Está en la página 1de 7

Historia del Mundo Contemp.

Tema : Liberalismo y Nacionalismo

LIBERALISMO Y NACIONALISMO
Estas dos ideologías son la raíz de todos los movimientos revolucionarios del siglo XIX, imperando una u otra según la situación de cada país. EL LIBERALISMO Es la filosofía política que, inspirada en la Ilustración y en la práctica del parlamentarismo inglés, defiende la libertad como derecho esencial del hombre en todos los aspectos de la vida : políticos, sociales, económicos y culturales. El liberalismo estuvo presente en las oleadas revolucionarias burguesas de 1820, 1830 y 1848, pues representaba los intereses de la burguesía. A los liberales les unía un interés común : la oposición al liberalismo monárquico; aunque en su seno se diferenciaban dos grupos: los liberales moderados o liberalismo doctrinario y los liberales progresistas o liberalismo democrático. CARACTERÍSTICAS División de poderes en el sistema político para evitar el absolutismo. Soberanía nacional. El poder lo tienen el conjunto de ciudadanos de un país. Conquista de la libertad, igualdad jurídica y respeto a la propiedad privada. Defensa de la igualdad entre las personas: la ley es la misma para todos. Reformas políticas basadas en la Declaración de los Derechos del Hombre y del C. Libertad de expresión, reunión y manifestación. Sociedad en teoría abierta : el individuo ocupa el lugar que le otorga su capacidad o inteligencia ( pero en realidad fue una sociedad clasista : la situación de cada individuo la determina la posesión de riqueza ) Participación de los ciudadanos en los asuntos del Estado. Sufragio universal y censitario en el derecho al voto. Limitación de la autoridad real y existencia de Constituciones. El parlamento como base de la soberanía nacional e institución democrática. Libertad religiosa y aconfesionalidad del Estado. Partidarios de la desamortización de los bienes del clero. Enseñanza estatal para todos los ciudadanos y laica. Libertad económica, de comercio y libre competencia. Derecho a la autodeterminación de los pueblos ( nacionalismo ). LIBERALES MODERADOS ( Liberalismo doctrinario ) Basado en las Cortes con el rey. Soberanía nacional ( pero la ejercen los más preparados y los más ricos). Sufragio censitario. Limitación de los derechos políticos. Igualdad ante la ley. Representan los intereses de las clases altas. Monarquía constitucional. No aceptan la totalidad de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciud. LIBERALES PROGRESISTAS ( Liberalismo democrático ) Soberanía popular y poder del parlamento. Sufragio universal. Derechos políticos para todos los ciudadanos. Igualdad y justicia social. Representan los intereses de las clases medias y hasta la llegada del socialismo, también se arrogan los de las clases populares.

Pág.: 1 de 7

Historia del Mundo Contemp.

Tema : Liberalismo y Nacionalismo

Defienden también la república como forma de gobierno. Aceptan la totalidad de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. LAS REVOLUCIONES DE 1820, 1830 y 1848 Los revolucionarios se levantan contra el régimen político de la Restauración y en defensa del liberalismo y del nacionalismo. Forman la segunda oleada de las revoluciones liberales o burguesas. LAS REVOLUCIONES DE 1820 El primer levantamiento de produjo en España en enero de 1820, con el general Riego, para reclamar la Constitución de 1812, dando lugar a la formación del Trienio liberal o constitucional ( 1820-1823 ); acabó con la intervención de los Cien Mil Hijos de San Luis ( Congreso de Verona: Santa Alianza ) para reponer en el trono a Fernando VII, rey absolutista de España. Esta oleada revolucionaria se extendió también por países del Mediterráneo y por la América española. En general, fueron movimientos reducidos impulsados por minorías de intelectuales, militares, funcionarios, etc., que no contaron con el apoyo masivo del pueblo. Presentan unas formas nuevas de enfrentamiento frente a los poderes establecidos, como la clandestinidad, conspiraciones y levantamientos militares o a través de sociedades secretas como los Carbonarios en Italia. Estos movimientos revolucionarios van a ser aplastados por la intervención de las naciones europeas que organizan el nuevo orden político de la Restauración. Triunfaron, por el contrario, en la América española y portuguesa y en Grecia.

La independencia de Grecia ( 1821 – 1829 )
Esta guerra tuvo como objetivo la emancipación de Grecia del Imperio turco u otomano, y su principal consecuencia fue que quebró la unidad de dicho imperio.Este conflicto estuvo apoyado por la burguesía, que financió el movimiento. A su fin se firmó el Tratado de Adrianópolis (1829), por el que los turcos reconocieron la independencia de Grecia, cuya soberanía fue admitida posteriormente en la Conferencia de Londres (1830). Este conflicto independentista presenta la paradoja de que aunque comenzó con un movimiento liberal triunfante el sistema de gobierno resultante fue una monarquía absoluta. LAS REVOLUCIONES DE 1830 La oleada revolucionaria de 1830 tuvo su inicio en Francia y se extendió a Bélgica y Polonia. Fue una revolución liberal, como las anteriores, pero, además, nacionalista. Dio lugar al nacimiento de Bélgica como estado independiente, en tanto que los polacos perdieron con la contrarrevolución la autonomía de que disfrutaban dentro del Imperio ruso, del que formaban parte desde el sigloXVIII.

La revolución en Francia
Entre 1825 y 1829, se produjo una depresión económica originada por las crisis agrícolas (que provocaron la escasez de alimentos básicos, como la patata), que causaron a su vez una crisis financiera, industrial y comercial. Esta situación creó un gran malestar, al menos en la burguesía de los negocios y en las clases populares más pobres. Por otro lado, en Francia tras la caída de Napoleón, se había restaurado en el trono a Luis XVIII (1814-1824), quien, en 1824, promulgó la Carta Otorgada, que permitió cierto desarrollo de las instituciones parlamentarias.

Pág.: 2 de 7

Historia del Mundo Contemp.

Tema : Liberalismo y Nacionalismo

A Luis XVIII le sucedió Carlos X (1824-1830), cuyo reinado supuso una regresión política respecto al anterior, ya que deseaba un gobierno absoluto; publicó en 1830 las famosas Cuatro Ordenanzas, que reformaban la ley electoral, disolvían la Cámara, suspendían la libertad de prensa, etc. Esta situación provocó un levantamiento en París, los días 27, 28 y 29 de julio de 1830, instigado por la burguesía liberal y, en principio, por el pueblo y el proletariado bajo la bandera republicana. El rey tuvo que abdicar y se ofreció el trono a Luis Felipe de Orleáns (1830-1848), que sería depuesto en el 48, como consecuencia de nuevos movimientos revolucionarios. Durante su reinado aceptó los postulados del liberalismo doctrinario ( soberanía nacional, supresión de la censura y base electoral más amplia) y consiguió la adhesión de la burguesía de los negocios quien salió enriquecida con su política. Las clases populares, por el contrario, no obtuvieron ningún beneficio social.

La revolución fuera de Francia En Bélgica. En agosto de 1830, los liberales se alzaron en una revolución nacionalista para separarse de Holanda, a la que estaban unidos desde el Congreso de Viena. Una vez logrados los objetivos independentistas, eligieron rey en octubre de 1830 a Leopoldo de Sajonia, y se otorgó en 1831 su primera Constitución plenamente liberal. En otros países como Polonia, Alemania, Italia, Portugal o España, fracasaron los intentos revolucionarios.
LAS REVOLUCIONES DE 1848 Se denominó también la primavera de los pueblos. Toda Europa fue secundada por movimientos revolucionarios de carácter democrático radical que hundieron definitivamente el sistema de la Restauración. La oleada 1848-1851 volvió a centrarse en Francia y se extendió a Italia, Alemania y Austria, principalmente. Fue también liberal y, asimismo, nacionalista, pero, además apareció en las calles el socialismo como nueva bandera de lucha. Las características y reivindicaciones de la oleada revolucionaria de 1848-1851 fueron: Sufragio universal ( todos los varones tienen derecho al voto ). Soberanía popular más que soberanía nacional. Mayor desarrollo del régimen de libertades y de la lucha contra las desigualdades sociales. Las ideas favorables a la república como forma de gobierno cuentan cada vez con más apoyos. Antagonismo creciente burguesía-proletariado. Se pone fin al protagonismo prepotente de la Restauración en Europa. Reivindicaciones de unión nacionalistas, sobre todo en Italia y en Alemania. Levantamientos populares pidiendo derechos democráticos. Para unas naciones supuso el paso del absolutismo al liberalismo; para otras, del liberalismo a la democracia. Tras unos inicios triunfantes el fracaso, finalmente, fue casi general. AUSTRIA: Quedó muy sacudida por esta revolución que alcanzó gran importancia en Viena. Los austriacos abolieron las prestaciones personales de los siervos y se rigieron por primera vez en su historia por una monarquía parlamentaria y constitucional con el emperador Francisco José I.

Pág.: 3 de 7

Historia del Mundo Contemp.

Tema : Liberalismo y Nacionalismo

ITALIA: Los italianos se levantaron contra los invasores austriacos y se proclamaron constitucionales y liberales, por ejemplo en Nápoles y Piamonte, entre otros estados italianos. No obstante los nacionalistas italianos fueron derrotados, lo que frenó su ansia de libertad nacionalista frente a los austriacos. ALEMANIA: Aquí la experiencia resultó frustrante también. Se constituyó la Asamblea de Frankfurt que convocó elecciones generales para elegir un parlamento que debería elaborar una constitución para un Estado federal alemán. La Asamblea terminó disolviéndose. FRANCIA: Es destituido Luis Felipe de Orleáns y se proclama la II República francesa, instituyéndose un gobierno provisional de liberales, demócratas y socialistas, que promulgó el sufragio universal masculino y demás libertades y derechos básicos, incluso la abolición de la esclavitud y las colonias. Las elecciones a presidente de la República llevaron al poder a un sobrino de Napoleón I, a Luis Napoleón Bonaparte ( 1808-1873 ). Se establece una república conservadora y una política represiva y reaccionaria. El poder de este gobernante creció tanto que en 1851 dio un golpe de Estado, apoyado por el ejército, disolvió la Asamblea y proclamó una monarquía autoritaria. En 1852 en nombrado emperador, conociéndosele como Napoleón III, quien proclamó el II Imperio, tras un plebiscito que duró hasta la guerra franco-prusiana (18701871) ROMANTICISMO Y NACIONALISMO. El romanticismo surge hacia 1820 como contraposición a la Ilustración. Los intelectuales destacan en sus obras la pasión, la imaginación, los sentimientos y la defensa de la libertad y el amor hacia las culturas nacionales. En ellas reflejan su forma de concebir y entender el mundo como expresión artística del liberalismo. El movimiento romántico fue una de las bases ideológicas del nacionalismo. Alcanzó su plenitud en la primera mitad del siglo XIX y estaba inmerso en el ambiente liberal y nacionalista. Las corrientes artísticas y literarias, por ejemplo, defendieron una total libertad en su expresión reivindicando la libre expresión. Los románticos exaltaron la Edad Media (donde encontraron las raíces de las naciones europeas), la naturaleza, el nacionalismo y la libertad de los pueblos. EL NACIONALISMO El nacionalismo es un movimiento político y un sentimiento cultural que considera que cada nación o entidad histórica debe constituir un Estado independiente. Por ello defienden la conciencia de pertenecer a un pueblo por su lengua, sus costumbres y tradiciones comunes. El nacionalismo fue una forma del movimiento liberal europeo que se manifestó esencialmente a partir de la Revolución francesa (derecho de los pueblos a disponer de sí mismos), que fue el detonante que lo difundió por Europa, primero como ejemplo a seguir, y, luego, por la fuerza, con Napoleón, lo que ocasionó la reacción a sus dominio. Este movimiento político fue perseguido por la Restauración y renace de nuevo con las oleadas revolucionarias posteriores, a partir de 1830.

Nacionalismo
Ideario político que define la nación como el conjunto de individuos libres y soberanos que reclaman el derecho a la autodeterminación , a elegir a sus propios representantes mediante el voto y a vivir en un territorio con unas fronteras delimitadas. Las ideas nacionalistas se orientan hacia dos situaciones políticas distintas:

Pág.: 4 de 7

Historia del Mundo Contemp.

Tema : Liberalismo y Nacionalismo

1. Hacia la independencia nacional, cuando se trata de pueblos sometidos o integrados por la fuerza en un imperio como el austro-húngaro o el turco. (nacionalismo disgregador o centrífugo). 2. Por tratarse de pueblos que se consideran una nación, pero dividida internamente, por lo que luchan por su unificación, casos de Italia y Alemania. (nacionalismo unificador o centrípeto). Características más significativas: Sentimiento colectivo de pertenencia a un grupo humano y solidaridad entre sus miembros. Creación de un Estado propio y amor desbordante por la propia nación. Unión a través de la raza, la lengua, la cultura y la historia propias. El nacionalismo fue una de las grandes reivindicaciones de los movimientos liberales. Su expresión es el Romanticismo que se opone al Racionalismo. Los nacionalistas defienden el derecho de los pueblos a su independencia. Centros que impulsaron el nacionalismo fueron: París (capital de los exiliados, como Mazzini), las universidades alemanas (donde destacan filósofos como Helder y Fitche), y las sociedades secretas (como los Carbonarios). LAS UNIFICACIONES DE ITALIA Y ALEMANIA Desde mediados del siglo XIX, el movimiento nacionalista reivindicó que cada nación tuviera su propio estado, idea que iba en contra de la de Imperio, bajo la que convivían oprimidos muchos pueblos o naciones, como es el caso de los estados italianos que dependían del Imperio austro-húngaro. En Alemania y en Italia, el nacionalismo romántico dio lugar a corrientes de pensamiento político muy fuertes, que defendían la necesidad de unir en sendos estados ambos territorios. Por entonces, tanto Italia como Alemania estaban sumamente divididas desde el punto de vista administrativo. Alemania, desde 1815, estaba formada por treinta y nueve estados. En Italia en número era menor, pero se daban otras circunstancias especiales: había territorios de soberanía austriaca y, en el centro de la península, se sumaban los Estados Pontificios, bajo la soberanía temporal del Papa. LA UNIFICACIÓN DE ITALIA A principios del siglo XIX Italia es sólo una unidad geográfica y cultural formada por un mosaico de estados y ocupada por potencias extranjeras. La presencia napoleónica conllevó una serie de transformaciones de todo tipo, especialmente administrativas, que después fueron modificadas con la Restauración. El Congreso de Viena (1815) reestructura de nuevo el espacio geográfico de Italia atendiendo especialmente a los intereses de las familias dinásticas y nunca a los de la población. En todos los estados se implantaron las instituciones y formas de gobierno propias del Antiguo Régimen, lo que provocó una reacción liberal y nacionalista, cuya huella se detecta sobre todo tras las oleadas revolucionarias de 1848. En esta época Piamonte es el único estado liberal de Italia. ETAPAS Y CARACTERÍSTICAS DE LA UNIFICACIÓN ITALIANA 1815-1848 Italia es divida en siete estados por el Congreso de Viena (1815). Es la época de la revolución romántica liberal. Nace el Risorgimento y aparecen sociedades secretas como los Carbonarios.

Pág.: 5 de 7

Historia del Mundo Contemp.

Tema : Liberalismo y Nacionalismo

Líderes como Mazzini fundan el movimiento “La Joven Italia”. El fracaso de la revolución de 1848 difunde el sentimiento de unidad y la expulsión de los austriacos. 1849-1861 Son los años de formación y preparación del proceso de unificación en torno al reino de Piamonte (con constitución liberal desde1848) y bajo la dirección de Cavour, primer ministro de Piamonte y representante de la burguesía moderada. Otros líderes importantes son Garibaldi y el mencionado Mazzini. Guerra entre Austria e Italia (1949) con victorias italianas en Montetello, Magenta y Solferino, con el apoyo de Napoleón III; se reunifica el norte de Italia. Garibaldi conquista Sicilia y Nápoles . 1861-1870 En 1861 se proclama la creación del reino de Italia y como rey a Victor Manuel II. Ocupación de Venecia en 1866, aprovechando el conflicto entre Austria y Prusia. En 1870 se ocupa Roma, que se convierte el la capital del nuevo reino de Italia. El conflicto con el papado, por el Estado Pontificio, se resolvió más tarde, en el Tratado de Letrán (1929), en el que fundó el estado denominado “Ciudad del Vaticano” La unificación concluye en 1870.

LA UNIFICACIÓN ALEMANA En el Congreso de Viena se organiza la denominada Confederación Germánica, compuesta por treinta y nueve estados y presidida por el emperador austriaco. Las ideas de intelectuales, como Fitche, harán brotar el sentimiento nacionalista que irá en aumento después de los acontecimientos de las revoluciones liberales o burguesas, sobre todo la de 1848. La unidad alemana es diferente de la de Italia, pues no fue obra de la burguesía liberal sino de Prusia, Estado unitario y militarista dirigido por Bismarck, y porque el proceso fue consecuencia de la alianza entre los junkers ( nobles propietarios prusianos) y la burguesía conservadora industrial y de negocios. En el proceso de unificación prevalecieron los intereses económicos sobre los políticos, especialmente por la necesidad de formar un mercado nacional para la libertad de acción de hombres, capitales y productos. Así apareció el Zollverein (1834) o unidad aduanera, que favoreció la industria y el comercio, dando a Prusia un gran prestigio. Este desarrollo económico propició el brote del liberalismo y el auge del grupo de los intelectuales proclives a la unificación. Esta situación se vio aún más favorecida por el ascenso de Guillermo I al trono en 1848. La Prusia de Bismarck fue el estado alemán que tomó la dirección del proceso de unificación alemana utilizando su desarrollada industria, su poderos ejército y su estado fuerte, conservador y bien organizado, “gracias al hierro y a la sangre” (en palabras del mismo Bismarck), quien fue nombrado canciller en 1862 por el rey Guillermo II. ETAPAS DE LA UNIFICACIÓN ALEMANA 1815-1848 Es el momento situado entre la Restauración y el final de las revoluciones liberales. Se inician las medidas de unidad económica y de unidad política. Polarización en Austria y Prusia de la Confederación germánica. Unión aduanera: Zollverein (1834). Influencias culturales del Romanticismo y del Idealismo filosófico.

Pág.: 6 de 7

Historia del Mundo Contemp.

Tema : Liberalismo y Nacionalismo

1848-1862 Período contrarrevolucionario. Fracaso del Parlamento de Frankfurt debido a la diferencia de intereses-1848para realizar la unidad. Es el fracaso del modelo político constitucional. Objetivos de Bismarck ( Canciller desde 1862 ): 1. Impedir la entrada de Austria en el Zollverein. 2. Crear un ejército de prestigio y un fervor nacionalista. 3. Aislar a Austria. 1862-1870 Se excluye a Austria de la unificación en beneficio de Prusia. Tienen lugar tres conflictos: o Guerra con Dinamarca (1864) por los ducados de Schlewig y Holstein, asignados a Dinamarca en el Congreso de Viena: denominada “crisis de los ducados” o Guerra contra Austria favorable a Prusia (1865-1866). o Guerra Franco-Prusiana (1870-1871) con la anexión alemana de las regiones francesas de Alsacia y Lorena; provoca una revolución republicana en París que supone el fin del II Imperio y la instauración de la III República. En 1871 se proclama en Versalles el Imperio Alemán, (el II Reich), formado por un estado federal gobernado por Guillermo I

Pág.: 7 de 7