P. 1
Enrique Dussel-Cultura imperial, cultura ilistrada y liberación de la cultura popular

Enrique Dussel-Cultura imperial, cultura ilistrada y liberación de la cultura popular

5.0

|Views: 286|Likes:
Publicado porFavián Arroyo Luna
Uploaded from Google Docs
Uploaded from Google Docs

More info:

Published by: Favián Arroyo Luna on Aug 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/07/2015

pdf

text

original

CULTURA IMPERIAL, CULTURA ILUSTRADA Y LIBERACION D E L A CULTURA POPULAR ^

Por E , D U S S E L (Mendoza) *

E n A m é r i c a L a t i n a ''se ven a i m tiempo dos civilizaciones distintas en un mismo suelo: una naciente, que sin conocimiento de lo que tiene sobre su cabeza e s t á remedando los esfuerzos i n genuos y populares de la Edad M e d i a ; otra, que sin cuidarse de lo que tiene a sus pies i n t e n t a realizar los ú l t i m o s resultados de la civilización europrea. E l siglo X I X y el siglo X I I viven j u n t o s : el uno dentro de las ciudades, el otro en las c a m p a ñ a s . . . (Se t r a t a ) de la lucha entre la civilización europea y l a barbarie i n d í g e n a , entre la inteligencia y la materia, lucha imponente en América" Esta conferencia quiere ser el comentario, la h e r m e n é u t i c a y la c r í t i c a del texto de Sarmiento colocado m á s a r r i b a . E n dicho texto se encuentra la exposición de una i n t e r p r e t a c i ó n , justamente la opuesta a la que defenderemos nosotros, que en el siglo X I X significó una a u t é n t i c a filosofía de la historia de lo americano.

l. — D E P E N D E N C I A C U L T U R A L . E l texto de Sarmiento, en Facundo, me parece realmente genial. Sarmiento t e n í a una profunda inteligencia y no porque s í , entonces, expresa lo que toda una g e n e r a c i ó n de la segunda p a r t e

1 E l texto que a c o n t i n u a c i ó n se propone, fue u n a conferencia d i c t a d a de v i v a voz en l a IV Semana Académica de l a U n i v e r s i d a d del S a l v a d o r de Buenos A i r e s , el 16 de agosto de 1973, de a l l í el estilo oral pobre e n vocabulario que se d e j a v e r . S i n embargo, como en otras oportunidades, creemos que puede ser ü t i l t a l como se encuentra, aunque m á s no sea p a r a ser de a y u d a memoria a los que p a r t i c i p a r o n en d i c h a S e m a n a de estudio*. - Sarmiento, Facundo, L o s a d a , Buenos A i r e s , 1S67, páffs. 51 y 39. * P a r a el curriculum vitae del D r . ü u s s e l ver S t r o m a t a , a ñ o 27, nos. 1-2, 1972, p á g . 53.

;»4

— que recordemos que hubo un mundo otro que el europeo, y que. por la lógica de la d o m i n a c i ó n .se lo redujo a un ente, en cosa a disposición de la civilización del "centro". Lo ameridiano es ei Otro, negatividad m e t a f í s i c a negada.

del siglo X I X se propone y logra. Esta filosofía de la h i s t o r i a es ¡a que q u e r r í a t o m a r como punto de partida y casi como anteposición a lo que pienso exponer. Situando este texto adecuadamente pdilcmos observar que se formula la cuestión de la siguiente manera. Phi "un mismo suelo", dice, hay "dos civilizaciones distinta.s". "una naciente" (en el sentido de que imce en esta t i e r r a , que es la o r i g i n a r i a ) y la " o t r a que, sin cuidarse de lo que tiene a sus pies, intenta realizar los ú l t i m o s resultados de la civilización europea". De t a l m.anera que antepone dos civilizaciones; una es la inteligencia, la o t r a es la materia. Sarmiento, quizás sin .saberlo de manera explícita, e.stá empleando un t é r m i n o t é c n i c o : la "inteligencia" es r a z ó n , el lógos. L a " m a t e r i a " es la i n d e t e r m i n a c i ó n , el na-sci-. De un lado e s t á la R a z ó n , el lógos; del otro el íío-.sX'r. u n a es la " c i v i l i z a c i ó n " y otra es la "barbarie". Estos t é r m i n o s son t é c n i c o s , porque si f u é r a m o s al pensamiento p r e s o c r á t i c o lo e n c o n t r a r í a m o s con igual exactituci. H e r á c l i t o dice que "el lóc/os es el muro que protejo la ciudad". I\Iás allá del m u r o e s t á el no-ser; la barbarie. Y en esto se r e ú n e n tanto H e r á c l i t o como P a r m é n i d e s ; son maestros de la gran ontología imperial y"colonizadora. Una civilización, dice Sarmiento, es b á r b a r a , m a t e r i a b r u t a . En otra parte escribe que es lo i n d í g e n a , y a ú n lo t á r t a r o , a s i á t i co. En otras lo relaciona con lo á r a b e , con lo mahometano, pastor i l , a b r a h á m i c o , salvaje y n ó m a d e . A f i r m a que esta c u l t u r a es la de los beduinos del desierto que es igual a lo americano. E n el fondo, el f r u t o de esa b a r b a r i e es el mestizo, el gaucho. A l campo se le antepone la civilización hispano-europea, m á s europea que h i s p á n i c a , m á s norteamericana que europea, que es ¡a inteligencia, la l u z ; usa a ú n la palabra conciencia, el ser y l a ciudad. Es el frac contra el poncho. No olvidemos que el poncho era hilado por su madre en la San Juan provinciana. N o e s t a r í a de m á s usar m é t o d o p s i c o a n a l í t i c o para d e s e n t r a ñ a r este texto. L a primera conciliación de las "dos" civilizaciones en el proceso de la conquista fue la e x t e r m i n a c i ó n de una civilización en f a v o r de otra, y, por eso, la a l i e n a c i ó n irreversible de lo ameridiano. Me g u s t a r í a c i t a r algunos textos por todos conocidos, p a r a

1.

l-na h i s t o r i a a interpretar.

Cuando el español llegó a A m é r i c a .se e s t a b l e c i ó el p r i m e r " c a r a - a c a r a " : Colón vio indios; C o r t é s d e s c u b r i ó la c u l t u r a azteca; P i z a r r o la inca. Y , así cada uno de los conquistadores, se e n f r e n t ó con el indio. Este indio t e n í a un mundo. P a r a i l u s t r a r l o un poco escuchemos un bello texto d<'l ¡'•i¡j(i' Vuk, de la g r a n c u l t u r a quiche; "Esta es la relación de cómo todo estaba en suspenso, todo en calma y en silencio, todo inmóvil y callado y vacía la e x t e n s i ó n del cielo. Esta es la p r i m e r a r e l a c i ó n , el p r i m e r discurso; no h a b í a t o d a v í a un hombre, n i un animal, p á j a r o s , peces, cangrejos, á r b o l e s , piedras, fuego, barrancas, hierbas y bosque.s. Sólo el cielo existia. No se h a b í a manifestado la faz de la t i e r r a , sólo estaban el mar en calma y el cielo en todo su e x t e n s i ó n " — p r i m e r p a r á g r a f o del l i b r o sagrado—. De t a l manera que h a b í a un mundo, o t r o que ei h i s p á n i c o . Pero este mundo fue dominado, y la d o m i n a c i ó n de esa exterioridad significa el p r i m e r proceso de a l i e n a c i ó n en A m é r i c a . E l indio con su mundo es interiorizado en la t o t a l i d a d h i s p a n o a m e r i c a n a y puesto al servicio del dominador. A l indio se lo encomienda como mano de obra. E s t a d o m i n a c i ó n del " s e ñ o r " encomendero sobre el siervo se hace en nombre de un proyecto h i s t ó r i c o . Leamos un p e q u e ñ o texto p a r a pensar c u á l fue ese proyecto h i s t ó r i c o . Dice B a r t o l o m é de las Casas en la Brevísima relación de ¡a d.estrucción de las Indias que un grupo de indios c o m e n t ó lo sig u i e n t e : "No lo hacen sólo -por eso, sÍ7io porque tienen un dios al que ellos adoran y quieren mucho, y por haberlo de nosotros para lo adorar nos trabajan desojuzgan y nos matati. T e n í a cabe de sí unas cestillas llenas de oro en joyas y dijo [ e l i n d i o ] : Veis aquí el dios de los cristianos, [mostrando el o r o ] , hagámosle si os parece Areitos (que son bailes y danzas) y quizás le agrademos, y

96 —
les mandaré que no nos hagan mal. Dijerozi todos a voces: Bien es, bien es. Bailaron delante hasta que todos se cansaron; y después dijo el s e ñ o r H a t u e y : Mira, como quiera que sea, si lo guardamos, para sacárnoslo al fin nos han de matar, echémoslo al río. Todos votaron que a s í se hiciese, y así lo echaron a un r í o grande que allí estaba"". E l nuevo dios era el oro. E r a el "proyecto" de estar-en-lariqueza. ¿ P a r a q u é se encomendaba el indio? Pues, en el fondo, para enriquecer al español y para extraer el oro y la plata que después era enviado a E s p a ñ a . De allí pasaba con el tiempo a los bancos de Londres y por Venecia y Genova llegó hasta el Imperio Chino. "Enriquecerse" era el nuevo proyecto del hombre b u r g u é s europeo que inmolaba al Otro, al indio, para tener el poder. Un pequeño texto que corresponde a m i r e g i ó n de origen argentino-chileno puede ilustrarnos. Dice un obispo de Santiago en 1626: "Por cuanto en ninguna parte nuestro obispado está m á s necesitado de servicio espiritual que los indios de la provincia de Cuyo, y éste es muy dificultoso de poner, porque depende en g r a n parte de las cosas temporales. Como es que saquen los indios de dicha provincia y se los t r a i g a a esta ciudad de Santiago y sus contornos, p a s á n d o l o s por la Cordillera nevada, que ha sido sepultura de g r a n n ú m e r o de hombres, mujeres y niños, que por hambre, rigor de los temporales, vientos y fríos excesivos, y v e n i r muchas veces acollarados como galeotes, para que no se vuelvan a sus tierras, han padecido miserablemente, que sólo pensarlo causa compasión y h o r r o r que t a l se hiciese entre gente cristiana" Argentina, que cree tener el honor de no tener m á s indios, no los tiene porque los ha matado de t a l m.anera que haya una originaria culpa respecto al suelo nuestro. Esta p r i m e r a conciliación (del conquistador y el i n d i o ) es el establecimiento de una verdadera dialéctica "del s e ñ o r y el esclavo", donde el h i s p á n i c o domina irreversiblemente a la c u l t u r a india. E l fruto del amancebamiento entre el conquistador h i s p á n i c o , que es un macho, y la india, con la que se acuesta, es el mestizo.

97
E l mestizo es el hombre latinoamericano cuya madre es la i n d i a V su padre el conquistador h i s p á n i c o . Por eso el mestizo es el hombre latinoamericano propiamente dicho, y de allí t a m b i é n que se establezca una d o m i n a c i ó n interna y o t r a externa. E l n o r a t l á n tico domina "desde" fuera, pero t a m b i é n "desde" dentro. Consideraremos el cómo domina la cultura colonial, pero s e g u i r á haciéndolo como d o m i n a c i ó n de la cultura de la p e r i f e r i a neocolonial, en las naciones emancipadas, a t r a v é s de la o l i g a r q u í a y las capitales, por la d e s t r u c c i ó n del federalismo. E l mestizo, el gaucho, el "cabecita negra" de Buenos Aires, es el portador de lo que S a ú l Taborda, un g i a n pedagogo cordobés en sus Invcsfigaciones pedagógicas denomina, en c o n t r a p o s i c i ó n a Sarmiento, "lo facúndico" •'. " L o f a c ú n d i c o " es u n revalorizar los contenidos del proyecto del pueblo, t a l como lo hiciera el caudillo t o d a v í a a r i s t ó c r a t a de I^a R i o j a ; sin embargo, por ser montonero, federal y p r o v i n c i a n o m a n i f e s t ó algo que no solamente es negado por el "centro imper i a l " , sino t a m b i é n por el "centro nacional". L a dependencia es " i n t e r n a " y " e x t e r n a " en todos los países latinoamericanos. E l europeo domina al i n d i o ; el b u r ó c r a t a hispano, el rey, el v i r r e y , el obispo. . . d o m i n ó al c r i o l l o : la o l i g a r q u í a criolla d o m i n ó a u n pueblo me.stizo; la ciudad blanca europeizada y del " c e n t r o " domdnó al campo y a todo el i n t e r i o r ; la b u r g u e s í a nacional domina al trabajador i n d u s t r i a l o al campesino; la c u l t u r a p a t r i a r c a l domina la j u v e n t u d . Se puede decir que hay muchos tipos de dominación y hay muchos tipos t a m b i é n de dependencia. "1M f a c ú n d i c o " , como c a t e g o r í a i n t e r p r e t a t i v a , sería, entonces, lo alienado en el sistema internacional imperial y en lo nacional liberal, pero es, al mismo tiempo, la exterioridad de una c u l t u r a popular, la del pueblo, la de las provincias que esperan el momento de su liberación. Se puede decir que la cuestión no es .solamente " n a c i ó n imperio", sino t a m b i é n es "centro-periferia nacional". P r i m e r a m e n t e me voy a r e f e r i r a toda una c u e s t i ó n en nivel de las ciencias e c o n ó m i c a s , aunque resumidamente, p a r a d e s p u é s pasar al nivel de las ciencias del e s p í r i t u , a la filo.5ofía.

• Di-eníshiia dosmiccimi, '- l Sínodo d€ Santiago

E u d e b a , Buenos A i r e s , 1966, p á g . 4C>. (AGÍ, A u d i e n c i a de C h ü o , 6 5 ) .

• E d . Ateneo F i l o s ó f i c o de Córdoba, Córdoba, ! 0 o l , t. I , p á g s . 210 y sig.

98

— 99
se produce el reequipamiento y i-eorganización de! "centro", que lanza nuevamente a nuestros p a í s e s subdesarrollado-s a una crisis que ya es i n i n t e r r u m p i d a . De a h í que lo que va a seguir de! a ñ o 60 al 70 nos h a r á pensar el cómo salir de e.se estado de subdesarroUo. A s í a p a r e c e r á la doctrina del desarrollo. L a " d o c t r i n a del desarrollo", esencial y culturalniente, significa lo siguiente: Hay p a í s e s desarrollados con un p a r t i c u l a r modelo o mecanismo de su e c o n o m í a ; hay iiaíso'^ siilidesarrollados con falencias con respecto a ese modelo.

2. DesarroUismo e independencia. Dice Sarmiento en el mismo t e x t o : " E l progreso está sofocado porque no puede haber progreso s i n la posesión permanente del suelo, sin la ciudad que es la que desenvuelve la capacidad i n d u s t r i a l del hombre y le p e r m i t e extender sus adquisiciones". Iía>' todo un modelo de desarrollo y es el modelo progresista de la segunda m i t a d del siglo X I X . ¡ " P o s e s i ó n permanente del suelo" I Esto explica la ":or,quista del desierto" realizada por un iiéroe nacional, el Grai. Roca, que va a la Patagonia a matar indios y luego entrega a sus lugartenientes guerreros esas tierras. Esas tierras son dadas en exclusividad a un posesor urbano. Sarmiento piensa que "sin la ciudad" no se "desenvuelve la capacidad industrial". De t a l manera que los posesores de las tierras robadas a los indios van a v i v i r en la capital federal. Y desde allí, entonces, d o m i n a r á n el i n t e r i o r del p a í s . Este modelo se c u m p l i ó en gran parte. La crisis de la doctrina e c o n ó m i c a del desarrollo es lo que ha permitido a la ciencia del e s p í r i t u latinoamericana producir el despegue que se e s t á realizando. Desde la socio-economía, pasa el tema a otras ciencias, entre ellas la filosofía, por e.jemplo, y es así que comenzamos a t o m a r conciencia de nuestra e x t e r i o r i d a d del centro europeo, ruso, americano. L a crisis del a ñ o 30 produce una p é r d i d a del poder en las incipientes b u r g u e s í a s nacionales. Ellas son las que tienen que pagar u n poco los platos rotos de la e c o n o m í a m u n d i a l . Pierden el poder, en general; en muchos de nuestros p a í s e s latinoamericanos surge una nueva clase social que toma el poder; es la clase m i l i t a r , por falencia de poder en las b u r g u e s í a s que han llegado demasiado tarde al proceso m u n d i a l . De esta crisis del a ñ o 30, en cierta manera, A m é r i c a l a t i n a ya no se repone m á s . Sin embargo, en el tiempo de la segunda guerra, gracias a la gran c a r e s t í a de materias primas en Europa, hay como u n cierto florecimiento en A m é r i c a latina, y especialmente en A r g e n t i n a . De a h í que del 40 ai 50 hay un auge, corno uria p r ó s p e r a a l e g r í a . Del a ñ o 50 al 60

Los p a í s e s desarrollados ( 1 ) poíseen un cierto modelo; los p a í s e s subdesarroUados (2) tienen el mismo modelo pero defectuoso. L o que h a b í a que hacer es i m i t a r a aquel modelo y, por lo tanto, progresar y desarrollarse hasta identificarse con él. ¿ C u á l es la m e t o d o l o g í a ? Pues, estudiar el modelo de los p a í s e s desarrollados. Se piensa entonces que es esencial las inversiones extranjeras en los p a í s e s desarrollados; es necesaria la ayuda t é c nica, y, en un cierto tiempo, se p r o d u c i r í a "el despegue". H a y que superar o b s t á c u l o s sociales, políticos, institucionales, religiosos. A d e m á s se piensa que estos p a í s e s p o d r í a n , en un cierto tiempo y no m u y largo, lograr igualar a las grandes potencias —Estados Unidos, Europa, Rusia, C a n a d á , etc.—. Pero, ya desde el 60, se comienza a ver los l í m i t e s de este modelo. Este modelo h a b í a pensado que toda nuestra e c o n o m í a era

100 "hacia afuera", porque eran p a í s e s exportadores. Entonces, se pensó que el desarrollo v e n d r í a por un desarrollo "hacia adentro". Es decir, por medio de la i n d u s t r i a l i z a c i ó n . Se d e b í a construir toda la infraestructura. IJOS frutos aproximados fueron los siguientes: el control de la e c o n o m í a i n t e r n a ; la transferencia de los centros de decisión hacia la n a c i ó n ; el debilitamiento de la oligarquía improductiva, importadora o comercial; la r e d i s t r i b u ción de los ingresos; el afianzamiento técnico, científico y cultural. Pero se fue viendo que la cuestión no era a s í . l^Oi- esto del 6 0 al 70 .«e produce la crisis del modelo del desarrollo y, '••^ gran parte, nos va a dar los argumicntos alguien que no es un revolucionario sino u n neocapitalista argentino, Prebisch. E n la Primera, remión de la UNTAC, en 1 9 6 4 , m o s t r ó que la cuestión es muy grave porque viene de m u y lejos. De todas maneras se vio que la industrialización incipiente, era solo una transferencia de las i m portaciones, con lo que la indu.stria nacional lo ú m c o que hizo fue importar t a m b i é n al p a í s el problema social como crisis. Se s i g u i ó dependiendo, y en mayor grado, porque las patentes que compraba para la industria nacional significaba una nueva s a n g r í a del presupuesto; por otra parte d e b í a n importarse las maquinarias que a su vez fabricaban el producto manufacturado; con lo cual fue mucho mayor la dependencia de la que anteriormente se t e n í a . Si a esto le agregamos el nacimiento de los grandes conglomerados internacionales, con nuevos m é t o d o s económicos de venta y corrupción, se vio que el desarrollo a s í como .se h a b í a planteado era simplemente una u t o p í a . Fue así, entonces, que s u r g i ó la " d o c t r i n a de la dependencia" en su nivel socio-económico. H o y es u n deber p a r a todo latinoamericano que cultive cualquier ciencia humana el leer esta l i t e r a t u r a , tal como las obras de Faletto, Cardoso, laguaribe, Theotonio dos Santos, Hinkelammcnt, y hasta el g r a n economista africano A m i n Samir, que acaba de escribir u n libro sobre La acumulación en escala niuncUal. Y lo nombro en especial porque es un crítico creador a partir de la experiencia africana, pero discípulo teórico de latinoamericanos. ¿ Q u é se ha descubierto'^ De que no existe t a l modelo de.sarrollista. I^o que pa.sa es que los p a í s e s del "centro" desarrollado son desarrollados, porque han usufructuado la exp l o t a c i ó n de los p a í s e s coloniales. N o existe, entonces, una r e l a c i ó n entre un p a í s y otro como si fueran dos sistemas separados.

L a c u e s t i ó n ha de ser planteada en nivel internacional, donde (1) es el "centro", y (2) la " p e r i f e r i a " , de t a l manera que no eran dos totalidades independientes sino eran " p a r t e " de una ú n i c a totalidad: el mercado internacional. Esta visión p e r m i t e rehacer la h i s t o r i a y descubrir que desde el origen del mundo moderno hay una i n j u s t i c i a radical. A l a filosofía lo que le va a interesar es esta injusticia, la p r i m e r a de todo un proceso que lleva ya m á s de cinco siglos. ¿ Q u é es lo que ha pasado? E u r o p a h a b í a quedado como enclaustrada por el mundo á r a b e y no p o d í a avanzar hacia el Oriente, donde h a b í a fracasado por las Cruzadas, n i hacia el sur porque los á r a b e s t a m b i é n ocupaban ei A f r i c a . E l único l u g a r que le quedaba a Europa para expandirse eran sus costas a t l á n t i c a s . No es n i n g ú n m i l a g r o que sean Portugal y E s p a ñ a los que se lanzan, con E n r i q u e el Navegante primero, a l a conquista al norte de A f r i c a . Luego, E s p a ñ a , avanz a r á hacia las islas del A t l á n t i c o hasta llegar a A m é r i c a , descubierta por casualidad; es un nuevo continente inesperado. Esta e x p a n s i ó n europea por la parte occidental hace que se descubra p r i m e r o A m é r i c a l a t i n a y , d e s p u é s , rodeando todo el A f r i c a , se llegue a la I n d i a y a la China. De pronto, las siete ecv;menes existentes, cada una de las cuales se c r e í a ú n i c a (el mundo latino, el mundo á r a b e , la I n d i a , el sud-este a s i á t i c o y la C h i n a ; el g r a n conglom.erado m.aya-azteca e inca) son unificadas por E u r o p a . Aparece a s í una sola ecuracne mundial, en cuyo " c e n t r o " e s t á

102
ahora Europa. Este proceso no es económico solo, sino que t a m bién es cultural, político, filosófico, t e o l ó g i c o ; se da en todos los niveles de la humanidad, porque es r e l a c i ó n hombre-hombre. Se establece un pacto mercantil colonial: se extrae oro y plata de A m é r i c a y se les devuelven productos .semielaborados como son el aceite, ei vino. E n el siglo X V I se sacan de A m é r i c a latina m á s de 20 m i l millones de m a r a v e d í e s de productos y .se devuelven apenas 1.500 millones de m a r a v e d í e s en su lugar. Es decir, se produce una "balanza" favorable de pagos de A m é r i c a : E s p a ñ a a d e u d a r í a unos IS.-'íOO millr.ne.- de m a r a v e d í e s . Esta balanzíí favorable de rnás del 80 % con respecto al total intercambio fue simplemente llevada a Europa sin i n t e n c i ó n de pago; es un robo. Y aquí comienza, entonces, la a c u m u l a c i ó n o r i g i n a r i a en Europa, que desp u é s va a multiplicar el capitalismo, como lo explica Sombart en sus estudios económico-históricos. L a dependencia desde un punto de vñsta estrictamente económico, por ahora, la h a b í a descripto y a en 1776 A d a m S c h m í t , cuando en su obra El oñgen de las riquezas de las vaeiones, en uno de los ú l t i m o s c a p í t u l o s , cuando estudia la economía colonia!, dice: "es necesario que del intercambio <'on esas colonias saquemos ventaja en favor de nuestros productos". Plantea ya en e! 1776 la doctrina i m p e r i a l i n d u s t r i a l . No hay aquí plusvalía capital-trabajo metropolitano, sino metrópoli-colon i a : hay plusvalía colonial. A q u í se indica ya lo que la nueva doct r i n a de la dependencia d e s c r i b i r á en pleno siglo X X , que a p a r t i r de 1965 se va definiendo gracias a autores latinoamericanos como Gunder F r a n k . ¿ Q u é es entonces desde u n punto de vi.sta económico la dependencia''. Simplemente el hecho de que ciertos p a í s e s , en concreto n o r d a t l á n t i c o s , han podido autoexpandirse porque se han apropiado de ciertos bienes de las colonias, p r o d u c i é n d o s e a s í una cierta a c u m u l a c i ó n o r i g i n a r i a que d e s p u é s se r e p r o d u c i r á , primeramente, con las grandes i n d u s t r i a s del lujo, como son el tejido, el perfume .v una serie de industrias, secundarias que reproducen enormemente el capital. E s t a p r i m e r a a c u m u l a c i ó n e s t á b a ñ a d a con la sangre dsl indio, e s t á envuelta en los "cueros de los esclavos del A f r i c a " , y de los chinos de l a "guerra del opio". Soií pueblos enteros ¡os que han sido '•'cam.biados" e inmuiacios al dios oro. Dependencia c u l t u r a l : centro dominante, o l i g a r q u í a y c u l t u r a popular.

103

Lo (lue nos interesa, ahora, a nosotros, es ver como esa dependencia es p r i m e r a y s i m u l t á n e a m e n t e una dependo'ria cultulol. Es d e c i r ; ¿ q u é significa el hecho de que una cultura domina a o t r a c u l t u r a ? Esta d o m i n a c i ó n cultural se realiza en el instante mismo en el que el español pisó A m é r i c a y, luego, lo h a r á el port u g u é s , el h o l a n d é s , el inglés, el f r a n c é s , el americano. Porque ;Í1 mismo tiempo que E s p a ñ a conquista el A t l á n t i c o , los rusos conqiiist;in Siberia en el pleno siglo X V I I , cuando llegar, a K ; i ; _ . chaka, al tiempo que E s p a ñ a t a m b i é n ha conqui.stado hasta las Filipina.s. De t a l manera que Europa se expande por sus dos regiones l i m í t r o f e s ijue son E s p a ñ a y Rusia. Este hombre moderno europeo, es el hombre que la filosofía define como u n e.'jn. E n el pensamiento medieval este eqo. persona, se a f i r m a b a como una trascendencia en una relación teoló.gica; pero desapareciendo el Dios del medioevo como experiencia atea del hombre moderno europeo, el eiio queda solo, y por esto, entonces, el cqo. p r i m e r o , <lice: " Y o conquisto". A h í tenemos a C o r t é s y a Pizarro, a los h é r o e s conquistadores, exaltados por Nietzsche. Pero d e s p u é s ese (•//o se avanza o n t o l ó g i c a m e n t e como su propio fundamento, cuando un Descartes, un siglo y medio d e s p u é s de la conquista de A m é rica pero con relación directa a dicho acontecimiento, dice: "—'Y'o pienso". Y este "yo que pien.sa" .se avanza como el fundamento del despliegue de un discurso que funda todo desde sí. E n Spinoza, ese " y o " se hace dios, porque es la ú n i c a sustancia. Hegel, a b s o l u t í z a el cogito como el absoluto y despliega denti-o de sí la totalidad del ente. E l ego ha sido divinizado, absolutizado. Ese ego es " v o l u n t a d de poder", una voluntad de poder que pone valores, que a n i q u i l a valores, que crea valores y que hace todo desde sí. ¿ Q u i é n pone medida al egot Nada n i nadie, porque es incondicionado, indeterminado, absoluto, i n f i n i t o , divino y n a t u r a l . E s t o lo e n u n c i ó Fichte, Schelling, Hegel. De t a l manera que este ego i n c o n d í c i o n a d o constituye a su vez al O t r o hombre con.io una idea. Kgi) cocjito coi¡itaíum. Y el cogitatii.m. es el indio, el africano y el a s i á t i c o ; ente con.stituido do.sde la c o m p r e n s i ó n del ser euro-

104
peo. Por esto que F e r n á n d e z Oviedo se p r e g u n t a : " ¿ S o n los indios hombres?". Y responde; " S í , los indios son anim.ales racionales, pero se han puesto bestiales p o r sus costumbres". Ser bestia es no-ser hombre. Y entonces, es un rudo al que hay que educar. Y educar es hacerle el don de la " c i v i l i z a c i ó n " europea. Se le ense ñ a r á el catecismo de Trente y, a l a larga, el castellano se impond r á . Y si no se impone el castellano en algunas regiones se imponen sus estructuras culturales de t a l manera que este ego se impone de todas maneras a l Otro, que es el indio. ¿ Y q u é acontecerá, entonces? Se da un paso de m á s . U n a cultura particular, que es la europea, se pretende "Liniver.sar' y niega todo valor a ias otras particularidades. Lo "de suyo" es que la cultura europea es la cultura universal. Este universalismo no es m á s que el u n i versalismo abstracto de una p a r t i c u l a r i d a d que abusivamente se arroga la universalidad, y que con esto niega todos los otros particularismos y exterioridad de las otras culturas. Surge a s í el mecanismo pedagógico de la d o m i n a c i ó n cultura!. E n el "centro" está la cultura que l l a m a r í a imperial, en el sentido m á s f u e r t e : aquel que impone, por su imperio y voluntad, lo que es suyo. Luego, a p a r e c e r á una c u l t u r a colonial; esta c u l t u r a colonial se va a desdoblar, porque en ella h a b r á una élite c u l t u r a l colonial ilustrada y un pueblo. E n Lo.s eonde.nados de la tierra se muestra todo el proceso de la educación de una élite colonial, de una cult u r a ilustrada que se va reproduciendo entre ellos. Vale la pena recordar un texto de Sartre que contradice sus dos grandes libros como El ser y la nacía y La crítica de la razón dialéctica. Sartre en su conducta es un hombre de los nuestros; en su t e o r í a es un moderno europeo que hay que c r i t i c a r radicalmente. E n este texto vislumbra el problema: " L a élite europea se dedicó a fabricar una élite i n d í g e n a ; se seleccionaron adolescentes, se les m a r c ó en la frente, con hierro candente, los p r i n c i p i o s de la cultura occidental, se les introdujeron en la boca mordazas sonoras, gi-andes palabras pastosas que se a d h e r í a n a los dientes; t r a s una breve estancia en la m e t r ó p o l i se les regresaba a su p a í s , falsificados. Esas mentiras vivientes no t e n í a n ya nada que decir a sus hermanos; eran un eco; desde P a r í s , Londres. Amsterdam nosotros l a n z á b a m o s palabras: ' ¡ P a r t e n ó n ! ¡ F r a t e r n i d a d ! ' y en alguna

105
parte, en A f r i c a , en Asia, (en A m é r i c a l a t i n a ) , otros labios .se a b r í a n ; '¡ . . . t e n ó n ! ¡ . . .nidad!'. E r a la Edad de O r o " «. Y ¿ p o r q u é era la Edad de Oro? Porque esa c u l t u r a estaba tenida por las élites coloniales incuestionadamente como la cultur a universal. H a b í a entonces una verdadera p e d a g o g í a de la dom i n a c i ó n pero p e d a g o g í a de la m e d i a c i ó n de la c u l t u r a ilustrada. Tenemos a s í tres niveles. E l "centro", y en l a " p e r i f e r i a " una élite y un pueblo. L a c u l t u r a i m p e r i a l tiene una m e t o d o l o g í a ped a g ó g i c a , es p e d a g o g í a de la d o m i n a c i ó n como lo muestra Paulo F r e i r é . Proyecta en l a propia conciencia del dominado su c u l t u r a como la ú n i c a , negando así la cullu.'a del Otrc Hat.:-ía todo m i estudio a realizar sobre la i n t r o y e c c i ó n en el coionizado de la c u l t u r a i m p e r i a l . Por otra parte el colonizado produce una desv a l o r i z a c i ó n de su p r o p i a c u l t u r a . Puedo decir que la c u l t u r a de un pueblo, que no es lo mismo que la cultura yiacional, empieza a Ber negada desde las pautas de la cultura del "centro". Cuando en m i clase u n i v e r s i t a r i a pregunto a los alumnos sobre un ejemplo de una obra de arte, me nombran a la Gioconda, la Quinta S i n f o n í a de Beethoven. Y entonces les objeto: " — ¿ P e r o Uds. no han pensado que en nuestra provincia, en Mendoza, hay acequias m u y bellas, y que es u n arte ei podar la p a r r a y la v i ñ a ? ¿ U d s . no han pensado que p o d í a n haberme dado por ejemplo al tango?". Pero este arte, para ellos no tiene n i n g ú n sentido, n i n g ú n valor. H a n sido p e d a g ó g i c a m e n t e educados en la d e s v a l o r i z a c i ó n de la c u l t u r a popular propia. L a dependencia c u l t u r a l es primeram.ente externa. Del imperio a la é l i t e ; la élite es m i n o r i t a r i a pero tiene el poder: es la o l i g a r q u í a dependiente. Luego hay t a m b i é n una dependencia interna, l a que la élite c u l t u r a l ilustrada ejerce al dominar al pueblo, hasta por medio de las escuelas. L a élite alienada pretende alienar el pueblo y, muchas veces, entonces, la ú n i c a g a r a n t í a de esc pueblo de ser sí mismo, y otro que todo otro, es ser analfabeto. Los alfabetizados, a l f i n , no saben quienes son; sobre todo si han cursado la escuela y han creído todo lo que les han e n s e ñ a d o ; en especial en la escuela argentina liberal, que

« P r e f a c i o de .S,-\rtre al libro de F r a n t z F a n ó n , Los condenados tierra, F C E , M é x i c o , 10G3, p á g . 7. V é a s e l a obra de Memmi, Retrato colonizado.

de la de, nn

106 —
es una escuela de profunda a l i e n a c i ó n . H a b r í a que decodificar la ideología introyectada en los textos p r i m a r i o s de la escuela liber a l argentina, donde no solamente se habla de co.sas anodinas, sino que e.s estrictamente ideológico todo el texto, porque se ens e ñ a y potencian instituciones alienadas y alienantes. Las grandes realidades poindares son ignoradas en todos sus aspectos. Ue t a l m.anera que es .sumamente planificada la educación alienadora que da una élite o l i g á r q u i c a ilustrada, que m i r a hacia ei "centro" mundial y niega sus propias tradiciones que desconoce. Se produce a s í una a n i q u i l a c i ó n de una cultura popular, que s e r í a lo que he llamado "lo f a c ú n d i c o " , ?n beneficio dei "centro". Y por esto Sarmiiento es clásico. E l dice en esencia: se ven dos civilizaciones; una, la nuestra; y la o t r a que sin cuidado de lo que tiene sobre sus pies intenta realizar los ú l t i m o s resultados de la civilización europea. Esta es la c i u d a d ; é s t a es la i n t e l i g e n c i a ; é s t a es la civilización europea. Y ¿ q u é es la otT;a? Pues lo nuestro: la^barbarie i n d í g e n a , la materia. Esta es la p e d a g o g í a de S a r m i e n t o : el pueblo es materia; la inteligencia la tiene la élite, .sobre todo la ciudad p o r t e ñ a que va a i m p r i m i r la f o r m a como un sello al pueblo, que resiste y es considerado como u n no-ser. Aquí hay una filosofía estricta, una ontología explícita. Tenemos que empezar a pensar muchas nuevas nociones. L a cultura, p r i m e r o , popvJar, alienada, y de a h í la cuestión del pueblo que en estos d í a s de la ".Semana A c a d é m i c a " se ha debatido bastante. IVIe g u s t a r í a entrar un poco en explicitaciones y detenerm.e en este punto. Derecho que ' i o s medios i n f i n i t a m e n t e variados y el movimiento })or el que se l i m i t a n r e c í p r o c a m e n t e , por la p r o d u c c i ó n y el i n íercamljío, r e ú n e , por una universalidad inmanente y se diferencia, en masas universales a t a l punto que el conjunto t o t a l t o m a la f i g u r a de un sistema de necesidades, de medios y t r a b a j o , de manera a satisfacer necesidades y de cultura t e ó r i c a y p r á c t i c a ; sistemas en los cuales se encuentran los individuos. Todos estos sf)n los que constituyen las diferencias de las clases". E s t á n a q u í i-\p!ícif;imente indicados todos los aspectos que va a describir l.ukacs acerca del problema de las clases y la conciencia de clase, i . n cuestión de ias clases es t a n vieja con¡L. el peiisi-.ir.ientL . ' i o s ó fico: fue planteada por los grie.gos. M a r x da a la c a t e g o r í a "clase" i;na fuerza i n t e r p r e t a t i v a mucho mayor, porque muestra la oposición de las clases y la toma como instrumento de un a n á l i s i s econimiico-político. De a h í su g r a n importancia. Siguiendo esta t r a d i c i ó n oodem.os ver lo siguiente. M a r x se s i t ú a en el nivel est r i c t o del horizonte del p a í s , la N a c i ó n : de t a l manera que la únic;i oposición que estudia es la de la bui'guesía y el proletariad o ; [¡ero no tiene otro horizonte. E n cambno, Lerdn. es ruso y no a l e m á n : y Rusia es una c u l t u r a "secundaria" con respecto a Alemania, de tal manera que él se siente como citerior. Para Lenin es necesario, p r i m e r o porque es ruso y d e s p u é s porque se s i t ú a a fines del siglo XIX, clasificar la relación del "centro europeo" y el mundo colonial. P o r ello ha escrito L e n i n su p e q u e ñ a t-bra i<yí imperialismo, fase superior del capiialismo. Aquí y a no estudia solamente la r e l a c i ó n b u r g u e s í a - p r o l e t a r i a d o , sino que, a d e m á s , describe la r e l a c i ó n del imperio y lo que es colonizado por el imperio. U n tercer paso es dado dentro de esta m i s m a t r a d i c i ó n , y se produce j ' a en una c u l t u r a estrictamicnte p e r i f é rica, como la China. E n China es clara la diferencia entre el "centro" y la " p e r i f e r i a " . Si nosotros f u é s e m o s a buscar entre los textos revolucionarios chinos e n c o n t r a r í a m o s , con toda precisión, la c a t e g o r í a "pueblo" en el .sentido en que lo va a usar por ejemplo un Kemal A t a t u r k , un Nasser, un Gandhi, y en A m é r i c a latina, por ejemplo, un P e r ó n . Es ya una termdnología que surge de la c o n t r a p o s i c i ó n del "centro' y la " p e r i f e r i a " . Por eso es que pongo en el centro al pueblo. E i pueblo tiene

La 7ioción de

"pueblo".

L a c a t e g o r í a pueblo, que no se considera muchas veces como una c a t e g o r í a i n t e r p r e t a t i v a científica, y menos sociológica, es, pienso, una verdadera c a t e g o r í a de i n t e r p r e t a c i ó n . C a t e g o r í a mucho m á s amplia, ambivalente y, por eso, m á s r i c a que muchas otras categorías que se usan. P a r a eso les recuerdo que, por ejemplo, la categoría "pueblo" es mucho m á s am.plia y comprende la c a t e g o r í a "ciase". Saben que en la filosofía del derecho por no i r a la Política de A r i s t ó t e l e s o a la República de P l a t ó n , se habla de las ciases sociales. Hegel, por ejemplo, dice en su Filosofía del

108
cluir en su significado un momento esencial: la exterioridad todavía.

109
(C)

del pueblo, c u e s t i ó n que en estos d í a s de discusión no se ha vi.sto

tres opuestos: 1) el i m p e r i o ; 2) l a b u r g u e s í a nacional; 3) la burocracia. E l pueblo tiene significados diversos o distintos, s e g ú n sean sus opuestos. Con respecto a l I m p e r i o hay una Nación- ( I ) , y de a h í que toda la N a c i ó n se r e ú n e p a r a luchar contra e! enemigo de la P a t r i a . E n un segundo nivel, l a b u r g u e s í a se puede oponer a las clases trabajadoras ( I I ) , y a l decir esto digo campesinos, obreros, y cantidad de otros oprimidos. E n un tercer nivel o s i m u l t á n e a m e n t e —sobre todo en l a China se v e í a y a la burocracia socialista rusa como nueva clase en el poder— hay u n proceso de fijación, un proceso que i n m o v i l i z a el proceso. Se avanza entonces una "reserva e s c a t o l ó g í c a " , los j ó v e n e s de la "Revolución c u l t u r a l " . L a j u v e n t u d es lo indeterminado en el proceso de esclerosis social. Una es la " r e v o l u c i ó n p a t r i ó t i c a " de la liber a c i ó n nacional, o t r a la " r e v o l u c i ó n social" de la l i b e r a c i ó n de las clases oprimidas y, la tercera, l a " r e v o l u c i ó n c u l t u r a l " . E n este ú l t i m o caso se da lo p e d a g ó g i c o , la j u v e n t u d y l a c u l t u r a ; a q u í hay un problema latinoamericano concreto. L a "clase" e s t á en la Nación ( b u r g u e s í a , proletariado o clase campesina); es decir, es una c a t e g o r í a que se usa en el nivel o el horizonte nacional. Pero hay otros niveles de r e a l i z a c i ó n o r e v o l u c i ó n , y en este caso la c a t e g o r í a pueblo es i n f i n i t a m e n t e m á s r i c a y estrictam.ente técnica. Con respecto a esto, si entiendo p o r ¡pueblo a la polis griega o a la ciudad o n a c i ó n h e g e ü a n a , entonces oculto el autentico sentido de pueblo. Porque en la c a t e g o r í a "pueblo" tengo que iu-

Si tomo un sistema ( I I ) donde hay un opresor ( A ) y u n o p r i m i d o ( B ) , al oprimido lo puedo llamar p^ieblo. Pero en t a n t o es oprimido, es alienado y en tanto alienado ha introyectado el sistema [ n i v e l ( B ) ] . Por lo tanto, h a r á una huelga para tener m á s salario y una vez que obtuvo m á s salario t e r m i n ó la huelga. E n el fondo, i n t r o y e c t a el valor supremo del sistema cuando gana m á s dinero. Pero el pueblo no es solo esto. Pueblo es t a m b i é n un resto e s c a t o l ó g i c o (nivel C) que es o t r o ( I I I ) que e! sistem a ( I I ) y que de esa exterioridad ( C ) no sólo no i n t e n t a r á ser dominador del sistema ( I I ) , sino intentar u n nuevo sistema ( I V ) . E l dominador tiende a dominar al sistema, la totalidad, que es el f r u t o de un proceso de liberación a n t e r i o r que lo ha llevado al poder. P o r esto, el que domina no puede sino pensar como el tiempo m e j o r el pasado: todo pasado fue mejor y todo f u t u r o es riesgoso para su poder, su d o m i n a c i ó n . E n toda la hi.storia humana desde siempre el f u t u r o es del oprimido, porque es exterior a l sistema ( C ) , es el que no tiene nada que perder, porque simplemente no tiene nada ( B ) . Es él el que aspira a un nuevo sistema ( I V ) donde v i v a como en su casa. Por esto, todos los procesos de liberación se hacen desde la base o p r i m i d a hacia un nuevo sistema ( I V )

110 —
(luo pone en c u e s t i ó n la e t e r n i z a c i ó n del sistema vigente ( í H ) , E l sistema ( I I I ) pretende su e t e r n i z a c i ó n ; se diviniza. E n t r e nosotros se utiliza la t e r m i n o l o g í a de la "civilización occidental y cristiana". Es la divinización anti-cristiana de un sistema que se sacraliza, v por eso es estrictamente correcto decir, en cristiano, que la c r í t i c a de toda c r í t i c a comienza por la crítica de la religión del sistema divinizado. Es decir, el ídolo debe ser negado para que el sistema pueda avanzar, porque si el sistema es sagrado, ¿cómo se ¡o c a m b i a r á por otro mejor? Este es el a t e í s m o de los profetas cuando, por ejemplo, quemaban los baales que no hablan, ni oyen ni protesta-: porque "tienen boca y no hablan, orejas no oyen, ojos y no ven". F o r eso se dice: la c r í t i c a de toda críticii, comienza por la c r í t i c a de la religión del sistema, del ídolo. Esto es la ortodoxia m e t a f í s i c a m á s clara. P a r a ser un buen cristiano hay que .ser un buen ateo del ídolo, del "dios d i n e r o " por ejemplo. Es evidente que una liberación cultural, como proceso futuro, tiene que apoyarse en la cultura de los pueblos. ¿ N o s e r á que tenemos demasiadas c a t e g o r í a s encubridoras que no nos permiten descub r i r realmente de qué se t r a t a cuando se habla de cultura popular'! Hace poco, en México, hablando con un g r a n sociólogo me indicaba la conciencia m í t i c a a - h i s t ó r i c a del pueblo. Estas son c a t e g o r í a s europeas. ¿ Q u i é n ha dicho que es m í t i c a y a - h i s t ó r i c a ? ¿ N o tiene nuestro pueblo, acaso, una memoria histórica clarísima? ¿ C u a n d o elige algo, no elige acaso algo mucho mejor que los comprometidos con el sistema? La c u l t u r a i l u s t r a d a nacional está fosilizada, y e s t á interesada en que el proceso no se realice. Esta gente elegirá por necesidad contra l a l i b e r a c i ó n , contra la histor i a ; mientras que el pueblo o p r i m i d o es libre, porque es -pobre y como es pobre m i r a hacia el futuro, no tiene nada que perder, repito, porque no tiene nada. Hay que t o m a r muy en serio la c a t e g o r í a pueblo que no es Simplemente el oprimido, no es tampoco la t o t a l i d a d de! sistema, sino que la esencia del pueblo —^y a q u í , claro, e l semita se enf r e n t a a l griego, A m u r a b i contra Homero— la esencia del pueblo es " l a exterioridad e s c a t o l ó g í c a " que hace que vea el sistema y d i g a : " — ¡ E l l o s ! " , pero no se siente identificado con dicho sistemia. E l pueblo en un cierto nivel ( C ) e s t á fueiu del sistema, y

-

111

al estar i'u.era del sistema e s t á en el f u t u r o ; a! estar en el f u t u r o es ya el hombre nuevo. E l hombre nuevo es el pueblo o p r i m i d o pero no en- Lauto alienado ( B ) , sino en tanto exterior al sistema ( C ) , sabiendo que tiene otras tradiciones, otra lengua, otra cult u r a , pero que es considerada por la " c u l t u r a i l u s t r a d a " como incultura, como analfabetismo, como no-palabra, porque la c u l t u r a ilustrada no tiene oídos para oír, y por ello, entonces, cree que el Otro guarda silencio, pero no, no e s t á silencioso. E n esto me voy a tener que ante-poner a algunas tesis de ayer sobre el hiiingüi.-^mo. Porque, sí es verdad que el o p r i m i d o no domina una g r a n cantidad de c a t e g o r í a s e c o n ó m i c a s y políticas del sistema, tiene oti-as c a t e g o r í a s que el sistema no tiene y que son el "punto de apoyo" de ¡a l i b e r a c i ó n . Son .sus tradiciones concretas por donde la historial se c u m p l i r á ; lo que debemos hacer es potenciarlas. No caigamos en un "e.spontaneísmo popuhsta", en el sentido de que el pueblo tiene ya todo, y e s t á muy bien y es infalible, y lo que él haga siempre funciona. ¡ N o ! Hay que saber discernii' entre lo peor que tiene el pueblo ( B ) que es la i n t r o y e c c i ó n del sistema (1). Esto lo tiene el pueblo y hay que .saber negarlo. Pero, en cambio, el pueblo tiene lo mejor ( C ) . Pero, ¿tiuién discierne entre la i n t r o y e c c i ó n del sistem.a ( B ) y lo escatológico ( C ) ? A q u í es necesaria la f u n c i ó n c r í t i c a , entre otras, de la filosofía. E l filósofo es el que se ha comprometido en el proceso de la l i b e r a c i ó n , y se constituj^e por ello, t a m b i é n , como i n t e r i o r a l sistema. Pero a l mismo tiempo, desde la exterioridad ( C ) , critica a la oligarq u í a ilustrada, m o s t r á n d o l e que es una sofística, ideológica, y , pnr o t r a parte, alienta al pueblo a defenderse, para poder a s u m i r la responsabilidad de ser exterior al sistema. Esta f u n c i ó n es la esencia de la filosofía y sin este esclarecimiento el pueblo tampoco se libera. Se puede decir que el pueblo tiene lo mejor pero mezclado y cuando el proceso de l i b e r a c i ó n comienza, este pueblo mismo dice a veces: " — ¡ P e r o e s t á b a m o s mejor en el sistema!". E n el desierto, el pueblo dijo a M o i s é s : " ¡ E s t á b a m o s m e j o r en E g i p t o ! " . Pobre Moisés, u n poco m á s y lo "achuran" Este es el destino del c r í t i c o que siempre p e r m a n e c e r á en la e x t e r i o r i d a d .
7 T,i,r.i>rfio .nrgHntino: hacer pedazos carnicero. u n a pieza de a n i m a l ; oficio de

~
I I . —CIENCIA, CIENTIFICISMO Y POLITICA

113

Lado el poco tiempo con el que contamos, deberemos abreviar la exposición de esta segunda parte. L a ciencia es el m á s sutil instrumento de d o m i n a c i ó n , sobre todo cuando se pretende "universal". No hay en su sentido rea!, una ciencia " u n i v e r s a l " . Las opciones p r e - c i e n t í f i c a s son esenciales para la ciencia y é s t a s son políticas, humanas, culturales. Voy a liacer una p e q u e ñ a d e m o s t r a c i ó n para que lo vean a ú n en el caso de (a m a t e m á t i c a .

4. Condicionamiento político de la ciencia. Los m a t e m á t i c o s pretenden que l a ciencia m a t e m á t i c a tiene un desarrollo interno de su di.'ícurso por "necesidad", de t a l ma- ñ e r a que si llego a la conclusión A , de ella se desprende la conclusión B, y de ella la conclusión C. L a c o n c l u s i ó n C es "universal", necesaria y v á l i d a para todos. Pero esta conclusión C es para la ciencia neopositivista como un ob.jeto abstracto de un universo "separado", ideal. Pero, antes que l a ciencia e s t á " l a cotidianidad", y después de la ciencia e s t á el "proyecto" de la ciencia. Y entre los dos (el mundo cotidiano y el proyecto) e s t á l a ciencia. Cuando quiero estudiar m a t e m á t i c a , no lo hago por razones mat e m á t i c a s , pues t o d a v í a no la conozco; si la conociera s e r í a matem á t i c o . E l estudiante elige m a t e m á t i c a porque le gustan los n ú meros, pues su padre era carnicero y con "los n ú m e r o s " l o g r ó hacer un buen negocio. L a " v o c a c i ó n " es precientífica. L a vida cotidiana de una é p o c a da el proyecto a la ciencia. L a ciencia, entonces, e s t á condicionada por una cotidianidad que a ú n funda sus axiomas. Los axiomas de la ciencia no son universales, n i eternos, son cidturales. ¿ Q u i é n le dijo a A r i s t ó t e l e s q u e . h a b í a esferas y que las esferas a.sti'onómicas eran divinas y eternas? Toda l a ast r o n o m í a griega trabajaba a p a r t i r de las esferas. E r a una fe "cultural". Todo esto lo hacemos a ú n h o y ; a ú n en física t o d a v í a hay fe " c u l t u r a l " , porque hay cantidad de cuestiones que de n i n guna manera son dem.ostradas. E l axioma por esencia es inde-

mostrable. E l axioma se acepta porque es digno (aa^ío.-) de ser aceptado como una evidencia, " c u l t u r a l " . Entonces, trabajando un c a p í t u l o de m a t e m á t i c a llegamos a la conclusión A . ¿ Q u é pasa d e s p u é s de A ? Es que de A puedo sacar muchas conclusiones posibles ( A ' , A " , A " ' , . . . ) . Pero pasa que los rusos han lanzado un s a t é l i t e y me he quedado a t r á s . Entonces, por intc?-eses políticos, aunque m á s no sean que propagandísticos, para que al mismo tiempo sigan creyendo que los F o r d y los Chevrolet que vendo son buenos, entonces, necesito t a m b i é n lanzar un s a t é l i t e . Lanzo a s í toda la m a t e m á t i c a con las posibilidades A ' , A " , A " ' , etc. en una l í n e a ( A " ) , porque me interesan sólo los s a t é l i t e s ; porqn.e .'A decidido p o l í t i c a m e n t e lanzar l a ciencia en esta l í n e a precisa. A l llegar a una conclusión puedo sacar nuevas y muchas aplicaciones ( B , B ' , B " ) , pero por intereses militares, las voy a buscar en un sentido preciso ( B " ' ) . Cuando no interesan los s a t é l i t e s tomamos como g r a n tema la polución ambiental, y se descubre que hay f a l t a de o x í g e n o . Entonces el dominador dice al pueblo o p r i m i d o : " ¡ Q u i e t o ! " , para poder consumir hasta su oxígeno. L l e g a r á a ú n a .ser explotado hasta en su oxígeno. S í , hay ciencia, pero é s t a va, sin embargo, eligiendo los capítulos de sus amplias posibilidades p o r opciones políticas, e c o n ó m i c a s y culturales. ¿ Q u é pa.sa entonces?, y esto es lo t r á g i c o , que un profesor en la c u l t u r a dependiente, para poder e n s e ñ a r en la Universidad, se v e r á obligado a i r al " c e n t r o " a estudiar m a t e m á t i c a con u n maestro en P a r í s . Est u d i a r á l a u i a t e m á t i c a de! "centro". Tiempo d e s p u é s se vuelve a Catamarca, y se da cuenta que la m a t e m á t i c a que e s t u d i ó no resuelve el problema de Catamarca. Pero él ha defendido su doctorado y e s t u d i ó durante siete a ñ o s la m a t e m á t i c a en un cierto sentido y , llegado a Catamarca, se da cuenta que eso no funciona en su ciudad. Piensa comenzar a t r a b a j a r ciertos c a p í t u l o s de m a t e m á t i c a aplicados a su r e g i ó n . Pero n e c e s i t a r í a seis o siete a ñ o s p a r a cambiar toda su m e t o d o l o g í a y para producir un pequeñ o t r a b a j i t o . Escribe a s í u n paper ( a r t í c u l o c i e n t í f i c o ) , pero ¿ q u i é n se lo v a a publicar? Le pide a su g r a n maestro de P a r í s que lo lea, pero r e s p o n d e r á : "Pero, si esto no tiene n i n g ú n sentido. Este tema no nos i í i t e r e s a para nada, no e s t á de moda". Entonces, heroicamente lo produce a m i m e ó g r a f o para sus alumnos de ia escuela

114 aecuudaria de Catamarca. Cuando viene el tiempo de un concurso, el oponente viene con sus papcrs de Lxindres, y él con su trabajo mimicografiado en Catamarca pierde a s í el concurso, i Esta es la dependencia cultural p r á c t i c a ! ¡ E s t o pasa en filosofía y en todas ias ciencias! Una dependencia a todo nivel, a ú n en el m á s p r á c t i c o , que es cómo se llega a la c á t e d r a de profesores universitarios o a ser miembro de la carrera de investigador en el C N I C T . Vean, pues, hasta qué punto la dependencia c u l t u r a l penetra hasta los recovecos m á s íntimos, hasta los tribunales mismos. Entonces, la gente se resigna a seguir repitiendo la ciencia del "centro". E l Conse.jo de Investigaciones Científicas paga científicos que ahor r a n dinero al "centro", ya que las conclusiones de nuestros científicos se industrializan en N o r t e a m é r i c a , y d e s p u é s nos venden m á s caro sus productos. Esta es la dependencia, a ú n al m á s abstracto nivel, el de la m a t e m á t i c a . ¡ Qué decir cuando entramos en _ filosofía.. . donde el sabio del sistema habla del ser y del no-ser y hace creer que eso es la filosofía! I\Iienti-as tanto pasa sobre toda realidad concreta que pisotea sin moralidad alguna. L a f i losofía, que es la c r í t i c a misma de toda realidad, se evapora; es la sofística y esos son los sabios, como los griegos, que en esencia dicen: "No, el no-ser no es v e r d a d ; si el b á r b a r o habla, habla el no-ser, y enuncia por ello lo falso; si dice lo falso, con voluntaria obstinación miente; y antes que siga mintiendo lo mata el h é r o e dominador haciendo una g r a n obra p a t r i a y recibiendo el honor del rodo". Esto hacen los conquistadores, esta es la o n t o l o g í a guerrera que hay que denunciar **. ella es i n d e t e r m i n a c i ó n o "resto e.scatológico" y que no e s t á comprometida con el sistema; pueden ser las provincias o lo federal con respecto a las capitales nacionales que t a m b i é n roban a las provincias en todas partes de L a t i n o a m . é r i c a : Guatemala o iMéxico, B o g o t á o IVÍedellín, La Paz, Santiago, Buenos Aires. Estos son "pidpos internos" que t a m b i é n oprimen a nuestras patria.s. Este pueblo oprimido, en todos los sentidos pero muy precisos — y a no es nada ambiguo, aunque d e s p u é s en el debate podemos precisar i.ná.s—, va gestarido nueva c u l t u r a ; no sólo aprendiendo o i n t r o yectando la cultura de! opresor ya que esto no es c r e a c i ó n de í-ultnra sino i m i t a c i ó n y negación de cultura. E l pueblo lia ido creando una cultura como exterioridad del sistema imperante. r>. E ! pueblo pobre y la cultura creada. Contra la voluntad h i s p á n i c a fue naciendo una voluntad criolla; contra la o l i g a r q u í a nacional y después liberal nuestro pueblo ha continuado la creación de su cultura. De a h í que hay casos p a r a d ó j i c o s : el indio fue oprimido por el español y la evangelización fue u n proceso de a c u l t u r a c i ó n , de d o m i n a c i ó n religio.sa. En el imperio inca se celebraron las fiestas del a ñ o nuevo, o mejor del sol nuevo, el 21 de j u n i o en donde en Cuzco se festejaba el nacimiento del sol. E r a el d í a m á s corto del a ñ o y a l g ú n d í a 21 de j u n i o el sol no s a l d r í a m á s . H a b í a que adorarlo de una manera especial para que volviera a salir cada a ñ o Esta es exactamente Ja fiesta de la N a v i d a d , porque en Europa era t a m b i é n 1? fiesta pagana del nacimiento del sol, y los cristianos la " b a u t i z a r o n " e hicieron con ella la Navidad. N o van a creer Uds. que Cristo n a c i ó en diciembre; sino que es una fiesta l i t ú r g i c a pagana. Pero llegados los e s p a ñ o l e s al hemisferio sur, nos hacen festejar la Navidad cuando el sol e s t á en su m á x i m o , en d i c i e m b r e ; sudamos como pobres, y t o d a v í a festejamos el sol que nace, cuando uno q u e r r í a que se muera porque y a estamos en pleno verano. L a fiesta de la Pascua, que es la fiesta de la primavera, se festejaba en el hem.isferio norte en marzo, y nos la hacen festejar a nosotros en marzo cuando es otoño y la naturaleza muere. Se puede hablar de una o p r e s i ó n l i t ú r g i c a ; nuestros indios se quedaron como sin r e l i g i ó n , porque le destruyeron la que t e n í a n y no le

IIL —CREACION Y LIBERACION D E L A CULTURA POPULAR Hay entonces, u n pueblo pobre, o p r i m i d o por el sistema. Ptcehlo oprimido puede ser toda la " n a c i ó n " con respecto al " c e n t r o " ; puede ser t a m b i é n el trabajador con respecto a una b u r g u e s í a ilu,5trada nacional, puede ser una j u v e n t u d negada en tanto que
* Este tema, sobre ia ciencia, no pudo ser expuesto con suficiente e.r> tensión por falca de tiempo. Sobre dicho toma a p a r e c e r á en el p r ó x i m o futuro una publicación m á s extensa.

117 116 pusieron ninguna. Este es un proceso de a c u l t u r a c i ó n . Pero tiempo después, como en general los liberales fueron a n t i - c a t ó l i c o s y no han vivido j a m á s el proceso c u l t u r a l del pueblo, y tampoco el proceso de e v a n g e l i z a c i ó n de dicho pueblo. Pero, mientras no se recupere este proceso y se lo c r i t i q u e superficialmente, no se ent e n d e r á A m é r i c a latina. L o p a r a d ó j i c o es que en el tiempo colonial i n t r o y e c t ó la c u l t u r a h i s p á n i c a importada, pero, poco a poco, ese catolicismo .se t r a n s f o r m a en la propia c u l t u r a del pueblo. P r i mero, ese pueblo se opuso a la burocracia h i s p á n i c a y d e s p u é s a la o l i g a r q u í a nacional. Y por eso no es e x t r a ñ o que un cura como Hidalgo haga el único e j é r c i t o realmente revolucionario en A m é rica latina, y que fracasa por condiciones m u y particulares. Fue un e j é r c i t o de indios: " l a t i e r r a para los que la t r a b a j a n " , tras la imagen de la guadalupana. Hay entonces una simbología r e l i giosa, liberadora y latinoamericana. Y por esto K e m a i A t a t u r k volvió al Islam, Gandhi a las tradiciones h i n d ú e s y Mao a la cult u r a popular. Lean el texto de La Nueva Democracia donde Mao dice que ' i a antigua cultura popular tiene lo esencial de lo revolucionario". E l propio Mao vuelve a la t r a d i c i ó n nacional popul a r china. E n proyecto revolucionario sin símbolos y sin mitos es un proyecto revolucionario anti-popular y va al fracaso. Desde este nivel debemos pensar la experiencia de Allende. H a y graves cuestiones que no se han formulado en los proyectos de liberación popular. Hugo Assmann ha escrito u n interesante a r t í c u l o sobre " l a p l u s v a l í a s i m b ó l i c a " ». E l pueblo produce s í m b o l o s ; t a m b i é n la o l i g a r q u í a se los puede apropiar. S i u n proyecto revolucionario no es simbólico al nivel concreto de la creencia de nuestro pueblo, nunca p o d r á ser realmente revolucionario n i popular. L a cultura popular, nacida desde la exterioridad del sistema es real, es nuest r a . Pero se la ignora y se la niega y se la considera analfabeta : su simbología no es comprendida. H a y u n interesante trabajo de Guillermo G u t i é r r e z , Cultura popular y cultura ilustrada. E n este trabajo critica, p r i m e r o , el a n á l i s i s puramente " f o l k l ó r i c o " de la cultura popular. L a c u l t u r a popular no es puramente folklore.
^ El cristianismo, su plusvalía, simbólica, en Cuadernos Nacional ( S a n t i a g o ) , 12 ( 1 9 7 2 ) , pp. 154-180. de la Realidad

Pero t a m b i é n la c u l t u r a popular no es la " c u l t u r a p.-oletaria" de T r o t s k y porque no se t r a t a del proletariado, de u n " u n i v e r s a l " . U n obrero de C i t r o e n en Francia no es lo mismo que un obrero en Buenos Aires. Cuando el obrero de Citroen quiere m á s sueldo, en el fondo quiere que funcione el capitalismo f r a n c é s y que se explote m á s a las colonias. .A.sí que hay una c o n t r a d i c c i ó n cualit a t i v a del proletariado del "centro" y de la " p e r i f e r i a " Porque hoy no hay t o d a v í a una cultura universal proletaria. E n este momento hay una diferencia real y objetiva entre el imperio, el centro y la p e r i f e r i a de t a l manera que allí hay que hacer correcciones fundamentales, aquello de la c u l t u r r proletaria. T a m poco .sería la "cultura de la pobreza" de Lewis. L a cuestión es otra. Se t r p t a de una creación cultural que se expresa en diversos niveles, desde el arte popular, la m ú s i c a popular, la lengua, t r a dición y símbolos que muchas veces, aunque no del todo, lo capta el folklore. Porque h a b í a que considerar que en ¡a c u l t u r a popular e s t á n dados todos los elementos s i n c r é t i c a m e n t e confundidos. Por una parte, e s t á el sistema introyectado; por otra parte, e s t á igualmente lo m á s c r í t i c o del sistema. De a h í que la poética o la l i t e r a t u r a , una vez puede ser lo m á s cómplice, y, o t r a vez, puede ser realmente liberadora. Cuando un Neruda, por ejemplo, plantea todo el bosquejo de una nueva realidad f u t u r a , es una p o é t i c a liberadora. Y , por otro lado, cuando un Borges en la capital federal, no porque sí, sino porque da la espalda a lo que e s t á m á s allá do ¡a A-venida General Paz, cuando m i r a hacia el "centro" y plantea una p o é t i c a "universal", en ese momento es una p o é t i c a abstracta, pero en el sentido peor de l a palabra, porque de hecho e s t á comprometida con el sistema. A d e m á s h a b r í a que saber discernir todo eso en el folklore. Por ejemplo, si tomo el tango Margot de Celedonio Flores, 1918, se descubre como un verdadero tango de c r í t i c a social. M a r g a r i t a vivía en un " b a r r i o " , en u n convent i l l o ; pero M a r g a r i t a vendió su cuerpo a un s e ñ o r i t o del "centro" de Buenos Aires, un a r i s t ó c r a t a y oligarca, para poder subir y v i v i r . Es toda una e r ó t i c a que al mismo tiempo es una c r í t i c a social, porque p i n t a la estructura de la " p e r i f e r i a " de Buenos Aires, donde el muchacho pobre es el que g r i t a — y por eso el tango es t a n triste— , g r i t a que le han robado a su chica. Y M a r -

— 119

lis —
garita se llama, " M a r g o t " , la pi-ostitut:i del liombrc del "centro". E l hombre del "'centro", que a su vez exige a su mujer oligarca que sea virgen, se da a la p r o s t i t u c i ó n con la mujer del pueblo; la "prostituye". A i l i hay una protesta profundamente social. Ese es arte popular crítico liberador. Pero d e s p u é s el tango se edulcora, y se reviste de los modos del sistema y canta cuestiones "universales", para dar á n i m o , para e n s e ñ a r a viviv dentro del sistema: es el opio. H a b r í a que empezar a discernir pues en esa cultura io que hay de critico y lo que hay de comprometido; calii¡rar todo e.sa estructura. Pero, a d e m á s , y es muy importante, eso ¡niehh no solamente crea símbolos, obras, sino qu^ t a m b i é n tiene compromiso.s histórieoR ij políticos; e s t á lejos de tener una conciencia )nít¡ca y ahistorica; tiene memoria. Lo <iue pasa es que esa memoria del pueblo funciona en un r i t m o que no es tan acalorado, al día y alocado como el de la élite ilustrada. Crece como ias plantas; tiene que esperar la p r i m a v e r a para crecer y no ¡¿uede crecer en cualquier momento con abono o f e r t i l i z a n t e s ; sabe esperar. Tiene un ritmo que parece a h i s t ó r i c o . Lo que pasa es que en las profundidades de las corrientes marinas que van dando los acontecimientos que pa.san desapercibidos para el superficial, el pueblo va madurando. C u l t u r a popular es el fruto de! compromiso y la historia del pueblo. T a m b i é n tiene su económica y su política. No domina los sistemas económicos vigentes, pero sin embargo sufre el sistema económico político. L a memoria popular "recuerda" quién es el que lo explota, quién el que le saca su sangre. Y se da cuenta que cuando uno dice: "¡ Todo anda m u y bien!", pero es el que lo explota; entonces m u r m u r a : "Esto anda muy mal". No vamos a creer que el pueblo se " t r a g a " t a n fácilmente la propaganda y la televisión y todo. Se lo ti-aga en parte. Pero en parte, t a m b i é n crea a n t í d o t o s , anticuerpos. Pero si no ajnidamos, las cosas pueden t e r m i n a r absolutamente m a l : a h í e s t á la conciencia c r í t i c a . Por ello, las revoluciones a u t é n t i c a m e n t e populares asumen la simbología de la c u l t u r a popular. La cidtvra de la pobreza popular, menor, es <l centro m.ás incontaminado cia del oprimido contra el opresor. lejos de sor una cultura c írradiativo de resistenv e a ü z a r un proceso creativo de liberación, y no mieramente i m i tativo o e x p a n s i v o - d i a l é c t i c o de "lo mismo" que crece como " l o .mismo", que s e r í a simplemente !a conquista. P a r a crear algo mievo hay que tener una palabra nueva, la cual i r r u m p e desde la e x t e r i o r i d a d . Esa exterioridad es el jnieblo mismo que parece one e s t á del todo en el sistema y en realidad es e x t r a ñ o a él.

(i.

P r o j e c t o de liberación cultural.

Todo esto pende de la c o n t r a p o s i c i ó n de dos proyectos: hay un proyecto c u l t u r a l vigente, y. al mismo tiempo, hay un proyecto de liberación c u l t u r a l que es siempre "popular". E l proyecto vigente de twn sistema es el de una cierta o l i g a r q u í a c u l t u r a l ilust r a d a que tiene u n proyecto al cual tiende todo su esfuerzo. A l f i n del siglo X I X , o en su segunda m i t a d . Sarmiento expuso parte del proyecto del Estado liberal ilustrado.

Hay que sabci- p a r t i r exactamente de ese nivel pura poder

E l proyecto del grupo dominador ( a ) se impone a la t o t a l i dad del sistema ( a ' ) : a es a'. E l proyecto del pueblo ( b ) concreto y oprim.ido es negado por ei sistema. Por eso M a r t í n F i e r r o dice: "en m i i g n o r a n c i a .sé que nada valgo" — p a r a d ó j i c a e x p r e s i ó n . Se lo niega, se lo deja como el no-ser dentro del sistema. F i e r r o os el hombre de la frontera, la carne del c a ñ ó n y nada m á s . Hay, entonces, un proyecto vigente de c u l t u r a (a-a') que se impone a la totalidad del sistema .sea imperial, nacional o pro-

120

^

12L
que solamente lucha contra los que roban. Esta es la i d e o l o g í a que se nos "mete" por todos lados. Pasa lo mismo con " P a t o r u zu" que es a ú n peor que todos los personajes importados. Pator u z ú es una ideológica de enmascaramiento de la o l i g a r q u í a t e r r a teniente. ¿ C ó m o , u n indio puede poseer algo en A r g e n t i n a ? N o posee nada ya que lo han desposeído en i n n ú m e r a s " c a m p a ñ a s del desierto". Observen q u é p a r a d ó j i c o : de pronto, un t e r r a t e n i e n t e ([uc es p o r t e ñ o , se viste con la m á s c a r a de indio .y pasa por m u y s i m p á t i c o . ¿ C ó m o puede v i v i r un indio en Buenos A i r e s y poseer la Patagonia? E s t a es una imagen del terrateniente p o r t e ñ o que el aullar de la historieta lo declar- inocente. ¿ A q u i é n protege P a t o r u z ú siempre? Pues al " a v i v a t o " del centro del p a í s , Isidoro. Es una historieta m u y popular pero muy ideológica, y m u y contradictoria contra nuestras tradiciones realmente populares. Cosa m u y d i s t i n t a es el proyecto de liberación cultural popular ( b ) , latinoamericano, porque este proyecto, como f u t u r o , no es m á s que aquello a lo que tiende un pueblo oprimido. Es el proyecto concreto que se prepara en la oscuridad, por u n pueblo que tiende siempre hacia un nuevo proyecto hi,stórico de un nuevo sistema. De 1 se pasa a 2. La n e g a c i ó n del proyecto imperante (a-a') va a dejar lugar a un nuevo proyecto h i s t ó r i c o ( b ) . Este imevo proyecto h i s t ó r i c o no es m.ás que el proyecto de un pueblo, e q u í v o c a m e n t e mezclado con la propia a l i e n a c i ó n en el sistema. E l discernimiento de lo que se e s t á dando y la f o r m u l a c i ó n de ese proyecto es la tarea del intelectual, hombre comprometido. E i intelectual es el que cumple la función de ser el pensar estratégico del pueblo. De lo c o n t r a r i o caemos en un e s p o n t a n e í s m o cabal. A veces se cae en los m á s grandes equívocos, porque se pueden usar "palabras" populares pero p e r m i t i r de hecho que la oligarq u í a asegure con m á s violencia su propio proyecto dominador. Y por eso, nuestra p a t r i a e s t á j u s t o en el filo de l a navaja. N o vaya a ser que la oposición "clases o p r i m i d a s - b u r g u e s í a " sea negada en beneficio de l a n a c i ó n burguesa ante el i m p e r i o (pero al f i n con él) y que la j u v e n t u d sea negada y , de pronto, l a l i b e r a c i ó n nacional tampoco sea posible porque la b u r g u e s í a nacional, la burocracia, los t e c n ó c r a t a s , t e n d r á n que defender el I m p e r i o . Por esto, es m u y necesaria la c r í t i c a del filósofo, t a m b i é n en el proceso.

vinciano. Este sistema vigente debemos i n t e r p r e t a r l o como la i m posición de un cierto grupo que en su tiempo t a m b i é n fue minoi-ía oprinuda; era la o l i g a r q u í a criolla, o p r i m i d a por la burocracia h i s p á n i c a . Gracias a Bolívar, a San M a r t í n , y tantos otros h é r o e s nacionales, logra expulsarse a la burocracia h i s p á n i c a y permite a la oligarquía nacional la toma de! gobierno. E l pueblo, oprimido, no accede al poder. E n casi ninguna de nuestras patrias latinoamericanas el pueblo toma el poder; si lo hace en una p e q u e ñ a isla, entra ella en un callejón sin sahda, dependiente ahora de Rusia. De ahí que, ya que el problema de la dependencia se da en todas partes, un g r a n h é r o e presente es el que dice en 1963 que Cuba es dependiente de Rusia y depende como cualquier o t r a de las colonias capitalistas. Con esto f i r m ó su sentencia de muerte. Porque se debería elegir entre un modelo de l i b e r a c i ó n total, lo que llevaría a la muerte de Cuba o aceptar la dependencia de Rusia. No se puede elegir. Quedó la isla dependiente de Rusia, esperando entrar- en el proceso de l i b e r a c i ó n de todo el continente latinoamericano. Mientras tanto e s t á a la espera; Cuba no se puede liberar sola. Pero es posible que haga mucho m á s avance que otros de nuestros p a í s e s . De todas maneras a h í e s t á t a m b i é n la dependencia de Rusia, aunque la d o m i n a c i ó n de Estados U n i dos o Europea sea mayor. Este proyecto vigente y cultural i n cluye la dependencia externa y la incluye como su propio ser. A h í e s t á n en nuestros programas de l a televisión el cow-boy, Superman > Batman; todas estas p e l í c u l a s que nuestros chicos ven cada d í a desde que nacen. ¿ P o r q u é son t a n peligrosas? Porque son ideológicas. ¿ Q u i é n es el cow-boy? Es u n h é r o e que se opone " a l malo". ¿Quién es el malo? E l l a d r ó n . ¿ Q u é hace el l a d r ó n ? Roba. ¿ Q u é es lo que roba? L a propiedad p r i v a d a . ¿ P o r q u é ? Porque el ladrón ha sacado del banco el dinero guardado por los conquistadores de la t i e r r a de indios. Entonces, viene el "muchacho", o la "muchacha", y recupera l a propiedad p r i v a d a ; y l a vuelve a poner en el banco. Es una ideología del capitalismo b u r g u é s de propiedad privada. "Superman" hace lo mismo, con l a violencia de sus p u ñ o s que no tiene nada de r a c i o n a l ; y mata a los ladrones y recupera el dinero. Superman nunca ha terminado una g u e r r a ; nunca ha hecho crecer t r i g o para los pobres, sino

122
r.sta es justamente nuestra función. E i pro.yccto de l i b e r a c i ó n ( b ) ¡lü .se da así nomás. H a y que luchar por él. Por e.sto m u r i e r o n n I,!.e.stro3 héroes y por eso t a m b i é n debe com.prometerse la filosofía. Este proyecto tierie un contenido nuevo, que se revela ai que escucha: el pueblo oprimido, pueblo que se llam.a b á r b a r o . Es el v'í.),fíoi de Heráclito, el «o-.^-cr. H e r á c l i t o niega valor a l vulgo, a la í.'ente. La ontología grieiíu es absoluta-mente a r i s t o c r á t i c a , mientras esos polloi ("ios m á s " ) son los que tienen la verdad y no ios que tienen el liruco lagos. Porque ese vulgo no es meramente "••uigo". Si leen o! pa.rágrafo 301 de la FiloMifia del derecho de Hegel, piensa con^o Herácb'to. Se dice que el puebl'> o los m a r g i n a dos SOT lo indeternhnadü-, porque no se lo puede racionalizar. L o que no entra en el sistema es lo i r r a c i o n a l con respecto a la Razón dei sistema. En realidad el pueblo tiene una racionalidad d i s t i n t a y nueva. Nuestra responsabilidad es la de saber crear a ú n las categorías que nos permitan descubrir ese proceso. A q u í e s t a r í a entonces iodo el pn-oblema de la j u v e n t u d y de la revolución cultural latinoameiicana. En 1968, cuatrocientos j ó v e n e s u n i v e r s i t a r i o s mexicanos fueron violentamente a.sc'nhiados. Octavio Paz, en el pequeño l i b r i t o Po.sáaía, dice que "a fines de septiembre el e j é r c i t o o c u p ó la U n i versidad y el Instituto politécnico. A n t e la r e p r o b a c i ó n que provocó esta medida, las tropas desalojaron los locales de las dos instituciones. Hubo un i-espiro. Esperanzados, los estudiantes celebraron una reunión en. la Plaza de Tlatelolco. el 2 de octubre. En el momento en que L s recurrentes, concluido el m i t i n se disponían a abandonar el lugar, la Plaza fue cercada por e! e j é r c i t o ,- comenzó la m a t a n z a . . . E l 2 de octubre de 1968 t e r m i n ó el mo/imiento estudiantil. T a m b i é n t e r m i n ó una é p o c a de l a h i s t o r i a le México... E l gobierno r e g r e s ó a p e r í o d o s anteriores de l a listoria de México: a g r e s i ó n es s i n ó n i m o de r e g r e s i ó n . Fue una •epetición instintiva que a s u m i ó la f o r m a de un r i t u a l de expiai ó n . . . El régimen m o s t r ó que no p o d í a n i q u e r í a hacer un exanen de conciencia; ahora bien, sin c r í t i c a j , sobre todo, sin auto•rítica, no hay ¡losibilidad de canVoio" '-'\

— 123
Se puodo i¡;ty)'[)retar como iioéíica. nsta \'isión, [)et-o el poeta t^s frecuentemente profeta. H a y t a m b i é n otras patrias latinoamericanas en las que se produce la inmolación de la j u v e n t u d y no hace mucho. H a y que tener mucho cuidado, porque no vaya a ser que haya qne adoptar una actitud filosófica c r í t i c a para ver con ojos claros q u é es lo q u é acontece, sin anticiparse, pero d á n d o n o s cuenta que t a m b i é n podemos tomar el camino equivocado. De ]n-onto, como Heide.gger, tiempo d e s p u é s , p o d r í a m o s darnos cuenta <uie h a b í a m o s adoptado actitudes equívocas en el proceso. ; H a y (pie a b r i r mucho los ojos! Hay que tener c a t e g o r í a s que nos permitan mantenpi-'ios con claridad en medio del torrente, en el cual hay que estar " m e t i d o " para que nos arrastre, pero, al mismo tiempo, no podemos dejarnos simplemente llevar a cualquier lado. E n e.sto, entonlies, la filosofía es racionalidad h i s t ó r i c a y nueva, que debe saber j u g a r s e por el piiehlo de los -pobres. S e r í a esto materia para m á s de un trabajo que es necesario que la filosofía Tirgeníina comience a aportar.

C R O N I C A DE L A DISCUSION

%io X X r , M.':dco, 1973. pág.s. r!--40.

El DR. F . .SCHW.MITZM.\NN inició t i diálogo de esta manera: procurando comprender, antes que discrepar, destacaré críticamente, de la exposición del Dr. Dussel, muy brillante en la forma y sobre todo en el énfasis puesto en ella, algunas de sus observaciones acerca de la ciencia, peneti-adas por pelig.'-osas ambigüedades. Señalaré, desde luego, un lenguaje y unos conceptos que articulan una hermenéutica que representa un instrumento avasallador antes que liberador, que refleja viejas tradiciones de dominación; que delata, en f i n , modelos filosóficos e ideológicos fecundos en fracasos y merced a los cuales aspira, sin embargo, pai-adójicamente, a überarnns. Es del caso recordar que debatimos en el día de San Martín, y una de ! .^ formas de rendirle homenaje a- , ¡•eside en ser tan veraz como realista en esta lucha por la liberación que nos convoca. Sus análisis nu i'e\elan una visión de lo orio'inario.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->