P. 1
Evolución de la Educación Paraguaya.

Evolución de la Educación Paraguaya.

|Views: 3.863|Likes:
Publicado porFulvio Rojas
Breve documento historial sobre aspectos más importantes de la evolución de la educación en el Paraguay
Breve documento historial sobre aspectos más importantes de la evolución de la educación en el Paraguay

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Fulvio Rojas on Aug 27, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/20/2013

pdf

text

original

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL

Prof. MS. Fulvio A. Rojas Cuenca

2010

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

INDICE
Unidad I: Antecedentes históricos de educación paraguaya 1.1. Génesis de la instrucción pública y la enseñanza elemental………………………………….… 1.2. Las primeras escuelas……………………..………………………………………………………… 1.3. Calidad de la enseñanza…………………..………………………………………………………… 1.4. Interés por la educación……………………………………………………………………………… 3 3 4 5

Unidad II: Las congregaciones religiosas y la educación 2.1. Incursión religiosa en la educación……………….…………………………………………………. 7 2.2. Las ordenes religiosas en el Paraguay…………………..…………………………………………. 9 2.3. Los Franciscanos………………………………………………………………………..……………. 10 2.4. Los Mercedarios…………….…………………………………………………………………………. 11 2.5. Los Dominicos……….…………………………………………………………………………………. 12 2.6. Los Jesuítas..…………………………………………………………………………………………… 12 Unidad III: La educación en periodo Independiente 3.1. Dictadura de Francia y la educación……….……………………………………………………….. 14 3.2. Época de los López………..………………………………………………………………………….. 15 3.3. Primera Ley de educación…..……………………………………………………………………….. 16 Unidad IV: Educación Post-guerra 4.1. La instrucción primaria y normal….…...……………………………………………………………… 17 4.2. La enseñanza media y profesional………..………………………………………………………….. 20 4.3. Institutos privados……………………………………………..……………………………………….. 21 4.4. Las escuelas de comercio…………………….………………………………………………………. 22 4.5. La universidad……………………………………………………………….……………….………… 22 4.6. Establecimientos militares de enseñanza….……………………………………………………….. 24 4.7. Becarios paraguayos en el exterior………….……………………………………………………….. 25 4.8. El periodismo……………………………….….……………………………………………………….. 25 Unidad V: La educación durante la dictadura militar ……………………………………………………………………………………………………………. 27

Unidad VI: Las Reformas Educativas del Paraguay 6.1. La Reforma de 1904..………………………………………….……………………………………... 30 6.2. La Reforma de 1924………………………..…………………………………………………………. 30 6.3. La Reforma de 1931…..………………………………………………………………………………. 30 6.3. La Reforma de 1956…..………………………………………………………………………………. 31 6.3. La Reforma de 1992…..………………………………………………………………………………. 32 Bibliografía………………................................................................................................................. 34

2

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Unidad I: Antecedentes históricos de educación paraguaya
"El hombre ha nacido libre y sin embargo, vive en todas partes, entre cadenas."
(Jean Jacques Rousseau) Génesis de la instrucción pública y la enseñanza elemental. Una visión diacrónica del Sistema Educativo paraguayo nos llevará a abordar su evolución a partir del período colonial hispánico, en el que resulta evidente que la educación no constituyó un objetivo prioritario para las autoridades peninsulares. En los primeros años de la conquista, eran en su mayor parte, marinos y soldados los integrantes de las expediciones. Vinieron también algunos sacerdotes y unas pocas mujeres, esposas de capitanes o tripulantes, o sirvientes de aquellas. No existía, pues, población infantil que reclamara el establecimiento de institutos de enseñanza. Pero, en tanto iban pasando los años y asentándose Asunción como único centro de vida urbana, punto de concentración de los españoles y “amparo y reparo de la conquista”, crecía una población mestiza y criolla, necesitada de escuelas para evitar caer en la barbarie de los indígenas, para afirmarse como gente civilizada. Las propias madres, cuando eran españolas, los clérigos y algunos vecinos ilustrados, se improvisarían para la enseñanza en el seno del hogar. Uno de esos clérigos fue el P. Juan Gabriel de Lezcano, venido a esta tierra con D. Pedro de Mendoza y que sería más tarde racionero de la Catedral de Asunción. El referido sacerdote, puesto a la tarea de formar el primer coro de dicho templo, recibía en su casa a un reducido núcleo de alumnos, a los cuales, además de música y canto, les enseñaba las primeras letras. Las primeras escuelas La educación, por lo tanto, quedó reducida al interés de las autoridades locales: Gobernadores y Cabildos y de las Ordenes Religiosas; éstas, auténticas pioneras y calificadas realizadoras de todo quehacer cultural. Sin embargo, debe señalarse que algunos monarcas como Carlos V, Felipe II, Felipe IV, Carlos III, produjeron “Instrucciones” para la educación de los indígenas en las que se recomendaba especialmente la utilización del idioma castellano como instrumento educativo, particularmente para la enseñanza de la doctrina cristiana. En la práctica aquellas instrucciones no tuvieron vigencia, pues los indígenas opusieron tenaz negativa al aprendizaje del idioma español. En consecuencia, la norma fue el aprendizaje del idioma Guaraní por los misioneros, como medio de comunicación e integración cultural dado que hasta Catecismos y Libros se imprimieron en el idioma nativo. Pero, escuelas no las hubo en esos primeros y tumultuosos años. Entre las medidas de buen gobierno adoptadas por Domingo Martínez de Irala, en 1556, después de haber sido confirmado en su mando por el Rey y muy poco antes de su muerte, figura la habilitación de una escuela de primeras letras. Nos dice Ruy Díaz de 3

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------Guzmán: “Señalándose dos maestros de niños, a cuya escuela iban más de dos mil personas, teniendo particularísimo cuidado en su enseñanza, que recibían con mucha aplicación”. Aun cuando la cantidad de dos mil alumnos nos parezca algo exagerada, no se hallaba ésta en total desproporción con el gran número de niños y adolescentes mestizos, hijos naturales de españoles e indias, que se sumaban al más reducido núcleo de jóvenes criollos, conviviendo todos sin apreciables diferencias sociales. No nos da el cronista los nombres de estos primeros maestros de escuela del Paraguay, ni hay referencias a sus sucesores inmediatos. En todo caso, conviene recordar que en tiempos posteriores fue de competencia del Cabildo proveer a lo necesario para la educación de la niñez. Precisamente el Cabildo de Asunción, en su acuerdo del 7 de Octubre de 1596, resolvía que un Lázaro López tomara a su cargo la enseñanza elemental, debiendo dictar sus clases en una casa próxima a la Iglesia Mayor. A sus funciones docentes, sumaba López las de asesorar en forma oficiosa a los magistrados, menester por el cual percibía un estipendio del referido cuerpo municipal. El historiador argentino Raúl A. Molina nos habla de un Diego Rodríguez y de un Ambrosio de Acosta, que fueron los primeros maestros que enseñaron en Buenos Aires y en Corrientes, respectivamente, cuando estas dos ciudades aún formaban parte de la “Provincia Gigante de Indias”. La investigación histórica no ha dado todavía noticias sobre maestros y escuelas que puedan haber existido en las extinguidas poblaciones del Guairá y en Concepción de la Buena Esperanza, sobre el río Bermejo. Calidad de la enseñanza La enseñanza era elementalísima: leer y escribir, las cuatro operaciones fundamentales, o al menos la suma y la resta, y rudimentos de doctrina cristiana, eran los conocimientos proporcionados a los educandos. Lo que más trabajo daba al maestro era la caligrafía: iniciar a los niños en el arte de la letra bastarda, más clara y legible que la encadenada o procesada. En el transcurso del siglo XVII, es posible hallar numerosas referencias documentales a maestros de primeras letras establecidos en algunos centros rurales, designados por el Cabildo de Asunción, con el parecer favorable del Obispo, y sostenidos merced a aportes de los padres de familia beneficiados con su acción. Pero no será hasta la segunda mitad del siglo XVIII que se ha de difundir realmente la instrucción pública en el territorio paraguayo. Aun en sus momentos de mayor expansión y auge, la enseñanza siguió siendo muy elemental. Hasta después de la Independencia, aunque hubo excepciones, ella se dirigió preferentemente, por no decir de modo exclusivo, a los varones de las clases superiores (criollos y mestizo asimilado a los mismos). Innumerables son los documentos producidos por mujeres de las más encumbradas familias (testamentos, poderes escrituras de compra-venta y de dote) que son firmados por testigos, a ruego de la otorgante que no sabe hacerlo. Enseñanza tan elemental como la que hemos descrito no podía satisfacer las apetencias de la juventud de una sociedad de pleno crecimiento, Hernando Arias de Saavedra, que fue el primero en apercibirse de ello, comunicaba al Rey, en carta 4

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------del 5 de abril de 1604, que había establecido “una escuela y estudio para la gente moza”, y pedía la real aprobación, que le fue concedida un año más tarde, por cédula del 24 de octubre de 1605. Un sacerdote criollo, nacido en Asunción y licenciado en la Universidad Mayor de San Marcos, de Lima, el P. Francisco de Zaldívar, regentó la institución fundada por Hernandarias, donde se impartía enseñanza de un nivel algo superior al de las escuelas de primeras letras ya mencionadas. Parece haber funcionado la misma hasta la apertura del Colegio de la Compañía de Jesús, vale decir poco menos de diez años. También a comienzos del siglo XVII existía en Asunción una casa de huérfanas y recogidas, que la benemérita Doña Francisca de Bocanegra dirigía para amparar y educar a las doncellas desprovistos de recursos. Fue ésta la única institución dedicada a la dignificación de la mujer que existió en el Paraguay Colonial. Su apertura hacia 1603, se debió al esfuerzo aunado del Obispo, Fray Martín Ignacio de Loyola y del ya citado Hernandarias. Es lástima que su acción haya durado tan sólo hasta pocos años después de la muerte de su fundador, acaecida en 1617. En 1652, el gobernador Andrés Garavito de León intentaría reabrir la casa de doncellas huérfanas, pero la precariedad de medios le impediría concretar su iniciativa. Interés por la educación El Cabildo de Asunción, por su parte, en carta del 17 de noviembre de 1625, pedía a la corona la creación de un colegio seminario, pues “los hijos de los nobles conquistadores corrían el riesgo de adquirir las costumbres de los Indios”, y decía que por la gran pobreza de la tierra no había maestros dispuestos a ocuparse de la enseñanza de esa juventud. lndica ello que pese a la habilitación del Colegio de la Compañía de Jesús, que funcionó en su primera época de 1610 a 1629, la educación dejaba mucho que desear. Ciento sesenta años más habría de esperar el pueblo paraguayo para ver abrirse las puertas de un instituto de segunda enseñanza y seminario permanente. A despecho de la despreocupación de los gobernantes, el Cabildo asunceno casi sin excepción, mostró su interés por el problema, en todo el decurso del período colonial, alentando el desarrollo de la educación en toda la provincia, no solamente con la creación de escuelas de primeras letras, sino también otorgando facilidades para la instalación de instituciones de nivel superior a las simples escuelas elementales. Hernando Arias de Saavedra, primer gobernador criollo de la Provincia de Paraguay, concreta sus preocupaciones educacionales con la instalación del “Colegio Jesuítico” en Asunción y queda pendiente la creación de una Universidad, sueño que pudo volverse realidad recién en el siglo XIX. La educación oficialmente apoyada respondía a los intereses fundamentales del poder colonial y se centraba en el control político-militar tendiente a sustentar el gobierno por parte de las autoridades coloniales e incentivar el funcionamiento de instituciones que afianzaran la misión evangelizadora de la Iglesia Católica. Obviamente, la diversidad de contextos que prevalecía en el continente generó una gran diversidad de situaciones y procesos. Un hecho que cabe resaltar es que, a pesar de un sostenido esfuerzo, la Provincia del Paraguay nunca logró la autorización para instalar una universidad. 5

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------La población rural crece durante el siglo XVIII, agrupada en “capillas” o pequeños núcleos urbanos, ya mencionadas. Por iniciativa de los vecinos de cada una de estas comunidades, se van nombrando maestros de primeras letras, con intervención del Cabildo de la ciudad y del Obispo Diocesano. La enseñanza se mantiene, empero, en un nivel muy elemental lectura, escritura, las operaciones fundamentales y rudimentos de doctrina cristiana y reservada casi exclusivamente para los varones de familias españolas y criollas. Con todas sus limitaciones, la difusión del sistema educacional paraguayo es superior al del Río de la Plata y puede Azara afirmar que hay maestros de niños en todos los partidos. Hacía falta sin embargo, enseñanza de un nivel algo superior a este aprendizaje elemental. Sólo los conventos la proporcionaban y, en este orden el problema se había agudizado con la clausura definitiva, del Colegio de la. Compañía de Jesús, producida en 1767. Años antes, en 1750, el Gobernador y los Cabildos Secular y Eclesiástico habían pedido al Rey la creación de un Convictorio que se sostendría con los fondos destinados al Hospital. Furlong, aludiendo a esta misma iniciativa, menciona un proyecto de fundar una Universidad en Asunción, que estaría a cargo de los jesuitas y para la cual numerosos vecinos habían ofrecido sus donativos. En época algo posterior, se hallaba en gestión un expediente encaminado a obtener la apertura de un Colegio de “Propaganda Fide”, que regentarían los franciscanos, para la atención del culto.

6

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Unidad II: Las congregaciones religiosas y la educación
Cuatro familias religiosas llegaron en el siglo XVI al área rioplatense y se afincaron en ella: los Mercedarios (1536) y los Franciscanos (1538), que ingresaron por el este; los Dominicos (1549), que lo hicieron por el norte, así como también los Jesuitas (1585). Las órdenes religiosas cumplieron una destacada labor cultural en la Provincia; más aún, puede afirmarse sin temor a equívocos, que en toda la gran empresa de integración de la cultura paraguaya, nunca estuvo ausente el elemento religioso. En el campo de la educación, fueron sus mentores y realizadores exclusivos, a través de una sacrificada labor que desde la fundación misma de Asunción acompañó hombro a hombro a los conquistadores en la tarea de incorporación de la población nativa a la vida civilizada. En una u otra forma, los religiosos fueron los conductores intelectuales de la colonia, especialmente en los siglos XVI y XVII. Carente aún la Provincia de instituciones de enseñanza superior, no quedaba otro recurso que los estudios extraprovinciales. Así, estudiantes paraguayos, cursaron estudios en las Universidades de Córdoba, de San Marcos de Lima, de Charcas y de Santiago de Chile. Los cursos de Teología eran los más generalizados; otros con importancia fueron los de Derecho, en Charcas; y los de Medicina, en Lima. Incursión religiosa en la educación El segundo Obispo que ciñó mitra del Paraguay, Fray Alonso Guerra, dominico, llegado en 1585, se apercibió de las dificultades que, para la atención del culto y la evangelización de los indios, representaba el corto número de sacerdotes de su diócesis. Con la mira de subsanarlas, tomó personalmente a su cargo la formación intelectual y moral de un grupo de jóvenes criollos y mestizos con vocación eclesiástica. Varios de ellos fueron ordenados más tarde, y el cuarto Obispo, Fray Martín Ignacio de Loyola, franciscano, adoptó similar procedimiento, de tal modo que en 1607 había veintitrés sacerdotes ungidos en la provincia, de los cuales cabe recordar a los P. P. Rodrigo Ortíz Melgarejo, Provisor del Obispado en 1595, Pedro de Sierra y Ron, antiguo cura de la Villa Rica del Espíritu Santo y Tesorero del Cabildo de la Catedral de Asunción, y Roque González de Santa Cruz, predicador entre los indios y mártir de la fe cristiana, criollos todos e hijos de viejos conquistadores. Los conventos y casas de religión tenían también sus escuelas de primeras letras y, para la formación de sus novicios, organizaban cursos de mayor aliento, como hemos de ver al ocuparnos de las órdenes religiosas. En el Colegio de la Compañía de Jesús, era posible estudiar artes liberales (lógica y filosofía) y latinidad. Sin embargo, todavía en 1657, el Gobernador Eclesiástico denunciaba que el dominio del latín por la mayor parte del clero criollo era muy limitado. En 1630, vista la clausura del colegio jesuítico, el Cabildo de Asunción acordó sostener una escuela de ese nivel y designó maestro de la misma a Juan Domínguez, pero éste parece haberse mantenido en la enseñanza elemental, de las primeras letras. 7

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fray Bernardino de Cárdenas, Obispo de mediados del siglo XVII y Gobernador en 1649 por aclamación popular, aplicó a la fundación de un seminario los bienes del Colegio de los jesuitas, a los que había expulsado de la ciudad. Sin embargo, no pudo llevar a la práctica la fundación que proyectaba, debido a su inmediato alejamiento del gobierno y de la diócesis. El mismo prelado, en ejercicio de sus funciones pastorales, ordenó a varios jóvenes paraguayos que habían recibido toda su formación en la provincia. De las ordenaciones sacerdotales celebradas por los Obispos Guerra, Trejo y Sanabria, Loyola y Cárdenas, no debe inferirse que en Asunción haya funcionado en ese tiempo un seminario, Se trataba, más bien, del adiestramiento de grupos reducidos y circunstanciales, por parte de los sucesivos titulares de la ristra y otros sacerdotes ilustrados. Los aspirantes al sacerdocio que deseaban seguir cursos superiores de filosofía y teología debían trasladarse a la ciudad de Córdoba, en el Tucumán, donde funcionaba una universidad fundada en 1613 por el paraguayo Fray Hernando de Trejo y Sanabria. El primer doctor paraguayo, graduado allí hacia 1670, fue D. José Bernardino Servín (1643 - 1705), dignísimo sacerdote, que se dedicó a la conversión de los indios, actuó de capellán de las tropas paraguayas en lucha con los mamelucos” e interinó varias veces el gobierno de la diócesis, en sede vacante. Decán de la Catedral de Asunción, fue por espacio de treinta años el más ilustrado e influyente de los varones del clero paraguayo. Algunos años después que él, un hermano suyo, el P. José Servín, alcanzaba idéntico grado académico. Las universidades de San Marcos, en Lima, y de Charcas fueron mucho menos frecuentadas por los paraguayos. De la primera de ellas, egresó en 1695 el asunceno D. José Dávalos y Peralta, perteneciente a la primera promoción de médicos doctorados en América Española y primer paraguayo que desempeñó la cátedra universitaria: durante más de una década, integró el claustro de profesores de la referida Universidad Mayor de San Marcos. A su regreso a nuestro país, ejerció la medicina, organizó el Hospital de la ciudad y fue de los primeros en fundar estancias y obrajes en la hasta entonces casi desierta zona de Ajos (hoy Coronel Oviedo), donde falleció en 1729. Durante la Revolución de los Comuneros, se constituyó en uno de los más allegados y consecuentes colaboradores de Antequera. Hasta 1700 los únicos doctores paraguayos fueron Dávalos y Peralta y los hermanos Servín. En 1715, el Cabildo asunceno renovó el viejo anhelo de lograr la apertura de una Universidad paraguaya. Apoyado por el gobernador Juan Gregorio Bazán de Pedraza a la Corona. El gobernador interino autorizó en 1716 la apertura de un Colegio con cátedras de Gramática, Filosofía, Teología y Moral costeado por el Cabildo asunceno. Al año siguiente se desataba el alzamiento de los Comuneros con sus graves desajustes: anarquía sociopolítica y angustia económica. En 1715, el gobernador Agustín Fernando de Pinedo y el Cabildo asunceno, patrocinaron otra gestión por el logro de una Universidad.

8

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El Real Colegio Seminario Conciliar de San Carlos, con cursos de Teología Escolástica, Teología Dogmática y Gramática, fue creado por Cédula Real del 23 de agosto de 1776. El Colegio abrió sus aulas en 1783. Un nuevo Plan de Estudios establecía los siguientes cursos: a) de Gramática o Latinidad b) de Filosofía o Artes c) de Teología. Algunos de los futuros próceres de la Independencia Nacional se formaron en sus aulas o fueron profesores como el caso del Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia y Don Carlos Antonio López. Fue el Colegio Carolino, la máxima institución de formación cultural en la Provincia. Con motivo de la invasión del ejército porteño a las órdenes de Manuel Belgrano, el entonces Gobernador Intendente Bernardo de Velazco y Huidobro dispuso ya en 1811 el cierre del Colegio que fue utilizado como cuartel. Apenas unos meses más tarde se consumaba la independencia. En cuanto al considerable número de población Colonial, desperdigada en las zonas rurales su situación era crítica debido fundamentalmente a la carencia de maestros profesionales que obligaba a la improvisación y a la barrera lingüística que significó el uso generalizado del idioma guaraní. En los pueblos de indios, la situación era todavía más crítica. Realizando un breve balance del desarrollo de las Instituciones -pues es difícil hablar de sistema educativo- se puede afirmar que casi tres siglos de vida colonial produjeron una anémica realidad educativa. En lo que se refiere a la educación elemental sólo existían en las pobres escuelitas laicas, en las que se enseñaba a leer, escribir, contar, religión y artesanía. Además, la muy escasa difusión del idioma español, la falta de maestros profesionales y la escasez, aún más pronunciada, de libros y otros materiales didácticos de información estrechaban las posibilidades educativas. Superando los precarios logros del siglo XVI, en los siglos XVII y XVIII se registró una apreciable superación del nivel académico de las instituciones mediante algunos colegios calificados. La única filosofía admitida era la escolástica, acomodada a sostener ideológicamente los pilares fundamentales del absolutismo político-religioso. La institución de mayor jerarquía y trascendencia, el Colegio Carolino, cumplió relevante función en la formación intelectual paraguaya de la época, en especial de aquella cuya máxima gloria fue la emancipación de la patria. Las ordenes religiosas en el Paraguay. Cuatro órdenes religiosas tenían asiento en el Paraguay colonial: franciscanos, mercedarios, dominicos y jesuitas. En la expedición de D. Pedro la Plata en 1536, habían viajado dos mercenarios, Fray Juan de Salazar y Fray Juan de Almancia o Almazán y cuatro frailes jerónimos orden esta última que no llegó a fundar convento en el Paraguay. Los primeros franciscanos fueron Fray Bernaldo de Armenta y Fray Alonso Lebrón, venidos en 1338 en la carabela “Marañona”, de la cual desembarcaron en la costa del Brasil, y que en 1541 pasaron por tierra a Asunción, con el adelantado Cabeza de Vaca. Tomaron ambos parte activa de las 9

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------controversias de esa agitada época. El primer Obispo que gobernó la diócesis paraguaya, Fray Pedro Fernández de la Torre, franciscano, que llegó a su sede por abril de 1556, trajo consigo a varios religiosos de San Francisco y de la Merced, los cuales de inmediato tomaron a su cargo la tarea de convertir a los indios a la fe cristiana. El establecimiento de los dominicos y jesuitas en el Paraguay fue bastante posterior y se produjo a comienzos del siglo XVII. Estas órdenes, sumadas al clero secular, contribuyeron grandemente al desarrollo de la vida religiosa y cultural. Sostuvieron iglesias, escuelas y reducciones, para la difusión de su fe y de las nociones elementales del saber de su tiempo. Sus religiosos se incorporaron a la vida paraguaya y en todas ellas fue grande la proporción de profesos criollos y mestizos, que alcanzaron las más altas jerarquías en las respectivas organizaciones locales. Las dos figuras de mayor relieve de la difusión del cristianismo entre los indios del Paraguay fueron el andaluz Fray Luís Bolaños (1550-1629), franciscano, y el P. Roque González de Santa Cruz, jesuita- paraguayo, martirizado por los indios de Caaró en 1628. Los Franciscanos Los franciscanos fueron de los que más gran influencia ejercieron en la vida política y cultural. Además del primer Obispo, otros religiosos de esta orden que se distinguieron en la función episcopal fueron Fray Martín Ignacio de Loyola (16031608), por su consagración total a las tareas de su ministerio, y Fray Bernardino de Cárdenas, que en l649 fue aclamado Gobernador en Cabildo Abierto, acaudilló al pueblo en su insurgencia y es uno de los más ilustre precursores de la Revolución Comunera. Ya en el transcurso de ésta, los franciscanos se sumaron en su mayor parte, a la lucha de los paraguayos y uno de ellos, Fray Juan de Arregui, Obispo electo de Buenos Aires, defendió desde, el púlpito la justicia de su causa y asumió la jefatura superior de los comuneros sobre el campo de batalla de Guayaivity (1733). Entre los primeros paraguayos que vistieron el hábito franciscano, se contó Fray Gabriel de la Anunciación, hermano del historiador Ruy Díaz de Guzmán en 1598, que había profesado en 1590 y entró a los bosques a predicar a los indios; y alcanzó más tarde la investidura de Guardián del Convento de Buenos Aires. Contemporáneo suyo y dedicado a similar tarea era el guaireño Fray Juan Bernardo, martirizado por los infieles. El convento franciscano de Asunción era el más importante de la, ciudad sus dimensiones, por el número de sus frailes y por la activa intervención de los mismos en el quehacer cotidiano de la sociedad aquí asentada. Anejo, había un templo concurrido por nutrida feligresía, de todo el sector Este de la capital. Se dedicaban también los religiosos a la enseñanza de los niños y sostenían cursos de gramática y artes para sus novicios, a los cuales podían concurrir los jóvenes asunceños. Por otra parte, al intervenir en frecuentes controversias en defensa de la causa comunera, contribuían a la formación ideológica de los paraguayos. Habían establecido además los franciscanos un pequeño convento en la Villa Rica del Espíritu Santo, muy incrementado en el siglo XVIII, y un obraje en el valle de Tapuá, en la actual ubicación de la Colonia “Juan de Salazar”. En la evangelización del indio, los franciscanos se distinguieron desde los albores de la conquista, y hasta la exclaustración de sus religiosos, dispuesta por el dictador Francia en 1824, persistieron en dicha tarea. De modo permanente, tuvieron a su 10

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------cargo los curatos de Itá, Caazapá, Yuty e Itapé, y en más de una oportunidad el de Yaguarón y otras reducciones indígenas. A fines del sigo XVIII, después de la expulsión de los jesuitas, se hicieron cargo de los pueblos de Itapúa, Santa Rosa, San Cosme y Damián, Remolinos, Belén y la reducción de indios guanás ubicada a la altura del río Apa, zona de acción de Fray Miguel Méndez Jofré, de quien partió la propuesta inicial de fundación de la Villa Real de la Concepción. Fray Luís Bolaños llegó al Paraguay en 1575, en la expedición de Ortiz de Zárate: y aquí sirvió el resto de su vida. Predicó a los indios del Guairá, cuando la Villa Rica y la Ciudad Real eran de reciente data, fundó después Caazapá y Yuty, e intervino en la estabilización de Altos e Itá y de algunas reducciones cercanas a Corrientes y a Buenos Aires. Corno ya hemos referido, el P. Bolaños fue autor de un Catecismo, en lengua guaraní, aprobado por la jerarquía eclesiástica y adoptado por los jesuitas en sus reducciones. Controvertida su ortodoxia por el Obispo Cárdenas, el Arzobispo de Charcas, D. Juan Alonso Ocón, metropolitano de nuestra Iglesia, lo sometió a una junta de teólogos y lenguaraces. Reunida ésta en Asunción en 1656 lo halló inobjetable y recomendó su uso. Compañero del P. Bolaños fue Fray Alonso de San Buenaventura, que actuó en el, Paraguay de 1575 a 1585, catequizó en los medios del Guairá y fundó reducciones. Ya en el siglo XVIII, en los años de la Revolución Comunera, los franciscanos de recolección o recoletos fundaron otro convento, en la vega del arroyo Mburicaó, donde hoy conservan su nombre una iglesia parroquial y el cementerio más importante de la ciudad. Perteneció a esta casa fray Fernando de Caballero, de relevante participación en los sucesos de a Independencia. “Orden la más poderosa de este tiempo en el Paraguay, contaba con 47 sacerdotes, 8 coristas y 12 legos en la provincia, hacia 1790”. Los Mercedarios. La orden de la Merced, que en la España medieval se „había consagrado a la redención de los cristianos cautivos de los musulmanes, también tuvo su casa, el Convento Grande de San José, con Iglesia aneja, en Asunción. Los mercedarios no se dedicarían de preferencia a la conversión de los indios, pero asistían a gran número de negros, mulatos y zambos, descendientes de sus esclavos y de indios dándoles por los gobernadores Ramírez de Velasco y Hernandarias. Dichos pardos habitaban en la ranchería que rodeaba al convento en una chacra a tres leguas de la ciudad y en su mayor parte, en la hacienda que la orden poseía en el valle de Areguá, donde una capilla servía las necesidades del culto. Los frailes de la Merced impartían enseñanza de las primeras letras y asistían espiritualmente a las principales familias criollas, las cuales mostraban, notable preferencia por ser sepultadas en templo. Uno, de los más meritorios Obispos del siglo XVII, Fray Faustino de Casas, fallecido en Asunción en 1686, era mercedario y legó su escaso patrimonio para la terminación de la Catedral. Otro religioso de esta orden, digno de recordación, fue el asunceno Fray Miguel de Vargas Machuca, que tuvo a su cargo la defensa doctrinaria de la revolución comunera, en un manifiesto aparecido en 1732, que lo convirtió en el ideólogo de ese movimiento popular. Murió exilado en Corrientes. El Comendador de ese tiempo, Fray Tomás de Vallejo Villasanti, también se mostró favorable a los comuneros. Entre los criollos que adquirieron importancia en la orden, debe mencionarse a los PP. Juan Jacques de 11

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------Aranda, en el siglo XVII, y Juan y José de Yegros y Guzmán, a comienzos del XVIII. Estos últimos eran hijos de O. Diego de Yegros y de Doña Ana Riquelme de Guzmán, que hablan beneficiado al convento con cuantiosos y frecuentes donativos. Los PP. Manuel Tadeo de la O e Hilario, Gómez respectivamente Comendador y Regente de estudios, formaron parte del Congreso Nacional de 1811, y el segundo de ellos, ya entonces elevado a Comendador, cedió la casa de su orden para que se reuniera en ella el Congreso de 1813, que proclamó la República. Los Dominicos El Convento de Santa Catalina Virgen y Mártir, con su correspondiente iglesia, pertenecía a los dominicos y ocupaba desde 1627, el solar que en la década anterior había servido de asiento a la casa de la madre Bocanegra, a mencionada, aproximadamente en la actual ubicación del Estadio “Comuneros”. La comunidad de Asunción formaba parte de la Provincia de San Lorenzo Mártir, de su orden, que abarcaba, además del Paraguay, Chile, el Tucumán y el Río de la Plata. Pertenecientes a una orden de predicadores y teólogos eminentes los frailes de Santo Domingo se dedicaron a la enseñanza y a la asistencia espiritual de la población urbana. A mediados del siglo XVIII, se les concedió licencia para dictar cursos de nivel universitario en Asunción. No tuvieron a su cargo doctrinos de indios, pero en su estancia, de Tavapy, vivía una crecida comunidad de negros, mulatos y zambos, descendientes de esclavos de los esclavos y de indios confiados, a la guarda de los religiosos. Sostuvieron allí una capilla de la Virgen del Rosario y una ermita de San Pedro Mártir, para la atención de los referidos pardos y de la numerosa población española y criolla de los “valles” del contorno. Poseyeron tierras en la zona de Capiatá y casas en Asunción, colocadas a censo, y negociaban en yerba. Varios Obispos del periodo colonial pertenecieron a esta orden y los frailes intervenían en la vida social y cultural de la provincia. Entre los dominicos del siglo XVII cabe recordar a Fray Alonso González de Guzmán, que fue Prior, y a Fray Martín Jofré de Loayza, y entre los del XVIII, a Fray Gabriel Caballero Bazán, también Prior y a los PP. Marcos García de Roa e Ignacio de Orué, paraguayos el primero y los tres últimos. Durante la revolución comunera, el Provincial de la orden, Fray Alonso de los Ríos, combatió al bando popular. El Prior de Santa Catalina, fray Bernardino Enciso, formó parte del Congreso General de 1811. Los Jesuitas Además del Colegio de Asunción, fundado en 1609, la Compañía de Jesús tenía otros siete en su provincia del Paraguay: dos en el gobierno del Río de la Plata (en Buenos Aires y Santa Fe) y cinco en el Tucumán (en Córdoba, Santiago del Estero, San Miguel del Tucumán, Salta y La Rioja). Todos ellos constituían importantes centros de enseñanza, y bases de operaciones para la labor evangelizadora. Aparte de la muy concurrida escuela de primeras letras, en el colegio asunceño se dictaron cursos de Gramática, Artes Liberales y Teología Moral. El nivel de la enseñanza jesuítica era en relación con el entonces usual en la materia, y los niños jóvenes de la clase directiva, hijos de encomenderos y de 12

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------oficiales superiores de las milicias provinciales, integraban de preferencia su alumnado. La iglesia aneja al colegio servía también las necesidades del culto era muy concurrida de fieles. En 1767, al producirse la expulsión definitiva de estos religiosos, tenían en construcción un templo de grandes proporciones y de buena arquitectura, que al quedar inconcluso, se derruyó. Sus ornamentos y otros materiales fueron aprovechados a fines de este siglo para las obras de la nueva catedral, a la cual también se traspasó el tesoro y la imaginería. Para la atención de las necesidades de su colegio y dependientes de éste, la Compañía de Jesús tenía una vasta granja con capilla en el “pago” de Tapyhipery, en el Campo Grande, en la actual ubicación de la ciudad de San Lorenzo, y extensa estancia de hacienda, fraccionada en varios puestos, en torno de la capilla de Paraguarí o Yariguaá. Ambos establecimientos servían además de postas o etapas en el camino de las Misiones. Los religiosos del referido colegio influían activamente en la vida política y religiosa de la provincia, y tomaron partido en las diversas pugnas internas que se suscitaron en el transcurso de los siglos XVII y XVIII. Esta participación en el quehacer provincial, sumada a otras circunstancias relativas a sus reducciones, les produjo no pocos contratiempos. Por lo general, los jesuitas se pronunciaron contra el bando comunero, que representaba en se tiempo a la clase directiva criolla y al pueblo mestizo que estaba comenzando a tener noción de sí mismo. Enfrentados con el Obispo Gobernador Fray Bernardino de Cárdenas, éste los expulsó de la ciudad en 1649, y sólo después de su derrota lograron aquellos ser restituidos. Nueva expulsión sufrieron en agosto de 1724, por orden de D. José de Antequera y debido a su decidido embanderamiento con el depuesto gobernador Reyes Valmaseda. Restablecidos durante el gobierno de O. Martín de Barúa, volvieron a ser extrañados en 1732 por el “Común” aliado en armas, al recibirse la noticia de la ejecución de Antequera y Mena, de la cual la opinión popular los sindicaba como principales promotores. Esta solidaridad de casi un siglo de los jesuitas con el bando anticomunero contribuyó a restarle posibilidades de influir más acentuadamente en el desarrollo social del pueblo paraguayo. Colegio, biblioteca y templo anejo, a los que se sumó en las postrimerías de su acción una casa de ejercicios, permanecieron abiertos hasta 1767, año en que se dio cumplimiento a la orden de expulsión de los dominios españoles dictada contra los jesuitas por Carlos III. La clausura definitiva del colegio de la Compañía de Jesús causó grave perjuicio a la cultura paraguaya y sólo se vio subsanado éste en 1783, al abrir sus puertas el Real Colegio Seminario de San Carlos, bien dotado de recursos y con un programa de estudios vasto para la época y el lugar.

13

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Unidad III: La educación en el periodo Independiente
El viraje fue muy significativo en contenido como en el marco institucional destinado a marcar las nuevas orientaciones educativas. Aun en esa nueva línea, quedó claramente diferenciada la etapa de la dictadura francista respecto al periodo de Carlos Antonio López, que articuló al Paraguay con importantes centros principalmente europeos e integró al país a técnicos en diversos campos de la actividad industrial. A partir del 15 de mayo de 1811, día en que se gestó la Independencia del Paraguay del dominio español, los sucesivos gobiernos no estuvieron ajenos al tema educativo. La primera forma de gobierno adoptada en educación fue de carácter colegido ya que la Junta Superior Gubernativa, que en un documento memorable dictado el 15 de febrero de 1812 la “Instrucción para el maestro de primeras letras”, y en el Oficio dirigido al Cabildo de Asunción el 10 de marzo, para la difusión general de aquella. Se reabrió el Real Colegio Seminario San Carlos y se instaló una Cátedra Superior o Facultad de Matemáticas y para estimular la vida cultural se creó la Sociedad Patriótica Literaria. En esta época se publicó el Diario de los Sucesos Memorables de Asunción desde el 14 de mayo de 1812. Entre 1814 y 1840 la figura dominante en el Paraguay fue el Dr. José G. de Francia, de acentuada concentración del poder, durante su gobierno funcionó la Escuela Central de Primeras Letras y surgieron, en este tiempo, los maestros privados. Dictadura de Francia y la educación Durante toda la dictadura, continuó funcionando la Escuela Central de Primeras Letras y hubo maestros que cumplieron análoga tarea en las villas y los partidos del interior. Más, las medidas de fomento de la Junta Superior Gubernativa y sus planes de elevar el-nivel de la educación fueron abandonadas. Además, la enseñanza media y superior desapareció completamente. Clausurado el Colegio Seminario en 1823 y secularizadas las comunidades religiosas poco después, sin ninguna importación de libros u otras publicaciones, salvo los que adquiría el propio Dr. Francia. la vida cultural entró en un largo paréntesis. Además de la escuela regentada por Téllez y de la labor docente de los maestros campesinos, diversas personas de regular ilustración se ganaban la vida o se ayudaban económicamente con la enseñanza. De éstos maestros privados, el más notable fue el porteño Juan Pedro Escalada (1777-1869), que en su casa del barrio de San Roque y después en una quinta de la vega del Mburicaó (actual ubicación del Asilo Nacional) educaba y recibía en pupilaje a niños de familias acomodadas. La formación de sus alumnos era la más completa de ese tiempo y fueron ellos los únicos que pudieron seguir satisfactoriamente el curso medio de matemáticas del francés Dupuy, contratado en 1853 por Don. Carlos Antonio López. Por espacio de cincuenta años, Escalada fue el más acreditado maestro de la niñez. Carlos R. Centurión menciona al maestro Mateo Vicente Fretes que tuvo una 14

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------escuela elemental entre 1816 y 1824. El P. Marco Antonio Maíz, liberado después de catorce años de cárcel, tuvo también a su cargo un grupo de educandos al que impartía enseñanza de nivel satisfactorio. Preconizado Obispo Auxiliar en 1844, falleció cuatro años más tarde. Otros sacerdotes, ex-seminaristas y laicos ilustrados se contaron también entre los maestros privados. Época de los López El Paraguay de 1840, está caracterizada con el inicio de la época de los López, primero el padre Carlos Antonio y luego el hijo Francisco Solano López, siendo la vida cultural muy brillante y fecunda. Aparecieron diarios, revistas, se compuso el Himno Nacional letra y música, la nación tuvo símbolos nacionales, las artes fueron impulsadas. Grupos de estudiantes fueron becados a Europa para conocer los adelantos de la ciencia y tecnología. Se fomentó la educación primaria en las villas y partidos, las escuelas fueron sustentadas por el Estado y los padres de familias, se habilitaron colegios, un Seminario Conciliar, sea contrataron profesores extranjeros y se creó una Escuela Normal. Política de educación No solamente fueron contratados en Europa ingenieros y técnicos; también llegaron hombres de letras, de artes y ciencia, de todas las ramas, que organizaron diversos establecimientos culturales. Un Instituto de Filosofía, que funcionaba bajo la dirección del literato español Idelfonso A. Bermejo, convertido en el director del movimiento intelectual y que luego, de regreso en Europa, escribió un mordaz e ingrato libro sobre el Paraguay; una Escuela de Matemáticas, dirigida por el francés N. Dupuy; un curso de Medicina, bajo la dirección del médico inglés Guillermo Stewart; una Escuela de Derecho, planeada por Juan Andrés Gelly, constituyeron el incipiente plantel de la Universidad paraguaya. También participaron de esta reacción intelectual elementos nacionales. En el año 1857 fue fundada en Asunción, bajo la dirección de José Carlos Riveros, una Escuela de Latinidad, y análogas instituciones y academias literarias funcionaron en Villa Rica, Ajos y Misiones. Los mejores alumnos de estas escuelas, en número de dieciséis, fueron seleccionados en 1858 y enviados a Europa, a seguir por cuenta del Estado estudios, preferentemente técnicos. También la enseñanza primaria, obligatoria y gratuita, alcanzó gran impulso, pero no favorecía sino a los varones; a las mujeres les estaba vedado, por lo general saber escribir. La instrucción que se daba era rudimentaria, inculcándose a la niñez principios de obediencia y respeto a las autoridades establecidas, mediante un Catecismo en que se decía que “después de la idea de Dios y de la Humanidad, la de Patria es la más humilde y fecunda en inspiraciones sublimes”. En 1857 el censo acusó 402 escuelas con 16.775 alumnos. Había además buen número de escuelas de Artes y Oficios. El desarrollo de la cultura popular se manifestó en la intensificación de la vida artística y en el periodismo literario, el único permitido. Bermejo organizó un elenco teatral, y cuando la sociedad tomó gusto por las representaciones escénicas, el Gobierno contrató sucesivamente varias compañías de arte dramático. El periodismo estaba representado por el Semanario, que hacía de órgano oficial del Gobierno, por una revista ilustrada, La Aurora, y por varios periódicos, como El Eco del Paraguay, El Comercio y la Época, 15

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------donde los jóvenes ilustrados hacían inocentes escarceos literarios o estudiaban los problemas económicos sin pizca de intención política, sobresaliendo entre ellos Natalicio Talavera, escritor de prosa castiza y poeta romántico, y Carlos Riveros, latinista consumado y paciente investigador del pasado histórico. La introducción de libros y revistas no sufrió cortapisas, y la afición por la lectura, único pasatiempo en los largos y sombríos de la Dictadura de Francia, siguió caracterizando a la sociedad paraguaya. Primera Ley de educación La Constitución Nacional de 1870, dispuso en el Art. 8º lo siguiente: “La Educación primaria será obligatoria y de atención preferente del Gobierno y el Congreso oía anualmente los informes que a este respecto presente el Ministro del ramo para promover por todos los medios posibles la instrucción de los ciudadanos”. La Ley de Educación Obligatoria del 28 de julio de 1909 establece que los niños de 7 a 14 años están sujetos a recibir educación primaria en escuelas oficiales, privadas o en su domicilio. Los Jefes políticos están obligados a levantar cada año en censo de niños en edad escolar de su jurisdicción y elevar los datos a las autoridades escolares para su eventual atención. La Constitución de 1940, en el Capítulo de Declaraciones Generales, establece en el Art. 10º señaló: “La Educación Primaria es obligatoria y gratuita. El gobierno fomentará la enseñanza secundaria profesional y universitaria”. El Art. 11º “El cuidado de la salud de la población y la asistencia social, así como la educación moral, espiritual y física de la juventud, son deberes fundamentales del Estado”.

16

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Unidad IV: Educación Post-guerra
La posguerra tuvo dos rasgos característicos: por un lado, el inicio de una tarea de reconstrucción habida cuenta la devastación que implicó para el Paraguay la desigual contienda y, por otro, la importancia que tuvo para la educación paraguaya la tarea de reconstruir el país, en el marco de la cultura liberal floreciente en el Continente en dicha época. La promulgación de una nueva Constitución y la fundación de la Universidad Nacional hacia fines del siglo XIX fueron dos hitos sumamente relevantes. La instrucción primaria y normal Desde comienzos del presente siglo, pese a todas las alternativas de nuestro desenvolvimiento político y económico, la instrucción pública ha ido en sostenido incremento. El sistema de escuelas graduadas, con maestros diplomados o asimilados a ellos, fue desalojando a las anteriores, de aula única y a cargo de preceptores improvisados, de ninguna formación pedagógica. De las escuelas normales que se abrían, iba egresando el personal docente capacitado y las escuelas superiores de las cabeceras de partidos, así como también las medias y elementales de barrios y compañías rurales, ponían la instrucción primaria al alcance de la niñez paraguaya. En 1901, había 25.137 alumnos inscriptos en las escuelas de toda la República. En 1910, eran 52.000, y en 1930, 108.222. En 1910, alcanzaba a 428 el número de escuelas del Estado y a 41, el de las particulares. En 1920, funcionaban 583 escuelas públicas, con un total de 1.154 secciones, y en 1932, eran 768 las escuelas primarias del Estado, casi todas. De doble turno, con 1.524 secciones, y 59 las privadas. En 1900, enseñaban 557 maestros, en su inmensa mayoría sin titulo habilitante; en. 1910, 987; y en 1930, 2.452, entre las cuales era ya crecida la proporción de poseedores de diploma profesional. En todo este proceso de fomento educacional, han tenido favorable, incidencia la creación del Consejo Nacional de Educación, dispuesta en 1899, y la Ley de Educación Obligatoria, de 1909. Como ya hemos referido, la formación profesional de los maestros comienza en 1896, con el establecimiento de dos Escuelas Normales, masculina y femenina respectivamente, unificadas en, 1909 en un instituto de alto nivel científico y de coeducación de los sexos. Los mejores egresados de las primeras promociones de maestros pudieron seguir cursos de perfeccionamiento y obtener títulos de mayor categoría en el extranjero, especialmente en la Escuela Normal de Paraná (República Argentina). Mas en la segunda década de nuestro siglo se habilitaba el ciclo superior del Profesorado y el centro formativo central pasaba desde 1919 a denominarse Escuela Normal de Profesores “Presidente Franco”, como homenaje al extinto gobernante que llevara adelante la iniciativa y al eminente educador que había reformado los planes de la enseñanza media. Al mismo tiempo y de modo gradual, se fue extendiendo la enseñanza normal al interior y para 1920 funcionaban escuelas de esta especialidad en Villarrica, Pilar, 17

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------Concepción, Encarnación, Barrero Grande (hoy Eusebio Ayala) y San Juan Bautista de las Misiones, de nivel elemental las cuatro últimas, pero que más tarde alcanzaron categoría superior. Todas las escuelas normales tenían anexas una o dos secciones primarias completas, las cuales funcionaban como cursos de aplicación de aquéllas y se hallaban atendidas por el personal docente más capaz de la época. Los planes y métodos de la educación primaria, establecidos en 1896 sufrieron reformas en 1915 y 1922, en esta última oportunidad conforme a las más modernas corrientes pedagógicas. También en 1922 se revisaron las bases y los procedimientos de la enseñanza normal, Mas ésta recibiría su orientación definitiva con la reforma de 1933 que mantuvo su vigencia por espacio de un cuarto de siglo. A partir de esa fecha, toda escuela normal contaba con un curso preparatorio; con cuatro años más de aprendizaje teórico-practico, se alcanzaba el título de Maestro Normal, y con la aprobación de otros tres años adicionales de estudios, se llegaba a Profesor Normal, cuyo diploma habilitaba para el ingreso en la Universidad para el ejercicio de la cátedra secundaria y para el desempeño de las funciones directivas de la instrucción pública. Entre los pedagogos que influyeron más notoriamente en el desenvolvimiento y progreso de la enseñanza primaria y normal, corresponde tener presentes a Manuel Amarilla, Adela y Celsa Speratti, Estanislao Pereira, Ernesto Velázquez, Josefa Barbero, Juan R. Dahlquist (argentino), Catalina Q. de Domínguez. Concepción Silva de Airaldi. Manuel W. Chaves, Manuel Riquelme, Ramón I. Cardozo. Inocencio Lezcano, Aparicia Frutos, María Felicidad González y Cármen Garcete. Posteriores a ellos son Rosa Ventre, Máximo Arellano, María Rodiño, Emilio Ferreira, Lidia Velázquez, Adolfo Avalos, Gaspar N. Cabrera, Espíritu Núñez Riera y Emiliano Gómez Ríos, todos los cuales alcanzarían funciones de responsabilidad en los años inmediatamente anteriores a la guerra del Chaco. Otros dignos y sacrificados educadores cumplían su cometido en ciudades, villas y pueblos del interior. Manuel Amarilla (1864-1918), que obtuvo su título de Profesor Normal en Buenos Aires, promovió en 1395, desde la presidencia del Consejo Superior de Educación, la apertura de las dos primeras Escuelas Normales. Su acción resultó también decisiva para el establecimiento y difusión de la enseñanza graduada. En la primera década del siglo, desempeñó las funciones de Director General de Escuelas y ocupó cátedras de su especialidad en institutos de formación del magisterio. Adela Speratti (1865-1902), formada por educadoras norteamericanas en la Escuela Normal de Concepción del Uruguay (Entre Ríos), ejerció la docencia en la Argentina y en 1890 regresó a nuestro país. Primera directora de la Escuela Normal de Maestras, hasta su temprana muerte fue el alma de esta institución, a la que contribuyó a darle el alto nivel pedagógico que desde el primer momento tuvo. Su hermana Celsa Speratti de Garcete (1868.1938) fue su principal colaboradora y por breve lapso la sucedió en las funciones directivas. Ramón I. Cardozo (1876-1943), dedicó más de cuarenta años a la actividad docente, a la cual se incorporó antes de obtener su diploma de maestro. En Villarrica, de donde era nativo, ejerció por casi un cuarto de siglo cátedras en el Colegió Nacional y en la Escuela Normal, de la que fue también Director y reorganizador. En 1921, el Presidente Gondra lo llamó a la capital para confiarle la 18

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------Dirección General de Escuelas que llevaba aneja la dignidad de Presidente del Consejo Nacional de Educación. Permaneció trece proficuos años en tan relevantes funciones y su labor alcanzó notable trascendencia. A Cardozo se debe la reforma de la enseñanza del año 1922. Difundió él entre sus subordinados el conocimiento de las nuevas corrientes pedagógicas, especialmente el de la llamada escuela activa, para cuyo efecto fundó la revista “La nueva enseñanza” y habilitó en el local del Consejo de su presidencia una biblioteca pedagógica con un régimen de préstamos a domicilio para los docentes. Promovió, además, los planteles experimentales y fue el primero en aplicar el sistema de “test” y en llevar a cabo mediciones antropométricas en las escuelas del Paraguay. Obra suya fue, también, la reforma de la enseñanza normal de 1933. Entre sus publicaciones, se cuentan “Educación panamericana”, Pestalozzi y la educación contemporánea”, “Proyecto de legislación escolar”, Reforma escolar” y “Nueva orientación de la enseñanza primaria”, reeditadas estas dos en su libro “Por la educación común”, así como también tres volúmenes de “Pedagogía de la escuela activa”. Fue autor, asimismo, de tres tomitos de “El Paraguayo”, manual de aprendizaje de la lectura para los primeros años de la escuela elemental. Catedrático de Historia del Paraguay, Cardozo dejó como resultado de sus investigaciones, “El Guairá” y “Melgarejo”, dos obras originales y bien documentadas. Como representante paraguayo, concurrió a conferencias internacionales de educación. Manuel Riquelme (1885-1961), maestro diplomado en Asunción, completó su formación en la Escuela Normal de Paraná, donde obtuvo los títulos de mayor jerarquía que otorgaba ésa institución. En el orden directivo de la educación, fue Director de la Escuela Normal de Profesores “Presidente Franco”, Director General de Escuelas y Secretario del Ministerio de Instrucción Pública. Enseñó Filosofía, Psicología y disciplinas afines en la Escuela Normal y en el Colegio Nacional. Organizó la primera Escuela de Humanidades y tomó parte en la fundación de la segunda de ellas, antecedentes ambas de la actual Facultad de Filosofía, y en los últimos años de su vida regentó la Universidad Popular, instituto privado de divulgación de nivel superior. Desde la Dirección General de Escuelas y otros cargos, Riquelme influyó en la reforma de los planes de enseñanza, en el establecimiento de consejos regionales de educación y en la fundación en localidades del interior de las ya mencionadas escuelas normales elementales. Entre otras publicaciones suyas, recordaremos “Reforma del plan de estudios de las Escuelas Normales”, “Filosofía y educación”, “Educación romántica” y “Lecciones de Psicología”. Tres de sus libros, “Esfuerzo”, “Aspiración” y “Solidaridad”, sirvieron por varios años de textos de lectura en las escuelas primarias. María Felicidad González, discípulas de las hermanas Speratti, completó el profesorado, con honores, en Paraná, en 1907. Ejerció la cátedra de Pedagogía y durante muchos años fue Directora de la Escuela Normal. Actuó en los movimientos feministas e integró la delegación paraguaya a la VII Conferencia Panamericana, celebrada en Montevideo en 1933: es la primera mujer que en América ha tomado asiento en una reunión internacional de esa categoría. 19

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------Entre las publicaciones de orientación para educadores, cabe recordar la “Revista de Instrucción Primaria”, del Consejo de Educación, y “La Enseñanza”, de la Asociación Nacional de Maestros, dirigidas ambas por Juan R. Dahiquist, y “La Nueva Enseñanza”, ya mencionada, que fundó Ramón I. Cardozo cuando era Director General de Escuelas. La enseñanza media y profesional Hasta la habilitación del correspondiente curso en el de San José, en 1908, la enseñanza media se hallaba exclusivamente a cargo de institutos oficiales en la capital interior. Regia desde 1904 el llamado Plan Franco, elaborado por Manuel Franco (1870-4919), entonces Rector del Colegio Nacional, .y aprobado por la Ley de Enseñanza Secundarias. En virtud del mismo, el ciclo del bachillerato duraba seis años y comprendía de manera equilibrada, las humanidades, las ciencias exactas, físicas y naturales y las lenguas vivas. Alcanzó su vigencia hasta 1931 y en el transcurso de la misma se incorporaron en el sistema los primeros establecimientos privados. El Colegio Nacional, fundado en 1877, seguía siendo el más importante centro formativo de la juventud: el nivel de la enseñanza; la jerarquía moral e intelectual de sus profesores y el número de sus alumnos le asignaban de modo indiscutible esa situación. Además y a partir de 1906, comenzó la construcción de un moderno y amplio local destinado a sustituir a las antiguas viviendas adaptadas para la enseñanza. Un gabinete de física, otro de ciencias naturales y un laboratorio de química, además de la biblioteca, completaban el material didáctico. La Biblioteca Nacional que por mucho tiempo ocupara parte del edificio del Colegio se trasladó a instalaciones especialmente erigidas para el efecto, en la misma manzana, donde hoy tiene su asiento el Archivo Nacional. Durante el primer tercio del siglo, Juan Cancio Flecha, Manuel Gondra, Inocencio Franco. Cleto Homero, Manuel Domínguez, Manuel Franco, Cleto J. Sauichez, Juan E. O‟Leary, Emeterio González, Ignacio A. Pane. Estanislao Pereira, Eligio Ayala, Viriato Díaz Pérez, Pedro Bruno Guggiari, Gustavo Crovato, Tomas Osuna, Juan B. Nacimiento, Manuel Riquelme y Juan Vicente Ramírez, entre muchos otros igualmente meritorios, tuvieron a su cargo el rectorado del instituto o ejercieron la cátedra, con dignidad y saber. En 1931, siendo Justo Pastor Benítez ministro de instrucción pública, el plan de estudios secundarios sufrió profunda modificación: se cambió el orden de las materias, fueron suprimidas algunas y agregadas otras y su extensión total se redujo a cinco años. Para el ingreso de los bachilleres en la Universidad, se requería la aprobación previo de un curso preparatorio especializado. El plan de 1931 dio lugar a objeciones y un Congreso de Educadores, reunido en 1939 por convocatoria del Ministerio de Instrucción Pública, recomendó su reforma. Tomando como base las deliberaciones de dicha asamblea, se formuló un nuevo plan, cuya aplicación comenzó en 1940. Guardando en general similitud con el Plan Franco, contemplaba los adelantos de la ciencia pedagógica y el notable desarrollo de los conocimientos humanos. La enseñanza profesional, además de los cursos especializados del Instituto Paraguayo ya mencionados y que gozaban de subvención oficial, se impartía en la 20

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------Escuela Nacional de Agricultura, dirigida sucesivamente por Moisés S. Bertoni, por Anastasio Fernández y por otros técnicos paraguayos, y asentada en Santísima Trinidad, y en las Escuelas Agropecuarias Regionales, de nivel más elemental, que fueron estableciéndose en Villarrica, Concepción, Caazapá y otros puntos del interior. Poco después de la guerra, comenzaba el experimento pedagógico de las Escuelas Vocacionales, Institutos formativos de dirigentes de la educación rural, que funcionaron en Yaguaron, Ybytimi. San Juan Nepomuceno, Capitán Bado y otras poblaciones. Institutos privados En julio de 1904, con autorización de S. S. León XIII y por gestiones del Obispo Bogarin, sacerdotes vascos franceses abrían en Asunción el Colegio de San José, primero de los institutos privados que establecería cursos secundarios. Sus promociones de bachilleres han egresado de manera ininterrumpida desde 1913. El Colegio de San José, desde sus años, iniciales, influyó notoriamente en la vida religiosa y cultural de la República. A los PP. Tounedou, Losthe, Cestac, Chenu, Bellocq, Pucheu. Saubatte. Nuutz y otros sacerdotes y legos franceses de grandes servicios, se han sumado españoles, latino-americanos y paraguayos, éstos ya después de la guerra del Chaco. El Colegio de San José promovía el cultivo de las letras entre sus alumnos, los familiarizaba con la cultura francesa y europea en general y les proporcionaba una sólida formación católica. Desde 1909, ha funcionado una Academia Literaria, que sostuvo publicaciones de interés y en la década siguiente se fundaba la Asociación de Ex-Alumnos. Desde los primeros años de su acción en el Paraguay, los religiosos de esta casa de estudios prepararon manuales explicativos de las diversas materias de los planes primario y secundario, de innegable utilidad para los estudiantes. La antigua Escuela Alemana, transformada en Colegio Alemán, también estableció desde 1934 cursos de bachillerato, en tanto que la escuela Italiana “Regina Elena”, habilitada por la colectividad de ese origen en 1908, introdujo idéntica innovación en la misma década del 30 al 40. Poco después de 1920, una misión privada norteamericana organizaba el Colegio Internacional, pronto trasladado a amplias y funcionales instalaciones. Su curso secundario fue inaugurado en 1927 y los primeros bachilleres obtuvieron sus diplomas cuando ya se libraban las batallas iniciales de la guerra del chaco. Monjas salesianas dirigen desde 1900 el Colegio de María Auxiliadora, que por un tiempo mantuvo cursos de comercio y ha dedicado especial atención a la enseñanza normal. Religiosas españolas establecieron en 1915 el Colegio Teresiano que al cabo de unos años agregó la enseñanza secundaria a la primaria con la que había comenzado su acción. La Compañía de Jesús volvió al Paraguay en vísperas de la guerra del Chaco y abrió de inmediato el Colegio Cristo Rey. Los Colegios de la Providencia y Monseñor Lasagna, de fines del siglo anterior. Diversas escuelas primarias particulares, laicas las unas y confesionales las otras funcionaban en la capital y en el interior: en 1910, su número alcanzaba a 41. Para la época de la guerra del Chaco, merecían especial mención en el interior, el Instituto San José y una escuela femenina, ambos en Concepción y perteneciente a la orden salesiana, la cual también sostenía una importante Escuela Agrícola en Ypacaraí. 21

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En 1933, la inauguración del Secretariado Paraguayo de Niñas abría nuevas posibilidades para la formación profesional del de la mujer. Para los institutos secundarios privados regia el sistema de incorporación a un establecimiento oficial de idéntico nivel: catedráticos de éste, con calidad de interventores, tomaban los exámenes finales de cada curso a los alumnos de aquéllos. El procedimiento se mantiene en general hasta nuestros días. Las escuelas de comercio Mención especial merecen las Escuelas de Comercio que por espacio de más de cincuenta años sirvieron de centros formativos de Contadores Públicos y Peritos Mercantiles. La primera de ellas se constituyó corno Centro de Contabilidad en la década inicial del presente siglo, por iniciativa del Centro de Empleados de Comercio y para proporcionar formación profesional a los socios de esta entidad gremial. Su vida y crecimiento se debe principalmente a la acción sostenida y abnegada del brasileño Jorge López Moreira y del paraguayo Alfonso B. Campos (1881- 1961). La Escuela de Comercio “Jorge López Moreira”, así llamada en homenaje a su fundador, pronto rebasó sus objetivos iniciales y amplió las bases de su enseñanza. Desde los comienzos contó con apoyo oficial y se le permitió utilizar las instalaciones del Colegio Nacional. Fue nacionalizada poco antes de la guerra del Chaco. Con el correr del tiempo, creció el número de escuelas de comercio, casi todas de propiedad privada, en Asunción y en el interior. Contribuyeron ellas eficazmente a facilitar el acceso a la educación secundaria a los jóvenes desprovistos de recursos, pues su enseñanza habilitaba desde el primer curso para el ejercicio de empleos remunerados. Se les debe, también, la formación de una clase media intelectual en las ciudades y pueblos del interior muy útil en todos los órdenes de la vida paraguaya. La universidad Como hemos visto, en 1900 la Universidad Nacional comprendía las Facultades de Derecho y Ciencias Sociales y e Ciencias Médicas, el Colegio Nacional de la capital y los cuatro institutos secundarios del interior, estos últimos con solamente los tres primeros años del plan de estudios. La Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, con sus cursos de abogacía y de notariado, fue ampliado y modernizado el campo de su enseñanza, con materias nuevas como la Sociología y la Historia Diplomática. El gran vacío producido por los sucesivos fallecimientos de Benjamín Aceval y de Ramón Zubizarreta, acaecidos respectivamente en 1900 y 1902, fue llenado con la incorporación a la docencia de Cecilio Báez, Manuel Domínguez, Teodosio González, Antolin Irala, Emeterio González, Félix Paiva, Federico Codas, y otros hombres de estudio diplomados en la propia Facultad. En años posteriores, se incorporarían a la cátedra Eusebio Ayala, Ignacio A. Pane, Eladio Velázquez, Enrique Bordenave, Luís De Gasperi, Luís A. Argaña. Justo Prieto y otros profesores más jóvenes. Varios de los aquí mencionados serían autores de tratados 22

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------y manuales de las disciplinas de su especialidad. De la Facultad de Ciencias Médicas, en 1904 egresaban los primeros doctores. Para 1909 alcanzaría su número a 38, siendo los primeros de la lista en orden cronológico Andrés Barbero, Eduardo López Moreira, Juan Romero y Manuel Pérez. Por su parte, José P Montero, diplomado en Buenos Aires, organizaba con grandes sacrificios la Maternidad y la Escuela de Obstetricia, de notable trascendencia social. Clausurada en 1909, la Facultad fue reabierta en 19016, reorientada pocos años después por una brillante misión de profesores franceses a los que se sumarían italianos y alemanes, reforzada con la nacionalización del Hospital de Clínicas y la fundación de institutos especializados, y nueva y definitivamente organizada en 1932. Después del núcleo fundador de Velázquez, Insfrán, Duarte y Peña, fueron catedráticos el ya mencionado Montero y Luís E. Migone, Justo P. Vera, Ricardo Odriosola, Esteban Semidei, Alejandro J. Dávalos y otros médicos, perfeccionados casi todos ellos en los principales centros científicos de Europa. En la década del 30, les sucedieron Carlos Gatti, Julio Manuel Morales, Gustavo González, Pedro De Felice, Manuel Giagni, Ramón Doria, Manuel Riveros, Juan Max Boettner y otros catedráticos más jóvenes, algunos de los cuales permanecen en nuestro tiempo en la función docente. La antigua Escuela de Farmacia recibió notable impulso y elevó el nivel de enseñanza con el concurso de Pedro Bruno Guggiari (1885 – 1933) y Gustavo Crovato, formados en universidades europeas, a los que se sumaría más tarde Ricardo Boettner, y ha servicio de base a la actual Facultad de Química. Aunque la ley fundacional de 1889 disponía la creación de una Facultad de Matemáticas, ello no tuvo efecto. En 1921, con la dirección del capitán de navío Elías Ayala, se establecía la Escuela de Agrimensura, y en 1926, con el concurso de ingenieros paraguayos formados en Europa y Estados Unidos y de emigrados rusos zaristas, inauguraba sus actividades la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, con cursos de ingeniería civil y agrimensura. Aconteció esto en la presidencia de Eligio Ayala y siendo Adolfo Aponte ministro de instrucción pública. Durante la primera década de actividades de la institución, ejercieron el decanato Juan B. Nacimiento, Albino Mernes y Francisco Fernández. En 1931 y dependiente de la Facultad de Derecho, se disponía la habilitación de la Escuela Libre de Ciencias Políticas y Económicas, base de la futura facultad, y poco después la Escuela Libre de Humanidades, dirigida por Manuel Riquelme servía de antecedentes a la Facultad de Filosofía. También es de entonces la Escuela de Odontología, anexa a la Facultad de Ciencias Médicas, que no llegó a funcionar por el estallido de la guerra. El gobierno de la Universidad estaba a cargo de un Rector, a la vez Presidente del Consejo Secundario y Superior, y dependía directamente del Ministerio de Justicia. Culto e Instrucción Pública. En 1929, se dictó la ley Nº 1.048 de Autonomía Universitaria. Profesores, alumnos y egresados no docentes concurría a la formación del Consejo Superior Universitario, presidido por el Rector. Similar principio se aplicaba para el régimen interno (le las diversas Facultades, y se reglamentaba la carrera docente, al mismo tiempo que se establecía la ciudadanía universitaria.

23

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Establecimientos militares de enseñanza En 1897 y en usufructo de becas ofrecidas por el gobierno de Chile, se trasladó a ese país un grupo de jóvenes destinados a seguir la carrera de las armas. Gozaba entonces la escuela militar chilena de prestigio continental y habían intervenida en su orientación calificados instructores del Ejército Imperial. Alemán. Los oficiales paraguayos formados en Chile, sumados a un grupo más reducido de egresados de los institutos militares y navales de la Argentina, introdujeron en el Ejército y en la Marina las concepciones tácticas, las normas de organización y los métodos de instrucción de mayor aceptación en esa época. En 1905 y con la dirección del entonces mayor Manija Schenoni, graduado en Chile, se organizó la primera Escuela Militar, Aunque de corta duración, sirvió para formar un grupo de oficiales profesionales de larga actuación en las instituciones armados. En 1908, se habilitaba la Escuela Naval de Mecánicos que funcionó varios años y proporcionó técnicos a la Armada y a las industrias privadas. En 1915, en la misma época que se promulgaba la Ley de Servicio Militar Obligatorio, se disponía la fundación de la Escuela Militar. Ejercía entonces la Presidencia de la República Eduardo Schaerer y era Ernesto Velázquez su ministro de guerra y marina. La dirección del instituto le fue confiada al Coronel Schenoni, autor del plan de estudios y orientador de la formación de los oficiales por espacio de varios años. A éste lo sucedieron hasta la guerra del Chaco los mayores José Félix Estigarribia, Camilo Recalde y Arturo Bray. Objetivo esencial de la Escuela Militar era la afirmación de un cuadro profesional de oficiales capaz y apartidista. El nivel del a enseñanza se mantuvo alto; Además de los militares que tenían a su cargo las cátedras profesionales y la instrucción, profesores civiles de jerarquía reconocida dictaban clases de humanidades y ciencias. La primera promoción de tenientes egresó en 1917, y para 1932 los graduados de la Institución constituían buena parte de los cuadros medios y subalternos de las fuerzas armadas. En 1914 y a cargo de Silvio Pettirossi, se había dispuesto la apertura de una Escuela de Votación, malograda por la muerte de aquél cuando piloteaba precisamente el aparato destinado a la institución. La Esencia de Aviación Militar, establecida en Campo Grande hacia 1927, contó con el concurso sucesivo de Instructores franceses y argentinos y sirvió de base para la Aeronáutica Militar. Poco después se fundaba la Escuela de Especialidades de la Armada, con asiento en los Arsenales de Guerra y Marina, en Puerto Sajonia, para la formación de expertos maquinistas, mecánicos, electrotécnicos y automovilistas. Años más tarde se inauguraría la Escuela de Artes y Oficios de la Armada. En 1928, con gran concurrencia de estudiantes universitarios y secundarios y bajo la dirección del entonces mayor Camilo Recalde, comenzó a funcionar la Escuela de Oficiales de Reserva. En 1931 y 1932, con el concurso de una misión militar argentina encabezada por el coronel Abraham Schweitzer, desarrolló sus actividades la Escuela Superior de Guerra que nucleó a capitanes y jefes jóvenes para habilitarlos para las funciones de Comando y Estado Mayor. Además, se dictaron los reglamentos de las diversas armas y servicios y se los 24

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------mantuvo actualizados, al propio tiempo que se estimulaba a los oficiales a publicar estudios de carácter profesional. Corresponde recordar también a la Escuela de Policía, organizada en 1930 para el adiestramiento de la oficialidad y tropa de los cuerpos de seguridad, y la Escuela de Aprendices Músicos, de la misma repartición, que por años desarrolló interesante acción y contó con la dirección de maestros de banda italianos y paraguayos. Becarios paraguayos en el exterior Desde los comienzos del siglo XX hasta el estallido de la segunda guerra mundial, existió un sistema de becas para estudiantes y graduados paraguayos, financiado íntegramente con fondos del tesoro nacional. En 1903 y previo concurso, fueron comisionados a Italia los primeros estudiantes de bellas artes: los pintores Juan Samudio y Pablo Alborno y el músico Fernando Centurión de Záyas. Por ley del 1º de agosto de 1905, se reglamentó el régimen de concesión de becas para cursar estudios medios y superiores en el exterior, y por resolución ministerial del 5 de abril de 1906, se acordó ayudar con el pago de pasaje a los estudiantes paraguayos que viajaban sin beca a completar su formación. En ambos casos, se estableció un sistema de fianzas y de control, para evitar que el fisco resultara defraudado. Al amparo de estas disposiciones libérrimas, médicos y abogados fueron a perfeccionarse en los más afamados centros científicos europeos, estudiantes más jóvenes cursaron las carreras de medicina, arquitectura y finanzas o se especializaron en bellas artes y humanidades en Francia, en tanto que otros seguían ingeniería en la misma Francia, en Gran Bretaña y en Bélgica, química y medicina en Alemania, odontología, agronomía e ingeniería mecánica, civil, electrotécnica y naval en los Estados Unidos. De los 38 primeros doctores en medicina, para 1911, 21 habían sido becados para cursos de dos años de perfeccionamiento en Europa, y más tarde siguió en vigencia el sistema. Para el mejor egresado de la Facultad de Derecho, también existía la bolsa de viaje a París. En las Universidades de Buenos Aires y Montevideo, hubo siempre gran número de becarios paraguayos que estudiaban medicina, odontología, química, ingeniería, arquitectura, agronomía, veterinaria y otras carreras. En 1903, un pequeño grupo de jóvenes paraguayos fue comisionado a seguir sus estudios en el Colegio Militar de la Argentina. De 1905 a 1914, otros capitanes y mayores completaron su formación en academias y unidades de combate del Ejército Imperial Alemán, en tanto que por esos mismos años oficiales subalternos eran enviados en misión de estudios a Chile. Después de la primera guerra mundial y hasta 1932, oficiales subalternos eran becados en Chile y la Argentina, en tanto que jefes recién promovidos a esa categoría recibían destinos e Francia, Italia y Bélgica. El periodismo El primer periódico aparecido en Asunción, aún antes de terminar la guerra, fue “La Regeneración”, de los hermanos Decoud, donde se publicó el ya mencionado 25

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------anteproyecto de Constitución de Juan José Decoud. Dirigido por el Dr. Miguel Gallegos, cirujano militar argentino, y apoyada por el Club que presidía Bareiro, apareció el mismo año “La Voz del Pueblo”. Ambos órganos de prensa sufrieron asaltos y empastelamientos, en esos agitados días. Diversos periódicos, de vida efímera, se sucedieron en la primera década. En 1876 y para sostener la política del Presidente Gill, comenzó a aparecer “La Reforma”, bajo la dirección de José Segundo Decoud, que se publicaría por varios años. Con posterioridad a 1880, circularon “La Democracia‟, dirigida por Ignacio Ibarra, que duró casi un cuarto de siglo, “El Heraldo”, de Héctor F. Decoud, entre cuyos redactores figuraba José de la Cruz Ayala, que firmaba sus colaboraciones con el seudónimo de “Alón”, y “El Orden”, del español Cristóbal Campos. Años más tarde, aparecerían “El Independiente” y “El Pueblo”, además de otras publicaciones de variada importancia y generalmente de poca duración. Todos estos periódicos contribuyeron a animar la vida política y a interesar a la opinión pública en los problemas de esa índole. En la última década del siglo, “El Tiempo”, redactado por Manuel Gondra, Manuel Domínguez, Fulgencio R. Moreno y Blas Garay, “El Progreso”, de los mismos Moreno y Domínguez, con Arsenio López Decoud, “El Pueblo”, en cuya dirección se sucedieron Cecilio Báez, Liberato M. Rojas y Francisco Luís Bareiro, “El Cívico”, a cargo de Adolfo R. Soler, “La Patria”, de Enrique Solano López con la cooperación de Juan E. O‟Leary e Ignacio A. Pane, y otros diarios y semanarios que raramente vivían más de tres o cuatro años, ponían de manifiesta las diversas tendencias de la Opinión paraguaya. Gran parte del esfuerzo de la política educativa post-guerra del Paraguay se centró en la estructuración y el crecimiento de la educación básica. La educación superior se sustentó en dos instituciones cuyo papel fue decisivo en la formación de la dirigencia superior nacional y en la preparación de sus cuadros profesionales y técnicos. Lo resaltante de este periodo fue el gran debate que se suscitó sobre los lineamientos pedagógicos teniendo como eje el Congreso Pedagógico y una excepcional figura movilizadora: Ramón I. Cardozo. Es en ese largo proceso que se conformó un perfil de la escuela paraguaya.

26

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Unidad V: La Educación durante la dictadura militar
Con el golpe militar que lideró el Gral. Stroessner en 1954 se abrió el camino a la consolidación de un régimen político-militar que mantuvo una absoluta hegemonía por más de tres décadas (1954/1989). En una primera fase, el Gral. Stroessner anudó -bajo su exclusiva conducciónuna estrecha alianza política con la Asociación Nacional Republicana (Partido Colorado) hasta ese momento en ejercicio exclusivo del gobierno. La nueva estructura de poder, que sustituyó al ejercido por el Partido Colorado por un corto y caótico período (1947/1954), se afirmó en base a la estrecha articulación lograda por el Gral.Stroessner entre las Fuerzas Armadas (como depositario hegemónico del poder), el Partido Colorado y el aparato gubernamental. Las condiciones político-ideológicas imperantes a nivel internacional como resultado de la guerra fría posibilitó que el Gral. Stroessner pudiera recibir el apoyo irrestricto de los EE.UU. –y de los demás regímenes militares de la región– en razón a su férreo alineamiento ideológico y político “anti-comunista” y “anti-subversivo”. Este apoyo, demarcado dentro de la doctrina de la seguridad nacional, inspirada y sostenida por el gobierno norteamericano, tuvo una enorme gravitación en los años cincuenta y sesenta, sobre todo por la intensificación de los movimientos guerrilleros en todo el continente. En el caso paraguayo, la incentivación de una visión política sustentada sobre la dicotomía “amigo–enemigo”, fue un instrumento altamente eficaz que permitió al régimen stronista inmovilizar por un largo tiempo a las fuerzas democráticas que buscaban la democratización del país. La falacia en cuanto a la existencia de una “amenazadora organización subversiva comunista” se puso en total evidencia por el hecho que, a poco tiempo de haber sido defenestrada la dictadura en 1989, el Partido Comunista convocó a una concentración de sus partidarios. El llamado apenas consiguió reunir a un centenar de simpatizantes, lo que concordaba exactamente con el escaso crecimiento que el partido comunista paraguayo alcanzó desde su fundación. La educación fue motivo permanente de preocupación y control de parte de la cúpula de poder por dos razones fundamentales: por una parte, por el reconocimiento de su importancia como un instrumento altamente eficaz de control ideológico y adoctrinamiento. Este interés es posible rastrear con suma facilidad a través de los discursos, mensajes presidenciales, planes educativos, etc. En segundo lugar, el ámbito educativo representaba a la vez un “poder social” importante de controlar y sumar como apoyo del gobierno tanto a través de los múltiples mecanismos de coacción y represión como de los estímulos prebendarios. En 1989, año del defenestramiento del régimen stronista, los docentes pertenecientes a los establecimientos públicos y que dependían administrativamente del Ministerio de Educación, conformaban un contingente de veinte mil maestros que, con el agregado de sus respectivas familias, sumaban cerca de cien mil personas. Para asegurar su control y garantizar su fidelidad, el gobierno stronista utilizó varios procedimientos. Uno de ellos, la exigencia de la afiliación partidaria para tener acceso al cargo de docente, reforzada con una 27

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------recomendación de un dirigente destacado del partido, del gobierno o de algún miembro prominente de las Fuerzas Armadas. Otro recurso sistemáticamente utilizado fue el seguimiento y control de las actividades políticas y sociales de los docentes que se ejercía por medio de los supervisores escolares, en su mayoría militantes activas del partido de gobierno. El interés del régimen dictatorial por el sector docente respondía también a la significación que poseía como mercado laboral. Tanto para las principales figuras del gobierno como para los dirigentes partidarios, controlar esta fuente clientelar constituía un poderoso recurso de poder. Contar con la posibilidad o el poder directo de decidir sobre la distribución de los cargos docentes, el manejo de programas o de inversiones varias, adquiría singular relevancia en términos electorales. De igual modo, dentro de la política de legitimación del régimen, “la política de promoción de la educación” tenía un tratamiento prioritario. En ese orden, un ritual propagandístico rutinario del gobierno –y del Presidente de la República como su principal figura– era la inauguración de aulas, dotación de equipos escolares, entrega de certificados, etc., eventos a los que la prensa oficial prodigaba una atención preferencial. Con relación a una posición doctrinaria con respecto a la educación, el régimen stronista sólo se afanó en dar un difuso y ambiguo tinte “nacionalista” a su discurso, reafirmando como una de las principales metas de la educación paraguaya el de afirmar y defender “el ser nacional”. Exceptuando la insistente retórica sobre tales puntos, gobierno y régimen se acomodaron sin dificultades ni reticencia alguna a los lineamientos trasvasados al sistema educativo paraguayo por los organismos de cooperación internacional. Tanto la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), el Banco Mundial, la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) –por citar las más activas– intensificaron sus programas de cooperación en el campo educativo desde la década del sesenta. Es notorio el traspaso de nuevas orientaciones educativas por parte de tales agencias que de esa manera pasaban a constituirse –al ser asumidas por los organismos oficiales– en políticas nacionales. En ese sentido, muchas innovaciones que representaban una efectiva “puesta al día” de la educación paraguaya, pudo darse por esta vía, dado que la preocupación central del oficialismo giraba en torno al control político e ideológico. Además, mantener activa la cooperación internacional, en particular la de orden financiero, permitía al gobierno extender significativamente su capacidad clientelar y también su base de legitimación. Los rígidos controles internos, la insistente propaganda tendiente a legitimar al régimen autoritario, el extendido temor a la represión, ponían limites insalvables al desarrollo de una educación plena y liberadora. Para el “único líder”, pomposa manera de identificar al General Stroessner por sus partidarios y por el aparato propagandístico, la mayor atención estaba dedicada a mantener la contundencia, eficacia y fidelidad de los órganos de seguridad y de las Fuerzas Armadas. Cerca de la mitad del presupuesto nacional se destinaba a los gastos incurridos en ambos rubros, a los que se sumaban otros privilegios y prebendas. En cuanto a la educación, la distancia entre el discurso y las acciones reales para su mejoramiento fue siempre ostensible, a pesar del esfuerzo propagándístico. Durante los ochenta, y repitiendo la misma tendencia de la década anterior, el promedio de inversión en el gasto educativo apenas superó el 1% del PIB, una de 28

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------las tasas más bajas del mundo. En cuanto a la política de formación de recursos humanos, la misma suscitó la atención e interés, en especial de los estratos burocráticos técnicos, con posterioridad a la reunión de Punta del Este y de la puesta en marcha de las actividades de promoción social contemplado en la Alianza para el Progreso. A tal efecto se creó la Secretaría Técnica de Planificación que – además del equipo local seleccionado– en su primera fase contó con un excelente grupo de consultores externos bajo la orientación y responsabilidad del Grupo Tripartito (OEA/BID/CEPAL). A pesar de este auspicioso inicio durante el cual dicha Secretaría alcanzó un notable grado de influencia, prontamente su peso comenzó a decaer sea por su politización como por la resistencia de los ministerios a aceptar la existencia de un organismo que tuviera algún grado de incidencia en sus actividades o desempeño. No resulta fácil presentar un balance de los efectos perniciosos que conlleva un régimen autoritario, más aun de la dureza y larga duración como fue la dictadura del General Stroessner. Esto, por dos razones fundamentales: uno, por el margen excepcional de recursos que tuvo a su disposición y que le permitió afianzar la impresión de la consolidación de “una edad de oro” superando el crónico retraso que era la característica histórica distintiva del país; otro, la ya mencionada legitimación recibida por su ferviente adhesión a la ya citada doctrina de la seguridad nacional. Sin embargo, en lo que respecta al sistema educativo ha sido sumamente fácil ponderar el magro aporte recibido del régimen autoritario. En 1989, fecha que marca el final del Stronismo, la educación paraguaya podía ser ubicada entre la de menor desarrollo del continente. Y con un agravante fundamental: carente de una mínima base de cultura crítica para iniciar su transformación.

29

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Unidad VI: Las Reformas Educativas del Paraguay
La Reforma de 1904 En diciembre de 1904 se puso en marcha el Plan Franco, en homenaje a su pensador, en el cual se pormenoriza aspectos referentes al Plan de Estudios del Bachillerato de seis años de duración y aspiraba a proporcionar al estudiante lo que un hombre culto debe conocer, buscando la calidad antes que la cantidad de los conocimientos. La Reforma de 1924 Se debe al Prof. Ramón Indalecio Cardozo la formulación de la primera reforma de la educación elemental y normal en 1924, con el criterio de una enseñanza funcional, inspirada en las actividades básicas del quehacer socio-económico y en los ideales de libertad y progreso, de rectitud y bien común. Se implantaron en las escuelas normales y elementales, planes y programas en consonancia con los intereses generales de la población. El ciclo se redujo a 6 años de cinco grados, primero inferior, primero superior, segundo, tercero, cuarto y quinto, con énfasis en las asignaturas y actividades fundamentales, trabajos artesanales, práctica agrícola y ganadera, economía doméstica extendida al mantenimiento del huerto familiar y los animales caseros. La Reforma de 1931 Siendo Ministro de justicia, Culto e Instrucción Pública el Dr. Justo P. Benítez; patrocinó la instauración de un nuevo Plan de Estudios para el Bachillerato, éste mantenía las líneas generales del Plan Franco, en cuanto a lo que respecta a las asignaturas, la diferencia radicó en que prevé un ciclo general de 5 años y un curso de Preparatorio para la Universidad de un año y tiene menos horas de clase. Buscaba una cultura fundamentalmente práctica. Seguramente que la iniciativa más importante y trascendente de la época fue la decisión de organizar la formación magisterial, dando lugar a la creación de las Escuelas Normales. En 1921 el Presidente de la República el Dr. Manuel Gondra y el Ministro de justicia, Culto e Instrucción Pública, Rogelio Ibarra, acordó agregar un programa de 3 años de estudios al programa normalista vigente, el título otorgado fue “Profesor Normal”, que equiparaba al de Bachiller en Ciencias y Letras a los efectos del ingreso a la Universidad. En abril de 1933, fue aprobado un Plan de Estudios para las Escuelas Normales elaborado por el Profesor Ramón Indalecio Cardozo, que establecía un Curso Preparatorio de un año, más cuatro para obtener el título de Maestro Normal, y tres años más para Profesor Normal.

30

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------La Reforma de 1956 El Decreto Nº 24063, aprueba el nuevo plan de actividades educativas para la Enseñanza Media, presentado por la Comisión Reforma de la Enseñanza Media, creada por la Resolución Nº 37 del 13 de febrero de 1956 y la asesoría de la UNESCO. La Reforma de la Enseñanza Media fue puesta en vigencia a partir del curso lectivo de 1957 en todas las instituciones del país y en la misma se introduce un Ciclo Básico de tres años obligatorios para continuar los estudios del nivel medio en las modalidades de Normal, Bachillerato Humanístico y Bachiller Comercial, por otra parte los títulos expedidos por las instituciones que habilitan para el ingreso a la universidad, son controlados directamente a las instituciones bajo la supervisión del MEC. existen otras de nivel medio como los Colegios Militares, las Escuelas Agrícolas y los Seminarios con régimen de internados. El nuevo plan de estudios sobre la base de la Educación Primaria, ofrece al candidato una cultura general amplia para luego abrirse en especialidades. La reforma se propone encauzar la educación de la adolescencia, cuya formación ha de tener una firme base moral de contenido cristiano y cuyo espíritu ha de estar moldeado en el amor a las tradiciones y valores paraguayos, además facilitar una educación integral y no un nuevo camino a la universidad. En el orden psico-pedagógico el Ciclo Básico ofrece la oportunidad al adolescente de madurar y así decidir qué tipo de Bachillerato estudiar; desde el punto de vista social, tiene una importante proyección dado el alto porcentaje de jóvenes que ya concluyen el bachillerato; el Ciclo Básico da la oportunidad de contar con la educación media indispensable. Con esta reforma se intenta desarraigar el enciclopedismo de la enseñanza, por eso el MEC, se empeñó en la formación y mejoramiento del profesorado secundario. En cuanto a la Educación Normal, el personal para la educación primaria hs de estar suficientemente capacitado, no sólo para instruir, sino también para elevar el nivel moral, higiénico, social y económico del niño, crear hábitos de orden y trabajo, orientar el mejoramiento de las condiciones hogareñas, acercar la comunidad a la escuela, proponer el recreamiento y alfabetizar al adulto. La formación del docente se reduce a 3 años, articulado sobre el Ciclo Básico, el 4º Curso, de iniciación y observación; el 5º Curso, de participación y cooperación, y el 6º Curso, de práctica y realización para lograr un tipo de maestro capaz de vivir acorde con su tiempo, de estimar su valor como individuo en relación con el universo y de ser un orientador de la sociedad paraguaya. Por su parte, la Enseñanza Comercial va encaminada a la formación de auxiliares técnicos y profesionales capacitados para satisfacer los requerimientos de personal de la industria, del comercio y de la administración pública en todo lo que concierne a sus actividades económico-financiero. El nuevo Plan de Formación Docente entró en vigencia, en virtud del Decreto Nº 4474 del 13 de marzo de 1973, estableciendo un magisterio a nivel terciario, post31

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------bachillerato, con una duración de 2 años para el profesorado de enseñanza primaria, más 2 años para el profesorado de nivel medio con especialización por áreas, además de cursos de Ciencias de la Educación, destinado a preparar especialistas. De esta manera las tradicionales escuelas normales se constituyeron en Institutos de Formación Docente. En este mismo año se incorpora la enseñanza técnica dentro del bachillerato diversificado.

La Reforma de 1992 A partir de un profundo análisis de la situación preocupante en la educación paraguaya, en cuanto a la calidad, el bajo rendimiento y la desactualización del sistema educativo en relación a los demás países de la región, el Plan recomienda “Desarrollar una política para mejorar la calidad del desempeño docente”, para lo cual especifica acciones tales como la elaboración de un estatuto que estimule el desarrollo del rol profesional del docente, estimular el ingreso a la profesión de candidatos con sólida formación general y con apertura a las orientaciones generales de la reforma, consolidar el sistema de actualización permanente sobre la base de círculos de aprendizaje, apoyados por equipos técnicos y ejecutar un plan para elevar la calidad profesional de los institutos de formación docente que permita una mejor formación inicial atendiendo a la perspectiva de género. A la vez, en lo que se relaciona con este último punto, o sea, a una política para aumentar las competencias de los profesores de estos institutos, el Plan propuso las siguientes iniciativas: 1) la realización de concursos de méritos para el nuevo personal y el personal que actualmente trabaja en dichos institutos; 2) el desarrollo de convenios con universidades para actualizar a los formadores y 3) la incorporación de exámenes de competencia periódicos a los formadores. Finalmente, el Plan incluye dos cuestiones centrales cuya consideración resalta y que deberían ser atendidas en la formación inicial: una, el desarrollo de competencias para encarar eficientemente la educación bilingüe y otra, capacitar para dotar de las competencias necesarias para enseñar los bloques de disciplinas para aquellos docentes que opten por dedicarse a ese nivel. La última reforma educativa arrancó con una serie de programas específicamente destinados a mejorar los niveles de aprendizaje tanto en el primer y segundo ciclo de la EEB como el correspondiente la media. De este conjunto de actividades, cabe mencionar el Programa de Mejoramiento de la Educación Preescolar y del 1er. 2º y 3° Ciclo, el Programa de Mejoramiento de la Enseñanza Secundaria (Meces) y el Programa de Educación Bilingüe. Todos estos programas incluyeron elementos destinados a mejorar las competencias y capacidad de gestión de los docentes. En el marco de la política de educación bilingüe, el plan de reforma ha diseñado un programa destinado a dos categorías de bilingüismo, teniendo en cuenta el grado de dominancia de una u otra lengua: los guaraní hablantes (que tienen el castellano como segunda lengua) y los castellano hablantes, para quienes el guaraní se constituye en la segunda lengua. La estrategia en uno y otro caso es la de ir introduciendo paulatinamente la segunda lengua hasta que al final del 6º Grado se logre un sujeto bilingüe coordinado, es decir, con capacidad para el manejo de ambas lenguas. 32

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------El programa de educación bilingüe cubre en la actualidad un total aproximado de 200 escuelas y se pretende extenderlo, en carácter de experiencia piloto, a 400 escuelas. Con tal propósito, se ha procedido a la elaboración y edición de textos correspondientes a los nuevos programas curriculares para la educación escolar básica, y que ya fueron editados en castellano. Uno de los ejes fundamentales de la reforma educativa constituye la reforma curricular y en esa línea se ha aplicado un ponderable esfuerzo. Esta prioridad dada al cambio del currículo se sustenta en el convencimiento respecto a las debilidades y escasa pertinencia del que estuvo vigente durante el período autoritario en particular en la realidad de la práctica educativa. Tal como se destaca en uno de los documentos que orienta el proceso de reforma al referirse al currículo anterior, “la pertinencia de la educación recibida con relación a las necesidades de la vida no resulta suficiente”. En tal sentido, se especifica, la mayoría de los que terminan la educación básica, media y aun superior, recibe una formación de tipo enciclopédico y memorístico que lejos está de prepararlos para el mercado laboral y/o para su desempeño como persona y ciudadano. De todas maneras, un aspecto importante de resaltar es el peso que el nuevo currículo atribuye a la afirmación de la democracia y al estrecho acercamiento al campo del trabajo y la producción económica, sin desconocer la insistencia en las capacidades básicas. En este sentido, los ejes de acción prioritarios se definen concretamente de la siguiente forma: por una parte, y en lo referente a los conocimientos y habilidades básicas, se incluyen aspectos tales como la lectura, escritura, cálculos y capacidad para solucionar problemas; por otra, insiste en el fortalecimiento de la capacidad de “aprender a aprender”. Con relación al trabajo, una línea reiteradamente destacada como prioridad por la reforma tiene que ver tanto con el esfuerzo de mejorar las capacidades creativas para obtener una mejor preparación laboral como también la de promover las habilidades de carácter profesional. En esa dirección, se promueve una intensificación de los contactos del sistema educativo con las empresas, respondiendo al principio de que la escuela debe preparar para el trabajo en la empresa. A su vez, la empresa le proveería de las posibilidades de conectarse e informarse de los grandes cambios que se están dando en el campo de la ciencia y la tecnología. El tema de la formación para la democracia representa uno de los puntos más sensibles de la reforma educativa y a la vez, de más escaso desarrollo por la misma complejidad que tiene expresarlo en términos curriculares. Los debates que se vienen realizando en diferentes medios, incluso externos al mismo sistema educativo, muestran dos vertientes fundamentales en las que se centran las discusiones. En primer lugar, todo lo que atañe a lograr configurar a la escuela como un espacio democrático y en segundo lugar, cómo conseguir un esquema pedagógico que permita la formación de una clase de ciudadano capaz de afianzar con su desempeño público los soportes culturales y conductuales propias de una sociedad democrática. En otros términos, cómo se puede hacer a que el sistema educativo contribuya al afianzamiento de la cultura democrática. En ese sentido, el logro de una escuela democrática supone una reformulación completa y de fondo del papel de cada componente de la comunidad educativa. Cuestión que supera la esfera meramente curricular. 33

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INTERCONTINENTAL Maestría en Educación Módulo: Evolución de la Educación Paraguaya MS. Fulvio Rojas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bibliografía
ALMADA, Martín. Paraguay, Educación y Dependencia. Intercontinental y Ñandutí Vive Edit. 2da. Edición. Asunción. 1989. BENÍTEZ Luis. Historia de la Educación Paraguaya. Comuneros S.A. Asunción, Paraguay. 1981 CUMMINGS, Williams. (1993). Educación Superior: Análisis del Sistema Educativa en el Paraguay. Universidad de Harvard. Asunción. GRACIARENA, Jorge. (1987). Las funciones de la universidad en el desarrollo latinoamericano. Centro Editor de América Latina. Buenos Aires. MEC (1957). Información de Reformas de la Educación secundaria en el Paraguay. Asunción. MORALES, Daniel. “Educación para todos en la década de 1990. Supuestos e implicaciones de una nueva visión de educación”. Revista Paraguaya de Sociología N° 76, Asunción, 1989: 25-33 MINSTERIO DE EDUCACIÓN Y CULTURA (MEC). Consejo Asesor de la Reforma Educativa. Avances de la Reforma Educativa. Perspectiva, estrategia y políticas de la educación paraguaya. Ediciones Arte S.R.L. Asunción. 1998. SCHWAB, JOSEPH (1983), Cap.9 "Un enfoque práctico como lenguaje para el curriculum", en: Gimeno Sacristán, José y Pérez Gómez, Angel (comps), La enseñanza, su teoría y su práctica. Akal, Madrid, pp. 197-208 SPERATTI, Juana. Historia de la Educación en el Paraguay 1812 – 1932. Editora Litocolor S.R.L. Asunción. 1996.

VELÁZQUEZ. Historia de la Cultura Paraguaya. Información de Reforma de la Educación Secundaria en el Paraguay. MEC. As. 19957. Filosofía de la Educación. Revista Española de Pedagogía. www.revistapedagogica.com.es. http://www.iadb.org/etica/documentos/ar_fil_desaf.pdf>. http://www.ivanillich.org/Liumse.htm>. http://www.campus-oei.org/revista/rie23f.htm>. http://www.ivanillich.org/Liumse.htm http://www.uned.es/cued/boletin.htlm

34

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->