P. 1
Tema 3 La Aplicación de Las Normas Jurídicas

Tema 3 La Aplicación de Las Normas Jurídicas

5.0

|Views: 6.338|Likes:
Publicado porapi-3697339

More info:

Published by: api-3697339 on Oct 14, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

Noelia María Barrameda García Página 1 Tema 3 La aplicación de las normas jurídicas 3.

1 Los problemas de aplicación del derecho. El ordenamiento jurídico está compuesto por un gran conjunto de normas que pretenden regular la realidad social, señalando los cauces por los que debe discurrir el comportamiento ordenado de los hombres. La función de aplicador del derecho consiste en señalar a la sociedad el criterio o norma que debe ser empleado como cauce para una situación concreta. Como primer y principal problema a la hora de aplicar las normas jurídicas está el identificar las normas que resultan aplicables a un determinado caso concreto. Así, hay un problema de identificación de las normas aplicables. Junto a él, surgen otros dos problemas: el problema general de la averiguación del sentido y alcance de los preceptos aplicables, y el problema de adaptar el mandato contenido en las normas aplicables a las circunstancias concretas del caso planteado. Todo este conjunto de problemas se conocen con el nombre de calificación, integración e interpretación de las normas jurídicas. 3.2. La búsqueda de la norma aplicable: la calificación. Planteada la necesidad de encontrar las normas reguladoras de una determinada situación, el sujeto debe indagar en el conjunto del ordenamiento hasta hallar las normas pertinentes. Para facilitar esta tarea se utilizan una serie de “claves” que, partiendo de la perspectiva que interesa y de las características de la situación analizada, acotan el ordenamiento por conjuntos de normas. El conjunto de normas atinentes a una situación social típica y que la regulan con afán de coherencia y de totalidad componen una institución. A su vez, de las instituciones se elaboran conceptos y subconceptos que son utilizados como instrumentos para la búsqueda de normas reguladoras de una determinada situación. Por una lado hay, pues, una situación cuyas reglas jurídicas han de ser buscadas; por otro se encuentra el ordenamiento estructurado sobre la base de las instituciones. Se trata de buscar el punto de contacto entre el ordenamiento y la realidad social, para ello y sobre la base de los conceptos, el legislador o aplicador del derecho debe decidir en qué categoría de instituciones o conceptos se debe integrar la situación planteada. Esa labor se conoce con el nombre de “calificación.” La calificación no suele ser problemática: si el legislador ha regulado una determinada situación social, creando ad hoc la institución adecuada y definiéndola con los rasgos que esa situación posee en la vida real, el aplicador del derecho no encontrará

Noelia María Barrameda García Página 2 graves problemas para acotar el conjunto de normas reguladoras de esa situación. La tarea se ve facilitada porque le mismo nombre jurídico de las instituciones coincide, con frecuencia, con el nombre que se da a la situación planteada en la vida ordinaria. También con cierta frecuencia el aplicador del derecho no encuentra una institución perfectamente adecuada que recoja la regulación de la situación que se le plantea. Así sucede cuando el legislador no se adapta a las nuevas necesidades sociales o es insensible a las nuevas situaciones. Cuando esto sucede, el aplicador del derecho debe buscar soluciones sobre la base de las instituciones jurídicas existentes, procediendo por similitudes y diferencias; y así, a una determinada situación nueva, no contemplada específicamente, se le acabarán aplicando las normas que regulen la institución más parecida y compatible con esa nueva situación. Esto se conoce con el nombre de analogía. Lo mismo ha de hacerse cuando, aún estando recogida en el ordenamiento jurídico la institución interesa, su regulación ha quedado anticuada o la situación que se plantea reviste particularidades que la apartan de la tipicidad. Esto, junto con la averiguación del sentido de las normas, es el cometido de la interpretación. 3.3. El principio “iura novit curia.” Sería inadmisible que los órganos constitucionalmente encargados de aplicar el ordenamiento jurídico para resolver los conflictos concretos no debieran conocer las normas jurídicas. Por ello, se impone a los jueces y tribunales dictar sentencias aplicando el ordenamiento jurídico, de conformidad con el sistema de fuentes establecido. Ese es el sentido del art. 1.7 CC: “Los jueces y tribunales tiene el deber inexcusable de resolver en todo caso los asuntos de que conozcan, ateniéndose al sistema de fuentes establecido.” En definitiva, desde la codificación, los jueces quedan obligados a dictar sentencias de conformidad con el sistema de fuentes legalmente establecido. Es lógico que se afirme que los tribunales (la curia) tienen el deber de conocer el ordenamiento jurídico. Iura novit curia significa que los jueces deben conocer el ordenamiento con el fin de fallar cuantos asuntos les sean planteados en el ejercicio de su función jurisdiccional y sin requerir que los abogados de los litigantes deban facilitar al juez la información acerca de las normas aplicables al caso. Esta regla general no se encuentra privada de excepciones. Así, las normas de derecho consuetudinario han de ser alegadas y probadas por el litigante que pretenda su

Noelia María Barrameda García Página 3 aplicación al caso, lo propio ocurre con las normas de derecho extranjero, cuando en virtud del sistema de derecho internacional privado, hayan de ser aplicadas por el tribunales españoles, (art. 12, parte última CC). Esto ha sido derogado por la nueva LEC (Ley Enjuiciamiento Civil) del año 2000. Por último, el jurista, sea abogado, fiscal, notario... se encuentra sometido, dentro del ámbito de sus funciones, al conocimiento del ordenamiento jurídico como regla fundamental de la denunciada “lex artis” (reglas de oficio), cuyo incumplimiento puede generar especiales responsabilidades. 3.4 La posible inexistencia de normas jurídicas concretas. El planteamiento hasta ahora realizado presupone que todo conflicto social se encuentra previsto y reglamentado por el derecho, de tal manera que, frente a cualquier litigio o conflicto de intereses, el problema radica en identificar la norma aplicable. Sin embargo, en cualquier momento histórico se dan supuestos reales que en sus primeras formulaciones son extraños o novedosos para el derecho. La razón de ello es fácil: el derecho es una técnica de resolución de conflictos, mediante la elaboración de reglas adecuadas y justas según el sentir social de cada momento histórico. La eventualidad, por tanto, de los vacíos o agujeros normativos es una realidad continua y recurrente. La doctrina jurídica ha calificado tradicionalmente tales vacíos normativos como lagunas del derecho. En términos de derecho positivo, la cuestión puede simplificarse distinguiendo entre las lagunas de la ley y las lagunas de derecho propiamente dichas. · Lagunas de la ley.- con semejante expresión se hace referencia a los supuesto de hecho que no han sido objeto de contemplación por las normas legales en sentido amplio (leyes y reglamentos). De una parte, las leyes, no son siempre perfectas ni completas; de otra, la dinámica social siempre es más viva y diversificada que el texto escrito y publicado de las leyes. La conclusión es que las leyes presentan vacíos normativos y, por ello, en defecto de la ley aplicable, el sistema de fuentes prevé la aplicación de la costumbre y los principios generales del derecho como mecanismos normativos de suplencia (art. 1.1 CC). · Lagunas del derecho.- se interpreta como la insuficiencia del ordenamiento jurídico, el cual es incapaz de dar una respuesta a determinada situación. Así, el párrafo del RD 1836/1974 ofrece la clave de nuestro sistema al afirmar que “la formulación de un sistema de fuentes implica la exclusión de las lagunas del derecho. No ocurre otro

Noelia María Barrameda García Página 4 tanto con las lagunas de la ley, que pueden darse, siendo el medio idóneo y más inmediato de salvarlas la investigación analógica...”. El hecho de que el ordenamiento jurídico (derecho) se presente como un sistema cerrado y completo (plenitud del ordenamiento jurídico) es un presupuesto necesario del deber general de fallar en todo caso que se impone a los jueces y magistrados. 3.5 La integración del ordenamiento: la analogía. Dado que el propio sistema reconoce la existencia de las lagunas de la ley, es natural que el ordenamiento jurídico suministre al intérprete instrumentos capaces de superar el vacío normativo apreciado. En nuestro ordenamiento jurídico esto se conoce con el nombre de analogía, que básicamente consiste en aplicar al supuesto carente de regulación la solución que el ordenamiento sí da para otro supuesto similar o análogo. Tal y como dispone el art. 4 CC: “procederá la aplicación analógica de las normas cuando éstas no contemplen un supuesto específico, peor regulen otro semejante entre los que se aprecie identidad de razón.” Esta forma de emplear la analogía se conoce con el nombre de “analogia legis”, queriéndose con ello indicar que un vacío normativo concreto es rellenado acudiéndose a otra norma concreta y determinada, que da una solución extensible al supuesto carente de regulación. Pero también puede ocurrir que no exista disposición legal concreta aplicable analógicamente. Cuando ello ocurre, se puede también emplear la analogía, pero con alguna mayor satisfacción, dando entrada a los principios generales del derecho , que son aplicables mediante esa técnica de la analogía , que entonces se llama “analogia iuris.” Diferencia entre ambas: · Legis: es técnica de aplicación de la ley, que es la fuente del derecho primaria con carácter general en nuestro ordenamiento. · Iuris: es técnica de aplicación de principios generales del derecho, que solamente se aplican en defecto de ley o de costumbre. Condiciones y limitaciones de la analogía Para que una norma determinada pueda ser aplicada analógicamente se precisa que haya identidad de razón entre el supuesto contemplado por la norma y el supuesto que se quiere solucionar. Así lo exige el art. 4 CC. Esa expresión, identidad de razón,

Noelia María Barrameda García Página 5 quiere significar que el criterio que inspira a la norma que resuelve un caso concreto, sea adecuado y apto para solucionar el caso carente de regulación. Pero puede ocurrir que, aún dándose efectivamente sus condiciones, sin embargo a la analogía se encuentra vedado, como ocurre expresamente respecto de las normas penales, excepcionales y temporales, las cuales, según previene el art. 4.2 CC “no se aplicarán a supuestos ni en momentos distintos de los comprendidos expresamente en ellas.” 3.6 Otros medios de integración del ordenamiento. La jurisprudencia y la equidad. · La omnicomprensividad del ordenamiento: la analogía permite resolver, en gran medida, las lagunas de la ley. Sin embargo, sigue aún planteándose la cuestión referente al concurso de medios diferentes, puede darse solución a un conflicto carente de regulación concreta. El aplicador del derecho encontrará siempre norma aplicable, ateniéndose al sistema de fuentes establecido. Si no encuentra ley aplicable al caso, directamente o por analogía (legis), acudirá a la costumbre; y donde, a pesar de ello, siguiera sin encontrar norma concreta, habrá de aplicar los principios generales del derecho. Por eso se dice que el ordenamiento jurídico tiene vocación omnicomprensiva o que se caracteriza por su plenitud: el ordenamiento jurídico se autodeclara completo y ofrece suficientes mecanismos para garantizar la resolución de conflictos sociales, aunque éstos sean novedosos. · La jurisprudencia: el propio CC asigna a la jurisprudencia la función de complementar el ordenamiento. Lo cual significa que, aunque la jurisprudencia no sea formalmente fuente del derecho, sin embargo, tampoco se limita a realizar una aplicación mecánica de las normas jurídicas creadas mediante ley, costumbre o principios generales. Se debe ello a que, en la aplicación de las normas preexistentes, se requiere una labor de adaptación del mandato general contenido en la norma a las circunstancias del caso concreto, por una parte; por otra, a que frecuentemente las normas son tan generales o emplean conceptos tan abstractos que se acaba dejando en manos del juzgador una cierta libertad de decisión al establecer la solución concreta del caso. En conclusión, aunque formalmente no sea conflicto sobre la base de la concepción o intuición de lo justo y bueno que pueda tener el aplicador del derecho se dice que se está fallando en equidad.

Noelia María Barrameda García Página 6 Esta posibilidad es excepcional en nuestro ordenamiento. Así, dispone el art. 3.2 CC: “las resoluciones de los tribunales sólo podrán descansar de manera exclusiva en ella (en la equidad) cuando la ley expresamente lo permita.” Junto a esta noción de equidad como suministradora del criterio con que se debe resolver un caso concreto, también se habla de equidad con otra finalidad, al señalar que “la equidad habrá de ponderarse en la aplicación de las normas” (art. 3.2 CC). En este caso, la equidad se emplea como instrumento en la aplicación del ordenamiento, sirviendo para adaptar la generalidad y el rigor de las normas jurídicas a las circunstancias del caso concreto. Cuando tal sucede, el aplicador del derecho debe encontrar la norma de acuerdo con el sistema de fuentes establecido, pero al aplicarla, si se producen resultados injustos, debe mitigar su rigor; debe ponderarla. Claro ejemplo de ello se encuentra en el art. 1103 CC, cuando se establece que la responsabilidad en que incurre el deudor que incumple negligentemente una obligación podrá ser moderada por los tribunales según los casos. 3.7 La interpretación de las normas jurídicas. La tarea de averiguación del sentido de las palabras que integran la norma, con la finalidad de aplicarla al caso concreto es la interpretación. Cuando se trata de interpretar una norma jurídica, ha de tenerse en cuenta que la interpretación jurídica persigue un objetivo práctico: hallar el criterio de ordenación de conductas que se contenga en la norma, para hacerlo efecto en el caso planteado. Existen tres teorías distintas sobre la interpretación: · Teoría subjetiva: al interpretar, lo que se pretende averiguar es lo que quiso el legislador. (mens legislaturi). · Teoría objetiva: la interpretación no consiste en indagar lo que quiso el legislador, sólo hay que saber lo que quiere la ley en sí. · Teoría intermedia: hay que averiguar lo que quiso el legislador y lo que quiere la ley. Los criterios interpretativos: el art. 3 CC Cuando se habla de elementos o criterios aptos para la interpretación normativa se hace referencia a los materiales sobre los cuales debe el intérprete dirigir su atención, con el fin de obtener como resultado la clarificación del sentido de la norma para ser aplicada al caso planteado.

Noelia María Barrameda García Página 7 Actualmente, tales criterios se encuentran expresamente acogidos por el art. 3.1 CC: “las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras (criterio literal o gramatical), en relación con el contexto (sistemático), los antecedentes históricos y legislativos (histórico) y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas (sociológico), atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad (teleológico o lógico) de aquéllas.” En términos generales, la interpretación de cualquier norma jurídica requiere combinar diversos criterios interpretativos, si bien en supuestos excepcionales el recurso a uno solo de ellos puede resultar determinante. · Interpretación literal o gramatical.- obvio es decir que, siendo la norma un conjunto de palabras, el primer material básico se encuentra integrado por las propias palabras que la componen consideradas en el conjunto de la norma analizada. Se habla entonces de la interpretación literal y a ella se refiere el art. 3.1 CC cuando establece que las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras. La consecuencia que se quiere imponer es la de evitar interpretaciones que fuercen el tener literal de la norma más allá de unos límites razonablemente permisibles. · Interpretación sistemática.- junto a las palabras, el intérprete debe atender a la ubicación sistemática de la norma interpretada. Ello como consecuencia de que las normas raramente se encuentran aisladas; suelen, por el contrario, estar integradas en el seno de un conjunto de disposiciones trabadas o relacionas entre sí con coherencia interna. El mismo término puede tener un significado distinto. Decidir el momento en el que debe prevalecer uno u otro sentido viene dado por el contexto de la norma analizada. Así lo reconoce el mismo art. 3.1 CC al establecer que las palabras se analicen “en relación con el contexto.” Se habla, en tales casos, de interpretación sistemática. · Interpretación histórica.- las normas nacen en un determinado contexto histórico y persiguiendo fines muy específicos, que solamente se explican bien si se conoce la situación histórica que las vio nacer. Además, el contenido de las normas con frecuencia no representa una profunda innovación respecto del estado de cosas antecedente: es más frecuente, que en una norma nueva haya parte de su contenido que responda a un cierto arrastre histórico.

Noelia María Barrameda García Página 8 Por todas estas consideraciones, el art. 3.1 CC exige que el intérprete valore también “los antecedentes históricos y legislativos” de la norma interpretada. Los legislativos porque cuando se trata de una norma legal, existirán borradores, proyectos, etc. Los históricos porque ha de entenderse no sólo a la pequeña historia de la elaboración de la norma, sino también al momento histórico en que nace y a la tradición jurídica que la precede. La norma es un producto eminentemente históricos y sólo conociendo su historia se puede entender y aplicar en un momento histórico distinto del que la vio nacer. Esta es la interpretación histórica. · Interpretación sociológica.- finalmente el art. 3.1 CC establece que debe atenderse también, al interpretar las normas, a la “realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas.” Este criterio de interpretación viene a ser el contrapeso del elemento histórico. No basta con saber la razón y el fundamento con el que se dictó la norma, sino también si las nuevas circunstancias reinante consienten o no que permanezca invariado el sentido original. El resultado de la interpretación: la interpretación teleológica. Como consecuencia de ese conjunto de elementos de interpretación se debe obtener por resultada la averiguación del sentido de la norma. Tal sentido se conoce con el nombre de “ratio legis”. A esto parece aludir el art. 3.1 CC cuando requiere que se atienda “fundamentalmente al espíritu y finalidad” de la norma, a la hora de realizar la interpretación. La ratio es el por qué y el para qué de la norma: su espíritu y su finalidad. Con la expresión “espíritu” parece quererse hacer referencia a que las normas se encuentran animadas de una fuerza que sobrepasa el tenor estricto de sus palabras y que debe mantenerse separada de la motivación concreta que indujo a un determinado legislador a dictarla. Se distingue entre “ocassio legis” o circunstancias concretas que motivan que se dicten las normas, y “ratio legis”, o criterio de solución del conflicto que se sostiene en la norma, y que es más susceptible de generalización. La referencia a la finalidad impone la necesidad de efectuar una interpretación teleológica, esto es, que atienda tanto a los fines generales que persigue la norma como a los fines concretos que se consiguen mediante su aplicación al caso planteado.

Noelia María Barrameda García Página 9 Otras clases de interpretación Atendiendo al resultado que se obtiene por la interpretación de una norma se suele distinguir entre interpretación declarativa e interpretación correctora. Esta clasificación compara, de una parte, lo que e desprende literalmente del tenor de la norma; por otra, el resultado de la interpretación. Si resulta que las palabras de las normas se adaptan con justeza y exactitud a lo que de la interpretación resulta, se dice que la interpretación ha sido meramente declarativa. Por el contrario, cuando la interpretación produce como resultado que deban considerarse incluidos en la norma supuestos distintos de los que su tenor literal parece indicar, se habla de interpretación correctora. Corrección que, si es en más se llama extensiva y, si es en menos, interpretación restrictiva. De siempre se ha dicho que la normas que imponen limitaciones a la libertad de los sujetos, o que restringen sus derechos, han de ser interpretadas restrictivamente, en la medida en que son normas odiosas (odiosa sunt restringenda) a la inversa, las normas que favorecen la libertad de los sujetos o les dispensan mejor trato, deben interpretarse extensivamente (favorabilia sunt amplianda). También se efectúan clasificaciones de la interpretación atendiendo al sujeto que efectúa la tarea interpretadora. Se distingue así la interpretación auténtica que se identifica con las reglas interpretativas incorporadas por el propio legislador a la norma que debe ser interpretada, preocupándose de precisar el sentido de la misma o aclarando la forma en que debe ser entendida alguna expresión. Cuando la interpretación es efectuada por los tribunales de justicia se habla de interpretación judicial. La interpretación usual se lleva a cabo en el ámbito o foro del desenvolvimiento del derecho. Finalmente, la interpretación efectuada por los estudiosos que, desde un punto de vista teórico analizan el sentido de las normas se suele denominar interpretación doctrinal. (CLASE) Crítica a la interpretación auténtica.- a la función de legislador es la de crear la norma, la cual adquiere vida propia. La norma no se puede interpretar como quiere creador, sino como la propia ley estima. Conclusión.- Sea cual sea el modelo interpretativo que se adopte, lo que está claro, es que su resultado debe suponer la realización de los valores constitucionales que se condensan en el art. 1.1 CE.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->