P. 1
efesios

efesios

|Views: 1.816|Likes:

More info:

Published by: Azael Rojas Hernandez on Sep 12, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/02/2013

pdf

text

original

Estudio Nº 3-A

PROPÓSITO: Que el líder y los discípulos se sientan identificados con el llamado a: ser
mayordomos, servidores y estar dispuestos a sufrir por causa del evangelio.

TEXTO CENTRAL: Efesios 3:1-13

INTRODUCCIÓN:

Pablo creyó necesario recordar a sus lectores acerca de su ministerio y explicarles con ciertos
detalles su importancia. Las diversas ideas expresadas pueden resumirse en tres palabras:

mayordomía (Ef. 3:2-6), servicio (Ef. 3:7-12), y sufrimiento (Ef. 3:13).

I.Mayordomía (Ef. 3:2-6)

Pablo describe su obra como «administración de la gracia de Dios».
_____________________________________________________________________

La palabra griega para «administración» era usada en los tiempos del N.T. para referirse al
oficio y a la función del mayordomo, persona a quien se le confiaba la administración de la
propiedad de otro (Lc. 16:1). Su significado literal es “administración de una casa”. En el
presente contexto se la traduce mejor por «mayordomía».
_____________________________________________________________________

Tres cosas se dicen acerca de esta mayordomía (administración):

A.La primera es “la gracia de Dios” (Ef. 3:2a). GRACIA significa favor divino. Hablar de
una «mayordomía de la gracia» es reconocer que el favor de Dios no es dado como
un lujo que se ha de disfrutar privadamente, sino como un regalo que debe compartirse
gozosamente con otros (compárese con 1 P. 4:10).

B.La segunda se refiere a la gracia encomendada a Pablo, y tiene especial relación
con sus lectores gentiles
(Ef. 3:2b). La morada de Dios (Ef. 2:20-22) se compone
de los redimidos de diversos grupos raciales, pero Pablo cree que su función especial es
edificar la porción de los gentiles de esta morada.

C.La tercera implica un gran «misterio» de redención (Ef. 3:3-6).

En el N.T. un «misterio» es algo que previamente estaba escondido, oculto, pero que
ahora es dado a conocer en el evangelio. Aquí «misterio» se refiere a la inclusión de los
gentiles en las bendiciones del evangelio y las condiciones en que esto se hace.

1. Este conocimiento del propósito de Dios para con los gentiles no fue adquirido por
investigación, ni por razonamiento, ni por instrucción humana, sino por «revelación»
de Dios (Ef. 3:3b-4)

2. Efesios 3:5 habla de la «manifestación pública del misterio». Este secreto
permaneció oculto durante siglos y consiste en que los gentiles estaban incluidos en el
propósito de Dios. Esto era algo que hasta cierto punto se sabía en los tiempos del A.T.
(Gn. 12:3). Pero hasta estos tiempos no se comprendió plenamente que Dios trataría
a los judíos y a los gentiles por igual sobre el terreno común de la gracia.

3.Los gentiles, al entrar en el reino de Dios, participan por igual de todas sus bendiciones.
No son ciudadanos inferiores, sino «coherederos» con relación a los judíos creyentes,
«miembros» con relación al Cuerpo de Cristo, y «copartícipes» con relación a la
promesa mesiánica (Ef. 3:6).

Página 48

ESTUDIO SOBRE EL LIBRO DE EFESIOS

II.Servicio (Ef. 3:7-12)

Pablo interpretó su relación con el propósito de Dios desde el punto de vista de la
«mayordomía».

A. La mayordomía de Pablo se llevó a cabo en el servicio del evangelio.
1.Pablo declara que Dios lo ha hecho «ministro» de las buenas nuevas de salvación por
las cuales los gentiles habían de ser incorporados en el Cuerpo de Cristo (Ef. 3:7a).

2.«Ministro» (diákonos en griego), significa servidor o asistente. Es la palabra de la
cual se deriva nuestro vocablo diácono. Aquí significa «el que sirve en beneficio de
otro
».

B. Pablo considera su nombramiento al ministerio de dos maneras:
1.En primer lugar, “el servicio de Cristo es un privilegio inefable. Es una
expresión del favor de Dios” (Ef. 3:7b, 8,9).

No fue hecho ministro en consideración a ninguna dignidad o mérito que tuviera en sí
mismo, sino más bien “por el don que consiste en la gracia de Dios” (Ef. 3:7a).
Aunque el ministerio de Pablo a los gentiles le había costado mucho, él seguía
considerándolo un privilegio y estaba agradecido a Dios por ello.

2.En segundo lugar, Pablo fue hecho ministro de Dios “según la operación de
su poder”
(Ef. 3:7c).
La eficacia del ministerio de Pablo no dependía de sus propias capacidades naturales,
sino de la operación del poder de Dios. Para predicarle a un mundo pagano se requería
de tal poder.

III.Sufrimiento (Ef. 3:13)

A. Pablo consideró su trabajo no sólo como una mayordomía de la gracia y como
un servicio en el evangelio, sino también la interpretó con relación al sufrimiento.

1.Él sabía por experiencia propia que el camino del servicio no es siempre una
vía fácil.
Para Pablo, el llamamiento de Dios significaba «sangre, sudor y lágrimas» (2
Co. 11:23-28
). Aun al escribir esta carta, colgaba de su cuerpo una cadena que lo
mantenía atado las veinticuatro horas del día a un soldado romano.

2.La palabra traducida «tribulaciones» significa literalmente «presión». Es usada en la
Biblia en el sentido de «aflicción» o «tribulación». Generalmente implica «aflicción o
tribulación intensa y prolongada
». Pablo experimentó esos sufrimientos para
provecho de los gentiles al llevar adelante su misión a favor de ellos (Col. 1:24).

B. Aplicación: Obedecer a Cristo no siempre es fácil. Él nos llama a tomar su cruz y seguirle,
o sea, estar dispuestos a tolerar el dolor al grado que el mensaje de Dios de salvación
llegue a todo el mundo. Debemos sentirnos honrados de que otros sufrieran y se sacrificaran
por nosotros para que recibiéramos bendición.

CONCLUSIÓN:

Así como Pablo, nosotros somos llamados por Dios a:

A.Ser mayordomos del mensaje de salvación a este mundo perdido.

B.Ser mayordomos en el servicio del evangelio considerando que “El servicio de Cris-
to es un privilegio inefable. Es una expresión del favor de Dios”.
La eficacia de nues-
tro ministerio no se basa en lo capaces que seamos, sino de la operación del poder de Dios en
nosotros. Necesitamos, por lo tanto, llenarnos de este poder (Hch. 1:8).

C. Sufrir por causa del evangelio: El Señor Jesucristo dijo que sus seguidores debemos estar
preparados para sufrir aflicciones, pero también nos dio la promesa de su victoria ante todo
lo que se oponga a nosotros. ¿Estamos dispuestos a aceptar el llamado de Dios luego de
comprender lo que conlleva este llamado?

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->