INVESTIGACION

Opción... ** Sólo para adultos con criterio formado

Recopilación de Artículos, Consultas y Testimonios en Internet

Perspectiva femenina …
Entrego a Uds. el siguiente documento, que surgió de una serie de interrogantes relacionadas con una de las prácticas sexuales más ocultas y mitificadas, sobre la cual existen posiciones encontradas y, la mayoría de las veces, poco discutidas y aclaradas: “El sexo anal. La primera finalidad de este documento es dar una luz sobre un tema tabú, del cual hay poca literatura seria que ayude a aclarar dudas. Esta recopilación de artículos, consultas y testimonios no pretende ser un ensayo ni un tratado sobre el tema, tampoco quien lo realizó es un experto ni especialista en la materia, es sólo la búsqueda y difusión de información, respecto a un tema del cual no se nos habla o enseña y al que nos hemos visto enfrentados la gran mayoría de las parejas y, por la misma ignorancia y desconocimiento, no siempre con buenas experiencias. No se han considerado cuestiones de tipo religiosas o filosóficas, sólo es la perspectiva de una práctica sexual entre adultos, no tiene más pretensiones que ello.

El presente documento se ha basado en artículos y testimonios aparecidos en distintos sitios de Internet, pero se ha hecho tratando de enfocarlo, principalmente, desde la perspectiva femenina. Es tremendamente clarificador visitar los foros en Internet para darse cuenta del interés que hay en tratar este tema, son miles las visitas a los sitios donde se muestra o se habla de sexo anal, por lo general son los más visitados. Lo anterior no es casualidad y no se limita a un solo país específico, es generalizada la necesidad de saber, experimentar, conocer, etc. Para demostrar la cantidad de visitas que tienen los sitios o foros donde se trata este tema, sugiero que visiten los siguientes sitios:
http://www.ademails.com/estadisticas31571.htm http://www.ciudad.com.mx/mx/servicios/foros/forum.asp?forum_id=34 http://foros.terra.com/foros/portada.cfm?s=ME&pCat=142&pForo=243&pConv=5 8046&pExpan=1 http://www.doctoramor.com/foro/showthread.php?threadid=309&referrerid=9048

Se ha recurrido a Internet para hacer este informe, ya que es el medio más actual y donde, especialmente en los testimonios, se encuentran opiniones de mujeres y hombres, que amparadas (os) en el anonimato que brinda este medio, logran dar una versión más libre y abierta sobre sus experiencias. Se hizo una selección arbitraria de los testimonios, por cierto, y es, en su mayoría, la visión desde el prisma de las mujeres, el más desconocido e interesante y el más sensible en este tipo de relaciones. Se pretendió saber cuál era el sentir femenino, es por ello que se ha omitido la visión de hombres heterosexuales, homosexuales o lesbianas. Dentro de las opiniones, también hubo un criterio de selección: se evitó el lenguaje grosero o soez -aunque no menos directo-, que pudiera herir sensibilidades, si bien es un tema de adultos, se quiso dar la seriedad que el tema amerita, es por eso que se recurrió a sitios de adultos no pornográficos. Quisiera compartir algunas de las ideas, a mi juicio, más esclarecedoras respecto al este tema. Mujer chilena X: “Aunque una le dé todo a un hombre, aunque le complazcas todos sus deseos o fantasías, el sexo anal va a estar siempre presente en ellos, casi no hay hombres que no lo hayan soñado o pedido hacer de esta forma con su pareja...”

Por último, comparto la siguiente idea planteada por un amigo brasilero, conocido a través del chat, él decía: -“Como el sexo anal tiene ese algo de “ilegal” o “prohibido”, la mujer que te da esa ofrenda, aquella que te entrega ese regalo tan preciado para un hombre, “se convierte en tu cómplice”, ya que ambos comparten ese secreto, ese “pecadillo”, que los mantendrá más unidos que nunca, a pesar del tiempo o la distancia...”

Chile, 2003

Sexo Anal
Definición y un poco de historia Técnica sexual Precauciones Técnicas alternativas
Definición y un poco de historia Como su nombre indica, El coito anal, consiste en la introducción del pene por vía anal, tanto en relaciones heterosexuales, como en homosexuales. Se solía llamar "sodomía" (palabra derivada de Sodoma, ciudad mítica que, junto a Gomorra, según la Biblia, fue destruida por Jehová debido a sus desenfrenos sexuales. La referencia a Sodoma aparece ligada a obras literarias como "Los 120 días de Sodoma" del marqués de Sade, que fue llevada a la pantalla por Pier Paolo Pasolini. El sexo anal era considerado "contra natura" -) dado que, por tradición religiosa, era considerado como natural sólo aquello que tenía fines reproductivos. Todo lo que se salía de esos cánones era visto como pecaminoso; por ejemplo se decía que los pactos con el demonio se sellaban con un coito anal o beso en las nalgas. La masturbación corrió una suerte parecida. Llama la atención que distintos países atribuían a sus vecinos esta práctica como si fuera algo ajeno y extraño: así los franceses hablaban del "vicio inglés" y los ingleses del "vicio francés", y los árabes del "vicio persa" y viceversa.

En muchas situaciones se usaba esta práctica para preservar -hipócritamente- la virginidad y evitar embarazos indeseados. Además del Marqués de Sade, muchos autores como Bocaccio, Chaucer, Petronio o Rabelais han descrito este tipo de prácticas en sus inolvidables obras. Hoy no se acepta el término de antinatural ni el de contra natura para las prácticas con penetración anal (digital o peneana), viéndolas como un juego erótico o variante sexual. La penetración anal aparece pocas veces como práctica heterosexual, aunque los mangaianos la efectúan durante los períodos de menstruación. En cambio, parece ser el acto sexual más común entre los pueblos primitivos, y en algunas sociedades de Nueva Guinea constituía un acto de obligado cumplimiento para los jóvenes como parte de los ritos de la pubertad, pues se cree que éstos no crecerán como es debido si no han recibido el semen de hombres de más edad. Aproximadamente el 40% de las parejas heterosexuales lo han intentado al menos una vez. El ano, al igual que la vagina, tiene terminaciones nerviosas sensibles. Tanto los hombres como las mujeres heterosexuales, aunque a veces creen que estas inclinaciones indican una tendencia homosexual, a menudo disfrutan con algún tipo de masaje anal. Algunos hombres y mujeres consideran que la práctica del coito anal es algo aventurero y divertido, mientras que otros lo miran como algo sucio, perverso y doloroso. Esta práctica sexual requiere grandes dosis de mutua confianza, lubricación, capacidad de comunicación y paciencia por parte del hombre, que no puede moverse tan enérgicamente como lo haría durante el coito vaginal porque corre el riesgo de dañar tejidos muy delicados. El coito anal es una actividad de alto riesgo debido a la infección VIH. La sumisión física y psicológica que conlleva esta práctica, tiene para muchos hombres y mujeres un gran atractivo como alternativa ocasional al coito vaginal. En realidad, la mujer debería controlar el ritmo y la profundidad de la penetración. Como debe ocurrir en cualquier práctica sexual, nadie debe sentirse obligado a practicar el coito anal sólo porque su pareja se lo pida. El sexo para ser placentero siempre tiene que ser elegido. El recto no está diseñado para la práctica del sexo y no puede soportar repentinos encuentros sexuales sin sufrir daños. Aunque los dos componentes de la pareja gocen, el coito es un acontecimiento especial. Con un poco de creatividad, ambos pueden quedar satisfechos. Técnica Sexual Cuando se vaya a realizar la penetración anal ha que tener en cuenta que: Por tratarse de un esfínter muscular tiende a ofrecer resistencias por lo cual debe procurarse una buena relajación corporal. Como, a diferencia de la vagina, no se autolubrica, deberá ser utilizada una crema o gel lubricante no irritante, para tal fin, tanto en el pene o dedo como en el ano. Realizar la penetración de manera cuidadosa y suave, paulatina (a veces es conveniente dilatar primero con un dedo antes de la introducción del pene), retirándose si la compañera, o compañero, refiere un dolor intenso que no tolera o si hay fuerte resistencia, o sencillamente si no le agrada. El uso del profiláctico es muy importante pues la mucosa rectal es una vía de entrada de virus y bacterias. Jamás realizar una penetración vaginal luego de la anal, ya que se corre el peligro de contaminar la vagina con flora bacteriana proveniente del recto y que el pene llevaría consigo; de querer hacerse debería usarse otro profiláctico o, en caso de no usarlo, efectuar una higiene cuidadosa Nunca penetrar contra la voluntad de la pareja. En ocasiones hay resistencias o negativas a hacerlo por el dolor, otras por preceptos morales o religiosos, o porque no resulta placentero. Una de las causas de disgusto, en ambos, puede ser la presencia de materia fecal al retirar el pene. Algunos pacientes homosexuales refieren que utilizan enemas previas para limpiar la zona, pero este método no es de muy frecuente uso. Para muchas parejas heterosexuales el sexo anal puede ser una alternativa que produzca grandes satisfacciones eróticas y sexuales. No obstante, debido sobre todo a que se le ha considerado un "tabú", son muchas las preguntas que genera y algunas las precauciones que exige. Saberlas nunca está de más.

Las opiniones acerca del sexo anal son muchas y variadas, e incluso encontradas y contradictorias. No todo el mundo acepta (sobre todo por razones éticas y religiosas) que este tipo de relación sea "normal" en una pareja heterosexual, pero lo cierto es que muchas personas ven en el coito anal una manera como cualquier otra de disfrutar del sexo, un equivalente al oral o al vaginal. No obstante, el clima de ocultación, la presión de los prejuicios y el hecho de que el tema haya sido considerado un tabú ha ocasionado que en cuanto al sexo anal todo sean preguntas, dudas y silencio. Buscarles respuesta es la mejor manera de acabar con los riesgos innecesarios y los problemas derivados de la ignorancia. Porque el sexo anal también exige sus propias precauciones. Precauciones Entre las medidas preventivas más evidentes, existe la del preservativo. Aunque su uso está extendido en las relaciones de tipo vaginal (todo el mundo conoce los riesgos que comporta no usarlo, Sida y enfermedades de transmisión sexual), no sucede lo mismo en cuanto al anal. No obstante es necesario usar preservativo como prevención contra la enfermedad del SIDA: ya que el VIH se transmite fácilmente por una zona que carece de lubricación natural y que, por tanto, es más propensa a los desgarres y lesiones sangrantes que, al mezclarse con un semen infectado contribuyen a extender la enfermedad. A ello, sería recomendable añadir otras precauciones que nunca deben parecer innecesarias. La más importante: tras haber practicado el sexo anal no debe pasarse NUNCA al sexo vaginal directamente. Es necesario tomas medidas de higiene, como lavarse el pene (o el dedo si éste también ha intervenido en la penetración), también es necesario cambiar el preservativo, ya que en el ano hay bacterias que, aquí puede que no ocasionen problemas pero si puede hacerlo en la vagina. Por otra parte, no está de más tener en cuenta como medida la necesidad de que el hombre no sea brusco con su pareja que, para poder ser penetrada, debe estar muy excitada o excitado si en su caso se trata de una pareja homosexual. Si no se la excita adecuadamente, sobre todo en el esfínter anal, le puede resultar doloroso y molesto además de provocarle desgarres y lesiones importantes. Por este motivo, un lubricante artificial (con base acuosa, vaselina y aceites puede perjudicar al látex del preservativo) puede resultar de ayuda para facilitar la penetración que, por sí sola, no es sencilla. Si además la pareja estimula manualmente la zona para así dilatar el esfínter anal esta práctica no tiene porque resultar dolorosa. Una última precaución, ya repetida seguramente, de seguro por su importancia, es la HIGIENE. Es evidente que para que todo resulte ameno y placentero la persona penetrada debe haber evacuado antes para que la última parte del colon esté lo más limpia posible y no haya dificultades en la penetración. Finalmente, un lavado concentrado en la zona nunca está de más. Técnicas alternativas - Penetración vaginal posterior, "a tergo". La penetración desde atrás no deja de se una alternativa al coito anal. Aunque el pene se introduce por la vagina el ángulo de penetración y la perspectiva visual desde atrás hace que parezca una experiencia diferente a la práctica del coito en otras posturas, fantaseando se puede imaginar una penetración anal. - Sería interesante y a la vez divertido hablar de la penetración anal sin ponerla en práctica, ya tendrá tiempo si a ambos miembros de la pareja les apetece. Mientras su pareja le estimula con la mano y le cuenta la fantasía sexual más excitante que pueda imaginarse o que haya leído en un libro o en una revista. Decir cosas obscenas sobre un tema prohibido es tan bueno como practicarlo. Pueden probar

- Practiquen el masaje anal. Para ambos sexos. Póngase un guante de látex y lubrique bien la zona. Cosquillée el borde del ano. Dé vueltas a su alrededor con el dedo. Cuando su pareja esté lista, introduzca el dedo (con la uña bien cortada) lentamente. Haga que su pareja contraiga el músculo anal alrededor de su dedo, inhalando mientras ella o él lo hacen. Como variante, agite su dedo suavemente mientras su pareja contrae y relaja los músculos anales.

Sexo Anal: Algunas normas básicas
Autor: Rob Jellinghaus © (Del grupo de noticias alt.sex.bondage FAQ)
Traducido por Hheelvr El sexo anal, practicado de forma adecuada, es tan sano como cualquier otro tipo de sexo. Y las personas lo practican porque causa placer -el ano puede llegar a ser una zona intensamente erógena. De hecho, ¡muchas más personas "normales" que las personas gay practican sexo anal! El ano contiene más finales de nervio que cualquier otra parte del cuerpo masculino, y muchos más que cualquier otra parte del cuerpo femenino, excepto el clítoris. No es ningún secreto que el sexo anal es parte de la vida sexual de muchas personas.

El "sexo anal" puede variar de simplemente llenar el propio ano o el ano de la pareja con un dedo lubricado, a introducir varios dedos, o a una completa relación anal. Todas estas prácticas físicamente son muy placenteras, y si tú te lavas tu ano, no hay nada repulsivo sobre ello. El tabú hacia el tema anal es muy antiguo, pero no hay necesariamente ninguna razón médica si tú sabes lo que estás haciendo. Si estás preocupado acerca de mantenerte aseado, en todos los casos asegúrate que has ido al baño antes de jugar, y lava tu trasero -exteriormente, y si lo deseas, interiormente, con un enema. Si lo que quieres es sentirte limpio para disfrutar del sexo anal, no es demasiado importante estar tan limpio como uno desea (también es muy importante, a pesar de todo, usar técnicas seguras de sexo, las cuales describo un poco más adelante). Las reglas principales para el sexo anal son Comunicación, Relajación, Lubricación. Veamos, tu ano consiste en dos anillos musculares, doblados en los esfínteres interno y externo. Tu esfínter externo es bajo tu control voluntario -tú puedes relajarlo como desees. Pero tu esfínter interno no está bajo control voluntario. Si estás tenso, tu esfínter interno estará tirante, e intentando forzarlo de algún modo lo forzará, lo cual causará que tú (y el mismo esfínter) caigan en una mayor tensión. Así pues, la regla en el sexo anal es ir lentamente; no se puede presionar para disfrutar más rápidamente. Comunicación: es necesario hablar de lo que se va a hacer, ¡antes de hacerlo! No desees jugar con tu pareja queriéndola coger por sorpresa; no estará relajada, y no será divertido. Asegúrate de que ambos os encontráis a gusto con la idea del juego anal. Relajación: escucha a tu cuerpo. Si tu ano desea que se juegue con él, lo sabrás; si no, no intentes nada. Lubricación: tu ano no lubrica, así que necesitas un lubricante soluble en agua como por ejemplo "KY Jelly" o Probe. Usa grandes cantidades del mismo; es limpio! Cuanto más lubricante uses, más confortable te sentirás. Y finalmente, comunicación, de nuevo. Si no has jugado con tu ano antes, las sensaciones serán intensas y extrañas. Podrías sentirte de igual modo que si tuvieras un movimiento intestinal cuando tu pareja desliza tus dedos fuera de tí; es necesario algún tiempo para descubrir que esta sensación es engañosa y que lo que se está sintiendo no acabará en una (excreción)? No es suficiente con solamente limpiar tu ano, a pesar de todo; tu pareja debe usar también una barrera de látex (un guante para introducir el dedo, un (dental dam) o porción de Saran Wrap para lamer, y un condón para penetrar) cuando practique el sexo contigo. Esto es necesario para el sexo en general, pero muy especialmente para el sexo anal; la no protección / prevención es el tipo de sexo con más alto riesgo para poder transmitirse enfermedades de transmisión sexual de cualquier tipo. También, usando protección a menudo aumenta la sensación de salud y limpieza, lo cual ayuda a mucha gente a relajarse y disfrutar mucho más la experiencia. (Algunos afirman que el juego anal es aun más arriesgado de lo que se ha dicho. De hecho, en algunos lugares los parásitos intestinales, esparcidos por practicar sexo anal, han sido considerados un serio problema de salud pública en cuanto a transmisión sexual se refiere, con miles de personas infectadas. Decide por ti mismo a cuánto nivel de riesgo querrías llegar). Y cualquier objeto que haya estado en contacto con el ano debe ser limpiado minuciosamente (o tirado, en caso de los condones ) antes de que pudieran entrar en contacto con la boca o la vagina. Ya he mencionado con anterioridad que no es una Buena idea el forzar nada. Permítaseme ser más categórico: si tú sientes dolor en tu ano mientras practicas sexo anal, STOP. Sexo anal muy duro puede estresar y posiblemente dañar el revestimiento del ano, lo cual puede llevar a muy serias infecciones. El sexo anal no se puede mezclar con la fuerza, y NUNCA debe ser usado como un medio de infligir dolor. Y si encuentras que tu recto sangra, ve al médico INMEDIATAMENTE. (No tengas vergüenza, los médicos han visto de todo antes… es sólo para cuidar de ti!) Dicho esto, querría clarificar lo que quiero decir con STOP si tu sientes daño, esto es lo que debes de hacer: parar de moverte. El dolor debe proceder del músculo de tu esfínter en el momento en que se hace más ancho, y cuando tú pares de presionarlo, parará de molestar -y posiblemente relajará más. Si no para de molestar cuando tú paras de moverte, entonces debes de apretar un poco hacia fuera (lentamente) y tomar las acciones apropiadas. Si esto finaliza, espera unos instantes, y entonces empieza de nuevo… tu trasero te hará saber si desea parar definitivamente. (Así que presta atención a ello! Estar bebido NO es una buena idea, ya que no te detendrías ante cualquier dolor que pudieras sentir).

Não passe cheque!
No ensuciar! Cuidados para no pasar malos ratos a la hora del sexo anal
(Traducción libre de artículo original de Jozé de Abreu) Fuente: http://www.sabrinasexsite.com/ No se trata de ningún dato económico o algo parecido, ya que no es mi especialidad, pero el asunto es bastante delicado. “Passar cheque” le llaman en Brasil y significa ensuciar el pene durante el sexo anal. El tema es tabú. Los manuales relacionados al tema jamás lo abordan de forma directa. Frente al gran número de e-mails solicitando orientaciones al respecto, buscamos información. Antes de todo, una constatación: tan importante como el fantasma del dolor, el miedo de ensuciar es uno de los responsables de la reticencia de las mujeres en dar el trasero. El recelo es comprensible, pues la situación, cuando ocurre, es muy traumática. Aunque las excretas sean tan naturales como el sudor, saliva u orina, prácticamente nadie convive bien con ellas. Conversé con varias personas experimentadas en sexo anal. Mujeres y hombres que les gusta esta práctica y lo hacen con frecuencia. Los datos, que continuación les entrego, son el resultado de esa conversas. 1.- Todas las medidas preventivas sólo tienen aplicabilidad cuando la cosa sucede de forma planeada. Si sucede, sin que Ud. se haya preparado previamente, confíe en su suerte... 2.- La medida más radical y eficiente es hacer un lavado intestinal algunas horas antes del encuentro. Dicen que las actrices de filmes pornográficos hacen esto, pero, además de incómodo, eso perjudica la flora intestinal. Use este recurso como última opción. 3.- Si su intestino funciona bien (cosa rara entre las mujeres jóvenes) y Ud. es del tipo que tiene un “timer” en su estómago, es posible reducir bastante el riesgo, administrando su ciclo digestivo. Evite comer pesado antes de dar su rabito. El estómago y la actividad digestiva empujan las deposiciones hacia el recto. 4.- Evite penetraciones tan profundas. Sé que llega un momento en que Ud. pide: “más!”, “toda!”, pero ahí es donde está el peligro... 5.- Tan eficiente como el lavado intestinal, pero más saludable, es tomar agua de hierbas. Descubra cual es el mejor para Ud. y tome en la víspera del gran evento. Tu digestión va a ser mejor y hasta puedes perder unos kilitos. 6.- Si no te agradan las aguas de hierbas, un supositorio de glicerina algunas horas antes hace el mismo efecto. 7.- Procure comer cosas saludables, legumbres, frutas, verduras y alimentos ricos en fibra. Evite porotos y carnes rojas. 8.- Por último, pero no menos importante, use condón. La penetración anal, constante y sin cuidados, provoca microfisuras en el ano, que son puertas de entrada para dolencias como el sida y hepatitis. Haga lo que le digo y aproveche mejor lo bueno de la vida.

Técnicas de dilatación y penetración

Use la língua – El acto de lamer o chupar el ano es llamado cientificamente "annilingus".

Penetre el ano con uno o más dedos untados en gel o crema. Eso va a ayudar a relajar el esfínter y va a dejar a su pareja aún más excitada.

Cuando el glande entre, pare un poquito... Después vaya empujando hasta que la mitad del pene esté adentro y espere unos segundos… de esta forma se irá dilatando el ano.

Cómo disfrutarlo
Fuente: http://www.soloellas.com/sexoanal02.html

Hay muchas maneras de disfrutar el erotismo anal. Las técnicas más comunes incluyen la exploración del ano con un dedo mientras se practica la masturbación de la pareja o el sexo oral. Otros disfrutan la introducción de un consolador o de un vibrador. Muchos hombres, aún heterosexuales, prefieren esta forma de penetración. El dolor Asociarla con el dolor es un mito. Los músculos del ano se contraen espasmódicamente ante cualquier intromisión. Para eliminar el dolor se necesita cierto grado de relajación física y psíquica, algo de tiempo y por supuesto, deseo. Explorando ... El desearlo no es garantía de un sexo placentero. Hay factores que atentan contra la relajación: tensión anal crónica, hemorroides, constipación, etc. La mejor manera de explorar el ano es durante un baño o una ducha. La respiración profunda ayuda en la relajación. Tensar los músculos del ano y luego soltarlos es una buena manera de aprender a relajarlos. Estimulación anal y orgasmo Hombres y mujeres pueden responder orgásmicamente a la estimulación anal sin necesidad de estimulación genital directa. La capacidad de concentración y el sumirse en fantasías ayuda mucho en estos casos. En la mujer la contracción de los músculos vaginales favorece el desencadenamiento del orgasmo, en el hombre la estimulación de la próstata desencadena el mismo efecto. Sin embargo es importante aclarar que la mayoría de las personas precisan ser estimuladas simultáneamente en sus genitales. Higiene Debe evitarse siempre la penetración vaginal luego de una penetración anal si no se utilizan preservativos o si no se ha efectuado una correcta higiene. El recto posee bacterias que en contacto con la vagina pueden provocar infecciones. Es necesario saber que el recto no produce lubricación, por lo tanto hay que proveerla con un buen lubricante hidrosoluble, o bien con saliva. Penetración anal, dominancia y sumisión. Es una práctica sexual más y no necesariamente implica dominio o sumisión. Puede ser sentida como una fuente alternativa de placer, tanto como una expresión de poder. Y en ambos casos la sola idea puede generar fantasías lo suficientemente estimulantes como para lograr la cuota de deseo necesaria. Lo importante es la forma en que a uno le guste pensarse en esa situación y desechar todo aquello que pudiera ser sentido como traumático. ¿Es seguro? Para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual (gonorrea, sífilis, herpes, sida) basta el uso de preservativos. Lo mismo para la práctica del llamado beso negro que es la introducción de la lengua en el ano. En esos casos se recomienda utilizar una barrera de látex, que puede hacerse con un trozo de preservativo.

Las tres prácticas del placer anal
Fuente: http://www.lycos.es/channel/erotico/doctor/trucos/index28.html

Existen diferentes maneras de disfrutar del placer anal. A continuación les mostramos unas prácticas que pueden realizarse independientemente, o una después de la otra, para una estimulación progresiva, que determinará el éxito de sus experiencias anales. Con la lengua: el anilinctus Antes de detenerse en las nalgas, lama las zonas erógenas de su compañera. Luego, continúe con la raya, el contorno del ano, hasta llegar al mismo ano, zona muy sensible. En esos momentos, su compañera empieza a sentir una sensación caliente muy excitante. Existen diferentes maneras de disfrutar del placer anal. A continuación les mostramos unas prácticas que pueden realizarse independientemente, o una después de la otra, para una estimulación progresiva, que determinará el éxito de sus experiencias anales. Con un dedo o un juguete sexual Suavemente introduzca en el ano un dedo o, mejor aún, un consolador liso y lubrificado. Deténgase un momento, para que el esfínter de su compañera se habitúe a esta nueva sensación. Efectúe luego un movimiento circular, que ayudará a relajar a su compañera. Empújelo un poco más hacia adentro, al mismo tiempo que realiza un movimiento de vaivén; asegúrese de que su compañera sigue sintiéndose a gusto. Esta estimulación puede resultar muy placentera. Puede realizarse antes de la penetración anal, o acompañar la penetración vaginal o el sexo oral. La mujer puede también estimular la próstata de su compañero y aumentar así la intensidad orgásmica. Con el pene: la sodomización La mujer puede estar acostada bocabajo, de pie (de espaldas al hombre), acostada de lado, o sentada encima de él: en esta última postura controla mejor la profundidad de la penetración. Si optan por la postura del galgo, la mujer tendrá que levantar su tórax para facilitar la penetración. Lubrifique el pene abundantemente (sobre todo el glande) y el ano. Comience penetrando lentamente. La primera vez, quizá no la pueda meter entera, sobre todo si su compañera no está totalmente relajada. Pero con un poco de tacto y ternura, no se le deben presentar mayores complicaciones. Antes de llegar a la mitad del camino, deténgase para que ella se habitúe. Comience entonces a efectuar un movimiento de vaivén… suavemente. El hombre tiene que estar siempre muy atento a las reacciones de su compañera, y detenerse si ella se queja. En dicho caso, se volverá hacia atrás, hasta que ella se encuentre más a gusto. El hombre puede estimular simultáneamente el clítoris, o dejar que se ocupe de ello la mano experta de su compañera, lo que, a buen seguro, le producirá un orgasmo muy intenso. Alcanzada la cumbre del placer, el hombre se retirará suavemente.

Guía práctica para aficionados al sexo anal
por: Karmen de Austri Charlaba hace tiempo con unas amigas acerca de ser penetradas por el ano, todas llegamos a la misma conclusión: "Es denigrante y sucio". Con el correr de los días y navegando en Internet, encontré algo de información al respecto y no parecía tan malo, es más, ahora puedo decirles que es fenomenal si aprendes a disfrutarlo. Decidí compartir con los que deseen leer este documento, lo que creo es el mejor método para obtener la más placentera penetración anal. Comenzaremos con unas pequeñas observaciones: 1. El sexo anal puede ser divertido, seguro y entretenido si sigues los pasos adecuados para seguir manteniéndolo seguro, de lo contrario puede ser doloroso e incluso peligroso. 2. El ano puede ser una zona extremadamente erógena, pues dentro de éste se encuentran mucho más terminales nerviosas que en otras partes del cuerpo, excepto el clítoris. 3. La diversión inicia desde que comienzas a acariciar tu ano, o el de tu pareja, con un dedo lubricado, intercambiarlo por el pene o sustituirlo con el uso de juguetes sexuales o vibrador.

Para poder disfrutar esta variedad del sexo es necesario olvidarse de prejuicios y temores al respecto, ya que debemos considerar que: a.El sexo anal no es una práctica exclusiva de los homosexuales, aunque claro, ellos lo practican, pero también es una de las formas de sexo preferidas por algunas parejas heterosexuales. b.Algunas mujeres rehuyen este acto al pensar en "recibirlo" por el ano, pero no hay razón para este temor si se toman las debidas precauciones. c.Muchas personas experimentan placer al defecar, lo admitan o no. d.Tu ano no es malo, mucho menos es una parte obscura o misteriosa de tu cuerpo. e.La culpa es el inhibidor de las delicias anales y la tensión es la causa de la incomodidad. f.El conocimiento y exploración de tu ano puede conducirte a placeres insospechados y sin límite. Así que deja fuera de tu mente las malas ideas y prepárate para disfrutar de tu cuerpo. LO PRIMERO El sexo anal es muy placentero si se practica con técnicas de higiene y sanidad. No es bueno defecar para asegurarse de que el ano se encuentra limpio y apropiado. Algunas personas gustan de hacerse una lavativa, pero, usualmente, esto es más por estimulación sexual que por necesidad. Una ducha a conciencia es más que suficiente para garantizar la higiene. Si no conoces bien a tu pareja, entonces deberán usar condón, los amantes inteligentes lo usan, no importa con quien lo vayan a hacer. Recuerda tener a la mano un buen gel soluble al agua, una crema o un lubricante para facilitar la penetración. A algunos les gusta mucho hacerlo evitando el uso de éstos, pero es muy doloroso si no lo practicas regularmente. Si deseas usar un lubricante, manténte alejada de la vaselina u otros lubricantes a base de petróleo. Mientras más lubricante uses, más fácil, limpia, cómoda y placentera será la sesión que tengas. En tu ano se puede insertar un pene largo fácilmente y la experiencia es muy agradable si consigues relajarte. Tu ano es como un delgado tubo con un pequeño anillo muscular al final. El anillo muscular se relaja y tensa para mantener el excremento dentro y mantener los objetos fuera. Estos músculos son bastante fuertes y son controlados parcialmente por la mente. Tus emociones pueden controlar la tensión en cualquier momento. Si estás sentado en tu computadora leyendo esto, flexiona tus glúteos y experimentarás cómo tu ano se frunce y se tensa. Una buena penetración anal no será placentera a menos que tus músculos estén relajados. Esto lleva tiempo y práctica.

PENETRANDO TU ANO Primero, debes estar confortable con tu ano y tu recto. ¿Estás familiarizada con estas regiones o emocionalmente rehuyes?, si te sientes mal acerca de tu ano, si crees que es sucio, primero debes cambiar tu punto de vista. Explora tu ano y encuentra todo acerca de él. Tu recto NO es sucio. Puedes jugar con él sin sentirte mal. Llena la bañera con agua caliente,

introdúcete en ella y relájate. Usa tu mano predominante (la derecha si eres diestra), desliza tus dedos hasta tu vagina. Abre tus piernas y pasea tus dedos entre tus glúteos y roza el espacio que hay entre el clítoris y el ano, siente cuan suave y delicada es esta área. Toca suavemente tu ano con un dedo, lentamente empújalo a través del músculo del que hablamos. Mueve tu dedo en movimientos circulares, poniendo un poco de presión en el borde de la abertura. Después de unos minutos empuja un poco adentro, luego afuera. Esto debe sentirse maravilloso y no debes estar temerosa. Ahora, intenta acariciar tus labios vaginales y el clítoris con la otra mano, al mismo tiempo que sigues haciendo círculos con el dedo en tu ano. Si jugando dentro de tu ano se siente bien o si crees que lo lograrás, sigue explorando. Tómalo con calma y ponte cómoda. Concéntrate en tu ano y fíjate cuando esté tenso y cuando esté suelto, qué causa la diferencia y como puedes ejercitar control sobre esto. Cuando tengas el control, puedes insertar dos dedos y expandirlos, estrechando los músculos. El recto es una parte robusta y flexible de tu cuerpo y no se verá afectado por dedos, penes o juguetes sexuales, a menos que se use violencia. Ten cuidado de objetos afilados como las uñas, pues pueden arañar; esto puede ser peligroso así que recorta primero tus uñas. Si encuentras pequeñas piezas de excremento en la parte final no te preocupes que no te causarán daño y se puede lavar después, cuando hayas finalizado. Si encuentras esto ofensivo, puedes limpiar tu ano en la ducha para poder continuar. Acuéstate en tu cama, flexionando tus piernas hasta que los pies estén cerca de tus glúteos. Delicadamente lubrica tu ano y tus dedos con algún lubricante o crema. Comienza despacio, masturbándote con una mano, mientras llevas la otra hasta tu ano. Presiona suavemente, despacio y tu dedo entrará en la abertura. No empujes al principio, encuentra tus propios límites y disfrútalo. ¡El placer es todo en esta tarea! Cuando sientas que tu dedo, o tus dedos, hicieron el camino a través del delgado músculo y dentro del suave recto puedes sentirte incómoda. Esto se debe a que en tu educación te han enseñado que el ano es oscuro, sucio, apestoso y un lugar indeseado. Nada puede estar más lejos de la realidad. Una vez dentro, permite a tus dedos y ano relajarse mientras acaricias tu vagina y clítoris con la otra mano. Si el interior de tu ano tiene una pequeña sensación de quemarse o estar irritado, no te preocupes, este sentimiento se tornará en placer. Si te sientes así, mastúrbate hasta el clímax, manteniendo los dedos dentro de tu ano. Si se siente bien, y estoy segura que así será, sigue explorando tu ano y relajándote. TENSA TU ANO Una vez que hayas descubierto el placer que tus dedos pueden brindarte, comienza abriendo la entrada, hasta que puedas insertar objetos de mayor tamaño. Insertar objetos suaves de un gran diámetro y largo es el objetivo. Quizá sientas que tu ano tiene su propia personalidad y desea hacer las cosas a su manera. Esta es la separación entre la mente y los prejuicios de suciedad asociados al ano. Hasta que descubras esta sensación podrás conocer tu ano y te sentirás más cómoda y confortable. Encontrarás que jugar con tu ano es una parte crítica de tu masturbación. Cuando te sientas confortable con los dedos en tu ano, puedes volverte un poco más agresiva. Inserta tus dedos y masajea el interior, presionando en círculo, rotando, tensando el músculo, relajando y encogiendo tus dedos dentro. Mientras exploras, intenta tocar con los dedos dentro de tu vagina los dedos dentro de tu ano a través de la delicada y suave piel que los separa. Sigue flexionando tus músculos tal como si intentaras defecar, practica el tensar, relajar, calmar, forzar tu ano mientras tus dedos permanecen dentro. Hazlo hasta que la abertura se relaje y no sientas dolor o incomodidad. Mira hasta dónde puedes introducir tus dedos y hasta dónde puedes separarlos mientras se encuentran dentro. Cuando hagas esto con comodidad y placer, estarás lista para intentar con un consolador, estos objetos son usualmente derechos, lisos, redondos y suaves, y puedes encontrarlos en cualquier sex-shop. El "abridor anal" que yo comencé a usar lo conseguí en una tienda y se llama "The swell guy"; es un juguete bastante agradable y está diseñado específicamente para expandir tu ano y puede vibrar también, si así lo deseas. Este juguete viene con un asa fácil de usar y es operado por baterías que envían excitantes vibraciones anales. Esto permite estirar la abertura de tu ano sin comprar numerosos y diferentes consoladores. Probablemente terminarás comprando un buen surtido, tal como yo hice, pero esto es sólo

una forma agradable de iniciarte. Sé cuidadosa de no usar objetos de vidrio, cristal, plástico rígido, velas, etc., pues éstos pueden romperse en tu interior, dejando dentro partículas que podrán dañarte. Mejor compra un buen juguete sexual y prodígate tus placeres, ya que la única forma de herir tu recto es con objetos duros o movimientos violentos. EXPERIMENTAR ES EL CAMINO A MAYORES PLACERES Ya te familiarizaste con la nueva parte de tu cuerpo, tu ano, ahora puedes comenzar a experimentar con tu pareja. Debes elegir inteligentemente a tu compañero y buscar las mismas cualidades que querías la primera vez que hiciste el amor. Una pareja gentil, amable y comprensiva es muy importante en el principio, Explícale como te sientes, lo que quieres que él haga y cómo quieres que lo haga. No abras tu trasero a cualquier tipo, esto sólo te llevará a una mala experiencia y a echar a perder gran parte del entrenamiento y cuidado que has practicado. Asumiré que tu pareja es hombre, aunque puede ser una mujer con uno de esos trajes con consolador integrado, aún así, me referiré a tu pareja como masculino. Encuentra un compañero que guste del sexo, que acaricie tu trasero y juegue con tu ano mientras hacen el amor. También puedes hacer que tu compañero te haga sexo oral mientras inserta uno o varios dedos en tu ano. Será más fácil si se encuentra en buena posición para alcanzar tu ano y tú estarás en mejor posición para relajar los músculos mientras él juega gentilmente con tu abertura. Si estás ansiosa o no puedes relajarte, toma tu tiempo, el sexo anal no es la cosa más fácil de aprender; si encuentras dificultades, no te sientas mal, tu ano puede estar siguiendo malos hábitos o no se está abriendo, toma tiempo y práctica, pero al final funciona. Es muy importante que hables a tu compañero y le digas lo que sientes. Un acto placentero que relajará tu ano es pedir a tu pareja que haga círculos en la abertura con las yemas de los dedos lubricadas; esto tiene un efecto calmante y, si tu compañero es gentil, tu también te relajarás. Si no consigues soltar tu ano, quizá tengas un bloqueo mental que no te permitirá ser penetrada. Si es el caso, conversa con tu pareja al respecto. Si no eres realmente seria acerca del sexo anal y no puedes relajarte, tal vez desees visitar a un consejero o un terapista sexual. Asumo que no tienes serios problemas con la estimulación y experimentación anal. Ahora es tiempo de tener a tu pareja penetrándote por el ano. PROTEGIENDO TU ANO ¡Una breve advertencia! Si eres confidente con tu amante podrás tener sexo anal sin protección. Si no estás segura del todo... usa condón o alguna otra protección. No deseo perder mucho tiempo en el tema de enfermedades sexuales, pues supongo que eres una persona sexualmente activa. Sólo sé cuidadosa y no cambies de la penetración anal a la vaginal, no es buena idea usar el mismo instrumento, ya sea consolador, pene o vibrador, en tu vagina inmediatamente después de haberlo usado en el ano, antes lávalo bien. Es menos riesgoso ir de la vagina al ano que al revés, así que ya estás avisada. Igual que cuando te masturbas, tómalo con calma al principio. Si te lastima el ano, y puede pasar, pide a tu pareja que te penetre gentilmente, un poco de dolor es normal y aún con el ano relajado, tu estado mental puede causar contracciones. Pronto descubrirás que el dolor se convierte en dichosas delicias durante el juego anal. Al principio, cuando él entre, tal vez experimentes una urgencia violenta de ir al baño, esto se debe a tus reflejos normales de querer excretar cualquier cosa dentro de tu ano. Esta sensación es similar a las náuseas cuando aprendes a proporcionar un buen sexo oral. Quizá también pienses que estás a punto de orinar o defecar, pero esto es algo común. Pronto te condicionarás a ti misma a la normalidad de tener un objeto en tu ano. El gran excitamiento sexual seguirá; sé paciente y los sentimientos de miedo y cualquier tensión disminuirán considerablemente. La penetración gradual y la actividad es la mejor regla, así que ve con calma. Será difícil por un tiempo, pero serás complacida con un rápido cambio de incomodidad a placer erótico. Después que tu compañero te haya penetrado profundo, dále una cantidad lujuriosa de tiempo para acostumbrarse a la sensación; él sabe que hacer, así que piensa en el placer y la sensualidad. Intenta masturbándote o pídele que él lo haga, pues esto es una parte regular del sexo anal; además incrementará tu intensidad sexual y deseo. Intenta menear tu trasero en movimientos circulares, mientras él entra y sale lentamente. Aprende a comprimir tu ano, tensa y afloja para acariciar su pene. Sabrás si te estás moviendo en la mejor manera

porque sentirás un flujo rítmico y apasionado en tu cuerpo. Olvidarás dónde estás mientras los movimientos de tu pareja los hacen fundirse en uno solo. BORDEAR O TENER UNA LENGUA EN EL TRASERO El lamer el trasero es una forma muy íntima de explorar anos; esto aplica a ambos en la pareja. Involucra lamer, lengüetear y succionar dentro y alrededor del ano; quizá parezca extraño, porque los traseros eran considerados sucios y malos. En la actualidad se ha cambiado este concepto. Aunque es posible adquirir una enfermedad venérea o hepatitis de una persona infectada, pero igual puede pasar al hacerlo con la vagina. Los miedos a bordear son más mentales y relacionados al olor, sabor y preferencias personales; para que esto sea más placentero, quizá ambos deban tomar una ducha antes, lo que eliminará cualquier olor. El bordear es extremadamente excitante porque la abertura de tu ano es deliciosamente sensitiva y los labios y lengua muy expresivos. Es tan fácil como lamer la vagina y las mismas acciones crean reacciones placenteras. "Alrededor del mundo" significa besar y lamer el cuerpo entero y el ano es una parte del mundo corporal. Tu pareja lame a través de la piel anal, húmedas lengüetadas alrededor de la abertura, una y otra vez, arriba y abajo. Él puede mover rápido la punta de su lengua o introducirla hasta donde ésta pueda llegar; puede restregar gentilmente sus labios sobre el agujero o succionar en la abertura, como si quisiera voltear tu piel hacia afuera. Esto es realmente agradable si se hace con inserción de lengua.

ASUMIENDO LA POSICIÓN
Colócate sobre tus manos y rodillas para que tu ano quede en el aire; tu pareja se arrodillará justo detrás, encarando tu trasero. Él se pondrá sobre ti, guiando su miembro lubricado a tu ano. Rápido o lento, dependiendo de tus preferencias, él empujará su pene dentro de ti mientras tú le abres el camino. Entonces él empujará su cadera adelante y atrás, moviendo su miembro dentro y fuera de tu ano. Mientras él te

penetra, manténte quieta o rota tu cadera de un lado a otro, esta posición es más conocida como "de perrito" -por razones obvias-, y tiene la ventaja de facilitar una penetración profunda, combinada con la libertad de movimiento.

En la posición "pervertida del misionero" te tiendes sobre tu espalda, levantando tus rodillas hasta el cuello de tu pareja y pasando las piernas alrededor de sus hombros. Estarán cara a cara y es más agradable si colocan una almohada bajo tu pelvis para levantar tu trasero al viento. Esta posición también permite una fácil y profunda penetración.

Otra posición interesante es de pie, tu pareja justo detrás de ti. Apoya tus manos en un pilar, una mesa o una pared; esta posición es conveniente para usarse al aire libre y yo he sido penetrada en público con sólo levantar mi falda y permitir a mi pareja introducirse en mi ano. En esta posición no es tan fácil penetrar, pero hay completa libertad de movimiento y si no hay donde apoyarse, tú y tu pareja pueden tomarse de las manos. Si buscas una posibilidad entre la multitud, la penetración anal parados es una gran experiencia.

Por supuesto, puedes tenderte sobre tu estómago con tu cadera elevada con una almohada y tu pareja se pondrá sobre ti. Esto es bueno si él no es demasiado pesado. Te permitirá relajarte y tus manos estarán libres para hacer cualquier otra cosa. No es tan fácil una penetración completa con éste método y tus movimientos están restringidos.

Lo inverso de lo anterior te permite controlar la velocidad y profundidad de la penetración. Acuesta o sienta a tu pareja, móntate sobre él y desliza tu ano hasta encontrar su pene erguido. La penetración es fácil y profunda en esta posición y tú tienes el control. Las manos de tu pareja están libres para acariciar tu busto o aún para estimular tu clítoris mientras tu te deslizas arriba y abajo sobre su miembro. Lo mejor de esta posición es que también resulta fácil para tu pareja, pues tú haces la mayor parte del trabajo.

Bueno, espero haberte dado suficiente información para iniciarte. Tu imaginación es la única barrera. Sal y busca una pareja agradable... ¡Diviértete!

Importante:
Para buscar más posiciones para practicar sexo anal, visita el sitio http://www.anal-sex-information.com/pictures.html

Coito Anal
(Traducido al español por Roberto Fernández) Mientras que más del 50% de mujeres informan haber probado el coito anal, sólo aproximadamente el 10% se involucra regularmente en él. Siendo la razón, que muchas lo hallan incómodo o doloroso. Si el mismo porcentaje de mujeres perdiera el interés en el coito vaginal por ser incómodo o doloroso al principio, tampoco habría muchas parejas teniendo coito vaginal. Las mujeres continúan involucrándose en el coito vaginal porque eso se espera de ellas; no se involucran en el coito anal porque no es una actividad sexual "normal". Cuando se hace correctamente, el coito anal puede ser muy agradable para ambos compañeros. También parece estar ganando en popularidad. El 10% que se involucra regularmente en el coito anal puede hacerlo por muchas razones. Estas mujeres pueden encontrar muy agradables las intensas sensaciones que algunas mujeres encuentran dolorosas. Ellas pueden encontrar el coito anal realmente más agradable que el coito vaginal. A algunas mujeres no les gusta que se les toquen sus órganos genitales o vagina. Otras pueden no tener acceso al control de la natalidad o no confían en él; el coito anal les permite experimentar la intimidad del coito sin riesgo de embarazo. (El embarazo aún es posible, pero es muy improbable con tal de que el semen no entre en el contacto con la vulva.) Algunas encuentran en la ilegalidad de él una excitación mayor. Las mujeres que gustan de la idea del coito anal no deben perder el interés en él si lo encontraron incómodo o doloroso en el pasado. El sexo anal tiene mucha estigmatización negativa asociada a él. Se nos enseña desde pequeñas que nuestro ano es muy sucio y puerco. Adquirimos sentimientos muy negativos sobre los movimientos del intestino. Nuestros padres estaban ávidos para que nosotras estuviésemos entrenadas en ir solas al baño para no tener que enfrentar más los pañales sucios. Como adultos, estamos normalmente muy incómodas con la idea de tocar nuestro ano, o con alguien más tocándolo. La mayoría de las personas tienen miedo de entrar en contacto con su propio excremento o el de su compañero. Mientras el recto puede ser la casa de algunos bichos sucios, las bacterias presentes normalmente no suponen un riesgo con tal de que nosotros estemos con buena salud y practiquemos buena higiene. Podemos adquirir SIDA y hepatitis de un compañero infectado, así que el sexo seguro siempre es importante. A pesar de muchos sentimientos negativos hacia nuestro ano, muchas personas encuentran que les da sensaciones agradables y gratas cuando es tocado y acariciado. Mientras parece perverso, muchas personas disfrutan la sensación de mover el intestino. ¿Cuántos suspiran con alivio después de mover el vientre? Como niños, muchas personas, varones y mujeres, encuentran muy agradable tocar su ano, e insertar cosas en él. Los niños son muy curiosos; explorar su ano para ellos no es diferente que explorar su nariz. Probablemente una chica esté más consciente de su ano antes de su vagina porque ella lo usa diariamente. El ano es rico en terminaciones nerviosas; no es ninguna maravilla que tantas personas, quizás calladamente, hallan el estímulo anal agradable. A veces la preocupación de nuestros padres por la higiene apropiada puede producirnos una fijación anal. Mientras que el ano es muchas veces muy sensible al estímulo sexual, no está diseñado para la inserción de nada. Es una salida. No se lubrica a sí mismo como la vagina, y puede contraerse violentamente causando espasmos musculares dolorosos cuando se insertan cosas. De aquí la necesidad de mucha lubricación y paciencia. La lubricación permite que las cosas resbalen y se introduzcan sin irritar los delicados tejidos anales y rectales. Se requiere paciencia porque muchas veces los músculos anales deben condicionarse lentamente a no producir espasmos cuando algo está entrando, en lugar de saliendo. Mientras que el ano de una mujer puede permitir a un dedo o al pene erecto entrar rápidamente, puede tan rápidamente causar que experimente extremo dolor cuando su cuerpo intenta expeler al intruso, como ha sido diseñado. Como el reflejo de arcadas de una persona al intentar insertar cosas en su garganta. Así que compre montones de gel K-Y (K-Y Jelly) y déle mucho tiempo si usted quiere experimentar sexo y coito anal agradable.

No es fácil para una persona sentirse cómoda sobre tocar su propio ano o el de su pareja, si ellos sienten que es sucio. Por esta razón las mujeres pueden ser renuentes a permitirle a su compañero a tocar su ano. Las personas tienen a menudo una fuerte fobia sobre ponerse en contacto con el excremento. Así que las parejas que buscan comprometerse en el sexo y coito anal pueden necesitar a primero lavar su ano, y posiblemente su recto. Si no hay penetración, o si se usan guantes de goma y condones, no hay necesidad de lavar el recto. Métanse juntos en la ducha y lávense y estimúlense. Use jabón y agua corriente para lavar el ano. Suavemente inserte una punta de los dedos para lavar el interior del ano. Vaya lentamente y sea gentil. Jueguen entre sí. Si usted está considerando la penetración anal, y se preocupa por el contacto con el excremento, resbale un dedo lubricado en el ano muy despacio y suavemente y verifique cualquier materia fecal restante. Si prefiere, puede usar guantes de caucho o látex para hacer esto. De encontrar alguna, usted puede administrar una pequeña enema de agua tibia. Tenga cuidado de no administrar a mucha agua porque puede provocar una descompostura, y un accidente más tarde podría estropear el momento. Una pinta de agua (aproximadamente medio litro) es todo lo que se requiere para lavar el recto. Las enemas compradas en la tienda son demasiado duras e irritantes para uso sexual; un envase o botella plástica apropiada puede ser conveniente si sus contenidos se reemplazan por agua corriente. Cuando ambos compañeros se sienten limpios y preparados, encuentren un lugar cómodo y tibio para relajarse y explorar. Los primeros pasos involucran el masaje anal. Normalmente cuando el ano se toca la primera vez se contrae, impidiendo la entrada. Se necesita conseguir que los músculos anales se relajen antes de cualquier inserción. Muchas personas se sienten incómodas con alguien tocando su ano y exigen tiempo para aprender a relajarse y disfrutarlo. Primero lubrique el ano con un lubricante de base acuosa o saliva. Suavemente dé masaje al anillo anal con ligeros masajes circulares. Empuje suavemente sobre el anillo anal, pero no penetre el ano. Con tiempo usted debe sentir que los músculos se relajan y el ano abre. A menudo ayuda realizar el masaje anal acariciar la vulva o realizar el cunnilingus (sexo oral.) El masaje anal puede mejorar el cunnilingus y el masaje genital, y la excitación sexual y placer pueden distraer a la mujer de concentrarse en el estímulo anal. Es necesario para ambos compañeros estar relajados y cómodos. Si usted está apresurado o presionado no funcionará. Puede tomar varias sesiones o semanas antes de que la mujer esté cómoda con cualquier forma de estímulo anal. Vaya lentamente.

Una vez que la mujer está acostumbrada al estímulo anal, y usted es consciente de que su ano está relajado, y no tensionado, usted puede empezar a explorar la penetración anal. El ano y el recto son muy delicados así que asegúrese de insertar sólo objetos lisos que no tengan ningún borde afilado. Arregle sus uñas. Usar guantes de goma o látex hará más fácil la inserción de sus dedo (os). Dé masaje al anillo anal y espere que él se relaje y se abra. Una vez que se ha abierto, comience presionando la punta de un solo dedo ligeramente en el ano. Si lo encuentra tenso, deténgase, retire su dedo, y reasuma el masaje anal durante un par de minutos. Cuando su ano se ha relajado de nuevo, despacio inserte la punta de los dedos de nuevo. Vaya lentamente y no intente insertar su dedo entero al principio. De hecho, sólo una porción pequeña de su dedo puede entrar antes de que se tense el ano. Si usted va demasiado rápido, ella puede experimentar una incomodidad considerable, estropeando el momento y posiblemente terminando con su exploración de sexo anal. Ella también puede aprender a darse cuenta de cuando su ano se tensa, y puede aprender a relajarlo. Ayudará a la mujer a aprender a hacer esto haciendo ejercicios de Kegel mientras que se inserta el dedo de un compañero. Esto la volverá diestra para después cuando se inserten objetos más grandes. Para cuando considere el coito anal, ella debe estar tan acostumbrada a la penetración anal que no debe tener ninguna aprehensión en absoluto. No debe haber ningún temor de herirla. Ella necesita dar la bienvenida a la idea de su pene penetrando su ano. Prepare primeramente su ano con sus dedos y el butt plug. Vaya lentamente. Fije una tarde entera o día para esta ocasión especial. Durante la inserción de su pene, la mujer debe tener el control de cuánto entra su pene en ella, y sobre los movimientos de sus cuerpos. Así que necesita estar arriba, o sobre sus manos y rodillas. Ella necesita agacharse o empujarse hacia atrás hacia su pene. Ella debe abrirse y ser receptiva a su pene, contra usted empujando hacia adentro con su pene. Una vez que la cabeza de su pene esté dentro, ella debe detenerse y relajarse durante un par de minutos, para acostumbrarse a la dilatación; y sentir su calor del cuerpo. Cuando se sienta cómoda, ella puede penetrar el resto de su pene, una vez más ella necesita detenerse y relajarse. Cuando esté cómoda, puede o bien permanecer quieta, o comenzar a moverse lentamente hacia adelante y hacia atrás o de arriba abajo. Vaya lentamente, las sensaciones pueden ser muy intensas. Ayuda si mientras hace todo esto, uno de ustedes da masaje a su clítoris y/o pechos. Tráigala al orgasmo antes de la penetración para ayudarla relajarse, y para que sea más receptiva. Una vez que usted esté dentro, tráigala a otro orgasmo.

Consultas y Testimonios en distintos países
Chile
(fuente: sitio http://www.mujereschile.cl/)

Más común de lo que se imagina El silenciado sexo anal
Se practica más de lo que se habla. No es tema común de reportajes, de trípticos informativos, ni menos de conversaciones cotidianas. Y si bien su ejercicio depende de las concepciones morales de cada persona, lo más importante -según los especialistas- es que exista confianza y acuerdo total de la pareja. La última encuesta de comportamiento sexual realizada por la Conasida muestra que el 54,4% de las mujeres y el 65,1% de los hombres encuestados declaran haber incorporado entre sus prácticas sexuales la penetración vaginal, el sexo anal y oral. Estas cifras muestran un cambio en el repertorio sexual tradicionalmente. Pero ello no quiere decir que el sexo anal sea para todas placentero o de gran predilección. De hecho, los especialistas dicen que lo importante es que uno respete el gusto del amante en el ámbito sexual. Para ser placentero tiene que ser elegido A este tipo de prácticas se les solía (o suele) llamar "sodomía", una palabra derivada de Sodoma, ciudad mítica que - junto a Gomorra- fue destruida por Jehová debido a sus desenfrenos sexuales. Y es, por muchos considerada una conducta antinatural, ya que lo “natural” serían sólo aquellas relaciones que tienen fines reproductivos. Entonces, el segundo diagnóstico es que no hay consenso respecto de su utilización, y por lo tanto, no sería del agrado de todas las personas. Por eso, mientras algunos consideran que es algo aventurero y divertido; otros creen que es algo sucio, perverso y doloroso. La sexóloga Marta Escobar dice que -como debe ocurrir en cualquier práctica sexual- nadie debe sentirse obligado a practicar el coito anal sólo porque su pareja se lo pida. “Tiene que haber absoluto acuerdo es decir, que ni el hombre, ni menos la mujer, se sienta presionada a acceder porque lo pide su pareja”, dice Escobar. Esto, porque su experiencia indica que, definitivamente, son más los hombres quienes solicitan esta práctica amatorias. Precauciones El ano, al igual que la vagina, tiene terminaciones nerviosas sensibles. Pero en el coito anal se corre mucho más riesgo de dañar tejidos delicados. Por eso, la importancia de la relajación y el cuidado mutuo. Además, como este órgano aloja diversas bacterias, el sexo anal, seguido de una penetración vaginal aumenta las posibilidades de desarrollar alguna infección. Pero también, esta práctica es una actividad de alto riesgo de contagio de VIH, debido a que como el ano no tiene lubricación natural, el tejido es más proclive a rasgaduras y con ello mayor facilidad de transmisión del virus. Por eso, las precauciones son la higiene como elemento básico, y que el hombre use preservativo; y que nunca, nunca, exista una penetración vaginal luego de una anal. “Desde luego que si hay alguna sombra de miedo al dolor o a cualquier tipo de infección, evidentemente esto se va a hacer más difícil y por lo tanto con gran riesgo de dolor físico, porque con la tensión se aprietan los esfínteres. Entonces cualquier situación sexual o de intimidad debe ser dentro de un clima tranquilo relajado sin temores. Si hay presión las cosas no funcionan”, explica la especialista. Pero esto también está dentro de un contexto, agrega la sexóloga, el que a su juicio debe envolver cualquier relación. “Y eso es consideración, afectividad y respeto por el otro, porque esos son hitos fundamentales en cualquier relación sexual, y por lo tanto, ninguna de ellas puede ser violenta”, concluye.

Foro
(fuente: sitio www.mujereschile.cl)

07 de Diciembre al 14 de Diciembre de 2001 ¿Qué piensas: El sexo anal es una aberración o una opción?
Verónica escribió el 30/12/2001 16:46 Lo que yo no entiendo es por qué a muchos hombres les gusta tener sexo anal con su pareja (introducirlo ellos por supuesto, porque seguro no se imaginan el dolor) y después dicen que el sexo entre hombres es antinatural (entre comillas) ¿Por qué no están ellos con hombres si les gusta tener sexo anal? Los hombres sí la gozan, tiene que ver con la próstata. ¿Pero las mujeres? Kennyta escribió el 19/12/2001 00:35 Opción, definitivamente!! Si las partes están de acuerdo, ¿cuál es el problema?... Usando la higiene y cuidados necesarios, seamos Libres y llevemos una muy buena comunicación con nuestras parejas, suerte, Kenny. JESSICA escribió el 10/12/2001 21:20 Cada persona es libre de hacer lo que quiera con su mente y con su cuerpo, no tiene porqué ser aberrante si las dos partes están de acuerdo. El sexo anal es casi tan usado en nosotros los chilenos como el oral y vaginal, que nos da vergüenza decirlo y admitirlo es diferente. Paola escribió el 10/12/2001 17:05 No lo encuentro una aberración, si ambos están de acuerdo y él es el amor de tu vida... porque es algo que requiere una entrega total. Verónica escribió el 10/12/2001 09:21 Es una situación extrañísima. Andrea escribió el 09/12/2001 18:43 Es una opción mientras las dos partes estén de acuerdo y mientras no se tome como una regla. Desgraciadamente aquí en Suecia, llegan niñas jóvenes a las clínicas ginecológicas para jóvenes, con heridas en el ano a causa del sexo anal, porque piensan que es lo normal... nataly escribió el 07/12/2001 18:59 Pienso que de todas maneras es una opción, de ninguna manera me parece una aberración, eso es solamente un complemento de tener sexo o de hacer el amor, esto significa que se puede de cualquier forma, algunas personas tienen la tendencia a ignorarlo por las enfermedades que se puede contagiar, pero nada si uno tiene una pareja estable, sin mayores prejuicios, y sin temores ¿porqué no practicarlo? Paz escribió el 07/12/2001 18:37 Claramente es una opción, como todo en el sexo. Si bien no lo haría porque personalmente lo encuentro algo así como anti-natura, me parece que esa no tiene por qué ser la opinión del resto.

Perú
(Fuente: sitio Terra.com – Perú) ¿Con qué frecuencia se da el coito anal en parejas heterosexuales? Estimado lector(a): Según las encuestas de la era de Masters y Johnson y los informes más cortos publicados posteriormente, pareciera que en una población con una base sociocultural y socioeconómica amplia, que no haya sido ajustada de acuerdo a las diferencias culturales, se podría esperar que el 25% de las mujeres haya tenido relaciones anales, por lo menos una vez durante su vida sexual. La mayoría de estas mujeres lo hizo por la insistencia de su pareja y dejó de hacerlo debido al dolor y/o el temor. Además, no hubo efectos resultantes nocivos a largo plazo que se asociaran con su experiencia. Sin embargo, hay un subgrupo compuesto por aquellas mujeres en relaciones estables y quienes participan activamente en la relación anal placentera. La mitad de quienes se ubican en este subgrupo reportan tener orgasmos con la actividad sexual anal. Aquellas en relaciones monógamas con coito anal presentan pocos problemas médicos. Sin embargo, sí existen riesgos médicos, particularmente para aquellas personas en relaciones no monógamas con coito anal. Algunas de las complicaciones potenciales son: la infección por el VIH, otras ETS, los parásitos y el trauma. Siempre se recomienda usar preservativo para el coito anal debido a que la flora bacteriana presente en el ano puede generar infecciones en el pene. Dr. Jorge Armando Rubiños Lima - Perú Ginecólogo Pregunta enviada por: Carolina - (sitio Terra.com) Piensa que el sexo anal es una aberración -Tengo 28 años y ya hace tiempo que mis amigas, en una noche de confesiones, me comentaron que con lo que realmente disfrutaban era con el sexo anal. Que al principio eran muy reticentes, e incluso que les dolía al probarlo. Pero una vez que lo hicieron bien (lubricantes, relajadas...) ahora no pueden prescindir de ello. Lo prefieren al coito vaginal. De las cinco tres lo aseguraban. Yo se lo pedí a mi novio por probar y al él le sonó raro, y es verdad que al principio me dolió bastante cuando lo intentábamos, pero un día lo conseguimos y me empezó a gustar muchísimo. Ahora yo tengo muchísimas ganas de hacerlo, pero a mi novio le da un poco de asco, me dice que es antinatural (llegó a decir aberración), y he llegado a sentirme una depravada. ¿Estoy haciendo algo raro? ¿Me puede perjudicar?. Respuesta: Mª Cruz García No tiene nada de malo -En realidad, no hay nada más natural que hacer el amor por placer y con quien se quiera, ya que si lo hiciéramos solo con fines procreativos, haríamos el amor dos veces en nuestra vida y con quien más nos conviniera. La realidad no es así, el sexo en humanos no está destinado solo a fines procreativos, sino que es una forma de obtener placer con quien se quiera y compartir sentimientos con esta persona. La forma de obtener este placer, es anecdótica, por la vagina, por la boca, por el ano...¡qué mas da! Lo importante es hacer lo que se quiera con quien se quiera teniendo siempre las ideas muy claras y la cabeza muy alta. El que te guste el sexo anal es maravilloso, ya que has encontrado otra fuente de placer, pero también debes respetar a tu chico si quieres que él te respete a ti. No le presiones en este aspecto, pero sí debes plantearle tu punto de vista, y sobre todo no sentirte ni rara ni diferente porque te guste disfrutar del sexo.

Argentina
(Fuente: sitio Planeta mamá Argentina. http://www.planetamama.com/left/foros/foro13_f.htm)

¿Por qué a las mujeres no les gusta el sexo anal?
pregunta enviada por tobe, 06 de Marzo del 2003 Respuesta enviada por: maría, 07 de Marzo del 2003 -¿Qué datos tienes para decir que no nos gusta el sexo anal? Yo hace años lo hago y te diré que es lo que más placer me da y sin lubricante Respuesta enviada por: Delia, 07 de Marzo del 2003 -Tener sexo anal con su pareja es decisión de la mujer, solamente si ella esta de acuerdo lo puede disfrutar. Además, por propia experiencia te digo que el sexo anal es maravilloso y lo practico con mi marido, con amor, dulzura y delicadeza. Respuesta enviada por: berta, 07 de Marzo del 2003 -siiiiii No es cierto que a las mujeres no les guste, hay de todo. Si te relajas y te lo tomas como lo que es, un acto sexual más con tu pareja, es muy agradable y excitante. De todos modos es importante que ella esté de acuerdo en hacerlo, si la obligas es muy doloroso y traumatizante.

Sexo anal durante el embarazo
(sitio Planeta mamá Argentina. Embarazo - Planetamamá - Foros)

Pregunta enviada por Lorena el 27 de Diciembre del 2002 a las 15:52:06: -Hola a toda la gente del foro, es la primera vez que entro, tengo 2 meses de embarazo y debido a unos desprendimientos de placenta que tuve el médico nos prohibió tener relaciones vía vaginal. Como esta situación se puede extender todo el embarazo, con mi marido queríamos ver si podemos explorar por otro lado. La consulta es, si tienen alguna recomendación porque oí que es muy doloroso y también que se pueden pasar gérmenes a la vagina si hay roce. Les agradezco la ayuda!!! Felicidades, Lore! Respuesta enviada por Carolina -Hola, me llamo Carolina y estoy de 5 meses y medio Te cuento que con mi marido tenemos sexo anal y lo he disfrutado mas aun que antes de estar embarazada. Es verdad que nosotros ya lo habíamos hecho antes, pero con muuuuuuucha paciencia y muuuuuuuucha calentura (eso me parece fundamental) se puede gozar mucho. Espero que no te moleste mi terminología es que nosotros solo lo hacemos cuando estamos hiper-calientes y no podemos más. Obviamente también tenemos sexo vaginal, oral, Etc., pero quería contarte nuestra experiencia. Un beso, que empieces bien el año, Carolina. Respuesta enviada por Andrea

-Con respecto al sexo anal te cuento que desde siempre dije que no lo practicaría nunca. Pero, oh sorpresa, desde hace un tiempo que lo hacemos con mi esposo y descubrí que me gusta mucho. Estoy embarazada de 20 semanas y hace un tiempo tuvimos que suspender las relaciones vaginales por un problemita, y si bien ya habíamos probado antes, desde ese momento las hemos estado perfeccionando y la verdad me sorprende cuanto me gusta. Es muy cierto que si no se toma la precaución de lubricar la zona pueden resultar dolorosas, y por eso la mayoría de las mujeres no quieren hacerlo, no les voy a aconsejar a todas que lo hagan porque yo aprendí con la experiencia y eso es algo que deberían experimentar solas, pero reconozco que cuando empiezo a sentir sus manos en mi cola ya me pongo loquita... y mi marido ni te cuento... Enviado por Vanesa el 28 de Abril del 2002: - Nosotras las mujeres tenemos el prejuicio que el sexo anal es "ilícito", poco decente y muy doloroso. Y vaya que si puede ser doloroso si no te preparan. Pero antes que nada te sugiero le converses y que ella esté más o menos de acuerdo antes de hacerlo. Para que esté más tranquila, procura buscar el momento en que ella esté y se sienta limpia. (después de un baño por ejemplo). El pene de mi marido es definitivamente grande, pero él me lame y me prepara muy bien y lo disfrutamos mucho. Ojalá les vaya bien. Enviado por Andrea el 17 de Abril del 2002: -Es raro que un hombre no le haya pedido a su mujer sexo anal. Mi marido fue el primero en hacérmelo y me dice que fue muy importante para él. A toda mujer le duele al principio, pero si tu hombre sabe, deja que él te guíe. Te tienes que entregar. Lo importante es que estés lista y relajada. El te prepara tocándote y lamiéndote. Es ideal si usas un lubricante; de ese modo evitas fisuras que son dolorosas y a veces tardan en sanar. Cuando dominas la técnica, hasta logras acabar. Es buen recurso para los últimos meses de embarazo. Enviado por ROSALBA el 05 de Febrero del 2002: Hola, no es malo hacer el sexo anal, he leído que para hacerlo tienes que estar muy bien lubricada, ya que es una parte del cuerpo que no se lubrica naturalmente, y hablar con tu esposo que sea cuidadoso porque las primeras veces es doloroso, como te dice por ahí Miguel y Javier cuando lo hagas utiliza mucho la higiene para evitarse infecciones. Suerte y sobre todo mucha comunicación con tu marido para que encuentren la satisfacción ambos. Enviado por Ruiz el 14 de Marzo del 2002: -Lo he probado y no esta nada mal, pero solo con mi pareja. Siempre al comenzar y al terminar una buena higiene es lo mejor para evitar infecciones SUERTE Y QUE LO DISFRUTEN SANAMENTE

Más sobre sexo anal y embarazo...

Pregunta 1 Enviada por Andre el 10 de Mayo del 2002: -Buenas tardes, quisiera saber si alguna sabe si el sexo anal es recomendable o no durante el embarazo... Yo estoy de 18 semanas y he tenido que suspender mis relaciones por un sangrado no muy grave pero de cuidado,... cuestión que estamos ejercitando por otro lado,... y cada día me gusta más y creo que a mi marido también,... yo era de las que "nunca iba a probarlo",... pero aquí me tienen preocupada porque me gusta y no me gustaría tener que dejarlo, ¿alguien me entiende?

Pregunta 2 Enviada por Lore2 el 13 de Enero del 2003 a las 13:34:00: -Quisiera saber cómo practicarlo, ya que mi esposo y yo lo hemos intentado pero, sinceramente, creo que a ambos nos da un poco de asco, o mucho quizás, lo cierto es que me parece un buena alternativa cuando se está embarazada, pero quisiera saber si la mujer debe realizarse un lavado rectal antes o no hay riesgo de llenarse de nada (OJO, es algo serio OK), solo quiero un explicación seria de quienes lo practican y salen bien librados, que tipo de lubricantes debemos usar, y cualquier otra cosa que quieran aconsejarme. Gracias! Ah!, otra cosa ¿no existe riesgo de infecciones? Pregunta 3 Enviada por mariana el 11 de Julio del 2001: Es una pregunta un poco diferente, pero ¿es posible tener sexo anal sin tener molestias para el bebé?

Respuestas
Enviada por Gabi on 10 de Agosto del 2002 a las 13:28:09: -En mi caso fue una opción ya que tuvimos un tiempo que debimos suspender las relaciones normales, y si bien ya habíamos probado con el sexo anal en este tiempo lo perfeccionamos bastante. Yo ya tengo un embarazo avanzado y hay veces que me da miedo hacer demasiados movimientos, a eso sumado a la poca lubricación y a la sensación de dolor que me produce el sexo vaginal debo reconocer que prefiero el anal, mi marido lo disfruta muchísimo más y no hay riegos de golpear la panza ni nada de eso. Prueben y verán que no se arrepienten.... Enviado por PACO el 08 de Agosto del 2001: -El sexo anal es muy placentero siempre que se practique con amor y cuidado, el empezar depende de la persona, creo que se tiene que sentir muy excitada, demasiado y soltarse y relajarse, esto es fundamental para que la colita se ablande y no se ponga dura ni tensa, que generalmente esto ocurre cuando la mujer esta muy nerviosa, hacerlo despacio, con calma y paciencia, que por lo general le cuesta un poco al hombre porque esto lo excita demasiado, lo vuelve loco, pero la primera vez no necesariamente se puede empezar introduciendo el pene, se puede jugar con las manos, los dedos, la lengua los labios, en fin, todo sea para relajar "la zona", también se puede usar vaselina, etc. Personalmente me encanta el sexo anal, pero sinceramente lo hago cuando estoy loquita y demasiado excitada, en cualquier ocasión no lo hago, tengo que sentirme así. Besitos Enviado por TRINI el 19 de Julio del 2001: -Y tan placentero como si no tuvieras nada dentro de tu cuerpo, mientras la idea de que tenés un bebé adentro no te moleste, no hay problema, tenés que relajarte y gozarlo como siempre, con todo el amor y cuidados que el sexo anal requiere. Enviado por Maria S. el 15 de Mayo del 2002: Otra pregunta sobre sexo anal. -Hola, Yo no estoy embarazada por ahora, me tuvieron que practicar un legrado, pero mi pregunta es esta: Cuando estoy menstruando, tengo sexo anal con mi esposo, pero después de un rato siento que mi sangrado aumenta. ¿tiene algo que ver? ¿Ejerce alguna presión el pene sobre la vagina, aún entrando por el ano? Enviado por Marymer el 30 de Mayo del 2002: -Creo que puede ser sólo casualidad, y si no lo es no debe ser nada de que preocuparse, con tal que ambos disfruten y queden satisfechos, está bien. Recuerda que el ano es una zona bastante delicada y debe estar lo suficientemente lubricada como para practicar el sexo anal, pero por lo demás... Que lo disfruten.

México
(Fuente: http://www.ciudad.com.mx/mx/servicios/foros/topic.asp?topic_id=659&reply_id=12985 - M) ¿Qué opinas de la práctica del sexo anal? Tan temido como deseado, apartado de lo que usualmente se considera "hacer el amor", el sexo anal exige tanta delicadeza y aprendizaje como cualquier otra práctica. A mí no me parece rico Sofía - 04/10/2002 15:23 en lo personal el maniático de mi novio siempre quiere tener sexo anal pero a mi me da tanto miedo que no puedo quitarme el terror que me produce ver lo que me va a meter en el ano y no puedo, él dice que no pasa nada que no duele pero prefiero hacerlo de otra forma y que no haya penetración porque me da mucho miedo, no se que necesidad de querer penetrar por ahí cuando lo natural es hacerlo por la vagina. ¿Cómo practicar sexo anal? Esther Sophia - 09/02/2003 21:50 Me gustaría tener sexo anal, pero siempre que lo voy a hacer con mi novio apenas siento que entra me duele mucho no se si lo estamos haciendo mal, por que veo que en las películas lo disfrutan tanto y según leo, aquí también los disfrutan. No se como empezar, él lo quiere hacer, no sé si hay que lubricarse o qué. Ojalá me puedan ayudar, mi correo es gab1982@hotmail.com Así Claudia- 14/03/2003 12:29 Pues si, te recomiendo que te exciten mucho tocando el clítoris con una mano y con un dedo de la otra mano el ano, (cuanta rima), el dedo en el ano con movimientos circulares, luego que aplique lubricante, ya que estés muy excitada que te meta su puntita, más adentro hasta que te cale un poco le dices que hasta allí, en un ratito un poco más adentro y así se va... Que él entienda cuando te duela y siga tus instrucciones, la mayoría de las veces no sale bien la primera vez, tarda un poco en salir a la perfección, puedes llegar a disfrutar como nunca lo imaginaste. Suerte, bye. Me encanta el sexo anal Susy - 03/12/2002 11:50 -Es hermoso sentir un pene que te penetra en el ano y aunque las primeras veces duela después te acostumbras y te enloquecerá... De plano no puedo... Sofía - 10/10/2002 10:19 Van a pensar que soy ridícula y antigua, pero en verdad no puedo hacerlo, me da un terror espantoso pensar en lo que me va a doler y no puedo. Me da miedo que se vaya con otra porque no quiero hacerlo, pero es que no puedo, de plano me da mucho miedo de que se me rompa algo o me queden lesiones. Inténtalo claudial -Yo tengo mucho tiempo practicando el sexo anal, y es delicioso, fíjate que mis primeras experiencias sexuales fueron por el ano, como yo ya estaba comprometida e iba a casarme, en ese tiempo mi novio y yo nunca habíamos tenido sexo de ninguna manera, por lo que yo era señorita y como el trabajaba fuera de la ciudad, pues quería mantenerme señorita, pero tenia muchas ganas de sentir un pene dentro de mí, y en esos días conocí al esposo de una vecina y una ocasión que no estaba ella en casa fui a visitarlo y el fue el que me dijo que me podía penetrar sin perder la virginidad y sin que se notara y fue así mi primera vez, mira, solo te tienen que estimular el ano muy bien, ya sea con la punta del pene o frotándotelo con el dedo y alguna crema, poco a poco se te empieza a relajar y a quedar listo para la penetración, te asombraras de la capacidad del ano para recibir penes por mas grandes que sean y haces disfrutar a tu pareja al máximo sobretodo si cuando te la tengan adentro lo contraes, con dos apretones que les des, segurito te eyaculan. creo que la mejor manera de disfrutar el sexo anal es la posición tradicional de penetración vaginal, es decir tú acostada boca arriba, te pones una almohada bajo las nalgas , y al metértela por el ano en esa posición

con el mismo movimiento de tu pareja se te estimula el clítoris y te das una venidotas que uuuf!! ya no quieres que te la saquen ¿Cómo hacerlo sin dolor? Blanca - 25/02/2003 16:11 A mi me gustaría practicar el sexo anal pero dicen que duele mucho, ¿cómo puedo hacerlo sin que me duela tanto? A mi la verdad me encanta Analía López -La verdad que no les voy a mentir al principio estaba asustada y no me animaba, pero después de la primera vez todo cambió, es lo más lindo del mundo sobre todo con la sensación cuando te eyaculan adentro, es inexplicable.... DELICIOSO, de veras Lucía Mira, mi mayor miedo era no tanto el dolor, pues me excitaba al pensar en hacerlo con mi pareja, con la que no pasó de meterme un dedito. Fue al quedar libre cuando al salir una noche conocí a un hombre peruano, acabamos en mi casa, y... ya sabes, me comió, pero empezó a lamerme el ano, me gustaba, así que deje hacer, me ensalivaba los labios y el ano,.. yo sentía mucho placer, no antes con mi pareja; no dije nada pero comenzó a meterme un dedo primero, haciendo movimientos circulares, me puso boca a bajo, y me metió dos dedos, seguía ensalivando, no le daba asco, lo cual era mi miedo, sino que estaba tremendamente excitado, así mete-saca dedos unos 15 min. o así, después me tomó por la vagina, y cuando estaba excitadísima, presionó su pene contra mi ano, el cual cedió de manera sencilla,... qué decir.. DELICIOSO, hay que probarlo; mejor que por delante. Animo!!! No te arrepentirás, pero que te lubriquen bien, que te chupen todo. Besos lucy.. ES AGRADABLE CUANDO SABEN HACERLO Marilú Castillo -EN LO PERSONAL ME DABA MUCHO MIEDO, PERO EL DIA QUE ME ENSEÑARON FUE MARAVILLOSO, ES UNA ESPERIENSIA, MARAVILLOSA, PERO CREO QUE HAY QUE RESPETAR, LAS DECISIONES DE CADA QUIEN, SIN PRESIONAR.

EL MEJOR SEXO QUE HAY - KAREN -POR LO VISTO A LA MAYORIA DE LAS MUJERES NO LES GUSTA YA QUE AL LEER TANTOS MENSAJES DE QUE EL SEXO ANAL ES MARAVILLOSO SOLO LO DICEN LOS HOMBRES, PERO HE DE DECIRLES (ESTO VA PARA LAS MUJERES) ES LO MAS MARAVILLOSO DEL SEXO. MI ESPOSO SIEMPRE TUVO GANAS DE HACERLO Y HE DE CONFESARLES QUE YO PARA NADA QUERIA INCLUSO QUISE PRACTICAR CON MI DEDO Y NO ME GUSTABA EN LO ABSOLUTO Y LO HICE YA QUE ME INSISTIA MUCHO Y ADEMAS YO QUERIA COMPLACERLO EN TODO LA PRIMERA VEZ ME DOLIO HASTA EL ALMA Y LA SEGUNDA Y LA TERCERA ETC.. LO HACIAMOS APROX 1 O A VECES 2 POR AÑO Y NO ME GUSTABA PERO AHORA LO HACEMOS ANAL HASTA 3 O MAS A LA SEMANA, SE PREGUNTARAN COMO LO LOGRE PUES ESTANDO EMBARAZADA POR ADELANTE ERA MUY COMPLICADO Y YA TENIAMOS MUCHO SIN HACERLO Y YO YA NO AGUANTABA ASI QUE EMPEZAMOS A CACHONDEAR LO NORMAL COMO SIEMPRE Y EL MUY DELICADAMENTE ME EMPEZO A RESTREGAR SU PENE EN MI CULO MUY SUAVEMENTE Y YO ME EMPEZE A PRENDER, NO ERA MI INTENCION HACERLO LE DIJE QUE SOLO LA PUNTITA Y EL DIJO QUE SI Y POCO A POCO LO METIA Y LO SACABA HASTA QUE SIN DARME CUENTA YA ESTABA ADENTRO Y SE EMPEZO A MOVER RIQUISIMO QUE POR PRIMERA VEZ ME MOVI COMO NUNCA Y TUVE EL PRIMER ORGASMO EN MI VIDA Y AHORA, PUES ME GUSTA MAS ANAL QUE VAGINAL, YA QUE SOLO ASI LLEGO Y PUES IMAGINENSE, MI ESPOSO ESTA FELIZ, YA QUE A LA HORA QUE QUIERE LO HACEMOS Y LO DISFRUTAMOS AL MAXIMO LOS DOS. CHICAS ESCRIBANME A kadeher@yahoo.com Y LES DARE ALGUNOS CONSEJOS PARA QUE LO DISFRUTEN AL MÁXIMO, YA QUE EL SEXO ANAL TAMBIEN LO PODEMOS DISFRUTAR NOSOTRAS...

México
(fuente: http://www.ciudad.com.mx/mx/servicios/foros/topic.asp?topic_id=659&reply_id=12985 - M)

"Sexualidad anal Femenina, mitos y realidades"
¿Qué opinas de la práctica del sexo anal? Tan temido como deseado, apartado de lo que usualmente se considera "hacer el amor", el sexo anal exige tanta delicadeza y aprendizaje como cualquier otra práctica.
Nos gusta a los dos lilita7 - 26/02/2002 13:36 Hola, soy de Colombia y tengo 32 años y un montón de casada. A mi esposo siempre le ha gustado la idea, pero no ha sido sino hasta hace dos años que me decidí. Cuando él me toca y me estimula, el sexo anal llega a ser muy placentero, bien lubricada y con cuidadito he logrado unos orgasmos, ufff!, increíbles. Al atreverme a hacerlo vimos que teníamos entonces la libertad de practicar otras cosas, que han enriquecido nuestra relación, Besos Si se da el orgasmo anal laysha - 26/02/2002 14:35 Tengo 24 años, y la verdad si he practicado el sexo anal, y yo puedo asegurarles que es increíble, si se puede tener orgasmos, incluso creo que han sido los más profundos que he tenido, (más que el vaginal), así que inténtenlo, no habrá dolor si lo hacen con un buen lubricante o mínimo una crema para que resbale mejor. Háganlo, se siente increíble, después cuenten su experiencia Respuesta

Nadia - 26/02/2002 14:38 Hola amigo investigador. Espero contribuir en algo respondiendo a tus curiosas preguntas. Edad: 25 Nacionalidad: Española. Nunca he practicado sexo anal, ni siquiera lo he intentado. Respeto a quien le guste practicarlo pero, personalmente, considero que hay muchas otras prácticas muy excitantes que no resultan nada dolorosas. Si algún día mi pareja me lo pidiera, quizá me plantearía el intentarlo, aunque que finalmente lo probaremos. Es el sexo más sensual!!! Aalyah - 09/11/2002 20:40 Me gustaría ayudarte con tu encuesta. Soy mexicana y tengo 20 años. Al poco tiempo de perder mi virginidad con mi novio, se me ocurrió la idea de que me penetrara por detrás, todo fue muy lento, teníamos que tener todo el preludio como si fuera una relación sexual común, nos excitamos mutuamente, al momento de la penetración primero empezó por la cabeza del pene poco a poco, hasta que veía que cedía, sin lubricantes ni nada por el estilo, yo me ponía en mis cuatro puntos y con mis piernas bien abiertas, ya que entraba la cabeza del pene luego continuaba haciendo movimientos circulares y muy pero muy lentos hasta que luego me la introducía toda, para mantenerme excitada en este proceso lento él me metía el dedo en mi vagina y me estimulaba tocándome los senos. Todo se hacia muy sensual, el movimiento lento de él, sus caricias y yo experimentaba una deliciosa mezcla de placer y dolor, ya que no aguantaba más de placer el ritmo del movimiento se iba acelerando más y más hasta que el podía terminar y yo acababa en placer por delante y por detrás... (Mi consejo es que tengan cuidado luego al sentarse) Duele mucho Luna - 04/09/2002 11:37 La verdad es que yo he tratado el sexo anal con mi pareja pero siempre me duele y nunca podemos lograr nada. Usamos aceite para bebés, no sé si hay otros productos que podamos usar, yo como su mujer quiero complacerlo. ¿Alguien sabe algo que podamos usar que no sienta yo mucho dolor? Quiero, pero me duele La Loca 2000 - 07/01/2003 14:22 Hola soy una joven de 22 años soy mexicana y empecé mis relaciones a los 19 años. He tenido dos novios con los que he tenido relaciones sexuales, nunca me ha gustado tener sexo anal, mi anterior novio no me pedía tanto realizarlo, pero con el que ando, ahora cada vez que tenemos relaciones me pide que lo hagamos, pero no me gusta, hemos intentado y me duele mucho. He estado leyendo las opiniones de aquí y me encantaría hacerlo, porque, por lo que he leído, se siente más rico que el sexo por la vagina; quiero hacerlo porque a mi novio me encanta verlo excitado y cuando me tienta el ano con su pene se excita demasiado, y si me encanta sentir el orgasmo por delante, imagínense por atrás me va encantar. Bueno, lo voy a intentar, espero que me vaya bien. Adiós y gracias.

España
Fuente: http://www.abcsexologia.com/

Sexo anal
Pregunta - Autor: montseny - Fecha: 02-02-03 13:31 Hola: -Estoy hecha un lío y a ver si me ayudáis. Mi marido y yo teníamos relaciones de todo tipo, bucal, vaginal y en alguna ocasión anal. Desde hace un tiempo me he dado cuenta que lo único que le gusta es la relación anal y es lo que le produce más satisfacción. Yo se lo he estado dando, pero ha llegado un momento que no quiero, al menos sólo eso y eso ha hecho que me vaya enfriando y me hace pensar cosas extrañas. ¿Creéis que es normal eso? Gracias Respuesta - Autor: Paty - Fecha: 02-04-03 22:04Yo creo que tu esposo está pensando sólo en lo que a él le gusta, y no se está preocupando de lo que a tí te gusta en la cama, la verdad es que a mí también me estuvo pasando con mi pareja, pero le dí a entender que me gusta todo y no sólo el sexo anal, ¿entiendes? Yo creo que deberías hablar con él y decirle lo que te pasa. Respuesta - Autor: Nenito - Fecha: 02-05-03 13:28 DE ACUERDO CON PATY Creo que NO SOLO has de darle a entender que te gustan más cosas, sino decírselo claramente... Es tu pareja y con ella has de poder mostrarte y comentarle sin tapujos qué es lo que te pasa, qué es lo que sientes... Te deseo suerte de nuevo. Respuesta - Autor: Naussicaä - Fecha: 02-05-03 15:16 -Es cierto, se trata de dos personas en la intimidad... se debe hacer lo que a los dos les gusta. Habla con él, proponle otras cosas... si él insiste en sólo sexo anal, sería un poco egoísta. Ánimo y saludos Respuesta - Autor: Aficionao - Fecha: 02-05-03 16:03 -Los hombres (como somos así de simples), solemos encabezonarnos con algo. He de reconocer que a mí también me pasó, quizá no tan exagerado, pero lo cierto es que buscaba y propiciaba la situación para practicar el sexo anal. Tal vez era porque eran las primeras veces que lo hacía, y como era (y es) muy excitante, pues me empeñaba en ello. Ahora, es todo mucho más natural, a veces soy yo el que lo busca, y otras veces es ella la que lo desea o simplemente surge y ya está. Es una práctica más de nuestro “repertorio” y creo que debe ser tomado como eso, o sea “algo más”. Siempre he dicho que la persona que no quiere practicar el sexo anal, no sabe lo que se pierde, pero está claro que la persona que sólo quiere practicar sexo anal, se pierde todo lo demás. Quizá simplemente, esté en una “fase anal” y se le pasará con el tiempo, pero nunca hagas nada que no te apetezca hacer.

Otro sitios
http://foros.enplenitud.com/ubb/Forum2/HTML/000081.html

enviado por pmiguelw: opinion de mujeres sobre el tema: sexo anal
enviado 04 Febrero 2003 16:18 mirandac enviado 13 Abril 2003 18:21 Mira, soy mujer y empecé a tener sexo anal cuando tenia 23. Creo que es algo muy excitante, y que el orgasmo que se alcanza cuando hay penetración anal y estimulo en el clítoris es extraordinario. Pienso que la mejor manera para disfrutarlo es estar bien excitada, y el saber que a mi pareja le encanta, me excita aun más. No uso lubricantes, creo que no es necesario, siempre que se haga muy despacio al principio. La higiene es importante, así que después de sexo anal no hacemos penetración vaginal o sexo oral. Aunque tengo sexo anal no soy muy liberada, o extrovertida. Pero con mi pareja acepto, me gusta y lo disfruto. Lo hacemos cuando estoy ovulando así evitamos riesgo con embarazos. Ahora tengo 36 y lo veo igual de emocionante y pienso que es para disfrutar. Belencroche enviado 15 Abril 2003 05:26 Hola amigos, soy Belén y quería darles mi opinión sobre este tema tan interesante Sé que algunas chicas piensan que duele, y puede que sea cierto si no se toman las precauciones debidas al principio, pero una vez que eso esta superado, que placer sentir un pene entrando y saliendo en el ano! es algo que no se puede describir fácilmente. Lo único que puedo decirles es que no tengan miedo y se animen, no se van a arrepentir Alislove enviado 16 Abril 2003 22:21 Hola, soy nueva en los foros pero ahí va mi respuesta. El sexo anal no duele. Que yo sepa te duele si ya tienes la idea de que te va a doler. Al pensar que te va a doler tensas los músculos que están alrededor del ano y entonces te duele. También al hombre le duele porque se le sube el prepucio y se raspa. en lo personal yo decía lo mismo que tú. No quería porque pensaba que me iba a doler pero quería complacer a mi novio y la final me gustó mucho. Ahora a mí me gusta que me lo haga así. Y sé que también a él le encanta. ni siquiera se necesitan lubricantes, si lo hacen despacio, pero es muy rico. Sobre todo tener un orgasmo estimulando el clítoris como ya dijeron, se siente grandioso. Te lo recomiendo que lo pruebes y pues si no te gusta pues sólo le dices a tu pareja que no te gustó y que respete tu decisión, él lo hará.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful