Está en la página 1de 3

Obtención de gas de la biomasa

Los residuos orgánicos, como pueden ser las basuras, las aguas fecales o los
excrementos que se generan, son vistos en general como un problema del que hay
que desprenderse. Pero esto en lugar de ser un problema se puede convertir en una
forma ecológica de obtener energía. Esta idea se lleva practicando desde hace años
con el denominado biogás. Se trata de una mezcla de gases que surge gracias a
microorganismos anaerobios que descomponen la materia orgánica.

Este gas es utilizado comúnmente en industrias, para producir energía eléctrica en las
estaciones de depuración de aguas residuales de las ciudades, en instalaciones
ganaderas, en los vertederos de residuos sólidos urbanos y también en áreas rurales.
Una cuestión interesante es que, además, el residuo sólido restante es un buen abono
para las tierras.

Todos los residuos orgánicos en general son susceptibles de ser sometidos a procesos
de degradación anaerobia. La digestión anaerobia es un proceso bioquímico que se
realiza en diferentes fases, por la acción de distintos tipos de bacterias. Aunque
estrictamente se pueden diferenciar varios grupos de microorganismos, de una forma
muy resumida y genérica distinguiremos dos grupos principales: formadores de ácidos
y metanogénicos.