VALORES HUMANOS Vivimos en una sociedad donde los valores escasean, están de baja.

Se oye decir mucho: “¡Qué más da...!...¡Todo da igual!”. Este encogerse de hombros y de energías, singular reflejo de una crisis de vida, de una época de desaliento y desencanto, de confusión y de promesas incumplidas, de falta de horizontes...me parece que tiene una causa: falta de valores. De entrada digamos que no todo da igual. No es lo mismo ser solidario que no serlo. No es lo mismo la fidelidad que la infidelidad. No es lo mismo la bondad que la falta de bondad. No es lo mismo la gratitud que la ingratitud. No es lo mismo la responsabilidad que la irresponsabilidad. No es lo mismo la sinceridad que la insinceridad. Las cosas no valen todas igual. Las cosas tienen cada una su propio peso. Cada cosa es portadora de valores y hay que descubrirlos. 1. ¿Qué son los valores?

Valor es aquello que hace buenas a las cosas, aquello por lo que las apreciamos, por lo que son dignas de nuestra atención y deseo. El valor es todo bien encerrado en las cosas, descubierto con mi inteligencia, deseado y querido por mi voluntad. Los valores dignifican y acompañan la existencia de cualquier ser humano. El hombre podrá apreciarlos, si es educado en ellos. Y educar en los valores es lo mismo que educar moralmente, pues serán los valores los que enseñan al individuo a comportarse como hombre, como persona. Pero se necesita educar en una recta jerarquía de valores. El valor, por tanto, es la convicción razonada y firme de que algo es bueno o malo y de que nos conviene más o menos. Los valores reflejan la personalidad de los individuos y son la expresión del tono moral, cultural, afectivo y social marcado por la familia, la escuela, las instituciones y la sociedad en que nos ha tocado vivir. 2. ¿Con qué descubrimos los valores y con qué los ponemos en práctica?

El hombre tiene dos facultades superiores muy nobles: la inteligencia y la voluntad. A) Con la inteligencia el hombre descubre que las cosas son portadores de valores, tienen valores. Gracias a la inteligencia él sabe que puede comportarse sensatamente y guiarse no por el capricho, sino por lo que la razón le hace entender que es bueno. Con la inteligencia puede sopesar las cosas.

B) Con la voluntad libre: rompe su indiferencia frente a las cosas y decide lo que aquí y ahora vale más para él y elige. Si lo que ha elegido es bueno y le perfecciona. jerarquiza las cosas y se compromete con lo que elige. Al hacer esto forma en sí ACTITUDES que pronto se convertirán en hábitos operativos. Valores más importantes Solidaridad Agradecimiento Belleza Paz Autocontrol Altruismo Confianza Creatividad Delicadeza Disciplina Eficacia Esfuerzo Carácter Fe Gozo intelectual Higiene mental Ideal Imaginación Magnanimidad Modelos Optimismo Placer Razonabilidad Sabiduría Sentimiento Sinceridad Tiempo Urbanidad Aceptación de sí 4. Tipos de valores Hay estos tipos de valores: a) b) Valores espirituales Valores morales o humanos * Valores personales * Valores familiares Autenticidad Fidelidad Bondad Responsabilidad Libertad Amistad Laboriosidad Justicia Autoestima Austeridad Alegría Calma Compasión Comprensión Autoconocimiento Cordialidad Reflexión Generosidad Decisión Diálogo Dignidad Diligencia Diversión Disponibilidad Dolor Educación Elegancia Entusiasmo Equilibrio Esperanza Espiritualidad Estabilidad Éxito Familiaridad Familia Felicidad Firmeza Fortaleza Gratitud Heroicidad Honradez Hospitalidad Humanidad Humor Identidad Ilusión Modestia Autonomía Singularidad Madurez Mansedumbre Mayores Misericordia Moral Naturalidad Obediencia Orden Paciencia Piedad Poder Proyecto de sí Realización Relajación mental Respeto Riqueza Salud.paz Sexualidad Silencio Templanza Ternura Tesón Tolerancia Trabajo Trascendencia Valentía Voluntad Vulnerabilidad Flexibilidad Iniciativa Afectividad . Y al elegir. a hacerse más hombre (Virtud viene del latín Vir. que es la disposición permanente a comprometerse como hombre. 3.bienestar Seguridad Sencillez Serenidad. viri: hombre). entonces llega a la VIRTUD.

6. en el colegio. Durante los primeros años de vida y los primeros de la adolescencia tiene gran importancia los grupos o equipos: escultismo. Nos hacen comprender y estimar a los demás. maestros. sacerdotes. Facilitan la relación madura y equilibrada con el entorno. los valores se convierten en guías y pautas que marcan las directrices de una conducta coherente. educadores. por la televisión y demás medios de comunicación. con las personas. Se convierten en ideales.* Valores sociales Por supuesto que debe haber una jerarquía de valores. pero el que se educa es uno mismo: los valores los hace suyos el sujeto. proporcionándonos un poderoso sentimiento de armonía personal. voluntariado social. catequesis. deporte. tomar las decisiones pertinentes. Cada individuo se forma a sí mismo. responsabilizarnos de nuestros actos y aceptar sus consecuencias. nos permiten encontrar sentido a lo que hacemos. Son las personas más significativas para el niño o el joven las que más influyen en su experiencia de los valores: padres. descubriendo los valores con su propia libertad experiencial en la familia. misiones. . Nos ayudan a aceptarnos tal y como somos y estimarnos.. tutores.. ¿Cuál debería ser la verdadera jerarquía? 5. en la calle. ¿Quiénes educan en valores? Todos influimos en los valores. Nos permiten definir con claridad los objetivos de la vida. indicadores del camino a seguir. De este modo. que depende de la educación que uno ha tenido. acontecimientos y cosas. Ventajas y frutos de los valores Una vez interiorizados.

espiritualidad y sexualidad. Nuestra necesidad sexual ya existe desde la niñez temprana. simpatía. El individuo es la unidad social más básica. dormir). La pareja como núcleo de la familia es la unidad social más básica. El amor es nuestro deseo fundamental y nuestro deseo sexual no es una necesidad imprescindible como lo son las otras necesidades fisiológicas (respirar. Como individuos existimos para encontrar la felicidad según la forma que nosotros la interpretamos. Hay que saber integrar el impulso sexual dentro del amor en todas sus facetas: afectividad. comer.de cualquier tipo . Necesitamos relaciones de amor vertical y horizontal para nuestra salud física y mental. El sexo es el impulso humano primordial y una necesidad fisiológica. El amor sexual pertenece únicamente al matrimonio heterosexual. La necesidad de amor existe antes del nacimiento. El sexo es aceptable en cualquier relación de mutuo acuerdo. todo comportamiento sexual es normal o una variación más.para nuestra salud física y mental. esta es una norma intrínseca. Sexualidad sin valores Somos básicamente animales evolucionados y materiales. el deseo sexual comienza en la pubertad. Como individuos existimos para ser los compañeros de amor de Dios y de alguien del sexo opuesto. Necesitamos actividades sexuales regulares . Restringir el impulso sexual es malo para nosotros como individuos y Restringir el impulso sexual puede ser saludable para nosotros como individuos y .Valores y Sexualidad Sexualidad con valores morales Somos fundamentalmente seres espirituales.

Los órganos sexuales son especiales a causa de su poder para proporcionarnos placer. Los órganos sexuales son sagrados por estar intrínsecamente vinculados al amor. espirituales o sociales. el universo y con Dios.Dios y nuestro cónyuge también son dueños . Mediante la unión de sus órganos sexuales. . Solamente nuestro cónyuge puede cumplir la función y el propósito verdadero de nuestros órganos sexuales. La más fuerte satisfacción sexual se debe a nuestra madurez espiritual y emocional. al compromiso permanente y a la intimidad profunda con nuestro cónyuge. Exaltar y honrar adecuadamente el sexo como sagrado es esencial para la moralidad. El sexo no necesariamente tiene implicaciones morales.como sociedad. Nuestros órganos sexuales no nos pertenecen únicamente a nosotros . el marido y la esposa puede lograr la unión completa el uno con el otro. Mediante la unión de sus órganos sexuales. dos personas pueden darse un gran placer y sentirse uno cerca del otro. la vida y el linaje. y podemos usarlos según nos plazca.y no podemos usarlos sólo según nuestros impulsos o deseos. La satisfacción sexual más intensa proviene de la habilidad y la libertad de inhibiciones. Nosotros mismos podemos cumplir la función y el propósito de nuestros órganos sexuales. la espiritualidad y la responsabilidad social. Nuestros órganos sexuales nos pertenecen. como sociedad.