P. 1
01.081 Cirrosis hepática

01.081 Cirrosis hepática

|Views: 7.474|Likes:
Publicado porGustavo Araujo

More info:

Published by: Gustavo Araujo on Oct 10, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/10/2013

pdf

text

original

Documento descargado de http://www.doyma.es el 20/12/2007.

Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ACTUALIZACIÓN

Cirrosis hepática
R. Bañares Cañizares, C. Ripoll Noiseux, M. V. Catalina Rodríguez y M. Salcedo Plaza
Servicio de Aparato Digestivo. Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Madrid.

PUNTOS CLAVE Concepto. La cirrosis hepática es una alteración histológica difusa caracterizada por la presencia de fibrosis y nódulos de regeneración. Etiología. La causa más frecuente de cirrosis en nuestro medio es la hepatitis vírica (B y fundamentalmente C) y el consumo excesivo de alcohol. Patogenia. La fibrosis y la hiperplasia nodular regenerativa se producen como consecuencia de trombosis de los sinusoides y de las venas centrales que provoca fenómenos de isquemia acinar. Diagnóstico. No es necesaria una biopsia hepática para el diagnóstico de la cirrosis hepática, aunque es recomendable en aquellas situaciones en las que no se conoce la causa de la enfermedad hepática tras una historia clínica detallada y estudio analítico. Historia natural. Cirrosis compensada. La fase compensada de la cirrosis es oligosintomática. Los pacientes con cirrosis compensada que se mantienen en esta fase tienen buen pronóstico. Historia natural. Cirrosis descompensada. El desarrollo de complicaciones de la cirrosis marca el inicio de la fase descompensada, lo cual se asocia a una supervivencia ostensiblemente menor. Los factores pronósticos de mortalidad de la cirrosis hepática compensada se relacionan con signos indirectos de enfermedad avanzada (clínicos y analíticos), con la presencia de datos de hipertensión portal, con la edad y el deterioro de la función renal. La ascitis es la complicación que con mayor frecuencia marca la progresión a la fase descompensada, además es la complicación más frecuente en esta fase de la enfermedad.

Concepto
La cirrosis hepática consiste en una alteración histológica difusa caracterizada por la presencia de fibrosis y la formación de nódulos de regeneración, que se traduce en dos síndromes fundamentales responsables de las manifestaciones clínicas de la enfermedad: insuficiencia hepatocelular e hipertensión portal1.

Etiología, mecanismos etiopatogénicos y diagnósticos
Etiología
Existen múltiples agentes capaces de producir cirrosis hepática. En nuestro medio, más del 90% de los casos de cirrosis hepática se deben a los virus hepatotropos B y C y al consumo excesivo de alcohol (tabla 1). La cirrosis de origen alcohólico se produce en aquellos pacientes con un consumo excesivo y prolongado de alcohol. Existe controversia acerca de la cantidad de alcohol diaria necesaria para que ésta sea considerada como causa de la cirrosis. Se han comunicado cifras que varían entre 40 y 80 g/día, aunque es posible que en mujeres un consumo menor pueda dar lugar a lesión hepática significativa. Desde el punto de vista de la exploración física determinados hallazgos pueden sugerir un consumo significativo de alcohol, como son la presencia de enfermedad de Dupuytren y de hipertrofia parotídea. En el estudio bioquímico el hallazgo de un cociente GOT/GPT mayor de 2, con elevación de γ-GT y del volumen corpuscular medio (VCM) eritrocitario deben hacer sospechar el consumo de alcohol. En la cirrosis de origen vírico es relevante la valoración de la posible vía de transmisión (por vía parenteral o vertical), así como el intervalo entre la exposición y el diagnóstico, que se basará en las determinaciones serológicas y virológicas. Éstas son absolutamente necesarias para el conocimiento de aspectos esenciales de la historia natural de la enfermedad y de las diferentes alternativas de tratamiento.
19

En la hemocromatosis hereditaria es muy importante valorar los antecedentes de la enfermedad, así como la presencia de las otras manifestaciones de la enfermedad (cardíacas, articulares, endocrinológicas). La determinación de los parámetros del metabolismo del hierro, fundamentalmente el ínMedicine 2004; 9(8): 489-493

489

Documento descargado de http://www.doyma.es el 20/12/2007. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ENFERMEDADES DEL APARATO DIGESTIVO (VIII)

dice de saturación de transferrina, es esencial para el diagnóstico. La valoración de las mutaciones del Alcohol gen HFE también desempeñan Virus un papel diagnóstico relevante. Hepatitis B La presencia de las alteraciones Hepatitis C neurológicas características en paHepatitis D cientes jóvenes, así como los anteOtros virus hepatotropos cedentes familiares deben hacer Hepatitis autoinmune sospechar el diagnóstico de enferTrastornos metabólicos medad de Wilson. La valoración de Esteatohepatitis no alcohólica los niveles de ceruloplasmina, cuHemocromatosis premia y cupruria sugiere el diagEnfermedad de Wilson nóstico, que en caso necesario se Déficit de α-1-antitripsina puede confirmar con la cuantificaFibrosis quística ción del cobre en la biopsia hepátiEnfermedades por depósito de ca. La presencia del anillo de Kayglucógeno ser-Fleischer puede ser de gran Tirosinemia ayuda diagnóstica. Galactosemia El origen autoinmune de la ciIntolerancia a la fructosa rrosis se basa en una sospecha clíAbetalipoproteinemia nica ante la presencia de una evoEnfermedad de Byler lución episódica de la enfermeProtoporfiria eritropoyética By-pass intestinal dad, sobre todo en mujeres, asociada con cierta frecuencia a otras Enfermedades biliares manifestaciones autoinmunes. Los Cirrosis biliar primaria hallazgos analíticos (hipergammaColangitis esclerosante globulinemia), serológicos (posiAtresia de vías biliares tividad de autoanticuerpos) e Obstrucción biliar intrahepática histológicos (infiltrado de células Obstrucción biliar extrahepática plasmáticas) permiten confirmar el Obstrucción del flujo venoso diagnóstico. Insuficiencia cardíaca El papel de la esteatohepatitis Síndrome de Budd-Chiari no alcohólica (EHNA) como cauEnfermedad venooclusiva sa de cirrosis hepática es cada vez Drogas y toxinas más evidente. Si bien se desconoAmiodarona ce en gran medida la historia Metotrexate natural de la EHNA, diversos esMiscelánea tudios sugieren que esta enfermeSarcoidosis dad es responsable de numerosos Telangiectasia hemorrágica casos de cirrosis criptogenética hereditaria fundamentalmente en países occiIdiopática dentales, donde la prevalencia de Cirrosis criptogénica alteraciones metabólicas asociadas Cirrosis infantil de la India a sobrepeso es frecuente. Los esEl alcohol y las hepatitis víricas casos estudios epidemiológicos son la causa de más del 90% de los casos de cirrosis en nuestro disponibles parecen asociar que la medio. presencia de cirrosis es más frecuente en los pacientes con EHNA asociada a sobrepeso marcado y a diabetes.
Etiología de la cirrosis

TABLA 1

Alcohol

Virus hepatotropos

Inflamación

Trombosis sinusoidal

Trombosis venas centrales

Trombosis portal secundaria

Isquemia acinar

Necrosis hepatocelular

Fibrosis Fig. 1. Mecanismo patogénico de desarrollo de lesión hepática de acuerdo a la teoría de Wanless et al2,3.

inmune del organismo frente a los virus hepatotropos da lugar a una inflamación de la íntima de endotelio y estasis en las venas centrales y los sinusoides, cambios que se pueden extender a las vénulas portales produciendo fenómenos de isquemia acinar. Estos fenómenos dan lugar al desarrollo de apoptosis, atrofia e hiperplasia nodular regenerativa y por último fibrosis (fig. 1)2,3.

Diagnóstico
Tradicionalmente el estudio histológico de una biopsia hepática se ha considerado como el estándar oro para el diagnóstico de la cirrosis. Sin embargo, en el momento actual es posible el diagnóstico de la enfermedad a partir de una combinación de los hallazgos clínicos, analíticos y ecográficos en la mayoría de los casos, evitando la no desdeñable morbimortalidad asociada al propio procedimiento4. Por otra parte, en diversos estudios encaminados a valorar la capacidad diagnóstica de una técnica no invasiva como la ecografía abdominal frente a la biopsia hepática para el diagnóstico de cirrosis, se han obtenido valores predictivos positivo y negativo de aproximadamente un 80%4-6. Cabe destacar que, en ocasiones, se pueden presentar hallazgos ecográficos característicos de cirrosis hepática sin hallazgos histológicos sugestivos. La distribución no uniforme de las alteraciones histológicas de la cirrosis hepática puede justificar la existencia de falsos negativos por error de muestra, lo que explica que una proporción no desdeñable de estos pacientes desarrollen complicaciones características de la cirrosis descompensada4,7-9. Clásicamente se ha considerado que la biopsia hepática puede contribuir al diagnóstico etiológico de la enfermedad. En el momento actual es posible efectuar una aproximación diagnóstica muy certera mediante las diversas exploraciones complementarias (bioquímicas, genéticas, inmunológicas y virológicas) de manera que la realización adicional de una biopsia no suele modificar ni el diagnóstico ni la valoración
20

Patogenia
Aunque no existen evidencias definitivas en la literatura, recientes estudios han sugerido que independientemente de la etiología de la cirrosis, la respuesta hepática frente al agente causal es similar en último término. La respuesta inflamatoria a sustancias tóxicas o como consecuencia de la respuesta
490
Medicine 2004; 9(8): 489-493

Documento descargado de http://www.doyma.es el 20/12/2007. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

CIRROSIS HEPÁTICA

terapéutica8. Sin embargo, en determinados casos en los que no se alcanza un adecuado diagnóstico a pesar del estudio realizado, la práctica de una biopsia hepática suele aportar información valiosa, en ocasiones con connotaciones terapéuticas7,10,11.
% Supervivencia

100 90 80 70

Historia natural
La cirrosis hepática cursa habitualmente con un período asintomático u oligosintomático de duración variable que se ha venido a denominar fase compensada de la enfermedad. El desarrollo de las complicaciones de la cirrosis: ascitis, hemorragia por varices, encefalopatía o carcinoma hepatocelular, señala el inicio de la fase de enfermedad descompensada.

60 50 40 30 20 10 0 0 1 2 3 4 5 6 Años 7 8 9 10

Cirrosis compensada
Cirrosis compensada

Cirrosis descompensada

El curso clínico de la cirrosis compensada no está definido de forma precisa debido al carácter oligosintomático de esta situación. No se conoce con exactitud el tiempo que los pacientes se mantienen en esta fase, cuál es su tasa de supervivencia ni qué factores identificados en el momento del diagnóstico influyen en el pronóstico12. Sin embargo, el conocimiento preciso de la historia natural es de una gran importancia, puesto que permitiría tanto planificar adecuadamente las intervenciones profilácticas como conocer su impacto13. Durante la fase de la cirrosis compensada aproximadamente el 40% de los pacientes puede presentar síntomas inespecíficos como astenia, anorexia, pérdida de peso o molestias en el hipocondrio derecho14-16. En la exploración física se puede intuir la presencia de enfermedad hepática avanzada por la presencia de hepatomegalia (que aparece en el 80% de los casos), esplenomegalia (aproximadamente 30%) o estigmas cutáneos de hepatopatía crónica (entre 30-40%) como arañas vasculares, telangiectasias o eritema palmar12,15. En una revisión sistemática reciente13 se ha valorado la supervivencia de la cirrosis compensada y los factores que influyen en la misma. En esta revisión se analizaron 65 estudios con un tiempo de seguimiento entre 40-156 meses y una supervivencia al final del tiempo de seguimiento entre 20, y 84%. La supervivencia media fue de 94,5% y 90% al año, y a los dos años, respectivamente. A los 10 años de seguimiento el 50% de los pacientes que estaban en la fase compensada había progresado a la fase descompensada. Por otra parte, la supervivencia a los 10 años en los pacientes con cirrosis compensada que se mantuvieron en esta fase fue del 85% (fig. 2). En otro estudio en el que se valoró la historia natural y los factores pronósticos de la cirrosis hepática compensada de origen vírico sin datos de hipertensión portal, la tasa de supervivencia a los 10 años fue superior (76,8%)17. Los factores pronósticos de mortalidad en la cirrosis hepática compensada se relacionan con signos indirectos de enfermedad avanzada (presencia de estigmas cutáneos y volumen hepático)12,16.18 con indicadores de deterioro de la función hepática (albúmina, bilirrubina sérica y colesterol)12,13,15-21 o con
21

Fig. 2. Probabilidad de superviencia según la fase de la cirrosis.

la presencia de datos de hipertensión portal (presencia de varices esofágicas o de trombopenia)13,15,16,19; por otra parte la edad12,13,15,16, probablemente como reflejo de un mayor tiempo de evolución de la enfermedad, y la función renal (creatinina)13 se han asociado también al pronóstico. El tratamiento de la cirrosis compensada se basa en medidas generales dirigidas al mantenimiento de una dieta equilibrada evitando el consumo de sustancias hepatotóxicas, incluyendo el alcohol, a la prevención de la hemorragia digestiva por varices esofágicas, a la detección precoz del carcinoma hepatocelular y a la vigilancia de la aparición de complicaciones de la cirrosis1 (tabla 2). Los requerimientos nutricionales de un paciente con cirrosis compensada son similares a los de una persona normal (25-35 kcal/kg de peso/día) aunque se ha sugerido la necesi-

TABLA 2

Medidas generales para el paciente con cirrosis compensada
Medidas dietéticas 25-35 kcal/kg de peso/día 1-1,2 g de proteína/kg de peso/día Medidas de régimen de vida Evitar sustancia hepatotóxicas Abstinencia alcohólica Ejercicio físico moderado Seguimiento del paciente con cirrosis compensada Anamnesis y exploración física cada 6 meses Hemograma, bioquímica con determinación de alfafetoproteína y estudio de coagulación cada 6 meses Ecografía cada 6 meses Endoscopia bianual si no presenta varices y anual si presenta varices pequeñas* Medidas farmacológicas para la profilaxis primaria de hemorragia por varices esofágicas
*Se debe empezar el control endoscópico cuando existe sospecha de la presencia de hipertensión portal por los hallazgos clínicos, analíticos o ecográficos.
Medicine 2004; 9(8): 489-493

491

Documento descargado de http://www.doyma.es el 20/12/2007. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ENFERMEDADES DEL APARATO DIGESTIVO (VIII)

dad de un mayor requerimiento de aporte proteico (1-1,2 g/kg de peso/día). En situaciones de malnutrición se debe aumentar el aporte energético y proteico1. La abstinencia alcohólica es una medida fundamental tanto en pacientes con cirrosis de origen etílico como en los de otra etiología, puesto que el alcohol frecuentemente potencia los efectos nocivos de otros agentes responsables del daño hepático. En los pacientes con cirrosis alcohólica la abstinencia puede dar lugar a una importante mejoría de la función hepática, por lo cual es esencial insistir en la importancia del abandono del consumo de alcohol1. La presencia de deterioro de la coagulación, manifestado por una prolongación del tiempo de protrombina, indica mayor insuficiencia hepatocelular. Sin embargo, las alteraciones de la coagulación deben revertirse solamente en caso de hemorragia o ante la necesidad de efectuar maniobras invasivas (exodoncias, cirugía). La profilaxis primaria de la hemorragia por varices y la detección precoz del carcinoma hepatocelular, aspecto de capital importancia, son tratados en otros capítulos de la monografía.

Estadio 0 Sin varices ni ascitis 4,4% 7% Estadio 1 Con varices sin ascitis 6,6% 4% Estadio 2 Ascitis ± varices 7,6% Estadio 3 HDA por varices ± ascitis

1%

3,4%

Muerte

20%

57%

Fig. 3. Estimación del riesgo de muerte al año según la presencia de variables pronósticas (en flecha continua) y probabilidad anual de transición de uno a otro estadio pronóstico (en flecha discontinua). Adaptada de D’Amico G13. HDA: hemorragia digestiva alta.

Cirrosis descompensada
La fase de cirrosis descompensada se caracteriza por ser clínicamente evidente con síntomas y signos propios de las complicaciones de la enfermedad hepática. Una vez alcanzada esta fase el pronóstico empeora ostensiblemente con una supervivencia al año y a los dos años de 61% y 50%, respectivamente, y a los 10 años del 7%13 (fig. 2). La complicación que marca la progresión a la fase descompensada es, por orden de frecuencia: la aparición de ascitis (probabilidad 0,12/año), la hemorragia por varices (probabilidad 0,08/año), la encefalopatía hepática (probabilidad 0,047año) y el carcinoma hepatocelular (probabilidad 0,02/año)13. En un reciente estudio se han podido identificar cuatro estadios pronósticos en función de los antecedentes de varices, la historia de hemorragia por varices y la presencia de ascitis. El mejor pronóstico corresponde a aquellos pacientes que no tienen antecedentes de ascitis ni varices esofágicas. La estimación de la velocidad de cambio de un estadio a otro y su importancia pronóstica se demuestran en la figura 313. Ascitis La ascitis es la complicación que marca el inicio de la fase de cirrosis descompensada en la mayoría de los casos13,16,17, además es la complicación más frecuente12. Si bien existe un acuerdo en considerar la ascitis como un marcador de mal pronóstico, la estimación del efecto de su aparición sobre la supervivencia varía en los diferentes estudios. Así, en un estudio que valoró la supervivencia y los factores pronósticos de 134 pacientes con ascitis, de los cuales 106 habían tenido por lo menos un episodio previo de ascitis, se objetivó una probabilidad de supervivencia a los 6, 12 y 24 meses de 85%, 77,5% y 62,5%, respectivamente22. Sin embargo estos datos
492
Medicine 2004; 9(8): 489-493

no coinciden con otro estudio donde la tasa de supervivencia fue menor, con una probabilidad de supervivencia al año, a los 2 años, a los 5 años y a los 10 años de 59%, 46%, 27% y 15%, respectivamente23. Los factores asociados independientemente con la supervivencia fueron la refractariedad al tratamiento diurético, la concentración de albúmina sérica, la puntuación de ChildPugh, la cifra de bilirrubina sérica, la presencia de encefalopatía hepática, el valor de γ-GT y la edad. Los pacientes que presentaron una de las primeras tres variables tenían una probabilidad de muerte de 43% al año, mientras que en el resto de la población del estudio fue del 5%. Llamativamente, la refractariedad al tratamiento fue la variable con mayor peso pronóstico (HR: 4,79; IC: 95% 2,79-8,22)22. En otro estudio en pacientes con ascitis sin otras complicaciones concomitantes de la cirrosis como peritonitis bacteriana espontánea o hemorragia por varices, se pudo construir un modelo pronóstico que incluía como covariables la presión arterial media, la diuresis tras sobrecarga de agua, la clase de Child-Pugh y la cifra de creatinina sérica23. Es importante señalar que la aparición de peritonitis bacteriana espontánea condiciona un cambio importante en el pronóstico. Tras el desarrollo de un episodio de peritonitis espontánea la supervivencia al año se reduce en un 50%. Varices esofágicas La importancia del incremento de la presión portal en la historia natural de la enfermedad hepática avanzada queda demostrada cuando se considera la influencia del desarrollo de varices esofágicas sobre el pronóstico de la cirrosis24,25. Así, tras el desarrollo de varices, la tasa de transición de la fase compensada a la fase descompensada de la cirrosis se duplica13. Además, la presencia de varices se asocia a un mayor riesgo de muerte en la cirrosis compensada13. Aproximadamente un 30% de los pacientes con cirrosis compensada presentan varices13,15. A pesar de la disparidad entre los estudios que analizan la velocidad de aparición de
22

Documento descargado de http://www.doyma.es el 20/12/2007. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

CIRROSIS HEPÁTICA

varices13,17,26 se asume que la tasa de incidencia de aparición de varices esofágicas oscila entre 5-6% por año. Las variables que predicen el desarrollo de varices son diferentes en la cirrosis compensada y descompensada. Así en la cirrosis compensada el riesgo de desarrollo de varices fue mayor en aquellos pacientes con elevación de la bilirrubina y trombopenia. En los pacientes con cirrosis descompensada la única variable que mostró significación para indicar el riesgo de desarrollo de varices fue la creatinina sérica13. Otro aspecto acerca del cual existe poca información disponible es la velocidad de progresión del tamaño de las varices. Se estima que un 10% de los pacientes con varices pequeñas desarrollarán varices grandes cada año en los siguientes dos años al diagnóstico endoscópico13. Es importante destacar que las varices esofágicas pueden disminuir o incluso desaparecer tras actuaciones terapéuticas (por ejemplo, tratamiento farmacológico) o por la retirada del agente causante del daño hepático con la consiguiente mejoría de la enfermedad24,27. No existe información acerca de la influencia del tratamiento antivírico de la hepatitis C en el desarrollo de las complicaciones de la hipertensión portal, si bien existen varios estudios actualmente en desarrollo que intentan evaluar el papel del tratamiento continuado con interferón pegilado en la historia natural de la cirrosis hepática por virus C. Encefalopatía hepática La encefalopatía hepática consiste en una alteración neuropsiquiátrica potencialmente reversible que se debe a la presencia de insuficiencia hepatocelular asociada al extenso cortocircuito portocolateral secundario a la hipertensión portal28. En el seno de un paciente con cirrosis hepática la presencia de encefalopatía hepática indica un estado avanzado de la enfermedad. La probabilidad de supervivencia tras el primer episodio de encefalopatía hepática se estima en torno a 42%, 27% y 23% al año, a los dos y a los tres años29. Los factores que se asociaron en un análisis multivariante a un peor pronóstico fueron el sexo masculino, el deterioro de la función hepática (aumento de la bilirrubina, descenso de la albúmina y actividad de protrombina), el deterioro de la función renal y el incremento de la fosfatasa alcalina29. La asociación de estas variables en un modelo multivariante permitió elaborar un índice pronóstico con dos categorías de riesgo asociado a una probabilidad de supervivencia al año y a los tres años de 73% y 38% o de 10% y 3%, respectivamente29.

2. Wanless Blendis LM, G. He✔ patic andIR, Wong F, thrombosis inGreig P, Heathcote EJ, Levydevelopportal vein cirrhosis: possible role in 3. ✔ 4. ✔ 5. ✔ 6. ✔ 7. ✔ 8. ✔ 9. ✔ 10. ✔ 11. ✔ ment of parenchymal extinction and portal hypertension. Hepatology 1995;21:1238-47. Shimamatsu K, Wanless IR. Role of ischemia in causing apoptosis, atrophy and nodular hyperplasia in human liver. Hepatology 1997;26: 343-50. Gaiani S, Gramantieri L, Venturoli N, Piscaglia F, Siringo S, D’Errico A, et al. What is the criterion for differentiating chronic hepatitis from compensated cirrhosis? A prospective study comparing ultrasonography and percutaneous liver biopsy. J Hepatol 1997;27:979-85. Simonovsky V. The diagnosis of cirrosis by high resolution ultrasound of the liver surface. Br J Radiol 1999;72:29-34. Ferral H, Male R, Cardiel M, Muñoz L, Quiroz F. Cirrhosis: diagnosis by liver surface analysis with high-frequency ultrasound. Gastrointest Radiol 1992;17:74-8. Bianchi L. Liver biopsy in elevated liver function test? An old question revisited. J Hepatol 2001;35:290-4. Sorbi D, McGill DB, Thistle JL, Therneau TM, Henry J, Lindor KD. An assessment of the role of liver biopsies in asymptomatic patients with chronic liver test abnormalities. Am J Gastroenterol 2000;95:3206-10. Maharaj B, Maharaj RJ, Leary WP, Coopan RM, Naran AD, Pirie D, et al. Sampling variability and its influence on the diagnostic yield of percutaneous needle biopsy of the liver. Lancet 1986;1:523-5. Skelly MM, James PD, Ryder SD. Findings on liver biopsy to investigate abnormal liver function tests in the absence of diagnostic serology. J Hepatol 2001;35:195-9. Daniel S, Ben-Menachem T, Vasudevan G, Ma CK, Blumenkehl M. Prospective evaluation of unexplained chronic lever transaminase abnormalities in asymptomatic and symptomatic patients. Am J Gastroenterol 1999;94:3010-4. Ginès P, Quintero E, Arroyo V, Terés J, Bruguera M, Rimola A, et al. Compensated cirrhosis: natural history and prognostic factors. Hepatology 1987;7:122-8. D’Amico G. Natural history of compensated cirrosis and varices. En: Boyer TD, Groszmann R, editores. Complications of cirrhosis: pathogenesis, consequences and therapy. Dallas, USA 2001; p. 118-23. Saunders JB, Walters JRF, Davies P, Paton A. A 20-year prospective study of cirrhosis. Br Med J 1981;282:263-6. Realdi G, Fattovich G, Hadziyannis S, Schalm SW, Almasio P, SánchezTapias J, et al. Survival and prognostic factors in 366 patients with compensated cirrhosis type B: a multicenter study. J Hepatol 1994;21:656-66. Fattovich G, Giustina G, Degos T, Tremolada F, Diodati G, Almasio P, et al. Morbidity and mortality in compensated cirrosis type C: A retrospective follow-up study of 384 patients. Gastroenterology 1997;112:463-72. Gentilini P, Laffi G, La Villa G, Romanelli RG, Buzzeli G, Casini-Raggi V, et al. Long course and prognostic factors of virus-induced cirrhosis of the liver. Am J Gastroenterol 1997;92:66-72. Zoli M, Cordiani MR, Marchesini G, Iervese T, Labate AMM, Bonazzi C, et al. Prognostic indicators in compensated cirrhosis. Am J Gastroenterol 1991;86:1508-13. Zoli M, Iervese T, Merkel C, Bianchi G, Magalotti D, Marchesini G, et al. Prognostic significance of portal hemodynamics in patients with compensated cirrhosis. J Hepatol 1993;17:56-61. Serfaty L, Aumaître H, Chazouillères O, Bonnand AM, Rosmorduc O, Poupon RE, et al. Determinants of outcome of compensated hepatitis C virus-related cirrhosis. Hepatology 1998;27:1435-40. Christensen E, Schlichting P, Fauerholdt L, Juhl E, Poulsen H, Tygstrup N. The Copenhagen study group of liver disesases. Changes of laboratory variables with time in cirrhosis: prognostic and therapeutic significance. Hepatology 1985;5:843-53. Salerno F, Borroni G, Moser P, Badalamenti S, Cassarà L, Maggi A, et al. Survival and prognostic factors of cirrhotic patients with ascites: a study of 134 outpatients. Am J Gastroenterol 1993;88:514-9. Fernández-Esparrach G, Sánchez-Fueyo A, Ginès P, Uriz J, Quintó Ll, Ventura PJ, et al. A prognostic model for predicting survival in cirrhosis with ascites. J Hepatol 2001;34:46-52. Vorobioff J, Groszmann RJ, Picabea E, Gamen M, Villavicencio R, Bordato J, et al. Prognostic value of hepatic venous pressure gradient measurements in alcoholic cirrhosis: A 10-year prospective study. Gastroenterology 1996;111:701-9. Calès P, Zabotto B, Meskens C, Caucanas JP, Vinel JP, Desmorat H, et al. Gastroesophageal endoscopic features in cirrhosis. Gastroenterology 1990;98:156-62. Christensen E, Fauerholdt L, Schlichting P, Juhl E, Poulsen H, Tygstrup N. Aspects of the natural history of gastrointestinal bleeding in cirrhosis and the effect of prednisone. Gastroenterology 1981;81:944-52. Villeneuve JP, Condreay LD, Willems B, Pomier-Layrargues G, Fenyves D, Bilodeau M, et al. Lamivudine for decompensated cirrhosis resulting from chronic hepatitis B. Hepatology 2000;31:207-10. Sherlock S, Dooley J. Hepatic encephalopathy. En: Sherlock S, Dooley J, editors. Diseases of the liver and biliary system. 11 ed. Oxford, MA: Blackwell Science, 2002; p. 93-109. Bustamante J, Rimola A, Ventura PJ, Navasa M, Cirera I, Reggiardo V, et al. Prognostic significance of hepatic encephalopathy in patients with cirrhosis. J Hepatol 1999;30:890-5.

12. ✔ •• 13. 14. ✔ 15. ✔ 16. ✔ 17. ✔ 18. ✔ 19. ✔ 20. ✔ 21. ✔

••

22. ✔• 23. ✔

24. ✔• 25. ✔ 26. ✔ 27. 28.

Bibliografía

• Importante •• Muy importante ✔ Metaanálisis ✔ Ensayo clínico controlado ✔ Epidemiología 1. Sherlock S, cirrhosis. En: edito✔ res. DiseasesDooley J. Hepaticbiliary system. Sherlock S, Dooley J,Blacwof the liver and 11 ed. Oxford, MA:
kell Science, 2002; p. 365-80. 23

29. ✔•

Medicine 2004; 9(8): 489-493

493

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->