P. 1
Maritza Montero - Teoria y Practica de La Psicologia Com Unit Aria

Maritza Montero - Teoria y Practica de La Psicologia Com Unit Aria

5.0

|Views: 63.162|Likes:
Publicado porapi-3730870
"Teoría y práctica de la psicología comunitaria" de Maritza Montero en versión pdf de imágenes. Sobre las imágenes se realizó un reconocimiento óptico de carácteres, el cual está sin corregir. Scan y edición de Legeh.
"Teoría y práctica de la psicología comunitaria" de Maritza Montero en versión pdf de imágenes. Sobre las imágenes se realizó un reconocimiento óptico de carácteres, el cual está sin corregir. Scan y edición de Legeh.

More info:

Published by: api-3730870 on Oct 15, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/16/2015

pdf

text

original

Ya hemos dicho que el liderazgo comunitario se basa en
una concepción participativa del trabajo comunitario. A ello
debemos agregar el carácter complejo del fenómeno, lo cual
es una característica que comparte con muchos otros pro-
cesos estudiados por la psicología comunitaria en particu-
lar y por la psicología y las ciencias sociales en general.
Subrayaremos además otro aspecto ya esbozado: su carác-
ter necesario e inevitable
(está claro que en todos los grupos
sociales surgen líderes). Estos aspectos, que forman parte
de la condición social de algunos fenómenos (casi podría-
mos decir que definen el aspecto "perogrullal"^ de la vida
social), se complementan con otros ya estudiados por la
teoría del liderazgo: el carácter activo de los líderes, el ser la
cabeza visible y también el '^chivo expiatorio^'' del grupo, así
como su representante ante otros grupos e instituciones, en-
tre otras condiciones.
Lo más característico deriva del carácter democrático que
acompaña a la participación, ya que si bien tradicional-

2. De Pero Grullo. Y esta nota ilustra lo que queremos decir (N. de

P. G.).

100

El Uderazgo comunitario

mente allí donde se habla de líder se habla también de se-
guidores, en las comunidades organizadas participativa-
inente no hay seguidores propiamente dichos. Una
comunidad participativa reconoce a cada uno de sus miem-
bros la posibilidad de expresar sus puntos de vista. Si bien
no siempre ello se logra, sea por el desinterés en participar
de algunos miembros de la comunidad o porque hay per-
sonas t]ue optan por acogerse a las opiniones de otros
miembros del grupo al igual tpe en otras situaciones socia-
les, el buen líder comunitario procura sondear la opinión
de todos los parricipantes. Esta condición no es un mero
deúderatwm o una concepción utópica: de su cumplimiento
depende la existencia misma de los líderes comunitarios.

Hernández (1995) realizó un trabajo con líderes de co-
munidades rurales en la zona andina de Venezuela. Allí
encontró que los líderes (mujeres y hombres) evaluaban
su desempeño como tales en fonción de los siguientes as-
pectos:

1. Haber adquirido la capacidad de organizar y dirigir.
2. Ser capaces de promover la participación de otros
miembros de la comunidad.
3. Ser considerados por las personas de la comunidad
como modelo de acción y fuente de información y
opinión.
4. Tener un profundo compromiso con su comunidad.
5. Considerarse significativos en la medida en que su
trabajo respondía a las metas e intereses de la comu-
nidad. Esto significa que se veían como servidores de
la comunidad y propulsores de actividades para su
transformación.
ó. Tener una mayor capacidad para enfrentar nuevas si-
tuaciones y para influir en la vida cotidiana de la co-
munidad, debido a su estrecha interacción con las
personas y a su capacidad de participar en proyectos
ti^ansformadores de sus vidas.

101

Maritza Montero

7. Responder a un compromiso político expresado en
el logro del bienestar colectivo de la comunidad.

En el trabajo de Hernández (1994) se observa que el li-
derazgo comunitario es un proceso complejo y también que
el modo como los líderes lo asumen depende de la percep-
ción que tienen de sí misinos, la cual a su vez depende de su
relación con los demás miembros de la comunidad. Así, la
legitimidad y credibilidad de los líderes es construida en la
relación con el gnipo. Los líderes derivan de esa relación la
confianza en sí mismos y refuerzan su autoestima, a la vez
que se distribuye el apoyo social entre los miembros de la
comunidad al fomentar la participación de los demás. Fi-
nalmente, es necesario decir que la mayoría de los líderes
comunitarios, no sólo en Venezuela sino también en otras
regiones latinoamericanas, son mujeres.

La lista que signe sintetiza los rasgos del liderazgo co-
munitario qtie acabamos de describir:

• Es participativo.
• Es democrático.
• Es un fenómeno complejo.
• Es activo.
• Genera y fortalece el compromiso con la comunidad
y sus intereses.
• Se asume como servicio.
• Genera modelos de acción y fuentes de información
para la comunidad.
• Tiene un carácter político al buscar el bienestar co-
lectivo.

102

El liderazgo cmnimitario

Problemas, obstáculos y aspectos negativos
que afectan al liderazgo comunitario

No todo es color de rosa y también hay problemas deri-
vados de la misma complejidad del proceso de liderazgo en
general. En particular, examinaremos los que se relacionan
con el liderazgo comunitario. En efecto, así como hay exce-
lentes resultados producidos en grupos en los cuales se da
un liderazgo transformador acompañado (no puede ser de
otra forma) de la participación de la comunidad, también es
posible observar cómo liderazgos bien intencionados pue-
den producir lo que el sociólogo francés Raymond Boudon
(1984) llamó "efectos perversos", indicando consecuencias
negativas inesperadas en acciones planificadas y llevadas a
cabo para lograr fines positivos. Un ejemplo frecuente de
esto último se produce cuando los miembros de la comuni-
dad descargan responsabilidades en los líderes ante la capa-
cidad e idoneidad que éstos demuestran, con lo cual, además
de dejarlos solos para tomar decisiones y de agobiarlos de
trabajo, estas personas delegan también todo su poder. Este
problema puede contrarrestarse con la invitación e incita-
ción a participar proveniente del líder hacia la comunidad.

Los obstáculos que se oponen a la constitución de lide-
razgos transformadores pueden clasificarse en internos y ex-
ternos, segim provengan de los líderes y de los demás
miembros de la comunidad o de factores externos a ellos.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->