P. 1
sociedades mercantiles

sociedades mercantiles

4.25

|Views: 18.459|Likes:
temario resuelto de la materia de sociedades mercantiles, tercer semestre, facultad derecho, unam, mexico
temario resuelto de la materia de sociedades mercantiles, tercer semestre, facultad derecho, unam, mexico

More info:

Published by: Alejandra Navarro Muñoz on Sep 21, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/02/2015

pdf

text

original

SOCIEDADES MERCANTILES UNAM. FACULTAD DE DERECHO. TERCER SEMESTRE Asignatura: Sociedades mercantiles Créditos: 8. Asignatura precedente: Ninguna.

Asignatura subsecuente: Títulos y operaciones de crédito Unidades temáticas Unidad 1. Generalidades del derecho mercantil 1.1. Aspectos generales. 1.1.1. Concepto de derecho mercantil. 1.1.2. Antecedentes. 1.1.2.1. Extranjeros. 1.1.2.2. Nacionales. 1.1.3. Ubicación del derecho mercantil. 1.1.4. Carácter federal del derecho mercantil. 1.1.5. Jurisdicción en el ámbito mercantil. 1.2. Fuentes formales, reales e históricas del derecho mercantil. 1.2.1. Fundamentos constitucionales. 1.2.2. Leyes mercantiles generales y especiales. 1.2.3. Aplicación supletoria del derecho común sustantivo y adjetivo 1.2.4. Aplicación supletoria del código federal de procedimientos civiles 1.2.5. La jurisprudencia. 1.2.6. Usos y costumbres mercantiles 1.3. Tendencia unificadora del derecho común con el mercantil. 1.3.1. Grados y manifestaciones. 1.3.2. En el derecho comparado y en México. 1.4. Sistemas adoptados por el derecho mercantil contemporáneo. 1.4.1. Países de common law. 1.4.2. Países capitalistas del derecho escrito. 1.4.3. Países semicapitalistas de derecho escrito. 1.4.4. La unificación internacional y manifestaciones. Unidad 2. Acto de comercio 2.1. Actos y hechos jurídicos. 2.2. Concepto de acto de comercio según criterios objetivo y subjetivo. 2.3. Clasificación de los actos de comercio. 2.3.1. Actos de intermediación en el cambio. 2.3.2. Actos lucrativos. 2.3.3. Actos masivos por su realización. 2.3.4. Actos practicados por empresas. 2.4. Descripción de los actos de comercio contenidos en el artículo 75 del código de comercio y otras disposiciones legales. 2.5. Relatividad de los actos mixtos. 2.6. Comentario crítico. Unidad 3. El comercio electrónico 3. 1. Definición 3.2. Naturaleza del comercio electrónico 3.3. Antecedentes 3.3.1. Del internet NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

3.3.2. Del comercio electrónico en el código de comercio 3.3.3. Ley modelo sobre el comercio electrónico de la CNUDMI 3.4. Su aplicación en la práctica. 3.5. De los mensajes de datos 3.6. De la firma electrónica 3.7. De la firma electrónica avanzada 3.8. De los prestadores de servicios de certificación 3.9. Del reconocimiento de certificados y firmas electrónicas extranjeras Unidad 4. El comerciante 4.1. Concepto. 4.2. Comerciante. 4.2.1. Persona física. Negociación mercantil . 4.2.2. Persona colectiva. 4.2.2.1. Sociedades de personas. 4.2.2.2. Sociedades de capitales. 4.2.2.3. Sociedades inexistentes e irregulares. 4.3. Deberes del comerciante. 4.3.1. La publicidad mercantil. 4.3.2. Estudio y crítica a la inscripción ante las cámaras de comercio e industria que corresponda. 4.3.3. Inscripción en el registro público del comercio. 4.3.4. Conservación de documentos y correspondencia. 4.4. Limitaciones al ejercicio del comercio. 4.4.1. Inhábiles. 4.4.1.1. Quebrados no rehabilitados. 4.4.1.2. Condenados por delitos patrimoniales. 4.4.1.3. Extranjeros carentes de autorización expresa. 4.5. Incompatibilidades. 4.5.1. Corredores públicos. 4.5.2. Agentes aduanales. 4.5.3. Notarios públicos. 4.5.4. Funcionarios judiciales. 4.6. Límites a la capacidad para ejercer el comercio. 4.6.1. Menores de edad no emancipados. 4.6.2. Incapaces conforme al derecho común. Unidad 5. Empresa mercantil 5.1. Concepto. 5.2. Diferencias entre negociación mercantil y sociedad mercantil. 5.3. Naturaleza jurídica. 5.4. mercantilidad de la empresa. 5.5. Elementos de la empresa. 5.5.1. Elementos personales. 5.5.2. Elementos materiales. 5.5.3. Elementos incorpóreos. 5.6. La empresa como núcleo del moderno derecho mercantil. 5.7. Propiedad industrial.

SOCIEDADES MERCANTILES Unidad 6. Sociedades mercantiles 6.1. Concepto 6.2. Naturaleza jurídica. 6.3. Presupuestos para su constitución. 6.3.1. affectio societatis. 6.3.2. Aportaciones sociales. 6.3.3. Fin común. 6.4. Clasificación de las sociedades mercantiles. 6.4.1. Sociedades de personas. 6.4.2. Sociedades de capitales. 6.4.3. Sociedades mixtas. 6.5. Estudio comparativo entre las sociedades mercantiles y otras figuras jurídicas semejantes. 6.6. Naturaleza jurídica del acto constitutivo de las sociedades. Unidad 7. Aspectos relevantes de las sociedades mercantiles. 7.1. Personalidad de las sociedades. 7.2. Consecuencias de la personalidad. 7.2.1. Capacidad jurídica. 7.2.2. Patrimonio social 7.2.2.1. Protección del patrimonio social. 7.2.2.2. Protección del capital social. 7.2.3. Nombre social. 7.2.4. Domicilio social. 7.3. Relaciones de la sociedad y los socios (sustantiva y adjetivalmente). 7.4. Los acreedores sociales frente a los socios (sustantiva y adjetivalmente). 7.5. Los acreedores de los socios. 7.5.1. El status de socio. 7.6. Obligaciones de los socios. 7.7. Derechos de los socios. 7.8. Documento social. 7.8.1. Cláusulas esenciales de la escritura social. 7.8.2. Cláusulas para ampliar la capacidad social. 7.8.3. Cláusulas naturales. 7.8.4. Cláusulas accidentales. Unidad 8. Sociedades inexistentes, de hecho e irregulares 8.1. Concepto de cada una de ellas. 8.2. Diferencias 8.3. Responsabilidades. 8.4. Tratamiento legal. 8.5. Efectos y consecuencias de cada una de ellas. Unidad 9. Sociedades ilícitas. 9.1. Concepto. 9.2. Ilicitud por su objeto. 9.3. Ilicitud por sus actividades. 9.3. Consecuencias. NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Unidad 10. Sociedad anónima. 10.1. Concepto. 10.2. Escritura constitutiva 10.3. Sociedad mercantil capitalista. Su capital social. 10.3.1. Las acciones como títulos representativos del capital social. 10.3.2. Otros títulos de crédito análogos o relacionados. 10.3.3. Aumentos y reducciones de capital. 10.4. Formas de constitución. 10.5. Suscripción por comparecencia ante notario público. 10.6. Suscripción pública. 10.7. Los órganos de la sociedad anónima. 10.7.1. Órgano supremo. Asambleas de accionistas. 10.7.2. Órgano representativo. 10.7.3. Órgano de control. 10.8. Asamblea de accionistas. 10.8.1. Asamblea constitutiva. Concepto. Asuntos que debe tratar. 10.8.2. Asambleas ordinarias. Concepto. Asuntos que puede tratar. 10.8.3. Asambleas extraordinarias. Concepto. Asuntos que puede tratar 10.8.4. Asambleas mixtas. Concepto. Asuntos que puede tratar. 10.8.5. Asambleas especiales. Concepto. Asuntos que puede tratar. 10.8.6. Periodicidad de su celebración. 10.9. Convocatorias. 10.9.1. Requisitos de las convocatorias 10.9.2. Quórum de presencia 10.9.3. Quórum de votación 10.9.4. Quórum de presencia según la ley 10.9.5. Quórum de votación según la ley 10.10. Formalidades (ante notario o corredor público). 10.11. Nulidad de las Asambleas 10.12. Oposición en las asambleas. 10.13. Impugnación de los acuerdos de asamblea. Requisitos para hacerlo. 10.14. Órganos de administración 10.14.1. Consejo de administración. 10.14.1.1. Funcionamiento del consejo de administración. 10.14.1.2. Responsabilidades. 10. 14.2. Administrador único. 10.14.2.1. Funciones. 10.14.2.2. Responsabilidades. 10.15. El carácter de accionista. 10.15.1 derechos del accionista. 10.15.1.1. Corporativos o personales. 10.15.1.2. Patrimoniales. 10.15.1.3. Participación de las utilidades. 10.15.1.4. Participación en la liquidación. 10.15.2. Obligaciones del accionista.

SOCIEDADES MERCANTILES 10.15.2.1. Patrimoniales 10.15.2.2. Extra-patrimoniales 10.15. Estudio comparativo entre la sociedad anónima y las sociedades del derecho angloamericano. Unidad 11. Las sociedades cooperativas. 11.1. Concepto. 11.2. Clasificación. 11.3. Procedimiento especial de constitución. 11.4. Título representativo de la calidad de socio. 11.5. Derechos y obligaciones de los cooperativistas. 11.6. Órganos sociales. 11.7. Federaciones y confederaciones cooperativistas. 11.8. Disolución y liquidación. Unidad 12. Disolución y liquidación de las sociedades mercantiles. 12.1. Disolución. 12.1.1. Concepto. 12.1.2. Causas de disolución total y parcial. 12.2. Liquidación. 12.2.1. Concepto. 12.2.2. Órgano de liquidación: atribuciones y funciones. 12.2.3. Cancelación del registro. Unidad 13. Fusión de las sociedades mercantiles. 13.1. concepto. 13.2. naturaleza jurídica. 13.3. clasificación. 13.4. acuerdos de fusión. 13.5. contrato de fusión: efectos. 13.6. inscripción en el registro público de comercio. Unidad 14. Transformación de las sociedades mercantiles 14.1. concepto. 14.2. diferencias y semejanzas con la fusión. 14.3. cambio de capital fijo a variable. 14.4. consecuencias. 14.5. derechos de los socios y de los acreedores. Unidad 15. Escisión de las sociedades mercantiles. 15.1. Concepto. 15.2. Formas. 15.3. Sociedades que participan. 15.4. Semejanzas y diferencias con la fusión. 15.5. Derechos de los acreedores. 15.6. Derechos de los socios. 15.7. Consecuencias. Unidad 16. Agrupaciones de sociedades. 16.1. grupos de sociedades. 16.2. sociedad controladora (holding). 16.3. control de sociedades. NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

16.4. agrupaciones financieras. 16.5. sociedades con inversiones de capital cruzadas. Unidad 17. Sociedades extranjeras. 17.1. Nacionalidad de una sociedad.. Criterios para determinarla 17.2. Análisis de la Ley de Inversiones extranjeras. Requisitos que exige la ley mexicana para que las sociedades mercantiles puedan ejercer el comercio. 17.3. Incumplimiento de los requisitos legales. Responsabilidad solidaria de los representantes. 17.4. La quiebra de una sociedad extranjera. 17.5. Sociedades mexicanas establecidas en el extranjero. Bibliografía básica **ACOSTA ROMERO, Miguel y LARA LUNA, Julieta, Nuevo Derecho Mercantil, 2ª México: Porrúa, 2003. ACOSTA ROMERO, Miguel y GARCÍA RAMOS, Francisco, Tratado de Sociedades Mercantiles con énfasis en la Sociedad Anónima, , México: Porrúa, 2001. ATHIÉ GUTIÉRREZ, Amado, Derecho Mercantil, México: Porrúa, 2003 BARRERA GRAF, Jorge, Instituciones de Derecho Mercantil, 5ª Ed., México: Porrúa, 2003. GARCÍA RENDÓN, Manuel, Sociedades Mercantiles, México: Oxford, 2003. GUADARRAMA LÓPEZ, Enrique, Las Sociedades Anónimas, 3ª Ed., México: Porrúa, 1999. RODRÍGUEZ Y RODRÍGUEZ, Joaquín, Derecho Mercantil, 26º Ed., México: Porrúa, 2003.

Unidad 1. Generalidades del derecho mercantil 1.1. Aspectos generales. El derecho mercantil (o derecho comercial) es el conjunto de normas relativas a los comerciantes en el ejercicio de su profesión, a los actos de comercio legalmente calificados como tales y a las relaciones jurídicas derivadas de la realización de estos; en términos amplios, es la

SOCIEDADES MERCANTILES rama del derecho que regula el ejercicio del comercio. Uno de sus fundamentos es el comercio libre. En la mayoría de las legislaciones, una relación se considera comercial, y por tanto sujeta al Derecho mercantil, si es un acto de comercio. El derecho mercantil actual se refiere a estos actos, de los que lo son intrínsecamente, aunque en muchos casos el sujeto que los realiza no tenga la calidad de comerciante (sistema objetivo); sin perjuicio de ello, existen ordenamientos jurídicos en que el sistema es subjetivo, con base en la empresa, regulando tanto su estatuto jurídico, como el ejercicio de la actividad económica, en sus relaciones contractuales que mantienen los empresarios entre ellos y con terceros. El derecho comercial es una rama especial del derecho privado, mientras el derecho civil se erige como derecho común. 1.1.1. Concepto de derecho mercantil. Definición de Derecho Mercantil: “Conjunto de normas jurídicas que regulan los bienes y servicios; a las personas físicas o morales que actúan; las relaciones que derivan de las mismas y los procedimientos administrativos y procesales que sirven para resolver controversias mercantiles.” Dra. Elvia Arcelia Quintana Adriano 1.1.2. Antecedentes. El Derecho Mercantil surge en la Edad Media como Derecho especial de los comerciantes. En los ordenamientos jurídicos de los pueblos antiguos se encuentran manifestaciones de instituciones jurídico- mercantiles, pero ni siquiera en Roma, donde el Derecho privado alcanzó una perfección admirable, existió un verdadero Derecho Mercantil. En los siglos X y XI, en particular en Italia, cuando el Derecho romano perdió su flexibilidad y mezclado con el Derecho germánico y canónico formó el Derecho común, que no se adaptaba a las necesidades de un comercio cada vez más floreciente, apareció el Derecho Mercantil bajo la presión de los propios mercaderes, que, asociados en corporaciones, dictaron las normas que creyeron convenientes. En España hay que citar las Ordenanzas de Bilbao, que en su edición de 1737, han sido las de mayor significación dentro del derecho Mercantil español, y que estuvieron vigentes hasta la promulgación del Código de Comercio de 1829. Una de sus notas fundamentales fue la de regular conjuntamente las disposiciones de Derecho mercantil terrestre y marítimo. 1.1.2.1. Extranjeros. Código de comercio Francés. Un acontecimiento de gran importancia en la historia del derecho mercantil es la promulgación por Napoleón del Código del Comercio francés, que entro en vigor en el año de 1808. Con este código se vuelve predominante objetivo es el de realizar actos de comercio, y no la cualidad de comerciante, lo que termina la competencia de los tribunales mercantiles y la aplicación del código, pero el elemento subjetivo no deja de influir en cuanto se presumen mercantiles los actos realizados por un comerciante. NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Código de comercio Español: El primer código español fue creado por Saine de Andino y es del año de 1829, este código pretende acentuar el carácter objetivo del derecho comercial, se basa en el acto de comercio, aunque sin enumerar aquellos a los que atribuye tal carácter. Había sufrido diversas modificaciones para darle carácter sistemático, en diversas ocasiones se había intentado una revisión general, los diversos trabajos realizados no tuvieron consagración legislativa si no hasta el 22 de agosto de 1885 en que se promulgo un nuevo código que habría de entrar en vigor en todos los territorios de España el primero de 1886. Código de comercio Alemán: Entro en vigor en el año de 1900 y este se encarga de regir a los comerciantes: por lo que se hace predominante el carácter subjetivo que había tenido en sus principios el derecho mercantil. 1.1.2.2. Nacionales. A) México prehispánico: En los antiguos imperios mexicanos, el comercio tenía especial consideración y los comerciantes ocupaban lugar honroso en la organización social. Hay en el arte maya múltiples referencias al comerciante y su manera de vivir, como por ejemplo, en el conocido vaso en que un señor comerciante es conducido en andas. Ek Chueh era, entre los mayas, el dios protector de los mercaderes. Los tianguis son una institución del comercio indígena que llega hasta nuestros días. En el famoso tianguis de Tlatelolco, aproximadamente cincuenta mil personas, según anota Bernal Díaz del Castillo, celebraban transacciones comerciales, y los jueces, en rapidísimos procesos, dirimían las cuestiones que allí se suscitaban. Los comerciantes, llamados otchacas, tenían singular importancia no sólo económica, sino política, en la organización de los aztecas y como los comerciantes griegos y romanos, tenían en su mitología un lugar para su Dios; Yacatecutli. Tenían una especie de corporación, con un jefe de que era un funcionario muy respetado, y tenían sus tribunales especiales, que dirimían los litigios entre comerciantes. B) México colonial: Con la conquista se implantó en la Nueva España, naturalmente, el orden jurídico español, y como el desarrollo del comercio adquiriese importancia singular, los mercaderes de la ciudad de México establecieron su Universidad, por los años 1581 y dicha corporación fue autorizada por Felipe II por Cédulas Reales de 1592 y 1594. La Universidad de Mercaderes se titulaba también Consulado de México, por su calidad de Tribunal de Comercio. Rigieron inicialmente las Ordenanzas de Burgos y Sevilla, pero la corporación mexicana promulgó las suyas propias, que con el título de Ordenanzas del Consulado de México, Universidad de Mercaderes de Nueva España, fueron aprobadas por Felipe II en 1604. El Consulado de México tenía funciones múltiples; administrativamente, proveía a la protección y al fomento de la actividad comercial, construyó obras de pública utilidad, como carreteras y canales y sostuvo un regimiento; dentro de su función jurisdiccional, era al tribunal que

SOCIEDADES MERCANTILES dirimía las contiendas entre mercaderes; y legislativamente, formuló como hemos anotado, sus propias Ordenanzas. La jurisdicción del Consulado de México se extendía a la Nueva Galicia, la Nueva Vizcaya, Guatemala, Yucatán y Soconusco. Se sostenía el Consulado, que tenía presupuesto propio, con el impuesto llamado Avería, que gravaba todas las mercancías introducidas a la Nueva España C) México Independiente: Código de comercio de 1854, durante el gobierno de Antonio López de Santa Anna, se promulgó el primer Código de Comercio mexicano, conocido con el nombre de "Código de Lares". Este Código dejó de aplicarse en 1855, aunque posteriormente en tiempos del imperio (1863) fue restaurada su vigencia. En esos intervalos continuaron aplicándose las viejas ordenanzas de Bilbao. Código de comercio de 1884, En 1883 el Derecho mercantil adquirió en México carácter Federal, al ser reformada la Constitución, se otorgó al Congreso de la Unión la facultad de legislar en materia comercial. Con base en esta reforma constitucional se promulgó el Código de Comercio de 1884, aplicable en toda la República. Debe citarse también la Ley de Sociedades Anónimas de 1888. Por último el 1º de Enero de 1890 entró en vigor el Código de 1889 el cual es en extremo similar al Código español de 1885 Código de comercio de 1890 En el año de 1889 se promulgo en la republica mexicana un nuevo código de comercio que entro en vigor el primero de enero de 1890. Previamente a la promulgación del código de comercio de 1884, se había reformado la Constitución, a efecto de que conceder atribuciones para legislar en materia de comercio al congreso de la unión, desde entonces el derecho mercantil tiene carácter federal. En virtud de esa reforma se elaboro con carácter federal un nuevo código de comercio que comenzó a regir el 20 de julio de 1884 y que a lado de inevitables imperfecciones tenía aciertos. Prevalecía y reglamentaba este código las sociedades de capital variable y las de responsabilidad limitada, consideraba la negociación mercantil como una unidad y permitía que se constituyeran sobre ella gravámenes reales que se inscribirían en el registro de comercio para que quedaran perfeccionados, incluían en su regulación los nombres, marcas y muestras mercantiles, olvidados casi siempre en los códigos comerciales. 1.1.3. Ubicación del derecho mercantil. El derecho mercantil es una rama del derecho privado y abarca al conjunto de normas relativas a los comerciantes durante el ejercicio de su profesión a nivel general que es la rama del derecho que regula el ejercicio de la actividad comercial. Es posible distinguir entre dos criterios dentro del derecho mercantil. El derecho mercantil tiene dos objetos de regulación, llamados criterio objetivo y criterio subjetivo. El criterio objetivo:- Es aquel que se refiere a los actos del comercio en sí NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

mismo. El criterio subjetivo:- Es el que se refiere a la persona que lleva la calidad de comerciante. 1.1.4. Carácter federal del derecho mercantil. En México la justificación de la separación legislativa de las dos ramas del derecho privado debe detenerse ante una razón de orden constitucional. En efecto, mientras que la facultad para legislar en materia de comercio o mercantil es propia del Congreso de la Unión artículo 73, fracción X, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, esto es, tiene carácter federal la facultad para legislar en materia civil corresponde a las legislaturas de los distintos Estados de la Federación. Es imposible, pues, constitucionalmente, la unificación de los ordenamientos civiles y mercantil en nuestro país. 1.1.5. Jurisdicción en el ámbito mercantil. Es el ámbito de acción de un Estado para regular y dirimir las diferencias que surjan por los actos de comercio del derecho común contenidas en el Código Civil y demás leyes mercantiles federales aplicables a la materia. Las bases para establecer competencia en el sistema tomado por la ley mexicana son cuatro: grado, materia, cuantía y territorio. Los asuntos mercantiles su competencia juzgados locales o federales previsto en el artículo 104, fracción I, de la Constitución Federal. 1.2. Fuentes formales, reales e históricas del derecho mercantil. Técnicamente, no puede haber una teoría propia de las fuentes del Derecho mercantil, ya que éste no ofrece formas especiales de manifestarse distintas de las del Derecho civil. Uno y otro se exteriorizan a través de dos fuentes fundamentales: la ley y la costumbre. Sólo su contenido puede determinar las diferencias entre la ley y la costumbre civil y mercantil. El Art. 2 Ccom, en su párrafo 1º establece que “Los actos de comercio, sean o no comerciantes los que los ejecuten, y estén o no especificados en este Código, se regirán por las disposiciones contenidas en él; en su defecto, por los usos del comercio observados generalmente en cada plaza; y a falta de ambas reglas, por las del Derecho común”. Este precepto no sólo enumera las fuentes expresamente reconocidas del Derecho mercantil, sino que además determina el orden jerárquico de las mismas. Y según el Art. 50 Ccom, “Los contratos mercantiles, en todo lo relativo a sus requisitos, modificaciones, excepciones, interpretación y extinción y a la capacidad de los contratantes, se regirán en todo lo que no se halle expresamente establecido en este Código o en Leyes especiales por las reglas generales del Derecho común”. Por otro lado, puede hablarse de ley general (el Código de Comercio) y de leyes mercantiles especiales posteriores al mismo, ya sean modificativas o complementarias. El Art. 2 no hace referencia alguna a las leyes especiales, lo cual no significa que no sean fuente del Derecho mercantil. Entre otras, podemos citar la Ley de Reforma del Mercado de

SOCIEDADES MERCANTILES Valores de 28 de julio de 1988, el Texto refundido de la Ley sobre Sociedades Anónimas de 22 de diciembre de 1989, la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada Nueva Empresa de 2003, la Ley Cambiaria y del Cheque de 1985, la Ley de Hipoteca naval de 1893 y la Ley Concursal de 9 de julio de 2003. 1.2.1. Fundamentos constitucionales. La ley:- Es la fuente formal más importante del Derecho y la legislación mercantil es la fuente por excelencia de Derecho Mercantil contemplada en el artículo 73, fracción X, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. La legislación mercantil rige únicamente y exclusivamente en asuntos conocidos como comerciales. Son también ley Mercantil las convenciones internacionales aprobadas por el Senado de la República, por ejemplo el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCA) y el Tratado con la Unión Europea. El Derecho Mercantil tiene la siguiente jerarquización: a) Constitución. b) Tratados y Convenios internacionales sobre la materia. c) Código de Comercio d) Leyes Federales Especiales. e) Costumbre y usos mercantiles f) Legislación civil (aplicación supletoria) g) Jurisprudencia h) Principios generales. 1.2.2. Leyes mercantiles generales y especiales. *Constitución *Tratados internacionales, *Legislación mercantil. Leyes Especiales.- Se dividen en complementarias y derogatorias del código civil. Leyes Complementarias:- son aquellas que por expresa referencia del mismo o sin ella reglamentan materias mercantiles no comprendidas en el código. *Reglamento y arancel de corredores, *Reglamento del registro de comercio, *Ley de cámara del comercio, *Ley de inversiones y marcas,*Ley del mercado de valores,*Ley de instituciones de crédito, *Ley de organizaciones y actividades auxiliares del crédito, *Ley de instituciones de finanzas. Leyes Derogatorias:- son aquellas que han venido a sustituir preceptos del código de comercio. *Ley de sociedades mercantiles, *Ley de títulos y operaciones de crédito *Ley vías generales de comunicación *Contrato de seguro, *Instituciones de seguro, *Ley de quiebra y de suspensión de pagos,*Ley de navegación y comercio marítimo. 1.2.3. Aplicación supletoria del derecho común sustantivo y adjetivo La ley mercantil de carácter general, es el Código de Comercio, el cual integra los aspectos generales del Derecho Mercantil, pues es dentro de su mismo cuerpo, Derecho sustantivo y adjetivo, pero además se encuentra apoyado por una serie de leyes y reglamentos que regulan materias específicas a las cuales llamamos Leyes Especiales del Derecho NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Mercantil. 1.2.4. Aplicación supletoria del código federal de procedimientos civiles La aplicación de la norma supletoria solamente se utiliza en casos de que la ley de aplicación directa establezca sobre el caso concreto o bien que su regulación siendo deficiente requiera por ello de ser complementada. En el sentido expresado se ha pronunciado los tribunales colegiados de circuito al señar supletoriedad de las leyes, cuando se aplica la supletoriedad para integrar una omisión en la ley o para interpretar sus disposiciones en forma que se integre con principios generales. Supletoriedad es el recurso que una ley concede al intérprete previniendo la posibilidad de consagración de los preceptos especiales en la ley suplida. Leyes Mercantiles: Son las normas emanadas de los órganos del estado destinadas a regular la materia mercantil. Al hablar de ley mercantil no queremos referirnos solamente a la norma emanada del poder legislativo en uso de la facultad que le es propia sino a cualquiera establecida por el Estado entre las que se incluyen las dictadas por el poder Ejecutivo, en el ejercicio de su facultad reglamentaria. Al afirmar que la ley es fuente del derecho mercantil no nos referimos solamente a nuestro código de comercio vigente, sino también a todas las demás leyes mercantiles especiales que lo complementan, y que regulan la materia mercantil en su conjunto. Es fuente del derecho mercantil mexicano el código de comercio del 15 de Septiembre de 1889 y entro en vigor desde el día 1° de enero de 1890. 1.2.5. La jurisprudencia. Es un conjunto de resoluciones o criterio de interpretación judicial de las normas jurídicas de un estado que prevalece en las resoluciones de un tribunal supremo o de varios tribunales superiores, y se inspira en el propósito de obtener una interpretación uniforme del derecho en los casos que la realidad presenta a los jueces. La calificación de fuente del derecho que pretende otorgarse a la jurisprudencia en virtud de que la norma jurídica contenida en una resolución judicial solamente es aplicable al caso concreto, especial, planteado en una controversia. El artículo 192 de la ley de amparo dispone que la jurisprudencia que establezca la suprema corte de justicia funcionando en pleno sobre interpretación de la constitución, leyes y reglamentos federales o ocales y tratados internacionales celebrado por el estado Mexicano , es obligatoria tanto para ella como para las salas que la componen, los Tribunales unitarios y colegiados de circuito, juzgados de distrito, tribunales militares y judiciales del orden común de los Estados, distrito y territorios federales y tribunales administrativos y del trabajo, locales y federales. 1.2.6. Usos y costumbres mercantiles

SOCIEDADES MERCANTILES Son el resultado de la práctica que de ellos hacen los comerciantes, por lo que pueden llegar a ser considerado como verdadero Derecho. La práctica uniforme y de duración continuada hacen que se observen como reglas del derecho vigente, sin embargo no pueden derogar a las propias leyes mercantiles y ser contrarios a los principios de orden público. Los usos, son disposiciones autónomas e independientes. Se clasifican en: * Convencionales:- Nos permiten conocer la voluntad de las partes en las relaciones comerciales (Contratos) * Normativas:- Implican el resultado de la práctica habitual de los comerciantes. Los usos nos sirven como fuente subsidiaria del derecho mercantil, son la primera fuente ya que este nace de los usos y costumbres y no del Derecho Legislativo. En México los usos mercantiles son fuentes supletorias y subsidiarias del Derecho Mercantil, algunos autores consideran que son la primera fuente ya que éste nace de los usos y costumbre y no del Derecho Legislativa. Además suplen los silencios de la ley y de los contratos. ( Arts. 304 y 333 código de comercio) La costumbre:- Es la repetición constante y generalizada de determinados hechos, implican la convicción colectiva de que dicha repetición es jurídicamente válida y por ende obligatoria y facultativa. Es un producto espontáneo de las necesidades de las operaciones de comercio. Y tiene 2 características esenciales: *Está relacionado con la vida diaria. *No se da universalmente, sino sólo en un determinado espacio y con un determinado grupo de individuos. 1.3. Tendencia unificadora del derecho común con el mercantil. Existe una tendencia a unificar el Derecho Mercantil con el Derecho Civil, al ser ambas ramas del Derecho Privado. Del mismo modo, al ser el comercio una actividad que se realiza en muchas ocasiones entre comerciantes de países diferentes, se presenta el fenómeno de la existencia de sistemas jurídicos también diversos. La forma como se ha pretendido resolver esta incompatibilidad entre los sistemas jurídicos se ha dado en el ámbito del Derecho Internacional, a través de: 1) Leyes modelo; 2) Tratados o convenciones (que pueden a su vez ser bilaterales o multilaterales). Tres son las principales instituciones que trabajan respecto de este tema y son: a) Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI) o por sus siglas en inglés UNCITRAL (United Nations Commission on International Trade Law) con sede en Nueva York, EEUU.(http://www.uncitral.org/) b) Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado (UNIDROIT) con sede en Roma, Italia.(http://www.unidroit.org/) c) Conferencia de la Haya en Derecho Internacional Privado con sede en La Haya, Holanda. (http://www.hcch.net/) Fusión de la Legislación Civil y la Mercantil. NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Desde hace ya algún tiempo una parte de la doctrina pretende que han desaparecido las circunstancias (y consecuentemente, las razones) que hicieron necesario el nacimiento de un Derecho especial, propio de la materia mercantil, y se propone, por tanto, la unificación legislativa de los ordenamientos mercantil y civil. La controversia sobre la fusión de las legislaciones civil y mercantil dio lugar hace muchos años a brillantes polémicas doctrinales. Algunos países (Suiza e Italia) consideraron que la separación tradicional era injustificada, y regularon unitariamente estas materias. En México, la polémica sobre el tema de la justificación de la separación legislativa de las dos ramas del Derecho Privado debe detenerse ante una razón de orden constitucional. En efecto, mientras que la facultad para legislar en materia de comercio (o mercantil) es propia del Congreso de la Unión (artículo 73 fracción X de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos), esto es, tiene carácter federal, la facultad para legislar en materia civil corresponde a las legislaturas de las distintas entidades de la Federación. Es imposible, pues, constitucionalmente, la unificación de los ordenamientos civiles y mercantiles en nuestro país.

Diagrama de Generalidades del Derecho Mercantil. 1.3.1. Grados y manifestaciones. 1.3.2. En el derecho comparado y en México.

SOCIEDADES MERCANTILES El derecho comparado es la rama de la ciencia jurídica que estudia las diferencias y las semejanzas entre los ordenamientos jurídicos de diferentes Estados, agrupándolos en familias. Aunque auxilie en el estudio de diversos ramos del derecho, es en el derecho internacional privado que la disciplina del derecho comparado ejerce papel esencial: las instituciones jurídicas extranjeras son estudiadas por medio de la comparación entre ordenamientos jurídicos 1.4. Sistemas adoptados por el derecho mercantil contemporáneo. 1.4.1. Países de common law. *Estados unidos, *Inglaterra, etc. 1.4.2. Países capitalistas del derecho escrito. Europa Occidental y Estados Unidos. 1.4.3. Países semicapitalistas de derecho escrito.

1.4.4. La unificación internacional y manifestaciones. Fusión de la Legislación Civil y la Mercantil. Desde hace ya algún tiempo una parte de la doctrina pretende que han desaparecido las circunstancias (y consecuentemente, las razones) que hicieron necesario el nacimiento de un Derecho especial, propio de la materia mercantil, y se propone, por tanto, la unificación legislativa de los ordenamientos mercantil y civil. La controversia sobre la fusión de las legislaciones civil y mercantil dio lugar hace muchos años a brillantes polémicas doctrinales. Algunos países (Suiza e Italia) consideraron que la separación tradicional era injustificada, y regularon unitariamente estas materias. En México, la polémica sobre el tema de la justificación de la separación legislativa de las dos ramas del Derecho Privado debe detenerse ante una razón de orden constitucional. En efecto, mientras que la facultad para legislar en materia de comercio (o mercantil) es propia del Congreso de la Unión (artículo 73 fracción X de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos), esto es, tiene carácter federal, la facultad para legislar en materia civil corresponde a las legislaturas de las distintas entidades de la Federación. Es imposible, pues, constitucionalmente, la unificación de los ordenamientos civiles y mercantiles en nuestro país. A fin de facilitar el proceso de conocimiento y sintetizar (en lo posible) las premisas con la que nos hemos encontrado en este capítulo encontramos el siguiente diagrama con usos exclusivamente didácticos. Unidad 2. Acto de comercio NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Concepto de acto de comercio, criterios objetivo y subjetivo. Manifestación de voluntad que se hace con la intención de producir consecuencias de derechos, relacionados con la actividad mercantil que realiza una persona física o moral de manera profesional o accidental dentro de los grandes campos de la producción, intermediación y consumo. Sin detrimento de tomar en consideración el carácter objetivo o subjetivo del sistema jurídico al que se haga alusión, la determinación del acto de comercio puede hacerse por la vía de la “ definición o de la enunciación”, dicho en otras palabras, es factible analizarlo desde dos puntos de vista, sea mediante la formulación de un concepto general que trate de determinar las características substanciales de los diferentes actos que pueden considerarse como mercantiles (objetivo), o bien por el establecimiento de una lista de casos que se encuentren en dicha situación ( subjetivo). 2.1. Actos y hechos jurídicos. Hecho jurídico.- acontecimiento que produce efectos jurídicos sin que intervenga la voluntad del hombre (siniestros, contratos de seguros) Acto jurídico.- acontecimiento en que interviene la voluntad del nombre para crear, modificar o extinguir una relación jurídica (formación de una empresa, relacionados a los comerciantes, cosas mercantiles) 2.2. Concepto de acto de comercio según criterios objetivo y subjetivo. Atendiendo a la clasificación doctrinal de los actos de comercio se manejaron 2 criterios: 1. Acto de comercio objetivo: que dice que son aquellos que son mercantiles, por es mercantil si objeto o materia (pagaré, cheque, etc.) A demás tienen la virtud de atraer a la jurisprudencia mercantil a todo aquel que lleve a cabo, haciendo punto omiso de su carácter de comerciante o de civil, o lo que es lo mismo que son mercantiles bilateralmente. 2. Acto de comercio subjetivo.- Son aquellos que solo son mercantiles por que los ejecutan personas que tienen calidad de comerciantes, a menos que el acto sea de naturaleza esencialmente civil; como por ejemplo el matrimonio, adopción, reconocimiento de un hijo, contrato de arrendamiento mercantil 2.3. Clasificación de los actos de comercio. 1.Actos mercantiles que corresponden al concepto económico de comercio: comprenden todas las adquisiciones, enajenaciones y alquileres con propósito de especulación mercantil, de mantenimientos, artículos, muebles o mercaderías; las compras y ventas de acciones y obligaciones de las sociedades mercantiles; la enajenación que el propietario o el cultivador haga de los productos de su finca o de su cultivo; los actos de las empresas de abastecimientos y suministros; actos de las empresas de construcciones y trabajo público y privados; enajenaciones de las empresas de fabricas y manufacturas; las empresas de trasportes de personas o cosas por tierra o por agua, las

SOCIEDADES MERCANTILES empresas de turismo, de librerías, de editoriales, tipografías, empresas de comisiones, de agencias, de oficinas de negocios comerciales y establecimientos de venta en publica almoneda, empresas de espectáculos públicos, operaciones de banco, los contratos de seguros realizados por empresas dedicadas a dicha actividad, contratos de fianza hechas por instituciones de crédito o de fianza, depósitos de almacenes generales. 2. Actos Mercantiles por referirse a cosas mercantiles por su naturaleza: son las compras y ventas de porciones de las sociedades mercantiles, contratos relativos a obligaciones del estado, u otros títulos de crédito corriente en el comercio. 3. Actos de comercio relacionados con la actividad mercantil: las operaciones de comisión mercantil, operaciones de mediación en negocios mercantiles, obligaciones de los comerciantes; a no ser que se pruebe que se derivan de una causa extraña al comercio; las obligaciones entre comerciantes y banqueros si no son de naturaleza civil, y los contratos y obligaciones de los empleados de los comerciantes en lo que concierne al comercio del negociante que tiene a su servicio. 2.3.1. Actos de intermediación en el cambio Aquellos en el que la intervención de un sujeto comerciante implica una intermediación en el cambio de bienes o servicios con la intención de obtener un beneficio. 2.3.2. Actos lucrativos. Aquellos que se realizan con un propósito de especulación, obtener un lucro para alguna de las partes. 2.3.3. Actos masivos por su realización. Aquellos que se ejecutan por empresas mercantiles, conectados con la organización y explotación de la empresa y su personal. (Ej. Producir en serie) 2.3.4. Actos practicados por empresas. Aquellos en los que para su realización se requiere la existencia de la empresa; en forma de unidad económica que en forma organizada y sistemática realiza actos de comercio. 2.4. Descripción de los actos de comercio contenidos en el artículo 75 del código de comercio y otras disposiciones legales. Articulo 75. La ley reputa actos de comercio: i. todas las adquisiciones, enajenaciones y alquileres verificados con propósito de especulación comercial, de mantenimientos, artículos, muebles o mercaderías, sea en estado natural, sea después de trabajados o labrados; ii. las compras y ventas de bienes inmuebles, cuando se hagan con dicho propósito de especulación comercial; iii. las compras y ventas de porciones, acciones y obligaciones de las sociedades mercantiles; iv. los contratos relativos a obligaciones del estado u otros títulos de NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

crédito corrientes en el comercio; v. las empresas de abastecimientos y suministros; vi. las empresas de construcciones, y trabajos públicos y privados; vii. las empresas de fabricas y manufacturas; viii. las empresas de transportes de personas o cosas, por tierra o por agua; y las empresas de turismo; ix. las librerías, y las empresas editoriales y tipográficas; x. las empresas de comisiones, de agencias, de oficinas de negocios comerciales, casas de empeño y establecimientos de ventas en pública almoneda; xi. las empresas de espectáculos públicos; xii. las operaciones de comisión mercantil; xiii. las operaciones de mediación en negocios mercantiles; xiv. las operaciones de bancos; xv. todos los contratos relativos al comercio marítimo y a la navegación interior y exterior; xvi. los contratos de seguros de toda especie, siempre que sean hechos por empresas; xvii. los depósitos por causa de comercio; xviii. los depósitos en los almacenes generales y todas las operaciones hechas sobre los certificados de depósito y bonos de prenda librados por los mismos; xix. los cheques, letras de cambio o remesas de dinero de una plaza a otra, entre toda clase de personas; xx. los vales u otros títulos a la orden o al portador, y las obligaciones de los comerciantes, a no ser que se pruebe que se derivan de una causa extraña al comercio; xxi. las obligaciones entre comerciantes y banqueros, si no son de naturaleza esencialmente civil; xxii. los contratos y obligaciones de los empleados de los comerciantes en lo que concierne al comercio del negociante que los tiene a su servicio; xxiii. la enajenación que el propietario o el cultivador hagan de los productos de su finca o de su cultivo; xxiv. las operaciones contenidas en la ley general de títulos y operaciones de crédito; xxv. cualesquiera otros actos de naturaleza análoga a los expresados en este código. En caso de duda, la naturaleza comercial del acto será fijada por arbitrio judicial. 2.5. Relatividad de los actos mixtos. Actos mixtos: Tienen lugar cuando por una de las partes se reputa mercantil y por la otra no. La diaria actividad de quienes ejercen el comercio queda circunscriba a los términos de lo comercial; el artículo 75 del Código de Comercio en su fracción 20 alude a que las obligaciones de los comerciantes son actos de comercio, ( menos que se

SOCIEDADES MERCANTILES pruebe que se derivan de causa extraña al comercio, mas cabe decir que gran parte de las relaciones establecidas en el orden jurídico por los comerciantes, no necesariamente se llevan a cano con personas a su vez calificadas como comerciantes; gran parte de los actos que los comerciantes realizan, lo hacen con personas sujetas al derecho civil, las relaciones asi planteadas resultan híbridas, pues en tanto que para el comerciante son mercantiles, para los otros son puramente civiles; y los efectos de las relaciones siguen este curso, como es el caso de comprar una mercancía o un objeto cualquiera para uso personal en un establecimiento de comercio. 2.6. Comentario crítico.

Unidad 3. El comercio electrónico 3. 1. Definición Se entiende por comercio electrónico todo intercambio de datos que se realiza por medios electrónicos, óptimos o cualquier otra tecnología relacionada estrictamente con la actividad comercial. 3.2. Naturaleza del comercio electrónico En los actos de comercio y en la formación de los mismos podrán emplearse los medios electrónicos, ópticos o cualquier otra tecnología. 3.3. Antecedentes 3.3.1. Del internet. El comercio electrónico, también conocido como e-commerce (electronic comerse), consiste en la compra y venta de productos o de servicios a través de medios electrónicos, tales como Internet y otras redes informáticas. Originalmente el término se aplicaba a la realización de transacciones mediante medios electrónicos tales como el Intercambio electrónico de datos, sin embargo con el advenimiento de la Internet y la NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

World Wide Web a mediados de los años 90 comenzó a referirse principalmente a la venta de bienes y servicios a través de Internet, usando como forma de pago medios electrónicos, tales como las tarjetas de crédito. La cantidad de comercio llevada a cabo electrónicamente ha crecido extraordinariamente debido a la propagación de Internet. Una gran variedad de comercio se realiza de esta manera, estimulando la creación y utilización de innovaciones como la transferencia de fondos electrónica, la administración de cadenas de suministro, el marketing en Internet, el procesamiento de transacciones en línea (OLTP), el intercambio electrónico de datos (EDI), los sistemas de administración del inventario, y los sistemas automatizados de recolección de datos. La mayor parte del comercio electrónico consiste en la compra y venta de productos o servicios entre personas y empresas, sin embargo un porcentaje considerable del comercio electrónico consiste en la adquisición de artículos virtuales (software y derivados en su mayoría), tales como el acceso a contenido premium de un sitio web. El comercio electrónico realizado entre empresas es llamado en inglés Business-to-business o B2B. El B2B puede estar abierto a cualquiera que esté interesado (como el intercambio de mercancías o materias primas), o estar limitado a participantes específicos pre-calificados (mercado electrónico privado). 3.3.2. Del comercio electrónico en el código de comercio El C. Co le da validez a estas transacciones sin recurrir al Código Civil Federal. Artículo 80.- Los convenios y contratos mercantiles que se celebren por correspondencia, telégrafo, o mediante el uso de medios electrónicos, ópticos o de cualquier otra tecnología, quedarán perfeccionados desde que se reciba la aceptación de la propuesta o las condiciones con que ésta fuere modificada. 3.3.3. Ley modelo sobre el comercio electrónico de la CNUDMI Leyes Modelo de la CNUDMI sobre Comercio Electrónico y Firmas Electrónicas, aprobada el 5 de julio de 2001, esta Ley Modelo tiene por objeto facilitar el empleo de los modernos medios de comunicación, y dar mayor certeza jurídica al empleo de la firma electrónica. 3.4. Su aplicación en la práctica. 3.5. De los mensajes de datos. Mensaje de Datos: La información generada, enviada, recibida o archivada por medios electrónicos, ópticos o cualquier otra tecnología. Artículos 91 a 95 del Código de Comercio. Artículo 91.- Salvo pacto en contrario entre el Emisor y el Destinatario, el momento de recepción de un Mensaje de Datos se determinará como sigue: I. Si el Destinatario ha designado un Sistema de Información para la recepción de Mensajes de Datos, ésta tendrá lugar en el momento en que ingrese en dicho Sistema de Información; II. De enviarse el Mensaje de Datos a un Sistema de Información del Destinatario que no sea el Sistema de

SOCIEDADES MERCANTILES Información designado, o de no haber un Sistema de Información designado, en el momento en que el Destinatario recupere el Mensaje de Datos, o III. Si el Destinatario no ha designado un Sistema de Información, la recepción tendrá lugar cuando el Mensaje de Datos ingrese a un Sistema de Información del Destinatario. Lo dispuesto en este artículo será aplicable aun cuando el Sistema de Información esté ubicado en un lugar distinto de donde se tenga por recibido el Mensaje de Datos conforme al artículo 94. Artículo 91 bis.- Salvo pacto en contrario entre el Emisor y el Destinatario, el Mensaje de Datos se tendrá por expedido cuando ingrese en un Sistema de Información que no esté bajo el control del Emisor o del Intermediario. Artículo 92.- En lo referente a acuse de recibo de Mensajes de Datos, se estará a lo siguiente: I. Si al enviar o antes de enviar un Mensaje de Datos, el Emisor solicita o acuerda con el Destinatario que se acuse recibo del Mensaje de Datos, pero no se ha acordado entre éstos una forma o método determinado para efectuarlo, se podrá acusar recibo mediante: a) Toda comunicación del Destinatario, automatizada o no, o b) Todo acto del Destinatario, que baste para indicar al Emisor que se ha recibido el Mensaje de Datos. II. Cuando el Emisor haya indicado que los efectos del Mensaje de Datos estarán condicionados a la recepción de un acuse de recibo, se considerará que el Mensaje de Datos no ha sido enviado en tanto que no se haya recibido el acuse de recibo en el plazo fijado por el Emisor o dentro de un plazo razonable atendiendo a la naturaleza del negocio, a partir del momento del envío del Mensaje de Datos; III. Cuando el Emisor haya solicitado o acordado con el Destinatario que se acuse recibo del Mensaje de Datos, independientemente de la forma o método determinado para efectuarlo, salvo que: a) El Emisor no haya indicado expresamente que los efectos del Mensaje de Datos estén condicionados a la recepción del acuse de recibo, y b) No se haya recibido el acuse de recibo en el plazo solicitado o acordado o, en su defecto, dentro de un plazo razonable atendiendo a la naturaleza del negocio. 8 El Emisor podrá dar aviso al Destinatario de que no ha recibido el acuse de recibo solicitado o acordado y fijar un nuevo plazo razonable para su recepción, contado a partir del momento de este aviso. Cuando el Emisor reciba acuse de recibo del Destinatario, se presumirá que éste ha recibido el Mensaje de Datos correspondiente; IV. Cuando en el acuse de recibo se indique que el Mensaje de Datos recibido cumple con los requisitos técnicos convenidos o establecidos en ley, se presumirá que ello es así. Artículo 93.- Cuando la ley exija la forma escrita para los actos, convenios o contratos, este supuesto se tendrá por cumplido tratándose de Mensaje de Datos, siempre que la información en él contenida se mantenga íntegra y sea accesible para su ulterior consulta, sin importar el formato en el que se encuentre o represente. Cuando adicionalmente la ley exija la firma de las partes, dicho requisito se tendrá por cumplido tratándose de Mensaje de Datos, siempre que éste sea atribuible a dichas partes. En los casos en que la NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

ley establezca como requisito que un acto jurídico deba otorgarse en instrumento ante fedatario público, éste y las partes obligadas podrán, a través de Mensajes de Datos, expresar los términos exactos en que las partes han decidido obligarse, en cuyo caso el fedatario público deberá hacer constar en el propio instrumento los elementos a través de los cuales se atribuyen dichos mensajes a las partes y conservar bajo su resguardo una versión íntegra de los mismos para su ulterior consulta, otorgando dicho instrumento de conformidad con la legislación aplicable que lo rige. Artículo 93 bis.- Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 49 de este Código, cuando la ley requiera que la información sea presentada y conservada en su forma original, ese requisito quedará satisfecho respecto a un Mensaje de Datos: I. Si existe garantía confiable de que se ha conservado la integridad de la información, a partir del momento en que se generó por primera vez en su forma definitiva, como Mensaje de Datos o en alguna otra forma, y II. De requerirse que la información sea presentada, si dicha información puede ser mostrada a la persona a la que se deba presentar. Para efectos de este artículo, se considerará que el contenido de un Mensaje de Datos es íntegro, si éste ha permanecido completo e inalterado independientemente de los cambios que hubiere podido sufrir el medio que lo contiene, resultado del proceso de comunicación, archivo o presentación. El grado de confiabilidad requerido será determinado conforme a los fines para los que se generó la información y de todas las circunstancias relevantes del caso. Artículo 94.- Salvo pacto en contrario entre el Emisor y el Destinatario, el Mensaje de Datos se tendrá por expedido en el lugar donde el Emisor tenga su establecimiento y por recibido en el lugar donde el Destinatario tenga el suyo. Para los fines del presente artículo: I. Si el Emisor o el Destinatario tienen más de un establecimiento, su establecimiento será el que guarde una relación más estrecha con la operación subyacente o, de no haber una operación subyacente, su establecimiento principal, y II. Si el Emisor o el Destinatario no tienen establecimiento, se tendrá en cuenta su lugar de residencia habitual. Artículo 95.- Conforme al artículo 90, siempre que se entienda que el Mensaje de Datos proviene del Emisor, o que el Destinatario tenga derecho a actuar con arreglo a este supuesto, dicho Destinatario tendrá derecho a considerar que el Mensaje de Datos recibido corresponde al que quería enviar el iniciador, y podrá proceder en consecuencia. El Destinatario no gozará de este derecho si sabía o hubiera sabido, de haber actuado con la debida diligencia, o de haber aplicado algún método previamente acordado, que la transmisión había dado lugar a un error en el Mensaje de Datos recibido. Se presume que cada Mensaje de Datos recibido es un Mensaje de Datos diferente, salvo que el Destinatario sepa, o debiera saber, de haber actuado con la debida diligencia, o de haber aplicado algún método previamente acordado, que el nuevo Mensaje de Datos era un duplicado. 3.6. De la firma electrónica

SOCIEDADES MERCANTILES Se denomina firma digital a un esquema matemático que sirve para demostrar la autenticidad de un mensaje digital o de un documento electrónico. Una firma digital da al destinatario seguridad en que el mensaje fue creado por el remitente, y que no fue alterado durante la transmisión. Las firmas digitales se utilizan comúnmente para la distribución de software, transacciones financieras y en otras áreas donde es importante detectar la falsificación y la manipulación. Consiste en un método criptográfico que asocia la identidad de una persona o de un equipo informático al mensaje o documento. En función del tipo de firma, puede, además, asegurar la integridad del documento o mensaje. La firma electrónica, como la firma hológrafa (autógrafa, manuscrita), puede vincularse a un documento para identificar al autor, para señalar conformidad (o disconformidad) con el contenido, para indicar que se ha leído y, en su defecto mostrar el tipo de firma y garantizar que no se pueda modificar su contenido. 3.7. De la firma electrónica avanzada Es un conjunto de datos que se adjuntan a un mensaje electrónico y su propósito es identificar al emisor del mensaje como autor legitimo de este, tal y como se tratara de una firma autógrafa. Firma Electrónica Avanzada o Fiable: Aquella Firma Electrónica que cumpla con los requisitos contemplados en las fracciones I a IV del artículo 97, del C. Com. 3.8. De los prestadores de servicios de certificación Prestador de servicios es la persona física o jurídica que expide certificados electrónicos o presta otros servicios en relación con la firma electrónica. Se define en la Ley 59/2003 de Firma Electrónica y en otras normativas relacionadas con la certificación digital. Son servicios de Certificación los siguientes: Autoridad de Certificación, Autoridad de Sellado de Tiempo, Autoridad de Validación, Tercero de confianza, Servicios de Custodia de Documentos Electrónicos, Servicios de Consulta de Atributos. C. Co Artículo 100.- Podrán ser Prestadores de Servicios de Certificación, previa acreditación ante la Secretaría: I. Los notarios públicos y corredores públicos; II. Las personas morales de carácter privado, y III. Las instituciones públicas, conforme a las leyes que les son aplicables. La facultad de expedir Certificados no conlleva fe pública por sí misma, así los notarios y corredores públicos podrán llevar a cabo certificaciones que impliquen o no la fe pública, en documentos en papel, archivos electrónicos, o en cualquier otro medio o sustancia en el que pueda incluirse información. Artículo 101.- Los Prestadores de Servicios de Certificación a los que se refiere la fracción II del artículo anterior, contendrán en su objeto social las actividades siguientes: I. Verificar la identidad de los usuarios y su vinculación con los medios de identificación electrónica; II. Comprobar la integridad y suficiencia del NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Mensaje de Datos del solicitante y verificar la Firma Electrónica de quien realiza la verificación; III. Llevar a cabo registros de los elementos de identificación de los Firmantes y de aquella información con la que haya verificado el cumplimiento de fiabilidad de las Firmas Electrónicas Avanzadas y emitir el Certificado, y IV. Cualquier otra actividad no incompatible con las anteriores. 3.9. Del reconocimiento de certificados y firmas electrónicas extranjeras Ley Modelo De La Cnudmi Sobre Las Firmas Electrónicas 2001. Artículo 12: Reconocimiento de certificados extranjeros y de firmas electrónicas extranjeras 1. Al determinar si un certificado o una firma electrónica producen efectos jurídicos, o en qué medida los producen, no se tomará en consideración: a) el lugar en que se haya expedido el certificado o en que se haya creado o utilizado la firma electrónica; ni b) el lugar en que se encuentre el establecimiento del expedidor o del firmante. 2. Todo certificado expedido fuera [del Estado promulgante producirá los mismos efectos jurídicos en [el Estado promulgante que todo certificado expedido en [el Estado promulgante si presenta un grado de fiabilidad sustancialmente equivalente. 3. Toda firma electrónica creada o utilizada fuera [del Estado promulgante producirá los mismos efectos jurídicos en [el Estado promulgante] que toda firma electrónica creada o utilizada en [el Estado promulgante] si presenta un grado de fiabilidad sustancialmente equivalente. 4. A efectos de determinar si un certificado o una firma electrónica presentan un grado de fiabilidad sustancialmente equivalente para los fines de párrafo 2), o del párrafo 3), se tomarán en consideración las normas internacionales reconocidas y cualquier otro factor pertinente. 5. Cuando, sin perjuicio de lo dispuesto en los párrafos 2), 3) y 4), las partes acuerden entre sí la utilización de determinados tipos de firmas electrónicas o certificados, se reconocerá que ese acuerdo es suficiente a efectos del reconocimiento transfronterizo, salvo que el acuerdo no sea válido o eficaz conforme al derecho aplicable. Unidad 4. El comerciante 4.1. Concepto. Se entiende por comerciante a aquella persona que se dedica de manera oficial a la actividad del comercio. Esto supone que compra y vende diferentes tipos de artículos o servicios con el objetivo de obtener una ganancia por actuar como intermediario entre quien produce el artículo o servicio y quien lo utiliza. La principal característica del comerciante es comprar productos o servicios a un determinado precio (que puede estar estipulado en diversas formas, principalmente en dinero en la actualidad) para venderlo luego a un precio mayor y

SOCIEDADES MERCANTILES obtener así una ganancia. En este sentido, el trabajo del comerciante no es sólo comprar y vender si no también acercar a sus clientes productos que de otra manera no se conseguirían en la zona o que son de difícil acceso. La regla básica del comerciante es que al comprar al por mayor el precio del producto baja, mientras que al venderlo al por menor el precio sube y se obtiene allí la ganancia. 4.2. Comerciante. Artículo 3 del C. Co.- Se reputan en derecho comerciantes: I.- Las personas que teniendo capacidad legal para ejercer el comercio, hacen de él su ocupación ordinaria; II.- Las sociedades constituidas con arreglo a las leyes mercantiles; III.- Las sociedades extranjeras o las agencias y sucursales de éstas, que dentro del territorio nacional ejerzan actos de comercio. 4.2.1. Persona física. Negociación mercantil. Como comerciante se puede considerar a toda persona física o jurídica que realice actos de comercio como su actividad habitual, sin importar en la mayoría de las veces el oficio principal de sus ingresos. De esta manera, resulta importante establecer en este apartado cuales son aquellas personas físicas que pueden ser consideradas como comerciantes, o de manera congruente, brindar un concepto adecuado que abarque todas las posibilidades en que una persona física se pueda constituir como tal. Es muy importante mencionar que el Código de Comercio Vigente clasifica a este tipo de comerciantes fundamentalmente a través de dos criterios: el objetivo y el subjetivo, mientras que a las personas jurídicas o morales que se dediquen al comercio las clasifica mediante un criterio formalista. De lo anterior, resulta lo siguiente: A. Criterio Subjetivo.- Serán comerciantes todas aquellas personas que conforme a derecho, no siendo comerciantes, con establecimiento fijo o son él, realicen accidentalmente alguna operación de comercio, quedando por ello sujetas a la legislación mercantil. B. Criterio Objetivo.- Son comerciantes las personas que cuenten con capacidad legal, hábiles para contratar y obligarse, que ejerzan actos de comercio y que hagan de éste su ocupación ordinaria. Así, se dice que una persona física se constituye como comerciante cuando “Teniendo capacidad legal para ejercer el comercio (ejercer actos de comercio), hace de él su ocupación ordinaria”, o bien “Toda persona física que teniendo capacidad legal, realiza en nombre propio y profesionalmente actos de comercio”. De lo anterior, inmediatamente se desprende que una persona física que tuviera capacidad legal de goce pero no de ejercicio estaría imposibilitada a constituirse como comerciante o a ser considerada como tal, como ocurriría en el caso de un menor de edad no emancipado, así como de una persona afectada por una incapacidad legal, o bien, que tuviera alguna discapacidad física o intelectual que le impidiera efectuar normalmente actos jurídicos, y por ende, actos de comercio, como lo establece el Art. 450 del Código NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Civil para el Distrito Federal. Por lo anterior, el autor Jorge Barrera Graf acota que cuando “Cualquier persona física no tuviese capacidad legal de ejercicio para efectuar actos de comercio y devenga titular de una negociación mercantil por herencia, donación o por cualquier otra causa legal, el carácter de comerciante se adjudicará al tutor o curador en cuanto administrador de los bienes del primero”, según sea el caso. En oposición a lo argumentado por Barrera Graf, el autor Roberto Mantilla Molina sostiene que el menor y el legalmente incapaz si adquieren el carácter de comerciantes, como también lo asume la sucesión de todo comerciante fallecido, pues considera inaceptable que la calidad de comerciante, como lo indica Barrera Graf, corresponda al albacea. Así Mantilla Molina en su definición otorga el carácter de comerciante al menor de edad de no emancipado y al incapaz y no al tutor o curador según corresponda. 4.2.2. Persona colectiva. Persona Colectiva o Jurídica Se pueden considerar como comerciantes, al igual que las personas físicas, las personas jurídicas colectivas o morales constituidas como sociedades de acuerdo a lo establecido por las leyes mercantiles. Así, de acuerdo a lo dispuesto en la Ley General de Sociedades Mercantiles, la Ley General de Instituciones y Operaciones de Crédito y la Ley General de Sociedades Cooperativistas, en Derecho Mexicano, las modalidades que pueden adoptar las personas colectivas o morales como sociedades mercantiles son la colectiva, la comandita simple, la de responsabilidad limitada, la anónima (siendo esta la de mayor importancia en el mundo del Derecho Mercantil en la actualidad), la comandita por acciones, la cooperativa y la mutualista. Así, la actividad comercial puede ser ejercida por una sociedad comercial, que al igual que la persona física comerciante, esta sometida a un estatuto profesional determinado. Ahora ben, las personas jurídicas o colectivas, al igual que las personas físicas comerciantes pueden ser sujetos de relaciones mercantiles, de donde se puede distinguir dos grupos: a) Personas Jurídicas de Derecho Privado: En este rubro, las asociaciones constituyen un excelente ejemplo de personas jurídicas de Derecho Privado. En este supuesto, una asociación deportiva o de beneficencia puede efectuar actos de comercio aislados como lo son operaciones de banco, libramiento de cheques etc. Es importante señalar que las asociaciones y sociedades civiles no se pueden considerar como comerciantes, ya que por definición las asociaciones persiguen una finalidad extraeconómica, lo que les impide dedicarse al comercio; por otra parte, las sociedades civiles ni siquiera son personas jurídicas, existiendo una excepción en este supuesto, que son las sociedades civiles de propiedad horizontal , mismas que por razón de la especificidad de su objeto, tampoco se les considera como comerciantes. Así, las sociedades civiles pueden tener como finalidad un objeto económico, más no comercial.

SOCIEDADES MERCANTILES b) Personas Jurídicas de Derecho Público: En el ámbito del comercio, se considera como personas jurídicas de Derecho Público a los organismos autónomos, el Estado y el Municipio, las sociedades cooperativistas y mutualistas, los sindicatos, asociaciones políticas, científicas, religiosas, y las personas morales extranjeras, entre otros. Lo anterior en virtud de que los organismos públicos pueden celebrar actos comerciales, y en consecuencia, pueden ser sujetos de relaciones mercantiles, debiendo señalar al efecto que algunos de estos organismo no sólo realizan actos de comercio aislados, sino que también explotan actividades comerciales en forma organizada. En la actualidad se puede observar una paradoja dentro de la praxis política, ya que el Estado, de acuerdo a sus objetivos, no puede ni debe ejercitar actividades industriales y comerciales; sin embargo, esta entidad político-jurídica realiza actividades de índole comercial o industrial donde el motor es la necesidad de explotar una actividad en beneficio del interés general. Por lo anterior, se sostiene que el Estado no es comerciante, ya que utiliza el comercio como medio para obtener una utilidad pública. Ahora bien, la actividad comercial del Estado se ejerce a través de las entidades paraestatales y los organismos autónomos, siendo organismos de Derecho Público que administran su propio patrimonio, a efectos de prestar servicios en el ámbito industrial y comercial. Lo anterior puede prestarse en régimen de monopolio o en concurrencia con los empresarios particulares. De lo anterior se puede concluir, que el Estado no adquiere la calidad de comerciante debido a que no hace del comercio su profesión, de esta manera, la actividad realizada por el Estado, en los casos y formas señaladas por la ley, será comercial y estará sometida al Derecho Comercial, pero no queda sujeto al estatuto del comerciante; en consecuencia, entre otras cosas no se le impone la obligación de llevar su contabilidad en los libros de comercio previstos en el Código de Comercio vigente, aunque deberá llevar la contabilidad con exigencias formales dictadas al efecto, quedando excluido también de procedimientos como el de la quiebra etc. 4.2.2.1. Sociedades de personas. Comúnmente se conoce como sociedades de personas aquellas que se exteriorizan con la indicación del nombre de sus socios, pues en ellas lo que verdaderamente importante es la identidad de los mismo, dejando en un plano secundario el capital que pudiesen aportar. En razón de lo anterior, se les conoce también como sociedades intuitu personae. Los socios, tanto en la sociedad como en los negocios responde con su patrimonio, solidaria e ilimitadamente con las obligaciones, lo que les da derecho a todos los socios de administrar la sociedad. Estas sociedades cuentan con características muy particulares que las distinguen de las demás, tales como que son sociedades en nombre colectivo y en comandita simple; deben de actuar bajo una razón social, la cual se constituye con el nombre de todos o la mayor parte de los socios; y en el caso de una sociedad colectiva, así como de la sociedad NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

de comandita simple, los socios deberán responder de las obligaciones sociales subsidiariamente, siendo entre ellos en forma solidaria e ilimitada. Como antes mencionamos, en la actualidad, la sociedad anónima ocupa un papel preponderante dentro de la actual economía de mercado, por lo que de esto se puede inferir que estas sociedades en el presente casi no existen. Para una mejor comprensión de este tipo de sociedades, es necesario analizar los que son las sociedades colectivas y las sociedades comanditarias o comandita simple. 4.2.2.2. Sociedades de capitales. En las sociedades de capitales, el elemento personal se disuelve en cuanto a su necesidad concreta de aportación. El socio –elemento personal-importa a la sociedad por su aportación, sin que cuenten sus cualidades personales. La persona del socio queda relegada a un segundo término, escondida, por así decirlo, detrás de su aportación. 4.2.2.3. Sociedades inexistentes e irregulares. Conocidas también como sociedades “de hecho” en razón de que se constituyan o no ante un notario o corredor público, no están inscritas en el Registro Publico de Comercio y en consecuencia y con apego a estricto derecho, carecen de personalidad jurídica; a pesar de lo anterior, y con el fin de no perjudicar a los socios que no fuesen culpables de la irregularidad, como en protección de los intereses de terceros, nuestra ley las sujeta a un régimen especial, que entre otras cosas, establece lo siguiente: 1) Cuando la sociedad irregular se exteriorice frente a terceros, por este único hecho tendrán personalidad jurídica. 2) Las relaciones internas se regirán por los estatutos constitutivos de la sociedad, y en caso de no existir estatutos, se regirán por las disposiciones generales y las especiales, de acuerdo al tipo social adoptado de la propia Ley General de Sociedades Mercantiles. 3) En este tipo de sociedades, quienes actúen como representantes podrán obligar a la sociedad, pero igualmente les corresponderá responsabilidad personal frente a terceros, si bien de modo subsidiario, aunque entre ellos será solidaria e ilimitada, sin descontar la responsabilidad penal. 4) Los socios no culpables de la irregularidad pueden accionar en contra de los que si lo sean y de los representantes, para exigirles el pago de los daños y perjuicios que se les causen. De la estirpe de estas sociedades, se encuentra también la sociedad con objeto ilícito, en al cual existe ilicitud en el objeto social, por lo que trae consigo la nulidad de la sociedad, por lo que debe procederse a su inmediata disolución y liquidación, la cual se puede hacer a solicitud de cualquier persona, o en su defecto del Ministerio Público, al que en su caso corresponderá ejercitar la acción penal que corresponda, con la condición de que se saldadas las deudas sociales, y en su caso, se haya cumplido con la responsabilidad civil, el remanente resultante no podrá ser aprovechado por los socios, sino corresponderá a la Beneficencia

SOCIEDADES MERCANTILES Pública de la localidad que corresponda al domicilio social. 4.3. Deberes del comerciante. Sin contravenir otros deberes impuestos por otras disposiciones legales, El Código de Comercio y la Ley General de Sociedades Mercantiles impone a todos aquellos individuos que ejercen el comercio los siguientes deberes. Conforme al artículo 19 del Código de Comercio, son deberes de todo comerciante los siguientes: A. Matricularse en el Registro Mercantil. B. Inscribir en el Registro Mercantil todos los actos, libros y documentos respecto de los cuales la ley exija esa formalidad. C. Llevar contabilidad regular de sus negocios conforme a las prescripciones legales. D. Conservar, con arreglo a la ley, la correspondencia y demás documentos relacionados con sus negocios o actividades. E. Denunciar ante el juez competente la cesación en el pago corriente de sus obligaciones mercantiles. F. Abstenerse de ejecutar actos de competencia desleal. El artículo 16 del Código de Comercio establece las obligaciones a las que esta sometido en comerciante. "Todos los comerciantes, por el hecho de serlo, están obligados. I. A la publicación, por medio de la prensa, de la calidad mercantil; con sus circunstancias esenciales, y en su oportunidad, de las modificaciones que se adopten; II. A la inscripción en el registro público de comercio, de los documentos cuyo tenor y autenticidad deben hacerse notorios; III. A mantener un sistema de Contabilidad conforme al Artículo 33. IV. A la conservación de la correspondencia que tenga relación con el giro del comerciante" 4.3.1. La publicidad mercantil. Consiste en anunciar su apertura por medio de la prensa y e otros medios idóneos al efecto, en todas las plazas que opere, así como el nombre, ubicación y giro de su empresa, y en su caso, el nombre de quien la administre, y si se tratase una sociedad, se deberá hacer público el nombre, el tipo adoptado, el nombre de los gerentes y el de sus administradores y por último, se deberá hace de conocimiento público las modificaciones que se introduzcan en cualquiera de los datos mencionados. Los comerciantes tienen el deber de participar la apertura del establecimiento o despacho de su propiedad, por los medios de comunicación que sean idóneos. Esta información dará a conocer el nombre del establecimiento o despacho, su ubicación y objeto. El incumplimiento de esta obligación no tiene en términos generales sanción. 4.3.2. Estudio y crítica a la inscripción ante las cámaras de comercio e industria que corresponda. Las cámaras de comercio, las cuales son modernas versiones de los gremios medievales de comerciantes, son agrupaciones legalmente reconocidas, con personalidad jurídica. Estos entes son dotados de la NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

calidad de instituciones de interés público por la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones. Estos organismos tienen como objetivos principales fomentar las actividades de sus afiliados y representarlos colectivamente en la defensa de sus intereses. Ahora bien, conforme a la ley anterior, prácticamente todos los comerciantes reportaban el deber de afiliarse, pero en el transcurso del tiempo la Suprema Corte de Justicia de la Nación sentó jurisprudencia en el sentido de que tal disposición era violatoria del articulo 5 CPEUM, por lo que en la actualidad no es obligatoria la inscripción si bien la nueva ley sólo reconoce a las Cámaras la importancia debida como representantes de las colectividades de comerciantes. Es importante precisar que la afiliación de que se trata no constituye un deber, sino un derecho de los comerciantes. 4.3.3. Inscripción en el registro público del comercio. Los comerciantes deberán inscribir en el Registro de Comercio aquellos documentos cuyo tenor y autenticidad deban hacerse notorios, así como: las escrituras constitutivas de las sociedades mercantiles, la disolución de las sociedades mercantiles, el nombramiento de los liquidadores de las sociedades mercantiles, los acuerdos de fusión, transformación y escisión de las sociedades mercantiles, etc. La inscripción en el Registro de Comercio es potestativa para los comerciantes individuales, por el contrario, dicha inscripción es obligatoria para las sociedades mercantiles 4.3.4. Conservación de documentos y correspondencia. C. Co Artículo 49.- Los comerciantes están obligados a conservar por un plazo mínimo de diez años los originales de aquellas cartas, telegramas, mensajes de datos o cualesquiera otros documentos en que se consignen contratos, convenios o compromisos que den nacimiento a derechos y obligaciones. Para efectos de la conservación o presentación de originales, en el caso de mensajes de datos, se requerirá que la información se haya mantenido íntegra e inalterada a partir del momento en que se generó por primera vez en su forma definitiva y sea accesible para su ulterior consulta. La Secretaría de Comercio y Fomento Industrial emitirá la Norma Oficial Mexicana que establezca los requisitos que deberán observarse para la conservación de mensajes de datos. 4.4. Limitaciones al ejercicio del comercio. Muy aparte de lo establecido por el art 5 del CPEUM, que establece que existe libertad de comercio, como también que únicamente puede acotarse por determinación judicial o por resolución gubernativa, en los casos contemplados por el mismo artículo, pero en la realidad la absoluta libertad de comercio es ilusoria, casi utópica, dado a la existencia de numerosos obstáculos, prohibiciones, restricciones y cortapisas, así como la extensas limitaciones al ejercicio del comercio contenidas en preceptos tales como las leyes en materia de inversión extranjera, leyes de competencia económica, de operación del crédito, del seguro y de la radiodifusión del transporte entre otras. Ahora bien,

SOCIEDADES MERCANTILES dentro de las limitaciones que se imponen a las personas físicas o jurídicas para el libre ejercicio del comercio, se contemplan a aquellas que por disposición de la ley resultan inhábiles, tales como son los quebrados no rehabilitados, los sujetos condenados por delitos patrimoniales y aquellos individuos extranjeros que carecen de autorización expresa. En este punto, juega un papel muy importante la regla de la capacidad jurídica, aludida anteriormente cuando se analizo el concepto de la figura del comerciante, misma que es establecida por el articulo 5 del Código de Comercio al establecer que “Toda persona que según las leyes comunes, es hábil para contratar y obligarse, y a quien las leyes no prohíban expresamente la profesión del comercio, tiene capacidad legal para ejercerlo”, y complementada por el artículo 81 del mismo ordenamiento mercantil que prescribe “Con las modificaciones y restricciones de este código, serán aplicables a los actos mercantiles las disposiciones del Derecho Civil acerca de la capacidad , de los contratos y de las excepciones y causas que rescinden o invalidan los contratos” Por último, resulta importante mencionar que siendo la legislación mercantil coherente en este aspecto, dado que el comercio se constituye por una serie o conjunto de actos esencialmente jurídicos, resulta indispensable la capacidad legal para el ejercicio del comercio, por lo que los incapaces que ejerzan el comercio no gozan de los privilegios ni están sujetos a las obligaciones comunes de los comerciantes, ya que no poseen la calidad como tales. En lo referente a sus libros, no tendrán la misma fuerza probatoria en caso de controversia judicial o administrativa que a los comerciantes atribuye la legislación mercantil; en lo concerniente a sus actos, serán regidos por el Código Civil conservando todos los beneficios que otorga al incapaz. Para el Derecho Civil, las incapacidades se clasifican en naturales y legales; siendo las primeras aquéllas que resultan de las condiciones generales de la persona en el orden natural, como lo son la minoría de edad y la carencia de facultades mentales (articulo 450 del CCDF), mientras que las segundas se refieren a las que el propio Derecho Común establece las conveniencias sociales, por constituir verdaderas sanciones; todas estas incapacidades determinarán incapacidad para el ejercicio del comercio, conforme a lo dispuesto por los artículos 5 y 81 del Código de Comercio, y en consecuencia, los menores de edad, los mayores de edad con afecciones mentales, aun en el supuesto que tuvieran intervalos de lucidez y aquellos que tuvieran alguna afección derivada de una enfermedad o deficiencia persistente de carácter físico, psicológico, sensorial o a causa de la adicción a sustancias tóxicas como lo son el alcohol, los psicotrópicos o los estupefacientes, lo que provoca un estado de imposibilidad de gobernarse y obligarse por si mismos, o manifestar su voluntad empleando algún medio, por lo que resultan expresamente excluidos de poder ejercer el comercio, aunque no por ello se les impide adquirir la calidad de comerciante, como NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

anteriormente se menciono. En un primer plano se hace mención de una incapacidad natural, mientras que posteriormente se hace referencia estrictamente de aquellos individuos incapaces con base en las leyes de Derecho Común. La incapacidad, en este plano, puede situarse en dos planos diferentes: por una parte, en orden al ejercicio del comercio como actividad habitual; y por otra parte, la incapacidad puede circunscribirse a los casos en que por la realización de determinados actos y operaciones mercantiles, se niega la capacidad de acuerdo a la regla general, exigiéndose condiciones especiales en la persona, como sucede con las personas morales, o bien, se requiere de una autorización o concesión del Estado, que conste en un título auténtico a fin que la misma tenga efectos para el interesado. 4.4.1. Inhábiles. a) Los funcionarios de entidades oficiales y semioficiales respecto de actividades mercantiles relacionadas con sus funciones. b) las personas a quienes por ley o sentencia judicial se prohiba el ejercicio de actividades mercantiles. 4.4.1.1. Quebrados no rehabilitados. En principio de cuentas, la quiebra es un estado de derecho que acarrea la incapacidad del sujeto que se trate para el ejercicio del comercio; y a menos que llegue a ser rehabilitado, no podrá volver a realizar actividades de esa índole. A contrario sensu de lo anterior, la Ley de Concursos Mercantiles no sanciona a los quebrados, como si lo realizaba la LQSP, a través de la inhabilitación para el ejercicio del comercio, de lo que resulta que todo comerciante quebrado, aún en el supuesto en que haya incurrido en fraude, puede seguir ejerciendo el comercio, por lo que el artículo 12 fracción II del Código de Comercio se vuelve obsoleto al efecto. Retomando lo primeramente dicho, se trata de un caso de incapacidad general dentro del plano del comercio, hecho en beneficio de la sociedad y específicamente de aquellos individuos que hayan resultado víctimas del quebrado. En la actualidad, en algunos supuestos se procede a prohibir el ejercicio del comercio, por lo que los actos de comercio que realice estarás afectados de ineficacia; en el mismo sentido, los quebrados no rehabilitados que obraren en contra de las taxativas legales, pudieren recibir sanciones penales (la actual Ley de Concursos Mercantiles en su articulo 28 no lo contempla) y algunas sanciones graves de tipo económico. De lo anterior, se puede concluir que los quebrados no rehabilitados no pierden sus derechos civiles, pero si la administración y disposición de sus bienes. 4.4.1.2. Condenados por delitos patrimoniales. En este rubro, persiste la prohibición de ejercer al comercio a aquellos individuos que por sentencia ejecutoriada hayan sido condenados por delitos contra la propiedad, en los que se imbuyen la falsedad, el peculado, el cohecho y la concusión, de conformidad con lo establecido por el artículo 12 del Código de Comercio en su fracción III. Cabe

SOCIEDADES MERCANTILES mencionar que en numerosos casos hay individuos que por estar en cumplimiento de su sentencia bajo caución se encuentran imposibilitados a ejercer el comercio puesto que esta condición puede afectar o en ocasiones limitar su esfera de acción, como suele suceder cuando la pena consiste en la privación de ciertos y determinados derechos. 4.4.1.3. Extranjeros carentes de autorización expresa. Es importante mencionar en este aspecto que durante la historia del Derecho Mercantil en México, la calidad de extranjero que poseen algunos individuos ha venido a constituir una seria limitante al ejercicio del comercio, que aun cuando no sean las leyes mercantiles y civiles las que contengan disposiciones que determinen la incapacidad de los mismos, no todos se encuentran afectados para ejercer el comercio, no todos se encuentran facultados para hacerlo. Por lo anterior, es importante hacer hincapié en la condición de los extranjeros en nuestro país por dos motivos especialmente: el primero, por que son las leyes migratorias (expedidas por la Secretaria de Gobernación) las que aluden a esta materia y las que al ingresar un extranjero a nuestro país serán las encargadas de permitir o prohibir el ejercicio del comercio al mismo, y segundo, porque muchos extranjeros que ingresan al Estado mexicano y sólo se encuentran facultados para realizar actividades diversas al comercio se dedican precisamente a ejercerlo, por lo que los actos que realizan están afectados de ineficacia. Por lo anterior, y a fin de evitar controversias judiciales o arbitrales, los comerciantes en general, la comunidad, las autoridades y los operadores jurídicos, debiéramos asumir una postura fuerte y obligar de alguna manera a muchos extranjeros a demostrar que no sólo se encuentran en el país mediante las modalidades previstas por la Secretaría de Gobernación contenidas en el artículo 33 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sino lo que es más, que cuentan con capacidad legal para ejercer el comercio. Con lo anterior se podría evitar la falta de nulidad de numerosos actos de comercio, que entre otras cosas tienen su origen en la falta de capacidad específica para ejercer el comercio en país, pero que no son reclamados; aunado a los vicios jurídicos de los actos antes mencionados, es importante señalar que los extranjeros que quebrantan las prohibiciones de ejercer el comercio en la República Mexicana, deberían ser acreedores a las sanciones respectivas del orden administrativo por lo menos, siendo algunas de las mismas muy rigurosas. En la actualidad, se cuenta con la Ley General de Sociedades Mercantiles y la Ley de Inversión Extranjera, siendo la primera la encargada de brindar las bases y de normar la capacidad de los comerciantes extranjeros para contratar, mientras que la segunda da las bases para reglamentar la intervención de extranjeros en las actividades comerciales. En este rubro se hace mención de otras personas inhabilitadas para el ejercicio del comercio, tales como los socios NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

colectivos, los comanditarios, los gerentes y los administradores de sociedades, ya que no pueden dedicarse a negocios similares a los de la sociedad a la que pertenecen, y les queda estrictamente prohibido ejercer el comercio en otra forma que no sea dentro de sus funciones sociales a los gerentes y administradores, de acuerdo a la regla general, y los independientes se encontrarán imposibilitados de igual manera si no cuentan con la autorización de su principal. 4.5. Incompatibilidades. Ahora bien por razón de su profesión, o por el desempeño que juegan dentro de la sociedad a la que pertenecen, algunos individuos son incompatibles para ejercer el comercio de acuerdo a disposiciones contempladas en leyes mercantiles, así como ordenamientos administrativos que guardan relación con la materia. En este rubro podemos encontrar a los corredores públicos y notarios públicos (fedatarios públicos), y funcionarios judiciales. Por incompatibilidad de estado, están prohibidos de ejercer el comercio las corporaciones eclesiásticas, así como los clérigos, mientras vistan el traje clerical, como también los jueces y magistrados civiles en el ámbito de su competencia, donde la prohibición no abarca la facultad de dar dinero a interés, con el objeto que no hagan del ejercicio de esta facultad su profesión habitual, ni tampoco la de ser accionistas, desde el momento que no tomen parte en la gerencia administrativa de la compañía. 4.5.1. Corredores públicos. En principio de cuentas, se define al corredor como el agente auxiliar del comercio, con cuya intervención se proponen, ajustan y otorgan los contratos mercantiles. Es producto de la ley en su intento de crear un tipo singular de mediador en los negocios comerciales, diferente del comerciante o de las personas que ejercen el comercio por cuenta propia. Así, encontramos al corredor público como un intermediario en la actividad de aquellos individuos que se dedican a la industria del comercio, o bien, de una persona destinada a colaborar con los comerciantes propiamente dichos, para que la actividad que realizan los mismos sea más eficaz, fácil, completa y expedita. De allí que la ley, y más específicamente el Código de Comercio en su artículo 68 prohíba expresamente a los corredores públicos lo siguiente: “Ser comerciantes por cuenta propia y ser comisionistas, ser factores, dependientes o socios de un comerciante, así como pertenecer a consejos de administración de las sociedades anónimas y ser comisarios de las mismas, y adquirir para sí los efectos de cuya negociación estuvieren encargados” Con lo anterior, la incapacidad que poseen los corredores públicos es absoluta, por lo que los actos que efectuaren en el orden mercantil irían en contra de la prohibición contenida en el Código de Comercio, y por tanto estarían afectados de la ineficacia consiguiente, y que del mismo modo corresponde a cualquier acto ejecutado fuera de una ley prohibitiva; en concreto, se tratarán de actos ilícitos. En el caso en que

SOCIEDADES MERCANTILES el corredor público, en su papel social como intermediario entre comerciantes, hiciera uso del conocimiento que tuviera de las particulares condiciones de aquellos entre los que media en beneficio propio, resultaría obvio que es auxiliar del comercio ni menos a los comerciantes, y se haría nugatoria la finalidad con que el Derecho ideó e instituyó la correduría, lo que iría en desmedro de los comerciantes, los cuales carecerían de un valioso coadyuvante, lo que a la larga se traduciría en perjuicio para el comercio. Aparte de lo ya mencionado, los corredores públicos que ejerzan el comercio sufren de otras penas como lo son la suspensión de sus funciones, que puede ser decretada por el Colegio de Corredores, como también la posibilidad que se haga efectiva la fianza que para poder ejercer la correduría deben otorgar los interesados e inscribir en el Registro de Comercio, y tal vez la más grave, contenida en el artículo 69 del Código de Comercio, que consiste en la quiebra en que de hecho caigan, y que será reputada como fraudulenta; por lo que los corredores públicos pueden ser destituidos cuando vayan en contra de las disposiciones prohibitivas contenidas en la ley. 4.5.2. Agentes aduanales. Obligaciones del Agente Aduanal: En los trámites o gestiones aduanales, actuar siempre con su carácter de agente aduanal. Realizar el descargo total o parcial en el medio magnético, en los casos de las mercancías sujetas a regulaciones y restricciones no arancelarias cuyo cumplimiento se realice mediante dicho medio, en los términos que establezca la Secretaría de Economía, y anotar en el pedimento respectivo la firma electrónica que demuestre dicho descargo. Rendir el dictamen técnico cuando se lo solicite la autoridad competente. Cumplir el encargo que se le hubiera conferido, por lo que no podrá transferirlo ni endosar documentos que estén a su favor o a su nombre, sin la autorización expresa y por escrito de quien lo otorgó. Abstenerse de retribuir de cualquier forma, directa o indirectamente, a un agente aduanal suspendido en el ejercicio de sus funciones o a alguna persona moral en que éste sea socio o accionista o esté relacionado de cualquier otra forma, por la transferencia de clientes que le haga el agente aduanal suspendido; así como recibir pagos directa o indirectamente de un agente aduanal suspendido en sus funciones o de una persona moral en la que éste sea socio o accionista o relacionado de cualquier otra forma, por realizar trámites relacionados con la importación o exportación de mercancías propiedad de personas distintas del agente aduanal suspendido o de la persona moral aludida. No será aplicable lo dispuesto en el párrafo anterior en los casos de que ambos sean socios de una empresa dedicada a prestar servicios de comercio exterior, con anterioridad a la fecha en la que se estableció la obligación a que se refiere dicho párrafo. NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Declarar, bajo protesta de decir verdad, el nombre y domicilio fiscal del destinatario o del remitente de las mercancías, la clave del Registro Federal de Contribuyentes de aquellos y el propio, la naturaleza y características de las mercancías y los demás datos relativos a la operación de comercio exterior en que intervenga, en las formas oficiales y documentos en que se requieran o, en su caso, en el sistema mecanizado. Formar un archivo con la copia de cada uno de los pedimentos tramitados o grabar dichos pedimentos en los medios magnéticos que autorice la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y con los siguientes documentos: a) Copia de la factura comercial. b) El conocimiento de embarque o guía aérea revalidados, en su caso. c) Los documentos que comprueben el cumplimiento de las obligaciones en materia de regulaciones y restricciones no arancelarias. d) La comprobación de origen y de la procedencia de las mercancías cuando corresponda. e) La manifestación de valor a que se refiere el artículo 59, fracción III de la Ley Aduanera. f) El documento en que conste la garantía a que se refiere el inciso e), fracción I del artículo 36 de la Ley Aduanera, cuando se trate de mercancías con precio estimado establecido por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. g) Copia del documento presentado por el importador a la Administración General de Aduanas que compruebe el encargo que se le hubiere conferido para realizar el despacho aduanero de las mercancías. En los casos a los que se refiere el último párrafo, de la fracción III del artículo 59 de la Ley Aduanera, queda obligado a conservar únicamente los registros electrónicos que acrediten el cargo conferido. Los documentos antes señalados deberán conservarse durante cinco años en la oficina principal de la agencia a disposición de las autoridades aduaneras. Dichos documentos podrán conservarse microfilmados o grabados en cualquier otro medio magnético que autorice la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Presentar la garantía por cuenta de los importadores de la posible diferencia de contribuciones y sus accesorios, en los términos previstos en la Ley Aduanera, a que pudiera dar lugar por declarar en el pedimento un valor inferior al precio estimado que establezca la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para mercancías que sean objeto de subvaluación. Aceptar las visitas que ordenen las autoridades aduaneras, para comprobar que cumple sus obligaciones o para investigaciones determinadas. Solicitar la autorización de las autoridades aduaneras para poder suspender sus actividades, en los casos previstos en la Ley Aduanera. Manifestar en el pedimento o en la factura, el número de candado oficial

SOCIEDADES MERCANTILES utilizado en los vehículos o medios de transporte que contengan las mercancías cuyo despacho promuevan. Presentar aviso al Servicio de Administración Tributaria, dentro de los quince días siguientes a aquél en que constituya una sociedad de las previstas en la fracción II del artículo 163 de la Ley Aduanera. 4.5.3. Notarios públicos. Al igual que los corredores públicos, los notarios públicos son personas a las que el gobierno les otorga la facultad de poder dar fe pública de los actos jurídicos que se celebren ante ellos, proporcionando de esta manera seguridad jurídica a los particulares, siendo su función primordial dar forma y legitimar ciertos actos jurídicos, o hacer constar hechos jurídicos que se pretendan oponer ante terceros.. Ahora bien, aunque la ley no les asigna las atribuciones mercantiles que corresponden a los corredores, también sobre estos fedatarios recae un estado de incompatibilidad con relación al ejercicio del comercio mientras se encuentren en el ejercicio de sus funciones, dado que precisamente su calidad de fedatarios públicos les impide ser juez y parte a la vez, y por tanto, tiene prohibición expresa para ser comerciantes, de acuerdo con lo establecido por la Ley del Notariado para el Distrito Federal que en su artículo 32 dispone: “El ejercicio del oficio notarial es incompatible con toda dependencia a empleo, cargo o comisión público, privado o de elección popular, y con el ejercicio de la profesión de abogado en asuntos en que haya contienda. El Notario tampoco podrá ser comerciante, ministro de culto o agente económico de cualquier clase en términos de las leyes respectivas.” 4.5.4. Funcionarios judiciales. Un hecho a resaltar es la libertad que en ocasiones se concede a servidores públicos con funciones de autoridad de ejercer el comercio, y no así a los fedatarios públicos, cuyo status implica menos potestades y libertades, no obstante no tienen a su encargo funciones tan importantes como las que poseen altos funcionarios judiciales tales como los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, magistrados de circuito, jueces de distrito y demás, en lo que pudiese considerarse como un acto discriminatorio en función del poder que ostentan estos último sobre los mencionados de antemano. Lo anterior, en función de que las Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, en su artículo 146, tácitamente prohíbe a estos funcionarios judiciales de conocer de asuntos en caso de ser acreedor, deudor, socio, arrendador o arrendatario según sea el caso, dependiente o principal (comerciante titilar de una empresa o negociación mercantil) de alguno de los interesados, en virtud del cargo que desempeñe pueda influir en el supuesto de controversia judicial o arbitral. 4.6. Límites a la capacidad para ejercer el comercio. Código Civil Federal Artículo 450.- Tienen incapacidad natural y legal: I. Los menores de edad; II. Los mayores de edad disminuidos o NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

perturbados en su inteligencia, aunque tengan intervalos lúcidos; y aquellos que padezcan alguna afección originada por enfermedad o deficiencia persistente de carácter físico, psicológico o sensorial o por la adicción a sustancias tóxicas como el alcohol, los psicotrópicos o los estupefacientes; siempre que debido a la limitación, o a la alteración en la inteligencia que esto les provoque no puedan gobernarse y obligarse por si mismos, o manifestar su voluntad por algún medio. 12 III. (Se deroga). IV. (Se deroga). 4.6.1. Menores de edad no emancipados. Código Civil Federal Artículo 451.- Los menores de edad emancipados por razón del matrimonio, tienen incapacidad legal para los actos que se mencionen en el artículo relativo al capítulo I del título décimo de este libro. ….. Artículo 556.- Si el padre o la madre del menor ejercían algún comercio o industria, el juez, con informe de dos peritos, decidirá si ha de continuar o no la negociación; a no ser que los padres hubieren dispuesto algo sobre este punto, en cuyo caso se respetará su voluntad, en cuanto no ofrezca grave inconveniente a juicio del juez. 4.6.2. Incapaces conforme al derecho común.

Unidad 5. Empresa mercantil 5.1. Concepto. Definición de Empresa Mercantil. “Es un conjunto unitario de los elementos que sirven al comerciante para desarrollar su actividad profesional.” Joaquín Rodríguez Rodríguez. “El ejercicio profesional de una actividad económica organizada con la finalidad de actuar en el mercado de bienes o servicios” Rodrigo Urías. “Es un organismo, piedra angular, eje de la estructura corporativa actual, donde se conjugan los factores de la producción –capital, tierra y trabajo- que concretan la ciencia del Derecho Mercantil para alcanzar sus fines, desde el mundo de la producción hasta el mundo del consumo, pasando por la intermediación de los bienes y servicios” Arcelia Quintana Adriano. “Conjunto de personas y cosas organizadas por el titular, con el fin de realizar una actividad onerosa, generalmente lucrativa de producción o de intercambio de bienes o de servicios destinados al mercado” Barrera Graf Jorge. 5.2. Diferencias entre negociación mercantil y sociedad mercantil. La negociación es una forma de manifestación externa de la empresa, la realidad tangible que ha menester para actuarse, cuando es permanente, la organización de los factores de la producción en que consiste la empresa. La negociación quedará con esto conceptualmente ligada con ella, como todo cuerpo proyecta una sombra, toda empresa

SOCIEDADES MERCANTILES se manifestaría por una negociación. 5.3. Naturaleza jurídica. Por ser la sociedad una persona jurídica, tiene un patrimonio propio, los bienes que aportan los socios pasan de la propiedad de estos a la propiedad de este nuevo ser de derecho que nace con el solo hecho de celebrarse una sociedad. Otro elemento de la personalidad jurídica de la sociedad, la constituye la circunstancia de que ella tiene un domicilio propio, distinto del que pudiera tener cada uno de los socios, ya que queda estipulado en la escritura social, por la misma razón la sociedad posee un nombre propio, según sea el tipo de sociedad. 5.4. Mercantilidad de la empresa. La existencia de los actos de comercio se afirma en función de la sistemática de las instituciones, y no es dable sostener que tal mercantilidad refleje una ontología, sino más bien una consideración jurídica formal. Como se advierte, la discusión sobre la mercantilidad de determinados actos presupone el concepto de ‘naturaleza jurídica’, como se hace explícito en los siguientes criterios de los tribunales mexicanos: ACTO DE COMERCIO, NATURALEZA DEL. LA MATERIA DE LA CONTRATACION Y NO SOLO LA CALIDAD DE LOS CONTRATANTES, ES LO QUE LA DEFINE. El acto mercantil puede depender de la calidad de las personas que en él intervienen, del fin o motivo perseguido o del objeto sobre el que recae el acto. Si en la especie uno de los celebrantes del contrato de reconocimiento de adeudo con garantía hipotecaria lo fue una institución bancaria, cuyas operaciones persiguen un fin de especulación comercial, y si la fracción XIV del artículo 75 del Código de Comercio da a las operaciones de bancos la naturaleza de actos de comercio, tales circunstancias restan toda significación al hecho cierto de que una de las partes celebrantes no tenga la calidad de comerciante ni de banco o banquero, pues basta la calidad de su contraparte para que su relación jurídica se repute como acto de comercio. ARRENDAMIENTO DE INMUEBLES, NATURALEZA CIVIL O MERCANTIL DEL CONTRATO DE. El arrendamiento de bienes inmuebles no está incluido en ninguno de los actos de comercio previstos por el artículo 75 del Código de Comercio; sin embargo, de conformidad con la fracción XXIV de dicho artículo, que admite como actos de comercio cualesquiera otros de naturaleza análoga a los expresados en el mismo código, cabe considerar como acto de comercio el arrendamiento de inmuebles, cuando en él concurren las características comunes a todo acto mercantil, como es, entre otras, que el acto se realice con propósito de especulación comercial lo que no ocurre en el arrendamiento de un inmueble destinado al uso de una empresa y cuya especulación de ninguna manera forme parte del objeto social de la misma. Aun cuando la empresa de que se trate tenga el carácter de comerciante, en los términos de la fracción II del artículo 3o. del citado código, no por ese simple hecho las adquisiciones, enajenaciones y alquileres que la misma NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

verifique, tendrán forzosamente el carácter de mercantiles, pues la expresión "especulación comercial" que emplea la fracción II del artículo 75 del código mercantil, debe interpretarse en relación con las actividades ordinarias que ejerza quien celebra esa clase de operaciones, de donde resulta que si la negociación no ejerce ordinariamente el comercio en adquisiciones, enajenaciones y alquileres, cuando realice estos actos deben tener forzosamente el carácter de civiles. Obviamente, la cuestión relativa con la mercantilidad de ciertos actos está presente en todos los ordenamientos positivos y en la doctrina internacional, además de que recientemente ha adquirido un nuevo matiz, por influjo del comercio vía Internet. En efecto, puede citarse la Ley modelo sobre comercio electrónico, elaborada por la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho mercantil internacional. 5.5. Elementos de la empresa. La negociación es una forma de manifestación externa de la empresa, la realidad tangible que ha menester para actuarse, cuando es permanente, la organización de los factores de la producción en que consiste la empresa. La negociación quedará con esto conceptualmente ligada con ella, como todo cuerpo proyecta una sombra, toda empresa se manifestaría por una negociación. 5.5.1. Elementos personales. Elementos subjetivos a) el empresario: aquel que ejercita profesionalmente una actividad económica organizada con fines producción, de cambios de bienes o de servicios. Hay dos clases de empresarios, individuales, persona física y colectivos, persona moral. b) El auxiliar: los integran los dependientes del comerciante (auxiliares dependientes) y los auxiliares del comercio (auxiliares independientes). 5.5.2. Elementos materiales. Elementos corporales: Conforman estos elementos la mercancía, la materia prima, la maquinaria, los bienes muebles, enseres y, en suma, todos aquellos bienes destinados preponderantemente a la actividad empresarial. 5.5.3. Elementos incorpóreos. Conjunto de trabajo, elementos materiales y de valores coordinados, para ofrecer al público, con propósito de lucro y de manera sistemática, bienes o servicios 5.6. La empresa como núcleo del moderno derecho mercantil. La empresa, como figura jurídica, no existe, de hecho, una definición legal que la englobe en su complejidad. Nuestra legislación mercantil no reglamenta a la empresa en forma orgánica, sistemática, considerada como una unidad económica. Se limita a regular en forma particular algunos de sus elementos (por ejemplo: las obligaciones fiscales, las obligaciones laborales, las marcas, las patentes, etc.) Se ha planteado incluso la imposibilidad de definir a la empresa, como unidad económica, jurídicamente. Barrera Graf señala que "la empresa o

SOCIEDADES MERCANTILES negociación mercantil es una figura de índole económica, cuya naturaleza intrínseca escapa al Derecho. Su carácter complejo y proteico, la presencia en ella de elementos dispares, distintos entre si, personales unos, objetivos o patrimoniales otros (…) hace de la empresa una institución imposible de definir desde el punto de vista jurídico". La cantidad de elementos y circunstancias que pueden concurrir o no en la empresa si pueden, en su particularidad expresarse a través de figuras y conceptos jurídicos. A pesar de no existir una reglamentación orgánica de la empresa, numerosas disposiciones reconocen la existencia de la empresa y procuran evitar la desintegración de la unidad económica que representa, en beneficio de la economía nacional. En forma clara y terminante, la exposición de motivos de la Ley de Quiebra y Suspensión de Pagos (abrogada el 12 de mayo de 2000 por la Ley de Concursos Mercantiles), reconoce como principio esencial el de la conservación de la empresa "no solo como tutela de los intereses privados que en ella coinciden, sino sobre todo como salvaguarda de los intereses colectivos que toda empresa representa". 5.7. Propiedad industrial. La propiedad industrial: abarca desde la protección de la empresa al nombre comercial, la muestra o emblema y marca, etc. f) Los derechos de autor: la ley tutela las obras del ingenio humano de carácter creativo que realiza el hombre dentro de la ciencias, la literatura, la música, las artes, la arquitectura, etc. Unidad 6. Sociedades mercantiles 6.1. Concepto Persona moral formada a su vez por otras personas físicas o morales organizadas para realizar lícitamente actos de comercio, con el objeto de obtener una ganancia, un lucro, cumpliendo con los requisitos que señala la legislación mercantil. Acosta Romero. 6.2. Naturaleza jurídica. Para que una sociedad pueda constituirse como tal, es necesario que esta tenga personalidad jurídica, esto significa que la sociedad es una entidad de derecho, es un ser ficticio que puede adquirir derechos y obligaciones, al igual que una persona natural, es susceptible de ser representada y de actuar por si en la vida de los negocios. 6.3. Presupuestos para su constitución. 6.3.1. affectio societatis. En un affectio societate, una existencia de igualdad “mismos derechos y obligaciones” 6.3.2. Aportaciones sociales. Aportaciones de los socios: puede ser en especie o efectivo, muebles, inmuebles, (en caso de que sean inmuebles, deben constar en la escritura pública). La vocación de ganancias y pérdidas: están en conciencia de que hay ganancias, pero también pérdidas NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

6.3.3. Fin común. Denominación del objeto social (a que se va a dedicar). 6.4. Clasificación de las sociedades mercantiles. Ley General de Sociedades Mercantiles Artículo 1o.- Esta Ley reconoce las siguientes especies de sociedades mercantiles: I.- Sociedad en nombre colectivo; II.- Sociedad en comandita simple; III.- Sociedad de responsabilidad limitada; IV.- Sociedad anónima; V.- Sociedad en comandita por acciones, y VI.- Sociedad cooperativa. 17 Cualquiera de las sociedades a que se refieren las fracciones I a V de este artículo podrá constituirse como sociedad de capital variable, observándose entonces las disposiciones del Capítulo VIII de esta Ley. 6.4.1. Sociedades de personas. Figura con un mínimo de dos socios y un máximo indefinido, no se constituye por escritura pública, la responsabilidad es ilimitada y solidaria, el aporte de trabajo no tiene estimación, la administración se hace de acuerdo a como los socios decidan. Esta forma es típica del sector artesanal, el comercio minorista, y los servicios de artes y oficios, también entre profesionales. Las sociedades de personas son una forma popular de organización porque ellas proporcionan un medio conveniente y poco costoso de combinación del capital y de habilidades especiales de dos o mas personas. La sociedad no es una entidad legal separada en sí misma sino simplemente una asociación voluntaria de individuos. 6.4.2. Sociedades de capitales. Sociedad Anónima: Tiene un mínimo de cinco socios y un máximo indefinido de ellos, el capital aportado esta representado en acciones y la responsabilidad va hasta el monto de los aportes, el aportante de industria puede recibir utilidades por tal hecho ó liberar acciones e industria. Los socios están en situación de ser miembros de la junta directiva, representantes legales ó funcionarios de la misma empresa. La razón social se forma con el nombre de la empresa junto con la expresión S. A. Este tipo de sociedad es característico de las grandes empresas. Sociedad en Comandita por Acciones: se conforma por uno o más socios gestores con responsabilidad ilimitada y cinco o más comanditarios con responsabilidad limitada, el capital se representa por títulos de igual valor, en este caso el gestor puede liberar acciones con su aporte de industria, en cuanto a la participación de los socios en la administración es igual que en la comandita simple. La razón social esta conformada por el nombre de la empresa seguida de S. C. A. esta sociedad es típica en empresas de mediano tamaño y de carácter cerrado. 6.4.3. Sociedades mixtas. La Sociedad de Economía Mixta, se puede definir descriptivamente como aquella sociedad mercantil cuyo capital está formado en parte por aportaciones de una o más Administraciones Públicas (socio público) y en parte por aportaciones de una o más personas físicas o jurídicas no

SOCIEDADES MERCANTILES dependientes de ninguna Administración Pública (socio privado). 6.5. Estudio comparativo entre las sociedades mercantiles y otras figuras jurídicas semejantes. Se habla de la asociación en participación del contrato de aparcería, de las sociedades civiles con objeto mercantil, de las sociedades civiles con objeto civil, de las sociedades civiles de producción rural con responsabilidad limitada e ilimitada, así como las sociedades mercantiles que operan los pequeños y medianos propietarios (reguladas por la ley agraria). Se ha establecido que aun cuando la Ley General de Sociedades Mercantiles no define a la sociedad, la doctrina si lo ha hecho, pero de diferentes maneras y fue motivo de discusión lo relativo a su naturaleza jurídica, toda vez que algunos juristas le imputan la naturaleza de un contrato, que en opinión de otros denominan “contrato plurilateral o de organización, que se distingue de los contratos bilaterales de cambio, como compraventa, de mutuo, etc.” La sociedad no debe confundirse con el contrato, aun cuando la ley de la materia haga referencia en algunos artículos al contrato de sociedad, pues debe decirse que la sociedad es una persona jurídica, que por disposición legal nace a la vida para tener capacidad, patrimonio, nacimiento y muerte, incluso durante su vida social será titular de una empresa y por supuesto que va a ser totalmente distinta al acto constitutivo que le da origen, donde los socios como personas físicas acuden vinculados por una finalidad común. Realizar actos de comercio para obtener utilidades o pérdidas y en dicha constitución sus voluntades son coincidentes para lograr su finalidad. Es importante distinguir entre la sociedad mercantil, de una sociedad civil, y de la asociación con participación, con las salvedades establecida en el código civil, por cuanto que su finalidad es buscar una especulación comercial y atender a su calidad mercantil solo si se adopta cualquiera de las formas previstas en la ley general de sociedades mercantiles y ajustando su actividad a lo dispuesto en los artículos 3 y 4 del código de comercio. No debe confundirse la sociedad mercantil con algunos contratos e instituciones jurídicas como la relación de trabajo, la aparcería, la agencia, la copropiedad y el reaseguro, ya que cada uno encuentra su razón de ser y la sociedad mercantil igual dentro de la ley que la regula ampliamente como lo es la ley general de sociedades mercantiles. 6.6. Naturaleza jurídica del acto constitutivo de las sociedades. En Historia. Teoría del acto constitutivo. El principal impulsor de la teoría del acto social constitutivo es Otto Von Gierke, quien, en esencia, postula que el negocio social no puede emanar de un contrato porque éste siempre es bilateral y solamente produce efectos entre las partes y que, en cuanto simple acuerdo de dos voluntades, aunque sean plurales, éste no es capaz de crear una persona jurídica, un sujeto de derechos. Para Gierke, las personas morales son realidades orgánicas que nacen NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

de un acto social constitutivo, en el que la voluntad de las partes se proyecta unilateralmente y crea un complejo de derechos y deberes de las partes entre sí y de éstas con la corporación y, sobretodo, crea la norma, crea la norma jurídica objetiva (los estatutos) que constituye la ley de la sociedad. La objeción más obvia que se hace a esta teoría es la de que no explica porque siendo unilateral el acto social constitutivo se establecen en virtud del mismo una serie de vínculos jurídicos de la sociedad con los socios entre sí y de la sociedad con terceros. El acta se nos piden una serie de datos personales y de la sociedad, además de que estos datos se van mas a fondo ya que se nos pregunta si se desea tener a gente extranjera o no, además se nos plantea como esta distribuido el capital en la sociedad y si esta conformado por una administración o no, ya en lo legal, se nos describe a los participantes de la acta constitutiva, como son el notario, el nombre y tipo de sociedad que se va a realizar, además de las funciones que va a realizar dicha sociedad, también se da el domicilio registrado para la sociedad, la duración, el capital, si cuenta o no con extranjeros, como serán utilizadas o manejadas las acciones y también como la asamblea se presentara para dar sus decisiones Unidad 7. Aspectos relevantes de las sociedades mercantiles. 7.1. Personalidad de las sociedades. La personalidad de las sociedades son: nombre, nacionalidad, domicilio, capacidad, patrimonio, y son dos las razones principales para justificarla. • Dotar de personalidad jurídica a un tercero financiado, controlado y vigilado por los socios, para encomendarle un fin común u objeto social. • Si es necesario crear un patrimonio autónomo, destinado a la realización del objeto social, pero que esté fuera del manejo de los socios 7.2. Consecuencias de la personalidad. El reconocer personalidad a un ente, conduce a atribuirle, capacidad, patrimonio, nombre, domicilio y nacionalidad; estas características corresponden en el caso de las sociedades a una personalidad ficticia, artificialmente creada por las leyes. 7.2.1. Capacidad jurídica. Las sociedades mercantiles pueden: Administrar sus bienes, solo en función de su objeto social. Ejercitar sus derechos en acciones de índole procesal (comparecer en procedimientos civiles, mercantiles, administrativos, fiscales y laborales) Realizar actos y celebrar todo tipo de contratos, relacionados con su objeto social. No pueden: Tener derechos de ciudadanía, y por ende deberes y derechos políticos Ser sujetos activos de delitos. 7.2.2 Patrimonio social. Es el conjunto de derechos, atributos, obligaciones y cargas, que

SOCIEDADES MERCANTILES constituyen una universalidad jurídica, y que son valuables en dinero, pertenecientes a una sociedad, o persona moral. Las sociedades solo pueden tener un patrimonio, aunque sean titulares de varias empresas, de modo que si hubiere deudas de cualquiera de las empresas, éstas se cubrirán con el patrimonio único de la sociedad. 7.2.2.1 Protección del patrimonio social. Existen algunos mecanismos de protección a los intereses de los socios, cuyas aportaciones forman el patrimonio social , o ”capital de riesgo”, para que este patrimonio no sufra detrimentos, que hagan peligrar la capacidad de pago, de la sociedad, así como la fuente de ingresos de las personas que ahí laboran. Los dos principales mecanismos para proteger el patrimonio social son: Principio de fidelidad al balance: Primero se restituye y se absorben las pérdidas de ejercicios anteriores, para después hacer el reparto de utilidades a los socios, previamente aprobado por la asamblea respectiva. Fondo de reserva: De las utilidades netas deben reservarse el 5% de éstas, cuyo importe deberá ser equivalente a la quinta parte del capital social (diferente del patrimonio social) 7.2.2.2 Protección del capital social El capital social es una cifra formada por las aportaciones de los socios, y configura el patrimonio mínimo de la sociedad. Las protecciones que se dan al capital social son: Dar a los acreedores la posibilidad de oponerse ala reducción del capital, en el plazo dispuesto por la ley y después de las tres publicaciones en un periódico oficial, o en su defecto ya formulada la oposición un juez ordenará el pago de los créditos. Las aportaciones de bienes al capital serán traslativas de dominio, para que en caso de riesgo de pérdida, éste será a cargo de la sociedad. El socio que aporte un crédito será responsable de la existencia y legitimidad del mismo, así como de la solvencia del deudor. Cuando un socio se retire, la sociedad podrá retener la parte del capital y las utilidades que le correspondan, hasta que se concluyan las operaciones pendientes al momento de la separación. 7.2.3 Nombre social. También Razón social: se da cuando figura el nombre completo o solo el apellido o los apellidos propios de algunos o alguno de los socios. Ejemplo: “García Pérez y Compañía” 7.2.4 Domicilio social. Las personas morales tienen su domicilio en el lugar donde se halle establecida su administración. En México basta con precisar el nombre de la población, que constituye el domicilio de la sociedad, para efectos de determinar la competencia judicial por razón del territorio, sin hacer mención de la calle o el número. 7.3. Relaciones de la sociedad y los socios (sustantiva y NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

adjetivalmente). Al otorgarse el contrato social se crea una amplia trama de relaciones sociedad-socios que plantean: Obligaciones: Son coactivamente exigibles, pero el afectado por el incumplimiento, puede optar por la rescisión del contrato con todas sus consecuencias Deberes: No son coactivamente exigibles y su incumplimiento solo acarrea la caducidad del derecho o derechos de quienes incumplan. 7.4. Los acreedores sociales frente a los socios (sustantiva y adjetivalmente). Recordando que las sociedades mercantiles tienen una personalidad distinta de la de sus socios, se pensaría lógicamente que los acreedores sociales carecen de todo derecho y acción en contra de los socios, pero en la práctica encontramos algunas salvedades: 1° Que los socios se constituyan personalmente garantes de alguna o varias deudas sociales. 2° En la sociedad colectiva y la comandita simple, todos los socios o socios comanditados respectivamente, responden de modo subsidiario, ilimitada y solidariamente de las obligaciones sociales. 3° En la sociedad de responsabilidad limitada, (cuando así quede establecido en sus estatutos), los socios tendrán obligación de hacer aportaciones suplementarias, que no podrán consistir en trabajo o servicios. 7.5. Los acreedores de los socios Las relaciones sociedad-socio, pueden repercutir en las establecidas entre dicho socio y los terceros, sean acreedores o deudores. Si los terceros son acreedores, éstos pueden hacer efectivos sus derechos sobre los créditos que el socio tenga en contra de la sociedad. Si los terceros son deudores, la sociedad puede llegar a exigir de ellos las sumas que adeuden al socio. En una sociedad de personas, el acreedor solo puede hacer efectivos sus derechos sobre las utilidades que corresponden al socio (según conste en los estados financieros) y cuando se disuelva la sociedad, sobre la porción que le corresponda en la liquidación, o sobre cualquier otro reembolso que se haga a favor del socio, también puede embargar la porción que le corresponda a su deudor en la liquidación. En una sociedad por acciones en donde el deudor (accionista) sea miembro, el acreedor puede embargar y hacer vender las acciones de su deudor. En ambos tipos de sociedades, el socio deudor puede pignorar, a favor del acreedor, sus derechos patrimoniales en contra de la sociedad respectiva, y además constituir prenda sobre los títulos accionarios respectivos. 7.5.1. El status de socio. Son los derechos y las obligaciones en conjunto las que dan el status de socio a una persona que forma parte de una sociedad mercantil.

SOCIEDADES MERCANTILES 7.6. Obligaciones de los socios. Sustancialmente, las obligaciones de los socios consisten en aportar los medios necesarios para la realización del fin común. Las aportaciones pueden ser de dos clases, que dan lugar a otras tantas de socios: aportaciones de industria, realizadas por los socios industriales y aportaciones de capital, por los socios capitalistas. La suma de las aportaciones del capital, estén o no realizadas, es lo que constituyen el capital social. La aportaciones de industria, por su propio carácter, no pueden computarse en el capital social. Aportaciones de industria.-Socio industrial lo es quien se obliga a prestar su propia actividad para la consecución del fin social; el objeto de la aportación viene a ser la fuerza del trabajo, la capacidad de socio. Aportaciones a capital.- No obstante la identidad esencial que tienen todas las aportaciones de capital, se pueden distinguir las aportaciones de dinero y las que tienen un objeto diverso, y dentro de estas habrán de considerarse, separadamente, las aportaciones de créditos. Código Civil Federal Artículo 2688.- Por el contrato de sociedad los socios se obligan mutuamente a combinar sus recursos o sus esfuerzos para la realización de un fin común, de carácter preponderantemente económico, pero que no constituya una especulación comercial. Artículo 2689.- La aportación de los socios puede consistir en una cantidad de dinero u otros bienes, o en su industria. La aportación de bienes implica la transmisión de su dominio a la sociedad, salvo que expresamente se pacte otra cosa. Otras obligaciones de los socios.- de la escritura constitutiva pueden resultar para los socios obligaciones diversas de la aportación. Por ley, (art. 35, 57 y 211) los socios colectivos y los comanditarios, tienen la obligación de no dedicarse a negocios similares a los de la sociedad. Artículo 35.Los socios, ni por cuenta propia, ni por ajena podrán dedicarse a negocios del mismo género de los que constituyen el objeto de la sociedad, ni formar parte de sociedades que los realicen, salvo con el consentimiento de los demás socios. En caso de contravención, la sociedad podrá excluir al infractor, privándolo de los beneficios que le correspondan en ella y exigirle el importe de los daños y perjuicios. Estos derechos se extinguirán en el plazo de tres meses contados desde el día en que la sociedad tenga conocimiento de la infracción. Artículo 57.- Son aplicables a la sociedad en comandita los artículos del 30 al 39, del 41 al 44 y del 46 al 50. Los artículos 26, 29, 40 y 45 sólo se aplicarán con referencia a los socios comanditados. Artículo 211.- Es aplicable a la sociedad en comandita por acciones lo dispuesto en los artículos 28, 29, 30, 53, 54 y 55; y en lo que se refiere solamente a los socios comanditados, lo prevenido en los artículos 26, 32, 35, 39 y 50. 7.7. Derechos de los socios. Participación en los beneficios. Principales patrimoniales. Obtención de una cuota de liquidación. Transmisión de la calidad de socio. Accesorios. Obtención del comprobante de su calidad de socios. Derechos De los socios * Aportación limitadas. * Participación en las asambleas. NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Administrativos. Nombramiento de administradores. Aprobación del balance. Consecución. Aprobación de las gestiones de los administradores. Vigilancia. Nombramiento de interventores. 7.8. Documento social. Contenido del documento social. Tipos de cláusulas. Artículos 6 a 8 de la Ley General de Sociedades Mercantiles. Artículo 6o.- La escritura constitutiva de una sociedad deberá contener: I.- Los nombres, nacionalidad y domicilio de las personas físicas o morales que constituyan la sociedad; II.- El objeto de la sociedad; III.- Su razón social o denominación; IV.- Su duración; V.- El importe del capital social; VI.- La expresión de lo que cada socio aporte en dinero o en otros bienes; el valor atribuido a éstos y el criterio seguido para su valorización. Cuando el capital sea variable, así se expresará indicándose el mínimo que se fije; VII.- El domicilio de la sociedad; VIII.- La manera conforme a la cual haya de administrarse la sociedad y las facultades de los administradores; IX.- El nombramiento de los administradores y la designación de los que han de llevar la firma social; X.- La manera de hacer la distribución de las utilidades y pérdidas entre los miembros de la sociedad; XI.- El importe del fondo de reserva; XII.- Los casos en que la sociedad haya de disolverse anticipadamente, y XIII.- Las bases para practicar la liquidación de la sociedad y el modo de proceder a la elección de los liquidadores, cuando no hayan sido designados anticipadamente. Todos los requisitos a que se refiere este artículo y las demás reglas que se establezcan en la escritura sobre organización y funcionamiento de la sociedad constituirán los estatutos de la misma. Artículo 7o.- Si el contrato social no se hubiere otorgado en escritura ante Notario, pero contuviere los requisitos que señalan las fracciones I a VII del artículo 6º, cualquiera persona que figure como socio podrá demandar en la vía sumaria el otorgamiento de la escritura correspondiente. En caso de que la escritura social no se presentare dentro del término de quince días a partir de su fecha, para su inscripción en el Registro Público de Comercio, cualquier socio podrá demandar en la vía sumaria dicho registro. Las personas que celebren operaciones a nombre de la sociedad, antes del registro de la escritura constitutiva, contraerán frente a terceros responsabilidad ilimitada y solidaria por dichas operaciones. Artículo 8o.- En caso de que se omitan los requisitos que señalan las fracciones VIII a XIII, inclusive, del artículo 6º, se aplicarán las disposiciones relativas de esta Ley. Se le llama escritura constitutiva, al documento notarial otorgado al constituirse la sociedad en la cual el fedatario hace constar la voluntad de los socios, los estatutos sociales, son las cláusulas con arreglo a las cuales funcionarán la sociedad y sus órganos. 7.8.1. Cláusulas esenciales de la escritura social. Como en todo contrato, el de sociedad precisa de cláusulas esenciales, ya que la ley no las presume y sin ellas sería inexistente o nulo, por lo que su omisión estatutaria impediría el funcionamiento de la sociedad.

SOCIEDADES MERCANTILES Las cláusulas esenciales de la escritura social son: Nombre, nacionalidad y domicilio de los socios otorgantes de la escritura constitutiva Objeto social Duración Importe del capital social. Mención detallada de las aportaciones al capital social y la indicación de si es fijo o variable. 7.8.2. Cláusulas para ampliar la capacidad social. La decisión de ampliar o modificar el objeto social, precisará solamente de una modificación en la cláusula respectiva, ya que en la práctica se cree que el hecho de describir una serie de actividades propias del giro en cuestión, equivale a ampliar la capacidad social, evidentemente estas cláusulas son ociosas ya que NO incrementan la capacidad social. 7.8.3. Cláusulas naturales. Son cláusulas de inserción no forzosa, porque la LGSM, suple su ausencia. El número, facultades y nombramiento de los administradores, pues tales supuestos podrán ser acordados en todo momento por la asamblea. La forma de distribuir las utilidades o pérdidas, que también serán acordadas por el órgano supremo. El importe del Fondo de reserva, cuyo monto mínimo redetermina en el artículo 20 La disolución anticipada de la sociedad, pues los supuestos genéricos están previstos por el artículo. 229. El procedimiento de liquidación, que ante el silencio estatutario se ajustará al acuerdo de la junta o asamblea, o bien a las previsiones de los artículos 234 y 249. 7.8.4. Cláusulas accidentales. Son todas aquellas que sin atentar contra ninguna disposición legal, se ajustan a las necesidades de la sociedad y de los socios. Algunos ejemplos son: Admisión de socios extranjeros Limitación de la tenencia accionaria. Diversas series de acciones con derechos y obligaciones diferentes Restricciones a la libre transmisibilidad de las acciones. Unidad 8. Sociedades inexistentes, de hecho e irregulares 8.1. Concepto de cada una de ellas. Se les llama así por razón de que, constituidas o no ante notario o corredor público, no se inscriben en el Registro Público de Comercio y, por tanto, stricto sensu carecen de personalidad jurídica. Sin embargo, en protección de los intereses de terceros y a un de los socios no culpables de la irregularidad, nuestra ley las sujeta a un régimen

NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

especial 8.2. Diferencias Sociedades inexistentes: si hay incumplimiento de condiciones en cuanto al consentimiento. Sociedad de hecho: si hay vicios en la voluntad. Sociedad irregular: En el sentido amplio será irregular toda sociedad que no esté constituida conforme a los requisitos que establece la ley; pero la misma, pero la misma ley establece un concepto especial de irregularidad: serán legalmente irregulares las sociedades que no estén inscritas en el Registro Público de Comercio, consten o no en escritura pública. 8.3. Responsabilidades. Responsabilidad de los representantes y de los socios de una sociedad irregular. Las sociedades mercantiles irregulares están sujetas a un régimen distinto al de las regulares. Esto es, la irregularidad de las sociedades mercantiles produce ciertos efectos especiales que a continuación se examinan: 1. Responsabilidad de los representantes. Los representantes de las sociedades mercantiles, como regla general, no quedan obligados por los actos que realizan en nombre de sus representadas. En cambio, tratándose de los representantes de sociedades irregulares, éstos responden solidaria e ilimitadamente, aunque de modo subsidiario, frente a terceros, del cumplimiento de los actos jurídicos que realicen con tal carácter, sin perjuicio de la responsabilidad penal en que hubieren incurrido, cuando los terceros resultaren perjudicados. Además, los representantes de las sociedades irregulares son responsables de los daños y perjuicios que la irregularidad hubiere ocasionado a los socios no culpables de ella (art. 2º de la Ley General de Sociedades Mercantiles) 2. La responsabilidad de los socios es subsidiaria respecto de las deudas de la sociedad. Asimismo si no se establece otra cosa la gestión y gobierno corresponde a todos los socios por igual. 8.4. Tratamiento legal. Sin embargo, nuestra ley reconoce personalidad jurídica a estas sociedades, con todas sus consecuencias, una vez que se exterioricen como tales frente a terceros (artículo. 2º, tercer párrafo) En cuanto a las relaciones internas, se rigen por sus estatutos y, si no los hubiere, por las disposiciones generales y las especiales de la propia LGSM, según el tipo social adoptado (artículo. 2º, cuarto párrafo). 8.5. Efectos y consecuencias de cada una de ellas. Efectos de la irregularidad. Las sociedades mercantiles irregulares están sujetas a un régimen distinto al de las regulares. Esto es, la irregularidad de las sociedades mercantiles produce ciertos efectos especiales que a continuación se examinan: 1. Responsabilidad de los representantes. Los representantes de las sociedades mercantiles, como regla general, no quedan obligados por los actos que realizan en nombre de sus representadas. En cambio, tratándose de los representantes de

SOCIEDADES MERCANTILES sociedades irregulares, éstos responden solidaria e ilimitadamente, aunque de modo subsidiario, frente a terceros, del cumplimiento de los actos jurídicos que realicen con tal carácter, sin perjuicio de la responsabilidad penal en que hubieren incurrido, cuando los terceros resultaren perjudicados. Además, los representantes de las sociedades irregulares son responsables de los daños y perjuicios que la irregularidad hubiere ocasionado a los socios no culpables de ella (art. 2º de la Ley General de Sociedades Mercantiles); 2. Efectos en relación a terceros. El contrato de sociedad no inscrito no puede oponerse ni causar perjuicio a terceros de buena fe, los cuales si podrán aprovecharlo en los que les fuere favorable (art. 26 del Código de Comercio); 3. Efectos en materia de quiebra. El artículo 4º de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos dispone que las sociedades irregulares podrán ser declaradas en quiebra. Así en efecto, el citado artículo establece que la quiebra de la sociedad irregular provocará la de los socios ilimitadamente responsables y la de aquellos contra los que se pruebe que sin fundamento objetivo se tenían por limitadamente responsables. Además, la irregularidad de las sociedades impide que puedan acogerse a los beneficios de la suspensión de pagos (arts. 396, frac. VI, y 397 de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos) y terminar su quiebra por medio de convenio con los acreedores (art. 301de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos); 4. Efectos entre los socios. La falta de inscripción del contrato social no afecta las relaciones de los socios entre sí. Es decir, el contrato social, aunque no sea inscrito, produce todos sus efectos entre los socios y los obliga recíprocamente. 5. Las sociedades anónimas irregulares no podrán emitir bonos u obligaciones. Unidad 9. Sociedades ilícitas. 9.1. Concepto. Definición de sociedad ilícita. La única excepción que establece la ley de sociedades mercantiles al efecto sanatorio de la inscripción en el registro es la relativa a la sociedad de fin ilícito, la nulidad de la cual puede ser declarada en cualquier tiempo, a petición del ministerio público o de cualquier otra persona (art. 3). Una vez declarada la nulidad, la sociedad será puesta en liquidación, y una vez pagadas las deudas sociales, incluso la responsabilidad civil, el remanente será entregado a la beneficencia pública 9.2. Ilicitud por su objeto. La ilicitud de una sociedad por su objeto radica en que éste contravenga la ley se oponga a la moral o sea prohibido. Cosa ilícita es la que no puede ser objeto del comercio jurídico por contravenir la ley oponerse a la moral o contradecir el tenor de un contrato u obligación. Acción o hecho prohibido. Infracción de orden. Joaquín Garrigues señala que el objeto de la sociedad es ilícito cuando es contrario a la ley y es posible que la ilicitud afecte al objeto social tal como ha sido declarado (ilicitud manifiesta) lo más frecuente es la ilicitud encubierta que se produce NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

cuando el objeto declarado es licito pero la actividades verdaderas son ilícitas. 9.3. Ilicitud por sus actividades. Lo más frecuente es la ilicitud encubierta o enmascarada que se produce cuando el objeto declarado es lícito, pero las actividades verdaderas de la sociedad son ilícitas. Por ilicitud debemos entender de conformidad con el artículo 1830 del Código Civil Federal el hecho que es contrario a las leyes de orden público o a las buenas costumbres. 9.3.1 Consecuencias. Consecuencias de la ilicitud. Consecuencias Cuando una sociedad tiene un fin ilícito procederá su nulidad en cualquier tiempo a petición del ministerio público federal (ya que se trata de leyes mercantiles que de acuerdo con la fracción X del art.73 Const. Para legislar en toda la república sobre comercio o de cualquier otra persona. Al declararse la nulidad la sociedad será inmediatamente liquidada y una vez pagadas las deudas sociales y la responsabilidad civil o penal que resulte el capital sobrante será la para la beneficencia pública de la localidad en la que la sociedad haya tenido su domicilio. Su liquidación se limitará a la realización del activo social para el pago de las deudas sociales. Unidad 10. Sociedad anónima. Es una sociedad mercantil, de estructura colectiva capitalista, con denominación, de capital fundacional, dividido en acciones, cuyos socios tienen su responsabilidad limitada al importe de sus aportaciones. 10.1. Concepto. Definición legal de Sociedad Anónima. Ley sociedades mercantiles. Art. 87: Sociedad anónima es la que existe bajo una denominación y se compone exclusivamente de socios cuya obligación se limita al pago de sus acciones. 10.2. Escritura constitutiva 1 El contrato social se forma con las estipulaciones de los socios, relativas a la razón o denominación social, al objeto de la sociedad, a la duración y domicilio de ésta, a las aportaciones de los socios y, consecuentemente, al importe del capital social 2 Los estatutos sociales son las reglas de organización, funcionamiento, disolución y liquidación de la sociedad; reglas que son connaturales a todo negocio social y que si se omiten, dan lugar a que se apliquen supletoriamente las disposiciones relativas de la ley 3 Como consecuencia de lo expuesto en el punto anterior, la escritura constitutiva es perfecta aun cuando se omitan en ella los estatutos 4 En el contrato social se puede confiar a las juntas o asambleas extraordinarias de socios la determinación del contenido de los estatutos sociales, en cuyo supuesto no se estaría reformando la escritura constitutiva, por cuanto no formarían parte de ella. 5 Al no modificarse la escritura constitutiva, no se requiere permiso de la Secretaría de Relaciones Exteriores; pero sí la autorización notarial para

SOCIEDADES MERCANTILES inscribir el acta de la junta o asamblea que acuerde el contenido de los estatutos o sus reformas, en el Registro Público de Comercio 6 .La escritura constitutiva es el instrumento público notarial que contiene el contrato social y, en su caso, Los estatutos que rigen la organización, funcionamiento, disolución y liquidación de la sociedad 7 En el artículo 21, frac V, del Código de Comercio, se habla impropiamente de inscribir en el Registro Público de Comercio la escritura constitutiva de la sociedad y sus reformas, toda vez que los instrumentos registrables son el primer testimonio de la escritura constitutiva de la sociedad y los subsiguientes testimonios que contengan las reformas a la misma. 10.3. Sociedad mercantil capitalista. Su capital social. El capital social se forma con la suma de las aportaciones, en numerario y otros bienes, que realizan los socios. La declaración del importe del capital social no es un requisito esencial del contrato de sociedad, pues su omisión puede suplirse fácilmente mediante una simple suma aritmética del importe de las aportaciones que hayan hecho los socios. Según se hizo notar en otro lugar, no deben confundirse los conceptos capital social y patrimonio. El capital social, como queda dicho, es la suma de las aportaciones de los socios; el patrimonio es la suma de los valores de contenido económico de que es titular la sociedad. Los conceptos de capital social y patrimonio solo coinciden al momento de la fundación de la sociedad puesto que, una vez iniciadas las operaciones, el patrimonio puede sufrir incrementos o deméritos. En la determinación del importe del capital social no se computan los servicios que aportan los socios industriales porque no son susceptibles de valuación económica. El concepto de capital social tiene diversas connotaciones, según sea su función, de modo que se habla de: capital inicial o fundacional, capital suscrito, capital pagado o exhibido, capital mínimo fijo, capital variable, capital máximo y capital autorizado. 1 Capital inicial o fundacional Es el mínimo exigido por la ley para la constitución de las sociedades de responsabilidad limitada, anónima y comandita por acciones, al que nos hemos referido en párrafos anteriores 2 Capital suscrito Es la suma de las aportaciones que los socios se han comprometido a hacer a la sociedad 3 Capital pagado o exhibido Es la suma de las aportaciones efectivamente hechas a la sociedad por los socios; suma que, en la sociedad de responsabilidad limitada afo debe ser, por lo menos, de cincuenta por ciento del valor de cada parte social (artículo 62) y en la anónima de veinte por ciento de cada acción pagadera en efectivo o de cien por ciento de cada acción que haya de pagarse, en todo o en parte, con bienes distintos del numerario (artículo 89, fracs III y IV) 4 Capital mínimo fijo Es aquel respecto del cual, en las sociedades de capital variable, los socios no tienen derecho de retiro (artículo 6o, frac NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

VI, segundo párr) y cuyo monto no podrá ser inferior a tres mil pesos, para la sociedad de responsabilidad limitada; a cincuenta mil pesos para la anónima y la comandita por acciones y la quinta parte del capital social inicial para la colectiva y la comandita simple (artículo 217) 5 Capital variable Al contrario del anterior, es la parte del capital social respecto de la cual los socios tienen derecho de retiro (artículo 220) 6 Capital máximo Es la suma de los capitales mínimo y variable y al que la ley (artículo 217) llama erróneamente capital autorizado 7 Capital autorizado Es el capital máximo de las sociedades de capital fijo que emiten acciones de tesorería. Como antes se indica, no debe ser confundido con el capital máximo. Nos referiremos a ambos conceptos al estudiar con detalle las sociedades de capital variable. 10.3.1. Las acciones como títulos representativos del capital social. El capital social es la suma de las aportaciones de los socios. Pues bien, conforme a los arts 111 y 112, LGSM, el capital social se divide en títulos nominativos de igual valor, los, cuales sirven para acreditar y transmitir la calidad y los derechos de socio, y reciben el nombre de acciones. Por consiguiente, la acción es una parte fraccionaria del capital social que expresa en dinero el monto de las aportaciones de los socios, aun cuando las prestaciones sean de no numerario.' Asimismo, dado que el capital social forma parte del patrimonio, la acción, además de expresar una fracción de aquel, también expresa una fracción del patrimonio, circunstancia que nos permite atribuirle dos valores: el nominal o abstracto, que es el que resulta de dividir el importe total del capital social entre el número de acciones y el real o concreto, también llamado valor contable o patrimonial, que resulta de dividir el monto total del patrimonio social entre el número de acciones. Conforme a algunos sistemas legales, el capital social no está divido en acciones, sino en cuotas que expresan una parte de aquel de forma fraccionaria, ya sea decimal (un décimo, un centésimo), ya cardinal, (un doceavo) o simplemente fraccionaria (un cuarto, un medio). La principal distinción que se ha establecido entre acción y cuota estriba en que la primera siempre expresa una parte alícuota del capital social, en tanto que la segunda puede llegar a expresar una parte alicuanta del mismo.'' es decir, que la cuota no forzosa o necesariamente tiene que representar una parte alícuota. 10.3.2. Otros títulos de créditos análogos o relacionados. 10.3.3 Aumentos y reducciones de capital. Procedimientos para AUMENTAR el capital social: Los aumentos de capital social suponen una modificación a la escritura constitutiva, excepto en el caso de las sociedades que hayan adoptado el régimen de capital variable. En consecuencia, todo aumento del capital social, ya sea real o nominal, debe ser decretado por la asamblea general extraordinaria de accionistas, según previene el artículo 182,

SOCIEDADES MERCANTILES frac lll, LGSM. La circunstancia de que los aumentos deban ser acordados por la asamblea extraordinaria constituye, como dejamos dicho, una garantía indirecta de los derechos de los accionistas puesto que éstos pueden oponerse a las resoluciones de la asamblea cuando consideren lesionados sus intereses por infracción al contrato social o a la ley (artículo 201, LGSM). Ahora bien, la instrumentación de los aumentos de capital social puede realizarse Emitiendo nuevas acciones, o Aumentando el valor nominal de las mismas, Emisión de nuevas acciones La emisión de nuevas acciones es la forma más común de verificar los aumentos reales de capital provenientes De nuevas aportaciones de los socios o de terceros De la conversión de pasivos y de obligaciones en acciones, o sea, de capitalizaciones de pasivos De la capitalización de utilidades y reservas legales o voluntarias ch) De la capitalización de otras partidas del patrimonio, tales como reservas de valuación o revaluación, y De fusión de la sociedad. La emisión de nuevas acciones no siempre implica un aumento del capital social. Tal cosa sucede cuando se cancelan una o varias series de ellas que se encuentran en circulación para canjearlas por títulos de una nueva emisión que contengan actualizados los datos que según el artículo 125 deben expresar, o bien cuando se emiten acciones de goce en los términos de los arts 136 y 182, írac IX, LGSM, supuesto del que más adelante nos ocuparemos. Aumento del valor nominal de las acciones Este procedimiento es poco utilizado en la práctica por las dificultades que en nuestro medio conlleva determinar el llamado valor fiscal de las acciones; pero no está prohibido por la ley. El aumento del valor nominal de las acciones, solo puede realizarse cuando el incremento del capital social provenga De nuevas aportaciones de los socios De la conversión de pasivos a favor de los accionistas, y De la capitalización de las diversas partidas que forman el patrimonio social. REDUCCIONES Las reducciones del capital social, lo mismo que sus aumentos, pueden ser reales o nominales. La reducción es real cuando, por consecuencia de ella, se disminuye el patrimonio social, y es nominal cuando sólo se reduce la cifra del capital social, pero no el monto del patrimonio. Reducciones reales del capital social Las reducciones reales del capital social obedecen fundamentalmente a cuatro causas NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

A la sobrecapitalización de la sociedad A la separación de los socios A la adquisición por la sociedad de sus propias acciones, y d) Al retiro parcial o total de las aportaciones, cuando la sociedad haya adoptado la modalidad de capital variable. Reducciones por exceso del capital social Las reducciones por sobrecapitalización suponen que al constituir la sociedad o al incrementar posteriormente el capital social se realizó un mal cálculo acerca de las necesidades financieras de la empresa, o bien que las aportaciones en especie que hubieren hecho los accionistas se estimaron por debajo de su valor real. En ambas hipótesis, la disminución del capital social conlleva reembolsar a los accionistas total o parcialmente sus aportaciones. Reducciones por separación de los socios El artículo 206, LGSM concede a los socios el derecho de separación cuando la asamblea extraordinaria de accionistas resuelva el cambio de objeto o de nacionalidad de la sociedad o su transformación en otra especie de sociedad. En este supuesto, dicho precepto previene que si el accionista llegara a separarse tendrá derecho a que se le reembolse el importe de sus acciones en proporción al activo social, según el último balance aprobado, siempre que lo solicite dentro de los quince días siguientes a la clausura de la asamblea que haya tomado dichas resoluciones. 10.4. Formas de constitución. Se pueden constituir por cualquiera de los dos procedimientos establecidos en la ley regulatoria, siendo la única que puede constituirse de forma pública o sucesiva: Instantáneo o simultáneo: los socios con proyecto ya establecido acuden ante el notario o corredor público a realizar el acto de constitución y en él se destaca el hecho de que el capital social se integra con la aportación de los socios comparecientes y no necesita de participación del público (artículo 5 de la LGSM). • Pública o sucesiva: para la integración del capital social se requiere atraer socios o inversionistas que se sumen al proyecto de los fundadores aportando su participación pecuniaria de modo que vayan suscribiendo paulatinamente su adhesión mediante el pago de sus aportaciones (artículo 92-102 de la LGSM). • 59. Explique brevemente la constitución por suscripción pública. Pública o sucesiva: para la integración del capital social se requiere atraer socios o inversionistas que se sumen al proyecto de los fundadores aportando su participación pecuniaria de modo que vayan suscribiendo paulatinamente su adhesión mediante el pago de sus aportaciones (artículo 92-102 de la LGSM). 10.5. Suscripción por comparecencia ante notario público. En el contexto de la LGSM el verbo suscribir o subscribir, cuyas dos formas son correctas, se utiliza en la acepción que significa: "obligarse

SOCIEDADES MERCANTILES uno a contribuir con otros al pago de una cantidad". Ahora bien, conforme a lo previsto en el artículo 89, frac II, LGSM, el capital social fundacional debe estar íntegramente subscrito; lo cual significa que, al momento de la constitución de la sociedad, los accionistas deben quedar obligados a exhibir el importe de las aportaciones que hubieren ofrecido, aunque el pago no sea total en ese momento. La razón de la exigencia legal de que el capital social sea íntegramente subscrito es fácil de comprender: si los socios no se obligaran a realizar aportación alguna es obvio que el contrato social no llegaría a cobrar vida jurídica por falta de objeto. Un notable caso de excepción al subprincipio de suscripción del capital lo constituyen las llamadas acciones de tesorería que pueden crear las sociedades anónimas de capital variable, a las cuales nos referiremos más adelante. 10.6. Suscripción pública.

10.7. Los órganos de la sociedad anónima. Composición, responsabilidades, facultades y obligaciones. Obligaciones: La única obligación que tienen los socios es la de cubrir, al ente social, el monto de su aportación en el plazo convenido. En caso de falta, la sociedad podrá reclamarla judicialmente, o incluso venderla. Derechos: Los derechos de los socios se pueden clasificar de la siguiente forma: Patrimoniales: consiste en que los socios participen de las utilidades que las sociedades obtengan anualmente, proporcionalmente al monto de su aportación. Y de participar también en la cuota final de liquidación. • Corporativos: destacan desde luego el derecho que tienen los socios de participar en las deliberaciones de la sociedad mediante el voto, de manera proporcional a su participación accionaria, también se puede considerar el derecho que tienen los socios de ocupar cargos en la administración o vigilancia de la sociedad. • 10.7.1. Órgano supremo. Asambleas de accionistas. La Ley General de Sociedades Mercantiles, en su artículo 178, enuncia que la, asamblea general de accionistas es el órgano supremo de la sociedad y que podrá acordar y ratificar todos los actos y operaciones de ésta, y sus resoluciones serán cumplidas por la persona que ella misma designe, o a falta de designación, por el administrador o por el consejo de administración. La declaración legal de que la asamblea es el órgano supremo de la sociedad, debe interpretarse en el sentido de que, jerárquicamente, goza de mayores atribuciones que los demás órganos sociales, es decir, que sus resoluciones pueden convalidar o dejar sin efectos las resoluciones de los otros órganos sociales (administradores, gerentes y comisarios) y no en el sentido de que es un órgano omnímodo, pues sus facultades encuentran su límite en los derechos-inderogables de los

NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

socios y de terceros, así como en las disposiciones de orden público y las buenas costumbres. En lo que concierne a la afirmación de que la asamblea está facultada para acordar y ratificar todos los actos y operaciones de la sociedad, también debe entenderse que tal atribución se encuentra enmarcada dentro de los mismos límites que hemos señalado; esto es, que solo puede ejercerse cuando no se afecten el orden público y las buenas costumbres, o los derechos de los socios y de terceros. Por lo que se refiere a la ejecución de las resoluciones o acuerdos de la asamblea, tal función debe realizarse por conducto de delegados que, en ciertas circunstancias, actúan como representantes de la sociedad, y no de la asamblea, habida cuenta de que ésta carece de personalidad jurídica. La obligación impuesta al administrador único o al consejo de administración de ejecutar las resoluciones de las asambleas, cuando no se hubieren designado delegados, es concomitante de la obligación que les impone el artículo 158, frac IV, de cumplir con exactitud los acuerdos en cuestión. En este supuesto, los administradores actúan en calidad de delegados ex oficio de la asamblea y, si el caso lo amerita, como representantes de la sociedad. Aunque la ley no nos dice expresamente la manera en que deben ejecutar los acuerdos de asamblea el o los administradores, es lógico inferir que, cuando sean dos o más, a su vez, pueden hacerlo por conducto de delegados, según previene el artículo 148, LOSM. Por ejemplo, si la asamblea decreta un aumento de capital social y no designa delegados para realizar la correspondiente expedición de los títulos de las acciones, nada obsta para que el consejo de administración confíe a uno o varios de sus miembros la expedición y suscripción de los títulos. Naturaleza. Órgano transitorio La asamblea de accionistas, ya sea general o especial, ordinaria o extraordinaria, es un órgano transitorio de la sociedad puesto que su funcionamiento no es permanente, como en el caso de los administradores. La función específica del órgano transitorio que denominamos asamblea es la de que cada accionista declare su voluntad para que, sumada a la voluntad de todos o de la mayoría de los demás socios, se forme la llamada voluntad colectiva de la sociedad. Definición Conceptualmente, el término asamblea evoca dos ideas; la de un grupo de personas reunidas transitoriamente con un fin determinado y la de que la reunión fue convocada. Por consiguiente, en el contexto del asunto que estamos tratando y conforme a lo que acabamos de exponer, se puede decir que la asamblea es el conjunto de accionistas legalmente convocados y transitoriamente reunidos para formar y expresar la llamada voluntad colectiva de la sociedad, en la resolución

SOCIEDADES MERCANTILES de los asuntos que les tiene encomendados la ley o el contrato social. 10.7.2. Órgano representativo. La Ley General de Sociedades Mercantiles establece en su artículo 142 que la administración de la sociedad puede ser encargada a un órgano unitario, es decir, a una sola persona, la que recibe el nombre de administrador o administrador único, o bien, a un órgano colegiado, denominado consejo de administración, el cual se integra con dos o más personas llamadas consejeros. La generalidad de la doctrina caracteriza al administrador o al consejo de administración como el órgano permanente de gestión de los negocios sociales y de representación de la sociedad; sin embargo, consideramos conveniente hacer notar que dicha caracterización no es del todo exacta porque confunde en un solo concepto las funciones de los dos posibles órganos de administración, administrador único o consejo, con la forma de ejercerlas. Por tal motivo, con el propósito de intentar una caracterización más adecuada del órgano de administración de la sociedad, a continuación analizaremos por separado la naturaleza de dichas funciones y la forma de ejercerlas. Función de gestión de los negocios sociales La función de gestión de los negocios sociales, o sea, la de administración stricto sensu, comprende las facultades de decidir y de ordenar la ejecución de las actividades que constituyen el objeto social. Esta función atiende a la vida interna de la sociedad por lo que, en principio, no afecta a la esfera jurídica de terceros por más que éstos puedan eventualmente conocer el alcance y contenido de ella. La función de gestión de los negocios sociales es ejercida de forma permanente e individual por el administrador único y de forma transitoria y colegiada por el consejo, según se infiere de la lógica, en el primer caso, y de lo dispuesto por el artículo 143, párr final, en el segundo. La gestión de los negocios sociales es privativa de los administradores y solo puede ser limitadamente delegada en gerentes, en los casos y circunstancias previstos por la Ley (arts 144 y 145, LGSM). Función de representación La función de representación, es decir, la facultad de obrar en nombre e interés de la sociedad, atiende a la vida externa de la compañía y, en consecuencia, incide en la esfera jurídica de los terceros a quienes está destinada. Es incuestionable que cuando la administración está confiada a un administrador único, a éste compete la función de usar la firma social. Pero, cuando el órgano encargado de la administración es un consejo, la Ley General de Sociedades Mercantiles nos ofrece dos soluciones para determinar a quién corresponde el ejercicio de la facultad de representación 1 La que establece que la firma social pertenece a él o los consejeros designados en la escritura constitutiva (artículo 6o, frac IX), y NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

2 La que estatuye que la representación corresponde a un consejero delegado nombrado al efecto por el consejo o, a falta de designación especial, al presidente del propio consejo (artículo 148, LGSM). Desde luego, esta última solución presupone que no se hizo nombramiento alguno en la escritura constitutiva, o que él o los consejeros designados para llevar la firma social han cesado en sus funciones, por cuanto los administradores no pueden contravenir las decisiones de los accionistas. Así, pues, de las disposiciones transcritas se infiere que no todos los administradores son representantes, ya que tal facultad sólo puede ser ejercida por quienes estén autorizados, por la escritura constitutiva, por el consejo o por la ley para llevar la firma social, bien entendido que los consejeros, en todo caso, deben proceder en ejecución de acuerdos previamente tomados por el consejo. Respecto a esta última cuestión, Rodríguez2 opina que quien usa de la firma de la sociedad [sin mediar previo acuerdo del consejo obliga a ésta, puesto que los acuerdos internos de la sociedad no podrán oponerse a terceros. Disentimos de esta opinión por la sencilla razón de que, conforme a lo dispuesto por el artículo 21, CCDF, los terceros no pueden alegar que desconocen la Ley, es decir, las reglas generales de la representación y las de validez de los acuerdos del consejo contenidas en el artículo 143, LGSM. Para concluir, debe notarse que la facultad de representación no es exclusiva de los administradores porque, por disposición legal, estos pueden delegarla limitadamente en otros órganos secúndanos de la administración gerentes generales y especies, a cuyas atribuciones oportunamente nos referiremos (artículo. 145) 10.7.3. Órgano de control. La escasa participación de los socios en la administración de los negocios sociales o, ¿por qué no decirlo?, su ignorancia en el complejo arte del comercio y en la no menos complicada interpretación de los estados financieros, ha motivado que nuestro legislador reconozca la necesidad de crear un órgano encargado de vigilar la gestión de los negocios sociales encomendada a los administradores, al cual aplicó el nombre de comisario. Pues bien, conforme a lo previsto en el artículo 164 de la Ley General de Sociedades Mercantiles La vigilancia de la sociedad anónima estará a cargo de uno o varios comisarios, temporales y revocables, quienes pueden ser socios o personas extrañas a la sociedad. El concepto de comisario enunciado en el precepto legal citado no comprende todas las notas características de este órgano, como su permanencia, su independencia de los órganos de administración y la de su actuación individual, no colegiada. Por tal circunstancia, para lograr una mejor comprensión del concepto comisario, el cual reúna las

SOCIEDADES MERCANTILES diversas notas que la Ley le atribuye a este órgano, nos atrevemos a proponer la siguiente definición Los comisarios son los órganos integrados por socios o personas extrañas a la sociedad, necesarios, permanentes, temporales y revocables, encargados de vigilar la gestión de los negocios sociales, con independencia de los administradores, en interés de los socios y de la sociedad, frente a los cuales responden individualmente. Notas características del órgano de vigilancia constituido por los comisarios. Con arreglo a la definición propuesta, a continuación analizaremos todas y cada una de las notas características que la LGSM confiere a los comisarios. Organo de vigilancia necesario En algunos sistemas jurídicos se atribuye a los comisarios una doble función: la de vigilancia y la de control. La función de vigilancia, como veremos más adelante, es ejercida por los comisarios, de muy diversas maneras; la de control, generalmente, se ejerce mediante el veto de las resoluciones tomadas por los administradores o bien, por medio del ejercicio del derecho de voto privilegiado en las juntas del consejo de administración. Nuestro legislador confía a los comisarios únicamente la función de vigilancia, puesto que, de forma indirecta, les impone la prohibición de inmisión en la gestión de los negocios sociales y en ningún caso les concede el derecho de vetar los acuerdos del consejo. Contra de lo que comúnmente se cree, la función de vigilancia no se concreta solo al examen de los estados financieros y libros de la sociedad, sino que comprende la de vigilar ilimitadamente las operaciones sociales; esto es, la de exigir a los administradores información referente a los aspectos financieros, económicos, jurídicos, etc, de las operaciones aprobadas por éstos (artículo 166, frac IX). La nota de órgano necesario resulta del carácter imperativo del artículo 164, LGSM, que, a diferencia de lo que ocurre con las otras sociedades mercantiles reguladas por la Ley. no deja a criterio de los socios su integración (arts 47, 57"y 84, LGSM). Socios o personas extrañas a la sociedad La circunstancia de que los comisarios puedan ser personas extrañas a la sociedad no dimana de la naturaleza intuitu pecuniae de la anónima, sino de la necesidad de confiar a alguien, versado en el arte del comercio y de la interpretación y análisis de los estados financieros, el cuidado de las operaciones de la sociedad, en especial cuando los accionistas no son peritos en tales menesteres. 10.8. Asamblea de accionistas. Tipos de asambleas. Competencia, periodicidad, quórum legal de asistencia y quórum legal de votación. Las asambleas se distinguen en primer lugar, en generales y especiales, según que tengan derecho a concurrir, todos o sólo una categoría de acciones. NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Las asambleas generales pueden ser a su vez, ordinarias art.180 y 181 y extraordinarias art. 182, y la asamblea constitutiva, en la constitución sucesiva art 100 y 101. Especiales son las constituidas por una o varias categoria de acciones, cuando el contrato social prevea la existencia de éstas. Por otra parte cuando concurran todas las acciones con derecho a voto y estén presentes hasta el momento de la votación, se habla, como en el derecho Italiano de asamblea totalitaria art. 188, que no requiere unanimidad de votos sino sólo que todas las acciones con derecho de voto estén presentes hasta el momento de la votación. El principio de unanimidad, no es propio en las SA modernas en las que en cambio rige el principio de la mayoría, que permite un acuerdo eficaz y que los acuerdos vinculen tanto a la mayoría como a la minoría o sea a los disidentes, como a los socios que se abstengan o que no concurran art 200. Una misma asamblea general o especial puede tener el carácter de mixta. En este caso, para su constitución se exigirá el quórum de asistencia mayor de las asambleas extraordinarias (75% o 50% según se trate de primera o de segunda convocatoria del capital social con derecho a voto, arts. 190 y 191 párrafos segundo); y el quórum de votación será la mayoría de los votos presentes, si el acuerdo es propio de las asambleas extraordinarias. La asamblea totalitaria, por último, puede indiferentemente tratar de los asuntos de la extraordinaria (art. 182), o de la ordinaria, 24 inclusive los de la asamblea ordinaria anual (art.181), dado que todas las acciones representativas del capital social deben estar presentes. En relación con las asambleas extraordinarias el art. 182 fr. XI preceptúa que cualquiera modificación del contrato social es competencia de ellas, y la mayor parte de las fracciones anteriores siempre implican estatutarias; respecto a otras fracciones (VII, VIII y IX), aunque es posible que no modifiquen los estatutos, o que no los modifiquen siempre, también corresponden a la extraordinaria exclusivamente. En cuanto a la asamblea constitutiva, su competencia la indica el art. 100; se trata, como dice Soprano, no de un órgano de la sociedad ya formada sino de una reunión preparatoria a la constitución del organismo social”, o como bien dice Rodríguez Rodríguez “no puede hablarse de la junta general de accionistas…. porque más bien se trata de una reunión de suscriptores, que justamente en la asamblea van a adquirir la calidad de socios” (V. Infra 6 in fine), en que, como consecuencia de este principio, se otorga el derecho de voto no a la acción sino al socio, lo que nosotros rechazamos.” De la asamblea ordinaria, su competencia se da por exclusión de la que corresponde a la extraordinaria (y a la constitutiva): todo lo que no sea propio de éstas y que no quepa en el art. 182 corresponde a las ordinarias, entre las que sobresale y se distingue la ordinaria anual a que se refiere el art. 181. La asamblea totalitaria puede conocer de cualquier asunto de las extraordinarias o de las ordinarias, inclusive la ordinaria anual, puesto que la totalidad de las acciones representativas del capital social con derecho a deben estar presentes. En fin las asambleas, las asambleas

SOCIEDADES MERCANTILES especiales, deberán conocer y resolver de “cualquiera proposición que pueda perjudicar los derechos” de la categoría de acciones que la integren (acciones de voto limitado, preferentes sin limitación de votos, o acciones privilegiadas, V. Supra XXIX.12)29 62. Impugnación de las asambleas (artículos 200 a 206 de la LGSM). LGSM Artículo 200.- Las resoluciones legalmente adoptadas por las Asambleas de Accionistas son obligatorias aun para los ausentes o disidentes, salvo el derecho de oposición en los términos de esta Ley. Artículo 201.- Los accionistas que representen el treinta y tres por ciento del capital social podrán oponerse judicialmente a las resoluciones de las Asambleas Generales, siempre que se satisfagan los siguientes requisitos: I.- Que la demanda se presente dentro de los quince días siguientes a la fecha de clausura de la Asamblea; II.- Que los reclamantes no hayan concurrido a la Asamblea o hayan dado su voto en contra de la resolución, y III.- Que la demanda señale la cláusula del contrato social o el precepto legal infringido y el concepto de violación. No podrá formularse oposición judicial contra las resoluciones relativas a la responsabilidad de los dministradores o de los Comisarios. Artículo 202.- La ejecución de las resoluciones impugnadas podrá suspenderse por el Juez, siempre que los, actores dieren fianza bastante para responder de los daños y perjuicios que pudieren causarse a la sociedad, por la inejecución de dichas resoluciones, en caso de que la sentencia declare infundada la oposición. Artículo 203.- La sentencia que se dicte con motivo de la oposición surtirá efectos respecto de todos los socios. Artículo 204.Todas las oposiciones contra una misma resolución, deberán decidirse en una sola sentencia. Artículo 205.- Para el ejercicio de las acciones judiciales a que se refieren los artículo 185 y 201, los accionistas depositarán los títulos de sus acciones ante Notario o en una Institución de Crédito, quienes expedirán el certificado correspondiente para acompañarse a la demanda y los demás que sean necesarios para hacer efectivos los derechos sociales. Las acciones depositadas no se devolverán sino hasta la conclusión del juicio. Artículo 206.- Cuando la Asamblea General de Accionistas adopte resoluciones sobre los asuntos comprendidos en las fracciones IV, V y VI del artículo 182, cualquier accionista que haya votado en contra tendrá derecho a separarse de la sociedad y obtener el reembolso de sus acciones, en proporción al activo social, según BARRERA GRAF Jorge, Instituciones de Derecho Mercantil, el último balance aprobado siempre que lo solicite dentro de los quince días siguientes a la clausura de la asamblea. 10.8.1. Asamblea constitutiva. Concepto. Asuntos que debe tratar. Los arts 172 y 176 del derogado Libro Segundo, Título Segundo, del Código de Comercio preveían la celebración de asambleas constitutivas, tanto en el caso de constitución simultánea como sucesiva de la sociedad.' La LGSM únicamente regula la celebración de la asamblea constitutiva para el caso de constitución sucesiva de la sociedad, en sus NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

arts 99, 100 y 101. Con arreglo a lo dispuesto en el artículo 100, la asamblea constitutiva es competente para comprobar la existencia de la primera exhibición prevenida en el proyecto de estatutos; para examinar y, en su caso, aprobar el avalúo de los bienes distintos de numerario que uno o más socios se hubieren obligado a aportar, en la inteligencia de que los subscriptores del programa no tendrán derecho de votar en relación con sus respectivas aportaciones en especie; para deliberar acerca de la participación que los fundadores se hubieren reservado en las utilidades y para nombrar a los administradores y comisarios, con la designación de quienes, entre los primeros, han de usar la firma social. La ley es omisa respecto a los quórumes de asistencia y votación de las asambleas constitutivas, cuestión de la que tampoco se ocupa nuestra doctrina porque ésta es una forma de constitución de la sociedad casi desconocida en la actualidad.2 De los asuntos de que debe ocuparse la asamblea constitutiva, uno, el del nombramiento de administradores y comisarios, corresponde a la asamblea general ordinaria de accionistas y. los restantes, por sus efectos económicos y patrimoniales, son de la competencia de la asamblea extraordinaria, la cual, en los casos de aumento de! capital social, se ocupa, entre otras cosas, de deliberar acerca de la integración de éste y de comprobar los criterios seguidos en la valuación de las aportaciones en especie, si las hubiere, así como de las participaciones especiales que algunos socios (los titulares de acciones preferentes) tienen en las utilidades. En otras palabras, la asamblea constitutiva se clasifica dentro de las llamadas asambleas mixtas, y por tal razón, nos parece que en ellas deben reunirse, por lo menos, los quórumes de las asambleas extraordinarias. 10.8.2. Asambleas ordinarias. Concepto. Asuntos que puede tratar. Asambleas generales ordinarias de accionistas La Ley General de Sociedades Mercantiles, en sus arts 180 y 181, subclasificación las asambleas generales ordinarias de accionistas tanto por su competencia como por la época de su reunión. El primero de los preceptos citados enuncia que "Son asambleas ordinarias las que se reúnan para tratar de cualquier asunto que no sea de los enumerados en el artículo 182" y el otro, o sea el artículo 181, ordena que "La asamblea ordinaria se reunirá por lo menos una vez al año dentro de los cuatro meses que sigan a la clausura del ejercicio social". Por razón de la época de su celebración a esta última categoría de asambleas suele dársele el nombre de asamblea ordinaria anual. Asamblea ordinaria anual La celebración de la asamblea ordinaria anual no es potestativa sino obligatoria, visto el carácter imperativo del artículo 181. y la facultad que confiere la LGSM a los titulares de una sola acción para solicitar que se celebre cuando no se haya verificado durante dos ejercicios

SOCIEDADES MERCANTILES consecutivos o cuando no se haya ocupado de los asuntos a que se refiere el precepto citado (artículo 185). COMPETENCIA DE LA ASAMBLEA ORDINARIA ANUAL La asamblea ordinaria anual tiene competencia para conocer de los siguientes asuntos, enumerados en el artículo 181 a) Discutir, aprobar o modificar el informe de los administradores a que se refiere el enunciado general del artículo 172, tomando en cuenta el informe de los comisarios, y tomar las medidas que juzgue oportunas b) En su caso, nombrar al administrador o consejo de administración y a los comisarios c) Determinar los emolumentos correspondientes a los administradores y comisarios, cuando no hayan sido fijados en los estatutos, y d) Conocer de cualquier otro asunto incluido en la orden del día. Por razones lógicas y fiscales, la asamblea anual también se ocupa de la aplicación de los resultados (ganancias o pérdidas) del ejercicio. Así pues, la asamblea ordinaria anual tiende a satisfacer los siguientes derechos de los accionistas: de información, de participar, directa o indirectamente, en la administración y vigilancia de la sociedad mediante la designación de administradores y comisarios, y, de participar en el reparto de utilidades. 10.8.3. Asambleas extraordinarias. Concepto. Asuntos que puede tratar Asambleas Generales Extraordinarias De Accionistas Las asambleas generales de accionistas son extraordinarias en razón de su competencia (artículo 182, fracs I a XI) o de los quórumes especiales de deliberación y resolución exigidos por la ley o por el contrato social (artículo 182, frac XII). Competencia En términos generales, se puede afirmar que la asamblea extraordinaria es competente para modificar todas las estipulaciones contenidas en la escritura constitutiva de la sociedad, es decir, el contrato social y los estatutos. Esta facultad de la asamblea encuentra su fundamento legal en la llamada ley de la mayoría (Lex majoris partís), consignada en el artículo 200, LGSM, y constituye una excepción al principio de derecho común que establece que la validez y cumplimiento de los contratos no pueden dejarse al arbitrio de uno de los contratantes (artículo 1798, CCDF). En ciertas circunstancias, las resoluciones de las asambleas extraordinarias no implican necesariamente una modificación de la escritura constitutiva. Tal cosa sucede en los siguientes casos a) En los de aumento y disminución del capital social variable, cuando las sociedades hayan adoptado dicha modalidad b) El de fusión por incorporación con otra sociedad de idéntico objeto social, cuando la fusionante sea de capital variable y éste sea suficiente para emitir las acciones derivadas de la fusión, el de amortización por la sociedad de sus propias acciones con utilidades repartibles, cuando está NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

prevista en el contrato social31 ch) El de emisión de obligaciones, y d) En general, todos aquellos casos en los que estatutariamente se hayan estipulado quórumes especiales para conocer y resolver asuntos que no conllevan una modificación a la escritura constitutiva. Límites A La Competencia De Las Asambleas Extraordinarias La facultad de modificar la escritura constitutiva que la LGSM atribuye a la asamblea extraordinaria no es ni puede ser a tal grado absoluta que su ejercicio conduzca a conculcar los derechos inderogables que la ley confiere a los socios o a violar disposiciones de orden público. Por consiguiente, la asamblea extraordinaria puede limitar o modificar, pero no suprimir, entre otros, los siguientes derechos de los accionistas a) De voto b) De participar en las utilidades c) De transmitir las acciones d) De igualdad de trato, y e) De nombrar administradores y comisarios y revocar sus cargos. De la misma manera, la asamblea extraordinaria en ningún caso puede derogar los derechos de suscribir las nuevas acciones que se emitan con motivo de aumentos del capital social; de aportación limitada; de información y de aprobación o modificación de los informes de los administradores y comisarios; de obtener los títulos de las acciones y, en su caso, de canjearlas; de solicitar que se convoque a asamblea; de denuncia; de impugnación a los acuerdos sociales; de exigir responsabilidad a los administradores; de participar en el haber social, etcétera. Por último, la asamblea extraordinaria tampoco puede delegar sus facultades de deliberación y resolución en la asamblea ordinaria, ni en otros órganos de la sociedad, como los administradores y comisarios, según dejamos asentado al ocuparnos de la delegación de funciones. 10.8.4. Asambleas mixtas. Concepto. Asuntos que puede tratar. Doctrinalmente suele hablarse de asambleas mixtas para referirse a aquellas reuniones de accionistas en las que participan diferentes categorías de socios, o bien, en las que se delibera y resuelve sobre materias que corresponden a las asambleas ordinarias y a las extraordinarias. Por las razones que antes expusimos, estimamos que no cabe la celebración al mismo tiempo, de asambleas especiales y extraordinarias y que, por ello, en ese caso no es permisible hablar de asambleas mixtas. En cuanto a las asambleas mixtas convocadas y reunidas para deliberar y resolver simultáneamente, lo concerniente a asuntos que corresponden a las asambleas ordinarias y a las extraordinarias, cabe señalar que, aunque la ley no prohíbe su celebración, las pretendidas ventajas que pudiera representar el reunir dos asambleas en una sola, quedan sobradamente mediatizadas por las desventajas que implican la

SOCIEDADES MERCANTILES instalación de la asamblea y el cómputo de los quórumes de asistencia y votación. 10.8.5. Asambleas especiales. Concepto. Asuntos que puede tratar. Las asambleas especiales son las que se integran con una categoría especial de accionistas. Deben celebrarse en el domicilio de la sociedad y su constitución y funcionamiento se rigen por las normas comunes a todas las asambleas, en cuanto al domicilio en que deben celebrarse y en lo que toca a su convocatoria, y por las especiales de las asambleas extraordinarias, en lo que concierne a sus quórumes de asistencia y votación. 10.8.6. Periodicidad de su celebración. La convocatoria deberá publicarse con la anticipación que fijen los estatutos. Sin embargo, tratándose de la asamblea general ordinaria anual, que se reúna para conocer los asuntos enumerados en el artículo 181, LGSM, la convocatoria siempre deberá hacerse con quince días de anticipación a la fecha en que haya de verificarse la reunión, habida cuenta de que, según dispone el artículo 186, in fine, durante todo ese tiempo deberán estar a disposición de los accionistas, en las oficinas de la sociedad, el informe de los administradores y el dictamen del comisario a que se refiere el artículo 172, LGSM. Por consiguiente, con excepción del caso citado, las asambleas, sean ordinarias, extraordinarias o especiales, pueden ser convocadas con menos días de anticipación. En el supuesto de que en el contrato social no se hubiere fijado el plazo de convocatoria, ésta será hecha quince días antes de la fecha señalada para la reunión (artículo 186). Por lo que se refiere al cómputo del plazo, es conveniente advertir que no cuenta el día de la publicación, según dispone el artículo 84, C Com, para las obligaciones mercantiles, ni el día de la reunión, puesto que la convocatoria debe publicarse con la anticipación que prevean los estatutos o, en su defecto, quince días antes de la fecha de su celebración. 10.9. Convocatorias. 10.9.1. Requisitos de las convocatorias 10.9.2. Quórum de presencia La Ley General de Sociedades Mercantiles, en sus arts 189 a 191 y 195, establece dos clases de quórumes: el desistencia o presencia y el de votación, a los cuales nosotros también llamamos de deliberación y de resolución, respectivamente, por parecemos más adecuados. Por quórum de deliberación se entiende el número mínimo de acciones que deben estar representadas en una asamblea para que sus deliberaciones sean válidas y, por quórum de resolución, el número mínimo de votos necesario para que una resolución de la asamblea sea válidamente adoptada. 10.9.3. Quórum de votación NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

La Ley General de Sociedades Mercantiles, en sus arts 189 a 191 y 195, establece dos clases de quórumes: el desistencia o presencia y el de votación, a los cuales nosotros también llamamos de deliberación y de resolución, respectivamente, por parecemos más adecuados. Por quorum de deliberación se entiende el número mínimo de acciones que deben estar representadas en una asamblea para que sus deliberaciones sean válidas y, por quorum de resolución, el número mínimo de votos necesario para que una resolución de la asamblea sea válidamente adoptada. 10.9.4. Quórum de presencia según la ley La doctrina mexicana es unánime en el criterio de que los quórumes mínimos legales de deliberación y resolución no pueden ser reducidos estatutariamente; pero admite que, en algunos casos, pueden ser elevados. Rodríguez y Mantilla Molina afirman que no es válido elevar los quórumes de las asambleas ordinarias porque la ley no lo permite, pues estiman que, de hacerlo, se entorpecería la marcha de la sociedad. Pero en lo que toca a las extraordinarias, ambos admiten la elevación convencional de los quórumes. Por su parte, Walter Frisch Philipp sostiene que en los estatutos se puede fijar un quorum mayor al legal respecto de las asambleas ordinarias y extraordinarias que se celebren en primera convocatoria. A la luz de lo dispuesto por los arts 189 y 191, párrafo primero, consideramos que Frisch tiene razón en lo que concierne a las asambleas ordinarias. En efecto, en virtud que el artículo 189 establece que en las asambleas ordinarias que se celebren en primera convocatoria debe estar representada por lo menos la mitad del capital social, y que el artículo 191, párrafo primero, ordena que en segunda convocatoria se resolverá sobre los asuntos contenidos en la orden del día, cualquiera que sea el número de acciones representadas, inferimos a) Que los quórumes de las asambleas ordinarias solo pueden ser elevados cuando se celebren en virtud de primera convocatoria (en cuyo caso la asamblea será considerada como extraordinaria, según previene la frac XII del artículo 182), y b) Que es ilícito elevarlos en segunda convocatoria, según dejamos expresado al ocuparnos de las llamadas ulteriores convocatorias. Por lo que se refiere a las asambleas extraordinarias, visto que el artículo 190 permite elevar los quórumes de deliberación y resolución y de que en el segundo párrafo del artículo 191 se confunden dichos quórumes en uno solo, considerarnos que también es lícito elevarlos en segunda convocatoria puesto que "Tratándose de asambleas extraordinarias, las decisiones se tomarán siempre por el voto favorable del número de acciones que representen, por lo menos, la mitad del capital “social". 10.9.5. Quórum de votacion según la ley La doctrina mexicana es unánime en el criterio de que los quórumes mínimos legales de deliberación y resolución no pueden ser reducidos

SOCIEDADES MERCANTILES estatutariamente; pero admite que, en algunos casos, pueden ser elevados. Rodríguez y Mantilla Molina afirman que no es válido elevar los quórumes de las asambleas ordinarias porque la ley no lo permite, pues estiman que, de hacerlo, se entorpecería la marcha de la sociedad. Pero en lo que toca a las extraordinarias, ambos admiten la elevación convencional de los quórumes. Por su parte, Walter Frisch Philipp sostiene que en los estatutos se puede fijar un quorum mayor al legal respecto de las asambleas ordinarias y extraordinarias que se celebren en primera convocatoria. A la luz de lo dispuesto por los arts 189 y 191, párr primero, consideramos que Frisch tiene razón en lo que concierne a las asambleas ordinarias. En efecto, en virtud que el artículo 189 establece que en las asambleas ordinarias que se celebren en primera convocatoria debe estar representada por lo menos la mitad del capital social, y que el artículo 191, párr primero, ordena que en segunda convocatoria se resolverá sobre los asuntos contenidos en la orden del día, cualquiera que sea el número de acciones representadas, inferimos a) Que los quórumes de las asambleas ordinarias solo pueden ser elevados cuando se celebren en virtud de primera convocatoria (en cuyo caso la asamblea será considerada como extraordinaria, según previene la frac XII del artículo 182), y b) Que es ilícito elevarlos en segunda convocatoria, según dejamos expresado al ocuparnos de las llamadas ulteriores convocatorias. Por lo que se refiere a las asambleas extraordinarias, visto que el artículo 190 permite elevar los quórumes de deliberación y resolución y de que en el segundo párr del artículo 191 se confunden dichos quórumes en uno solo, considerarnos que también es lícito elevarlos en segunda convocatoria puesto que "Tratándose de asambleas extraordinarias, las decisiones se tomarán siempre por el voto favorable del número de acciones que representen, por lo menos, la mitad del capital “social". 10.10. Formalidades (ante notario o corredor público). Las reglas aplicables a los tres tipos de asambleas, • Si lo prevén los estatutos, los acuerdos podrán tomarse fuera de asamblea, siempre que la votación sea unánimemente favorable, a condición de que se ratifiquen por escrito (Art. 178). • Serán válidos los acuerdos que se tomen aun respecto de asuntos no previstos en el orden del día o incluso sin que haya mediado convocatoria previa, siempre que se trate de una asamblea totalitaria, esto es, en la que se encuentre representada la totalidad de las acciones (Art. 188). • Los accionistas pueden comparecer representados por mandatarios. • Serán presididas por el administrador o por el consejo de administración • Debe llevarse al libro que al efecto habrán de tener todas las NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

sociedades anónimas. • El accionista que en una operación determinada tenga por cuenta propia o ajena un interés contrario al de la sociedad deberá abstenerse a (sic) toda deliberación relativa a dicha operación. • Restricción al derecho de voto es la que pesa sobre los accionistas que sean a la vez administradores o comisarios, que no pueden votar cuando las deliberaciones se refieran a los informes que todos ellos deben rendir a la asamblea, o bien a su responsabilidad. • Prohíbe el llamado “pacto de voto”, conocido también como “sindicación de acciones” pues considera nulo cualquier convenio que restrinja la libertad de voto (Art. 198). • Los acuerdos válidamente tomados por cualquier asamblea general son obligatorios para los ausentes e incluso para los disidentes. • Toda acta de asamblea extraordinaria, así como las de asambleas que no puedan llevarse al libro respectivo, deberán protocolizarse ante notario o corredor público. 10.11. Nulidad de las Asambleas La acción para obtener que se declaren habrá de intentarse en un juicio ordinario mercantil, si bien surge una nueva incógnita en cuanto a la determinación de la parte demandada. Al parecer, este carácter sólo corresponde a la sociedad misma, pues atribuir tal carácter a los socios que tomaron el acuerdo o a los administradores que lo ejecutaron, ofrecería muy serias dificultades de orden práctico y procesal. 10.12. Oposición en las asambleas. En principio, sólo puede formularse cuando el acuerdo de la asamblea se contrario a un precepto legal o a una cláusula estatutaria, y siempre que el reclamante no haya concurrido a la asamblea o haya votado en contra del acuerdo, de donde se desprende que si concurrió a la asamblea y se abstuvo de votar, no le asistirá el derecho de formular esta oposición. 10.13. Impugnación de los acuerdos de asamblea. Requisitos para hacerlo. El escrito de oposición debe presentarse dentro de los quince días siguientes a la clausura de la asamblea, plazo que, por ser de índole procesal deberá entenderse que comprende sólo días hábiles judicialmente hablando, si bien debe aclararse que este juicio de oposición no procede en contra de acuerdo relativos a la responsabilidad de los administradores o de los comisarios. Ahora bien, quien formule juicio de oposición podrá obtener que el juez suspenda la ejecución de la resolución impugnada, siempre que otorgue “...fianza bastante para responder de los daños y perjuicios que pudieren causarse a la sociedad por la inejecución..., en caso de que la sentencia declare infundada la oposición” (artículo. 202). Finalmente, es preciso dejar sentado que todas las oposiciones que se formulen contra una misma resolución deben acumularse para ser decididas en una sola sentencia (artículo. 204), misma que surtirá efectos respecto de todos los socios y, naturalmente, frente a la

SOCIEDADES MERCANTILES sociedad misma (artículo. 203). También hay que decir que tanto esta acción de oposición, como las de nulidad antes mencionadas, precisa del previo depósito de los títulos de acciones ante notario público o en una institución de crédito, quien expedirá el certificado correspondiente para acompañarse a la demanda. Las acciones sólo se devolverán una vez concluido el juicio respectivo (artículo. 205). 10.14. Órganos de administración Por lo mismo, a este órgano de administración corresponde la facultad de “...realizar todas las operaciones inherentes al objeto de la sociedad, salvo lo que expresamente establezcan la ley y el contrato social” (Art. 10) al igual que la operación interna (Art. 142). 10.14.1. Consejo de administración. La Sociedad anónima debe administrarse por un consejo de administración. Los artículos 142 y siguientes de la ley de sociedades mercantiles, determinan que pueden administrar uno solo o varios mandatarios temporales y revocables, socios o personas extrañas a la sociedad. Solo en el evento de que la administración recaiga en más de una persona, los administradores constituirán el órgano colegiado que se denomina consejo de administración. La sociedad anónima puede ser administrada por una sola persona o por varias, conforme lo disponga la escritura social y por ende en atención a como lo hayan decidido los fundadores y la designación incumbe a la asamblea general de accionistas y en caso de que los administradores fueren mas de 3, los socios que representen por lo menos el 25% del capital social pueden hacer la designación de uno de los administradores por lo bajo. La escritura y los estatutos determinan la forma en que deban quedar otorgadas y en su caso designar las facultades a cada administrador si es que hay varios. El órgano de administración puede ser unitario o colegiado; en el segundo caso quedará constituido como consejo de administración, por lo que a sus integrantes se les conoce, en la práctica, indistintamente como administradores o consejeros. 10.14.1.1. Funcionamiento del consejo de administración. Gozarán, dentro de la órbita de las atribuciones que se les hayan asignado, de las más amplias facultades de representación y ejecución, todo lo cual explica que estos cargos gerenciales sean también personalísimos (artículo. 145, 146 y 147). Otra faceta importante del órgano de administración está configurada por sus facultades para conferir poderes en nombre de la sociedad, mismos que serán revocables en cualquier momento (artículo. 149). El consejo sólo puede funcionar legalmente con la mitad de sus integrantes. Desde luego, y siempre salvo que los estatutos dispongan otra cosa, las decisiones se tomarán por simple mayoría de votos. Como en el caso de la asamblea, los estatutos podrán prever la posibilidad de que las resoluciones se tomen sin necesidad de una sesión formal de consejo, pero aquí también será preciso que los NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

acuerdos se tomen por unanimidad de todos los integrantes, quienes deberán confirmar su voto por escrito (artículo. 143). 10.14.1.2. Responsabilidades. Inherente a su mandato y la derivada de las obligaciones que la ley y los estatutos les imponen (artículo. 157). • De la realidad de las aportaciones hechas por socios. • Del cumplimiento de los requisitos legales y estatutarios en cuanto al reparto de dividendos • De la existencia y mantenimiento de los sistemas de contabilidad, control, registro, archivo e información que prevengan las leyes. • Del exacto cumplimiento de los acuerdos de las asambleas (artículo. 158). • De las irregularidades en que hayan incurrido los administradores previos, si, a pesar de conocerlas, no las denunciaren por escrito a los comisarios. En este caso la responsabilidad es solidaria con dichos administradores precedentes (artículo. 160). • De los daños y perjuicios que se causen a la sociedad y a sus acreedores. • Reparto de dividendos • La separación del cinco por ciento anual de las utilidades, para constituir o reconstituir el fondo de reserva (arts. 20 y 21). • La responsabilidad de los administradores sólo podrá ser exigida por acuerdo de la asamblea general de accionistas, la que designara la persona que haya de ejecutar la acción • En cuanto la asamblea acuerde exigir estas responsabilidades, los administradores respectivos cesarán en sus cargos. • La acción de responsabilidad podrá ejercitarse por accionistas titulares de un mínimo del treinta y tres por ciento del capital social, siempre que no hayan votado en favor de la resolución tomada por la asamblea en el sentido de no proceder contra dichos administradores, y que la demanda comprenda el total de las responsabilidades a favor de la sociedad a la que, en su caso, asistirá el derecho de percibir los bienes que se obtengan como resultado de la reclamación (artículo. 163). 10. 14.2. Administrador único. Gozará de todas las facultades que en forma expresa se le asignaren en la escritura social y en los estatutos 10.14.2.1. Funciones. Inherente a su mandato y la derivada de las obligaciones que la ley y los estatutos les imponen (artículo. 157). • De la realidad de las aportaciones hechas por socios. • Del cumplimiento de los requisitos legales y estatutarios en cuanto al reparto de dividendos • De la existencia y mantenimiento de los sistemas de contabilidad, control, registro, archivo e información que prevengan las leyes. • Del exacto cumplimiento de los acuerdos de las asambleas (artículo. 158).

SOCIEDADES MERCANTILES • De las irregularidades en que hayan incurrido los administradores previos, si, a pesar de conocerlas, no las denunciaren por escrito a los comisarios. En este caso la responsabilidad es solidaria con dichos administradores precedentes (artículo. 160). • De los daños y perjuicios que se causen a la sociedad y a sus acreedores. • Reparto de dividendos • La separación del cinco por ciento anual de las utilidades, para constituir o reconstituir el fondo de reserva (arts. 20 y 21). • La responsabilidad de los administradores sólo podrá ser exigida por acuerdo de la asamblea general de accionistas, la que designara la persona que haya de ejecutar la acción • En cuanto la asamblea acuerde exigir estas responsabilidades, los administradores respectivos cesarán en sus cargos • La acción de responsabilidad podrá ejercitarse por accionistas titulares de un mínimo del treinta y tres por ciento del capital social, siempre que no hayan votado en favor de la resolución tomada por la asamblea en el sentido de no proceder contra dichos administradores, y que la demanda comprenda el total de las responsabilidades a favor de la sociedad a la que, en su caso, asistirá el derecho de percibir los bienes que se obtengan como resultado de la reclamación (artículo. 163). 10.14.2.2. Responsabilidades. Por otra parte, nuestra ley permite que en los estatutos, o por acuerdos de la asamblea que los designe, se establezca la obligación a cargo de estos administradores, “...de prestar garantía para asegurar las responsabilidades que pudieran contraer en el desempeño de sus encargos” (artículo. 152), garantía que, obviamente, puede fijarse con toda libertad, luego es posible que consista en una prenda, hipoteca, fideicomiso, depósito de dinero y demás formas que se consideren apropiadas. Importa, con todo tener presente que cuando se fije tal garantía, los nombramientos de los administradores no podrán inscribirse en el RPC si no se comprueba que han prestado tal garantía (artículo. 153). 10.15. El carácter de accionista. El status de accionista plantea, como se dijo en 6.5.1, un complejo de derechos y de obligaciones de índole corporativa y patrimonial. Indudablemente el primero de los derechos es el de recibir el título o títulos accionarios que le correspondan, pues, como ya se dijo, serán tales títulos los únicos que le servirán para acreditar y transmitir su calidad, así como sus derechos. 10.15.1 derechos del accionista. La existencia de la acción como documento necesario para hacer valer prácticamente todos lo derechos, salvo el de percibir los dividendos, que debe ejercitarse mediante exhibición de los cupones. 10.15.1.1. Corporativos o personales. NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Desde el punto de vista cronológico, el primer derecho del accionista consiste en que se le convoque a toda asamblea con apego a las disposiciones legales y estatutarias respectivas, y no cabe duda de que los requisitos mínimos de toda convocatoria a asamblea sean los legalmente previstos: Derecho de participar en las deliberaciones y de emitir el voto. El derecho de pedir el aplazamiento de una votación, el de demandar judicialmente la nulidad de una asamblea, así como el de formular oposición judicial a una resolución y, por último, el de exigir responsabilidades de los administradores y de los comisarios. Derecho de retiro que asiste al accionista cuando haya votado en contra del cambio de objeto, el cambio de nacionalidad o la transformación de la sociedad, en cuyo caso puede exigir el reembolso de sus acciones, en proporción al activo social, conforme al último balance aprobado. 10.15.1.2. Patrimoniales. Desde el punto de vista cronológico, el primer derecho del accionista consiste en que se le convoque a toda asamblea con apego a las disposiciones legales y estatutarias respectivas, y no cabe duda de que los requisitos mínimos de toda convocatoria a asamblea sean los legalmente previstos: Derecho de participar en las deliberaciones y de emitir el voto. El derecho de pedir el aplazamiento de una votación, el de demandar judicialmente la nulidad de una asamblea, así como el de formular oposición judicial a una resolución y, por último, el de exigir responsabilidades de los administradores y de los comisarios. Derecho de retiro que asiste al accionista cuando haya votado en contra del cambio de objeto, el cambio de nacionalidad o la transformación de la sociedad, en cuyo caso puede exigir el reembolso de sus acciones, en proporción al activo social, conforme al último balance aprobado. 10.15.1.3. Participación de las utilidades. La participación del socio en las utilidades de la sociedad que, una vez decretadas por la asamblea general ordinaria (artículo. 181.I), se convierten en dividendos. 10.15.1.4. Participación en la liquidación. Disuelta la sociedad, los liquidadores tendrán, entre sus funciones, la de entregar a cada socio lo que le corresponda en haber social (artículo.242-IV), 10.15.2. Obligaciones del accionista. No puede caber duda sobre que la principal obligación de todo accionista es la de efectuar la aportación prometida, cosa que desde el primer momento puede efectuar por la totalidad del valor nominal de la acción o sólo por una parte de dicho valor. 10.15.2.1. Patrimoniales En cualquier supuesto de mora del accionista, “...la sociedad procederá

SOCIEDADES MERCANTILES a exigir judicialmente, en la vía sumaria, el pago de la exhibición, o bien a la venta de las acciones” (artículo. 118), la que debe hacerse por medio de corredor público. “El producto de la venta se aplicará al pago de la exhibición decretada, y si excediere del importe de ésta se cubrirán también los gastos de la venta y los intereses legales sobre el monte de la exhibición. El remanente se entregará al antiguo accionista, si lo reclamare dentro de plazo de un año, contado a partir de la fecha de la venta” (artículo. 120). Finalmente, si después de un mes contado desde la fecha en que debió hacerse el pago, no se iniciare la reclamación judicial o no hubiere sido posible vender las acciones en un precio que cubra el valor de la exhibición, tales acciones deberán declararse extinguidas y habrá de procederse a la consiguiente reducción del capital social (artículo. 121). 10.15.2.2. Extra-patrimoniales En cuanto a las obligaciones extra patrimoniales del accionista, la única legalmente establecida es de carácter negativo, consistente en que al tratarse un asunto en asamblea y exista por parte del accionista un interés contrario al de la sociedad, deberá abstenerse de deliberar y de votar; en caso contrario, responderá de los daños y perjuicios cuando su voto haya sido decisivo en la obtención de la mayoría necesaria para la validez del acuerdo (artículo. 196). 10.16. Estudio comparativo entre la sociedad anónima y las sociedades del derecho angloamericano. Puntos de divergencia entre los regimenes angloamericano y mexicano. • Unimembresía del derecho angloestadounidense no admitida por nuestra LGSM, que exige la actuación de dos socios por lo menos. • Nuestra ley mantiene absoluta separación entre las personalidades y patrimonios de los socios y de la sociedad, la jurisprudencia angloestadounidense ha venido proclamando la teoría del disregard, esto es, que en ciertos casos se autoriza la rasgadura del velo de la personalidad social para incursionar en la actuación y patrimonio de los administradores, de los comisarios y de los socios mismos. • Ley Antimonopolios o Ley Sherman, finca serios obstáculos a la captación de crecidos capitales, así como a las concentraciones de sociedades y a la realización de ciertas actividades. Unidad 11. Las sociedades cooperativas. 11.1. Concepto. Definición legal de sociedad cooperativa "La sociedad cooperativa es una forma de organización social integrada por personas físicas con base en intereses comunes y en los principios de solidaridad, esfuerzo propio y ayuda mutua, con el propósito de satisfacer necesidades individuales y colectivas, a través de la realización de actividades económicas de producción y consumo de bienes y servicios. " LGSM 11.2. Clasificación. NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

11.3. Procedimiento especial de constitución. Requisitos y formas de constitución de una cooperativa. Las sociedades cooperativas deberán contener la denominación y domicilio social; expresar el objeto social; las formas de constituir o incrementar el capital social, así como lo referente al fondo de reserva; la duración del ejercicio social, y el procedimiento para convocar asambleas generales ordinarias. El procedimiento de admisión y exclusión, respecto de los socios, establecerá sus derechos y obligaciones así como sus regímenes de responsabilidad, a partir de la firma del acta constitutiva la cooperativa contará con personalidad jurídica y patrimonios propios. 11.4. Título representativo de la calidad de socio. 11.5. Derechos y obligaciones de los cooperativistas. • Sociedad cooperativa de responsabilidad limitada, lo socios solo reportan la obligación de efectuar el pago de sus certificados de aportación. • Sociedades de responsabilidad suplementada, los socios responden a prorrata de las operaciones sociales, hasta por a suma que se determine en el acta constitutiva (art 14 LGSC). 11.6. Órganos sociales.

11.7. Federaciones y confederaciones cooperativistas. Clases y categorías de cooperativas que existen. Explíquelas. Las cooperativas pueden ser de consumidores y de productores de bienes y servicios. • Son de consumidores aquellas en las que los miembros se asocian para obtener en común artículos, bienes o servicios para sí mismos o bien para sus hogares o sus actividades productivas, en la inteligencia de que pueden operar con sus socios o con terceros (art 22 y 23 Ley General de Sociedades Cooperativas). • Son de productores aquellas en las que los socios se comprometen a trabajar en común para la producción de bienes o de servicios, tal trabajo puede ser manual, físico o intelectual y tales sociedades puedan almacenar, conservar, transportar y comercializar sus productos (art 27 LGSC). 11.8. Disolución y liquidación. Cinco principios que deberán observar las sociedades cooperativas. Libertad de asociación y retiro cuando así convenga a los socios Administración sobre bases democráticas Limitación de intereses a algunas aportaciones de los socios, en caso de que así se estipule IV. Distribución de rendimientos en proporción a la participación u no a las aportaciones de los socios V. Fomento de la educación cooperativa y de la educación en las formas solidarias de la economía VI. Participación en la integración cooperativa VII. Respeto a las creencias políticas y religiosas de los socios VIII. Impulso a la cultura ecológica I. II. III.

SOCIEDADES MERCANTILES

Unidad 12. Disolución y liquidación de las sociedades mercantiles. 12.1. Disolución. • Disolución es el hecho de que una sociedad quede impedida para seguir realizando su objeto social y consecuentemente, la cesación de los administradores a sus cargos. 12.1.1. Concepto. La disolución constituye una etapa previa a la liquidación de las sociedades, pero no necesariamente conduce a ella, por ejemplo; en una fusión se requiere que la sociedad o sociedades se disuelvan para formar otra, pero no que se liquiden. 12.1.2. Causas de disolución total y parcial. Disolución Total, es la absoluta cesación del objeto social y de la actividad de los administradores quienes no podrán iniciar nuevas operaciones, so pena de responder solidariamente por las operaciones que en lo sucesivo efectúen (art 23 LGSC). • Disolución Parcial, es la que supone la separación de uno o varios socios, con reembolso del capital apartado, sin que afecte la vida de la sociedad, quien puede operar normalmente (art 206 y 220 LGSC). La Disolución Total procede: I. Por expiración del término fijado en el contrato social II. Por imposibilidad de seguir realizando el objeto principal de la sociedad o por quedar éste consumado III. Por acuerdo de los socios IV. Por la pérdida de dos terceras partes del capital social (art 229 LGSC) 71. Órgano de liquidación. Atribuciones y funciones. Una vez detectada la disolución, los administradores no pueden iniciar nuevas operaciones, por lo que deben entregar la operación de la sociedad a los liquidadores sin perjuicio de que los administradores se conviertan en liquidadores (art 235 LGSC), su nombramiento debe hacerse por asamblea o junta de socios, en el acto en que se acuerde o reconozca la disolución, de otro modo el nombramiento puede hacerlo el juez del domicilio social a petición de cualquier socio (art 236 LGSC). El nombramiento de los liquidadores debe de inscribirse en el Registro Público de Comercio (art 237 LGSC). 72. Explique brevemente el procedimiento de liquidación. La liquidación se practicara de acuerdo a lo que sobre esto prevean los estatutos o a lo que decidan los socios (art 240 LGSC) y a falta de ello, una vez que los administradores entreguen a los liquidadores todos los bienes, libros, papeles y documentos de la sociedad, incluido un inventario del activo y del pasivo (art 241 LGSC): I. Concluir las operaciones sociales que hubieren quedado pendientes al tiempo de la disolución. II. Cobrar lo que se deba a la sociedad y pagar lo que ella deba. III. Vender los bienes de la sociedad. IV. Liquidar a cada socio su haber social. V. Practicar el balance final, el cual se debe de someter a aprobación y comprobación de los socios. El balance final una vez aprobado se depositara en el Registro Público de Comercio (RPC). VI. Obtener del RPC la cancelación de la inscripción del contrato social, una NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

vez concluida la liquidación (art 242 LGSC). 12.2. Liquidación. 12.2.1. Concepto. • Liquidación, acarrea dos actividades fundamentales, ahora a cargo de los liquidadores: a) el pago de las deudas sociales y el cobro de los créditos; b) el pago a los socios de la cuota de liquidación. 12.2.2. Órgano de liquidación: atribuciones y funciones. 12.2.3. Cancelación del registro.

Unidad 13. Fusión de las sociedades mercantiles. 13.1. Concepto. 13.2. Naturaleza jurídica. Definición y naturaleza jurídica de la fusión. Fusión es la unión de la personalidad y patrimonio de dos o más sociedades. Se ha pretendido que la fusión supone la unión, con efectos semejantes a los del matrimonio, salvo el carácter de personas morales en el caso de las sociedades. Ni legal ni prácticamente podría justificarse la semejanza y por tanto no queda sino considerar que la fusión participa de una especial naturaleza jurídica, desconocida en otras manifestaciones del derecho, de modo especial si se atiende a que la sociedad o sociedades que se disuelven, no se liquidan, pues conservan sus derechos y obligaciones frente a terceros. 13.3. Clasificación. Explique los tipos de fusión que existen. Dos son las formas en las que puede operar la fusión: 1. La fusión propia, consiste en que de los dos o más interesados en la fusión, todas ellas se disuelven para dar nacimiento a una nueva. 2. Fusión por incorporación o impropio, en la que una de las sociedades, llamada fusionante, absorberá la personalidad y patrimonio de los fusionados. 13.4. Acuerdos de fusión. ¿Qué son los acuerdos de fusión y qué es el contrato de fusión? Diferencias. La fusión de varias sociedades deberá ser decidida por cada una de ellas, en la forma y términos que correspondan según su naturaleza. Según se trate del tipo social y de las facultades de su órgano supremo, el acuerdo corresponde a la naturaleza y estructura del capital y el mecanismo de votación. Los acuerdos de fusión deben inscribirse en el RPC que corresponda a los domicilios sociales respectivos y publicarse en el periódico oficial de cada uno de dichos domicilios. Contrato, es la serie de cláusulas en las que se consigna la forma en la que ha de operar la fusión, el tratamiento que se le dará a los capitales sociales; la situación de los socios; los nuevos derechos y

SOCIEDADES MERCANTILES obligaciones de los socios; la forma en la que se hará frente a los pasivos de las diversas sociedades. 13.5. Contrato de fusión: efectos. ¿A partir de qué momento produce efectos la fusión? Los efectos del pacto de fusión, surten efecto de dos formas: • Tres meses después de efectuarse las inscripción registral, en este plazo cualquier acreedor de las sociedades que se fusionan podrán oponerse judicialmente, en la vía sumaria a la fusión, la que se suspenderá hasta que cause ejecutoria la sentencia que declare que la oposición es infundada (art 224 LGSC). Efectos de la fusión. Solo se surten frente a terceros, una vez que se haya efectuado la inscripción en el Registro Público de Comercio. Pérdida de la personalidad jurídica por parte de las sociedades fusionadas. 13.6. Inscripción en el registro público de comercio. • En el momento de la inscripción registral, si se pactare el pago de todas las deudas de las sociedades que hayan de fusionarse o se constituyere el depósito de su importe en una institución de crédito o constaré el consentimiento de todos los acreedores. A este efecto, las deudas a plazo se darán por vencidas (art 225 LGSC) Unidad 14. Transformación de las sociedades mercantiles 14.1. Concepto. ¿Qué se entiende por transformación de las sociedades mercantiles? La Ley General de Sociedades Mercantiles dispone que las sociedades constituidas en alguna de las formas que establecen las fracciones I a V del artículo 1ro (I.- Sociedad en nombre colectivo; II.- Sociedad en comandita simple; III.- Sociedad de responsabilidad limitada; IV.Sociedad anónima; V.- Sociedad en comandita por acciones) podrán adoptar cualquier otro tipo legal. Así mismo, podrán transformarse en sociedades de capital variable (art 227) de donde resulta que la transformación se ajusta a un doble concepto: modificación del tipo social o adopción de la modalidad de capital variable 14.2. Diferencias y semejanzas con la fusión. Diferencias y semejanzas entre transformación y fusión. Diferencias • La fusión supone la preexistencia de varias sociedades con sus respectivas personalidades y patrimonios, la transformación solo plantea la existencia de una sociedad. • La fusión que no conduce a la adopción de un nuevo tipo social; la transformación conduce a la modificación del tipo social. • En la fusión hay multiplicidad de patrimonios, créditos, deudas y socios y en la transformación no se presenta esto. Semejanzas • El acuerdo deberá tomarse por el órgano que corresponda según el tipo social de que se trate. • El acuerdo debe inscribirse en el RPC y publicarse en el periódico oficial del domicilio de la sociedad • Publicarse el último balance e informarse sobre el sistema establecido para la extinción del pasivo. • La transformación surte efectos tres meses después de la inscripción registral. • La adopción del nuevo tipo social NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

se ajustará a los requisitos de constitución respectivos 14.3. Cambio de capital fijo a variable. ¿Puede considerarse la modificación de capital fijo a variable como una transformación? ¿Por qué? Sí, porque se modifica el capital social de la sociedad, ya sea por aumento de aportaciones posteriores de los socios o por admisión de nuevos socios y de disminución de dicho capital por retiro parcial o total de las aportaciones, sin más formalidades que las establecidas en el capítulo conformado por los artículo 213 al 221 de la Ley General de Sociedades Mercantiles. 14.4. Consecuencias. ¿Qué clases de sociedades mercantiles pueden transformarse? Sociedad en nombre colectivo, sociedad en comandita simple, sociedad de responsabilidad limitada, sociedad anónima y sociedad en comandita por acciones. (Art. 227 LGSM). ¿Es posible transformar una sociedad mercantil a una sociedad civil? ¿Por qué? No, la calificación de una sociedad como civil o mercantil no es tarea fácil. La distinción entre sociedad civil y mercantil en la doctrina se ha puesto a discusión sobre la naturaleza de ambas sociedades en lo referente a que si las sociedades mercantiles pierden su naturaleza por no ejercer el comercio y si las sociedades civiles se convierten en mercantiles cuando realicen actos de comercio. Al respecto, “nuestra ley, corto por lo sano la discusión doctrinal, al resolver que las sociedades mercantiles serian comerciantes por su forma … por lo tanto si una sociedad civil, ejercita el comercio, se convertiría en sociedad irregular o de hecho” (Cervantes Ahumada). 14.5. Derechos de los socios y de los acreedores. ¿Cuáles son los derechos de los socios y de los acreedores frente a una transformación? Aunque nuestra ley no impone el derecho de preferencia, por parte de los suscriptores del capital fijo, para suscribir acciones del capital variable, pues recuérdese que este último es susceptible de aumento por admisión de nuevos socios (RT. 213), seria plenamente valida la cláusula que estableciera el citado derecho de preferencia. En cambio, no es legalmente admisible la posibilidad de ejercitar el derecho de separación cuando se trate de capital mínimo, precisamente en razón de que se trata de una cifra fija, que solo podría modificarse mediante una reforma a los estatutos sociales (Art. 182-III). Por lo que se refiere a los acreedores, conviene precisar que, a menos que los estatutos dispongan otra cosa, no les asiste el derecho de oponerse a cualquier reducción de capital, dentro de la cifra variable, por cuanto, como se ha dicho varias veces, las reducciones de mismo pueden llevarse a efecto sin mas formalidades. (Art. 213) En caso de que una sociedad anónima haya emitido obligaciones, las mismas sean convertibles en acciones del capital variable, cuyo caso los obligacionistas tendrán derecho de exigir el canje respectivo con arreglo a los términos del acta de emisión y de los títulos de las obligaciones, en la inteligencia, además, de que los obligacionistas podrán oponerse

SOCIEDADES MERCANTILES validamente a cualquier acuerdo que perjudique sus derechos (Art. 210 bis-I, II, V y VI, LGTOC) Unidad 15. Escisión de las sociedades mercantiles. 15.1. Concepto. La escisión es el acto jurídico de división de una sociedad que decide escindir total o parcialmente sus activos en dos o más partes. Dichos activos podrán ser utilizados por otras sociedades para crear nuevas sociedades. 15.2. Formas. Explique las formas de escisión que existen. Hay dos formas, La escisión por incorporación. El patrimonio (total o parcial) que se escinde, se une e incorpora a una o varias sociedades existentes (beneficiarias) que incrementan su patrimonio. Los socios de la escindida normalmente pasarán a ser socios de la beneficiaria. La escisión por integración. Con los bienes y derechos de las sociedades escindidas se construye una o más beneficiarias, cuyos socios serán los de las escindidas. 15.3. Sociedades que participan. ¿Qué es una sociedad escindente? Es una sociedad que decide extinguirse o sin extinguirse, dividir la totalidad, o parte de su activo, pasivo y capital social en dos o más partes, que son aportadas en bloque a otras sociedades de nueva creación. (Art. 228 Bis LGSM) ¿Qué es una sociedad escindida? Es una sociedad de nueva creación que recibe la totalidad o en bloques el activo, pasivo y capital social de una sociedad que decidieron extinguirse o sin extinguirse (sociedades escindentes). (Art. 228 Bis LGSM). 15.4. Semejanzas y diferencias con la fusión. Diferencias y semejanzas entre la escisión y la fusión. Diferencias: La fusión tiene como objetivo absorber una o varias sociedades y consolidarse en una sola. La escisión puede extinguirse o no, y divide la totalidad o parte de su activo, pasivo y capital social, que aporta en bloques a una nueva o nuevas sociedades. Semejanzas: Ambas serán acordadas y decididas por cada una de ellas Los acuerdos se inscribirán en el Registro Público de Comercio y se publicarán en el periódico de mayor circulación del domicilio de las sociedades por un determinado plazo de tiempo. 15.5. Derechos de los acreedores. Art. 6.- DERECHOS DE LOS ACREEDORES. Los acreedores de las sociedades que participen en la escisión, que sean titulares de deudas adquiridas con anterioridad a la publicación a que se refiere el artículo anterior, podrán, dentro de los treinta días siguientes a la fecha del último aviso, exigir garantías satisfactorias y suficientes para el pago de sus créditos, siempre que no dispongan de dichas garantías. La solicitud se tramitará en la misma forma y producirá los mismos efectos previstos para la fusión. Lo dispuesto en el presente artículo no procederá cuando como NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

resultado de la escisión los activos de la sociedad escindente y de las beneficiarias, según el caso, representen por lo menos el doble del pasivo externo. Parágrafo. Para efectos de lo dispuesto en el presente artículo los administradores de la sociedad escindente tendrán a disposición de los acreedores el proyecto de escisión, durante el término en que puede ejercer el derecho de oposición. ¿Cuáles son los derechos de los socios en una escisión? Tendrá inicialmente una proporción del capital social de las escindidas, igual a la de que sea titular en la escindente. (Art. 228Bis Fracc. III. LGSM)) 15.6. Derechos de los socios. La sociedad o sociedades destinatarias de las transferencias resultantes de la escisión, se denominarán sociedades beneficiarias. Los socios de la sociedad escindida participarán en el capital de las sociedades beneficiarias en la misma proporción que tengan en aquella, salvo que por unanimidad de las acciones, cuotas sociales o partes de interés representadas en la asamblea o junta de socios de la escindente, se apruebe una participación diferente. Art. 4.- PROYECTO DE ESCISION. El proyecto de escisión deberá ser aprobado por la junta de socios o asamblea general de accionistas de la sociedad que se escinde. Cuando en el proceso de escisión participen sociedades beneficiarias ya existentes se requerirá, además, la aprobación de la asamblea o junta de cada una de ellas. La decisión respectiva se adoptará con la mayoría prevista en la ley o en los estatutos para las reformas estatutarias. El proyecto de escisión deberá contener por lo menos las siguientes especificaciones: 1. Los motivos de la escisión y las condiciones en que se realizará. 2. El nombre de las sociedades que participen en la escisión. 3. En el caso de creación de nuevas sociedades, los estatutos de la misma. 4. La discriminación y valoración de los activos y pasivos que se integrarán al patrimonio de la sociedad o sociedades beneficiarias. 5. El reparto entre los socios de la sociedad escindente, de las cuotas, acciones o partes de interés que les corresponderán en las sociedades beneficiarias, con explicación de los métodos de evaluación utilizados. 6. La opción que se ofrecerá a los tenedores de bonos. 7. Estados financieros de las sociedades que participen en el proceso de escisión debidamente certificados y acompañados de un dictamen emitido por el revisor fiscal y en su defecto por un contador público independiente. 8. La fecha a partir de la cual las operaciones de las sociedades que se disuelven habrán de considerarse realizadas para efectos contables, por cuenta de la sociedad o sociedades absorbentes. Dicha estipulación solo produce efectos entre las sociedades participantes en la escisión y entre los respectivos socios.

SOCIEDADES MERCANTILES Art. 5.- PUBLICIDAD. Los representantes legales de las sociedades que intervienen en el proceso de escisión publicarán en un diario de amplia circulación nacional y en un diario de amplia circulación en el domicilio social de cada una de las sociedades participantes, un aviso que contendrá los requerimientos previstos en el artículo 174 del Código de Comercio. Adicionalmente, el representante legal de cada sociedad participante comunicará el acuerdo de escisión a los acreedores sociales, mediante telegrama o por cualquier otro medio que produzca efectos similares. 15.7. Consecuencias. Requisitos que deberá contener la resolución que apruebe la escisión. a) La descripción de la forma, plazos, y mecanismos en que los diversos conceptos de activo, pasivo y capital social serán transferidos b) La descripción de las partes del activo, pasivo y capital social que correspondan a cada sociedad escindida, y en su caso a la escindente, con detalle suficiente para permitir la identificación de éstas. c) Los estados financieros de la sociedad escindente, que abarquen por lo menos las operaciones realizados en el último ejercicio social, debidamente dictaminados por auditor externo. Corresponderá a los administradores de la escindente informar a la asamblea sobre las operaciones que se realicen hasta que la escisión sufra plenos efectos legales. d) La determinación de las obligaciones que por virtud de la escisión asuma cada sociedad escindida. Si una sociedad escindida incumpliera alguna de las obligaciones asumidas por ella en virtud de la escisión, responderá solidariamente a los acreedores que no hayan dado su consentimiento expreso, la o las demás sociedades escindidas, durante un plazo de tres años contado a partir de la última de las publicaciones a que se refiere la fracción V, hasta por el importe del activo neto que les haya sido atribuido en la escisión a cada una de ellas; si la escindente no hubiere dejado de existir , ésta responderá por la totalidad de la obligación, y e) Los proyectos de estatutos de las sociedades escindidas. (Art. 228Bis, fracción IV. LGSM) ¿A partir de qué momento surte efectos la escisión? A partir de que la resolución de la escisión se protocolice ante notario y se inscriba en el Registro Público de Comercio; además de publicarse en la gaceta oficial o periódicos de mayor circulación del domicilio de la escindente una síntesis de la información a que se refiere los incisos a) y c) del Artículo 228Bis, fracción IV, indicando claramente que el texto completo se encuentra a disposición de socios y 30 acreedores en el domicilio social de la sociedad durante un plazo de cuarenta y cinco días naturales contados a partir de que se hubiere efectuado la inscripción. Art. 228Bis, fracc. V. LGSM). De tal modo que cumplidos los requisitos y transcurrido el plazo a que se refiere la fracción V, sin que se haya presentado oposición, la escisión surtirá plenos efectos. (Art. 228Bis fracc. VII LGSM) Unidad 16. Agrupaciones de sociedades. NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

16.1. Grupos de sociedades. ¿Qué se entiende por grupos de sociedades? Es la agrupación de sociedades, que buscan en la unión la consecución de fines comunes, no individuales, se manifiestan en la esfera industrial organizando la producción, en la esfera comercial estrictamente, con mercados gigantes y en materia de servicios. Estos grupos pueden ser de varios y distintos tipos, aunque predomina la SA como el modelo más adecuado y mejor constituido a ese efecto. (Barrera Graf, pág. 735 y 736) 16.2. Sociedad controladora (holding). ¿Qué es una sociedad controladora? Sociedad que a través de la suscripción de acciones o de partes sociales de otras sociedades obtienen el predominio, el control. (Barrera Graf, pág. 739) 16.3. Control de sociedades. El control de las sociedades puede operar en dos formas: a) horizontal; b) vertical. Existe el control horizontal cuando, sin operar una coparticipación accionaría entre los socios de la controladora y de las controladas, se configure el predominio jurídico de la primera sobre las demás, por virtud de uno o varios contratos de la más diversa índole: • Joint Venture Conocido también como alianza estratégica o unión temporal, que supone la operación de una actividad industrial o comercial determinada por parte de la controladora, la que a su vez dispone para ello de las aportaciones técnicas, jurídicas, operativas e incluso tal vez financieras, de las demás sociedades, que en principio se constituyen exclusivamente para realizar las aportaciones, o bien limitan a ello su actividad. • Franquicia Contrato, como es sabido, permite a la sociedad franquiciante limitar varios de los aspectos operativos de la franquiciataria, como las fuentes de aprovisionamiento, la publicidad, la reventa de ciertos productos, etc., sin necesidad de ejercer un predominio corporativo o administrativo, y con todo ello se configura también el control horizontal. • Distribución, agencia, exclusiva y otros. Contratos que, como es fácil suponer, con frecuencia requieren de ciertos pactos como el de las zonas de operación, mínimos de venta, precios de reventa y otros, que la controladora se reserva, en unión de los medios de transporte de los bienes objeto del contrato. Pues bien, todos esos limites a la libertad de acción de las demás sociedades implican una nueva forma de control horizontal de ellas. El control vertical ofrece, una sola forma contractual, consiste en la tenencia por parte de la controladora, de la mayoría o de la totalidad de las acciones representativas del capital social de las controladas, lo que, por razón natural, atribuye a la primera, invariablemente el derecho de decidir la suerte de las controladas, mediante el voto mayoritario. 16.4. Agrupaciones financieras.

SOCIEDADES MERCANTILES La reconocida importancia de las actividades que realizan las entidades financieras de todo tipo dio lugar a que en nuestro país, como ya había ocurrido en otros, se admitiera y regulara la configuración de estas agrupaciones, mediante el sistema de control vertical, y en el diario oficial de la federación del 18 de junio de 1990 se publicó la Ley para Regular las Agrupaciones Financieras, en cuyos términos las entidades respectivas, que deben ser instituciones de crédito, aseguradoras, afianzadoras, arrendadoras financieras, casas de bolsa, etc., están controladas por una tenedora, cuya actividad y fin exclusivo son, precisamente, los de realizar todas la actividades inherentes al manejo de las controladas, en el capital social de las cuales deben ostentar la mayor parte, o bien la totalidad. 16.5. Sociedades con inversiones de capital cruzadas. Definición de consorcio, konzern, holding y cártel. Consorcios: Asociaciones entre empresas con la finalidad de realizar una actividad económica, sin que por ello tales empresas pierdan su personalidad jurídica. Konzern: Sólo el Derecho de los países de origen germánico, como Alemania, Austria, Suiza u Holanda, tiene un vocablo que designa específicamente el fenómeno que conocemos como grupo de sociedades. En los países citados, para referirse a este hecho propio del tráfico económico y mercantil se utiliza el término Konzern, que implica la idea de grupo, pero circunscrita exclusivamente al ámbito de la actividad empresarial. Holding: Término anglosajón que designa las sociedades que no ejercen por sí mismas ni la industria ni el comercio, sino que su objetivo es la tenencia y posesión de acciones de otras empresas teniendo de este modo su control. Cártel: Acuerdo formal entre diversas firmas que participan en un mismo mercado, con el objeto de fijar políticas conjuntas en cuanto a precios y cantidades de producción. Unidad 17. Sociedades extranjeras. 17.1. Nacionalidad de una sociedad. Criterios para determinarla Son personas morales de nacionalidad mexicana las que se constituyan conforme a las leyes mexicanas y tengan en el territorio nacional su domicilio legal (artículo. 8º). Cláusula de Exclusión de Extranjeros: (cláusula Calvo). El convenio o pacto expreso que forme parte integrante de los estatutos sociales, por el que se establezca que las sociedades de que se trate no admitirán directa ni indirectamente como socios o accionistas a inversionistas extranjeros, ni a sociedades con cláusula de admisión de extranjeros. (Art. 2, LIE) Explique el criterio que utiliza la legislación mexicana para determinar si una sociedad es extranjera. ARTÍCULO 2o.- Para los efectos de esta Ley, se entenderá por: II.- Inversión extranjera: a) La participación de inversionistas extranjeros, en cualquier proporción, en el capital social de sociedades mexicanas; b) La realizada por sociedades mexicanas con mayoría de capital extranjero; y c) La participación de inversionistas NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

extranjeros en las actividades y actos contemplados por esta Ley. 95. Requisitos legales para que las sociedades extranjeras puedan ejercer el comercio en México (Ley General de Sociedades Mercantiles y Ley de Inversión Extranjera) Artículo 250.- Las sociedades extranjeras personalidad jurídica en la República, legalmente constituidas tienen Artículo 251.- Las sociedades extranjeras sólo podrán ejercer el comercio desde su inscripción en el Registro. La inscripción sólo se efectuará previa autorización de la Secretaría de Economía, en los términos de los artículos 17 y 17 A de la Ley de Inversión Extranjera. Las sociedades extranjeras estarán obligadas a publicar anualmente un balance general de la negociación visado por un Contador Público titulado. ARTÍCULO 15.- Se requiere permiso de la Secretaría de Relaciones Exteriores para la constitución de sociedades. Se deberá insertar en los estatutos de las sociedades que se constituyan, la cláusula de exclusión de extranjeros o el convenio previsto en la fracción I del artículo 27 Constitucional. ARTÍCULO 16.- Se requiere permiso de la Secretaría de Relaciones Exteriores para que las sociedades constituidas cambien su denominación o razón social. Las sociedades que modifiquen su cláusula de exclusión de extranjeros por la de admisión, deberán notificarlo a la Secretaría de Relaciones Exteriores, dentro de los treinta días hábiles siguientes a dicha modificación. Si estas sociedades son propietarias de bienes inmuebles ubicados en la zona restringida destinados a fines no residenciales, deberán dar el aviso a que se refiere la fracción I del artículo 10 de esta Ley, dentro del plazo previsto en el párrafo anterior. ARTÍCULO 16 A.- Toda solicitud de permiso a que se refieren los artículos 15 y 16 de esta Ley deberá ser resuelta por la Secretaría de Relaciones Exteriores dentro de los cinco días hábiles siguientes a la fecha de su presentación. Concluido dicho plazo sin que se emita resolución, se entenderá aprobada la solicitud respectiva. 17.2. Análisis de la Ley de Inversiones extranjeras. Requisitos que exige la ley mexicana para que las sociedades mercantiles puedan ejercer el comercio. Deben examinarse con cuidado los tratados de libre comercio celebrados por nuestro país, sobre estímulos y protección recíproca de las inversiones, pues, como es bien sabido, todos ellos son “ley suprema” en el país (artículo. 133. CPEUM). Las disposiciones legales en materia de extranjería, así como que, por cuanto hace a las sociedades extranjeras, las somete a lo dispuesto en el propio ordenamiento mercantil –entiéndase la LGSM--- en lo tocante “...a la creación de sus establecimientos dentro del territorio nacional, a sus operaciones mercantiles y a la jurisdicción de los tribunales de la nación” (artículo. 15). El principal de los requisitos fijados a las sociedades extranjeras para ejercer el comercio, es el consistente en su inscripción en el RPC, previa autorización al efecto de la Secretaría de Economía. El caso de las reaseguradoras extranjeras (artículo. 28 de la Ley General

SOCIEDADES MERCANTILES de Instituciones y Sociedades Mutualistas de Seguros), que sólo pueden abrir y operar oficinas de representación en nuestro país mediante autorización de la SHCP. 17.3. Incumplimiento de los requisitos legales. Responsabilidad solidaria de los representantes. Por lo demás, también resulta obvio que ciertas infracciones, como las que impliquen un inapropiado comportamiento en su calidad de huéspedes –lavado de dinero, tráfico de sustancias prohibidas, fraudes y conductas parecidas--- darán lugar a que se revoque la autorización, sin perjuicio del fincamiento de responsabilidades administrativas, civiles, laborales y penales en las que hayan incurrido, así corporativamente como en lo personal sus representantes, a quienes, además, en caso de ser también extranjeros, podrá aplicarse el artículo. 33, CPEUM, y ser expulsados del país. 17.4. La quiebra de una sociedad extranjera. Inspirada en la Ley modelo de la CNUDMI sobre la Insolvencia Transfronteriza (Viena, 30 de mayo de 1997), nuestra Ley de concursos Mercantiles dedica su Título Decimosegundo a la regulación de los mecanismos –en verdad por demás confusos—derivados de la existencia de intereses nacionales en la quiebra de una sociedad extranjera con establecimiento en nuestro país y viceversa. 17.5. Sociedades mexicanas establecidas en el extranjero. Con las entendibles excepciones de las sociedades sujetas a control permanente del Estado, como las intermediarias financieras, las aseguradoras y otras, de modo general las sociedades mercantiles disfrutan de absoluta libertad para instalarse en el extranjero, con las limitantes impuestas por las leyes nacionales de los países anfitriones

COMPLEMENTO: 1.3.1. Grados y manifestaciones: Se aborda la separación del Derecho Civil y del Derecho Mercantil, en NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

virtud que es más práctico la solución de controversias que surjan de ambas ramas y sus grados o aspectos son: Legislativo: que a su vez ofrece dos manifestaciones la sustantiva y la procesal. Jurisdiccional: en cuanto puedan existir jueces y tribunales de lo civil, separadamente de los llamados a dirimir contiendas mercantiles. Doctrinal: en la medida que se elaboren trabajos e investigaciones de Derecho Civil y de Derecho Mercantil con total independencia. Académico: que supone la separada impartición de centros de estudios y universidades, de asignaturas civiles y mercantiles con arreglo a planes de estudio así diseñados. 1.4. Sistemas Adoptados Por El Derecho Mercantil Contemporáneo. 1.4.1. Países del Common Law: En estos países para dirimir sus controversias se usa el método de usos y costumbres y la jurisprudencia referente a la práctica comercial. 1.4.2. Países capitalistas de derecho escrito: En la mayoría de estos países unificaron el derecho mercantil al derecho objetivo, como en algunos se continúa la separación de ambos derechos por seguir en la influencia del Derecho Romano. 1.4.3. Países semicapitalistas de Derecho escrito: Se puede entender a los países en que el Estado marca la actividad económica de los particulares y que estos prefieren separar ambos derechos. 2.6. Comentario Crítico A menos que nuestro legislador decidiera seguir el ejemplo de los sistemas jurídicos italiano, suizo y brasileño, así como del proyecto argentino, y opte por la unificación del derecho privado de las obligaciones, nuestro derecho positivo mercantil clama por una radical actualización, de modo especial en lo que se refiere a la ley más importante, como lo es el Código de Comercio, moldeado a la imagen del ya casi bicentenario Código francés, a lo menos en los siguientes aspectos: Erradicar el acto de comercio para ubicar a la empresa lucrativa como piedra miliar del derecho mercantil. Suprimir o modernizar anticuados conceptos e instituciones, como el de comerciante (artículo. 3°), el anuncios de la calidad mercantil (artículo, 17), los efectos de la falta de inscripción de actos en el Registro Público de Comercio (artículo. 22 y sigs), la relación de actos de comercio (artículo. 75), la teoría del contrato mercantil (artículo. 77 y sigs.) y la regulación de algunos contratos que no encuentren cabida en otras leyes 3.4. Aplicación La Ley modelo sobre el comercio electrónico CNUDMI será aplicable a todo tipo de información en forma de mensaje de datos utilizada en el contexto de actividades comerciales

SOCIEDADES MERCANTILES 4.6.2. Incapaces conforme al derecho común. Artículo 450 del (CC) Tienen incapacidad natural y legal: I. Los menores de edad; II. Los mayores de edad que por causa de enfermedad reversible o irreversible, o que por su estado particular de discapacidad, ya sea de carácter físico, sensorial, intelectual, emocional, mental o varias de ellas a la vez, no puedan gobernarse, obligarse o manifestar su voluntad, por sí mismos o por algún medio que la supla. 11.2. Clasificación. La LGSC en su título segundo, enumera cuatro clases de estas sociedades: 1. Sociedades cooperativas de consumidores (arts. 52 a 55). Son aquellas cuyos miembros se asocien con el objeto de obtener en común bienes o servicios para ellos, sus hogares o sus actividades individuales de producción. La idea de mutualidad es clara: que los miembros se asocien para obtener en común bienes y servicios. 2. Cooperativas de productores en general (arts. 56 a 62). Son aquellas cuyos miembros se asocien con el objeto de trabajar en común en la producción de mercancías o en la prestación de servicios al público. Consecuencia de tal nota es que estas cooperativas, como regla general, no utilicen asalariados, porque trabajadores son los propios socios. 3. Las sociedades de intervención oficial (arts. 63 a 65). Son las que exploten concesiones, permisos y autorizaciones y contratos o privilegios legalmente otorgados por las autoridades federales o locales. Para esta clase de cooperativas de intervención oficial, el artículo. 93 del RLGSC dispone que los permisos o contratos y las concesiones para la prestación continua de servicios al público que otorguen las autoridades federales o del D. F., se les otorgue de manera preferente. 4. Las sociedades de participación estatal (arts. 66 a 71). Lo serán aquellas que exploten unidades productoras empresas públicas), o bien, que les haya sido dadas en administración (mediante el contrato de administración respectiva) por el gobierno federal, por los gobiernos de los estados, por el departamento del distrito Federal, por los municipios o por el Banco Obrero. Sólo estas cuatro serás consideradas cooperativas, en los términos del artículo. 2º, por lo que, a semejanza de LGSM, no cabe que los particulares creen tipo distintos de esos cuatro, ni tampoco, lo que es posible en otros derechos, que los consorcios de sociedades puedan asumir la forma de cooperativas. 11.4. Título representativo de la calidad de socio. Los miembros o socios de las cooperativas (cooperativistas) manifiestan su voluntad tanto al momento de constituir la sociedad en una ”asamblea general que celebren” (artículo. 14 LGSC) y en el que expresen su consentimiento de crearla y de formar parte de ella (lo que debe ser por el voto unánime de los futuros socios), como durante el funcionamiento de la sociedad a través del voto que conceda a cada uno NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

de ellos. Se trata, pues, de un voto por persona, independientemente del valor de la aportación de cada socio, aunque es posible que el o los socios que se suscriban y paguen (aporten) el valor de más de un certificado. Según la fracción I del artículo. 1º de la LGSC, las sociedades cooperativas deben estar integradas por individuos de la clase trabajadora. Este requisito impide que sean socios las personas morales ; así como los que no sean trabajadores, pero sí, en cambio, que sean empleados, obreros, ejidatarios y en general agricultores. El fin o causa de los socios de ingresar a la sociedad es de carácter mutualista “de prestaciones mutuas que sirven de base a la sociedad, no de carácter lucrativo; a efecto de que la obra común de producción o de consumo sea en beneficio de todos, de manera inmediata y directa. No se trata de una relación laboral, como claramente lo establece el artículo. 62 LGSC, porque no hay subordinación sino remuneración o pago por una función colectiva en beneficio de todos. 11.6. Órganos sociales. Los órganos de la sociedad cooperativa son cuatro, a saber 1) La asamblea general, 2) El consejo de administración, 3) El consejo de vigilancia, y 4) La comisión de control técnico, para el caso de las sociedades de producción. La Ley permite que en el contrato social se establezcan las bases para la creación de otras comisiones (artículo 21). Asambleas generales La asamblea general es la autoridad suprema de la sociedad y sus acuerdos obligan a todos los socios, presentes o ausentes, siempre que se tomen de conformidad con las bases constitutivas de la sociedad y con la Ley y su correspondiente reglamento (artículo 22, LGSC) Según sea su época de reunión, las asambleas generales pueden ser ordinarias y extraordinarias. Las primeras son las que se reúnen periódicamente, cuando menos una vez al año, en la fecha prevista en las bases constitutivas y. las segundas, las que se reúnen cuando las circunstancias lo requieren. Sin embargo, será obligatorio convocar a asamblea cuando el consejo de administración haya aceptado provisionalmente a diez socios (artículo 21, RLGSC). Atribuciones de la Asamblea General Con arreglo al artículo. 23 de la LGSC, la asamblea general resolverá sobre todos los negocios y problemas de importancia para la sociedad y establecerá las reglas generales que deban normar el funcionamiento de la sociedad. Convocatoria Por regla general, la facultad de convocar a asamblea corresponde al consejo de administración, ya sea mediante cita personal, cuando el número de socios permita el reparto, ya sea por correo mediante tarjeta

SOCIEDADES MERCANTILES abierta certificada, en la que se incluirá la orden del día, la cual no deberá contener como punto el renglón de asuntos generales u otra indicación análoga. Consejo de administración La gestión de los negocios sociales y la representación de la sociedad corresponden al consejo de administración, cuyas facultades y obligaciones son enumeradas minuciosamente en el artículo 36 del Reglamento. Funcionamiento del consejo de administración El consejo de administración actúa como órgano colegiado pues sus resoluciones se tomarán por mayoría de votos y, en caso de empate el presidente tendrá voto de calidad. No obstante, los asuntos de trámite o de poca trascendencia podrán ser despachados individualmente por los miembros del propio consejo, según sus funciones y bajo su responsabilidad, en cuyo caso deberán dar cuenta del uso de esta facultad en la primera reunión del consejo. Las resoluciones del consejo de administración deben costar en una acta circunstanciada que deberá asentarse en el libro correspondiente. Consejo de vigilancia Conforme a lo previsto por el artículo 32, LGSC, el consejo de vigilancia ejerce la supervisión de todas las actividades de la sociedad; pero, además, tiene derecho de veto para el sólo objeto de que el consejo de administración reconsidere las resoluciones vetadas. A estos efectos, toda resolución del consejo de administración les deberá ser comunicada por escrito al adoptarse. El derecho de veto, debe ejercitarse ante el presidente del consejo de administración dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a la resolución, pero la asamblea general inmediata estudiará el conflicto y resolverá en definitiva. El consejo de vigilancia tiene además las facultades que le atribuye el artículo 41 del Reglamento. Comisión de control técnico Por disposición legal, las cooperativas de producción deben integrar una comisión de control técnico, cuyas principales funciones son de asesoramiento; de coordinación interdepartamental; de promoción de iniciativas para perfeccionar los sistemas de producción, trabajo y distribución; de denuncia ante la asamblea general cuando la administración desatienda injustificadamente sus opiniones técnicas y de planeación de operaciones (artículo 60, LGSQ. Además, la comisión de control técnico propondrá a la asamblea general la forma en que los socios deban recibir periódicamente anticipos sobre los rendimientos, teniendo en cuenta la calidad del trabajo exigido y el tiempo y la preparación técnica que requiera su desempeño, en el concepto de que a igual trabajo debe corresponder igual anticipo (artículo 61, LGSC). En lo que concierne a las comisiones de control técnico, cabe destacar que en la práctica, generalmente solo han propiciado discordias entre NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

sus miembros y los administradores, en detrimento de la buena marcha de las sociedades cooperativas. 12.2.2 Órgano de liquidación: atribuciones y funciones Al hablar el artículo 235 de la LGSM de los liquidadores, expresa “la liquidación estará a cargo de uno o más liquidadores que serán representantes legales de la sociedad y responderán por los actos que ejecuten extendiéndose de los límites de su encargo”. Los liquidadores sustituirán a los administradores en dirección y administración de la sociedad, podrán el estado y procedimiento de liquidación. Además deberán mantener en depósito, durante diez años después de concluida la liquidación, los libros y papeles de la sociedad (artículo. 245 de la LGSM) Las facultades o atribuciones de los liquidadores serán establecidas en los estatutos sociales, junta o asamblea dónde sean designados o conforme a disposiciones de la LGSM. Art. 242.- Salvo el acuerdo de los socios o las disposiciones del contrato social, los liquidadores tendrán las siguientes facultades: I. Concluir las operaciones sociales que hubieran quedado pendientes al tiempo de la disolución; II. Cobrar lo que se debe a la sociedad y pagar lo que ella deba; III. Vender los bienes de la sociedad; IV. Liquidar a cada socio su haber social; V. Practicar el balance final de la liquidación, que deberá someterse a la discusión y aprobación de los socios, en la forma que corresponda, según la naturaleza de la sociedad. El balance final, una vez aprobado, se depositará en el Registro Público de Comercio. VI. Obtener el registro público de Comercio la cancelación de la inscripción del contrato social, una vez concluida la liquidación. Efectos La sociedad conserva su personalidad jurídica, con el único fin de ponerse en estado de liquidación; el nombre de la sociedad deberá ir seguido de las palabras “en liquidación”. El órgano de administración se transforma, los administradores cesan en sus funciones y son sustituidos por liquidadores y la estructura social, encaminada hacia la producción será substituida y deberá extinguir sus relaciones pendientes con terceros. 12.2.3 Cancelación del registro Al finalizar el procedimiento de liquidación de una sociedad, se procederá a cancelar la inscripción del contrato social en el Registro Público de Comercio. subsiste la misma garantía del patrimonio social, así como la responsabilidad subsidiaria e ilimitada que correspondía a los socios. Para los nuevos créditos y para su titulares (acreedores) regirá en cambio la limitación de la responsabilidad del o de los socios al monto de sus aportaciones.

SOCIEDADES MERCANTILES

CUESTIONARIO 1.- Menciona y explica cuales son los tipos de comercios que existen, según la clasificación del comercio. Comercio interior: el que se efectúa entre personas que se hallan presentes en el país. Comercio Exterior: el que se lleva acabo entre personas de un país y las que viven en otro Comercio Terrestre Comercio Marítimo Comercio al por mayor: el que se hace a gran escala, generalmente a personas que lo hacen para revender o con otro fin industrial. Comercio al por menor: el que se hace en pequeña escala, por lo general al consumidor. Comercio por cuenta propia: El que se hace por el propio interesado Comercio en comisión: el que se hace a cuenta de otro. 2.- Que entendemos por Derecho Mercantil. Conjunto de normas que regulan la actividad de los comerciantes y las relaciones derivadas de los actos de comercio y tiene como finalidad principal la de regular las relaciones jurídicas que surgen del ejercicio del comercio entre las personas y entre ellos. 3.- Que entendemos por Derecho Público. Es el conjunto de normas que regulan la organización del estado y los procedimientos entre este y los particulares. 4.- Que entendemos por Derecho Privado. Al conjunto de normas que regulan las relaciones entre particulares o con actividades privadas tales como sociedades. 5.- Quien tiene la facultad para legislar en toda la República sobre hidrocarburos, minería y comercio entre otros de acuerdo al artículo 72 fracción X. El congreso. 6.- Qué entendemos por Costumbre Mercantil. NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

Es la reiteración de determinados actos a través del tiempo y del espacio, a los que la sociedad reconoce un principio de normatividad necesaria para regular la vida del hombre en sociedad. La costumbre tiene dos elementos: El habito consuetudinario es decir la repetición de una serie de actos iguales que engendran el hábito, lo cual no bastaría para hablar de que fuera costumbre del derecho La opinión Juris que es la conciencia e la sociedad de ser justo, necesario y normativo el hecho repetido constantemente, es cuando se dice que existe una costumbre jurídica y que tiene carácter de fuentes del derecho. 7.- Qué entendemos por Jurisprudencia. La interpretación que de las leyes mercantiles hacen los tribunales federales o en su caso los tribunales comunes y repetidos en cinco casos. La SCJN, como integrante del poder judicial de la federación, y que es el tribunal mas alto en la republica, y su órgano de publicidad es el “Semanario judicial de la federación” en donde puede consultarse la jurisprudencia establecida. 8.- En el Derecho Mercantil se utiliza como norma supletoria a: El código civil para el distrito federal. Ya que lo no establecido en el código de comercio se regirá por lo establecido en el código antes mencionado 9.- Qué es Acto de Comercio. Es aquel regido por las leyes mercantiles y juzgado por los tribunales con arreglo a ellas o los que ejecutan los comerciantes. 10.- Cuál es el sistema para la determinación de los actos de comercio, adoptado por nuestro Código de Comercio. Nuestro Código de comercio adopta un sistema mixto aunque periódicamente objetivo. Subjetivo: Un acto será mercantil, cuando el acto de comercio sea ejecutado por un comerciante. La calidad del sujeto otorga a los actos su carácter mercantil. (Comerciante) Objetivo: Los actos son calificados de mercantiles en virtud de sus caracteres intrínsecos, cualquiera que sea el sujeto que las realice. Esto es sin considerar la persona que alas realice. (Forma casual) 11.- Cuál es la definición de comerciante. Es aquella persona natural o jurídica quien realiza actos de comercio haciendo de ello su profesión habitual. 12.- Cuál es la clasificación de los Actos de Comercio. Actos de intermediación en el cambio: Aquellos en el que la intervención

SOCIEDADES MERCANTILES de un sujeto comerciante implica una intermediación en el cambio de bienes o servicios con la intención de obtener un beneficio. Actos lucrativos: Aquellos que se realizan con un propósito de especulación, obtener lucro para alguna de las partes. Actos masivos por su realización: Aquellos que se ejecutan por empresas mercantiles, conectados con la organización y explotación de la empresa y su personal. (PE Producir en serie, Maquiladoras Armadoras). Actos practicados por empresa: Aquellos en los que para su realización se requiere la existencia de la empresa; en forma de unidad económica que en forma organizada y sistemática realiza actos de comercio. (Comercializadoras Aduaneras Aseguradoras etc.) Actos Conexos: Aquellos relacionados con la actividad de los comerciantes, o de su Negociación. (El trabajo lo puede hacer como empresa o como independiente). 13.- El Catálogo de Actos de Comercio lo encontramos en que artículo y de que ley. En artículo 75 del código de comercio. 14.- El artículo 3 del Código de Comercio nos da el concepto de: El concepto jurídico de los comerciantes. 15.- Son conocidas como sociedades de hecho, y se les llama así por razón de que, constituidas o no ante notario o corredor público, no se encuentran inscritas en el Registro Público de Comercio; y por lo tanto, carecen de personalidad jurídica. Asociación en Participación. 16.- Una empresa se debe de inscribir en: El registro publico de comercio. 17.- Qué se le da a una empresa al momento de inscribirse. Un folio electrónico. 18.- Qué es empresa. Es el conjunto de personas y cosas organizadas por el titular, con el fin de realizar una actividad onerosa, generalmente lucrativa de producción o de intercambio de bienes o servicios destinados al mercado. 19.- Cuáles son los elementos de los cuales se compone una empresa. Elementos personales, elementos materiales y elementos incorpóreos. 20.- Qué es un Contrato. El contrato es un tipo de acto jurídico de carácter bilateral, porque NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

intervienen dos o más personas (a diferencia de los actos jurídicos unilaterales en que interviene una sola persona), y está destinado a crear derechos (a diferencia de otras convenciones que están destinadas a modificar o extinguir derechos). Se realizan exclusivamente entre particulares. 21.- Qué es obligación. Se dice que existe una obligación cuando alguien tiene el deber de hacer. En general, se entiende por obligación cualquier deuda que se tenga que cumplir. También se llama obligación al título de renta fija que generalmente con un tipo de interés fijo y pagadero semestral o anualmente y con un plazo de amortización superior a tres años. Es un vínculo de derecho que nos sujeta respecto de otro a darle alguna cosa o hacer o no hacer alguna cosa. 22.- Qué es un Contrato de Adhesión. Se denomina así a los contratos más comunes o generales que redactan los vendedores de un inmueble o servicios para vincular al comprador. Contrato que se caracteriza porque su contenido es únicamente fijado por una de las partes, limitándose la otra a aceptarlo o a adherirse. 23.- Cuáles son los Auxiliares Dependientes y Autónomos de una empresa. Los auxiliares dependientes, son personas vinculados con el comerciante por un contrato laboral, con funciones más o menos extensas de representación del principal. La dependencia laboral supone, principalmente, la subordinación de los dependientes frente al comerciante. La subordinación se constata fundamentalmente por la presencia de diferentes circunstancias preestablecidas en el contrato de trabajo como, por ejemplo, el cumplimento de un horario, el desarrollo de una actividad determinada en un lugar específico de trabajo, sometimiento directo al jerarca y acatamiento de las órdenes de éste.Son auxiliares dependientes el factor o gerente, y los dependientes propiamente dichos, así como los viajantes y vendedores de plaza. Los auxiliares de comercio autónomos, son aquellos sujetos que no se relacionan con el comerciante mediante un contrato de trabajo. No se encuentran en condiciones de subordinación ni dependencia de clase alguna. Estos sujetos desarrollan su actividad con absoluta independencia. Su actuación es externa al establecimiento comercial, por lo cual no cumplen un horario y no tienen establecido un lugar específico de trabajo.Al no estar vinculados al comerciante por un contrato de trabajo, le son ajenas las prerrogativas laborales como la indemnización por despido, el salario vacacional y el aguinaldo. Son auxiliares independientes los siguientes sujetos: los corredores, los rematadores, los barraqueros, los administradores de casas de depósito y los empresarios de transporte. En Derecho Marítimo, dentro de esta

SOCIEDADES MERCANTILES categoría, se incluyen los agentes marítimos, despachantes de aduana, proveedores marítimos. En Derecho Aeronáutico, encontramos categorías similares: agentes aeronáuticos y proveedores 24.- Para poderse constituir una empresa, lo tiene que hacer ante un Notario Público y será mediante una: Acta constitutiva. 25.- Qué es una Sociedad Mercantil. Es la constituida de acuerdo con la legislación mercantil, utilizando alguno de los tipos reconocidos por ella, independientemente de que tenga o no una finalidad comercial. La que existe bajo una denominación o razón social mediante el acuerdo de voluntades de un grupo de personas llamadas socios, que unen sus esfuerzos y capitales para la realización de un fin común de carácter económico con propósitos de lucro. 26.- La expiración del plazo de duración estipulado en el Acta Constitutiva es una de las causas de: Disolución de la Sociedad. 27.- Su objeto es concluir las operaciones sociales pendientes de la sociedad, y con ello pagar lo que se deba, vender los bienes y repartir el patrimonio entre los socios. Disolución o liquidación de una sociedad. 28.- Es aquella sociedad que existe bajo un nombre o razón social y en la que todos los socios responden de modo subsidiario, ilimitado y solidariamente, de las obligaciones sociales. Sociedad en comandita pos acciones 29.- Es aquel tipo de sociedad en la que los socios solamente están obligados al pago de sus aportaciones. Sociedad de Responsabilidad Limitada. 30.- Es aquella sociedad que tiene un nombre o razón social, en la que como única obligación de los socios se limita al pago de sus acciones. Sociedad Anónima.

NAVARRO MUÑOZ MARIA ALEJANDRA, 079449353, GRUPO 9924

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->