P. 1
Derechos y Deberes Sexuales y Reproductivos

Derechos y Deberes Sexuales y Reproductivos

|Views: 248|Likes:
Publicado pordeiren56
este trabajo lo hago por aiur
este trabajo lo hago por aiur

More info:

Published by: deiren56 on Sep 19, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/23/2013

pdf

text

original

DERECHOS Y DEBERES SEXUALES Y REPRODUCTIVOS Los seres humanos somos seres sexuados desde que nacemos por lo que

las manifestaciones de nuestra sexualidad son cotidianas. Esta tiene diversos componentes como son: el deseo, los sentimientos y las actitudes, las identidades y la autoestima, el cuerpo y sus funciones, los conocimientos y las prácticas, los papeles de género y las relaciones interpersonales y afectivas, los valores y las creencias. Todas ellas son importantes en el ejercicio de la sexualidad y la construcción de una vida plena. Todas las personas tenemos la posibilidad de ejercer nuestros derechos y debemos asumir la responsabilidad que este ejercicio conlleva. El ser una/o sujetas y sujetos de Derecho lleva implícito el respeto hacia las demás personas, es decir, podemos ejercer nuestras libertades y garantías individuales en tanto no violentemos el derecho de los demás. Ninguna persona puede atentar contra nuestros derechos. La vivencia de la sexualidad también asume características diferentes y plantea distintas posibilidades, necesidades e intereses en cada etapa de la vida: (gestación, infancia, adolescencia, adultez y vejez) a hombres y mujeres. Por ejemplo, en la niñez se inician lo procesos de maduración biológica, psíquica y social: desarrollo físico, procesos cognitivos, formación de la autonomía y la libertad, formación de la identidad sexual y de genero, aprendizaje de limites, socialización, interiorización de normas y principios éticos. En la infancia las necesidades sexuales se asocian a procesos de formación bio-psico-social tales como; conocimiento y aprendizaje del cuerpo sus funciones y procesos. En esta etapa niños y niñas requieren ambientes seguros, libres de riesgo, que favorezcan su desarrollo; afectividad, protección, alimentación, vivienda, educación entre otros. En la adolescencia continúa el proceso de maduración biopsicosocial. Es una época de transición y cambio de aprendizaje y exploración de la sexualidad. Se profundiza en la búsqueda de la autonomía y la independencia con respecto de los adultos. Se acrecienta la necesidad de reconocimiento en el grupo de padres; se identifican las experiencias de reconocimiento del cuerpo y se explora en las relaciones de pareja. SEXUALIDAD Es entendida como una función del ser humano “resultado de la interacción de la evolución biológica y el entorno sociocultural (que influye poderosamente sobre el funcionamiento sicofisiològico). En otras palabras se define como la necesidad del ser humano de adaptarse a la sociedad asumiendo roles determinados, formas de comunicarse, respetarse, comprenderse y amarse. La sexualidad tiene varias funciones, pero las dos principales son la reproductora y la placentera”. SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA La Salud Sexual y Reproductiva implica que las personas puedan tener una vida sexual satisfactoria y segura, la capacidad de reproducirse y la libertad de decidir cuándo y con que frecuencia hacerlo.

La salud sexual y reproductiva se orienta al mejoramiento de la vida, al bienestar y al logro de relaciones personales sanas y equitativas. El objetivo de la salud sexual y reproductiva es el disfrute de una vida sexual satisfactoria, sana y sin riesgos. La salud sexual y reproductiva comprende el disfrute de los derechos humanos sexuales y reproductivos que la garantizan y la potencian, en tanto ejercicios de derechos implican la libertad sexual, es decir la capacidad la plena conciencia conocimiento, voluntad y responsabilidad acerca del ejercicio de la sexualidad y la reproducción. Con el fin de contextualizar la salud sexual y reproductiva en el marco de los derechos humanos, se presenta a continuación los principios en que se fundamenta los derechos sexuales y reproductivos. ¿QUE ES UN DERECHO? Es la facultad que tienen las personas de hacer o no hacer algo, de disponer o exigir un beneficio o un bien. Los derechos son principios que permiten reconocer, respetar y proteger las particularidades: políticas, culturales, raciales y sexuales de las personas. Los derechos están reconocidos en las normas y estas ofrecen herramientas para que cada persona pueda exigirlos y defenderlos. ¿QUE SON LOS DERECHOS HUMANOS? Son el conjunto de derechos que tiene toda persona por el hecho de serlo sin importar su sexo, color de piel, edad, orientación sexual, religión, partido político, etc. La finalidad de tales derechos es que el ser humano pueda disfrutar de una vida digna y desarrollarse plenamente. Los derechos humanos establecen principios para la convivencia en todas las esferas de la vida social: en las relaciones de los ciudadanos con el estado, en las relaciones de las personas con el planeta, en las relaciones de los ciudadanos entre si, en la vida familiar y con la pareja; en el terreno de la sexualidad, la reproducción y la afectividad. ¿CUALES SON LOS DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS? 1. DERECHO A LA VIDA: Es el derecho fundamental que permite el disfrute de los demás derechos. Toda persona tiene derecho a que le respeten su vida, ninguna persona pueden ser puesta en peligro o riesgo de muerte en el ejercicio de su sexualidad y su reproducción. Algunas formas de vulneración de este derecho son: el asesinato por motivos sexuales, la violencia sexual. La mortalidad materna evitable, aborto realizado en condiciones inseguras. La constitución Colombiana señala en su articulo 11 que el derecho a la vida es inviolable, es decir que todas las personas tienen derecho a ser y a existir. En materia de derechos sexuales y reproductivos se relaciona con el derecho de las mujeres a no morir por causas evitables relacionadas con el embarazo o parto. Esto implica que la mujer tiene derecho a no poner en riesgo o peligro se vida por razones del embarazo como: Un aborto realizado en condiciones inseguras por personal no capacitado o en un lugar inadecuado.  Cuando queda embarazada antes de los 16 años o después de los 35 años.  Cuando los embarazos son muy numerosos (más de 5 o hasta 3 cesáreas) o demasiado seguidos (1 por año). “La mujer tiene derecho a evitar un embarazo que ponga en peligro su vida”. 2. DERECHO A LA LIBERTAD Y SEGURIDAD: Todas las personas, hombres y mujeres tienen derecho a decidir si tienen relaciones o no, con quien y con qué frecuencia. Esto implica que:

  

Nadie puede ser forzado por otra persona (ni siquiera por el conyugue) a tener relaciones sexuales. Todos tenemos derecho a expresar nuestra preferencia sexual y a elegir el (la) compañero (a) sexual. Ninguna mujer puede ser forzada a tener un embarazo o un aborto, ni a ser sometida a una intervención sin su consentimiento libre e informado.

“Cualquier intervención médica relacionada con la salud sexual y reproductiva debe ser autorizada por la persona a la que se le va a practicar. 3. DERECHO A LA IGUALDAD Y A ESTAR LIBRE DE TODA FORMA DE DISCRIMINACIÒN: Las mujeres y hombres, aunque diferentes, somos iguales ante la ley. Toda persona tiene derecho a que no se le discrimine por la edad, género, sexo, preferencia , estado de salud, religión, origen étnica, forma de vestir, apariencia física, o por cualquier otra condición personal. El Estado debe garantizar la protección contra cualquier forma de discriminación. Esto también implica:  Tanto hombres como mujeres (jóvenes) tienen derecho a un trato digno y equitativo y a gozar de las mismas oportunidades de desarrollo personal integral (educación y trabajo).  Ninguna mujer podrá ser despedidas de su trabajo o establecimiento educativo por estar embarazada.  Ninguna persona requiere autorización de su pareja para planificar con cualquier método (incluyendo la ligadura de trompas). “No hay trabajos “para hombres” ni trabajos “para mujeres” todas las labores dentro y fuera del hogar deben ser compartidas por hombres y mujeres en condiciones de igualdad”. 4. DERECHO A LA PRIVACIDAD: Todas las personas tienen derecho a que se les respete su intimidad. Los jóvenes tienen derecho a que se les respete todos sus espacios privados y a la confidencialidad en todos los ámbitos de su vida, incluyendo el sexual. Los Prestadores de servicios de salud están obligados a guardar el secreto profesional. Esto implica que:  La información que el personal de salud obtiene relacionada con la vida sexual y reproductiva de una persona debe mantenerse en reserva y es parte privada de la vida del usuario (a). “Los (as) jóvenes al igual que todas las personas tienen derecho a que se les respete su intimidad”. 5. DERECHO A LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO: Toda persona tiene derecho a expresar, difundir libremente su pensamiento y opiniones sobre la sexualidad y la reproducción. Esto implica que:  Ni la religión, partido político, ni la cultura deben limitar da la persona en su forma de pensar o actuar frente a su vida sexual y reproductiva.

“La libertad de pensamiento sobre la salud sexual y reproductiva no debe verse limitada por las ideas de tipo religioso, filosófico o cultural”. 6. DERECHO A LA INFORMACIÒN Y A LA EDUCACIÒN: Toda persona, hombre o mujer desde temprana edad tiene derecho a ser educado y a recibir información científica, oportuna y suficiente sobre sus derechos sexuales y reproductivos, sobre los servicios y métodos de planificación familiar, y todo lo relacionado con la salud sexual y reproductiva. Esto implica que:  Todas las personas deben ser educadas y preparadas para asumir con responsabilidad las consecuencias de su conducta sexual.

Los (as) niños (as) y adolescentes tienen derecho a que se les brinde información y se les vincule a programas de prevención de embarazos no deseados, maltrato, abusos y todo lo relacionado con el ejercicio de su sexualidad. Las adolescentes embarazadas tiene derecho al apoyo especialmente de su familia, comunidad y el Estado, a que se les brinde la información necesaria sobre su cuidado personal y de sus hijos. En general los (as) jóvenes tienen derecho a recibir los servicios de salud sexual gratuitos, oportunos, confidenciales y de calidad. El personal de los servicios de salud pública no pueden negarse a brindar información o atención bajo ninguna condición y éstas no deben estar sometidas a ningún prejuicio.

“Los padres juegan un papel fundamental en el proceso educativo y deben brindar a sus hijos información oportuna y adecuada sobre los temas relacionados con la sexualidad y reproducción”. 7. DERECHO A OPTAR POR CONTRAER MATRIMONIO O NO, Y A FORMAR O NO FORMAR UNA FAMILIA: Toda persona, hombre o mujer tiene derecho a elegir si se casa, cuando y con quien. Esto implica que:   Ninguna persona, por ninguna razón, puede ser obligada a contraer matrimonio. Ninguna persona esta obligada a permanecer casada ni unida a alguien con quien ya no es feliz.

“La decisión de casarse o vivir en pareja debe ser tomada con plena libertad”. 8. DERECHO A DECIDIR SI SE TIENEN HIJOS O NO Y CUANDO TENERLOS: Toda persona, hombre o mujer debe tener a su alcance la más amplia información y servicios relacionados con los métodos modernos, seguros y aceptables para regular la fecundidad, incluida la anticoncepciòn de emergencia. Esto implica que:   Cualquier persona tiene derecho e elegir libremente el número de hijos que quiere tener y el espaciamiento de los mismos. No se requiere la autorización del conyugue o el compañero sexual para planificar ni para elegir el método que sea.

“La decisión sobre el número de hijos debe tomarse libre y responsablemente, es decir teniendo en cuenta las posibilidades de brindarles mayor bienestar”. 9. DERECHO A LA ATENCIÒN Y PROTECCION DE LA SALUD: Toda persona tiene derecho a disfrutar de una vida sexual satisfactoria, libre de riesgos y a desarrollar su vida y relaciones de pareja en buenas condiciones. Esto implica que:   Toda persona tiene derecho a la calidad más alta posible en la atención de la salud sexual y reproductiva. Los (as) jóvenes tienen derecho a vivir cualquier experiencia o expresión sexual o erótica que elijan, siempre que sea lícita, como práctica de una vida emocional y sexual plena y saludable.

“Los (as) usuarios (as) de los servicios de salud sexual y reproductiva tienen derecho a exigir que la calida de tales servicios sea óptima”. 10. DERECHO A LOS BENEFICIOS DEL PROGRESO CIENTIFICO: Toda persona tiene derecho a beneficiarse de los avances de la ciencia y el progreso tecnológico. Esto implica que:  Toda persona puede disponer de métodos modernos, seguros y aceptables para regular su fecundidad y a estar informados sobre ellos. “El progreso científico no debe atentar contra la dignidad de las personas”.

11. DERECHO A LA LIBERTAD DE REUNIÒN Y PARTICIPACIÒN POLÌTICA: Todas las personas tienen derecho a asociarse para promover el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos y por el disfrute de una adecuada salud sexual y reproductiva. Esto implica que:   Hombres y mujeres tienen derecho a organizarse en busca del respeto, libre ejercicio y garantía de los derechos sexuales y reproductivos. Los (as) jóvenes tienen derecho a participar en el diseño, implementación y evaluación de políticas públicas sobre sexualidad, salud sexual y reproductiva; a solicitar a las autoridades gubernamentales y a las instituciones públicas que construyan y promuevas los espacios y canales necesarios para su participación, en general, pueden tener acceso a cualquier iniciativa, plan o programa público que involucren sus derechos sexuales y a emitir opiniones sobre los mismos.

“La organización de grupos que compartan los mismos intereses (mujeres, jóvenes, homosexuales, etc.) es importante para el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos”. 12. DERECHO A NO SER SOMETIDO A TORTURAS Y MALTRATOS: Toda persona tiene derecho a una vida libre de violencia. Hombres y mujeres, tienen el derecho a vivir libres de torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes. Las distintas formas de violencia sexual atentan contra el ejercicio de derechos, en especial contra la integridad física, psíquica y social. Esto implica que:


 

Toda persona tiene derecho a no ser agredida (física ni verbalmente) por su compañero (a), ni por ninguna otra persona. Es decir, nadie puede ser lastimado en su cuerpo, mente o en sus relaciones familiares, afectivas o sexuales. Nadie puede ser forzado (a) a tener relaciones sexuales. Se consideran vulneraciones a este derecho: la violencia de genero, la violencia domestica y la violencia sexual, intervenciones medicas no consentidas, la mutilación genital, la ausencia de consentimiento informado para la toma de decisiones sobre la salud sexual y reproductiva, la esterilización o fecundación forzada.

“En las relaciones de pareja debe primar la igualdad, la libertad y el respeto recíproco entre sus integrantes”.

DERECHOS EN EL SISTEMA GENERAL DE SEGURIDAD SOCIAL EN SALUD Estos derechos están contemplados en la norma 0412 por la cual se definen las acciones de obligatorio cumplimiento de las normas de protección específica y detección temprana. Los cuales son:    Atención en planificación familiar a hombres y mujeres Detección temprana de alteraciones del joven de 10 a 29 años Detección temprana de alteraciones en el embarazo

   

Detección temprana del Cáncer de Cuello Uterino Detección temprana del Cáncer de Seno Educación sobre prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual Mujer y menor maltratados

Derechos sexuales de la adolescencia No puede dejarse responsablemente de lado el
aspecto de los valores morales y religiosos que encierra la sexualidad De cuando en cuando, quienes abogan por el reconocimiento de que los adolescentes llevan vidas sexuales activas, insisten en que se les eduque en sus derechos sexuales. La idea no es mala, sólo que va por otro lado, y no por donde se pide de darles libertad para hacer lo que quieran, pero cuidándose del sida, otras enfermedades y embarazos no deseados. En general, se exigen derechos sexuales del adolescente como la libertad para usar su sexualidad sin interferencia de ninguna figura de autoridad o del Estado. Pero para llegar a los derechos sexuales de adolescentes y niños, debemos partir de sus derechos básicos, reconocidos en la “Declaración Universal de los Derechos del Niño” firmada a raíz de una Convención de Naciones Unidas, con entrada en vigor el 2 de septiembre de 1990. En la misma, se define “niño” al menor de 18 años que legalmente no tenga mayoría de edad (Art. 1 de la “Declaración”), que podemos equiparar al término “menores”. Desde todo punto de vista, incluido el sexual, el niño tiene derecho a cuidados especiales, y sus padres también el derecho de educarlos. Conforme al Artículo 3, fracción segunda: “los Estados Partes se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley”. El Art. 5 dice también que “Los Estados Partes respetarán las responsabilidades, los derechos y los deberes de los padres o, en su caso, de los miembros de la familia ampliada o de la comunidad, según establezca la costumbre local, de los tutores u otras personas encargadas legalmente del niño de impartirle, en consonancia con la evolución de sus facultades, dirección y orientación apropiadas para que el niño ejerza los derechos reconocidos en la presente Convención”. Esto es muy importante frente a quienes niegan o reducen el derecho paterno a orientar a sus hijos en materia de sexo. Quienes desean “liberar” la sexualidad de las molestas conciencia, religión y adhesión a principios, la Declaración exige también (Art. 14) el respeto del “derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión”, y que “los Estados Partes respetarán los derechos y deberes de los padres y, en su caso, de los representantes legales, de guiar al niño en el ejercicio de su derecho de modo conforme a la evolución de sus facultades”. Quienes defienden el derecho del menor a ser informado sobre las consecuencias de la sexualidad, pero exigiendo en la práctica que se dejen de lado los aspectos morales (las “moralinas”, dirían) en realidad defienden intencionalmente un derecho incompleto. La

Convención sobre Derechos del Niño exige algo más (Art. 17): “acceso a información y material procedentes de diversas fuentes nacionales e internacionales, en especial la información y el material que tengan por finalidad promover su bienestar social, espiritual y moral y su salud física y mental”. En los Estados en donde el aborto es despenalizado, y existe el derecho a abortar, se enseña a las chicas que esto es así, que pueden exigir ese derecho, pero de nuevo olvidan que la misma Declaración menciona que el niño tiene derecho a la “debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento", así como el derecho a “asegurar atención sanitaria prenatal […] a las madres”, para proteger la vida y salud de su hijo nonato (Art. 24-2-c). Uno de los derechos esenciales, inalienables de niños y adolescentes, es el derecho a la educación, y por allí hay que empezar (Arts. 28, 29). Este derecho considera que deben ser educados en la función humana de la sexualidad, de las implicaciones psicológicas y anímicas de la misma, que sobrepasan totalmente la sexualidad meramente reproductiva de los animales. Tienen los menores derecho a saber que una relación sexual, del tipo que sea, involucra la parte afectiva sobre la mera mecánica corporal de disfrutar del sexo, y que por tanto sus relaciones tienen que ver con sus sentimientos, en especial con el amor y el respeto a sí mismo y a los demás, particularmente una pareja sexual también menor de edad. En el artículo 29 de la Declaración, se establece la obligación de: “c) Inculcar al niño el respeto de sus padres, de su propia identidad cultural, de su idioma y sus valores, de los valores nacionales del país en que vive, del país de que sea originario y de las civilizaciones distintas de la suya”. La importancia de los valores morales está clarísima como derecho en la educación del menor. El mismo artículo 29, fracción (d) exige: “Preparar al niño para asumir una vida responsable […]”. Esta preparación tiene especial importancia en su actividad sexual, que debe estar sujeta a principios y a las funciones no solamente físicas sino afectivas, que son inseparables si no que quiere caer en una sexualidad meramente mecánica y animal. El joven tiene derecho a saber que para que la vida sexual sea no sólo placentera sino satisfactoria emocionalmente, debe ser un acto de amor y no sólo de placer físico. No es así de simple enseñarle la prevención de enfermedades sexualmente trasmisibles y de embarazos no deseados, sino el rol que la sexualidad tiene en el todo de la vida humana, que va mucho más allá en una visión responsable de vivir la sexualidad para sus fines humanos y sociales, y no como parque de diversiones. Eludir el tema de que el amor está sobre el disfrute físico, es una causa del alto índice de divorcios entre la juventud. Por último, y conforme a la Declaración de los Derechos del Niño, no puede dejarse responsablemente de lado el aspecto de los valores morales y religiosos que encierra la sexualidad, y de paso, el derecho de padres y tutores a educarlos en moral y religión, y los

deberes que ello les implica.

Derechos sexuales de la adolescencia

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->