Está en la página 1de 36
Hombres y libros Rufino Blanco-Fombona 27 Seleccién y prélogo Oscar Rodriguez Ortiz Drticecs Ayecucho, Vercenela,, 204 B5caRAS 5fses Dario" 1. Cémo era el poeta DON ARTURO TORRES RIOSECO, Universidad yanqui de Minnedpolis, se propone escribir Ja biografia de Rubén Dario, y me hace el obsequio de in Quirir el género de relaciones que hubo entre el magnifi- co poeta y yo. iEsta sola pregunta me ha hecho remover tantos recuerdos! “He sabido por algunos amigos de Rubén -me eseri- bbe el Sr. Rioseco- que entre usted y el gran poeta de Nica- agua existié siempre cierta rivalidad, que algunas veces produjo desagradables incidentes.” Tales informes son errados. Creo poser aquella virtud de que hablé Carlyle:lade saber admirar a uno més grande que nosotros. Jamas tuve rivalidades con Rubén, a quien un tiempo quise mucho ya quien siempre admiré como aun altisimo poeta, como aun maestro, Mio lo fue, Méxime en los prin: cipios de mi carrera, Sin Rubén Darfo, ni yo ni muchos otros ~aunque lo callemos, mezquinos- seriamos lo que ‘somos... Andando el tiempo, y ya en le plenitud de mi sa- 26n intelectual, yo tomé por caminos diferentes a los de Rubén, y no s6lo diferentes, sino antagénicos. chileno, profesor en la 7 Taopinisn que merece a obra de Dari al ator de ete deshilvanaco lirejo, corre difusa por todos fs capitdos. Por exo quepen quizés aqui ‘estos recuerdos, que nojuicio, sobre el gran poeta tl como vieronla iz ‘en Bl Sele Matti, e130 de diciembre de 19250127 de enero de 1826, yell de febrero del mismo ao neuorecamacucno 139 Yo soy un modesto escritor criollista, que aspiro a lo humano, a lo universal, a lo eterno, por lo propio de mi ‘ser, de mi tierra, de mi lengua y demi raza, Eles un mag: no poeta a la europea, un exotista, un desarraigado, Dario logré desviarme, por algin tiempo, del rumbo inicial que el instinto me depar6, yal que he wuelto, afios, despues, orientando el cfego instinto de antaiio por las claridades de la experiencia. Estono es negar mi deuda con Dario. Le debo muchi- simo: Ie debo el haber afinado mis nervios, haciéndolos aptos para levedades y gracias, que por si propios, sin Rubén, no hubieran captado, gozado ni comprendido nunca, Eso, que parece poco, es inmenso.Es algo sustan- tivo, defintivo, alo que-ya jamais podria renunciar, aunque lo auisiese. En honor del poetay por ser dejusticie, pongamoslos puntos sobre lasies. Rubén Dario fue creador, en Américay en Espatia, de una nueva sensibilidad, de un nuevo tono litico, y en este sentido, los escritores jévenes de su tiempo, tanto en Es- paiia como en América, le debemos todos mucho. 2Cudl es el puesto de Dario en la poesia universal? Eselmayor poeta que ha producido la América hispé- junto con Edgar Poe, uno de los dos liricos méximos del hemisferio occidental; en fin, por lo que respecta a otros continentes, uno de los mayores i réneos en todo el mundo. ¢Mis relaciones con Rubén? Estuvimos muy unidos desde principios de 1901 hasta fines de 1904, época du- 140 vowsuesyuas0s