Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.

htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

Catarsis en el desarrollo humano
John Heron 1977, edición revisada 1998

1

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

Contenido

Contenido......................................................................................................... 2 Prólogo............................................................................................................. 3 Capítulo 1: La sociedad no catártica …............................................................ 5 A. Catarsis Humana.......................................................................................... 5 B. La sociedad no catártica ............................................................................. 6 C. Dogmas de la sociedad no catártica .......................................................... 8 D. Catarsis en la sociedad no catártica...........................................................10 Capítulo 2: Catarsis Humana......................................................................... 12 A. Catarsis como tal....................................................................................... 12 B. Componentes de la liberación catártica .................................................... 15 C. Los efectos de la catarsis........................................................................... 17 D. Procesos que complementan la catarsis.................................................... 19 E. La cognición y la catarsis............................................................................ 21 F. La Transmutación y la catarsis ............................................................................ 23 G.Catarsis, el desplazamiento externo y dramatización ................................ 24 H. Catarsis y el desplazamiento interno ......................................................... 25 Capítulo 3: Catarsis y la interacción humana ................................................. 26 A. La gestión de la catarsis ............................................................................ 26 B. Técnicas de catarsis ................................................................................... 27 C. Catarsis y la comunidad …........................................................................ 30 D. Catarsis y el orgasmo ................................................................................ 32 Capítulo 4: Las necesidades humanas y el comportamiento .......................... 36 A. Las necesidades físicas .............................................................................. 36 B. Necesidades personales ............................................................................. 36 C. El comportamiento humano …................................................................... 38 Capítulo 5: La vulnerabilidad humana ............................................................ 42 A. Vulnerabilidad física …................................................................................ 42 B. Vulnerabilidad personal .............................................................................. 43 C. Principales fuentes de vulnerabilidad personal .......................................... 43 D. Las fuentes secundarias de vulnerabilidad personal …............................. 46 E. Fuentes terciarias de vulnerabilidad personal ............................................ 48 Capítulo 6: Angustia humana …...................................................... 50 A. Angustia física …....................................................................................... 50 B. Angustia personal ................................................................................. 50 C. Jerarquía de angustia.................................................................................. 54 Capítulo 7: Efectos de la angustia ........................................................... 56 A. Grados de angustia ........................................................................ 56 B. Angustia personal incapacitante en el niño................................................ 58 C. ¿Cómo la angustia personal distorsiona el comportamiento?.................... 61 Referencias .................................................................................................... 66 2

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

Prólogo En el prólogo del 1977, escribí: "Este manual ofrece una teoría general de la catarsis humana. Su propósito general es proporcionar una justificación para el uso consciente de las intervenciones catárticas en la educación para el desarrollo personal en la formación de habilidades interpersonales. Su objetivo más específico es proporcionar un complemento teórico a mi manual práctico sobre las técnicas de co-counselling (co-consejo). Las ideas presentadas aquí no constituyen la teoría de la condición humana que subyace en co-counseling, solo simplemente una teoría. En principio está abierto a revisión en función de su aplicación en la experiencia y la práctica de co-counseling , o en cualquier situación análoga que permita la aplicación de un paradigma de investigación experimental . Los contenidos proporcionan un mapa conceptual conveniente para obtener una visión global de la estructura teórica y para captar los artículos para referencia rápida. " El manual al cual se hace referencia aquí es “Co-counseling manual”. John Heron, 3 ª revisión Edición 1998 En la revisión de 1998, he hecho algunos cambios en el texto, y he reordenado la secuencia de los capítulos, poniendo los cuatro primeros capítulos de la primera edición a finales de de esta segunda edición, a fin de hacer que todo sea inmediatamente accesible. Estos cuatro capítulos, los capítulos 4 a 7, presentan una teoría de la naturaleza humana y la condición humana que apuntala la discusión de temas en los primeros tres capítulos. La primera edición de 1977 ya ha señalado más allá de sí misma en la breve declaración siguiente: "El hecho de que las tensiones intrínsecas de la condición humana es tal que el comportamiento humano puede descomponerse en forma distorsionada y pervertida es en sí misma una especie de meta-desafío (para el desarrollo transpersonal, en mi opinión). El desafío de primer orden de la situación de estrés es el desarrollo personal e interpersonal, pero la continua vulnerabilidad de este logro es un reto de segundo orden para cultivar el más amplio alcance de la conciencia humana. "La dimensión transpersonal, o espiritual, de la experiencia humana esta incluida en una variedad de escenarios de desarrollo en las siguientes siete publicaciones. El capítulo sobre la co-creación, en el sexto de ellos, más precisamente, articula una teoría del contexto transpersonal de la condición humana, a la que ”Catarsis en el desarrollo humano” apunta y por la cual es ampliada. Los puntos de desarrollo, y por el cual se expandió. 1. Heron, J. and Reason, P. (1981) Co-Counselling: An Experiential Inquiry 1, Guildford, University of Surrey. A co-operative inquiry on client states and processes in co-counselling. 2. Heron, J. and Reason, P. (1982) Co-Counselling: An Experiential Inquiry 2, Guildford, University of Surrey. A co-operative inquiry on ways in which cocounsellors can handle restimulation in everyday life. 3

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf 3. Heron, J. (1990) Helping the Client: A Creative, Practical Guide, London,Sage. Interpersonal skills training.19 4. Heron, J. (1992) Feeling and Personhood: Psychology in Another Key, London, Sage. See Chapter 6: The affective mode: emotion. This chapter develops further the account of personal needs and distress emotions given below, and outlines criteria of emotional competence. 5. Heron, J. (1996) Co-operative Inquiry: Research into the Human Condition, London, Sage. Participative research. 6. Heron, J. (1998) Sacred Science: Person-centred Inquiry into the Spiritual and the Subtle, Ross-on-Wye, PCCS Books. See Chapter 19: Co-creating. This presents a theory of the transpersonal context of the human condition. 7. Heron, J. (1999) The Complete Facilitator's Handbook, London, Kogan Page. Facilitating human development in groups. Estoy agradecido a aquellos con quienes he trabajado en talleres de formacion basica en “co-counselling” , talleres avanzados de “co-counselling”, talleres de formacion de profesores en “co-counselling”, investigaciones co-operativas en “co-counselling” y en talleres internacionales – en Bélgica, Inglaterra, Francia, Alemania, Holanda, Hungría, Irlanda, Italia, Nueva Zelanda,España y los EE.UU. - para dar el crisol de la experiencia compartida de forma sistemática en el que las ideas presentadas en este documento - y su expansión en las sucesivas publicaciones - se han desarrollado. Véase también mi: • Co-Counselling Manual • Co-Counselling Teachers' Manual • Co-Counselling Teacher Trainers' Manual • Intensive Counselling • Suggestions for Exercises

4

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

Capítulo 1: La sociedad no catártica
A. Catarsis Humana
Por catarsis aquí se entiende un conjunto complejo de procesos psicosomáticos por medio de los cuales el ser humano descarga una sobrecarga de angustia debido a la frustración acumulada de las necesidades humanas básicas (Capítulo 4: Las necesidades humanas y el comportamiento). Tal como se define ,es un fenómeno peculiarmente humano, atribuible a un ser somático con capacidades para el amor, la comprensión y la auto-dirección (autodeterminación). El supuesto es que la vulnerabilidad de esas capacidades en un cuerpo físico y el mundo, se ve compensada por un proceso de restauración que alivia a la persona de esa angustia incapacitante. Voy a utilizar los términos "catarsis", "descarga emocional” o simplemente" descarga " como cognitivamente sinónimos. El que los seres humanos son fisiológicamente convulsivos es bastante obvio. El orgasmo, parto, defecación, vómito, digestión no son sino algunas de las más leves o más fuertes convulsiones periódicas que dan testimonio de los procesos vivientes en el cuerpo. Que la persona, persona qua , es decir, qua ser psicosomático total, es también convulsiva es una noción poco entendida en la sociedad contemporánea. Ensalzamos las virtudes de control de las emociones, nos sentimos avergonzados por la expresión exageradamente abierta de la emoción positiva, y estamos insuficientemente preparados en el manejo de la liberación de las emociones convulsivas de angustia. Pero , la persona educada, sin duda es una persona que puede equilibrar los tres y ser competente en el control, en la expresión y en la catarsis. Según la teoría expuesta en los capítulos 4 a 7, cuando las capacidades humanas son frustradas en grado incapacitante, el resultado es tensión psicosomática aguda, del cual el componente mental es la pena, el miedo o la ira que corresponden, respectivamente, a las capacidades de amar, comprensión y auto-dirección frustradas. La parte catártica de la teoría sostiene que la pena se descarga del sistema con lágrimas y sollozos convulsivos, el miedo se descarga temblando y con sudor frío, la ira se descarga a través de gritos y con movimientos tempestuosos. Estos procesos no son considerados como auto-indulgencia, o peor, como histéricos. Se considera que son procesos que liberan de la angustia, que regresan a la persona a un funcionamiento desestresado y flexible otra vez. Son procesos mediante los cuales las personas descargan frustraciones personales. No debe confundirse con los procesos animales: sólo tienen un componente físico espectacular porque las personas están profundamente involucradas con sus cuerpos, y una tensión a la persona es también una tensión al cuerpo. Y así como las personas necesitan de educación para ejercer hábilmente su potencial intelectual, también necesitan educación para ejercer hábilmente el tipo de competencia emocional particular, que yo llamo catarsis. Alguna catarsis va a suceder de todos modos en la mayoría de las personas en algún momento. Pero como en todas las capacidades humanas, el uso pleno y efectivo requiere entrenamiento. Aquí es donde hay una gran brecha en la práctica educativa actual.

No es posible, por lo tanto, estimar su efectividad en una cultura donde es denigrada, maltratada y liberada de manera incompleta. De ahí la necesidad de la investigación sistemática de la experiencia personal e interpersonal en este ámbito, una enseñanza personal exhaustiva en los efectos de la catarsis en el comportamiento personal. Sin embargo, la experiencia es difícil de obtener: la sociedad oculta la catarsis (y esta es muy incompleta ) en un pequeño rincón del dominio que llamamos terapia, y el sistema educativo es privado en todos los niveles de cualquier formación en cómo manejar de manera efectiva las emociones .

5

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
Un resultado es que todo tipo de profesionales de apoyo (psiquiatras, médicos, psicólogos clínicos, trabajadores sociales, oficiales de libertad condicional, enfermeras,clérigos, etc, etc) tienen una idea muy imperfecta de qué hacer con sus propias tensiones psicológicas. Por ello, este capítulo es un tema central. Se dirige a un tema sumamente práctico y educativo en nuestra cultura. Y hace las distinciones que son fundamentales para la introducción efectiva de habilidades catárticas en la práctica educativa. La noción de una persona educada como alguien que, entre otras cosas, es experto en el control de todos los tipo de emociones, cuando es apropiado, es experto en la liberación de la emociones de angustia de una manera adecuada, en tiempo y lugar apropiados -- se trata de un concepto sofisticado que va mucho más allá de nuestras ideologías educativas actuales.

B. La sociedad no catártica No es demasiado extremista caracterizar a nuestra sociedad como no catártica. La crianza de los hijos abunda en prácticas que son en gran medida anti-catarsis: desde los primeros años, los niños están condicionados a lidiar con sus emociones de pena , el miedo y la ira, controlándolas y conteniéndolas adentro. Los niños no lloran, las niñas no se enfurecen; los niños y las niñas aprenden pronto que la aceptación social es sólo posible ocultando y enterrando sus heridas personales. La razón de esto no es muy difícil de hallar: una profunda compulsión de los padres. Un padre no puede tolerar en su hijo una descarga emocional que no puede tolerar en sí mismo. De ahí el círculo vicioso de la represión a través de las generaciones. El padre que ha pasado 20 o 30 años manteniendo defensas en contra de su angustia emocional, y que está muy identificado con su propio hijo, no puede soportar la efusión de angustia emocional similar en su hijo: se ve obligado a suprimir la catarsis del niño con persuasión , con halagos o mediante la amenaza. Cuanto mas pequeño el niño mayor es la tolerancia de su catarsis. Pero en términos generales, de cualquier niño de 8 años se espera que sepa cómo “guardárselo” todo adentro. Las niñas tienen más permiso para llorar que los varones, los chicos un poco más el permiso para estar enojado que las niñas, pero las represiones comunes son mucho más pesadas que los permisos diferenciales. La liberación catártica de miedo es totalmente tabú en todo momento y para casi todas las edades. La risa es la única forma de liberación culturalmente aceptable de tensión. Y a pesar de que las lágrimas de los adultos son aceptadas como una respuesta inevitable a los grandes traumas tales como la muerte y los desastres de todo tipo, la llorosa se ve a menudo tratando de contener las lágrimas que insisten en salir, mientras que los espectadores solidarios ,sin embargo, esperan que tarde o temprano, estos esfuerzos de control sean exitosos. Algunas personas de ambos sexos han perdido por completo la capacidad para descargar la pena, aun cuando el trauma es intenso, y pueden ser vistos inmóviles, totalmente alejados de las profundidades de sus propias emociones. En la sociedad no catártica, el sello de la edad adulta y la "madurez" es la capacidad de reprimir las angustias emocionales; y cuando tales emociones tienen éxito al escapar de la represa, la turbación social, la vergüenza y la culpabilidad rápidamente tratan de arreglar la rotura en la pared. Lo que los padres empiezan, las escuelas y colegios lo completan y los hospitales lo cementan.

6

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
Mientras, todas las grandes organizaciones y las instituciones de nuestra sociedad funcionan con amplia aceptación de normas tácitas de represión emocional. El lado positivo de este control Apolonico es que el control de la emoción es una condición necesaria para el cumplimiento efectivo de la tarea, cualquiera que sea : la disciplina de la emoción es una de las grandes habilidades humanas que hace posible el logro social, intelectual, técnico y cultural. El lado negativo es el control redundante, control represivo, la incapacidad de equilibrar los reclamos de disciplina y control en un tiempo y lugar adecuados , con la liberación sistemática de angustia y tensión en otros momentos y lugares apropiados. De ahí el aire represivo y enajenado del aula escolar, oficina, sala de hospital: no se prevé , ni se acepta la genuina necesidad humana de restablecer plenamente el vigor de su humanidad a través de la descarga completa de las consecuencias tensionales de su propia vulnerabilidad. En la sociedad no catártica, los seres humanos alienados represivamente tratan de ocultar su vulnerabilidad bajo la apariencia de fortaleza, en lugar de encontrar su verdadera fuerza a través de la aceptación catártica de su vulnerabilidad.

Las consecuencias de todo esto es que el comportamiento distorsionado en todas las formas es
desenfrenado. La violencia, eruptiva y abierta, o institucional, abunda. La anomia, apatía y la ataraxia están a la orden de la psique. Las relaciones íntimas son frías o arden en llamas infernales. Etiología psicógena abunda como una marea a través de los médicos de cabecera y salas de consulta. Distracciones sensacionales provenientes del dolor de angustia reprimida crea fortunas para quienes lo practican. La tecnología y la burocracia centralizada se combinan para mantener la alienación pasiva de persona a persona en cada barrio. El núcleo familiar es un caldo de cultivo letal de prácticas sociales distorsionadas, especialmente practicas de crianza represivas. La educación aleja la inteligencia de la emoción. Y así sucesivamente.

Mientras tanto, el número de “socorristas” profesionales aumenta . La sociedad no catártica abunda en socorristas y organismos de ayuda de todo tipo,en todos los servicios médicos, los servicios sociales, los servicios de educación, la industria, el comercio y el gobierno. Esta es la gran ayuda distorsionada, por ahora muy ampliamente institucionalizada en nuestra sociedad. Yo lo llamo una distorsión debido a que sus practicantes diariamente se encuentran con seres humanos encerrados en un comportamiento distorsionado por la angustia reprimida, sin embargo, hacen todo lo posible por ellos, excepto capacitarlos para encontrar maneras de liberar la angustia. El resultado es, por supuesto, que los propios profesionales experimentan una sensación sutil pero profunda de impotencia humana y frustración en su trabajo, y su propio nivel de angustia aumenta en consecuencia. Sin embargo, la adopción misma del papel de “experto” ayudando, mantiene una represión preventiva sobre esta angustia inducida profesionalmente. El resultado es una escandalosa tensión intrapsiquica no reconocida entre los profesionales de asistencia de todo tipo, sobre la que se mantiene un silencio cómplice, pero a la cual las cifras de suicidio dan un testimonio elocuente. El diagnóstico, el etiquetado, la interpretación, análisis, evaluación - una especie de “pinchar y hurgar” intelectual del cliente - es el dispositivo preferido del profesional para mantener las angustias convenientemente en la bahía y reprimidas, y sobre todo a mantener las angustias del profesional firmemente aseguradas, de manera que en ningún momento se cuestione la competencia catártica del profesional. Profesional y cliente están encerrados dentro de distorsiones complementarias, y así, mantienen afuera lo que originalmente fue creado desde dentro.

7

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
Por supuesto, esta consideración de nuestro tipo de sociedad es una caricatura. Esta sobrevalora la abundancia de aptitudes intelectuales, de capacidad técnica y profesional, política y capacidad de organización, de conocimientos estéticos y culturales. Sin embargo, si observamos las competencias emocionales e interpersonales, entonces se convierte en evidente, en mi opinión, cuan universalmente inafectiva (como el correlato de iliterado) es, y probablemente más entre los literados. C. Dogmas de la sociedad no catártica Sugiero en el capítulo 4 que la sociedad rígida es la institucionalización del comportamiento distorsionado y pervertido arraigado en angustias emocionales irresueltas. Yo aquí le doy un vistazo a este proceso en relación con nuestra propia sociedad. La cultura tiene un legado del pasado de aceptación tácita de dogmas, que están todavía muy arraigados en nuestras prácticas sociales y educativas. Estos dogmas que veo como la ideología distorsionada que es una función de las angustias obstruidas y no identificadas, tanto primarias como secundarias.

1. El dogma de que el intelecto es el primer differentium del ser humano

Este dogma de Aristóteles sostiene que la inteligencia es aquella capacidad que, sobre todo, en sus fases de desarrollo, distingue a los seres humanos de los animales. Este dogma es la hipótesis de todo nuestro sistema de educación secundaria y terciaria. No tenemos ninguna noción de un sistema educativo que dé igual importancia a las capacidades humanas para el amor, la comprensión y la libre elección. El dogma asociado es que el intelecto no es solo para controlar y regular las emociones, sino también para reprimir y contener las angustias emocionales. Un resultado es que tenemos un proceso educativo en que el ejercicio de la inteligencia está separado de la emoción humana y la libre elección inteligente. El cristianismo desarrolló la noción contradictoria de que la voluntad humana es libre, pero al mismo tiempo, tiene una tendencia interna innata a ir mal, a tomar decisiones desagradables. La doctrina de la maldad innata sobrevive en el rigor calvinista de la teoría psicoanalítica, en las teorías de la agresión innata en el ser humano, que desenmascaradas, son simplemente teorías de que las personas son inherentemente malas. Cualquiera que trabaje en cualquier profundidad con seres humanos en nuestra sociedad, una y otra vez, se encuentra con esta profunda grabación arraigada y compulsiva, presente en niveles casi inconsciente del sistema, que afirma de mil maneras "No soy bueno". Básicamente actúa como un patrón de control que reprime una gran cantidad de angustia. El proceso educativo (y terapéutico) carece de cualquier noción de la celebración de ser humano, la afirmación consciente de lo auténticamente humano. Los adultos están profundamente avergonzados por el proceso de declarar su propio valor.

2. El dogma de que la naturaleza humana es intrínsecamente mala.

3. El dogma de que la virtud es auto-castigo.
Que lo que debemos hacer necesariamente implica una negación de lo que queremos hacer; que lo que es bueno para nosotros, como la educación y la formación, es también, necesariamente, más bien doloroso, frustrante y desagradable; que el aroma de las delicias que rodea los "vicios secretos" nunca puede hallar equivalente en la probidad de la buena vida. Este es el dogma de la opresión moral, de modo muy prevalente en la crianza y la educación, en la cual se establecen los “Tienes que”, “Debes” y de hecho se utilizan para frustrar la satisfacción de las capacidades humanas. El proceso educativo en el hogar y la escuela y la universidad todavía no ha intercambiado el concepto de “Lo debo hacer” por el concepto de “todas las cosas relevantes racionalmente consideradas

8

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
que profundamente deseo hacer”. La calidad opresiva de los actos morales al estilo antiguo debe ser sustituida con la calidad regocijante de los actos que celebran el florecimiento de las capacidades humanas. Estos tres dogmas están mutuamente entrelazados y se ayudan a mantener unos a otros. En mi experiencia de trabajar con la gente en su propio crecimiento y desarrollo, estos dogmas están todavía muy arraigados en nuestra cultura y hacen eco en una multitud de maneras a través de nuestras practicas de crianza y educativas. Cuando a través de procesos catárticos y otros procesos,los seres humanos salen de debajo de dichos dogmas, estos se revelan por lo que son: el depósito ideológico de muchos siglos de angustia emocional sin identificar ni resolver. Tampoco este mecanismo de depósito es difícil de entender. Una vez que un ser humano se ve cautivo en la trampa de tratar de obstruir compulsivamente el sufrimiento del dolor y la angustia enterradas, entonces el intelecto rápidamente se dedicara a la tarea. Para el ser humano desprevenido, el reino de la emoción humana se presenta como uno de dolor y de distorsión, que resulta en un comportamiento que puede ser una grotesca caricatura de la vida animal. El intelecto puro, sin embargo, puede llegar a ser funcionalmente autónomo durante breves períodos, dando un alivio temporal del dolor oscuro de la angustia, entrando en un mundo de generalidad, claridad y conexión lógica - a diferencia del mundo existencial cotidiano de particularidad, oscuridad y conexión humana. Lógica, matemáticas, inferencia científica, análisis conceptual y síntesis, desde cierto punto de vista, tienen algunos de los más potentes y refinados calmantes para psiquis heridas. No es de extrañar,entonces, que el intelecto llegó a ser considerado como el supremo principio de distinción de los seres humanos, y que para un determinado tipo de ser humano, la actividad intelectual tiene un atractivo curiosamente irresistible y frecuentemente compulsivo. El intelecto compulsivo, manteniendo el dolor enterrado, necesariamente será incapaz de comprender la relación entre la vulnerabilidad humana y una sobrecarga de angustia, por una parte,y el comportamiento humano distorsionado y pervertido por la otra. Atrapados en el mecanismo de la represión, el intelecto reconoce sólo el comportamiento distorsionado y elabora una teoría represiva - que las personas son intrínsecamente desagradables - una teoría cuya única función es la de mantener fuera de la conciencia el dolor enterrado y, por tanto , el potencial positivo que este obstruye. Si usted insiste en que la gente se identifique con la teoría anterior, cuando lo que es en realidad un comportamiento distorsionado por la sobrecarga de angustia, entonces debido a su prisión teórica, usted garantiza que esta angustia emocional subyacente no será liberada. La psicodinámica de ciertas partes de la teología cristiana merecerá un cuidadoso análisis. Por último, el intelecto represivo, identificando el comportamiento distorsionado con la maldad intrínseca de la gente producirá moral represiva, como corolario. La expresión de la maldad inherente a las personas debe ser controlada por el ejercicio del intelecto y la voluntad: el deber es una exigencia de la razón o de Dios o de ambos en conjunto contra el dominio de la inclinación humana. Ciega y represiva de la profunda angustia emocional, cada teoría moral demanda que la gente controle el comportamiento distorsionado obstruyendo el único medio efectivo para lograrlo -- la liberación del dolor oculto. Por lo tanto la moral opresiva tiende a ser compulsivamente hipócrita, sus protagonistas caen en privado en una matriz de distorsiones en secreto o "vicios" que, simbólicamente, representan su angustia emocional negada y sus necesidades humanas congeladas. Hay, por supuesto, una gran cantidad de corolarios prácticos de estos tres dogmas relacionados entre sí, y sólo voy a enumerar algunos de ellos aquí. En general, la cultura mantiene un claro

9

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
enfoque en la interacción verbal y es estereotipada y ciega a la interacción no verbal. La gente tiende a trabajar compulsivamente en su tarea definida, mientras que , son notablemente inconscientes de la compleja serie de procesos interpersonales que acompañan e interactúan profundamente con ella. La ansiedad y la inseguridad son repelidas por el hacer, pero surgen con paroxismo cuando es sólo una cuestión del ser y el devenir. Es más fácil analizar, generalizar e intelectualizar que relacionarse de un modo consciente, auténtico, abierto, y de calidez humana. La confrontación de apoyo es un arte desconocido, ya que la ira enterrada distorsiona todo intento y lo convierte en un ataque ansioso y no constructivo. Así, el trabajo constructivo a través de la tensión y los conflictos interpersonales tienden a ser evitados en favor de la evasión, la manipulación, especulación, política encubierta. Modos de intervención autoritarios son usados compulsivamente cuando otros modos mas cooperativos serian mas apropiados y enriquecedores. Las necesidades de cariño se confunden con las necesidades sexuales, el contacto físico y el calor humano se confunde con el de contacto erótico y deseo sexual, de modo que toda la sociedad se priva de una interacción física humana cálida y constructiva. La sociedad es generalmente negativa con respecto al sexo, ya que no hay tradición de una teoría y práctica positiva de la sexualidad. La sexualidad compulsiva abunda: la búsqueda de un orgasmo en un intento de aliviar el dolor de la angustia emocional enterrada, la que sólo puede ser liberada de manera adecuada por otros medios. La gente tiende a tener autoimágenes negativas del cuerpo; y la celebración del cuerpo, del movimiento, de la conciencia sensorial no forman parte de la educación general y la cultura. Y así sucesivamente. D. Catarsis en la sociedad no catártica Sin embargo, ninguna sociedad puede estar totalmente desprovista de medios de liberación catárticos, ya que el resultado, según esta teoría, sería un colapso completo del comportamiento social debido a una sobrecarga intolerable de tensión. Por tanto, es instructivo considerar cómo se mantiene la tensión por debajo del umbral de la ruptura total. Éstas son algunas de las posibles salidas o salidas parciales.

1. Soñando. El tipo de sueño al dormir asociado con los movimientos rápidos de los ojos

puede tener un efecto catártico. Dicho sueño implica una convulsión fisiológica menor. Cuando los sujetos humanos no han dormido lo suficiente en términos de número de horas, y a su vez también se ven privados del sueño, la incidencia de comportamientos distorsionados y angustiados aumenta. La gente a veces despierta de pesadillas, con sudoración, temblores, gritos o sollozos. Los niños pequeños parecen someterse a un proceso de catarsis profunda en los terrores nocturnos, cuando, con los ojos muy abiertos, ellos tiemblan y gritan y lloran. Aunque sea alarmante para los padres, esta es probablemente una bendita válvula de seguridad para el niño. La angustia emocional irresuelta, uno puede plantear como hipótesis, puede vislumbrarse en forma de imágenes de sueños perturbadores que pueden hacer estallar los circuitos cerrados de la represión y desencadenar una catarsis general. Antes de la llegada de la televisión, un gran número de personas asistía con regularidad a las películas, ahora un número aún mayor pasa mucho más tiempo delante del televisor. En la pantalla grande y en la pantalla chica los dramas proliferan: el miedo , la ira y la pena del espectador aumentan por encima del umbral y se hacen conscientes, proyectados con seguridad sobre los personajes en la trama desarrollada. Presumiblemente existe algún comienzo de catarsis aquí, a la que se le puede dar rienda suelta cuando discretamente las lágrimas corren por las mejillas.

2. Drama. Que el drama tiene un efecto catártico y de descarga es una antigua doctrina.

10

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
Pero por lo general lo que el drama comienza fructíferamente en la psique del espectador, su mecanismo represivo rápidamente lo apaga, cuando pasan los créditos o se encienden las luces. De ahí que el espectador se encuentra en un doble vinculo repetitivo: el drama tira hacia la catarsis personal, pero el condicionamiento dice que es sólo una historia y corta la descarga emocional personal. Por lo tanto, la visión de los dramas de la pantalla puede convertirse en una especie de pseudo-liberación compulsiva. Si usted se conmueve por una novela , trate de seguir las asociaciones hasta su propia vida, después de que ha terminado, y deje que la descarga emocional continué libremente. La novela, el cuento, la obra leída en lugar de vista, pueden tener un efecto similar.

3. La música y la poesía. Para muchas personas la emoción estética despertada por la
música y la canción puede tener un efecto catártico intermitente, incidental, y convertirse en un mar de lágrimas. Lo mismo se aplica a la poesía. A la inversa de alguna manera la música puede ser utilizada temporalmente como un calmante cargado de decibeles para borrar el dolor oculto.

4. El deporte competitivo, la actividad física vigorosa, el baile. Algunas capas
superiores del miedo y la ira puede ser superficialmente aliviada por estas actividades, y por espectadores vociferantes de ellas también.

5. Respuesta a la naturaleza. Conozco gente que se conmueve hasta las lágrimas por
los árboles y las flores, por las inesperadas vistas de montañas y valles, por los océanos, mares y ríos, por amaneceres y puestas de sol, las estrellas y la luna.

6. Catarsis post-orgásmica. En las encuestas informales algunas personas dicen que, en
un número relativamente pequeño de ocasiones, el orgasmo será inexplicablemente seguido por temblores, llanto, risas. Esto es por lo general en el contexto de una profunda relación íntima y amorosa.

7. Intimidad permisiva en la familia, entre amigos y amantes. En tal configuración de

intimidad, un mayor o menor grado de catarsis será tolerado, aceptado, o incluso sera apoyado y estimulado. alabanza, la meditación puede tener incidentalmente efectos catárticos.

8. Actividades Transpersonales. Para algunas personas, la oración, la adoración, la 9. Risas. Esta es probablemente la principal fuente de alivio catártico en nuestra sociedad,
descargando los temores y enfados leves de la turbación social. Pero nótese el ensombrecimiento significativo cuando muere la risa, la comedia termina: como si hay un breve vistazo de las capas más profundas de angustia emocional temporalmente descubierta por la la liberación de la risa - pero no hay ninguna posibilidad de tratar con ellas, así que, siga el show, siga la vida.

11

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

Capítulo 2: Catarsis Humana
A. Catarsis como tal La descripción que sigue se basa en el trabajo intensivo realizado en co-counselling (coescucha) a través de muchos años. El enfoque es sobre todo en la descarga de lo que he llamado angustia emocional personal distinta de angustia emocional física. 4. La descarga de pena, se produce por medio del llanto y sollozos. El cliente reprimido permitirá las lágrimas, pero reprimirá el sollozo, sin embargo, las capas más profundas de dolor se liberan en llanto convulsivo sin inhibiciones. Apoyo físico consciente y un buen abrazo, podría ser necesario por el cliente para que se sienta lo suficientemente seguro para permitir que esta convulsión se produzca. Mientras el proceso fisiológico se produce, el dolor de la separación, del amor frustrado se hace consciente y es totalmente experimentado. 5. La descarga del miedo se produce a través de temblores y sudor frío. Las extremidades, manos, cabeza , cuello , tronco, la mandíbula, se encuentran atrapados en una temblor de alta frecuencia , mientras que la persona experimenta el miedo a lo desconocido, lo extraño, la invasión psicológica o la amenaza, la falta de comprensión. El miedo descargado puede ser temor a aspectos desconocidos pero positivos, como el amor, el éxtasis, el orgasmo, el placer, así como los negativos y desconocidos. El miedo parece trabarse y bloquearse automáticamente en el sistema, y puede ser una revelación para la persona aislada, dogmática, la experiencia de la disolución de esa rigidez en la liberación del miedo. 6. La descarga de la ira se produce a través de una explosión sin inhibiciones y de alta frecuencia de sonidos y movimientos tempestuosos. Es la indignación justificada la que moviliza la respiración, la voz y la musculatura de todo, los brazos, las piernas y la pelvis: la protesta "¿Cómo te atreves!" liberada somáticamente. El control represivo inhibe el sonido y el movimiento a través de la contracción muscular, y el cliente a menudo necesita capacitación y estímulo para eliminar esos bloqueos. La experiencia asociada es la de extrema, ardiente indignación y protesta.

La ira en el nivel de frustración personal, cuando la autonomía humana es interrumpida e interferida , es una especie de ira espiritual. En mi opinión, su descarga sólo es efectiva cuando es totalmente inofensiva, es decir, cuando se libera en viejos cojines, colchones o en el aire. La descarga de la ira debe distinguirse cuidadosamente de un ataque agresivo, al cual considero como una distorsión causada por el miedo y la ira no descargados. Hay una gran diferencia entre el tono de "¿Cómo te atreves!" y el tono de "Toma esto! Y eso!" La teoría sostiene que el comportamiento destructivo y agresivo en los seres humanos se reducirá en función de que el miedo y la ira reprimida subyacente sea descargada sin causar daños. Esta distinción es crucial cuando se trata de la educación efectiva de los los que están actuando de manera muy destructiva. Cuando una persona destruye propiedad privada, a otras personas o a sí misma, se desplaza la atención y la experiencia de la profunda indignación interna: se trata de un intento inadecuado de lidiar con la ira reprimida. La agresión se aferra al oponente para evitar la

12

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
experiencia del dolor de la indignación. Esta noción de una ira espiritual y humana y su necesidad de una liberación intensa pero inofensiva es muy poco entendida en la sociedad. Pero la necesidad de la educación es enorme, porque la ira reprimida está representada en una gran cantidad de maltratos físicos y verbales.

La descarga de la turbación se produce por la risa completa y sin inhibiciones. La capa superior de la turbación parece ser un miedo social leve de lo que otras personas piensan, dicen o hacen sobre la apariencia o el comportamiento de uno. Una capa un poco más profunda es de la indignación leve ante tal intimidación. La combinación se descarga como risa. Una persona que está abierta a la liberación de la angustia emocional, encontrara que la risa puede convertirse de repente en la liberación temblorosa de miedo o la liberación tempestuosa de ira, éstas tensiones más profundas que quedan descubiertas al descargar la turbación superficial. A medida que la risa de la turbación desparece, la experiencia es la de la ruptura del temor rígido - previamente no identificado - de la crítica de los demás. La turbación se presenta congelada en una solemnidad represiva,la sobriedad, seriedad, que tiene una calidad rígida e inflexible, atrapando la conciencia ligera, brillante y flexible del verdadero ser humano debajo de ella. Mientras transcurre la risa, el ser humano flexible aparece, y la mascara solemne cae temporalmente. No hay vista más agradable que la de una persona radiante de la risa, una liberación completa de la vergüenza por primera vez, los viejos controles que intentaban colocar la máscara de nuevo fallan mientras que un nuevo estallido de risa envía la máscara una vez mas ruidosamente al suelo. La turbación es claramente una parte muy importante de la angustia humana en el plano personal. El espíritu humano o persona, creo yo, es radiante y alegre de forma innata y espontánea. Las raíces de la turbación yacen en la intimidación social o la represión de esta espontaneidad innata. El niño que crece rápidamente capta el mensaje de que la abundancia de esta alegría espontánea no es socialmente aceptable, de hecho es intolerable para los adultos angustiados alrededor. Fundamentalmente, lo que la turbación reprime es la alegría fácil y elegante del niño- pero no sólo del niño sino del adulto auténtico también – por lo tanto, la risa que descarga la turbación está muy cerca y a menudo continúa con la risa que expresa la alegría y el regocijo de ser humanos. Los grupos de desarrollo humano que no disfrutan con el regocijo de la risa humana trabajan bajo un peso de turbación no identificada y sin resolver.

7. La descarga de la culpa y la vergüenza. Culpa o remordimiento debe ser distinguida de la vergüenza. La culpa es la angustia emocional que puede surgir al darse cuenta uno que ha hecho daño a otra persona, mientras que la vergüenza es la angustia emocional asociada con la constatación de que el comportamiento de uno ha sido inadecuado, ha defraudado, ha quedado por debajo de los estándares esperados, aunque nada perjudicial se ha hecho. • Además, hay una distinción crucial entre la culpa y la vergüenza redundantes y la culpa y la vergüenza genuinas. El primero se plantea en una persona formada en valores falsos y no

13

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
auténticos: una persona que siente culpa y vergüenza sobre el sexo aun dentro del matrimonio; un hombre que siente vergüenza al sollozar cuando alguien que ama muere; una persona que todavía se siente culpable por querer rechazar lo que se puede ver claramente como una imposición falsa e injusta, ya sea religiosa, política o domestica, y así sucesivamente. El sentimiento de culpa genuino surge cuando una persona tiene conocimiento de los efectos perjudiciales en otro causados por su conducta, cuando dichos efectos eran evitables y no sirvieron a ningún propósito constructivo. La vergüenza genuina puede surgir cuando una persona a través de algunos descuidos o inadvertencia o de irresponsabilidad compulsiva se queda corto en una norma social válida: la cesación de una cita importante,producir trabajos por debajo de lo esperado. • La culpa y la vergüenza redundantes o falsas son realmente formas crónicas de la turbación y por lo general, ésta se descarga como risa, junto con alguna liberación del miedo y la ira a través de temblores y movimientos tempestuosos. La culpa genuina es como la pena autogenarada: la clase especial de pena que surge al saber que he rechazado la necesidad de ser amado de la persona que he herido, y que he frustrado mi propia necesidad de amar a esa persona. La descarga principal de dicha culpa es a través de las lágrimas y sollozos cuando el dolor de la culpa es intensa. También puede haber un poco de rabia asociados - la frustración en la circunstancia particular en la cual interrumpí mi capacidad de tomar decisiones inteligentes. Por último, la risa resolverá cualquier penumbra de la falsa culpa que pueda haberse reunido alrededor de la culpa original. • La culpa genuina es a menudo un estado superior o angustia emocional reflexiva: yo me angustio a mi mismo ya que mi comportamiento distorsionado por la angustia lastima a otra persona. Con frecuencia la culpa genuina es atrapada por los controles represivos existentes, de modo que una persona “entretiene” a la culpa compulsiva en lugar de liberarla y experimentar en su totalidad el dolor de la pena autogenerada subyacente. • La vergüenza genuina, donde otros se han decepcionado más que perjudicado, es una forma más ligera de angustia emocional. Es, si se quiere, auténtica turbación, y como tal se descargara como risa, aunque por supuesto, está la cuestión más profunda de lo que llevó al desempeño por debajo de lo esperado, en primer lugar. Lo que he llamado turbación en la subsección anterior es realmente vergüenza redundante , falsa ,pero continuamente presente, socialmente generalizada, donde la auto expresión autentica de la persona es intimidada por los falsos valores programados en la psique, un programa que funciona en casi todas las situaciones sociales. 8. La descarga de la repugnancia. La repugnancia es una emoción estrechamente asociada a la náusea física, por lo tanto parte de la descarga puede ser un verdadero reflejo de vomitar o un simbólico o pseudo reflejo de vomitar. La repugnancia, como una angustia emocional personal, a diferencia de la reacción de repugnancia puramente física a un olor desagradable u otro estimulo desagradable, es una angustia emocional que puede surgir en respuesta a un comportamiento distorsionado crónico en uno mismo o en otros. Además del reflejo de vomito real o simbólico, la descarga de la repugnancia en gran medida se reduce a la descarga de miedo a través de temblor, ya que en mi opinión, el núcleo de la repugnancia personal es el miedo a lainvasión de la psique o de las relaciones sociales por energías irracionales , distorsionadas, ciegas, con la pena asociada a la interrupción del amor compartido así inducida.

14

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
• La interacción sexual compulsiva y distorsionada puede resultar en una combinación de repugnancia personal y física en la que las náuseas, el miedo y la ira se hallan entrelazados. 9. La descarga de aburrimiento. El aburrimiento, como la culpa, la vergüenza y el asco, puede ser una angustia emocional reflexiva. El comportamiento ya distorsionado y cerrado, de modo que las auténticas opciones y posibilidades están restringidas internamente, entonces la persona se siente aburrida. Puede también ser una verdadera frustración provocada por una reunión o un encuentro nada interesantes. La angustia emocional central subyacente me parece que es la ira, y se descarga como tal. 10. La descarga de la fatiga física y la tensión muscular como tal. Todas las catarsis de angustias emocionales personales implican una liberación de tensión somática, así como emocional. Pero es claro que existen tensiones físicas sui generis, como la fatiga y la tensión muscular que no puede ser reducido de nuevo a los factores psicógenos. La descarga de estos parece implicar bostezos y estiramientos profundos y repetitivos. B. Componentes de la liberación catártica Catarsis es mucho más que meras emociones. Una consideración completa incluye, en mi experiencia. lo siguiente: 10. Balance de atención. La persona es consciente de, está en contacto con, las angustias emocionales, pero también tiene algo de conciencia enfocada fuera de la angustia emocionalen la presencia servicial de otra persona, en algunos pensamientos, palabras que contradicen (pero no reprimen) el dolor de la angustia emocional. Cuando la atención está equilibrada de esta manera entre la angustia y lo que está fuera de ella, una palanca psicodinámica es mantenida que propicia la descarga de las tensiones emocionales. El dolor enterrado , cuando es fuertemente activado justo por debajo del umbral de su experiencia , absorbe la consciencia y la atención: el cliente está en un estado emocional pesado, hundido, inmóvil, deprimido y se opone con fuerza a la catarsis o no puede manifestarla si quiere. Cuando una persona está hundida o empantanada por la angustia emocional de esta manera, entonces tiene que apartar algo de atención de la angustia emocional (sin reprimirla) de modo a liberar suficiente atención en el sistema para descargar libremente. Si yo me alejo de las angustias emocionales pero permanezco abierto a ellas, luego por el juego de los opuestos, éstas son inevitablemente atraídas hacia arriba desde su lugar enterrado hacia la descarga. Si el sistema psicosomático es absorbido y cerrado por la tensión, la liberación de la tensión no puede empezar. La persona necesita desidentificarse conscientemente un poco del sistema tenso - entonces la liberación de descarga puede comenzar. • En realidad, hay dos principios complementarios que participan en esta desidentificación: la relajación inicial del sistema, y el poder de dreno de las afirmaciones contradictorias -- es decir, pensamientos y palabras que contradicen o están bastante fuera de la oscuridad generada por el sufrimiento oculto-- tienen el efecto de drenar esa angustia emocional hacia la descarga. Esta noción de contradecir o alejarse de la oscuridad interior con el fin de conducir el dolor enterrado subyacente hacia la descarga, es un principio elegante de potencia practica infalible. • En general, el balance de atención significa que el cliente siempre tiene algo de atención fuera del proceso de descarga, de modo que no pueda ser arrastrado por una conmoción catártica que no considera tiempo, lugar, otras personas e incluso al propio Ser. El cliente está

15

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
equilibrándose entre la conmoción somática involuntaria y el ámbito de la atención voluntaria mantenida fuera de esto, un campo del que puede facilitar y guiar la liberación, yendo más profundo o superficial, llegando a un cierre, de acuerdo al tiempo disponible y la dinámica interna. Tengo en cuenta aquí, por supuesto, a un cliente calificado que esta administrando su propia catarsis con la presencia de apoyo de otra persona, como en co-counselling. • El Balance de atención también significa que en la práctica el cliente sólo trabajara con niveles de angustia emocional que están disponibles "en la parte superior de la pila", la que progresivamente puede descargar de una manera relativamente tranquila, de manera que la gestión diaria de la vida es mejorada en lugar de perturbada. Al trabajar de una zona de atención libre fuera de la angustia emocional, el cliente calificado garantiza que la angustia más profunda saldrá a la superficie lentamente a su debido tiempo, llegando a punto de descarga sólo cuando la persona puede efectivamente manejarla. 11. La liberación. Desde la zona de atención libre, la persona se despoja del control inhibitorio y deja que las convulsiones somáticas - el llanto, el temblor,la tempestuosidad, la risa - ocurran, mientras experimenta, una consciencia abierta al dolor de la pena, miedo, rabia y vergüenza, anteriormente obstruido. La angustia emocional convulsiona cuerpo y mente, pero a su vez es consumida por esta aceptación. El cliente experimentado evitara el cierre prematuro que interrumpe la descarga antes de que toda la angustia emocional disponible en el nivel de trabajo este desactivada. 12. Comprensión espontánea. La catarsis genera conocimiento espontáneo, y el conocimiento es tan importante y valioso como la liberación de las angustias emocionales. Volviendo sobre la teoría del recuerdo, el estrés inhibe la apreciación flexible y discriminante de las situaciones de modo que las situaciones cargadas de angustia son almacenadas en el sistema psicosomático de un modo rígido y estereotipado. La angustia emocional congelada es como la cera en la que una serie de situaciones víctima-opresor estereotipadas se registran. La mente se contrae bajo tensión, por así decirlo, así que sólo tiene un conocimiento limitado de la situación de estrés - "él opresor; yo víctima; no hay escape; dolor y pánico, salvo desconectar y hacerse el muerto". Elaborado por repeticiones este recuerdo puede convertirse en una construcción distorsionada crónica en la forma en que una persona ve y reacciona a su mundo. La descarga de la angustia emocional tiene el efecto de romper la construcción distorsionada, liberando la mente para hacer una evaluación realmente discriminante de lo que estaba realmente sucediendo en los incidentes críticos tempranos y en las repeticiones posteriores. • La inteligencia de la persona, previamente obstruida e inhibida por la angustia emocional, reevaluara espontáneamente -mientras la tensión se descarga- las situaciones que inducen la tensión y sus efectos posteriores. El conocimiento base aquí es dinámico: la persona ve claramente lo que era, una persona auténtica realmente necesitada, ve como esta necesidad, interrumpida y congelada, junto con el dolor asociado , ha sido el motivo oculto detrás de un elaborado conjunto de conductas distorsionadas. Ideas asociadas surgen y liberan otras figuras en el drama inicial tomados de estereotipos de opresor, de modo que son vistos en conjunto, como humanos con todas sus facetas. • La idea de que un terapeuta o consejero debería dar al cliente sus interpretaciones, opiniones, análisis, categorización del pasado del cliente y su relación con el presente es absurda para cualquiera que haya visto la inundación de conocimiento después de la catarsis en la persona profundamente descargada. El interpretar al cliente es un proceso represivo para el cliente y el consejero. Para el consejero, la interpretación sistemática aplicada a otros es una forma de doble traición: se manipula al cliente a fin de evitar el discernimiento post-catártico en el mismo

16

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
consejero. 13. Celebración. La liberación de la angustia emocional del sistema humano es simplemente un preludio de la celebración que le sigue. Esta es una celebración de la identidad humana, de la re-emergencia de las capacidades específicamente humanas, de estar plenamente presente para sí mismo y otros. La persona después de la catarsis necesita espacio, tanto verbal como no verbal, para esta delicia expresiva en su auténtica humanidad. Esta es la fase de emergencia de entre las sombras, de reclamar la herencia de un corazón cálido, una inteligencia flexible, una voluntad de aventura. Es también una fase de compartir, de llegar a otras personas, de placer recíproco. • En el aspecto práctico, la celebración también puede significar la adopción de un plan de acciones y establecimiento de metas, la reorganización de la vida personal y profesional, en detalles o en el fondo, con el fin de dar una expresión sistemática a los valores de las capacidades emergentes. • En medio de las represiones fuertes de la sociedad no catártica, la celebración del ser a menudo se presenta, inicialmente, a los adultos no iniciados como inconcebible, una fantasía vergonzosa y engañosa. En mi experiencia esta actitud siempre se reduce a un programa profundamente arraigado que reitera la maldad innata de la persona - y este programa siempre tiene una función muy represiva. Se necesita valor y claridad para levantar la aguja del viejo disco y cantar una canción muy diferente. • La afirmación de los valores del ser personal puede convertirse en un metaprograma consciente, una manera intencional de vivir en la que una persona celebra en actitud y comportamiento, ella misma, los demás y el mundo dado. C. Los efectos de la catarsis Dos efectos inmediatos ya se han tratado en la sección anterior. Voy a reiterarlos brevemente aquí, y luego voy a pasar a efectos a largo plazo, 1. Comprensión espontánea. Esto incluye una nueva evaluación del evento traumático del pasado – comprensión de lo que realmente estaba sucediendo, junto con la comprensión de la conexión entre un evento y el comportamiento posterior. 2. Celebración del ser personal. La persona humana radiante, a diferencia de la persona afligida en sombras, emerge a través de la liberación catártica. 3. Desintegración de la conducta distorsionada. Como las necesidades humanas congeladas se identifican por el conocimiento espontáneo, y el dolor y la tensión que las enterraban se descarga, la persona ahora tiene la libertad interior y la flexibilidad para llevar esas necesidades conscientemente a su realización en tiempo presente. Por lo tanto, esta a disposición de la persona el dejar de vivir compulsivamente y elegir vivir intencionalmente - a tomar decisiones conscientes que relacionen necesidades fundamentales a la realidad actual. La catarsis no regenera automáticamente la conducta, pero libera a la persona de compulsiones distorsionantes para que pueda elegir libremente un nuevo comportamiento. Pero el acto consciente de elección tiene que ser hecho. • Tampoco debería, en mi opinión, un modelo hidráulico crudo ser utilizado. Este tipo de modelo

17

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
podría argumentar que en primer lugar hay que vaciar el conjunto total de la angustia emocional en el cual se esconde el comportamiento distorsionado paralítico, antes de que el comportamiento sea dejado impotente y un nuevo comportamiento pueda comenzar. Un modelo preferible es que tan pronto como la descarga de angustia emocional libera suficiente comprensión en la dinámica del comportamiento distorsionado, luego la persona puede empezar a vivir intencionalmente. Las viejas distorsiones pueden tener algo de energía en ellas, todavía pueden tender a saltar de entre los arbustos cuando la situación que las provoca aparece, pero ahora que la persona entiende lo que las hace saltar, puede optar por reemplazarlas por alternativas más adaptativas y comportamientos eficaces. En otras palabras, la catarsis puede reducir la carga de tendencias de comportamiento distorsionado hasta el punto en que la persona tiene suficiente atención fuera de ellas, en las situaciones que las provocan, para elegir mantenerlas fuera de la conducta y crear respuestas nuevas y autorealizadoras. 4. Vivir en el momento plenamente. La catarsis sostenida genera una gran cantidad de atención libre - atención que se ha liberado de las amarras del pasado angustioso. El resultado es una conciencia mucho mayor de la realidad presente, de lo que esta aquí y ahora ocurriendo en el mundo dado, con una mayor capacidad de responder de manera adecuada y flexible a él. Para muchas personas este es un estado alterado de conciencia, ya que la conciencia ordinaria tan a menudo tiene una carga de ansiedad al recordar los acontecimientos pasados, lo que restringe la capacidad de darse verdaderamente cuenta de lo que está pasando ahora. Las angustias emocionales enganchadas al pasado ponen grandes anteojeras y una lente de distorsión a la percepción del presente. • Pero vivir en el momento plenamente es más que vivir en tiempo presente. Es posible estar aquí y ahora en términos de consciencia sensorial inmediata sin embargo estar también disociado del pasado y futuro. Vivir en el momento plenamente quiere decir ser conscientes de lo que está presente, con una apertura y un sentido del pasado re-evaluado, y con una apertura y un sentido de las posibilidades emergentes del futuro que están llegando al presente. • Estar muy presente también es estar vivo para lo que está a punto de ser y a lo que por medio de la elección puede ser traído a la existencia. La elección esta en gran medida determinada por el impacto creativo del futuro sobre las posibilidades actuales, dinámicas, elegidas por la voluntad; pero la libertad para tomar decisiones, presupone una liberación consciente y reevaluación de las limitaciones del pasado. El presente vivido fuera del futuro a través de una visión reestructuradora dentro del pasado algún aforismo como éste se acerca al concepto de vivir en el momento plenamente. 5. Eventos sincrónicos. Esta es la noción controvertida de una mayor correspondencia entre los acontecimientos en el exterior y el desarrollo en el interior. Se supone que como mi grado de libertad aumenta internamente a través de la disolución de las rigideces pasadas, las oportunidades externas que se presentan se correlacionan con la libertad recién encontrada para explorar nuevas posibilidades. Tal hipótesis se basa en una teoría metafísica de largo alcance que la noción tradicional de causalidad eficiente concebida en términos de causa y efecto secuencial, tiene que ser relacionada con un concepto totalmente diferente de la causalidad concebida en términos de resonancia simultánea. D. Procesos que complementan la catarsis Sería absurdo argumentar que la catarsis es en y por sí misma una condición suficiente del desarrollo humano. Ni por un momento creo que es algo más que una condición necesaria, que

18

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
necesita ser complementada por otras condiciones necesarias antes de nada, como para que se vislumbre suficiente desarrollo humano. Algunos de estas condiciones necesarias complementarias me parecen ser: 1. El pensamiento creativo. Una persona tiene que pensar qué clase de mundo quiere, cuales son sus valores y prioridades, cuales son los medios racionales para lograr los fines racionales en el estado actual de participación en la sociedad y la naturaleza. La catarsis puede liberar a la conciencia a pensar más relevante y humanamente, para aplicar la inteligencia de un modo noevasivo, no-compulsivo. Pero el pensamiento creativo es un acto independiente de clarificación que debe ser elegido en su propio derecho. La gente no piensa por el hecho de hacer catarsis; sólo piensan tomando la decisión de pensar. 2. Elección creativa. Establecimiento de metas, planificación de la acción, asunción de riesgos consciente, vida intencional, completamente auto determinado y comportamiento con propósito: la catarsis de nuevo puede liberar a una persona de las angustias que inhiben este proceso, pero el desafío de la nueva libertad interior y comprensión todavía tiene que ser hallado por la elección -para reestructurar las circunstancias externas de la vida más de acuerdo con los valores emergentes en el interior, para tomar iniciativas que mejoren el florecimiento humano en lo domestico, lo social, lo profesional y lo político. El punto sobre esta elección es que representa los valores que han emergido por el desarrollo interior, en lugar de valores impuestos por una ideología arraigada en la emoción reprimida y distorsionada. 3. La expansión de la conciencia. La catarsis funciona a un nivel relativamente crudo de la energía psicosomática, con la participación de enormes convulsiones somáticas . Las técnicas transpersonales dirigen la atención sobre los niveles más sutiles de la conciencia y dan acceso a una amplia gama de energías refinadas y cohesionantes. He presentado una tipología de tales técnicas transmutativas en Helping the client (Heron, 1990), junto con una discusión sobre la relación entre la catarsis y lo transpersonal. Lo importante, creo yo, es que los dos tipos de procesos, el catártico y el sutil contemplativo-transmutativo, son complementarios. Mal usados, cualquiera puede convertirse en una defensa sistemática contra la entrada plena en el dominio del otro. Adecuadamente utilizados, cada uno puede equilibrar y mejorar de una manera afirmativa de la vida al otro. Y cada uno puede producir al otro como un subproducto. Así, la práctica sostenida de algunos métodos de meditación puede llevar al fenómeno de la relajación, cuando el meditador se encuentra inexplicablemente llorando, temblando o riendo. La catarsis sostenida trae a la persona plenamente en el tiempo presente, dando una mayor percepción aguda de los fenómenos y tomando conciencia del mismo umbral de acceso a los niveles sutiles de la conciencia. Por último, hay una interacción de los dos enfoques, que es fundamental para resolver los efectos limitantes de lo que he llamado grabaciones de angustia primarias. Para detalles sobre ésta, vea la sección sobre mantenimiento de la dirección transpersonal en mi Co-counselling Manual (Heron, 1998). Y para una teoría que establece el conjunto de la angustia emocional humana dentro de un contexto transpersonal, consulte el Capítulo 19: Co-creación, en Sacred Science (Heron,1998). • Cuando la catarsis es mal utilizada, su práctica esta, invariablemente, construida alrededor de teorías rígidas, autoritarias e inflexibles. Tal dogma es en sí una distorsión basada en el temor no resuelto ni identificado de lo desconocido al cual los métodos transpersonales dan acceso. Cuando la meditación se utiliza mal, su práctica esta atada a mecanismos represivos de modo que toda la construcción elaborada de la expansión de la mente entierra prematuramente, y tal vez crónicamente, la angustia emocional, sin resolverla. Tal angustia, en mi opinión sigue

19

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
teniendo significativa y claramente efectos detectables sobre el comportamiento: autoritarismo espiritual, la incapacidad del gurú de relacionarse de par a par, intuicionismo dogmático, el rechazo del cuerpo, el delirio mesiánico, proselitismo compulsivo, culto no critico e indiscriminado al gurú y así sucesivamente. • Es útil a este respecto postular un principio muy general al efecto de que todo tiene que ser tratado en su propio nivel de forma adecuada a ese nivel. Los seres humanos somáticos tienen que lidiar con sus tensiones humanas a nivel somático. Tratar de lidiar con ellos en su totalidad por el trabajo transpersonal simplemente deja muchos asuntos no reconocidos y no resueltos pendientes por ahí - y para aquellos que tienen ojos para ver, se muestra en todo tipo de respuestas y comportamientos ilusorios sistemáticamente. Pero Reich y algunos otros pioneros de la catarsis radicales han cometido el error complementario: han rechazado todo misticismo y la meditación como una aberración, viendo solo su uso represivo, y negándose a reconocer su uso liberador. Luego proponen el mito somático: la ilusión del desarrollo humano concebido exclusivamente en términos de la liberación psicosomática - el libre flujo de la emoción en, con y a través del cuerpo. Ellos deben estudiar la literatura sobre experiencias fuera del cuerpo. 4. Cultura del cuerpo. La conciencia sensorial, la respiración consciente, la dieta, yoga dinámico, danza, movimiento y métodos de relajación: todos ellos, y otros, son formas de organizar y cohesionar los procesos físicos, con un efecto significativo en los procesos mentales. Pueden ser vistos como una afirmación y celebración - no verbal- de la identidad humana, aparte de sus efectos beneficiosos puramente físicos. 5. Arte. Existe una relación estrecha entre la estética y la catarsis. Ya he mencionado en el Capítulo 1 cómo las diversas formas de arte pueden tener un efecto catártico. Por otro lado, el arte, ya sea como creación, interpretación o apreciación, puede tener un efecto complementario a la de la catarsis explícita. Proporciona una manera de organizar, refinar y transmutar las emociones a través del desarrollo de y la respuesta a las formas simbólicas. Este se descarga por la transmutación así como por la liberación explícita. Mientras que al mismo tiempo ofrece un modo de conocimiento irreductible a cualquier otro.

E. Cognición y catarsis Es totalmente ilusorio suponer que la catarsis se puede separar de los procesos cognitivos. Éstos son algunos de los modos en que interactúan. 1. Marco teórico Una teoría psicodinámica que proporciona una base sólida para el comportamiento catártico es, en mi opinión, un precursor necesario para iniciar éste en otros. La misma teoría puede predisponer a una persona para eliminar controles represivos y redundantes. Y proporciona un marco cognitivo seguro para el descenso así en la descarga emocional. En el entrenamiento de co-counselling siempre comienzo con una sesión teórica y de discusión, y sólo invito a los presentes a entrar en el trabajo práctico sobre sí mismos cuando encuentran la teoría lo suficientemente convincente para hacerlo. La teoría oída ofrece directrices para la descarga de angustias emocionales en forma responsable y consciente. Y, regresar periódicamente para revisar y refinar los conceptos que clarifican a la comprensión

20

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
humana el proceso catártico, es una parte importante del sostenimiento de ese proceso en formas que promuevan el crecimiento. 2. Revisión de la teoría. Si la catarsis es uno de los procesos necesarios por el que los humanos liberan su inteligencia obstruida por la angustia emocional, así como su capacidad para el amor y la voluntad creativa, entonces ese proceso sin duda se desarrolla plenamente cuando la inteligencia liberada revisa los supuestos teóricos en términos de los cuales ha sido liberada. El circulo cognitivo y el experimental se rodean mutuamente, idealmente, en formas de mejorar reciprocas. Lo que yo llamo Experiential research, and co-operative inquiry (Heron, 1996), consiste en dos o más personas de forma sistemática en un proceso de tres etapas, que se puede repetir varias veces en forma cíclica: • Están de acuerdo intelectualmente en una teoría psicodinámica plausible. • Lo hacen efectivo experimentalmente en su propio crecimiento y comportamiento, utilizando alguna forma de apoyo recíproco, y por un período de tiempo significativo. • Revisan la teoría original a la luz de su experiencia de vivir sistemáticamente a través de sus implicaciones prácticas. 3. Libre asociación pre-catártica. Siguiendo la cadena de asociaciones libres, pensamientos e imágenes que surgen espontáneamente - si hay suficiente atención fuera de la situación de angustia emocional - para comenzar una sesión de trabajo. 4. Intención Pre-catártica. Una persona puede iniciar una sesión de co-counselling, por ejemplo, con una noción clara de lo que quiere trabajar. El área de angustia sin resolver ha sido conceptualmente identificado. Esta es una clase de asociación pre-catártica direccionada o enfocada: las asociaciones espontáneas son invitadas a surgir alrededor de un foco intencional. O, más elaborada, un mapa personal cognitivo de la psique distorsionada puede hacerse como base para el trabajo posterior: esto, de hecho, ya se ha hecho en sus líneas generales por cualquier persona que acepta el marco teórico 1. arriba. 5. Desidentificación Pre-catártica. Esto significa desidentificación de las grabaciones de angustia con su visión de deficiencia restringida de uno mismo y el mundo: generando un foco de atención fuera de la situación de angustia como un preludio necesario para que se descargue. Esto significa un cambio cognitivo: hablar de las experiencias positivas fuera de la situación de angustia; reconstruir la experiencia angustiosa de un modo amplio y comprensivo para contradecir los conceptos restrictivos en los que está anclada. 6. Inversión cognitiva pre-catártica. Esto está estrechamente relacionado con el método anterior. Es una manera de definir el cambio cognitivo hecho en la desidentificación de la angustia: una persona invierte su perspectiva sobre la situación angustiante, en lugar de verla compulsivamente en los conceptos deficientes en los que se ancla, opta por construirla desde una perspectiva más amplia y más inclusiva. 7. Comprensión catártica. El proceso de descarga en sí puede ser iniciado por la repentina identificación dentro de uno mismo de la voz enterrada del dolor o la necesidad congelada. 8. Comprensión post-catártica El flujo espontáneo de conocimiento dinámico siguiente a la catarsis, como se describe en las secciones anteriores.

21

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
9. Desidentificación e inversión cognitiva en la vida cotidiana. Ya aludido anteriormente (C. Los efectos de la catarsis 3). Cuando el viejo comportamiento distorsionado por la angustia emocional ha perdido parte de su carga emocional a través de la descarga emocional, entonces la persona puede efectivamente desidentificarse de ellos cuando son provocados por los viejos estímulos, y reconstruir la situación provocadora en abundancia y no en términos de deficiencia. Vea mi consideración del ciclo de inversión en Feeling and Personhood (Heron, 1992, 214-215). La reversión clásica en términos de la teoría presentada en este trabajo sería reemplazar ver y responder a personas difíciles como antipáticas y desagradables, con ver y responder a ellos como seres humanos potencialmente abundantes atrapados por su dolor enterrado en comportamientos distorsionados: la primera construcción genera un repertorio de respuestas limitado, limitante e inflexible, mientras que la ultima construcción puede generar una amplia gama de comportamientos alternativos flexiblesbasado en la distinción crucial entre la persona y la distorsión (patrón). Una cuestión teórica central es si es posible resolver con eficacia el comportamiento distorsionado por medios cognitivos solamente, en primer lugar comprendiendo la dinámica del comportamiento distorsionado, y luego desactivándolo en la vida cotidiana y en la contemplación de las actitudes y tendencias distorsionadas cuando surgen. Tal desactivación significaría ver las actitudes y tendencias por lo que son, y el desmantelamiento de su energía mediante la eliminación de las distorsiones cognitivas construidas dentro de ellas. Esto implica tanto observar los contenidos dinámicos de la conciencia y la reconstrucción de ellos a la luz de alguna teoría psicodinámica general. La resolución de esta pregunta es para la investigación experimental. Mi creencia es que tanto la capacidad de observar y de reconstruir pueden ser ayudados en gran medida por el proceso de descarga. F. Transmutación y catarsis A lo que me he referido justo arriba como desidentificación e inversión cognitiva en la vida cotidiana es un tipo básico de transmutación, hecha posible por la catarsis anterior, pero no envuelve en si misma más catarsis. La tendencia de comportamiento distorsionada todavía tiene una carga de energía dentro de ella, pero este carga se transmuta en respuestas constructivas después de la reconstrucción de la situación. El como evaluamos una situación, cómo la vemos nosotros, en gran medida determina nuestra respuesta emocional y de comportamiento a la misma. La angustia emocional congelada nos compele a que veamos las situaciones en términos de deficiencia - como situaciones que limitan, privan, oprimen, restringen - y por lo tanto respondemos como víctimas. Después de cierto grado de competencia catártica alcanzado, una persona puede comenzar a optar por ver las situaciones en términos de abundancia – como situaciones que proporcionan nuevas oportunidades - y así responder de forma creativa e intencional. Desde este punto, la transmutación emocional y de conducta se convierte en un complemento al proceso catártico. Si la transmutación es utilizada exclusivamente sin catarsis, hay un peligro, en mi opinión, que el proceso se convierta en demasiado frío y disociado, con distorsiones represivas arrastrándose bajo el disfraz de actitudes y aspiraciones trascendentales. O calor humano, la capacidad de amar abierta, espontánea, recíprocamente puede disminuir o nunca aparecer. Si la catarsis es usada exclusivamente y la persona espera limpiar la piscina de angustia antes de la reestructuración de la conducta, entonces la liberación emocional se

22

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
convierte demasiado en un fin en sí mismo, y, creo, un fin iluso, dejando a la persona como víctima de crecimiento. Cuando los dos procesos se utilizan para complementarse unos a otros, entonces la reorientación puede hacerse cargo de lo que empezó la catarsis: la persona se libera del modelo hidráulico crudo de vaciar toda la piscina de angustia. Pero este principio de complementariedad necesita ser aplicado con gran conciencia, para evitar la negación o el cierre prematuro del material angustiante. Cuando el balance es correcto, la liberación de la energía angustiosa ayuda a la reorientación de la energía angustiosa en una conducta auténtica, y viceversa - con una reducción total en la cantidad de cada uno en favor del comportamiento creativo espontáneo. O tal, en todo caso, es mi hipótesis de trabajo. Las técnicas transpersonales son tipos de transmutación y su discusión anterior (D. Los procesos que complementan la catarsis 3) está estrechamente relacionada a esta sección. Lo mismo se aplica a la actividad artística (D. Procesos que complementan la catarsis 5). Para un análisis mas comprensivo de esta sección, ver el capítulo 8: Catarsis y transmutación, en Helping the Client (Heron., 1990)

G. Catarsis, el desplazamiento externo y la dramatización Por desplazamiento externo me refiero a la actuación inconsciente – para otra gente o el entorno- de angustia emocional reprimida y de una necesidad humana congelada, interrumpida. El comportamiento distorsionado resultante tiene formas convencionales y toleradas socialmente y formas socialmente perturbadoras, como gritos histéricos, agresiones verbales incontrolables, asalto físico a las personas o los bienes, auto destrucción física. El punto ya se ha mencionado anteriormente (A. Catarsis como tal, 3) que el comportamiento de este tipo no es catarsis, sino un desplazamiento y evasión del dolor de los sentimientos negados. Sin embargo, algunas personas que están actuando de esta manera pueden estar más cerca de la liberación catártica genuina que aquellos cuyo comportamiento distorsionado es de un tipo severamente controlado, reservado y represivo. Así que es posible entrenarlos, si las intervenciones del entrenador son lo suficientemente autoritarias, para voltear del desplazamiento externo a la descarga genuina potente pero inofensiva. Así, las personas que actúan de forma destructiva , por ejemplo, en una comunidad terapéutica, están recreando de una forma exagerada y simbólica la violencia psicológica y / o física hecha a ellas, en sus primeros años de vida. Dada la situación, la posibilidad de una descarga genuina de miedo e ira no esta, en principio, muy lejos. Las personas que actúan de esta manera, no son simplemente un peligro, una amenaza y un fastidio, sino que están listas para las intervenciones del consejero catártico cualificado. Un psiquiatra iluminado en una unidad psiquiátrica para adolescentes perturbados, al norte de Londres en el Reino Unido, encontró que tales conductas destructivas se redujeron significativamente después que los residentes adquirieron habilidades catárticas intencionales. El desplazamiento externo en la vida cotidiana necesita ser interrumpido , tarde o temprano, de modo a capacitar a la persona interesada a aceptar, a experimentar y conseguir una cierta penetración en el dolor psicológico que se está evitando por y desplazando en el comportamiento distorsionado. Las transacciones ulteriores o los juegos analizados en el análisis transaccional son buenos ejemplos de la clase de desplazamientos generalizados que se producen en la vida social convencional.

23

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
La angustia emocional sin resolver en los niños rápidamente es desplazada en comportamientos distorsionados: transfieren su dolor en apego compulsivo, exigente, comportamientos destructivos, rencor y malicia, la negativa obstinada, y en muchas otras maneras. El padre cualificado encuentra alguna forma de apoyo para interrumpir la conducta distorsionada, no sólo para poner un fin a la misma, pero con el fin de facilitar la descarga del dolor emocional que subyace en ella. Por dramatización me refiero a una forma de pseudo-catarsis. A menudo ocurre en los primeros días cuando un cliente en co-counselling esta construyendo habilidades en la liberación catártica autodirigida. Así, un cliente, dentro de los límites de su sesión, puede gritar o chillar o dar alaridos o golpear un cojín con un golpe de baja frecuencia, pero de una forma que carece de la descarga fiera espontánea de alta frecuencia de la ira. Esta realmente dramatizando el extremo del opresor externo de su recuerdo de angustia - simbólicamente recreando la violencia ejercida sobre si - como un preludio para descargar el miedo, la pena y la rabia atrapada en su extremo, el extremo de la víctima del recuerdo. Después de los gritos, el cliente sin experiencia, con la intervención de un consejero hábil, puede ser capaz de tolerar y liberar una genuina descarga. Así, dramatizaciones en voz alta y pseudo-rabiosas en el cliente pueden ser un preludio eficaz para la liberación verdadera de miedo, pena e ira. H. Catarsis y el desplazamiento interno El desplazamiento externo es la distorsión de la conducta evidente socialmente por la represión del dolor. El correlato de esta manifestación externa es el desplazamiento interno, una manifestación interna crónica contra uno mismo que toma la forma de control represivo. El niño puede recibir una invalidación doble o triple: • Sus capacidades humanas básicas pueden ser rechazadas por los padres y otros. • La angustia resultante puede ser rechazada. • El comportamiento distorsionado resultante puede ser rechazado. Como condición para la supervivencia social, el niño aprende a internalizar estas invalidaciones. Los programas represivos resultantes dentro de la psique se vuelven funcionalmente independientes de sus fuentes externas. Este es el patrón de control: una arraigada, actitud crónica de autodesprecio. Se dice continuamente "yo no soy bueno, mis impulsos humanos básicos no son buenos, mis angustias emocionales no son buenas, mi comportamiento no es bueno: debo ser algo distinto de lo que soy ". Es una carga de culpa redundante o falsa y vergüenza, que sirve para mantener la represión de las angustias emocionales y el potencial positivo subyacente. Para alcanzar la competencia catártica, una persona necesita desidentificarse de esta imagen de sí mismo tan negativa, y ver por lo que es - un programa impuesto que reprime la angustia emocional y obstruye la capacidad real para la creatividad y alegría. Numerosas personas se identifican muy fuertemente e inconscientemente con la autoimagen negativa impuesta, de modo que confunden totalmente su propia identidad con aquella. El proceso de desidentificación, acompañado de ráfagas de descarga emocional, puede parecer muy extraño, incómodo y preocupantemente liberador. En las primeras etapas de co-counselling una persona

24

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
puede, con mucho apoyo y estímulo, salir del patrón de control para una breve experiencia de la desconocida liberación, sólo para ser visto un momento más tarde corriendo de nuevo en los confines familiares de la camisa de fuerza. En las etapas posteriores, la persona adquiere cada vez más confianza para salir del patrón de control durante períodos más largos, con el resultado de descargas continuas en una sesión de co-counselling y comportamiento creativo, alegre en la vida cotidiana.

25

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

Capítulo 3: Catarsis e interacción humana
A. La gestión de la catarsis
Hay una suposición errónea en nuestra sociedad que la liberación catártica en el cliente debe estar bajo la dirección del "terapeuta". Esta estrategia sólo tiene una limitada aunque importante aplicación. Hay otras estrategias de mas amplia relevancia educacional.

1. Dirección en un sentido aplicada por otro. El consejero inicia, dirige y gestiona la
liberación catártica del cliente. La competencia técnica se encuentra casi exclusivamente con el profesional. Este es el modelo tradicional de la psicoterapia. Es pertinente en mi modo de ver sólo a aquellos que tienen grados de angustia emocional incapacitante crónica, de modo que inicialmente no pueden hacerse cargo del proceso ellos mismos, o involucrarse efectivamente en alguna forma de co-counselling. • Este es el modelo de terapia de desarrollo personal y se aplica aún a muchas personas que podrían, desde el punto de vista de su propio crecimiento, más útilmente participar en una descarga auto-dirigida sobre una base de apoyo recíproco con sus compañeros. La educación de adultos, ampliada para incluir el cultivo de habilidades emocionales e interpersonales, progresivamente se hará cargo, en mi opinión, de una gran parte del antiguo dominio de la psicoterapia.

2. Dirección en ambos sentidos aplicada mutuamente. Dos personas entrenadas
trabajan en condiciones de reciprocidad y se turnan para dirigir y facilitar el proceso de descarga en el otro. Esto es equivalente a la consejería no permisiva, el acuerdo "intensivo" en co-counselling. Esto es especialmente valioso en una fase posterior para co-consejeros capacitados, cuando las evasiones y defensas sistemáticas profundamente arraigadas del cliente deben ser interrumpidas y abordadas. El consejero solidaria pero persistentemente anima al cliente a "mantener una dirección" hacia la angustia emocional crónica, cuando el cliente tiende a distanciarse de ésta , y evitarla.

3. Unidireccional en ambos sentidos. Dos co-consejeros entrenados trabajan de modo
recíproco , cada uno tomando turnos tanto para asesor y cliente. El cliente es fundamentalmente autodirigido aplicando técnicas de catarsis a sí mismo, con la atención sostenida, solidaria, consciente del consejero. La competencia técnica está en manos del cliente y aplicada por el cliente a sí mismo. Este es el acuerdo de “libre atención" o "solo atención” en co-counselling. • Puede ser modificado por un acuerdo que invita al consejero para hacer sugerencias sólo cuando el cliente ha perdido su camino, se ha cerrado, se ha bloqueado: pero sigue siendo un privilegio del cliente el rechazar estas sugerencias si juzga que son inadecuadas. Se trata de un acuerdo de “intervención ocasional” o “normal”. • Estos dos acuerdos constituyen co-counselling permisiva: permisiva en el sentido que el cliente tiene la libertad y espacio para aprender cómo hacer las técnicas

26

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
eficaces en sí mismo. Es esencial, en el inicio de co-counselling: se rompe la dependencia y crea una relación de interdependencia entre los coconsejeros en la que la habilidad creativa del cliente en el trabajo en sí mismo es primordial. Capacita a una persona, como cliente auto-dirigido, para adquirir un alto grado de competencia emocional, para hacerse cargo y convertirse en autosuficiente en la descarga de su angustia emocional. La habilidad en la liberación catártica autodirigida necesita estar bien establecida antes que acuerdos en co-counselling no permisivos frecuentes se desarrollen.

4. Auto-dirección solitaria. Un co-consejero entrenado trabaja solo, usando sus
habilidades para obtener su propia liberación catártica. Puede usar un espejo, combinando de esta manera los papeles de cliente y consejero al mismo tiempo.

5. Combinaciones. Estos cuatro tipos de gestión se pueden combinar de todas las

maneras posibles, secuencial y concurrentemente. Dos secuencias importantes son: • El cliente muy angustiado y desorientado o confundido comienza con counselling dirigido en un sentido aplicada por otro, hasta que haya descargado suficientemente como para tener un foco estable de atención fuera de su angustia emocional. Entonces puede pasar a co-counselling - unidireccional en ambos sentidos- y empezar a hacerse cargo de su propio desarrollo. • Co-counselling permisivo, en el que las personas están construyendo sus habilidades como clientes auto-dirigidos, puede después de un período pasar a cocounselling no permisivo. El cliente auto-dirigido puede ser efectivo al disolver una amplia gama de conductas distorsionadas a través del proceso de descarga, sin embargo, puede aun observarse distorsiones crónicas que requieren de intervención adicional desde el exterior – provenientes de un consejero muy agudo, perspicaz, persistente, pero solidario.

B. Técnicas de catarsis
No es mi propósito aquí dar cuenta detallada de las técnicas de catarsis. Un estudio de la variedad de intervenciones catárticas se da en Co-Counselling Manual, (John Heron, 3 ª edición revisada en 1998) y Helping the Client (Heron, 1990). Voy a indicar aquí cuatro categorías básicas de la técnica. Véase también mi Intensive Counselling.

1. Ser testigo de la liberación catártica en otros. Hay un fenómeno de gran alcance
desencadenador en grupos catárticos. Una persona alcanza la liberación catártica junto con la divulgación del drama pasado y el trauma, asistida por el facilitador del grupo frente al resto del grupo. El drama revelado junto con fuertes descargas emocionales a menudo precipita la descarga de material relacionado en otras personas en el grupo. Esto es simplemente catarsis inducida en la audiencia de un drama: aquí el drama es el trabajo del cliente en heridas del pasado de su vida real; aquellos que se identifican más fuertemente a causa de incidentes similares en sus propias vivencias pasadas tenderán hacia su propia descarga. Esta ruta a la catarsis yo la llamo ideación externa. La imaginación de la audiencia se dispara por una línea de la historia con una fuerte carga emocional y las emociones de la audiencia responden en forma acorde. 2. Ideación interna. El cliente trabaja con asociaciones generadas espontáneamente, ideas y recuerdos, utilizando un arreglo simple de técnicas para seguir las asociaciones hasta un punto en el que la descarga emocional de angustia sea posible. Las técnicas

27

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
incluyen: • La relajación y el ensueño (como, por ejemplo, en la terapia autógena). • Imaginación activa, fantasía dirigida, sueño consciente, desarrollo espontáneo de símbolos arquetípicos. • Descripción literal, evocadora de incidentes traumáticos. • Exageración consciente de la postura sostenida inconscientemente, la expresión gestual y facial. • La repetición de palabras y frases cargadas emocionalmente. • La contradicción en el tono de voz, expresion facial, postura y gestos de las declaraciones derrotistas y auto despreciativas. • Recreación de los traumas del pasado, dando plena expresión ahora a las emociones que fueron reprimidas en ese momento. • Celebración y reconocimiento del verdadero ser humano. Todo el tiempo el cliente está recogiendo los pensamientos y los recuerdos repentinos precipitados a la conciencia por cualquiera de estas técnicas simples. Mediante el uso de estos métodos para generar la descarga del material de angustia disponible, proveniente de la tensión que esta “arriba de la pila”, tal descarga lleva a la aparición espontánea de más material, y así sucesivamente, hasta que el cliente se establece en el área de trabajo principal para la sesión. Una revisión de este enfoque se da en mi Co-Counselling Manual (Heron J, 1998). Este enfoque puede, por supuesto, estar bajo el control ya sea del cliente como en cocounselling permisivo o bajo el control del consejero como en co-counselling no-permisivo.

3. Movilización externa de energía corporal. Este es el enfoque somático externo, en
que el terapeuta o consejero o ayudante entra en contacto directo con el cuerpo del cliente con el fin de liberar la tensión física y la restricción de la energía como medio para precipitar la descarga emocional. Este contacto puede incluir: • La manipulación de las extremidades. • Varias formas de masaje ligero. • Manipulación del nervio con presión profunda. • Fricción o presión profunda sobre la musculatura tensa. • Presión sobre los puntos de acupuntura y otros puntos de activación. • Presión en el pecho para estimular y regular la respiración. Y así sucesivamente. Todos estos contactos físicos podrán completarse con instrucciones verbales para el cliente para hacer esto o aquello con el movimiento corporal o la respiración o vocalización, y dar a conocer y descargar toda la angustia emocional que es puesta a

28

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
disposición por los procedimientos físicos. El trabajo de Reich, de L.E. Eeman, y de terapeutas corporales, tiene ya bien establecido el poder de los métodos corporales para precipitar una descarga poderosa de angustia infantil temprana, y en aflojar los recuerdos que pueden ser trabajados por los métodos de ideación interna. 4. Movilización autodirigida de energía corporal. El cliente emplea una variedad de movimientos corporales vigorosos y ritmos de respiración y vocalizaciones, de modo voluntario y auto-dirigido, como en bio-energética, sin ningún tipo de intervenciones físicas externas, con el fin de precipitar descarga emocional o aflojar recuerdos para trabajar por otros métodos. 5. Combinaciones. Los anteriores pueden ser combinados en una variedad de secuencias. Y todos ellos son compatibles con el cliente auto-dirigido (como en cocounselling permisiva): esto se aplica también al acercamiento somático externo, siempre y cuando el cliente decide cuándo, dónde, de qué manera y por cuánto tiempo el consejero aplica el contacto físico. En resumen, estos cuatro métodos se pueden utilizar por separado o en varias secuencias por cualquiera de las cuatro formas diferentes de la gestión de la catarsis mencionados anteriormente (A. La gestión de la Catarsis). Incluso en auto-dirección solitaria, una persona puede utilizar la presión física aplicada externamente en sí misma, aunque, por supuesto, esto sólo puede hacerse en un grado limitado. Véase también el comentario sobre correlatos fisiológicos de la angustia emocional (capítulo 7, B. Angustia personal incapacitante en el niño 5). Todos los métodos anteriores se orientan hacia la descarga emocional deliberada. Como complemento a todos ellos, y quizás más importante y básico que cualquiera de ellos es: 6. Construyendo el núcleo humano. Este es el proceso de decatexis, de desidentificación de la angustia y la descarga, con el fin de afirmar, actualizar y celebrar las capacidades del ser humano auténtico. Este proceso se lleva a cabo para sí mismo, como un fin en sí mismo: la afirmación y la creación de los valores del ser humano auto-determinante en una relación de mutua ayuda con otros seres humanos. Su efecto secundario y accesorio es que al alejar la atención de la angustia sin reprimirla, hace que tal angustia se halle más disponible para descarga en otro momento, ver: Balance de la atención (capítulo 2, B. Componentes de la liberación catártica 1). Los métodos de la construcción del núcleo humano se han mencionado en varias de las secciones anteriores de este capítulo. Ellos incluyen: • En sesiones de co-counselling o trabajo de grupos. • Celebración verbal propia y de otros. • Celebración no verbal de sí mismo en diversas formas de movimiento y yoga dinámico. • Técnicas transpersonales y ejercicios. • En la vida cotidiana: el pensamiento y la elección creativas- saliendo intencionalmente del comportamiento sujeto a la angustia, compulsivo, distorsionado. Esto, a su vez, lleva a nuevas formas de acción comunitaria. C. Catarsis y la comunidad Una sociedad catártica, en mi opinión, representa una fase muy madura en

29

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
el desarrollo humano. Sus miembros serían los seres humanos sofisticados en el mejor sentido, combinando cuatro habilidades. Ellos serán capaces de: 6. Controlar todo tipo de emociones cuando sea apropiado. 7. Expresar emociones positivas cuando sea apropiado. 8. Descargar angustias emocionales cuando sea apropiado. 9. Transmutar angustias emocionales cuando sea apropiado. Algunas características de una sociedad así pueden ser: 1. Desde los primeros años, a los niños se les anima a hacerse cargo de sus emociones: sus capacidades humanas son incondicionalmente validadas, apoyadas y facilitadas; sus patrones de conducta distorsionada se interrumpen, pero de un modo asistido; su necesidad de catarsis es plenamente aceptada y apoyada con intervenciones cualificadas, mientras que también son capacitados para gestionar el proceso ellos mismos y aceptar y apoyar el proceso en otros - con un sentido correcto acerca del momento y lugar apropiados. Y esto se aplica en la escuela tanto como en casa.

2. Cuando la gente empieza a hacerse cargo de sus emociones, puede distinguir entre comportamiento compulsivo distorsionado (en sus muchas formas sutiles) y comportamiento humano intencional, y pueden comprender sus angustias y descargarlas, a continuación, también comienzan a hacerse cargo de sus vidas, a ser responsablemente auto-determinantes. Las estructuras sociales autoritarias resultan irrelevantes e intolerables. El líder se mueve en la dirección de facilitar la toma de decisiones en una comunidad de pares. En los procesos de organización, hay un mayor énfasis en la delegación, la comunicación abierta, una verdadera consulta, la participación en la toma de decisiones, y el consenso. 3. El proceso educativo abandona la exclusiva preeminencia dada a la competencia intelectual y técnica, encuentra la manera de dar espacio para la adquisición de la competencia emocional e interpersonal, y facilita la auto-evaluación y la autodirección como ejes para el aprendizaje. El proceso de aprendizaje – en su dominio intelectual, afectivo y electivo, relacionando el ser y sus compañeros - es tan importante, si no más importante que el producto. La educación y la acción y el compromiso comunitario están más estrechamente entrelazados. La educación afectiva sustituye a la psicoterapia de estilo antiguo. 4. Las profesiones de ayuda comienzan a desprofesionalizarse en el sentido de que su función se vuelve cada vez más a la formación de toda una serie de grupos de autoayuda de pares en la comunidad, desde grupos de co-counselling a grupos de ayuda mutua técnica y social de diversa índole.

5. La dramatización de la angustia emocional de los opositores políticos y económicos,
mediante estereotipos ideologicos y chivos expiatorios, se ve como lo que es, de modo que cada vez más las funciones y los valores racionales pueden superponerse en la misma persona: así, la misma persona, a través de la reorganización social, puede combinar de diferentes maneras en diferentes momentos y con distintas ponderaciones, los roles de trabajador, gerente, propietario; o con respecto a

30

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
diferentes cuestiones políticas los valores de los radicales y de la conservadora. 6. Las familias nucleares se disuelven más en la interacción comunal. Los vecindarios se convierten en comunidades dinámicas que participan en actividades sociales, estéticas y políticas. 7. La rigidez de género se disuelve, por lo que los hombres son liberados de la camisa de fuerza del estereotipo masculino, las mujeres del estereotipo femenino con mucha mayor reciprocidad y equivalencia de rol y función. 8. Actitudes positivas hacia el sexo abundan. Con el peso de la represión levantado, el sexo es visto por lo que es, la celebración imaginativa y amorosa de la vida humana, su única norma reguladora es la reducción al mínimo de la angustia emocional personal y la maximización de la prosperidad humana. En general, aquellos que sobre una base de apoyo recíproco aceptan la catarsis como un medio necesario (aunque no suficiente) para liberar su potencial obstruido por la angustia, también necesitaran encontrar nuevas formas de vivir, trabajar y crear juntos en comunidad, nuevas formas de acción social y política - a fin de dar a ese potencial una expresión adecuada. Dos distorsiones pueden ocurrir. 1. Una persona puede volcarse a su crecimiento personal como una manera de evitar los asuntos de cambio social, político y económico: tenemos entonces una persona cálida, cariñosa, abierta y auténtica , que es de alguna manera parasitaria en un sistema social represivo que no esta de ninguna manera comprometida a cambiar. No se preocupa de las estructuras grandes, de las cuestiones implicadas en el cambio de ellas, o los planes de modificar alguna estructura social grande o pequeña. 2. Por otra parte, una persona puede volcarse al radicalismo político, en parte, como una defensa para evitar lidiar con angustias emocionales reprimidas : en este caso el fervor revolucionario puede en gran medida ser la manifestación de emociones negadas, los miedos y enojos crónicos de interferencia infantil. Cuando este tipo de revolucionario llega al poder, podemos esperar ver la represión manifestada en la forma clásica de una dictadura opresiva en nombre de las masas. Los polos complementarios de crecimiento personal y cambio social necesitan ambos atención independiente: ninguno puede ser sustituto por el otro, ni, en mi opinión, alguno de ellos tiene necesariamente precedencia sobre el otro - sino que son correlativos y actividades que se apoyan mutuamente. La descarga de la ira a veces es objetada por los radicales sociales sobre la base de que desactiva la acción social, elimina el impulso de su motivación. Creo que esto es un engaño. El problema para la mayoría de la gente es ponerse en contacto con la ira que le es negada por el sistema social represivo del que forman parte. Comenzar a descargar tal ira es, en mi opinión, para iniciar un impulso hacia la acción social efectiva. Una vez que el proceso de descarga se inicia y se obtiene algo de comprensión de la estructura social represiva, luego la persona puede comenzar intencionalmente a re-canalizar parte de la energía en acciones relevantes. Si no hay catarsis , existe el peligro mucho más real de que la ira reprimida de muchas fuentes, personal y social, si no conduce a la alienación depresiva de todo esfuerzo social, puede conducir a la acción compulsiva social que es imprudente, fuera de lugar y relativamente ineficaz, o simplemente destructiva.

31

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

D. Catarsis y el orgasmo
Reich creía que la represión de las emociones sexuales se hallaba en la raíz de los sistemas sociales rígidos, inhumanos y opresivos. Esto es demasiado exclusivamente un enfoque somático y sólo parte de la historia, en mi opinión: es el conjunto de las capacidades específicamente humanas como tales que se ocluyen por la angustia y la distorsión resultante incluye una distorsión de la función sexual. Me gustaría sugerir aquí tanto una teoría auténtica sexual negativa (frente a las teorías al viejo estilo y represivas negativas del sexo) y una teoría sexual positiva.

1. La autentica teoría sexual negativa El ciclo de orgasmo es muy distinto de

el ciclo catártico, en el sentido de que el orgasmo, como tal, no descarga el miedo, ira, pena, vergüenza, desde el sistema psicosomático, mientras que la catarsis sí. El número de orgasmos que una persona tiene, no parece tener efecto sobre la reducción del comportamiento distorsionado por la angustia, mientras que yo creo que el número de sesiones de catarsis que tiene una persona, sí tiene efecto sobre dicha reducción. Un orgasmo es en algunas ocasiones seguido en algunas personas por una liberación catártica espontánea de lágrimas,o la risa o el temblor; pero en la mayoría de la gente la mayoría de las veces yo no creo que suceda. Por lo tanto, no se puede argumentar que el orgasmo es un preludio fiable a la catarsis.

Una persona en la cual la función catártica es negada, y las angustias emocionales son reprimidas, es probable que experimente una distorsión de la función sexual. La angustia reprimida es desplazada hacia la sexualidad compulsiva. Tampoco el desplazamiento es difícil de entender: la liberación puramente somática de orgasmo temporalmente desvía la atención del dolor emocional enterrado, pero sin reducirlo o descargarlo - de ahí la necesidad de contar con otro orgasmo pronto. El resultado es un uso compulsivo y repetitivo de la descarga sexual como un calmante inadecuado. El corolario, por supuesto, es que el nivel de la tensión sexual y la excitación puede ser falsamente inflado por el desplazamiento de los sentimientos reprimidos en la función sexual, de modo que la persona está buscando y obteniendo una descarga sexual a un grado que no tiene relación con sus necesidades físicas reales, pero no presta atención a las necesidades personales interrumpidas tempranamente y la angustia que las rodea. El comportamiento compulsivo sexual mostrará un desajuste simbólico: la persona ciegamente manifiesta en el presente asuntos emocionales sin terminar del pasado. Así, el violador sin importancia o emocional ciegamente manifiesta en contra de una sucesión de mujeres, su ira reprimida contra su madre y el anhelo frustrado que ella le impuso a el. Una mujer mayor tiene una serie de amoríos perturbadores con hombres más jóvenes mientras manifiesta ciegamente la pena y la ira y el amor interrumpido por la muerte de su hijo de ocho años de edad. Y así sucesivamente. El deseo sexual no es más que el principal borde de una angustia no identificada y necesidad insatisfecha que dan al deseo intenso su dirección y buena parte de su fuerza motriz. La angustia emocional subyacente puede ser angustia emocional personal reprimida precozmente debido a la negación de la sexualidad en la infancia: la necesidad del niño a compartir el amor y alegría juguetona a través de la totalidad de su cuerpo

32

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
incluyendo los genitales, puede haber sido groseramente interrumpida por los padres o hermanos. En consecuencia, una oculta compulsión de incesto: la necesidad de amor interrumpida, junto con la pena y la ira en su interrupción, fijado y orientado genitalmente a un miembro de la familia – toda esta constelación siendo reprimida y negada, mientras que al mismo tiempo se proyecta repetidamente de una manera ciega, y con resultados desastrosos, en el mundo social del adulto. Un desplazamiento más general ocurre de la necesidad de cariño frustrada hacia la sexualidad. Cariño yo lo defino como la expresión y el intercambio de la capacidad humana para amar y ser amado a través del cuerpo por tocar, agarrar, abrazar, acariciar, donde la excitación sexual está ausente, mínima o totalmente secundaria y marginal. Creo que los seres humanos de todas las edades tienen fuertes necesidades de cariño, y son distintas de las necesidades sexuales. Necesidades de cariño y necesidades sexuales pueden ser satisfechas en relativa independencia una de otra: el cariño sin sexo o sexo sin cariño. O la satisfacción de uno puede conducir a la satisfacción del otro. O ambos pueden satisfacerse simultáneamente, como cuando el sexo se convierte en la celebración de la ternura y el amor. • En la sociedad no catártica existe un fuerte tabú en la expresión de necesidades de cariño, y una tendencia general a confundir el contacto físico con el erotismo. La frustración resultante y la represión de las necesidades de contacto cálido y humano, no erótico entre hombres y hombres, hombres y mujeres, mujeres y mujeres, se desplaza hacia la sexualidad compulsiva - que además tiende a confirmar la falsa suposición que la sustenta. Así, tanto los hombres (especialmente) y las mujeres pueden tener una compulsión a ser sexualmente exitosos y activos, sin ninguna competencia en la celebración física de la ternura mutua, como tal, de la cual la interacción sexual puede o no ser la expresión eventual.

En co-counselling, cuando la atracción sexual surge en el contexto de lo que inicialmente era una relación de co-counselling, siempre sugiero que la atracción se haga explícita, se reconoce y luego se trabaja con las técnicas de catarsis para ver si es la indicación de algún material temprano no identificado. Lo que aparece como atracción sexual puede resolverse en una necesidad insatisfecha de cariño y ternura por y desde alguien tempranamente en la vida, en fijaciones de incesto, o en otros asuntos emocionales sin terminar. Una vez que estas cosas son tratadas, y sus tensiones subyacentes reducidas, luego,la atracción sexual disminuye, y la idea de actuar sobre ella se vuelve irrelevante. Si la atracción sexual es expresada sin co-counselling intensivo en la misma para saber si es impulsada por la angustia, entonces el resultado puede ser un lío psicológico e interpersonal. La relación sexual que resulte puede ser una evitación engañosa, auto perpetuante de angustia emocional sin identificar, que, sin embargo, continuamente distorsiona la relación emocional tras bambalinas. La pareja por lo tanto se vuelve compulsivamente bloqueada, por así decirlo, en una serie de abrazos emocionalmente defensivos y distorsionados; y están desconcertados al saber por qué no pueden relacionarse de una manera racional, amorosa y consciente. La persona sexualmente sabia parece ser una persona que, en sus encuentros en la vida, puede distinguir entre el interés sexual, en sí mismo y en otro, que tiene sus raíces en la angustia emocional oculta; y el interés sexual que es la expresión de una verdadera celebración de los valores humanos. Parece que hay tres diferentes tipos de relación sexual: • Atracción compulsiva arraigada en la angustia: es conveniente no actuar sobre

33

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
esta, pero esto es difícil si la angustia es totalmente reprimida y no descargada. • Atracción genuina enraizada en los valores humanos, donde el total de las circunstancias son tales que es apropiado celebrar estos valores por la consumación de la atracción. Atracción genuina enraizada en los valores humanos, cuando las circunstancias son de tal manera que, si bien siempre es apropiado disfrutar de las emociones sexuales como tales, no es apropiado actuar sobre ellas. Los interesados eligen reconocer y apreciar las emociones, pero no consumarlas.

La teoría sexual positiva En el ámbito del auténtico encuentro humano y la intimidad, la actividad sexual es una celebración de muchas cosas por separado o en cualquier variedad de combinaciones, serial o simultánea. • • • • La celebración y el intercambio de amistad. La celebración de la ternura, el amor, el afecto, el cuidado mutuos. La celebración de la vida, la energía, vitalidad. La celebración de la estética: la interacción sexual como una de las grandes artes plásticas dinámicas - dos formas humanas entrelazadas en variaciones elegantes y dramáticas de intimidad móvil; celebración de la belleza del cuerpo. La celebración de la alegría humana y el placer en el ser, el intercambio de la personalidad. La celebración lúdica. La celebración de lo cómico y lo absurdo. La celebración de la pasión, el deseo, la lujuria. Celebración de la facilidad dinámica del animal. Celebración de lo transpersonal y sacramental: la interacción sexual como medio de sintonía a mayores realidades, a principios arquetípicos del ser, a lo divino como en el yoga tántrico. Celebración de paternidad, del proceso de procreación, de la generación de nueva vida.

• • • • • •

En la sociedad no catártica, represiva, ya sea por interaccion o su busqueda, es dado al sexo una especie de ponderación que no se merece. Hay una falta de remordimientos, falta de libertad y ligereza, de estar a gusto, tanto en la prohibición y en la permisividad. En la sociedad abierta emocionalmente, el sexo puede ser visto como uno de los muchos encantos abierto a los seres humanos, una de las muchas maneras posibles en que las personas pueden compartir y celebrar su identidad humana - y por lo que se convierte en una opción elegante, relacionada a una necesidad física, pero no atada por ella.

34

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
El cuerpo humano puede ser visto, para la conciencia, como cinco ritmos de vida, superponiéndose continuamente en el tiempo: el latido del corazón( sístole, diástole), respirar (inspiración, espiración), comer y excretar, actividad despierta y el sueño, la excitación sexual y la tranquilidad sexual. Los cinco ritmos aumentan, desde el primero al último, su ciclo de tiempo: o, para decirlo en otras palabras, reducen su frecuencia- el corazón late muy rápido en comparación con el ritmo lento de la vigilia y el sueño. Los cinco son también, en términos generales, en orden ascendente de flexibilidad o susceptibilidad en materia de control voluntario y variación. Hoy en día mediante los métodos de biofeedback las personas pueden aprender a influir directamente en la tasa de los latidos del corazón. Pero estas variaciones inducidas voluntariamente son pequeñas comparadas con las variaciones que una persona puede inducir en el ciclo respiratorio, que de nuevo son pequeñas comparadas con las formas en que una persona puede elegir para alterar los tiempos entre comer. La mayor flexibilidad se relaciona a la función sexual: una persona puede variar enormemente los tiempos entre su satisfacción, sin causar ninguna disfunción física. Cada uno de los otros cuatro ciclos tiene un tiempo límite exterior: el intento de ampliar el ciclo más allá de ese límite conduce a la disfunción física o la muerte. La enorme flexibilidad de la función sexual, combinado con su consumación extática, convulsiva, probablemente ha producido en los seres humanos a traves de la historia una ansiedad puramente interna acerca de su manejo. La principal restricción externa ha sido la de dar a luz, además de las enfermedades venéreas. Ponga la ansiedad interior y la restricción externa juntos y, con angustia desplazada de otros tipos, obtenemos la génesis de la mayoría de las normas restrictivas, los tabúes y dogmas que han limitado la sexualidad humana en el pasado. Hoy, con teorías como las que se proponen en este trabajo se puede entender y resolver la ansiedad interna y la angustia emocional desplazada. El parto esta ahora enteramente bajo control voluntario. Las enfermedades venéreas son eliminables. Tal vez por primera vez en la historia, los seres humanos pueden reclamar plenamente el patrimonio del éxtasis flexible de sus cuerpos. En una sociedad donde los seres humanos se hacen cargo de sus emociones, toman la responsabilidad de sus vidas, y actúan muy conscientemente en relación con los demás, podemos esperar que este reclamo será expresado en formas sensibles, emocionantes e imaginativas.

35

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

Capítulo 4: Las necesidades humanas y el comportamiento
Este capítulo y los capítulos restantes presentan una teoría de la naturaleza humana y la condición humana que subyace a la discusión de temas en los primeros tres capítulos.

A. Necesidades físicas
El ser humano tiene necesidades, en relación con la estructura y los procesos del organismo físico, de alimentos, bebidas, sexo, sueño, calor y abrigo, actividad, estimulación sensorial. Para todos los efectos prácticos, no existe prácticamente ninguna programación genética de la conducta para satisfacer estas necesidades, aparte de reflejos mínimos, como un reflejo de succión en el recién nacido. El comportamiento que satisface las necesidades físicas es casi en su totalidad aprendido mediante el proceso de socialización: las normas sociales prescriben la conducta relevante.

B. Necesidades personales
Estas parecen ser sui generis, discontinuas con las necesidades físicas y no reducibles a ellas de ninguna manera, sin embargo pueden estar relacionadas entre sí las respectivas satisfacciones de las necesidades humanas y necesidades físicas. Por su propia naturaleza parecen pertenecer a otro orden de realidad. Su satisfacción no puede ser definida en términos puramente físicos, y cualquier limite de su satisfacción culturalmente determinado y definido, hace preguntas básicas: ¿Por qué suponer que esta cultura más que ninguna otra ha llegado a la definición de límites válidos? Pero en cualquier caso, puede un limite definido racionalmente ser fijado? Las necesidades personales, en este modelo, son necesidades de satisfacer, de lograr capacidades o potencialidades específicamente humanas; y la profundidad, alcance, variedad, forma e intensidad de tal cumplimiento es virtualmente ilimitado.

1. La necesidad de amar y ser amado. La capacidad aquí es la capacidad de atender y
ser atendidos, de preocuparse por el otro por su bien y de ser el receptor consciente de tal preocupación, el deseo de la prosperidad de otro y florecer en respuesta a un deseo recíproco. La necesidad se cumple en el mutuo amor -una celebración compartida de las fortalezas individuales y las diferencias; y en todas aquellas situaciones en las que las personas buscan de forma cooperativa proveer condiciones en las que ellos y otros puedan en libertad determinar y cumplir con sus verdaderas necesidades e intereses. Parece raro suponer lógicamente que puede haber algún límite final a la realización de la capacidad de una persona para amar. Si el amor puede ser considerado, en parte, en todo caso, como la preocupación por la condición de otros, entonces el único límite (variable) impuesto al amor parece ser el número de otros conocidos que existen y se espera que existan.

2. La necesidad de comprender y ser comprendido. Esto presupone la capacidad de la
inteligencia – considerar conjuntos de conceptos que hacen a la experiencia inteligible y ser una experiencia inteligible para los demás. La necesidad se cumple en la mutua comunicación - dar y recibir conjuntos de símbolos que dan significado o encuentran un significado en el mundo / otros / ser. Los símbolos pueden ser discursivos como en el idioma o no discursivo, como en todas las formas de arte no-verbal e interacción no verbal. Una vez más, es lógicamente extraño sostener que existen límites absolutos al

36

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
conocimiento, para el cumplimiento de nuestra capacidad de comprensión, ya que entonces se enfrentan con una extraña afirmación de que sabemos que hay un incognoscible. Parece no haber, lógicamente, límites perceptibles a esta capacidad.

3. La necesidad de ser auto-direccional y ser libremente comprometido con las
direcciones de un todo mayor. Esta necesidad presupone la capacidad de elegir y ser elegido. Ser auto-direccional es tomar decisiones autónomas - decisiones tomadas racionalmente sobre la base de consideraciones factuales relevantes y a la luz de los valores de uno mismo. Esto significa hacerse cargo de la propia vida, trayendo más y más (y potencialmente ilimitado) áreas de la misma bajo la dirección de la intención explícita, de la experimentación consciente y asunción de riesgos. La necesidad es satisfecha en asociaciones en las que se ejerce la autonomía individual en el contexto de las personas con creencias y aspiraciones comunes, que también ejercen su autonomía. La persona asume la responsabilidad y se compromete con un sistema social por partes significantes de las cuales otros han asumido la responsabilidad. Es auto-direccional mientras es también sujeta voluntariamente a las direcciones que otros han tomado en su nombre. Algunos puntos conjeturales generales ahora puede hacerse acerca de estas tres supuestas necesidades personales básicas: 1. El comportamiento que las satisface parece ser totalmente aprendido. Pero hay por lo menos tres fases superpuestas en el proceso de aprendizaje: • Exploración y el juego espontáneo. • Adaptación no critica a las normas vigentes de conducta. • Crecimiento autónomo en el que la persona revisa todas las normas y los valores adquiridos irreflexivamente en el proceso de socialización y busca una manera auténtica personal de satisfacer esas necesidades. 2. Cada una de las tres necesidades se expresó anteriormente, tanto en un modo activo como pasivo. Parece razonable argumentar, considerando evidencia ahora disponible, que el cumplimiento adecuado de la forma pasiva de la necesidad es una precondición necesaria de, o en todo caso facilita en gran medida, el cumplimiento efectivo de la forma activa de la necesidad. El ser amado permite amar, el ser comprendido permite comprensión, el estar sujeto a facilitar las direcciones de los demás permite la autodirección Los seres humanos necesitan recibir antes de que puedan impartir, ser nutridos antes de poder ejercitar. 3. Las tres necesidades son interdependientes y se soportan entre sí. La comunicación eficaz presupone interés mutuo y el ejercicio cooperativo de la autonomía. El cumplimiento de cualquiera presupone en cierto grado el cumplimiento de cada uno de los otros dos. 4. Como se sugirió antes, son distintas en especie de las necesidades físicas, son potencialmente ilimitadas en cuanto a su satisfacción, y, sin embargo el organismo físico con sus necesidades es su principal medio.

37

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
5. Cuando se trata de los efectos de la opresión psicológica y social o las privaciones, entonces, la satisfacción de las necesidades personales puede ser visto como rellenar un vacío, subsanar un déficit, incluso la curación de una herida psicológica. Pero en la vida social en la que los seres humanos capacitan y facilitan unos a otros, satisfacer estas necesidades puede ser mejor visto como la búsqueda de la prosperidad humana, de vida abundante, de variedad, novedad y desafío. Ellos se interesan en el lado de la vida innovador, no sólo el conservador. Y cuando subsumen e incluyen la satisfacción de las necesidades físicas, entonces este último también asumirá esta calidad floreciente y más allá del simple mantenimiento homeostático. 6. Otra sugerencia puede ser tentativamente hecha. Estas necesidades parecen buscar satisfacción en dos modos polares pero complementarios. Por un lado, está la tendencia a la libre expresión, a una mayor distinción, la diferenciación y la riqueza del ser individual. Por otra parte, existe la tendencia a la auto trascendencia, a una mayor unidad, la fusión y la identidad del ser. En ambos modos tanto el activo como el pasivo, de las necesidades personales, se conjetura que, complementan el impulso a la diversidad con el impulso a la unidad y viceversa. La pregunta básica residual es si toda la gama de la conducta humana-desde la distorsionada y perversa a la amorosa e iluminada - se puede explicar en términos de las relaciones entre la totalidad de los seres humanos, el organismo y dos tipos de necesidades, físicas y personales, el comportamiento para satisfacer el cual tiene que ser adquirido mediante la experiencia y no esta programado en forma innata en el organismo.

C. Comportamiento humano
La gama de comportamientos a ser explicados es algo como lo siguiente:

1. Comportamiento humano distintivo. Cuando las necesidades personales se
satisfacen de una manera relativamente intacta, entonces tenemos las tres fases o tipos de conducta indicadas anteriormente: • • • Alegre: espontáneo, improvisado, divertido, creativo Convencional: acepta las normas y valores prevalecientes racionales Autónomo: consciente, responsable de y no dirigido por, procesos sociales y psicológicos. La clase de epítetos que se agrupan en torno a la noción de comportamiento autónomo son: intencional, deliberado, decisivo, responsable, ingenioso, innovador, asunción de riesgos, aventura, desafiante, confrontar, sintonizado, que acepta, que fluye, va con, de co-operativo, conciliador, afiliativo, comunicativo, empresarial, político, organizativos, íntimo, compartir, cariñoso, protector, encantado, apasionado, saber, creer, investigar, reflexionar, resolución de problemas, imaginativo, inventivo, creativo, contemplativo, perspicaz, expresivo, elegante, rítmico, armónico, buen humor …

El comportamiento autónomo no es dirigido por otros, sino auto dirigido y auto creativo, con normas y valores adoptados racionalmente.

38

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf 2. Comportamiento humano distorsionado. Cuando las necesidades personales han
sido interferidas o suspendidas de alguna manera y su adecuada satisfacción ocluida y suprimida, entonces el comportamiento se distorsiona en formas semi conscientes, casi mecánicas, repetitivas e inadecuadas. Los seres humanos se convierten en víctimas confundidas de procesos psicológicos interrumpidos que se manifiestan en el comportamiento de un modo relativamente inconsciente y sin control. El punto sobre el comportamiento distorsionado es que no es deliberadamente malintencionado, pero es ciego, repetitivo, poco productivo, insatisfactorio para la persona que no tiene control del mismo. Esta es la arena del mecanismo de defensa del análisis freudiano, de juegos y transacciones ulteriores en análisis transaccional, de los patrones intermitentes y crónicos en la reevaluación y co-counselling, de lucha y de comportamiento simbólico en la terapia primitiva. El comportamiento distorsionado es, sobre todo, compulsivo. Parece estar muy extendido en la sociedad. Algunas formas comunes son: • Invalidación: desaprobación compulsiva e irracional de sí mismo y/u otros, menoscabandose a sí mismo o a otros, culpando falsamente a sí mismo o a otros.

Reclamos irracionales: un comportamiento compulsivo en el que, abierta o encubiertamente, hay reclamaciones, demandas y expectativas que no tienen relación racional con las realidades humanas de la situación en uno mismo o en otros. Son impulsadas en forma inapropiada en las situaciones del adulto por el dolor oculto, las necesidades insatisfechas congeladas y los programas impuestos en la infancia. La manipulación emocional. Creencia rígida: la adhesión compulsiva a creencias, acerca de uno mismo u otros, o lo que sea, que no son compatibles con la evidencia disponible, que están mal concebidas, incoherentes, racionalmente injustificada. La insistencia verbal en tales creencias y el comportamiento inflexible que se desprende de ellas. Prejuicio.

La teoría general aquí, que se desarrollará a fondo más adelante, es que este tipo de comportamiento (es una defensa contra la liberación de), contiene tanto y esta distorsionado por, angustia sin resolver y sin descargar resultante de una interferencia temprana con las necesidades personales. La persona es sólo una víctima aparente de las compulsiones, tiene cierta conciencia de su naturaleza contraproducente repetitiva y tiene el poder, con la formación adecuada, para liberar la angustia, disolver las distorsiones y ganar comprensión de su génesis. Parece haber tres grados de ese comportamiento:

• •

El defensivo: las distorsiones se alojan dentro de estructuras sociales y pueden a su vez distorsionar estas estructuras, tales como las tres formas mencionadas arriba. El defensivo y el incapacitante: las distorsiones hacen a la persona incapaz de llevar un comportamiento social normal, pero sabe que la distorsión es una distorsión, como las fobias crónicas. El defensivo, el incapacitante y el engañado: las distorsiones no sólo interrumpen los procesos sociales, la persona puede tener grandes dificultades para verlos como distorsiones, tales como las ideas delirantes paranoides. En este caso, el propio concepto de la persona de lo que esta distorsionado se debe trabajar

39

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
primero. 3. Comportamiento humano pervertido. Este es un comportamiento que es deliberadamente malicioso, que deliberadamente busca el daño de uno mismo o los demás, y busca ese daño sobre todo para su propio bien, como un fin en sí mismo, incluso cuando se racionaliza como un medio para algún bien falso, e incluso si lo justifica como un medio para algún bien genuino. Tal comportamiento puede incluir el uso de la fuerza, la amenaza, la tortura, coacción; diciendo mentiras y datos falsos, difamar, calumniar; ataque psicológico destructivo; lavado de cerebro y el cambio inducido por el estrés; seducción maliciosa en el sentido sexual y el sentido más amplio; apoyar a alguien independientemente empeñado en una conducta destructiva, de autodestrucción persistente o de descuido personal.

Espasmódica: Es la explosión repentina, impulsiva e incontrolable de conducta destructiva, un desplazamiento hacia el golpear a la esposa o el maltrato infantil, hacia el ataque psicológico malévolo, hacia la destrucción de propiedad, y así sucesivamente. Crónica: La perversión destructiva se repite regularmente y se practica periódicamente, tal vez con premeditación y planificación cuidadosa. institucionalizada: los ejércitos, la Gestapo, la policía secreta, comportamiento destructivo al estilo de la antigua escuela, se aplica como parte del procedimiento de rutina oficial. Por siglos, la familia fue otro ejemplo: practicas de crianza aceptables incluían de forma sistemática comportamiento destructivo hacia los niños.

• •

En algunos casos la conducta pervertida simplemente puede ser aprendida, adoptada sobre la base de la instrucción por alguna supuesta autoridad; en otros casos puede tener el mismo génesis que el de la conducta distorsionada, sólo que mayor; o más probablemente ambas explicaciones son aplicables. Sin embargo, en comparación con el simple comportamiento distorsionado defensivo, parece haber un factor adicional: la intencionalidad ha tomado el control de las distorsiones y viceversa. La angustia interna crónica es sistemática y deliberadamente proyectada sobre los otros a través del intento malévolo. El comportamiento distorsionado ordinario produce un desorden psicológico y crea gran insatisfacción e infelicidad, pero esta libre de esta maldad intencional. Con frecuencia tiene pseudo-intencionalidad: el comportamiento obsesivo-compulsivo esta adornado con falsas razones de legitimación. El comportamiento pervertido implica una distorsión de mucho más largo alcance de la intencionalidad misma: quiere perjudicar. Otra manera de replantear la totalidad de esta sección es decir que el comportamiento humano se puede degenerar de acuerdo a una forma de Y invertida: Intención autentica Pseudo-intención Intención malévola Intención engañosa Hay auténtica intención, donde las necesidades personales son significativamente satisfechas; hay pseudo-intención, que racionaliza la conducta compulsiva enraizada en distorsiones menores de las necesidades personales; luego, es posible que haya intención maliciosa o intención engañosa, enraizada en grandes distorsiones de las necesidades personales.

40

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
4. La sociedad rígida. El comportamiento distorsionado y pervertido parece congelarse sistemáticamente en las estructuras sociales, creando la sociedad rígida. Algunos de sus características son:

Empinada jerarquía de estatus - el poder de decisión recae firmemente en la parte superior, con poca consulta genuina con niveles más bajos, con una pobre comunicación hacia abajo sobre los temas principales Reglas rígidas - definición de las responsabilidades de menor nivel, pero con una extraña competencia por estatus, poder e influencia entre los diferentes "departamentos" Opresión psicológica sistemática - de las masas en los niveles más bajos, junto con la opresión política y explotación económica.

De muchas maneras tal sistema social se ve como el producto de la angustia doble (ver la siguiente sección): angustia en el nivel físico por el alimento, territorio, etc, conduce a una jerarquía de dominación como la del reino animal, pero la angustia adicional acumulada en el nivel de las necesidades personales distorsiona esa jerarquía de dominación en formas de opresión intencional desconocida entre los animales.

41

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

Capítulo 5: La vulnerabilidad humana
Una relación primaria entre el ser humano y el medio ambiente es el de la vulnerabilidad. La vulnerabilidad y sus secuelas proveen un gran conjunto de conceptos para explicar el comportamiento humano en todas sus formas. Decir que un ser humano es vulnerable es decir que sus necesidades pueden ser frustradas e interferidas, con el resultado de la experiencia de angustia y sus comportamientos asociados.

A. Vulnerabilidad física
Las necesidades físicas puede verse frustradas por las privaciones físicas o traumas que conducen a graves experiencias de sufrimiento como el hambre, la sed, el frío, la fatiga, el dolor de una enfermedad o accidente o ataque, la tensión sexual. En el reino animal parece haber algo como experiencias de sufrimiento emocional involucrado con algunos, en todo caso, de los sufrimientos físicos. Así pues, la ira escapa en la agresión defensiva u ofensiva, cuando entran en juego cuestiones como el apareamiento, el territorio o la comida. Hay miedo que conduce a la inmovilidad o al vuelo cuando se esta bajo ataque, como una alternativa a la lucha contra la agresión. Hay pena en algunas especies expuesta en llanto y luto cuando existe una separación de los padres o de sus hijos o de la pareja. Los seres humanos, es razonable suponer, funcionan de modo similar, con angustias emocionales de ira, miedo y pena y sus comportamientos, ligados a frustraciones físicas. En los animales de la misma especie, la ira, con sus correspondientes amenazas agresivas o luchas parece tener funciones adaptativas: conduce a la cohesión social y liderazgo mediante el mantenimiento de las jerarquías de dominación; logra un uso eficaz de territorio disponible (y comida) por la separación de los grupos a lo largo de él; se beneficia la descendencia seleccionando a los mejores padres; protege a los jóvenes. Tampoco, en los hábitat naturales, es necesariamente muy destructiva: la norma es a menudo el comportamiento de amenaza o de la lucha simbólica en lugar de lesiones graves y muerte, aunque esto último ocurre. La agresión intra específica entre los animales parece ser más ligada a la preservación de la vida que a su destrucción. Entre los monos y los simios, la agresión intraespecífica es más fuerte en los babuinos, más débil en los gorilas y los chimpancés, pero en la naturaleza esta casi enteramente reducida a la amenaza con muy poca pelea. En circunstancias ambientales inusuales, sin embargo, como en cautiverio, donde puede haber aglomeración y / o perturbaciones graves, irritaciones desconocidas, entonces, todas estas especies pueden ser violentamente agresivas para su propia especie. No sabemos el tipo de agresión que se produjo entre los primeros homínidos, pero parece razonable suponer que el organismo humano, físicamente comparable al de los primates, tiene tendencias hacia la agresión adaptativa exhibida en los primates y, cuando están bajo presión física como el hacinamiento, hay mayor agresión destructiva violenta también exhibida en tales condiciones por los primates.

B. Vulnerabilidad personal
Pero el organismo no es sólo el lugar de las necesidades físicas, también es el medio para la

42

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
satisfacción de lo que he llamado las necesidades personales enraizadas en la capacidad para el amor, la comprensión y la elección, donde estas capacidades tienen un alcance potencial más allá de los confines de las necesidades de la supervivencia física. Por lo tanto, cualquier interferencia con las necesidades físicas, cualquier amenaza a la integridad del organismo, es al mismo tiempo algún tipo de interferencia o amenaza a la satisfacción de las necesidades personales. ¿Por qué, por ejemplo, los bebés humanos y los niños tienen llanto y sollozos como de pena como respuesta a heridas físicas menores? ¿Es porque el dolor y el shock físico se experimenta como una interrupción inmediata de su necesidad de amar y ser amado? Así, para entender plenamente la respuesta humana a las privaciones físicas y trauma, debemos tener en cuenta, a mi juicio, no sólo el miedo, la ira y la pena ligada a la frustración organísmica, sino también un orden diferente de miedo, ira y pena que está ligada con la frustración de las necesidades personales. (Lo contrario también puede ser el caso: la frustración en el plano puramente humano puede por sí mismo llevar a la aflicción en el nivel físico – fatiga, insomnio, dolor, debilidad.) Al interrumpir y restringir a un niño físicamente, la simple respuesta de lucha furiosa del organismo obstaculizado puede ser enormemente impulsada por la ira, justa indignación de un ser cuya necesidad de ser auto-dirigido en su exploración del mundo ha sido suspendida. Hay a menudo esta doble carga de angustia para tomar en cuenta. Pero los dos tipos de frustración pueden ser relativamente independientes entre sí. Así, el humano adulto, en todo caso puede experimentar frustraciones físicas menores sin angustia a nivel de las necesidades personales; y por el contrario puede haber satisfacción de todas las necesidades físicas plenamente mientras que experimentan grandes frustraciones de las necesidades personales. C. Fuentes primarias de vulnerabilidad personal Por fuentes primarias me refiero a las fuentes que son intrínsecas a la condición humana antes de la invención y la intención humana. Son las tensiones inherentes de la existencia humana, de el sistema determinado de personas en el mundo, las tensiones que pueden frustrar las necesidades personales básicas.

1. Las tensiones entre las necesidades físicas de supervivencia y las necesidades
personales de auto-realización y logro cultural. Esta es la gran tensión entre la vida y la mente, entre la naturaleza biocéntrica del organismo y la aspiración mental de la persona, acentuada por un entorno físico que puede exigir tareas persistentes, repetitivas, arduas de supervivencia. La realización implacable de las necesidades físicas puede frustrar significativamente la realización de las necesidades personales – para compartir, amar, de conocimiento, de variado logro cultural - por falta de tiempo, energía, recursos, oportunidades. La angustia por lo tanto se puede acumular en el plano personal, sin tiempo ni conocimientos para resolverla.

1. Si, además de estos efectos de las demandas persistentes de supervivencia, también
hay frustración real de las necesidades físicas como consecuencia de la sequía o las plagas o enfermedad o cualquier otra causa natural, entonces tenemos el área crucial de la doble angustia: la angustia de la frustración física agrava la angustia acumulada de frustración personal.

43

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
2. La naturaleza biocéntrica del organismo puede establecer otro tipo de tensión en el nivel mental. Las necesidades físicas de manera espontánea pueden distorsionar la imaginación humana desprevenida en fantasías de realización desproporcionada, especialmente cuando estas necesidades están sometidas a la tensión de la frustración. Así pues, puede haber una inflación artificial de las satisfacciones físicas inducida por la tensión que puede por sí misma subvertir una realización real de la persona: las capacidades mentales se frustran al estar atadas a la búsqueda irrelevante de la satisfacción corporal redundante. 3. La tensión postulada aquí es de gravedad psicológica: las capacidades desprevenidas de la persona se dibujan en la órbita de las necesidades físicas, alumbrándolas y ampliándolas falsamente, ambas distorsiones.

2. La tensión entre las necesidades de amor y el fenómeno universal de
la separación. El nacimiento es una separación; la muerte es una separación; enfermedad, lesión, defecto congénito puede implicar separación; las despedidas más o menos largas entre los amantes parecen ser componentes ineludibles de la vida, del trabajo y la sobrevivencia. El nacimiento puede ser profundamente traumático.

3. La tensión entre las necesidades de comprensión y la relativa inescrutabilidad

de los fenómenos. El mundo no ha producido su inteligibilidad a la ligera: el conocimiento ha sido laboriosamente ganado. Lo desconocido rodea a los humanos a cada lado. La psique humana es aún más insondable que el mundo fenoménico. Los seres humanos quieren entender, pero el velo se dibuja densamente alrededor de ellos y dentro de ellos. resistente, refractaria, de lo físico. Hay una gran brecha entre las aspiraciones y la acción, entre la posibilidad elegida y su realización en el mundo. Las habilidades corporales tienen que ser adquiridas, los instrumentos fabricados, el material resistente trabajado. El mundo abunda en grandes frustradores del esfuerzo humano, de la determinación de hacerse cargo: incendio, inundación, sequías, terremotos, avalanchas, volcanes, plagas, insectos, ataque animal, enfermedad, accidentes, deterioro, decadencia, y así sucesivamente.

4. La tensión entre las necesidades de auto-dirección y la naturaleza elemental,

5. La inestabilidad intrapsiquica inherente de, las tensiones internas entre, las
capacidades humanas no programadas pero potencialmente ilimitadas, cuyo comportamiento dirigido a la realización es totalmente adquirido. Esta inestabilidad se acentúa por un entorno que abunda en ejemplos de crueldad destructiva tanto en el reino animal y en los elementos naturales. Un ser humano puede ser frustrado y desorientado, simplemente por el exceso de opciones disponibles. Y en este estado de desorden interno, los ejemplos destructivos en la naturaleza pueden inspirar elecciones inadecuadas. Alternativamente, pueden darse situaciones en que las necesidades humanas se frustren entre si, de modo que la realización del amor o el conocimiento ganado o la autonomía lograda puede ser a expensas de las otras.

6. Finalmente, por supuesto, está simplemente la presencia de otros miembros
de la raza humana, todos los cuales también están sujetos a todas las mismas fuentes de vulnerabilidad personal, así como las numerosas fuentes de

44

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
vulnerabilidad física. Por consiguiente, existe una inestabilidad social inherente en el sistema dado de las cosas: las transacciones sociales ocurren entre seres que están inmersos en un mundo dado que puede causar en ellos como individuos grandes tensiones y frustraciones personales por encima de las tensiones y frustraciones puramente físicas. Interactuar con otros seres que están angustiados personal o físicamente es otra fuente de frustración de las necesidades personales. En cierto sentido, todas estas tensiones en interacción pueden ser vistas como condiciones de crecimiento, las tensiones que hacen que el desarrollo humano surja. La condición humana es inherentemente estresante, pero en un modo afirmativo del ser humano o bien provocativamente creativo. Hasta cierto punto, una tensión o la combinación de tensiones que interactúan, es una línea de tensión que provoca una explosión de energía que promueve y construye el crecimiento - afectivo, cognitivo, volitivo - del ser humano. La separación puede intensificar y aclarar el amor; lo insondable del mundo provoca en la mente la investigación; la dificultad de la materia y sus repentinos cataclismos impulsan los logros; las exigencias de la supervivencia despiertan el desarrollo tecnológico y cultural que trasciende lo puramente biológico; la inestabilidad inherente del potencial humano provoca auto-conocimiento y autodesarrollo; la inestabilidad social inherente que se produce en el mundo dado es un estímulo a la creación social , cooperación, logro colectivo. El mundo ofrece una dramática serie de golpes y bloqueos que despierta a la persona dormida en el organismo, la sociedad dormida en la naturaleza. Sin embargo, la condición humana también parece ser tal que estas tensiones pueden interactuar y ocurrir a un ritmo que resulta en una sobrecarga acumulada de angustia que puede llevar a un comportamiento compulsivo, distorsionado y destructivo. Tengo una fantasía caricaturesca de una posibilidad negativa en la vida de los primeros seres humanos: son acosados por ansiedad de separación a través de la elevada mortalidad infantil, muerte súbita por desastres naturales o ataques de animales, por enfermedad o accidente; son acosados por el miedo arraigado en la ignorancia; por la frustración ante la implacabilidad absoluta del mundo material; están internamente confundidos por las incipientes aspiraciones de un potencial muy diverso, descontrolado y desconocido; están confundidos por la asociación con otros seres humanos que exhiben el mismo rango de tensiones. Y todas estas angustias personales componen una serie continua de peligros físicos y angustias - el dolor, el hambre, frío, agresión animalesca (de animales y seres humanos),y el miedo y la ira que van con ellos. Sobre todo, debido a la necesidad implacable de perseguir y mantener la supervivencia en un entorno difícil, estas angustias compuestas se acumulan sin descanso - sin tiempo para recuperarse de ellas o el conocimiento para resolverlas - hasta que se llega a una condición de sobrecarga y se rompe el comportamiento en formas distorsionadas e inadecuadas entre las personas. La tesis general es, pues, que las fuentes de vulnerabilidad física combinada con las fuentes principales de vulnerabilidad personal pueden tener dos efectos diferentes. Hasta un cierto nivel de intensidad provocan un desarrollo verdaderamente humano: las capacidades humanas son ejercitadas y satisfechas al enfrentarse al reto de la existencia física. Más allá de este nivel sobrecargan el sistema y el comportamiento humano empieza a ser distorsionado, especialmente el comportamiento entre las personas. El comportamiento humano distorsionado y pervertido es la fuente secundaria de vulnerabilidad personal. El nivel de intensidad fluctuará en función de los patrones cambiantes de interacción de muy diversas variables. El umbral crítico de la sobrecarga sera idiosincrásico para cada individuo: un padre cuyos hijos mueren en la infancia estará en un estado muy diferente de tensión que uno que no pierde a ninguno. Sin embargo, pueden haber factores ecológicos que, de vez en cuando

45

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
determinan los umbrales de tensión en toda una comunidad. En general, parece razonable suponer que, habida cuenta de variados umbrales individuales en la sociedad, encontraremos el fenómeno típicamente humano de un verdadero logro cultural mezclado con el comportamiento distorsionado y pervertido algunos de los cuales se hallan congelados en las prácticas sociales aceptadas e instituciones. El hecho de que las tensiones intrínsecas de la condición humana es tal que el comportamiento humano puede descomponerse en formas distorsionadas y pervertidas es en sí misma una especie de meta-desafío - al desarrollo transpersonal, en mi opinión. El desafío de primer orden de la tensión es el desarrollo personal e interpersonal, pero la continua vulnerabilidad de este logro es un reto de segundo orden para cultivar el alcance más amplio de la conciencia humana. En la teoría y el método de co-creación ( capítulo 19, Sacred Science, Heron, 1998), desarrollo el punto de vista radical que el olvido de sí cósmico, una contracción actual de la conciencia espiritual y la armonización, es la que en última instancia sostiene todas las conductas humanas distorsionadas.

D. Fuentes secundarias de vulnerabilidad personal
Las necesidades personales básicas son frustradas por las interferencias de otros seres humanos. Las víctimas más evidentes y más vulnerables son los niños.

1. La interferencia física. El daño físico o la amenaza de daño corporal; un nacimiento

difícil; interferencia sexual; privación de contacto, alimentos, agua, calor, sueño, sexo. Esto puede dar lugar a angustia compuesta, como he sugerido: los efectos emocionales de la frustración física combinada con los efectos emocionales de la frustración personal. La perturbación emocional a nivel personal cuando las necesidades físicas son frustradas será mucho mayor, a mi juicio, cuando los seres humanos son los frustradores intencionales que cuando los frustradores son condiciones no-humanas. Los niños que son maltratados físicamente y privados por sus padres claramente pueden sufrir, tanto angustia física y sus concomitantes, como una gran interferencia con sus necesidades tanto para el amor y para la auto-dirección.

2. Interferencias psicológicas. Es decir, la interferencia con las necesidades personales
como tales. Las necesidades de amor pueden verse frustradas por la separación, pérdida que es el resultado de la decisión y de la intervención humana; por la censura, crítica, reproche, burla, invalidación ya sea verbal o no verbal; por el abandono psicológico, la retirada, el desprecio, la alienación, el rechazo. Las necesidades de comprensión pueden verse frustradas en los niños por la falta de respuesta por parte de los adultos a las preguntas, para dar información necesaria y pertinente; para comunicarse libremente y de manera adecuada; para proporcionar un ambiente lleno de estímulos mentales y la excitación en los períodos críticos de respuesta; para facilitar la imaginación, la fantasía y el pensamiento mitológico; para proporcionar equipos y la posibilidad de habilidades prácticas y aprender como; para proporcionar habilidades de lectura y escritura. Las necesidades de auto-dirección en los niños pueden ser frustradas por regaño de los adultos, por las prescripciones impuestas sin fin, los comandos, demandas, preceptos, los amenazadores "Debes" y "Tienes que" y sus negativos; al asumir el control de y hacer todo por el niño; al no disponer del tiempo y el lugar del juego independiente, la exploración, la actividad, la interacción. Probablemente no hay tal cosa como como la frustración exclusiva de una necesidad personal básica. El amor frustrado es también de

46

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
cierto modo comprensión y autodirección distorsionadas (y lo mismo con cada uno de los dos últimos): el niño no amado puede en la vida adulta ejercer su intelecto de maneras extrañas y compulsivamente rechazar a otros de una manera que restringe en gran medida su capacidad de tomar las riendas de su vida. 3. Interferencia social. Las necesidades personales de un gran número de personas pueden ser sistemáticamente interferidas en organizaciones y sociedades rígidas en las que hay opresión política, explotación económica, negación de los derechos humanos. Las necesidades personales aquí pueden ser casi totalmente negadas, o su satisfacción sólo podrá ser tolerada hasta un punto y en ciertas áreas sociales restringidas, o las necesidades sólo pueden ser toleradas en formas de desarrollo distorsionadas y retorcidas. Pero sin importar que distorsiones sean impuestas sobre los oprimidos, distorsiones complementarias se hallan en los opresores. La interferencia social con las necesidades personales puede ser considerada en tres categorías, la tercera incluye a la segunda, y la segunda a la primera:

• •

Interferencia cara a cara. El evento actual en el que el comportamiento de una o más personas interfiere con la humanidad de una o más personas. Interferencia organizativa. Una organización en particular - el hogar, la escuela, la empresa, el departamento - cuya estructura normativa es opresiva en algún u otro aspecto, hasta cierto punto. Interferencia social. La opresión cultural - las características opresivas de las normas y los valores combinados de toda una sociedad, sus asociaciones políticas, económicas, culturales, religiosas y domesticas. La opresión subcultural se deriva de las normas y valores de una determinada clase social, o grupo étnico o comunidad geográfica.

La interferencia organizativa y social puede ser vista como la institucionalización del comportamiento humano distorsionado y pervertido. La interacción opresiva cara a cara se generaliza en estructuras normativas opresivas. La sociedad distorsionada es el artefacto de personas distorsionadas y tiende a autoperpetuarse hasta dividirse por la extremidad de su propia distorsión. Mientras que una estructura normativa opresiva será mantenida por interacciones cara a cara opresivas que se producen dentro de ella, la mera existencia de una estructura normativa opresiva puede por sí misma ser una fuente de opresión independiente de cualquier acto en particular dentro de ella. Así, una vez una persona es sensible a la estructura, ajustará su comportamiento a ella sin que haya necesariamente una intervención de nadie más. La interferencia social con las necesidades personales no es todo lo que hay. En el nivel cara a cara, estas son algunas, al menos, de las distinciones importantes que hacer: • La interferencia que se desprende de la conducta distorsionada o pervertida como se define en las secciones anteriores. La interferencia que se desprende de la autentica buena intención combinada con ignorancia. A la luz de un mayor conocimiento la interferencia será considerada a la vez innecesaria y evitable. La ignorancia puede haber sido evitable o inevitable: en el primer caso, la buena intención se torna un tanto empañada.

47

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
• La interferencia que se desprende de una decisión racional, humana y bien informada. La interferencia aquí puede ser considerada como necesaria e inevitable en las circunstancias.

Hay un área borrosa desgraciadamente entre los dos primeros de estos y de nuevo entre los dos últimos. Puede no estar claro si existe o no una buena intención ignorante que es la mascarada de un comportamiento compulsivo; o si no lo que parece ser una sabia decisión se verá con la sabiduría de la comprensión retrospectiva como una buena intención pero mal informada. E. Fuente terciaria de vulnerabilidad personal Una distinción relacionada, igualmente importante, es que una norma social, que tiene un efecto interfiriente no es necesariamente una norma opresiva o injusta. En otras palabras, estoy postulando un área de inevitable tensión y conflicto entre las necesidades personales y las estructuras normativas, sin importar cuan iluminadas dichas estructuras puedan ser. Las personas sólo pueden ser personas en relación. Sólo pueden realizar sus necesidades personales autenticas en sistemas corporativos de interdependencia, en estructuras sociales coherentes y estables, que en virtud de su naturaleza tienden a ser conservadoras. En el mejor de los casos, tales estructuras representan recientemente los anteriores niveles de progreso en la consecución de las capacidades humanas. Pero si, como he postulado, esas capacidades son potencialmente ilimitadas en su rango de realización, la tensión puede surgir entre el grado de realización evidente en prácticas sociales prevalecientes y el impulso innovador de estas capacidades hacia nuevos niveles de logros. De modo que es una zona de tensión inevitable: entre el individuo innovador y la conservación social, sea cual sea la naturaleza conservadora. Pero aparte del drama del cambio social e innovación, tiende a haber una inevitable tensión entre las necesidades individuales y las "necesidades" corporativas de la organización o colectivo en la cual el individuo busca la realización personal. Las realidades sociales de la condición humana siendo lo que son, postulo que, incluso en el desarrollo organizativo más iluminado, la tensión y el conflicto surgirán en la interfaz entre la necesidad individual y el propósito corporativo. Lo que convierte a una organización en iluminada es que ésta tiene procedimientos incorporados para el reconocimiento de ese conflicto y trabajar de manera constructiva con él. El niño se enfrenta a esta tensión en una forma particularmente aguda, ya que cuanto más joven se es, con menos facilidad puede comprender que el colectivo familiar tiene un fin o fines que a veces puede legítimamente restringir la realización inmediata de sus necesidades humanas. La tolerancia a la frustración, las habilidades en el manejo constructivo de tensiones y conflictos, todos parecen ser conceptos necesarios y legítimos a nivel de las necesidades personales. Cuando la capacidad de amar se ha realizado, incluye, paradójicamente, esta capacidad de aceptar algo de frustración personal, para trabajar a través del conflicto para la realización de mayores fines sociales.

Estas tensiones individuo-en-sociedad que yo llamo fuentes terciarias de vulnerabilidad porque creo que son intrínsecas a las estructuras sociales como tales, sin importar cuan iluminadas sean y sólo se producen en su estado puro o intrínseco en organizaciones que han comenzado a limpiarse, que se han convertido en relativamente libres de las distorsiones y perversiones más obvias. Veo esas tensiones como una cuestión creativa cuando los seres humanos empiezan a salir de su larga historia de colapsos individuales y sociales, y no como un factor

48

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
que contribuye a tales colapsos. Las angustias a las cuales estas tensiones pueden dar lugar serán en muchos casos autogeneradas por personas autónomas que voluntariamente se someten a ellas como parte necesaria del crecimiento personal y cambio social. Esta es la arena del “sufrimiento” voluntario, consciente e intencional: el comportamiento de búsqueda de estrés de la persona autoactualizante.

49

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

Capítulo 6: la angustia humana
Deseo aquí poder discutir con más detalle los tipos de angustia emocional y sus comportamientos asociados que resultan cuando las necesidades, especialmente las necesidades personales, son frustradas e interferidas.

A. Angustia física
Me refiero, por supuesto, a discutir los acompañamientos emocionales del dolor, el hambre, etc que se derivan de la frustración de las necesidades físicas. Como he sugerido antes, la angustia emocional en el nivel físico es difícil de desentrañar en los seres humanos de la angustia personal involucrada en ella, especialmente en niños. En los animales de la misma especie, como hemos visto, la ira - que surge cuando hay alguna interferencia percibida, real o imaginaria, con la preocupación de los animales con la comida, el territorio, el apareamiento, los jóvenes - puede llevar a despliegues amenazantes, la lucha simbólica o mínima o ataque severo y destructivo. El miedo - que se produce cuando al organismo se aproxima otro, percibido como peligroso y amenazante - puede conducir a la inmovilidad y la sumisión, o al vuelo, o como ultimo recurso el contra-ataque. En situaciones muy frustrantes creadas en el laboratorio, los animales puede presentar no sólo agresión directa y desplazada, sino también la regresión, resignación o la apatía y, quizás lo más interesante de todo, respuestas compulsivas obsesionadas y desadaptadas. Todo esto sin duda nos da una idea de la tendencia de respuesta inherente a la condición del organismo animal humano, las tendencias siempre son tenidas en cuenta cuando se trata de entender el comportamiento angustiado de los seres humanos. Lo más importante, sin embargo, es el punto ya señalado, que cuando los humanos están angustiados a través de la frustración física, también puede haber angustia significativa adicional resultante de las frustraciones personales que puede ser una consecuencia de las frustraciones físicas.

B. Angustia personal
Mi sugerencia teórica principal es que en los seres humanos, no sólo existe la ira, el miedo y la pena cuyos equivalentes se encuentran en animales que sufren alguna interferencia o amenaza física; también hay ira, miedo y pena que es el resultado de que las necesidades personales son interferidas, y esto ocurre tanto en el infante como en el adulto.

1. Amor y pena. Cuando las necesidades de amor son frustradas por la pérdida o la
separación o la despedida de, a través de la indiferencia o la invalidación de o rechazo por parte de, otra/s persona/s en la relación de amor, entonces la angustia resultante se experimenta como tristeza, dolor, y en sus fases más intensa, la pena. El comportamiento natural y sin distorsiones de la pena parece implicar lágrimas y sollozos convulsivos. La función de este comportamiento la trataré más adelante.

Las necesidades de amor están frecuentemente (pero no exclusivamente) muy estrechamente relacionadas entre sí con las necesidades físicas que conciernen al sexo y la paternidad/niñez. Por lo tanto muchas de los penas humanas más intensas parecen implicar la interrupción de las relaciones entre los compañeros sexuales, entre padres e hijos, entre hermanos. Aunque tan estrechamente entrelazados, lo biológico todavía puede ser distinguido, en el análisis en alguna medida, de lo personal. La pena animal, si está presente (y con frecuencia parece estar totalmente

50

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
ausente), no es en absoluto tan paroxística y auto-contemplativa como la pena humana puede llegar a ser. Pero la intensa pena humana puede ser experimentada por la pérdida de personas amadas con quienes el doliente no tiene vínculos biológicos; ni tampoco se puede reducir tal pena razonablemente en todos los casos a una mera proyección de pena oculta no reconocida por la pérdida de parientes. El amor fluye de persona a persona muy independientemente de cualquier lazo físico, y su interrupción puede generar una pena profunda y muy genuina. • El soporte biológico de un área central del amor humano, sin embargo, proporciona a los humanos un crisol poderoso para los traumas, exigencias y delicias de desarrollar el amor. La evidencia clínica y experimental ahora disponible indica que los bebés humanos en sus primeros años necesitan un flujo de amor rico y sostenido, de apoyo, que sea íntimo, auténtico, elegante, imaginativo. Sin tal amor, la pena inducida en el niño muy pequeño es profunda y parece, si se deja sin resolver, afectar su capacidad para amar posterior , ya sea de base biológica o no. La pena asiste a una interrupción tanto del modo activo y pasivo del amor: una persona siente pena cuando cuando su dar y recibir de amor es suspendido en una relación amorosa.

2. La comprensión y el miedo. Cuando las necesidades de comprensión son frustradas
por una falta de información o una falta de conceptos adecuados que podrían hacer que la situación en particular, o la condición humana en general, sea comprensible y manejable, entonces, la angustia resultante se experimenta como ansiedad y en su más intensa fase, el miedo. Si no se reprime, ese temor puede aparecer en el cuerpo como sudor frío y temblor involuntario. • El miedo personal a lo desconocido suele estar estrechamente combinado con la clase de miedo físico que surge cuando el organismo está bajo una gran amenaza, especialmente en sociedades poco sofisticadas donde la gente necesita esquemas aclaratorios de los fenómenos naturales que amenazan la vida física y el bienestar. Pero hay, creo, un miedo exclusivamente personal o psicológico que no esta necesariamente ligado a la sensación de amenaza física. Este es el temor inducido por una amenaza percibida a la conciencia, cuando se intuye que la conciencia va a ser superada, extinguida, influenciada, invadida por impresiones, sensaciones, pensamientos, deseos, facultades y presencias para las cuales no existe ningún esquema conceptual adecuado disponible, y que son por lo tanto, relativamente desconocidas y difíciles de manejar. Esta amenaza para la conciencia como tal puede considerarse como procedente de otras personas, el mundo percibido, algo más allá del mundo percibido, de dentro del ser humano, o más generalmente del futuro. La amenaza es a la identidad personal, la identidad psicológica, a diferencia de una amenaza a la integridad física del organismo. En los seres humanos, la amenaza física grave, donde existe la posibilidad de la muerte, implica también la amenaza psicológica, ya que la muerte física es un asalto de lo desconocido en la conciencia. Pero la amenaza psicológica grave no necesariamente implica una amenaza física, aunque por supuesto que puede

51

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
implicar una amenaza física fantaseada. Es interesante que Reich postulara que la coraza caracterológica, la raíz de toda conducta humana distorsionada en su esquema teórico, surgió por primera vez cuando los homínidos se hicieron humanos conscientes de sí mismos, se volvieron introspectivamente conscientes de sus sensaciones orgiásticas, y por temor a las sorprendentes convulsiones de intensa conciencia empezaron a bloquear y amurallar sus más profundas sensaciones y emociones físicas. • Creo que los niños pequeños, aparte de ser objeto de evidentes temores físicos, también pueden ser objeto de profundos temores sobre la pérdida de su tenue identidad psicológica cuando, por ejemplo, son puestos en situaciones extrañas y desconocidas sin proveerles información adecuada que puedan utilizar , o cuando son demasiado jóvenes para, orientarse conceptualmente y mantener su sentido de identidad. La autoridad parental irracional y compulsiva impuesta arbitrariamente es otra, para el niño, amenaza ininteligible para su identidad psicológica: aunque esto a menudo lleva tintes de amenaza física también. Pero, así como el temor que implica el no saber, también existe el correspondiente miedo en no ser conocido. La identidad psicológica de una persona se ve amenazada cuando detecta que las personas que le importan a su alrededor no tienen ninguna comprensión real del tipo de ser que es. Una vez más, yo creo que para los niños pequeños esto puede ser una experiencia muy angustiante, llena de miedo – la sensación de que los padres no saben quien está entre ellos. Una persona temerá comunicar quién es, comunicar ideas que la marcan como una clase distintiva de persona, si piensa que los oyentes potenciales no tienen sistemas de creencias que les permitan realmente comprender lo que dice y obtener una audiencia amistosa. Del mismo modo, los niños pueden tener miedo de anunciar quiénes son realmente, de decir cosas que implican la clase de seres que son, en parte porque los conceptos que adquieren con el lenguaje pueden ser insuficientes, pero probablemente más porque sienten o aprenden que dicha identidad sera socialmente eliminada por la incomprensión de la audiencia.

3. Auto-dirección y la ira. Cuando la necesidad de ser auto-dirigidos se frustra, o alguna
iniciativa significativa auto-iniciada se ve interrumpida, entonces la angustia resultante se experimenta como inquietud y tensión, y en su fase más intensa como ira. El comportamiento de la ira desinhibida parece implicar movimientos vigorosos y tempestuosos de las extremidades en forma repetida y una correspondiente protesta con sonidos fuertes: un estallido somático de indignación justa verbal y no verbal, la afirmación de la libertad, romper las cadenas.

Es evidente que la auto-dirección, el ejercicio de la opción inteligente, puede estar estrechamente relacionado con la satisfacción de las necesidades físicas, como cuando una persona decide moverse hacia una meta que satisfaga la necesidad de comida o sexo o descanso o calor o refugio. Si este movimiento es arbitrariamente interrumpido puede haber una doble ira: la ira de la necesidad organísmica siendo frustrada en combinación con la ira de la elección personal interrumpida. Pero igualmente, la ira personal puede surgir independientemente de cualquier necesidad física frustrada: clásicamente cuando cualquier organización arbitraria e injustamente

52

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
restringe el espectro de opciones sociales disponibles a las personas bajo su jurisdicción. Aquéllos contra quienes tal discriminación injusta se ejerce puede que tengan todas sus necesidades físicas satisfechas y aún así experimentan intensa ira. La injusticia y la opresión social, cuando son puestas restricciones severas e injustificables sobre la toma de decisiones personales, son un martillo pesado que enciende la chispa de la cólera personal. • Los niños pueden estar molestos por la rebeldía del mundo físico, por la brecha frustrante entre la intención mental y el logro físico, por la propiedad obstruccionista de los objetos. La capacidad del niño para la auto-dirección parece ser ejercitada en el juego imaginativo, exploración auto-iniciada del medio ambiente e interacción con los demás, la imitación de los adultos, volviéndose voluntariamente más y más autodirigido en el manejo de uno mismo y el medio ambiente. Cualquier interrupción arbitraria e irreflexiva de estos comportamientos puede llevar al niño a la experiencia de la ira personal. Pero no es sólo la imposición de la autoridad parental irracional interrumpiendo el ejercicio de la elección infantil lo que puede desencadenar ira. Yo creo que el fracaso de los padres en tomar iniciativas facilitadoras en favor del niño, para proveer condiciones para el aprendizaje por descubrimiento, para sacar la auto-dirección infantil, puede inducir profunda ira, aunque ésta pueda estar enterrada y obstruida defensivamente.

4. Interconexiones de angustia personal. Sólo en un análisis conceptual puede uno

hacer tales conexiones simples y elegantes entre el amor y el dolor, la comprensión y el miedo, la auto-dirección y la ira. Precisamente porque en realidad, la satisfacción de estas necesidades están mutuamente involucradas entre sí, la frustración primaria de alguna de ellas involucra frustración secundaria de las otras dos. La pena primaria por la pérdida repentina de una persona amada también puede implicar ira secundaria por la restricción repentina permanente de opciones valiosas y agradables y miedo secundario ante la perspectiva de incógnitas e incertidumbres planteadas por la pérdida. Lo mismo ocurre con la ira o el miedo primarios: las otras dos angustias pueden surgir de manera secundaria. • O las tres aflicciones pueden ser más o menos co-iguales, como cuando alguna autoridad social impone con fuertes sanciones una separación injusta entre personas que se aman: la ira, la pena y el miedo pueden surgir en aquellas personas en medida equivalente. La ponderación relativa de las tres grandes angustias es probable que sea altamente idiosincrásica - una función de las personas y situaciones particulares.

C. Jerarquía de angustia
53

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
Este concepto se ha reiterado varias veces. Creo que es importante para la educación, la terapia, el desarrollo personal e interpersonal.

1. Angustia física a través de causas naturales: la ira del animal humano, el miedo

debido a la frustración de, a la amenaza de, a daños de, las necesidades físicas y el cuerpo causadas por fenómenos naturales – ataque animal, los desastres naturales, los elementos, accidentes, etc. Puede haber poca o nada de angustia personal generada directamente por la angustia física. Pero cuanto mayor es la frustración física o amenaza o daño, es más probable que haya una angustia personal significativa causada por ella. miedo debidos a peligros físicos, frustraciones, dolor, causados por las acciones de otras personas. En el nivel mas crudo, estas acciones pueden implicar simplemente como el animal, competencia por el alimento, territorio, parejas, o la protección de los jóvenes. O las acciones pueden ser benéficas como en la atención médica dolorosa. Las acciones también pueden ser maliciosas, como cuando cualquier tipo de amenaza física o coacción se aplica con fines sociales. pena a través de la pérdida personal por la muerte o la separación por causas naturales; el miedo a los fenómenos inescrutables, incomprensibles, psicológicamente amenazantes en el mundo y en la psique; la ira en las necesidades del hombre frustradas por causas naturales. Efectos del trauma de nacimiento.

2. Angustia física a través de la intervención humana: la ira del animal humano y

3. Angustia personal a través de fuentes primarias de vulnerabilidad personal: la

4. Angustia personal a través de fuentes secundarias de vulnerabilidad personal:
pena cuando la interrupción del amor recibido y dado es el resultado de la deliberada intervención humana; el miedo cuando la identidad psicológica se ve amenazada por las actitudes amenazantes de otras personas, su incapacidad de entender, su fracaso para comunicar información relevante; la ira cuando la elecciones y propósitos son interferidos, limitados, por otras personas. Estas fuentes secundarias pueden ser cara a cara, organizativas o de la sociedad.

5. Angustia personal a través de fuentes terciarias de vulnerabilidad personal:
pena cuando el bien común social requiere voluntaria separación de alguien que ama; el miedo cuando se toman riesgos a la salud voluntariamente en favor del cambio social creativo y desarrollo organizativo - presentan una perspectiva amenazante de incógnitas e incertidumbres; ira cuando una persona intencionalmente frustra un propósito importante propio porque opta por mantener un propósito social más amplio incompatible con el mismo. Estas aflicciones son intencionalmente auto-inducidas, la aparente paradoja es que las necesidades personales pueden ser satisfechas al ser frustradas. Pero como las capacidades personales son potencialmente ilimitadas en su alcance, la satisfacción presente puede ser abandonada voluntariamente - pero abandonada dolorosamente – para darse cuenta de la posibilidad de una más amplia satisfacción. En la experiencia real, angustia proveniente de dos o más de estas diferentes fuentes pueden ocurrir simultáneamente en cualquiera de las posibles combinaciones. La tesis explicativa general que he avanzado es que 1, 2 y 3, que yo llamo angustias primarias se combinan para producir, cuando alcanzan un umbral crítico, angustias que yo llamo angustias secundarias. La angustia primaria puede ser tranquilamente llamada angustias de la condición humana; mientras que las secundarias, angustias de distorsión interpersonal.

54

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
En su papel positivo, cuando operan por debajo del umbral crítico como tensiones creativas, las angustias primarias generan logro cultural y a su vez son reducidas por tal logro. El conocimiento teórico y el aplicado en las ciencias naturales y humanas reducen el miedo a lo desconocido en el mundo y en la psique, hace que la naturaleza inescrutable sea más manejable y dócil a la voluntad humana, reduce el tiempo y la energía dedicada a tareas de supervivencia, reduce la mortalidad infantil y aumenta la expectativa de vida de modo que el amor es menos interrumpido con rudeza por la naturaleza, y así sucesivamente. Como resultado, el logro cultural se vuelve más y más auto-generador, y cada vez menos como una simple respuesta al estrés del mundo dado. La cultura responde a la cultura, una idea a otra, las capacidades personales celebran su propia prosperidad y su realización como un fin en sí mismo. En su papel negativo, cuando operan por encima del umbral crítico, las angustias primarias generan distorsiones interpersonales que tienden a autoperpetuarse a través de prácticas sociales negativas e instituciones transmitidas de generación en generación, particularmente prácticas de crianza y las instituciones que las rodean. De ahí que las distorsiones interpersonales pueden ser transmitidas culturalmente, y relativamente independientes del conjunto particular de angustia primaria que las generó. Si estas angustias caen por debajo del umbral crítico y generan logro cultural, esto ocurrirá en las instituciones sociales distorsionadas transmitidas, y así tenemos el fenómeno de la distorsión cultural, del conocimiento humano y el logro aplicados a fines distorsionados y pervertidos. Esta es una presentación muy cruda de lo que en realidad debe ser un sistema dinámico inmensamente complejo. Las variables son tantas y su interacción tan compleja que lo que podemos esperar ver en las sociedades humanas son mezclas enormemente variadas de conocimiento y habilidades adaptativas y des-adaptativas, prácticas sociales adaptativas y desadaptativas

55

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

Capítulo 7: Efectos de la angustia
A. Grados de angustia En esta sección y la siguiente voy a presentar un modelo teórico más detallado de la forma en que la angustia afecta el comportamiento en los seres humanos. Para empezar, yo postulo tres grados de tensión o angustia.

1. Angustia capacitante. Este es el grado de tensión que facilita la conducta. En

la angustia animal de tipo corporal, el miedo excita el vuelo efectivo o como ultimo recurso la defensa, la ira excita la agresión adaptativa como cuando un padre ataca a un perro que molesta al niño. En el plano de las necesidades personales, la angustia es tal que provoca la realización personal e interpersonal: el dolor en la despedida provoca preparación amorosa para el retorno; la ansiedad acerca de lo que es desconocido genera investigación sistemática; frustración con lo material lleva a redoblar los esfuerzos y aplicación. angustia es tal, el individuo es tal, y la situación es tal que el comportamiento es relativamente insensible, no es ni capacitante ni incapacitante. Y esto se refiere a angustia que está totalmente registrada a nivel consciente por la persona, no a angustia que es registrada subliminalmente, cortada, ocluida.

2. Angustia neutra. Tanto en el cuerpo como en los niveles personales, el grado de

3. Angustia incapacitante. Este es el grado de angustia que produce comportamiento
inadecuado e insatisfactorio. En los estados de amenaza física o el ataque, el miedo inmoviliza donde el vuelo es posible y más eficaz; la ira genera ataque frenético contraproducente. Cuando la persona se angustia, la pena puede producir alienación, retirada e incompetencia social; el miedo puede producir creencias y prácticas supersticiosas rígidas; la ira puede generar una depresión grave o ataque destructivo inútil.

Es este grado incapacitante de angustia que me gustaría examinar con más detalle. Para que una fuente de estrés – un estresor - sea incapacitante, debe haber alguna relación crítica funcional entre la vulnerabilidad del sujeto, la intensidad del estresor y su frecuencia de repetición (si son muchos estresores, entonces sus intensidades y frecuencias combinadas), los recursos disponibles para afrontar la situación. Cuando los factores de estrés físico se aplican, como una descarga eléctrica, la luz, el frío, el ruido, la fatiga, peligros físicos (como en la guerra), entonces la vulnerabilidad del sujeto es más una cuestión de la dureza del sistema nervioso, por decirlo crudamente. Y parece que esto no sólo se aplica a los perros de Pavlov sino también a los soldados bajo condiciones de combate. Pero los estresores personales de tipo puramente psicológico y social o de fuentes primarias, cuando no existe una amenaza física o dolor involucrados, son un asunto diferente. Aquí la vulnerabilidad del sujeto es en gran medida una cuestión de su evaluación cognitiva de la situación, el tipo de conocimientos y habilidades para enfrentar problemas que pueda ejercer sobre la situación, del grado de comprensión de lo que realmente está pasando. Yo postulo, por

56

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
tanto, cuanto mayor es la comprensión de la persona dentro de la realidad de la situación de estrés interpersonal, menor es la tendencia de la situación de estrés, menor es la tendencia de que el estrés tenga un efecto incapacitante en el comportamiento. A la inversa, cuanto más deficiente, insuficiente, inmadura sea tal comprensión, mayor es el efecto incapacitante. En esta medida, los bebés humanos y los niños pequeños son los más vulnerables, que, aunque su inteligencia potencial sea enorme, su capacidad real para entender lo que está sucediendo está o casi está ausente o muy limitada. Cuanto más joven sea la persona, es más razonable estimar la intensidad del estresor personal en relativa independencia del estado del sujeto; cuanto más vieja y más sabia sea la persona (donde la sabiduría se relaciona a habilidades afectivas e interpersonales), más la intensidad del estresor está determinada por la forma en que es evaluada. En otras palabras, cuanto más la inteligencia de una persona funcione conscientemente en tiempo presente con evaluación discriminadora, más determina lo que constituye para sí una fuente de angustia personal incapacitante. Tal funcionamiento en tiempo presente presupone que la persona está liberada de los efectos discapacitantes de las angustias pasadas. El niño, entonces, por falta de evaluación cognitiva lo suficientemente sofisticada, es muy vulnerable a estresores personales. Y si tal estresor es, por ejemplo, el comportamiento distorsionado de un padre, entonces este estresor es a la vez muy intenso y muy frecuente. Tampoco puede ayudar el entorno, ya que sin importar los recursos que contenga, su uso efectivo depende de los conocimientos y habilidades del adulto o un niño mayor. Cuanto más joven sea el niño, más dependiente es físicamente y asumo que más íntimamente están entrelazadas sus necesidades físicas y personales, de modo que cualquier frustración de su necesidades físicas serán ipso facto, una frustración de sus necesidades personales, principalmente sus necesidades personales en su forma pasiva más vulnerable - ser amado, ser comprendido, ser sabiamente guiado, facilitado y capacitado. Por el contrario, sus satisfacciones mas tempranas de necesidades personales serán en términos de las satisfacciones de necesidades físicas y contacto físico. Una vez que un cierto grado de independencia se alcanza a través de gatear, explorar, caminar y sobre todo hablar y comprender el habla, entonces, las necesidades personales del niño pueden cada vez más buscar su realización personal como tal, y cada vez más puede verse frustrado independientemente de cualquier necesidad física que no es satisfecha. Sin embargo, un principio básico que asumo es que incluso cuando la angustia es ante todo personal, su impacto es aún sicobiológico; tiene un componente fisiológico o base. Esto es porque el cuerpo es el medio de las necesidades personales, y su satisfacción incluye tipos distintivos de expresividad verbal y no verbal. Frustrar la necesidad personal es imponer un estrés físico sobre los mecanismos físicos que intervienen en su satisfacción; este estrés es el correlato de las distorsiones psicológicas latentes o manifiestas de la persona. En este modelo, el niño humano, que no ha sido indebidamente interferido, tiene un organismo que es espontáneamente activo con y expresivo de, las capacidades personales buscando satisfacción en el mundo dado. Cualquier supresión importante de esta espontaneidad psicosomática creativa de la persona joven es registrada como angustia psicosomática, por lo tanto, habrá un componente somático en la liberación y la resolución de tales angustias.

57

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

B. Angustia personal incapacitante en el niño
De la evidencia clínica y experimental disponible, postulo las siguientes posibles formas en que el cuerpo-mente humanos reacciona a intensos y / o frecuentes estresores personales.

1. Enquistamiento. La angustia se ocluye, para que el dolor - que sería demasiado grande
para ser experimentado y resuelto por el niño - no entre en la conciencia o (interrumpa) distorsione el comportamiento, pero sigue latente como una línea de tensión en el sistema. Esta es una forma fuerte de inhibición de protección automática. Las posibilidades de angustia enquistadas son: •

Ésta permanece latente, nunca es directamente comportamiento distorsionante negativo o formas destructivas. Aun así, puede afectar más tarde el comportamiento radicalmente al inclinar varias veces a la persona para hacer cosas inofensivas o aparentemente positivas que sirven para evitarla, y por lo tanto, áreas enteras de actividad potencial a las cuales la persona podría haber entrado si la angustia hubiera sido resuelta son apagadas permanentemente. Así, una persona puede entrar a la castidad compulsiva y la meditación como una forma de mantener traumas personales tempranos ocluidos. Ésta es relativamente benigna, aunque es una profunda distorsión sistemática. Ésta permanece latente pero estalla más tarde en la vida el comportamiento distorsionante cuando es activada por estímulos que encajan - de alguna manera importante, tal vez la de crítica similitud - con los estímulos estresores originales. Por lo tanto podría haber un colapso repentino agudo de la conducta.

2. Distorsión automática. La angustia se ocluye de forma automática como una forma de

(más débil) inhibición de protección ya que el dolor volvería a ser demasiado grande para ser experimentado y resuelto por el niño. Pero mientras la experiencia del dolor no puede entrar plenamente en la conciencia, la conducta del niño está distorsionada donde la distorsión es: • • Un intento estereotipado e inadecuado para evitar la experiencia del dolor. Un intento estereotipado e inadecuado para satisfacer la necesidad personal que fue frustrada por la experiencia de angustia. Un intento estereotipado e inadecuado para dirigir la atención a la verdadera necesidad del niño de ayuda para salir de la trampa psicológica.

La distorsión puede ser

Intermitente. Sólo se presenta periódicamente como una reacción a clases particulares de situaciones desencadenantes. En ausencia de tales situaciones, el comportamiento distorsionado no es evidente. Crónica. Hay un modo persistente de estar en el mundo que implica actitud, creencia y comportamiento - que está distorsionado. La persona puede confundir su identidad personal con tal forma crónica distorsionada del ser.

58

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf 3. Distorsión inducida. La angustia del niño encuentra liberación a través de la catarsis:
llorando, temblando, encolerizándose. Así, el niño es capaz de experimentar y liberar el dolor, pero los padres y / u otras figuras de autoridad exigen que cese la catarsis, exigencias que finalmente son internalizadas y autogénicas. El comportamiento entonces se distorsiona, y el análisis de los últimos párrafos aplica. La mayoría de los niños tendrán la oportunidad de participar en comportamientos distorsionados; en formas distorsionadas de jugar con otros niños, en los altercados repetitivos menores y mayores de la vida intra-familiar. Pero puede haber dos grados de inducción doble (tanto catarsis como la distorsión resultante son suprimidas): • Los padres y / u otras figuras de autoridad exigen que el niño suprima algunas de las conductas distorsionadas en sí, en todo caso las formas más gravemente perturbadoras e incómodas. En este caso, el comportamiento condenado puede: • • Someterse a más distorsión. Convertirse en subrepticio y pasar a la clandestinidad, siendo practicado en privado o con compañeros secretos.

Si el comportamiento distorsionado es ampliamente y muy pesadamente aplacado por los padres u otros, el resultado puede ser enquistamiento inducido; y la angustia y la distorsión son empujados totalmente por debajo del aparente comportamiento conformista, sólo para emerger desastrosamente quizá en una etapa muy posterior.

4. Jerarquía de distorsión. Puede que no sea irracional postular también una jerarquía de
distorsión. Pero ésta claramente debe tomarse a la ligera y flexiblemente, ya que la angustia personal es tan idiosincrásica. • La angustia de enquistamiento, cuando finalmente emerge, produce la distorsión más grande de la conducta que tiene la mayor resistencia a la resolución. La distorsión automática será la próxima en términos del grado de distorsión y la resistencia de la resolución, especialmente en sus formas crónicas. La distorsión inducida ocupa el último lugar, pero sólo cuando existe un grado moderado de inducción doble. Si la inducción doble es pesada, entonces volvemos al primero.

Un individuo en particular puede combinar todas estas tres formas de distorsión. Dada las prácticas de crianza en toda nuestra sociedad, supongo que todos tienen algún grado de distorsión inducida e inducción doble. • La jerarquía de la distorsión corresponde a tres grados supuestos de tensión psicosomática. Cuando la tensión es muy alta, tenemos enquistamiento; cuando es mediana tenemos distorsión automática; cuando está por encima del umbral de tolerancia consciente del niño, entonces puede ocurrir distorsión inducida donde las prácticas de crianza están mal formadas. El trauma de nacimiento, de la primera infancia y la niñez son evidentes

59

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
candidatos a enquistamiento y distorsión automática. 5. Correlatos fisiológicos de la angustia Un modelo se deriva de los trabajos de Pavlov y Penfield: hay áreas relativamente aisladas y disociadas de funcionamiento cortical, circuitos neurales patológicamente inertes, que pueden corresponder psíquicamente a las imágenes de la memoria de eventos traumáticos cargados emocionalmente de angustia, intactos pero ocluidos de la conciencia y así producen distorsiones compulsivas de la experiencia y el comportamiento. El circuito inerte o aislado es equilibrado por un proceso excitatorio patológico en otro lugar, este último es el correlato físico de la conducta distorsionada. • El otro modelo se deriva del trabajo de Reich: hay una contracción de la musculatura corporal sistemática, relativamente permanente, e inconsciente , que inhibe el libre flujo de la bioenergía y es el depositario de la emoción dolorosa obstruida. El modelo se extiende para incluir la contracción inerte patológicamente de tejido de órganos e hipotonía patológica así como la tensión del músculo. Los dos modelos parecen ser teóricamente totalmente compatibles entre sí , presentando dos aspectos de la respuesta somática a la angustia incapacitante. Clínicamente también, la evidencia es que hay dos puertas complementarias a la apertura y la dispersión de la angustia ocluida: una es ideacional, por el uso de imágenes provocativas de gran alcance por parte del terapeuta u otros, y el despliegue progresivo de las asociaciones y las imágenes dentro de la psique del cliente; el otro es corporal, por el uso de presión física externa sobre los músculos tensos por el terapeuta y por la movilización vigorosa de energía corporal de manera voluntaria por el cliente. Éstas parecen ser de hecho las cuatro puntas principales del proceso de reintegración: • • • • Imágenes emocionalmente provocativas desde el exterior. Despliege gradual de las asociaciones y las imágenes desde el interior. Presión física desde el exterior. Movilización de energía corporal de manera voluntaria desde dentro.

Pero más de esto más adelante.

6. La historia completa de la angustia Si nos fijamos en todo el programa de
angustia incapacitante personal en el niño, contiene los siguientes factores: • • El estresor y la situación de estrés externas. El grado de comprensión y evaluación discriminadora del niño; la suspensión y distorsión de éstas bajo estrés. La necesidad personal espontáneamente activa del niño que es congelada, suspendida, interrumpida, frustrada por el estresor.

60

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
• • La resultante angustia psicosomática del niño. La oclusión de la conciencia de este dolor, siendo esta oclusión automática o inducida por los padres - ambos llevan a la auto-regulación represiva. La distorsión resultante del comportamiento, inmediatamente o más tarde en la vida, intermitente o crónica. Además hay distorsión encubierta que se desprende de algunos de los comportamientos distorsionados originales suprimidos por los padres. El comportamiento irreal, alienado conformista del niño - este mismo un tipo especial de distorsión exigida, y adoptada, para la supervivencia social.

El niño, entonces, puede ser interferido en tres oleadas sucesivas de ataque. En primer lugar, la necesidad personal espontáneamente activa puede ser suprimida; en segundo lugar, el intento de descargar catárticamente la angustia resultante puede ser suprimido; en tercer lugar, algunas de las conductas distorsionadas que se desprenden de las dos primeras supresiones pueden ser suprimidas. De hecho, una cuarta ola de ataque es posible, si se descubre además comportamiento distorsionado encubierto y es suprimido.

C. ¿Cómo la angustia personal distorsiona el comportamiento?
Varias teorías han sido presentadas. No me propongo revisarlas en detalle, sólo discutir las posibilidades más plausibles como las veo.

1. La teoría de la grabación. El conjunto de la situación de estrés, incluido el estado del

niño, se registra en detalle en forma indiscriminada en el sistema psicosomático del niño. Este es un programa impuesto, no un programa seleccionado, que se registra: • • Porque el niño sólo tiene una evaluación y habilidad de selección primitivas y Porque esta habilidad es interrumpida y suspendida por el impacto del trauma.

Debido a que la carga de angustia o dolor en el programa grabado se ocluye de la conciencia (de forma automática o por fuerza), entonces tenemos un sistema dinámico relativamente autónomo, alimentado por dos energías frustradas - la energía de una necesidad personal congelada o suspendida, y la energía de emociones angustiantes no descargadas. En cualquier situación futura suficientemente similar en los aspectos relevantes a la situación de estrés original, hay dos efectos interrelacionados: • • La grabación original se reproduce en la experiencia y el comportamiento. Se genera más angustia tanto por la nueva situación y por los efectos contraproducentes de la repetición, de modo que la grabación original se convierte, por así decirlo, más profundamente arraigada y engranada con elaboración sistemática del programa inicial.

61

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

2. La teoría del desajuste simbólico. Dado que el dolor emocional no descargado y la

necesidad personal congelada se ocluyen de la experiencia consciente, entonces todo el comportamiento posterior distorsionado puede ser visto como un intento compulsivo, estereotipado e inadecuado (autodestructivo y autocastigo) de aliviar el dolor oculto y satisfacer la necesidad congelada. Usando un modelo energético de nuevo, las energías atrapadas del dolor y la necesidad rodean cada comportamiento superficial distorsionante que actúa inconscientemente el dolor bloqueado, la necesidad bloqueada, o ambas combinadas. Así, un niño puede actuar la pena oculta volviéndose retraído, alienado, apagado, sin la atención disponible para los demás; o el mismo niño puede representar una necesidad de amor congelada aferrándose y exigiendo a otros compulsivamente; o puede combinar los dos yaciendo o acurrucándose contra su madre en un estado retraído e inaccesible emocionalmente. Posteriormente en la vida, todo tipo de comportamiento puede ser visto como un símbolo representando el dolor, la necesidad o su combinación: el desarrollo del adulto y las oportunidades son adoptadas dentro del desajuste compulsivo. Pero en todos los casos, los comportamientos distorsionados son simbólicos de, y dan una pista a, el dolor y la necesidad ocluidas. humana, aunque es totalmente compatible con las dos teorías anteriores como veremos a continuación. Habida cuenta de que los seres humanos tienen capacidades para el amor, la comprensión y la auto-dirección, tanto activas como pasivas o formas reflexivas; dado que el mundo es tal que la necesidad de satisfacer estas capacidades pueden ser bloqueada por una sobrecarga de angustia, y que la descarga de esta angustia puede también ser bloqueada; entonces, la necesidad y la angustia bloqueadas distorsionan el comportamiento en ciertas formas características - de la siguiente manera: • La necesidad de amar bloqueada: posesividad compulsiva, exigencias irracionales, demandas y expectativas, comportamientos de ayuda y rescate rígidos.

3. La teoría "Así es el mundo". Esta es una teoría que he ideado para aclarar la situación

La pena resultante bloqueada (es decir, la pena que se deriva de la necesidad de amar interrumpida): la alienación compulsiva, distanciamiento, retraimiento emocional de los demás. Este punto y el anterior en conjunto producen el fenómeno típicamente humano de compañerismo posesivo combinado con la esterilidad emocional. La necesidad de ser amado bloqueada: la dependencia compulsiva, exceso de simpatía, llamar la atención, el apego, comportamiento de masas; comportamiento tratando-de-complacer. La pena resultante bloqueada (es decir, la pena que se deriva de la necesidad de ser amado interrumpida): autocompasión compulsiva, autoabsorción, pobre de mí. Estos dos se pueden combinar de modo que la persona típicamente se asocia a otros, pero sin reducir la auto-compasión y auto-absorción ansiosa. La necesidad de comprender bloqueada: dogmatismo compulsivo y pronunciamientos autoritarios de la creencia sin el adecuado apoyo racional. El miedo resultante bloqueado (es decir, el miedo que se deriva de la

• • 62

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
necesidad de comprender interrumpida): rituales propiciatorios compulsivos, prácticas supersticiosas. En muchas culturas humanas, estas dos se combinan como teologías dogmáticas indiscriminadas sostenidas por rituales propiciatorios.

La necesidad de ser comprendido bloqueada: auto-duda compulsiva e inseguridad sobre la propia identidad, extendida a el escepticismo y el cinismo compulsivos. El miedo resultante bloqueado (es decir, el miedo que se deriva de la necesidad de ser comprendido interrumpida): aislamiento social compulsivo y retraimiento social, retiro a la ideación obsesiva privada. Estos dos generalmente se combinan en el aislamiento social dubitativo, inseguro, obsesivo. La necesidad de ser auto-dirigido bloqueada: meterse en las decisiones, la vida y los asuntos de los demás en forma compulsiva, no solicitada e inapropiada; autocrítica, desadaptación estereotipada a las situaciones. La ira resultante bloqueada (es decir, la ira que se desprende de la necesidad de ser auto-dirigido interrumpida): la agresión compulsiva, destructividad, la malicia dirigida a otros directamente o a través de las cosas. Estas dos generalmente se combinan en la interferencia compulsiva perturbadora y destructiva en los asuntos de una persona por otra; o la distorsión puede ser recíproca. La necesidad de ser libremente comprometido con las direcciones de una gran totalidad bloqueada: lealtad compulsiva a los cultos, las causas, movimientos ideológicos; fanatismo ciego o terco como miembro. La ira resultante bloqueada (es decir, la ira que se desprende de la necesidad anterior interrumpida): la desesperación, desaliento, depresión, autodestrucción compulsiva, el suicidio. La combinación típica de estos últimos dos es la del fanático infeliz, el converso compulsivamente miserable, el miembro que participa activamente y no obtiene alivio de la desesperación interior.

Como antes, un esquema de este tipo sólo separa en el análisis lo que esta entrelazado sutil e intrincadamente en el mundo real. Se presenta aquí no como una tipología dogmática, sino simplemente como una conjetura, una sugerencia de algunos tipos de distorsiones que pueden producirse en función de las necesidades humanas y angustias interrumpidas. Y el esquema está concebido sobre todo en relación con las tensiones personales causadas por la intervención humana. Las distorsiones son todas formas de comportamiento simbólico, es decir, el comportamiento simboliza ya sea una necesidad bloqueada o angustia bloqueada o ambas simultáneamente. Pero el comportamiento es también auto-bloqueante o contraproducente: perpetúa su propia desadaptación.

4. Las tres teorías combinadas. El comportamiento distorsionado como la elaborada
representación de un viejo recuerdo de angustia, como la puesta en escena simbólica y contraproducente de la necesidad y el dolor bloqueados, como formas típicas que se derivan de las características generales de la condición humana - todas estas tres son interpretaciones compatibles del mismo fenómeno. El correlato somático de la teoría de

63

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
la grabación sería que las primeras experiencias de estrés inducen en el organismo un mal funcionamiento cortical crónico (tal vez una polarización rígida de los procesos inhibitorios y excitatorios corticales) y asociado con éste una tensión inconsciente crónica e hipotonía de los músculos junto con otras distorsiones fisiológicas. Me centraré en la teoría de la grabación.

5. La grabación de angustia personal de fuentes humanas de angustia. Esta es la
noción introducida en 1. arriba. Si tenemos en cuenta un programa impuesto tempranamente elaborado por las reproducciones repetitivas, ¿cuáles son las principales voces en el disco y qué están diciendo? • La voz del opresor externo: "No hagas esto, no hagas eso; no seas esto, no seas aquello”. " Deberías/debes/tienes que hacer/ser diferente de lo que haces/eres”. La persona puede repetir esta voz a los demás por lo que a su vez se convierte en el opresor moralista de los demás. La voz de la necesidad congelada: "Pero necesito, necesito, necesito ... (amar, comprender, elegir ... ser amado, ser comprendido, ser partícipe)". Como la grabación se repite en situaciones similares, esta voz oculta se pondrá en escena compulsivamente en distorsiones de la conducta simbólicas - intentos contraproducentes de aliviar la necesidad, de levantar la aguja del disco rayado. La voz de la angustia reprimida: "Estoy sufriendo". "No puedo soportar el dolor." o "No van a aceptar mi dolor." Este dolor contenido también se pondrá en escena en comportamientos distorsionados simbólicos aunque contraproducentes contraproducentes en sus intentos inadecuados para mitigar el dolor. La voz de la distorsión suprimida: "Ellos no acogerán este comportamiento, lo voy a ocultar". El comportamiento distorsionado se convierte en subrepticio. La voz del conformista: "No soy bueno. Debería ser alguien que no soy. Me debería comportar de maneras que ellos exigen y esperan”. Este es el correlato interior del opresor externo, por lo que la persona se convierte en su propio opresor moralista interior, reprimiéndose a si misma y con ello sosteniendo la represión tanto de sus necesidades humanas más profundas y de la angustia resultante. Esto, sin embargo, es en los primeros años una voz adaptativa, dada la situación total del niño, es efectivamente la voz de la supervivencia social y personal.

Muchas terapias modernas radicales y métodos de crecimiento tienden a trabajar casi exclusivamente en el área de esta grabación de angustia, cuando el estresor es un ser humano opresor, por lo general el padre cuyo propio comportamiento es distorsionado. Pero hay otra grabación de angustia, y, en cualquier enfoque global para el crecimiento personal éste tiene que ser tenido en cuenta y tratado de manera independiente y en su propio derecho. Éste es el siguiente: 6. La grabación de angustia personal proveniente de fuentes primarias de angustia. Estas son fuentes de tensión inherentes al medio ambiente, el esquema dado de las cosas, antes que de invención e intención humanas. Mi teoría general aquí, para recordar al lector, es que un exceso de angustias primarias arraigadas en la condición humana puede destruir el comportamiento en distorsiones interpersonales de manera

64

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf
que las angustias secundarias - de la persona dañando a otra persona - se pueden acumular. Ya he sugerido que puede haber cierto grado de autonomía funcional entre fuentes de angustias primarias y secundarias, en el sentido de que cuando un conjunto particular de angustias primarias caen por debajo del umbral crítico en el que colapsan, las distorsiones interpersonales se pueden perpetuar por la institucionalización y transmisión cultural. Sin embargo, también sugiero que mientras las angustias secundarias abunden en este planeta, hay una grabación de angustia primaria muy general, sin resolver que subyace y sustenta la grabación de angustia secundaria particular que una persona está interpretando. Para aclarar la naturaleza de esta grabación, podemos mirar hacia atrás a las seis fuentes primarias de angustia dadas en el capítulo 5 y especular sobre la voz de la sobrecarga mínima, la voz que mantiene la tensión soportable. • La voz de la persona angustiada por las tareas de supervivencia: "Dejame darle prioridad a la supervivencia física y la satisfacción física. " La voz del amor angustiada por el fenómeno universal de la separación: "Deja que me quede cerca, junto a la tribu." La voz del conocimiento angustiada por la inescrutabilidad del mundo: "Déjame aferrar a lo que ya creo. " La voz de la libre elección angustiada por la obstinación restrictiva del mundo: "Permítanme repetir las rutinas familiares." La voz de la persona angustiada por la inestabilidad del potencial no programado e ilimitado: "Déjame conformarme con el mínimo auto-desarrollo". La voz de la persona angustiada por la presencia de otras personas similarmente angustiadas: "Déjame mantener fuera a los extraños."

Ninguna cantidad de trabajo en el nivel de angustia secundaria, de los efectos del mal manejo de los padres y de las prácticas sociales rígidas, podrá de por sí, en mi opinión, romper estas grabaciones primarias. Mi punto aquí es que simplemente participando de la condición humana puede, a través de la tensión acumulada, generar un conjunto de grabaciones compulsivas mutuamente entrelazadas que mantenga a la persona en un estado mínimo de desarrollo. En cierto sentido, estas grabaciones tienen un valor para la supervivencia psicológica ya que la persona se cierra sobre una actitud rígida y restrictiva antes de que el nivel de estrés primario se convierta en demasiado para ser manejado. Pero en otro sentido más radical, ellos son crónicamente desadaptativos ya que represan una marea progresivamente creciente de frustración personal que finalmente distorsiona el comportamiento en conflictos interpersonales. Ellos llaman por una apertura y conciencia transpersonal, espiritual. Ver Sacred Science (Heron, 1998), Capítulo 19: Co-creación, que presenta una teoría del contexto transpersonal de la condición humana.

65

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron. http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

Referencias
Vea la lista de títulos en el prólogo.

South Pacific Centre for Human Inquiry
11 Bald Hill Road, R.D.1 Kaukapakapa, Auckland 1250, New Zealand email:jheron@human-inquiry.com, jheron@voyager.co.nz www.human-inquiry.com

Copyright John Heron, noviembre de 1998

66

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful