Está en la página 1de 2

6.2.

1 Convertidores de presión

Este es un elemento que trabaja con aceite y aire


comprimido. Aplicando aire comprimido directamente
en un depósito sobre el nivel de aceite se impulsa
éste.

El aceite entra entonces, por una válvula


antirretorno y de estrangulación regulable en el
cilindro de trabajo. El vástago sale a una velocidad
uniforme y regresa al aplicar aire comprimido al
lado M émbolo que va al vástago. El depósito de
aceite se purga de aire y el aceite puede regresar
con rapidez. En la conversión de los medios de
presión, la presión se mantiene constante.

6.2.2 Multiplicador de presión

El multiplicador está compuesto de dos cámaras de


superficies de distinto tamaño. El aire re
comprimido llega por el racor 1 al interior del
cilindro neumático, empuja el émbolo hacia abajo y
hace pasar el aceite a la segunda cámara. Por el
racor 2, el aceite llega hasta una válvula
antirretorno y de estrangulación regulable, y de
ésta hasta el elemento de trabajo.

Por la diferencia de superficies de los dos émbolos


se produce un aumento de la presión hidráulica. Son
relaciones de multiplicación normales: 4 :1, 8 :1,
16 :1, 32 : 1.

La presión neumática aplicada debe ser de 1.000 kPa


(10 bar), como máximo.
La presión hidráulica varía según la multiplicación;
por eso, al objeto de obtener una fuerza determinada
se puede emplear un cilindro pequeño.

Las fugas de aceite, frecuentes en los sistemas


hidráulicos, pueden exigir que se realice un
mantenimiento regular, p. ej., rellenado de aceite y
purga de aire.

Además, por el volumen de aceite existente en los


elementos, no es posible emplear éstos en
instalaciones de diversa estructuración. Para cada
mando y para cada accionamiento de cilindro hay que
calcular el volumen de aceite necesario y elegir
correspondientemente el elemento.

Figura 79: Multiplicador de presión