REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR PROGRAMA NACIONAL DE FORMACIÒN EN MEDICINA INTEGRAL

COMUNITARIA ESTADO ZULIA ASIC: LIBERTAD NUCLEO DOCENTE: 24326017

CARACTERIZACION DE PARASITOSIS INTESTINAL EN NIÑOS MENORES DE 5 AÑOS DE LA COMUNIDAD LA SABANA, DEL MUNICIPIO MACHIQUES DE PERIJA, ESTADO ZULIA, EN EL PERIODO DEL 15 DE MARZO AL 08 DE OCTUBRE DEL 2011.

AUTOR: Pérez Américo Ramón

TUTOR METODOLOGICO: Dr. GONZALO POZO QUINTANA
Especialista de primer grado en Medicina General Integral

TUTOR DE CONTENIDO: Dra. MAYPU ABAD FERNANDEZ
Residente de 2do. grado en Medicina General Integral

___________________________________________________________ PROYECTO DE INTERVENCIÒN COMUNITARIA MACHIQUES, MARZO DEL 2011

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR PROGRAMA NACIONAL DE FORMACIÒN EN MEDICINA INTEGRAL COMUNITARIA ESTADO ZULIA ASIC: LIBERTAD NUCLEO DOCENTE: 24326017

CARACTERIZACION DE PARASITOSIS INTESTINAL EN NIÑOS MENORES DE 5 AÑOS DE LA COMUNIDAD LA SABANA, DEL MUNICIPIO MACHIQUES DE PERIJA, ESTADO ZULIA, EN UN PERIODO COMPRENDIDO DE MARZO - OCTUBRE DEL 2011.

MACHIQUES, MARZO DEL 2011

MEDICO INTEGRAL COMUNITARIO Gente de pueblo, hecho de barro y lágrimas Gente humana donde retoza el tiempo con manos cálidas Que entrega su corazón en un abrazo Donde el esfuerzo se conjuga Con la profesión, el sentimiento y la ética Américo R. Pérez (Skorpiom)

INDICE Planteamiento del Problema Objetivos Justificación Marco Teórico Epidemiología Clínica, Fisiopatología y Diagnostico Estudio de Heces Diagnostico Diferencial Prevención Tratamiento Bases Legales Recursos Método Plan de Acción Resultados Recomendaciones Conclusiones 02 04 05 06 08 09 18 21 22 23 27 28 29 30 31 34 35

SUMMARY Intestinal parasites are a common condition in the query of Pediatrics. Its incidence is changing at present, both qualitatively and quantitatively, due to rising child population and the lack of interest in the mothers to meet sanitary and socio-cultural. During the months of March and October 2011, we conducted a study to determine the clinical and epidemiological profile of intestinal parasitoids in 124 children (0-5 years) of the Savannah area, Machiques de Perija municipality of Zulia state, Venezuela. There was clinical evaluation and history to look for signs and symptoms and unhygienic behaviors children are usually associated with Enterobius. The detection of infection with E. vermicularis (pinworm) was performed by applying the technique of transparent tape Graham. While for the detection of other parasites was used as a fresh stool collection shows, for microscopic and macroscopic examination. The socio-economic status of households was established by the method of Graff. The analysis of the results showed an overall prevalence of 75% (93/124), no statistically significant differences between sexes or age (x2 = 0.0016 and 0.087, p = 0.968 and 0.769, respectively). Anal pruritus was the most frequently observed clinical manifestations, and the only significantly associated with Enterobius (x2 = 7.74, P = 0.005). Graffar method revealed that most households are of low socioeconomic strata: IV (77.6%) and V (17.2%). Appear as risk factors significantly associated with transmission: playing with pets (OR = 3.90), overcrowding (e '6Personas/casa) (OR = 2.4), low educational attainment of the mother (OR = 7.88) and consumption of unboiled water (OR = 1.01). Aerosol dissemination, nasal and retroinfección, instead of via "hand-yearmouth", seem to be playing a more important and relevant role in transmission of pinworms among children in the Savannah area, Municipality of the State Machiques de Perija Zulia, Venezuela. We present the current epidemiology of intestinal parasites in children under 6 years, along with relevant clinical data of the most common parasites. It delves into the sampling method, a fundamental step in interpreting the results of stool analysis, with special emphasis on common errors. It has been upgraded from the various treatments for parasites. Reference is made to the prophylaxis of parasitic diseases, the study of children.

RESUMEN Las parasitosis intestinales son una patología frecuente en la consulta de Pediatría. Su incidencia está cambiando en el momento actual, tanto cualitativa como cuantitativamente, debido al aumento de la población infantil y a la falta de interés en las madres de conocer las medidas sanitarias y socio culturales. Durante los meses de Marzo y Octubre 2011, se realizó un estudio para determinar los perfiles clínicos y epidemiológicos de la parasitosis intestinal en 124 niños de (0-5 años) del sector la Sabana, Municipio Machiques de Perija del Estado Zulia, Venezuela. Se hizo evaluación clínica y anamnesis para la búsqueda de signos y síntomas y conductas antihigiénicas de los niños que usualmente se encuentran asociados a enterobiasis. La detección de la infección por E. vermicularis (oxiuro) se realizó mediante la aplicación de la técnica de la cinta adhesiva transparente de Graham. Mientras que para la detección de otros parásitos se utilizo recolección de heces fresca como muestra, para el examen microscópico y macroscópico. El estado socio-económico de los núcleos familiares se estableció por el método de Graffar. El análisis de los resultados reveló una prevalencia global de 75% (93/124), no detectándose diferencias estadísticamente significativas entre sexos ni edad (x2 = 0,0016 y 0,087, p = 0,968 y 0,769, respectivamente). El prurito anal fue la manifestación clínica más frecuentemente observada, y la única significativamente asociada con la enterobiasis (x2= 7,74; p = 0,005). El método de Graffar reveló que la mayoría de los hogares son de estratos socioeconómicos de nivel bajo: IV (77,6%) y V (17,2%). Aparecen como factores de riesgo significativamente asociados a la transmisión: jugar con mascotas (OR = 3,90), el hacinamiento (e»6Personas/casa) (OR= 2,4), el bajo nivel de instrucción educativo de la madre (OR = 7,88) y el consumo del agua sin hervir (OR = 1,01). La diseminación aerosol, nasal y la retroinfección, en vez de la vía "mano-ano-boca", parecieran estar jugando un papel más importante y relevante en la transmisión de

Oxiuros entre los niños del sector la Sabana, Municipio Machiques de Perija del Estado Zulia, Venezuela. Presentamos la epidemiología actual de las parasitosis intestinales en el niño menor de 6 años, junto con los datos clínicos relevantes de las parasitosis más frecuentes. Se profundiza en el método de recogida de muestras, paso fundamental a la hora de interpretar los resultados de los análisis de heces, haciendo especial énfasis en los errores más comunes. Se ha realizado una actualización de los distintos tratamientos antiparasitarios. Se hace referencia a la profilaxis de las parasitosis, al estudio de la población infantil.

INTRODUCCIÓN Las parasitosis intestinal es una patología muy frecuente en las consultas de Atención Primaria. En los últimos años, se están produciendo cambios, tanto en su incidencia como en su etiología, debido al aumento de la población en zonas insalubres que no cuentan con los servicios básicos de salubridad y a la escasa cultura educativa a lo que respecta. No es raro que nos llegue a la consulta un estudio parasitológico de heces con el nombre de un parásito que no es frecuente, al que no sabemos si se debe o no se debe tratar, con qué tratar y dónde conseguir el fármaco más adecuado. En este estudio, se pretende dar respuesta a todas estas cuestiones, prestando una especial atención al proceso de recogida de muestras, factor clave a la hora de interpretar los resultados de los análisis de heces, labor que no se hace relevante a los médicos de familia hoy conocidos en Venezuela como Médicos Integrales Comunitarios.

DIRECCION. La comunidad seleccionada para la realización del proyecto es El Sector La Sabana, ubicado al sureste del municipio Machiques de Perijá parroquia libertad Estado Zulia. Donde se trabajo con un universo de 87 personas seleccionando 87 muestras. TIPO. Desde esta perspectiva, la investigación se enmarco en un estudio de campo, con carácter descriptivo prospectivo transversal y educativo dentro del paradigma cuantitativo, cuyo fin es generar la información necesaria para el proceso de análisis e interpretación de los datos que abarcará los aspectos biopsicosocial del individuo, con énfasis en el aspecto educativo. PARTICIPACION COMUNITARIA. Los actores sociales, colaboradores de la comunidad y de otros sectores trabajaran de la mano con el personal de la salud en la ejecución de las distintas actividades, con el fin de alcanzar los objetivos propuestos, para disminuir los factores de riesgo de infección parasitaria en el medio. RESPONSABLES. Consultorio médico la sabana: Consejo comunal la sabana: Internos: Dra.: Maypu Abad. Javier Cantillo Coord. General Nilsa Robertiz Defensor de salud. Arrieta Manjarres José. Camarillo Márquez David. Pérez Américo Ramón Yzzi Luengo Mauro. Zuleta Aroca Kelly Johana.

1

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA. Las enfermedades parasitarias son responsables de una morbilidad considerable en el mundo entero; se presentan frecuentemente con síntomas no específicos y altas tasas de prevalencia. Las ascariosis, tricocefalosis, giardiasis y amebiasis se encuentran entre las diez infecciones más comunes observadas en el mundo. Actualmente los autores prefieren sustituir la terminología de parasitismo intestinal por el de enfermedades causadas por protozoarios y helmintos. En general tienen baja mortalidad, pero igualmente ocasionan importantes problemas sanitarios y sociales debido a su sintomatología y complicaciones. Las infecciones y enfermedades parasitarias en el niño constituyen un importante problema de salud en la mayoría de los países Latinoamericanos, por su frecuencia, por los problemas diagnósticos y terapéuticos que plantean y, en ocasiones, por su gravedad. El poliparasitismo es frecuente y a partir del segundo año abundan las infecciones con tres y cuatro especies de protozoarios. La intensidad de la infección agrava esta situación. En el siglo XXI las parasitosis intestinales continúan siendo un problema de salud importante en Venezuela, sólo que ahora relegado a comunidades marginales, dado que globalmente hemos experimentado una mejoría sustancial, con un nivel de endemicidad muy bajo, como lo muestran las encuestas nacionales de parasitología realizadas en 1982 y 1996, en las cuales se muestra que menos del 5% de la población sufre la infección por geohelmintos. Este panorama, alentador desde el punto de vista de la salud pública, representa un espejismo para los pobladores de los anillos de pobreza, que aleja cada vez más una posible solución, pues los datos globales restan importancia a las parasitosis intestinales como

2

problema de salud pública y en esas comunidades no se experimentan los cambios que ocurren en el resto de la sociedad, como se aprecia en las comunidades más pobres, donde el parasitismo intestinal está entre las enfermedades más atendidas en consultas y terrenos (Participantes en el Programa de Epidemiologia de Liverpool, 1995). En tal sentido, la población Perijanera no escapa de esta realidad que por sus condiciones de higiene en la calle, escuelas o puestos de comidas no es la adecuada en casi toda la población, donde el Departamento de Epidemiología del Estado Zulia; revela que durante el primer trimestre del año 2010, la mortalidad por parasitosis intestinal es de 180 niños menores de 5 años. En este mismo orden de ideas, el Municipio Machiques de Perijá en la Comunidad. La Sabana no escapa de esta situación, donde las condiciones higiénicas y los hábitos de salud favorecen la parasitosis intestinal de sus pobladores más vulnerables como son los niños. Por tal razón nace la inquietud por parte de los investigadores formular las siguientes interrogantes: 1) ¿Cómo se comporta el parasitismo intestinal en los niños menores de 5 años? 2) ¿Factores de riesgo que influyen en la infección del parasitismo intestinal? 3) ¿Intervienen las madres en los cuidados que se le deben prestar a los niños para prevenir las enfermedades parasitarias? 4) ¿Conocen las madres las vías de transmisión y los síntomas de la Parasitosis Intestinal?

3

OBJETIVOS. General. Caracterizar la parasitosis intestinal en niños menores de 5 años de la Comunidad de la Sabana, del municipio Machiques de Perijá, estado Zulia

Específicos. Efectuar un estudio adecuado en niños menores de 5 años para determinar la prevalencia de la parasitosis intestinal en la Comunidad de La Sabana. Determinar factores de riesgos que influyen en la infección del parasitismo intestinal de esta población Determinar el nivel de conocimientos de las madres sobre la prevención de las parasitosis intestinal en niños menores de 5 años para promover las técnicas de intervención educativa orientadas a incrementar el nivel de información sobre la prevención de parasitosis intestinal Valorar el nivel de nociones adquiridas por las madres en la prevención de las enfermedades parasitarias después de la intervención.

4

JUSTIFICACIÓN La presente investigación posee importancia práctica, ya que impulsa a los profesionales de la salud a dar mayor relevancia a sus funciones docentes para brindar información a la comunidad sobre la parasitosis intestinal, que influya positivamente en la educación de su salud, las madres de dicha comunidad aprenderán comportamientos y hábitos favorables, y tendrá conocimientos sobre el tratamiento y control de su propia situación, de tal forma que se traduzca en mejor calidad de vida del eslabón principal de la atención del equipo de salud . De igual manera, implica un aporte teórico, ya que su veracidad científica permite que la presente investigación pueda servir de antecedentes a futuros estudios que se realicen dentro de este campo. Desde el punto de vista social, la investigación permitirá llevar información a la población en estudio, relacionada al nivel socioeconómico-cultural que es el principal culpable de efectos sobre el estado nutricional y el estado intelectual primordialmente en los infantes, por ser estos los que se encuentran expuestos a mayores riesgos de contraer la enfermedad y así reforzar el conocimiento sobre tratamiento y el control de la Parasitosis Intestinal. Además también servirá la información al personal de salud ya que las recomendaciones podrán ser tomadas en cuenta a la hora de realizar planes, programas, talleres o charlas. Igualmente, los resultados podrían trascender para llevar información a los familiares de los usuarios con Parasitosis Intestinal quienes serán los encargados de ayudar y apoyar al enfermo con esta patología. Metodológicamente, estudiantes y el estudio que constituye deseen un antecedente con para la alimentación, el

profesionales

continuar

estudios

relacionados con el mismo tema.

5

MARCO TEORICO .Según Tamayo y Tamayo (1997) las bases teóricas permiten: Aplicar la descripción del problema e integrar la teoría con la investigación y sus relaciones mutuas, en una palabra, es la teoría del problema y tiene como fin ayudarnos a precisar y organizar los elementos contenidos en la descripción del problema, de tal forma que puedan ser manejados y convertidos en acciones concretas (p.179).

PARASITOSIS INTESTINAL Se llama parasitismo a la relación que se establece entre dos especies, ya sean vegetales o animales. En esta relación, se distinguen dos factores biológicos: el parásito y el huésped. El parásito vive a expensas de la otra especie, a la que se le denomina huésped. El parasitismo intestinal se presenta cuando una especie vive dentro del huésped, en el tracto intestinal(1). Se considera parásito a todo ser vivo, animal o vegetal, que pasa una parte o toda su existencia en el interior de otro ser vivo a expensas del cual se nutre, y provoca daños aparentes o inaparentes(2). Aunque el término "parásito" incluye conceptualmente a todos los seres vivos capaces de causar perjuicio a otros, tradicionalmente en medicina este nombre se aplica de forma exclusiva a los protozoos, helmintos y artrópodos que viven temporal o permanentemente en el ser humano, compitiendo por el consumo de las sustancias alimentarias que ingiere el huésped, o en otros casos se nutren de la sangre del mismo. Las enfermedades parasitarias son responsables de una morbilidad considerable en el mundo entero, principalmente en las regiones tropicales y subtropicales; se presentan con altas tasas de prevalencia y síntomas no específicos. Parásitos como la Entamoeba histolytica, el Necator americanus, el Áscaris lumbricoides, la Giardia lamblia, el Trichuris trichiura, se

6

encuentran entre las diez infecciones más comunes observadas en el mundo; aproximadamente 3,5 mil millones de personas son afectadas por ellos y producen cada año entre 40 y 110 mil fallecidos. La Entamoeba histolytica, el agente causal de la amebiasis, provoca enfermedad severa en 48 millones de personas y mata todos los años alrededor de 70 mil individuos. A las infecciones por Ancylostomídeos se le atribuyen 65 000 muertes directamente y otras 60 000 por Áscaris lumbricoides ocurren todos los años. La población infantil no es ajena a todo lo anterior, valorándose que aporta el mayor número de infectados, según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud. Para parásitos como Áscaris lumbricoides y Trichuris trichiura, la intensidad de la infección alcanza su máximo entre los cinco y quince años de edad, por lo que los escolares tienden a sufrir infecciones más severas(3). Estas enfermedades son más frecuentes durante la infancia por haber más oportunidades de contacto con dichos parásitos, menor nivel inmunológico y por tanto menor tolerancia a éstos. En la medida en que se va desarrollando el sistema inmunológico esto cambia, y el cuerpo tiende a acostumbrarse más al invasor; por ello es que la afección puede desencadenar síntomas más evidentes y serios en el transcurso de los primeros 5 años de vida. Además, los niños en edad escolar tienen un radio de acción más amplio y disminuye el control materno(4). La sintomatología producida por las parasitosis intestinales puede ser variable, ya que el sistema inmunológico juega un papel preponderante en la intensidad de las mismas. Las parasitosis intestinales pueden afectar el estado general del individuo favoreciendo no solo la anemia y la mal nutrición sino que también representan una puerta de entrada para otras enfermedades, por lo que se hace necesario, en todos los casos, un diagnóstico y tratamiento precoz. El cuadro clínico desarrollado depende del agente ofensor. La parasitosis repercute negativamente en el progreso socio-económico y es principal culpable de efectos sobre el estado nutricional y el estado intelectual primordialmente en los infantes, por ser estos los que se

7

encuentran expuestos a mayores riesgos de contraer la enfermedad. Se ha observado que aquellos niños poliparasitados tienen un ritmo de crecimiento inferior y su estado nutricional es deficitario afectando principalmente su desarrollo físico y mental. Existe una serie de factores asociados al parasitismo intestinal que determinan una mejor o peor evolución de la enfermedad como son: edad, higiene personal, higiene de los alimentos, manifestaciones clínicas del parasitismo, tipo de parásito, asociaciones entre estos parásitos, tipo de lactancia recibida, nivel cultural, nivel económico, repercusión en sistema hematológico, repercusión en estado nutricional, acceso a los servicios médicos, entre otros(5). La higiene tanto personal, como la de los alimentos y la medioambiental, es el factor de riesgo más importante en el origen y evolución del parasitismo intestinal. Cuando la higiene en sus diferentes modalidades es deficiente ocurre la instalación y proliferación del parasitismo en el organismo humano, se hace persistente, crónico, con los consiguientes daños en el estado nutricional e inmunológico. La vía principal para la transmisión del parasitismo intestinal es la vía digestiva por el consumo de agua y comidas contaminadas aunque también puede ser por el contacto directo de persona a persona. El comportamiento humano tiene gran importancia en la transmisión de las infecciones intestinales por parásitos, por lo tanto el éxito de las medidas de control que se implementen dependerá en gran medida de la modificación que se obtenga de los hábitos en el sentido de promover la salud y no contribuir a deteriorarla(6). EPIDEMIOLOGÍA Los parásitos intestinales se clasifican en dos grupos: protozoos y helmintos. En la Tabla 1, se pueden ver los principales parásitos intestinales de nuestro medio. Existen pocos datos sobre la incidencia de parasitosis intestinales en la población pediátrica del municipio. Una parte de estos datos proviene de las hojas de cargo del Consultorio la Sabana, laboratorio del Hospital

8

Rural Machiques, y los más recientes provienen del estudio de Atención Primaria; pero, en general, coinciden en que el 89% de las parasitosis se producen por protozoos y, de ellos, los más frecuentes son: Giardia intestinalis, Entamoeba coli y Endolimax nana, por orden de frecuencia y seguidos con una frecuencia mucho menor de Entamoeba histolytica/dispar y Cryptosporidium parvum. Los nematodos los más frecuentes son Enterobius vermicularis y Trichuris trichiura, seguidos, con un incidencia mucho menor, de Ascaris lumbricoides y Uncinarias. Los cestodos, Taenia saginata como Hymenolepis nana, tienen una incidencia levemente superior a la de Ascaris lumbricoides y Uncinarias. Enterobius vermicularis fue el parásito patógeno más frecuente y el 23,39% de los pacientes con oxuriasis fueron niños menores de 6 años. La incidencia disminuye con la edad, aunque puede producirse en cualquier grupo etario. CLÍNICA, FISIOPATOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO ESPECÍFICO En las parasitosis intestinales, no se puede hablar de un mecanismo fisiopatológico común, ni un único método diagnóstico. A continuación, expondremos la clínica, mecanismos de transmisión, fisiopatología y métodos diagnósticos más adecuados de las patologías intestinales más frecuentes. Giardia intestinalis Es un protozoo flagelado que coloniza el duodeno e intestino delgado proximal, donde puede producir una infección aguda o crónica. El ciclo vital se compone de dos estadios: trofozoítos y quistes. La vía de transmisión más frecuente es la fecal-oral. Los niños entre 2-4 años tienen especial riesgo de transmisión por esta vía, principalmente los que acuden a guardería. Estos niños pueden expulsar quistes durante varios meses y las tasas de infección secundaria de familiares llegan al

9

15-30%. El agua y los alimentos son también una fuente importante de transmisión. Los quistes de Giardia son viables en el agua hasta 3 meses y resisten a la cloración. La ebullición (de tan sólo un minuto) los inactiva eficazmente. También, puede transmitirse al hombre a través de animales domésticos (perros, gatos, ovejas, castores). La infección ocurre con más frecuencia en los meses de verano y otoño. La infección por Giardia es asintomática la mayoría de veces. Las infecciones sintomáticas son más frecuentes en niños que en adultos. La presentación más común es una diarrea acuosa, con o sin febrícula (presente sólo en un 25% de los pacientes), náuseas y anorexia. Una pequeña proporción de casos evolucionan a una diarrea intermitente o más prolongada, explosiva y fétida, sin sangre, con flatulencia, dolor abdominal, anorexia y náuseas. El comienzo puede ser agudo o gradual. La diarrea puede ser autolimitada o crónica, produciendo en el último caso malnutrición e intolerancia a la lactosa. No es raro que sea intermitente, alternando con fases de estreñimiento. En inmunodeprimidos, la enfermedad es siempre sintomática y grave, con diarreas prolongadas y síndromes de malabsorción. No suele encontrarse eosinofilia y, en ocasiones, se asocia a un déficit de disacaridasas con intolerancia a la lactosa. El diagnóstico se realiza mediante el examen microscópico en fresco de heces. Las heces deben analizarse en la hora siguiente a la expulsión o conservarse con alcohol polivinílico o formol al 10%. Pueden darse falsos negativos en el inicio de la enfermedad. En casos de fuerte sospecha y con varios estudios de heces en fresco negativos, se pueden hacer un aspirado y biopsia duodenal (método más sensible pero costoso e invasivo). Esta prueba sólo se hace en centros en los que se realizan endoscopias de rutina. Existen otros métodos diagnósticos, como enterotest (para estudio de trofozoítos en el jugo duodenal), ELISA (antígeno específico GSA-65) con una sensibilidad del 90-99% y una

10

especificidad del 95-100%, PCR e inmunofluorescencia con anticuerpos policlonales. Las pruebas serológicas para la detección de anticuerpos en el paciente, dada su escasa sensibilidad, sólo se recomiendan para estudios epidemiológicos. El tratamiento específico se expone más adelante. En general, no se trata a los portadores asintomáticos, salvo en situaciones específicas (control de brotes, prevención de contagio a inmunodeprimidos). Se recomienda un control a las 2-4 semanas postratamiento. Enterobius vermicularis Este parásito, también llamado oxiuro, es el nematodo más común en nuestro país y se encuentra principalmente en población infantil. Es rara la infección en lactantes y niños pequeños, afecta principalmente entre los 5 y 14 años. Se transmite por vía fecal-oral, autoinfestación, ingestión de alimentos o tierra contaminada o inhalación de polvo de las casas. También, puede transmitirse a través de la ropa interior y de cama, objetos, etc. Los huevos contaminan extensas áreas del hogar, permaneciendo durante semanas en ropa, suelo y uñas. Ello exige una serie de medidas higiénicas además del tratamiento médico. Probablemente, los niños que practican la onicofagia tienen mayor probabilidad de reinfestarse, y este hábito es frecuente entre los parasitados por E. vermicularis. Desde la ingesta de los huevos a su excreción, nuevamente transcurren 2-3 semanas, lo que justifica repetir el tratamiento antihelmíntico a los 15 días; ya que, el tratamiento es efectivo frente a los gusanos que habitan la región ileocecal pero no frente a los huevos. La infección puede ser asintomática o sintomática. En este segundo caso, puede cursar con prurito anal o perianal (de gran intensidad, predominio vespertino y con frecuentes lesiones de rascado perianal); dolores abdominales en fosa ilíaca derecha; alteraciones del tránsito intestinal (diarrea, vómitos, heces mucosas); anorexia; irritabilidad/cambios de carácter tipo inestabilidad o agresividad; alteraciones del sueño/terrores

11

nocturnos (relacionados con el prurito); bruxismo o vaginitis y leucorrea en las niñas relacionados con el rascado. El diagnóstico de laboratorio se realiza mediante el test de Graham (prueba de la cinta adhesiva) o bien la técnica de Markey (con torundas vaselinizadas), que se describen en el siguiente epígrafe. Se debe descartar siempre la coinfección por Dientamoeba fragilis, porque con frecuencia es transportada en la cáscara de los huevos de Enterobius vermicularis. Cryptosporidium parvum Es un protozoo que se multiplica en las vellosidades del tubo digestivo. Se desconoce el mecanismo específico por el que produce la diarrea. Se sitúa en el borde en cepillo de las células epiteliales sin invadirlas. La criptosporidiosis es una zoonosis que se transmite por vía fecal-oral, persona a persona o bien por la ingestión de agua (los ooquistes son resistentes a la cloración) o alimentos contaminados con ooquistes o contacto estrecho con animales infectados (ganado vacuno). La prevención, por tanto, pasa por extremar las medidas higiénicas que eviten la transmisión interpersonal. Esta vía parece ser la responsable de la infección de niños que asisten a guarderías y de la alta prevalencia, en general, en preescolares. Los familiares de niños afectados se infectan en una proporción del 70%. Existen tres formas clínicas: • Forma asintomática: es frecuente en guarderías. Se produce una eliminación prolongada de ooquistes. • Forma intestinal: gastroenteritis autolimitadas, con deposiciones acuosas sin sangre, dolor abdominal cólico, anorexia, vómitos y fiebre en el 3050% de los pacientes. En ocasiones, puede provocar síntomas inespecíficos como mialgias, debilidad y cefalea. Dura aproximadamente 14 días sin tratamiento. La expulsión de ooquistes se mantiene durante varias semanas después de la desaparición de la diarrea. • Forma extraintestinal (más frecuente en inmunodeprimidos): hepatitis, colecistitis, artritis reactivas y síntomas respiratorios.

12

El diagnóstico de laboratorio de Cryptosporidium se basa en la detección de los ooquistes característicos en el examen microscópico tras concentración fecal y tinción de ácido-alcohol resistencia (tinción de Kinyoun). Se recomienda la búsqueda sistemática de Cryptosporidium en preescolares, dado que los estudios parasitológicos utilizados para otros enteroparásitos no revelan la frecuencia real de este coccidio si no se solicita esta tinción. La biopsia de mucosa intestinal permite un diagnóstico de certeza al evidenciar cuerpos basófilos en los bordes en cepilllo, principalmente en el yeyuno. También se puede encontrar un test de D-xilosa alterado y grasa fecal aumentada. No es útil el diagnóstico serológico. El paciente inmunocompetente no requiere tratamiento porque la diarrea es autolimitada. En los casos severos y en pacientes inmunodeprimidos, se debe considerar el tratamiento farmacológico. Es recomendable el control durante y tras el tratamiento. Es esencial el tratamiento antirretroviral en inmunodeprimidos. Blastocystis hominis Protozoo habitante del tracto gastrointestinal humano y considerado durante mucho tiempo como comensal no patógeno. Publicaciones recientes relacionan determinadas cepas del parásito con diversos síntomas, tanto intestinales (diarrea aguda autolimitada), como extraintestinales (alérgicos principalmente). Muchos autores aconsejan el tratamiento cuando se detecta en cantidades importantes en tres muestras consecutivas de heces, y sin que exista otro organismo potencialmente responsable de la clínica. La infección por Blastocystis cursa con malestar, anorexia y distensión abdominal, cólico, diarrea, flato y estreñimiento que alterna con diarrea. Menos frecuentemente, encontramos náuseas, vómitos, mareos, pérdida de peso, prurito y tenesmo. Se puede asociar con otros parásitos. Se diagnostica mediante el estudio microscópico de las heces.

13

Entamoeba histolytica Actualmente, se conocen dos especies distintas de Entamoeba histolytica morfológicamente indistinguibles que parasitan al hombre: E. histolytica, la especie patógena e invasiva, y E. dispar, la especie de mayor prevalencia (diez veces superior a la anterior), comensal intestinal no patógeno y asociada a un estado de portador asintomático. Otras cinco especies no patógenas pueden colonizar, en raras ocasiones, el aparato intestinal humano: E. coli, E. hartmanni, E. gingivalis, E. moshkovskii y E. polecki. Se produce por la ingestión de los quistes parasitarios (a través del agua, de alimentos contaminados o contacto fecal-oral), resistentes a las concentraciones grados. Se diferencian tres formas parasitarias: trofozoíto (forma invasiva), prequiste y quiste. Los trofozoítos ameboides se adhieren en el colon (a nivel de ciego, colon ascendente y rectosigma), dando lugar a úlceras. En las invasiones más profundas pasan al sistema portal y al hígado. El 90% de los sujetos infectados por E. histolytica están asintomáticos y sólo en un 2-8% se produce la invasión. En este último caso, se pueden presentar tres formas clínicas: • Diarrea acuosa crónica (90%): se produce colitis no disentérica con diarrea intermitente con moco sin sangre, dolor abdominal y flatulencia, y alternancia con estreñimiento. • Disentería amebiana (10%): de comienzo gradual, deposiciones intermitentes con sangre y moco, fiebre en sólo un 30% de los casos, asociada a “pujo” (necesidad de defecar con mucho esfuerzo pero cada vez menos material fecal y más sangre y moco) y tenesmo (espasmo doloroso en el recto que produce la necesidad de una nueva defecación) que se prolonga durante 1-2 semanas. Es característica la ausencia de síntomas consuntivos generales. En lactantes y niños pequeños de de cloro que se utilizan habitualmente en la potabilización de las aguas, pero muy sensibles al calentamiento hasta 55

14

países tropicales o pacientes con SIDA, podemos encontrar colitis amebiana necrotizante fulminante. • Forma crónica: es muy rara. Cursa con brotes de dolor abdominal y diarrea sanguinolenta que recidivan a lo largo de los años y pueden simular una enfermedad inflamatoria intestinal. Se diagnostica mediante el examen microscópico de heces (el estudio de tres muestras de heces frescas tiene una sensibilidad del 90%; las muestras de heces frescas deben analizarse en los 30 minutos de su expulsión), serología con detección de anticuerpos antiamebianos (resultados positivos en un 95% de pacientes con enfermedad sintomática de más de 7 días de duración y en la mayoría de portadores asintomáticos de E. histolytica, porque la E. dispar no despierta respuesta humoral), biopsia intestinal (se pueden encontrar trofozoítos móviles), detección de antígeno amebiano en heces o suero mediante contrainmunoelectroforesis o ELISA y la técnica de PCR (permiten distinguir entre las dos especies de Entamoeba). La infección por E. histolytica, aunque sea asintomática, debe ser tratada porque puede hacerse invasora. Se debe hacer un control a las 2-4 semanas del tratamiento y repetir hasta que el resultado sea negativo. Trichuris trichiura El hombre se infesta al ingerir por vía oral (a través de las manos, alimentos o bebidas contaminadas) huevos larvados del helminto. Tras la ingesta, el huevo eclosiona en el intestino delgado, migrando posteriormente al intestino grueso, donde madura hasta alcanzar el estado adulto. Se localiza, definitivamente, en el ciego. La mayoría de pacientes infestados por tricocéfalos son asintomáticos. En los casos sintomáticos, se producen vagas molestias abdominales, cólicos y distensión. En los casos graves, se puede encontrar diarrea sanguinolenta, prolapso rectal y anemia.

15

Se diagnostica mediante el hallazgo de huevos del parásito en el análisis microscópico de heces. Ascaris lumbricoides Es el nematodo más grande (puede medir hasta 35 cm). Se transmite a través del suelo (donde pueden sobrevivir durante meses). La defecación indiscriminada y el uso de estiércol humano son la causa más importante de endemia por este parásito. El modo de transmisión al hombre es fecaloral, con dedos contaminados por contacto con el suelo. Los alimentos pueden contaminarse por las moscas o los fertilizantes. Tras la ingesta de los huevos, las larvas se liberan en el intestino, atraviesan la pared intestinal y, a través de la circulación venosa, migran a los pulmones. Posteriormente, se vuelven a deglutir localizándose la forma adulta en el intestino delgado (yeyuno e íleon). En general, la infección suele ser asintomática y raras veces conducir a complicaciones graves. Cuando es sintomática, se manifiesta por dos fases distintas desde el punto de vista clínico y diagnóstico: la fase de la migración larvaria pulmonar y la fase digestiva producida por los gusanos adultos. • Fase larvaria: causa una neumonitis pulmonar (síndrome de Löeffler) con tos espasmódica, expectoración mucosa, fiebre elevada y hemoptisis ocasional. A veces urticaria y angioedema. Las lesiones pulmonares se producen por la migración de las larvas al alvéolo, con la reacción inflamatoria correspondiente. • Fase digestiva: cursa con dolor abdominal cólico en región epigástrica, náuseas matutinas, vómitos y, a veces, diarrea. En la infancia, puede aparecer detención del desarrollo ponderoestatural. Debido a su tamaño puede producir: obstrucción intestinal, pancreatitis, colecistitis, ictericia y absceso hepático. Para el diagnóstico, hay que demostrar la presencia de huevos en heces o la presencia del parásito adulto en vómitos o en las heces. En la fase

16

larvaria, pueden encontrarse larvas en el esputo, junto con una clínica y radiología sugestivas. Es frecuente la hipereosinofilia, con aumento progresivo hasta la tercera semana de la infección y, posteriormente, una disminución paulatina hasta la emisión de huevos. Se debe hacer un control tras 2-4 semanas del tratamiento. Taenia solium/Taenia saginata Los huéspedes intermediarios de estos cestodos son los cerdos (T. solium) y bóvidos (T. saginata). Los humanos se infestan al ingerir carne cruda o poco cocinada. La cocción completa o la refrigeración destruyen al parásito. La mayoría de los casos son asintomáticos (se detecta al darse cuenta el paciente, que elimina proglótides [anillos] del (parásito). Los casos sintomáticos cursan con dolor epigástrico, anorexia o aumento del apetito, dispepsia, náuseas o vómitos e insomnio. En ocasiones, se producen alteraciones neurológicas, como: cefalea, vértigos o nerviosismo. Se diagnostican por detección de huevos en el examen microscópico de las heces o bien la presencia de proglótides en las mismas. Es importante conocer que los anillos de T. saginata presentan movilidad. Es frecuente la hipereosinofilia. Hymenolepis nana / Hymenolepis diminuta Hymenolepis nana o “tenia enana” constituye la cestodiasis humana más frecuente. Afecta principalmente a niños, que pueden presentar parasitaciones múltiples con el consiguiente retraso en el desarrollo ponderal. La transmisión se produce por la vía mano-boca o a través de alimentos y bebidas contaminadas. En el caso de Hymenolepis diminuta, el hombre puede infestarse por la ingesta accidental de insectos parasitados presentes en cereales y harinas.

17

La parasitación por H. nana suele ser asintomática. Los casos sintomáticos cursan con: anorexia, cefalea, dolor abdominal, vómitos y náuseas (a veces, prurito anal o nasal), diarrea intermitente y molestias abdominales. H diminuta produce dolor abdominal, molestias gástricas y diarrea. Se diagnostican mediante la detección de los huevos en el examen microscópico de las heces. Se encuentra hipereosinofilia en el 5-15% de los casos que presentan esta parasitación. ESTUDIO DE HECES En una muestra fecal, pueden observarse diversas formas parasitarias de protozoos (trofozoítos, quistes, ooquistes, esporas), helmintos (huevos, larvas, ocasionalmente adultos enteros o segmentos de éstos) y larvas de moscas. Los trofozoítos sólo se encuentran en heces diarreicas; mientras que, los quistes se pueden encontrar tanto en heces formes, como en pastosas o líquidas. Queremos destacar la importancia de la fase preanalítica en el diagnóstico parasitológico. Procesar una muestra mal recogida o transportada constituye una pérdida de tiempo y de dinero y da una falsa información al clínico sobre la situación del paciente. No existe una técnica universal idónea para todos los posibles parásitos que podemos encontrar; ya que, cada uno se identifica de forma óptima con una técnica particular. Es importante, por tanto, que los datos del paciente se acompañen de los datos clínicos y epidemiológicos del proceso y de un diagnóstico de sospecha. Esta información es la que permite al laboratorio aplicar las técnicas diagnósticas disponibles de manera más eficiente. Como es obvio, se debe remitir al laboratorio el tipo de muestra adecuado en función de los datos del paciente. A su vez, el laboratorio debe informar al paciente de la correcta toma de muestra para evitar falsos negativos.

18

Heces Algunos alimentos dificultan el análisis coprológico; así, se recomienda una dieta blanda, exenta de grasa y fibra durante tres días, antes de la toma de muestra. Ciertos tratamientos, como sales de bario y bismuto, antidiarreicos no absorbibles, contrastes radiológicos, aceite mineral, ciertos antibióticos (tetraciclinas) y fármacos (metronidazol) también invalidan el examen coprológico. En este último caso, la toma de muestras debe retrasarse 710 días. No existe un criterio universal sobre el número de muestras que deben examinarse; ya que, la cantidad de parásitos que se eliminan, en cualquiera de sus formas, varía en un mismo individuo de manera significativa de un día a otro. En general, se recomienda el examen de tres muestras perfectamente etiquetadas obtenidas en días alternos (ya que la emisión de elementos parasitarios puede ser intermitente) en un plazo no superior a 10 días. Cuando se sospecha giardiasis, si las tres primeras muestras son negativas, se recomienda examinar tres muestras más obtenidas a intervalos de una semana. La cantidad recomendable para la muestra es, en el caso de heces formes, el tamaño de una nuez grande (20-40 g); y, en el caso de heces líquidas, un volumen equivalente a 5-6 cucharadas soperas. Se recomienda el uso de recipientes estériles de plástico transparentes, desechables, de boca ancha (para recoger la muestra con facilidad), limpios, secos y de cierre hermético. Torundas o Celos El diagnóstico de oxiuros se efectúa mediante el hallazgo de los gusanos o de sus huevos a partir de muestras obtenidas del margen anal. Los gusanos adultos habitan en el intestino grueso y el recto. Las hembras migran hacia el esfínter anal y depositan los huevos en la zona perianal, generalmente durante la noche. La búsqueda de huevos se

19

realiza mediante las técnicas de Graham (prueba de la cinta adhesiva) o de Markey (método de la torunda vaselinizada). Las muestras de heces se deben recoger tras unos días de dieta sin residuo y llevar inmediatamente al laboratorio si son de consistencia líquida o guardar en nevera si la consistencia es sólida. Ante la sospecha de oxiurios se recogen torundas o celo que, tras aplicar en el margen perianal, se pueden conservar en nevera. La toma de muestras deberá realizarla el paciente a primera hora de la mañana, antes del aseo personal y previamente a la defecación. Es imprescindible el lavado cuidadoso de las manos tras su realización. Para la técnica de Graham la toma se efectúa utilizando un depresor de madera recubierto de cinta adhesiva transparente (que no sea mate). Se deben realizar varias aplicaciones en la región perineal, alrededor del ano y en los pliegues interglúteos. La cinta adhesiva se debe pegar sólo sobre una de las dos caras de un portaobjetos. Para la técnica de Markey la toma de muestra se efectúa realizando varios toques con la torunda preparada sobre la región perianal (sin introducir en recto). Ante un paciente con clínica sospechosa, lo ideal es obtener 3 muestras del margen anal de días consecutivos y 3 muestras fecales de días alternos. Para que un paciente se considere libre de infección, se deberían obtener resultados negativos en las tomas realizadas al menos durante 4-6 días consecutivos. Transporte y almacenamiento de muestras Es muy importante que el almacenamiento y transporte de las muestras sea correcto. Si las heces son sólidas, se pueden mantener a temperatura de refrigeración; si son líquidas, a temperatura ambiente y rápido transporte al laboratorio. Las torundas deben conservarse a temperatura de refrigeración. En la técnica de Graham, se debe remitir el portaobjetos con la cinta adhesiva adherida al mismo en el interior de un sobre perfectamente etiquetado y a temperatura de refrigeración.

20

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL La sintomatología clínica de las parasitosis intestinales es a menudo inespecífica y, por eso, es difícil llegar a un diagnóstico clínico exacto. En los casos de disentería, debe establecerse el diagnóstico diferencial con la enfermedad inflamatoria intestinal, disentería bacilar, diverticulitis, colitis isquémica, tuberculosa o carcinoma. Dentro de los datos aportados por el laboratorio, la anemia y la eosinofilia constituyen una pista hacia el diagnóstico parasitológico. La hipereosinofilia se encuentra principalmente en las parasitosis tisulares, aunque también se puede encontrar en algunas parasitosis intestinales. Se debe valorar en números absolutos; así, se considera hipereosinofilia los valores superiores a 500 cel/mm3. El valor en porcentaje nos lleva a una infravaloración de la misma, principalmente en presencia de un alto número de leucocitos. En principio, los protozoos, cualquiera que sea su localización, no producen eosinofilia. La única parasitación por protozoos que la produce es la isosporidiasis. Los helmintos intestinales también producen una eosinofilia discreta, en contraste con las helmintiasis de los tejidos que producen las eosinofilias más altas. En la ascaridiasis, se puede encontrar una hipereosinofilia en un tercio de los pacientes cuando el parásito presenta la forma adulta intestinal. En la oxiuriasis, encontramos una eosinofilia moderada (600 eosinófilos/mm3) en la mitad de los pacientes. Las uncinariasis, estrongiloidiasis y tricocefalosis producen un aumento de eosinófilos más importante. Los cestodos en general no producen aumento de eosinófilos y en los pocos casos en los que se produce es bajo. Hymenolepis nana es la que con mayor frecuencia evoluciona con una eosinofilia discreta (900 eosinófilos/mm3).

21

PREVENCIÓN Ya que la principal vía de contagio de las parasitosis intestinales es la fecal-oral, el principal método preventivo es la limpieza de manos, especialmente en guarderías o familias con niños y, principalmente, si éstos son menores de 5 años. Se debe insistir a los padres, durante los controles de salud, en la necesidad de que el niño se lave las manos antes de las comidas y después de cada deposición. En el caso de niños menores de tres años, con poca autonomía o sin control de esfínteres, deben ser los padres, los cuidadores o auxiliares en las guarderías, los que realicen esta higiene. En el caso de la infección por oxiuros, ya se ha hecho referencia a la persistencia de los huevos en manos, ropa interior y de cama y objetos del niño. Una vez confirmado el diagnóstico se deben lavar todos estos enseres y, de forma especial, las uñas del paciente afectado. Esto es una recomendación general útil, aunque no hay pruebas de que desempeñe un papel significativo en el control de la enterobiasis. Se debe valorar el tratamiento a toda la familia, principalmente en casos reincidentes. Algunos animales domésticos son transmisores de parásitos a los humanos, por ejemplo, en las giardiasis o en las teniasis. Siempre hay que tenerlos presentes, tanto para el diagnóstico, como a la hora del tratamiento. El agua y los alimentos son también una fuente importante de transmisión. Los quistes de Giardia son viables en el agua hasta 3 meses y resisten a la cloración. También, son resistentes los quistes de Cryptosporidium y Entamoeba. En menores de 6 meses, se recomienda hervir el agua potable durante un minuto. En ambientes, regiones o medios en los que es posible la existencia de estos parásitos, se debe contemplar la ingesta de aguas minerales.

22

TRATAMIENTO 1. PROTOZOOS Giardia intestinalis Elección Metronidazol 5 mg/kg vo tid (máx 750 mg/día) x 5 días Tinidazol 50 mg/kg en dosis única (máx 2 g) Alternativas Mepacrina 2 mg/kg tid x 5 días (máx 300 mg/día) Furazolidona 6 mg/kg/día vo repartidos en 4 dosis x 7-10 días (max 400 mg día) Albendazol 15 mg/kg/día qd vo x 5-7 días (max 400 mg) Nitazoxanida 1-3 años: 100 mg bid x 3 días; 4-11 años: 200 mg bid x 3 días Entamoeba histolytica a. Portadores de quistes Elección Paromomicina 25-35 mg/kg/día vo repartidos en 3 dosis x 7 días Iodoquinol 30-40 mg/kg/día vo (máx 2 g) repartidos en 3 dosis x 20 días Alternativas Diloxanida furoato 20 mg/kg/día en 3 dosis x 10 días. No recomendado en menores de 2 años b. Rectocolitis invasiva Elección Metronidazol 35-50 mg/kg/día vo o iv repartidos en 3 dosis (máx 2 g) x 7-10 días Alternativa Tinidazol 50 mg/kg (máx 2 g) vo qd x 3 días c. Absceso hepático6 Elección Metronidazol 35-50 mg/kg/día iv o vo repartidos en 3 dosis x 7-10 días Alternativa Tinidazol 50-60 mg/kg (máx 2 g) vo qd x 5 días

23

Cryptosporidium parvum Elección Nitazoxanida 1-3 años: 100 mg vo bid x 3 días, 4-11 años: 200 mg vo bid x 3 días Cyclospora cayetanensis Elección Trimetoprim (TMP)/ TMP 5 mg/kg/SMX 25 mg/kg vo bid 7-10 días Profilaxis secundaria Trimetoprim (TMP)/ TMP 5 mg/kg/SMX 25 mg/kg vo diario tres veces a la semana en inmunodeprimidos sulfametoxazol (SMX) Dientamoeba fragilis Elección Iodoquinol 30-40 mg/kg/día (máx 2 g) repartidos en 3 dosis x 20 días Alternativas Paromomicina 25-35 mg/kg/día vo tid x 7 días Tetraciclina 40 mg/kg/día (máx 2 g) vo en 4 dosis x 10 días Metronidazol 20-40 mg/kg/día vo en 3 dosis x 10 días

HELMINTOS PLATELMINTOS 1. Trematodos Fasciola hepatica Elección Triclabendazol 10 mg/kg vo dosis única Bithionol 30-50 mg/kg vo días alternos x 10-15 dosis. Evitar en < de 8 años Schistosoma haematobium Elección Praziquantel 40 mg/kg/día vo en 2 dosis x 1 día Schistosoma mansoni Elección Praziquantel 40 mg/kg/día vo en 2 dosis x 1 día
24

Alternativas Oxamniquinina 20 mg/kg/día vo en dos dosis x 1 día Schistosoma japonicum, Schistosoma mekongi Elección Praziquantel 60 mg/kg/día vo en 3 dosis x 1 día 2. Cestodos Diphyllobothrium latum, Taenia saginata, Taenia solium, Dipylidium caninum Elección Praziquantel 5-10 mg/kg vo dosis única Alternativa Niclosamida 50 mg/kg (max. 1,5 g) vo dosis única H. nana Elección Praziquantel 25 mg/kg vo dosis única Alternativa Niclosamida 11-34 kg:1 g el 1er día seguido de 0,5 g/día los seis días siguientes, > 34 kg: 1,5 g 1er día seguido de 0,5 g/día los 6 días siguientes NEMATODOS Enterobius vermicularis Elección Pirantel 11 mg/kg vo (máximo 1 g) en dosis única. Repetir a los 15 días Alternativas Mebendazol 100 mg vo dosis única. Repetir en 2 semanas Albendazol 400 mg monodosis. Repetir en 2 semanas Ascaris lumbricoides Elección Mebendazol 100 mg vo bid x 3 días; 500 mg vo 1 sola vez Albendazol 400 mg vo dosis única

25

Alternativas Pirantel 11 mg/kg vo(máximo 1 g) en dosis única. Repetir a los 15 días Piperazina 75 mg/kg/día x 2 días máx 3,5 g /día. En caso de infestaciones graves se puede repetir el ciclo a la semana Pirvinio pamoato 50-60 kg: 300 mg vo, > 60 kg 400 mg dosis única. Repetir a los 15 días Levamisol 5 mg/kg dosis única Anisakis simplex Elección Extracción quirúrgica o endoscópica Uncinarias: Ancylostoma duodenale, Necator americanus Elección Mebendazol 100 mg bid vo x 3 días o 500 mg 1 vez Albendazol 400 mg vo 1 sola dosis Alternativas Pirantel 11 mg/kg vo (máx 1 g) qd x 3 días Trichuris trichiura Elección Albendazol 400 mg vo qd x 3 días Mebendazol 100 mg bid vo x 3 días o 500 mg 1 vez Alternativa Ivermectina 200 µg/kg/día vo qd x 3 días Strongyloides stercoralis Elección Ivermectina 200 µg/kg/día qd vo x 1-2 días Alternativas Tiabendazol 50 mg/kg/día vo x 2 dosis (máximo 3 g/día) x 2 días Albendazol 400 mg qd x 3 días (x 7 días en caso de hiperinfestación), repetir ciclo cada mes x 3 meses (10).

26

BASES LEGALES Esta investigación se apoya en la revisión bibliográfica y/o documental plasmada en artículos de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999), en el Capítulo V denominado, De los Derechos Sociales y de las Familias, correspondiendo al artículo 83 y 84 lo siguiente: Articulo 83, La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida. El Estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todas las personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en su promoción y defensa, y el de cumplir con las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de conformidad con los tratados y convenios internacionales suscritos y ratificados por la República. Articulo 84. Para garantizar el derecho a la salud, el Estado creará, ejercerá la rectoría y gestionará un sistema público nacional de salud, de carácter intersectorial, descentralizado y tratamiento oportuno y rehabilitación de calidad. Los bienes y servicios públicos de salud son propiedad del Estado y no podrán ser privatizados. La comunidad organizada tiene el derecho y el deber de participar en la toma de decisiones sobre la planificación, ejecución y control de la política específica en las instituciones públicas de salud. Participativo, integrado al sistema de seguridad social, regido por los principios de gratuidad, universalidad, integralidad, equidad, integración social y solidaridad. El sistema público nacional de salud dará prioridad a la promoción de la salud y a la prevención de las enfermedades, garantizando. Según la Ley Orgánica de Salud (1998) en el Título 1 de nombre, Disposiciones Preliminares, referente al Artículo 3: Los servicios de salud garantizarán la protección de la salud a todos los habitantes del país y funcionará de conformidad con los siguientes principios: Principio de Calidad: En los establecimientos de atención médica se desarrollarán mecanismos de control para garantizar a los usuarios la calidad en la prestación de los servicios la cual deberá observar criterios de integridad, personalización, continuidad, suficiencia, oportunidad y adecuación de las normas, procedimientos administrativos y prácticas profesionales. (Pág. 10).

27

RECURSOS Son todos aquellos elementos que aportan algún tipo de beneficios a la comunidad, como Equipo multidisciplinario (Médico, Enfermera, Psicólogo. Defensor de la Salud, Nutricionista, Deportista, Estudiantes de Medicina Integral Comunitaria de los diferentes años, trabajadores sociales, y equipos institucionales de salud y laboratorios, también el consejo comunal y la integración de la comunidad de dicho sector. Humanos. • • Medico: Dra Maypu Abad. Internos: Arrieta Manjarres José. Camarillo Márquez David. Pérez Américo Ramón Yzzi Luengo Mauro. Zuleta Aroca Kelly Johana. • • • Población del Sector La Sabana Defensor de salud: Nilsa Robertiz Coordinador general: Javier Cantillo.

Materiales: Materiales como hojas, marcadores, lápices, cartulinas, bolígrafos, correctores y equipos electrónicos como computadoras, pendriver de 4 GB, impresora multifuncional, software como Microsoft office 2010, Planilla de encuestas, Pesa y Altímetro, Retroproyector – datashow Institucionales: Consejo comunal la sabana. Consultorio médico la sabana. Financieros: se ejecutara con recursos propios de los internos. Infraestructura: como consultorio, sedes sociales, escuelas Hogares de Ciudad diario, etc.)

28

METODOS Encuesta sobre Higiene Personal, Familiar y Condiciones Socioeconómicas: A cada padre o representante se le entregó encuesta ad hoc, para indagar sobre aspectos socio-económicos, de higiene personal y familiar. Se consideró que existe hacinamiento en un núcleo familiar cuando habitaban más de 6 personas por casa, más de 2 personas por habitación, y 2 o más personas por cama. Status Socio-económico: El estado socio-económico de los núcleos familiares u hogares de los preescolares y escolares se estableció por el método de Graffar modificado22, una metodología estandarizada y aceptada a nivel mundial. Análisis Estadístico: La relación de las manifestaciones clínicas y la identificación de los factores asociados con enterobiasis se hizo mediante las pruebas estadísticas de Chi (x2) cuadrado y x2 de Mantel - Haenczel. Cuando se encontró una asociación estadísticamente significativa, la fuerza de dicha asociación entre los factores y/o manifestaciones clínicas y la enterobiasis se determinó mediante los Odds Ratio (OR) o productos de las razones cruzadas o momios obtenidos por análisis de regresión logística. Mientras mayor sea un OR indicará un riesgo elevado. Los datos se analizaron mediante paquete estadístico MINITAB versión 13.20 (MiniTab Inc., 2000), G-stat versión 1.2 (Glaxo Smith Kline, S.A., 2003) y página Web para cálculos estadísticos StatPages.net (members.aol.com/johnp71/javastat.html).

29

PLAN DE ACCION Actividades
1.

Ejecutor / Responsable Internos, con ayuda del Comité de Salud Doctor del Consultorio La Sabana, Internos, con ayuda del Comité de Salud y Consejo Comunal Internos, con ayuda del Comité de Salud

Fecha
Inicio Fin

Resultado esperado

Participación a los líderes comunales sobre el servicio comunitario a ejecutar.

16 / 03

20/ 03

Interés y Respaldo

2. Obtención

del permiso de la comunidad y líderes comunitarios para la aplicación y ejecución del proyecto comunitario

30 / 03

30 / 03

Adquisición del permiso y de información

Inspección y recolección de datos del sector y de las familias para determinar la prevalencia parasitaria
4. Dirigir Charlas educativas, sobre los efectos que ocasionan a la salud el parasitismo intestinal 5. Orientar

3. Visita,

01 / 04

01 / 05

Determinación de los factores de riesgo y la obtención de universo y muestra Cumplimiento metodológico del proyecto Lograr una conducta responsable, elevando el nivel de conocimientos de las madres Disminuir las consecuencias que trae consigo las infecciones parasitarias

Internos.

09 / 07

30 / 07

a las madres las técnicas de prevención de las enfermedades parasitarias.

Doctor del Consultorio, Internos, La Defensora de la salud Por el equipo de salud, Doctor del Consultorio La Sabana, Internos, La Defensora de la salud

15 / 08

31 / 08

Organizar y Ejecutar una Jornada Antiparasitaria En Guardería, Kínder y Unidades Educativas del Sector
6.

05 / 09

02 / 10

30

RESULTADOS De un universo de 124 pacientes, con 124 muestras para ser analizadas, en el 75 % se detectaron parásitos. En el estudio efectuado predominaron los helmitos (34,68%) sobre los protozoo (26,61%) (tabla 1). El Oxiuro prevaleció sobre los restantes parásitos, seguida de otros protozoarios como Entamoeba histolytica, Giardia Lambia. El Trichuris trichiura y el Ascaris lumbricoides fueron los helmintos más comúnmente encontrados. Menos de una cuarta parte de los niños estaban poliparasitados, con primacía del Oxiuro, y su asociación con los protozoarios resultó ser la más significativa, el primer lugar correspondió a la Giardia lamblia y la Entamoeba histolytica. Tabla1. Distintos tipos de parásitos según clasificación

Tipos de parásitos No. Entamoeba histolytica Giardia lamblia Otros protozoarios Total Protozoo Oxiuro Trichiuris trichiura Ascaris lumbricoides Necator americanus Total Helmitos Poliparasitados Total
17 14 2 33 29 8 5 1 43 17 93

%
13,71 11,29 1,61 26,61 23,39 6,45 4,03 0,81 34,68 13,71 75,00

31

Tabla 2. Relación de los hábitos higiénicos con el hacinamiento Hábitos higiénicos Hacinamiento Parasitados No. Inadecuados Adecuados Total
84 9 93

No parasitados No.
2 29 31

Total No.
86 38 124

%
67,74 7,26 75

%
1,61 23,39 25

%
69,35 30,65 100

La relación de los hábitos higiénicos con la presencia de hacinamiento (tabla 2) reveló que 67,74% de los niños que vivían hacinados y practicaban parasitados. algún hábito higiénico inadecuado, se encontraban

Tabla 3. Relación de la procedencia del agua de consumo con los hábitos higiénico sanitarios Procedencia agua de consumo Hábitos higiénico sanitarios Parasitados No. Otras fuentes Inadecuadas Acueducto adecuado Total
89 4 93

No parasitados No.
2 29 31

Total No.
91 33 124

%
71,77 3,23 75

%
1,61 23,39 25

%
73,39 26,61 100

Al estratificar la procedencia del agua de consumo y los hábitos higiénicos inadecuados (tabla 3) se demostró que 71,77% de los niños parasitados tenían hábitos higiénicos inadecuados y consumían agua de mala calidad, lo cual parece indicar que la asociación de estos dos factores está influyendo en la aparición de parasitismo intestinal en la población infantil.

32

Tabla 4. Relación de la disposición de residuales sólidos con la presencia de vectores Disposición de residuales sólidos Presencia de vectores Parasitados No. Inadecuada Adecuada Total
92 1 93

No parasitados No.
1 30 31

Total No.
93 31 124

%
74,19 0,81 75

%
0,81 24,19 25

%
75,00 25,00 100

Igualmente se obtuvo significación estadística al relacionar la disposición de residuales sólidos con la presencia de vectores (tabla 4), pues la primera era inadecuada en las viviendas de 74,19% de los niños parasitados, donde también existían vectores que propiciaban la infestación.

Tabla 5. Relación del nivel adquiridas por las madres Recepción de Conocimientos Adecuada Inadecuada Total Charla Familiar No.
116 8 124

Charla de Grupo No.
120 4 124

%
93,55 6,45 100

%
96,77 3,23 100

En cuanto a las charlas educativas encontramos una receptividad especialmente amplia y organizada de las familias de la población interactuando de forma dinámica y amena para lograr los objetivos planteados en cada encuentro, (tabla 5) obteniendo de las madres respuestas sencillas y efectivas de los efectos que ocasiona el parasitismo intestinal en los niños. Lograron aplicar y exponer técnicas sencillas higiénicas sanitarias para prevenir la infección parasitaria en sus hijos con ejemplos cotidianos.

33

RECOMENDACIONES Continuar realizando charlas educativas dirigidas a las madres para el lavado de las manos en forma frecuente y adecuada en niños y la importancia de hacerlo antes de ingerir alimentos, y después de ir al baño. El consumo de verduras y frutas debe hacerse después de un cuidadoso lavado. No realizar fecalismo al aire libre. Crear hábitos del corte adecuado de la uñas. Crear medidas Sanitarias de Promoción y Prevención de salud constantes con charlas educativas, jornadas de desparasitación dos veces al año en unidades educativas y guarderías.

Basados en los resultados del presente estudio, se propone que adicionalmente a los programas de desparasitación controlados mediante la identificación de los individuos, no masivamente como usualmente se implementa, las autoridades sanitarias deberían designar e implementar sus campañas de control y vigilancia epidemiológica de las helmintiasis intestinales tomando en consideración todos los factores de riesgo, tanto biológicos, socio-económicos, higiénicos, conductuales, de las comunidades afectadas, tanto a nivel escolar como familiar. A nivel clínico, se recomienda a los médicos asistenciales que a pesar de que muchas veces la sintomatología de la enterobiasis suele no ser grave, o los niños no presentar ninguna manifestación clínica aparente (individuos asintomáticos), en caso de sospechar o de que se detecten signos y síntomas compatibles con esta entero-helmintiasis, practicarle a los niños el diagnóstico mediante la técnica oviscópica de la cinta adhesiva de Graham. Por lo tanto, el clínico debe tener presente que la enterobiasis no sólo se relaciona con un "simple pruritus anis", sino que las alteraciones a nivel psicológico (irritación, insomnio, etc.) pueden intervenir potencialmente en el proceso de enseñanza-aprendizaje del niño de manera negativa, e inclusive afectar su autoestima con cambios de personalidad debido a la vergüenza y los sentimientos de inferioridad asociados con "tener lombrices".
34

CONCLUSIONES La detección de una elevada prevalencia del 75% de niños infectados con parasitismo intestinal en la población de la Sabana, del municipio Machiques de Perijá del Estado Zulia, de Venezuela, confirma los primeros hallazgos del Equipo de Investigadores en Medicina Tropical del presente trabajo, de que los oxiuros son entero-nemátodos altamente prevalentes en la población de niños menores de 6 años de esta zona geográfica, donde se han encontrado porcentajes de infección entre el 34,68%; 26,61% y 13,71%. Estos hallazgos, como los de la mayoría de las parasitosis intestinales, son un indicativo tácito y tangible de los graves problemas de higiene básica, insalubridad y pobreza existentes en la localidad rural de Machiques de Perijá del Estado Zulia, Venezuela, tal como lo demuestra el hecho de detectarse mediante el método de Graffar, de que en su gran mayoría los niños menores de 6 años se encuentran en núcleos familiares en los estratos IV (77,6%) y V (17,2%), es decir, en condiciones de pobreza y pobreza crítica. La alta incidencias del parasitismo intestinal en dicha población repercute en que las madres al momento de la investigación ya que tenían poco conocimientos de las medidas higiénico sanitaria. Después de varia charlas educativas sobre los factores de riego y técnicas de prevención de estas enfermedades y el modo de trasmisión, valoramos que el 96,77% estas familias adquirieron nociones y conocimientos básicos, logrando de esta manera los objetivos planteados.

35

REFERENCIA BIBLIOGRAFICAS

(1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10)

Rica. Ministerio de Salud. Unidad de Promoción de la Salud, 1998 (Parasitismo), Watkins EW, 2001 (Parásitos), Núñez A, Fidel, 2002 (Los Paracitos), Álvarez Hernández, A, 1993 (Parasitismo Intestinal), Murray C, Salomón J. Mathers C, 2000 (Los Parasitos en el hombre), Minvielle M, De Luca, 2001 (Parasitismo Intestinal), Bonomo RA, Salas RA, 1998 (Parasitismo Intestinal), Bonomo RA, Salata RA, 1998 Estudio Parasitológico), Heresi G, Cleary TG, 1997). Facultad de Medicina Universidad del Zulia 1009

Yriberry

US,

Cervera

RZ,

(2007).Técnicas

de

diagnóstico

parasicológico. Madrid. Rubio JM, (2008). Contaminación fecal de agua y alimentos. Venezuela, Caracas Pedro Carrera, Atilio Sarbeito, Carlos Tessi, (1.979) Avances en el tratamiento de las parasitosis intestinales. Venezuela, Zulia Carrera P. (2007) Parasitosis intestinales mas frecuentes. Venezuela, Caracas Zamar J. (2009) Prevalencia de entero parasitosis en escolares. España, Madrid Huarque Falcon. (2010) Tratamiento de elección en parasitosis en niños escolares. EE UU, California

36

Anexos
0

1

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA SALUD MEDICINA INTEGRAL COMUNITAIA SECTOR LA SABANA MUNICIPIO MACHIQUES DE PERIJA ESTADO ZULIA

Un grupo de estudiantes del sexto año de Medicina Integral Comunitaria del municipio Machiques de Perijá, está realizando estadísticas y recolección de información con la finalidad de obtener datos que muestren problemas de salud mas frecuentes en núcleos familiares para evaluar las condiciones y elaborar planes de acción y corregir de manera eficaz dichos problemas encontrados como lo fue el de la PARASITOSIS INTESTINAL EN NIÑOS MENORES DE 5 AÑOS DE LA COMUNIDAD LA SABANA como parte de un Estudio que se realiza para el proyecto de grado. Esta vivienda ha sido seleccionada para participar en esta encuesta, para lo cual solicitamos su colaboración. Quisiera me indicara el total de personas que residen de forma permanente en esta vivienda: TOTAL DE PERSONAS EN LA VIVIENDA: _____________ Ahora necesito me diga los nombres de las personas que residen permanentemente en esta vivienda comenzando por el JEFE DEL NUCLEO FAMILIAR. ( Anótelo en el renglón 01 ), junto con el sexo y la edad de cada uno de los residentes, ordenados de mayor a menor.

2

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA SALUD MEDICINA INTEGRAL COMUNITAIA SECTOR LA SABANA MUNICIPIO MACHIQUES DE PERIJA ESTADO ZULIA

CONTROL DE LA CALIDAD DEL TRABAJO DE CAMPO VISITAS DE ACOMPAÑAMIENTO Y REENTREVISTAS

3

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA SALUD MEDICINA INTEGRAL COMUNITAIA SECTOR LA SABANA MUNICIPIO MACHIQUES DE PERIJA ESTADO ZULIA

HOJA DE SELECCIÓN DEL INDIVIDUO ENTREVISTA Primera Segunda _______ _______ ________ ________ _______ _______

Fecha Hora de Inicio Hora de Terminación Entrevistador

Tercera _______ _______ _______

_____________________________________

Supervisor (V. A.) _____________________________________ Persona Seleccionada I___I___I I___I___I I___I___I

Entrevista Persona Seleccionada con apoyo (nombre)______________________________________________ Entrevista Persona Seleccionada con sustituto (nombre) ______________________________________________________

4

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA SALUD MEDICINA INTEGRAL COMUNITAIA SECTOR LA SABANA MUNICIPIO MACHIQUES DE PERIJA ESTADO ZULIA

AVISO DE PRÓXIMA VISITA
ENCUESTA SOBRE SALUD

PARASITOSIS INTESTINAL EN NIÑOS MENORES DE 5 AÑOS DE LA COMUNIDAD LA SABANA

SIENTO MUCHO NO HABERLO ENCONTRADO
Estamos haciendo una encuesta sobre la Salud y el Bienestar de los Adultos Mayores en la Ciudad de la Habana. Sentimos mucho no haberlo encontrado pero queremos volver a una hora y día que sea conveniente para usted. Su participación en este estudio es importante. Regresaremos nuevamente el día: ___________________________________________ Fecha ___________________ Hora:_________________

Encuestador

5

GRUPO ETAREO
EDAD
-1 1–4 5–9 10 - 14 15 – 19 20 – 24 25 – 29 30 – 34 35 – 39 40 – 44 45 – 49 50 – 54 55 – 59 60 – 64 65 – 69 70 +

F

M

ESCOLARIDAD E M F
PI PT BI BT
TSU

U

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA SALUD MEDICINA INTEGRAL COMUNITAIA SECTOR LA SABANA MUNICIPIO MACHIQUES DE PERIJA ESTADO ZULIA Condiciones de la Núcleo Familiar SITUACION DE SALUD FAMILIAR Vivienda Tamaño Tipo Quinta Embarazada En caso de haber un enfermo en su hogar donde acude Casa Edad Hospital Modulo Consultorio Clínica Rancho Edad Materiales Edad ¿Qué enfermedades padecen generalmente en su núcleo familiar? Zinc Acerolic Platabanda Techo Lactantes Zinc Cartón Bloques Paredes Edad Tierra Cemento Ceramica Piso Edad Servicios Públicos Edad Acued Cist. Pozo Agua ¿Padece algún familiar de alguna enfermedad crónica? Cloac P Sept. Aire libre Líquidos Nombre y Apellidos Edad Enfermedad Crónica A. Ur. Cont. Vertedero Sólidos Red Bomb Leña Gas Saneamiento Si No ¿Lava las verduras con vinagre antes de Presencia de Animales consumirlas? Domésticos Vectores ¿Consume agua hervida? ¿Conoce como puede infectarse su hijo con parásitos? ¿Conoce las condiciones sanitarias para la elaboración de las comidas? ¿Conoce los efectos nocivos que ocasionan los parásitos en el desarrollo físico y mental del niño? ¿Conoce las manifestaciones que producen los parásitos en un niño? ¿Verifica que su hijo lave sus manos antes de consumir alimentos? Observaciones: ¿Le gustaría recibir conocimientos sobre como elaborar las comidas sanitariamente adecuadas? ¿Qué tiempo tendría disponible para recibir estos conocimientos? Día: Mañana: Tarde: Hora:

6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful