MANIFIESTO TORDESILLAS Cuesta creer que cada Septiembre, y ya van cinco, tengamos que reunirnos en Tordesillas y en Valladolid para

denunciar lo que aquí ocurre, y para expresar a la clase política la vergüenza y la indignación que nos produce saber que esta locura, cuenta con el amparo legal, con el apoyo económico y con el patrocinio mediático de la Administración. Todos los años albergamos la esperanza de que sea la última vez que haya que convocar a esta protesta, pero nunca es asi, en Tordesillas se repiten las muestras de perversión del ser humano, mientras toda España y el resto de Europa se estremecen ante tales actos de salvajismo, todos menos unos pocos, los que disfrutan con ellos, aquellos para los que supone un negocio y nuestros Gobernantes, cómplices de esta barbarie y sin duda, responsables últimos de la misma. Gracias a todos los que hoy habéis tenido el valor de estar aquí, expresando vuestro rechazo a tanta crueldad, no es fácil hacerlo sabiendo cómo últimamente, ser la voz de los animales y exigir el fin de su maltrato, es una labor peligrosa. Quien es violento con un toro, no renuncia a su agresividad ante las personas y lo estamos comprobando. Tal vez, Moscatel cierre esta negra lista de asesinatos legales cometidos en Tordesillas, pero si no es así, seguiremos luchando día a día contra esta atrocidad y por supuesto, el próximo año volveremos a estar aquí. No les tenemos miedo y no nos vamos a callar jamás, nuestro silencio, no va a ser cómplice de la crueldad como lo es la indiferencia de los políticos, porque estamos a favor de la vida y de la civilización, no de la transmisión del sadismo como manifestación artística y valor cultural. Nuestra razón es la justicia universal, ¿cuál es la de ellos para torturar a un toro y celebrar su sufrimiento?. Ni Tordesillas, ni Valladolid, ni España, merecen ser conocidos por el comportamiento despiadado y feroz de unos cuantos hombres con los animales, y cuanto más tiempo pase sin que se prohiban acciones tan degradantes, mayor será nuestra humillación por consentirlas. Expresemos de forma rotunda nuestra repulsa por estos crímenes, y obliguemos a los políticos a comprometerse con su erradicación. Podemos hacerlo, la vida de muchos animales y nuestra dignidad como seres humanos así nos lo exigen. Muchas gracias a todos. Julio Ortega Fraile

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful