Está en la página 1de 8

El mes pasado iba yo de viaje por

una carretera y paré en una estación


de servicio a echar gasolina…...

CLICK
Entonces aproveché para entrar al baño.
En el sanitario vecino había otro viajero.
No acostumbro a hablar con desconocidos y
menos en el baño, pero mi calidad de viajero
incógnito me animó a contestar.

- Pues yo
- Qu’iubo, bien,
¿cómo estás? muchas
gracias...
Y a éste que le pasa, me pregunté. Me
pareció estúpido pero igual respondí:

- Caramba,
- ¿En qué creo que lo
andas? mismo que
tú... Voy de
viaje.
Me estaba sintiendo muy incómodo y
contesté un poco forzado:

- ¿Y se
puede saber - ¿Sí, claro. Voy
de qué se a Tecate y luego
trata? a Mexicali...
Totalmente arrepentido de haber dado pie
a esta conversación, contesté de mala
gana:

Sí, bueno…
- Supongo eso espero,
que andas ya que las
detrás de posibilidades
algún buen de negocio
negocio. son
positivas.
¿Sabes qué?...
Luego te vuelvo a
llamar; se le está
acabando la
batería a mi celular ¡¿!?
y además aquí al
lado hay un
pendejo que
responde a todo lo
que te pregunto.
MORALEJA

Limítese a hacer lo que corresponde


de acuerdo al lugar en donde está.

Si va a la iglesia, rece...
Si va a una fiesta, diviértase...
Si va a la mesa, coma...
Si va a la cama, duerma...
Pero si va al baño…¡Cague callado!