P. 1
URDANETA TROCONIS, GUSTAVO - La Expropiación Por Causa de Utilidad Pública

URDANETA TROCONIS, GUSTAVO - La Expropiación Por Causa de Utilidad Pública

5.0

|Views: 1.182|Likes:
Publicado porapi-3698823

More info:

Published by: api-3698823 on Oct 15, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

La expropiación por causa de utilidad pública o social 

Resumen  
Más  allá  de  tratarse  de  un  tema  que  se  encuentra  en  el  tapete  de  la  discusión  política en  la sociedad venezolana, la expropiación, como toda Institución de Derecho  Público, reviste un profundo interés para la ciudadanía en general.  Solo  un  conocimiento  cabal  y  una  comprensión  integral,  por  parte  de  los  ciudadanos  en  general  y  de  los  órganos  de  la  administración  en  particular,  de  los  fundamentos  y  objetivos  perseguidos  con  esta  Institución  garantizará  que  la  misma  alcance los fines establecidos en la Constitución y la Ley, alzándose como instrumento  de  armonización  entre  los  intereses  particulares  y  generales  y  apartándose  de  los  derroteros del atropello y el abuso contra la propiedad privada. 

Palabras clave 
Administración.  Derecho  Administrativo.  Derecho  Constitucional.  Derecho  Comparado. Expropiación. Indemnización. Propiedad. Sentencia firme. Utilidad pública  o social. 

1. Definiciones  “ La expropiación es una Institución de Derecho Público en virtud de  la  cual  la  administración,  con  fines  de  utilidad  pública  o  social,  adquiere  coactivamente  bienes  pertenecientes  a  los  administrados,  conforme  al  procedimiento  determinado  en  las  leyes  y  mediante  el  pago  de  una  justa  indemnización…”.  (…)  “ Es una Institución que tiene por objeto conciliar los requerimientos  del  interés  general  de  la  comunidad  con  el  respeto  debido  al  derecho  de  1 propiedad de los administrados…”. (Eloy Lares Martínez)    “ Es una Institución más de las previstas por el ordenamiento jurídico,  tanto  constitucional  como  legalmente,  que  produce  la  transferencia  de  la  propiedad  del particular  al  Estado  y  desapropia  a aquel  de  su  derecho.  Su  característica  más  resaltante  es  que  no  hay  en  ella  acuerdo  de  voluntades,  sino que su mismo fundamento jurídico ­la potestad expropiatoria­  le otorga  la suficiente eficacia jurídica para que, cumplido el procedimiento legalmente  previsto  y  el  pago  de  una  justa  indemnización,  produzca  el  efecto  ablatorio  2  en el patrimonio de los particulares…” . (Magdalena Salomón de Padrón) 

ELOY  LARES MARTÍNEZ, “Manual de Derecho Administrativo”, décima segunda edición, Caracas  2001, pp. 607­608.  MAGDALENA  SALOMÓN  DE  PADRÓN,  “Consideraciones  generales    sobre  la  expropiación  por  causa de utilidad pública o social”, en El Derecho Administrativo venezolano en los umbrales del siglo  XXI.  Editorial Jurídica Venezolana. Caracas 2006, p. 369.

“ El  Instituto  expropiatorio  ha  sido  considerado  desde  hace  siglos  como  el  mecanismo  que  permite  conciliar    dos  aspecto  fundamentales  del  orden social: por un lado, el interés público que requiere de un determinado  bien; por otro, el legítimo derecho de propiedad e los particulares. Integrar lo  más  armónica  y  justamente  posible  ambos  elementos,  constituye  el  desideratum de toda la normativa expropietaria y la medida de su eficacia.  Esta  bipolaridad  adquiere  rango  constitucional  en  nuestro  derecho,  toda  vez  que  simultáneamente  la  Constitución  garantiza    el  derecho  de  propiedad (artículo 115) y permite que por causa de utilidad pública o interés  social se expropien toda clase de bienes, previo el cumplimiento a favor del  particular  de  una  serie  de  garantías,  justa  indemnización  y  sentencia  3 firme…” . (Gustavo Linar es Benzo)    2. Constituciones Latinoamericanas 
4 Constitución argentina de 1994   

Artículo  14.  “ Todos  los  habitantes  de  la  Nación  gozan  de  los  siguientes  derechos  conforme  a  las  leyes  que  reglamenten  su  ejercicio;  a  saber: (…) de usar y disponer de su propiedad…” .  Artículo  17.  “ La  propiedad  es  inviolable,  y  ningún  habitante  de  la  Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley.  La expropiación por causa de utilidad pública, debe ser calificada por ley y  previamente  indemnizada.  Sólo  el  Congreso  impone  las  contribuciones  que  se  expresan  en  el  artículo  4º.  Ningún  servicio  personal  es  exigible,  sino  en  virtud  de  ley  o  de  sentencia  fundada  en  ley.  Todo  autor  o  inventor  es  propietario  exclusivo  de  su  obra,  invento  o  descubrimiento,  por  el  término  que le acuerde la ley. La confiscación de bienes queda borrada para siempre  del  Código  Penal  argentino.  Ningún  cuerpo  armado  puede  hacer  requisiciones, ni exigir auxilios de ninguna especie.”  (Destacado nuestro). 
5 Constitución brasileña (Última reforma de 2006)   

Artículo 5. “ Todos são iguais perante a lei, sem distinção de qualquer  natureza, garantindo­se aos brasileiros e aos estrangeiros residentes no País  a inviolabilidade do direito à vida, à liberdade, à igualdade, à segurança e à  propriedade, nos termos seguintes: (…)  XXII ­  é garantido o direito de propriedade;  XXIII ­  a propriedade atenderá a sua função social;  XXIV ­  a  lei  estabelecerá  o  procedimento  para  desapropriação  por  necessidade  ou  utilidade  pública,  ou  por  interesse  social,  mediante  justa  e 

4  5 

GUSTAVO  LINARES  BENZO,  “Innovaciones    de  la  Ley  de  expropiación  por  causa  de  utilidad  pública  o  social  del  21­05­2002”,  en  El  Derecho  Constitucional  y  Público  en  Venezuela   Homenaje  a  Gustavo Planchart Manrique, Tomo I, Caracas, 2003.  [En línea]. <http://www.senado.gov.ar> [Consulta: 11/10/2006]  [En línea]. <http://www.congreso.gob.pe/> [Consulta: 11/10/2006]

prévia  indenização  em  dinheiro,  ressalvados  os  Constituição; 

casos  previstos  nesta 

XXV ­  no caso de iminente perigo público, a autoridade competente  poderá  usar  de  propriedade  particular,  assegurada  ao  proprietário  indenização ulterior, se houver dano;…” . 
6 Constitución chilena de 1980   

Artículo 19. “ La Constitución asegura a todas las personas:  24. El derecho de propiedad en sus diversas especies sobre toda clase  de bienes corporales o incorporales.  Sólo  la  ley  puede  establecer  el  modo  de  adquirir  la  propiedad,  de  usar, gozar y disponer de ella y las limitaciones y obligaciones que deriven de  su función social. Esta comprende cuanto exijan los intereses generales de la  Nación,  la  seguridad  nacional,  la  utilidad  y  la  salubridad  públicas  y  la  conservación del patrimonio ambiental.  Nadie  puede,  en  caso  alguno,  ser  privado  de  su  propiedad,  del  bien  sobre  que  recae  o  de  algunos  de  los  atributos  o  facultades  esenciales  del  dominio, sino en virtud de ley general o especial que autorice la expropiación  por  causa  de  utilidad  pública  o  de  interés  nacional,  calificada  por  el  legislador.  El  expropiado  podrá  reclamar  de  la  legalidad  del  acto  expropiatorio  ante  los  tribunales  ordinarios  y  tendrá  siempre  derecho  a  indemnización  por  el  daño  patrimonial  efectivamente  causado,  la  que  se  fijará  de  común  acuerdo  o  en  sentencia  dictada  conforme  a  derecho  por  dichos tribunales.  A  falta  de  acuerdo,  la  indemnización  deberá  ser  pagada  en  dinero  efectivo al contado.  La toma de posesión material del bien expropiado tendrá lugar previo  pago  del  total  de  la  indemnización,  la  que,  a  falta  de  acuerdo,  será  determinada provisionalmente por  peritos en  la  forma que  señale  la  ley.  En  caso de reclamo acerca de la procedencia de la expropiación, el juez podrá,  con el mérito de los antecedentes que se invoquen, decretar la suspensión de  la toma de posesión...”. 
7 Constitución colombiana de 1991 (Última reforma de 2005)   

Artículo  58.  “Se  garantizan  la  propiedad  privada  y  los  demás  derechos adquiridos con arreglo a las leyes civiles, los cuales no pueden ser  desconocidos ni vulnerados por leyes posteriores. Cuando de la aplicación de  una ley expedida por motivos de utilidad pública o interés social, resultaren  en  conflicto  los  derechos  de  los  particulares  con  la  necesidad  por  ella  reconocida, el interés privado deberá ceder al interés público o social.  La  propiedad  es  una  función  social  que  implica  obligaciones.  Como  tal, le es inherente una función ecológica. 
6  7 

[En línea]. <http://www.camara.cl/legis/> [Consulta: 11/10/2006]  [En línea]. <http://abc.senado.gov.co/> [Consulta: 11/10/2006]

El  Estado protegerá  y promoverá  las formas asociativas y  solidarias  de propiedad.  Por  motivos  de  utilidad  pública  o  de  interés  social  definidos  por  el  legislador,  podrá  haber  expropiación  mediante  sentencia  judicial  e  indemnización  previa.  Esta  se  fijará  consultando  los  intereses  de  la  comunidad  y  del  afectado.  En  los  casos  que  determine  el  legislador,  dicha  expropiación  podrá  adelantarse  por  vía  administrativa,  sujeta  a  posterior  acción  contenciosa  administrativa,  incluso  respecto  del  precio.”   (Destacado 
nuestro). 
8 Constitución costarricense de 1949   

Artículo 45. “ La propiedad es inviolable; a nadie puede privarse de la  suya  si  no  es  por  interés  público  legalmente  comprobado,  previa  indemnización conforme a la ley. En caso de guerra o conmoción interior, no  es  indispensable  que  la  indemnización  sea  previa.  Sin  embargo,  el  pago  correspondiente  se  hará  a  más  tardar  dos  años  después  de  concluido  el  estado de emergencia.  Por  motivos  de  necesidad  pública  podrá  la  Asamblea  Legislativa,  mediante el voto de los dos tercios de la totalidad de sus miembros, imponer a  la propiedad limitaciones de interés social” . 
9 Constitución mexicana de 1917 (Última reforma de 2006)   

Artículo  27.  “ La  propiedad  de  las  tierras  y  aguas  comprendidas  dentro de los límites del territorio nacional, corresponden originariamente a  la Nación, la cual ha tenido y tiene el derecho de trasmitir el dominio de ellas  a los particulares, constituyendo la propiedad privada.  Las  expropiaciones  sólo  podrán  hacerse  por  causa  de  utilidad  pública y mediante indemnización.”  (Destacado nuestro). 
10 Constitución peruana de 1993 (Última reforma 5 de noviembre de 2000)   

Artículo 2. “ Toda persona tiene derecho: (…)  16. A la propiedad y a la herencia…” .  Artículo  70.  “ El  derecho  de  propiedad  es  inviolable.    El    Estado  lo  garantiza.  Se ejerce en armonía con el bien común y dentro de los límites de  ley.  A nadie puede privarse de su propiedad sino, exclusivamente, por causa  de seguridad nacional o necesidad pública, declarada por ley, y previo pago  en  efectivo de  indemnización  justipreciada que  incluya  compensación por  el  eventual perjuicio. Hay acción ante el Poder Judicial para contestar el valor  de  la  propiedad  que  el  Estado  haya  señalado  en  el  procedimiento  expropiatorio” . 

8  9 

[En línea]. <http://www.asamblea.go.cr/ > [Consulta: 11/10/2006]  [En línea]. <http://www.diputados.gob.mx/> [Consulta: 11/10/2006]  10  [En línea]. <http://www.tc.gob.pe/> [Consulta: 11/10/2006]

3. Constituciones Europeas 
11 Constitución alemana de 1949   

Artículo 14.  “ 1.  Se  garantizan  la  propiedad  y  el  derecho  de  herencia  (Erbrecht),  con el contenido y las limitaciones que la ley determine.  2. La propiedad obliga (Eigentum verpffichtet). Su uso deberá servir,  al mismo tiempo, el bien común.  3. Sólo procederá la expropiación (Enteignung) cuando sea en interés  común,  y  se  producirá  únicamente  por  ley  o  en  virtud  de  una  ley,  que  determinará  la  modalidad  y  el  alcance  de  la  misma.  La  indemnización  (Entschddigung) se ajustará mediante una justa ponderación de los intereses  de  la  colectividad  y del afectado. En  caso de conflicto  se dará  recurso ante  los tribunales ordinarios en cuanto al importe de la indemnización” . 
12 Constitución española de 1978 (Última reforma de 1992)   

Artículo 33.  “ 1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia.  2.  La  función  social  de  estos  derechos  delimitará  su  contenido,  de  acuerdo con las leyes.  3.  Nadie  podrá  ser  privado  de  sus bienes  y  derechos  sino  por  causa  justificada  de  utilidad  pública  o  interés  social,  mediante  la  correspondiente  indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes” . 
13 Constitución francesa de 1958   

Artículo 34. “ Las leyes serán votadas por el Parlamento. (…)  La ley determinará los principios fundamentales: (…)  Del  régimen  de  la  propiedad,  de  los  derechos  reales  y  de  las  obligaciones civiles y comerciales…”. 
Constitución italiana de 1947 14 

Artículo  42.  “La  propiedad  será  pública  o  privada.  Los  bienes  económicos pertenecerán al Estado, a entidades o a particulares.  La  propiedad  privada  será  reconocida  y  garantizada  por  la  ley,  la  cual determinará sus modalidades de adquisición y de goce y los límites de la  misma, con el fin de asegurar su función social y de hacerla accesible a todos.  La  propiedad  privada  podrá  ser  expropiada  por  motivos  de  interés  general en los casos previstos por la ley y mediante indemnización. 
11  12 

[En línea]. <http://www.constitucion.es/otras> [Consulta: 11/10/2006]  [En línea]. <http://www.senado.es/> [Consulta: 11/10/2006]  13  [En línea]. <http://www.constitucion.es/otras> [Consulta: 11/10/2006]  14  [En línea]. <http://www.constitucion.es/otras> [Consulta: 11/10/2006]

La  ley  establecerá  las normas y  los límites  de  la  sucesión  legítima  y  testamentaria y los derechos del Estado en materia de herencia” .  4. Legislación Venezolana
· Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999  La Constitución Venezolana de 1999 establece en su exposición de motivos lo  15  siguiente  :  

“ El Derecho de propiedad se garantiza sin ambigüedades, sin obviar  las  consideraciones  de  utilidad  pública  e  interés  general,  en  tanto  que  la  acción del  Estado,  considerada  como  esencial  en la definición de un  marco  institucional  apropiado  para  el  crecimiento  y  el  bienestar,  está  sometida  al  imperio de la ley…”. 
16 Artículo 115:   

“ Se garantiza el derecho de propiedad. Toda persona tiene derecho al  uso, goce, disfrute y disposición de sus bienes. La propiedad estará sometida  a  las  contribuciones,  restricciones  y  obligaciones  que  establezca  la  ley  con  fines  de  utilidad  pública  o  de  interés  general.  Sólo  por  causa  de  utilidad  pública o interés social, mediante sentencia firme y pago oportuno de justa  indemnización,  podrá  ser  declarada  la  expropiación de  cualquier  clase  de  bienes.…”  (Destacado nuestro). 
Texto oficial de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela:  http://www.tsj.gov.ve/legislacion/constitucion1999.htm  De  manera  tal  que  nuestro  marco  Constitucional  reconoce  un  derecho  de  propiedad  sin  ambigüedades,  pero  admite  por  consideraciones  de  interés  general  la  posibilidad  de  realizar  expropiaciones,  estableciendo  una  serie  de  requisitos  para  garantizar que no se vulnere el derecho de propiedad, estos r equisitos son:  ­  Debe existir una causa de utilidad pública o social que justifique la medida.  ­  Debe mediar una sentencia firme.  ­  La  Administración  debe  cancelar  oportunamente  el  pago  de  una  justa  indemnización para proceder a la expropiación.  Existe pues, un marco Constitucional bastante favorable para el administrado, en  tanto  y  en  cuanto  le  otorga  una  serie  de  garantías  que,  al  menos  en  teoría,  deben  proteger  su  derecho de  propiedad  en  caso  de  que  este  entre  en  colisión  con  el  interés  público o social. 

15 

“La  Constitución  de  1999”,  Serie  Eventos  Nº  14,  Biblioteca  de  la  Academia  de  Ciencias  Políticas  y  Sociales, Caracas 2000, p. 457.  16  [En línea]. <http://www.tsj.gov.ve> [Consulta: 11/10/2006]

· Ley de Expropiación por causa de utilidad pública o social de 2002  El  Ar tículo  1  establece  como  objeto  de  la  ley,  la  expropiación  por  causa  de  utilidad pública de bienes pertenecientes a  la propiedad privada, el Ar tículo 2 ofrece un  concepto  de  expropiación    que  abarca  los  caracteres  que  ya  hemos  expresado.  Y  el  Artículo  3  establece  cuando  una  obra  es  considerada  de  utilidad  pública,  en  los  términos siguientes: 

“ Se considerarán como obras de utilidad pública, las que tengan por  objeto directo proporcionar a la República en general, a uno o más estados o  territorios,  a  uno  o  más  municipios,  cualesquiera  usos  o  mejoras  que  procuren  el  beneficio  común,  bien  sean  ejecutadas  por  cuenta  de  la  República,  los  estados,  del  Distrito  Capital,  de  los  municipios,  institutos  autónomos,  particulares  o  empresas  debidamente  autorizadas.”   (Destacado 
nuestro).  De  maner a  tal  que  no  puede  considerar se  como  causa  de  utilidad  pública  aquella que sólo beneficie a algún par ticular o a un gr upo r educido de estos.  Posteriormente en su Ar tículo 7 la ley desarrolla los requisitos para llevar a cabo  la expropiación, a saber:  ­  Disposición formal que declare la utilidad pública.  ­  Declaración de que la ejecución exija indispensablemente la transferencia de  la propiedad, total o parcialmente.  ­  Justiprecio del bien objeto de la expropiación.  ­  Pago justo y oportuno en dinero efectivo del bien a expropiar.  Una vez declarada la utilidad pública o social, a cargo de los órganos legislativos  (Asamblea  Nacional,  Concejo  Legislativo  o  Concejo  Municipal)  y  el  Decreto  de  expropiación a cargo de órganos ejecutivos (Presidente de la República, Gobernadores o  Alcaldes),  se  inicia  el  procedimiento  de  expropiación  el  cual  podemos  resumir  de  la  siguiente manera:  ­  En un primer momento se procederá a buscar un arreglo amigable mediante  la designación de peritos Ley que valorarán el bien afectado. (con base en el Ar tículo  19 de la Ley  ­  El particular tiene un lapso de 5 días, contados a partir de la notificación del  justiprecio  para manifestar si lo acepta. De lo contrario, o si no contesta, se acude a la  vía  judicial.  El  tribunal  competente  es  el  de  Primera  Instancia  en  los  Civil  de  la  jurisdicción donde esté ubicado el bien, a menos que el expropiante sea la República en  cuyo caso la competencia recae en la Corte Primera de lo Contencioso Administrativo.  ­  Una vez finalizado el procedimiento siguiendo los trámites señalados en los  artículos 24­33 de la Ley y en caso de que la autoridad judicial declare la necesidad de  adquirir todo o parte del bien, se convocará a las partes a lograr un avenimiento sobre el  precio del bien teniendo como base el valor establecido por la Comisión de avalúos. De  no lograrse el avenimiento se convocará a una nueva Comisión de avalúos.  ­  La  ley  establece  (Ar tículo  36)  una  serie  de  elementos  de  obligatoria  apreciación por parte de la comisión en caso de que se trate de bienes inmuebles, y otras

7

pautas para valorar bienes muebles, fondos de comercio, industrias así como los daños  correspondientes.  En efecto, se consagra el derecho del particular a recibir  no sólo el  justiprecio  por  concepto  de  la  expropiación  del  bien  sino  también  una  indemnización  por los daños que le haya provocado la expropiación.  ­  Antes  de  ocupar  definitivamente  el  bien,  el  ente  expropiante  consignará  el  precio ante el tribunal o hará constar que el particular ya recibió el pago.  Texto oficial de la Ley de expropiación por causa de utilidad pública o social de  2002: (http://www.asambleanacional.gov.ve/ns2/leyes.asp?id=205) 

5. J urisprudencia venezolana  “ …Resulta pertinente indicar que en materia de expropiación, vista la  limitación al derecho de propiedad del particular que resulta afectado por e  decreto  de  expropiación,  las  expropiaciones  deben  cumplirse  en  un  tiempo  razonable  sin  que  de  ningún  modo  pueda  pretenderse  que  el  particular  afectado  se  encuentre  en una incertidumbre permanente o que  su propiedad  se  vea  afectada  ‘eternamente’,  independientemente  de  razones  de  diversa  índole…” . 
Par tes:  C.A.  Inver siones  Catia  en  r ecur so  por   abstención  o  car encia.  Magistr ado  ponente:  Dr.  Evelyn  Mar r er o  Ortíz.  TSJ /SPA,  sentencia  de  29/06/2006.  J RG, junio de 2006. Tomo CCXXXIV, pp. 558 y ss. 

“ …Resulta  oportuno  precisar  que  ni  en  la  Ley  de  Expropiación  por  causa  de  utilidad  pública  y  social  aplicable  para  la  época  que  se  dictó  el  decreto  cuestionado,  ni  en  la  vigente  ley  reguladora  de  la  materia,  se  estableció un plazo para que la autoridad administrativa efectuara todos los  trámites tendientes a ejecutar lo dispuesto en el decreto expropiatorio, por lo  que  el  criterio  jurisprudencial  de  esta  Sala,  y  que  en  esta  oportunidad  se  reitera, ha sido el de aplicar por la vía analógica lo previsto en el artículo 64  de la Ley de Orgánica de Ordenación del Territorio, el cual prescribe lo que  parcialmente se indica:  ‘Artículo  64.­  Cuando  la  ejecución  de  los  planes  de  ordenación  del  territorio  implique  la  extinción  del  derecho  de  propiedad,  las  autoridades  respectivas  competentes  deberán  proceder  a  decretar  la  expropiación  conforme a la ley especial…’.  Ahora bien sustentada en la norma antes transcrita la Sala en fallo 10  de  agosto  de  1993,  publicado  el  27  de  octubre  del  mismo  año  (caso  Jesús  Antonio Silva), estableció lo siguiente:  ‘(…) partiendo de la premisa conforme a la cual debe siempre existir  un lapso para la ejecución de las expropiaciones, y tomando en cuenta, que  según  lo  dispuesto  en  el  artículo  64  de  la  Ley  Orgánica  de  Ordenación  del  Territorio  sólo  para  aquellas  expropiaciones  cuyo  lapso  de  ejecución  sea  superior  a  tres  años,  debe  establecer  la  autoridad  competente  un  régimen  transitorio  de  uso  efectivo  de  la  propiedad  afectada,  puede  inferirse  que  a  partir de la entrada en vigencia de la mencionada ley, para aquellos casos en  que  no  se  indique  régimen  transitorio  se  entenderá  que  la  ejecución  de  la

expropiación debe tener lugar dentro de los tres años siguientes a la fecha de  entrada en vigencia del Decreto en que se ordena la misma…’.  (…)  Así las cosas, como quiera que el citado Decreto Nº 930 no dispuso de  un lapso de tiempo específico para la ejecución de dichas expropiaciones, se  entiende, conforme a la doctrina de esta Sala, que la Administración contaba  con  un  máximo  de  tres  años  para  tal  fin,  plazo  éste  que  en  este  caso  ha  transcurrido  sobradamente,  constituyendo  tal  omisión  por  parte  de  la  autoridad administrativa una clara vulneración al derecho de propiedad de la  sociedad mercantil Centro… Así se declara…”. 
Par tes:  Centr o  Comer cial  Industr ial  y  Estación  de  Ser vicios  Las  Mar avillas,  C.A.  en  nulidad.  Magistr ado  ponente:  Dr .  Levis  Ignacio  Zer pa.  TSJ/SPA,  sentencia  de  08/10/2003. J RG, octubr e de 2003. Tomo CCIV, pp. 404 y ss. 

“ …De  conformidad  con  lo  anterior  observa  esta  Corte,  que  el  Decreto de afectación de una zona, que además ordena su expropiación por  causa de utilidad pública, constituye un cato de naturaleza espacialísima por  cuanto  constituye  la  actuación  mediante  la  cual  se  manifiesta  la  excepción  constitucional  y  legal  de  limitación  del  derecho  de  propiedad,  es  decir  el  decreto  de  afectación  y  expropiación  de  una  zona  constituye  la  única  vía  constitucional mediante la cual se restringe el derecho de propiedad.  Es a través de este mecanismo, como se procura que el interés general  y  la  utilidad  pública,  obtengan  supremacía  sobre  lo  que  es  el  interés  particular de quien es titular del derecho de propiedad, de allí que se procure  otorgar  al  particular  a  quien  afecta  tal  medida  de  expropiación,  algunos  derechos o granarías de naturaleza  indemnizatoria  como  serian  el pago del  precio  del  bien  expropiado  y  lo  que  le  corresponda  por  el  valor  de  sus  mejoras y por los perjuicios que se le causen, lo cual manifiesta la intención  de no pedir más sacrificio del particular que ha cedido ante el bien público o  la utilidad social, cumpliendo de tal manera con el fin y objetivo de igualdad  ante las cargas públicas.  Es  así  como  el  procedimiento  de  expropiación,  en  aras  de  la  protección de los derechos e interés del particular a quien se le expropia el  bien  inmueble,  constituye  un  procedimiento  complejo  en  el  que  intervienen  diferentes órganos y que además los actos que lo conforman guardan entre sí  extrema  relación,  resultando  pues  que  si  el  acto  de  cual  emana  e  inicia  el  proceso  de  afectación  y  expropiación  de  un  bien,  adoleciere  de  vicios  que  acarrean  su  nulidad  y  la  misma  no  se  declara,  el  proceso  en  su  integridad  resultaría  a  su  vez  viciado,  perjudicando  de  esa  manera  al  particular  que  ostentaba el derecho de propiedad sobre el bien que le ha sido expropiado, a  través  de  procedimientos  viciados,  ya  que  si  bien  es  cierto  que  la  expropiación constituye un mecanismo legal de limitación de la propiedad, el  titular  de  tal  derecho  de  propiedad,  merece  o  tiene  derecho  a  que  dicha  expropiación  sea realizada de conformidad con el procedimiento legalmente  establecido, garantizándole sus derechos e intereses…” . 
Par tes:  Tineo  y  otr os  Vs.  Alcaldía  del  Municipio  Bar uta  del  Estado  Mir anda.  Magistr ado ponente: Car los Enr ique Mour iño Vaquer o. CPCA, sentencia de 20/07/2000.

Revista  de  Der echo  Público,  julio­septiembr e  de  2000.  Editor al  J ur ídica  Venezolana.  Car acas,  pp. 462 y ss. 

“ …Según  reiterado  criterio  del  Máximo  Tribunal  y  de  esta  misma  Corte, al expropiado corresponde una suma equivalente a la pérdida sufrida  por  concepto  de  reparación,  de  modo  que  esta  no  traiga  como  resultado  el  empobrecimiento  del  expropiado  como  tampoco  su  enriquecimiento.  Tal  criterio se inspira en lo dispuesto en el artículo 101 de la justa indemnización  por  los  daños  causados  por  al  medida  expropiatoria,  con  base  en  ese  principio,  la  jurisprudencia  ha  precisado  que  dicha  indemnización  no  tiene  que ser equivalente con el valor del bien expropiado; así, en los casos en que  al  propietario  se  le  hubiere  privado  del  uso  y  disfrute  del  bien  de  sus  propiedad durante el procedimiento expropiatorio, debe indemnizarse el daño  producto de tal circunstancia, además el correspondiente valor de dicho bien.  Ello  deriva, por  lo demás, de  la  previsión  contenida  en el  penúltimo  aparte  del  artículo  40  de  la  ley  que  rige  la  materia,  según  la  cual  ‘mientras  el  propietario  expropiado  continuare  en  posesión  material  o  disfrute  del  inmueble por no haberse efectuado la ocupación efectiva de mismo, los títulos  que presente el precio no devengará interés’. Por interpretación a contrario,  se  ha  entendido  que,  cuando  se  de  la  circunstancia  opuesta,  deben  reconocerse  al propietario, a modo de  indemnización, los intereses sobre el  monto correspondiente al valor del inmueble…” . 
Obr a:  Aut opista Rómulo Betancour t.  Estado Anzoátegui. Magistr ado  ponente:  Gustavo Ur daneta Tr oconis. CPCA, sentencia de 14/12/1992.  Exp. Nº   89­10507 Veinte  años de J ur ispr udencia de la CPCA en  mat er ia de expr opiación. 1977­1996. Fundación  Estudios de Der echo Administ rativo. Car acas 1998. p. 159. 

“ …Es una medida (la ocupación previa) que permite adelantar uno de  los efectos de éste, cual es la posesión del bien por el expropiante, y en ese  sentido,  participa  de  la  esencia  de  las  medidas  preventivas  o  cautelares,  porqué pretende asegurar los resultado de la sentencia definitiva…”. 
Obr a:  E nlace  Vial  Car acas­Litor al  Cent r al.  Magistrado  ponente:  Belén  Ramír ez  Landaeta.  CPCA,  sentencia  de  13/02/1992.  Exp.  Nº    88­9044  Veinte  años  de  J ur ispr udencia de la CPCA en mater ia de expr opiación. 1977­1996. Fundación Estudios  de Der echo Administr ativo. Car acas 1998. p. 33. 

“ …La  expropiación  es  una  institución  de  Derecho  Público  en  virtud  de  la  cual  se  actúa  a  favor  de  una  causa  de  utilidad  pública  o  de  interés  social, a los fines de trasladar el derecho del propietario sobre la misma en  un derecho a la justa indemnización. En efecto, es el medio jurídico en cuyo  mérito el Estado obtiene que un bien sea transferido de un patrimonio a otro  por causa de utilidad pública, previa justa indemnización…”. 
Obr a:  Ampliación  Comandancia  Gener al  de  las  Fuer zas  Ar madas  de  Cooper ación.  Car acas.  Distr ito  Feder al.  Magistr ado  ponente:  Cecilia  Sosa  Gómez.  CPCA,  sentencia  de  15/08/1988.  Exp.  Nº    83­3047  Veinte  años  de  J ur ispr udencia  de  la  CPCA  en  mat er ia  de  expr opiación.  1977­1996.  Fundación  Estudios  de  Der echo  Administr ativo. Car acas 1998. p. 3. 

“ …El  concepto  de  utilidad  pública  por  mutable  es  contingente  y  circunstancial,  pues  varía  según  la  época,  las  circunstancias,  el  lugar  y  el  ordenamiento  jurídico  vigente  y  existe  no  solo  en  los  supuestos  en  que  los

10 

bienes expropiados sean destinados a la utilidad directa de los particulares,  sino  también  cuando  fueren  afectados  al  uso  de  los  órganos  del  Estado.  Desde el punto de vista Constitucional, no hay distinción al respecto, ya que  sólo se exige que la utilidad pública sea declarada por ley, la razón o causa  de  la  expropiación,  es  la  utilidad  pública  y  esta  es  en  extremo  amplia  y  omnicomprensiva,  es  por  ello,  precisamente,  que  por  virtud  del  régimen  legislativo  y  creación  jurisprudencial  hubo  de  variarse  la  expresión’necesidad pública’ a ‘utilidad social’ así como otros conceptos más  amplios, como ‘interés general’: la utilidad o interés social: ‘el bien común’,  entre otros…” . 
Obr a:  Ampliación  Comandancia  Gener al  de  las  Fuer zas  Ar madas  de  Cooper ación.  Car acas.  Distr ito  Feder al.  Magistr ado  ponente:  Cecilia  Sosa  Gómez.  CPCA,  sentencia  de  15/08/1988.  Exp.  Nº    83­3047  Veinte  años  de  J ur ispr udencia  de  la  CPCA  en  mat er ia  de  expr opiación.  1977­1996.  Fundación  Estudios  de  Der echo  Administr ativo. Car acas 1998. p. 6. 

“ …La  expropiación por acusa de utilidad pública o  social,  tiene por  finalidad la transferencia obligatoria del derecho de propiedad sobre el bien  objeto de tal medida, mediante el pago de justa indemnización…”. 
Obr a:  Museo  Rómulo  Gallegos.  Magistr ado  ponente:  Pedr o  Miguel  Reyes.  CPCA,  sentencia  de  01/12/1983.  Exp.  Nº    78­547  Veinte  años  de  J ur ispr udencia  de  la  CPCA  en  mat er ia  de  expr opiación.  1977­1996.  Fundación  Estudios  de  Der echo  Administr ativo. Car acas 1998. p. 5. 

“ …En  efecto,  la  entidad  expropiante,  en  este  caso  la  Nación,  está  facultada  por  la  ley  de  expropiación  por  causa  de  utilidad  pública  o  social  (artículos  1  y  2)  para  intentar  los  juicios  expropiatorios  con  el  objeto  de  realizar  obras  y  actividades  de  utilidad  pública,  cuya  finalidad  es  proporcionar  a  la Nación  e    general, bienes  o  usos  en  beneficio  común. La  expropiación, pues, constituye el ejercicio pro parte de la Administración de  una  potestad  pública,  que  le  permite  apoderarse  de  determinados bienes de  los particulares  por  motivos de  interés  público  o  de  interés  social,  como  lo  señala  el artículo 101 de la  Constitución.  Dicha potestad de  apoderamiento  forzoso  de  propiedades  privadas  por  los  motivos  señalados,  procede  en  palabras  de  nuestro  Máximo  Tribunal  ‘por  las  buenas  o  por  las  malas’  (Sentencia de la Corte Federal y de Casación, Sala Federal, de fecha 14 de  marzo de  1952,  Gaceta  Forense,  Nº 10, págs. 132  y  134)  Por esta razón  la  potestad expropiatoria no puede ser discutida por los particulares, ni resulta  una obligación para la Administración…” . 
Obr a:  Ampliación  del  Museo  de  Ar te  Colonial.  Car acas.  Distr ito  Feder al.  Magistr ado  ponente:  Román J . Duque Cor r edor .  CPCA, sentencia de 15/06/1982. Exp.  Nº    80­1246  Veinte  años  de  J urispr udencia  de  la  CPCA  en  mat er ia  de  expr opiación.  1977­1996. Fundación Estudios de Der echo Administr ativo. Car acas 1998. p. 15 y ss. 

“ …Decretada  una  obra  y  declarada  su  utilidad  pública  quedan  obligados  ipso  facto  los  propietarios  a  transmitir  al  Estado  los  bienes,  generalmente  inmuebles,  indispensables  para  la  realización  de  aquellas.  No  pueden,  pues,  negarse  a  esa  transmisión  de  propiedad  a  cual,  por  consiguiente, en principio es siempre forzosa para el dueño y necesaria para  la Nación.

11 

De manera que en la materia, el acuerdo de voluntades en comprar y  vender  propiamente  lo  impone  la  Ley. Las partes  contratantes tiene  relativa  libertad sólo en cuanto a fijación del precio; sino logran entenderse sobre el  particular se procede al juicio de expropiación.…” . 
Sentencia  de  la  Cor te  Feder al  y  de  C asación  de  fecha  14/03/1950.  Magistr ado  ponente: Doctor  Héctor  Par r a Már quez. Gaceta For ense Nº 10, año 1952, pp. 131­156. 

6. J urisprudencia extranjera  
17 Jurisprudencia argentina (Corte Suprema de Justicia de la Nación):   

“ El    concepto  de  indemnización  que  utiliza  nuestra  Constitución  es  más    amplio    que    el    de  "precio"  o  "compensación"  y,  teniendo  en  consideración  el  lazo esencial entre el instituto expropiatorio y  el  principio  de  la  igualdad ante las cargas públicas, hace referencia al resarcimiento de  un perjuicio…” . 
Mayor ía: Highton de Nolasco, Fayt, Maqueda, Zaffar oni, Ar gibay.  E. 104. XL. ROR  Estado   Nacional   (Secr etar ía   de   Desar r ollo  Social  de  la  Pr esidencia  de  la Nación) c/ Ingenio y Refiner ía San Mar tín del  Tabacal S.A. y Juntas de San Andr és S.A. s/ expr opiación.  23/05/06  T. 329 , P. 

“ …El  principio  de "justa" indemnización, basado en la garantía de  la    propiedad    (art.  17  de  la  Constitución  Nacional)  exige  que  se  restituya  íntegramente  al  propietario el mismo valor de que se lo priva…”. 
Mayor ía: Highton de Nolasco, Fayt, Maqueda, Zaffar oni, Argibay.  E. 104. XL. ROR  Estado   Nacional   (Secr etar ía   de   Desar r ollo  Social  de  la  Pr esidencia  de  la Nación) c/ Ingenio y Refiner ía San Mar tín del  Tabacal S.A. y Juntas de San Andr és S.A. s/ expr opiación.  23/05/06  T. 329 , P. 

“ …Las  disposiciones  del derecho común son aplicables al ámbito de  la    expropiación de  manera  subsidiaria  y  sólo  en la  medida  en que  resulten  compatibles con  los principios que  rigen  este  instituto. ­Del   dictamen de  la  Procuración General, al que remitió la Corte Suprema­…” . 
Mayor ía:  Petr acchi, Belluscio, Fayt, Boggiano, Vázquez, Maqueda,  Zaffar oni.  S. 738. XXXVII.  Staudt,  J uan  Pedr o G uiller mo c/ Fisco de la Pr ovincia de Buenos  Air es.  27/05/04  T. 327 , P. 1706  E.D. 30­09­04 (supl.), nr o. 321. 

“ …El    proceso    expropiatorio    es,  en  su  integridad,  un  instituto  de  derecho   público,    regido por  las  leyes  sobre la materia dictadas  por    cada  provincia  ­en    ejercicio    de  sus  poderes  no  delegados  (art.    121    de    la  
17 

[En línea]. <http://www.csjn.gov.ar/> [Consulta: 11/10/2006]

12 

Constitución    Nacional)­  en    el  ámbito  de  su  respectiva  competencia  territorial.  ­Del    dictamen  de  la  Procuración  General,  al  que  remitió  la  Corte  Suprema­…” . 
Mayor ía:  Petr acchi,  Belluscio, Fayt, Boggiano, Maqueda, Highton  de Nolasco.  Voto:  S. 2130. XL.  Suster sic,  Bozidar   Dar ko  c/  San Luis, Pr ovincia de y otr os s/  acción de daño temido.  05/04/05  T. 328 , P. 

“ …Si    bien    la    expropiación    se    legitima    por  la  necesidad  que  el  Estado  tiene   de un bien, también debe afirmarse que el acto no cae  en  el  ámbito   prohibido   de   la confiscación gracias al inexcusable  pago previo  de la indemnización, que debe ser justa, actual e íntegra…” . 
Mayor ía: Petr acchi, Belluscio, Vázquez, Maqueda, Zaffar oni.  C. 1344. XXXVI.  Calas, Jor ge Kamel c/ Estado Nacional s/ daños y per juicios.  15/06/04  T. 327 , P. 2264 

“ …Ninguna    ley    puede    modificar   ni    subvertir    los    principios de  raigambre    constitucional   que    han    sido preservados aún ante  el  caso   de  leyes      de      emergencia    y    nunca    una    ‘indemnización  previa’      podrá  entenderse como   ‘crédito   a   cobrar  por expropiación’…”.. 
Mayor ía: Petr acchi, Belluscio, Vázquez, Maqueda, Zaffar oni.  C. 1344. XXXVI.  Calas, Jor ge Kamel c/ Estado Nacional s/ daños y per juicios.  15/06/04  T. 327 , P. 2264 

“ …El    proceso    expropiatorio,    que    se    inicia    con    la  declaración  legislativa  de  la utilidad pública y finaliza con el pago de la indemnización  justa  y  con  la  consiguiente  transferencia del dominio  al sujeto expropiante  es, en su integridad, un instituto de  derecho  público,  regido  por  las  leyes  sobre  la materia dictadas  por  cada  provincia  ­en  ejercicio  de sus poderes  no  delegados    (art.    121    de  la  Constitución  Nacional)­  en  el ámbito  de  su  respectiva competencia territorial. ­Del  dictamen de la Procuración General,  al que remitió la Corte Suprema­…” . 
Mayor ía:  Petr acchi, Belluscio, Fayt, Boggiano, Vázquez, Maqueda,  Zaffar oni.  B. 614. XXXIX.  Bur caiva  S.R.L.  c/  Buenos  Air es, Pr ovincia de s/ expr opiación  inver sa.  9/03/04  T. 327 , P. 436

13 

18 Jurisprudencia colombiana (Corte Suprema de Justicia):   

“ …La  protección  de  la  propiedad  privada  en  el  marco  de  una  Constitución  democrática  como  la  expedida  por  el  Constituyente  de  1991,  presenta  diversos  matices,  por  cuanto  a  la  vez  que  se  le  reconoce  como  un  derecho  de  carácter  subjetivo,  también  se  le  asigna  una  función  social  y  ecológica que debe hacer realizable su titular, con el fin de satisfacer tanto sus  intereses  como  el  interés  general.  En  este  sentido    y  en  la  medida  en  que  la  propiedad  cumpla  dichas  funciones,  el  Estado  está  obligado  a  prodigar  a  su  titular,  las garantías necesarias para su protección.  Sin  embargo,  en  desarrollo  y  con  fundamento  en  el  principio  según  el  cual  el  interés  particular  debe  ceder  ante  el  interés  general  (artículo  1  de  la  Constitución),  en  la  intervención  que  corresponde  ejercer  al  Estado  en  un  sinnúmero  de  actividades  desarrolladas  por  los  particulares  para  lograr  el  mejoramiento  de  la  calidad  de  vida,  (artículo  334  de  la  Constitución)  y  para  cumplir uno de los fines esenciales a él impuesto, como lo es el de velar por la  prosperidad  general  y  garantizar  la  efectividad  de  los  principios,  derechos  y  deberes  consagrados en  la  Constitución, se  reconoce al  Estado  entre otras,  la  facultad  de  suprimir  en  su  favor,  el  dominio  que  sobre  un  bien  o  bienes  determinados ejerza un particular. Extinción que, en aras de la protección del  derecho  a  la  propiedad    privada  y  a  los  derechos  subjetivos  que  de  ella  se  desprenden, que ha de cumplir con los siguientes requisitos:  1. La existencia de una ley en la que el legislador defina cuáles son los  motivos  de  utilidad  pública  o  de  interés  general  que  pueden  dar  lugar  a  la  expropiación, como una forma de garantizar  el principio de legalidad.  2.  La  intervención  de  la  jurisdicción,  que  a  través  de  sus  jueces  y  por  medio  de  una  sentencia  judicial,  debe  determinar  la  procedencia  de  la  expropiación en un caso concreto, intervención ésta que garantiza los derechos  al debido proceso y a la defensa del particular que verá afectado el dominio que  legítima y legalmente viene ejerciendo.  3.  El  pago de  una  indemnización previa a  la  expropiación  que  resarza  los  perjuicios  que  se  le  causen  al  particular  con  la  orden  de  extinción  de  dominio  en  favor del Estado. Indemnización que,  en  los términos del  Pacto de  San José de Costa Rica, artículo 21.2 y la jurisprudencia de esta Corporación  (sentencia  C­379/96)  ha  de  ser  justa,  lo  que  significa  que  el  valor  que  se  fije  como  indemnización  debe  ser  omnicompresivo  de  todos aquellos aspectos que  permitan al particular no recibir lesión alguna en su patrimonio por la decisión  de  expropiación.  La  justicia  de  la  indemnización,  en  este  contexto,  estará  garantizada entonces, por la intervención del juez, quien determinará no sólo la  procedencia de la expropiación sino la  objetividad del valor fijado a modo de  pago por la decisión expropiatoria.  Significa lo anterior, que el instituto de la expropiación descansa sobre  tres  pilares  fundamentales:  i)  el  principio  de  legalidad  fundamento  de  todo  Estado  de  Derecho,  ii)  la  efectividad  del  derecho  de  defensa  y  del  debido 
18 

[En línea]. <http://www.ramajudicial.gov.co/csj > [Consulta: 11/10/2006]

14 

proceso  del  particular  que  va  a  ser  expropiado  y  iii)  el  pago  de  una  indemnización  que  no  haga  de  la  decisión  de  la  administración  un  acto  confiscatorio, expresamente prohibido en el artículo 34 de la Constitución…” . 
Sentencia  C­059/01  de  fecha  24/01/2001,  expediente  D­3210,  Magistr ado  Ponente: Dr a. Mar tha Victor ia Sáchica Méndez 

“ …Mal podría afirmarse que un derecho relativizado por la prevalencia  del interés colectivo y sometido a numerosas restricciones y límites, respecto del  cual caben figuras como la expropiación ­algunas veces sin indemnización­, la  extinción del dominio y las servidumbres, y que la propia Constitución cataloga  como  función  social  que  implica  obligaciones,  tenga  per  se  el  carácter  de  fundamental, o que tal condición pueda predicarse de él en toda su amplitud, en  todas sus modalidades, respecto de todo sujeto y en todas las épocas.  Así, no puede  reclamarse  como  fundamental  y  menos como absoluto el  derecho  a  la  gran  propiedad,  ni  a  la  riqueza  ilimitada  e  invulnerable,  al  atesoramiento indefinido, egoísta e improductivo, o contrario a las necesidades,  exigencias y valores de la sociedad.  Sobre  el  punto  se  pronunció  la  Corte  Constitucional  en  los  siguientes  términos:  ‘Los derechos que son fundamentales por aplicación directa e inmediata  son  todos aquellos   derechos de  libertad  e  igualdad  formal  y, además, ciertos  derechos  de  igualdad  material  que  se  relacionan  con  la  vida  y  la  dignidad  humana.  Su  carácter  de  derechos  de  aplicación  directa  se  deriva  de  su  naturaleza general válida en todos los casos.  Los derechos fundamentales que son aplicables de manera indirecta son  aquellos derechos económicos, sociales o culturales, que se encuentran en una  estrecha  relación  de  conexidad  con  los derechos  fundamentales  de  aplicación  directa Este  tipo de  aplicación  es resultado de  la necesidad de  establecer  una  ponderación  de  las  circunstancias  de  cada  caso  concreto  y  ello,  a  su  vez,  se  deriva de su naturaleza de derechos que suponen un tratamiento desigual con el  fin de lograr cierta  igualdad material.  La  propiedad  es  un  derecho  económico  y  social  a  la  vez.  En  consecuencia,  la  posibilidad  de  considerarlo  como  derecho  fundamental  depende de las circunstancias específicas  de su ejercicio (se subraya fuera del  texto). De aquí se concluye que tal carácter  no puede ser definido en abstracto,  sino  en  cada  caso  concreto.  Sin  embargo,  esto  no  significa  que  tal  definición  pueda hacerse de manera arbitraria.  A la hora de definir el carácter de derecho fundamental de la propiedad  en un caso concreto, el juez de tutela debe tener como criterio de referencia a la  Constitución  misma  y  no  simplemente  al  conjunto  de  normas  inferiores  que  definen  sus  condiciones de  validez.  Esto  significa  que,  en  su interpretación, el  juez  de  tutela  debe  mirar  el  caso  concreto    bajo  la  óptica  de  los  principios,  valores y derechos constitucionales, de tal manera que ellos sean respetados.  Sólo en el evento en que ocurra una violación del derecho a la propiedad  que  conlleve  para  su  titular  un  desconocimiento  evidente  de  los  principios  y  valores constitucionales que consagran el derecho a la vida, a la dignidad y a la

15 

igualdad,    la  propiedad  adquiere  naturaleza  de  derecho  fundamental  y,  en  consecuencia,  procede  la  acción  de  tutela.  Dicho  en  otros  términos,  la  propiedad debe ser considerada como un derecho fundamental, siempre que ella  se  encuentre  vinculada  de  tal  manera  al  mantenimiento  de  unas  condiciones  materiales de existencia, que su desconocimiento afecte el derecho a la igualdad  y a llevar una vida digna’. (Cfr. Corte Constitucional. Sala Primera de Revisión.  Sentencia T­506 del 21 de agosto de 1992. M.P.: Dr. Ciro Angarita Barón).  En otros términos, pese al criterio general de que la propiedad no es de  suyo  un  derecho  fundamental,  no  puede  soslayarse  la  existencia de  un  núcleo  esencial y necesario al ser humano, ni olvidarse que, por ende, asume el nivel  del  derecho  fundamental  cuando  la  propiedad  está  ligada  a  la  subsistencia  misma de la persona o de su familia, o cuando representa la única posibilidad  de ejercicio de otros derechos básicos garantizados por la Constitución…” . 
Sentencia  T­413/97  de  fecha  28/08/1997,  expediente  T­131116,  Magistr ad o  Ponente: Dr. J osé Gr egor io Her nández Galindo 

Jurisprudencia  costarricense  (Sistema  Costarricense  de  Información  19 Jurídica):   

“ …En  cuanto a la garantía  constitucional protegida  en  el  artículo  45  de  la  Constitución  Política,  este  tribunal  ha desarrollado de  forma  amplia  su  contenido.  En  este  sentido,  ese  numeral  consagra  la  inviolabilidad  de  la  propiedad,  y,  simultáneamente,  determina,  por  una  parte,  la  posibilidad  de  expropiación  por  razones  de  interés  público  y  consecuente  derecho  a  indemnización  previa  en  beneficio  del  titular  afectado,  y,  por  otra  parte,  la  alternativa de imponer a la propiedad limitaciones de interés social por parte  de  la  Asamblea  Legislativa  en  caso  de  necesidad  pública.  Dentro  del  primer  grupo  de  restricciones  a  la  propiedad,  la  Sala  ha  reiterado  que  cualquier  afectación  a  ella  que  implique  su  desmembramiento,  obliga  al  pago  de  una  indemnización previa…” . 
Sentencia  Nº  03141  de  fecha  21/03/2005.  Sala  Constitucional  de  la  C or te  Supr ema de J usticia de C osta Rica. 
20 Jurisprudencia española (Tribunal Constitucional Español):   

“ Centrado el debate en estos términos, y antes de analizar los concretos  motivos de inconstitucionalidad planteados por la Sala, es conveniente referirse  a  la  configuración  constitucional del  instituto  expropiatorio.  La  expropiación  forzosa,  en  cuanto  límite  excepcional  del  derecho  a  la  propiedad  privada,  ha  sufrido  una  extraordinaria  evolución,  referida  en  sus  rasgos  esenciales  en  nuestra  STC  166/1986,  de  19  de  diciembre:  "La  expropiación  forzosa  se  concibe  en  los  orígenes  del  Estado  liberal  como  último  límite  del  derecho  natural, sagrado e inviolable, a la propiedad privada y se reduce, inicialmente,  a  operar  sobre  los  bienes  inmuebles  con  fines  de  construcción  de  obras  públicas.  La  transformación  que  la  idea  del  Estado  social  introduce  en  el  concepto del derecho de propiedad privada al asignarle una función social con 
19  20 

[En línea]. <http://www.pgr.go.cr/scij/> [Consulta: 11/10/2006]  [En línea]. < http://www.boe.es/g/es/ > [Consulta: 11/10/2006]

16 

efectos delimitadores  de  su  contenido  y  la  complicación  cada  vez  más intensa  de la vida moderna, especialmente notable en el sector económico, determinan  una esencial revisión del instituto de la expropiación forzosa, que se convierte,  de  límite negativo del derecho absoluto de propiedad,  en  instrumento positivo  puesto  a  disposición  del  poder  público  para  el  cumplimiento  de  sus  fines  de  ordenación y conformación de la sociedad a imperativos crecientes de justicia  social, frente al cual el derecho de propiedad privada tan sólo garantiza a su  titular,  ante  el  interés  general,  el  contenido  económico  de  su  propiedad,  produciéndose  paralelamente  un  proceso  de  extensión  de  la  expropiación  forzosa a toda clase de derechos e intereses patrimoniales y a toda categoría de  fines públicos y sociales.  La  potestad  expropiatoria,  así  concebida,  vino  y  viene  considerándose  función  administrativa  encomendada,  consiguientemente,  a  los  órganos  de  la  Administración,  aunque  ello  ha  dejado  de  ser  obstáculo  alguno  para  que  se  admita  por  las  razones  ya  expuestas,  que  el  legislador  ejercite  singularmente  esa  potestad  cuando  lo  justifique  una  situación  excepcional  y  ello  es  perfectamente trasladable a nuestra Constitución, la cual no establece reserva  de  la  materia  de  expropiación  a  favor  de  la  Administración  y,  por  tanto,  no  puede abrigarse  duda, desde  el punto de  vista  formal, que  las  expropiaciones  ope  legis  son,  en  cuanto  Leyes  singulares,  constitucionalmente  legítimas,  si  bien, requieren, por ser expropiatorias, que respeten las garantías del art. 33.3  de la Constitución" (FJ 13).  Este  Tribunal  ha  destacado  la  doble  naturaleza  de  la  expropiación  en  tanto  que  técnica  destinada,  por  un  lado,  a  la  consecución  de  los  intereses  públicos  y,  por  otro,  a  garantizar  los  intereses  económicos  privados.  Hemos  dicho  en  este  doble  sentido  que  la  expropiación  forzosa,  además  de  ser  un  medio indeclinable de que los poderes públicos pueden y deben servirse para el  logro  de  sus  fines  (SSTC  166/1986,  FJ  13;  149/1991,  de  4  de  junio,  FJ  4;  180/2000,  de  29  de  junio,  FJ  11)  constituye  al  tiempo  una  garantía  constitucional del derecho de propiedad privada, en la medida en que con ella  se  asegura  una  justa  compensación  económica  a  quienes,  por  razones  de  utilidad pública o  interés social,  se  ven  privados de  sus  bienes o  derechos de  contenido patrimonial" (STC 37/1987, de 26 de marzo, FJ 6). Así la institución  de  la  expropiación  forzosa  supone  "un  sistema  de  garantías  (legales,  procedimentales y económicas) tendentes a asegurar los patrimonios privados  frente a las intromisiones del poder público (de la Administración, sobre todo)  fundamentadas  en  apreciaciones  de  conveniencia  o  necesidad  pública,  exigiéndose por la Constitución que tales privaciones de bienes o derechos se  realicen sólo cuando concurra "causa justificada de utilidad pública o interés  social,  mediante  la  correspondiente  indemnización  y  de  conformidad  con  lo  dispuesto por las leyes""(STC 301/1993, de 21 de octubre, FJ 3).  Desde esta segunda dimensión de la expropiación, en tanto que garantía  de la propiedad privada frente al poder expropiatorio de los poderes públicos,  el  art.  33.3  CE  establece  un  triple  aseguramiento:  1)  Toda  operación  expropiatoria  debe  efectuarse  en  función  de  una  causa  expropriandi,  esto  es,  debe  estar  dirigida  a  la  realización  de  un  fin  de  utilidad  pública  o  interés  social;  2)  Los  expropiados  tienen  derecho  a  percibir  la  correspondiente

17 

indemnización;  y,  3)  La  expropiación  debe  realizarse  de  conformidad  con  lo  dispuesto en las leyes.  En  igual  sentido conviene  recordar  que  España ha  ratificado en fecha  27 de noviembre de 1990 el Protocolo adicional al Convenio para la protección  de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, de 20 de marzo de  1952,  formulando  una  reserva  a  su  artículo  primero  en  virtud  de  la  cual  establece  que  su  aplicación  ha  de  efectuarse  a  la  luz  del  art.  33  de  nuestra  Constitución,  que  no  afecta  al  presente  caso  de  expropiación  por  razones  de  utilidad  pública  posterior  a  la  fecha  del  depósito  del  Instrumento  de  ratificación.  Dicho  artículo  primero,  en  su  párrafo  primero,  reconoce  el  derecho de toda persona física o moral al respeto de sus bienes y prescribe que  "nadie  podrá  ser  privado  de  su  propiedad  más  que  por  causa  de  utilidad  pública y en las condiciones previstas por la ley y los principios generales del  Derecho  Internacional".  Añadiendo  en  su  párrafo  segundo  que  "las  disposiciones precedentes se entienden sin perjuicio del derecho que poseen los  Estados  de  poner  en  vigor  las  Leyes  que  juzguen  necesarias  para  la  reglamentación del uso de los bienes de acuerdo con el interés general o para  garantizar el pago de los impuestos u otras contribuciones o de las multas. El  Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha precisado el objeto de este artículo  señalando  que  "contiene  tres  normas  distintas  (STEDH  James  y  otros  contra  Reino Unido, de 21 de febrero de 1986,   37): la primera, que se explica en la  primera  frase  del  primer  párrafo  y  reviste  un  carácter  general,  enuncia  el  principio de respeto a la propiedad; la segunda, que figura en la segunda frase  del  mismo  párrafo,  se  refiere  a  la  privación  de  la  propiedad  y  la  somete  a  ciertas condiciones; en cuanto a la tercera, consignada en el segundo párrafo,  reconoce a los Estados contratantes el poder, entre otros, de reglamentar el uso  de bienes conforme al interés general. La segunda y la tercera, que se refieren  a  dos  ejemplos  concretos  de  limitaciones  al  derecho  de  propiedad,  deben  interpretarse  a  la  luz  del  principio  consagrado  por  la  primera"  (entre  otras,  SSTEDH Iatridis contra Grecia, de 5 de marzo de 1999,   55; Malama contra  Grecia,  de  1  de  marzo  de  2001,      41;  Satka  y  otros  contra  Grecia,  de  27  de  marzo  de  2003,      44;  y  Pincová  y  Pinc  contra  República  Checa,  de  5  de  noviembre  de  2002,      43)  y  todo  el  precepto  conforme  al  principio  de  proporcionalidad, cuestión sobre la que insistiremos más adelante". 
Sentencia  del  Tr ibunal  Constitucional  español  Nº  48/2005,  de  fecha  03/03/2005.  Magistr ado Ponente: doña Mar ía Emilia Casas Baamonde 

“ …La  televisión,  por  tanto,  no  es  sino  un  medio  para  el  ejercicio  del  derecho  fundamental  esencialmente  igual  a  la  prensa  o  la  radio.  Pero  se  distingue de  los demás medios de  comunicación social por  varias razones: a)  utiliza ­salvo en el caso del cable­ un bien que no es susceptible de apropiación  privada,  esto  es,  el  aire  o  espacio;  b)  las  propias  características  del  medio  imponen  un  reducido  número  de  emisiones;  c)  el  coste  actual  de  las  instalaciones  impide  a  cualquier  ciudadano  ­de  no  contar  con  cuantiosos  recursos  económicos­  la  utilización  de  este  medio;  d)  la  trascendencia  e  influencia  de  la  televisión  es  muy  superior  a  la  de  cualquier  otro  medio  de  información de la opinión pública; e) se encuentra fuertemente disciplinada por  el Derecho Internacional.

18 

Estas  peculiaridades  excluyen  que  el  ejercicio  de  la  libertad  de  expresión a través de la televisión pueda hacerse al margen de la intervención  de la Administración. Pero no hasta el extremo de expropiar a los ciudadanos  la  titularidad  de  su  derecho  para  restituirles  luego  sólo  algunas  facultades  a  través  de  la  concesión.  Esto  es  así  porque  la  titularidad  de  los  derechos  fundamentales del art. 20 de  la  Constitución  corresponde a  los ciudadanos y,  además,  se  trata de  un derecho que  se  ejerce  frente al  Estado. Y,  en  segundo  lugar, porque existen otros medios de intervención administrativa alternativos y  menos lesivos que la concesión, puesto que entrañan un menor sacrificio para  el  derecho  fundamental.  La  expropiación de  la titularidad del derecho  es  una  grave interferencia en el proceso de comunicación…” . 
Sentencia  del  Tr ibunal  Constitucional  español  Nº  127/1994,  de  fecha 05/05/1994.  Magistr ado Ponente: don Vicente Gimeno Sendr a 
21 Jurisprudencia mexicana (Suprema Corte de Justicia de México):   

“ …Tratándose de actos privativos como lo es la expropiación, para que  la  defensa  sea  adecuada  y  efectiva  debe  ser  previa,  en  orden  a  garantizar  eficazmente los bienes constitucionalmente protegidos a través del mencionado  artículo 14, sin que lo anterior se contraponga al artículo 27 de la Constitución  Federal,  pues  si  bien  es  cierto  que  este  precepto  establece  las  garantías  sociales, las cuales atienden a un contenido y finalidades en estricto sentido al  régimen  de  propiedad  agraria,  y  por  extensión  a  las  modalidades  de  la  propiedad,  al  dominio  y  a  la  propiedad  nacional,  también  lo  es  que  la  expropiación  no  es  una garantía  social  en  el  sentido  estricto  y  constitucional  del  concepto,  sino  que  es  una  potestad  administrativa  que  crea,  modifica  y/o  extingue  relaciones  jurídicas  concretas,  y  que  obedece  a  causas  establecidas  legalmente y a valoraciones discrecionales de las autoridades administrativas;  además, la expropiación es una potestad administrativa dirigida a la supresión  de los derechos de uso, disfrute y disposición de un bien particular decretada  por el Estado, con el fin de adquirirlo…” . 
Supr ema  Cor te  de  J usticia  de  México,  Sala  segunda,  sentencia  de  25/08/2006.  Tesis de jur ispr udencia Nº 124/2006. 

21 

[En línea]. <http://www.juridicas.unam.mx/> [Consulta: 11/10/2006]

19 

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->