P. 1
Lesiones Causadas Por La Radiación

Lesiones Causadas Por La Radiación

4.0

|Views: 1.243|Likes:
Publicado porapi-3697492

More info:

Published by: api-3697492 on Oct 14, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

Lesiones causadas por la radiación

Las lesiones por radiación son el daño producido en los tejidos a causa de una exposición a radiaciones. Por lo general, la radiación se refiere a ondas o partículas de alta energía emitidas por fuentes naturales o artificiales (generadas por el hombre). Las lesiones de los tejidos pueden ser causadas por una breve exposición a altos valores de radiación, o bien por una exposición prolongada a bajos niveles. Algunos efectos adversos de la radiación sólo duran poco tiempo; otros producen enfermedades crónicas. Los primeros efectos de dosis elevadas resultan obvios en cuestión de minutos o en los días posteriores a la exposición. Otros efectos no resultan evidentes hasta semanas, meses e incluso años después. Las mutaciones del material genético celular de los órganos sexuales pueden resultar evidentes sólo si una persona expuesta a la radiación tiene hijos; estos niños pueden nacer con defectos genéticos.

Causas
En el pasado, las fuentes perjudiciales de radiación incluían sólo los rayos X y los materiales radiactivos naturales como el uranio y el radón. Los rayos X que se utilizan en la actualidad para las pruebas de diagnóstico causan mucho menos efectos radiactivos que los utilizados en el pasado. Las fuentes más comunes de exposición a altos valores de radiación son los materiales radiactivos elaborados por el hombre que se utilizan en diversos tratamientos médicos, laboratorios científicos, industrias y reactores de energía nuclear. Se han escapado accidentalmente grandes cantidades de radiación de las plantas de energía nuclear, como la de Three Mile Island en Pennsylvania (EE.UU) en 1 979 y la de Chernobyl (Ucrania) en 1 986. El accidente de Three Mile Island no provocó una gran exposición radiactiva; de hecho, las personas que vivían a una distancia aproximada de 1,5 km de la planta recibieron menos radiación que la cantidad de rayos X que recibe una persona, por término medio, en 1 año. Sin embargo, las personas que vivían cerca de la planta de Chernobyl fueron expuestas a mucha más radiactividad. Más de 30 afectados murieron y muchos otros sufrieron heridas. La radiación de ese accidente llegó a Europa, Asia y los Estados Unidos. En total, la exposición a la radiación generada por reactores en los primeros 40 años de uso de la energía nuclear, excluyendo Chernobyl, ha provocado 35 exposiciones graves con 10 muertos, aunque ningún caso se asoció a las plantas de energía. En los países industrializados, los reactores de energía nuclear deben cumplir estrictas medidas gubernamentales que limitan la cantidad de material radiactivo liberado a valores extremadamente bajos. La radiación se mide en unidades diferentes. El roentgen (R) mide la cantidad de ésta en el aire. El gray (Gy) es la cantidad de energía realmente absorbida por cualquier tejido o sustancia tras una exposición a la radiación. Como algunos tipos de radiación pueden afectar a unos organismos biológicos más que a otros, para describir la intensidad de los efectos que la radiación produce sobre el cuerpo, a cantidades equivalentes de energía absorbida, se utiliza el sievert (SV). Los efectos perjudiciales de la radiación dependen de la cantidad (dosis), la duración y el grado de exposición. Una única dosis rápida de radiación puede ser mortal, pero la misma dosis total aplicada en un lapso de semanas o meses puede producir efectos mínimos. La dosis total y el grado de exposición determinan los efectos inmediatos sobre el material genético de las células. Se llama dosis a la cantidad de radiación a la que está expuesta una persona durante un determinado período de tiempo. La dosis de radiación ambiental que resulta inevitable es baja, alrededor de 1 a 2 miligrays (1 miligray equivale a 1/1000 gray) al año, y no produce efectos detectables sobre el organismo. Por otra parte, los efectos de la radiación son acumulativos, es decir, cada exposición se suma a las anteriores hasta determinar la dosis total y su probable efecto sobre el organismo. De la misma forma, a medida que aumenta la proporción de la dosis o la dosis total, también aumenta la probabilidad de que se produzcan efectos detectables. Los efectos de la radiación también dependen del porcentaje del organismo que resulta expuesto. Por ejemplo, más de 6 grays suelen causar la muerte cuando la radiación se distribuye sobre toda la superficie corporal. Sin embargo, cuando se restringe a un área pequeña, como sucede en la terapia contra el cáncer, es posible aplicar tres o cuatro veces esta cantidad sin que se produzcan daños graves en el organismo. La distribución de la radiación en el cuerpo también es importante. Las partes del mismo en las que las células se multiplican rápidamente, como el intestino y la médula ósea, resultan más dañadas por la radiación que los tejidos cuyas células se multiplican más lentamente, como los músculos y los tendones. Durante la radioterapia contra el cáncer se hace todo lo posible por proteger las partes más vulnerables del organismo, con el fin de pasar a utilizar dosis más elevadas.

Síntomas
La exposición a la radiación produce dos tipos de lesiones: agudas (inmediatas) y crónicas (retardadas). Los síndromes de radiación agudos pueden afectar a diferentes órganos. El síndrome cerebral se produce cuando la dosis total de radiación es extremadamente alta (más de 30 grays). Siempre resulta mortal. Los primeros síntomas, náuseas y vómitos, se siguen de apatía, somnolencia y, en algunos casos, coma. Estos síntomas están causados, muy probablemente, por la inflamación del tejido cerebral. En pocas horas se producen estremecimientos (temblores), convulsiones, incapacidad para caminar y finalmente, la muerte. El síndrome gastrointestinal se produce a partir de dosis menores de radiación pero igualmente altas (4 grays o más) . Los síntomas consisten en náuseas, vómitos y diarreas graves, que causan gran deshidratación. Inicialmente, el síndrome es causado por la muerte de las células que recubren el tracto gastrointestinal (mucosa). Los síntomas persisten debido al desprendimiento progresivo del revestimiento mucoso y al desarrollo de infecciones bacterianas. Finalmente, las células que absorben nutrientes quedan completamente destruidas y se produce pérdida de sangre desde la zona lesionada hacia el interior del intestino, por lo general, en grandes cantidades. Entre 4 y 6 días después de la exposición a la radiación pueden crecer nuevas células. Pero, aunque así sea, las víctimas que padecen este síndrome probablemente mueran a causa de una insuficiencia de la médula ósea, entre 2 y 3 semanas más tarde. El síndrome hematopoyético afecta a la médula ósea, al bazo y a los ganglios linfáticos, que son los principales centros de producción de células sanguíneas (hematopoyesis). Se manifiesta tras una exposición de 2 a 10 grays de radiación y se inicia con pérdida de apetito (anorexia), apatía, náuseas y vómitos. Estos síntomas son más graves al cabo de 6 a 12 horas después de la exposición y pueden remitir completamente entre 24 y 36 horas más tarde. Durante este período en que no hay síntomas, las células productoras de sangre localizadas en los ganglios linfáticos, el bazo y la médula ósea comienzan a desgastarse, a disminuir y no se forman de nuevo, lo que conlleva una grave carencia de glóbulos blancos y rojos. La falta de glóbulos blancos (que combaten las infecciones) suele producir infecciones graves. Si la dosis total de radiación es de más de 6 grays, las insuficiencias hematopoyéticas y gastrointestinales suelen ser mortales. El síndrome radiactivo de tipo agudo se produce en una pequeña proporción de pacientes después de un tratamiento con radiación (radioterapia), especialmente si ha sido aplicada sobre el abdomen. Los síntomas comprenden náuseas, vómitos, diarrea, pérdida de apetito, dolor de cabeza, sensación de malestar general y un ritmo cardíaco acelerado (taquicardia). Suelen remitir en un lapso de horas o de pocos días. La causa de este síndrome no se conoce con precisión. Una exposición prolongada o repetida a bajas dosis de radiación proveniente de implantes radiactivos o de fuentes externas puede provocar la interrupción de los períodos menstruales (amenorrea), así como una menor fertilidad tanto en los hombres como en las mujeres. También puede aparecer un menor impulso sexual (libido), cataratas y una disminución en la cantidad de glóbulos rojos (anemia), glóbulos blancos (leucopenia) y plaquetas (trombocitopenia). Las dosis muy elevadas aplicadas sobre zonas limitadas del cuerpo causan la caída del cabello, debilitamento de la piel y formación de llagas abiertas (úlceras), callos y venas aracniformes (pequeñas áreas enrojecidas que contienen vasos sanguíneos dilatados que se encuentran bajo la piel, o arañas vasculares). Con el tiempo, este tipo de exposiciones puede provocar cáncer de células escamosas (una variedad de cáncer). Años después de la ingestión de ciertos compuestos radiactivos, como las sales de radio, pueden formarse tumores óseos. En algunos casos, cierto tiempo después de finalizada la radioterapia contra el cáncer, se producen graves lesiones en los órganos que estuvieron expuestos a la misma. La función renal puede alterarse tras un período (período latente) de 6 meses a 1 año tras una exposición a dosis extremadamente altas de radiación; también puede aparecer anemia y un aumento de la presión arterial. En los músculos, la acumulación de grandes dosis puede causar una enfemedad dolorosa que incluye debilitamiento muscular (atrofia) y la formación de depósitos de calcio. En pocas ocasiones estos cambios provocan tumores musculares malignos. La radiación aplicada sobre los tumores pulmonares puede causar inflamación de los mismos (neumonitis radiactiva) y una gran dosis causaría graves cicatrizaciones (fibrosis) en el tejido pulmonar, lo cual puede ser mortal. El corazón y su envoltura (pericardio) pueden inflamarse despuésde una radiación extensa sobre el

esternón y el tórax. Grandes dosis acumuladas sobre la columna dorsal pueden causar un daño gravísimo, que puede acabar en parálisis. La radiación sobre el abdomen (contra el cáncer de ganglios linfáticos, testículos u ovarios) puede provocar úlceras crónicas, cicatrización y perforación intestinal. La radiación altera el material genético de las células que se multiplican. En las células que no pertenecen al sistema reproductor, estas alteraciones pueden causar anomalías en el crecimiento celular, como cáncer o cataratas. Cuando los ovarios y los testículos son expuestos a la radiación, la posibilidad de que la descendencia presente anomalías genéticas (mutaciones) aumenta en los animales de laboratorio, pero este efecto no ha sido aún debidamente comprobado en los seres humanos. Algunos investigadores afirman que la radiación resulta inofensiva por debajo de cierta dosis (umbral), mientras que otros opinan lo contrario y piensan que cualquier índice de radiación sobre los ovarios o los testículos puede ser perjudicial. Como todavía no hay datos definitivos al respecto, la mayoría de las autoridades sanitarias recomiendan que la exposición a radiación médica y laboral no sobrepase un determinado nivel. En cualquier caso, la posibilidad de contraer enfermedades o mutaciones genéticas relacionadas con la radiación está estimada en 1 entre 100 por cada gray de exposición, y cada persona recibe sólo una media de 0,002 grays de radiación al año.

Diagnóstico y pronóstico
Debe temerse una lesión por radiación cuando una persona comienza a sentirse mal tras haber sido sometida a radioterapia, o después de haber estado expuesta a una radiación accidental. No existen pruebas específicas para diagnosticar esta enfermedad, a pesar de que se pueden utilizar diversos análisis para detectar inflamaciones o el mal funcionamiento de algún órgano. El pronóstico depende de la dosis, de la cantidad de radiación y su distribución en el cuerpo. Los análisis de sangre y de la médula ósea pueden ofrecer información adicional acerca de la gravedad de la lesión. Cuando se presenta el síndrome cerebral o gastrointestinal, el diagnóstico es claro y el pronóstico poco alentador. El síndrome cerebral resulta mortal en un período de tiempo que oscila entre horas y pocos días y el síndrome gastrointestinal, por lo general, resulta mortal en un lapso de 3 a 10 días, a pesar de que algunas personas sobreviven algunas semanas. El síndrome hematopoyético suele causar la muerte en períodos de 8 a 50 días; la muerte puede producirse por una infección grave en un lapso de 2 a 4 semanas o por una masiva pérdida de sangre (hemorragia) de 3 a 6 semanas tras la exposición. El diagnóstico de lesiones crónicas por radiación resulta difícil o imposible si se desconoce o se pasa por alto el origen de la exposición. Si se sospecha que existe una lesión por radiación, el médico investiga sobre posibles exposiciones laborales, quizás consultando los archivos de las instituciones estatales o gubernamentales que mantienen registros de las exposiciones radiactivas. El médico también puede examinar periódicamente los cromosomas, que contienen el material genético celular, en busca de determinadas anomalías que suelen tener lugar tras una significativa exposición radiactiva. Sin embargo, los resultados de estos exámenes no suelen ser concluyentes. Si los ojos han estado expuestos a radiación, deben examinarse periódicamente en busca de cataratas.

Tratamiento
La piel contaminada por materiales radiactivos debería lavarse de inmediato con abundante agua y, si es posible, con una solución específicamente fabricada a tal fin. Cualquier herida, por pequeña que sea, debería limpiarse enérgicamente para eliminar toda partícula radiactiva, aunque el hecho de frotarlas produzca dolor. Si la persona ha tragado material radiactivo momentos antes, debería provocarse el vómito. Las personas expuestas a una excesiva radiación pueden ser controladas con análisis del aire espirado y de orina en busca de señales de radiactividad. Como el síndrome cerebral agudo siempre es mortal, el tratamiento tiene la finalidad de evitar el sufrimiento aliviando el dolor, la ansiedad y las dificultades respiratorias. También se aplican sedantes para controlar las convulsiones. Los síntomas de tipo agudo de la enfermedad por radiación, causada por radioterapia abdominal, pueden mitigarse tomando fármacos contra las náuseas y los vómitos (antieméticos) antes de iniciar la radioterapia. El síndrome gastrointestinal puede aliviarse administrando antieméticos, sedantes y una dieta blanda. Deben reemplazarse todos los líquidos necesarios. Durante los primeros 4 o 6 días después de la exposición también se realizan transfusiones de sangre y se administran

antibióticos para mantener viva a la persona, hasta que comiencen a crecer nuevas células en el tracto gastrointestinal. En los casos de síndrome hematopoyético, las células sanguíneas se reponenmediante transfusiones. Los esfuerzos por evitar las infecciones incluyen el tratamiento con antibióticos y el aislamiento, para que el paciente se mantenga alejado de otros posibles portadores de microorganismos que produzcan enfermedades. En ciertos casos se realiza un trasplante de médula ósea, pero el índice de éxito es bajo, a menos que el donante sea un gemelo idéntico. Para tratar los efectos más tardíos de la exposición crónica, el primer paso es eliminar la fuente de radiación. Ciertas sustancias radiactivas, como el radio, el torio y el estroncio, pueden ser eliminadas del cuerpo con medicamentos que se adhieren a estas sustancias y luego son excretadas por la orina. Sin embargo, dichos medicamentos consiguen mejores resultados si se administran poco después de la exposición. Las llagas y los cánceres se extirpan o reparan quirúrgicamente. El tratamiento de la leucemia provocada por radiación es el mismo que para cualquier caso de leucemia (quimioterapia). Las células sanguíneas se reponenmediante transfusiones, pero esta medida sólo es temporal, porque es muy poco probable que la médula ósea dañada por radiación se regenere. Ningún tratamiento puede revertir la esterilidad, pero el funcionamiento ovárico y testicular anormal que produce bajas concentraciones de hormonas sexuales puede tratarse con la administración de dichas hormonas.

Copyright ©2005 Merck Sharp & Dohme de España, S.A. Madrid, España. Todos los derechos reservados.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->