P. 1
Catarsis en El Desarrollo Humano

Catarsis en El Desarrollo Humano

|Views: 3.259|Likes:
Publicado porrabas_
traduccion no oficial de "Catharsis in human development", John Heron
traduccion no oficial de "Catharsis in human development", John Heron

More info:

Categories:Types, Speeches
Published by: rabas_ on Sep 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/10/2015

pdf

text

original

Sugiero en el capítulo 4 que la sociedad rígida es la institucionalización del comportamiento
distorsionado y pervertido arraigado en angustias emocionales irresueltas. Yo aquí le doy un
vistazo a este proceso en relación con nuestra propia sociedad. La cultura tiene un legado del
pasado de aceptación tácita de dogmas, que están todavía muy arraigados en nuestras
prácticas sociales y educativas. Estos dogmas que veo como la ideología distorsionada que es
una función de las angustias obstruidas y no identificadas, tanto primarias como secundarias.

1.El dogma de que el intelecto es el primer differentium del ser humano

Este dogma de Aristóteles sostiene que la inteligencia es aquella capacidad que, sobre
todo, en sus fases de desarrollo, distingue a los seres humanos de los animales. Este
dogma es la hipótesis de todo nuestro sistema de educación secundaria y terciaria. No
tenemos ninguna noción de un sistema educativo que dé igual importancia a las
capacidades humanas para el amor, la comprensión y la libre elección. El dogma
asociado es que el intelecto no es solo para controlar y regular las emociones, sino
también para reprimir y contener las angustias emocionales. Un resultado es que
tenemos un proceso educativo en que el ejercicio de la inteligencia está separado de la
emoción humana y la libre elección inteligente.

2.El dogma de que la naturaleza humana es intrínsecamente mala.
El cristianismo desarrolló la noción contradictoria de que la voluntad humana es libre,
pero al mismo tiempo, tiene una tendencia interna innata a ir mal, a tomar decisiones
desagradables. La doctrina de la maldad innata sobrevive en el rigor calvinista de la
teoría psicoanalítica, en las teorías de la agresión innata en el ser humano, que
desenmascaradas, son simplemente teorías de que las personas son inherentemente
malas. Cualquiera que trabaje en cualquier profundidad con seres humanos en nuestra
sociedad, una y otra vez, se encuentra con esta profunda grabación arraigada y
compulsiva, presente en niveles casi inconsciente del sistema, que afirma de mil
maneras "No soy bueno". Básicamente actúa como un patrón de control que reprime una
gran cantidad de angustia. El proceso educativo (y terapéutico) carece de cualquier
noción de la celebración de ser humano, la afirmación consciente de lo auténticamente
humano. Los adultos están profundamente avergonzados por el proceso de declarar su
propio valor.

3.El dogma de que la virtud es auto-castigo.

Que lo que debemos hacer necesariamente implica una negación de lo que queremos
hacer; que lo que es bueno para nosotros, como la educación y la formación, es también,
necesariamente, más bien doloroso, frustrante y desagradable; que el aroma de las
delicias que rodea los "vicios secretos" nunca puede hallar equivalente en la probidad
de la buena vida. Este es el dogma de la opresión moral, de modo muy prevalente en la
crianza y la educación, en la cual se establecen los “Tienes que”, “Debes” y de hecho se
utilizan para frustrar la satisfacción de las capacidades humanas. El proceso educativo
en el hogar y la escuela y la universidad todavía no ha intercambiado el concepto de “Lo
debo hacer” por el concepto de “todas las cosas relevantes racionalmente consideradas

8

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron.
http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm
http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

que profundamente deseo hacer”. La calidad opresiva de los actos morales al estilo
antiguo debe ser sustituida con la calidad regocijante de los actos que celebran el
florecimiento de las capacidades humanas.

Estos tres dogmas están mutuamente entrelazados y se ayudan a mantener unos a otros. En mi
experiencia de trabajar con la gente en su propio crecimiento y desarrollo, estos dogmas están
todavía muy arraigados en nuestra cultura y hacen eco en una multitud de maneras a través de
nuestras practicas de crianza y educativas. Cuando a través de procesos catárticos y otros
procesos,los seres humanos salen de debajo de dichos dogmas, estos se revelan por lo que son:
el depósito ideológico de muchos siglos de angustia emocional sin identificar ni resolver.

Tampoco este mecanismo de depósito es difícil de entender. Una vez que un ser humano se ve
cautivo en la trampa de tratar de obstruir compulsivamente el sufrimiento del dolor y la
angustia enterradas, entonces el intelecto rápidamente se dedicara a la tarea. Para el ser
humano desprevenido, el reino de la emoción humana se presenta como uno de dolor y de
distorsión, que resulta en un comportamiento que puede ser una grotesca caricatura de la vida
animal. El intelecto puro, sin embargo, puede llegar a ser funcionalmente autónomo durante
breves períodos, dando un alivio temporal del dolor oscuro de la angustia, entrando en un
mundo de generalidad, claridad y conexión lógica - a diferencia del mundo existencial
cotidiano de particularidad, oscuridad y conexión humana. Lógica, matemáticas, inferencia
científica, análisis conceptual y síntesis, desde cierto punto de vista, tienen algunos
de los más potentes y refinados calmantes para psiquis heridas. No es de extrañar,entonces,
que el intelecto llegó a ser considerado como el supremo principio de distinción de los seres
humanos, y que para un determinado tipo de ser humano, la actividad intelectual tiene un
atractivo curiosamente irresistible y frecuentemente compulsivo.

El intelecto compulsivo, manteniendo el dolor enterrado, necesariamente será incapaz de
comprender la relación entre la vulnerabilidad humana y una sobrecarga de angustia, por una
parte,y el comportamiento humano distorsionado y pervertido por la otra. Atrapados en el
mecanismo de la represión, el intelecto reconoce sólo el comportamiento distorsionado y
elabora una teoría represiva - que las personas son intrínsecamente desagradables - una teoría
cuya única función es la de mantener fuera de la conciencia el dolor enterrado y, por tanto , el
potencial positivo que este obstruye. Si usted insiste en que la gente se identifique con la teoría
anterior, cuando lo que es en realidad un comportamiento distorsionado por la sobrecarga de
angustia, entonces debido a su prisión teórica, usted garantiza que esta angustia emocional
subyacente no será liberada. La psicodinámica de ciertas partes de la teología cristiana
merecerá un cuidadoso análisis.

Por último, el intelecto represivo, identificando el comportamiento distorsionado con la maldad
intrínseca de la gente producirá moral represiva, como corolario. La expresión de la maldad
inherente a las personas debe ser controlada por el ejercicio del intelecto y la voluntad: el deber
es una exigencia de la razón o de Dios o de ambos en conjunto contra el dominio de la
inclinación humana. Ciega y represiva de la profunda angustia emocional, cada teoría moral
demanda que la gente controle el comportamiento distorsionado obstruyendo el único medio
efectivo para lograrlo -- la liberación del dolor oculto. Por lo tanto la moral opresiva tiende a ser
compulsivamente hipócrita, sus protagonistas caen en privado en una matriz de distorsiones en
secreto o "vicios" que, simbólicamente, representan su angustia emocional negada y sus
necesidades humanas congeladas.
Hay, por supuesto, una gran cantidad de corolarios prácticos de estos tres dogmas relacionados
entre sí, y sólo voy a enumerar algunos de ellos aquí. En general, la cultura mantiene un claro

9

Traducción no oficial de: Catharsis in human development, John Heron.
http://www.human-inquiry.com/catharsi.htm
http://co-cornucopia.org.uk/coco/download/cathar-a4.pdf

enfoque en la interacción verbal y es estereotipada y ciega a la interacción no verbal. La gente
tiende a trabajar compulsivamente en su tarea definida, mientras que , son notablemente
inconscientes de la compleja serie de procesos interpersonales que acompañan e interactúan
profundamente con ella. La ansiedad y la inseguridad son repelidas por el hacer, pero surgen
con paroxismo cuando es sólo una cuestión del ser y el devenir. Es más fácil analizar,
generalizar e intelectualizar que relacionarse de un modo consciente, auténtico, abierto, y de
calidez humana. La confrontación de apoyo es un arte desconocido, ya que la ira enterrada
distorsiona todo intento y lo convierte en un ataque ansioso y no constructivo. Así, el trabajo
constructivo a través de la tensión y los conflictos interpersonales tienden a ser evitados en
favor de la evasión, la manipulación, especulación, política encubierta. Modos de intervención
autoritarios son usados compulsivamente cuando otros modos mas cooperativos serian mas
apropiados y enriquecedores. Las necesidades de cariño se confunden con las necesidades
sexuales, el contacto físico y el calor humano se confunde con el de contacto erótico y deseo
sexual, de modo que toda la sociedad se priva de una interacción física humana cálida y
constructiva. La sociedad es generalmente negativa con respecto al sexo, ya que no hay
tradición de una teoría y práctica positiva de la sexualidad. La sexualidad compulsiva abunda:
la búsqueda de un orgasmo en un intento de aliviar el dolor de la angustia emocional
enterrada, la que sólo puede ser liberada de manera adecuada por otros medios. La gente
tiende a tener autoimágenes negativas del cuerpo; y la celebración del cuerpo, del movimiento,
de la conciencia sensorial no forman parte de la educación general y la cultura. Y así
sucesivamente.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->