas técnicas proceden de un enfoque en el que se asume que la interpretación. donde están involucrados diferentes especialistas.. las bases psicoficiológicas del dolor. así como el nivel de funcionamiento autonómico que presenta este tipo de pacientes (Gatchel y cols. conductuales (motores) y subjetivos (verbales-afectivos). De acuerdo con el modelo biopsicosocial (Gatchel. lo que ha conducido al desarrollo de técnicas específicas de intervención –principalmente cognitivo conductuales–. 2007). La terapia psicológica se basa en la evidencia científica existente acerca del importante papel que los pensamientos y emociones desempeñan en la instalación y permanencia de la experiencia crónica. Gatchel. llegándose incluso en algunas ocasiones a la intervención quirúrgica. en la cual pueden subyacer o no componentes patológicos (en el sentido de un cambio estructural). el dolor es una respuesta formada por componentes neurofisiológicos. debido a su multicausalidad.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 5. evaluación y creencias sobre la condición de salud. que cuando se insertan en programas de atención multidisciplinaria ofrecen al paciente una mayor oportunidad de alivio a su sufrimiento e incapacidad (Gatchel y Okifuji. Peters. Por lo tanto. principalmente cuando se implanta en un programa de atención multidisciplinaria. así como los repertorios de enfrentamiento que el individuo posee para manejar tanto el dolor como la incapacidad. pero que siempre tiene antecedentes y consecuentes fisiológicos (Flor y Hermann. INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL DOLOR CRÓNICO La intervención psicológica en el dolor crónico ha demostrado gran efectividad. Fuchs y Turk.

acupuntura. se distinguen de las anteriores por su carácter no multidisciplinar. que alcanzan el mayor nivel organizacional.). que trabajan de forma coordinada en la intervención. 51 . es la teoría del estrés de Lazarus y Folkman. que incluye cualquier conducta dirigida a reducir o eliminar el estrés. cómo el paciente siente el dolor.1 DONDE PODEMOS INTERVENIR La IASP distingue cuatro tipos de centros especializados en la intervención sobre el dolor: Los centros multidisciplinares del dolor. psicológicos etc. Esto ocurre cuando la persona juzga el grado en que una situación resulta amenazante en comparación a los recursos de que dispone y el afrontamiento. Clínicas orientadas a una modalidad terapéutica ( TENS. también ambulatoria y hospitalaria. Estos autores formulan un modelo basado en procesos. y que le hace hacer. cómo le motiva.J Cano García. la docencia y la asistencia.).( L. centrando la intervención en aspectos concretos o parciales del síndrome( médicos. de manera que una situación se convierte en estresante cuando desborda la capacidad percibida del sujeto de hacerle frente. Rodriguez Franco y F. y en algunas de ellas se realizan también tareas de investigación. se distinguen en de la anterior en que su actividad es asistencial. por tanto. trabajadores sociales etc. orientadores vocacionales. y están integrados por múltiples profesionales( médicos. Debemos realizar.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Una de las perspectivas psicológicas para dirigir el abordaje psicológico del dolor crónico. Clínicas multidisciplinares del dolor. Clínicas del dolor. 2001) 5. biofeedback). fisioterapeutas. terapeutas ocupacionales. bloqueos nerviosos. psicólogos. tanto ambulatoria como hospitalaria. cómo le emociona. cómo lo piensa.

ya que el objetivo de la psicoeducación es resolver dudas sobre la enfermedad. Es necesaria la intervención en atención primaria . de la enfermedad. los profesionales de este sector demandan una formación que muchas veces lamentan no haber recibido. En otros países como Canadá ( Universidad Mc Gill) se llevan a cavo programas psicoeducativos comunitarios para el manejo del dolor. por lo que resulta fundamental ofrecerle una información clara y precisa sobre los síntomas que pueden aparecer. Esto también facilita el cumplimiento del tratamiento.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Según la IASP en cualquier centro debe garantizarse la intervención psicológica con la presencia de un profesional. La ventaja de esta intervención es que suele ser bastante breve. suelen aparecerle muchas dudas y preocupaciones al respecto. Al diagnosticar a un paciente una enfermedad. para la cual. También es importante para la familia. Además puede tener un formato grupal. sistematizada y focalizada en los temas que se han identificado como relevantes. 5. que alivian la sobrecarga de las unidades de dolor. de manera que disminuye la incertidumbre y el malestar.2 TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN Las intervenciones psicológicas empleadas con más frecuencias son: Psicoeducación La psicoeducación consiste en facilitar información al paciente acerca de sus síntomas. los tratamientos. así como una mejor coordinación con las unidades de dolor. efectuados por profesionales de infernaría. tratamientos etc. Que el paciente disponga de esta información. lo que maximiza los recursos asistenciales. síntomas o tratamiento. le ayuda a tener sensación de control sobre lo que está pasando o se espera que suceda. de forma que se puede realizar un protocolo relativamente estable en función de la problemática concreta. cambios que pueden aparecer en esos síntomas etc. 52 .

Por otro lado. determinados cambios fisiológicos a través de una señal visual/auditiva. Existen diferentes formas de biofeedback. Es importante que esta técnica forme parte de una intervención más global. constante y precisa.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil Tratamiento de retroalimentación ( biofeedback) El objetivo de las técnicas de retroalimentación es ayudar a las personas a desarrollar un mayor conocimiento y control voluntario sobre diferentes procesos psicofisiologicos que normalmente están fuera de la consciencia. así como de su capacidad para influir en él. y el de regulación del latido de la arteria temporal. Dado que el estrés y la ansiedad disminuyen el umbral de dolor. la realidad virtual “ competiría” con la información relativa al dolor . es que cuando se produce un cambio. como las cefaleas. Por un lado en determinadas situaciones de dolor. Con todo ello. y dado que los recursos cognitivos de una persona son limitados. Las técnicas de distracción han sido utilizadas durante años para lograr aliviar el dolor. sin la necesidad de ningún instrumento ni aparto electrónico. Realidad virtual Esta técnica de reciente utilización. se usa como técnica de distracción en la que la persona se sumerge en un mundo “ artificial”. se pretende que la persona pueda controlar estos procesos psicofisiologicos de forma voluntaria. informa a la persona por una señal auditiva. Para ello se utilizan diferentes equipos electrónicos que van revelando de forma inmediata. En un primer momento esta técnica no se desarrolló para el tratamiento del dolor. En este sentido se utilizarán las técnicas de biofeedback para lograr respuesta de relajación. el empleo de esta técnica está relacionado con la respuesta de relajación. algunos autores afirman que con esta técnica los pacientes llegan a ser más conscientes de su aportación en la sensación del dolor. el de regulación térmica. pero existen argumentos a favor de su utilización en condiciones de dolor. Dado que la experiencia del dolor requiere un procesamiento consciente de la información. la relajación estaría relacionada con una disminución de la intensidad del dolor. como el electromiogràfico. para evitar centrarse en la experiencia del dolor. el electroencefalografico. Por último. de manera que al prestar 53 . Lo que sucede. en acaparar la atención.

1982) la eficacia de la relajación en síndromes de dolor distintos de las cefaleas y aunque recogió diversa evidencia a favor de su utilidad. la reducción de algunas actividades fisiológicas concretas que pudieran perpetuar o incrementar el dolor.. Hoffman y colaboradores ( 2001) han estudiado la utilidad de la Realdad Virtual en pacientes con quemaduras graves. Hay. Su acción produciría. la percepción del estimulo también sería menor. Comeche y Vallejo. también. de forma genérica. Estos efectos podrían. de un componente educativo (psicoeducativo). por tanto. Relajación El entrenamiento en relajación es un elemento terapéutico frecuente en el tratamiento del dolor. los estudios revisados no tenían. una reducción de un determinado tipo de actividad fisiológica: la musculoesqueletal. 1997). producir una disminución de la ansiedad y. en muchos casos unos requisitos metodológicos mínimos que permitieran sustentan la utilidad de la relajación (Roelofs y cols. 2003). como se ha comentado en otro lugar (Díaz. uno de adquisición de habilidades y otra de puesta a prueba de 54 . 1983). junto a otras técnicas como estrategias de afrontamiento. 2002).INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil menos atención al estimulo doloroso. más de una intervención multicomponente que estrictamente cognitiva. Intervenciones Cognitivas Las intervenciones cognitivas en el tratamiento del dolor tienen su origen en la aplicación de la técnica de inoculación de estrés al tratamiento del dolor crónico (Turk y cols.. en ocasiones. El uso de la relajación no tiene un efecto directo sobre el control del dolor. Se trata. no obstante. Linton revisó en 1982 (Linton. según fases. Revisiones posteriores han reiterado la escasa potencia terapéutica de la relajación (McQuay y cols. Dicha técnica incluye. formando parte de programas multicomponente. así como una disminución de la actividad adrenérgica y un aumento de la actividad parasimpática. en principio. según la teoría de la inoculación de estrés. generalmente asociado a otras técnicas y. dos excepciones a estos déficit de la relajación y son el tratamiento de las cefaleas y el uso de la relajación.

musculoesqueletal. caso de la relajación. del afrontamiento del dolor. el tratamiento estándar o la mera atención. u otros procedimientos que hacen uso de sugestiones. Sin embargo. sino modificar el contexto en que es percibido (Vallejo. la 55 . 2004. Han tenido un interés mayor en relación con la evaluación (Asghari y Nicholas. Cabe notar que este procedimiento es un ejercicio de exposición al dolor y de aceptación de éste. Hoy día puede señalarse (Patterson y Jensen. Cano y Rodríguez.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil dichas habilidades. Otras técnicas y procedimientos terapéuticos quedarían dentro del amplio y heterogéneo. Entre los componentes más propiamente cognitivos caben resaltar dos: el uso de autoinstrucciones y las técnicas imaginativas que afectan al contexto en que aparece el dolor. 1982) ponían de manifiesto la escasa existencia de estudios controlados que permitieran valorar la eficacia de la técnica. Con respecto a las auto-instrucciones éstas han sido escasamente estudiadas como tratamiento del dolor. y sobre todo. en relación con dos procedimientos que se utilizan en el tratamiento del dolor y que se enmarca en la terapia de exposición y en la terapia de aceptación y compromiso. la hipnosis frecuentemente no obtiene mejores resultados que ellos. Estas últimas tienen la particularidad de no luchar contra el dolor percibido. 2004). En consecuencia. Debemos valorar cuales y cuantas estrategias de afrontamiento en marcha.. cuando es confrontada con la ausencia de tratamiento. 2002) y . etc. el entrenamiento autógeno. si el grado de eficacia resultante le hace aprender nuevas estrategias o consolidar las que emplea Hipnosis En el caso del dolor crónico. cuando es comparada con tratamientos con los que comparte algunos componentes. Tomaremos como técnicas más específicamente cognitivas el uso de autoinstrucciones y de la imaginación. la flexibilidad a la hora de utilizarlas . valoración e incluso con el desarrollo de cuestionarios de afrontamiento (Rodríguez. incluyendo también procedimientos conductuales. las revisiones iniciales (Turner y Chapman. 2001). 2003) que la hipnosis es en general efectiva en el tratamiento de diversos tipos de dolor (cefaleas. Es un programa para identificar y probar diversas estrategias de afrontamiento. dolor oncológico.). Cano y Blanco.

Recuperar la dirección de las propias actividades es el resultado de esa decisión de seguir haciendo cosas a pesar del dolor. 2003). la actividades de dolor: conductas de queja e incapacidad.. por el contrario. hacer indicaciones terapéuticas sustentadas en datos (Milling y cols. laborales y legales por el dolor está directamente relacionada con el aumento del dolor y la disminución de la eficacia de los tratamientos. (Rohling y cols. La multiplicidad de factores e interacciones entre estos tratamientos no permite. que la obtención de beneficios sociales. Intervenciones Conductuales Las intervenciones conductuales parten. al menos teóricamente. El 56 . aunque no desaparece. sociales y familiares que tiene (Fordyce. Paradójicamente.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil elección de la hipnosis debe hacerse en función de otras variables no suficientemente bien estudiadas hoy día. Hoy día cabe señalar como imprescindible el que paciente se ocupe de recuperar su nivel de actividad ordinario en la medida en que sea posible. pero sí otras en otros momentos. Fordyce (Fordyce. Los programas de W. su familia e incluso del personal sanitario. como en otro tipo de condiciones no dolorosas. Este acercamiento ha dado buenos resultados en la lumbalgia. 1995). Con independencia del análisis y estudio de cada caso hay que señalar. o en contra de las predicciones del paciente. a los pacientes no sólo no les aumenta el dolor al incrementar la actividad sino que disminuye. como por ejemplo la menor duración del tratamiento. utilizando programas graduales al respecto. en suma aquellos comportamientos característicos de la persona con dolor. Se dirigen a que la persona recupere y mantenga sus actividades ordinarias. 1978) fueron los pioneros en tomar este punto de vista y aplicar procedimientos de corte conductual dirigidos a la reducción o eliminación de las conductas de dolor y a la restauración de las actividades habituales. evitadas a causa del dolor. de no enfrentarse ni atender directamente al dolor. etc.. pueden no estar en condiciones en determinados momentos de hacer alguna cosas. según el meta-análisis de Rohling y cols. por las implicaciones personales. su mejor accesibilidad. con independencia del dolor y combatiendo. a día de hoy. Ciertamente las personas con dolor. 1995).

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil tratamiento ha conjugado una disminución de la incapacidad con una reducción del dolor (Guzman y cols. 1999). Es por ello. el papel de psicólogo ha tenido muchas importancia en el tratamiento del dolor crónico. incluir los recursos que han demostrado ser eficaces en el tratamiento del dolor.3 TRATAMIENTO PSICOLÓGICO El tratamiento del dolor es un Derecho Humano Fundamental reconocido por la Comisión Permanente de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas y por la Organización Mundial de la Salud y ha sido respaldado por asociaciones y sociedades científicas a nivel mundial. cognitivos y emocionales y permiten. ya que. lo que viene a confirmar la capacidad del modelo conductual en este ámbito de intervención (Jollife y Nicholas. de ese modo. la necesaria supervisión y ayuda para este esfuerzo hace que los pacientes rechacen el tratamiento. Se componen de elementos conductuales. La cantidad de tareas que debe llevar a cabo. el número de cambios que debe hacer en su forma de vida.. Desde los inicios. le abandonen o se presente una alta tasa de recaídas. que el tratamiento del dolor debería recibir la importancia y relevancia que legítimamente merece y ser una obligación de la sociedad el garantizarlo. en un sentido amplio. El principal problema de los programas multicomponente es su complejidad en términos de duración y de exigencia al paciente. dirigidos a los cambios fisiológicos que pueden originar o mantener el dolor. 2004). a diversas técnicas de afrontamiento. el impacto que el padecimiento de un 57 . 2001). En ellos pueden encontrarse desde técnicas de relajación y biofeedback. 5. Programas multicomponente Los programas multicomponente o también denominados multidisciplinarios son los más habitualmente utilizados en la clínica. Es importante por tanto un buen tratamiento psicológico adaptado al paciente. posiblemente debido a que el tratamiento no ha sido seguido convenientemente (Rickmond y Carmmody.

adaptar a cada caso individual y generalizar a otros ámbitos lo aprendido en el grupo. les ayuda a aprender a comunicarse y ampliar su red social. reorientando las actitudes erróneas del sujeto en una dirección constructiva. y puede resultar el núcleo del que surjan nuevas amistades y actividades de ocio.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil síndrome de dolor tiene sobre la persona y su entorno .    Atender las dificultades de la familia y asesorarla respecto al cuidado e interacción con el enfermo. La terapia individual simultánea resulta. facilitando una reconceptualización de su vivencia más adaptativa. El trabajo de grupo permite un considerable ahorro de tiempo tanto en aspectos psicoeducativos como en el aprendizaje de técnicas y procedimientos. y proporcionando habilidades de las que puede carecer o bien modificando las conductas inadecuadas. en efecto. Entre los objetivos de dicha intervención hay 58 . y no como una estrategia cuando la medicina falla o cuando el origen del dolor se considera de causa psicológica. donde se genera un efecto sinérgico de las distintas técnicas terapéuticas (Vallejo. El abordaje debe ser tanto individual como grupal. 2005). 2005). En general. Modificar la forma en que el sujeto valora la situación. La atención psicológica debe considerarse como una parte integrada en el tratamiento de estos pacientes. lo que permitirá una mayor cobertura terapéutica y que supondrá una ayuda importante de cara a la consecución del objetivo asistencial. necesaria para asimilar. El grupo. puede ayudar a su agravamiento y a incapacitar aún más a quien lo padece(Vallejo. Y todo ello dentro de un marco de atención integral individualizado al paciente (como así defienden las instituciones médicas internacionales más relevantes en el estudio y tratamiento del dolor). no obstante. Modificar las conductas que puedan interferir en el beneficio terapéutico del paciente con dolor crónico. entre los objetivos terapéuticos en el tratamiento del dolor crónico desde el ámbito de la psicología se incluye:  Facilitar el manejo de la activación fisiológica o el nivel de tensión relacionada con el dolor.

que es la opción psicoterapéutica de elección para estos trastornos (Field y Swarm.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil que resaltar el alivio de dolor como objetivo. por tanto. aspectos que delimitan la calidad de vida del usuario al que atendemos en los Centros de Salud. 2005). Esto 59 . una persona puede evitar hacer actividades regulares por temor a una lesión mayor o aumentar el dolor. una mejor y mayor calidad de vida. ha aportado resultados que avalan su utilidad en el dolor crónico en general y en la fibromialgia en particular. los objetivos del tratamiento CC se dirigen principalmente a reemplazar los esquemas desadaptativos de pensamientos y emociones que el paciente tiene respecto a su condición por unos más positivos. en comparación con quienes no reciben tales tratamientos (Linton y Nordin. que es también un tipo de terapia de conducta y por tanto que forma parte de la TCC. pág. Por ejemplo. 2007).( Vallejo. Y así se refleja en los equipos asistenciales especializados (Unidades del Dolor). cuando el dolor persiste en el tiempo. pero también la rehabilitación física y la adaptación. Turk. Acordes con el modelo biopsicosocial del dolor (Gatchel y cols. conviene mencionar que en los últimos años la terapia de aceptación y compromiso. los objetivos del tratamiento cognitivo conductual (CC) se dirigen principalmente a reemplazar los esquemas desadaptativos de pensamientos y emociones que el paciente tiene respecto a su condición por unos más positivos. 2008. 2006. Los factores psicológicos tales como estado de ánimo.. 2004). 2007). que exigen la necesaria participación de la psicología en estos equipos terapéuticos. un menor tiempo de recuperación y utilización de medicamentos y el logro de un mejor estado de salud general. Los principales beneficios de la TCC se relacionan con una reducción significativa del dolor. La Teoría Cognitivo Conductual ( TCC) es el tratamiento psicológico que más estudios científicos aporta sobre el dolor crónico. Además. el ajuste psicológico y la normalización de la vida diaria. las creencias sobre el dolor y el estilo de afrontamiento se han encontrado para desempeñar un papel importante en el ajuste de un individuo para el dolor crónico.. 97). Hay que señalar. Según el modelo biopsicosocial del dolor (Gatchel y cols.

La mayoría de las personas que denuncian el dolor son realmente experimentar. Esto puede contribuir a la creencia de que uno está deshabilitado. Estos tipos de pensamientos. actividades sociales o pasatiempos. la persona puede desarrollar creencias negativas sobre su experiencia de dolor (por ejemplo. Todas estas cosas pueden alimentar y mantener el ciclo del dolor. puede llevar a una persona a sentir (angustia) de depresión y ansiedad. esto nunca va a mejorar) o los pensamientos negativos sobre sí mismos (por ejemplo. Como el individuo se retira y se vuelve menos activo. junto con la menor participación en actividades de refuerzo y agradable. El hecho de que los factores psicológicos pueden tener un impacto en la experiencia del dolor no significa que el dolor está "en la cabeza de las personas" o no real. Como el dolor persiste.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil puede incluir el trabajo. TCC para el tratamiento del dolor se adapta a las necesidades individuales del paciente. sus músculos pueden llegar a ser más débiles. soy inútil para mi familia porque no puede trabajar). incluso si una de las causas físicas no pueden ser identificados. que pueden comenzar a ganar o perder peso. y su acondicionamiento físico general puede declinar. pero como ejemplo se puede utilizar:      Relajación de formación Reestructuración cognitiva El estrés y la gerencia de la cólera Higiene del sueño Actividad de estimulación 60 .

específicamente. Contrariamente a lo esperado. pueden actuar como variables diferenciadoras de las experiencias de dolor. 1999. es decir. Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Facultad de Psicología de la Universidad de Málaga.no 12 Rosa Esteve Zarazaga. a un mejor nivel de funcionamiento y un estado de ánimo positivo (Ramírez. tanto en su naturaleza como en sus determinantes.4 FACTORES PSICOLÓGICOS12 Desde 1997 un grupo de profesoras de la Facultad de Psicología de la Universidad de Málaga.dirigidas al control del dolor o a seguir funcionando a pesar de él. Alicia E. 2000). López y Ramírez. la experiencia del dolor crónico queda caracterizada como un fenómeno multidimensional. 2001. son profesoras titulares del Departamento de Personalidad. en sí misma y dadas sus características contextuales. Esteve y López. la extroversión y el optimismo parecen tener una función protectora. Esteve y López. López Martínez y Carmen Ramírez Maestre. El proyecto inicial se situó en el marco teórico del "Modelo de diátesis-estrés para el dolor crónico". en interacción con las anteriormente reseñadas. Ramírez. 61 . se asocia con un mayor nivel de dolor. otras investigaciones de este equipo ponen de relieve el papel que las variables de personalidad tienen sobre el modo de afrontamiento ejercido por los pacientes. estresante. 2) los recursos externos con los que se cuenta para hacerle frente. Sin embargo. y 3) las características personales que. desarrollan varios proyectos de investigación en dolor crónico. todos los estudios realizados han mostrado que el uso de las estrategias de afrontamiento pasivas. diferentes trabajos indican que las estrategias activas. aquéllas en las que se cede a otros el control del dolor. De forma consistente. 2004). López y Esteve. Rodríguez. Desde 1997 y en la actualidad. De igual modo. pues se asocian al afrontamiento activo. está desarrollando una línea de investigación sobre los aspectos psicológicos del dolor crónico.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 5. el neuroticismo se asocia con modos de afrontamiento ineficaces y con una peor adaptación. un peor funcionamiento y un estado de ánimo negativo (Esteve. que resumidamente serían: 1) la capacidad de los pacientes para manejar una situación que es. Desde esta perspectiva.

un peor estado de ánimo y un nivel de funcionamiento más bajo (Esteve. son los que manifiestan un mayor deterioro en la memoria cotidiana. las personas que "aceptan" el dolor serían aquéllas que han renunciado a controlarlo y que se implican en actividades que llevan al logro de metas personales valiosas. Es decir. parece existir una cierta independencia entre estas tres variables de forma que.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil tienen una influencia directa significativa sobre el dolor. dependiendo todo ello de cómo haya evaluado su dolor y de las estrategias de afrontamiento que haya utilizado. 2004). Recientemente. por ejemplo. por otra parte así ocurre desde hace muchos años en otros países. existe una cierta independencia entre ellos. un paciente puede tener un dolor de intensidad elevada y un buen funcionamiento y un estado de ánimo positivo. en el modelo hipotético inicial se postulaba que el dolor influía sobre el estado de ánimo y el nivel de funcionamiento. Si se consideran las estrategias específicas que se engloban en las estrategias pasivas. Desde esta óptica. al mismo tiempo. Aunque son muchas las cuestiones que quedan aún por responder. que concretamente se asocia con una mayor intensidad del dolor. No obstante. aquellos pacientes que informan de un uso más frecuente del catastrofismo. en cierto modo inesperado y muy interesante de cara a la intervención psicológica. Es más. Otro resultado consistente en varios estudios es que. aparece de forma clara y consistente la influencia negativa del catastrofismo. Éste es un resultado muy destacable. 62 . el funcionamiento o el estado de ánimo. lo cual podría venir explicado por el carácter intrusivo del catastrofismo (Muñoz y Esteve. 2005). si bien el dolor. Ramírez y López. el funcionamiento diario de los pacientes y su estado de ánimo vienen explicados en gran medida por las estrategias de afrontamiento utilizadas. algunos autores han propuesto que la aceptación es un constructo más útil que el de afrontamiento para predecir la adaptación al dolor crónico. deben ser tenidos en cuenta en la prevención y la intervención multidisciplinar como. parece patente que los factores psicológicos juegan un papel de extraordinaria importancia en la experiencia del dolor crónico y que por tanto. sino que su importancia viene dada por su función como estrategias incompatibles con las estrategias de afrontamiento pasivas.

. las técnicas cognitivoconductuales son las más empleadas y han demostrado ser efectivas (Eccleston. se realizan una serie de ejercicios 63 . Dentro de las terapias psicológicas para el dolor crónico. 2. como se ha citado anteriormente. se les explica que la terapia va a ir dirigida a tratar los pensamientos. se enseña a los pacientes cómo relajarse a través de la técnica de Jacobson. 1999).Respiración y relajación. En esta sesión.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 5. 2009). Los procesos atencionales están claramente implicados en la percepción del dolor.5 TERAPIAS PSICOLÓGICAS. Una vez analizada esta influencia. se entrega un CD con las instrucciones de relajación para que practiquen diariamente. Es fundamental que los pacientes comprendan en qué consiste la terapia y qué beneficios pueden alcanzar. Morley. Dado que en España se carecía de un protocolo sistematizado para aplicar el tratamiento cognitivo-conductual para el dolor crónico. 3. Williams y Morley. Es usual que las personas que son derivadas a tratamientos psicológicos crean que lo son porque se considera que su estado psicológico ha sido la causa de su dolor. conductas y emociones que incrementan su sufrimiento. A continuación muestro la versión corta que estos autores editan de forma más detallada en el manual: 1.Introducción a la terapia cognitivo-conductual. Eccleston y Williams. lo diseñaron.. Una vez explicado este círculo vicioso.Manejo de la atención.. Al finalizar la sesión. 2009. El dolor provoca tensión muscular y ésta a su vez incrementa el dolor. se les aclara que suele ser su dolor el que origina el malestar anímico y que estas emociones pueden aumentar su dolor. un grupo de veinticuatro psicólogos especialistas en esta materia coordinados por Francisco Kovacs y por Jenny Moix (Moix y Kovacs. Una vez comprendida esta idea.

dificulta la comunicación con los demás. La incomprensión es una de las quejas más habituales de los pacientes con estas dolencias. 6. se enseñan los tres pasos de la asertividad como técnica para mejorar las relaciones.Solución de problemas. El ejercicio que se realiza al respecto se basa en un problema que voluntariamente expone algún paciente o en alguna situación problemática típica de los pacientes con dolor. es que se compruebe los distintos enfoques y estrategias con las que se puede tratar una misma situación problemática.Manejo de emociones y asertividad.. se les aconseja que los practiquen durante su vida diaria.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil donde se enseña a redireccionar la atención. Muchas personas han de abandonar su puesto de trabajo. y no pueden 64 . se explican las distorsiones cognitivas que las personas solemos realizar al interpretar la realidad. se explica el distanciamiento como forma de manejar dichos estados emocionales. deben anotar en qué situación los han sentido y cuáles han sido sus pensamientos.Reestructuración cognitiva. El dolor supone.Valores y establecimientos de objetivos. en bastantes ocasiones. El primer objetivo consiste en identificar las emociones desagradables y entender su relación con el dolor. 7. Por ello. Para que los pacientes puedan aprender cuáles son las distorsiones que llevan a cabo. en ocasiones. 5. 4. A nivel teórico se detallan las diferentes fases de la solución de problemas.. Asimismo. Seguidamente. El objetivo de esta práctica. El dolor. En ellos.. se les entrega un registro que deben cumplimentar en casa cuando experimenten estados emocionales negativos.. En primer lugar. un cambio radical del estilo de vida.

pero es posible que una vez finalizadas en algún momento aparezcan contratiempos. se dan una serie de pautas recomendables. Para que estas reflexiones se traduzcan a nivel práctico. 13 Bibliografia 10 65 . Además de resaltar la importancia del ejercicio físico.. Por ello al acabar. 8. la sensación de falta de tiempo suele ser habitual. Estas técnicas se explican detalladamente en un protocolo que se ha editado en forma de manual13. la sensación de sentirse perdido es bastante habitual. Es usual que mientras los pacientes acuden a las sesiones terapéuticas se sientan mejor. la higiene postural y del sueño para reducir el dolor. se explica cuáles son las señales de aviso de las recaídas y qué pasos dar en el caso de que se detecten.Ejercicio físico. y prevención de recaídas. Esta técnica tiene como propósito trabajar los valores vitales a través de varias metáforas básicamente mediante la reflexión.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil mantener sus aficiones. 9. Por ello. Por ello. En esta sesión se explican diferentes estrategias para organizar el tiempo. Muchas actividades se ven enlentecidas cuando se experimenta dolor.Organización del tiempo y actividades reforzantes. higiene postural y del sueño. se anima a los pacientes a que establezcan objetivos concretos para sus vidas. Y dentro de la planificación se trasmite la necesidad de reservar espacios del día para la inclusión de actividades de ocio que suelen ser las primeras que se suprimen cuando se tiene la sensación de falta de tiempo.

13. Dayer P (1998). Victoria. 768-769.es/inebase. col. 4. Dolor vol. (1982).virginia. Soc.BIBLIOGRAFÍA CRÓNICO 1.cfm 7. 3. Pain terms: a list with definitions and notes on usage. Desmeules J. Trastornos somatomorfos. S. Rev. http://www. Gen Hosp Psychiatry. Guez P. Pain. Journal of Rheumatology.edu/uvahealth/adult_spine_sp/c ronic. International Association for the Study of Pain (1979).. Barcelona: Masson. Torres. 2007 6. 8. Bandura A (1977). (2007). Esp. Celik Y. Ariel Graff Guerrero. 2. Aicia E.healthsystem. Revista de la Sociedad Española del Dolor Print version ISSN 1134-8046 5. Papel del psicólogo en el abordaje del dolor Actualizaciones en dolor 2001 . Jenny Moix. Instituto Nacional de Estadística. Piguet V. 14.L. Mercedes. Manual del dolor Editorial Paidós. 9. p. Allaz AF. 20: 91-7. Francisco M. Use of the label "litigation neurosis" in patients with somatoform pain disorder. Infocop. 84: 191-215. 2009 11. Vannotti M. Kovacs. Cano García J. Factores psicológicos relacionados con el dolor crónico. Self-efficacy: toward a unifying theory of behavioral change. Rrosa Esteve Zaragoza. Base de datos INEbase.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 6. López Martinez y Carmen Ramirex Maestre. 545-574.Salut Mental año/vol 24 número 2006.. 2 (4): 279-88 9. Pyroth O.14 no. El dolor en la psiquiatría: causa frecuente de atención. 66 .) La experiencia del dolor Editorial UOC. En: Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales: DSM-IV-TR. http://www. Rodríguez Franco L. 6.ine. Psychological Review. 249-252. Julio 2006 nº28 12. Compañ Felipe. Measurement of pain. 10.6 Narón (La Coruña) Aug. American Psychiatric Association (2002). (aut. Huskisson EC.

En: Cassem I. Barsky A. Castro C (1990). Hardy PAJ (1996). Pain Clinic. Brown GK. 15. Freyberger HJ. American Psychologist. 9: 243-252. 17. Cutler RB. Nicassio PM (1987). Meyer C.A.B. 48: 297-300. The cost-effectiveness of a multidisciplinary pain management programme in a district general hospital. Admission patterns of persistent somatization patients. Universidad de Santiago. 60: 503-9.H. Evans RJ (1994). Berkowitz L (1990). Gen Hosp Psichiatry. Gaylor M (1980). Andrasik F (1985). Tratamiento cognitivo-conductual del dolor de cabeza tensional: la importancia de la variable contacto terapéutico. 45:494-503. Do antidepressants have an analgesic effect in psychogenic pain and somatoform pain disorder? A meta-analysis. (1997). Hapke U. The scope and significance of anger in the experience of chronic pain. Alexithymia in somatoform disorder patients with chronic pain. Management of chronic headache: psychological approach. Rosomoff RS (1998). 16. Block A.. Shulman ID. Headington Hill: Pergamon. Tesis doctoral no publicada. St Louis: Mosby. Pain. Gracely RH (1992). (1993). 38: 523-7. Parker JD. 31: 53-64. Evaluation of multi-dimensional pain scales. (eds). Somatoform pain disorder in the general population. Rosomoff HL. Turk DC (1995).V. Cox BJ. Fishbain DA. Dilling H. J Psychosom Res.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 15. Psychosom Med.A. Pain. Fernández E. 21. Grabe HJ. The role of spouse reinforcement. 18. Fink P. Behavioral treatment of chronic pain: The spouse as a discriminative cue for pain behaviour. 31: 251-9. 72: 88-94. Stern T. 19. perceived pain and activity levels of chronic pain patients. Birbaumer N (1987). 67 . Greenberg D. 26. 61: 165-175. 29. Development of a questionnaire for the assessment of active and passive coping strategies in chronic pain patients. 20. Kuch K.J.. 23. Fordyce WE (1976). Stern T. 25.. Turk DC. Louis: Mosby 27. Behavioral methods for chronic pain and illness. Blanchard EB. Massachusetts General Hospital Handbook of General Hospital Psichiatry. Pain. Hill PA. Psychother Psychosom. 211-8. Journal of Psychosomatic Research. St. Flor H. John U (2003). Pain. 22. 24. On the formation and regulation of anger and aggression: a cognitive-neoassociacionistic analysis. Rumpf HJ. 9: 1818. Functional somatic symptoms and somatoform disorder. 28. Kremer E.

68 . Woolf CJ (eds). 39. Childhood adversities in patients with fibromyalgia and somatoform pain disorder. Jensen MP. 31. y Pérez-Echeverría M. Bland F. 34. Pain.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 30. Eur J Pain. Amsterdam: Elsevier. Turner JA. Dolor crónico. 35. Somatisation in primary care in Spain: I. Clinical Journal of Pain. Depression and chronic pain experience. O'Riordan EF. Madrid: Panamericana. Estimates of Prevalence and clinical characteristics. Egle UT (2003). 42. 711-729. Jensen MP. Hailey B (1988). 43. Burns RS (1989). 207217. Marcos G. Labrador FJ. Pain.J. (1996). Saurer H (1999). Volz HP. Gabapentin leads to remission of somatoform pain disorder with major depression. p. Madrid: UNED. Pain. The subjective experience of acute pain: an assessment of the utility of 10 indices. Relaxation and Biofeedback. Jensen MP. Lobo A. 32: 255-7. 40. En: Sinopsis de psiquiatría. A link between hostility and disease: poor health habits? Behavioral Sciences. Londres: Churchill Livingstone. Zayfert C. En: Textbook of Pain. Zitman FG (1984). 168. Campos R. Whitehead RC (1991). 32. En: Bond MR. The Pain Anxiety Scale: development and validation of a scale to measure fear of pain. p. 37.. Haythornthwaite JA. Vallejo MA (1985). Charlton JE. 60: 203-216. 344-8. 19: 1361-7. Gross RT (1992). Imbierowicz K. Sieber WJ. En: JAI Carrobles (ed). Trastornos somatomorfos. Karoly P. 50: 67-73. Working Group for the Study of the Psychiatric and Psychosomatic Morbidity in Zaragoza. The chronic pain inventory: development and preliminary validation. García-Campayo J. Pharmacopsychiatry. Pain. 14: 129-133. Social Science and Medicine. Jessup BA. Evans PJD. 36. Romano JM. Proceedings of the VIth World Congress of Pain. Strom SE (1995). McCracken LM. Romano JM (1991). Main CJ. 5: 153-9. 38. Patient evaluation of a cognitive behavioral group program for patients with low back pain. Leiker M. 46: 177-184. An investigation of personality structure and other psychological features in patients presenting with low-back pain: a critique of the MMPI. Kerns RD (1991). Turner JA. Análisis y modificación de la conducta II. Gallegos X (1994). 7: 113-9.. Br J Psychiatry. Kaplan HI y Sadock BJ (2000).. 41. 33. Linsen ACG. Maurer I. 44: 263-9. Self-efficacy and outcome extancies: relationship to chronic pain coping strategies and adjustment.

Casey KL (1968). 57. 40: 233-8. 46. Cognitive changes accompanying headache treatment: the use of a thought-sampling procedure. En: Guía de bolsillo de la clasificación CIE-10. Psychosomatics.109-139. 53. 51. Control of chronic pain. 48. Sequential analysis of chronic pain behaviour and spouse responses. p. Barbaree HE (1987). Turner JA. Wiles JR (1998). 69 . Eliashof BA. Observational assessment of chronic pain patient-spouse behavioral interactions. Okasha A. Bulcroft RA. New York: Springer. Romano JM. 54. el Fiki R. Pain. 22: 549-567. Olson RE. Gen Hosp Psychiatry. Alpers GW (2002). J Psychosom Res. The use of coping strategies in chronic pain patients: relationship to patient characteristics and current adjustment. secundarios a situaciones estresantes y somatoformes. Khalil AH. Sensory. Hops H. Streltzer J. 55. Helpessness. 47. Journal of Consulting and Clinical Psychology. Kline AE. Rehabilitation Psychology. Friedman LS. 56. Hops H (1991). Melzack R. 58. 17: 33-44. Malow RM (1987). Effects of biofeedback and psychotherapy in patients with myofascial pain dysfunction who are nonresponsive to other treatments. Pauli P. Smith GR (1992). 45. Chronic pain disorder following physical injury. Keefe FJ (1983). The epidemiology and treatment of depression when coexists with somatoform disorder. Bulcroft RA. Newton CR. Jensen MP. Pain. A psychiatric study of nonorganic chronic headache patients. 317 :1438-41. Trastornos neuróticos. Nurmikko TJ. 52: 45-53. Romano JM. Philips HC (1988). Nash TP. 1: 277-99. The McGill Pain Questionnaire: major properties and scoring methods. 32: 195-205. 49. 11: 635-652. San Francisco. Soliman A. CA: Freeman. The Psychological Management of Chronic Pain. Memory bias in patients with hypochondriasis and somatoform pain disorder. 14: 265-72. 52. Ismail MK. Rosentiel AK. p. Goebert D (2000). Psychosomatics. Behaviour Therapy. In: The skin senses. BMJ.423-443. Springfield: Thomas. 60: 777-782. Madrid: Panamericana. 50. Organización Mundial de la Salud (1994). Melzack R (1975). Jensen MP. 41: 227-34. Cognitive Therapy and Research.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 44. Turner JA. motivational and central control determinants of pain: a new conceptual model. Seligman MEP (1975). Friedman LS. Wright SF (1992). Okasha T (1999).

Meichenbaum D (1994). 61. Rohs P. Rathjen DP (eds). Madrid: Fundación UniversidadEmpresa. 15: 254-64. 63. 62. Vallejo Pareja MA. Comeche Moreno MI (1999). Turk DC (1978). Comeche Moreno MI (1994). J Clin Psychiatry. 64. Abuse of opioid theraphy in somatoform disorder. S. New York: Plenum. Ruano A. London: Churchill Livingstone. Textbook of Pain. a male somatoform pain disorder. Madrid: MAPFRE. A randomized controlled trial of fluvoxamine in prostatodynia. Vallejo Pareja MA. Ferrier IN. Cognitive behaviour therapy: Research and application.INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 59. 60. Evaluación y afrontamiento terapéutico del dolor crónico en rehabilitación. Rao NS. A contribution from a psychosomatic pain theraphist point of view to the discussion of the indication of opioids in nonmalignant pain based on 8 cases. Young AH (2002). Evaluación y tratamiento psicológico del dolor crónico. Linsley KR. Cid C (Ed). Muñoz JM. 70 . Schmerz. En: Psicología de la Rehabilitación. En: Wall PD. Cognitive-behavioral techniques in the management of pain.A. A cognitive-behavioural approach to pain management. Turk DC. Hauser W (2001). Wambach S. 63: 778-81. Turkington D. Melzack R (eds). Grant JB. En: Foreyt JP.

ANEXOS ANNEXO 1 CRÓNICO Cuestionario de evaluación del dolor de MCGill Indique sus sentimientos y sensaciones en el momento actual Temporal I: A golpes Continuo Temporal II: Periódico Repetitivo Insistente Interminable Localización I: Impreciso Bien delimitado Extenso Localización II: Repartido Propagado Punción: Como un pinchazo Como agujas Como un clavo Punzante Perforante Incisión: Como si cortase Como una cuchilla Constricción: Como un pellizco Como si apretara Como agarrotado Opresivo Como si exprimiera Tracción: Tirantez Como un tirón Como si estirara Como si arrancara Como si desgarrara Térmico I: Calor Como si quemara Abrasador Como hierro candente Térmico II: Frialdad Helado Sensibilidad Táctil: Como si rozara Como un hormigueo Como si arañara Como si raspara Como un escozor Como un picor Consistencia: Pesadez Miscelánea Sensorial I: Como hinchado Como un peso Como un flato Como espasmos MisceláneaSensorial II: Como latidos Concentrado Como si pasara corriente Calambrazos Miscelánea Sensorial III: Seco Como martillazos Agudo Como si fuera a explotar Tensión Emocional: Fastidioso Preocupante Angustiante Exasperante Que amarga la vida Signos Vegetativos: Nauseante Miedo: Que asusta Temible Aterrador Categoría Valorativa: Débil Soportable Intenso Terriblemente molesto 71 .INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil 7..

Como complemento de la prueba puede solicitarse al paciente que dibuje en una figura las zonas donde padece dolor. cuya puntuación corresponde al valor de la dimensión evaluativo del dolor. que corresponde al valor indicado por el sujeto en una escala numérico-verbal de dolor. PRIA). PRIT) que es la suma de los valores ordinales de todos los términos elegidos. índice de valoración afectiva del dolor (Pain Rating Index Afective. NWC). 2 al término siguiente y así sucesivamente. 72 . PPI). Otros valores que pueden obtenerse con el MPQ son el número de adjetivos escogidos (Number of Words Chosen. indicando además si este es interno. externo o ambos. incluida la dimensión miscelánea. asignando el valor 1 al de menor intensidad. índice de valoración evaluativa del dolor (Pain Rating Index Evaluative. coincidente con el número de palabras indicadas como descriptivas del dolor padecido y la intensidad del dolor presente (Present Pain Intensity. índice de valoración total del dolor (Pain Rating Index Total. PRIS) que corresponde al valor de sumar las puntuaciones de los ítems de la dimensión sensorial del dolor. PRIE).INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO Máster en Psicologia Clínica y de la Salud Cynthia Del Pino Gil La prueba permite la obtención de los siguientes índices: índice de valoración sensorial del dolor (Pain Rating Index Sensorial. cuyo valor corresponde a la suma del valor de los ítems de la dimensión afectiva del dolor.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->