Está en la página 1de 4

Tema 21 Los delitos de omisión

Del artículo 10 CP se desprende que no sólo la acción, sino también la omisión


originará la presencia de un delito o falta si es penada por la Ley. (“son delitos o faltas
las acciones y omisiones penadas por la ley”).
Por lo tanto, puede haber tipos de acción y tipos de omisión, estos se diferencian
en la estructura del tipo y en el significado normativo.
En cuanto a la estructura, mientras que los tipos de acción se realizan si se efectúa
la conducta que describen; los tipos de omisión se refieren a la no verificación de una
determinada conducta, denominada “Acción debida”; los tipos de omisión se realizan
tanto por pasividad como por realizar una acción diferente a la debida, que se llama
“Acción indebida”.
En cuanto al significado normativo, los tipos de acción son la base de la infracción de
una norma prohibitiva de una intervención activa indeseable por su nocividad. Los tipos
de omisión son la base de la infracción de una norma preceptiva, que obliga a una
determinada cooperación deseable.
 Tipo de acción: Hacer algo prohibido por la norma.
 Tipo de omisión: No hacer una prestación deseable.
Clases de omisión.-
Desde el punto de vista de la estructura del tipo existe:
1) la llamada omisión pura o propia (artículo 195 CP), que equivale a delitos de
mera actividad (no importa el resultado).
2) Después existe la omisión impropia, donde esa ausencia de acción debida se ha
de conectar con un resultado; y se denomina, comisión por omisión,
equivalente a los delitos de resultado (artículo 11 CP). En la comisión por
omisión tiene que haber un resultado, el sujeto lo comete mediante la omisión.
Desde el punto de vista de la previsión legal, hay que distinguir entre:
1) omisiones previstas como tal por la ley: aquí se contienen tanto formas de
omisión pura, como de comisión por omisión (arts. 195 y 382.2º CP).
2) y omisiones no descritas expresamente por la redacción legal: en este grupo
cabe sólo la comisión por omisión, porque el asiento legal ha de buscarse en los
tipos de resultado que se entienden realizados tanto por conducta positiva, como
por la no evitación del resultado en ciertas condiciones.
El tipo de omisión pura.- (artículo 195 CP).

1
Consta de una parte objetiva y otra subjetiva.
La parte objetiva consta de 3 elementos:
1) La situación típica.
2) La ausencia de una acción determinada.
3) La capacidad de realizar esa acción.
Artículo 195 CP: “el que no socorriere a una persona que se halle desamparada y
en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros,
será castigado con la pena de multa de tres a doce meses”.
 Situación Típica: Se refiere a la omisión propia. Ha de estar determinada
expresamente en la Ley. Es decir, necesita el tipo penal (por ejemplo, omisión del deber
de socorro, que se castiga porque está en el Código Penal).
- Las normas prescriptitas dan lugar a un tipo de omisión.
- Las normas prohibitivas dan lugar a un tipo de comisión.
Por ello decimos que en la omisión debe existir una situación típica, es decir, un
precepto legal.
 Ausencia de acción determinada: Esto es en parte una consecuencia de lo anterior.
Cuando se omite la acción que establece la norma prescriptita (no por cualquier tipo de
acción). El tipo penal acota la conducta que debe realizarse (que no se puede omitir).
 Capacidad de acción: Sólo se puede imputar una omisión a la persona que tenga
capacidad para realizar la acción que prescribe la norma. (por lo tanto, si en un
accidente existen dos heridos que no se pueden mover ni socorrerse mutuamente, aquí
no existe omisión). Es decir, se refiere a capacidad tanto física como psíquica.
De la omisión del deber de socorro: Artículos 195 y 196 CP.
Art. 195 CP:
- Situación típica: persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y
grave.
- Ausencia de acción determinada: no socorriere.
- Capacidad de acción: Cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros. Y
si no puede, apartado 2: si no puede, debe pedir auxilio.
La parte subjetiva, la omisión propia admite la versión dolosa y la imprudente,
caso de estar esta última legalmente prevista. La dimensión cognoscitiva del dolo exige
que el sujeto sea consciente de que concurren todos los elementos del tipo objetivo. La

2
dimensión volitiva del dolo consiste en la expresión de la voluntad de no realizar la
acción exigida, es decir, como volición del tipo objetivo.

El Tipo de Comisión por Omisión.-


Dentro del tipo objetivo, se sobreentiende que se dan los requisitos del tipo
objetivo de la omisión pura; pero tiene tres elementos particulares necesarios para la
imputación objetiva del hecho:
1) La posición de garante.
2) La producción del resultado.
3) La posibilidad de evitarlo.
 La posición de garante: se da cuando corresponde al sujeto una específica función de
protección del bien jurídico afectado, o una función de personal de control de una fuente
de peligro.
No todo aquel que omite evitar la producción de un resultado lesivo puede ser castigado
como si lo hubiese causado por la vía positiva, sino sólo determinadas personas que se
hallan, respecto del bien jurídico afectado, en una específica posición de garante.
a) Función de protección de un bien jurídico: se incluyen en este apartado
aquellas situaciones en que una relación familiar o social, o una conducta
voluntaria, somete a un bien jurídico determinado a la dependencia de un
sujeto, en términos en que éste se hace responsable (garante) del mismo.
b) Deber de control de una fuente de peligro: la indemnidad de los bienes
jurídicos puede depender personalmente también, del control de
determinadas fuentes de peligro por parte de quien las ha creado, o de
aquel a quien se ha atribuido su vigilancia.
Por ejemplo, el conductor de un camión que deja de mirar a la carretera, o deja de
efectuar el control. El sujeto responsable del control se halla entonces, en posición de
garante, y su conducta constituirá comisión por omisión.
Están dentro de este supuesto:
1.- el actuar precedente: quien ha provocado por una conducta precedente una
situación de peligro para un bien jurídico, está obligado a evitar que ese peligro se
convierta en lesión, so pena de considerar que la producción de ésta sería tan achacable
al sujeto como su causación positiva.
2.- el deber de control de fuentes de peligro que operan en el propio ámbito de
dominio: quien posee en su esfera de dominio (instalaciones, animales, máquinas) para

3
bienes jurídicos, es el responsable de que tal peligro no se realice. En este sentido se
encuentra en posición de garante, pues le corresponde el control de quien depende la
indemnidad de los bienes jurídicos.
3.- Responsabilidad por la conducta de otras personas: suele entenderse que en
determinadas condiciones, quienes tienen el deber de vigilar a otras personas, se hallan
en posición de garante respecto de los males que éstas puedan causar. Se piensa, como
caso básico, en el deber de vigilancia de los hijos menores por parte de sus padres.
 Producción de un resultado:
 Posibilidad de evitar el resultado: hay que añadir que para que haya comisión por
omisión, se exige además del resultado y de la posición de garante, la capacidad de
evitar el resultado en el autor.
Tal poder faltará cuando la acción positiva indicada de nada sirva para evitar el
resultado, porque de todas formas vaya a producirse.
Las peculiaridades del tipo subjetivo:
Vale para la comisión por omisión lo dicho respecto del dolo para los delitos de
omisión pura. La única particularidad es que, como es lógico, el dolo deberá abarcar no
sólo la ausencia de la acción debida, sino también la posibilidad y necesidad de
evitación del resultado mediante aquella acción. Además, habrá de extenderse a la
situación que determina la presencia de posición de garante, en tanto que la conciencia
de que la misma da lugar a que dicha posición de garante integra únicamente el
conocimiento del significado antijurídico del hecho, y su ausencia no constituirá error
de tipo, sino de prohibición.