P. 1
iten_4c34f13ed82e1

iten_4c34f13ed82e1

|Views: 2.577|Likes:
Publicado porEduardo Mori Guerra

More info:

Published by: Eduardo Mori Guerra on Sep 20, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/16/2013

pdf

text

original

Chomsky (1965) y todos sus seguidores apoyan la tesis de que los
seres humanos estamos dotados genéticamente de un conocimiento
universal específico de la lengua, conocido como “universales lingüísticos”
o lo que Chomsky llama “Gramática Universal”. Esta Gramática consiste en
un conjunto de principios lingüísticos innatos y abstractos que determinan
qué combinaciones son posibles en las lenguas y ayudan a disminuir los
problemas que la pobreza de estímulos provoca en el aprendizaje.

Como confirma Hawkins (1988), hay dos tipos de universales: los
formales y los sustantivos. Los primeros están relacionados con la forma de
una gramática, es decir, sus componentes (sintácticos, semánticos,
fonológicos, etc.), con los distintos tipos de reglas (estructurales, de
transformación, etc.), con los principios de interacción, etc. Por otro lado,
los sustantivos se refieren a los contenidos de esas reglas y categorías
sintácticas como pueden ser los rasgos distintivos en fonología o semántica,
los grupos nominales en sintaxis, etc.

El argumento principal que se ha usado en la defensa de esta teoría
es que si no tuviésemos ese talento innato, sería imposible aprender una
lengua puesto que los datos que obtenemos del input no son lo
suficientemente ricos para permitir la adquisición, y mucho menos que ésta
sea tan rápida y regular como resulta la adquisición de la lengua materna.

La competencia lingüística de los alumnos de la titulación Maestro-Especialidad
de Lengua Extranjera (Inglés). Estudio de casos.

32

Y, sobre todo, no podríamos dar sentido a ese input si sólo dispusiéramos
de un procedimiento general de aprendizaje inductivo.

De acuerdo con este planteamiento chomskyano, el input es
deficiente en dos sentidos: Por una parte, ciertos rasgos de la actuación,
como pueden ser agramaticalidades y equivocaciones, son inadecuados para
aprender una lengua. Por otra, el input no proporciona información para que
el alumno determine qué es lo que no se puede producir en una lengua dada.

Muchos autores apoyan esta hipótesis en relación con la lengua
materna –Brown y Hanlon (1970) o Hirsh-Pasek, Treiman y Schneideran
(1984)2

- y otros lo hacen en relación con la lengua extranjera. Así, según
citas recogidas en Larsen-Freeman y Long (1994: 208), aunque muchos
profesores corrigen explícitamente los errores de los aprendices en la clase,
la investigación ha demostrado que la retroalimentación corregida que dan
es irregular, resulta ambigua para los que llegan a percibirla y es inoportuna
e ineficaz a corto plazo (Allwright, 1975; Chaudron, 1986, 1988). Como
consecuencia, según los supuestos de esta teoría, las gramáticas que los
aprendices producen no están determinadas por el input.

2

Larsen-Freeman y Long (1994: 208): Hirsch-Pasek et al. (1984) comprobaron
que las madres repetían alrededor del 21 por 100 de las expresiones agramaticales
de sus hijos, frente a un 12 por 100 de las gramaticales. Las repeticiones solían
adoptar una forma ampliada, es decir, corregían implícitamente el error
incluyendo el elemento ausente. Pero como los niños no podían saber cuál de sus
expresiones era la gramatical, y además sus padres repetían tanto unas como otras,
no había manera de que supieran si las repeticiones de la madre o las expresiones
eran correcciones o simples paráfrasis, ni siquiera cuál de las dos posibilidades
sería la más probable. Así, en principio no pueden usar esta información como
prueba de gramaticalidad. Puede ser útil considerar estos problemas en el contexto
de una «corrección» dirigida y comprendida en una clase para adultos estudiantes
de segundas lenguas. Las diferencias entre las oraciones repetidas desaparecían a
medida que el niño se iba haciendo mayor.

Capítulo 2: Teorías sobre la adquisición de una segunda lengua

33

Para hacer frente a las generalidades o peculiaridades que distinguen
a las lenguas, se considera que los principios lingüísticos innatos y
abstractos que conforman la gramática universal pueden variar de maneras
muy concretas según lo que denominan “parámetros”. Éstos representan
propiedades de algunas de las lenguas del mundo en las partes
correspondientes de la gramática, de modo que si se desea representar la
gramática de otra lengua, se puede hacer simplemente modificando las
expresiones a las que se han visto expuestos los aprendices (input positivo)
que son las que ponen en funcionamiento diferentes contextos de un
parámetro dado (Baker, 1979, y Berwick, 1985). Una vez hecho esto, los
principios y parámetros forman una “gramática nuclear”. Existen también
otras reglas específicas de cada lengua que sólo pueden aprenderse por
medio de la experiencia (ya que no tiene parámetros), que constituyen la
“gramática periférica”.

Según Larsen-Freeman y Long (1994: 216), la explicación que da
Chomsky de la adquisición lingüística contiene, al menos, tres asunciones
cuestionables:

La primera es que el aprendizaje se produce muy deprisa y queda
casi determinado a los cinco años de edad, cuando la realidad es que la
mayor parte de la sintaxis compleja no se domina hasta mucho más tarde.
Así ha quedado demostrado en investigaciones realizadas por Mazurkewich
y White (1984), Hildebrand (1987) o Karmiloff-Smith (1986).

Una segunda asunción, también crucial, es que ciertos principios
sintácticos no se pueden aprender y, por consiguiente, son innatos. Esto

La competencia lingüística de los alumnos de la titulación Maestro-Especialidad
de Lengua Extranjera (Inglés). Estudio de casos.

34

también se ha puesto en tela de juicio, entre otros, por Parker (1989) y
O’Grady (1987).

Por último, un tercer supuesto es que el input del que disponen los
aprendices es inadecuado, en concreto por carecer de la evidencia negativa
necesaria para hacer frente tanto a una complejidad excesiva como a la
sobregeneralización. Aunque esto es cierto en lo que se refiere a la ausencia
de input negativo, no es necesario presuponer un conocimiento lingüístico
innato, sino que el aprendizaje puede ser un proceso que implique la
adopción inicial de hipótesis conservadoras, con ausencia de complejidad
máxima, seguida de un movimiento de desarrollo continuo donde la
complejidad va creciendo gradualmente, regido por una teoría del
aprendizaje y dirigido por pruebas positivas.

Como afirma Alcaraz Varó (1993: 54), el interés por los universales
lingüísticos no es una cuestión nueva en lingüística; forma parte de la
teorización, en primer lugar, de Saussure y de Troubetzkoy y, más tarde de
la de Jakobson con su teoría fonológica basada en el binarismo. Estos
lingüistas postulan que tanto el significante como el significado de las
lenguas deben ser descritos con caracterizaciones fonéticas y semánticas
universales, de forma que las representaciones, al ser universales, sean
independientes de las lenguas que describen. Por ejemplo, la teoría de los
rasgos distintivos de Jakobson, que postula en fonología la existencia de
quince o veinte rasgos distintivos independiente de cualquier lengua, es una
teoría de universales lingüísticos. Y en la gramática tradicional racionalista,
en los estudios de Port Royal (Grammaire générale et raisonée, de Antoine
Arnauld y Claude Laucelot, 1969), como ha reconocido Chomsky, se
encuentran claros antecedentes de su formulación teórica.

Capítulo 2: Teorías sobre la adquisición de una segunda lengua

35

Esta teoría de los universales lingüísticos ha sido tan atractiva que
sigue siendo centro de atención de los generativistas, quienes investigan la
subyacencia común, o lo que Hawkins (1988) llama los “universales
absolutos”. Ha sido también asumida por otras metodologías como la
llamada “gramática universal tipológica” cuyos miembros, entre ellos
Hawkins, Keenan o Comrie, están más interesados en la comparación y
clasificación de las lenguas de acuerdo con los universales observables.

Con relación a la adquisición de la segunda lengua, es un modelo que
posee un cierto atractivo por su capacidad para hacer predicciones precisas
y probables con una base teórica. Sin embargo, los análisis inspirados en la
Gramática Universal sufren de la misma orientación estática hacia la lengua
meta que ha afectado a otros enfoques del desarrollo de la lengua materna,
basados en teorías lingüísticas en vez de en teorías del aprendizaje de la
lengua.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->