Capítulo 6: Vida y muerte.

Pero ahora que los ánimos están en peligroso movimiento No se dilate la ejecución un instante solo.1 Cerré el libro. Podía oír el sonido de la lluvia en el exterior. La mayoría de los sonidos no se alcanzaban a oír en esta habitación subterránea, pero, por alguna razón, los sonidos del viento y de la lluvia siempre conseguían atravesar el silencio. Un pequeño ratón se sentó en mi regazo. Se atusó los bigotes y juntó sus patitas frente a su cuerpo como si me quisiera animar. – ¿Quieres que te lea este libro? Chirp – Te gustan mucho las tragedias, ¿verdad? ¿Por qué no leemos algo más ligero? El pequeño ratón elevó la cabeza y parpadeó con sus ojos grisáceos. Shion se apoyó en el respaldo de la silla y cruzó las piernas con el ratón aún posado en su regazo. La silla parecía ser bastante antigua pero aún quedaban rastros de delicados diseños gravados en su respaldo. Sin embargo, la silla estaba muy gastada; el color se había borrado por diversos lugares y el almohadón estaba tan desteñido que no se podía ni adivinar de qué color o qué estampado tenía. Y no obstante, era una de las pocas piezas de mobiliario de la habitación. Shion la había encontrado al retirar una montaña de libros que habían cubierto dos tercios de la habitación hacía una semana. – Si nos pusiéramos en serio a organizar todos estos libros, tarde o temprano acabaríamos descubriendo algún que otro tesoro extraordinario. Nezumi sonrió ante el casi serio comentario de Shion. – Deberías estar preocupado por tu recuperación antes que estar pensando en cosas estúpidas como esa. Después de todo, sólo eres un niñito rico que nunca ha tenido que mover un dedo por hacer las labores del hogar. Si no te entrenas un poco, acabarás siendo un lastre para todos. – Trabajé para el departamento de mantenimiento del parque. Siempre he estado haciendo labores físicas. Nezumi se encogió de hombros. Su voz estaba cargada de sarcasmo.

1

Hamlet, Acto V escena XI

http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 1

– ¿Mantenimiento del parque? ¿Cuenta como trabajo físico el mantener un parque que pertenece al No. 6? ¿No te encargabas simplemente de mantener activos a los robots de mantenimiento? ¿O acaso no sabes lo que significa el trabajo físico, niño rico? – Nezumi agarró tan fuertemente el brazo de Shion que le dolió. Sus dedos, que parecían gráciles y delicados a primera vista, estaban dotados de una fuerza sorprendente. – Significa usar estos brazos, estas piernas y esta espalda. Usar todo este cuerpo. No lo olvides nunca. Ya me había acostumbrado al sarcasmo envenenado de Nezumi, así que realmente su comentario no me molestó. No sentí que más allá de la ponzoñosa y acechante verdad que sus labios soltaban mis sentimientos se hirieran. Ciertamente, el trabajo que Shion hizo en la ciudad sagrada de No. 6 había consistido solamente en presionar techas y operar con máquinas. Nunca había trabajado hasta desfallecer. Nunca se había bañado en su propio sudor, ni había trabajado hasta que sus rodillas se hubieran quedado en carne viva, ni había sentido dolor en sus músculos ni se había sentido tan hambriento que hubiera desfallecido. Nunca había sentido ninguna de esas sensaciones. Ni una vez. – Es por eso que quiero intentarlo. – dijo Shion, señalando a la cabeza de la montaña de libros. – Numerar, organizar y arreglar este desastre es una forma genuina de hacer trabajo físico. – Tardaría un millón de años. – A mi me costaría una semana. Nezumi rozó mi hombro de nuevo, murmurando que le gustaban las cosas tan y como estaban. – Haz lo que quieras, pero no toques nada sin mi permiso salvo los libros y las estanterías. – Puede que encuentre un tesoro increíble. En realidad me interesa saber que está enterrado allí abajo. El pequeño ratón se introdujo entre las rendijas de los libros y emitió un gruñido. Shion cogió un libro pequeño de color canela. – Nezumi. – ¿Qué? – ¿Hace cuanto que vives aquí? Los muros de hormigón, los miles de libros, la habitación subterránea; la verdad es que no tenía aspecto de ser un hogar propiamente dicho. http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 2

– ¿No crecerías aquí, verdad? ¿Dónde naciste? Me callé inmediatamente. Me dí cuenta de que los ojos de Nezumi tenían un halo melancólico. – Oh… lo siento. Nezumi cogió el libro de las manos de tiro y lo tiró a lo lejos. – Si pretendes quedarte aquí… – Dijo mientras se encogía de hombros; cubiertos por la superfibra. –… vamos a tener que hacer algo acerca de ese hábito tuyo de preguntarlo todo. Si sigues metiendo las narices en todo va a ser insoportable. – No intentaba ser pesado. Sólo tenía curiosidad. – Si preguntas sobre todo lo que te produce curiosidad parece que estás investigando. A eso se le llama ser un pesado, no lo olvides. Me sentó muy mal su brusca respuesta. Por alguna razón, me irritaba mucho. De verdad que no trataba de investigar nada. Agarré a Nezumi del brazo cuando intentaba irse. – Es que no sé nada, por eso te pregunto. – Como ya he dicho, si no– – No preguntaría si no me importara, cielos. Me mordí la lengua y empecé a salivar porque me dolía la boca. Nezumi empezó a reírse a carcajadas. – Tío, de verdad que eres un cabeza-hueca. Nunca me canso de decírtelo… ¿Estás bien? – Estoy bien. Es que duele mucho cuando te muerdes la lengua. Cuando estaba en el No. 6, desde que nací hasta mis 16 años, nunca me había mordido la lengua mientras hablaba. Mi mente estaba acelerada. Mis pensamientos no conseguían transformarse en palabras tan rápido como yo quería. También era la primera vez que había agarrado a una persona del brazo cuando estaba hablando con ella. – ¿Y? Nezumi se arrodilló y miró a Shion a la cara. Sus ojos se mostraban serenos. – ¿Qué quieres saber? – Quiero saber cosas sobre ti. Nezumi se quedó con la boca ligeramente entreabierta y respondió. – Shion, ¿has estado leyendo libros extraños? http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 3

– ¿Libros extraños? – Si, historias de amor cursis. Historias sobre príncipes que aparecen para rescatar a damas en apuros o sobre amantes que superan las adversidades y al final acaban juntos. – Nunca he leído nada así. – ¿Entonces a que viene la frase esa de ``quiero saber todo acerca de ti´´? – No la he aprendido en ningún sitio, simplemente la he dicho. – ¿Quieres decir que iba en serio? – Si, iba en serio Nezumi. Shion apretó los labios y miró fijamente a los ojos grises que estaban delante de él. – Sólo quería saberlo porque no conozco nada acerca de ti, ya sabes, sólo sé lo que tú me has contado. No sé nada más; ni tu verdadero nombre, ni tu historia, ni cuánto tiempo has estado viviendo aquí en solitario, ni lo que estas pensando ahora ni lo que planeas hacer. No sé nada en absoluto. El agarró mi muñeca. Los dedos de Nezumi estaban tan fríos como de costumbre. – De acuerdo. Te diré entonces. Coloca tu mano aquí. – Puso mi mano sobre su pecho y continuó hablando. – ¿Qué es lo que sientes? – ¿Qué es lo que siento? ¿Del pecho de un hombre? Pues que está duro y plano. – Si, si. Lamento no tener unas tetas enormes. ¿Qué más sientes? – ¿Qué más…? Diversas sensaciones me recorrieron a través de la fina tela de su camiseta hasta la palma de mi mano. Los latidos de su corazón, su calor corporal, el tacto de sus firmes músculos… ¿Por qué mi boca se negaba a moverse? Shion retiró la mano y la cerró en un puño. Nezumi sonrió. – Mi corazón late. Es cálido, ¿verdad? – ¡Por supuesto que sí! Estas vivo. Obviamente estas cálido porque tu corazón late. – Es cierto, estoy vivo y ahora mismo enfrente de ti. Eso debería ser suficiente. ¿Qué más necesitas saber? – Pero… eso no es… Nezumi se levantó y bajó la mirada hacia Shion. Su mirada era tan fría como sus dedos. http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 4

– Lo que tú buscas es información. Fecha de nacimiento, historia médica, peso, altura, CI, ADN. Sólo te interesan los datos cuantitativos. No sabes nada de lo que hay que saber en una persona. Ni siquiera entiendes que lo que está parado frente a ti es un ser humano. Shion se levantó. Apretó los dedos con fuerza. – Te gusta tomarle el pelo cruelmente a la gente, odias el pescado y te mueves en la cama. – ¿Eh? – Sabes toda esa clase de datos, pero no hay una estructura entre ellos. Pensé que solo eras un caprichoso y un neurótico pero creo que el término sensiblero te describe mejor. Te gusta la sopa en su punto pero si está demasiado salada te pones de mal humor en un abrir y cerrar de ojos. Y hoy por la noche, cuando estabas durmiendo, me pegaste tres patadas que me destrozaron la espalda. – Shion, espera un segundo. – Eso es todo lo que sé desde que estoy viviendo aquí. No son datos cuantitativos, ¡como si pudiera cuantificarte! No lo haría ni aunque pudiera. Los ojos de Nezumi se desviaron hacia la esquina. – Para ti soy solo un extraño. Si para ti sólo soy eso entonces no deberías preocuparte por mí. Me salvaste hace cuatro años y te debo por eso una grande, así que esta vez he sido yo quien te ha devuelto el favor. Si lo deseas, puedes quedarte aquí todo el tiempo que quieras y hacer lo que te salga de las narices, pero no te creo cuando dices que quieres saber cosas acerca de un extraño como yo. – ¿Por qué? – Porque es doloroso. – ¿Doloroso? ¿Saber cosas sobre alguien es doloroso? – Para alguien como tú, si. Eres bueno memorizando información pero eres frágil emocionalmente. Confías rápidamente en los extraños y te involucras con ellos. Como te dije antes, tienes que librarte de todos esos sentimientos inútiles. – Oh. – Pero estás haciendo justo lo contrario de lo que te dije. Estás interesado en mí y dices que quieres saber cosas sobre mí también. Aún continúas llevando sobre tus hombros todas esas cargas inútiles, tú, idiota sin remedio. No podía entender lo que Nezumi me decía. Era mucho más difícil de comprender que cualquier otro libro que hubiese leído antes. – Nezumi… no te entiendo. http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 5

Probé por ser sincero. Nezumi golpeó suavemente mis hombros. – Si me conocieras, te acabarías encariñando conmigo. Ya no sería un extraño sin ninguna conexión para ti. Sólo te causaría más problemas. – ¿Causarme más problemas? ¿Cómo? – Cuando nos convirtamos en enemigos no serías capaz de matarme. – Lo dijo con una sonrisa débil en su cara. Shion se detuvo encima de la alfombra vieja y mohosa. – Cuando las emociones te sobrepasen te apuñalaré en el corazón. Los cuchillos son armas minusvaloradas, pero realmente útiles. – ¿Por qué piensas que acabaremos siendo enemigos? Se me hace raro de pensar. ¿No es un poco ridículo? – ¿Tú crees? Yo creo que es un resultado bastante plausible. – ¡Nezumi! Hubo un ruido estruendoso. Los libros colapsaron contra el suelo. Uno de los pequeños ratones saltó hasta el hombro de Shion. – Mira, si vas a encargarte de este desastre, aprovecha y ordena los libros. Los días pasan volando. Yo tengo que irme al trabajo. Nezumi se volvió con suavidad y dejó la habitación. Yo me caí de rodillas al suelo. Estaba sucio y lleno de sudor. La charla con Nezumi me había dejado tan tenso que había sudado mares. Me remojé los labios resecos. Y luego… – No sé ni siquiera qué tipo de trabajo haces. Sólo quiero conocerte. Honestamente… ¡no sé quién de los dos es el más idiota! Me callé y después fui a trabajar a la pila de libros. – Shion. – La puerta se abrió y oí la voz de Nezumi. Me lanzó unos guantes de trabajo. – Te romperás una uña si trabajas con las manos desnudas. La puerta se cerró antes de que yo pudiera decir gracias. La sala quedó en silencio. No sé en qué confiar, sí en ese despreocupado gesto de preocupación o en sus frías palabras de antes. No podía entenderlo, aunque aún así seguía despertando mi interés. Shion se calzó los guantes y recogió los libros del sueño. Así que, es recomendable llevar guantes si quieres hacer este tipo de trabajos. No lo sabía. Sólo te interesan los datos cuantitativos. No sabes nada de lo que hay que saber en una persona.

http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 6

Las palabras que me había arrojado hacía unos instantes resonaban ahora en mis oídos. Cuando vivía en No. 6, y desde que logré ser el número uno en el ranking de exanimación infantil y conseguí plaza en el mejor instituto de educación, fui enseñado a tratar a las personas como datos. En el cuerpo humano se conocen 274 tipos diferentes de células y 60 trillones de células individuales. Memorice los nombres, función y estructura de todas ellas. Estudié la función y las posiciones de los órganos internos y la ruta por la cual la información es transmitida desde la amígdala y el cortex peritoneal al hipocampo. Pero nada de eso me era útil ahora. No importaba como tratara de utilizar esa información, no podía comprender a la persona con la que había convivido durante casi un mes ya. ¿De verdad Nezumi piensa que seremos algún día enemigos? ¿Qué seremos capaces de matarnos el uno al otro? ¿Realmente existe esa posibilidad? El modo en el que Nezumi hablaba y actuaba, como si siempre tuviera algo que esconder, desconcertaba a Shion. No lo podía soportar. Por eso tenía tantas ganas de conocer. Quería saber qué me esperaba entre esos datos totalmente incuantificables. Zarandee la cabeza. Los ratones estaban corriendo por mis pies. Para. No puedo soportar que mis pensamientos sean tan confusos. Por ahora me concentraré en ordenar estos libros. Comencé a sudar. Me dolía la espalda y los brazos se me bajaban solos. Pero no era el cansancio ni el dolor lo que hacía de me detuviera de tanto en cuando, sino el contenido de los libros. Mientras me sentaba en el suelo, me vi inadvertidamente sumergido en las historias que se presentaban ante mí. Termine en sentado en el suelo leyendo. A cada rato, los pequeños ratones correteaban por encima de las páginas. – Eh, ¡vamos! Serán más fáciles de clasificar si sé de qué tratan. Chirp chirp – Vale, vale. Lo haré. Creo que lo haré. Y entonces, al tercer día de limpieza, lo vi debajo de una antigua revista de ciencia. Una pequeña caja de plata. Era un kit de auxilio. Mi kit de auxilio. En aquella noche de tormenta hacía cuatro años, Nezumi apareció ante Shion empapado mientras trataba de colarse en su habitación. Él ayudo sin pensarlo a aquel chico cuyo hombro sangraba y que parecía que se iba a desmayar en cualquier momento. Un profundo deseo de protegerle sobrepasó todo el miedo que hubiera podido sentir hacia el http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 7

extraño. E incluso cuando averiguó que el intruso tenía un VC y que con seguridad se trataba de una persona peligrosa en No. 6, no lo detuvo. Shion le dio cobijo, le trató las heridas y le permitió descansar. No dudo en ningún momento. No lo denunció a las autoridades. Y como resultado de sus acciones, Shion perdió su estable y bien acomodada vida junto con casi todo lo que había tenido. Aquella noche le trató la herida de bala de Nezumi con los utensilios y las medicinas de su maletín. Y cuando despertó al día siguiente, Shion descubrió que le habían desaparecido cuatro objetos: la camisa a cuadros roja, la toalla que le había prestado, el kit de primeros auxilios y el propio Nezumi. Había conseguido recuperar dos de esas cosas. No, la reaparición de su kit era completamente distinta del regreso Nezumi. El departamento de orden público había atrapado a Shion y lo había puesto bajo custodia cuando Nezumi vino a rescatarle y a llevarle a las afueras de No. 6 No es que Nezumi hubiera regresado, fui yo el que volví a él. Eso era lo que había ocurrido. Me expulsaron de la utopía que él llamaba la ‘’ciudad sagrada´´ y caí en esta habitación subterránea donde el sol ni siquiera brillaba. Seguramente nunca sería capaz de regresar a No. 6 de nuevo por los medios habituales. Mi madre seguía allí. Me pregunto cómo de preocupada estará mi madre, Karan, por tener a un prófugo por hijo. Si me paraba a pensarlo, sabía que no había nada que yo pudiera hacer por ella, pero aún asi, el dolor seguía carcomiéndome. No podía deshacerme de ella como Nezumi me había dicho. No podía cortar mis lazos con ella. No sería capaz de vivir conmigo mismo. Si me quedaba sin nadie que me importara, el soporte emocional que tenía se destruiría. Y yo me derrumbaría. Abrí el kit de primeros auxilios. El equipo de esterilización automática seguía funcionando con normalidad. Podía ver las gasas y el escalpelo debajo de la débil luz rojiza que emitía la lámpara desinfectante. Por alguna razón, me sentí como si me reencontrara con un viejo amigo. ¡Chirp chirp chirp chirp! – ¿Eh? De acuerdo. Volveré al trabajo. Sois muy estrictos ¿eh? Probé a reírme. Los tres pequeños ratones elevaron sus patitas delanteras y musitaron en respuesta.

Después de una semana, Shion casi había acabado de recoger los libros que estaban tirados por el suelo. Por supuesto, no pudo colocarlos todos en las estanterías, así que aun

http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 8

había pilas de libros por el suelo, pero aun así el espacio para moverse había aumentado considerablemente. – ¿Qué te parece? – Dije, hinchando el pecho. Nezumi soltó un suspiro y se espatarró sobre la silla. – Un kit de primeros auxilios, varias mantas, un tapa, un plato antiguo y caliente… ¿es esto todo lo que has encontrado? – Si, mayormente. – Que pena que no pudieras encontrar un pase de entrada a No. 6 Shion se paró frente a Nezumi y le miró a los ojos. No debes apartar la mirada, sino parecerá que no hablas en serio. Esa había sido una de las cosas que había aprendido en el mes que había pasado junto a Nezumi. Se inclino hacía la silla y le agarró por el brazo. – Nezumi, mi madre está en No.6. Ella es la única familia que tengo. No importa cuánto me tomes el pelo por ello, no puedo alejarla de mi vida. Pero… pero, tampoco tengo ningún deseo de volver a vivir en aquella ciudad. No quiero volver atrás en el tiempo y ser un ciudadano de No. 6 de nuevo. No tengo ni pizca de ganas. Los ojos grisáceos fijos en la mirada de Shion no parpadearon ni una vez. – Así que, ¿estás resignado a vivir en las afueras de los muros de la ciudad sagrada? – Así es. – Así que supongo que conoces qué tipo de lugar es este. No pude responder. Los labios de Nezumi se curvaron en una sonrisa desdeñosa. – No sabes nada. No entiendes lo que significa pasar hambre o frio o dolor o sufrir una herida purulenta que no puedes tratar – podrida y llena de gusanos mientras tú aun sigues con vida – o ver a una persona morir frente a tus ojos cuando no puedes hacer nada para salvarla. No sabes nada de eso. No sabes nada y por eso solo ves la cara alegre de las cosas. No sabes una mierda. Solo le has echado un vistazo a una pequeña parte de la fachada de la ciudad y solo has olido ligeramente su hedor. Y sin embargo actúas como si lo supieras todo. Puede que sea una farsa o una simulación, pero en No. 6 las camas están calientes y la comida y el agua son abundantes. Además de haber completo cuidado médico, facilidades para el ocio, educación… Tiene todo lo que la gente que vive aquí quiere tan desesperadamente pero que nunca podrán tener. ¿Y dices que no tienes deseo alguno de volver a vivir allí? Eres tan prepotente. Eres tan prepotente que no puedo aguantarlo. Y si eso no es verdad, entonces eres un mentiroso. Tomé una bocanada de aire y agarré su brazo más fuertemente. http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 9

– Puede que sea un prepotente… pero no soy un mentiroso. Me da igual como sea este lugar, sé que quiero vivir aquí. Y no es porque me obligaran a abandonar No. 6 y ahora sea un prófugo. Incluso si todo eso no hubiera pasado… no me importaría las pobres condiciones que haya, aquí es donde quiero vivir. – ¿Pero por qué? Si no estás mintiendo ni viéndolo todo de color rosa, ¿Por qué te sientes atado a este lugar? – Porque me siento atraído por ti. – ¿Cómo? – Sabes cosas que yo no sé. Me has enseñado cosas que nadie me había enseñado hasta ahora. No puedo explicarlo bien en palabras pero… me siento extremadamente atraído hacía ti. Por eso quiero quedarme aquí. Quiero ver lo que tú ves, comer lo que tú comes, respirar el aire que tú respiras. Tener la cosas que nunca podré tener viviendo en No. 6. Nezumi parpadeó lentamente dos veces. Puso su mano en la frente y sacudió la cabeza. – Shion, algo ha estado preocupándome últimamente. – ¿Si? – Tienes menos competencia lingüística que un chimpancé. – ¿Sabías que solo hay un 1,23% de diferencia entre el genoma del chimpancé y el del humano? Así que no creo que debas reírte mucho de los chimpancés… – Me estaba riendo de ti, imbécil. ¿Acaso no puedes explicarte más apropiadamente? – ¿Qué tiene de malo lo que he dicho? – No uses una palabra como ``atraído´´ tan a la ligera. Esa palabra es realmente seria. Algo que dices sólo cuando una persona te importa desde el fondo de tu corazón. – ¿Y qué debería decir pues? ¿Te quiero? Nezumi soltó un largo suspiro y murmuró ``Me rindo´´ – Esta conversación se ha vuelto muy extraña. Ven. – Nezumi le pasó a Shion un corpulento libro y se quedo de pie. – Es Hamlet. Léelo. – Ya lo he leído. – Entonces léelo otra vez. Úsalo para mejorar tu vocabulario un poco. Aprende algunas palabras nuevas. – ¿Estoy usando incorrectamente las palabras? El tono de Nezumi se volvió un poco más rápido que de habitual. http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 10

– A ti solo te gustan las cosas raras. Como un científico que descubre una nueva bacteria o un nuevo planeta. Conoces a un tipo de persona totalmente nueva para ti y comienza a picarte la curiosidad. Eso es lo que ha pasado. No te sientes atraído hacia mí, y desde luego no me quieres. Sólo disfrutas de la rara criatura que tienes ante tus ojos. Eso es todo lo que sabes hacer. Sus palabras eran ácidas. Agujereaban mis oídos como si fueran afiladas espinas. – No tengo fe en ti. – Él alzó la cabeza. Y nuestras miradas se chocaron. Me mordí el labio. – No tengo fe en tus palabras. Desde que naciste, has estado viviendo tu vida envuelto en un falso lujo. Y eres tan prepotente que puedes decir fácilmente que te desharás de todo aquel lujo. Shion, cuando estabas trabajando en el departamento de mantenimiento del parque, tenías que llevar a cabo todos los días aquel ritual, ¿verdad? La primera vez que llevé a cabo el ritual en el trabajo, alcé mi mano hacía la imagen del hall de No. 6, comúnmente llamado como Moon Drop, que aparecía en la pantalla del sistema de control y juraba mi lealtad a la ciudad. – Juro mi inquebrantable lealtad a la ciudad. – Tu lealtad es apreciada. Ten fe y orgullo en la ciudad y comienza con tus labores diarias. Y eso era todo. Lo hacía una y otra vez cada mañana. Lo odiaba. Odiaba aquel juramento trillado y repetido, al igual que el ritual en si mismo me parecía ridículo. Hacía que mi orgullo se resintiera. Nezumi se rió de repente. – Odiabas hacerlo, ¿verdad? – Si. – Debía de ser frustrante ser forzado a jurar tu lealtad de aquella manera. – Si… lo era. – Y sin embargo lo tolerabas. Recitabas aquel falso juramente cada día, sin resistirte a ello, con una expresión inmutable en tu rostro. Shion, no puedes usar las palabras tan libremente como lo hacías en aquel entonces. Y fingir compostura tampoco es bueno. No sabes nada de eso. Por eso no puedo creerte. De repente, Nezumi estiró la mano. Su palma estaba acariciando dulcemente mi mejilla. – ¿He sido muy duro? – Mucho. – No es que te odie o te desprecie. http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 11

– Ya… al menos sé eso. – Shion. – ¿Si? – ¿Quieres intentar salir fuera? – Sus dedos despeinaron mi cabello – Te has recuperado completamente. ¿No te gustaría ver de primera mano cómo es el lugar donde quieres vivir? Nezumi retiró la mano lentamente. Varias hebras de pelo blanco se quedaron enredadas entre sus dedos. Eran de color blanco puro, pero tenían cierto encanto sobre sus dedos. Era hermoso. Una hermosura que rozaba la crueldad. En una noche, mi pelo cambió de color y una banda rojiza con la forma de una serpiente recubrió mi piel. Tal fue su efecto que espantó a unos críos. Nunca podré olvidar sus miradas. Estaban tan aturdidos y asustados como si hubieran visto a un fantasma. Sin embargo, tenía que salir al exterior. Quería ver, oír, respirar y saborear el mundo en el que iba a vivir. Y más que eso, quería volver a hablar con Nezumi de nuevo. No importa qué clase de lugar sea, quiero vivir aquí. Incluso si tengo que luchar, prefiero vivir aquí antes que en un lugar donde estoy encerrado viviendo en una mentira y forzado a escupir unas palabras trilladas. – Podemos intentar teñirte el pelo al menos. De negro o de marrón; incluso de verde si tu quieres. ¿Qué te parece? – Está bien así. – ¿Cómo lo llevas ahora? – Si, así está bien. El pelo blanco no es tan malo. Es mucho mejor que quedarse calvo. Nezumi inclinó la cabeza. Sus hombros temblaron levemente. – Eres realmente gracioso, ¿lo sabías? Mortalmente gracioso. – Vamos… No me digas que soy gracioso. – ¡Eres un comediante natural! Deberías dejar de estudiar todos esos tochos y empezar a trabajar en tu rutina. – Me lo pensaré. – Vamos a hacerlo. Muy bien, te enseñaré la zona mañana. – De acuerdo. – Además, ¿no había un lugar donde querías ir? – ¿El edificio Latch? http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 12

Cerca de LK – 3000, edificio Latch 3F, no estoy segura K. Era la nota de Karan. Era muy misteriosa. No tenía ni la más mínima idea de dónde estaba o a quién me encontraría allí. – ¿Has oído hablar del edificio Latch? – No. No tenemos direcciones en este lugar. Pero hubo un tiempo en el que esto era una ciudad de verdad. Y resulta que tengo un mapa de esa época. Le eché un vistazo y definitivamente hay un LK-3000 por ahí. – Lo has mirado por mí… – Me aburría. – No sabía que tenías tiempo para aburrirte. Siempre estás tan ocupado… Nezumi interrumpió la frase de Shion. – Y además le escribí una carta. – ¿Eh? – A tu madre. Más específicamente, le escribí menos de 15 letras. Una nota sencilla. Veras, este pequeño ratoncín quería probar de nuevo el pan de tu madre. – ¿Le mandaste una carta por mi? – Una nota. Menos de 15 letras. Ni siquiera estoy seguro de que le haya llegado. – Nezumi – ¿Qué? – Muchas gracias. Nezumi dio un paso atrás y observó la cara de Shion. – Te lo ruego, no me mires con esos ojos. Haces que me recorran escalofríos por la espalda. Mañana será otro día. Me voy a dar una ducha. Antes de que le escribas nada a tu madre, léeles un libro. Lo han estado esperando impacientemente. Nezumi desapareció tras la puerta del baño. Shion se sentó en la silla y abrió el libro que le había pasado. Olió el aroma del papel. Comenzó a leer. ¡Oh, querido Horacio! Si esto permanece oculto, ¡Qué manchada reputación dejaré después de mi Muerte! Si alguna vez me diste lugar en tu corazón, Retarda un poco esa felicidad que apeteces, http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 13

Alarga por algún tiempo la fatigosa vida en este Mundo lleno de miserias, y divulga por él mi historia. 2 Hamlet dio su último suspiro en los brazos de su amigo. Shion cerró lentamente el libro. Podía oír el sonido de la lluvia. ¿Por qué aquel sonido podía atravesar los muros de aquella habitación? Parecía como si fuera música. Auséntate de la felicidad durante un momento Y deja que este duro mundo inunde tu respiración en dolor. Supongo que estar en este mundo es sufrir el dolor en tus carnes. Nezumi lo sabía muy bien. El pequeño ratón a mis pies musitó. – Oh, perdona. ¿Qué libro quieres leer ahora? – El pequeño ratón corrió por mis piernas y se sentó en mi regazo, moviendo las patitas delanteras. – ¿Quieres que te lea este? Chirp – Realmente te gustan las tragedias ¿eh? ¿Qué te parece una historia más ligera? Con el ratón en mi regazo, me crucé de piernas. – Léele aunque sea una novela de tragedia. Oí la voz de Nezumi a mis espaldas. No me había dado cuenta de que había salido del baño. Había sido muy silencioso. – Tienes una voz bonita. A él le gusta cuando hablas en voz alta. Quiere que le leas una tragedia. El ratón de ojos ovalados parpadeó en afirmación. – Está bien. Desde el acto V entonces. – Shh. – Nezumi cubrió la boca de Shion con sus manos mojadas. – ¿Has oído eso? – ¿Eh? Antes de que pudiera preguntar, un ruido llegó a los oídos de Shion. Pasos bajando las escaleras. Un nudillo tocando en la voluminosa puerta. El golpe provino del centro de la puerta. Era apurado pero no particularmente fuerte. Era el toque de un niño. Un niño pequeño estaba llamando frenéticamente a la puerta. Shion se levantó y se dirigió hacia ella.

2

Hamlet, Acto V Escena IX

http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 14

– Espera. – Nezumi le paró. Entre su húmedo flequillo se podían vislumbrar cómo sus ojos ceniza miraban fijamente la salida. – No abras la puerta. – ¿Por qué? – Es peligroso. No abras la puerta a menos que estés armado. – Es un niño. Y suena desesperado. Ha debido de pasar algo grave. – ¿Cómo puedes estar seguro? Podría ser un soldado armado también. Shion dirigió su mirada hacía Nezumi. – ¡Ayuda! Creyó haber oído una frágil voz que gritaba. Trago saliva, quito el seguro de la puerta y giró el picaporte. – ¡Shion! La abrió. El frio viento entró dentro de la habitación. En el exterior estaba todo oscuro. Una niña estaba parada en la oscuridad. Miró a Shion con lágrimas en los ojos. Le sonaba aquella cara. Era la chica que vivía en los barracones. Nunca podría olvidarla. Era la chica que había gritado cuando había visto su pelo blanco y su marca rojiza alrededor del cuello. Lo había mirado con un grotesco terror la primera vez que se encontraron. Pero, ahora, en sus grandes ojos anegados de lágrimas no había miedo, sino la sensación de que era portadora de malas noticias. – ¡Ayuda! ¡Rápido! ¡Van a morirse! Tomé la mano de la niña y subí las escaleras a la vez que giraba la cabeza y gritaba – ¡Nezumi, el kit de primeros auxilios y las mantas! Shion marchó al exterior donde los árboles desnudos se aproximaban unos a otros.

http://no6novelatraducida.blogspot.com Página 15