P. 1
El Epigrama, La sátira y La fábula

El Epigrama, La sátira y La fábula

4.0

|Views: 4.943|Likes:
Publicado porapi-3693783

More info:

Published by: api-3693783 on Oct 14, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

EL EPIGRAMA Desarrollo del concepto de epigrama.

- En sus comienzos fue una breve inscripción que, grabada sobre la piedra del sepulcro, proclamaba las hazañas o el recuerdo de alguna persona. - Luego se usa el término epigrama para designar una composición poética corta, conceptuosa y de tema amoroso. Esta etapa está representada por los epigramas eróticos del círculo de Lutacio Cátulo y por bastantes composiciones de Catulo. En este punto coinciden epigrama y elegía. - En una última etapa, el epigrama sustituye su contenido amoroso por la crítica social, con lo que viene a converger con la sátira. Es el epigrama satírico, cuyo representante más excelso es Marcial. Las características del epigrama satírico son, además de su concisión, su tono, casi siempre festivo, y su agudeza, acentuada al final, a modo de aguijón o estilete, que lo hacen apto para el ataque personal y la denuncia social. MARCIAL Marco Valerio Marcial, de origen hispano, nació en Bílbilis, cerca de la actual Calatayud. En los epigramas de Marcial se contiene, minuciosamente captada, toda la vida de Roma del último cuarto del siglo I: los espectáculos y sus protagonistas pasivos (espectadores) y activos (gladiadores, aurigas, actores de teatro...); el abanico entero de las clases sociales y sus modos de vida; la topografía urbana, con sus calles, plazas, foros, mercados, basílicas, anfiteatros...; las costumbres y los vicios incontables de aquella sociedad, cuya corrupción había ido en aumento desde la época neroriana. Se le ha llamado "poeta del instante fugitivo". Renuncia voluntariamente a tratar temas mitológicos, que considera inútiles, lo suyo es hablar del hombre con sus virtudes y sus defectos. Hay que desechar la idea de que los epigramas de Marcial son todos "satíricos", y mucho menos "obscenos", que sí existen, pero en reducida proporción. Marcial es también el poeta idílico que canta la paz y las alegrías de la vida en el campo, el que se conmueve al recordar la desgraciada muerte de Cicerón, el que alberga delicados sentimientos de amistad e incluso compone con dolorosa ternura, que llega hasta las lágrimas, epitafios a la muerte de su pequeña esclava Erotión. LA SÁTIRA Desarrollo del concepto de "sátira" entre los romanos Antes de cobrar el sentido que ahora tiene, el término "sátira" pasó entre los romanos por varias etapas en que tuvo otros significados: - Lo primero que en Roma se llamó satura fueron unas representaciones rudimentarias que contenían "diálogo, música y danza" y constituyen uno de los escalones en la evolución del teatro. Es la satura dramática. - Más adelante se utilizó el térmico "sátira" para indicar algo parecido a lo que hoy llamamos "miscelánea", es decir, una obra que trataba de temas diversos, con mezcla de diversos metros. Este sentido casa bien con el significado etimológico, ya que satura es, en un principio, un término culinario para designar un plato con diversas guarniciones, una especie de "ensalada". - En una tercera etapa es cuando el término "sátira" adquiere para los romanos el sentido que sigue teniendo hoy: ataque, más o menos virulento o amable, a personas, costumbres e instituciones. Es este sentido, el inventor de la sátira en la literatura latina y occidental es Lucilio. La sátira es el único género literario que los romanos no tomaron de los griegos.

Autores LUCILIO Estableció el metro en el que se va a escribir toda la sátira posterior: el hexámetro dactílico. Las dos principales características de la sátira luciliana, que pervivirán en sus seguidores, son la agresividad y el empeño moralizante. La crítica de Lucilio alcanza tanto a las clases altas cono al pueblo bajo. Respecto a las primeras, hay, en la parte conservadora, miembros de la nobleza a los que el poeta tacha de deshonestos, glotones, tocados de grecomanía, afeminados, estafadores, especuladores, ladrones y hasta asesinos. Con igual dureza ataca los vicios del pueblo llano: la lujuria y la prodigalidad; arremete contra las alcahuetas, las esposas infieles, los homosexuales; contra los intelectuales pedantes y los oradores corrompidos, etc. En las sátiras de Lucilio debía de hallarse reflejada toda la sociedad romana de la segunda mitad del siglo II a. C., con sus costumbres, sus gustos, sus virtudes y sus vicios. VARRÓN Y LA SÁTIRA MENIPEA Las llamó "menipeas" del nombre de Menipo de Gádara, filósofo cínico que fustigaba con humor los vicios de la sociedad de su época y ridiculizaba el dogmatismo de los filósofos. Las concomitancias entre la obra de Menipo y las sátiras de Varrón son casi meramente formales y consisten en que uno y otro escriben composiciones con mezcla de prosa y verso. Varrón critica los vicios de la sociedad de su tiempo: la rapacidad, la ambición de dinero, el lujo en el vestir y en el comer, la vanidad, etc. Considera que los romanos han degenerado de las virtudes de los antepasados, a las que hay que volver. HORACIO Sus Sátiras son dos libros con un total de 18 composiciones. El propio Horacio alude repetidamente a Lucilio con inventor de la sátira. Se considera seguidor suyo y, modestamente, inferior a él. Pero entre Horacio y Lucilio hay claras diferencias, Horacio es de temperamento más apacible, menos inclinado a la agresividad virulenta o al sarcasmo acerado, dueño de sí y un tanto escéptico, por lo que sus sátiras son en general más irónicas que airadas, más proclives al amable alfilerazo que a la estocada sangrienta. Sólo en algunos momentos acentúa la dureza, por ejemplo, al fustigar a los adúlteros o a los cazadores de herencias. JUVENAL Juvenal es el último gran representante de la sátira latina. Él mismo nos dice que le obligó a escribir sátiras la indignación ante las corrupciones de todo tipo que dominaban la sociedad de su tiempo. Publicó 16 sátiras, de las que cabe destacar las siguientes: la I, en la que trata, cuestiones literarias. La V, tal vez lo más famosa, se refiere a "los vicios de las mujeres"; con una feroz misoginia pinta y arremete contra toda una tipología de mujeres, desde la intelectual hasta la atleta, y afirma que casarse es de locos, pues no existe mujer buena ni capaz de ser fiel y casta. La IX es un ataque contra la depravación, especialmente contra la homosexualidad, personificada en un tal Nevólo, del que hace el poeta una pintura psicológica soberbia. Su estilo es generalmente patético, declamatorio, épico y trágico, lo que contrasta fuertemente con los temas que toco a, tan alejados del género heroico y de la tragedia: la abyección de las costumbres. Esto supone una innovación en el género satírico, cuyo lenguaje propio era el de uso común, el conversacional. Pero también hay en las sátiras de Juvenal parodia, ironía y humor negro. Maneja el verso con soltura y habilidad y tiene la virtud de sintetizar pensamientos en frases lapidarias, de gran efecto, que se han convertido en proverbiales: panem et circenses, mens sana in corpore sano, etc. Fue muy leído en la Edad Media por su moralismo flagelador y ha influido enormemente en el desarrollo de la sátira en las literaturas occidentales.

LA FÁBULA 1. CONCEPTO Y PRIMERAS MANIFESTACIONES La fábula suele definirse como «una composición literaria, generalmente en verso, en la que por medio de una ficción alegórica y de personificaciones de seres irracionales, inanimados o abstractos, se da una enseñanza útil o moral». Su origen remoto es probablemente oriental. En las literaturas occidentales surge por primera vez en Grecia, donde ya en Hesíodo (siglo VIII a.C.) se encuentra la fábula de «el azor y el ruiseñor». Pero al que se atribuye la paternidad de la fábula como género literario es a Esopo (siglo VI a.C.), personaje semimítico, cuya vida está llena de leyendas de dudosa autenticidad; por él, la fábula de animales se denomina «fábula esópica». La fábula, con sus personajes humildes y con su lenguaje y su métrica populares, se oponía a la epopeya, poblada de dioses y héroes y con un lenguaje solemne y elevado. En Roma el término fábula tiene, por un lado, un sentido amplio, designando cualquier relato con peripecias variadas; y así se llama fábula a la obra dramática (fabula palliata, togata, praetexta...;). Por otro lado, se usa con el sentido restringido cuyas características hemos expuesto. En este sentido aparece por primera vez relacionada con la sátira, con la que no deja de tener concomitancias por su crítica de las costumbres de la vida cotidiana. Así, en las sátiras de Ennio se halla la fábula de «la alondra y el labrador»; en Lucilio, la de «el león y la zorra»; en Horacio, la de «el ratón campesino y el urbano». 2. FEDRO Nació hacia el año 15 a.C. en Macedonia. Vino a Roma como esclavo de Augusto, que después le concedió la libertad. Debió de morir hacia el año 50 de nuestra era. Escribió cinco libros de Fábulas. Parece haber publicado los dos primeros en época de Tiberio; el tercero, en tiempos de Calígula; y los dos últimos bajo Claudio. En los prólogos y epílogos a sus libros nos dice el propio Fedro que sus temas están tomados de Esopo, pero que también compone fábulas originales suyas, inspiradas en la vida y en las costumbres de su época. Expresa igualmente cuáles fueron sus intenciones: «Dos son las utilidades de este librito: una, la de divertir, y otra, la de dar prudentes consejos para la vida.» Tenemos, pues, dos características esenciales de la fábula de Fedro: diversión y enseñanza moral. La diversión la encuentra el lector en el hecho mismo de que hablen los animales (lobos, corderos, zorras, ranas, grajos, perros, leones, monos, asnos, comadrejas, ciervos, águilas, panteras, ratones...) y en las situaciones en que se desarrollan los diálogos. La intención moral es, por otra parte, evidente. Y no sólo en la «moraleja» con que suelen terminar, sino que la índole misma de las fábulas es moral. Las actuaciones de los animales son un claro espejo de las actuaciones humanas. Las fábulas de Fedro encierran una dura sátira contra los poderosos que abusan de su poder, contra los soberbios, los mentirosos, los malvados. Su crítica social y política era evidente. El verso de las fábulas de Fedro es el senario yámbico, verso popular y humilde. Su lenguaje es claro y sencillo, pero elegante. No desdice de la gran poesía augústea. El propio Fedro se precia de su concisión, pero no cae en la sequedad. Sus metáforas son simples, pero pintorescas y sugestivas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->