P. 1
CATEDRA BOLIVARIANA - LA AMÉRICA PRECOLOMBINA Y FAMILIA BOLÍVAR Y PALACIOS

CATEDRA BOLIVARIANA - LA AMÉRICA PRECOLOMBINA Y FAMILIA BOLÍVAR Y PALACIOS

|Views: 7.660|Likes:
Publicado porcerqq5012
ESTA ES UNA SUCINTA INVESTIGACION SOBRE LA LLEGADA DE LOS CONQUISTADORES 1498 A TERRITORIA VENEZOLANO, SU LUCHA POR LA EMANCIPACIÓN, INDEPENDENCIA ASÍ COMO TAMBIÉN LOS ORÍGENES DEL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR Y SU FAMILIA
ESTA ES UNA SUCINTA INVESTIGACION SOBRE LA LLEGADA DE LOS CONQUISTADORES 1498 A TERRITORIA VENEZOLANO, SU LUCHA POR LA EMANCIPACIÓN, INDEPENDENCIA ASÍ COMO TAMBIÉN LOS ORÍGENES DEL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR Y SU FAMILIA

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: cerqq5012 on Oct 05, 2011
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC or read online from Scribd
See more
See less

08/07/2014

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA DEFENSA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLITÉCNICA DE LA FUERZA ARMADA

NACIONAL BOLIVARIANA UN E F A NÚCLEO MIRANDA – SEDE LOS TEQUES VICE RECTORADO ACADÉMICO ASIGNATURA: CÁTEDRA BOLIVARIANA I.

ETAPA HISTÓRICA DE VENEZUELA
(Etapa Pré-colombina al Siglo XVIII)

LA FAMILIA BOLÍVAR PALACIOS

NOTA: SE PROHIBE SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL.

Estudiante Carlos Enrique Rengifo Quintero. C.I. 6.873.475. Los Teques, 04 de Agosto de 2011.

“Por la ignorancia nos han dominado más que por la fuerza…”
Simón Bolívar.

“Mientras que los leones no tengan quien cuente su historia... la historia seguirá alabando al cazador”.
Anónimo

“Es el año de 1785, en la América Latina los indios trabajan en las plantaciones bajo el palo implacable del mayoral… Sombras son la gente…”
Fragmento de la canción “Plantación Adentro” del cantautor panameño Rubén Blades.

INDICE
Página

INTRODUCCIÓN MARCO TEÓRICO. UNIDAD Nº 1. Tema Nº. 2. ETAPA HISTÓRICA DE VENEZUELA. (Etapa Pré-colombina al Siglo XVIII)
• • • • Contenido Histórico. 2da. mitad siglo XVIII. Creación de la Capitanía General de Venezuela 1.777. Movimientos Emancipadores.

6

9 16 18 27

Tema Nº. 3. LA FAMILIA BOLÍVAR PALACIOS.
• • • • • Familia Bolívar Palacios. Nacimiento de Simón Bolívar. Bautizo. Niñez. Estudios Civiles y Militares. 31 32 33 34 36 39 42 44 45 45 46

ANEXOS CONCLUSIONES GLOSARIO BIBLIOGRAFÍA • REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS FUENTES PRIMARIAS FUENTES SECUNDARIAS

REFERENCIAS ELECTRÓNICAS

46

INTRODUCCIÓN
En principio era el final del siglo XIV, transcurría en los territorios franceses, anglo-sajones, holandeses, portugueses y españoles continúas pugnas, cruentas guerras, alianzas y disputas por tierras, riquezas, poder; el predominio y/o la perenne destrucción del hombre por el hombre. Ya con una Europa en buena parte desvastada, tambaleante y carente de recursos económicos de toda índole que la hicieran mantenerse en el tiempo, surge un sinfín de hombres que con sus ansias de poder procuran expandir su pírrico poderío a toda costa en cualquier parte del mundo. Continúan a dura penas expediciones y expediciones que solo traían más hambre y miseria a miles de hombres, mujeres y niños de los pueblos bajos en los países de origen. La Guerra de sucesión del trono de Castilla entre partidarios de Isabel de Castilla en el Valle del Duero y Galicia, y Juana de Beltraneja en Extremadura y Andalucía, estaba en su pleno fulgor, se disputaban territorios vastos solo por dar a prevalecer su linaje y otros intereses. En 1479 se pone fin a estas disputas, y es Isabel de Castilla quien junto su empresa monárquica triunfa. Pasa a ser Isabel I La Católica, la reina de Castilla (1474 - 1504), durante su reinado se produjo el descubrimiento europeo del continente americano y la unión dinástica de la Corona de Castilla con la Corona de Aragón bajo la Casa de Trastámara. En 1469 contrae nupcias con Fernando II de Aragón e inaugura el estado moderno en los reinos que habría de acabar conformando España. Al poco tiempo del establecimiento de Isabel en el trono, surge un personaje que gana la gracia de la reina, Cristóbal Colón en italiano es Cristoforo Colombo, y en latín Christophorus Columbus, quien al parecer, sostenía que podía alcanzarse el lejano oriente (las Indias) desde Europa viajando hacia el Oeste, y que era posible realizar el viaje por mar con posibilidades de éxito. En aquella época, los portugueses estaban buscando una ruta directa a Asia oriental bordeando África y se habían

otorgado el monopolio de la navegación por el Atlántico a excepción de las islas Canarias. Realizó cuatro viajes a tierras americanas. Su primera expedición partió el 3 de agosto de 1492 desde el puerto de Palos de la Frontera (Huelva), llegando a Guanahaní (hoy en las Islas Bahamas) el 12 de octubre de dicho año. Este hecho impulsó decisivamente la expansión mundial de Europa y la colonización por varias potencias europeas de gran parte del continente americano y de sus pobladores. Tocan en su tercer viaje, el 01 de agosto de 1498 territorio en las Costas de Paria (hoy Venezuela). Al poco tiempo de la llegada y establecerse el primer contacto y su posterior estudio por ambas culturas, se comienzan a suscitar grandes episodios que marcaron este encuentro de culturas y su respectivo “choque”. Se escondían entre matorrales, selvas y caminos hombres y mujeres que observaban la llegada de esos seres “cuasi dioses” que venían en grandes embarcaciones, quedaban abrumados ante tanta opulencia y por observar a aquellos hombres blancos, más blancos de lo imaginado ya que se asemejaban a muertos andantes, espíritus sí espíritus llegados desde el cielo a tierra, su tierra. “Los conquistadores progresivamente logran someter a los indígenas”, penetran en sus territorios y establecen los llamados pueblos de “españoles”; pero los aborígenes no se conforman con perder sus espacios vitales, su organización, su libertad y su ancestral cultura. Esta rebeldía indígena es abatida por los invasores. Desde allí se inicia el más cruento exterminio humano que no se asemeja tan siquiera a aquel de realizó entre 1940-1945 Adolfo Hitler a los judíos en su afán por dar a prevalecer “su raza aria”. Se dice, según escrituras, que más de 100 millones de indígenas fueron arrasados y borrados de la faz de la tierra; y otros que no siendo indígenas fueron sustraídos y arrancados del continente africano y traídos al continente americano de manera forzada, sin derecho a nada solo saber que “eran animales de carga del amo blanco”. Surgen cientos y miles de hombres y mujeres, verdaderos héroes, que procuraron zafarse de ese “yugo” que solo les oprimía y les conminaba a los más

cruentos episodios infrahumanos en el afán de obtener riquezas y más riquezas que hoy día sabemos (acertadamente) que están en el seno de la sociedad opulenta capitalista de Portugal, España, Italia, Holanda, Estados Unidos, Inglaterra, Francia, El Vaticano, entre otros… que se tambalea ante la más inminente quiebra económica jamás observada en todos los tiempos. Transcurrieron 285 años aproximadamente, desde que el imperialismo europeo fijó su estrategia de dominar el mal llamado Nuevo Mundo… En el transcurso de todo ese tiempo, América es la fuente permanente de riquezas y esclavos para las naciones dominantes de Europa. Bolívar Palacios” – El Libertador. El hombre que puso a tambalear a toda una casta de reyes, y vino a casi desmembrar a todo un imperio que por más de 300 años puso sus sucias botas sobre nuestros indígenas, que sustrajo hasta lo más íntimo de nuestras mujeres, de nuestras madres y la principal madre la “pacha mama”. Se inicia así este largo y fructífero estudio por la historia de nuestro continente y nuestra nación venezolana, pensando que nuestro estudio llegue de manera efectiva y crítica a todos nuestros futuros educandos, que hoy más que nunca se encuentran ávidos por recibir y continuar escudriñando la vida, obra, el pensar y el porqué surgen hombres excepcionales que piensan y pensarán en que “una patria mejor si es posible”… Que este estudio contribuya de manera didáctica a ampliar horizontes en el plano histórico y pedagógico. Nace “el más insigne venezolano” de todos los tiempos “Simón José Antonio de la Santísima Trinidad

El Autor.

UNIDAD Nº 1. Tema Nº. 2. ETAPA HISTÓRICA DE VENEZUELA.
(Etapa Pre-colombina al Siglo XVIII). • CONTENIDO HISTÓRICO. La ocupación y conquista de las Indias en occidente fue una gran empresa emprendida bajo el impulso del nuevo modelo político naciente denominado “capitalismo”, que daba sus primeros pasos en España y en toda Europa del siglo XV - XVI. Esta ocupación es iniciada por la Corona de Castilla, (Los reyes Fernando e Isabel La Católica) y es ejecutada por empresarios de diversas nacionalidades con la autorización, regulación y fiscalización del estado español. El establecimiento de los primeros europeos en tierra firme inicia la formación de la sociedad que después de tres siglos se llamaría Venezuela. Este proceso se caracterizó en principio por la violencia inmisericorde del usurpador, lo que causó la merma de la población indígena en un 90 % aproximadamente y la destrucción de su cultura milenaria casi en su totalidad. El establecimiento de colonos con vocación de dominio, trajeron casi el total de sus instituciones religiosas, económicas y fiscales, complementadas por otras de carácter político, militar y judicial, y hasta de salud (enfermedades crónicas), y con ello trasladaron su mundo a las nuevas tierras, creando así las redes políticas y administrativas sobre las cuales se asentó en América el Imperio español. Mantener los nuevos dominios no les resultó fácil a los conquistadores, pues debieron enfrentar en un territorio inexplorado e inhóspito, las permanentes acciones

de resistencia indígena, sus propias contradicciones y los frecuentes ataques de piratas y corsarios. Antes de finalizar el siglo XV, ya se ha impuesto la cultura del más fuerte. De esta manera se consolida el inicio del intenso proceso transculturizador, expresado mediante la incorporación del indígena a la cultura del mundo occidental y cristiano. La necesidad de obtener provecho económico de los constantes saqueos, explotaciones agrícolas y mineras, impuso la incorporación de la fuerza de trabajo que los aborígenes no aportaban. Traficantes portugueses, ingleses, holandeses, arrancaron millones de hombres y mujeres del África negra para venderlos en el Nuevo Mundo. Se crea de esa manera el fenómeno de la esclavitud americana y con ella se añade un nuevo componente étnico a la mezcla indo española que será decisiva para la formación del mestizaje y la creación de un hombre y unos rasgos culturales únicos de América. La relativa estabilidad de muchos poblados hispanos se ve perturbada durante algunos años. Las insurrecciones de los esclavos negros y los continuos ataques de corsarios y piratas a las ciudades puerto, forzaron la mudanza de ciertos pueblos (Maracaibo, Trujillo y Caracas). Las tribus indígenas, sostuvieron una tenaz lucha contra el invasor español, donde el conocimiento de materiales bélicos de la época jugo papel importante en el exterminio de los grupos aborígenes. Los caribes, al igual que otras tribus, mostraron una resistencia implacable contra quienes buscaban someterlos en su propia tierra. Los caballos, perros amaestrados, arcabuces, cañones, fuerte vestidura y una gran experiencia en el arte de la guerra no lograron extinguir el grito de libertad que retumbaba en las montañas venezolanas, con flechas, hachas y lanzas combatieron con tenacidad regando los campos de batalla con su sangre americana. Esta lucha encarnizada duró varios años de enfrentamientos; hubo episodios de heroísmo, destacando el ímpetu y gallardía de valientes caciques.

Los diferentes asentamientos indígenas en el vasto territorio al norte de Suramérica y parte de las Antillas Menores contaban con su propia organización. En el siguiente cuadro sinóptico se mostrará cómo se perfilaba la sociedad de LOS CARIBES – cuna de nuestro abolengo de mujeres y hombres bravíos, libres y con grandes dotes en todo campo – en el territorio hoy denominado Venezuela, se podrá evidenciar parte de sus rasgos más característicos que los hacían establecer como la tribu más fuertes del lugar:

Organización Político social de Los Caribes

Los Caciques La palabra cacique es un vocablo de origen taíno (lengua de filiación Arawak hablada en las Antillas para el momento de la conquista europea) que se incorporó al léxico español para designar en una comunidad indígena. El término, ha pasado a denominar al individuo que ejerce un liderazgo local despótico (el caciquismo).

T R IT R E R O IO G O R ÁF O E G IC al individuo que representaba la autoridad

O G R

• V L EY AL autoridad omnímoda y despótica debido a la tendencia de los conquistadores de C E C DL UN A E buscar instituciones equivalentes a las europeas entre los pueblos indígenas americanos; al no encontrarlas, por O INculturales diferentes, los europeos R ser realidadesO O IO R C • C S AD L OT E MR A A L ÁN IC T T O
Ahora bien, posiblemente la palabra "cacique" llegó a ser sinónimo de

• BÁ

A T O NR

•C U R

•F R E

mal interpretaron las culturas indígenas e incluso, en algunos casos, llegaron a negar la existencia de un orden social. Importantes dirigentes indígenas defendieron sus tierras y sus culturas frente a los conquistadores como: Guaicaipuro, Baruta, Chacao, Tamanaco, Terepaima, Sorocaima, Conopoima, Aramaipuro, Arichuna, Catia, Cayaurima, Paramaconi, Naiquatá, Yoraco, Yare, Yaracuy, Tiuna, Guaicamacuto, Maiquetía, entre otros. Se los llamó jefes, diaos, guerreros o caciques y por lo menos uno de ellos – Manaure – dirigía un importante cacicazgo en el área del actual estado Falcón durante las primeras décadas del siglo XVI. Conocemos nombres y hazañas de muchos de estos dirigentes para el momento de la conquista, pero desconocemos sus ascendencias. Suponemos que éstas se remontan a fechas anteriores, como parece revelarlo el plan de ataque de Guaicaipuro y la resistencia que encabeza en la zona centro norte de Venezuela hacia la segunda mitad del siglo XVI. Guaicaipuro convoca a un levantamiento de las sociedades gobernadas por Baruta – su hijo mayor – Naiguatá, Aricabacuto, Guaica macuto, Chacao y el guerrero Taramaima Caracaipa, entre otros. Del área nororiental se menciona a Cayaurima, cacique de los Cumanagoto, y sus alianzas con otros caciques de la zona de Cumaná para enfrentar a los conquistadores, y a otros como Doaca, con quien se identifica la actual zona larense de Duaca; a Nigale, jefe Zapara en el Zulia; a Huyapari, con cuyo nombre los españoles identificaron al río Orinoco y su área en 1531, y a muchos otros jefes, caciques, guerreros, como Acaprapocón y Conopoima – quienes comandan la lucha una vez muerto Guaicaipuro –, Caricuao, el cacique oriental Maturín, Morequito, Paryauta, Paramacay, Pitijay, Sorocaima, Tiuna, Tamanaco y Terepaima. Para el año 1501 el rey de España Carlos V ordena el exterminio mediante una Real Cédula de todo habitante indígena con especial atención a la Tribu de Los Caribes ya que eran considerados los más férreos luchadores y defensores de su sangre, de su raza, de sus tribus mujeres y niños, hasta fueron catalogados como asiduos antropófagos.

En el transcurso del siglo XVII, época en la que varios países europeos combatieron por hacerse con el control de las Antillas Menores, los caribes fueron prácticamente exterminados; sólo quedaron algunos grupos en las islas de San Vicente y Dominica. En 1796 el gobierno británico deportó a la mayoría de los 5.000 supervivientes desde San Vicente a la isla de Roatán en la costa hondureña del mar Caribe. Los caribes se dispersaron por tierra firme y en la actualidad forman un grupo de unos 40.000 individuos, cuyo núcleo se encuentra situado en Venezuela y la Guayana. El Dorado – La gran utopía. Para el año 1511 ejerce la autoridad de la corona el conquistador Juan de Ampíes – Factor Real de la isla La Española – Antillas Mayores, para el año 1527 decide ampliar su hegemonía sobre aquellos territorios circundantes, es así como llega a tierra firme del continente americano, se establece en un lugar que fundó con el nombre de Santa Ana de Coro el 15 de julio de ese año.
“Estando allí estableció su poder casi plenipotenciario según las directrices reales que le daban potestad total sobre todo territorio que conquistaba, como de costumbre continúan haciendo al indígena presa de sus ansias de ampliación de poder vejaciones, humillaciones, maltratos, saqueo, ruina, la muerte y hasta el exterminio. El rey Carlos IV, celebró un contrato de arrendamiento con la casa alemana "Los Welsares", en 1528, que se prolongaría hasta el año 1556” (Memorias Venezuela).

Izando banderas, el líder de los recién venidos, Alfonso Alfinger, presentó sus credenciales al fundador Ampíes con un donaire y un acento muy particular. Luego el conquistador fue puesto en prisión y vio cómo su incipiente ciudad se convertía en sede de la nueva Gobernación de la Provincia de Venezuela, por mandato supremo del Rey Carlos I de España y Carlos V, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. La disposición convertía a Coro en el enclave principal para las expediciones conquistadoras-colonizadoras tierras adentro de aquella Venezuela, que entonces para

el europeo oscilaba en el misterio y la fiebre del oro que lo atormentaba como una llama insidiosa. Quedando destituido totalmente de su autoridad, Juan de Ampíes vio cómo un tal Ambrosio Alfínger, factor de la Casa comercial alemana de los Welser, se proclamaba nuevo gobernador de todo el territorio firme. Ya desde 1473 los Welsares o Belsares se habían constituido como una de las más importantes empresas en buena parte de Europa, Venecia, Sevilla, Santo Domingo, Río de La Plata, etc. Serán Jerónimo Sailer y Enrique Ehinger los primeros en llegar. Con Ambrosio Alfínger (1500-1533) se abre el círculo trágico de los gobernantes alemanes de Venezuela. Tildado por los cronistas de entonces como “el cruel de los crueles”, y conocido como Alfínger, llega a Coro en el año de 1529. Llevándose consigo a 180 hombres, Alfínger partiría a principios de agosto del mismo año hacia el occidente venezolano, rumbo al sur del Golfo. Bartolomé Sailer, Teniente y Capitán General de la Provincia es nombrado por Alfínger en 1531, será destituido de su cargo por los miembros del Cabildo y por sus desmanes contra la población indígena y por presión de los mismos. Posteriormente llega a estas tierras Nicolás de Federmann (1505-1542) quien resalta por su irrefutable afán por el oro y su ferocidad exploradora. Sin escrúpulos de ningún tipo, y a pesar de las incontables dificultades del terreno, Federmann recorrería —entre los años 1530 y 1539— la región de Barquisimeto y las de Portuguesa, Yaracuy, Falcón, Barinas, Apure, pasando por el río Meta, hasta llegar a la actual Bogotá. Incontrolable, díscolo, caudillesco, rebelde y de sangre fría: eran rasgos visibles de su temperamento. Veintiocho años duraría el dominio de los Welser en Venezuela. De los nueve gobernantes y tenientes generales alemanes —Ambrosio Alfínger, Jorge Ehinger, Andreas Gundelfinger, Juan Seissenhofer, Jorge de Spira, Enrique Rembold, Bartolomé Welser y Felipe de Hutten— sólo Nicolás de Federmann lograría sobrevivir al atroz sueño de encontrar el país del oro. En el año 1566 acaba este cruento e inefable período.

LA REAL COMPAÑÍA GUIPUZCOANA.
Fue la compañía mercantil por acciones más importante de su tiempo (17281785); su objetivo desbancar a los holandeses del comercio del cacao venezolano (también tabaco y cueros). El permiso real autorizó a los guipuzcoanos a traerlo a cambio de llevar mercancías propias desde Pasaia y Cádiz y pagar un canon al monopolístico Puerto de Cádiz. El factor principal en Caracas fue Pedro de Olavarriaga. Se abrieron factorías en La Guaira, Caracas, Puerto Cabello, San Felipe, Maracaibo, Cumaná y Guayana. No sólo llevó mercancías guipuzcoanas sino también pertrechos y tropas y habilitó embarcaciones propias para defender Venezuela de los ataques ingleses, guerra. A ella se debió la colonización de Cumaná y varios ensayos pesqueros. La declaración de libre comercio de 1778 y el acoso inglés determinaron su cierre. Los vascos establecidos en Venezuela prosiguieron la colonización principalmente en los valles de Aragua, en las llanuras de Cojedes, Portuguesa, Orinoco y costas de Caracas. Introdujeron, entre otras cosas, el añil de tinte, el algodón y la caña de azúcar. Era la única empresa que podía vender mercancías europeas en el país, y la única también que podía comprar los frutos que se exportaban a España. A partir de esta monopolización se crean la más férrea oposición y surgen los primeros movimientos de esclavos africanos (venezolanizados) entre los cuales cuenta: • LA REBELIÓN DE ANDRESOTE Ocurrió entre 1732 y 1735, en la región del río Yaracuy y las tierras vecinas hasta el mar, zona que se había convertido en centro importante del contrabando que hacían los holandeses desde Curazao. El zambo Andresote, nativo de Valencia, se convirtió en jefe de numerosos esclavos y negros libres de la región, estableció su control en aquellas tierras y protegía el contrabando con los holandeses. La rebelión de Andresote logró mantenerse tanto tiempo, gracias al apoyo que recibió de numerosos sectores enemigos de la Guipuzcoana. • LA REBELIÓN DE JUAN FRANCISCO DE LEÓN

La rebelión de Juan Francisco de León contra la Guipuzcoana se produjo entre 1749 y 1752, en los valles de Panaquire y Caucagua (Barlovento), y de allí se extendió a los valles de Tuy, y otras regiones de la provincia de Caracas. El canario Juan Francisco de León era Teniente Cabo de Guerra y Juez de Comisos de Panaquire. El factor de la Guipuzcoana denunció ante el gobernador Luis Francisco Castellanos, el hecho de que en los valles de Panaquire y Caucagua, importante zona cocotera, se estaba practicando descaradamente el contrabando con los holandeses.

• 2da. MITAD SIGLO XVIII.
El Comercio Colonial en Venezuela La vida económica venezolana en la Colonia, dependiendo de su producción agropecuaria y del intercambio con mercancías importadas, se mantuvo dentro de las limitaciones de una economía natural, con poco margen para el comercio, y sujeta, además, a prohibiciones y restricciones que determinaron un desarrollo lento y penoso de la economía. Inicialmente el comercio fue de trueque: los españoles intercambiaban con los indios baratijas por muestras de oro. Luego fueron usadas las perlas como moneda. Después se utilizó la moneda – lienzo, que era una tela especial que se elaboraba bajo ciertas normas establecidas. Hasta finales del siglo XVIII las actividades comerciales estuvieron supeditadas a las normas del mercantilismo. España impedía el comercio de sus colonias con otras de otros imperios, e igualmente de esas colonias entre sí. Igualmente, el transporte de los productos, debía ser hecho en barcos españoles. No había comercio directo de una colonia con otra, sino a través de España, quien de esta manera ejercía el monopolio comercial, característico de los países mercantilistas. A cambio de estos productos se traían víveres, loza, vinos, sedas, plata y oro amonedado, esclavos y una gran variedad de artículos manufacturados.

El comercio entre la metrópoli y sus dominios se rigió siempre por el principio, universalmente admitido del monopolio, como medio de asegurar el beneficio de la potencia dominante; beneficio para su hacienda por los derechos de aduana percibidos y para los particulares que produjeran mercancías susceptibles de exportación. Con tal motivo se centralizó, desde 1503, el intercambio de hombres y mercancías en la Casa de Contratación de Sevilla El comercio se realizaba por algunos puertos venezolanos habilitados para el tráfico, divididos al efecto en puertos mayores (La Guaira y Puerto Cabello), y puertos menores (Maracaibo, Cumaná, Pampatar, Caraballeda, y Santo Tomé de Guayana). En los primeros se pagaban todos los impuestos; en los puertos menores se rebajaban algunos derechos y a veces sólo se cobraban los impuestos municipales. El comercio colonial debe verse desde diferentes ángulos de operación, en función de la importancia, las restricciones y las operaciones que se derivaban del mismo. Tenemos en consecuencia: • • • • • • El Comercio con España El Comercio con las Islas Canarias El Comercio con México El Comercio con otras Colonias Españolas El Comercio con las Colonias Extranjeras El Comercio Interno El Comercio con España se desarrolló en tres grandes períodos:

Primer Período (Siglos XVI, XVII y comienzos del XVIII) Se hacía mediante la flota de tierra firme, que una vez al año cubría la ruta de

Sevilla a Cartagena de Indias yPanamá.Al pasar cerca de las costas venezolanas, algunos barcos pequeños se separaban de la flota y tocaban Pampatar, Cumaná, La Guaira y Maracaibo.

Segundo Período (1730 – 1785)

Durante este período el comercio estuvo en manos de la Compañía Guipuzcoana, empresa que tuvo el monopolio del comercio de casi todas las provincias venezolanas. Despachaba sus barcos directamente de La Guaira y Puerto Cabello, atendía el comercio de la provincia de Caracas, y, eventualmente, el de Cumaná, Margarita y Maracaibo.

Tercer Período (1785 – 1810) A raíz de la extinción de la Compañía Guipuzcoana, Venezuela fue incluida

en el sistema de comercio libre, establecido para todas las colonias españolas en 1778. Con este sistema, Sevilla perdió su carácter de puerto único, y en su lugar, el gobierno español habilitó otros nueve puertos de la península para el comercio con las Indias. Se habilitaron varios puertos americanos; se abolieron algunos derechos y se rebajaron otros. Se permitió, en consecuencia, que los mercaderes peninsulares pudieran registrar libremente sus barcos y salir de cualquiera de esos puertos hacia América. El comercio con las Islas Canarias, hacia 1764, se efectuaba por medio de un navío que llegaba anualmente a La Guaira, trayendo vinos, frutas secas, tafetanes, telas de seda, etc. Estos artículos se cambiaban por cacao y otros frutos del país. Los productos de la cría constituyeron un renglón importante de la economía colonial; por una parte suministraron alimentos: carne, leche, queso, mantequilla y materia prima para la producción de suelas, sogas, enjalmas y otros enseres caseros; por otra parte, suministraron bienes para la exportación, sobre todo mulas y cueros; además, animales de carga para el transporte de mercancías, labores agropecuarias y omunicaciones. Desde el mismo siglo XVI se dio inicio a la introducción de ganado vacuno, caballar, lanar, y en menor grado, porcino. Las regiones por donde se hicieron las importaciones fueron Cumaná y, en gran escala, Coro.

De Coro, el ganado pasó a El Tocuyo, que llegó a constituir el principal centro ganadero de la Colonia. De allí se exportó a Nueva Granada y se continuó la extensión hacia Los Llanos. En Los Llanos se reprodujo el ganado con rapidez, pronto adquirieron gran importancia tanto en la zona llanera como en el centro occidente, los cueros y los cordobanes (cueros curtidos de macho cabrío), lo mismo que las suelas, como derivados de la ganadería. El comercio de cueros llegó a ocupar el tercer lugar en las exportaciones, después del tabaco y del cacao.

CREACIÓN DE LA CAPITANÍA GENERAL DE VENEZUELA 1777. Las provincias existentes para el momento de la creación y organización de la

Capitanía General de Venezuela eran, aparte de la Provincia de Venezuela serían: • Provincia de Trinidad, creada en 1532, por el conquistador Antonio Sedeño, y originalmente bajo la jurisdicción de Santo Domingo, posteriormente a su incorporación a la Capitanía General, fue atacada por una flota inglesa, que obtuvo la rendición de la plaza, del gobernador de la isla, en el año 1797, y fue reconocida su ocupación por Tratado de Amiens en el año 1802. Provincia de Cumaná, está reunió a las anteriores provincias o gobernaciones de Nueva Andalucía y Paria, en una única entidad, la misma fue originalmente dependiente de la Real Audiencia de Santo Domingo a partir del año 1569, hasta que fue sujeta a la jurisdicción del Virreinato de la Nueva Granada, de 1749 a 1777. Provincia de Margarita, la isla fue una provincia hasta el año 1600, cuando pasa a depender directamente de la Corona Española hasta 1777. Provincia de Guayana, también conocida como Provincia de Angostura, y fundada en el año 1591. Provincia de Maracaibo, formada en 1740, con la unión de las anteriores provincias de La Grita y Mérida. La Provincia de Venezuela o Caracas, depende siempre de la Real Audiencia de Santo Domingo, en la isla La Española, hasta 1718, cuando el nuevo régimen borbónico en España, por Real Cédula la hace depender en adelante del recién

• • •

creado Virreinato de Nueva Granada. Se independiza de nuevo de este Virreinato de la Nueva Granada en el año 1742. Treinta años después se le anexan los territorios de las provincias de Maracaibo, Guayana, Cumaná, dependientes del Virreinato de la Nueva Granada, la provincia de Trinidad, dependiente de Santo Domingo y Margarita, dependiente de la Corona Española, para formar la Capitanía General de Venezuela, con capital en la ciudad de Santiago de León de Caracas, por Real Cédula emitida por el Rey Carlos III de España, el 8 de septiembre de 1777. La autoridad de la Capitanía General abarca los asuntos de índole política, militar y económica, de todas las anteriormente señaladas provincias; sin embargo, las mismas continúan dependiendo judicialmente de la Real Audiencia de Santo Domingo, y sus gobernadores eran nombrados directamente por la Corona Española. La influencia de Caracas como ciudad central de gobierno oficial, y residencia del Gobernador en un área que abarcaba económicamente varias otras gobernaciones como la de Nueva Andalucía, Mérida o Guayana, influye finalmente para integrar todo el conjunto de provincias y gobernaciones del área de Venezuela alrededor de la Gobernación de Caracas. La economía colonial de Venezuela gira alrededor de la exportación de cueros, trigo, tabaco y cacao, con auges en diferentes épocas, siendo este producto, el cacao tan apreciado en el exterior por su finura, aroma y calidad que impulsa durante los dos siglos finales de la etapa colonial el desarrollo económico, y genera una casta ilustrada de descendientes de los conquistadores, conocida como los mantuanos, que basa su riqueza y poder en este producto durante esos 2 siglos. Evolución educativa en tiempos de la Colonia El Imperio Español descuida y limita la promoción de la educación en sus colonias. Venezuela, al ser una provincia particularmente pobre después del colapso de la explotación de las perlas en el siglo XVII, es particularmente olvidada. Los grupos de mulatos y otros no tienen acceso a la educación siquiera básica.

En 1727 se crea la primera universidad en Venezuela, siglos después de que se hubiera hecho en México o el Perú. Es así como en 1797 las tropas de Abercromby conquistan con facilidad las islas de Trinidad y Tobago: el gobernador José María Chacón apenas había conseguido movilizar unos quinientos soldados mal armados en contra de una armada con 59 buques y 6750 soldados de tierra. Varias tímidas intentonas de emancipación se producen, una de ellas liderada por el ex esclavo José Leonardo Chirino en Coro, y otra por los criollos Manuel Gual y José María España y el español Juan Bautista Picornell influenciados por las ideas de la Revolución francesa, establecidos La Capitanía General de Venezuela fue una entidad territorial ultramarina indiana, integrante del Imperio español, establecida por la Corona española durante su periodo de dominio americano, que abarcaba un territorio similar al de la actual Venezuela. Fue gobernada por distintos capitanes generales exceptuando un breve período cuando gobernó la Junta Suprema de Caracas tras la renuncia de Emparan hasta marzo de 1811. En 1717 Venezuela es transferida desde la jurisdicción de la Real Audiencia de Santo Domingo al virreinato de Nueva Granada. Al nombrarse a Martín de Lardizábal como gobernador de Venezuela, en 1732, se le nombra además, comandante general de dicha provincia con jurisdicción militar en Maracaibo, Cumaná, Guayana, Trinidad y Margarita. En 1739, al informar sobre la reconstitución del Virreinato de la Nueva Granada, el rey se refiere a "Caracas, con el territorio de su Capitanía General". De esta forma, es evidente que en la jurisdicción militar el Gobernador de la provincia de Caracas tenía superioridad sobre las otras provincias. Todas las provincias del virreinato fueron agrupadas en 3 comandancias militares generales, a saber: Caracas, Portobelo y Cartagena.

Una Real Cédula del 12 de febrero de 1742 independizó a Venezuela de la jurisdicción del Virreinato de Nueva Granada:
“He resuelto relevar y eximir al Gobierno y Capitanía General de la provincia de Venezuela de toda dependencia de ese virreinato no obstante lo dispuesto y mandado por mí en la cédula de 20 de agosto del año de 1739, por la cual fui servido de agregar la expresada provincia á ese nuevo virreinato”.

En 1776 fue creada la Intendencia de Caracas. Estructura étnico social colonial. Diversas estimaciones coinciden en señalar que la población venezolana entre finales del siglo XVIII y primera década del siglo XIX, no sobrepasaba el millón de habitantes. Esta población está concentrada en las regiones costeras y montañosas, y divididas en varios grupos étnicos, que sin ser totalmente excluyentes, se encuentran estratificados de manera muy marcada. Las autoridades civiles y la Iglesia, alimentan la segregación a través de numerosas leyes, decretos y normas del buen vivir cristiano. Esta población fue el resultado de la mezcla de los aborígenes con los blancos y los negros. Como producto de esta unión surgió el mestizo, cuyo número e importancia ha venido en aumento en nuestros días. La formación del mestizaje constituye un rasgo típico de la colonización española, cuyos orígenes podemos analizar de la manera siguiente: • El predominio de los elementos masculinos entre los conquistadores y colonizadores españoles. La mujer española vino tardíamente a América, y, además en número reducido. La unión de los españoles con las mujeres aborígenes, y posteriormente con las mujeres negras, fue una necesidad y el mestizaje surgió en forma inevitable. • La legislación española favoreció la unión entre blancos e indias. Por una parte ordenaba a las autoridades coloniales fomentar estas uniones, y por la otra, prohibía a las mujeres solteras españolas pasar a América; sólo podían hacerlo

las casadas en compañía de sus maridos o cuando vinieran a las colonias a hacer vida marital con ellos. Los españoles consideraban estas uniones como un hecho natural sin prejuicios o ideas religiosas que pudieran estorbarlas. Sin embargo, los prejuicios sociales si tuvieron que ver con el carácter de tales uniones, las cuales, salvo pocas excepciones, fueron uniones ilegales del blanco con las mujeres de los otros grupos. A finales del siglo XVI – siglo de la Conquista y de la fundación de las primeras ciudades – la sociedad venezolana comprendía los siguientes grupos: • • • Los Blancos Españoles: formaban el grupo conquistador, igualados todos entre sí por las leyes dictadas en su favor como primeros pobladores. Los Indios: grupo sometido, sujetos a la condición de mano de obra explotada por los blancos, a quienes se les había entregado en Encomiendas. Los Negros: todavía poco numerosos, traídos de África como esclavos. Constituían el sector más oprimido de la población. La evolución social de estos grupos trajo consigo la mezcla ya señalada, en la cual surgieron las siguientes distinciones denominadas castas: • • • • • Mestizos: de la unión de blanco e india Zambos: de la unión de negro e india Mulatos: de la unión de blanco y negra Cuarterones: de la unión de blanco y mulata Quinterones: de la unión de blanco y cuarterón Los individuos de estos grupos mezclados se unían entre sí y al mismo tiempo con los blancos, constituyéndose en poco tiempo en el sector más numeroso de la población colonial, con lo cual fueron desapareciendo las diferencias entre ellos y la denominación de mestizos, zambos, mulatos, etc., fue sustituida por el nombre de pardos, cuya condición se definía por la mayor o menor cantidad de sangre negra que tuvieran los individuos.

El desarrollo económico y político acabó por introducir diferencia en cada uno de estos grupos sociales, en la forma siguiente: • Blancos Peninsulares: formaban la burocracia colonial, ejercían los cargos públicos de importancia. Estaban a sueldo de la Corona. No poseían grandes propiedades. Eran reclutados entre los nobles arruinados de España y los cortesanos. Su vida estaba sujeta a limitaciones y prohibiciones de la Corona. • Blancos Criollos: descendientes de los conquistadores y encomenderos, nacidos en el país. Grandes propietarios de la tierra y de los esclavos. Constituían la clase dirigente de la economía colonial. Era una clase noble, cuya nobleza se basaba en la riqueza. Discriminaban a los individuos de otros grupos, en especial a los de ascendencia negra. Ejercían los cargos menores en la organización político administrativa. Formaban una verdadera oligarquía municipal. • Blancos de Orilla: descendientes de criollos e indias; o de blancos establecidos en la Colonia posteriormente a los repartimientos y encomiendas. Ejercían cargos políticos subordinados. En general trabajaban como artesanos, pequeños comerciantes y peones. • Indios: (también llamados indios tributarios) sin ninguna actividad política. Sujetos al pago de tributos. Prestaban servicios personales gratuitos a los encomenderos y a los misioneros. Cerca de la mitad de ellos vivían en la selva constituyendo una población marginal. • Negros: sin derechos políticos, eran el sector más bajo de la sociedad, víctimas del desprecio de los blancos. Un sector trabajaba como esclavos en las haciendas de cacao y de caña de azúcar; otro lo constituían los manumisos. • Pardos: era el grupo más numeroso; pero sin derechos ni influencia política. Trabajaban como artesanos, obreros, comerciantes al detal, pulperos, quincalleros. En su mayoría eran descendientes de los negros. Personalmente libres, vivían en las ciudades. Aspiraban igualarse con los criollos en lo social y político; pero éstos los despreciaban por su ascendencia negra. Características de la Sociedad Colonial El estudio de la sociedad colonial refleja dos características fundamentales: Era una sociedad compleja surgida de la mezcla de grupos étnicos diversos. Pudo mantener tales distinciones en los primeros tiempos; pero a medida que evolucionó, tales elementos se mezclaron, dando origen a una sociedad heterogénea,

cuya complejidad fue en aumento a medida que se definían los intereses económicos, políticos y sociales de cada uno de sus grupos. Fue una sociedad dinámica en un período relativamente corto, pasó de un sistema de castas existentes en el siglo XVI, a un sistema de clases ya definidas a fines del siglo XVIII. En este proceso tuvo mucho que ver la condición étnica de cada elemento. La clase económicamente poderosa surgió del grupo blanco; y las clases menos favorecidas se formaron con el mayor porcentaje de sangre negra. Las Leyes de Indias contribuyeron a favorecer este proceso, lo cual se explica por el interés de la Corona en mantener el predominio de los blancos conquistadores y de sus descendientes, como garantía de dominio en estas tierras. Las leyes garantizaban a los blancos la propiedad de las tierras, de los esclavos, de las encomiendas; el ejercicio del gobierno municipal; el monopolio de la enseñanza; los títulos nobiliarios; loa privilegios sociales. Al mismo tiempo excluían de estas ventajas a los grupos de color. Esta situación tiende a modificarse en los años finales de la Colonia. Luchas Sociales en la Colonia Las luchas sociales de los criollos se orientaban en una doble dirección. Los criollos se oponían a los españoles por ser éstos quienes ejercían los cargos importantes de la Colonia; y contra el gobierno metropolitano que los relegaba de la administración frenaba sus aspiraciones políticas. En este sentido ese antagonismo tenía un carácter eminentemente político. El más genuino representante de esta clase criolla fue Simón Bolívar. Estructura Económica Colonial La búsqueda de metales preciosos fue la razón primordial de la Conquista, en tal forma que la importancia de cada Colonia dependía de su capacidad para exportar oro y plata a la Metrópoli. El gobierno español estimuló la exploración del territorio

en busca de estos metales y en algunos casos la impuso como obligación a los conquistadores. Igualmente, los conquistadores se dedicaron a la explotación de perlas y a la explotación de algunas minas descubiertas al norte del país. Las perlas se agotaron muy pronto y las minas fueron abandonadas por su escaso rendimiento. En consecuencia, los colonizadores tuvieron que dedicarse cada vez más a la agricultura y a la cría, iniciando de este modo la formación de una economía agropecuaria que vino a ser la economía característica del período colonial a partir del siglo XVII. Los factores que determinaron el desarrollo de la economía colonial fueron: • La Tierra: Las tierras fueron declaradas propiedad de los reyes. Con el tiempo, una parte de ellas pasaron a manos de los particulares, unas veces por donación y otras por venta. Las que estaban en poder de la Corona, se denominaron Tierras realengas (Reales); y las que pasaron a manos particulares constituyeron la Propiedad Territorial, la cual tuvo su origen en los Repartimientos, Mercedes, Ventas y Composiciones de Tierras. • El Trabajo Indígena: Los indios sometidos quedaron obligados a trabajar para los colonizadores, quienes los utilizaron primordialmente en Las Encomiendas y Las Misiones. Más tarde, la mano de obra negra fue incorporada al trabajo de la Colonia y se utilizó principalmente en las plantaciones de cacao. Actividades Productivas Agotadas las perlas y abandonadas las minas, la Venezuela colonial se convierte en una Venezuela agrícola, con predominio de la economía de campo sobre la ciudad. El factor imperante para que fuera así, lo constituye el indígena, que era agricultor; por otra parte las plantas alimenticias autóctonas de América, como el maíz, la papa, algunos granos, la yuca, dulce y la yuca amarga, etc., formaban parte de la dieta básica del indígena.

La producción agropecuaria en Venezuela es muy variada y alimenta dos circuitos bien diferenciados: el destinado a la exportación y el que abastece el consumo interno. La agricultura colonial se desarrolló de dos maneras: • Agricultura de Subsistencia: la practicaron los indígenas y los negros, cultivando en sus conucos y en sus tierras comunales los productos indispensables para su alimentación diaria: maíz, yuca, ocumos, papas, piñas, batatas, apios, muchas especies de tubérculos y frutas. Agricultura de Plantación: La que se impuso en forma definitiva, basada en la gran propiedad territorial, con mano de obra principalmente esclava, destinada a la exportación y al comercio interno: tabaco, cacao, añil, algodón, trigo, café, harina de trigo, cueros, etc. El tabaco, otro producto de origen americano, es también importante en diversos contextos regionales, sobre todo en Cumaná, y en las regiones del pie de monte andino llanero, especialmente en Barinas, cuya variedad es una de las más cotizadas. El cultivo espacial del café experimenta un crecimiento considerable desde su introducción en 1730 en la región del Orinoco, para luego alcanzar casi todo el territorio, la cordillera de la Costa y los Andes en particular. Desde finales del siglo XVIII, la producción va en aumento hasta convertirse en el principal rubro de exportación a finales del siglo XIX, hasta 1926 cuando el petróleo toma su puesto. De los productos de consumo interno, y que ocasionalmente son exportados, la caña de azúcar ocupa el primer lugar, es una de las plantas más importantes para las economías regionales. De ella se elabora tanto el azúcar, blanca o en forma de panela y papelón, como el aguardiente, producto de gran consumo interno, y auténtico dolor de cabeza de las autoridades civiles y religiosas quienes intentan eliminarlo, para proteger a productores peninsulares y canarios La Ganadería Colonial

La introducción del ganado y el inicio de la ganadería en Venezuela, constituye uno de los más significativos aportes de los españoles al desarrollo de la economía colonial. En sus comienzos esta actividad estuvo ligada a la conquista y exploración del territorio, pues los primeros expedicionarios llevaban consigo ganado en pie destinado al mantenimiento, y mulas y caballos para el transporte y la guerra. Al fundarse las primeras ciudades, sus moradores se dedicaron a la cría como actividad de subsistencia, y en algunos casos pudieron disponer de ganado para la organización de nuevas expediciones y para el intercambio. Los productos de la cría constituyeron un renglón importante de la economía colonial; por una parte suministraron alimentos: carne, leche, queso, mantequilla y materia prima para la producción de suelas, sogas, enjalmas y otros enseres caseros; por otra parte, suministraron bienes para la exportación, sobre todo mulas y cueros; además, animales de carga para el transporte de mercancías, labores agropecuarias y comunicaciones. Desde el mismo siglo XVI se dio inicio a la introducción de ganado vacuno, caballar, lanar, y en menor grado, porcino. Las regiones por donde se hicieron las importaciones fueron Cumaná y, en gran escala, Coro.

MOVIMIENTOS EMANCIPADORES.
En el orden político los peninsulares tenían todo el poder. La corona española

representaba desde los inicios de la colonia su autoridad con los cargos de virrey, capitanes generales, oidores, gobernadores y autoridades eclesiásticas, militares y de hacienda, cuyos ocupantes eran designados por la corona y enviados directamente de España. Los blancos criollos no podían participar del gobierno. Sólo lo hacían en los cabildos de las ciudades. Esta discriminación traía descontentos entre los criollos, pues ellos se consideraban con más derechos que los peninsulares para gobernar en territorio colonial.

En el orden social los criollos eran una clase rica, inteligente y culta y en muchos aspectos se consideraban superiores a los blancos peninsulares. En lo económico, ya que los blancos criollos eran descendientes de los españoles, gozaban de una serie de privilegios. Eran dueños de haciendas, de la producción agrícola y ganadera, de los esclavos y del pequeño comercio. Los peninsulares, además de tener los altos cargos del gobierno, ejercían su poder en los grandes comercios, incluso monopolizaban algunas actividades económicas por compañías, obteniendo grandes beneficios. Es así como España implementa en América un sistema atrasado y opresivo representado por el monopolio, y los criollos se vieron obligados a limitar su producción y a pagar grandes impuestos. Los cabildos eran ejercidos por los criollos, quienes ejercían funciones políticas defendiendo sus intereses. Su preparación intelectual les permitió estar al día de las nuevas corrientes filosóficas y políticas expresadas en Europa en esos momentos. Estas ideas fueron tomadas por los criollos y comenzaron a gestarse los movimientos emancipadores, en los que se manifiesta la inconformidad contra la Corona Española y se inicia una lucha por la libertad, por la igualdad y la justicia en Venezuela. Estos movimientos van a ser la expresión de la crisis de la sociedad colonial venezolana. Movimientos pre independentistas. Los Comuneros constituyeron un movimiento organizado en los Estados Táchira, Mérida, Maracaibo y Trujillo. Su principal líder, Juan José García de Hevia, fue un auténtico revolucionario popular. Su lema era "Viva el Rey, muera el mal gobierno". Su objetivo era eliminar los derechos conque los recaudadores obligaban al pueblo a pagar impuestos. Esta revuelta es la continuación de los Comuneros del Socorro, que en esa localidad neogranadina, combatió contra los impuestos y obtuvo las incumplidas "Capitulaciones de Zipaquirá".

En San Antonio, San Cristóbal, Táriba, Bailadores, Lagunillas, Ejido, Mérida, etc., se pronunciaron las mujeres y los hombres ante las injusticias del gobierno. El gobernador de Maracaibo, a cuya jurisdicción pertenecía el Táchira, tuvo que someter a la turba, prometiendo suspender el cobro de contribuciones. Desde Mérida se invita a sumarse a la protesta. Fue el cabildo de Trujillo, en el acta de la Mesa de Esnujaque del 16 de agosto, quien respondió negativamente a los cabecillas de los comuneros merideños. Es notorio señalar que algunos cabildos simpatizaban con este movimiento, en el que se demostró que la lucha por la igualdad y la justicia era una decisión irreductible, contraria al vasallaje y dispuesta al sacrificio. Posteriormente, surgió la insurrección de José Leonardo Chirinos, zambo libre hijo de esclavo e india. Esta insurrección, protagonizada en Coro en 1.795, proclama la república, la libertad de los esclavos, suprimir los impuestos y la ley de los franceses. Estas ideas fueron gestándose debido a la Revolución Francesa y al alzamiento de los haitianos. El abuso de los funcionarios del gobierno en el cobro y retroactivo del tributo de los indios se suma a las continuas alcabalas a los pardos y negros. Este movimiento, que dura tres días, deja una huella por el saqueo, incendios y pillaje, produjo la muerte de terratenientes y el pavor de revolución en la minoría de la población blanca. Este movimiento fue sometido, Chirinos logra escapar y tres meses más tarde fue apresado y muerto. Movimiento de Gual y España. Se inicia en 1.904, cuando un grupo de personajes se reúne muy discretamente para discutir sobre política. Entre ellos se encuentra José María España, poseedor de grandes ideas democráticas, de una posición económica respetable, educado e inteligente. A él se une Manuel Gual, capitán retirado, talentoso, diestro en el idioma francés e ingles y virtuoso en el violín, quien tenía su residencia en la hacienda de su propiedad, en Santa Lucia en la Sabana de Ocumare.

A ellos se unió un grupo de personajes de la colectividad aragoneses, catalanes, canarios, venezolanos pardos, en su mayoría mulatos, conocedores de historia política, sacerdotes, médicos, comerciantes, agricultores, militares, etc., es decir, un grupo calificado de la población. La búsqueda de la libertad, la justicia, la igualdad, el valor de los criollos y la insistencia en la unidad americana, lleva a este heterogéneo grupo a esta insurrección. El movimiento contaba con un proyecto que tenía 44 ordenanzas. Entre ellas puede mencionarse la eliminación de los impuestos, el respeto a los valores éticos, el patriotismo, el manejo de fondos públicos, el castigo ejemplar por la ofensa a las mujeres, etc. Estos fragmentos de las ordenanzas de Gual y España nos muestran claramente su piso ideológico contrario a los intereses españoles. Sin embargo, este proyecto no llegó a ejecutarse. El 12 de julio de 1.797, el Capitán español Domingo Antonio Lander descubre la Conjura y se lo comunica al cura de la Iglesia Catedral Juan Vicente Echeverría, a la vez que se lo comunican a los representantes de la Capitanía General, la Audiencia y el Arzobispado. Algunos de los conspiradores son apresados y Gual y España logran fugarse a las Antillas. José María España regresa a La Guaira en 1.799, e inmediatamente es encarcelado. Se vuelve a fugar, pero es apresado nuevamente el 30 de abril. Es juzgado y el 6 de mayo se le condena de muerte. El 8 de mayo fue ahorcado y descuartizado en la Plaza Mayor de Caracas, plaza que hoy en día es la Plaza Bolívar. Su cabeza fue llevada al Puerto de La Guaira, otra parte de su cuerpo en la entrada de Macuto, otra en un sitio llamada Quitacalzón, río arriba de La Guaira, y otro en la cumbre. Don Manuel Gual muere posteriormente en Trinidad, donde fue envenenado. Insurrección de Pirela. El 19 de mayo de 1.799 es descubierta otra conspiración en Maracaibo. Procedentes de Santo Domingo, llegaron a Maracaibo Juan y Agustín Gaspar Boce,

quienes, en relación con el sastre maracaibero Francisco Javier Pirela, subteniente en las milicias de pardos de Maracaibo, decidieron tomar la ciudad y proclamar allí una república. Esta conspiración servía a los intereses de Trinidad, Santo Domingo y Martinico, islas que, a semejanza de Haití, querían expulsar a los españoles y proclamar la república, la igualdad y la libertad total. Pirela contactó al cabo Tomás de Ochoa, queriendo ganar más hombres para la conjura. Pero Ochoa lo denunció al gobernador Juan Ignacio Armada. Pirela fue apresado, juzgado y sentenciado a diez años de prisión en La Habana, sin derecho a regresar a Maracaibo. Los tripulantes de los barcos fueron expulsados y los barcos confiscados.

Tema Nº. 3. LA FAMILIA BOLÍVAR PALACIOS.
• FAMILIA BOLÍVAR PALACIOS. Su padre, Juan Vicente Bolívar y Ponte-Andrade y su madre María de la Concepción Palacios de Aguirre y Ariztía - Sojo y Blanco, pertenecían a la aristocracia caraqueña y cuando se casaron en el año 1773 había una gran diferencia de edad entre ambos cónyuges. Juan Vicente tenía 47 años en ese momento y Concepción 15 años. Tuvieron cuatro hijos más, tres de ellos mayores que Simón y una menor, cuyos nombres fueron Juan Vicente, María Antonia, Juana y María del Carmen. La familia Bolívar provenía de una población llamada La Puebla de Bolívar en Vizcaya (País Vasco, España), ubicada entonces en la merindad de Marquina, y ya desde los inicios de la colonia sus miembros realizaron acciones destacadas en Venezuela. El primero de los Bolívar en arribar a Venezuela fue Simón de Bolívar el cual, junto con su hijo, llegó a Caracas, treinta años después de la fundación de la ciudad,

hacia 1589 y por tener el mismo nombre se les distinguió como Simón de Bolívar el Viejo y Simón de Bolívar el Mozo. Bolívar el Viejo se destacó como Contador Real, por privilegio especial del rey Felipe II, quien en el título de nombramiento le reitera su amplia confianza como velador de la Real Hacienda, cargo que ejerció tanto él como su hijo, en Margarita y Caracas. Fue además Procurador General de las ciudades de Caracas, Coro, Trujillo, Barquisimeto, Carora, El Tocuyo y Maracaibo ante la Corte española entre 1590 y 1593, para informar al rey Felipe sobre el estado de la provincia y pedirle ciertas mejoras, exenciones de impuestos y privilegios que facilitaran el desarrollo de la misma. Entre sus logros para Caracas está el haber gestionado en el Consejo de Indias la concesión real del escudo que aún conserva, junto con el título de "Muy noble y leal ciudad". Con el tiempo los Bolívar se unieron en matrimonio con las familias de los primeros pobladores de Venezuela y alcanzaron rangos y distinciones tales como las de Regidor, Alférez Real y algunos gestionaron los títulos nobiliarios de Marqués de Bolívar y Vizconde de Cocorote, asociado con la cesión de las Minas de Cocorote y la facultad de administrar el señorío de Aroa, conocido por la riqueza de sus minas de cobre (estos títulos sin embargo no llegaron a concederse). En cuanto a la familia Palacios, éstos eran oriundos de la zona de Miranda de Ebro, actual provincia de Burgos, en España. El primero de los Palacios en llegar a Venezuela fue José Palacios de Aguirre y Ariztía-Sojo y Ortiz de Zárate, natural de Miranda de Ebro en 1647, que falleció en Caracas en 1703. El resto de los descendientes se unieron en matrimonio con otras familias aristócratas y alcanzaron los puestos de alcalde, regidor, procurador, etc. Dos generaciones después de José Palacios nacería María de la Concepción Palacios de Aguirre y Ariztía-Sojo y Blanco, hija de Feliciano Palacios de Aguirre y Ariztía-Sojo y Gil de Arriata y de Francisca

Blanco de Herrera, descendiente de algunas familias canarias establecidas en Venezuela. Ella fue la madre de Simón Bolívar. • NACIMIENTO DE SIMÓN BOLÍVAR. Simón Bolívar nació en Caracas el 24 de julio de 1783 como cualquier niño rico de la época, entre sedas, cojines de terciopelo carmesí con guarnición de oro; entre pañales de Holanda. El 30 de julio de ese mismo año fue bautizado en una Casona de San Jacinto en Caracas, la casa de la familia Bolívar, está de fiesta. Se bautiza ese día el nuevo hijo. Como padrino del niño está su abuelo materno: Don Feliciano Palacios y Sojo, y oficia con licencia como sacerdote, el primo Jerez de Aristiguieta. La ceremonia se efectúa en la Catedral en la Capilla de la Santísima Trinidad, propiedad de la familia Bolívar. El niño iba a llamarse Pedro José Antonio de la Santísima Trinidad; pero al momento de ponerle el agua que borra el pecado original, el canónigo Jerez de Aristiguieda le cambió el nombre de Pedro por el de Simón. Al regresar al templo de la Casona de San Jacinto, el padre del niño. Don Juan Vicente Bolívar, se entera de lo ocurrido y le pregunta al Canónigo: ¿Por qué has hecho ese cambio Juan Félix? No se como explicártelo, pero he sentido una voz interior, un extraño presentimiento, una inspiración venida seguramente de lo alto, que me ha dicho que ese niño será, andando el tiempo. "El Simón Macabeo de las Américas".

Bolívar vivió su niñez en la Caracas colonial cuya población no sobrepasaba unos treinta mil habitantes, Simoncito creció como todos los niños de su rango social; mecido en los brazos de una esclava negra llamada Hipólita. • BAUTIZO. Las referencias que dejó Bolívar en su correspondencia hacen suponer que su infancia fue dichosa, feliz, segura, rodeada de sólidos afectos y gratos recuerdos con

parientes destacados e influyentes dentro de un ambiente aristocrático y en general, dentro de un ambiente que le brindó equilibrio emocional, cariño y afecto. En este sentido existen algunas anécdotas que se popularizaron en Venezuela que presentaban a Bolívar como un niño turbulento debido a que los escritores románticos consideraron indispensable atribuirle una niñez indómita creyendo, según la moda de la época, que no podía salir un hombre excepcional de un niño normal pero se ha demostrado que esas anécdotas fueron inventadas e introducidas en los relatos de Historia por Arístides Rojas, considerado un excelente narrador pero que usó a menudo su imaginación a falta de documentos que demostraran la veracidad de sus relatos. Simón, de la estirpe vasca de los Bolívar-Jáuregui, pero de raza tirando a mulata, nació en la noche del 24 al 25 de julio de 1783 en una casa solariega ubicada en la Plaza San Jacinto de Caracas. Fue bautizado el 30 de julio de 1783, en la Catedral de Caracas, con los nombres de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad de la Concepción, por el doctor Juan Félix Jerez Aristeguieta, su primo hermano quien, de acuerdo con don Juan Vicente, padre del niño, le puso el nombre de Simón. En enero de 1786, cuando Simón contaba dos años de edad, su padre murió de tuberculosis, y así doña Concepción quedó como cabeza de familia, velando eficientemente por los intereses de la familia hasta su muerte. Sin embargo, las responsabilidades hicieron que su salud, también enferma de tuberculosis, decayera rápidamente y, según la opinión de médicos historiadores, es posible que ya entonces Bolívar sufriera de infección tuberculosa con un tipo de tuberculosis que pasa inadvertida mientras las defensas corporales son favorables. Concepción murió el 6 de julio de 1792, cuando Simón tenía nueve años, pero tomando la precaución de hacer un testamento en el que dispuso quién debería hacerse cargo de sus hijos. Los hermanos Bolívar pasaron entonces a la custodia de su abuelo, don Feliciano Palacios, que cuando asumió el papel de tutor se sentía tan enfermo que

empezó a preparar también su testamento para designar un sustituto como tutor de sus nietos y decidió pedir opinión a éstos para respetar su voluntad. Simón fue confiado a su tío don Esteban Palacios y Blanco, pero como éste se encontraba en España permaneció bajo la custodia de don Carlos Palacios y Blanco, otro de sus tíos, que por lo visto era un hombre con el que no se llevaba bien y que era tosco, de carácter duro, mentalidad estrecha, que se ausentaba frecuentemente de Caracas para atender sus propiedades y que por lo tanto solía dejar a su sobrino atendido por la servidumbre y asistiendo por su cuenta a la Escuela Pública de Caracas. • NIÑEZ. Su niñera, es quien amaba como a una segunda madre, acompañando a sus

padres en sus oficios religiosos, jugando con otros niños de su edad en el patio perfumado de granadas de su casa natal y recibiendo las enseñanzas de sus primeros maestros. Los Valles de Aragua eran entonces las tierras más fértiles de Venezuela. Allí en la pequeña población de San Mateo, la familia Bolívar poseía una hacienda. Los cuatro hermanos solían viajar ha ella de vez en cuando. Les gustaba ver como cantaban en los terneros o fiestas patronales. Juan Vicente Bolívar y Ponce, padre de el Libertador, murió el 19 de Enero de 1.786, a la edad de 60 años y su esposa María de la Concepción Palacios de Bolívar, falleció después el 6 de Julio de 1.792, a la temprana edad de 34 años. De consiguiente, Simón Bolívar tenía apenas dos años y medio de edad cuando perdió a su padre y 9 cuando quedó huérfano al perder también a su madre. Simón a pesar de ser el menor siempre era líder o cabecilla. Preferiría irse con los esclavos y mestizos que trabajaban en la plantación. Con ellos se bañaba en el río y con ellos jugaba al trompo y subía a los árboles. Allí también aprendió a montar a caballo. A los 8 años tenía ya fama de ser estupendo jinete.

Pero a pesar de estos respiraderos la infancia de Simón fue muy dolorosa. Un día, estando en Caracas la Mamá se pone muy triste. Los niños reciben orden de no alborotar en casa. Se entornan las ventanas. El médico de la familia va diariamente para tratar la enfermedad del Papá. María Antonia la mayor lo comprende antes que los otros. - Papá está muriendo - dice en voz bajita a los demás hermanos. Toda la familia se vistió de lutos. Los numerosos amigos y parientes desfilaron antes del féretro. Doña Concepción reunió a los cuatro hijos. Los besó en silencio y luego con lágrimas muy limpias en los ojos les dice:
- “Papá ha muerto. Papá ha ido al cielo. Desde ahora yo sabré darles el cariño de su ausencia”

Quizá el pequeño Simón no logra entender la muerte de su padre apenas tenía 3 años. Don Feliciano Palacios, padre de Doña María de la Concepción queda como tutor de los niños, pero murió al año siguiente. Después de la muerte del abuelo Simón quedó bajo el cuidado de su tío Carlos Palacios, quien se hace cargo de el y sus hermanos. El ambiente familiar termina desmoronándose con el casamiento de sus hermanas y la salida de Juan Vicente al cargo de otro tutor. Este cambio de ambiente influye sobre Simón, quien al poco tiempo huyó de la casa del tío y pretendió vivir en la casa de su hermana María Antonia. Esta dio origen a un pleito judicial entre su tutor y el matrimonio Clemente Bolívar; la pareja alegó todas las razones que le asistían a fin de que la Real Audiencia permitiera que el joven viniera con ellos, pero la Audiencia falló en favor del tío Carlos Palacios, y Simón debió obedecer, no sin antes dejar en claro su opinión sobre el hecho, la cual fue asentada en el expediente del juicio, dijo, entre otras cosas: "si a los esclavos se les permite cambiar de dueño cuando eran objeto de malos tratos, ¿Por qué no se le permite a él vivir con la gente que más le agradaba?”; que el tribunal podía disponer de sus bienes, mas no de una persona.

A raíz de este incidente, el joven Simón ha sido confiado a Simón Rodríguez quien dirigía en esa época una escuela de primeras letras en Caracas. Pedagogo, liberal y excéntrico, de vasto pensamiento universalista, supo sembrar en el alma de su alumno el germen de las ideas nuevas "Usted formó mi corazón para la libertad, para la grandeza, para lo hermoso. Yo he seguido el sendero que usted me señaló”; escribió Bolívar a su maestro Rodríguez muchos años más tarde. Otros de sus profesores fue el célebre Andrés Bello, conocido como el maestro de América y el más grande humanista del continente. • ESTUDIOS CIVILES Y MILITARES. El desempeño escolar de Bolívar no fue muy brillante como alumno de la Escuela Pública, institución administrada por el Cabildo de

Caracas que

funcionaba de forma deficiente debido a la carencia de recursos y organización. En aquel entonces, escuela y Don

Simón Rodríguez era maestro de Bolívar en esta
pensaba enviarle a vivir con él porque no podía

Carlos,

atenderlo personalmente y las protestas de su sobrina María Antonia sobre la educación y atenciones que recibía su hermano eran frecuentes. Ante la perspectiva de vivir con su maestro, Simón escapó de la casa de su tío el

23 de julio

de

1795,

para refugiarse en la de su hermana María

Antonia, que ejerció su custodia temporal, hasta que se resolvió el litigio judicial en la

Real Audiencia de Caracas que devolvió a Don

Carlos, la custodia de Simón.
Simón trató de resistirse pero fue sacado por la fuerza de casa de su hermana y llevado en volandas por un esclavo hasta la vivienda de su maestro. Una vez allí, las condiciones en las que vivía con el maestro Rodríguez no eran las ideales, pues tenía que compartir el espacio con 20 personas en una casa no

apta para ello, y por esto Simón escapó de allí un par de veces en las que terminó volviendo por orden de los tribunales. Al poco tiempo, Rodríguez renunció a su cargo de maestro para irse a Europa y la Real Audiencia de Caracas determinó que Simón fuera trasladado a la Academia de Matemáticas, dirigida por el padre Andújar y que funcionaba en casa de su tío Carlos. Al parecer, en esta academia la formación de Bolívar mejoró notablemente en calidad y cantidad, y fue complementada con lecciones de Historia y Cosmografía impartidas por Don Andrés Bello hasta su ingreso en el Batallón de Milicias de blancos de los Valles de Aragua el 14 de enero de 1797. Existe la falsa idea de que entre 1793 y 1795, está inscrito al Colegio Real de Sorèze en el Sur de Francia, en el departamento del Tarn. A los 14 años, (1797) Simón ingresó con el rango de Cadete en el batallón de milicias de Blancos de los Valles de Aragua, y un año más tarde era ascendido a Sub Teniente. Su hoja de sus vicios rezaba entonces: "Valor: conocido: aplicación sobresaliente" pero no será nunca militar de escuela. El lo será de todas y su arte de la guerra, a pesar de todos los manuales que había leído y asimilado saldrá más bien del fulgor de su genio de su constancia de sus cualidades de caudillo excepcional que conducirá a la victoria a las multitudes enardecidas por su verbo, por su patriotismo y por su amor a la libertad. La formación educativa de Bolívar fue bastante informal, considerando que no fue un alumno regular que cursara estudios desde la educación elemental hasta la universidad. Al igual que otros muchos ricos y bien educados criollos, él recibió instrucción de tutores privados en su propia casa. De acuerdo con su propio testimonio, su educación fue lo mejor que una persona de su rango podía adquirir en su patria para este entonces. En una conocida carta enviada al General Santander, Bolívar ofreció uno de los más claros testimonios sobre su temprana formación.

El Libertador afirmó en la carta que no era verdad que su educación fuese descuidada, pues su madre y toda su familia hicieron lo posible para que tuviese la formación apropiada y para ello contrataron los mejores maestros del país. En esta misma carta, el agrega que Simón Rodríguez, le enseñó a leer y a escribir, que Andrés Bello le instruyó en el arte de la composición y en geografía, y el padre Andújar un intelectual admirado por Humboldt le enseñó matemática en una academia diseñada especialmente. Después dice Bolívar, fue enviado a Europa a estudiar idiomas extranjeros y a asistir a la Academia de San Fernando, en Madrid, para mejorar su aprendizaje de matemática. Allí en Madrid también tomó lecciones de esgrima, danza y equitación. Finalmente en un significativo pasaje, el reconoció su deuda intelectual con la ilustración francesa: "Es verdad que yo no he aprendido la filosofía de Aristóteles ni los códigos del crimen y del error, pero el señor Molliens no ha ido tan profundo como yo en el estudio de Locke, Condillac, Buifon, Helvetius, Montesquieu, Mably y los clásicos de la antigüedad, sean los filósofos, historiadores, oradores o los poetas; así como los clásicos modernos de España, Francia, Italia y algunos de Inglaterra”.

ANEXOS

Pueblo indígena Caribe Arawako

Llegada de los conquistadores

Localización de grupos indígenas Año 1500

Capitanía General de Venezuela en 1777

Los Welser

Real Cédula creación de la Compañía Guipuzcoana 1765

Compañía Guipuzcoana

Compañía Guipuzcoana

Trata de Esclavos Negros

José L. Chirinos

Cimarronero

Facetas de la niñez y juventud de Simón Bolívar

Padre
Juan Vicente Bolívar

Madre
María de La Concepción Palacios

La Negra Hipólita
Nodriza del Libertador

Bautizo

Confirmación

Joven impetuoso

El Libertador

CONCLUSIONES
Hablar de la historia de la colonización del territorio americano por los conquistadores portugueses, ingleses y españoles en las diferentes épocas históricas, y a su vez hablar de los movimientos precursores y emancipadores de la independencia de estos pueblos y tierras, siempre será tema de amplísima discusión, puesto que miles y miles de páginas y escritos al transcurrir del tiempo fueron ocultos, mutilados, y extraviados con premeditación. Cientos de antropólogos, arqueólogos e historiadores se esfuerzan día a día por dar a conocer la verdadera historia de todo este inconcluso exterminio, aún en nuestra Venezuela de la actualidad no se conoce la verdad oculta por ejemplo a cerca de: El Dorado. Si ese dorado que enloqueció a mas de un conquistador en su claro afán por hacerse de riquezas, de oro, de piedras preciosas, de… tantos recursos que hoy día surgen de nuestra generosa “tierra de gracia”. Hoy día el papel es otro, pero muy similar y no muy distante en obra, pensamiento y afán por seguir haciéndose de nuestras riquezas. Venezuela “por gracia de Dios” es y será la tierra prometida. Espacio ansiado por cientos y miles de años por aquellos hombres parásitos “que saben que hay aquí”, la historia no es muy diferente a aquella que hace 513 años aproximadamente se comenzó a escribir con el mismo capitalismo, pero en diferentes momentos, en diferentes épocas, con diferentes hombres y mujeres, y con diferentes ganas, esfuerzo y valor por la defensa de esta esplendorosa nación. Podemos sacar conclusión de la historia una y otra vez de, pero creemos, a nuestro observar, que es tiempo de escudriñar y ver el por qué ocurrieron estos hechos, hechos que nos trajo solo atraso y más atraso en el tiempo. Hasta no hace mucho tiempo, hace 50 años, se instauró en nuestro país otro tipo de mercantilismo y capitalismo, siempre ofreciendo nuestra tierra a aquellos

“peligrosos y hábiles intereses foráneos”, con especial agrado y atención nace una nueva generación, esta ha surgido para procurar instaurar las bases sólidas para hacer frente a estos oscuros y parásitos intereses. Venezuela es y será tierra de gracia, de hombres luchadores y gallardos y mujeres nobles, con las más grandes riquezas jamás pensadas por hombre alguno. Hoy día, según estudios del Anuario Estadístico de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) del mes de julio 2011, Venezuela se perfila como la primera potencia petrolera a nivel mundial con las mayores reserva del oro negro del planeta entero (El Dorado) 296.500 millones de barriles de petróleo (b/p) (estudios dicen que llegaremos a 500 mil millones de (b/p); llegaremos a ser uno de los países con las mayores reservas gasíferas, somos un territorio con reservas respetables de uno de los principales minerales y más importantes recursos para la ampliación del campo tecnológico, El Coltán; a su vez tenemos un amplísimo espacio vital con importantes reservas de AGUA DULCE, miles y miles kilómetros cuadrados (km 2) de terrero fértil y apto para la siembra y agricultura, y ahora se perfila a agrandar su espacio territorial hacia el norte (eso si sin tocar otro territorio hermano). Venezuela, a través de la excelente implementación de conceptos orientados hacia la geopolítica y geoestrategia, próximamente creará el Territorio Insular Miranda, o lo que es lo mismo dar a demostrar de somos un “territorio independiente, libre y soberano”. En los siguientes meses Venezuela contará con 1.170.000 km2 de territorio aproximadamente, con sus respectivas riquezas, pero esto implica defender una vez más con trabajo, esfuerzo, gallardía y valor este espacio tan ansiado por los intereses foráneos, y los internos intereses apátridas y serviles que siempre les interesa más los espejitos… Ya no más colonización, ya no más conquistadores, ya no más imperio alguno sobre nuestro territorio, la historia ha cambiado y Venezuela es punta de lanza en la reescritura de estos nuevos episodios históricos en toda Latinoamérica y en el mundo.

GLOSARIO
• Abolengo. (De abuelo). m. Ascendencia de abuelos o antepasados. Ascendencia ilustre. Lugar de donde se es oriundo; nacionalidad, filiación étnica o biológica Antropófago: adj. Dicho de una persona que come carne humana. Cacique: vocablo de origen taíno (lengua de filiación arawak hablada en las Antillas para el momento de la conquista europea) individuo que representaba la autoridad en una comunidad indígena que ejerce un liderazgo local despótico (el caciquismo). Capitulación (es): contratos de carácter público por los cuales la Corona de Castilla le encomienda a un caudillo la realización de un determinado servicio público, sea descubrir (en forma naval o terrestre), poblar o rescatar. Díscolo, la. adj. Desobediente, que no se comporta con docilidad. Donaire. m. Discreción y gracia en lo que se dice. Chiste o dicho gracioso y agudo. Gallardía, gentileza, soltura y agilidad airosa de cuerpo para andar, danzar, etc. Omnímodo (a): que sabe, comprende y domina todo. Precolombina (o). F. etapa de la historia que cubre los hechos ocurridos antes de la llegada de Cristóbal Colón al continente americano. Real cédula: orden expedida por el rey de España entre los siglos XV y XIX. Su contenido resolvía algún conflicto de relevancia jurídica, establecía alguna pauta de conducta legal, creaba alguna institución, nombraba algún cargo real, otorgaba un derecho personal o colectivo u ordenaba alguna acción concreta. Taíno (a): (arahuaco). adj. Se dice del individuo perteneciente a los pueblos amerindios del gran grupo lingüístico arahuaco que estaban establecidos en La Española y también en Cuba y Puerto Rico cuando se produjo el descubrimiento de América. Transculturación. F. Recepción por un pueblo o grupo social de formas de cultura procedentes de otro, que sustituyen de un modo más o menos completo a las propias.

• •

• •

• • •

Virreinato. m. Dignidad o cargo de virrey. Tiempo que dura el empleo o cargo de virrey. Distrito gobernado por un virrey.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
FUENTES PRIMARIAS - BAYO, Ciro. (1916) Exámen de próceres americanos. (Los Libertadores). Librería de La Viuda de Pueyo. Madrid, España. - GALEANO, Eduardo. (1982) Las Venas abiertas de América Latina. Siglo XXI editores de España, S.A. - Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. UNESCO (1983) Simón Bolívar, La Esperanza del universo. Impresión: Imprimerie de la Manutention, Mayenne (Francia). Prólogo Arturo Úslar Pietri. FUENTES SECUNDARIAS - Ministerio del Poder Popular para la Cultura. Centro Nacional de Historia. Memorias de Venezuela. Enero-Febrero 2008. Nº 1. El día que Colón creyó descubrir el paraíso terrenal. - Ministerio del Poder Popular para la Cultura. Centro Nacional de Historia. Memorias de Venezuela. Marzo-Abril 2008. Nº 2. El Camino Sangriento de El Dorado-La Venezuela de los Welser. - Ministerio del Poder Popular para la Cultura. Centro Nacional de Historia. Memorias de Venezuela. Junio 2009. José Leonardo Chirinos y la Insurrección de Coro de 1795. - Microsoft Encarta 2009. © (1993-2008) Microsoft Corporation. - Larousse (1997). Diccionario El Pequeño Larousse Ilustrado. Ediciones Larousse España. • REFERENCIAS ELECTRÓNICAS

http://www.monografias.com/trabajos-pdf4/sociedad-politica-y-religionasentamientos-coloniales-america/sociedad-politica-y-religion-asentamientoscoloniales-america.pdf (Consultado el 04 de agosto de 2011). http://maguarirobles-vidadeunauniversitaria.blogspot.com/2011_05_01_archive.html (Consultado el 05 de agosto de 2011). http://bib.cervantesvirtual.com/portal/Antigua/monograficos.shtml (Consultado el 05 de agosto de 2011). http://www.anhvenezuela.org/textosHistoricos.php?pag=1&codigo=1&cod=1 (Consultado el 06 de agosto de 2011). http://www.territorioscuola.com/wikipedia/es.wikipedia.php?title=Capitan %C3%ADa_General_de_Venezuela (Consultado el 06 de agosto de 2011). http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=47282492 Catástrofe demográfica en América tras la llegada de los europeos (Consultado el 06 de agosto de 2011).

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->