LA ZORRA Y LAS UVAS

Había una vez una zorra que llevaba casi una semana sin comer, había tenido muy mala suerte, le robaban las presas y el gallinero que encontró tenía un perro guardián muy atento y un amo rápido en acudir con la escopeta. Ciertamente estaba muertecita de hambre cuando encontró unas parras silvestres de las que colgaban unos suculentos racimos de doradas uvas, debajo de la parra había unas piedras, como protegiéndolas.²Al fin va a cambiar mi suerte, ²pensó relamiéndose², parecen muy dulces. Se puso a brincar, intentando alcanzarlos, pero se sentía muy débil, sus saltos se quedaban cortos los racimos estaban muy altos y no llegaba. Así que se dijo: ²Para que perder el tiempo y esforzarme, no las quiero, no están maduras. Pero resulta que si la zorra hubiese trepado por las piedras parándose en dos patas hubiese alcanzado los racimos, esta vez le faltó algo de astucia a doña zorra, parece ser que el hambre no la deja pensar. MORALEJA: Hay que esforzarse para conseguir lo que se desea pero pensando primero que es lo que queremos y como conseguirlo, no sea que nos pongamos a dar brincos cuando lo que necesitamos es estirarnos, y perdamos el tiempo y el esfuerzo.

al oírlo. levantándose de pronto. prometió al león que si le perdonaba la vida la emplearía en servirlo. y salvó la vida del rey de los animales. El ratoncillo. y aunque esta promesa lo hizo reír. atronó la selva con sus furiosos rugidos. La fiera. los poderosos necesitan la ayuda de los débiles.EL LEÓN Y EL RATÓN Unos ratoncitos. acudió presuroso y rompió las redes con sus afilados dientes. jugando sin cuidado en un prado. despertaron a un león que dormía plácidamente al pie de un árbol. preso de terror. El ratoncillo. MORALEJA: En los cambios de fortuna. no podía librarse. a pesar de su fuerza. . De esta manera el pequeño exprisionero cumplió su promesa. el león terminó por soltarlo. atrapó entre sus garras al más atrevido de la pandilla. Tiempo después. El león meditó seriamente en el favor que acababa de recibir y prometió ser en adelante más generoso. la fiera cayó en las redes que un cazador le había tendido y como.

y de la discusión pasaron a una feroz lucha a muerte. vieron una nube de aves rapaces en espera de algún vencido para devorarlo.EL LEÓN Y EL JABALÍ Durante el verano. Entonces. recapacitando. Discutieron sobre quien debería sería el primero en beber. cuando con el calor aumenta la sed. : . acudieron a beber a una misma fuente un león y un jabalí. en un momento de descanso. se dijeron: -.¡ Más vale que seamos amigos y no pasto de los buitres y cuervos ! MORALEJA: Las luchas inútiles sólo sirven para enriquecer y alimentar a sus espectadores. Pero.

hizo una bolita de barro. las águilas no ponen huevos en la época en que salen a volar los escarabajos. devoró a la liebre en su presencia. Pero el águila. Viéndose el águila echada del lugar a donde quiera que fuera. Desde entonces. MORALEJA: Nunca desprecies lo que parece insignificante. pero el escarabajo. recurrió a Zeus pidiéndole un lugar seguro para depositar sus futuros pequeñuelos. Le pidió el escarabajo al águila que perdonara a su amiga. Le ofreció Zeus colocarlos en su regazo. despreciando la insignificancia del escarabajo. y haciéndolos rodar. y tiró por tierra los huevos sin darse cuenta. y viéndose perdida pidió ayuda a un escarabajo. Por eso desde entonces. pues no hay ser tan débil que no pueda alcanzarte. suplicándole que le salvara.EL ÁGUILA Y EL ESCARABAJO Estaba una liebre siendo perseguida por un águila. buscando vengarse. . el escarabajo observaba los lugares donde el águila ponía sus huevos. Se levantó entonces Zeus para sacudirse aquella suciedad. los tiraba a tierra. viendo la táctica escapatoria. voló y la dejó caer sobre el regazo de Zeus.

--Es mi intención no llegar nunca a hacerme tan ridícula como usted lo hace con su orgullo y vanidad. tamaño. porque aunque usted tiene el tamaño de un león entre lobos. de modo que ellos unánimemente decidieran llamarlo "León". que excedió a todos sus compañeros del mismo tipo en fuerza. . El lobo. y. MORALEJA: Ninguna apariencia puede quitar la esencia. Una vieja zorra. pero en una manada de leones usted es y seguirá siendo definitivamente un lobo. y rapidez. le dijo. se fue a vivir finalmente con los leones. pensó que ellos le dieron este nombre por ser en verdad como un león. viendo eso. con una carencia de sentido igual a su tamaño enorme. dejando su propia raza.EL LOBO Y LA ZORRA Una vez un lobo muy grande y fuerte nació entre los lobos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful