Está en la página 1de 117

Evaluación del Rol de las Regiones Fronterizas en el Proceso de Desarrollo Económico del Paraguay

Consultores: Fernando Masi Reinaldo Penner Ronald Dietze Desarrollado dentro del marco del Convenio con el
Consultores:
Fernando Masi
Reinaldo Penner
Ronald Dietze
Desarrollado dentro del marco del Convenio con el
Banco Interamericano de Desarrollo
ATN/SF – 5469 – PR.
Coordinación:
Departamento de Economía Internacional
Banco Central del Paraguay
Asunción, Diciembre del 2000
PR. Coordinación: Departamento de Economía Internacional Banco Central del Paraguay Asunción, Diciembre del 2000

Evaluación del Rol de las Regiones Fronterizas en el Proceso de Desarrollo Económico del Paraguay:

Tres Estudios de Casos

Coordinación:

Departamento de Economía Internacional Banco Central del Paraguay

Consultores:

Fernando Masi

Reinaldo Penner

Ronald Dietze

Diciembre 2000

Indice

Capítulo 1: La economía regional del Paraguay: el Interior y la Frontera

1

1.1 Introducción

1

1.2 Política económica regional

5

1.3 La regionalización de la economía paraguaya

10

1.4 Conclusiones

20

Capítulo 2: La economía de Itapúa ante la integración regional

22

2.1 El desarrollo histórico de Itapúa

23

2.2 La integración física de Itapúa

32

2.3 El comercio fronterizo

37

2.4 La diversificación de la economía de Itapúa

40

2.5 La integración Itapúa – Misiones

46

2.6. Conclusiones

60

Ca pítulo 3: La economía regional de Concepción

61

3.1 La evolución económica de Concepción

62

3.2 Aislamiento regional y proyectos viales en Concepción

67

3.3 La economía de Concepción ante el desafío de la integración

73

3.4 Conclusiones

83

Capítulo 4: Integración y desarrollo del Chaco

84

4.1 La integración nacional del Chaco

85

4.2 El desarrollo del Chaco

89

4.3 La integración regional

94

4.4 Conclusiones

106

Conclusiones Generales

108

RESUMEN EJECUTIVO

1. El desarrollo económico del Paraguay de las últimas décadas se debe principalmente al desarrollo de las ciudades y regiones fronterizas. La primera explicación a este fenómeno es que el territorio del país se encuentra ubicado entre regiones argentinas y brasileñas, que poseen un PIB per cápita hasta 3 veces mayor al PIB nacional. Es decir que el tamaño del mercado nacional (doméstico) se encuentra doblemente constreñido: tanto por una población menor a las regiones fronterizas de los países vecinos, como por un ingreso per cápita mas reducido. En segundo lugar, al no encontrarse el mercado doméstico bien articulado dentro del territorio nacional, las regiones de frontera presentan una dinámica mucho mayor, por lo que el desarrollo paraguayo ha sido mas exógeno que endógeno. En tercer lugar, teniendo en cuenta la dinámica del comercio exterior paraguayo, con una alta permeabilidad de las fronteras, además de los menores costos de transporte en esas zonas para el comercio con los socios del Mercosur, han sido las regiones fronterizas aquellas que, siguiendo a Krugman, han actuado como núcleo del desarrollo económico nacional, mientras que la periferia ha estado representada por las regiones del interior del país.

2. El dinamismo de las regiones fronterizas del Paraguay y la conformación de economías regionales no han sido necesariamente el resultado de una intervención exitosa del estado paraguayo. A los planes de polos de desarrollo y desarrollo rural integrado de los años sesenta le sucedieron políticas económicas ausentes de todo sesgo regional, y ni siquiera las grandes obras de infraestructura hidroeléctricas y viales – terminadas y en proyecto – han alentado a la administración central del estado paraguayo a elaborar planes o estrategias de desarrollo para las economías regionales. Se estimaba que la infraestructura física existente y el proceso de globalización de los años noventa se constituirían por sí solos en factores dinamizantes de las economías regionales. Los estudios recientes de productividad y competitividad, encarados por organismos internacionales e instituciones gubernamentales, enfatizan la importancia de las cadenas productivas (clusters) y del desarrollo endógeno. Sin embargo, no es posible ignorar la dinámica exógena de las regiones para elaborar estrategias de desarrollo. Es más, la formación de clusters muy bien puede coexistir con la propia dinámica exógena de las regiones, principalmente fronterizas.

La diferenciación entre regiones fronterizas y del interior del Paraguay se ha ido profundizando en las tres últimas décadas, tanto en términos productivos como poblacionales. Al comparar la evolución de los PIB departamentales de frontera con los del interior, en las últimas tres décadas éstos experimentaron un crecimiento más que proporcional con respecto al PIB nacional. Igualmente los flujos migratorios se dirigen principalmente a las zonas de fronteras, con una disminución poblacional significativa en las regiones del interior. La actividad principal de las regiones del interior es la agropecuaria, más orientada al consumo doméstico, mientras que las zonas de frontera se caracterizan por el dinamismo comercial y por actividades agropecuarias vinculadas al mercado de los países vecinos o al mercado internacional. Un mayor dinamismo de las zonas de frontera frente a las del interior se explica, principalmente, por el desarrollo del comercio fronterizo. Sin embargo, una característica común entre ambos tipos de regiones es la ausencia de cadenas productivas o comerciales (clusters) que permitan tanto el desarrollo del mercado doméstico nacional como también el aprovechamiento de los mercados regional e internacional.

3. La región de Itapúa se inicia como región productiva en las primeras décadas de este siglo, con el cultivo de la yerba mate y la explotación de la madera. El auge económico en los años 50 y 60 se vio complementado por las vías de comunicación terrestre y ferroviaria y por el inicio de cultivos alternativos como maíz, trigo, tung y, posteriormente, soja. Sin lugar a dudas, Itapúa llegó a convertirse en la región mas dinámica y productiva del país. Como tal, el relacionamiento de Itapúa se ha desarrollado con los mercados internacionales y no con la economía doméstica, como tampoco con la región contigua de Misiones (Argentina). El dinamismo de Itapúa, sin embargo, comenzó a desacelerarse en los años setenta, cuando la economía de esa región dejó de crecer a un ritmo superior al de la economía nacional. Aún cuando hoy la economía agrícola empresarial (farmer ) de Itapúa sigue siendo dinámica, tecnológicamente avanzada y con niveles de producción respetables, carece de elementos y de estructuras que permitan un desarrollo agro- industrial más avanzado, la formación de clusters productivos y la complementación regional con la provincia Argentina de Misiones para el aprovechamiento del Mercosur y de mayores oportunidades en el mercado internacional. La investigación demuestra que se han iniciado, en forma incipiente, emprendimientos que buscan una complementación con la provincia vecina en rubros tales como la madera, la yerba mate, el almidón de mandioca y, al mismo tiempo, que se abren nuevas posibilidades para la colocación de productos hortifrutícolas y, sobre todo, de balanceados en la provincia fronteriza. Dos son la tareas pendientes para los agentes económicos y políticos de Itapúa. En primer lugar, diversificar la producción agrícola, revertir el deterioro de los recursos naturales y mejorar la productividad del agro. Al mismo tiempo, son necesarios mayores esfuerzos hacia la industrialización de los actuales rubros productivos y una mejor articulación entre las actividades agrícolas y ganaderas, con miras al aprovechamiento del mercado regional. En segundo lugar, se impone un acercamiento entre Itapúa y Misiones (Arge tnina) a niveles social y político, de manera de ir eliminando todos aquellos factores que impiden alianzas estratégicas, complementaciones o joint ventures entre productores y agentes comercializadores de ambas regiones.

4. El departamento de Concepción constituye un caso de zona de frontera, pero con un desarrollo con características del interior del país. La ubicación fronteriza de Concepción había sido plenamente aprovechada hacia finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, cuando la región adquiere un dinamismo significativo con la comercialización de productos de enclaves tanineros, forestales y ganaderos del Chaco y con la importación de productos de la extrazona (Europa) para su distribución a las zonas contiguas brasileñas y en el territorio nacional. La caída de los precios internacionales de los commodities comercializados por Concepción y un proceso gradual pero sostenido de aislamiento físico, hizo que la región perdiera el dinamismo y comience a especializarse mayormente en la producción agríc ola, aparte de la tradicional ganadera. Esta pérdida de dinamismo también se ha reflejado en la disminución de la población. Actualmente el departamento de Concepción se encuentra dividido básicamente en tres regiones productivas: el norte minero (cal, cemento, mármol), el centro ganadero y con algunos establecimientos industriales, y el sur agrícola. Con nuevas rutas que conectan el departamento con otros de la región oriental del país, y con los potenciales corredores bioceánicos en el Chaco, Concepción comienza a “salir de su encierro” y a proyectarse con producción potencial para el Mercosur y el mercado internacional, y con posibilidades de complementación con Mato Grosso Do Sul (Brasil). Aparte del cultivo del algodón, en el sur de Concepción se ha iniciado el cultivo de rubros no tradicionales como frutas y sésamo, con mercados en la misma región y en países asiáticos. La complementación con Mato Grosso Do Sul es claramente posible con la producción ganadera y frigorífica, el turismo y con las vías de comercialización, una vez establecidos los

corredores bioceánicos. La explotación minera es el gran potencial de la región, y para la misma

se imponen alianzas estratégicas con empresas extranjeras, posiblemente brasileñas, teniendo en cuenta que existe un mercado considerable para este tipo de productos en la zona industrial tradicional del Brasil.

5. El Chaco representa un caso de desarrollo regional endógeno. La historia del Chaco ha sido la del Chaco central, donde sobresale una cultura empresarial para superar obstáculos productivos

y de recursos naturales, capaz de ganar el mercado nacional y proyectarse a los mercados

regionales de Bolivia y Brasil. Luego de la producción inicial de algodón y maní, las colonias del Chaco Central se especializan en la producción ganadera y láctea, con alta competitividad. Este acierto está transformando el Chaco Central en una región con un alto poder adquisitivo y un nivel de vida que se compara con el del Mato Grosso Do Sul y el de las vecinas regiones argentinas. En los años 90 se produjo un gran salto en el nivel de las actividades, cuando las exportaciones generales del país disminuían en términos absolutos y, al mismo tiempo, las colonias del Chaco aumentaban sus exportaciones en más del 100%. Hoy, las colonias menonitas forman un núcleo activo en el movimiento de internacionalización e integración en el centro-oeste sudamericano. El rápido crecimiento económico del Chaco Central está exigiendo una serie de reformas institucionales y la atracción de empresarios y prof esionales externos. Líderes cooperativistas y autoridades de la Gobernación de Boquerón han iniciado la tarea de las transformaciones institucionales. Las mismas fomentarán las actividades potenciales de complementación entre esta zona chaqueña y las regiones de Bolivia y Brasil. Con el sur de Bolivia la complementación es posible a través del intercambio de productos hortifrutícolas, maní y lácteos. Con Mato Grosso Do Sul la complementación se da mediante actividades

ganaderas (carne) y de lechería.

6. El Paraguay necesita de políticas nacionales para el desarrollo de una infraestructura vial adecuada y de aliento a la creación de unidades productivas competitivas, con el propósito de integrar el país a la región Mercosur y al mercado internacional. A su vez, los agentes

económicos

cumplir: desarrollar vías de comunicación interna entre sus mercados y centros de producción e iniciar la búsqueda de complementaciones productivas para lograr la competitividad regional en rubros tradicionales y no tradicionales, mirando a las regiones contiguas de países vecinos como potenciales zonas de complementación productiva y comercial. La tarea es doble. Por un lado, trabajar a nivel nacional para lograr la articulación de mercados y productores en toda la geografía nacional, de manera de crear un mercado doméstico real y no ineficientemente segmentado. Por otro lado, trabajar a nivel departamental o regional tanto para la articulación de mercados y productores locales, como para la creación de un número significativo de cadenas productivas que vinculen las regiones particulares con el resto del país y con mercados externos, con la ayuda de actividades productivas o comerciales específicas, pero con el respaldo de una infraestructura comunicacional adecuada. En otras palabras, buscar la integración del país y sus regiones, mientras el país se integra al Mercosur y al mundo a través de las particularidades productivas y comerciales de las regiones o de partamentos.

que

regionales

y

las

autoridades

departamentales

también

tienen

una

misión

Capítulo 1: La economía regional del Paraguay: el Interior y la Frontera

1.1 Introducción

A pesar de la gran desigualdad en la distribución del ingreso, la cuestión de los desequilibrios regionales no ha sido objeto de estudio económico en el Paraguay. Recientemente, el proyecto conocido como Plan Ceta señalaba que el Area Metropolitana de la Capital del país se urbanizaba a un ritmo que excede al de las grandes metrópolis latinoamericanas consideradas problemáticas 1 . Otro análisis indica que algunas regiones en el Paraguay gozan de un ingreso familiar hasta 6 veces superior al ingreso familiar de las regiones más pobres. 2 En otras palabras, el Paraguay se encuentra frente a una urbanización acelerada y una formación regional de bolsones de pobreza hasta ahora desconocidos por el país.

Cuadro 1

La división en departamentos

por el país. Cuadro 1 La división en departamentos 1 Agencia Internacional de Cooperación del Japón

1 Agencia Internacional de Cooperación del Japón (JICA), Municipalidad de Asunción, Estudio de Observación acerca de la Planificación del Transporte Urbano en el Area Metropolitana de Asunción, Octubre 1999.

2 DGEEC, Indicadores Básicos para Focalizar el Gasto Social en Paraguay, Asunción, Marzo 2000.

1

En este estudio se encara un aspecto también desconocido de la economía nacional: sus territorios fronterizos. En la literatura económica, el tema de las regiones fronterizas ha suscitado un interés particular. En la misma, las regiones fronterizas han sido mayormente caracterizadas por mercados internos (locales) débiles y por la generación de altos costos de transacción en el comercio 3 . Una conclusión común en la literatura mencio nada es que la frontera se constituye en una barrera al desarrollo regional. En el caso del Paraguay, el fenómeno pareciera presentarse a la inversa, pues la frontera ha jugado un rol importante en el desarrollo de Asunción, Ciudad del Este y Encarnación.

La primera explicación a este fenómeno es que el territorio del país se encuentra ubicado entre regiones argentinas y brasileñas que poseen un PIB per cápita hasta 3 veces mayor al PIB nacional 4 . Una segunda explicación es que el mercado interno de la economía nacional no se encuentra bien articulado, no sólo desde el punto de vista de las cadenas productivas (clusters), sino también desde el punto de vista geográfico. El movimiento en los grandes cruces viales, como el cruce de Cnel. Oviedo (Región Oriental) y el cruce de Pozo Colorado (Región Occidental), no reflejan la dinámica económica del país. Por el contrario, la intensidad del tránsito a través de los pasos fronterizos, como el puente San Roque (Encarnación-Posadas), el puente de la Amistad (Ciuda d del Este-Foz de Iguazú) y el puente de Pto. Falcón (Asunción-Clorinda), constituyen mejores indicadores de la evolución económica del Paraguay. Por lo tanto, la hipótesis que aquí se ensaya es que el desarrollo regional del Paraguay posee mucha dinámica exógena y poca dinámica endógena.

Una tercera explicación para el caso paraguayo tiene relación con el acceso a las vías de comunicación y transporte y como las mismas han jugado un rol fundamental en el desarrollo de las regiones. Si se supone y estima un alto nivel de contrabando existente en la economía paraguaya,

sumado a la eliminación de las tasas arancelarias para los productos intra-Mercosur, es posible concluir que los costos de fletes de transporte y seguros inciden en forma determinante sobre los precios finales. Por ello, las regiones fronterizas del Paraguay tendrían una alta ventaja comparativa frente a las regiones del Interior del país. En el modelo núcleo-periferia de Krugman, se diferencia a aquellas regiones que son productoras de bienes manufacturados por excelencia y las que, por el contrario, no tienen una tradición industrial, y por ende poseen un menor acceso a las vías de transporte de bienes 5 . Así, las empresas tienen la opción de trasladarse hacia regiones con mayores vías de comunicación o permanecer o establecerse en zonas periféricas con poca tradición industrial y menores costos de mano de obra. El resultado de la elección, según el Cuadro 2, es que en una economía de libre mercado, los costos de transporte pesan mucho más en la s regiones periféricas. Lo

vial

interior

representan la periferia en este modelo.

constituyen

resaltante

del

el

caso

paraguayo

según

el

es

que

modelo

las

de

regiones

fronterizas

mientras

con

que

buena

las

infraestructura

regiones

del

núcleo

Krugman,

3 Ver por ejemplo, Henk van Houtum, Uncertainty and Dependency in Cross-border Business Movements, Universidad de Tilburg, 1996

4 El PIB per cápita paraguayo, por ejemplo es de US$ 1,500 anuales frente a US$ 4,000 y US$ 5,000 de las regiones fronterizas de Argentina y Brasil. 5 Paul Krugman, Geografía y Comecio, Barcelona, Antoni Bosch, 1992

2

Cuadro 2

El modelo Núcleo-Periferia de Krugman

Cuadro 2 El modelo Núcleo-Periferia de Krugman Las crisis económicas pueden producir grandes cambios en la

Las crisis económicas pueden producir grandes cambios en la economía regional. En el Uruguay, se produjo un estancamiento por varias décadas después de la segunda Guerra Mundial, y la economía ganadera del Interior dio paso a la actual economía de servicios, centrada en la región de Montevideo. En Bolivia, surgió un fuerte polo de crecimiento agrícola y comercial en torno a Santa Cruz, mientras que la economía minera de la región de La Paz entró en decadencia. En México, la economía del petróleo sustentaba una fuerte burocracia en la Capital del país, pero la fuerte crisis a principios de los años 90 creó las condiciones para el surgimiento de una nueva región económica situada a lo largo de la frontera con Estados Unidos. Hoy la industria de la maquila genera más empleo que el petróleo y el sector público de Ciudad de México. La experiencia mexicana enseña que, contraria a la idea convencional, la conformación de regiones fuertes y con un desarrollo sostenido, conduce a un crecimiento económico nacional más fuerte 6 . Esta conclusión constituye una segunda hipótesis del presente estudio, es decir que las regiones fronterizas pueden desarrollarse al influjo de las oportunidades que provienen de afuera, dejando de lado el tradicional pensamiento geopolítico tan arraigado en América Latina.

En los años 60 y 70, Paraguay tenía planes de desarrollo regional como el “Eje Este”, este último con un gran impacto sobre la economía. Sin embargo, y desde entonces, el énfasis de la política económica fue mayormente dirigida a lograr equilibrios macroeconómicos, a través del uso de políticas fiscal, monetaria y cambiaria. A partir del cambio político de 1989, la gestión nuevamente estuvo a recuperar la estabilidad macroeconómica, por lo que toda la atención se centró en cómo

6 Pablo Wong González, La Paradoja Regional y Regionalismos Emergentes en México: entre la Globalización y el Centralismo, ILPES documento 97/36, Enero 1997.

3

administrar los crecientes déficits de entidades públicas 7 y buscar vías de privatizar las mismas. La nueva constitución de 1992 introdujo el mandato de la descentralización gubernamental y, en consecuencia, se instauraron 17 Gobernaciones Departamentales que podrían haber facilitado la ejecución de planes de desarrollo local. En 1992, la Secretaría Técnica de Planificaciones (STP) llevó a cabo detallados estudios del perfil de recursos económicos de cada departamento y entregó los resultados a los flamantes Gobernadores, electos en 1993. Pero, al no estar dotados de recursos, muy pocas Gobernaciones incursionaron en la práctica de la política económica local. En 1999, cuando ya era evidente que Paraguay no experimentaba un crecimiento económico en el Mercosur como se esperaba, el PNUD y el Ministerio de Industria y Comercio realizaron estudios de productividad y competitividad en los departamentos de Concepción, Caaguazú, Itapúa, Alto Paraná 8 . Los análisis son de alto rigor técnico, pero debido a la escasez de recursos, los mismos no fueron publicados y son solamente conocidos en un pequeño círculo de profesionales. Los múltiples estudios de la Hidrovía, centrados en las regiones del cauce del Río Paraguay, y más recientemente, los estudios de factibilidad de los Corredores Bioceánicos o Corredores de Exportación, centrados en la región del Chaco, tampoco han servido como material de consulta para la formulación de una política económica regional.

El presente estudio demuestra que, si continúan las actuales tendencias, en dos décadas más del 90% de la economía estará concentrada en regiones fronterizas, especialmente en la Región Metropolitana y en la Región de las Tres Fronteras. Es decir, la población seguirá migrando hacia las ciudades ubicadas cerca de la frontera en busca de empleo. Por ello, es urgente plantearse una política económica regional centrada en: (a) expandir la infraestructura vial en las regiones fronterizas y enlazarla con corredores bioceánicos; (b) fomentar las inversiones externas en las regiones fronterizas del Paraguay con miras a complementar las economías entre regiones fronterizas del Paraguay y países vecinos, (c) potenciar la urbanización y el desarrollo económico complementario en puntos fronterizos como Encarnación, Ñeembucú, Puerto Casado, Pozo Hondo, Pto. Falcón, y (d) crear las condiciones para una mayor integración de la economía a nivel nacional.

El estudio esta dividido en cuatro capítulos. El primer capítulo analiza la dinámica del crecimiento económico regional. En la presente sección se introduce el problema central del estudio y en la sección 2 se resumen los conceptos de economía regional y de políticas económicas regionales. En la sección 3 se hace una estimación del PIB por regiones del Paraguay para los años 1972, 1982 y 1992, y se establece una regionalización de la economía del país. En la sección 4 se desarrollan las conclusiones referentes a la dinámica regional.

En los siguientes tres capítulos se estudian más en detalle las regiones de Itapúa, Concepción y Chaco, de manera a detectar el potencial de una mayor integración de los espacios fronterizos. Itapúa tiene buenos accesos viales y una clase empresarial con una fuerte orientación internacional que se encuentra desarrollando un cluster de balanceados para la cría de porcinos y aves, destinado a abastecer a los mercados brasileño y argentino. El problema de Itapúa es la ausencia de una adecuada gestión empresarial para la estrategia exportadora de cadenas agro-alimentarias, como la falta de un apoyo de gestión institucional (autoridades locales). El departamento de Concepción es

7 En rubros como cemento, acero, electricidad, telecomunicaciones, agua, alcohol, transporte y la banca.

8 Carlos Carreras Cordón, Diagnóstico de Competitividad Industrial del departamento Itapúa, PNUD/ORMIC Asunción, Octubre 1999

4

una zona de frontera pero que actúa como territorio endógeno, y por lo tanto periférico. Sin embargo, una incipiente vinculación productiva con Mato Grosso Do Sul (Brasil) y las posibilidades de ser parte activa de los corredores bioceánicos, pueden volver a situar a Concepción como una región de frontera, al igual que en las primeras décadas de este siglo. El Chaco tiene un excedente de productos lácteos que puede complementarse con Salta (Argentina) y Mato Grosso Do Sul, y que conjuntamente con la carne vacuna, la complementación puede incluir a Santa Cruz (Bolivia). Los empresarios de esta región tienen barreras físicas que superar, debido a la falta de accesos viales.

1.2 Política económica regional

El origen de los planes de desarrollo regional en América Latina se remonta a 1961, con la Alianza para el Progreso 9 . Se señalaba, que el mercado de por sí sólo no podía corregir: (a) las disparidades regionales y la concentración territorial de las actividades y de la población; y (b) la escasa integración económico-espacial existente entre ciertas regiones periféricas y los centros dinámicos. Para enfrentar estos problemas regionales, se implementaron diversas estrategias. La estrategia del Desarrollo Integrado de Cuencas Hidrográficas no tuvo mucha aplicación en Paraguay; pero el concepto de Polos de Crecimiento, por ejemplo, sirvió de base para el diseño de una nueva regionalización del país. Así se lanzaron el Polo Norte (Concepción), el Polo Sur (Itapúa) y el Polo Este (Alto Paraná), todos estos en regiones fronterizas y distantes de la Capital, Asunción. Otra estrategia conocida fue el Desarrollo Rural Integrado, que contaba con la asistencia del Banco Mundial y se aplicó conceptualmente en algunos asentamientos rurales del Paraguay. Una política que tuvo mucho seguimiento en Paraguay fue la Integración Económica-Espacial. Al final de los años 50 y principios de los 60, se desarrollaron las tres principales rutas del país: al norte, la ruta 9 que une Asunción-Mcal. Estigarribia (Chaco); al sur, la ruta 1 que une Asunción y Encarnación y al este, la ruta 2 que une Asunción y Ciudad del Este. Uno de los hechos mas transcendentes ha sido el flujo poblacional hacia el este, lo que dio lugar a la descentralización económica.

Posteriormente, en la era post-Itaipú, decayó el interés por la política de desarrollo regional. Los dos mayores emprendimientos del sector público en la historia económica del Paraguay, la construcción de las represas de Itaipú (1975-1982) y de Yacyreta (1987-1994) no fueron acompañados con planes de desarrollo regional en las zonas paraguayas afectadas por las obras. En cambio, para el caso de Itaipú, el Estado de Paraná, y para el caso de Yacyreta, la Provincia de Misiones han aprovechado en mayor medida estas obras, y actualmente se han desarrollado actividades complementarias a las mismas. Tampoco se lanzaron planes para aprovechar mejor la Cuenca del Río Paraguay, cuando a principios de los años 90 se lanzaba el Proyecto Hidrovía. Asimismo, para realizar una mejor integración física del Paraguay en el Cono Sur, actualmente se trabaja en la concreción de los Corredores Bioceánicos, pero fuera de los estudios de factibilidad no se conoce iniciativa alguna encaminada por el sector público para ordenar o guiar el desarrollo regional a lo largo de estos corredores.

Las mencionadas estrategias parten de una hipótesis modernizante y una intervención directa del Estado en las relaciones de mercado. El Estado paraguayo no ha sido muy exitoso como interventor en el desarrollo económico del país. Parte de la extrema pobreza del país está localizada en regiones donde el Estado intervino directamente en los años 60 y 70, como en los asentamientos rurales de

9 Basado en Carlos A. de Mattos, “Paradigmas, Modelos y Estrategias en la Práctica Latinoamericana de Planificación Regional”, en Pensamiento Iberoamericano 10, Madrid, Julio -Dic. 1986.

5

Caaguazú. Como productor, el estado tampoco fue muy exitoso, y hoy existen grandes deficiencias en la administración de las empresas públicas, a tal punto que ya son difícilmente privatizables algunas de ellas. Por otra parte, el estado no implementó estrategias de política económica regional de corte participativo. Existen proyectos que están siendo ejecutados por organizaciones intermedias, donde se ensayaron este tipo de estrategias. Posiblemente, consciente de la dinámica exóge na del desarrollo regional en Paraguay, el Estado confía en que la globalización y la infraestructura vial básica desarrollada en los años 60 establecerían, por sí solas, economías regionales compatibles con los intereses del país. Por ejemplo, en el caso de Ciudad del Este, que en los años 90 llegó a generar una creciente porción del Producto Bruto Interno, el Estado no prestó atención a la informalidad, a la criminalidad y a la caída en las recaudaciones tributarias. Sin un marco institucional apropiado y sin una visión estratégica, los comerciantes de la ciudad fueron perdiendo su mercado 10 . En el caso de Itapúa, considerada el granero del país, nunca se proyectó un centro de comercialización y transporte o una Bolsa de Productos, como la desarrollaron las autoridades argentinas en Rosario (ver Capítulo 2). En el Chaco se desarrolló uno pequeña pero exitosa economía endógena que hoy debe abrirse al Mercosur antes de perecer ante la competencia; pero el estado aun no ejecuta las obras viales para el efecto (ver Capítulo 3).

Ante este fracaso del Estado como agente interviniente en el desarrollo regional, se debe otorgar un papel más importante a las gobernaciones y a las organizaciones intermedias a nivel regional. Los organismos multilaterales están preparados para trabajar con las Gobernaciones, las Municipalidades y las ONG’s, pero el estado debe adoptar una política de apertura hacia las mismas. Hoy el estado retiene las decisiones, la ejecución y la explotación de sus proyectos regionales. Es decir, por un lado se cuenta con un estado muy centralizado y por otro lado una economía muy descentralizada, lo que constituye una barrera institucional al desarrollo. El nuevo enfoque debería basarse en la dinámica entre empresas y su entorno, la llamada meso-economía, que es el clásico objeto de estudio de la Economía Regional 11 . El mismo se centra en los mercados, la infraestructura y la institucionalidad (ver Cuadro 3). Por ello, actualmente la problemática regional plantea un nivel de intervención más estratégico del Estado, para desarrollar una institucionalidad regional, centrada en su rol de facilitador, con miras a las innovaciones y la generación de negocios. Esta intervención tiene como objetivo potenciar e incrementar las oportunidades generadas desde la región para lograr una mejor inserción en los mercados internacionales. Esta endogeneidad del sistema productivo– exportador regional surge del proceso acción-pensamiento-acción de los actores locales y permite construir una institucionalidad que ayude a organizar el entorno con vistas a internalizar las oportunidades de la globalización 12 .

10 Reinaldo Penner, Movimiento Comercial y Financiero de Ciudad del Este, Banco Central del Paraguay, 1998.

11 J.G.Lambooy, ”The Regional Ecology of Technological Change”, en J.G.Lambboy, New Spatial Dynamics and Economic Crisis, The International Regional Policy Association, Finland 1984. 12 Claudio Rojas Miño, “Instituciones para la Economía Política del Desarrollo Territorial en el Contexto de la Globalización” en Universidad del Bio-Bio/ILPES/CEPAL, Instituciones y Actores del Desarrollo Territorial en el Marco de la Globalización, Chile 1999.

6

Cuadro 3

Las empresas y su entorno

RELACIONES DE MERCADO INFRAESTRUCTURA EMPRESAS INSTITUCIONES
RELACIONES DE
MERCADO
INFRAESTRUCTURA
EMPRESAS
INSTITUCIONES

Una hipótesis importante en el presente estudio, como ya se mencionara arriba, es que las relaciones de mercado en la s regiones de la economía paraguaya se han desarrollado con una dinámica preponderantemente exógena. Así, el mercado doméstico o mercado nacional ha jugado un rol menos dinámico en el desarrollo regional, pues las regiones insertadas en la economía internacional u orientadas a la economía fronteriza fueron aquellas más exitosas. Debido a la débil articulación hacia el mercado nacional - como en el caso de la soja en Itapúa o el caso del comercio informal en Ciudad del Este - el crecimiento económico del Paraguay no fue muy duradero. Varios estudios han señalado la debilidad del mercado interno, especialmente del mercado intermedio, donde se observa que las actuales articulaciones entre empresas frenan un mayor desarrollo de productos para

13 . El criterio del encadenamiento o relacionamiento entre empresas

constituye la base de la siguiente tipología de regiones (Cuadro 4) 14 .

mercados más exigentes

13 UNIDO, Trade Integration and Industrial Restructuring: The Case of Mercosur, Jan.28, 1993, CEPAL, La Situación de la Industria Paraguaya Frente al Desafío de la Integración en el Mercosur, Asunción, 1992 Reinaldo Penner, La Gestión del Sector Empresarial en el Mercado Regional, BCP, Asunción, 2000. 14 Gonzalo Falabella, “Los 100 Chile. Más allá del país promedio”, Proyecto CEPAL/GTZ Descentralización y Desarrollo Económico en América Latina, Julio 1999.

7

Cuadro 4

Tipología de regiones económicas

(A) Territorios extremos/en crisis

Tienen una baja capacidad de innovar e impulsar un proceso de desarrollo sin apoyo externo, pero a su vez muchos de estos territorios sufrieron algunas consecuencias negativas de proyectos de desarrollo regional (populismo, clientelismo etc.).

(B) Territorios en desencadenamientos

Están debilitados porque la articulación Gran empresa-campesinos tiende a resquebrajarse a medida que la globalización avanza y empuja a las empresas a ele var su competitividad, como a mejorar la calidad de la materia prima, asegurar los plazos y reducir los precios. En lugar de apuntar a proveer de una mayor capacitación a la mano de obra campesina como proveedor creciente de insumos, las grandes empresas asumen ellas mismas la producción primaria.

(C) Territorios con potencial de encadenamiento

En estos territorios existe el potencial de una integración PYMES-grandes empresas, pero sólo a través de un actor catalizador y facilitador del desarrollo, pudiendo ser este actor del sector privado o del sector público local o nacional (instituciones), o una combinación de ambos tipos de actores. El intermediario c

(D) Clusters territoriales

El elemento clave que distingue a estos territorios es la larga existencia de mercado interno, donde los productores y comerciantes se han formado, para luego dar el salto a la exportación. Estos empresarios no necesariamente son productores, pues controlan la exportación a partir de sus conocimientos y experiencias en la cadena del producto.

(E) Sinergia territorial

Este puede ser el caso de una región metropolitana donde existe un encadenamiento múltiple, articulaciones con los sistemas de ciencia y tecnología, acceso a los centros de innovación y un marco institucional in termedio gremial y sindical desarrollado.

8

Este marco conceptual ha sido utilizado en el estudio regional del PNUD/MIC (Carreras, 1999) y actualmente, está siendo aplicado en un proyecto de la Japan International Cooperation Agency (JICA), encarado conjuntamente con varias instituciones gubernamentales 15 . En ambos estudios, el acento fue puesto más en los clusters que en los territorios y los mercados, a partir de los cuales se deben construir cadenas productivas según el criterio de endogeneidad. La conclusión de estos estudios, sin embargo, es correcta al enfatizar el hecho que la dinámica económica en Paraguay se encuentra condicionada por la ausencia de un mercado interno, resultado de una débil articulación vertical (productiva) y horizontal (sectorial). Probablemente, al análisis de los clusters, le ha faltado incorporar el concepto de la dinámica exógena en el desarrollo regional.

En otro trabajo sobre economía urbana se enfatiza justamente esta dinámica 16 . Según el mismo, la demanda de los consumidores argentinos y brasileños ejercen una fuerte influencia en el crecimiento

del PIB de las dos ciudades fronterizas, Asunción y Ciudad del Este, que son las capitales de las dos regiones de mayor crecimiento económico del país. El estudio demuestra que un incremento del PIB en Brasil coincide con un aumento del PIB de Ciudad del Este y un incremento del PIB de Argentina coincide con un aumento del PIB de Asunción. Para los años 90, esta conclusión con respecto a Ciudad del Este ha sido confirmada 17 . Cuando se generalizaba el Régimen de Turismo en los años 90, el impacto económico del comercio fronterizo se extendió a más ciudades fronterizas y ya no sólo se limitaba a las actividades de Asunción y Ciudad del Este 18 . Sin embargo, paralelamente a esta generalización, aumentó la orientación del comercio al Brasil, que se convirtió en el principal mercado de destino de las exportaciones registradas paraguayas al Mercosur, a partir

de 1996

cambio, pasó a jugar un papel importante en la dinámica regional del Paraguay.

19

. Así, el poder adquisitivo de los consumidores brasileños, y por lo tanto también el tipo de

Estos dos factores de la dinámica regional, el de los clusters y de la dinámica exógena, pueden coexistir. Por ejemplo, en el caso de Itapúa existe una endogeneidad en el desarrollo regional, pero a la vez se observa que la misma no está suficientemente articulada con las actividades empresariales. Por ello, Itapúa se fue internacionalizando en condiciones menos ventajosas y se encuentra muy dependiente de los precios de sus commodities en el mercado mundial (ver Capítulo 2). En la siguiente sección se analiza el desequilibrio regional, otor gándose una importancia fundamental a los conceptos de endogeneidad y desarrollo fronterizo.

15 Ver STP/JICA, Estudio sobre el Desarrollo Económico de la República del Paraguay, Fase II, Asunción, Dic. 1999 y STP/JICA, The Study on the Economic Development of the Republic of Paraguay, Raport I, September 1999. Actualmente está en preparación el reporte final de este proyecto.

16 Manuel Ferreira y José Molinas, “Tres Ensayos sobre la Economía Urbana Asuncena” Asunción, Ago. 1996.

17 Penner (1998)

18 Por el cual la Dirección General de Aduanas gravaba con aranceles más bajos los productos de reexportación, los despachos de cualquier aduana del país podían acogerse a este régimen (ver Ley 273/71, Resolución 390/85 Min. de Hacienda, el Decreto 12154/85, el Decreto 17259/86, el Decreto 1770/89, el Decreto 1383/89, el Decreto 4395/90, la Ley 90/91, el Decreto 14003/92, el Decreto 124/93, el Decreto 1836/94, el Decreto 7303/95 y finalmente el Decreto 15199/95, que regula las Listas de Excepciones). Bajo el término de Régimen Turismo aquí incluimos también las normativas referentes a la importación de whiskys y cigarrillos.

19 A principios de los noventa, el 30% de las exportaciones paraguayas al Mercosur eran absorbidas por Brasil. Para 1996, esta proporción creció hasta el 50%.

9

1.3

La regionalización de la economía paraguaya

La Encuesta Integrada de Hogares de 1997/98 arrojaba los siguientes datos sobre el desequilibrio regional: el ingreso promedio familiar en los departamentos Central, Alto Paraná y Boquerón es dos a tres veces mayor que el ingreso familiar promedio en San Pedro, Caaguazú y Caazapá (Cuadro 5). La pregunta es, ¿cuáles son los factores que explican esta disparidad de ingresos y cuál es la tendencia de largo plazo, hacia un mayor equilibrio o un creciente desequilibrio en la distribución

Cuadro 5

Tres departamentos pobres y ricos En Gs. de 1998

Ingreso Familiar p/mes Gs. >504.692 y <636.633 Ingreso Familiar p/mes Gs. >1.063 839 y <1
Ingreso Familiar p/mes Gs.
>504.692 y <636.633
Ingreso Familiar p/mes Gs.
>1.063
839
y <1
604.246

Fuente: Cuadro 26 Anexo estadístico

del ingreso regional en el Paraguay?. Para contestar estas preguntas se requiere de estimaciones sobre el PIB departamental. Estas estimaciones se han realizado de acuerdo a los datos estadísticos provenientes del Censo Agropecuario, el Censo de Población y Vivienda, y la Encuesta Integrada de Hogares. La metodología para realizar las estimaciones del PIB departamental se encuentra contenida en el Cuadro 6.

10

Cuadro 6

El método de cálculo del PIB departamental

La metodología aplicada es sim ilar a la utilizada en el Plan Ceta para estimar el PIB del Area Metropolitana (ver JICA/Mun. Asunción 1999) y consiste en los siguientes pasos: (1) calcular la población económica activa (PEA) por sector productivo y departamento; (2) calcular el PIB nacional por PEA por sector; (3) calcular los factores de productividad por sector y por región; y (4) multiplicar los resultados.

(1) Los datos de la PEA se encuentran en los Cuadros 15 al 18 del Anexo Estadístico y provienen de los Censos de Población y Vivienda (años 1972, 1982 y 1992) y de la Encuesta Integrada de Hogares 1997/98. Dado que existen marcadas diferencias de resultados entre ambas fuentes, solamente se utilizaron los Censos Poblacionales por lo que el cálculo del PIB se limita a esos años. La Encuesta de Hogares de 1997/98 es muy confiable, pero no tiene comparaciones históricas a nivel departamental, razón por la cual esta fuente no fue utilizada para el cálculo de PIB.

(2)

Los datos del PIB sectorial provienen de las Cuentas Nacionales del Banco Central del Paraguay y fueron divididos por la PEA a fin de hallar el PIB por PEA (ver Cuadros 19 y 20 Anexo Estadístico).

(3)

Los factores de productividad fueron calculados solamente en el caso del Sector Agropecuario y del Sector Comercial, dejando de lado el uso de los mismos en los otros sectores (ver Cuadro 14 Anexo Estadístico). En el caso agropecuario, los factores de productividad consisten en promedios ponderados de la productividad de la tierra, de la productividad de la mano de obra agrícola y de la productividad de la mano de obra ganadera. En este caso se escogieron cinco rubros para el sector agrícola (algodón, soja, maíz, tabaco y arroz) y tres rubros para el sector ganadero (ganado vacuno, porcino y lácteos). Todos los datos, relevantes para el cálculo de los factores de productividad y del PIB Agropecuario, provienen de los Censos Agropecuarios (ver Cuadros 1 al 12 Anexo Estadístico). Para el caso de los factores de productividad del Sector Comercial y Financiero, se recurrió a estimaciones basadas en las entrevistas a grandes distribuidores, cadenas de supermercados y comerciantes de Ciudad del Este (ver notas al pie de los Cuadros 21 al 23 Anexo Estadístico).

(4)

Los resultados de estas estimaciones del PIB sectorial y departamental de los años 1972, 1982 y 1992 están plasmados en los Cuadros 21 al 23 del Anexo Estadístico. Los resultados son similares al PIB nacional elaborado por Cuentas Nacionales del Banco Central del Paraguay. En 1972 el PIB calculado bajo esta metodología es un 0,6% mayor al PIB del BCP, en 1982 es un 0,84% menor al PIB del BCP y en 1992 es un 0,95% mayor. Existe un estudio de estimación del PIB departamental y distrital de 1996 (ver José Molinas, 1999) cuyos resultados se comparan con los resultados de este trabajo (ver Cuadro 24 Anexo Estadístico). Se puede observar que básicamente existen dos diferencias: (1) el PIB estimado por Molinas es proporcionalmente mayor en Asunción pero es menor en Central, por lo que el resultado de Asunción + Central es similar al del presente trabajo; (2) el PIB del Alto Paraná estimado por Molinas representa un 10% del PIB del país frente a un 15% estimado en este trabajo. Esta diferencia se basa en que Molinas adjudica al Alto Paraná un PIB Comercial similar al que adjudica a Itapúa, mientras que, al observar los datos de la PEA comercial de ambas regiones, en este trabajo se le otorga un peso mayor al PIB Comercial del Alto Paraná. Para el resto, todos los departamentos tienen un PIB según Molinas bastante similar a los estimados en este trabajo.

11

En los Cuadros 7 al 9 se grafican las siete regiones 20 que tuvieron el menor PIB per cápita y las ocho regiones que tuvieron el mayor PIB per cápita en los años 1972, 1982 y 1992. Es notable observar que la diferenciación entre ambos tipos de regiones refleja lo que se ha dado en llamar el “Interior” del país (de tono rosado) y las regiones de “Frontera” (de tono azul). Tal como ya sugería el mapa del cuadro 5, también en los tres mapas de los cuadros señalados se establece una regionalización de un Interior pobre y de una Frontera más rica. En el año 1972, los departamentos de San Pedro, Caazapá, Caaguazú, Cordillera, Paraguarí, Concepción y Guairá tenían un PIB promedio ponderado de US$ 212 per cápita, mientras que los departamentos de Ñeembucú, Región Occidental, Misiones, Amambay, Alto Paraná, Itapúa, Central y Asunción tenían un PIB de US$ 418 21 . Veinte años más tarde, en 1992, las mismas regiones presentaban una diferenciación similar del PIB per cápita, con sólo dos cambios: (1) Caaguazú, que se elevó al nivel económico de las regiones de Frontera, por su creciente integración a la economía del Alto Paraná, al igual que Canindeyú; y (2) la Región Occidental que redujo su nivel económico al grupo de regiones del Interior, siendo, actualmente, una de las zonas que posee una marcada orientación al mercado interno. Es importante destacar que para el caso de Caaguazú, un mayor nivel económico ha significado concretamente la irrupción de los tipos de cultivos agrícolas externsivos de tipo empresarial del Alto Paraná, con una concentración específica de ingresos que no necesariamente revierte la tendencia creciente de pobreza en ese departamento 22 . Asimismo, un menor nivel de ingreso per cápita para la Región Occidental en 1992, es probable que – aparte de una orientación al mercado interno - se encuentre reflejando una situación coyuntural que comienza a ser revertida a finales de la década del 90, cuando las unidades empresariales del Chaco Central se muestran mas activas en sus niveles de exportación hacia zonas fronterizas de países vecinos. Las tendencias de evolución del PIB regional para el resto de la década del noventa, se hacen difícil estimarlas por la ausencia de datos estadísticos provenientes de censos poblacionales, por lo que solamente es factible realizar proyecciones 23 . Para el año 1998 es posible realizar ciertas aproximaciones con los datos de la Encuesta Integrada de Hogares, que a pesar de haberse construido con una metodología diferente a la de los Censos de Población, confirman la polarización Interior/Frontera (ver Cuadro 5).

Las siete regiones más pobres en orden de importancia del PIB p/cápita han ido gradualmente perdiendo una mayor proporción de sus poblaciones y, por lo tanto, la participación de las mismas en la PEA del país también se ha ido reduciendo, en tanto que las regiones fronterizas crecieron a un ritmo muy llamativo a lo largo de los años 70 y 80 (Cuadro 10). Es decir, el empleo se trasladó del interior (periferia) a la frontera (centro). En 1972, las mencionadas regiones del Interior albergaban el 46% de la población del país, en 1982 ya sólo el 40% y en 1992 el 30%. De persistir esta tende ncia y al proyectarse la misma en forma lineal, la estimación es que para el año 2025 más del 90% de la población estaría viviendo en regiones de frontera. Desde los años 70, todos los siete departamentos del Interior perdieron participación en términos de población, excepto San Pedro, donde la misma aumentó levemente (Cuadros 27 a 41, Anexo Estadístico). Hasta los años 80, en el

20 Se usa el término región porque no siempre el departamento es la unidad de análisis. En 1972 Amambay y Canendiyú formaban un sólo departamento, desde entonces están divididos en dos. La región Occidental ha experimentado cambios en la división departamental y por ello no fue posible generar un PIB por departamento, de modo que se optó por un PIB general de la región.

21 A un valor de dólar de 1972.

22 De acuerdo a los índices de pobreza por departamentos y distritos del país, elaborados por la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos (DGEEC), Caaguazú se encuentra entre los departamentos de mayor concentración de la pobreza, conjuntamente con San Pedro y Caazapá. Ver DGEEC-IBF (1998)

23 El siguiente censo recién se hará en el año 2002.

12

Cuadro 7 Regiones según PIB p/Cápita, 1972

PIB p/cápita promedio US$ 418 PIB p/cápita prom. US$ 212
PIB p/cápita
promedio US$ 418
PIB p/cápita
prom. US$ 212

Cuadro 8 Regiones según PIB p/Cápita, 1982

PIB p/cápita promedio US$ 2.222 PIB p/cápita prom. US$ 1.039
PIB p/cápita
promedio US$ 2.222
PIB p/cápita prom.
US$ 1.039

Cuadro 9 Regiones según PIB p/Cápita, 1992

PIB p/cápita promedio US$ 1.992 PIB p/cápita prom. US$ 1.114
PIB p/cápita
promedio US$ 1.992
PIB p/cápita prom.
US$ 1.114

13

caso de San Pedro y Caaguazú se había notado una mejora en términos de participación en el total de la población, pero en los años 90, la misma fue perdiendo preponderancia, nuevamente (Cuadro 31, Anexo Estadístico). El principal crecimiento poblacional en el período 1972-1992 tuvo lugar en la región Central y en el Alto Paraná, aumentando la participación en la población del país del 13% al 21%, y del 4% al 10% respectivamente (Cuadro 36 y 37, Anexo Estadístico). Las otras regiones fronterizas permanecieron con una población relativa estable, como Itapúa, Amambay, Canendiyú y Región Occidental, o disminuyeron levemente su participación como Misiones y Ñeembucú (Cuadros 27 a 41, Anexo Estadístico).

Las cifras examinadas sobre población y otros indicadores económicos corresponden a la participación de las regiones en el total del país. Como tal, las mismas cifras para las regiones del Interior no demuestran necesariamente una caída en términos absolutos, pero sí en términos relativos.

En el período 1972 y 1992, Concepción tuvo un aumento del PIB p/cápita de 98.000 a 143.000 Gs.

constante desde 1982. Pero con este resultado, la región escaló del sexto al segundo lugar en el

de

acompañamiento con el ritmo de crecimiento del país, por lo que su PIB agropecuario fue disminuyendo en modo acelerado. Por ejemplo, comparado con el PIB agrícola de San Pedro, equivalente (en 1972) a un 52%, éste se redujo a un 28% (en 1992). Asimismo, el PIB comercial de Concepción se redujo de un equivalente con el de San Pedro del 150% al 114% (Cuadros 21 al 23, Anexo Estadístico). Por su posición geográfica, Concepción siempre se ha caracterizado por ser una región comercial y ganadera, pero la ausencia de rutas y el aislamiento con respecto a la próspera región vecina de Mato Grosso Do Sul (Brasil), hicieron que la región perdiera oportunidades, mientras que San Pedro, que es típicamente agropecuaria, se ha convertido en una región con mayor grado de operaciones comerciales y con un crecimiento del PIB superior a Concepción. ¿Por qué entonces San Pedro se encuentra entre las regiones pobres? Porque desde un inicio ha sido la región más pobre del país, según las estimaciones del PIB. Pero fue mejorando su posición a lo largo de los años 70 y 80, en tanto que Concepción, que se había constituido en una de las regiones más prósperas hacia mediados del siglo, fue rápidamente entrando en una etapa de decadencia, y hoy tiene un nivel de vida apenas levemente superior a San Pedro (Cuadros 26 Anexo Estadístico). En el caso de Cordillera, Paraguarí y Guairá se puede observar que han perdido participación en todas las actividades. No lograron desarrollar nuevas ac tividades industriales y terciarias mientras que, al mismo tiempo, su participación en el sector primario fue disminuyendo (Cuadros 21 al 23, Anexo Estadístico). Por último, los casos de Caaguazú y Caazapá no son tan negativos pues mejoraron, levemente, su posición en términos de participación del PIB: Caaguazú, principalmente por su mayor actividad comercial (se está volviendo una región con características de frontera) y Caazapá, por el repunte de la actividad primaria (Cuadros 31 al 32, Anexo Estadístico).

ranking

de

regiones

más

pobres. El

problema

de

Concepción ha

radicado

en

una

falta

El punto de partida de la diferenciación regional entre Interior y Frontera es el comercio. En 1972, las regiones del Interior aún generaban el 51% del PIB agropecuario, pero sólo representaban el 19% de la actividad comercial del país. En 1992, la actividad comercial de estas regiones ya sólo constituía un 10% del total (Cuadro 21 a 23 Anexo Estadístico). En cambio, las regiones de Frontera se han caracterizado por estructuras económicas lideradas por el comercio, y en donde las actividades agropecuarias se han orientado a mercados globalizados. A su vez, las regiones del Interior tienen una menor participación en la industria, y esta característica no ha variado a lo largo de los años 70 y 80. Existen regiones fronterizas que no se encuentran bien integradas a sus pares vecinos, como el caso de Ñeembucu y Concepción. En el caso de la Región Occidental, es difícil

14

establecer los resultados económicos a partir de los datos, porque en este caso los mismos no son confiables y la definición de los departamentos ha variado mucho en el período analizado. Los mismos deberían analizarse en forma más detallada para determinar su potencial de desarrollo (ver Capítulo 4).

Cuadro 10 La regionalización económica en 1972, 1982, 1992

Regiones

Participación

 

PIB US$ p/cápita

 

población

 

PIB Gs.1982 % del total

Promedio ponderado

%

del total

1972

Interior

1.091.139

46%

101.879

30%

212

Frontera

1.266.816

54%

233.183

70%

418

Asunción

388.958

16%

100.695

30%

589

Central

310.390

13%

51.228

15%

375

Alto Paraná

88.607

4%

13.178

4%

338

Itapúa

201.411

9%

33.137

10%

374

Resto

277.450

12%

34.945

10%

1982

Interior

1.204.840

40%

171.888

24%

1.039

Frontera

1.832.872

60%

558.986

76%

2.222

Asunción

457.210

15%

200.191

27%

1.458

Central

493.500

16%

149.141

20%

1.086

Alto Paraná

198.500

7%

58.169

8%

424

Itapúa

264.020

9%

72.959

10%

531

Resto

419.642

14%

78.527

11%

1992

Interior

1.251.829

30%

189.791

19%

1.114

Frontera

2.900.759

70%

786.682

81%

1.992

Asunción

500.938

12%

178.480

18%

1.779

Central

866.856

21%

242.142

25%

1.311

Alto Paraná

406.584

10%

133.117

14%

978

Itapúa

377.536

9%

91.699

9%

674

Resto

748.845

18%

141.243

14%

Fuente: Cuadros 21 a 23 Anexo Estadístico

La característica fundamental de las regiones fronterizas es que las mismas se encuentran orientadas a mercados donde existen mayores oportunidades de generar ingresos a través del comercio que en las regiones del Interior. El contrabando saliente es una fuente importante de ingreso: (1) con productos tradicionales como ganado y madera; (2) con productos no tradicionales como confecciones, químicos y plásticos; y (3) con reexportaciones como whisky, ciga rrillos, electrónicos

15

y perfumes 24 . Al mismo tiempo un número significativo de mercados internos que corresponden a las mismas regiones fronterizas se abrieron en los años 60, como consecuencia del contrabando entrante, controlado por distribuidores de Clorinda (Argentina), Foz de Yguazú (Brasil) y Ponta Porá (Brasil). En una siguiente fase, se instalaron representantes de este comercio ilícito en la zona fronteriza paraguaya, pero este tipo de comercio continuó creciendo. Un análisis de las grandes multinacionales del sector de productos de consumo masivo demuestra que sólo recientemente, al instalar sus matrices en Paraguay, las mismas pudieron desarrollar la importación legal de sus productos y hacer frente al contrabando. Sin embargo, muy pocas multinacionales lograron establecer una red de distribución nacional, pues en mayor o menor medida, las regiones fronterizas imprimen un fuerte liderazgo en la distribución. El origen se remonta al contrabando entrante en las zonas fronterizas. Así, en los mercados regionales del este del país hasta la ciudad de Cnel. Oviedo, predominan las marcas brasileñas, mientras que en los mercados del oeste, de Asunción hasta Cnel. Oviedo, predominan las marcas argentinas.

La tasa PIB p/cápita Frontera/Interior 25 fue de 1,97 veces en 1972, de 2,14 veces en 1982 y de 1,79 veces en 1992, lo cual indicaría que luego de un aumento en los años 70, la polarización habría

disminuido en los años 80 (Cuadro 10). Según los datos del Cuadro 26

indicador de Ingreso Familiar obtenido de la Encuesta Integrada de Hogares (1998), la proporción del PIB Frontera/Interior es de 2,41 veces. Es probable por ello, que en los años 90 el desequilibrio haya nuevamente aumentado, porque en esa década fueron las regiones de Frontera aquellas que tuvieron su mayor auge económico. El contrabando genera ingresos que no pueden ser registrados por el PIB p/cápita, por lo que aumentaría la proporción de esta medida en las zonas de frontera. Sin embargo, y como cada vez más personas participan de la economía de Frontera, aún aquellas que

residen en regiones del Interior, la proporción mencionada puede disminuir. Así por ejemplo, según

el Cuadro 26, las regiones de Paraguarí y Cordillera (interior) tienen un Ingreso familiar mayor que

Amambay y Canendiyú (fronteras). Es decir, que los centros de la economía fronteriza de Asunción,

Ciudad del Este y Encarnación estarían dispersando regionalmente los ingresos generados por la acumulación de las actividades en esos propios centros. Habría una cierta dispersión de los efectos económicos de Asunción al departamento Central, donde la proporción se modificó de 1,57 en 1972,

a 1,34 en 1982 y a 1,36 en 1992 (según la Encuesta de Hogares: 1,92 en 1998 – ver Cuadro 26 Anexo Estadístico).

del Anexo, basado en el

La concentración económica tiene lugar, fundamentalmente, en la regiones fronterizas de Central y Alto Paraná, que en las últimas décadas crecieron a un ritmo muy por encima del resto del país (Cuadro 11). Aquí no se presentan evidencias sobre dicho crecimiento y su relación con la coyuntura económica de los países vecinos. Simplemente se deduce que por su activa participación

en el comercio fronterizo, estas regiones tienen un crecimiento económico general mucho mayor que

el resto del país. Posiblemente, el Alto Paraná sea una de las pocas regiones fronterizas del país con

una elevada diversificación de actividades en agricultura, ganadería, industria y comercio, a la cual se podría tipificar como cluster regional. Aunque es notoria la orientación internacional del Alto Paraná, también es notoria la falta de una sinergía con un sistema de ciencia y tecnología que sustente la innovación, así como la ausencia de un marco institucional generado por los actores público y privado de la región. De hecho, en el único y mejor estudio regional realizado para Alto Paraná, se señala la necesidad de la creación de clusters a partir de actividades diversificadas, pues

24 Analizado en los dos estudios Penner (1998, 2000)

25 Promedios ponderados por la población (ver Cuadros 7, 8 y 9).

16

las mismas no se encontrarían encadenadas 26 . Por ello, se podría afirmar que ambas regiones, Central y Alto Paraná, tienen un alto potencial de encadenamiento, productivos y comerciales, pero sin un desarrollo real hasta el momento. Al no existir articulaciones internas, la dinámica endógena de estas regiones tampoco es muy fuerte y, por ello, dependen fundamentalmente de la dinámica regional, en lo que respecta al comercio fronterizo, y de la dinámica del mercado mundial, en lo que concierne a la agroexportación.

Itapúa es una región fronteriza muy especial. Después de haberse constituido en el motor de la economía del país durante varias décadas de la primera mitad del siglo 20, la región dejó de experimentar un crecimiento superior a los niveles de crecimiento de la economía nacional (ver Capítulo 2). En los años 90, Itapúa incluso fue disminuyendo su participación en el total de la economía nacional (Cuadro 34 Anexo Estadístico). El análisis del caso de Itapúa demuestra que no basta con una localización en una frontera económicamente dinámica para mantener un crecimiento económico sostenido, sino que existen otros factores a tener en cuenta para el logro de este crecimiento. En el caso de Itapúa se demuestra que aún siendo una región altamente productiva y fronteriza, es posible descubrir fragilidades en su proceso de desarrollo, ante la ausencia de articulaciones pr oductivas (clusters), como se trata de demostrar en el Capítulo 2.

Ciertas zonas fronterizas de la Región Occidental como Alto Paraguay y una parte de Villa Hayes 27 , y los departamentos de Canendiyú y Amambay, se orientan de modo similar. Existe un comercio fronterizo de reexportación, una agricultura de exportación y una creciente actividad ganadera, que en parte también se comercializa informalmente a lo largo de la frontera. En muchas zonas fronterizas, además de la informalidad, han ido tomando cuerpo actividades ilícitas como el comercio de armas y drogas. Estas regiones son típicamente territorios desencadenados. En el caso de las regiones fronterizas de Ñeembucu y Misiones existe un relativo aislamiento físico del resto del país y de las regiones fronterizas del país vecino. Sin embargo, los habitantes de estas regiones no sufrieron un descenso económico de sus niveles de vida, como en el caso de Concepción. Al mismo tiempo, Ñeembucu y Misiones van quedando rezagadas, y sólo existe una pequeña actividad comercial fronteriza en la primera región. Pero el retroceso experimentado por las mencionadas regiones es menor al de las regiones pobres del Interior, como Cordillera, Paraguarí y Guairá (Cuadro 11).

Las regiones del Interior tienen un nivel de actividad económica menor dado que existe muy poca articulación entre sectores económicos y con las regiones dinámicas arriba mencionadas. Pero hay excepciones, como el caso de Caaguazú y San Pedro, que aún siendo los territorios más pobres del país, se encuentran en pleno crecimiento económico, el primero en base al comercio, la agricultura empresarial y la agro-industria y el segundo en base a la actividad agropecuaria y el comercio. Lo llamativo de los casos de Caaguazú y San Pedro es que no son las regiones de menor PIB p/cápita del país, sino las de menor ingreso familiar del país. Una explicación de esta contradicción es que el PIB es generado regionalmente, pero no es apropiado cabalmente por la población local. En el caso de Cordillera y Paraguarí se presenta una situación opuesta: la región genera un PIB p/cápita aproximadamente similar al promedio del país (Cuadro 23 Anexo Estadístico), pero con niveles mas decrecientes en relación al resto de las regiones del Interior (Cuadro 10) y con ingresos familiares superiores al promedio del país (Cuadro 26 Anexo Estadístico). Una explicación alternativa a ensayar para explicar esta peculiar situación es la existencia de mano de obra ambulante en estas

26 Carreras 1999

27 El Interior del la Región Occidental tiene una dinámica totalmente diferente y es analizada en eltercer capítulo.

17

regiones, que tiene como mercado laboral de destino la región Central, en donde se generan ingresos adicionales 28 . San Pedro, Concepción y Caazapá se encuentran en un proceso de recuperación lenta, con grados de expansión en su participación dentro de la economía del país (Cuadro 11).

Cuadro 11

Variación de la participación regional en el PIB, la población y las actividades agropecuarias Diferencia entre participación porcentual al inicio y al final de la década

 

PIB

Población

PEA Total

PEA

PEA

PEA

Total

Cantidad

ocupada

agropecuaria

industrial

comercial

hectáreas

vacunos

cultivadas

AÑOS 90

Alto Paraná

4,31%

4,39%

3,86%

0,45%

1,46%

9,85%

2,06%

2,57%

Central

5,28%

5,92%

6,77%

-1,30%

8,39%

6,48%

-0,49%

-0,51%

Itapúa

-0,59%

0,32%

0,34%

-0,17%

0,24%

3,15%

-5,43%

1,77%

Canendiyú

0,75%

0,37%

0,75%

5,51%

-0,67%

0,51%

2,33%

5,47%

Amambay

-0,39%

0,19%

-0,19%

0,13%

-1,43%

-0,14%

0,34%

2,37%

Ñeembucú

-0,33%

-0,71%

-0,57%

-1,07%

-0,73%

0,12%

-0,57%

-1,79%

Caaguazú

1,24%

-0,93%

-1,08%

-0,82%

0,75%

0,72%

-0,72%

0,46%

Misiones

-0,35%

-0,56%

-0,58%

-0,61%

-0,69%

-0,23%

-0,46%

-1,78%

Cordillera

-5,28%

-1,95%

-1,55%

-1,88%

-0,06%

-0,56%

-1,15%

-0,39%

R.Occidental

0,02%

0,72%

-0,10%

0,38%

0,24%

0,28%

3,17%

-6,81%

Paraguarí

-0,79%

-1,82%

-2,14%

-3,27%

-1,09%

0,01%

-1,72%

-1,88%

Guairá

-0,55%

-1,11%

-1,36%

-1,77%

-0,53%

-0,16%

-0,97%

-0,13%

San Pedro

1,40%

0,23%

1,45%

6,42%

0,48%

0,94%

1,00%

2,16%

Concepción

0,06%

-0,64%

-0,74%

-0,27%

-0,62%

-0,11%

-0,55%

0,17%

Caazapá

0,21%

-0,70%

-0,47%

0,68%

-0,80%

0,02%

0,18%

-1,08%

AÑOS 80

Alto Paraná

4,61%

2,78%

2,70%

1,96%

1,83%

3,50%

9,55%

2,39%

Central

4,86%

3,09%

3,39%

-2,33%

3,97%

4,59%

-8,15%

-0,55%

Itapúa

0,09%

0,16%

-0,04%

0,70%

0,82%

0,54%

-1,41%

-0,29%

Canindeyú

-1,17%

-0,56%

-0,38%

-1,50%

-0,53%

-1,70%

5,05%

1,30%

Amambay

-0,18%

-0,50%

-0,47%

-1,50%

0,89%

0,01%

7,37%

3,94%

Ñeembucú

-0,93%

-0,72%

-0,79%

-0,40%

-1,60%

-0,38%

-3,86%

-3,07%

Caaguazú

0,55%

0,94%

0,79%

2,14%

0,13%

1,51%

1,36%

2,62%

Misiones

-0,82%

-0,36%

-0,31%

-0,31%

0,05%

-0,32%

-3,21%

-0,69%

Cordillera

-1,44%

-1,83%

-1,46%

-2,27%

0,20%

-0,86%

-10,97%

-2,44%

R.Occidental

-0,22%

-1,17%

-1,23%

-1,55%

-0,79%

-1,07%

15,34%

9,58%

Paraguarí

-2,00%

-2,29%

-1,80%

-2,06%

-0,33%

-1,20%

-13,06%

-1,31%

Guairá

-0,96%

-0,57%

-0,65%

-0,07%

-1,31%

-0,45%

-4,74%

-0,22%

San Pedro

0,07%

0,58%

0,25%

1,72%

-0,01%

-0,49%

6,98%

3,98%

Concepción

-0,61%

-0,13%

-0,29%

0,58%

-1,14%

-0,89%

0,89%

-0,56%

Caazapá

-0,79%

-0,75%

-0,58%

-0,27%

-0,11%

-0,28%

-3,92%

-0,52%

Fuente : Cuadro 27 a 41 Anexo Estadístico

28 JICA/Municipalidad de Asunción 1999.

18

Cuadro 12 A, B, C, D Movimientos migratorios hacia regiones fronterizas, 1987-1992

A
A
C
C

Fuente : Censo de población y vivienda 1992

B
B
D
D

19

En el Cuadro 10 se observa que las regiones de Frontera absorben progresivamente un mayor número de población y de actividades económicas. No sólo la región Central y Alto Paraná, sino que también el resto de las regiones de Frontera muestran un crecimiento muy por encima del Interior, desde el momento en que entre 1972 y 1992 su participación en la población total aumentó del 12% al 18% y del 10% al 14% en el PIB nacional. En los Cuadros 12 A a D se resumen los movimientos migratorios a las regiones fronterizas entre 1987 y 1992. En este período, en promedio, las regiones del Interior mantenían un 95% de población no migratoria, mientras que el restante 5% era de origen migratorio. En cambio, las regiones de Frontera sólo tenían un 88% de la población estable, mientras que el restante 12% provenía de regiones vecinas y del extranjero (entre otras de las regiones fronterizas de países vecinos ) 29 . En el Cuadro 12A observamos que en 1992, la región Central se poblaba en un 83,1% con residentes, que ya habitaban esa zona en 1987, y que el restante 17% provenía, en primer lugar, del exterior del país, y en segundo lugar, de los departamentos vecinos de Paraguarí y Cordillera. La región del Alto Paraná mantenía el 80,2% de población con residencia anterior a 1987, mientras que el 19,8% provenía del exterior y de los departamentos de Caaguazú, Itapúa, Guairá y Caazapá. (ver Cuadro 12B). En el siguiente Cuadro 12C se observa que Amambay y Canendiyú absorbieron población, principalmente de los departamentos vecinos y de las regiones fronterizas de países vecinos. En Boquerón, parte de la población migratoria provino de Concepción y del exterior. En resumen, las regiones de Frontera atrajeron población adicional de las regiones vecinas (Interior) y del extranjero (en buena parte de las zonas fronterizas de países vecinos).

Al igual que en el caso de las regiones de Frontera, existe una importante excepción en las regiones del Interior: la Región Occidental o Chaco, donde se desarrolla una dinámica fundamentalmente endógena, orientada al mercado del Area Metropolitana de la Capital. Es una economía basada en cadenas agroalimentarias (clusters) como los lácteos, la carne y algunos productos agrícolas como el sorgo y el maní - con una integración vertical bastante avanzada. También hay un inicio de innovaciones y aplicaciones de tecnología local. Existe una incipiente industria de maquinas agrícolas, una agroindustria que genera valor agregado y un buen control de la logística. Esta economía, sin embargo, se encuentra expuesta a la creciente competencia de productores del Mercosur y actualmente ha comenzado a desarrollar una gestión orientada a los corredores bioceánic os que permita una incursión en los mercados vecinos (no sólo del Mercosur).

1.4 Conclusiones

En los años 60 y 70, el Estado trató de implementar una política de polos de desarrollo regional en algunas regiones fronterizas. Desde entonces, el Estado abandonó su rol – poco exitoso por cierto - como interventor explícito en el desarrollo regional. Implícitamente, sin embargo, el Estado siguió ejecutando y administrando proyectos de gran alcance para las economías regionales, como las represas de Itaipú y Yacyretá, la Hidrovía y los Corredores Bioceánicos. Como el Estado sigue muy centralizado pero la economía ha comenzado su proceso de descentralización, se puede concluir que la institucionalidad no corresponde a la realidad del mercado. Por ello, se impone que el Estado centralizado abandone sus formas inadecuadas de intervención en las regiones y las reemplace por otras, en la cuales se contemple una mayor delegación de funciones a los actores privado y público locales, especialmente a las organizaciones inter medias.

29 Elaborado sobre la base del Censo de Población y Vivienda 1992, Cuadro 12, página 41.

20

Desde los años 70 se viene gestando una diferenciación entre las regiones pobres del “Interior” y las regiones más ricas de la “Frontera”. La siete regiones más pobres, en orden de importancia del PIB p/cápita, tuvieron cada vez menor participación en la población total y en la población económicamente activa del país, mientras que las regiones de Frontera crecieron a un ritmo muy significativo a lo largo de los años 70 y 80. Es decir, el empleo se trasladó del Interior a la Frontera. En el caso de permanencia de esta tendencia, solamente una proporción muy pequeña de la población seguirá residiendo en el Interior en las próximas décadas, provocando la creación de bolsones de pobreza en las regiones de Frontera. Aun así, hoy la economía paraguaya es más descentralizada que la de muchos países latinoamericanos.

El origen de la diferenciación regional entre Interior y Frontera es el comercio fronterizo. En 1972, las regiones del Interior aún generaban el 51% del PIB agropecuario, pero sólo representaban el 19% de la actividad comercial del país. En 1992, su actividad comercial ya sólo constituía un 10% del total, mientras que las regiones de Frontera tenían una estructura económica dominada por el comercio y las actividades agropecuarias orientadas a mercados globalizados. Una explicación teórica de este proceso de diferenciación, según el modelo centro-periferia de Krugman, reside en la importancia de los costos de transporte, especialmente en los mercados en integración. Pero, asimismo, el ejemplo contrapuesto es del departamento de Boquerón en el Chaco.

Muchos mercados locales en las regiones fronterizas se desarrollaron en base al contrabando entrante. Sucesivamente se adoptaron figuras comerciales, como la del distribuidor en la zona fronteriza del país vecino, el representante legal en Paraguay y la matriz multinacional instalada en el país. En parte, el contrabando continúa y muy pocas multinacionales han montado unidades productivas en el país . El mercado local de productos de consumo masivo sigue siendo dominado por proveedores argentinos, brasileños y chilenos. El contrabando saliente, muy difundido para algunos productos tradicionales y no tradicionales, ha compensado, en parte, el fuerte déficit en la balanza comercial.

21

Capítulo 2: La economía de Itapúa ante la integración regional

Itapúa constituye una de las regiones notables de la economía paraguaya. Además de contar con un conjunto de productos muy especiales, como yerba, tung, trigo y naranjas, se la reconoce como la más emprendedora de todas las regiones del país. La diferencia con el resto de las regiones del país es también y definitivamente cultural. No es sino hasta tiempos recientes cuando se empieza a conocer las diferencias regionales en la economía paraguaya. Itapúa siempre ha sobresalido, en todos los censos estadísticos, como una de las regiones de mayor productividad agrícola. Pero los datos nunca fueron analizados en forma sistemática. El primer análisis comprehensivo fue realizado por PNUD/ORMIC, concluyendo que la competitividad de Itapúa reside en la oferta agrícola dirigida al mercado mundial, caracterizada por una débil integración a la economía nacional 30 . No existen estadísticas sobre el PIB regional, pero en cambio, se cuentan con muy buenos datos censales, con los cuales realizar estimaciones.

El objetivo de este capítulo es analizar la economía regional de Itapúa para establecer su rol en el proceso de desarrollo económico del Paraguay. De aquí se derivan preguntas, como por ejemplo, si ha sido mayor el intercambio comercial en los años 90 con la provincia argentina de Misiones, por efectos del Mercosur. O si existe un potencial de complementación de productos y procesos entre ambas regiones fronterizas, y si el sector empresarial lo está visualizando o, al menos, logrando una interacción con sus pares de la provincia de Misiones. Para analizar éstas y otras preguntas similares, se realizaron entrevistas a empresarios de Itapúa y Misiones, especialmente en los sectores de soja, trigo, tung, madera, yerba mate y hortifruticultura. Para analizar el comercio se utilizaron datos de una encuesta realizada en septiembre de 1999 entre los que frecuentan el cruce del puente Encarnación – Posadas, por un lado, y por el otro se analizaron los datos de movimientos aduaneros. Finalmente, para determinar la estructura y evolución de la economía itapuense se utilizaron datos de las Encuestas Integradas de Hogares, los Censos de Población, los Censos Agropecuarios y las Cuentas Nacionales.

El capítulo tiene seis secciones. En la primera sección se analiza el desarrollo histórico de la economía de Itapúa con el objetivo de establecer los períodos de auge y consolidación de una de las principales regiones económicas del país. La pregunta que se analiza aquí es en qué momento Itapúa comenzó a jugar un rol económico protagónico y cuáles fueron las claves de su éxito o estancamiento. En la segunda sección se estudia la integración física de Itapúa con el resto del país y el Mercosur, la importancia de su transporte fluvial, sus vías terrestres y el impacto de la soja en los servicios del transporte. En la tercera sección se resumen los datos de las encuestas comerciales y se analiza el auge de turismo de compra en Encarnación. Al igual que el resto del Paraguay, Itapúa participó activamente en el turismo de compra en los años 90. En la cuarta sección se hace una estimación del PIB regional, de la composición del mismo y su evolución en los años 90. En la quinta sección se analizan los datos de las entrevistas y se resumen las posibilidades de complementación entre Itapúa y Misiones (Argentina), y, finalmente, en la última sección se resumen las conclusiones.

30 PNUD/ORMIC, Diagnóstico de Competitividad Industrial del departamento de Itapúa, Carlos Carreras Cordón, Octubre 1999.

22

2.1

El desarrollo histórico de Itapúa

Los primeros pobladores de la región de Itapúa fueron las etnias guaraníes, pero recién en el siglo 17, con la entrada de las Misiones Jesuíticas, la zona surgió como parte de un vasto territorio conocido con el nombre de Misiones que abarca parte de Paraguay, Argentina, Brasil y Bolivia. Encarnación, la capital del actual departamento de Itapúa, fue fundada por los Jesuitas en 1614 sobre el río Paraná. Posadas, hoy la capital de la Provincia de Misiones (Argentina), esta situada al otro lado del río Paraná y fue fundada por los Jesuitas en 1584 como una ‘reducción’ llamada San José. Los misioneros organizaron grandes haciendas ganaderas y explotaban los bosques naturales de la yerba mate. Los “Yerbales de Jesús” de Itapúa eran los más sureños de una serie de explotaciones que se extendían hacia el norte. Encarnación mantenía un intenso comercio con otras reducciones misioneras de Paraguay, Argentina, Brasil y Bolivia 31 . En el siglo 18, los Jesuitas fueron obligados a abandonar la región, pero las explotaciones ganaderas y yerbateras siguieron su curso.

Cuadro 13

Paraguay y el departamento de Itapúa

su curso. Cuadro 13 Paraguay y el departamento de Itapúa 3 1 Juan Carlos Herken, El

31 Juan Carlos Herken, El Paraguay rural entre 1869 y 1913, CEPES 1984.

23

En la primera mitad del siglo 19, el Estado paraguayo organizó las haciendas ganaderas en Itapúa, llamadas “Estancias de la Patria”. Encarnación y el río Paraná se constituyeron en la única vía de salida comercial del país. Posteriormente, en la segunda mitad del siglo 19, se incrementó el comercio de yerba mate, que fue convirtiéndose en un producto estratégico, aumentando con ello la importancia de los bosques de donde se extraía.

Cuadro 14

Mapa de la regionalización económica del Paraguay (1919)

Mapa de la regionalización económica del Paraguay (1919) Fuente : Juan Carlos Herken, El Paraguay rural

Fuente : Juan Carlos Herken, El Paraguay rural entre 1869 y 1913, CEPES 1984

24

Luego de la guerra de la Triple Alianza (1864 –1870), Paraguay perdió la mayor parte de estos bosques y la región de Itapúa pasó a un segundo plano. En los pr imeros años de posguerra, Encarnación comerciaba tabaco y madera a cambio de ganado argentino. La región pasó por un período de recesión económica y la ciudad de Encarnación ofrecía un aspecto poco floreciente. Los impuestos argentinos sobre el tabaco y la s duras medidas contra el contrabando paralizaban enteramente el comercio fronterizo. Itapúa se había convertido en una región de menor importancia económica y Encarnación era el quinto núcleo poblacional del país 32 . A principios del siglo 20, Itapúa incluía los departamentos de Alto Paraná, Amambay y Canendiyú (ver Cuadro 13).

En las primeras décadas del siglo 20, el centro económico del país se trasladó a la región noroeste. Las fabricas de tanino en el Chaco, las procesadoras de carne de Concepción y los vastos yerbales

controlados por La Industrial Paraguaya, generaban en conjunto cerca de 2/3 de las exportaciones del país (ver Cuadro 14) 33 . En los núcleos de poblaciones del sur, como Asunción, Villa Rica, Pilar

y Encarnación, se concentraba la mano de obra especializada en la producción agrícola. Sin

embargo, no se estableció una división regional del trabajo entre el norte y el sur, pues tampoco existía un desarrollo del mercado interno. La economía de enclave del norte estaba organizada en

torno a Concepción, que se unía con las regiones sureñas a través del río Paraguay. Pero a su vez, los enclaves tanineros y yerbateros del norte sufrían de una continua escasez de mano de obra, lo cual dificultaba la expansión de su economía extractiva. En Itapúa, sin embargo, se iniciaba, a principios del siglo 20, un movimiento colonizador de inmigrantes al Paraguay, que entre otros centros urbanos fundaron Hohenau (ver Cuadro 14). Esta colonia cercana a Encarnación sumaba una población de 4.000 habitantes en 1913, y tenía una floreciente economía orientada a la producción

de maíz que abastecía las guarniciones militares de Encarnación, Posadas y Corrientes (Argentina) y

Cuadro 15

Mapa del proyecto ferroviario este-oeste (1913)

y Cuadro 15 Mapa del proyecto ferroviario este-oeste (1913) Fuente : Juan Carlos Herken, Ferrocarriles, conspiraciones

Fuente : Juan Carlos Herken, Ferrocarriles, conspiraciones y negocios en el Paraguay, 1908-1984, Asunción 1984

32 Departamento Nacional de Fomento, Boletín N°5. Asunción, Paraguay. Abril, Mayo y Junio de 1914. En orden de importancia demográfica, a Asunción le sucedían Villa Rica, Concepción, Pilar y Encarnación.

33 Juan Carlos Herken, El Paraguay Rural entre 1869 y 1913, CEPES 1984, pág. 71

25

los yerbales del Alto Paraná. En 1913 se terminó de interconectar el ferrocarril entre Asunción y Encarnación, que mediante una balsa se unía al tramo Posadas-Buenos Aires. El ferrocarril pudo haber jugado un papel central en la articulación de la antigua región misionera con los enclaves tanineros y yerbateros del norte. Pero el ferrocarril Asunción-Encarnación sirvió más a los núcleos del sur, aumentando su capacidad de operar un comercio regional. Indirectamente, el ferrocarril también ayudaba a los enclaves extractivos del norte pues facilitaba la interconexión de Itapúa con Concepción a través de Asunción y el Río Paraguay. En 1913, el influyente empresario americano- brasileño Farquhar compraba el ferrocarril y lanzaba un plan para una corredor ferroviario bioceánico. El proyecto pretendía unir Foz de Iguazú, Asunción y Antofagasta, lo cual habría elevado considerablemente la potencialidad del crecimiento económico del norte del país (ver Cuadro 15) 34 .

Pero el curso de los acontecimientos regionales hizo cambiar sus planes y el norte quedó cada vez más aislado, mientras que el sur inició una etapa de expansión gracias a su integración al principal mercado regional que era Argentina. En 1917, Encarnación ya era el segundo puerto en orden de importancia del país, y había sobrepasado a Concepción en términos del valor exportado e importado (Cuadro 16).

Cuadro 16

Comercio exterior, 1917, por aduana, en valor moneda

Aduanas

Exportacione s

Importaciones

Asunción

4.790.672

 

4.719.043

Encarnación

879.685

180.345

Concepción

354.578

73.541

Pilar

174.417

71.461

Ayolas

54.792

45.234

Humaitá

143.728

8.957

Villeta

96.930

-

Fuente: Anuario 1917, Ministerio de Hacienda, Dirección General de Estadísticas y Censos -DGEC

El ascenso de Itapúa como la segunda región económica del Paraguay se inició con el cultivo de la yerba mate. Existe una gran diferencia de rendimiento entre los yerbales naturales y los cultivados, pues los primeros solo se cosechan cada 4 años, mientras que los segundos se cosechan anualme nte 35 . A partir de 1915, los yerbales naturales perdieron notoriedad y comenzó a incrementarse su cultivo, especialmente en Itapúa. La yerba paraguaya se exportaba a Buenos Aires donde se mezclaba con las yerbas brasileñas de menor calidad. Además de la yerba, los colonos de Itapúa introdujeron el tung, la soja y el algodón. Entre 1920 y 1930 arribaron más colonos de origen alemán, polaco, ucraniano y ruso, y entre 1950 y 1960 llegaron los colonos japoneses. Todos estos

34 Juan Carlos Herken, Ferrocarriles, Conspiraciones y Negocios en el Paraguay, 1908-1984, Asunción 1984

35 Frankel, Aida, M. La Yerba Mate, Producción, Industrialización, Comercialización, 1983.

26

inmigrantes traían una cultura comercial universal y lo que más añoraban era exportar al mercado regional y mundial. Después del puerto de Asunción sobre el río Paraguay, el ferrocarril y el puerto de Encarnación representaban la principal salida para los productos paraguayos al exterior. Según un estudio de José D. Franco, hasta la segunda Guerra Mundial las exportaciones paraguayas se orientaban en un 60 a 80% al mercado argentino 36 . Esta simbiosis entre, por un lado, los empresarios de cultura comercial y, por otro lado, las facilidades de acceso a los mercados externos, no se ha manifestado en otras regiones del Paraguay, como en el caso de Itapúa.

En 1943 Itapúa ya poseía el mayor número de colonias privadas del país (ver Cuadro 17). A nivel

micro-económico, se había creado una estructura de empresas agrícolas (farmers). Así por ejemplo, la región contenía el mayor número de explotaciones de 20 a 50 hectáreas (26% del total), y conjuntamente con el Chaco, tenía el mayor número de explotaciones de 50 a 100 hectáreas (33%

. La mayor parte de arados de hierro (14%) y rastras, carpidoras, sembradoras y

pulverizadores (29%) del país estaban en manos de este tipo de productores agrícolas. Itapúa era la segunda región del país en términos de superficie cultivada, siguiendo a la actual región cordillerana. Pero, mientras Itapúa concentraba más cultivos comerciales, las otras regiones agrícolas del país tenían una estructura minifundiaria y se orientaban al autoabastecimiento. En 1943, Itapúa producía el 57% de las hojas de yerba mate; el 50% de la yerba canchada; el 48% de la yerba molida; era la primera región productora de arroz, maíz, soja, trigo, naranjas, limones, miel de abeja, cerdos y leche; y la tercera región para algodón, aves de corral y huevos.

del total)

37

Cuadro 17

Las colonias privadas en 1943

Nombre Colonia

Ubicación

Nombre Colonia

Ubicación

Fernheim Menno Cap. Lanzoni Fray Bme. De las Casa Friesland Primavera Nueva Germania Sudecia Cosme Itanará Carlos Antonio López Cornell San Blas Uruguaya Tierras Zambonini Guavirá

Chaco

La Trinidad

Itapúa

Chaco

La Colmena

Itapúa

Chaco

Fram

Itapúa

Chaco

Cap. Miranda

Itapúa

San Pedro

Voluntad

Itapúa

San Pedro

El Carmen

Itapúa

San Pedro

Santa María

Itapúa

Caaguazú

Santo Domingo

Itapúa

Caazapá

Alborada

Itapúa

Amambay

F.Leguizamon

Itapúa

Alto Paraná

Capitán Meza

Itapúa

Central

Domingo Bado

Itapúa

Misiones

Bella Vista

Itapúa

Misiones

Jesús

Itapúa

Central

Pastor Obligado

Itapúa

Central

Campichuelo

Itapúa

Fuente: Censo Agropecuario 1943

36 José D, Franco, Evolución y Perspectiva de la Exportación, en Carlos Flechner y otros, La Economía del Paraguay Contemporáneo, CEPES 1984.

37 Censo Agropecuario de 1943.

27

La mayoría de las colonias estaban localizadas en regiones fronterizas con Argentina, de fácil acceso a través del río y el ferrocarril, lo cual permitió la expansión de la agricultura comercial y su orientación a los centros de consumo regionales. Entre 1943 y 1981, la frontera agrícola de Itapúa crecía a una tasa promedio anual acumulada del 4,5%, muy por encima de la tasa de crecimiento general del país. Los censos agropecuarios demuestran también, que entre 1943 y 1981 el área de cultivos temporales de Itapúa aumentó del 12,8 al 25,9% en el área total del país (Cuadro 1 y Cuadro 5, Anexo Estadístico). Hasta 1981 había aumentado la participación de los principales rubros comerciales de Itapúa en el total del país, como algodón, soja, trigo y yerba. En el caso de trigo, Itapúa era el único productor y fue perdiendo paulatinamente su “monopolio”, y en el caso de la yerba mate, ya en los años 60 comenzó a disminuir la posición de Itapúa en la producción nacional. Cabe recordar que en los años 50, Alto Paraná y Amambay se desprendieron de Itapúa y pasaron a constituir departamentos separados. Más adelante, en los años 70, se desprendió de Amambay el nuevo departamento de Canendiyú. A pesar de estas subdivisiones, la producción de Itapúa siguió aumentando en términos relativos al total del país.

Los datos del comercio exterior demuestran que en los años 50, la madera se constituía en el principal producto del país y con ello, Itapúa se posicionaba en el primer plano como región exportadora (Cuadro 18). El tren fue de mucha importancia en la apertura comercial de los bosques de Itapúa y el Paraná y para las exportaciones madereras al mercado argentino. Este producto generó una clase importante de empresarios nacionales volcados a la exportación de materias primas al mercado regional. Para los productos como carne, algodón y soja, la preponderancia de empresarios extranjeros era inicialmente muy fuerte, por lo que el crecimiento del empresariado nacional en estos rubros se ha dado más recientemente. Este salto económico de la región en base a las exportaciones de madera, no fue totalmente aprovechado para desarrollar una industria forestal. Igual que en el caso del boom del tanino, en el norte, fue de carácter temporal, hasta que acabara la materia prima de fácil extracción. En poco tiempo se talaron todos las bosques cercanos a la vía férrea y los crecientes costos de transporte frenaron las exportaciones madereras 38 . Pero a diferencia de la economía extractiva del norte, en Itapúa los colonos desarrollaron otros rubros. Después de 1950 fue terminando el ciclo maderero, mientras que la carne, el algodón y la soja permitieron un nuevo ciclo de crecimiento basado en la explotación agropecuaria.

38 Los costos de transporte tienen una gran incidencia en el precio final de productos de mucho volumen o peso, como en el caso de la madera. Por sobre todo, los costos de transportar los rollos desde los obrajes hasta la vía férrea se volvían siempre más elevados.

28

Cuadro 18

La participación de Itapúa en el sector agrario del Paraguay En porcientos, de 1943 a 1991

100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 1943 1956 1961 1971
100%
90%
80%
70%
60%
50%
40%
30%
20%
10%
0%
1943
1956
1961
1971
1981
1991
Fuente : Cuadro 33 del Anexo Estadístico

Superficie de Cultivos1971 1981 1991 Fuente : Cuadro 33 del Anexo Estadístico Temporales (Ha) Algodón (Ton) Superficie de

Temporales (Ha)

Algodón (Ton)

Superficie de Cultivos Permanentes (Ha) Superficie de Cultivos Temporales (Ha) Algodón (Ton) Soja (Ton) Trigo (Ton) Yerba Mate (Ton) Paraguay había
Superficie de Cultivos Permanentes (Ha)

Soja (Ton)(Ha) Algodón (Ton) Superficie de Cultivos Permanentes (Ha) Trigo (Ton) Yerba Mate (Ton) Paraguay había quedado

Trigo (Ton)(Ton) Superficie de Cultivos Permanentes (Ha) Soja (Ton) Yerba Mate (Ton) Paraguay había quedado al margen

Yerba Mate (Ton)de Cultivos Permanentes (Ha) Soja (Ton) Trigo (Ton) Paraguay había quedado al margen de las grandes

Paraguay había quedado al margen de las grandes inversiones de redes ferroviarias realizadas en todos los países vecinos (ver cuadro 20). Mientras Bolivia tenía cuatro conexiones ferroviarias con los países vecinos y una importante red interna, Paraguay tenía una sola conexión y prácticamente ninguna red interna. El antiguo plan de realizar un corredor bioceánico ferroviario cuyo trazado pasara por Asunción, no solo quedó sin realizarse. La inestabilidad entorno a la Guerra del Chaco y luego el conflicto civil de 1947 tuvieron un efecto aislador sobre la economía del Paraguay, lo cual se reflejaba en el estancamiento de las exportaciones (Cuadro 19). En los años 60, gran parte del esfuerzo de inversiones públicas estuvo orientado hacia la superación de los problemas de mediterraneidad. En 1961 el Banco Mundial financió el asfaltado de la ruta 1 que une Asunción con Encarnación. En esta época se negociaron los puertos francos en Argentina, Brasil y Uruguay, se construyó el Puente de la Amistad que une Ciudad del Este con Foz de Iguazú y se asfaltó la ruta 2 que une Asunción con Foz de Iguazú 39 . Con el Milagro Económico en Brasil (1968-72), la economía paraguaya se encontraba mejor integrada a la región que en los años 40, cuando se experimentaba el boom de las exportaciones al mercado argentino.

39 José D. Franco, “Evolución y Perspectivas de la Exportación” Contemporáneo, CEPES 1984

29

en Carlos Fletschner et al, Economía del Paraguay

Cuadro 19

Participación en las exportaciones totales, Por producto, por región, 1943 -1991

1943 1956 1961 1971 1981 1991 MERCADOS Argentina 48% 36% 26% 27% 23% 8% Brasil
1943
1956
1961
1971
1981
1991
MERCADOS
Argentina
48%
36%
26%
27%
23%
8%
Brasil
21%
0%
0%
1%
18%
27%
Otros
31%
64%
74%
71%
58%
65%
100%
100%
100%
100%
100%
100%
PRODUCTOS
Algodón
12%
16%
5%
1%
44%
43%
Oleaginosas
3%
6%
6%
13%
8%
25%
Carne
32%
19%
32%
35%
2%
8%
Madera
9%
34%
19%
16%
12%
6%
Tanino
18%
18%
8%
3%
2%
0%
Yerba Mate
3%
2%
4%
0%
0%
0%
Otros
23%
6%
26%
32%
32%
18%
100%
100%
100%
100%
100%
100%
ITAPÚA
Itapúa, % Total País
Total País, en %
14%
22%
19%
13%
22%
8%
100%
100%
100%
100%
100%
100%
Total País, en $ mlns.
11,4
36,7
30,7
65,2
295,5
737,1

Fuente : Cálculos propios basados en Boletines Estadísticos del Banco Central del Paraguay.

En los años 70 la economía paraguaya tuvo una época de oro, empujada por la construcción de Itaipú y la expansión de la frontera agrícola en Itapúa y el Alto Paraná. En diez años se quintuplicaron las exportaciones, lo que con anterioridad había tomado un período de casi 30 años (Cuadro 19). El crecimiento económico de Itapúa fue impulsado por este boom. Los agricultores fueron los pioneros en la introducción de la soja y el algodón, dos rubros que impulsaron el sector externo de la economía para guaya en esos años. En 1981, Itapúa producía el 52% de la soja del país. Sin embargo, en este período de auge económico, disminuía el comercio paraguayo con Argentina de 27 a 23% del total, mientras que el comercio con Brasil aumentaba de 1 a 18% del total. En consecuencia, la economía paraguaya se orientaba crecientemente hacia el Brasil.

30

Cuadro 20

Mapa de las redes ferroviarias en el Cono Sur

Cuadro 20 Mapa de las redes ferroviarias en el Cono Sur Fuente : GEIPOT, Brasil, tomado

Fuente : GEIPOT, Brasil, tomado de STP/JICA (sep. 1999)

Entre 1981 y 1991, el área cultivada de Itapúa se redujo en términos relativos y la producción de algodón, soja y trigo disminuyó en términos de participación en el total del país (Cuadro 18). Es decir, que durante el largo estancamiento post-Itaipú, la región de Itapúa perdió parte de su dinamismo agrícola y los colonos comenzaron a transformar su producción, dando mayor preponderancia al cultivo de maíz y la ganadería porcina. La superficie dedicada al cultivo de plantas forrajeras, que venía disminuyendo a lo largo de todo el período observado, volvió a elevarse (Cuadro 21). Los colonos de la región adoptaron una estrategia de expandir su producción de balanceados para animales y buscaron desarrollar la exportación de carne porcina y avícola al mercado argentino, lo cual aún no ha dado los resultados esperados. Los productos poco dinámicos, como el tung y la madera aserrada fueron reduciendo su participación en las exportaciones, y la yerba fue orientandose casi exclusivamente al mercado interno. Aumentó considerablemente el cultivo de la naranja dulce (23% de la producción nacional), rubro que históricamente caracterizó a la región. También volvieron a crecer en forma extraordinaria rubros como el arroz y el tabaco, dos típicos cultivos itapuenses. Los tradicionales rubros de exportación de Itapúa, como soja, algodón y trigo aumentaron a un ritmo más lento y perdieron en términos de participación en el total del país (Cuadro 33, Anexo Estadístico).

31

Cuadro 21

La participación de Itapúa en el sector agropecuario del Paraguay, en porcientos, de 1943 a 1991

25% 20% 15% 10% 5% 0% 1943 1956 1961 1971 1981 1991 Fuente : Cuadro
25%
20%
15%
10%
5%
0%
1943
1956
1961
1971
1981
1991
Fuente : Cuadro 33 Anexo Estadístico

2.2 La integración física de Itapúa

Superficie de33 Anexo Estadístico 2.2 La integración física de Itapúa Plantas Forrajeras (Ha) Maíz (Ton) Vacuno (Cabezas)

Plantas

Forrajeras (Ha)

Maíz (Ton)física de Itapúa Superficie de Plantas Forrajeras (Ha) Vacuno (Cabezas) Porcino (Cabezas) En el último Censo

Vacunode Itapúa Superficie de Plantas Forrajeras (Ha) Maíz (Ton) (Cabezas) Porcino (Cabezas) En el último Censo

(Cabezas)

Porcinode Plantas Forrajeras (Ha) Maíz (Ton) Vacuno (Cabezas) (Cabezas) En el último Censo Agropecuario General de

(Cabezas)

En el último Censo Agropecuario General de 1991, Itapúa tenía la mayor superficie de tierra cultivada del país y era tecnológicamente la zona mas avanzada del país (ver Cuadro 22). Sin embargo, es también posible observar una disminución del crecimiento agrícola de esa región. Entre las causas que produjeron la merma en el crecimiento agrícola de Itapúa generalmente se mencionan la deforestación indiscriminada, la contaminación de recursos hídricos y los suelos, la degradación de los suelos por procesos de erosión, el manejo inadecuado de los mismos y la escasa diversificación de la producción de renta y consumo 40 . Un hecho que sin embargo se menciona poco como causa del estancamiento relativo de Itapúa es la deficiente integración física de Itapúa con los mercados regionales. El puente que une Itapúa con el mercado argentino fue tardíamente construido, los caminos secundarios en Itapúa son escasos y falta una mejor planificación estratégica. Por ejemplo, es necesaria la construcción de un gran puerto granero en Itapúa, basado en un concepto de un transporte modal terrestre-fluvial-ferrocarril, explotando la ventaja que Itapúa posee hasta hoy la única hidrovía sin barreras naturales que une el Sudeste del Paraguay con los puertos del

40 Gobernación de Itapúa, Diagnóstico y propuesta para la formulación del Plan Estratégico de Itapúa, julio 1998.

32

Cuadro 22

Itapúa: tecnologías e implementos agrícolas, 1991

% de las explotaciones que incorporan las mismas

100%

50%

0%

explotaciones que incorporan las mismas 100% 50% 0% Instalaciones Tractores Asistencia técnica Insumos
explotaciones que incorporan las mismas 100% 50% 0% Instalaciones Tractores Asistencia técnica Insumos
explotaciones que incorporan las mismas 100% 50% 0% Instalaciones Tractores Asistencia técnica Insumos
explotaciones que incorporan las mismas 100% 50% 0% Instalaciones Tractores Asistencia técnica Insumos
explotaciones que incorporan las mismas 100% 50% 0% Instalaciones Tractores Asistencia técnica Insumos

Instalaciones

Tractores

Asistencia

técnica

Insumos

Conservación de

técnicos

suelo

Fuente : Censo Agropecuario 1991

Itapúade técnicos suelo Fuente : Censo Agropecuario 1991 Paraguay Atlántico. Además, Encarnación podría haber

Paraguaytécnicos suelo Fuente : Censo Agropecuario 1991 Itapúa Atlántico. Además, Encarnación podría haber explotado

Atlántico. Además, Encarnación podría haber explotado mejor su supremacía absoluta en el sector granero, construyendo un centro de comercialización y una bolsa de productos tal como existe en Rosario para el trigo y el girasol. Con estas facilidades, hoy Encarnación podría haber superado a Ciudad del Este y Villeta en exportaciones de granos. Sin embargo, las actuales facilidades portuarias fueron construidas en gran parte por inversores privados, en forma aislada, y sin un proyecto de integración del complejo sojero.

A principios de los años 90, los rubros soja, algodón y trigo de Itapúa ya no tenían la mayor productividad en comparación con Alto Paraná, Amambay y Canendiyú (Cuadro 13, Anexo Estadístico). Sólo para el maíz Itapúa era segundo en el ranking de productividad. Itapúa se encontraba en una situación similar a la del Estado de Paraná en los años 70, que a pesar de su superioridad tecnológica, comenzó a sentir la competencia de Mato Grosso Do Sul. Hoy la zona sojera del Interior del Mercosur se está mudando aún más al norte de Mato Grosso Do Sul, al este del Chaco y al sur de Bolivia, donde las tierras aún son más fértiles y tienen un menor costo (Cuadro 23). Parte del desarrollo de la región está determinado por las rutas de la soja y por el desplazamiento de los cultivos de la misma. Sin bien la siembra directa los ha suavizado, aún existen efectos negativos de la soja, derivados de la constante búsqueda de suelos vírgenes, su empobrecimiento y posterior desplazamiento a nuevas zonas. Pero estos efectos negat ivos, pueden ser contrarrestados por el efecto multiplicador del transporte y el comercio, derivados de la economía sojera. La soja genera ingresos a las empresas rurales, abre nuevos caminos que pueden ser aprovechados para diversificar la economía y unir sectores de servicios y agroindustrias. En cambio, si la soja simplemente constituye un ciclo más en la economía extractiva, es poco ventajoso pues no se generan efectos económicos de diversificación y aglomeración (mayor valor agregado).

33

En el caso de la madera y el ferrocarril, en los años 40 y 50 Paraguay quedó marginado de la infraestructura de transporte ferroviario que se había desarrollado en la región (Cuadro 20). Si bien la región participó del negocio de la madera, permaneció con una infraestructura ferroviaria demasiado pobre como para tentar una relación provechosa con la región. El tramo Asunción – Buenos Aires nunca llegó a constituirse en un corredor de tránsito más allá de Asunción, por ejemplo, sin posibilidades de unir las regiones del centro-oeste de América del Sur (Chaco, Mato Grosso Do Sul y Santa Cruz). Este tipo de vías es característico de las economías extractivas y de enclave. La región del Cono Sur fue integrándose y los requerimientos de facilidades de tránsito y conexiones fluviales, terrestres, aéreas y marítimas aumentaron exponencialmente. Asunción nunca se preocupó de generar esta infraestructura y permaneció con un puerto fluvial poco desarrollado, un aeropuerto con una estructura insuficiente para generar vuelos de tránsito y con una pobre capacidad de integración fronteriza con las regiones argentinas. Encarnación no lo hizo mucho mejor. Fue perdiendo importancia como aduana de importaciones y exportaciones del país, porque carecía de la infraestructura necesaria.

Cuadro 23

Mapa: Corredores viales y la región sojera del Mercosur

23 Mapa: Corredores viales y la región sojera del Mercosur Fuente: CEPAL, Una Primera Aproximación al

Fuente:CEPAL, Una Primera Aproximación al Estudio de los Servicios de Transporte en los Espacios de Integración: El caso de Argentina y Chile”, 1994.

34

Tardíamente Itapúa comienza a buscar la integración comercial con Misiones (Argentina), construyendo el puente que une Encarnación con Posadas, a fines de la década del 80. Hasta hoy, el mayor corredor bioceánico de la región es la vía que pasa por Río de Janeiro, Sao Paulo, Montevideo, Buenos Aires, Santiago y termina en Valparaíso (ver línea gruesa Cuadro 23). Sin embargo, el mayor puerto marítimo de Chile está en Antofagasta y por ellas las vías que pasan por Paraguay se tornan más interesantes. Cuando Itapúa buscó un mayor acercamiento a Misiones (Argentina), el comercio exterior paraguayo con Argentina ya había decaído al nivel más bajo de los últimos 40 años. El puente sobre el Paraná fue realizado tarde, cuando la economía paraguaya ya se encontraba en la fase final de un largo proceso de desintegración con Argentina y mayor integración con Brasil. Lo sorprendente de este proceso es que, en forma similar a lo que había ocurrido en los años 40 y 50, Paraguay nuevamente fue perdiendo la dinámica en torno al transporte,

permaneciendo como un mapa vacío en la red de transporte regional (Cuadro 23). Bolivia ya hace parte de la red de tránsito regional con rutas, que si bien se encuentran en un estado muy elemental, son reconocidas como corredores internacionales que unen al país con Brasil y Chile. Paraguay no despega del estadio de planificación de su corredor bioceánico. No debería sorprender entonces que Itapúa no pudo aprovechar las oportunidades de la soja para realizar una integración regional más

una región del “Interior” del Mercosur y tiene un gran

potencial como centro de comercialización de granos.

efectiva. Itapúa se encuentra en el corazón de

El comercio exterior del Paraguay se fue desarrollando en medida creciente a través de los puertos del este del país. A fines de los años 90, las exportaciones registradas en las aduanas del este (Ciudad del Este, Salto del Guairá y Pedro Juan Caballero) sobrepasaron ya en importancia al volumen procesado en los puertos del centro (Asunción, Villeta, Falcón, Pilar y Concepción) (ver Cuadro 24). El 53% del volumen era exportado por vía terrestre, predominantemente a través del este, mientras que el 45% del volumen era exportado por vía fluvial, predominantemente a través de

Cuadro 24

Mapa de los puertos de salida a las exportaciones, en toneladas, 1994-1998

Salida Este 1 7 mlns. ton Salida Central 1,6 mlns. ton
Salida Este
1 7 mlns. ton
Salida Central
1,6 mlns. ton

Salida Sur 0,7 mlns. ton

Fuente : STP/JICA sep. 1999

35

las regiones central y sur. En las exportaciones de soja, el sur todavía tiene una participación similar a la del este, pues exportar por vía fluvial es más económico para los traders de soja. Encarnación es un puerto muy popular para las exportaciones de soja por vía fluvial. Sin embargo, a medida que la zona sojera del norte de Paraguay vaya creciendo en extensión, tenderán a desarrollarse los puertos fluviales del centro del país, mientras que el sur perderá en importancia.

En cuanto a las importaciones Encarnación no juega un rol relevante. Su playa de contenedores es una de las menores del país y el volumen que mueve Encarnación se ubica entre un 2% y 6% del total importado del país. Los puertos privados como PAKSA (Asunción), CIVECA (Ciudad del Este), ANGOSTURA (Villeta), GICAL (San Antonio) procesan el mayor volumen de importaciones. Le siguen en volumen los puertos del centro y del este del país (Cuadro 25). De los puertos públicos, el de Ciudad del Este es aquél donde tienen lugar las mayores importaciones en todo el país, con un volumen de movimiento de contenedores equivalentes al 50% del volumen procesado en el conjunto de puertos privados. El movimiento comercial de Encarnación se concentra en la hidrovía (ver línea gruesa, Cuadro 26). Las rutas terrestres no juegan un rol importante, pues el comercio por tierra se centra en el corredor San Pablo – Asunción, a través de Ciudad del Este (Cuadro 26). El puente entre Encarnación y Posadas responde a las exigencias comerciales y ha contribuido enormemente a la diversificación de Itapúa. Si bien no es una puerta de entrada del comercio argentino-paraguayo (Cuadro 25), se ha convertido en un facilitador del comercio Itapúa-Misiones. Otra función muy estratégica del puente ha sido que en tiempo oportuno permitió el tráfico de personas y materiales de construcción para la represa de Yacyreta en los años 90. Por este efecto, hoy la región de Itapúa tiene un mayor protagonismo en el sector de construcciones, como se analiza en la Sección IV.

Cuadro 25

Movimiento de importaciones, por puerto, en % del total

Importaciones

Entrada

Entrada

Entrada

Puertos

Total

registradas

este

central

sur

privados

1994

31%

25%

2%

42%

100%

1995

14%

40%

4%

41%

100%

1996

23%

32%

6%

39%

100%

1997

25%

32%

4%

38%

100%

Fuente:Basado en Boletines Mensuales de la Dirección General de Aduanas

36

Cuadro 26

Mapa: Encarnación y sus conexiones terrestres y fluviales al Mercosur

y sus conexiones terrestres y fluviales al Mercosur Fuente : STP/JICA sep. 1999 2.3 El come

Fuente : STP/JICA sep. 1999

2.3 El come rcio fronterizo

A pesar de su menor importancia como puerto de importaciones, Encarnación está siendo utilizado

con más frecuencia como punto de comercialización de productos del llamado Régimen de Turismo. Su participación en el total comercializado bajo este régimen ha oscilado entre un 2% en 1994 y un 26% en 1996 (Cuadro 27). Este dato sugiere que Encarnación es - después de Ciudad del Este y

Asunción - realmente la tercera plaza en actividades comerciales fronterizas. Es decir, a pesar de su poca importancia como puerto de entrada del comercio exterior, ella ha desarrollado cierto nivel de comercio fronterizo, especialmente en el período 1994 – 1996. Las frecuentes trabas en el puente y

la política de la aduana argentina de impedir el negocio informal de pequeños comerciantes, que se

dedican al tráfico de productos como vestimenta, whisky y cigarrillos, le ha restado dinamismo.

37

Cuadro 27

Movimiento de importaciones, por puerto, en % del total

Régimen

Entrada

Entrada

Entrada

Total

turismo

este

central

sur

1994

55%

43%

2%

100%

1995

43%

45%

12%

100%

1996

34%

40%

26%

100%

1997

57%

33%

9%

100%

Fuente: Basado en Boletines Mensuales de la Dirección General de Aduanas

En términos de comparación, el comercio fronterizo Paraguay - Brasil creció en forma significativa hasta 1995, pero luego también comenzó a estancarse (Cuadro 28). Se estima que un porcentaje importante de bienes importados por el puerto de Encarnación tiene como destino final el mercado brasileño a través de los pasos fronterizos de Ciudad del Este y P. J. Caballero 41 . Por ello, es importante analizar otra fuente más directa para estimar el volumen del comercio fronterizo en Itapúa. En 1999 se realizaron encuestas para estimar el volumen y las características del comercio fronterizo entre Encarnación y Posadas 42 . El resultado de este estudio indicó que más de las ¾ partes del movimiento sobre el puente se originaba en la provincia de Misiones, y específicamente un 52% del tráfico de personas provenían de Posadas (Cuadro 44 Anexo Estadístico). Un 10,5% de las personas encuestadas viajaba una vez a la semana, un 11,6% lo hacía dos veces al mes y un 12% una vez al mes. Estos últimos pueden ser considerados como pequeños revendedores, pues viajan frecuentemente para hacer compras en Encarnación. Un 32% viajaba una vez al año, es decir, más

Cuadro 28

Indice de movimiento comercial en Ciudad del Este 1995 = 100

120 100 80 60 40 20 - 1992 1993 1994 1995 1996 1997
120
100
80
60
40
20
-
1992
1993
1994
1995
1996
1997

Fuente: BCP, dic. 1998

41 Banco Central del Paraguay, Movimiento Comercial y Financiero de Ciudad del Este, diciembre 1998. 42 Los datos de esta encuesta aun no fueron publicados, pero se pueden obtener en el Departamento de Economía Internacional del Banco Central del Paraguay.

38

bien se trataría de turistas. El resto de tráfico de personas se trataba de habitantes quienes o bien cruzaban muy frecuentemente el puente o bie n lo hacían en muy pocas ocasiones (Cuadro 45 Anexo Estadístico). Más del 75% de los encuestados tenía como objetivo realizar compras en Encarnación (Cuadro 48, Anexo Estadístico). El gasto diario realizado en Encarnación por personas provenientes de la Argentina es bastante variable y promediaba los US$ 125 en 1999. Este monto es sensiblemente inferior al gasto promedio realizado por los mismos en Ciudad del Este, que promediaba los US$ 2.400 en el caso de pequeños revendedores (compristas), y de US$ 450 en el caso de turistas 43 . A diferencia del típico comercio fronterizo de Ciudad del Este y Asunción, en Encarnación los compradores argentinos concentraban sus gastos en vestimenta y en productos alimenticios (Cuadro 29). Es decir que al existir una actividad importante de compras en Encarnación por parte de habitantes de la Argentina (especialmente de la provincia fronteriza), implica que los comerciantes de Encarnación están mucho más integrados con la economía

misionera y no sólo apuntan a las típicas actividades informales de frontera

44

.

Cuadro 29

Distribución porcentual de compras argentinas en Encarnación, por rubros

Otros Bebidas sin alcohol Cosméticos Instrumentos musicales Bebidas alcohólicas Telefonía Cassettes Perfume
Otros
Bebidas sin alcohol
Cosméticos
Instrumentos musicales
Bebidas alcohólicas
Telefonía
Cassettes
Perfume
Compact Disk
Informática
Juguetes
Artículos deportivos
Electrónicos
Cigarrillos
Artículos para el hogar
Alimentos perecibles
Alimentos no perecibles
Variedades
Vestimenta
6,9
0,3
0,3
0,5
0,6
0,8
1,1
1,2
1,4
1,7
2,0
2,5
2,6
3,7
6,3
7,4
19,6
41,1
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45

Fuente : Encuesta BCP/DEI mayo 1999

43 BCP, dic. 1998

44 Más adelante se presenta el caso de los mercados de Encarnación que están atrayendo a consumidores de Posadas.

39

Apenas un 20% de los gastos de las personas encuestadas estaba destinado a los típicos productos de comercio de frontera, como whisky, cigarrillos, informática, cd’s y artículos del hogar. Las compras de informática representaban generalmente gastos de más de US$ 1.000 (Cuadro 46, Anexo Estadístico). Un grupo pequeño (4%) se trataba de personas que llegaban de Buenos Aires (Cuadro 44, Anexo Estadístico). Este tipo de turistas y revendedores de la Capital argentina generalmente se desplazan hacia Asunción, donde realizan compras, pero también van a Encarnación, como ya se ha señalado. La ruta Posadas - Buenos Aires tiene cierto movimiento vehicular relacionado al turismo y al comercio con Itapúa. El movimiento semanal detectado en mayo de 1999 fue de unos 56.000 personas, lo cual implica que un 75% de los mismos podría haber realizado compras por US$ 5,3 millones. En 52 semanas este monto llegaría a unos US$ 273,8 millones, lo cual comparado con Ciudad del Este es inferior, que tiene un movimiento de 5 a 10 veces mayor que Encarnación en este tipo de comercio.

2.4 La diversificación de la economía de Itapúa

Al compararse con el total de la economía paraguaya, Itapúa tiene una economía definidamente agropecuaria (Cuadro 30). El sector primario genera el 42% del total del empleo, el secundario el 12% y el sector de servicios el 46%, mientras que a nivel de país la relación es de 29%, 18% y 54% respectivamente. Gran parte de la industria y los servicios itapuenses tienen relación directa con su producción agrícola. La mayor parte de la economía itapuense depende directamente del sector agropecuario. Como se ha visto, este sector emplea a la mayoría de la población. Asimismo, la industria y el comercio de la región dependen directamente de este sector productivo, ya que están compuestos mayoritariamente de agronegocios (silos, aceiteras, desmotadoras, yerbateras), agroindustrias (laminadoras, aserraderos, panaderías, molinos, jugos, muebles, fideo, mataderos, chacinados) o productores de insumos y servicios para la agricultura (transporte de mercancías, metal-mecánica, comercio de insumos y maquinaria). La industria y una gran parte de los servicios no sólo están relacionados con la agricultura y ganadería, sino que dependen de los resultados de ésta para determinar su nivel de actividad.

Cuadro 30

Paraguay e Itapúa: Estructura de empleo de la PEA, 1998

 

PEA

Agrope - Minería Industria cuario

   

Construc

Servicios

Trans-

Comercio Otros

 

-ciones

básicos

porte y

y

servicios

     

comuni- finanzas

caciones

PY

100%

28,7%

0,2%

12,5%

5,0%

0,6%

3,9%

 

27,6%

21,5%

IT

100%

41,6%

0,1%

6,8%

5,1%

0,0%

3,9%

25,6%

16,9%

Fuente: Cuadro 15 a 18 Anexo Estadístico

40

La agricultura de Itapúa se encuentra concentrada en sectores rentables y con un grado de mecanización muy superior al promedio del país (Cuadro 22). Dentro de la agricultura tiene gran relevancia la producción de soja y trigo, que representan, respectivamente, el 29 y 24% de la producción nacional (Cuadro 33, Anexo Estadístico). A mbos rubros suponen el 43% de los ingresos agrícolas de Itapúa 45 ; se venden fundamentalmente en el mercado mundial, pero la relación de los productores es con los traders como Cargill y ADM quienes tienen una presencia a nivel del Mercosur. Un 15% del algodón del país se produce en Itapúa lo cual representa el 22% de la renta agraria del departamento; asimismo, un 22% del maíz del Paraguay se produce en Itapúa, lo cual genera el 11% de la renta agraria. Los rubros típicos de Itapúa - el arroz de regadío (36% del país), la Yerba Mate (47% del país) y el tung (95% del país) - solo representan el 17% de la renta agraria. El maíz, el arroz y el algodón se venden principalmente al mercado brasileño, el tung al mercado internacional y la Yerba al mercado local. En la ganadería tiene predominancia la cría porcina que supone la mitad de la renta pecuaria y una quinta parte de la producción nacional, orientándose predominantemente al mercado nacional. En resumen, el sector agropecuario de Itapúa, que representa más del 56% de su PIB, está integrado a los mercados regional e internacional en un 85%, al mercado local en más del 10% y al mercado nacional en contados productos como trigo, balanceados y yerba mate 46 .

Cuadr o 31

Paraguay e Itapúa: Productividad de la tierra y de la mano de obra, 1971-1998

1 2 1/2 3 2/3 Hectáreas 1 Toneladas 1 Productividad PEA miles miles tierra ton/ha
1
2
1/2
3
2/3
Hectáreas 1
Toneladas 1
Productividad
PEA
miles
miles
tierra ton/ha
agricultura
miles
Productividad
mano de obra
agropecuaria
ton/trabajador
Paraguay 1971/72
297,3
340,6
100
349,6
100
Itapúa
1971/72
65,7
105,2
140
46,6
232
Paraguay 1981/82
983,3
1.642,6
100
427,9
100
Itapúa
1981/82
325,2
609,4
112
58,9
269
Paraguay 1991/92
1.407,0
2.411,0
100
461,3
100
Itapúa
1991/92
386,5
678,0
102
62,2
209
Paraguay 1998
1.873,0
4.275,4
100
573,8
100
Itapúa
1998
473,0
1.101,8
102
82,6
179

Fuente: Elaborado en base al Anexo Estadístico y la Encuesta Integrada de Hogares 97/98, DGEEC Algodón, soja, maíz, trigo, tabaco y arroz

45 Los datos están basados en PNUD/ORMIC, Diagnóstico de Competitividad Industrial del departamento de Itapúa, Carlos Carreras Cordón, Octubre 1999. En el Cuadro 26 del Anexo se deduce que el sector Agropecuario sólo representa un 27%, pero a ello se deben sumar gran parte de la Industria (14%), del transporte (5%) y una parte del comercio (24%). Por ello, los datos del PNUD/ORMIC son realistas.

46 Más adelante, en el Cuadro 22, se observa la composición sectorial del PIB regional.

41

En promedio, las fincas de agricultores de Itapúa poseen 3 veces más tractores y 4 veces más cosechadoras que las fincas del resto del país, producen anualmente en promedio un valor de Gs. 4,6 millones frente a Gs. 3,6 millones en el resto de país y obtiene n por hectárea un valor promedio de Gs. 420.000 en Itapúa frente a Gs. 310.000 en el resto del país 47 . Se ha visto que la productividad de los cultivos de maíz es la más alta del país y los cultivos de soja, algodón y trigo demuestran una productividad que está entre las más altas del país (Cuadro 14 Anexo Estadístico). La productividad por hectárea era realmente mayor, pero desde los años 70 esta ventaja se fue reduciendo considerablemente. La productividad de la mano de obra agropecuaria también era muy superior en los años 70, pero la diferencia se ha ido reduciendo (Cuadro 13, Anexo).

En los años 90, específicamente en 1997/1998, Itapúa pierde su lugar de mayor productor agropecuario y el departamento de Alto Paraná pasa a ocupar este lugar (Cuadro 32). De igual forma, la población económicamente activa del Alto Paraná sobrepasa a la de Itapúa en los años 80, principalmente por el crecimiento de las actividades comerciales en Ciudad del Este (Cuadros 15-18, Anexo Estadístico). De manera general, se puede observar que durante el período 1972-1998, tanto la población como la PEA total ocupada y la PEA ocupada en el sector agropecuario de Itapúa no varían significativamente en términos relativos sobre el total país (Cuadro 33, Anexo Estadístico). Desde este punto de vista, se puede concluir que Itapúa se ha consolidado como una de las regiones fronterizas más prósperas del Paraguay, cuya economía se encuentra más estrechamente integrada al Mercosur que al propio mercado nacional.

Cuadro 32

Indice del volumen de producción agropecuaria, Itapúa y Alto Paraná, 1992-1998 140 120 100 80
Indice del volumen de producción agropecuaria,
Itapúa y Alto Paraná, 1992-1998
140
120
100
80
Itapúa
60
Alto Paraná
40
20
0
1992
1994
1995
1996
1997
1998

Fuente: Cuadros 7-12 Anexo Estadístico

Sin embargo, al observar la composición sectorial del empleo en el período 1972-1998, se nota una transformación muy importante. El empleo en el sector agropecuario no varió significativamente

(Cuadro 33, Anexo Estadístico) 48 . Pero a la vez,

señalada en la sección anterior, de disminución relativa de los tradicionales rubros agrícolas como

en los años 90 se profundiza la tendencia, ya

47 PNUD/ORMIC 1999

48 Es importante señalar que los datos de 1998 se basan en la Encuesta de Hogares (EIH) mientras que los datos de los años anteriores se basan en los censos poblacionales, que tienen otra metodología que las EIH.

42

soja, trigo, tabaco, arroz y yerba, y el aumento relativo de los “clusters” pecuarios como maíz, vacunos y porcinos (Cuadro 33). Otro elemento no menos importante de cambio estructural es que

la PEA industrial de Itapúa aumenta de un 4% en 1997 a un 5% en 1998, la PEA en minería y

construcciones de un 6% al 15%, en transporte de un 5% al 9% y en comercio de un 4% al 8%. Estas cifras demuestran que la consolidación económica en la región fue muy profunda y basada en una mayor diversidad de rubros. Sin lugar a dudas, algunos factores tuvieron su impacto en la estructura de empleo, como la construcción de la represa de Yacyreta, del puente Encarnación y Posadas 49 y de los puertos privados, así como el auge del comercio fronterizo.

Cuadro 33

La participación de Itapúa en el sector agrario del Paraguay En % del total, de 1992 a 1998

70% 60% 57,7% 50,0% 50% 48,3% 46,7% 40% 39,9% 35,8% 30% 27,8% 20% 14,5% 23,6%
70%
60%
57,7%
50,0%
50%
48,3%
46,7%
40%
39,9%
35,8%
30%
27,8%
20%
14,5%
23,6%
15,2%
10%
14,2%
11,3%
5,9%
3,6%
0%
1997/98
Fuente : Cuadros 33 Anexo Estadístico
1996/97
1995/96
1994/95
1993/94
1991/92

Algodón TonEstadístico 1996/97 1995/96 1994/95 1993/94 1991/92 Soja Ton Trigo Ton Tabaco Ton Arroz Ton Yerba Mate

Soja Ton1996/97 1995/96 1994/95 1993/94 1991/92 Algodón Ton Trigo Ton Tabaco Ton Arroz Ton Yerba Mate Ton

Trigo Ton1995/96 1994/95 1993/94 1991/92 Algodón Ton Soja Ton Tabaco Ton Arroz Ton Yerba Mate Ton Mandioca

Tabaco Ton1994/95 1993/94 1991/92 Algodón Ton Soja Ton Trigo Ton Arroz Ton Yerba Mate Ton Mandioca Ha

Arroz Ton1993/94 1991/92 Algodón Ton Soja Ton Trigo Ton Tabaco Ton Yerba Mate Ton Mandioca Ha Este

Yerba Mate Ton1991/92 Algodón Ton Soja Ton Trigo Ton Tabaco Ton Arroz Ton Mandioca Ha Este cambio en

Mandioca HaTon Soja Ton Trigo Ton Tabaco Ton Arroz Ton Yerba Mate Ton Este cambio en la

Este cambio en la estructura económica de la región, permitió a Itapúa mantener su nivel de vida. En

el Cuadro 33 del Anexo Estadístico se estima el Producto Interno Bruto regional de Itapúa (PIBR),

cuyos resultados se pueden observar en el Cuadro 34 50 . Es interesante observar cómo el PIBR

agropecuario de Itapúa disminuyó en términos de participación del PIB agropecuario del Paraguay.

A pesar de que en el período 1972 – 1998 el PIBR agropecuario disminuyó de un 29 a un 24% en

términos de participación del PIB agropecuario total del país, los itapuenses mantuvieron su nivel de

PIBR per cápita. En todo el período mencionado el PIBR representó entre un 11% y 12% del PIB total del país. Esta conclusión refuerza las conclusiones anteriores acerca que en los años 70 Itapúa deja de ser un motor económico, pasando a acompañar el ritmo de expansión de la economía del país. Aún así, la región produce aproximadamente ¼ de todos los rubros agropecuarios del

49 Vencedor del Premio Puente de Alcántara de los países de Iberoamérica de 1989/90 50 La metodología se basa tres factores: (1) la PEA por sector de Itapúa, (2) el PIB per cápita según sector del país, y (3) la productividad sectorial del Itapúa (ver Cuadro 29, Anexo Estadístico). Una metodología similar se usó para estimar el PIB del Area Metropolitana, en JICA/MDA, Estudio de observación acerca de la planificación del transporte urbano en el Area Metropolitana de Asunción, Asunción 1999.

43

Paraguay. Pero este logro data de la época de oro de Itapúa de los años 1940 a 1960. En las décadas más recientes, el esfuerzo de los colonos de Itapúa se concentró en adaptarse a las cambiantes condiciones regionales y mundiales. En 1998 los itapuenses gozaban de un PIBR per cápita promedio de US$ 2.210, lo cual representaba un 34% más que el PIB nacional de US$ 1.647 51 .

Cuadro 34

Producto Bruto Interno de Paraguay e Itapúa, 1971-1998 Millones de Guaraníes de 1982

 

PIB del

PIBR de

Itapúa/

PIB

PIBR

Itapúa/

Paraguay

Itapúa

Paraguay

agropecuario

agropecuario

Paraguay

del Paraguay

de Itapúa

1972

333.066

39.340

11,8%

100.742

29.546

29,3%

1982

737.041

92.614

12,6%

190.645

68.630

36,0%

1992

967.312

110.818

11,5%

254.013

67.617

26,6%

1998

1.124.939

134.929

12,0%

307.863

75.099

24,4%

Fuentes: Cuadros 19 a 24 del Anexo Estadístico

Si bien, este nivel de vida de los pobladores de la región de Itapúa es notablemente mayor al de la población general del país, la región enfrenta el problema de cómo sostener el mismo. Se espera que la población activa se duplique en un período máximo de sólo 15-20 años, con lo cual el empleo debe crecer a un ritmo medio del 4% anual 52 . Pero el sector agropecuario se encuentra muy mecanizado como para absorber la futura mano de obra, restando como única salida el desarrollo de la industria local y sus servicios asociados 53 . Sin embargo, Itapúa tiene menos plantas industriales por cada mil habitantes (0,63) que el país en su conjunto (0,74).

El 76% de las empresas de Itapúa tiene poca integración con el mercado nacional 54 . Un gran número de establecimientos se concentran en los servicios agropecuarios para los productores locales, como silos, molinos balanceados, almidón y mataderos que representan el 30% del empleo industrial (Cuadro 33 Anexo Estadístico). Otro 26% de las empresas se dedica a la transformación primaria, orientada a las exportaciones como aceites, desmotadoras de algodón, laminadoras y parquets. Un tercer segmento, que concentra el 10% del total de empleo industrial, produce bienes de consumo agroalimentarios y básicos para el mercado local, como fideos, panificados, licores, cerveza, muebles, ataúdes y letreros. La industria de productos para la construcción local, como aberturas metálicas y madera para la construcción, suman el 9%, y los servicios para la mecánica agraria un 1% del empleo industrial total.

51 El PIB fue de US$ 8.594 millones (BCP, Cuentas Nacionales), del cual el 12% le corresponde a Itapúa (Cuadro 22), es decir US$ 1.031,3 millones. Con una población de 466.681 (Cuadro 24 Anexo Estadístico) resulta un PIBR de US$ 2.210 corrientes.

52 PNUD/ORMIC (1999)

53 PNUD/ORMIC (1999)

54 PNUD/ORMIC (1999)

44

El resto de las industrias, que concentran el 24% del empleo industrial, tiene alguna vinculación con el mercado nacional. Las industrias yerbateras y las bebidas, por ejemplo, se han orientado al mercado nacional de Paraguay y sólo recientemente comenzaron con la exportación. En estos rubros existe una considerable integración con el sector primario, aunque en términos generales, esta relación es bastante débil pues la mayor parte del sector agropecuario de Itapúa no busca generar un mayor valor agregado a sus productos, sino sigue orientado a la producción de materias primas para el mercado mundial. Esta falta de articulación entre la industria y el sector primario, está presente en las ¾ partes de las empresas industriales de la zona que también tienen en común el hecho que tampoco se encuentran articuladas a la economía nacional, es decir no existe una dinámica del mercado nacional que pueda impulsar el mercado de trabajo. De este conjunto de empresas, la mitad está orientada a la economía netamente local de Itapúa y un 25% depende principalmente del Mercosur y del mercado mundial. En resumen, la mayoría de las industrias dependen de la coyuntura agropecuaria, y por tanto en gran medida de los factores climáticos y de las condiciones del mercado mundial.

El sector servicios es aquél que más integrado se encuentra a la economía fronteriza de Itapúa- Misiones, concentrándose en el turismo de compra, el transporte de granos, la educación, los restaurantes y la hotelería. Es el único departamento del país que posee un banco originado localmente y cuya actuación se centra en la misma región. En total existen 33 oficinas bancarias que están concentradas en Encarnación (8 sucursales) y Obligado (4 sucursales). También se desarrolló el transporte local y regional. Itapúa posee 317 km de vías asfaltadas que conectan Encarnación con Asunción y Ciudad del Este y dan acceso a Argentina y Brasil, además de otros 2.664 km de caminos de tierra, especialmente en la franja fronteriza argentina. En el Interior de la región existe una precaria situación de los caminos secundarios.

En el sector de la educación se deja sentir el fuerte sesgo rural de la estructura social de Itapúa, concentrándose las instituciones educativas secundarias y terciarias en la capital, Encarnación. Existen 4 escuelas agropecuarias, 2 colegios técnicos y 7 Universidades. Es necesario potenciar las instituciones de investigación en la región, como el Centro Regional de Investigación Agrícola (CRIA) de Capitán Miranda, la carrera de Ciencias Agrarias de Hohenau, el Centro de Mecanización Agropec uario (CEMA) de Pirapó y el Centro de Desarrollo y Extensión Forestal (CEDEFO) de Pirapó. Según la Gobernación, la investigación agropecuaria y forestal es escasa y está divorciada de las necesidades actuales, con poca generación de resultados, escasa cobe rtura de asistencia técnica, poca especialización y transferencia de resultados para el sector rural 55 .

La conclusión a la cual se arriba, una vez examinados los datos, es que mientras los distintos sectores de Itapúa se encuentran articulados entre sí, con gran predominancia del sector primario, la economía itapuense está más relacionada con el mercado internacional que con la economía paraguaya y la región de Misiones. Por ello, existe un importante potencial de desarrollo en base a la integración a los mercados regionales fronterizos e intra-Mercosur. Dada la similitud del entorno, una de las posibilidades de crecimiento consiste en una mayor integración entre las empresas itapuenses y misioneras. De las entrevistas realizadas con empresarios de ambos lados de la frontera se desprende que realmente existe un potencial de integración no aprovechado, que podría generar más intercambio comercial entre Itapúa y Misiones.

55 Gobernación de Itapúa, Diagnóstico y Propuesta para la Formulación del Plan Estratégico de Itapúa, julio 1998.

45

2.5

La integración Itapúa - Misiones

Itapúa y Misiones son regiones similares, aunque Misiones representa el doble en tamaño y población, además de poseer un mayor peso económico. La población de Itapúa es de 417.807 habitantes, mientras que la población de Misiones 904.000 habitantes. Itapúa cuenta con una superficie total de 16.525 km2, mientras que Misiones con una superficie de 29.801 km2. Para 1997-98, el Producto Interno Bruto Regional (PIBR) de Misiones era de 3.473 millones, comparado con el PIBR de Itapúa de US$ 1.031 millones (Cuadro 35). El PIBR per cápita de Itapúa es de US$ 2.210, lo cual representa un 34% mayor que el promedio de Paraguay. El PIBR per cápita de Misiones es de 3.842 pesos, lo que representa la mitad del PIB per cápita promedio argentino.

Ambas regiones han demostrado un desempeño exitoso en los años 90, reflejo de que el “Interior” de Mercosur ha tenido un mayor dinamismo que las tradicionales regiones costeñas donde se concentra la industria y reside la mayor parte de la población del Mercosur. Es decir, en los años 90 la dinámica regional generó un crecimiento en estas dos regiones que fue más allá de la dinámica macro-económica de ambos países. En Paraguay, el PIB per cápita en lo años 90 decayó en un 0,2%, mientras que en Argentina el PIB per cápita aumentó en promedio un 3%. Sin embargo, en el caso de PIBR per cápita de Itapúa y Misiones, el aumento promedio en el período 1991-1998 fue de 2 y 8,4% respectivamente.

Misiones ha tenido un mejor desempeño económico que Itapúa. Como se observa en el Cuadro 35, el PIBR de Misiones creció a un promedio anual de más del 10% entre 1991 y 1997, mientras que el PIBR de Itapúa creció a una tasa promedio anual de más de 5%. Como además Itapúa tuvo un crecimiento poblacional anual promedio del 3,6%, mientras que Misiones de sólo 2,3%, ello explica por qué el PIBR per cápita de Itapúa sólo aumentó a una tasa anual del 2% frente a la tasa del 8,4% del Misiones (Cuadro 35).

La diferencia del nivel de vida entre Itapúa y Misiones se acentuó considerablemente en los años 90. Un indicador de ello es la relación PIBR per cápita Itapúa/PIBR per cápita Misiones, que se redujo del 0,83 al 0,63 entre 1991/92 y 1997/98 (cálculo basado en el Cuadro 35). Antes de analizar las causas endógenas de Itapúa/Misiones que explicarían esta creciente disparidad entre ambas regiones, se deben tomar en cuenta los factores más macro-económicos. Así, en los años 90, Argentina tuvo su mejor momento en términos de crecimiento del PIB per cápita de los últimos 40 años, mientras que Paraguay pasó por su peor momento económico de la últimas cuatro décadas (Cuadro 52 Anexo Estadístico). Este entorno macro-económico muy disimilar tuvo su impacto en ambas regiones. Itapúa, aunque fue el “mejor de la clase”, no pudo lograr mejores resultados en un medio determinado por una política económica muy adversa al crecimiento agropecuario y a las inversiones en infraestructura. Misiones, en cambio, fue favorecida de un entorno macro-económico más estable y de una clara orientación hacia el Mercosur, de los estímulos para el desarrollo agroforestal sustentable y las inversiones en infraestructura.

46

Cuadro 35

Producto Interno Bruto Regional de Itapúa y Misiones, 1991/1998

 

PIBR Itapúa

PIBR Itapúa

PIBR Misiones

PIBR Mis.

US$ Millones

p/cápita

Pesos Millones

p/cápita

US$

Pesos

1991

-

-

1.865

2.363

1992

741

1.964

-

-

1997

-

-

3.473

3.842

1998

1.031

2.210

-

-

Crecimiento promedio*

5,7%

2,0%

10,9%

8,4%

Fuente: Metodología ver Cuadro 6. Datos: Cuadro 23, 24 y 51 Anexo Estadístico *Crecimiento Acumulado Promedio Anual

En el cuadro 36 se destaca la participación sectorial en el PIBR y se observa que Misiones tiene una economía basada en la industria forestal y los servicios, mientras que Itapúa tiene una economía basada en el sector agropecuario y los servicios. Muchos rubros como yerba mate, tung, arroz, madera y frutas se producen en ambas regiones. Otros, como la soja y el maíz, son de Itapúa, y el papel de Misiones. Las posibilidades de complementación entre Itapúa y Misiones se observan en algunos productos y sobre todo en las diferencias de volumen y/o competitividad de la producción existente en ambas regiones. Por ejemplo, las ferias de frutas, verduras y artesanías de Encarnación son más económicas que en Posadas, pero las materias primas para los artesanos provienen de Misiones (Cuadro 37). Itapúa tiene más desarrollado su comercio, restaurantes y facilidades educacionales, en cambio, Misiones está más avanzado en salud y vivienda.

Cuadro 36

PIBR sectorial de Itapúa (1992/98) y Misiones (1991/97) En porcentajes del total

 

PIBR

Agro -

Mine-

Indus-

Construc

Electri-

Trans -

Comercio,

Otros

pecuario

ría

tria

-ciones

cidad,

porte y

hoteles,

servi-

gas y

comuni-

restaurantes,

cios

agua

caciones

finanzas,

seguros e

inmuebles

Itapúa

                 

1992

100%

61,0%

0,2%

6,9%

3,2%

1,0%

2,6%

17,3%

7,9%

1998

100%

55,7%

0,2%

6,1%

4,4%

1,3%

3,9%

17,4%

11,1%

Misiones

1991

100%

10,9%

0,1%

26,4%

12,6%

6,9%

7,3%

16,7%

19,2%

1997

100%

9,6%

0,1%

22,1%

24,5%

2,6%

8,5%

12,9%

19,8%

Fuente: Cuadro 23 y 24 del Anexo Estadístico

47

Un análisis del PIBR de ambas regiones demuestra algunas tendencias similares en los años 90. Por ejemplo, el sector agropecuario en Itapúa y Misiones disminuyó un 9 y 12% respectivamente en términos de participación en el PIBR. Sin embargo, Itapúa tiene aún una gran ventaja en el sector agropecuario, existiendo posibilidades de desarrollo de un intercambio comercial entre ambas regiones (Cuadro 37).

La industria de Itapúa y de Misiones disminuyó en un 12% y 16% respectivamente en términos de

participación en el PIBR. La diferencia entre ambas regiones, sin embargo, se encuentra en el sector

de construcciones, donde Itapúa aumentó un 38% en términos de participación en el PIBR, mientras

que Misiones aumentó un 94% en los mismos términos. El PIBR de Misiones en el sector de construcciones aumentó de US$ 235 millones en 1991 a US$ 851 millones en 1997, debido principalmente a la construcción de la represa de Yacyreta entre Argentina y Paraguay. Pero en Itapúa, el PIBR del sector de construcciones solamente aumentó de US$ 24 millones a US$ 45 millones. Esta diferencia equivale a un crecimiento promedio anual de 11% contra el 24%. En resumen, el alto crecimiento de Misiones en los años 90 se debió en primer lugar a que los gastos e inversiones relacionados a Yacyreta se realizaron en la región de Misiones. Un 38% de todo el aumento del PIBR de Misiones en 1991 -1997 se originó en el sector de construcciones. Es explicable que la actual recesión de Misiones se deba en gran parte a la terminación de las obras de Yacyreta, mientras que en Itapúa no existe un notorio impacto negativo en este sentido. Ambas

regiones comparten sin embargo un problema similar, cual es el planteo del futuro de sus estrategias económicas, desde el momento en que años recientes enfrentan problemas de desempleo y crisis en

el sector agrario, especialmente en el caso de Misiones. Una estrategia viables es la de realizar una

mayor complementación productiva y comercial.

A pesar de las condiciones relativamente similares en cuanto al clima, al origen del suelo y a las

características socioculturales e históricas entre Itapúa y Misiones, la estrategia de desarrollo ha sido muy diferente en ambas regiones. Itapúa se basa en gran medida en los cultivos agrícolas, que representan así el 84% del uso de la tierra, y se observa una especialización en la producción de granos para la exportación, con cierta reorientación hacia los “clusters” de balanceados y la ganadería porcina. El modelo de desarrollo de Misiones se basa en una fuerte especialización en cultivos permanentes, fundamentalmente la reforestación y la utilización de los bosques naturales. Itapúa cuenta con 511.500 has de cultivo temporales y 27.900 has de cultivos permanentes, mientras que Misiones tiene cerca de 50.000 has de cultivos temporales y posee, en cambio, 214.000 has de cultivos permanentes. El 58% de la provincia de Misiones está cubierto de bosque nativo, pero solamente el 16% de Itapúa está cubierto de bosques naturales. El sector agropecuario en Misiones cubre el 26% del uso de la tierra de esa provincia, mientras que Itapúa destina el 54.2% de superficie total al sector agropecuario. Mientras que el sector forestal implantado en Itapúa es aún insignificante, en Misiones representa el 9% del uso de la tierra, principalmente con pinos y araucaria. La mayor ventaja del modelo de Misiones es su sustentabilidad, mientras que la mayor ventaja del modelo de Itapúa es su dinamismo (Cuadro 37).

48

Cuadro 37 CASO HORTIFRUTICULTURA Asociación de pequeños productores de Paso Guembe

Existe una asociación de productores de aproximadamente 92 familias en la zona cercana a Encarnación: Trinidad, Capitán Miranda, Nueva Alborada. La producción de sandía solamente abarca 400 has y están involucradas 150 personas. En el territorio nacional, la cosecha de la fruta se inicia en septiembre, octubre, mientras que en la zona cercana a Enc arnación, en diciembre-enero. Los principales productos que se ofrecen en el sector hortalizas son repollo, lechuga, hortalizas de bulbo y tomates, frutas como la sandía, principalmente.

El principal mercado para la asociación de productores de frutas y hortalizas es Misiones, Argentina. Se vende principalmente a partir de la venida de clientes misioneros y a la feria de Encarnación. Por un lado, la producción de este tipo de rubros es menor en el lado misionero, y por el otro, las diferencias de precios son considerables a favor del productor paraguayo de la zona. El comercio en este rubro es superavitario para el Paraguay de esta zona.

También se ha empezado a incursionar en el mercado local. Se ha aprovechado la ventaja del Agroshopping en Asunción para la venta de 10.000 unidades de sandías en el año 1999, con muy buena aceptación de la calidad. Las diferencias de precios, sin embargo, son importantes. El productor de Itapúa recibe Gs. 500 por cada unidad, mientras que este precio en la feria crece hasta Gs. 4.500.

La colocación directa y en mayor escala (no a través de ferias y feriantes) de productos hortifrutícolas en Misiones se encuentra con el obstáculo de los requisitos fitosanitarios. Mientras no exista una certificación de autoridad competente , ésta será la principal traba para la venta directa al mercado de Misiones. Una vez que se supere esta traba, la producción de Paso Guembe debería duplicarse para aprovechar el mercado de la otra orilla, y por lo tanto hacer un mayor uso de recursos técnicos para el aumento de la producción. Ya existe un pequeño nivel de tecnificación entre los productores nacionales. Ya se ha realizado un primer encuentro entre feriantes misioneros y de Encarnación para explorar las posibilidades de venta de productos en las dos direcciones.

De todas maneras, los pequeños productores de la zona cercana a Encarnación también complementan su producción agrícola, con la elaboración de productos artesanales, adquiriendo insumos del territorio misionero. Además, parientes de estos productores (casi todos obreros) se encuentran en el territorio misionero, facilitando el intercambio.

49

Cuadro 38

 

Estrategia de desarrollo de Itapúa

Ventajas

Desventajas

Un retorno financiero de las inversiones más rápido Mayor dinamismo económico- financiero en el corto plazo La participación de un mayor número de productores

Una menor sustentabilidad Una alta presión sobre la tierra El deterioro del suelo (erosión) Una mayor emisión de carbono

Una elevada contaminación ambiental

 

Estrategia de desarrollo de Misiones

Ventajas

Desventajas

La mayor sustentabilidad de los recursos naturales La captura y el almacenamiento del carbono Permite el ecoturismo La baja contaminación de agua, suelo y atmósfera.

Altas inversiones Lenta recuperación de las inversiones Menos dinamismo económico en el corto plazo Bajo número de participantes por los altos requerimientos financieros

Recientemente se observan esfuerzos por realizar alianzas estratégicas entre empresarios de la región, como los que impulsa la Federación Brasil, Argentina y Paraguay (FEBAP). La FEBAP como organización privada, reúne a personas y empresas del Estado de Paraná, Río Grande do Sul, Misiones e Itapúa. La Federación busca superar la rivalidad competitiva entre las empresas del mismo ramo, como por ejemplo yerbateras, aceiteras, madereras 56 . Según la FEBAB, actualmente las empresas del mismo ramo promocionan fuertemente sus marcas, sin que haya una estrategia de promoción del producto con el fin de incrementar la demanda, lo que podría favorecer la mayor venta regional, independientemente de la marca. Una entrevista con una cooperativa de Itapúa confirma que hoy prácticamente no existen alianzas o estrategias de complementación entre los empresarios de ambas zonas (ver CASO GRANOS, cuadro 39).

56 Así por ejemplo, un grupo de empresarios de Itapúa se asociaron para emprender un frigorífico en la ruta Encarnación-Ciudad del Este. Apenas iniciado el funcionamiento del frigorífico, se constituyó otro frigorífico para carne porcina situado a pocos kilómetros de la misma planta. Para lograr una mayor economía de escala hubiera sido importante realizar un solo emprendimiento cárnico en la zona. Otro ejemplo, hay un importante proyecto de producción de cítricos y elaboración de concentrados y jugos en Misiones que se está iniciando con un subsidio estatal. Da la impresión que no se ha estudiado suficientemente la factibilidad de una complementación con una empresa del mismo ramo de Itapúa, que se encuentra con escasez de frutas para procesar. La distancia no debería ser un impedimento, dado que hoy esa empresa en Itapúa adquiere pomelos que provienen de esta a 700 km de la planta (de Concepción).

50

Cuadro 39

CASO GRANOS La Cooperativa de Itapúa

La cooperativa entrevistada tiene más de 3.000 socios cuyos cultivos sobrepasan las 100.000 hectáreas (más de ¼ de la superficie total cultivada de Itapúa). El 45% de los socios tiene superficies entre 15 y 20 hectáreas y el 21% entre 5 y 10 hectáreas. La soja es la principal actividad de la Cooperativa. El 70% se exporta vía fluvial por el Río Paraná. Los alimentos balanceados para animales se venden en el mercado local. Con lácteos creen que con algún esfuerzo adicional se puede competir con los otros países del Mercosur. Se observan pocas inversiones nuevas y los créditos en moneda nacional son muy caros. Con el endeudamiento en dólares hay un riesgo cambiario potencial y no todos los rubros se exportan. La banca pública no financia a plazos medios o largos, además existe una excesiva burocracia para la obtención de créditos industriales (FDI). No obstante, la cooperativa tiene buena credibilidad de la banca privada y recibe de ella financiamiento sin muchas dificultades.

La cooperativa manifiesta que no existe prácticamente relacionamiento con la provincia de Misiones, Argentina. Pero, creen que se podría iniciar una verdadera integración complementaria, especialmente en las áreas de Yerba Mate y Tung. Aconsejan que toda la yerba argentina, comercializada y consumida en Paraguay, y la yerba paraguaya, comercializada en Argentina, sea producida con calidades y tipos comparables. Así, se debería promocionar el consumo de yerba al nivel del Mercosur, sin mención de las marcas, con lo cual se puede incrementar considerablemente el consumo de la misma, opinan.

También se puede facilitar una complementación comercial en la venta de aceite de Tung entre los empresarios de Itapúa y Misiones. Con ello se podría fortalecer la alianza de empresarios FEBAP.

Además de la rivalidad entre los empresarios de ambas regiones, existen también dificultades a nivel aduanero. Aún cuando rige el arancel cero para el comercio intra-Mercosur, las trabas para- arancelarias a un lado y otro de la frontera pueden obstaculizar todo esfuerzo de complementación comercial y productiva, y de paso crear problemas, antes que soluciones, ante casos de desabastecimientos de materias primas. Así por ejemplo, Paraguay no permite el ingreso de mandioca sin lavar para proveer materia prima a una fábrica de almidón en Itapúa, que surgió de una alianza entre dos empresarios de Itapúa y Misiones. Al mismo tiempo se exporta mandioca paraguaya sin lavar al Brasil, con lo cual se está desabasteciendo frecuentemente a la planta de Itapúa (Cuadro 47). Argentina frena el comercio de frutas de Itapúa a Misiones, por motivos fitosanitarios, y de Misiones a Itapúa por motivos de “proteger” su materia prima. Otras dificultades provienen de algunos gremios. Por ejemplo, el gremio de transportistas terrestres de Misiones impone serias dificultades a los exportadores misioneros en la utilización del transporte fluvial, a pesar de la ubicación estratégica del río Paraná para Misiones y de ser esta vía la más económica para el transporte de mercaderías.

A pesar de todas estas dificultades, existe un comercio fronterizo entre las dos regiones. Itapúa vende energía eléctrica y balanceados a Misiones y, por otro lado, Misiones exporta yerba mate, té, madera, tabaco y papel a Itapúa. También existe un intercambio comercial en servicios, como el turismo de compra, los estudios superiores y facilidades de capacitación, servicios de restaurantes, peluquerías, hotelería etc. Sin embargo, hasta hoy no se ha podido aprovechar las posibilidades de

51

realizar una mayor complementación regional entre Itapúa y Misiones. Se pueden diferenciar tres formas de complementación: (1) Productos: cuando empresas de la región A se especializan en productos intermedios que son comprados por empresas de la región B de la misma cadena productiva (por ejemplo, maderas aserradas–partes de muebles, frutas-jugos). (2) Procesos productivos: cuando empresas de la región A tienen ventajas de productividad o competitividad en algún proceso de la cadena por lo que las empresas competidoras entran en alianza con las mismas y les ceden el liderazgo en esos procesos. (3) Comercial: por la sinergia en la cadena comercialización a veces conviene ceder la distribución a empresas de la otra región. Las conclusiones acerca de las posibilidades de complementación están contenidas en el Cuadro 40 y se basan en los análisis del Cuadro 55 del Anexo Estadístico y en las entrevistas realizadas en ambas regiones.

Cuadro 40

Complementaciones entre Itapúa y Misiones

 

Complementación de

Complementación en

Complementación

productos

procesos productivos

comercial

Educación

X

   

Turismo

X

X

Yerba mate

 

X

X

Madera

X

   

Frutas

 

X

 

Ganadera

X

   

Tung

X

X

Tabaco

X

X

 

Mandioca

 

X

 

Las estrategias específicas en el campo de la educación podrían partir del fortalecimiento de las carreras universitarias, especializándose cada región en las áreas donde tienen ventajas comparativas, de manera a no duplicar esfuerzos: por ejemplo, Ingeniería Forestal le correspondería a Misiones, Agronomía a Itapúa. Se podrían buscar mecanismos como la información, las promociones, becas, facilidades de alojamiento, etc. que permitan o faciliten que estudiantes de una zona puedan formarse en la otra zona a través de las carreras universitarias.

La provincia de Misiones tiene tres importantes centros turísticos: Las cataratas del Iguazú, las ruinas jesuíticas de San Ignacio y los Saltos del Moconá en la frontera con Brasil. La idea de Misiones hoy está más orientada a vender Igua zú al mundo. Pero se está perdiendo de vista que el turismo entrante en la zona de las cataratas no crece y que existe mucha competencia desde el Estado de Paraná en cuanto a esta estrategia. Por ello, cabe señalar que las potencialidades en el turismo de Itapúa y Misiones están sobre todo en el ecoturismo y el turismo cultural centrado en las Misiones Jesuíticas. Para desarrollar estrategias de complementación, se deberían realizar un inventario de los recursos ecológicos y de las atracciones de las Ruinas Jesuíticas y de las posibles formas de explotar los mismos (festivales de músicas y arte, redes internacionales de conservacionistas, etc.). En un segundo plano, se debería inventariar la capacidad de recepción de turistas, infraestructura disponible, etc. En base a tales informaciones se podría elaborar un plan de fomento de turismo conjunto y complementario entre ambas zonas. El plan tendría un programa de

52

promoción conjunta del turismo. Este proyecto debería iniciarse desde la Gobernación de Itapúa y del Gobierno Provincial de Misiones, las cuales podrían establecer un órgano facilitador cuyo rol sería clave para motivar e involucrar a las empresas y autoridades de ambas regiones.

En el caso de la yerba mate existen muchos campos de posible complementación. El dominio mundial de la yerba mate se da en esta zona y la región no tiene otros competidores. Misiones lidera el proceso tecnológico de la producción de yerba mate, pues tiene mayor superficie y mayor productividad, pero también existen empresarios exitosos de yerba mate en Itapúa. Hasta hoy existe mucha rivalidad comercial entre los empresarios itapuenses y misioneros, lo cual impide un libre flujo de materia prima entre ambas regiones. La Cámara Yerbatera de Paraguay, que opera desde Itapúa, hace un esfuerzo en superar esta rivalidad. La FEBAP busca aglutinar empresas y concentra su energía en el desarrollo de actividades de interés común para la zona. Una estrategia complementaria podría consistir en fortalecer el área de investigación de organismos como el INTA (Cerro Azul, Posadas) y el CRIA (Capitán Miranda), la Universidad de Misiones y la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Católica de Hohenau. Otra iniciativa sería la promoción de consumo de yerba mate, independientemente de las ma rcas y la promoción de las normas de calidad de yerba mate, como la mejora de los mecanismos de control de las mismas (ver CASO YERBA en el Cuadro 41).

Cuadro 41

CASO YERBA MATE Dos empresas yerbateras de Itapúa y Misiones

Una cooperativa de Misiones cuenta con 60 socios yerbateros. En total, la cooperativa compra unos 15 millones de kg de yerba en hojas verdes lo que equivale a una producción anual de 5.5 millones de kg de hoja. La cooperativa trabaja en un 70% de su capacidad instalada. Muchos productores misioneros no cosechan actualmente su yerba por su bajo precio. Misiones tiene 60.000 has de yerba mate en total con un rendimiento que fluctúa entre 2.000 y 6.000 kg por hectárea (alta densidad). La cooperativa no compra yerba como materia prima de Paraguay, dado que la producción argentina es mucho mayor. Producen Yerba Mate, saquitos de cocido y yerba saborizada para el mercado nacional y el mercado externo (Siria, Líbano y Península Arábiga desde hace 20 años). La empresa puede ser considerada como una empresa pequeña en relación a otras (una grande de Misiones maneja el 60% de la producción de Misiones y Corrientes). Según la cooperativa, existe una sobreproducción de yerba mate lo que hace que este sector entre en crisis. El flete incide mucho en el costo final de la yerba.

Una empresa yerbatera de Itapúa, cuenta con cultivos de yerba y realiza compra de terceros. Tienen 40 personas trabajando permanentemente, otras 40 personas que contrata cada año (promedio de 4 meses) en momento de la cosecha de yerba mate (de mayo hasta setiembre). Compran los paquetes de papel de Asunción y próximamente tendrá que importar rollos de papel de alta calidad impreso de Misiones (Argentina). Está instalando una nueva máquina empaquetadora (computarizada), de origen español, que utiliza un tipo de papel que se produce en Argentina. La gran mayoría de su producción lo destina al mercado nacional. La porción exportable se hace a Argentina, específicamente a Buenos Aires, a Canadá, Alemania y Bolivia. La empresa tiene una capacidad productiva de 5.500 kg por hora (de molienda) con lo que puede procesar unos 9 millones de kg/año, trabajando un turno. También podría trabajar en dos turnos. El volumen real que está produciendo es de 3 millones de kg por año con lo que utiliza un poco más de 30% de la capacidad instalada. El empresario cuenta también con siete unidades de secadoras con tecnología moderna logrando mayor eficiencia en el uso de energía (horno de leña). Se encuentra en prueba el lavado y secado, en tiempo real, de las hojas de yerba mate para una mayor higiene del producto final. Todo el proceso de sofocado y secado es altamente mecanizado. La baja utilización de la capacidad instalada (poco más del 30%) se debe a la falta de materia prima de buena calidad.

53

El sector de la madera puede abrir posibilidades de complementación en ambas regiones. Un aspecto importante para esta complementación puede consistir en permitir que rollos de madera reforestada (pino, eucaliptos, araucaria, paraíso, etc.) fluyan como materia prima hacia ambas zonas, sin muchos trámites y dificultades 57 . En Itapúa falta un programa de conservación y enriquecimiento de los bosques naturales para lo cual se puede promocionar el intercambio de experiencia con Misiones para el manejo de bosques naturales. El proyecto de la FEBAP es facilitar encuentros de técnicos del ramo y empresarios para intercambiar experiencias exitosas. Se busca formar un organismo promotor especializado en el tema forestal similar al de los yerbateros. Se elaborará un plan conjunto de aprovechamiento de los recursos naturales con miras a promocionar el ecoturismo, aprovechar inteligentemente la madera, reforestar los bosques y buscar una estrategia común de captura, almacenamiento y venta de carbono CO2 en los mercados internacionales. También se desea promocionar el intercambio de tecnología sobre la industrialización de la madera (ver CASO MADERAS en el Cuadro 42).

Cuadro 42

CASO MADERAS Dos empresas de madera de Itapúa y Misiones

Es una empresa individual-familiar de Itapúa, de transformación de productos de madera, dedicada, principalmente, a la producción y exportación de maderas terciadas y multilaminadas. La materia prima utilizada es regional, es decir proveniente, en su mayor parte, de Itapúa; aunque también adquiere materia prima de Canindeyú y Caaguazú. Se utiliza un 80% de insumos nacionales. El 20% restante se importa de la Argentina, insumos tales como pegamentos y repuestos de equipos. Chile es el principal mercado de destino de las exportaciones de esta empresa (80%), seguido por la Argentina, y últimamente Curazao en el Caribe. La empresa exporta esporádicamente a la provincia de Misiones, sin superar el 20% del total exportado.

La empresa solo utiliza el 30% de su capacidad instalada, siendo la principal causa de este bajo uso, la inseguridad de los mercados como destino de las colocaciones de los productos terciados y laminados. Otro problema importante qu e enfrenta la empresa es la falta de financiamiento ordenado para la compra de materia prima y para cubrir costos operativos. La empresa tiene planes para ampliar la utilización de la capacidad instalada cuando se encuentren créditos convenientes para cubrir los costos del capital operativo. Se afirma, al mismo tiempo, que puede resultar muy ventajoso la alianza o joint-ventures con empresarios madereros de la Provincia de Misiones, especialmente en términos de sumar volúmenes para la exportación a terceros mercados como, por ejemplo, Estados Unidos. La otra razón es que las empresas de madera en Itapúa tienden a desaparecer porque no pueden competir con empresas madereras de la provincia de Misiones en instalaciones y tecnología, siendo las mismas obsoletas en el departamento de Itapúa. Por lo tanto las alianzas empresariales con Misiones pueden constituirse en una vía no solo de supervivencia de las empresas paraguayas en la región, sino de modernización de las mismas.

La empresa misionera se dedica a la fabricación de piezas para la construcción de casas para su exportación a los EEUU. La empresa llegó a tener 180 empleados, hoy solo cuenta con 84. Manifiestan que existe poco mercado de madera en la Argentina por lo que todo emprendimiento en esta rama depende de la exportación. Brasil tiene un costo de producción de madera menor que Argentina. Chile se desarrolló en el tema de madera gracias a la gran demanda de los EEUU que llegó a requerir 1.700.000 casas a partir del conflicto en el Golfo Pérsico. En Argentina existen muchos costos exógenos por lo que le resulta difícil competir con Chile y Brasil. Esporádicamente la empresa exporta a Italia. Compra su materia prima en Misiones. Existen 6 empresas grandes operando, como esta empresa, con madera para la exportación. El costo de la mano de obra es muy alto en Argentina, a lo que se debe agregar una carga social del 36% sobre los salarios.

57 En las entrevistas se demostró que existe un decreto argentino que prohibe la comercialización de madera bruta paraguaya en territorio argentino, mientras que sí está permitido exportar madera bruta reforestada de la Argentina a otros países latinoamericanos.

54

En el ramo frutas existe una importante capacidad ociosa de procesamiento de frutas en Itapúa. En el caso de un emprendimiento de producción de jugos y concentrados, financiado por la Cooperativa Tabacalera de Misiones, se podrían establecer alianzas con una empresa de Itapúa, para evitar problemas de abastecimiento en la región en el futuro. A través del INTA y el CRIA se podría fortalecer el intercambio de experiencias tecnológicas y emprender investigaciones complementarias en ambas zonas. Al igual que en el caso de yerba mate y otros rubros, en las frutas naturales, jugos y concentrados se podrán efectuar ventas conjuntas (ver CASO FRUTAS en el Cuadro 43).

Cuadro 43 CASO FRUTAS Empresa de frutas y jugos de Itapúa

La empresa comenzó con la producción de soja, maíz, trigo y luego pasó a la producción de frutas, como los cítricos y la guayaba, a la que se agrega últimamente el maracuyá. También existen plantaciones de frutas de clima templado como manzanas, duraznos, ciruelas. Las frutas son procesadas algunas en concentrados y otras en jugos. Los concentrados son exportados y los jugos son vendidos, casi en su totalidad, al mercado local. En cuanto a las frutas naturales no procesadas, son también exportadas. La empresa es un mercado para productores pequeños de cítricos y otras frutas de la zona cercana a Itapúa, como también de Concepción. Sin embargo, existe un alto nivel de contrabando de cítricos desde el Brasil lo cual conspira contra la pequeña producción local de Itapúa. En el mercado local, se privilegia el precio antes que la calidad de la fruta. Las frutas de la empresa son de calidad de exportación, pero debido al elevado costo del flete para frutas frescas y a las trabas aduaneras, sólo un porcentaje menor de las mismas se vende a los grandes centros de consumo de Argentina y Buenos Aires.

De esta manera, el principal producto de exportación es el concentrado de frutas, con buena colocación en mercados europeos. En cuanto a los jugos de fruta en tetra-pak, el mercado natural es el Mercosur, principalmente la Argentina. Sin embargo la exportación a la Argentina se enfrenta a dos trabas principales: obstáculos para-arancelarios (temporales) y la dificultad para el pago de la mercadería por parte del importador argentino (los plazos de pago son muy largos). Misiones cuenta con grandes cantidades de producción de cítricos y con un programa expansivo fundamentalmente en ahorros del subsidio proveniente del tabaco. Ahora una cooperativa tabacalera de Misiones desea invertir en una planta de concentrado de jugos, mientras que una planta en Itapúa está subutilizada por falta de materia prima (50%). Hoy, Misiones destina sus cítricos a la exportación a países europeos. El proyecto de una fábrica de jugos para el procesamiento de esta producción nace gracias al subsidio que recibe una cooperativa tabacalera. El subsidio es un porcentaje del impuesto nacional argentino al consumo del tabaco. Las posibilidades de complementación entre Misiones e Itapúa en este rubro se podrían dar en la venta de cítricos misioneros a la fábrica en Itapúa. Sin embargo, la Argentina pone trabas para la exportación o salida de cítricos de Misiones hacia el territorio paraguayo, un fenómeno contrario al contrabando de cítricos desde el Brasil.

55

En cuanto a la ganadería porcina existen múltiples posibilidades de complementación. Logrando reducir las trabas para-arancelarias, existe la posibilidad de comercializar competitivamente productos cárnicos y balanceados paraguayos en el mercado misionero (ver CASO PORCINOS en el Cuadro 44). De hecho, existen ventas informales de productos, pero es conveniente volver transparente el comercio fronterizo para estos productos, visto que Itapúa cuenta con ventajas comparativas por su alta especialización y productividad en área de granos y balanceados. Dos frigoríficos nuevos, uno en funcionamiento reciente y el otro en construcción, éste último para cerdos, podrán procesar materia prima misionera, evitándose de esa manera nuevas inversiones en frigoríficos en Misiones.

Cuadro 44

CASO PORCINOS Un frigorífico en Itapúa

La empresa es reciente y se dedica al faenamiento de ganado vacuno, cortes especiales y refrigeración. Los subproductos son las menudencias, el cuero fresco, cuernos (con potencial). El ganado vacuno proviene principalmente de Itapúa y en segundo término de Misiones (Paraguay) y el Alto Paraná. El destino actual del producto final es el mercado local, aunque la empresa tiene como objetivo exportar al Brasil.

Se menciona la instalación de un segundo frigorífico en Itapúa para cerdos. El entrevistado menciona la posibilidad de exportar carne de cerdos a Misiones (Argentina). Actualmente va la carne porcina a Misiones, de contrabando. El productor recibe 6000 Gs. por kg de carne de cerdo si lo vende a Misiones (Argentina) y solo 3800 Gs. si lo vende al mercado local. La venta por vía legal de carne de cerdo a Misiones tropieza con el problema de la peste porcina. Informalmente muchas familias de Posadas cruzan el puente para surtirse de carne de cerdo y vacuno en Encarnación.

El empresario se manifiesta sobre los problemas de control aduanero. Internamente existen demasiadas tasas municipales y muy elevadas, lo que crea restricciones al mercado libre de la carne. Cree que es probable complementar la producción y la comercialización de carne con un frigorífico de Misiones (Argentina).