P. 1
Segunda Guerra Mundial

Segunda Guerra Mundial

4.0

|Views: 1.243|Likes:
Publicado porapi-3711706
Resumen de este tragico acontecimiento de repercusiones mundiales
Resumen de este tragico acontecimiento de repercusiones mundiales

More info:

Published by: api-3711706 on Oct 14, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

1. Antecedentes de la guerra
La Segunda Guerra Mundial fue uno de los conflictos más importantes de la historia. Se desarrolló desde del 1 de septiembre de 1939 -fecha de la agresión alemana contra Polonia-, hasta el 2 de septiembre de 1945, día de la capitulación de Japón. En él, murieron alrededor de 55 millones de personas a causa de los bombardeos y el hambre. Sin embargo, lo más alarmante fue la liquidación física que llevo a cabo Hitler contra los judíos y los prisioneros soviéticos mediante las cámaras de gas o los asesinatos masivos. En definitiva, un conflicto que ha pasado a la Historia por las víctimas, los protagonistas y la reestructuración de las fronteras de Europa. La Segunda Guerra Mundial enfrentó a medio mundo. Por un lado las potencias aliadas, (Polonia, Gran Bretaña, Francia, Dinamarca, Noruega, Países Bajos, Bélgica, Yugoslavia, Grecia y posteriormente la URSS, Estados Unidos, China y la mayor parte de los países de América Latina) y, por otro, las potencias del Eje (Alemania, Italia, Japón y sus satélites, Hungría y Eslovaquia). Causas del conflicto.- Fueron muchas las causas que influyeron en este conflicto, entre ellas: el agotamiento económico y demográfico de los vencedores de la Primera Guerra Mundial tras firmar el Tratado de Versalles en 1918; la división de la Europa Danubiana en nuevos estados; la impotencia de una Sociedad de Naciones, primero impuesta e inmediatamente rechazada por Estados Unidos; el fortalecimiento de las dictaduras (Hitler en Alemania, Franco en España, Mussolini en Italia) y, finalmente, la crisis económica mundial de 1929. Pero fue en la vieja Europa donde desmesuradas exigencias de Hitler, dictador alemán, alentado por la falta de resistencia de las democracias occidentales, encendieron el conflicto.

2. Primera parte: la victoria del Eje (1939-1942)
Al aproximarse el verano de 1939, la única incógnita en lo referente a los aspectos iniciales de un conflicto, que era ya inevitable, la constituía la URSS. Sin duda, Francia e Inglaterra esperaban aún que la incógnita moscovita impediría a Berlín lanzarse a una guerra general. El 11 de agosto fue enviada a la URSS una misión militar franco-británica con el objetivo de intentar la obtención del apoyo soviético contra las nuevas pretensiones de la Alemania nazi. Finalmente, Stalin decidió alejar la guerra de sus fronteras pero a cambio pidió ayuda política, económica y militar a Alemania. Después de alejar a Stalin del conflicto, Hitler tuvo las manos libres para poder construir el Gran Reich. El 29 de agosto dirigió todas sus tropas hacia Polonia para apoderarse de ella, a pesar de que 4 días antes Gran Bretaña había garantizado públicamente las fronteras de Polonia. Finalmente, el 3 de septiembre, Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania. La guerra relámpago.- La estrategia polaca consistía en una rígida defensa de toda la frontera y preveía varias semanas de peleas preliminares con los alemanes. No obstante, ambos cálculos resultaron incorrectos. En la mañana del 1 de septiembre, oleadas de bombarderos alemanes atacaron las líneas férreas y bloquearon la movilización polaca. Durante los cuatro días siguientes, dos grupos militares -procedentes de Prusia Oriental y Silesia,- abrieron el paso a las unidades de avance acorazadas que se dirigían con rapidez hacia Varsovia y Brest. En esto consistía la blitzkrieg (en alemán, 'guerra relámpago'): desplegar de forma simultánea fuerzas acorazadas, aviación e infantería para realizar un movimiento en forma de pinza y envolver al enemigo en un breve espacio de tiempo. Los alemanes rodearon Varsovia entre el 8 y el 10 de septiembre, bloqueando a las fuerzas polacas al oeste de la capital. El 17 de septiembre, un segundo y más profundo movimiento envolvente se cerró cerca de Brest. Ese mismo día, el Ejército Rojo soviético atacó la frontera. Prácticamente toda Polonia había sido invadida el 20 de septiembre. El 28 de septiembre Polonia fue ocupada definitivamente.

3. Guerra relámpago en los Países Bajos, Bélgica y Francia
El 10 de marzo la Wehrmacht (fuerzas armadas alemanas) desencadenó su ofensiva general entre los Paises Bajos y Luxemburgo. Cinco semanas más tarde, tras las batallas de Sedan y Dunkerque y de la capitulación de Holanda y Bélgica, el avance de las tropas alemanas planteaba al gobierno francés muchos problemas políticos, en momentos en que Italia le declaraba la guerra (10 de junio). Churchill, líder inglés, quería conseguir la flota francesa antes que llegara Alemania y se apoderara de ella. Finalmente, Francia perdió el control de tres quintas partes del territorio nacional, ocupadas por Alemania. La situación de Inglaterra.- El inesperado y repentino hundimiento francés no podía dejar de trastornar las relaciones francoinglesas. Pese a las reiteradas seguridades de el almirante francés Darlan; Churchill, temeroso de que los navíos franceses fueran

utilizados por Alemania, no vaciló en atacar los que se encontraban en Mers-el-Kébir (donde 1300 marinos murieron el 3 de julio) provocando con ello la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Vichy (Francia) y Londres. Entonces fue cuando comenzó la famosa batalla de Inglaterra en la que Hitler, dictador alemán, ideó una ofensiva aérea sobre este país el 10 de agosto por la Luftwaffe. Sin embargo, se enfrentó a la Royal Air Force y Hitler renunció a la operación y al desembarco contra Inglaterra.

4. Expansión de las potencias del Eje - Alemania y Japón
Tanto Alemania como Japón, a pesar de firmar un pacto de neutralidad en la guerra con la URSS, realizan una rápida expansión territorial. En Europa podemos señalar tres subfases bien diferenciadas de la expansión de Alemania:

1. Septiembre de 1939 a mayo de 1940: la guerra se localiza en el Este (reparto de Polonia entre rusos y alemanes durante el primer 2. 3.
mes de guerra) y en el norte (Hitler invadió Dinamarca y Noruega, mientras Stalin intentaba conquistar Finlandia). De mayo a julio de 1940: el conflicto se desplaza hacia el Oeste. Las tropas alemanas invaden Holanda, Bélgica y Francia; en éste último país el mariscal Pétain es nombrado jefe de Gobierno y el 22 de junio firmó el armisticio: el ejército francés quedó desarmado, los 3/5 del territorio bajo control alemán y el resto (gobierno de Vichy) era la Francia no ocupada. Julio de 1940 hasta junio de 1941: la Batalla de Inglaterra supuso el primer fracaso de Hitler pues los bombardeos no lograron mermar la moral británica ni la superioridada aérea aliada. Paralelamente, en octubre de 1940, comenzó la intervención alemana en los Balcanes: Hungría y Rumanía se adherían al Eje; Bulgaria, Yugoslavia y Grecia eran invadidas los primeros meses de 1941. Estas campañas fueron el comienzo de la intervención alemana en un área que debía ser la influencia soviética, según el pacto de agosto de 1939.

Expansión de Japón.- En Asia la guerra se centró durante este periodo en el conflicto chino-nipón, iniciado en 1937. La estrategia japonesa fue la de cortar las rutas de aprovisionamiento de China, para lo que inició la ocupación de la Indochina francesa y firmó un pacto de neutralidad con la URSS. Pero dicha estrategia, para ser efectiva, llevaba a Japón a la expansión por el Pacífico donde además encontraría importantes fuentes de materias primas. Esta expansión podía chocar con los intereses estadounidenses en dicho Océano; pese a ello, con el acceso del General Tojo al poder en octubre de 1941, ésta será la solución adoptada.

5. El ataque a Pearl Harbour
El 7 de diciembre de 1941 se produce el bombardeo japonés de Pearl Harbour, sin previa declaración de guerra, lo cual provoca la intervención de los Estados Unidos en el conflicto. Con este bombardeo, Japón pretendía evitar la intervención de aquel país a corto plazo, al destruir parte de su flota, y así consolidar su expansión. El ataque.- La flota combinada japonesa del almirante Yamamoto sorprendió y destruyó en dos horas la escuadra norteamericana de Pearl Harbour (Hawaii). El mismo día, Japón declaró la guerra a Estados Unidos, Gran Bretaña y sus dominios. El 11 de diciembre entraron en la guerra Berlín y Roma contra los Estados Unidos y, poco a poco, Japón se adueñó de Hong Kong, Filipinas, Singapour, etc. En ocho meses, la mitad del Pacífico, el 90% de la producción mundial de caucho y el 75% de la de estaño e inmensas reservas de petróleo eran propiedad de Japón. Consecuencias.- En la primavera de 1942 se hizo sentir la reacción de Estados Unidos y la marea japonesa comenzó a ser contenida con las dos victorias de la flota americana del Pacífico, mandada por el almirante Nimitz en el mar del Coral y en las islas Midway. El estado mayor americano decidió que las islas Salomón constituyeran la base de su contraofensiva: ésta comenzó el 7 de agosto con un desembarco a viva fuerza en Guadalcanal, el cual marcó el comienzo del cambio en la situación estratégica de Extremo Oriente.

6. La invasión de la Unión Soviética

En la mañana del 22 de junio de 1941, más de 3 millones de soldados alemanes iniciaron la invasión de la URSS. El ejercito soviético contaba con 2.9 millones de soldados en la frontera occidental y era 2 veces superior a los alemanes en carros de combate y 10 veces en aeronaves. Muchos de sus tanques estaban anticuados, pero otros, eran mucho más sofisticados que los alemanes.
Estrategia de ataque.- Los alemanes habían organizado tres grupos de ejércitos para la invasión, denominados Norte, Centro y Sur, que se dirigían hacia Leningrado, Moscú y Kiev. Hitler y sus generales habían llegado a la conclusión de que su principal problema estratégico consistía en bloquear el ejercito soviético durante la batalla y derrotarlo antes de que pudiera escapar adentrándose en el país. Sin embargo, discrepaban sobre cómo superar este inconveniente. La mayoría de los generales creían que el régimen soviético lo

sacrificaría todo por salvar Moscú, la capital, el punto de unión de las redes ferroviarias y de carreteras, y el principal centro industrial de la URSS. En opinión de Hitler, la tierra y los recursos de Ucrania, así como, el petróleo de Caucasia eran más importantes. Los rusos actuaron, según lo previsto por los generales alemanes, sacrificando enormes cantidades de tropas y armamento para defender Moscú. Sin embargo, Hitler no estaba satisfecho y, pese a las protestas de su alto mando, ordeno al grupo de ejércitos del centro dirigir las fuerzas acorazadas hacia el norte y el sur para ayudar a los otros 2 ejércitos, con los que se detuvo el avance hacia Moscú. Stalin, líder ruso, lanzó una fuerte contraofensiva con las fuerzas de reservas rusas el 6 de diciembre y, al cabo de pocos días, el grupo de avance de los alemanes fue arrollado. Hitler ordenó a sus tropas mantenerse firmes en las posiciones en que se encontraran, con lo que logro mantener el sitio sobre Leningrado, seguir acechando Moscú y conservar la zona occidental de Ucrania.

7. La batalla de Stalingrado y la conferencia de Teherán
La batalla de Stalingrado fue un conjunto de combates que se libraron entre el verano de 1942 y febrero de 1943 alrededor de Stalingrado (actualmente Volgogrado), causados por el gran interés de Hitler de apropiarse de los recursos petrolíferos del Cáucaso. El 2 de febrero de 1943 una veintena de generales alemanes, con el mariscal de campo Friedrich von Paulus a la cabeza, se rindieron con sus tropas al ejército soviético tras 200 días y noches de feroz carnicería a orillas del río Volga. El duelo de Adolf Hitler y Josef Stalin concluyó con la primera gran derrota del Ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial ya que la Wehrmacht (fuerzas armadas alemanas) sufrió un gran número de bajas, y la aviación quedó aniquilada al perder gran cantidad de aparatos. La conferencia de Teherán.- En octubre de 1943, ante las desconfianzas mutuas entre los aliados y la URSS de que la otra parte mantenía contactos secretos con Berlín, se reunieron Roosevelt (líder norteamericano), Churchill (líder inglés) y Stalin (líder soviético) para discutir sobre el futuro de Alemania en la postguerra. Este encuentro se produjo el 28 de noviembre de 1943 en Teherán, después de que los dos primeros hubieran hablado con el ministro chino Chang Kai-shek. Acuerdos de esta conferencia.- Durante su encuentro, los tres acordaron públicamente garantizar la integridad de Irán y, en secreto, que Alemania sería desmembrada y que las fronteras de Polonia serían llevadas en dirección oeste hacia Oder y, en dirección Este hasta la línea Curzon. Stalin prometió atacar a Japón cuando le fuera posible y también se habló sobre los problemas de la postguerra y se sentaron las bases de una Organización de las Naciones Unidas (ONU). El 12 de enero de 1943 concluye la conferencia con los tres aliados totalmente de acuerdo con la división de Alemania después de la guerra, la modificación de las fronteras polacas y la ejecución sumaria de 50.000 oficiales alemanes.

8. La liberación de Europa Occidental
Las condiciones, cada vez más implacables de la ocupación nazi en los territorios ocupados de Europa, las deportaciones, las capturas de rehenes, el servicio de trabajo obligatorio en Alemania provocaron la multiplicación de los movimientos de resistencia y de guerrilla, que a veces pasaban a la lucha abierta. La preparación de los desembarcos por los aliados impuso la necesidad de coordinarlos con las acciones de sabotaje y de información efectuadas por la resistencia francesa contra las vías de comunicación y las transmisiones radioeléctricas. El 6 de junio se desencadenó en Normandía (Francia) la batalla Overlord, precedida por varios meses de bombardeos intensivos, que aislaron el futuro campo de batalla y destruyeron la capacidad económica del III Reich. El desembarco norteamericano en Normandía consiguió romper las defensas del muro del Atlántico, pero no logró crear una brecha en el frente alemán hasta el 31 de julio. La explotación rápida de ese triunfo liberó Bretaña y permitió, junto con la Resitencia, liberar París sin destrucciones. Al mismo tiempo, un desembarco franconorteamericano en Provenza liberó rápidamente Lyon. La ofensiva soviética.- El ejército rojo comenzó su ofensiva el 23 de junio de 1944, sobre un frente de 300 km entre Vitebsk y Bobruisk. Después, los rusos penetraron en Polonia, tomaron Lublin el 24 de julio y Brest-Litovsk el día 28.

De este modo, a partir de febrero de 1945 se fue desarrollando la última batalla de la guerra entre la Unión Soviética y Alemania y que veremos más adelante.

9. La conferencia de Yalta
En algunos meses, la Wehrmacht (fuerzas armadas alemanas) debió abandonar casi todas sus conquistas. No sólo debió replegarse en los dos grandes frentes del este y del oeste, sino también en Italia, sobre la línea Gótica, al norte de Florencia (agosto de 1944) y tuvo que evacuar Grecia. En medio de esta situación económica tan desastrosa surgieron en Europa grandes problemas políticos: en Bélgica, la cuestión de la realeza se planteó a partir del retorno de Londres a Bruselas del gobierno Pierlot; en Francia, el Comité de Liberación Nacional se proclamó Gobierno Provisional de la República Francesa. El 11 de noviembre, Francia fue admitida en la comisión consultiva europea de Londres y el 10 de diciembre se firmó en Moscú un tratado de alianza franco-soviético. Sin embargo, el problema que causaba más divisiones era Polonia. Desde el descubrimiento, por los alemanes, de los restos de 4.500 oficiales polacos asesinados en 1940 por los soviéticos, la URSS rompió toda relación con el gobierno polaco de Londres y negó esa acusación. La conferencia de Yalta.- El problema polaco fue uno de los principales que abordó la conferencia que reunió en Yalta (Crimea), entre el 4 y el 11 de febrero de 1945, a Stalin, Churchill y Roosevelt. Durante este encuentro se tomaron decisiones que condicionaron durante largos años el porvenir del mundo. En Extremo Oriente, Roosevelt obtuvo un acuerdo secreto que comprometía a Stalin a declarar la guerra a Japón tres meses después de la derrota de Alemania a cambio de la cesión de la mitad de Sajalin, las islas Kuriles, Port Arthur y el ferrocarril de Dairen. En Europa, los tres proclamaron su voluntad de "ayudar a los pueblos libres a formar gobiernos provisionales ampliamente representativos de todos los elementos democráticos que se comprometerán a establecer mediante elecciones libres gobiernos que correspondan a la voluntad de los pueblos". Se admitió que las fronteras de Polonia incluirían el sur de Prusia Oriental excepto Königsberg (actualmente Koliningrado). En Alemania, a los tres grandes correspondería la "suprema autoridad", bajo la forma de un consejo de control, en el que Francia sería invitada a participar. La distribución de las zonas a ocupar por los ejércitos fue confirmada con la salvedad de que sería adjudicada a Francia una zona tomada del área de ocupación inglesa y norteamericana.

10. La capitulación de Alemania
Al día siguiente de los acuerdos de Yalta (12 de febrero de 1945) comenzó la última batalla, que se desarrolló en el territorio alemán. Eisenhower, líder norteamericano entre 1953 y 1961, avanzaba tanto por el este como por el oeste con 93 divisiones, y los rusos se fueron introduciendo por el este divididos en ocho frentes. El 25 de marzo la orilla izquierda del Rhin se hallaba en su totalidad en manos de Eisenhower. Holanda fue aislada por los británicos, que llegaron al Elba el 19 de abril. El 1 de abril los norteamericanos cercaron el Ruhr, donde capitularon 18 divisiones alemanas y el 13 de abril, los rusos entraron en Viena y, remontando el Danubio tomaron contacto con los norteamericanos. Poco a poco se fueron estableciendo contactos entre el ejército soviético y las fuerzas anglo-norteamericanas. Finalmente, la capitulación fue confirmada el 8 de mayo de 1945 en Berlín. El 22 de mayo del mismo año los aliados hicieron prisioneros a los miembros del gobierno fantasma que había dirigido Dönitz en Flensburg (Alemania). Finalmente, Alemania derrotada perdió toda existencia política. Capitulación de Japón.- Tras el desastre sufrido en octubre de 1944 por la marina japonesa en las cercanías de la isla de Leyte, los norteamericanos necesitaron dos meses para expulsar de allí las tropas niponas. En enero de 1945, Mac Arthur atacó Luzón, la mayor isla de las Filipinas y entró en Manila el 25 de febrero, después de tres semanas de combates. El 5 de abril, Stalin denunció el tratado de neutralidad soviético-nipón del 13 de abril de 1941, lo que provocó en Tokio la dimisión del gabinete del general Koiso. Su sucesor, el almirante Suzuki, intentó en vano obtener una mediación soviética. Cuando Estados Unidos, Gran Bretaña y China exigieron una capitulación incondicional, ésta fue rechazada por Suzuki. Japón, cuyas tropas habían sido expulsadas de Birmania y se replegaban en China, se hallaba en una situación desesperada: su flota ya no existía y el país estaba sometido desde julio a una violenta ofensiva aérea aliada que no encontraba ninguna oposición.

Truman, sucesor de Roosevelt en la presidencia de Estados Unidos, decidió emplear la bomba atómica contra Japón, arma experimentada con gran secreto por Estados Unidos el 16 de julio de 1945. Una primera bomba destruyó Hiroshima el 6 de agosto y una segunda Nagasaki el día 9. Al mismo tiempo, el 8 de agosto, la URSS había declarado la guerra a Japón y el 14 firmó en Moscú un tratado de alianza con China. Las tropas soviéticas, lideradas por el mariscal Vasilevski, penetraron en Corea el 9 de agosto y en Manchuria. El día 10 de agosto el gobierno japonés hizo saber que aceptaba los términos del ultimátum del 26 de julio y el 14 capituló sin condiciones. El día 16, el mikado dio a todas sus fuerzas la orden de interrumpir el combate. Diez días más tarde, los norteamericanos desembarcaron en Japón; el acta solemne de capitulación fue firmada el 2 de septiembre.

11. Consecuencias de la Segunda Guerra Mundial
Se calcula que el total de muertos durante la guerra se sitúa en torno a los 55 millones de personas, siendo la URSS, China, Polonia y Alemania los países donde la cifra es mayor. A ello tendríamos que añadir los heridos graves e inútiles de guerra que alcanzan los 35 millones de personas. Las naciones invadidas o derrotadas son las que experimentaron mayores pérdidas económicas (Alemania, URSS, Francia y Japón); en la mayoría de ellas no se había alcanzado aún en 1950 el nivel económico de la preguerra y especialmente en las del sudeste asiático, pues los países europeos contaron con la ayuda americana y la URSS pudo sustraer de la Alemania invadida gran parte de su maquinaria industrial. Cambios económicos.- Han sido innumerables y tuvieron importantes aplicaciones para el posterior desarrollo económico. Desde la fisión nuclear, empleada en la bomba atómica, hasta los nuevos dispositivos de comunicación y localización (radar) o las mejoras en los medios de transporte (barco, avión), pasando por la elaboración de productos sintéticos. Estados Unidos convirtió a países como México, Argentina y Canadá en los grandes abastecedores de los aliados, a través de su mediación. Cambios políticos.- Quedaron eliminados los regímenes totalitarios de Alemania, Italia y Japón; por el contrario, se impusieron regímenes comunistas en Europa oriental. Europa occidental perdía definitivamente su hegemonía mundial y buscó la alianza con Estados Unidos para protegerse de la amenaza soviética, pues la URSS no desmovilizó sus ejércitos situados en Europa oriental al concluir la guerra. Cambios territoriales.- La URSS aumentó sus posesiones al incorporar los estados de Estonia, Letonia, Lituania y el norte de la Prusia Oriental. Polonia, en compensación a las pérdidas citadas, recibía los territorios alemanes existentes al este de la línea OderNeisse. Bulgaria retuvo la parte sur de la Dobrudja e Italia tuvo que ceder la Venecia-Julia a Yugoslavia y las islas del Dodecaneso y Rodas a Grecias. Por otra parte, Alemania y Austria fueron ocupadas por los aliados, siendo sus territorios repartidos en cuatro zonas para reunificarlas posteriormente (norteamericana, francesa, soviética y británica). Al terminar la Segunda Guerra Mundial surgió una bipolarización del mundo en torno a Estados Unidos y la URSS, potencias que más tarde se enfrentarían en la Guerra Fría. En Yalta se convocó una conferencia el 25 de abril de 1945 donde se constituyó definitivamente la Organización de Naciones Unidas.

12. Los protagonistas del conflicto - Churchill y Stalin
La Segunda Guerra Mundial fue uno de los conflictos más importantes de la historia donde tuvieron un papel importante Churchill, como líder inglés; Roosevelt, como líder norteamericano; Hitler, como líder alemán y, finalmente Stalin, como líder soviético. En las siguientes unidades didácticas veremos algunos datos biográficos de estos personajes y su papel durante la guerra. Winston Churchill.- Nació el 30 de noviembre de 1874. Tuvo una niñez transcurrida en Irlanda, estudió en la célebre escuela de Harrow. Sin embargo, se sintió un poco abandonado por sus padres, acaparados por la vida política y mundana. Fue oficial y corresponsal de guerra del Morning Post en el Sudán. Posteriormente, Churchill, presentó su dimisión del ejército y se presentó como candidato a una elección parcial en Oldham donde fracasó. En el año 1941 vio salir a Inglaterra de su aislamiento gracias a la entrada en la guerra de la URSS en junio y de los Estados Unidos en diciembre. Pero, al mismo tiempo, debió afrontar a un nuevo y temible adversario, Japón, que empezó por apoderarse de todas las posiciones británicas en el Extremo Oriente. En seguida, Churchill aportó toda la ayuda posible a la Unión Soviética y trabajó para crear una "gran alianza" entre las tres naciones en guerra. Fue sobre todo con Roosevelt con quien entabló una estrecha colaboración política y personal, que pasó a ser la piedra angular de su política. Seguro de su autoridad parlamentaria y popular, Churchill llevó al mismo tiempo la defensa nacional y el gobierno interior, la diplomacia y la estrategia.

Iósef Stalin.- Nació en Georgia en 1879 y murió en Moscú en 1953. Fue militante revolucionario. Dada su categoría de bolchevique experto en nacionalismo, Lenin le escogió como Comisario del Pueblo para las Nacionalidades tras la revolución de noviembre. Asesoró a Lenin durante los primeros y difíciles momentos de la guerra civil que siguió a la Revolución Rusa y participó en esa guerra como comandante en varios frentes. Reforzó su posición en el seno del partido por su obstinado trabajo de organización. Tras la muerte de Lenin, Stalin se unió a Grígori Zinóviev y a Kámenev para gobernar el país, hasta llegar a 1929 donde se convirtió en el único líder soviético. La Unión Soviética permaneció neutral en la Segunda Guerra Mundial hasta junio de 1941 en virtud del pacto de no agresión con la Alemania hitleriana. En Munich, franceses y británicos pactaron con Hitler sin consultar a la URSS, mientras que los Estados Unidos habían permanecido neutrales. Durante más de una semana, Stalin desapareció de la escena política. Sin embargo, el 3 de julio de 1941 se dirigió a los soviéticos para llamarlos a la lucha contra los invasores. Churchill, presidente del consejo de comisarios del pueblo desde el 6 de mayo de 1941 pasó a ser presidente del comité de estado para la defensa y luego comandante en jefe del Ejército Rojo. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, la URSS, cuya participación en la victoria sobre Hitler fue decisiva, gozó de un prestigio enorme en el mundo, y Stalin, que la dirigía, estaba en el cenit de su gloria.

13. Los protagonistas del conflicto - Roosevelt y Hitler
Adolf Hitler.- Estadista alemán que nació en la alta Austria en 1889 y murió en Berlín en 1945. Hitler inició sus estudios en la escuela de Bellas Artes de Viena, donde le suspendieron. A pesar de ello, se dedicó a vender sus pinturas a la acuarela por las calles de la ciudad alemana. En agosto de 1914 se alistó en el ejército bávaro donde, cuatro meses antes, se le había declarado inepto para el servicio. Se unió en 1919 al Partido Obrero Alemán, al cual Hitler cambio el nombre por Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes. Hitler fundó numerosas organizaciones alrededor del partido: las tropas de choque, las juventudes hitlerianas les siguieron poco después, así como las asociaciones nacionalsocialistas de estudiantes, de educadores, de mujeres. Lo más sorprendente de su trayectoria política fue su demagogia, y al mismo tiempo su sentido de la acción política. Todo ello aparece nítidamente en la lectura de su obra esencial Mein Kampf (Mi lucha), recopilación a la vez autobiográfica y política en la que definió el nacionalsocialismo. Gracias a su farolería Hitler triunfó sobre los franceses, decretando en 1935 el restablecimiento del servicio militar obligatorio y ocupando, de nuevo, en 1936, la orilla izquierda del Rhin. También fue la farolería lo que le permitió llevar a cabo en 1938 y en 1939 la política de expansión anunciada en el Mein Kampf. Franklin Delano Roosevelt.- Estadista norteamericano que nació en Hyde Park (Nueva York) en 1882 y murió en Warm Springs en 1945. Recibió la mejor educación de la época: en Groton, después en Harvard y por fin en Columbia, en donde obtuvo su título de abogado. Durante algún tiempo trabajó en una oficina de negocios de Nueva York; depués, en 1910 el Partido Demócrata le pidió que se presentase a las elecciones senatoriales del estado de Nueva York. Fue entonces, cuando comenzó su carrera política. Durante su mandato, se convirtió en el centro motor de la sociedad. El presidente condujo la opinión pública, sin perder nunca el contacto con ella; la estimulaba, pero se abstenía de ir demasiado deprisa. Roosevelt informaba simple y honestamente: las ¿charlas junto al fuergo¿ dieron, por primera vez en la historia un papel primordial a la radio. Durante la Segunda Guerra Mundial, la decisión de aislamiento de Roosevelt triunfó. Sin embargo, a partir de 1937 comenzó a manifestar su inquietud: su discurso de octubre recomendaba poner en cuarentena a los agresores. Con los métodos que había experimentado en el curso del New Deal, Roosevelt organizó la movilización humana y económica de Estados Unidos, luchó contra la inflación y se esforzó por repartir equitativamente las cargas de la guerra. Pero, sobre todo, se preocupó por poner a punto la mejor fórmula de seguridad colectiva: en 1943 aceptó la idea de una Organización de las Naciones Unidas (ONU).

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->