P. 1
La Psicología Educativa Se Ocupa de Los Procesos de Aprendizaje de Temas Educativos y de La Naturaleza de Las Intervenciones Diseñadas Para Mejorar Ese Aprendizaje

La Psicología Educativa Se Ocupa de Los Procesos de Aprendizaje de Temas Educativos y de La Naturaleza de Las Intervenciones Diseñadas Para Mejorar Ese Aprendizaje

4.67

|Views: 20.457|Likes:
Publicado poranon-400179

More info:

Published by: anon-400179 on Oct 06, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/14/2013

pdf

text

original

La psicología educativa se ocupa de los procesos de aprendizaje de temas educativos y de la naturaleza de las intervenciones diseñadas para mejorar ese

aprendizaje. No es tanto una rama separada de la psicología sino como un conjunto de preguntas y preocupaciones que psicólogos con diferentes formaciones, diferentes métodos y diferentes perspectivas sobre el aprendizaje y el desarrollo se han planteado de diferentes maneras a lo largo de décadas. No obstante, la psicología educativa ha de ser tratada como una ciencia autónoma, poseedora de sus propios paradigmas que van desde el estudio experimental hasta el tratamiento de problemas específicamente educativos que se producen en el ámbito escolar. Podemos señalar por tanto que la psicología educativa trata de cuestiones tales como:
o

El proceso de aprendizaje y los fenómenos que lo constituyen como la memoria, el olvido, la transferencia, las estrategias y las dificultades del aprendizaje. Los determinantes del aprendizaje, partiendo del estudio de las características del sujeto cognoscente: disposiciones cognitivos, afectivas y de personalidad que pueden influir en los resultados del aprendizaje; la enseñanza y desarrollo del pensamiento, implicaciones educativas; y los alumnos con necesidades especiales. La interacción educativa existente entre maestro-alumno, alumno-alumno, maestro-alumno-contexto educativo, así como la educación en el ámbito familiar, la estructura y proceso del aula como grupo, y la disciplina y control en la clase. Los procesos de instrucción: procesos psicológicos de la instrucción, instrucción y desarrollo, objetivo de la instrucción, la enseñanza individualizada, la evolución psicoeducativa y el proceso escolar.

o

o

o

La psicología educativa se ocupa de los procesos de aprendizaje de temas educativos y de la naturaleza de las intervenciones diseñadas para mejorar ese aprendizaje. No es tanto una rama separada de la psicología sino como un conjunto de preguntas y preocupaciones que psicólogos con diferentes formaciones, diferentes métodos y diferentes perspectivas sobre el aprendizaje y el desarrollo se han planteado de diferentes maneras a lo largo de décadas. No obstante, la psicología educativa ha de ser tratada como una ciencia autónoma, poseedora de sus propios paradigmas que van desde el estudio experimental hasta el

tratamiento de problemas específicamente educativos que se producen en el ámbito escolar. Podemos señalar por tanto que la psicología educativa trata de cuestiones tales como:
o

El proceso de aprendizaje y los fenómenos que lo constituyen como la memoria, el olvido, la transferencia, las estrategias y las dificultades del aprendizaje. Los determinantes del aprendizaje, partiendo del estudio de las características del sujeto cognoscente: disposiciones cognitivos, afectivas y de personalidad que pueden influir en los resultados del aprendizaje; la enseñanza y desarrollo del pensamiento, implicaciones educativas; y los alumnos con necesidades especiales. La interacción educativa existente entre maestro-alumno, alumno-alumno, maestro-alumno-contexto educativo, así como la educación en el ámbito familiar, la estructura y proceso del aula como grupo, y la disciplina y control en la clase. Los procesos de instrucción: procesos psicológicos de la instrucción, instrucción y desarrollo, objetivo de la instrucción, la enseñanza individualizada, la evolución psicoeducativa y el proceso escolar.

o

o

o

En las escuelas, la psicología educativa se ha aplicado para crear un sistema de instrucción conocido como aprendizaje controlado, que se basa en la creencia de que la mayoría de los alumnos pueden alcanzar notable éxito si se siguen ciertos procedimientos, entre ellos: (1) el programa se divide en sucesivas unidades estructuradas de una forma lógica, cada una de dos semanas de duración; (2) los alumnos pasan un examen al final de cada unidad antes de pasar a la siguiente; (3) hay suficientes alternativas para la enseñanza y la examinación con el objeto de que los alumnos puedan recuperar la materia si fracasan la primera vez, y (4) los alumnos determinan el tiempo que precisan para completar una unidad. Esta forma de instrucción tiene éxito normalmente en cursos que hacen hincapié en la adquisición de conocimientos. Normalmente, en la investigación y el desarrollo de un programa educativo hay involucrados psicólogos educativos que intentan que los planes y las preguntas de los exámenes se adecuen a los objetivos pedagógicos específicos. Los planes así elaborados se evalúan y, si es necesario, se replantean sobre la base de los hallazgos empíricos, método también empleado para crear programas educativos televisados y de material pedagógico auxiliar.

Las técnicas de psicología educativa se emplean en los programas de formación de maestros. Algunos principios de la modificación de conducta se aplican a una amplia serie de problemas de la enseñanza como la reducción del nivel de ruido en las clases o el aumento del tiempo de estudio de los alumnos que dormitan durante las horas lectivas. Los psicólogos de la educación han creado programas de formación permanente del profesorado para mejorar el aprendizaje de asignaturas como lectura o matemáticas, según los hallazgos empíricos recientes. Estos estudios demuestran que las investigaciones sobre la enseñanza pueden utilizarse para formar a los profesores, de manera que aumenten la capacidad de aprendizaje de sus alumnos
Objeto de estudio de la Psicología de la Educación De manera general, el objeto de estudio de la Psicología de la Educación son los procesos de cambio comportamental provocados o inducidos en las personas como resultado de su participación en actividades educativas. (Beltrán y Bueno, 1995; Coll, Miras, Onrubla y Solé, 1998). Para Hernández (1984) es la ciencia que, teniendo en cuenta todos los aportes de la Psicología en general,, estudia, en particular, las características, causas y condiciones del cambio conductual humano en situaciones educativas, cuyo objeto es lograr un mayor y mejor desarrollo intelectual, personal y social. La Psicología de la Educación en opinión de Genovard, Gotzens y Montané (1981): a) debe incluir el conocimiento y los medios disponibles para mejorar el proceso de enseñanza, desde el aprendizaje en todas sus facetas hasta las escuelas que adiestran a los alumnos; b) realizará el análisis, descripción e identificación de rasgos, requisitos, funciones de educación y planificación, relacionados con el proceso educativo; c) incluirá una rama que se dedique a los aspectos con aplicación directa en el medio escolar. Sin embargo, el objeto de estudio de la Psicología de la Educación todavía es materia de reflexiones teóricas, con aspectos terminológicos objeto de reflexión, con enfoques a veces divergentes, pero con un desarrollo intenso durante los últimos años. Esta disciplina todavía no ha desarrollado una imagen bien definida y es importante hacerlo si se quiere contribuir de fórma significativa a la solución de los problemas educativos (Scandura, 1978). Todo ello es debido a que todavía es una ciencia de incipiente desarrollo dentro de la Psicología (Coll, Palacios y Marchesi, 1997). Pero, también, esta dispersión o confusión en cuanto al objeto de la Psicología de la Educación puede ser debida, según Mayor (1981), a varios factores: a) situación disciplinar confusa; b) tensiones teóricas y metodológicas consecuencia de los distintos modelos o paradigmas implicados en el área; c) objeto de estudio ambiguo, ya que los dos conceptos que conforman la denominación, "psicología" y "educación", abarcan una gran diversidad de contenidos. La fuente de divergencias fundamental proviene del énfasis dado al polo psicológico o al educativo, o de que se mantenga una cierta equidistancia entre ambos como una disciplina psicológica y educativa a la vez. A pesar de que hoy día existe un consenso generalizado respecto al carácter aplicado de la disciplina, existen discrepancias en la interpretación de lo que implica dicha aplicación. La discusión central se genera en torno a la cuestión de si la Psicología

de la Educación es un saber autónomo que genera nuevos conocimientos específicos o, si más bien, se reduce al filtrado de conocimientos producidos por otras disciplinas psicológicas. En un extremo se sitúan los autores que conciben la Psicología de la Educación, como campo de aplicación más que como una disciplina científica con identidad propia, como psicología aplicada a la educación. En este sentido, sería la ciencia encargada de extraer conocimientos psicológicos relevantes, de una o vanas disciplinas psicológicas, y de aplicarlos al proceso educativo. Por ejemplo, se trataría de una Psicología Evolutiva aplicada, de una Psicología del Aprendizaje aplicada, etc. Este modelo incurre en algunos defectos notorios: a) la extrapolación; b) la falta de sistematización; c) la indefinición del fenómeno educativo, que es el que en definitiva constituye su objeto de estudio (Goñi, 1991); y d) la polarización en la dimensión psicológica de la educación (Coll, 1989a). Esta caracterización de la Psicología de la Educación como un apéndice de otras disciplinas psicológicas es explicitada por Palacios, Coll y Marchesi (1990) del siguiente modo:
"La asimilación con la Psicología Evolutiva es lógica cuando se adopta una explicación organicista u organísmica del desarrollo y del comportamiento y se postula, consecuentemente, que la evolución y los cambios que experimentamos las personas en el transcurso de nuestra existencia están fuertemente mediatizados, cuando no determinados, por el despliegue de fuerzas internas inscritas de uno u otro modo en nuestro código genético. La asimilación con la Psicología del Aprendizaje, por otra parte, es igualmente lógica en la perspectiva de las explicaciones mecanicistas y empiristas del desarrollo y del comportamiento, explicaciones que contemplan el cambio y la evolución como el resultado más o menos directo de las experiencias y aprendizajes acumulados durante nuestra historia persona" (Palacios, Coll y Marches¡, 1990, p. 382).

Desde el otro extremo, se la concibe como una disciplina independiente, como una ciencia autónoma, cuyo objeto es el estudio de las situaciones educativas o, si se prefiere, de los procesos de enseñanza aprendizaje. Esta postura es defendida por autores como Gage, Bruner, Glaser, Ausubel, Gagné, entre otros. Las características que implica esta concepción de la Psicología de la Educación son: a) mayor insistencia en el componente educativo que en el psicológico; b) no se limita a explicar el aprendizaje sino también la enseñanza, por lo que mantiene estrecha relación con las teorías de la instrucción; c) el carácter prescriptivo a diferencia de las teorías del aprendizaje que son descriptivas; y d) la tendencia histórica a limitaría, si se la considera como ciencia autónoma, a los aspectos purarnente instruccionales. Aunque no necesariamente debe ser así, ya que lo decisivo es preguntarse previamente de qué se habla cuando se cita el término educación. Sin embargo, la concepción mayoritaria, hoy día, es la que concibe la Psicología de la Educación como disciplina psicológica y educativa de naturaleza aplicada, y estructurada en tres dimensiones o vertientes en las que se ubica el conocimiento psicoeducativo así como los diferentes tipos de actividades científico-profesionales en las que pueden verse implicados los psicopedagogos. Como puede observarse en la figura 2, la división en dos partes del núcleo teórico-conceptual pretende reflejar la realidad histórica de su doble origen: selección y extrapolación de conocimientos a partir de otras disciplinas psicológicas (enfoque predominante hasta la década de los cincuenta) y elaboración de conocimientos específicos sobre los procesos psicológicos implicados en las prácticas educativas (enfoque mayoritario en la actualidad) (Coll, Palacios y Marchesi, 1997). Las flechas bidireccionales indican que la situación ideal sería aquella en la que el núcleo teórico-conceptual específico, los procesos de diseño y planificación de procesos educativos, y las técnicas de intervención psicopedagógica son objeto de un desarrollo paralelo,

simultáneo y coherente, con múltiples retroalimentaciones constructivas que pueden tener su origen en una u otra de estas dimensiones. La separación mediante una doble línea (discontinua) entre las tres dimensiones, quiere llamar la atención sobre el hecho deseable, aunque a veces no se cumpla en la realidad, de una coordinación e interrelación entre ellas.
Figura 2. Las dimensiones de la Psicología de la Educación

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->