02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano

Estudio radiológico de la muñeca y la mano
María José Pons Renedo y María Arraiza Sarasa
Servicio de Radiología. Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

REPASO ANATÓMICO
La complejidad e interdependencia de las estructuras anatómicas de la mano y la muñeca hace posible un sinnúmero de movimientos, no equiparable a los producidos por ningún otro segmento del organismo humano (1). Está compuesto por una serie de huesos: el cúbito y el radio en su porción distal, la fila proximal de los huesos del carpo, que incluye escafoides, semilunar, piramidal y pisiforme, la fila distal de los huesos del carpo, que contiene trapecio, trapezoide, grande y ganchoso, los metacarpianos y las falanges. Todos ellos están unidos y estabilizados por un complejo entramado ligamentario.

Articulaciones
Se distinguen una serie de articulaciones o compartimentos. Articulación radiocubital distal Tiene forma de L. Su borde proximal es la cabeza del cúbito cubierto de cartílago y la escotadura cubital del radio. Su límite distal es el fibrocartílago triangular, que sirve como estabilizador de la articulación radiocubital y como amortiguador entre el carpo y la porción distal del cúbito. El fibrocar tílago triangular está incluido en el complejo fibrocar tilaginoso triangular, que se compone, además, de los ligamentos radiocubitales dorsales y volares, el menisco cubital, el ligamento colateral cubital y la vaina del extensor cubital del carpo. Es más grueso en la periferia que en el centro y, en esta porción central, es avascular, está compuesta por bandas de fibras de colágeno en sentido oblicuo (2). Articulación radiocarpiana En la parte proximal está formada por la superficie distal del radio y el extremo distal del cúbito asociado al fibrocartílago triangular, mientras que el otro borde está compuesto por la hilera proximal de los huesos del carpo, excepto el pisiforme (escafoides, semilunar, piramidal). En el plano coronal forma una curva de amplio radio, mientras que en el sagital la curva se aprecia más aguda o cerrada. En el plano axial también forma un arco o bóveda de concavidad palmar, que conforma el canal del carpo. Cerrando este compartimento e impidiendo su comunicación con el compartimento mediocarpiano, se extienden diversos ligamentos entre los huesos del carpo proximal (ligamento interóseo semilunoescafoideo y ligamento interóseo semilunopiramidal). En el componente proximal el fibrocartílago triangular cierra la unión radiocubital distal; es una estructura de congruencia interpuesta entre el extremo distal del cúbito y el piramidal. Se inserta en el borde radial, distal a la sindesmosis radiocubital distal, en la apófisis estiloides cubital y en el hueso piramidal (tiene forma de Y). Este elemento impide la comunicación entre los compartimentos radiocarpiano y radiocubital distal, así como entre los compartimentos radiocarpiano y pisiformepiramidal. Asociado al ligamento triangular, forma el límite cubital de la articulación, mientras que el ligamento colateral radial constituye el límite radial.
73

Articulación mediocarpiana El compartimento mediocarpiano se extiende entre las hileras proximal y distal del carpo (3), y se divide en dos porciones: • Porción cubital: se encuentran la cabeza del hueso grande y el ganchoso. Se articula con la concavidad que forman el escafoides, el semilunar y el piramidal. Este lado se ensancha entre el hueso piramidal y el ganchoso. • Porción radial: también se denomina espacio trapecioescafoideo. Se articulan los huesos trapecio y trapezoide con la porción distal del hueso escafoides. Articulación pisiforme-piramidal El compartimento pisiforme-piramidal se encuentra entre la superficie volar del hueso piramidal y la superficie dorsal del pisiforme. De manera característica, puede presentar un gran receso sinovial proximal. Está rodeado por una cápsula articular fibrosa laxa. Articulación carpometacarpiana común Dicho compartimento se crea entre la base de cada uno de los cuatro metacarpianos mediales y la fila distal de los huesos del carpo. La cavidad sinovial de esta articulación se extiende desde la porción distal de los huesos del carpo hasta las bases de los metacarpianos, y se aprecian tres articulaciones intermetacarpianas. Puede ocurrir que la articulación entre el hueso ganchoso y los metacarpianos cuarto y quinto sea una cavidad articular separada. Primera articulación carpometacarpiana La articulación carpometacarpiana del pulgar es una cavidad separada entre el trapecio y la base del primer metacarpiano que posee una cápsula fibrosa laxa, más gruesa en los planos laterales y dorsal. Articulación intermetacarpiana Los compartimentos intermetacarpianos son tres y se configuran entre las bases de los siguientes metacarpianos: segundo y tercero, tercero y cuarto, y cuarto y quinto. Están comunicados entre sí. Articulaciones metacarpofalángicas e interfalángicas El cartílago articular cubre las superficies óseas de los metacarpianos y las falanges. En el metacarpiano la membrana sinovial se inserta en el margen articular de la cabeza y en el cuello del metacarpiano, y es más laxa en la porción volar, lo que permite el movimiento de la falange proximal. En la falange proximal la cápsula se inserta en la cresta ósea de la superficie articular y es más delgada en la superficie dorsal. Cada una de las articulaciones metacarpofalángicas (MCF) está reforzada por un ligamento palmar y dos colaterales.

Músculos y tendones
Los componentes musculotendinosos que mueven la mano se originan en el codo y se insertan en los metacarpianos y las falanges. Los principales flexores son el músculo flexor radial del carpo (palmar mayor) y el flexor cubital del carpo. Músculos flexores Se dividen en superficiales y profundos.
74

02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano

Músculos flexores superficiales Tienen su origen en la epitróclea del húmero por medio de un tendón común. Este grupo está compuesto por: • Músculo pronador redondo: se encarga de rotar el radio sobre el cúbito (pronación del antebrazo y la mano). • Músculo palmar mayor: se inserta en la base de los metacarpianos segundo y tercero, y permite el movimiento de flexión de la muñeca. • Músculo palmar menor: termina en un largo tendón en la superficie anterior de la mitad distal y central de la aponeurosis palmar. Permite la flexión de la muñeca y la tensión de la aponeurosis palmar. • Músculo cubital anterior: es responsable del arco tendinoso que lleva su nombre y por el que se introducen el nervio cubital y la arteria recurrente cubital posterior (una porción nace de la epitróclea y la otra del borde interno del olécranon); termina en el hueso pisiforme. El músculo cubital anterior ayuda a la flexión de la muñeca y a su aducción. • Músculo flexor común superficial de los dedos: se origina por dos fascículos: humerocubital (nace de la epitróclea) y radial (nace del borde anterior del radio), y termina en los dedos. Forma un fascículo superficial que se inserta en la falange media y un fascículo profundo que pasa por un orificio compuesto por fibras del fascículo superficial, y se inserta en las bases de las falanges proximales. Este músculo es responsable de la flexión de las falanges proximales y distales, y ayuda a la flexión de la muñeca. Músculos flexores profundos • Músculo flexor común profundo de los dedos: se origina en la cara anterior interna del cúbito, rodea la inserción del braquial anterior y termina en cuatro tendones posteriores al ligamento anular anterior; pasa a través de los orificios del músculo flexor común superficial y se inserta en las bases de las falanges distales. Es responsable de la flexión de la falange distal y puede ayudar a la flexión de la muñeca. • Músculo flexor largo propio del pulgar: nace de la superficie anterior del radio y de la membrana interósea principalmente. El tendón pasa por el ligamento anular anterior y se inserta en la superficie palmar de la base de la falange distal del dedo pulgar. Flexiona las falanges del pulgar. • Músculo pronador cuadrado: es responsable de la pronación del antebrazo, ayudado por el pronador redondo. Se origina en el cúbito y termina en el borde anteroinferior del radio. Músculos extensores Los principales extensores son el primer radial y el segundo radial. El músculo que desvía la mano hacia radial es el abductor largo del pulgar; y el que la desvía hacia cubital, el extensor cubital del carpo (4). Se dividen en superficiales y profundos. Músculos extensores superficiales • Músculo radial externo: actúa en conjunto con los músculos flexores de los dedos en la extensión de la muñeca como músculo motor y, en la flexión, como músculo sinérgico. Se compone del primer y el segundo radial, que se originan, respectivamente, en la cresta supracondílea del húmero y en el epicóndilo del húmero, y terminan en el lado radial de la superficie dorsal de la base del segundo metacarpiano. • Músculo extensor común de los dedos: se origina en el epicóndilo del húmero y se divide en cuatro tendones que terminan en las falanges proximal y distal. Su función es extender los dedos en las articulaciones MCF e interfalángicas. • Músculo extensor propio del dedo meñique: se sitúa medial al músculo extensor común de los dedos. Se origina del extensor común y se inserta en la prolongación dorsal del quinto dedo. • Músculo cubital posterior: actúa con los radiales externos para extender y fijar la muñeca. Se inserta en la base del quinto metacarpiano.
75

la fascia interósea dorsal. por los huesos del carpo. los extensores corto y largo del pulgar. el nervio mediano y el tendón del flexor largo del pulgar con su vaina. medial y lateral. • Proyección supina oblicua: estudio del pisiforme y de la articulación pisiforme-piramidal. Las fascias palmares colaterales cubren las eminencias tenar e hipotenar. Se trata de un ligamento ancho que se extiende desde su inserción lateral en la tuberosidad de los huesos trapecio y escafoides hasta su inserción medial en el pisiforme y el gancho del hueso ganchoso (3). Existen proyecciones complementarias en la muñeca para indicaciones determinadas: • Proyección AP en desviación cubital: estudio de las lesiones del escafoides y de la disociación escafosemilunar (Figura 2). por último. y el extensor propio del índice. • Proyección en pronación oblicua: visualización del piramidal. En los dedos las fascias son sustituidas por vainas fibrosas que cubren los tendones. Su función principal es mantener el contorno del carpo y fijar los tendones flexores durante la flexión de la muñeca. por lo que es conveniente conocer una serie de medidas y referencias. así como los vasos y los nervios digitales. La aponeurosis palmar cubre los músculos flexores de los dedos. A través de este túnel pasan nueve tendones y un nervio: los tendones flexores superficiales y profundos del segundo al quinto dedo. La placa simple AP puede poner de relieve diversas variaciones anatómicas. se encuentran de manera sucesiva el plano vasculonervioso. y también están las bursas radial y cubital. del nivel superficial al profundo. extensor del meñique y extensor cubital del carpo. la fascia dorsal de la mano. En la porción palmar de la muñeca el túnel del carpo es un compartimento estrecho de tejidos blandos limitado en su cara volar por el retináculo flexor y. y los lumbricales) y la fascia interósea palmar. En la región palmar de la mano la fascia palmar se distribuye formando tres compartimentos: el central y los que cubren las eminencias tenar e hipotenar. y. el plano tendinoso formado por los tendones de los músculos abductor largo del pulgar. Ligamentos estabilizadores de la muñeca y aponeurosis de la mano El retináculo flexor o banda estabilizadora de los tendones flexores se localiza en la porción palmar de la muñeca. 76 . El canal de Guyon es un túnel fibroóseo algo más superficial y medial por el que pasa el nervio cubital y se extiende desde el borde proximal del pisiforme hasta el origen de los músculos hipotenares en el gancho del hueso ganchoso (5). por un plano superficial de vasos y nervios subcutáneos. en los planos dorsal. que se detallan en la Tabla I (6). extensores largo y corto del pulgar. extensor común de los dedos.Músculos extensores profundos Son el abductor largo del pulgar. La región dorsal de la mano está constituida. los lumbricales. y permiten así la formación de los tres compartimentos. el plano musculotendinoso (músculos superficiales y profundos de los dedos. las radiografías en las proyecciones anteroposterior (AP) y lateral son suficientes para evaluar la mayoría de las lesiones óseas en la muñeca (Figura 1). TÉCNICAS DE ESTUDIO Radiología simple Muñeca Por lo general. del escafoides y de la estiloides radial. Dentro del compartimento medial desde la superficie a la región más profunda. • Proyección desenfilada del túnel del carpo: estudio de las inestabilidades o alteraciones de su amplitud.

77 . Proyección que muestra un escafoides normal y que se realiza con desviación cubital de la muñeca. La proyección AP (A) muestra unas muñecas normales.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano A B Figura 1. Sin embargo. El dedo pulgar tiene unas proyecciones específicas AP y lateral. se deben realizar las proyecciones AP y lateral de dicho dedo. ya que evitan la superposición de los dedos (Figura 3). sin embargo. Figura 2. las superficies articulares entre cúbito y radio están al mismo nivel. La proyección lateral (B) evidencia también unas muñecas normales. Mano Las proyecciones básicas de la mano son la AP y la oblicua. Cabe señalar cómo la estiloides radial (flechas) sobrepasa la articulación del cúbito. se puede determinar el ángulo dorsal o la inclinación palmar. en los casos en los que interese valorar un dedo en par ticular.

Smith) Deformidad de Madelung Fracturas de la metáfisis distal del radio Deformidad del radio causada por fracturas o alteraciones del desarrollo Fracturas de radio Índice de altura carpiano: se divide la altura carpiana entre la longitud del tercer metacarpiano (normal: 0. el del escafoides (eje largo) y el del hueso grande (eje largo) Ángulo escafolunar: entre el eje del semilunar y el eje del escafoides (normal: 30º-60º) Ángulo capitolunar: entre el eje del semilunar y el eje del hueso grande (normal: <30º) Se mide hallando dos tangentes: una en contacto con el contorno proximal del escafoides y del semilunar. de Morquio (<124º) Longitud radial Proyección AP Distancia entre dos líneas perpendiculares al eje del radio Desplazamiento radial Proyección AP Desplazamiento de fragmentos Índice de traslación del carpo Proyección AP Mide la desviación cubital del carpo Se traza una línea entre el extremo distal de la estiloides radial y el borde cubital de la fosa semilunar del radio. Una de ellas se traza por el extremo articular distal del cúbito. por el borde articular del radio más cercano al cúbito.Tabla I.8 mm) Se calcula midiendo la distancia más corta entre el eje del radio y el extremo distal de la estiloides (la diferencia entre las dos muñecas normal es <1 mm) Distancia perpendicular al eje longitudinal del cúbito y el centro de la cabeza del hueso grande (normal: >0.54 mm DE +/– 0.03 mm) Inclinación radial Proyección AP Inclinación de la superficie articular distal del radio en el plano coronal Inclinación palmar Proyección lateral Inclinación de la superficie articular del radio en el plano sagital 78 Rotura de ligamentos radiocarpianos y traumatismos Artritis reumatoide Enfermedad de Kienböck Luxación escafosemilunar Síndrome de Down Displasias óseas y artrogriposis (>139º) Deformidad de Madelung. y la otra.27 mm) Distancia escafolunar Proyección AP Ángulos escafolunar y capitolunar Proyección lateral Distancia entre el escafoides y el semilunar Ángulo entre el escafoides y el semilunar. de Hurler. La distancia entre ellas es la varianza MEDIDA DEFINICIÓN Varianza cubital Proyección AP Altura del carpo Proyección AP Negativa: superficie articular del cúbito proximal a la del radio Positiva: superficie articular del cúbito distal a la del radio Neutra: si ambas superficies articulares están alineadas Distancia desde la base del tercer metacarpiano a la cortical subcondral del radio distal Artritis reumatoide Enfermedad de Kienböck Lesiones traumáticas Colapso escafosemilunar Fracturas de la metáfisis distal del radio (Colles. Valoración de inestabilidades carpianas y ángulo entre los huesos grande y semilunar Ángulo carpiano Proyección AP Intersección de dos tangentes Se mide en el extremo proximal de su articulación y no debe superar los 4 mm Se trazan tres ejes. La inclinación radial es el ángulo formado entre esta línea y la perpendicular al eje del radio (normal: entre 16º y 28º) Se mide el ángulo formado entre una línea trazada tangente a los bordes dorsal y palmar del radio distal y la perpendicular al eje del radio (normal: entre 0º y 22º) Se mide la distancia entre las líneas perpendiculares al eje longitudinal del radio que pasan por la punta de la estiloides radial y otra que pasa por la superficie articular del cúbito (normal: 13. Medidas y patologías PATOLOGÍAS EN LAS QUE SE ALTERA Enfermedad de Kienböck Inestabilidad carpiana MÉTODO DE MEDIDA Método de las perpendiculares: se traza el eje diafisario longitudinal del radio y dos líneas perpendiculares a éste. y otra tangente al piramidal y al semilunar (normal: 130º) . el del semilunar (eje corto).5 mm DE +/– 3. síndrome de Turner.

También permite evaluar las partes blandas. el semilunar. En ocasiones. Si se realiza en una sola articulación.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano A Figura 3. se llevan a cabo maniobras de distensión o de carga y se le practica al paciente una TC o una RM si lo requiere. con las que se consiguen imágenes de alta resolución en cualquiera de los tres planos básicos (coronal. Se puede inyectar en un compartimento o en varios. se introduce el contraste en el espacio radioescafoideo con acceso dorsolateral. B Tomografía computarizada de muñeca y mano La tomografía computarizada (TC) se suele utilizar como complemento de la radiología simple para detectar patología articular y traumática. La punción se efectúa con la ayuda de la fluoroscopia o los ultrasonidos. Resonancia magnética de muñeca y mano La resonancia magnética (RM) de muñeca y mano permite un estudio detallado de las estructuras musculares. Se inyectan entre 2 cc y 5 cc. así como para planificar las cirugías. o bien mediante referencias anatómicas. se realizan cortes finos que después harán posible efectuar reconstrucciones 2D y 3D de calidad y que son de gran ayuda para visualizar fracturas y luxaciones. así como de su comportamiento con contraste intravenoso. las lesiones ligamentarias y del fibrocartílago triangular. en el espacio radioescafoideo o semilunoescafoideo y. aunque también se utilizan planos oblicuos para el estudio de ligamentos y tendones. tendinosas. Artrografía de muñeca Se basa en la inyección de contraste yodado o paramagnético. ligamentarias. Proyecciones AP (A) y oblicua (B) de manos. 79 . en la encrucijada entre el hueso grande. sagital y transaxial). nerviosas y vasculares. Una vez retirada la aguja. Cuando se quiere introducir contraste en más de un compartimento. y los síndromes de inestabilidad del carpo constituyen sus indicaciones más habituales. se realizan tres inyecciones: en el espacio radiocubital distal. Habitualmente. El estudio del carpo y la mano mediante RM se realiza con bobinas de superficie. el ganchoso y el piramidal. es preciso asociarla a la artrografía (artro-RM) a fin de obtener una mejor resolución de las lesiones ligamentarias y articulares. según el caso. El estudio de la patología inflamatoria y su repercusión ósea. por último.

Se han descrito dos tipos: • Sinostosis radiocubital proximal: los huesos están fusionados en su borde entre 2 cm y 6 cm. Sinostosis cubitorradial La fusión de la zona proximal del cúbito y el radio es habitual. Cuando se trata de fusiones aisladas. en la base de los metacarpianos segundo y tercero. • Sinostosis radiocubital asociada a la luxación de la cabeza radial. Se debe a un osteofito o a un centro de osificación accesorio (el hueso estiloideo). Se deben diferenciar de los puentes formados entre ambos huesos. Proyecciones AP (A) y oblicua (B) de mano izquierda. que puede aparecer aislada o como parte de un síndrome de malformación congénita generalizado. Tiene escasa significación clínica y es bilateral en un gran número de casos (9). Las placas simples pueden ser suficientes para establecer el diagnóstico. en este caso. pero la TC con la reconstrucción en los tres planos y tridimensional aporta mayor información y más detallada.Ecografía de muñeca y mano Al ser una estructura superficial. la ecografía permite llevar a cabo un estudio muy preciso de las pequeñas ar ticulaciones. En la placa simple se puede apreciar como un osículo accesorio. de las superficies ar ticulares o de los elementos óseos. frecuentes tras sufrir fracturas e infecciones. Es una técnica barata y accesible. de los tendones y de los ligamentos. pero en ocasiones produce dolor y limitación de la movilidad de la mano. Esta fusión entre huesos del carpo de la misma fila es la más frecuente y. adyacente al hueso grande y al trapezoide. es unilateral. en las que se observa la unión entre los huesos semilunar y piramidal (sinostosis semilunopiramidal). Menos comunes son las fusiones aisladas del hueso A B Figura 4. de los músculos. admite utilizarla como guía en multitud de procedimientos intervencionistas. las fusiones afectan a huesos de distintas filas (8). debido a un ganglión suprayacente. artrosis o deslizamiento del tendón extensor (8). no obstante. ESTUDIO DE LA PATOLOGÍA DE LA MUÑECA Y LA MANO Anomalías congénitas y del desarrollo Las malformaciones en la muñeca son poco frecuentes. es necesario conocerlas para evitar diagnósticos erróneos. Protuberancia carpiana (hueso estiloideo) La protuberancia se presenta comúnmente en el dorso de la muñeca. suelen producirse en la misma fila y. aunque ofrece más limitaciones en la valoración del fibrocartílago triangular. La fusión aislada más habitual se produce entre los huesos piramidal y semilunar (Figura 4). bursitis. 80 . En general es asintomático. además. que. Fusión carpiana (coalición) Es una anomalía frecuente. si forman parte de un síndrome de malformación congénita generalizado.

81 . la desviación cubital y la supinación. Para establecer su diagnóstico se utiliza la placa simple en dos proyecciones. la localización y la frecuencia: • Los niños sufren fracturas metafisarias del radio y del cúbito (Figura 6). como el síndrome de Bloom. Se caracteriza por la presencia de dedos suplementarios que. SÍNDROME TRAUMÁTICO Fracturas e inestabilidades Fracturas de los extremos distales del radio y del cúbito Suelen producirse en caídas con la mano extendida y son distintas según la edad. displásica. al lado del pulgar. La clinodactilia es la curvatura del dedo en el plano medial o lateral. aunque la TC puede ayudar a visualizar la incurvación y la malformación. La hipoplasia de falanges suele afectar al dedo pulgar. Resulta de gran ayuda la TC con reconstrucción tridimensional. de Barton. y del pisiforme y el ganchoso. lo que genera un ángulo del carpo disminuido. Se clasifican varios tipos de deformidad de Madelung: postraumática. mientras que el cúbito continúa creciendo de forma recta. La acrocefalosindactilia es la unión o fusión de la porción distal de los dedos de las manos y de los pies. lo que dificulta su diagnóstico. aunque también puede ocurrir en los metatarsianos. Se asocia con alteraciones del cráneo. aunque también puede afectar a otros dedos (Figura 5). sindactilia e hipoplasia La clinodactilia o deformidad de los dedos puede ocurrir de forma aislada o de forma hereditaria congénita. de enfermedades del tejido conectivo y de enfermedades cardiovasculares. Clinodactilia. acompañada de osteoartropatías. Para establecer su diagnóstico basta con realizar una placa simple. genética e idiopática. que sufren la deformidad. La polidactilia o aumento del número de apéndices digitales se asocia con múltiples síndromes. como las fracturas de Colles-Pouteau. Esta incurvación del radio suele producirse en dirección volar. Las manifestaciones clínicas comienzan en la adolescencia o en los adultos jóvenes. de Smith. La sindactilia o unión de los dedos puede aparecer. y pueden estar ausentes las falanges medias. se colocan laterales al meñique y. que permite identificar los huesos fusionados y si la fusión es completa. además de otras como la fractura del proceso estiloideo del cúbito y la fractura-luxación radiocarpiana. con menor frecuencia. Por lo general. dolor. el síndrome de Down. El cúbito puede estar subluxado y presentar aumento de tamaño y distorsión de la cabeza cubital. En esta localización muchas fracturas tienen nombre propio. fatiga y limitación de la amplitud de movimiento en la extensión dorsal. sin acompañarse de falanges cortas y con deformidad fija en la flexión. asociada a otros síndromes. de Hutchinson. al igual que la clinodactilia. pero la radiología simple ayuda a confirmar la deformidad y a determinar sus características de forma más fiable.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano grande y el ganchoso. así como de enfermedades cromosómicas. su diagnóstico es clínico. del trapecio y el trapezoide. • En los adultos son habituales las fracturas en la porción distal del radio y del cúbito. en general. el síndrome de Fanconi. • En los adultos jóvenes es frecuente la fractura de escafoides. polidactilia. o bien como anomalía única. como el síndrome de trisomía y el síndrome de Carpenter. Dichas fusiones aisladas son incompletas en ocasiones. Deformidad de Madelung Se caracteriza por la incurvación del extremo distal del radio (10). • En los adolescentes la fisis se separa del radio.

el funcionamiento de la muñeca puede alterarse posteriormente (11). la osteólisis postraumática del cúbito y el retardo en la consolidación o su ausencia. Las complicaciones son similares a las de la fractura de Colles. el atrapamiento de los tendones flexores. pero con angulación volar o desplazamiento volar del fragmento distal. Las complicaciones consisten en la reducción inestable. En el quinto dedo de la mano derecha hay ausencia de las falanges distal y media. A B Figura 6. la distrofia simpático-refleja. Proyección AP de ambas muñecas (A) y proyección lateral de la muñeca izquierda (B). así como hipoplasia de la primera y segunda falange de la mano izquierda. Se asocia a fractura del proceso estiloideo del cúbito en el 50%-60% de los casos (3). que muestran una fractura transversa en un niño (flecha) y. acabalgamiento. conminuta o no. la lesión del nervio cubital. con impactación y desplazamiento de la porción distal en sentido dorsal. La falange distal en los terceros dedos es hipoplásica y. está luxada cubitalmente. lo que la diferencia de la fractura de Colles (Figura 7). La fractura de Smith es la fractura distal del radio transversa. Como consecuencia. 82 . la incongruencia articular y la subluxación o luxación de la articulación radiocubital distal. En la mano derecha la primera falange es normal y hay ausencia de la segunda falange en el cuarto y quinto dedo. en la que se observa malformación en ambas manos con ausencia de falanges distales del cuarto y quinto dedo de ambas manos. que va desde la superficie volar a la dorsal del extremo distal del radio. En la placa simple se observa una línea hipodensa que va de cortical volar a dorsal. Placa simple de ambas manos en proyecciones AP (A) y oblicua (B). Si no se corrige. la fractura de alineación.A B Figura 5. en la proyección lateral. La fractura de Colles (Pouteau en la literatura francesa) es una fractura transversa. puede producirse acortamiento radial e inclinación dorsal de la superficie articular del radio. la compresión del nervio mediano. en la mano izquierda.

Son más comunes en los varones jóvenes y se producen. con frecuencia. a caídas sobre la mano en hiperextensión y desviación cubital. A B C Figura 8. Las complicaciones son parecidas a las de la fractura de Colles. pero se fractura de Colles presenta desplazamiento dorsal). La imagen C muestra una reconstrucción en 3D de la TC de la fractura (flecha). La línea de fractura puede entrar en el espacio que existe entre el hueso escafoides y la fosa semilunar. Las fracturas del hueso escafoides constituyen la mayoría de las fracturas del carpo (Figura 8). La fractura del proceso estiloideo del radio o de Hutchinson es una lesión por avulsión de las zonas de inserción de los ligamentos radiocarpianos o del ligamento colateral radial. en las que se aprecia un trazo del radio y. en su mayor parte. Se asocian a fracC A B turas del reborde dorsal o volar Figura 7. a saber. Se suele acompañar del desplazamiento dorsal del carpo. en general. en general por la dorsiflexión y pronación del antebrazo sobre la muñeca fija. que en este caso se ha estabilizado con un tornillo para favorecer la consolidación. se produce en accidentes de moto (3).02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano La fractura de Bar ton comprende la lesión del reborde dorsal y la de la zona ar ticular de la porción distal del radio. Se trata de una fractura de Smith o de Colles inversa (la gamentos radiocarpianos. probablemente. la pseudoartrosis. Las fracturas-luxaciones son raras y pueden producirse en todas las direcciones. Proyecciones AP (A) y lateral (B) de muñeca derecha. 83 . Fracturas en la muñeca Las fracturas en los huesos del carpo se acompañan con frecuencia de luxaciones y se deben. no se de fractura horizontal (flecha) y. por lo general. pueden comprometer las estructuras tendinosas. Proyecciones del escafoides de un paciente que muestran una fractura de escafoides (flecha) (A) y su evolución en 15 días (B). oblicuo en la porción distal del radio acompañan de la lesión de los licon desplazamiento volar. y asociarse a una disociación escafosemilunar. en la cintura del escafoides. La imagen C pertenece a otro paciente y evidencia una de las complicaciones frecuentes de la fractura de escafoides.

Se suelen asociar a la fractura y/o dislocación del semilunar. las fracturas del gancho del ganchoso son resultado de una caída con la muñeca en dorsiflexión. En particular. aunque mediante TC o RM el diagnóstico es más fiable. como la TC con corte fino y la reconstrucción en diferentes planos. Las localizaciones más típicas de las fracturas son la diáfisis y el cuello del quinto metacarpiano (fractura del boxeador). la cual transmite la fuerza a través del ligamento transverso del carpo y del ligamento que une el hueso pisiforme con el ganchoso. síndrome del túnel carpiano y algodistrofia simpático-refleja.Ante su sospecha. deformidad e inestabilidad carpiana. que permite determinar a través de la introducción de contraste intravenoso la viabilidad de los fragmentos o su grado de necrosis. que también pueden estar dañadas. Se debe sospechar una fractura de escafoides ante la posibilidad de una fractura asociada del hueso grande. dichas fracturas pasan desapercibidas en el estudio radiológico inicial. y no precisan proyecciones específicas. que puede afectar a cualquier parte del hueso. y la superficie articular del segundo. Las fracturas del hueso grande suelen asociarse a las fracturas de los metacarpianos y del escafoides (síndrome escafoideo-hueso grande). o bien de un golpe directo en deportistas. Las fracturas del hueso trapecio ocurren en traumatismos de abducción del pulgar asociadas a dislocación-subluxación de la articulación carpometacarpiana. además de otras lesiones asociadas– e incluso los ultrasonidos –que permiten determinar la solución de continuidad de la cortical del escafoides–. Se clasifican según la localización anatómica del trazo de fractura: cabeza. y la RM aporta el estudio de partes blandas. son visibles en la radiología de la muñeca AP y lateral. la fractura es vertical. Fracturas de los huesos metacarpianos y de las falanges Las fracturas de los huesos metacarpianos se producen con mayor frecuencia en el primer y quinto dedo. o bien técnicas complementarias. se puede optar por un tratamiento conservador consistente en la inmovilización durante dos semanas y un nuevo estudio radiológico que puede mostrar los cambios reparativos. A menudo. Existen variedades dentro de las fracturas de las falanges. así como a la dislocación perilunar. Dichas complicaciones se pueden detectar mejor mediante RM. si existe una alta sospecha. o bien asociada a una fractura-luxación compleja del carpo. la diáfisis del tercer o cuarto metacarpianos. Las complicaciones que se pueden generar por una mala consolidación consisten en pseudoartrosis. Es habitual que pasen desapercibidas si no se efectúan proyecciones específicas. Por lo general. osteoartrosis. por lo que. La vascularización del hueso grande puede verse comprometida y complicarse con una necrosis del fragmento proximal. diáfisis y base del metacarpiano. Las proyecciones más adecuadas son la lateral y la realizada en pronación oblicua. La fractura del hueso pisiforme se puede producir de forma aislada por un golpe directo sobre la eminencia hipotenar. Las fracturas del hueso piramidal constituyen el segundo tipo de fractura en frecuencia de la muñeca. como son la fractura en martillo 84 . la RM –dado que su sensibilidad puede detectar el edema de la fractura. Como en el escafoides. la TC con corte fino puede ayudar a establecer el diagnóstico. las fracturas consisten en una avulsión de un fragmento dorsal o volar. cuello. Existe una proyección específica para desenfilar el hueso pisiforme que permite apreciar estas fracturas. Las fracturas aisladas del hueso semilunar representan exclusivamente del 2% al 7% de todas las fracturas del carpo. De manera característica. necrosis avascular. Las fracturas de las falanges son más comunes que las anteriores y comprometen de manera típica la falange distal (Figura 9). Las complicaciones consisten en la ausencia de consolidación. la específica del escafoides con desviación cubital y la oblicua. Las fracturas del hueso ganchoso son poco frecuentes (2%-4%) y se producen por un golpe directo en la región volar de la muñeca. Por lo general. las osteonecrosis y las lesiones neurales. Las fracturas del hueso semilunar pueden aparecer de manera aislada o asociadas a otras fracturas carpianas con dislocación carpiana o sin ella. las proyecciones adecuadas en la radiología simple son la proyección lateral.

que se manifiesta como una alteración en la intensidad de señal del ligamento (foco hiperintenso). edema e inestabilidad de la pinza. el extremo desgarrado puede desplazarse y quedar superficial a la aponeurosis del aductor largo del pulgar. De manera característica. Desde el punto de vista clínico. En cuanto a la lesión del ligamento. Proyecciones lateral (A) y AP (B) del tercer dedo. que se localiza en la porción cubital de la cabeza del primer metacarpiano y que indica un desgarro y la retracción del ligamento cubital. con más frecuencia. o bien mostrar pequeños fragmentos avulsionados de la base de la falange proximal. ción forzada del primer dedo. Los hallazgos consisten en una imagen redondeada. en la RM se aprecia un desgarro no desplazado. Serán de elección las adquisiciones en el plano coronal para valorar el ligamento colateral cubital de la primera articulación MCF. en las que se observa una fractura se produce en esquiadores. cuando la articulación vuelve a extenderse. y la segunda. un hallazgo conocido como lesión de Stener. se precisa una intervención quirúrgica para volver a colocar el ligamento en su lugar originario. La ecografía es una técnica muy útil para el diagnóstico del pulgar del guardabosques. Cuando el ligamento colateral cubital está roto. el ligamento colateral cubital roto se desplaza. hipoecoica. Las radiografías con estrés radial revelarán en alguno de los casos una subluxación de la primera articulación MCF. actualmente el pulgar del guardabosques. es decir. antes considerado un riesgo ocupacional (cuidadores de jardines en el Reino Unido que mataban conejos). La artrografía de la primera articulación MCF revela un defecto de relleno en la lesión de Stener. En condiciones normales el ligamento se observa como una banda hipointensa medial a la articulación. La priA mera de ellas cursa con una lesión B por avulsión de la base de la superficie dorsal de la falange distal (daño en el mecanismo extensor). El diagnóstico inicial se ha de establecer mediante radiografías simples que. como sucede en un accidente de esquí cuando el bastón queda clavado en la nieve. Es importante incidir en que las radiografías simples deben obtenerse antes de las pruebas en estrés. en una posición irreductible y. ya que la fractura por avulsión puede desplazarse más con la aplicación de una fuerza. de manera crónica.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano o la fractura de la placa volar. con una luxación dorsal de la articulación interfalángica proximal (IFP) que puede estar asociada a la fractura por avulsión de la falange media en el sitio de inserción de la placa volar. Figura 9. si la desviación radial se produce en esta posición. como resultado de un estiramiento crónico del ligamento colateral cubital. pueden resultar negativas. existe una discontinuidad del ligamento sin una re85 . cuando la articulación MCF se flexiona. lo que provoca una rotura del ligamento colateral cubital del pulgar por desviación radial forzada de la articulación MCF del primer dedo. la aponeurosis del aductor se desplaza de manera distal. El mecade la falange distal con signos de desprendimiento ungueal y un discreto aumento de nismo típico consiste en una separalas partes blandas. junto con la aponeurosis aductora. La RM es una técnica extremadamente útil en el diagnóstico de esta patología. Los hallazgos pueden ocurrir de forma aguda o. el ligamento queda situado por encima de dicha aponeurosis. inicialmente. es decir. Su etiología se basa en que. los pacientes refieren un aumento de la sensibilidad en la cara interna de la articulación acompañado de dolor. de forma que. en la cual la aponeurosis interfiere en la consolidación. la cual se visualiza como una banda delgada hipointensa superficial al ligamento colateral cubital. necesariamente.

evitar secuelas como las deformidades irreversibles. se fractura la base falángica y se luxa la articulación (lesión de tipo III). La RM es útil a fin de establecer el diagnóstico de fracturas ocultas. Las alteraciones ligamentarias traumáticas constituyen un tipo de patología en la que la ecografía desempeña un papel fundamental. por lo general. Son más comunes las luxaciones dorsales que las volares y. la placa volar y los elementos cartilaginosos. más frecuentemente: el ligamento colateral propio. o se deben a una enfermedad reumatoide. En caso de que no se trate una lesión de la placa volar. en primer lugar. la radiografía simple en proyecciones AP y lateral. el ligamento colateral (ligamento accesorio) (lesión de tipo II). La patología traumática en las articulaciones IFP sucede de manera característica en mecanismos de hiperextensión. se deben a la hiperpronación y extensión de la muñeca. En la RM se observa la discontinuidad. es decir. que suele ocurrir en las caídas con la mano extendida. Dichas inestabilidades son aisladas. así como edema periligamentario en las secuencias potenciadas en T2. 86 . La patología de la placa volar se observa de manera más frecuente en la inserción distal. dará lugar a una deformidad en cuello de cisne (extensión de la articulación IFP y flexión de la articulación interfalángica distal [IFD]) si la lesión se produce en su inserción distal. si el traumatismo es muy severo. en la luxación radiocubital es la masa radiocarpiana la que se luxa con respecto al cúbito. La discontinuidad en los ligamentos. que son habituales en aquellos deportes en los que el dedo choca contra el balón u otra estructura. por lo que se aconseja completar el estudio con una TC. aunque se denomina cúbito luxante o subluxante. mientras que la deformidad será de pseudoboutonnière (flexión de la articulación IFP y extensión de la articulación IFD) si la lesión se produce en su inserción proximal. La inestabilidad puede ser consecuencia de lesiones en el complejo fibrocartilaginoso triangular. o bien un desgarro desplazado junto con una retracción proximal del mismo. En el caso de una lesión de Stener. y en último lugar. Otro tipo de lesiones importantes que cabe destacar en las articulaciones IFP son las producidas por traumatismos de separación-aproximación forzada.tracción ligamentaria. Ante una hiperextensión forzada. que también se pueden asociar a patología de partes blandas. Además de la radiología simple en la patología con componente óseo. la inestabilidad crónica. Existen multitud de estructuras ligamentarias y musculares que contribuyen a la estabilidad de la articulación radiocubital distal. que en general subestiman el desplazamiento de los fragmentos. como los ligamentos. La causa más frecuente es la fractura de radio distal. En las lesiones crónicas el ligamento aparece engrosado. así como los cambios de ecogenicidad de dichas estructuras. son hallazgos que pueden orientar un diagnóstico preciso y en tiempo real. se asocian a lesiones de los tejidos blandos y huesos del antebrazo. El diagnóstico de esta patología necesariamente se establece mediante RM. se lesiona la placa volar (lesión de tipo I). el análisis multiplanar directo de la articulación. asociada en ocasiones a una avulsión de un fragmento óseo de la base falángica. Para su diagnóstico se utiliza. dada su alta sensibilidad en la detección del edema óseo. en las que se pueden dañar los ligamentos colaterales. el radio se mueve con respecto a un cúbito relativamente fijo. así. debido a la accesibilidad y precisión de su diagnóstico. la visualización de los ligamentos y la evaluación de las estructuras cercanas (12). el adelgazamiento o la desaparición del ligamento. en el ligamento anular y en el ligamento interóseo. Fracturas óseas intraarticulares En las articulaciones MCF e interfalángicas se pueden producir avulsiones y fracturas óseas. tanto la RM como la ecografía constituyen técnicas muy útiles para valorar la patología de partes blandas asociada y. lo que genera un área hipointensa denominada “yoyó suspendido de la cuerda”. Inestabilidad de la articulación radiocubital distal En los movimientos de pronación y supinación del antebrazo. o bien la limitación funcional. a continuación. en la que se aprecian la placa lesionada desinsertada y alteraciones en la intensidad de señal. en primer lugar. el margen proximal de la aponeurosis aductora se observa abultado sobre el ligamento colateral cubital plegado.

el paso del contraste al compartimento intercarpiano. Proyección AP de muñeca derecha (A) que evidencia un aumento del espacio entre el escafoides y el semilunar (flecha negra). el escafoides se flexiona centralmente (Figura 10). como son: • Fractura-luxación de Galeazzi: se define como la asociación de fractura del radio y luxación de la articulación radiocubital distal. que se pone de manifiesto mediante una artrografía. La artrografía por RM ofrece una mayor fiabilidad diagnóstica. lo que hace que la muñeca sea más corta. En la radiografía lateral el ángulo escafosemilumar es mayor de 80°. Otro tipo de inestabilidad carpiana disociativa es la inestabilidad dorsal intercalar. En la mayoría de los casos. además. • Lesión de Essex-Lopresti: consiste en la fractura conminuta de la cabeza del radio asociada a la luxación de la articulación radiocubital distal. asociada a movimientos anormales (14). Inestabilidad carpiana Se define como una falta de alineación de los huesos carpianos. La RM indica una rotura del ligamento cuando los extremos óseos están a más de 3 mm. Clásicamente. Se distinguen varios tipos. En la proyección lateral (B) se observa la luxación del semilunar anteriormente (flecha blanca). debido a la falta de integridad del fibrocartílago. El semilunar sufre una flexión dorsal y se coloca ventralmente en el carpo. el escafoides puede seguir al semilunar y producir una inestabilidad dorsal. Lo más frecuente es que se localice en la unión de tercio medio y distal. la fractura se produce en la diáfisis del radio. se utiliza la RM o la artro-RM. originado por la rotura del ligamento escafosemilunar. Inestabilidad carpiana disociativa Se produce en la misma fila del carpo. Esta alteración da lugar a una artrosis precoz. que hace que aumente la distancia entre ellos. entre los cuales la disociación escafosemilunar es el más frecuente. • Dinámica: aparece sólo con ciertos movimientos y se debe a la rotura incompleta del ligamento escafosemilunar. se aprecian imágenes geódicas en el semilunar de origen degenerativo.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano Dentro de estas luxaciones algunas tienen nombre propio. Dicha rotura genera una situación de inestabilidad entre ambos huesos y una rotación del escafoides. Además. Para que se produzca dicha rotura. y se clasifica en cuatro grandes grupos. 87 . hay ausencia o fragmentación del ligamento y captación de gadolinio en sus inserciones óseas. es suficiente realizar una placa simple de antebrazo en dos proyecciones para establecer el diagnóstico. La disociación escafosemilunar puede ser: • Estática: la radiografía AP muestra un espacio escafosemilunar mayor de 3 mm. A fin de establecer el diagnóstico de rotura ligamentaria. además. y el hueso grande se sitúa más proximal. en la que se aprecia el paso de contraste de la articulación radiocarpiana a la articulación radiocubital inferior. se requiere una lesión del fibrocartílago triangular. A B Figura 10. dado que evidencia. Si se lesiona el ligamento radiocarpiano dorsal. y que sea transversal y corta (13). que se produce por disociación escafosemilunar o por fractura inestable del escafoides.

Las principales funciones de este complejo consisten en estabilizar la articulación radiocubital distal y de la región cubital del carpo. La RM sirve para detectar fracturas y edema óseo que son consecuencia de dichas situaciones. Se distinguen cuatro estadios que indican la severidad. en la que se evidencian los tres arcos y el acabalgamiento entre los huesos. con estadios progresivos del síndrome de impactación cubital (Figura 11). así como en evitar la subluxación volar de la región cubital del carpo. El diagnóstico se realiza mediante radiología simple en proyección AP. previniendo la subluxación dorsal o volar de la articulación radiocubital distal. la disociación semilunopiramidal se debe a la rotura del ligamento lunopiramidal. se asocian lesiones en los ligamentos radiocarpianos dorsales. se inicia en la tercera década de la vida y se corresponde. Se observa un aumento del espacio entre el semilunar y el piramidal en la radiología simple. Inestabilidad carpiana no disociativa Se produce en una fila distinta del carpo e incluye: • Inestabilidad radiocarpiana. por lo general. los pacientes presentan dolor en la vertiente cubital de la muñeca asociado a un clic audible o palpable con la rotación del antebrazo. 88 . Inestabilidad carpiana adaptativa Es secundaria a una lesión extrínseca a la muñeca (fractura de radio distal mal consolidada).Por otro lado. la patología degenerativa es más habitual conforme avanza la edad. En la radiología lateral se puede apreciar: • Dislocación perilunar: el hueso grande se luxa. Suele ser de origen traumático o degenerativo y asociarse a lesiones en el fibrocartílago. la inestabilidad volar intercalar se produce cuando. La patología del fibrocartílago triangular es de etiología traumática (clase I) o degenerativa (clase II). ganchoso y piramidal. Desde el punto de vista clínico. La dislocación perilunar y semilunar es consecuencia de un traumatismo que provoca la hiperextensión de la mano. en estabilizar la cabeza del cúbito. Inestabilidad multicarpiana compleja Se asocian la inestabilidad no disociativa y la disociativa. mayor de 30° (14). • Dislocación mediocarpiana: los huesos grande y semilunar se luxan. • Dislocación semilunar: el hueso semilunar se luxa. En cambio. Los hallazgos más comunes se observan en la superficie cubital de la porción central del fibrocartílago triangular. junto con el semilunar y el piramidal. • Inestabilidad mediocarpiana: rotura del complejo ligamentario entre los huesos grande. cubitocarpianos dorsales y palmares). se produce en pacientes jóvenes. en una disociación semilunopiramidal. ligamentos (radiocubitales dorsal y palmar. En la RM se aprecian variaciones de señal en el interior del ligamento y en sus inserciones óseas (14). Por último. El ángulo escafosemilunar es menor de 30°. la desviación cubital y la supinación intercalar. y el ángulo entre el hueso semilunar y el grande. un menisco homólogo. Alteraciones traumáticas de partes blandas Patología del fibrocartílago triangular El complejo del fibrocartílago triangular está formado por un disco articular. de manera característica. la vaina del tendón cubital posterior y la cápsula de la articulación radiocubital inferior. La patología traumática es menos frecuente que la degenerativa y.

La edad del paciente. pueden observarse áreas de hiperintensidad de señal intrasustancia con comunicación o sin ella con la superficie superior o inferior del fibrocartílago triangular. a un síndrome de impactación cubital. En caso de existir patología. de morfología triangular (cortes coronales). Los pacientes que lo sufren más a menudo realizan actividades deportivas que requieren la desviación cubital reiterada de la muñeca. y el flexor cubital del carpo. esclerosis y quistes subcondrales. La tendinosis o patología degenerativa tendinosa es relativamente frecuente en los deportistas. Los principales componentes musculotendinosos que movilizan la mano y la muñeca se originan en el codo y se insertan en los huesos metacarpianos. Se producen por diferentes mecanismos: directo. así como sus vainas en el primer compartimento extensor. la localización de la lesión. sin embargo. dependiendo de si se ha producido rotura o no. RM de muñeca en el plano coronal potenciada en T2 (A) y en T1 (B). En la exploración física la desviación cubital de la muñeca con 89 . En la RM el complejo del fibrocartílago triangular se evidencia como una estructura hipointensa. constituyen criterios de gran ayuda para diferenciar el origen traumático del degenerativo. la historia clínica. las radiografías son normales la mayoría de las veces. De manera característica. se comenta que los principales músculos flexores son el flexor radial del carpo o palmar mayor. Además. probablemente. mientras que los principales músculos extensores son el primer y segundo radial. el extensor cubital del carpo. identificar tenosinovitis y desgarros asociados de tendones próximos. La degeneración tendinosa puede afectar a cualquiera de los tendones extensores. De manera breve. flexores. probablemente. se valorarán las laceraciones (áreas hipoecoicas dentro del cartílago. el síndrome de De Quervain es una tendinosis y una tenosinovitis que daña los tendones del abductor largo del pulgar y del segundo radial. corresponde a signos de degeneración del fibrocartílago (flecha). Se observa una alteración de la señal en las secuencias potenciadas en T2 de características lineales en el área del fibrocartílago triangular que. que empeora de manera clara con el movimiento. El músculo que desvía la muñeca hacia la región radial es el abductor largo del pulgar. región que también se denomina tabaquera anatómica. Respecto al diagnóstico.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano A B Figura 11. en abanico (cortes axiales) o aplanada (cortes sagitales) (15). la ecografía es útil a fin de descartar una subluxación de la articulación radiocubital. así como las lesiones asociadas. Patología tendinosa Las lesiones tendinosas en la muñeca y la mano son comunes en el ámbito deportivo. con la peculiaridad de que ningún músculo se inserta en los huesos de la hilera proximal del carpo. Además. Las técnicas idóneas para diagnosticar la patología tendinosa de la mano son la ecografía y la RM. además de afectar a sus respectivas vainas de forma inflamatoria. Estos hallazgos se corresponden con una patología degenerativa del fibrocartílago triangular asociada. junto con una hipersensibilidad inmediatamente distal a la apófisis estiloides radial sobre la zona de las vainas tendinosas afectadas. y el que desvía la muñeca hacia la región cubital. cuando existe un síndrome de impactación cubital. se observan varianza cubital positiva. en las secuencias potenciadas en T1 se evidencian dos imágenes hipointensas óseas en el hueso grande y en el semilunar (flechas huecas). indirecto o microtraumatismos repetidos. que son compatibles con geodas. El síntoma principal consiste en un dolor muy intenso en la muñeca y en el pulgar. o a ambos tipos de tendones. o bien el adelgazamiento del mismo). En la valoración de la patología del fibrocartílago triangular.

y en ocasiones se forman quistes y nódulos. Rotura de la banda extensora terminal en su inserción en la base de la falange distal: la punta del dedo choca contra un objeto y se produce una hiperflexión de la articulación IFD (dedo en martillo). En aquellos casos en los que existan laceraciones parciales. Rotura de la banda extensora central en su inserción en la base de la falange media: provoca una flexión de la articulación IFD y una extensión de la articulación IFP (deformidad en boutonnière. 3. se asocian a un engrosamiento del retináculo. en ojal o en cuello de cisne). En la muñeca y la mano lo más habitual es que se produzcan en los dedos. así como en las roturas del flexor largo del pulgar. y la A4. Habitualmente. líquido peritendinoso y alteración en la intensidad de señal. Las roturas tendinosas se producen por un traumatismo directo o indirecto. Las roturas de las poleas flexoras ocurren de manera secuencial. las articulaciones IFP (A3) y las articulaciones IFD (A5). En el diagnóstico de esta patología es característico apreciar en la RM el signo del arco con separación de los tendones flexores de las estructuras óseas. se observarán un engrosamiento y una hipoecogenicidad focal del tendón. las roturas de los tendones extensores de los dedos se producen por un mecanismo de hiperflexión de una articulación interfalángica o por un golpe directo sobre el dorso del dedo.el pulgar aducido por completo produce dolor (prueba de Finkelstein). 2. Las roturas de las poleas flexoras ocurren en deportes como el levantamiento de pesas. En la RM se observa cómo los tendones. De forma típica. Las causa un mecanismo directo (sección) o indirecto (hiperextensión de un dedo mientras está en hiperflexión). a una lesión ósea con avulsión de un fragmento óseo de la base falángica. Por lo general. el windsurf. la escalada. En condiciones normales la ecografía muestra las estructuras tendinosas como bandas hiperecogénicas. Es importante saber que. el cabo proximal tendinoso puede retraerse a gran distancia (incluso hasta el antebrazo). y el dedo que se afecta de modo más común es el dedo medio. heterogéneos y engrosados. por lo que es fundamental detallar la localización de ambos extremos mediante pruebas de imagen de cara al tratamiento. los tendones aparecen hipoecoicos. La ecografía es fundamental para establecer el diagnóstico. la porción distal) y continúan por las poleas A3 y A4. La polea A2 se sitúa a la altura de la falange proximal. de la vaina. homogéneas. Existen poleas cruzadas y transversas. asimismo. que en condiciones normales son hipointensos. y se asocia. Rotura de las bandas sagitales en la articulación MCF: origina una subluxación del tendón extensor común. etc. en las roturas de un tendón flexor de un dedo debidas a traumatismos de hiperextensión. a través de la ecografía y la RM. así como una discontinuidad incompleta. que son las más relevantes. Las impares se localizan en las articulaciones MCF (A1). se evidencia edema de los tejidos blandos circundantes. debido al acúmulo de líquido. El tendón flexor profundo es el que se rompe y se retrae. de manera característica. a la altura de la falange media. Las lesiones del aparato extensor pueden ser abiertas o cerradas. mientras que en las roturas tendinosas completas la discontinuidad será completa y una zona anecoica sustituirá al patrón fibrilar normal del 90 . Las lesiones que afectan a los tendones flexores son menos comunes. De manera característica. o de ambos. comienzan por la polea A2 (al inicio. El tendón más frecuentemente lesionado es el flexor largo del pulgar. fundamentalmente. se produce como consecuencia de un golpe directo sobre el dorso de la articulación MCF (puñetazo con los nudillos). en las tenosinovitis se aprecia un agrandamiento de las vainas en las secuencias potenciadas en T2. el aumento del líquido sinovial aparece de forma típica como una colección anecoica o hipoecoica que rodea los tendones. por una sobreutilización o por ciertas condiciones inflamatorias. se producen por sobreutilización o por causa artrítica. Las roturas por hiperextensión suceden más frecuentemente en el dedo anular durante la práctica de deportes (fútbol. El diagnóstico por la imagen de las roturas tendinosas y de la patología traumática tendinosa se realiza. Las últimas suceden en tres niveles: 1. en ocasiones. baloncesto…). En las lesiones tendinosas las radiografías suelen resultar normales. cuyo patrón característico es fibrilar y continuo. Se distinguen cinco tipos de poleas transversas. a excepción de pequeñas avulsiones óseas asociadas a una patología tendinosa determinada. presentan aumento de espesor. Cuando se produce una tenosinovitis aguda.

Artritis reumatoide Se trata de una enfermedad poliarticular crónica y. lo que permite diferenciarlas de las geodas o quistes subcondrales sin sinovial en su interior. erosión marginal. • Edema óseo: se manifiesta por áreas de hiperintensidad en T2 de forma difusa en la endomedular del hueso. radiológicos y analíticos. bursas y vainas sinoviales. pues. o bien en una interrupción completa de la estructura hipointensa cuando exista una rotura completa. SÍNDROME INFLAMATORIO Patología inflamatoria articular La patología inflamatoria articular en la muñeca y la mano es bastante frecuente. pero es la RM la que permite un diagnóstico más temprano. En fases más avanzadas se pueden detectar reabsorciones óseas importantes. erosiones y desmineralización con pérdida del contorno óseo. que da lugar a un aumento de volumen del tejido blando y a osteopenia. las artropatías seronegativas. y no suele producirse sin que previamente se dañen las otras articulaciones. en la articulación radiocubital distal y en el receso preestiloideo (Tabla II). pérdida de la alineación. relevante para establecer el diagnóstico de artritis reumatoide. anquilosis. simétrica en su afectación. • Cavidades producidas por las erosiones sinoviales: se aprecian como lesiones excéntricas de márgenes mal definidos y que captan contraste. 91 . En la muñeca las articulaciones más perjudicadas son la radiocubital distal y la pisiforme-piramidal. determinar si es parcial o completa. Es frecuente la afectación simultánea de los compartimentos mediocarpianos y carpometacarpianos. y también se produce tenosinovitis. Se producen un aumento de líquido intraarticular y un engrosamiento de la sinovial. La RM permite diagnosticar dichas alteraciones en fases incipientes: • Sinovitis o pannus: es la primera manifestación. • Estrechamiento articular: se produce por la destrucción del cartílago y la disminución de su espesor. Las erosiones tempranas en la muñeca aparecen. destrucción articular. Las mayores alteraciones en las manos aparecen en las articulaciones MCF y en las interfalángicas del dedo pulgar. Produce sinovitis e inflamación periarticular. por lo que cualquier alteración en su integridad se reflejará en un incremento de la intensidad de señal en el interior del tendón (áreas hiperintensas).También será posible identificar fragmentos óseos avulsionados. según las fases. especialmente en la vaina del extensor cubital del carpo. articulación pisopiramidal) y radial (escafoides. y concretar la distancia entre los extremos tendinosos. mientras que la proliferación sinovial intraarticular conlleva erosiones óseas y destrucción articular. estiloides radial. y se puede apreciar. primer metacarpiano) de la muñeca. La artritis reumatoide afecta al tejido sinovial de las articulaciones. que se verán como focos hiperecogénicos asociados a sombra acústica posterior. que en la RM se aprecian como zonas de tejido hiperintenso en T2 y que capta gadolinio. en los lados cubital (hueso piramidal. predominantemente en banda o de áreas óseas adyacentes a las articulaciones carpianas y MCF. sobre todo. La RM también es una técnica extremadamente útil en la valoración de la patología traumática tendinosa a la hora de localizar la rotura. En la radiología simple se aprecian. etc. como la artritis reumatoide. Con menor frecuencia se afectan las articulaciones interfalángicas distales y medias. Los criterios diagnósticos incluyen hallazgos clínicos. y en la tercera articulación interfalángica. las artropatías por depósito de cristales y las enfermedades del tejido conectivo. Las enfermedades que pueden afectar a estas articulaciones van desde la artropatía degenerativa hasta todas las afecciones inflamatorias articulares. de manera característica. En la RM las estructuras tendinosas son hipointensas. La radiografía es.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano tendón. También pueden producirse irregularidad del contorno articular. Los cambios más precoces suceden en la segunda y tercera articulación MCF. etc. de forma concéntrica. entre otras.

artritis periféricas.Tabla II.Piramidal . oculares. • También se pueden detectar multitud de deformidades óseas y articulares que se producen como consecuencia de los procesos inflamatorios descritos anteriormente. • Alteraciones tendinosas degenerativas (tendinosis) y roturas: son frecuentes. manifestaciones mucocutáneas. destacan los del quinto dedo y el pulgar. generalmente asimétricas. aunque en fases más avanzadas (Tabla III). Deformidades óseas que se pueden producir en la muñeca y la mano NOMBRE Deformidad de la muñeca LESIÓN Lesión de los ligamentos radiocarpianos DEFORMIDAD Desviación cubital y palmar de la muñeca Desviación radial de los dedos de la mano Fusión de los elementos óseos Extensión de la articulación IFD y flexión de la articulación IFP Flexión de la articulación IFD e hiperextensión de la articulación IFP Desplazamiento anterior con luxación volar de la falange Deformidad de los dedos Sinostosis Deformidad en boutonnière Deformidad en cuello de cisne Luxación volar de la articulación MCF Luxación de los tendones extensores Subluxación de la articulación trapeciometacarpiana Destrucción del cartílago Lesión de las bandeletas extensoras centrales en IFP Tenosinovitis flexora Rotura de los ligamentos colaterales Rotura de las bandeletas sagitales radiales Rotura del ligamento anterior oblicuo de la articulación trapeciometacarpiana Reabsorción y desmineralización óseas Telescopaje Subluxación radial del metacarpo con respecto al trapecio Hiperextensión de la articulación metatarsofalángica Introducción de las cabezas de los metacarpianos y falanges en el interior de las bases de las falanges contiguas Artropatías seronegativas Son un grupo de enfermedades que se caracterizan por presentar el factor reumatoide negativo. y entre los tendones flexores de la mano. sacroileítis.Primer metacarpiano • Articulación radiocubital distal • Receso preestiloideo AVANZADO Estrechamiento articular Pérdida de la alineación (desviación en ráfaga cubital de los dedos) con luxaciones o subluxaciones Telescopaje • Tenosinovitis: puede ser uno de los primeros signos de la enfermedad y en la RM se manifiesta como un engrosamiento de la vaina peritendinosa. Diagnóstico radiológico de la artritis reumatoide TEMPRANO Sinovitis e inflamación periarticular Hinchazón de los tejidos blandos Proliferación sinovial Osteopenia TARDÍO Erosiones (mano) • Articulación MCF del segundo y tercer dedo • Zona cubital de la muñeca . Tabla III.Estiloides radial . El grupo está com92 . el flexor largo del pulgar y el radial del carpo.Articulación pisopiramidal • Zona radial de la muñeca . tendencia a la agregación familiar y una elevada prevalencia de HLA-B27. intestinales o genitourinarias. Entre los tendones extensores de la mano.Escafoides . con hiperseñal en T2 y captación de gadolinio.

Puede no existir osteoporosis y se pueden producir fusiones óseas. las articulaciones interfalángicas son las más perjudicadas en las manos.Tiene una distribución muy variable. pero sin erosiones. Por lo general. que cursa con osteopenia. La afectación de las manos suele ser bilateral. La artritis por depósito de hidroxiapatita en la cápsula articular origina una inflamación periarticular y sinovitis. artritis exclusiva de las IFD y una forma mutilante generalmente en los huesos de las manos y de los pies. en especial de las articulaciones IFD de las manos. Puede afectar también al cartílago (condrocalcinosis). Artropatías por depósito de cristales La artritis gotosa es secundaria a hiperuricemia y.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano puesto por la artritis psoriásica. sacroileítis con espondilitis. La artritis psoriásica puede afectar a articulaciones tanto de la mano como del pie. La radiología se caracteriza por la reabsorción ósea yuxtaarticular asimétrica. Suele asociarse a masas de partes blandas. y producir un cuadro de pseudogota. calcificaciones en el tejido blando y subluxaciones parecidas a las de la artritis reumatoide. En la radiología se observan calcificaciones articulares y derrame articular. y captan gadolinio de forma intensa y homogénea. de la cual es prácticamente indiferenciable). • En fases avanzadas se puede producir una artritis mutilante parecida a la artritis reumatoide y a la psoriásica. aunque también se presenta como poliartritis simétrica (parecida a la artritis reumatoide. que llega a mostrar pequeños focos cálcicos en su interior. acompañada de conjuntivitis y uretritis. a las articulaciones periféricas. aunque son típicos los cambios asimétricos que afectan a las IFD de las manos y de los pies. puede afectar a múltiples articulaciones. El síndrome de Reiter es una artritis o inflamación articular no supurada que se manifiesta después de una infección en otra localización del organismo. Afectación articular por enfermedades del tejido conectivo En el lupus eritematoso sistémico se observa afectación articular en el 90% de los casos. como la cadera. aunque por lo general es monoarticular. 93 . En particular. • Calcificación del cartílago o condrocalcinosis. erosiones que en ocasiones producen artritis mutilante. sin osteoporosis y con importante periostitis. a la sinovial. • Masas de tejido blando o tofos que pueden estar calcificados. la enfermedad de Reiter. asimétrica y poliarticular. a la cápsula y a los tendones. en ocasiones. de evolución episódica. Los hallazgos pueden ser iguales a los de la artritis psoriásica o la espondilitis anquilosante. no existe osteoporosis y se observan excrecencias óseas. La afectación de la muñeca es menos frecuente que en la artritis reumatoide (3). la artritis afecta a las extremidades inferiores. incluyendo las MCF y las interfalángicas. se evidencia una inflamación difusa de la articulación con aumento de volumen de partes blandas. Afecta sobre todo a la cuarta articulación MCF e IFP. al igual que la producida por la enfermedad de Whipple. y artritis de la enfermedad de Whipple). La espondilitis anquilosante constituye una enfermedad inflamatoria del raquis que afecta a las articulaciones sacroilíacas y. la espondilitis anquilosante y la artritis enteropática (artritis de la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Asimismo. De manera característica. tiende a ser oligoarticular y asimétrica. reabsorciones en las falanges distales y proliferaciones periósticas. En la RM los tofos aparecen como masas hipointensas en T1 y de señal intermedia o hipointensas en T2. la artritis erosiva asimétrica puede afectar a las manos. La afectación asimétrica y poliarticular es la más característica. si bien es más común en otras articulaciones. La artropatía enteropática producida por la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn no suele afectar a las articulaciones de las manos. Habitualmente. Constituyen características radiológicas de la artritis gotosa las siguientes: • Erosiones yuxtaarticulares o intraarticulares en las que se encuentran conservados el espacio articular y el cartílago. El depósito de cristales de pirofosfato cálcico en esta región daña sobre todo el fibrocartílago triangular.

que incrementan su señal en T1 tras la administración de contraste paramagnético. caderas. que genera imágenes de alta señal en las secuencias T2. En la RM dichas masas se aprecian como focos hipointensos tanto en T1 como en T2. La densidad ósea es normal y se aprecian focos de calcificación de partes blandas (flecha hueca) de calcinosis relacionadas con una esclerodermia. la esclerodermia muestra reabsorciones de la punta de las falanges distales como consecuencia de su asociación con el fenómeno de Raynaud. A B Figura 12.De manera característica. La forma localizada puede afectar a los dedos de las manos y de los pies. Artropatía amiloidea Se debe al depósito de material amiloideo en el interior de las articulaciones. Afecta a hombros. Su diagnóstico suele establecerse mediante RM. rodillas y muñecas. con erosiones óseas y preservación del espacio articular. Puede ser nodular o difusa. tejido subcutáneo y alrededor de las articulaciones. en las que se observa la amputación de las crestas ungueales en el tercer dedo de la mano derecha (flecha blanca) y en el segundo dedo de la mano izquierda (punta de flecha). Se constata alguna pequeña imagen geódica en el hueso grande (flecha negra) de la muñeca derecha. Proyecciones AP (A) y oblicua (B) de ambas manos. y se observa proliferación de la sinovial con líquido. Con 94 . Se pueden observar alteraciones en las manos similares a las que provoca la artritis reumatoide. Sinovitis vellonodular Se trata de una enfermedad de origen desconocido que cursa con hiperplasia pseudotumoral de la sinovial y afectación de las bolsas y vainas tendinosas. Artritis crónica juvenil En la artritis crónica juvenil la afectación es simétrica o asimétrica. La afectación de la piel y del músculo en la dermatomiositis muestra calcificaciones en los planos faciales. Pueden producirse erosiones en las articulaciones interfalángicas y MCF (Figura 12). En la radiología simple y en la TC se observan masas yuxtaarticulares de densidad similar a la de las partes blandas. que provoca pequeñas necrosis distales. También se detectan mínimas calcificaciones adyacentes a las crestas ungueales del cuarto y quinto dedo de la mano derecha. Es frecuente que se asocie con pequeñas calcificaciones redondeadas de partes blandas en los dedos. que muestra una amputación desde la mitad de la falange media.

Artropatía degenerativa Puede ser primaria o secundaria a traumatismos con fractura. En ocasiones. traumas repetitivos o enfermedades conocidas previas. y proyección oblicua de mano izquierda (C). Este estrechamiento provoca un choque o roce entre las superficies articulares y una esclerosis subcondral reactiva. genera osteofitos marginales con aumento de partes blandas. Las articulaciones que se afectan con mayor frecuencia en la muñeca y la mano son. la articulación trapeciometacarpiana. que originan abultamientos en zonas periarticulares interfalángicas. Corresponden a un paciente con desmineralización difusa por artropatía degenerativa trapeciometacarpiana. Evolutivamente. por orden de frecuencia. Proyecciones AP (A) y lateral (B) de muñeca. aquellas de mayor movilidad o que soportan un mayor trabajo. la artrosis en la muñeca y la mano se manifiesta en las fases precoces. A B C Figura 13. se asocia a las articulaciones trapeciotrapezoidea y trapecioescafoidea. se acompaña de pequeñas hemorragias repetidas que generan depósitos de hemosiderina y que producen un aspecto de pigmentación marrón oscuro sobre la sinovial. por la alteración del cartílago articular. posiblemente debido a una fístula arteriovenosa trombosada (flechas blancas). Llama la atención el desplazamiento lateral metacarpiano en relación con el trapezoide (flecha negra). al igual que en otras articulaciones. en las que se observa una resección del trapecio. Desde el punto de vista radiológico. lo que produce un estrechamiento articular. En estos casos. 95 . Se aprecian calcificaciones vasculares múltiples relacionadas con una insuficiencia renal crónica y algún foco de calcificación más grumoso. la osteocondromatosis o metaplasia condral de la sinovial genera focos de aumento de volumen dependientes de la sinovial articular o peritendinosa que pueden mostrar nódulos cartilaginosos sin calcificación o con ella en su interior. La rizartrosis o afectación degenerativa de la articulación trapeciometacarpiana del primer dedo es muy característica de la artropatía degenerativa. conocidos como los nódulos de Heberden (IFD) y de Bouchard (IFP) (Figura 14). Osteocondromatosis sinovial Aunque en esta localización es rara. dato que cabe considerar para plantear la cirugía. Es decir.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano frecuencia. la articulación trapecioescafoidea y la articulación trapeciotrapezoidea (Figura 13). las articulaciones IFD e IFP. y el cuadro clínico típico consiste en dolor regional y aumento de volumen. que pueden conducir a la deformidad progresiva. por lo general asimétrico. las manifestaciones radiológicas son superponibles a las ya mencionadas. en la RM se aprecian dichos depósitos como focos de baja señal en T1 y en T2 (sinovial negra). los fragmentos óseos desprendidos y la anquilosis pueden ser manifestaciones de una artrosis más agresiva y sus hallazgos radiológicos plantean el diagnóstico diferencial con la artritis reumatoide. que va disminuyendo de grosor. Las erosiones. que presenta una pequeña subluxación lateral. En fases avanzadas provoca una reabsorción progresiva del trapecio.

La radiografía convencional puede mostrar áreas de densidad aumentada y formación de quistes dentro de la zona necrótica. los huesos con un único pedículo vascular sin anastomosis intraóseas son los más perjudicados. La RM ha demostrado ser un método fiable y de elección para conocer el estado vascular del fragmento proximal en las fracturas agudas y en la pseudoartrosis del escafoides. La osteonecrosis del escafoides también puede ser secundaria a la medicación con esteroides y. su presencia no se correlaciona con el grado de vascularización en estudios de correlación histológica. Necrosis avascular del escafoides El escafoides es el hueso del carpo que con más asiduidad se fractura y. cuando la isquemia de la médula ósea es irreversible. Sin embargo. dada la peculiar anatomía vascular de este hueso. se trata de un proceso idiopático. caracterizadas por rebordes osteofíticos y pinzamiento de los espacios articulares y alguna calcificación. La TC permite detectar alteraciones similares. mientras que la gammagrafía evidencia focos alterados de depósito del isótopo. que hace que el polo proximal sea especialmente vulnerable a la isquemia postraumática y a la necrosis avascular consiguiente.A B Figura 14. Las complicaciones de las fracturas son muy habituales. Es fundamental administrar gadolinio y realizar secuencias potenciadas en T1 con supresión grasa. la necrosis del resto de los huesos del carpo. El diagnóstico se suele establecer en fases avanzadas. junto con la detección de deformidades óseas en las radiografías y en la TC. pero posee una baja especificidad. 96 . La RM con gadolinio constituye la técnica de elección en el diagnóstico de viabilidad ósea de las osteonecrosis del carpo (17). Afecta sobre todo al hueso semilunar (enfermedad de Kienböck) y al hueso escafoides en su porción proximal. de todas las fracturas de la muñeca. El patrón de vascularización en esta patología es clave en el desarrollo de la necrosis. Afectación degenerativa de las articulaciones IFD del segundo y tercer dedo de la mano derecha. Proyecciones AP (A) y oblicua (B) de ambas manos que muestran una desmineralización ósea difusa. La gammagrafía ósea es una técnica muy sensible en el diagnóstico precoz de la necrosis avascular. Es típico que suceda en adultos jóvenes que refieren haber sufrido una caída con la mano apoyada en el suelo en hiperflexión palmar forzada. todo lo cual sugiere el diagnóstico de necrosis avascular. SÍNDROME DOLOROSO Necrosis La necrosis avascular de los huesos del carpo es un problema relativamente frecuente en la práctica diaria. ocupa el segundo lugar en frecuencia por detrás de la del radio distal. Los síntomas clásicos consisten en dolor espontáneo en la mitad radial de la muñeca sobre la tabaquera anatómica y en limitación funcional en la flexoextensión de la muñeca. y excepcional. aunque en ocasiones no resulta fiable de manera absoluta. de manera mucho menos frecuente. Menos común es la afectación de los huesos grande y ganchoso. La esclerosis ósea. constituyen signos clásicos de osteonecrosis. También se detecta una marcada rizartrosis (articulación trapeciometacarpiana) bilateral.

un hallazgo de buen pronóstico. como es la RM. Por lo general. De manera característica. tumefacción y pérdida de la fuerza de prensión. o bien el incremento de la intensidad de señal en las áreas vascularizadas que determinan su viabilidad. no existe perfusión y. 97 . se debe solicitar una radiografía simple de la muñeca. En fases avanzadas se produce un colapso óseo. En la proyección lateral (B) se aprecia una pequeña subluxación posterior del semilunar (flecha hueca). probablemente secundarios a una fractura-aplastamiento por una necrosis avascular en un estadio avanzado. así como áreas hiperintensas en T2 si la vascularización está más o menos conservada. y que suele afectar al lado dominante. más común en hombres jóvenes y trabajadores manuales. mientras que en la RM se observan focos hipointensos en las secuencias potenciadas en T1. hasta que finalmente se produce un patrón de inestabilidad carpiana en el estadio IV. La clínica consiste en dolor moderado. progresa hacia el colapso subcondral y aumenta el diámetro AP del semilunar en el estadio III. Necrosis avascular del semilunar (enfermedad de Kienböck) La primera descripción de la necrosis del semilunar fue realizada por Kienböck en 1910. Según los hallazgos en las pruebas de imagen. posteriormente. Esta entidad se produce fundamentalmente en pacientes que presentan varianza cubital negativa por sobrecarga mecánica de la vertiente radial del semilunar. viabilidad. lo que constituye. Si se sospecha la enfermedad de Kienböck. además de realizar la prueba de elección para establecer el diagnóstico de esta patología. Se trata de una enfermedad de inicio insidioso. mientras que. Atrapamientos neurales Las neuropatías compresivas en la muñeca constituyen una patología muy prevalente en la población general. Proyección AP (A) de muñeca. tras la administración de gadolinio y la realización de secuencias potenciadas en T1. los enfermos acuden a la consulta en un estadio avanzado. la enfermedad de Kienböck se divide en diferentes estadios. se hace difusa en el estadio II. en la que se observa una importante alteración en la morfología del hueso semilunar con signos de aplastamiento (flecha) del mismo. que favorecería un patrón de inestabilidad carpiana propio del estadio IV. por lo tanto. como son los quistes intraóseos en el semilunar y el síndrome de impactación cubital. En el diagnóstico diferencial es fundamental no confundir la enfermedad de Kienböck con hallazgos de menor relevancia. en la radiografía simple se evidencian esclerosis del semilunar y deformidad progresiva (Figura 15). en el segundo. A B Necrosis avascular de los huesos grande y ganchoso Se trata de entidades muy infrecuentes. En el estadio I la necrosis se limita a la vertiente radial y. cuando ya existe colapso carpiano y artrosis. Los signos radiológicos son similares a los descritos para otras localizaciones. En el primero de los casos los quistes se detectan en las secuencias potenciadas en T2 con edema óseo asociado y sinovitis. por lo tanto. La más común es el síndrome del túnel carpiano (16). No se aprecian áreas hiperintensas en T2 y. o bien en pacientes que han sufrido traumatismos menores repetitivos o que tienen un antecedente traumático causante de fractura del semilunar.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano se observa la ausencia de captación de gadolinio en los fragmentos óseos completamente necróticos. Figura 15. acompañado de intensos fenómenos degenerativos. en las que las fracturas agudas o el traumatismo repetido con fracturas de estrés pueden producir una interrupción de la vascularización y una necrosis avascular. se evidencian cambios subcondrales limitados a la ver tiente cubital de la muñeca (Figura 16).

los enfermos refieren dolor y hormigueos cuando mantienen la misma postura.A B Figura 16. Las paredes laterales están compuestas por el hueso pisiforme y la apófisis del ganchoso en el lado cubital. signo de hiperparatiroidismo (flechas rellenas). que se explica a continuación. sin signos de consolidación por pseudoartrosis (flechas blancas). se hace superficial antes de introducirse en el túnel carpiano. A la salida de este estrecho da una rama denominada nervio interóseo anterior. se deteriora la función motora del nervio. que se asocia con geodas. y por los huesos escafoides y trapecio en el lado radial. que desciende y da diferentes ramas.7% de la población general) y se produce con mayor frecuencia en el sexo femenino. Las causas son variadas y múltiples. Cuando llega a la muñeca. que mejoran al movilizar la mano de manera transitoria y que vuelven a ocurrir al poco tiempo de la inmovilización. Al entrar en el antebrazo. lo que ocasiona un síndrome de choque cubitocarpiano que ha originado alteraciones en la textura de los cúbitos. Proyecciones AP (A) y oblicua (B) de ambas manos que evidencian una línea de fractura en el escafoides izquierdo. la afectación es bilateral y ocurre de manera cíclica. etc. las lesiones focales. El techo está formado por el retináculo flexor. aunque de manera ocasional el nervio mediano se interpone entre los tendones flexores. afectándose la función de la pinza. el síndrome pronador. a excepción del síndrome del túnel del carpo. como son el síndrome del proceso supracondíleo. en los grados más severos. el síndrome del nervio interóseo anterior y. el síndrome del túnel del carpo. La clínica típica de los pacientes es el dolor y las parestesias en la mano de forma insidiosa durante la noche. La localización del nervio es superficial a los tendones. justo por debajo del retináculo. y el suelo del túnel lo forman los huesos semilunar y grande. En el codo se localiza de manera superficial en la fosa antecubital por debajo de la aponeurosis bicipital y da diferentes ramas para varios músculos. a temporadas. En la muñeca derecha se observa un aumento de densidad del semilunar. si bien las más citadas en los diferentes textos son la tenosinovitis por traumas repetidos. su morfología se halla alterada por necrosis avascular (flechas negras). Síndrome del túnel carpiano El nervio mediano es una estructura nerviosa formada por ramas de las raíces C5-T1. La neuropatía compresiva del nervio mediano a su paso por el túnel del carpo es la más habitual (2. los cambios metabólicos y hormonales (diabetes mellitus. el más frecuente. Ambos cúbitos presentan un balance positivo. Desciende por la región anteromedial del brazo y se sitúa entre los músculos bíceps y tríceps. las variantes anatómicas. En todo su recorrido da diferentes ramas con sus consiguientes neuropatías por compresión. así como el tendón flexor largo del pulgar. embarazo). se sitúa más profundo entre los dos vientres musculares del músculo pronador redondo en el estrecho de los pronadores. Se observa también una reabsorción del borde cubital de las falanges medias. A menudo. el depósito de amiloide. El diagnóstico suele realizarse en función de la clínica y de los estudios de conducción ner98 . Incluso pueden llegar a perder sensibilidad en los tres primeros dedos y. En las fases avanzadas los síntomas comienzan a ser diurnos también. junto con atrofia muscular en la eminencia tenar. El túnel del carpo es un espacio fibroóseo de la cara palmar de la muñeca. acompañan al nervio en su recorrido. Los tendones flexores superficiales y profundos. Todos ellos ya han sido comentados en el capítulo correspondiente del codo.

atravesando el carpo. Los factores que predisponen a sufrir esta neuropatía compresiva son las actividades deportivas o profesionales que implican una presión externa repetida en la zona del canal de Guyon (ciclismo. un abombamiento del retináculo y la estenosis del nervio debajo del mismo. debilidad de la musculatura intrínseca de la mano y atrofia de la eminencia hipotenar. con edematización (disminución de la ecogenicidad). los quistes. como los gangliones o los aneurismas. se producen un aumento de grosor del nervio proximal al túnel. En la RM existen cuatro signos importantes propios del síndrome del túnel del carpo. se sitúa en el codo por detrás de la epitróclea y se introduce en el canal cubital. se detallarán a continuación: • Síndrome de impactación cubitocarpiana: es el más común. En condiciones normales el nervio mediano presenta una morfología elíptica (plano transverso). Si existe atrapamiento. además. el incremento de su intensidad de señal en las secuencias potenciadas en T2. el cual está delimitado por el ligamento palmar del carpo en la parte superior y por el retináculo flexor y diversos ligamentos en la parte inferior. localización donde con más frecuencia se comprime este nervio. La RM puede mostrar. causas secundarias que expliquen la neuropatía compresiva. en los casos más severos. La ecografía y la RM son técnicas útiles para descartar.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano viosa. Se produce en pacientes con varianza cubital positiva (cúbito más largo que el radio). donde transcurre de manera muy superficial debajo de la piel. los aneurismas y las causas traumáticas (fracturas del hueso ganchoso o del quinto metacarpiano). El diagnóstico se establece fundamentalmente a través de la anamnesis y la exploración física. uso de destornilladores. la alteración en la intensidad de señal del nervio en los casos en los que esté dañado. los tumores. Síndrome del túnel cubital o del canal de Guyon El nervio cubital es una estructura nerviosa formada por fibras de los niveles C8-T1. de manera breve. Se trata de un proceso degenerativo que se caracteriza por dolor cubital. Se producen por un mecanismo de choque agudo o crónico entre el extremo distal del cúbito y la región cubital del carpo. a inestabilidad y a alteraciones óseas de los huesos del carpo. el abombamiento del retináculo y el engrosamiento del nervio. En la ecografía se pueden descartar masas quísticas que estén provocando estos síntomas compresivos. hinchazón y limitación de la movilidad como consecuencia del choque crónico de la cabeza del cúbito con el complejo del fibrocartílago triangular y el carpo. En la ecografía se pueden valorar la anatomía del nervio y las causas extrínsecas que estén provocando la neuropatía compresiva. 99 . como son el aplanamiento del nervio. un aplanamiento en el túnel distal. Existen diferentes síndromes de choque cubital que. posteriormente. No obstante. En la exploración física la flexión forzada de la muñeca reproduce los síntomas y la percusión sobre el carpo origina un dolor neurálgico que se irradia a los dedos (signos de Phalen y Tinel). por lo que se emplea dicha técnica como primera opción.). En su primera porción discurre paralelo al nervio mediano. que da lugar a roturas degenerativas del fibrocartílago. Los síntomas típicos consisten en alteración de la sensibilidad con parestesias e hiperestesias en el territorio del cuarto y quinto dedo de la mano y. pruebas como la RM y la ecografía constituyen técnicas de imagen de gran utilidad en el diagnóstico de la etiología de este síndrome y en aquellos casos en los que recurran o persistan los síntomas tras la liberación quirúrgica. etc. Síndromes de choque Síndromes de impactación o choque cubital Causan dolor cubital y una importante limitación de la movilidad de la muñeca. las variantes anatómicas (hipertrofia del músculo accesorio abductor del quinto dedo). que se va aplanando de manera progresiva conforme se hace más distal. en especial. La clínica varía dependiendo de dónde se produce la compresión. En la muñeca el nervio se introduce junto a la arteria y la vena cubitales en el canal de Guyon. desciende por el compartimento posterointerno del brazo. alteración de la sensibilidad. o bien entre el extremo distal del cúbito y el extremo distal del radio o las estructuras de partes blandas próximas. Se trata de un túnel fibroóseo situado entre el pisiforme y el gancho del ganchoso.

La radiología simple puede ser de gran utilidad para valorar la alineación del cúbito respecto del radio (varianza cubital positiva. los granulomas y los tumores glómicos. • Síndrome de impactación estilopiramidal: se produce por el choque de la apófisis estiloides cubital en la supinación y flexión dorsal contra el margen dorsal del piramidal. De manera típica. se 100 . que presentan contenido mucoso y que están revestidas por una cápsula. ya que aporta mayor detalle anatómico y más sensibilidad respecto de los cambios subcondrales. sinoviales y el edema intraóseo (17). Asimismo. negativa o neutra). Afecta de manera más habitual a los pacientes que presentan varianza cubital negativa. El diagnóstico de estos síndromes es fundamentalmente clínico (anamnesis y exploración física). La localización más típica es el dorso de la muñeca junto a los tendones. La etiología suelen ser los traumatismos. lo que origina un cuadro degenerativo. que no se comunican con las articulaciones. la morfología de los diferentes elementos óseos. quistes subcondrales. esclerosis u otros hallazgos indirectos de los síndromes de impactación. así como. la RM es la técnica de elección en la valoración de los síndromes de impactación de la vertiente cubital de la muñeca. que provoca la desaparición del cartílago. Sin embargo. Existen diferentes hallazgos característicos. los tumores de células gigantes. La ecografía constituye una técnica excelente para diagnosticar este tipo de patología. la rotura periférica del complejo del fibrocartílago triangular. o bien que tienen una varianza cubital negativa (cúbito más corto que el radio). cambios subcondrales reactivos y sinovitis focal. procesos patológicos en la estiloides. La clínica es similar a la del síndrome anterior. los pacientes experimentan dolor en la pronosupinación del antebrazo y debilidad al levantar pesos. La clínica característica consiste en dolor y limitación funcional.• Síndrome de impingement cubital: se define como un cúbito corto que no se articula de manera adecuada con el radio. los quistes sinoviales. del cartílago y de la médula ósea de los huesos del carpo afectos. en fases más avanzadas. de manera habitual. Esta variante anatómica predispone al desarrollo de un cuadro degenerativo en la articulación entre los huesos ganchoso y semilunar. mientras que en las partes blandas son los gangliones. lo que ocasiona una doble impactación cubital. Se trata de formaciones quísticas de contornos bien definidos. secundario a condromalacia del polo proximal del ganchoso en aquellos pacientes que tienen una variante específica del hueso semilunar (tipo II de Viegas). calcificados y localizados en las falanges proximal y media). OTRAS PATOLOGÍAS Lesiones pseudotumorales y tumores óseos Dentro de las lesiones tumorales y pseudotumorales que se producen en la mano. los quistes de inclusión o epidermoides. permite una detección precoz de las anomalías del complejo del fibrocartílago triangular. los procesos inflamatorios y la degeneración mucoide de las vainas tendinosas. como la sinovitis cubitocarpiana dorsal. y se producen con mayor frecuencia en mujeres jóvenes. los lipomas. es mucho más frecuente encontrar lesiones de etiología benigna que maligna. • Síndrome de impactación combinada: la cabeza del cúbito y la apófisis estiloides impactan contra el carpo. el diagnóstico se realiza mediante la exploración física y la anamnesis. Se produce fundamentalmente en dos tipos de pacientes: en aquellos que presentan resección del extremo distal del cúbito y en aquellos que poseen un cúbito corto congénito por el cierre precoz de la fisis del cúbito. y por lo general. Gangliones Constituyen las masas más habituales en la muñeca-mano. • Síndrome de impactación ganchoso-semilunar: se trata de una causa infrecuente de dolor cubital de la muñeca. Las lesiones óseas benignas que de modo más común se observan en la mano son los encondromas (con frecuencia. la condromalacia de la apófisis estiloides cubital y del piramidal.

bien delimitada. En la ecografía el tumor de células gigantes se evidencia como una lesión hipoecoica. ya sea de vidrio. por lo que captan gadolinio en los estudios de RM. rodeado de un granuloma o tejido inflamatorio muy vascularizado. ovales o lobuladas. aunque no es raro que se olvide este dato. sólida. Existe una lesión de características con el tendón cuando éste se flexiona y líticas en la región metafisoepifisaria distal del radio. por lo tanto. como son la marcada hipointensidad en T2 y la captación heterogénea de contraste. Es la más común tras los gangliones previamente descritos. Habitualmente. con signos de adelgazamiento severo de la cortical en su vertiente cubital. avascular. Quistes de inclusión epidérmica Consisten en lesiones de aspecto quístico con contenido denso. afecta a mujeres de mediana edad y la frecuencia de localización en los dedos va decreciendo del primer al quinto dedo.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano observa una lesión redondeada u ovoide. De manera típica. Granulomas de cuerpo extraño De manera característica. se encuentran revestidos por membrana sinovial. dependiendo del material extraño incluido. generalmente alto. Quistes sinoviales A diferencia de los gangliones. Tumor de células gigantes de las vainas tendinosas Se trata de una tumoración característica de los dedos de la mano. Desde el punto de vista dinámico. que justifica la reacción granulomatosa. 101 . Este fenómeno a menudo lo generan traumatismos con heridas. Su aspecto ecográfico corresponde a una lesión bien definida. hipoecoica con refuerzo acústico posterior. adyacente a los tendones flexores. Proyecciones AP (A) y lateral (B) de muñeca. La RM constituye la técnica de elección en el diagnóstico. están formados por un centro heterogéneo. de metal o de otra composición. la lesión no se mueve Figura 17. a los que incluso puede B A englobar completamente. ya que están ocupadas por queratina producida por tejido cutáneo incluido o introducido hasta la hipodermis. los quistes sinoviales se comunican con la articulación de la que se originan y. que representa la forma extraarticular de la sinovitis vellonodular pigmentada. en la ecografía y en la RM se identifica el cuerpo extraño. En la radiografía simple se aprecia la remodelación ósea en las falanges (erosiones corticales). Se observa una trabeculación interna se extiende. dado que aporta determinados hallazgos clave para establecerlo. en la RM se presenta como una lesión hiperintensa tanto en las secuencias T1 como en las secuencias T2. con refuerzo acústico posterior. con contenido heterogéneo. Mediante RM los gangliones se evidencian como masas claramente hiperintensas y homogéneas en las secuencias T2. En cambio. En la ecografía se comportan como lesiones anecoicas. Con frecuencia existe un antecedente traumático. tada es la vaina. Esta lesión es compatible con un tumor de células gigantes. en contacto habitualmente con los tendones. sin refuerzo acústico posterior. Daña el hueso y genera una remodelación ósea por presión o incluso una lesión lítica (Figura 17). puesto que lo que está afecfina. pero no es raro que se produzca tras procedimientos quirúrgicos.

Kongsholm J. The congruence of the distal radioulnar joint: A magnetic resonance imaging study. Acta Orthop Scand 1988. articular y ligamentaria de la muñeca. Timins ME.). Verh Dtsch Ges Chir 1878. Mediante RM es de extrema importancia descartar cualquier área hiperintensa en las secuencias potenciadas en T2 con saturación grasa que pudiera sugerir un liposarcoma. 16 (5): 997-1008. 156: 29. Burg D. 5. 18: 594. Tumor glómico Se localiza de forma característica en los pulpejos de los dedos o en el área subungueal. J Bone Joint Surg (Am) 1995. Jupiter JB. Peripheral neuropathies of the median. 10: 605. sensibilidad espontánea al frío y con la presión. Zeiss J. Chamoy L. Avery LL. Capítulo 3. Oneson SR. Osatek 2007. Ruby LK. Salvador E. Radiología ortopédica y radiología dental. fractures. J Bone Joint Surg (Am) 1957. Vendar JM. 1992: 1063. Multidetector CT of carpal injuries: Anatomy. Erickson SJ. Normal sonographic anatomy of the wrist and hand. 6. Sacknoff R. Fracture of the distal radial sahft: Mistakes in management. Jakab E. radial. Resnick D. Madrid: Editorial Médica Panamericana 2005. Raffi M. Timins ME. Abujudeh HH. Oneson SR. homogénea y llamativamente hipervascular. 4. Madelung OW. Mosby 1993. 16 (1): 97-106. Capítulo 5: Medidas en radiología ortopédica. 39: 249. Marincek B. 59: 183. Diagnóstico por la imagen. AJR 1992. responsables de la termorregulación. 11. Gilula LA. Olerud C. Thuomas KA. 26 (5): 1267-87. MR imaging interpretation of the Palmer classification of triangular fibrocartilage complex lesions. así como un nódulo violáceo bajo la matriz ungueal. en la que se observa una lesión redondeada. Anatomía ósea. 8: 23. 16 (5): 987-95. Firooznia HF. BIBLIOGRAFÍA 1. Una guía práctica. Radiographics 2008 Oct. 4. and fracture-dislocations. Carrera GF. Philadelphia: WB Saunders Co. Poner PRM. Carpal inestability. 12. Timins ME. Philadelphia: WB Saunder Co. 158: 1801. Healy JC. Jupiter JB. Dean RFA. Kang HS. 2. 17: 279. Scales LM. 8. et al. Poznanski AR. Weishaupt D. Osterman AL. Radiographics 2006 Sep-Oct. Die spontane Subluxation der Hand nach vorne. et al. Conway WF. Erickson SJ. Krah SF. 2. The role of arthroscopy in the treatment of traumatic triangular fibrocartilage injuries. 13. Consiste en tumoraciones redondeadas. Am J Phys Anthropol 1959. The carpal boss: An overview of radiographic evaluation. Radiographics 1996 Sep. Destouet JM. Lee JC. Andreisek G. 3. Skeletal trauma. Rauschning W. La muñeca y la mano. 9. Traducción de primera edición. Erickson SJ. hipoecoica. 15 (3): 575-87.Lipomas Se trata de masas blandas de contornos bien definidos. MR imaging of the painful wrist. Radiographics 1996 Jan. O’Connell SE. 14. 25 (6): 1577-90. In: Browner BD. Muñeca-mano. Radiology 1985.). Énfasis en la RM. Mino DE. polilobuladas con septos fibrosos en su interior. Fractures of the distal radius. 15. Hand Clin 1994. Kang HS (eds. La técnica de elección es la ecografía. Imágenes por RM y TC del sistema musculoesquelético. Radiographics 2005 Nov-Dec. 3. Trastornos internos de las articulaciones. MR imaging of the major carpal stabilizing ligaments: Normal anatomy and clinical examples. Palmer AK. Crook DW. 10. Khimji T. En: Recondo JA. Monografías SERAM. Fusion of triquetral and lunate bones shown in several radiographs. 1974. The role of radiography and computerized tomography in the diagnosis of subluxation and dislocation of the distal radioulnar joint. Oneson SR. The hand in radiologic diagnosis. 7. Levinsohn EM. Scales LM. 28 (6): 1771-84. Énfasis en la resonancia magnética. Jahnke JP. Del Cura JL. MR imaging of the wrist: Normal findings that may simulate disease. (eds. 102 . Radiographics 1995 May. Recondo JA. Timins ME. BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA 1. Golimbu C. Novelline RA. La localización más frecuente es la eminencia tenar y se sitúan de manera superficial en el tejido celular subcutáneo. McMurtry RY. Hughston JC. Erickson SJ. 7: 259. En: Resnick D. 16. Levine AM. Kaewlai R. and ulnar nerves: MR imaging features. derivadas de los vasos presentes en la dermis. J Hand Surg 1983. Weinreb J. 77: 476. The lunar tunel at the wirst (Guyon’s canal): Normal MR anatomy and variants. La clínica es muy típica e incluye dolor lacerante paroxístico. Asrani AV. 17. Radiographics 1996 Sep. et al. de pocos milímetros y de origen vascular. Madrid: Editorial Panamericana 2000: 425-518.

d) Inestabilidad esternoclavicular.com/curso/dim. 2. c) Proyección de Grashey. Para ello. c) Inestabilidad anterior. 4. que le indicará el porcentaje de respuestas correctas. Según la clasificación de Neer. b) Fractura del troquíter con tres fragmentos desplazados. c) Se inyecta contraste yodado intravenoso. 3. ¿Cómo se realiza la artro-RM directa? a) Se inyecta contraste paramagnético intravenoso. se le enviará un correo electrónico a la dirección con la que se ha registrado en el curso. b) Inestabilidad posterior. d) Fractura del cuello anatómico del húmero con desplazamiento. b) Proyección axial. Una vez realizado. ¿Cuál es la inestabilidad más frecuente en la articulación del hombro? a) Inestabilidad multidireccional. b) Se inyecta contraste paramagnético en la articulación glenohumeral. c) Fractura del troquín con desplazamiento. 1.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano Test de evaluación IMPORTANTE Este test de evaluación sólo se podrá realizar a través de la página web www. d) Se inyecta contraste yodado en la articulación glenohumeral.esteve. 103 . También recibirá un archivo pdf con las respuestas razonadas del test. el grupo II de fracturas proximales del húmero consiste en: a) Fractura con desplazamiento y luxación anterior. deberá registrarse en dicha página y efectuar el test on-line. d) Proyección desenfilada subacromial. ¿Qué proyección en la radiología simple elimina la superposición entre cabeza humeral y glenoides? a) Proyección anteroposterior.

c) Se desplaza externa e inferiormente. b) Se desplaza anterior. c) Disminución de la densidad ósea subcondral. c) Artrosis en la articulación acromioclavicular. 6. d) Se desplaza superior y externamente. c) Sobre el acromion.5. b) Sobre la tuberosidad mayor (troquíter). encima de la apófisis coracoides. b) Infiltración grasa de los músculos. En la placa simple la lesión crónica completa del manguito de los rotadores se puede manifestar por: a) Disminución del espacio acromiohumeral. ¿dónde se coloca la cabeza humeral? a) Se localiza superiormente. 9. d) Disminución de la densidad de la cabeza humeral. d) Aumento del espacio subacromial. y se coloca debajo de la apófisis coracoides. d) Formación quística paralabral. ¿Qué signo observado en la radiología simple no se relaciona con un síndrome de atrapamiento? a) Cambios esclerosos en el troquíter. ¿Cuál de estos signos radiológicos se observa en la enfermedad degenerativa de la articulación glenohumeral? a) Formación de osteofitos. d) En el labrum glenoideo. b) Aumento de la convexidad del acromion. b) Aumento del espacio articular. ¿Cuál de los siguientes hallazgos radiológicos no se encuentra en un síndrome de atrapamiento neural? a) Edema muscular en las secuencias T2 de la resonancia magnética. Durante la luxación anterior glenohumeral. d) Calcificación del labrum glenoideo. c) Disminución del espacio subacromial. La calcificación del tendón del supraespinoso se localiza habitualmente: a) Sobre la tuberosidad menor (troquín). 104 . inferior y medialmente. 8. c) Disminución de la densidad del acromion. 7. 10. b) Lesiones osteocondrales o geodas en la zona posterior de la cabeza humeral.

sin lugar a dudas. b) Cóndilo humeral. c) La luxación anterior tanto del cúbito como del radio por un mecanismo de flexión mantenida. c) Refleja un aumento de líquido u ocupación del espacio articular. 14. existe una neuropatía cubital asociada por un proceso tumoral expansivo. c) Fractura transcondílea. d) Coronoides. ¿A qué estructura anatómica afecta la osteocondritis disecante o enfermedad de Panner? a) Epicóndilo. ¿qué exploración radiológica solicitaría en un primer momento? a) Una resonancia magnética con contraste endovenoso para descartar un proceso inflamatorio focal. haciéndolos visibles. una bursitis olecraniana. ¿Qué tipo de fractura puede estar implicada en una avulsión de la inserción del músculo tríceps? a) Fractura de la epitróclea. b) La luxación posterior que afecta exclusivamente al cúbito por un mecanismo de hiperextensión (caída con la mano extendida). c) Una tomografía computarizada para descartar una fractura conminuta. b) Probablemente. d) La luxación anterior del radio por un mecanismo de traumatismo directo. Se debe repetir. b) Una radiografía simple de codo en proyecciones anteroposterior y lateral. En una radiografía lateral de codo.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano 11. d) Una ecografía para valorar si existe alteración de partes blandas. d) Representa. c) Epitróclea. 105 . lo que distiende la cápsula y eleva los panículos adiposos hacia la superficie. b) Fractura de la cabeza del radio. Ante un paciente de 15 años que acude al Servicio de Urgencias con un traumatismo en el codo e impotencia funcional acompañada de un intenso dolor. 15. 13. 12. también denominado signo de la vela? a) La radiografía se ha realizado mal desde el punto de vista técnico. ¿qué sugiere la visualización del signo de la almohadilla grasa. ¿Cuál es el tipo de luxación más común en los niños y cuál es el mecanismo que lo provoca con más frecuencia? a) La luxación posterior que afecta tanto al cúbito como al radio por un mecanismo de hiperextensión (caída con la mano extendida). d) Fractura del olécranon.

d) Tomografía computarizada. ¿Qué proyección no se utiliza para el estudio de la muñeca? a) Proyección anteroposterior de muñeca. c) Proyección de escafoides. 21. patología tumoral. b) Bursa olecraniana. 18. ¿qué opción diagnóstica plantearía en primer lugar? a) Neuropatía radial. patología traumática repetida. b) Engrosamiento de los tendones flexores en la región de inserción y disminución de la ecogenicidad. c) Bursa olecraniana. 106 . y entumecimiento de la mano. Ante un paciente que sufre dolor en la cara interna del codo. d) Engrosamiento de los tendones extensores en la región de inserción y disminución de la ecogenicidad. c) Artro-RM. d) Proyección oblicua de muñeca. 20. Ante la sospecha de una neuropatía cubital. d) Bursa cubital. ¿qué prueba solicitaría en primer lugar para confirmarla? a) Radiografía de codo lateral.16. 17. patología insercional. La mayoría de las afecciones inflamatorias en el codo conllevan alteraciones sinoviales y de las bursas. c) Neuropatía del nervio mediano. b) Ecografía. d) Luxación congénita de la cabeza del radio. patología degenerativa. 19. parestesias en los dedos meñique y anular. ¿Cuál es la anomalía más común congénita en la articulación del codo? a) Sinostosis radiocubital. d) Patología insercional del bíceps. ¿Cuáles son los signos ecográficos que esperaría encontrar ante la sospecha de una epicondilitis. c) Adelgazamiento de los tendones extensores en la región de inserción y aumento de la ecogenicidad. b) Neuropatía cubital. b) Proyección lateral de muñeca. b) Agenesia cubital. c) Agenesia radial. también denominada codo de tenista? a) Adelgazamiento de los tendones flexores en la región de inserción y disminución de la ecogenicidad. ¿cuál es la bursa que se afecta con mayor frecuencia en el codo y cuál es el mecanismo más a menudo implicado? a) Bursa cubital.

b) Traumatismos menores repetitivos. c) Fusión trapecio-trapezoide. b) Erosiones en el receso preestiloideo. d) Luxaciones y subluxaciones. c) Varianza cubital negativa. d) Roturas ligamentarias. d) Fusión pisiforme-ganchoso. ¿Cuál es la fusión carpiana más frecuente? a) Fusión semilunar-piramidal. 25.02 Introducción clínica Hombro Codo Muñeca y mano 22. 107 . 27. c) El espacio entre el escafoides y el trapecio está aumentado. d) Fractura transversa de radio con desplazamiento volar del extremo distal. b) Fractura transversa de radio con desplazamiento dorsal del extremo distal. ¿Por qué se caracteriza una disociación escafosemilunar estática? a) La disociación sólo se observa con determinados movimientos. ¿Qué factor no se relaciona con la necrosis avascular del semilunar o enfermedad de Kienböck? a) Apófisis estiloides cubital larga. b) La radiografía anteroposterior muestra un espacio escafosemilunar mayor de 3 mm. d) Fractura del semilunar. 24. d) El espacio entre el semilunar y el piramidal está aumentado. 26. En la radiología son manifestaciones tardías de la artritis reumatoide: a) Erosiones en la articulación metacarpofalángica del segundo y tercer dedo. La fractura de Colles-Pouteau se caracteriza por: a) Fractura transversa de cúbito con desplazamiento dorsal del extremo distal. 23. b) Masas de tejido blando o tofos que pueden estar calcificados. c) Fractura transversa de cúbito con desplazamiento volar del extremo distal. c) Luxaciones y subluxaciones. Desde el punto de vista radiológico. b) Fusión grande-ganchoso. la artritis gotosa se caracteriza por: a) Disminución de los espacios articulares. c) Erosiones en la zona radial de la muñeca.

b) Adelgazamiento del nervio mediano. 30. d) Pulpejo de los dedos. 29. b) Síndrome de impactación estilopiramidal. c) Falange media. b) Falange proximal. d) Incremento de la intensidad de señal en las secuencias potenciadas en T2 del nervio mediano.28. ¿Dónde se localiza de manera característica el tumor glómico en la mano? a) Eminencia hipotenar. c) Engrosamiento del nervio cubital. ¿Qué hallazgo en la resonancia magnética sugiere un síndrome del túnel del carpo? a) Ausencia del retináculo. c) Síndrome de impactación cubitocarpiana. ¿Cuál es el síndrome de impactación o choque más frecuente en el carpo? a) Síndrome de impactación ganchoso-semilunar. 108 . d) Síndrome de impingement cubital.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful