P. 1
Masturbacion - Tecnicas de Masturbacion Masculina

Masturbacion - Tecnicas de Masturbacion Masculina

4.0

|Views: 207.676|Likes:
Publicado porapi-3750389

More info:

Published by: api-3750389 on Oct 15, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

* Tecnicas de Masturbacion para El.

El Beso Amarillo. Materiales: Un Plátano. Pela un plátano, desliza el pene dentro de la cascara y mastúrbate. Otra opción es cortar el plátano por uno de sus extremos, y sin pelarlo, vaciarlo de su contenido con un cuchillo o un vacía frutas e insertar el pene en el. Cualquiera de la opciones es muy agradable.

El Beso Húmedo. Materiales: Un preservativo y lubrificante. Coge un preservativo y llena el deposito de este con lubrificante. Colócate el preservativo ajustándolo bien en la base del pene, para que el lubrificante no se escape, después oprime el deposito del preservativo, para que el liquido se reparta al rededor de todo el pene y comienza a masturbarte. Puedes probar con varias cantidades de liquido hasta que consigas la que mas te satisfaga, de igual manera puedes probar con aceite de oliva o girasol.

Beso húmedo variacion con pareja. Experiencia con el preservativo con aceite dentro. Objetivo ofrecer la sensación de un pene mas grande y gordo. Resultado: es factible la prueba, el aceite se queda en el preservativo durante mucho tiempo , depende de los empujes en la pareja, pero la sensación del que lo/la tiene dentro no es sentir mas volumen de pene, ya que tanto la vagina como el recto se adaptan a lo que lo penetra, mientras que el tamaño, ya sea por grande o por pequeño, este dentro de un orden. Es bueno experimentar la técnica haciéndose días antes algunas pajas con esta "cubierta", para que ir con experiencia al follar. La sensación en el hombre con el pene recubierto con un preservativo con aceite es muy buena, y no se siente tanto la vagina ya que tanta lubricación y aire amortigua las sensaciones. Muy bueno para problemas de hipersensibilidad o eyaculación precoz. Claro siempre que no se corra al intentar meterla o con el juego que implica estas manipulaciones. La sensación de la mujer ha sido la sorpresa y lo no esperado, aunque la prueba no ha servido para dar mas "cantidad" si ha servido y mucho para dar mucho mas "tiempo". Al suavizar el roce tanto en el hombre como en la mujer ambos pueden recrearse en las sensaciones y durar mucho mas tiempo, siempre que se busque una posición que permita estar cómodos a los dos, la primera vez que lo he utilizado hemos podido estar en el juego de la penetración como una

media hora alcanzando el orgasmo la mujer con una gran conciencia y control del placer. Ha sido delicioso, pues al no estar demasiado cargados con la búsqueda de la corrida ha permitido mantener las caricias manuales en el cuerpo y las caricias verbales e imaginativas con toda intensidad, las caricias de besos y boca no han sido posible porque la posición adoptada para buscar la comodidad no lo permitían, pero las manos, brazos, pierna, voz y mirada han podido recrearse en el cuerpo del otro. ¿Caes en la cuenta de lo poco que actúan estas parte en el tiempo de la penetración?, Las manos, miradas y voces parecen que terminas cuando entra en acción directa el pene, seguro que es por esto por lo que la mujeres suelen estar tan defraudadas con respecto a la capacidad sexual de los hombres. Las posiciones que permiten una aceptable comodidad son la de cuchara, ambos de lado y la mujer dando la espalda al hombre. O la de lado mirándose de cara y una pierna de la mujer por debajo de la cintura del hombre. En ambos casos al tener que unir al máximo las pelvis obliga a tener muy separados los torsos, pero eso precisamente es lo que permite jugar con manos, voz y mirada. ReyLesbos.

La chica de playa. Materiales: Un manguito de los que usan para aprender a nadar, una bolsa de plástico, celo adhesivo y lubricante. Toma el manguito y colócale cinta adhesiva transversalmente entre sus aberturas de manera que reduzcas el tamaño de estas a un poco mas que la anchura de tu pene. Mete el manguito en una bolsa para que tus fluidos y el lubricante no se viertan por doquiera. Puedes probarlo también con un preservativo lubricado interiormente como describíamos en Beso húmedo Colócalo sobre tu cama y mete el pene en su interior e imagina lo que quieras. Por ejemplo un culto estrecho.

La chica de playa II. Materiales:Una colchoneta de playa. Coloca la colchoneta sobre la cama inflándola de manera que te resulte satisfactorio. Sitúa el pene donde se juntan dos tubos de los que forman la colchoneta, lo mas al centro posible y coloca entre el pene y tu vientre un trozo de tela o un paño. Y a hacer el amor. Debes lubricar la colchoneta o utilizar un preservativo, todo depende de la sensación que quieras obtener. Prueba.

El Pañuelo. Materiales: Un pañuelo de papel, opcional uno de seda. Coge un pañuelo de papel de unos 30 cms de lado y dóblalo en cuatro partes. El resultante será un cuadrado de unos 15 cms de lado. Ponlo en la palma de la mano con la que te masturbes haciendo una especie de cuenco. Ahueca la mano y coloca el glande del pene dentro de la mano a la vez que haces una pequeña jaula con los dedos. Sostén el pañuelo, cubriendo la cabeza del pene en la concavidad que has hecho con tu mano y los dedos, y rotala la mano, haciendo que el pañuelo roce tu glande. Con la otra mano coge el fuste del pene y has un movimiento normal de masturbación sobre el. La sensación es maravillosa y la corrida higiénica. Opcionalmente lo puedes hacer con un pañuelo de seda, mucho mas sensual y placentero.

La Novia. Materiales: Dos almohadillas y una cama. Toma dos almohadillas y ponlas sobre la cama una encima de otra. Coloca el pene entre ellas y bombea como si estuvieras con tu novia o la vecina.

1. La paja del misionero. Materiales: Si es usted un neófito en la materia, necesitará sin duda una revista, una película, o algún tipo de material de índole estimulante. Los grandes maestros prescinden de todo este tipo de añadiduras. También necesitará papel higiénico, Klinex, o material similar. Por analogía con su versión del coito, (de la cual solo se diferencia en que no conoces gente). Póngase cómodo, relájese, respire hondo. Una ver recolectado el material, proceda a asir el miembro viril, firmemente (pero sin estrangular), y comience un suave movimiento de vaivén, rítmico... hipnótico, desde la base hasta el glande (o capullo). No se preocupe si inicialmente no siente nada. A medida que el movimiento prosigue, verá como le invade una agradable sensación. Si su pene continua inerte y fláccido, compruebe con detenimiento los pasos anteriores. Si todo ha ido bien, al cabo de algunos minutos comprobará que necesita aumentar el ritmo: la maquina le pide mas. La culminación de este paso llegará en breve. Con la mano que le quede libre, cójase el papel higiénico, y colóquelo en la trayectoria que intuya vaya a seguir el pegote que surgirá como colofón glorioso a la tarea emprendida. Nunca, repito NUNCA, lo haga sobre la revista, ya que si no, tendrá que pasar las hojas de tres en tres, e impedirá que otros familiares y/o amigos disfruten con tan preciado material. ¡Enhorabuena!. Ya es usted un iniciado en la paja del misionero. 2. La paja hidratante. Materiales: Lo mismo que la paja anterior, mas crema hidratante, nivea, atrix, etc. ¡Nunca utilice jabón o gel de

baño!.(por experiencia). El procedimiento es muy similar al anterior, solo que esta vez, deberá embadurnarse el miembro con la crema. No se deje engañar por la aparente sencillez, ya que esta es una técnica elaborada y que supone una mayor preparación. Consulte preguntando a sus amigos, o a sus padres. 3. La técnica de la "paradinha". Esta técnica le permitirá llegar a cumbres inexploradas de su persona, y de su miembro; su amigo el calvo. Aunque el comienzo es similar a la del misionero, lo que realmente la diferencia es la culminación. Proceda como en la paja mencionada, pero prepárese para hacer la "paradinha" justo antes del momento cumbre. (en las primeras pruebas, tenga muy a mano el papel, ya que nunca se sabe cuando se puede fallar). Justo un instante antes del momento cumbre, detenga todo movimiento, aguante la respiración y concéntrese. Con la práctica logrará repetir la "paradinha" tantas veces como desee, antes de que tener que recurrir al papel. Practique, ¡practique mucho!. No desaproveche ninguna ocasión. Lleve un calendario de camionero siempre encima, con la excusa de lo de las fechas. Es un instrumento muy útil en los duros comienzos. Esta técnica le llevara a convertirse en un hombre multiorgásmico. 4. Postre de la casa. Materiales: Un melón, un microondas y un cuchillo de cocina. Esta técnica no solo requiere un dominio de las técnicas anteriores, sino una gran pericia a la hora de elegir el melón: el objeto del deseo. No piense en el como en una fruta: véalo como un amigo, póngale nombre si es necesario. Con una precisión quirurquica, haga una incisión transversal en uno de los polos. Deberá cortar lo suficiente para dejar hueco a su amigo el calvo. Compruébelo bien ahora, porque luego no tendrá tiempo, y podría echar abajo la operación. Una vez echo el hueco, y comprobada con una incursión de reconocimiento, la validez de dicho hueco, prepárese para el segundo paso, que requiere una gran destreza. Introduzca el melón en el microondas, después de haber extraído el miembro. Caliéntelo durante breves instantes, dependiendo de la potencia del microondas. Un calor excesivo podría echar abajo esta operación, y muchas otras. Con gran rapidez y agilidad, abra el microondas y, mientras aún esté caliente, introduzca al calvo repetidas veces hasta consumar la operación. Muchos testimonios avalan que es exactamente igual a una vagina. Nota: No se olvide de tirar el melón a la basura, y no lo meta en la nevera para otra vez, ya una lamentable confusión puede llevarle a comer el auténtico postre de la casa (aunque por otro lado, no deja de ser un plato hecho por uno mismo, con todo el amor del mundo). Otra Nota: Si corta el melón justo por la mitad, tendrá para dos veces. 5. La mano que mece la cuna. Materiales: Una silla, u otro mobiliario rígido, que le permita estar sentado. El papel higiénico. Deslice su mano habitual debajo de sus posaderas, hasta agarrarse el muslo de la pierna contraria, y siéntese encima, presionando el antebrazo. Si lo está haciendo bien, notará como su brazo se adormece. Deberá investigar hasta encontrar el punto exacto de adormecimiento. Cuando con la otra mano se pellizque los dedos de la mano habitual, y no los sienta, habrá llegado el momento de la acción. Tendrá unos breves momentos hasta que el brazo recupere su riego, en que le parecerá que se la está machacando otro. 6. la mano que mece la cuna (Enhaced).

Materiales: Una silla, y esmalte de uñas rojo pasión. La mecánica es la misma que la anterior, solo que antes deberá pintarse las uñas de su mano habitual., para que en este caso, parezca que se la está machacando otra (mujer, no mano). 7. La alegría de la huerta. Materiales: Una bolsa de pipas (Vacía, o alguna de hechura similar), un puñado de lentejas, y un cordón o una goma elástica. Meta las lentejas en la bolsa, e introduzca a Kojak dentro también. Con la goma elástica, fije bien la bolsa a la base de Mr. Proper, de forma que las lentejas no caigan , y ayuden a masajear al calvo. Proceda como en la paja del misionero

8. No todo lo que vuela va a la cazuela. Materiales: Una mosca en perfecto estado de salud. Una bañera llena de agua caliente. Cójase el insecto, y procédase a retirarle una de las alas. Métase en la bañera, y a modo de periscopio, asome a su amigo el calvo de entre las aguas. Cuando vislumbre tímidamente su calva, coloque al insecto en la calvo islote, y déjela hacer. La mosca comenzará a dar vueltas alrededor de la isla, generando así una plácida sensación. Todavía no conocemos a nadie que haya llegado al orgasmo con esto, pero sí a quien lo ha practicado. Esta vez no es necesario el papel, debido a que el chorro llevará al insecto por delante, directamente al agua (según las previsiones mas optimistas). 9. Que te la pique un pollo. Materiales: Un pollo muerto, una barra de pan, crema hidratante, y un microondas. Extraiga la miga del pan, échela en un bol, y a modo de sopa de leche, úntela bien con la crema hidratante. Una vez tenga una masa compacta y suave, rellene el pollo desde su parte trasera con tal pasta. Introduzca a su amigo el calvo, para probar y hacer el hueco necesario, y al igual que con el melón, introduzca el conjunto (sin calvo) en el microondas. Una vez a la temperatura adecuada, proceda a ejecutar los pasos explicados previamente en "El postre de la casa". Esta variación da mejor resultado que la del melón, debido al tacto caliente y carnoso del ave. ¡Ojo!. Como en el caso del melón, le aconsejamos no dejarlo de nuevo en la nevera para posteriores usos. Recomendaciones: Si su pollo tiene aun cabeza, decapítelo antes de efectuar el acto. Numerosos testimonios afirman que la mera visión de la cabeza asomando en las embestidas, corta bastante el rollo. 10. A la cabeza del pelotón. Materiales: Esparadrapo, una venda, unas tijeras, y una bicicleta (Recomendamos que sea estática).

Rodee uno de sus muslos con la venda, y también a su querido amigo. Procure no saltarse este paso, si no quiere una depilación que nunca olvidará. Siéntese en la bicicleta, sin olvidarse de tener a mano las tijeras (Muy importante, ya que de lo contrario, una vez finalizada la etapa, se verá en grandes apuros). Sitúe al calvo sobre la parte vendada del muslo, y proceda a enrollar con el esparadrapo juntamente el muslo con el miembro. Una vez comprobada la correcta fijación, comience un movimiento de paseo sobre la bicicleta. Nada de sprints al principio. Vaya acelerando la marcha según su amigo le vaya indicando. Esta será la mejor etapa de su vida. Una vez finalizada la faena, y superado el entusiasmo, proceda a cortar con mucho cuidado el esparadrapo y las vendas, para liberar al cabezón. Nota: Si no tiene bicicleta, también puede utilizar una máquina de subir escaleras, o unas escaleras poco frecuentadas. 11. Ay! me siento Flex. Materiales: Una cama con colchón y somier (¡De láminas, por favor!), una bolsa de plástico suave, un paño y cojines. Advertencia: Esta práctica puede resultar peligrosa en extremo, si no se siguen los pasos indicados. Sobre todo es MUY importante que el somier no sea de muelles, ni tenga partes metálicas punzantes. Colóquese a una altura cómoda mediante los cojines, de forma tal que pueda introducir a Constantino Romero, entre el somier y el colchón, para lo cual deberá levantar un poco en colchón. Coloque en la zona elegida para la incursión, y sobre el somier, el paño a modo de almohadilla para el miembro. Envuelva su miembro cuidadosamente con la bolsa, y sitúelo encima del paño. Pose delicadamente el colchón sobre el miembro, y comience a hacer el conocido movimiento de vaivén. Si el somier es de muelles, podría sucederle lo que a uno de nuestros exmiembros honorarios, que ensartó a Kojak en un muelle, para sorpresa suya, y de su madre que entró en esos momentos en la habitación. Su desgarrador alarido todavía resuena en nuestros corazones. 12. Twister contra el calvo. Materiales: Una aspiradora, y una bolsa de plástico suave, y una muñeca pepona, o cualquier otro patético peluche. Extraiga el escobón de la aspiradora, dejando libre el tubo succionador. Perfore un agujero desde la nuca del muñeco hasta la boca. Introduzca el tubo succionador desde atrás, de forma tal que aparezca levemente por la boca. Envuelva al calvo en la bolsa, y tenga a mano el interruptor del aspirador. Meta su miembro en la boca del peluche, conecte el aspirador, y el muñeco que le hizo feliz en su infancia le hará mas feliz ahora. El muñeco puede guardarlo para posteriores usos. Si lo desea, puede usted probar el artefacto conotros orificios de su muñeco preferido. Si el muñeco hace algún tipo de ruido cuando se le aprieta, es mucho mejor, porque casi parece que estuviese participando activamente. Si su muñeco es uno de estos, no lo deje escapar: no son fáciles de conseguir. 13. Al sol que mas calienta: Materiales: Un radiador de pared, de los que tienen tubos, y un paño. Encienda el radiador (o si tiene calefacción central, espere a la hora adecuada), y espere a que alcance la temperatura adecuada. Tenga cuidado porque estos radiadores tienden a aumentar la temperatura incluso después de haberlos apagado.

Busque en su radiador el hueco óptimo para la tarea, envuélvase el miembro en el paño, y efectúe el movimiento estándar, arropado por el agradable calor del radiador. 14:¡ Otto, a comer to Dog Chow! Materiales: Un perro o un gato fiel y juguetón, y mermelada, miel o la golosina líquida preferida por su mascota. ¡Ojo!. No intente esta técnica si no confía totalmente en su mascota. Unte copiosamente con la mermelada a su sonrosado amigo, llame cariñosamente a su mascota, y muéstrele el suculento menú. El hará el resto. Sus familiares y amigos ya no podrán decir que su mascota no sabe ningún truco, o que no sirve para nada. Nota: Animales como tortugas, hámsters o peces de colores, no son recomendables para este método. Espero que hayais disfrutado de estas técnicas tanto como yo, , pero olvidad lo del melón, no es lo recomiendo ¿que cómo lo se? Hay cosas que el raza humana no debería conocer... Este texto esta viajando por internet y lo muestro solo a modo de referencia

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->