PREOCUPACIÓN MATERNAL PRIMARIA (1956) Winnicott busca desarrollar el tema de la primitiva relación madre- hijo, que es de máxima importancia

al principio y que solo gradualmente es desplazado al segundo plano por el tema del pequeño en tanto ser independiente. Echemos un ojo a la posición de la madre. Se habla de un medio no suficiente o insatisfactorio, y que deforma el desarrollo del pequeño, o un medio suficiente o bueno que permite que el niño en cada fase, alcance las apropiadas satisfacciones innatas así como las angustias y conflictos. Existe una identificación consciente pero también profundamente inconsciente entre la madre y el pequeño. Utilizar el término simbiosis solo nos sirve para equiparar la relación de la madre y el niño con otros ejemplos de interdependencia en zoología y botánica. Lo que interesa, son las grandes diferencias psicológicas que hay entre, por un lado, la identificación materna con el niño, y por el otro, la dependencia del niño con respecto a la madre que no implica identificación. Estamos ahora ocupados del self precoz que si hay un buen sostén, las experiencias del ello pueden reforzarlo. La conexión del niño con la madre, el estado de locura, es esa conexión que no pasa por la palabra, sino por las sensaciones con el ello del bebé… conocimiento de sus pulsiones. Las necesidades o se satisfacen o no, que no es lo mismo que la satisfacción o frustración de las pulsiones del ello. Estudio de la función materna en una fase precoz: LA PREOCUPACION MATERNAL En esta primera fase, hay una preocupación maternal primaria. Se va desarrollando un estado de sensibilidad exaltada durante el embarazo, sobre todo al final del mismo y dura unas cuantas semanas después del nacimiento del pequeño. La madre raramente recuerda esto cuando ha superado esta etapa, más bien se reprime. Es como un estado de replegamiento o disociación, como un episodio esquizoide. La cosa es que la madre debe alcanzar ese estado de sensibilidad exaltada, casi de enfermedad, y recuperarse luego del mismo. Una mujer ha de estar sana tanto para alcanzar esta sensibilidad como para salir de ella. Puede haber muchas mujeres que son buenas madres, pero no alcanzan este estado de sensibilidad. Estas madres tienen que compensar lo perdido en las primeras semanas de vida del bebé y no es seguro que consigan reparar la deformación precoz. Un adolescente pide también esta conexión, si no hay una conexión emocional, el niño puede quedarse en fases del autismo. Ahora bien, ¿en qué estado se encuentra el pequeño? El pequeño tiene: una constitución, tendencias innatas al desarrollo (zona libre de conflictos en el yo), movilidad y sensibilidad, instintos, involucrados en la tendencia al desarrollo con cambios en la dominancia zonal. Si la madre aporta una adaptación suficiente a la necesidad, la vida del pequeño se ve muy poco turbada por las reacciones ante los ataques (naturalmente, lo que cuenta son las reacciones ante los ataques y

Esta es una angustia primitiva muy real. Cuando hay fracaso. Porque entonces podrá ponerse en el lugar del pequeño para satisfacer así las necesidades de éste. . O sea que la base para la instauración del yo la constituye la suficiencia de la continuidad existencial. Las dificultades inherentes a la vida son inalcanzables y no digamos las satisfacciones. surge un sistema de defensas que atrapa al pequeño. Comienza a existir una relación yoica entre la madre y el pequeño. aparece un falso self que oculta al verdadero. “La primera organización del yo procede de la experiencia de amenazas de aniquilación que no conducen a la aniquilación y con respecto a las cuales hay recuperación repetidas veces”. Esto solo se logra con el estado de sensibilidad exaltada en la madre. y a la larga el niño puede edificar en la madre la idea de una persona. producen fases de reacción ante los ataques y estas reacciones interrumpen la continuidad existencial del pequeño. Esto nos habla de que es más probable que los factores constitucionales se manifiesten en la normalidad cuando el medio ha sido adecuado. O sea que un medio suficiente en la primera fase permite que el pequeño comience a existir. Así. Si no existe una inicial provision ambiental satisfactoria. no interrumpida por las reacciones ante los ataques. Por eso.no los ataques mismos). a dominar los instintos y a enfrentarse con la dificultades inherentes a la vida. produce una amenaza de aniquilamiento.” (pág. muy anterior a cualquier angustia de muerte. a construirse un yo personal. El fallo general de reconocimiento de dependencia absoluta al principio contribuye al temor a la mujer que es propio tanto de hombres como de mujeres. “El fracaso de adaptación materna en la fase más precoz no produce otra cosa que la aniquilación del self del pequeño. podemos decir que la construcción del yo es silenciosa. O sea el reconocimiento de la madre en tanto que persona y no surge de la madre en tanto símbolo de la frustración. la confianza en la recuperación comienza a ser algo que lleva a un yo y a una capacidad del yo para enfrentarse con la frustración. Cualquier exceso. pero lo importante es que pueda alcanzar el estado de preocupación primaria. a tener experiencia. La sensación de realidad se halla ausente y si no hay demasiado caos la sensación definitiva es de futilidad. este self capaz de morir jamás se desarrolla. Los fracasos maternos. Al principio. relación de la que la madre se recupera. Si no hay caos. 402) Los fracasos maternos son vividos como amenazas a la autoexistencia personal. estas necesidades son corporales para luego pasar a ser necesidades del yo a medida que el psiquismo va naciendo de la elaboración imaginativa de la experiencia física. Puede ser una madre biológica o madre adoptiva. defensas primitivas que corresponden al temor a la aniquilación y los elementos constitucionales tienden a sojuzgarse.

aunque también de las experiencias que proporciona el medio. irrealidad. y que no tenga que crear ese self falso que tape todo. El self que puede morir. y no puede hacer experiencia de las pulsiones del ello. que aparezca en otro momento es patológico… este yo para Winnicott es la suma de las experiencias. temporal… lo fijo es el fracaso… esa sensibilidad adquirida. espontaneidad. es el análisis. es contrapuesto a ese sentimiento de futilidad. Si el yo fracasa. Cuando el yo fracasa. las experiencias instintivas lo refuerzan. se hace una representación. Está lo precoz y lo primario en donde está la madre de sensibilidad extrema. cómo la madre le va dando el sostén. cuando no hay madurez del yo. La dificultad del analista para conectarse con el paciente. las experiencias instintivas interrumpen el yo. no se hace responsable del ello. se aprende de la propia madre. Podemos decir que el yo implica una suma de experiencias. es que se elabora lo puramente físico en psíquico. Con el niño Winnicott (yo) Para la próxima: 3 de junio de 2010. vivo. este yo está fortalecido por las experiencias instintuales del ello. puede tener que ver con una huída a la cordura por parte del terapeuta. Como en esos primeros momentos se gestiona todo: el desarrollo. sabiendo que está ahí la muerte. ese dejar pasar el tiempo. las relaciones. la maternidad. qué importante que el niño pueda ir sintiendo ese ser verdadero. aparece el falso self… que es la futilidad. Cuando hay madurez del yo. La base de inicio para devenir analista. da la capacidad de sentirse real. . La construcción del yo es silenciosa. la muerte. Reconocer el límite. Al self verdadero. aniquilamiento. y luego ir aprendiendo de los pacientes… Elaboración imaginativa de la experiencia física. Ser una madre capaz. La sensibilidad exaltada. Una conversación con Winnicott… acerca de un tema para el trabajo final. ahí queda lo físico.La construcción precoz del yo es silenciosa.

D9.

@- ° ¾f ½¯ f €f¾  f °f ½ n½fn° ¯f °f ½¯ff    f ¾ff°  ° ¾f   ¾ °¾  f  ff f f°   ¯ ff ¾   f€°f ¯¾¯ f°f¾nf°f¾¾ ¯f°f¾ ¾½x¾  °fn¯ °  ½  ³  f ¯f   ff¯ °   n  f ¾ nf°  f ¾½ f  ¾f f½f ¯h¾  °¾  ½¯  ¾ n¯ ° ¾f    ½ –f¯ °  ¾nfn°  n¯ ° ½¾  ¾  f n¾f ¾   f ¯f   fnf°f ¾  ¾f  ¾ °¾  f  ff f nf¾  °€ ¯ f  n½ f¾  –  ¯¾¯ D°f¯© f  ¾f¾f°ff°½fffnf°f ¾f¾ °¾  f n¯½ff¾f  f  9  f  ¯nf¾ ¯©  ¾   ¾°  °f¾ ¯f  ¾  ½  ° fnf°f° ¾  ¾f   ¾ °¾  f  ¾f¾¯f  ¾ ° ° n¯½ °¾f½    °f¾½¯ f¾¾ ¯f°f¾  f  x° ¾¾ –  n°¾–f° ½fff €¯fn°½ n D°f  ¾n ° ½ f¯ x° ¾fn° ° ¾°f°f n° ° ¯n°f  °³½  f¾  °€f¾ ¾ f¾¯  f  ° " °x ¾f ¾  °n °f ½  ³" ½  ³ ° °fn°¾n°   ° °nf¾°°ff¾f ¾f%°f   n°€n¾ ° %  ¯ f   ¾ °¾  f  °¾°¾  °nf ¾ ° f  ° °nf f ¾f n° nf¯ ¾ ° f ¯°f°nf°f  f¯f  f½f°ff f½fn°¾€n ° ff° n ¾ f f f ½  ³¾  ¯½n f f ½f¾ fnn° ¾f° ¾ff ¾%°ff¯ °  n °f¾°f¾ fnn° ¾f° ¾ff ¾ .-.

° ¾ ff ¾ ¯¾¯¾%  ¾ €fnf¾¾ ¯f °¾  ½ n ° €f¾ ¾   fnn° f°  ¾ ff ¾  ¾f¾  fnn° ¾° ¯½ °fn°° f  ¾ °nf ½  ³ .

f  n ¾ ½ n °ff¯ °ff  f°f¯ °  ¾f ¾ °f f°–¾f ½¯f ¯  f  ¯ f°  f nf  f°–¾f  ¯   ¾ f f f¾ ½fff°¾ffn° fn°¾ f¾€n °nf fn°° f  ¾ °nf ° ° ¯½ f ½ f¾  fnn° ¾ f°  ¾ ff ¾  ¾ ¾ ¾  –f n°  ¾f   ¾ °¾  f  ff f ° f ¯f   9  °°n ¾ ½ h ½° ¾  °  –f  ½  ³ ½ff ¾f¾€fn  f¾ f¾ ° n ¾ f ¾ x¾ ½°n½  ¾f¾° n ¾ f ¾¾°n½f ¾½ff –½f¾ff¾ ° n ¾ f ¾ f¯  f  ½¾¾¯f°fn °  f f fn°¯f–°ff f ½  °nf€¾nf  .

¯ °f f ¾ °f  fn° nf °  f ¯f     ½  ³   fn°  f   f ¯f   ¾   n½ f fff–f °³½  €nf °f¯f  f f °f½ ¾°f ¾ f  n°n¯ ° f¯f   °f° ½ ¾°f°¾–  f¯f   °f°¾¯  f€¾fn° #€fnf¾  f f½fn° ¯f °f ° f €f¾  ¯h¾ ½ n ° ½ n  f n¾f   f f°fn°  ¾ €  ½  ³ #%½h– % ¾€fnf¾¾¯f °¾¾° ¾n¯f¯ °ff¾fff ¾ °nf½ ¾°f 9 ¾ ½ ¯¾ n   f n°¾nn°   ¾ ¾ °n¾f  #f ½¯ f–f°fn° ½n   f ½  °nf  f¯ °ff¾ f°fn° °n° n °fff°fn°n° ¾½ nff¾nf ¾f n½ fn°  ½  f¾  n ¾#   ¾  f n°€f°f ° f  n½ fn° n¯ °f f ¾  f–    f f °   f °f nf½fn f  ½ff °€ °f¾ n°f€¾fn°  €f– ° f  n°n¯ °  ½ ° °nff ¾ff½°n½n°  f ¯ff¯©    ¾½½f° ¯  ¾n¯ ¯©  ¾  9 ¾ °f¯f   –nf¯f  f ½f ½ ¯½f°  ¾ ½ ffnf°f  ¾f  ½ n½fn°½¯ff ¾ f °¯ ¾€n °  °f½¯ f€f¾ ½ ¯   ½  ³ n¯ °n  f ¾  f  °  ½  °nf  f n°¾¾  °  ½ ¾°f  f ¯°f ¾ °¾°¾  f °€ °f¾ n°f €nf ¾°  ° ¾ff f  ° ¾ °f°nf½¾°f¯  °f¾f¾€fnf  ¾ ¾ €nf½f ¯©f¯h¾¾  ¾ff f ¾ °¾fn°  f f ¾ fff¾ ° ¾°f ¯f¾f nf¾f¾ °¾fn° €°f ¾ € f  f¾ €nf ¾ °  ° ¾ f f  f ¾° °fnf°f  ¾  ° –f¯¾ f¾ ¾f¾€fnn° ¾   ° f nf¾  f½f n °€f¾¾ € nff  f   ¾°¾f f   ¾¯h¾½ f   ¾€fn ¾n°¾n°f ¾¾ ¯f°€ ¾ ° °f°¯f f  nf°   ¯  f ¾  f nf   .

f°  f €fnf¾  ¾–  ° ¾¾ ¯f  € °¾f¾   ff½f f ½  ³  € °¾f¾ ½¯f¾   n ¾½° ° f  ¯ f f f°fn°  ¾  ¯ °¾ n°¾n°f ¾ ° °f¾©–f¾   .

f n°¾nn° ½ n   ¾ ¾ °n¾f  .

f°  f ¯f      f¾ ½  °nf¾ °¾°f¾  € f° nf° °f¯f    f¾ ½  °nf¾°¾°f¾° ¯½ °  9 ¯¾ n   ¯½nf°f¾¯f  ½  °nf¾  f €nf  f°f¾f½ffn° nf¾ n° ½fn ° ½  °   n°°f fffn f ½½f   f½ f   ¾ €   ½  ¯  ¾ n°f½ ¾ f ¾  ¾ °¯ °  € f  x ¯½f°     °³ ½ f¾° °  ¾ ¾   f  ¾f  °   ¾hff¯   ° °–f n f ¾ ¾ € €f¾ f½   .

¯ ° ¾¾½¯ ¾¯¯ °¾¾ – ¾°f    ¾f f¯f ° f f¾  fn° ¾ f¯   n°n  ¯  fn°¾nn°  ¾¾ °n¾f ¾h½ n½¯f ° °  ¾hf¯f   ¾ °¾  f   ¯f  ¯½f €© ¾ €fnf¾  ¾f¾ °¾  f f  f  f½f nf °¯¯ ° ¾ ½f–n  ¾   ½ff J°°n ¾ f ¾¯f  f¾ ½  °nf¾  ¾   ¾h €f n  ½ f¾ ½  °nf¾ °¾°f ¾       €fnf¾f  f½f n   €f¾ ¾ €    ¾ f € f  ¾  ©f ½f¾f   ¯½   f f  f°f¯ °   ¾ €   f   f f nf½fn f   ¾ °¾   f    ¾½°f°  f .

f°  €fnf¾f °¾ fn  ¾½°¾f     °½ fn  ½  °nf  f¾½¾° ¾      °f ¯f   nf½f  ¾  f½ °   f ½½f ¯f   f°  f¯ x°  f¾ ½  °nf¾   ½½n°f ¯  f f¾  °n½ff  °f°f¾f  ¾ f°h¾¾  –f½ °  °  ¾ ½fn ° ¾  f fn° ¯f–°ff  f ½  °nf €¾nf  ¾   ¾  f f  ½f¯ °  €¾n ° ½¾n  ¾  fn  °f  ½ ¾ °fn°  f ¾ °¾  f  ff f  f  f  €¾n  n¯ f ¯f     f f°   ¾¾x°  D°fn° ¾fn°n°J°°n fn nf ° ¯f½ff f f©€°f  .

° °³J°°n%% 9fff½¯f  ©°   .