Está en la página 1de 5

ESCUELA PROFESIONAL DE BIOLOGÍA

Aislamiento de Bacteriófagos
ASIGNATURA :

Virología

DOCENTE :

Dra. Graciela Albino Cornejo.

ALUMNO :

Rómulo Aycachi Inga.

CICLO :

2007 - I

Lambayeque, Agosto del 2007.


PRÁCTICA Nº 02: Aislamiento de
Bacteriófagos
I. Introducción :
Bacteriófago, también llamado virus bacteriano o, abreviadamente, fago,
virus capaz de infectar las bacterias. Los bacteriófagos están presentes en los
desechos humanos, en el suelo y en las aguas residuales. Fueron descubiertos en
1915 por el investigador inglés Frederick W. Twort, y también de forma
independiente, por el científico franco-canadiense Félix H. D'Hérelle en 1917. La
mayor parte de los virus bacterianos que se han estudiado infectan principalmente
bacterias como Escherichia coli o Salmonella typhimurium, aunque se conocen
virus que infectan tanto eubacterias como arqueobacterias. El material genético de
este tipo de virus puede ser tanto ARN como ADN. Unos cuantos poseen una
envoltura de lípidos, pero la mayoría carecen de ella. Muchos bacteriófagos
presentan estructuras complejas con cabeza y cola. En este último caso la
infección de la bacteria se produce por la penetración del ácido nucleico, ya que la
cabeza y la cola se quedan en la superficie de la bacteria, y las partículas víricas
se forman en el interior de ésta hasta producir el “estallido” o lisis de la misma.
Al infectar un virus o una bacteria ocurre lo siguiente : adsorción del virus y
penetración en las células, dilución o lisis de la bacteria con liberación del virus.
Esta fase de lisis se pone de manifiesto por el aclaramiento de los cultivos
bacterianos en medios líquidos o por la formación de calvas o placas en cultivos
en medios sólidos. Esta lisis se puede inhibir por medio de sueros
antibacteriófago.
Los bacteriófagos han servido para estudiar muchos conceptos básicos en
virología que luego se aplicaron a virus de organismos superiores. En la década
de 1960, las investigaciones pioneras de los sistemas huésped-parásito en los
fagos fueron dirigidas por los fisiólogos estadounidenses Max Delbrück, Alfred
Hershey y Salvador Luria, gracias a las cuales compartieron el Premio Nobel de
Fisiología y Medicina en 1969. En 1980, estas investigaciones permitieron conocer
el modo de penetración de los fagos en el interior de las bacterias, así como la
existencia de recombinación genética entre virus o el fenómeno de restricción-
modificación de las células bacterianas para hacer frente a la infección. En
general, supusieron un apoyo importante a la hipótesis de que el ADN constituía el
material genético de los seres vivos.
Al estudiar las propiedades físicas y químicas así es necesario preparar un
gran lote del mismo purificado, libre de material celular (huésped) y esto se
considera como el medio del aislamiento de fagos.
Los bacteriófagos se emplean actualmente como vectores de clonación en el
campo de la ingeniería genética y su estudio tiene implicaciones importantes en la
medicina y la genética, en concreto en la comprensión de las infecciones virales,
defectos genéticos, problemas de desarrollo, causas del cáncer y la resistencia de
las bacterias a los antibióticos.

2
II. Objetivo:
• Aislar virus bacterianos utilizando técnicas adecuadas.

III. Materiales:

Material Biológico:
• Cepa bacteriana (Escherichia coli o Pseudomona sp.), para nuestro grupo
se utilizó E.coli.
• Agua residual o servida (en nuestro caso se uso aguas residuales del Dren
de Pimentel).

Material de Laboratorio:
• Medio de cultivo: Caldo Doble Concentrado
• Caldo triptosa
• Caldo Triptosa o Caldo Nutritivo.
• Agar triptosa
• Filtro de porcelana.
• Frascos y botellas estériles.
• Viales, placas, pipetas, papel filtro, tubo para centrifugar, anzas
bacteriológicas (en anillo y en punta).
• Centrífuga refrigerada.
• Estufa
• Bomba de vacío
• Matraz

IV. Procedimiento:
• En una botella estéril colocamos 50 ml. de caldo doble concentrado
(CDC).

3
• Luego, sembramos la cepa problema en el CDC (1 azada si la cepa
está en medio líquido o 4 colonias si está en placa). En este caso,
sembró E. coli de cepa pura (vial).
• Incubamos por 4 a 5 horas en el caso de E. coli.
• Luego, agregagamos el agua servida a la botella (previamente se lo
pasa por papel filtro), 50 ml.
• Luego, incubar a 37°C por 18 a 24 horas.
• Pasado el tiempo, volvemos a filtrar en papel filtro, para luego
centrifugar ese filtrado a 1500 rpm por 5 a 10 min., de esta manera
libramos a la muestra de macroimpurezas.
• Luego el sobrenadante lo filtramos con el filtro bacteriológico de
porcelana (aquí se usa el un matraz estéril y la bomba de vacío).
• Luego, el filtrado obtenido, de manera aséptica, lo pasamos a viales
(estériles), luego taponamos y lo guardamos en refrigeración.

Comprobación de fagos:
• En una placa con agar triptosa sembramos con hisopo la cepa
problema (en este caso E. coli), luego incubamos de (4 a 6 horas).
• Pasado el tiempo, con el asa añadimos 1 gota de filtrado sobre la
placa.
• Por último, incubamos a 37°C por 18 a 24 horas (observar la
formación de calvas o placas).

V. Resultados:

- En el caso del grupo de la segunda mesa, primer turno, no se logró aislar


de las muestras los bacteriófagos necesarios para la práctica.
- En la práctica, nuestro grupo repitió los procedimientos por cuatro
oportunidades (las dos últimas en el tiempo que duró la huelga de
profesores universitarios), no obteniéndose ningún resultado.

4
- Se trató aguas residuales del dren de Pimentel, dren de Santa Rosa, dren
Ferreñafe y posa de oxidación de Nuevo Mocce (Lambayeque).
- Aunque se contaba con cepas de E. coli de muestras clínicas y cepas
aisladas de las mismas aguas residuales, se obtuvo resultados negativos
para la obtención de fagos.
- Pueden haber muchas explicaciones para los resultados obtenidos, por
ejemplo, que las cepas obtenidas (cepas problema) no hayan sido
específicas para los fagos a aislar, que las aguas hayan sido pobres en
concentración de fagos, fallas de manejo y desarrollo de la práctica,
problemas de filtración, medios de cultivo mal formulados, falta de tiempo
de incubación de las cepas, tiempo de reserva de la muestra de agua
residual (en algunos casos 24h en refrigeración) y otros.

VI. Referencias:

• ACTON, J. (1967) Virología. Edit. Interamericana. Mexico D.F.


• MADIGAN, M. y J. PARKER (1997) Brock Microbiología de los
Microorganismos. 8º Edic. Edit. Mc Graw Hill. Mexico D.F.
• Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation.
Reservados todos los derechos.