P. 1
Abbagnano Nicolas Historia de La Filosofia Vol-2

Abbagnano Nicolas Historia de La Filosofia Vol-2

|Views: 134|Likes:
Publicado porGisela Sabarots

More info:

Published by: Gisela Sabarots on Sep 27, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/28/2013

pdf

text

original

Descartes había abierto a la razón humana todos los caminos y todos los
campos posibles; Pascal, por vez primera, reconoce los límites de la misma.
Según Pascal, caen fuera de la razón y de sus alcances, el mundo
propiamente humano, la vida moral, social y religiosa del hombre. Pero aun
en el mundo de la naturaleza, donde la razón es arbitro, su poder encuentra
un doble límite.

El primer límite es la experiencia: la experiencia no sirve, como creía
Descartes, sólo para decidir cuál sea la verdadera entre las diversas
explicaciones posibles que la razón presenta de un fenómeno dado. La
experiencia debe servir también como norma constante y guía de las
explicaciones racionales. Dice Pascal en el Prólogo al tratado del vacío (un
fragmento de 1647): "Los secretos de la naturaleza están ocultos y aunque
ella actúa siempre, no siempre se descubren sus efectos: el tiempo los
destaca de época en época y, si bien ella sea en sí misma siempre igual, no
siempre es igualmente conocida. Las experiencias que nos.dan su inteligencia
se multiplican de continuo y, como éstas constituyen los únicos principios
de la física, las consecuencias se multiplican proporcionalmente." Así, pues,
las experiencias constituyen "los únicos principios de la física"; pero
corresponde también a ellas el control de las hipótesis explicativas. Cuando
se formula una hipótesis para hallar la causa de muchos fenómenos, se
pueden dar tres casos, en opinión de Pascal: o de la negación de la hipótesis
se sigue un absurdo manifiesto y entonces la hipótesis es verdadera y
comprobada; o el absurdo manifiesto se sigue de la .afirmación de la misma y
entonces la hipótesis es falsa; o bien, todavía no se ha podido derivar el
absurdo ni de su afirmación ni de su negación y entonces la hipótesis sigue

224

FILOSOFIA MODERNA

siendo dudosa. De este modo añade Pasca! "para hacer que una hipótesis sea

evidente no basta que de ella se sigan todos los fenómenos, pero en cambio
para demostrar su falsedad basta que de ella se siga algo contrario a uno solo
de los fenómenos" (Carta al padre Noel, de 29 de octubre de 1647). En esta
actitud, Pascal se halla mucho más cerca de Galileo que de Descartes-, y es
una postura que le permite a Pascal reconocer en la experiencia un primer
límite de aquella razón que Descartes consideraba suficiente a sí misma.
El otro límite de. la razón en el campo de las ciencias está determinado
por la imposibilidad de deducir los primeros principios: los principios que
son fundamento del razonamiento escapan a éste, el cual no puede
demostrarlos ni refutarlos. Los escépticos que intentan refutarlos no lo
consiguen. La imposibilidad en que se encuentra la razón de demostrarlos
prueba, según Pascal, no la incertidumbre de los principios, sino la debilidad
de la razón Y de hecho, el conocimiento de los primeros principios (el
espacio, el tiempo, el movimiento, los números) es seguro, mientras no lo es
ninguno de los conocimientos que nos proporcionan nuestros
razonamientos. Pero sólo se trata de una seguridad que aquellos principios
obtienen del corazón y del instinto, no de la razón. El corazón siente que
hay tres dimensiones en el espacio, que los números son infinitos; a
continuación, la razón demuestra que no hay dos números cuadradlos de los
cuales uno sea el doble del otro, etc. Los principios se sienten, las
proposiciones se establecen por conclusión; los unos y las otras tienen la
misma certeza, pero obtenida de manera diversa. Y es inútil y ridículo que la
razón pida al corazón las pruebas de sus primeros principios, de la misma
manera que sería ridículo que el corazón pidiese a la razón el sentimiento de
todas las proposiciones que ella demuestra. Mejor hubiera sido para el
hombre conocerlo todo mediante el instinto y el sentimiento. Pero la
naturaleza nos ha negado este privilegio: nos ha dado pocos conocimientos
de esta especie, y todos los demás el hombre debe adquirirlos con el
razonamiento (Pensées, ed. Brunschvig, 282).
En el mismo dominio que le es propio, el del conocimiento de la
naturaleza, la razón encuentra, pues, límites; y estos límites son los límites
mismos del hombre. Sin embargo, en el ámbito de estos límites, la razón es
arbitro. Pascal rechaza en el dominio del conocimiento natural toda
intrusión metafísica o teológica. En el dominio del hombre es donde la
razón demuestra su total y congènita incapacidad.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->