P. 1
Elaboracion Modelo de Geonegocios

Elaboracion Modelo de Geonegocios

|Views: 2.562|Likes:

More info:

Published by: Sebastian Bastias Lagö on Oct 11, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/07/2015

pdf

text

original

Las explicaciones sobre la localización de las actividades comerciales y los

servicios a la población tienen como origen la obra del geógrafo alemán Walter

Christaller, que en 1933 presentó su tesis doctoral sobre “Los lugares centrales

del sur de Alemania”. Fue también uno de los primeros trabajos geográficos que

utilizó el método deductivo, pues intentó demostrar la hipótesis de que “de igual

forma que existen leyes económicas que determinan la vida de la economía, así

existen también leyes geográfico-económicas que rigen la distribución de los

núcleos urbanos”, en cuanto a tamaño, número y localización.

Según Christaller, las ciudades se definen por su función como centro de

intercambio desde el que se abastece de bienes y servicios tanto su propia

población, como las áreas rurales más o menos extensas, por lo que actúan

como lugares centrales respecto a un área de influencia que se dispone

alrededor. Tanto los comercios, como numerosos servicios privados y públicos

cumplen esa función, por lo que pueden ser clasificados como bienes y

servicios centrales. La categoría o centralidad de un núcleo de la población

dependerá de la cantidad y el rango de los bienes y servicios que ofrezca.

Esas actividades comerciales y de servicios pueden jerarquizarse según la

frecuencia que exija su uso, generalmente relacionada con su precio, las cuales

exigen un volumen mínimo de consumidores potenciales para poder ser

rentables, que aumenta con su rango y al que se denomina umbral de

demanda. Las de menor rango, por ofrecer bienes/servicios generalmente poco

costosos y de uso frecuente, necesitan estar próximas al consumidor (menor

alcance), pues el desplazamiento a larga distancia encarece mucho su coste y

reduce su demanda, por lo que serán numerosas y ubicuas, aspectos

representativos de aldeas o pueblos, los cuales suelen presentar

bienes/servicios de carácter básico o de primera necesidad. Por el contrario, los

34

bienes y servicios de mayor calidad y precio, que suelen ser de uso poco

frecuente y, por esa razón, exigen un mayor umbral de demanda, serán de

rango superior y las empresas que los ofrecen resultarán menos numerosas y

localizadas en pocos lugares, pues la población estará dispuesta a realizar

desplazamientos más largos para poder acceder a ellos, por lo que se ampliará

su área de mercado (o región complementaria) hasta donde se sobrepase el

nivel de rentabilidad mínima, aspecto representativo de las ciudades, las cuales

suelen presentar una oferta cuantitativa y cualitativa.

Christaller intentó explicar la localización territorial de los lugares centrales en

una hipotética llanura isotrópica (distribución homogénea de una población que

cuenta con igual poder adquisitivo y libre movilidad en todas direcciones), en

condiciones de competencia perfecta y con una estricta racionalidad en el

comportamiento de vendedores y consumidores. A partir de tales restricciones,

dedujo las regularidades principales que identifican la localización territorial de

los centros comerciales y de servicios, resumidas en tres principales, según

Méndez (1997):

• Lugares centrales de una misma categoría tenderán a distribuirse de

forma regular en el territorio para organizar áreas de mercado de forma

aproximadamente circular y radio igual al alcance de los bienes de mayor

rango que ofrezcan. Tal como señalo Lösch (1941), alrededor de cada

lugar central se formará un cono de demanda en el que, desde una

perspectiva tridimensional, la cantidad demandada de cada bien y

servicio central disminuirá con la distancia hasta llegar a ser nula.

• No obstante, esas áreas de mercado circulares dejarán espacios sin

abastecer si están demasiado alejadas entre sí, o tenderán a solaparse

en caso contrario (véase fig. 2.11), dejando áreas intermedias de

35

indiferencia. Por esa razón, la forma más eficiente de abastecer a toda la

población con el menor número de lugares centrales será mediante

áreas de formas hexagonales.

• Siguiendo ese criterio, las áreas de mercado hexagonales de las

diferentes categorías de lugares centrales tenderán a encajarse unas

dentro de otras según su diferente alcance, formando redes de centros

dispuestos de forma regular en el territorio (véase fig. 2.12), que

mantienen una relación jerárquica regular, pues el número de centros de

orden inferior tiende a reducirse en un tercio al ascender un nivel de la

jerarquía, al tiempo que la superficie y población de sus áreas de

mercado se multiplica por tres y la distancia entre ellos por la raíz

cuadrada de tres (principio del mercado).

Las citas empleadas en el capitulo 2.5, desde las páginas 32 -38, fueron extraídas desde Méndez Ricardo
(1997) Geografía económica, la lógica espacial del capitalismo global

Fig. 2.11 Superposición de áreas de mercado.
Fuente: Geografía económica – La lógica espacial del capitalismo global – Ricardo Méndez.

36

Por otro lado, Lösch al desarrollar el modelo del área de mercado, sólo tomó en

cuenta los factores económicos que determinan la región económica y dejó de

lado a todas las demás variables expuestas por Christaller. A raíz de esto

algunos de los determinantes económicos sirvieron para la concentración

(ventajas de especialización y producción a escala) y otros para la dispersión

(reducción de costos y diversificación de la producción). Su modelo presentaba

dos características: 1) Las economías a escala hacen que el productor cargue

un precio por arriba del costo promedio en un intento de extraer mayores

ganancias; 2) Los consumidores que viven cerca de la planta están en mejores

condiciones que los que viven alejados de esta, porque obtienen los productos

más baratos. A partir de esto Lösch afirma que se puede esperar que los

consumidores compitan entre sí por los sitios más cercanos a la planta.

(Carrillo, 2002).

Fig. 2.12 Distribución óptima de centros de servicios (Lugares Centrales).
Fuente: Elaboración propia.

37

2.6.- TEORÍAS SOBRE LA ESTRUCTURACIÓN DEL ESPACIO URBANO.

Importante es considerar ,en la aplicación de un modelo de localización de

bienes o servicios, la estructuración del espacio urbano sobre la cual se va a

planificar una nueva o futura localización, tomando en cuenta que los modelos

clásicos de localización responden a una visión geométrica espacial utópica

que no considera los comportamientos que dirigen la actuación de

comerciantes, empresas de servicios y usuarios, tales como : la mejora de

transporte, amenidades urbanas y las relaciones de competencia entre núcleos

de población, características inherentes a una ciudad o a una estructura urbana

ya consolidada.

El primer modelo sobre la estructuración del espacio urbano fue propuesto por

el sociólogo Ernest W. Burgess en 1925 al conceptualizar el desarrollo de la

ciudad en anillos concéntricos a partir del centro (CBD, Central Business

District), analizó su crecimiento en sucesivos procesos de invasión-sucesión

que ampliaban los límites de la ciudad y realizaban un corrimiento de las áreas

sociales, que iban desde un deterioro central hasta una periferia favorecida.

(Figura 2.13A)

Fig. 2.13 Modelos Clásicos de estructura Urbana
Fuente: La evolución de los factores de localización de actividades pag. (90 -95)

38

El economista Homer Hoyt en 1939 estudiando la distribución residencial de

más de veinte ciudades de los países occidentales basa su explicación en un

crecimiento por sectores (figura 2.13B), tendencia que las clases altas

aprovecharían ubicándose en las áreas más accesibles al centro (principales

vías de circulación) y buenas desde un punto de vista paisajístico (frentes

costeros). Finalmente, los geógrafos Chauncy Harris y Edward Ullman en 1945

analizan el tema privilegiando el proceso de conurbación, es decir, la unión de

diferentes aglomeraciones que llevaría a la generación de grandes áreas

urbanas con múltiples centros. (Teoría de los núcleos múltiples, figura 2.13C), la

cual fue una base para que posteriormente Brian J.L.Berry y William Garrison

pudieran aplicar, a finales de la década del cincuenta, la “teoría de lugares

centrales” a nivel intraurbano.

2.6.1.- TEORÍA DE LOS NÚCLEOS MÚLTIPLES.

Las ciudades no tienen un solo centro, sino que tienen muchos “minicentros.”

Las actividades similares se localizan en la misma área y crean “miniciudades”

dentro de la ciudad mayor.

Fig. 2.14 Modelo de Núcleos Múltiples de Harris y Ullman.
Fuente: Perspectivas teóricas en Sociologías Urbana pag. (8 - 9).

39

Según el modelo de núcleos múltiples de Harris y Ullman, las ciudades se

desarrollan alrededor de una serie de centroides o núcleos. Los usos del suelo

más conocidos se identifican en áreas que corresponden a distintos núcleos

alrededor del centro histórico y comercial (CBD) y, sobre todo, en los suburbios.

Ninguna ciudad sigue la forma pura de algún modelo. La mayoría de las

ciudades tienen aspectos visibles de los tres modelos (Burgess – Hoyt –

Ullman) y son, por lo tanto, compuestas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->